Palabras al Sol, Revista Literaria No. 19, Marzo - Abril, 2021

Page 1

PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII La revista POESÍA DE CHILE RESEÑA DE LIBROS TRAS LA HUELLA DE MUSIDORA LECTURAS Y COMENTARIOS POESÍA DE EMILIO MEDINA MUÑOZ

PRÓLOGO DE LIBRO HOMENAJE A LA MUJER cRÍTICA LITERARIA LIJ—HOY ESCRIBEN ELLOS POESÍA ENTREVISTA a Sebastián jorgi CUANDO LA TECNOLOGÍA ES COSA DE MUJERES

EL ARTE TEXTIL Escenas de ciudad Poemas de la búsqueda cuentos

NUESTRO IDEARIO Sin academicismos, con nuestra desnuda maravilla ante el universo humano (épocas, geografías, pueblos, dirigencias y dirigidos, miserias y excelencias), los invitamos a recorrer el mundo y sus manifestaciones literarias, con ojos de lector, narrador, poeta, amigo.

*Decimonoveno número de “Palabras al Sol”, artículos nuevos, notas nuevas. *Revista digital que desde (2006 a 2010) fue publicada online y por grupos cerrados (2007-2010). Habrá artículos cuyos autores no siguen con nosotros pero que quisimos recordar como parte del alma de la revista. 1


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

Compaginación, diseño y corrección: Elisabet Cincotta Emilio Medina Muñoz Ana Lucía Montoya Rendón Liliana Varela --ºº-*Edición de este número: Elisabet Cincotta

*Colaboran en este número: •Julia del Prado -María Chapp •Rogelio Ramos Signes -Elisabet Cincotta -Emilio Medina Muñoz •Mirta Venezia -Gladys Cepeda -Teresa Vacaro -Andrea Biondi -Liliana Varela -Ana Lucía Montoya Rendón -Malcolm Peñaranda

*Corrección de este número:

EDITADOS EN ESTE NÚMERO

Liliana Varela

--ºº-*Dirigir comentarios, sugerencias, críticas a: grupomuestrario@gmail.com

El material editado goza de todos los Derechos Reservados. La administración confía en la autoría del material que aquí exponen los autores, no responsabilizándose de la veracidad de los mismos. Las imágenes, en su mayoría, son tomadas de la web, por los autores de los artículos, si alguna de ellas infringiera derechos de autor, el autor puede comunicarse con nosotros y la quitaremos.

Revista en pdf ISBN: en trámite Año VII-I Nº19 grupomuestrario@gmail.com MARZO-ABRIL- 2021

-Mirta Venezia -Gustavo Tisocco -Anamaría Mayol -Gabriela Micolaucich -Beatriz Belfiore -Gladys Cepeda -Norberto Calul -Verónica Edith Meilan -Julia del Prado -Saúl Sánchez Toro -Esther Pagano Merket -Fausto Vonbonek -Leny Pereiro-Norma Gianico -Gabriel Impaglione -Amelia Arellano -Manuel Cubero -Alfonsina Storni -César Vallejo -García Lorca -Anaïs Nin -Maryse Esterle -Sebastián Jorgi

2


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

POESÍA DE CHILE Por Julia del Prado RAQUEL LEA JODOROWSKY PRULLANSKY (1927-2011)

"Soy mariposa tallada en fierro. Dejo un hijo, un loro, quince libros y tengo el mundo entero. Es todo" Poeta, pintora, ensayista, conferencista y costurera. Presento uno de sus poemas:

"Himno del Mundo"

Estrellas de mar cargadas con el fuego del agua primordial con su piel llena de cråteres. Y púas de rojo amanecer con lunares de sol negro

que palpitan. Carne de estrella viva trozo de era fósil y esqueleto violeta cinco brazos terminados en pies que flotan como pétalos libres. Pongo dos estrellas dos fragmentos de océanos rotos sobre mis ojos traspaso su misterio húmedo flor de luz y dureza marina ahí me encontrarán, varada. Cubierta de estrellas de mar cual diosa nómada del cosmos que en el límite del mundo se ha tendido a soñar ... (Sin antes ni después. México: 1984)

Nace en Tocopilla (Iquique). Hija de inmigrantes ucranianos judíos perseguidos por los zares y cosacos. Eran de recursos económicos bajos pero cultos, se leía a Dostoweisky y Tolstoi. A los cuatro años aprendió a leer de mano de su abuela. Primero con alfabeto hebreo y griego. A los seis años empezó a escribir. Al separarse sus padres, termina sus clases en un bachillerato, internada. Tiene la oportunidad de obtener una beca para estudiar en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, donde finalmente estudia Arqueología. Llega a Lima en 1949.

3


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII Se enamora de un limeño, como producto de este amor tiene un hijo en 1952, llamado Dayal. Desde entonces tiene su hogar en Lince, en la calle Almirante Guisse 2367 durante cerca de sesenta años. Cercana a la generación del 50 conoce en su juventud a los poetas Javier Heraud, César Calvo, Juan Gonzalo Rose, Blanca Varela. Y entabla una relación amical sólida con escritores y artistas como José María Arguedas, Martín Adán, Sérvulo Gutiérrez. Argentinos como Enrique Molina, Olga Orozco y el gran Alan Ginsberg. Los años 60 son claves en su vida, tanto por el conocimiento a través de viajes por América (México, Estados Unidos, Colombia, Ecuador, Argentina, Chile), como por convertirse en leyenda viviente de la poesía latinoamericana. Viajes que repite en otras ocasiones, ampliando sus horizontes con la escritura de ensayos de poblaciones nativas y aborígenes no sólo de nuestra América, si no también de Asia. Amiga del "nadaismo" movimiento literario y artístico creado en Medellín, Colombia por el poeta Gonzalo Arango por los 60 que defendía a ultranza el vanguardismo de nuestra América, basado por supuesto en el dadaísmo, existencialismo y Beat, que rompen estructuras. Arango la define a Raquel en su ser poético en su "errancia" por el Universo como lo más bello y lo más trágico de la aventura humana. Sus poemas son "el grano al frágil momento de su ser, la alada caricia al barro del mundo, el fuego que lo purifica, palabra que finalmente testimonia" En su poesía camina la ternura, esa ternura combatiente para hacer del humano eso: un hombre, ni ángel, ni demonio. Arango confirma sus poemas tienen "un costal lleno de besos y de revólveres" Poeta decididamente onírica , espiritual y surrealista. Amante de la naturaleza, cuando ve un árbol en Atacama, cree que es un señor y lo saluda. En Cusco se eleva cuando Machu Picchu, la atrapa. Construye su obra de manera silenciosa y poderosa. La poesía para Raquel era una saeta delirante y visionaria.

Publica libros como Caramelo de Sal, El diario de una costurera, Poemas escogidos, Territorios que expresar , Antología breve, entre otras. Parte de su obra está recogida en España, Alemania y Argentina. Consigue su sueño de ser difundida y admirada en los países de nuestra América nativa. Sabiéndose enferma en sus últimos años, vuelve a Iquitos al territorio de los yaguas . Se le posa una mariposa azul y los curanderos le confirman que es un signo de gran espiritualidad. Raquel Lea Jodorowsky Prullansky , con su melodía de voz, sus cantos infinitos, sus versos memorables nos deja a los 84 años en el distrito, en la ciudad y en el país que elige como suyo. En su prosa poética titulada " El oráculo" de su libro El diario de una costurera, expresa sin ambages "... descubro el poder de las cosas. Y también que un poeta no es necesariamente un intelectual con cara de importancia sino un ser verdadero que puede estar oculto en un actor de cine, un carpintero, un senador, un sastre. Este es un libro escrito fuera de los escritorios, impreso sobre sus bolsas de envolver. Sentada en la taza del baño, el único sitio donde nadie me interrumpe, escribo, escribo pensando que el mundo es una gran canción... Entonces sé que el Oráculo es hermoso" Su hijo Dayal la acompaña hasta su último aliento. "La Poesía es invencible" es lo último que pronuncia. Poeta extraordinaria nuestra y de América. " Soy América", se afirma con su gesto y su presencia.

Julia del Prado Morales Escritora peruana Fines de febrero del ²⁰²¹.

4


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

RESEÑA DE LIBRO Por María Chapp “BOSQUE DE HELENAS” DE MIRTA VENEZIA. Editorial El Mono Armado, Buenos Aires, 2020

renacer. En su proceso de crisis y transformación cuestiona y desanda valores y estereotipos acerca de qué es ser mujer, las cualidades y horizontes de felicidad y autorrealización posibles para su género propios de la cultura patriarcal. Dice la autora” nada de mí en esa casa… “ya no soy la que quisieron que fuera…tanto he mudado que no me reconozco”

El texto es también una exploración profunda de las cualidades femeninas. Mirta se interna en territorios de la mitología griega y los expresa poéticamente a la luz de la obra de la destacada terapeuta junguiana Jean Shinoda Bolen quien llevó a cabo un desarrollo de los aspectos y cualidades arquetípicas que habitan en el inconsciente colectivo y se manifiestan con diversas variantes y niveles de conciencia en cada mujer. Algunos párrafos a la manera a de amoroso homenaje a la Una mujer transita en “carne viva” la separación, la pérdida del amado, el desgarramiento que nos recuerda autora se encuentran en el comienzo del poemario. el poema “Ya no” de la poeta uruguaya Idea Vilariño. “Bosque de Helenas” es un ejercicio de transmutación, Una mujer “sin registro de su centro” trabaja en la de- el camino arduo de cada mujer que “muere desde la construcción de las bases de su ser/estar en el mundo. carnadura” …que” puja y puja la vulva del destierro” hasta convertir en oro poético “el canto de la existenCon su escritura de enorme intensidad nombra su expecia”. riencia y la de de otras mujeres en el recorrido de ese espacio vital y mágico que es el bosque donde todas somos un poco Helena, un poco Julieta...un poco Frida…un poco Beatriz.

En la sinceridad de su poesía, hurga en los elementos, en la naturaleza, con desesperación se busca, se pregunta, “sin hallar el talismán del gozo”.

María Ester Chapp marzo del 2021

Poesía de exuberante vitalidad. Mirta Venezia resiste horas insomnes, busca un encuentro consigo misma, con las voces que la habitan. Fluye su lenguaje de fuego hasta el fondo del caos, dispuesta a que Troya arda, a hacerse cargo del instante final, del colapso de una manera de vivir, del morir y 5


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

TRAS LA HUELLA DE MUSIDORA Por Rogelio Ramos Signes TRAS LAS HUELLAS DE MUSIDORA

Una vez, durante mi exaltada adolescencia, vi una fotografía de Musidora. Estaba desnuda, con ese velado que la censura imponía a los genitales y que los fotógrafos cumplían a rajatabla, escondiendo en una nebulosa de laboratorio la frondosidad del pubis. ¡Cuánto bellísimo vello quedaba allí bajo la bruma! ¡Cuánta energía natural desapareció en esos oscuros laboratorios de fotografía, convertidos en peluquerías virtuales! ¡Cuánta represión para esconder algo que, en estado natural, volvería a crecer en cuestión de días! Ahora no sé si la imagen de Musidora era una foto de promoción o si era un fotograma de alguna película; incluso no recuerdo con exactitud los rasgos de la actriz. Sólo sé que pobló de fantasías aquellos años de mi adolescencia (años de militares, azules o colorados, o qué me importa, imponiéndonos estupideces). Y mi imaginación corrió a campo traviesa, y sufrí pensando que aquella imagen pertenecía a alguien que, por aquellos días, en el mejor de los casos sería una venerable anciana, o bien una señora ya muerta. Con el tiempo quise saber quién era Musidora. ¿Una ficción? ¿Un sueño tan contundente que se confundía con la realidad? ¿Un espejismo? ¿Un hecho histórico, verdadero, soslayado por cierta moral imperante? ¿Un dato a tener en cuenta en la Enciclopedia del Eso No Se Habla? ¿Una mujer de carne y hueso, pero que estaba al alcance de la mano sólo en versión papel? ¿Una elucubración maldita? ¿El juego de algún perverso? ¿Un demonio en formato de ángel ingresando en mi casta habitación de 6

muchachito tonto que todo se lo creía? Gracias a (o por culpa de) Internet, ahora sé que Musidora existió, que era francesa y que se llamaba Jeanne Roques, que además de actriz fue directora de cine, escritora y productora. También sé que, si me lo propongo, puedo verla en movimiento, en la película “Les vampires” de Louis Feuillade. Pero no quiero. Perdería el encanto y prefiero recordarla como en aquella fotografía de bellos vellos censurados… Ahora, nuevamente gracias a (o por culpa de) internet, sé que Musidora ya había fallecido cuando yo deliraba con aquella foto. Y, la verdad, la necrofilia no es lo mío. Hace poco, un entendido (nunca faltan esos derribadores de tótems) me dijo que si la foto que yo recordaba era así y así, aquella mujer podría no ser Musidora, sino Hedy Lamarr, austríaca (llamada Hedwig Eva Maria Kiesler, según precisó con cierta satisfacción) y bastante más joven que la francesa, aunque con el tiempo se desfiguraría el rostro a fuerza de quirófanos… Tampoco quiero buscar la foto de esa otra señora. Cuando el mito supera la realidad es que la verdad se vuelve plana y auténtica. Creo que vivimos tiempos de demasiada, y no siempre indispensable, información.

ROGELIO RAMOS SIGNES (La Gaceta Cultural, Tucumán, 2017)


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

LECTURAS Y COMENTARIOS DE POEMARIOS Por Elisabet Cincotta ENTRE VENTANAS

para sintetizar sobre la vida misma, sus crueldades, resignaciones, alegrías y pesares, el amor y el desamor.

Poemario de Gustavo Tisocco

Concluye, con un poema desde su ventana para decirnos que él, el despiadado, solo espía, el poemario no se trata de espiar, se trata de despertar a la vida, a la de cada habitante, esa que puede doler, pero que lleva a la recapacitación. Mientras caminaba por su poesía, tan clara, tan fortalecida, recordé un cuento breve de Gabriel García Márquez, El drama del desencantado, que dice en su parte final: “en el instante de reventarse contra el pavimento de la calle había cambiado por completo su concepción del mundo, y había llegado a la conclusión de que aquella vida que abandonaba para siempre por la puerta falsa valía la pena de ser vivida.” Y es eso, hay un espejo en el edificio de enfrente, que nos recuerda que la vida tiene un abanico de sentimientos y es en ellos donde nos podemos encontrar, doler, sonreír y comparar para poder salir mejores, más fortalecidos e intentar, al menos intentar, cambiar en algo la ruta de nuestra vida. Gracias, Gustavo.

En una edición impecable se presenta este nuevo libro del poeta Tisocco.

Poesía que siempre atrapa desde la brevedad significativa, que se amplía en la mente del lector. Así tal como nos presenta la observación de un mundo que no es más que el mundo cotidiano que nos rodea, Gustavo nos lleva al encuentro de las actitudes comunes, esas que a veces no nos asombran, pero que, reunidas en su palabra, nos hacen detenernos para adentrarnos en esa cotidianeidad que, ahora sí nos asombra aunque sea conocida, y es que el poema la deja palpitando en la mente y la lleva por el cuerpo, 7

Elisabet Cincotta


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

MAREAS ROJAS

Y quedan los interrogantes, esos que quienes transitamos senderos similares, nos hacemos, y quedan en nosotros vívidos, temblantes, como dice Anamaría: “he aquí mi corazón al sur/las cicatrices para el público” porque cuando se hace poesía como ella la hace, las heridas sangraron en el corazón, en las manos, en cada palabra y se parieron poema, poema que restaña heridas.

DE ANAMARÍA MAYOL

Una fortuna haber leído este libro que me hamaca, susurra, murmura y golpea para, ciertamente, no salir ileso, sí salir con algunas piezas más armadas en el rompecabezas de mi vida. Solo puedo agradecer, con emoción, a la autora por esta brisa-vendaval, porque no salir ileso a veces es salir más sanado. Gracias, Anamaría.

Termino de leer el poemario de Anamaría Mayol, y tal como lo dice en su advertencia: Nadie sale ileso de una marea roja. Es así que, junto a ellas -mis ellas-, las reúno lo mejor que puedo, las atraigo lentamente hacia mí y trato de recomponerlas: nadie sale ileso… todo huele distinto como “esa tristeza/ refregada y limpia/ que ninguna lluvia lava” y la soledad, la ausencia, la muerte.

8

Elisabet Cincotta


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

POESÍA DE EMILIO MEDINA MUÑOZ

9


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

10


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

PROLOGO DE POEMARIO

Por Mirta Venezia

PROLOGO DEL POEMARIO POSTALES

DE MARIA GABRIELA MICOLAUCICH

“No soy poeta, ni pretendo, es mi alma la pretenciosa de Llegar a que me leas en el silencio de tu boca…”

Aunque este libro estuvo esperando la hora de su alumbramiento, la autora de repente da un vuelco e imprime el decir en la memoria, lienzo donde se acopian melancolías, pérdidas, amores, desamores, infortunios, regocijos, besos y clamores. Sus manos diligentes se esfuerzan en crear un espacio que transmita el devenir acuñado para macerar con justeza el desasosiego, la vida, la belleza, el fluir del inconsciente. La búsqueda, como motivo central, invade todo intento de desandado de caminos; este rastreo culmina en la historia sumada a las fuerzas del querer representar lo más oculto entre lo banal, siendo más o menos transparente cada vez, en la pugna cotidiana del escribir, separando los mundos o uniéndolos.

“Será inevitable, siempre serás viento que me empujas a viajar a tu mundo para luego marcharte, llevándote flores y hojas, dejando entre nosotros La escritura nunca duerme, se va gestando mientras la una vez más, silencio” … horas pasan, mientras el tiempo desfila sin decir ni un Inacabable y fresco manojo de imágenes, la poeta monosílabo, se arma una gesta amorosa, un devenir, un se suelta como quien abre las manos sobre un papel, camino de estalactitas de oro dispuestas a brillar cuantejiendo la intención permanente de ofrecer a los sentido la vida diga, así María Gabriela en Postales, siemdos la oportunidad de vislumbrar un mundo oculto, ínbra semillas, piedritas, señales de su deseo ferviente: timo y acumulado. Si bien Kant dice que “nada sensoparir estas páginas, mixtura de epigramas, prosas y rial es sublime”, este es un punto común de una fuerza poemas que dan cuenta de su llama y de su claridad; interior que enciende fuegos en la noche como bengalas, entre palabras claras, reconocibles, tangibles y el como ella misma nos dice:

11


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII cono de sombra que producen; la posibilidad, por indirecta que pueda parecer, de usar los sentidos para llegar a lugares tan descarnados como ciertos; la vista, que bien podría ser suplantada casi por el tacto, el gusto y el mismo oído a la hora de leer:

“Regreso en cada verso por las tardes, cuando la tarde llama a la noche, y el cielo advierte a los pescadores que ya es hora de amarrar sus aventuras, que toda alma tiene espera en algún puerto, y cada puerto muchísimas historias. Y a pesar de la tarde, de la noche y de los vientos, sabiendo que éste nunca “Lo espero, desde hace tiempo, ya no imagino clara- será tu puerto, regreso ilusa de otros tiempos a tejer mente el color indefinido de sus ojos, pero mi boca redes con mi pelo, para guardarte en mis sueños. “ no logra olvidar el sabor que inventé a sus besos, esos que nunca me ha dado, pero que sigo soñando, cada vez que vuelvo a buscarlo, en el muelle, desolado”. Un rayo de luz con sus siete colores explicaría en apariencia el universo a través de la luz del sol, como también haría lo propio una pequeña caja conteniendo veintiocho letras y sus posibles combinaciones, detrás está el infinito iluminándose.

Mirta Venezia

Aunque pareciera azar, o conjuro o designio, funcionan en este libro fuerzas que se preguntan, se contestan y mantienen un equilibrio a ambos lados de un eje central en el que pivotan con libertad en una búsqueda incansable, como ya dije en el inicio, una pureza de intención y una especie de sinceridad siempre difícil de lograr, un entrenamiento en la escritura, algo así como una espiral creciente que combina deseo, espíritu y un impulso creativo ardoroso que va por más siempre por algo más.

12


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

HOMENAJE POÉTICO A LA MUJER

MUJER Mujer de nácar y espuma fuerte y etérea, luminosa y sumisa enhebras hijos en tus entrañas y fuera de ellas, sueltas amarras, denuncias silencios, revelas cegueras las que vendaron aquellos fantasmas que están por dentro y están afuera. Mujer de lodo y arcilla, revolucionaria y pacífica modelas cuencos con agua y fuego hilvanas soles, cosechas brisas. Mujer solidaria y cósmica, hecha de estrellas. Mujer de puentes levadizos que dejan pasar la luz cerrando el paso a las tinieblas. Deja de obedecer tantos mandatos de antiguos monstruos, mujer castigada y maltrecha. Renace cada vez con más ímpetu inventa nuevas páginas para tus décadas. Mujer, grita tu nombre al viento. Dile a los bosques y a los ríos, que estás orgullosa de parir humanos pero cansada de luchar, sigilosamente, enfrentando penosos contratiempos. Que nada te amordace, mujer, ya es hora de arrancar los cercos.

Beatriz Belfiore

REVELIONES Ella se asoma a la vida con el corazón atrapado en una jaula siente que la condena lleva siglos miles de fauces la han dado sentencia implacable-mente pero ... ¿Porque nadie destruye las puertas al silencio y deja que libere su grito? ¿ni las cadenas que salen de sus senos se desvanezcan? su reflejo pregunta en el espejo mientras la desnudez observa como la mano de él lleva garra de acero y un látigo en su entrepierna ella ve como el desgarro se le hunde en el vientre porque en este infierno habita la indiferencia con miradas vacías manos distantes y muertes cercanas pero como Eva en su orfandad va en búsqueda del paraíso lleva sal en los labios porque su mar la cobija donde la ternura de su alma es naufraga y como Antígona no se resigna su desafío descubre que hay jardines con rosas en el desierto Gladys Cepeda

****************

****************

13


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

MARCAS El hombre, lobo del hombre, en su egoísta universo, suele arrogarse el derecho de ser el amo y señor de la vida y de la muerte y, con impactos certeros, aniquila hasta los sueños, apuntando a la ilusión. Y si el lobo es un cobarde, disfrazado de cordero, un violento súper macho, creído ser superior, que, haciendo abuso del género, de la mujer se hace dueño, encontramos un imbécil sin piedad, ni compasión. Y el silencio es el abismo adonde las lleva el miedo y su cuerpo es el infierno donde el diablo se cree dios, dejando huellas de sangre, hematomas y el misterio de no entender a la fiera que se camufla de amor.

Con la mente confundida, por sus caricias de hielo, no se atreven, temerosas, a alentar al corazón a despojarse del sueño, convertido en cruel tormento, cual pesadilla angustiosa de ir aceptando el dolor. Y ocultan entre sus ropas las marcas del atropello, se maquillan los dolores que deja la sinrazón, para evitar represalias, se callan los desconsuelos y hasta protegen al monstruo que carcome su interior. Que no se vaya otra vida por la desidia del género, que no se desgracie nadie por el odio a un opresor que somete, que degrada, que pinta cielos de averno, que vale sólo su fuerza, porque es mierda su interior.

PLEGARIA Me duele el espanto, ASESINAN bosques dejan la tierra árida de frutos. HACHAN ramas jóvenes, secan las matrices, PERFORAN los úteros, DESFIGURAN cuerpos, ACUCHILLAN entrañas. No existen distancias Ni avisos, ni resguardos QUEMAN la esperanza, MUTILAN la VIDA. Cosechan huérfanos, derrumban sueños, cercenan libertades. Ya no podrán RESPIRAR a salvo, bajo una arboleda que oxigene el LLANTO. Mientras que en la agenda se instala el escándalo que vende noticias al mejor postor. ¿HASTA CUÁNDO?

Mira a los ojos, de tu COMPAÑERO, de tus HIJOS y HERMANOS, de todos tus HOMBRES Que no se liberen bestias que no han pagado su precio, Diles que te DUELE, que no haya jueces que entiendan a la ley por su tenor, que sos la que SANGRA, sino que prime el espíritu, para que ella tenga efecto, a la que NO ESCUCHAN, y que, al hablar de justicia, no sea una sensación. a la que le piden que con un botón Que la balanza equilibre a cada cual, por su peso, se quede tranquila. que no se nos juzgue a todos con la fuerza del rencor, Diles que SOS CARNE hay quienes no somos parte del castigo, del desprecio de esas ramas truncas, y en la mujer sólo vemos el lado humano de Dios. árbol de ese bosque con raíz sangrante. Diles que SIN ELLAS la vida es DESIERTA, Norberto Calul páramo sombrío. CEMENTERIO. Diles que te abracen **************** y tomen tu LUCHA.

14


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII Alcen las voces, derriben mitos, exijan JUSTICIA, denuncien a los que maltratan, a los que se jactan, a los burócratas, que todo lo miran sin resolver nada. Pídeles que MARCHEN JUNTOS de tu mano, hasta que el desierto se pueble de SEMILLAS y los bosques soñados se cubran de RAMAS para OXIGENAR nuevas ESPERANZAS. Verónica Edith Meilan

****************

Siempre Eva ángel caído bailarina de agua madre de los panales mujer fluyendo río de lava mujer que ya no ofrece la otra mejilla mujer que ama hasta las piedras que ni siquiera cantan hembra pecadora irreverente tempestuosa de algunas postergaciones/ de entregar aunque duela la carne/ hembra de caderas radiantes despilfarro de vida en medio de los manotazos airados de los muertos Mirta Venezia

ACASO ***************

Acaso no se aprecia que la serpiente roja regenera a Isis. Acaso en su esencia de mujer desnuda, ella no transmite ese tiempo que va y viene en eternidad dulzura. Acaso, en su centro no se deposita aquel sol cristal que se disemina en sustancia de mujer simiente. Acaso esa belleza no viene en prodigio de danzas rituales. Oh mujer serpiente. Julia del Prado****************

MUJER

A las mujeres les digo, con sentimiento de amigo, llamándoles su atención, nos confieran su perdón por el permanente ultraje, que las llena de coraje, ira, angustia y desazón, pues no existe una razón para ese cruel tratamiento, inicuo avasallamiento, que a las damas dan los seres que dicen ser sus quereres, pero en verdad son verdugos que imponiéndoles sus yugos las vuelven sus prisioneras, las maltratan como fieras 15

culpable


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII y creyéndose sus dueños, destruyen todos sus sueños. A todo el Mundo le imploro, valorar ese tesoro, que brilla por su sapiencia, perseverante asistencia, su entrega sin compromiso, su eterno amor indiviso. Lo que la mujer nos dona, es la vida que impresiona por lo fugaz y lo breve, por eso quien se conmueve, debe estar agradecido porque ese ser bendecido es quien nos legó la herencia de la humana inteligencia, cualidad poco apreciada y muy mal utilizada en contra del propio hermano, que es todo el género humano. Llamo a los hombres del mundo con carácter furibundo, que me surge desde el alma para pedirles con calma, que respetemos las damas, no las metamos en dramas de violencia y atropello, miremos todo lo bello que como mujer nos legan y que bondadosas llegan para impactar nuestras vidas, las que fueron concebidas en sus vientres maternales, para nosotros panales de arquitectura grandiosa, donde se forja la hermosa genial condición humana, esplendida y soberana, ama y dueña de la tierra donde el hombre de la guerra quiere imponer vozarrones, altaneros, valentones, que minimizan a la hembra, olvidando que, en su siembra, fueron del fruto semilla

que su conducta mancilla. A los hijos les reclamo, con vehemencia los llamo, que a las madres respetemos y con amor las honremos, pues no hay ser tan venerado y en el Orbe más amado que ese que nos dio la vida nos señaló la partida, el trayecto hacia el futuro, advirtiéndonos lo duro que es recorrer el camino, donde está nuestro destino. Allí al llegar a la meta, podemos hallar la veta para nuestra subsistencia, y que es la mejor herencia que un padre pueda legar o que le pueda entregar, a todos sus descendientes, porque seamos conscientes que siempre la educación será la gran solución para transformar al mundo volverlo vivo y fecundo, un sitio bello, agradable, donde todo sea amable y la gente sea capaz de cohabitar en PAZ.

Saúl Sánchez Toro

***************

16


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

CRÍTICA LITERARIA Por Gladys Cepeda CRÍTICA ” SUJETO TÁCITO” Esther Pagano Merket Ediciones Del Dock.

“Solo encuentro un incendio de pájaros

imágenes y la belleza de una estética vanguardista intercala voces románticas, existenciales y realistas, con un simbolismo -eje va marcando el planteamiento de un tema central: la fe V.S. el pensamiento crítico, pero estableciendo un diálogo no explícito sin conclusiones tajantes, con otros recursos: nombres, situaciones, lugares. También su memoria al re-descubrir la inocencia, su testimonio es un legado poético. Frente a su título formulamos lo siguiente: ¿Quién es el sujeto tácito? la respuesta, la presencia encarnada de su voz guiándonos a todos los actores directos omniscientes - presentes ((lectores-autores) que lo sentimos al pasar cada página, la identidad con la construcción de cada verso. Hay una dualidad manifiesta en el yo enunciador que abre el juego anticipatorio y el yo que cierra con una pregunta abre esa invitación a completarlo dando una nueva etapa al mismo accionar poético - la observación de lo plasmado es tan sutil que intenta hacerse visible, pero queda siempre a la expectativa.

en la forma insurrecta del paisaje.”

Vemos una poeta parada sobre el mundo indiferente o Poema XLIV Esther Pagano Merket “Sujeto Tácito” enfrascado en rivalidades coyunturales, lidiando contra el desarraigo. A diferencia de lo que decía Victoria Ocampo ella puede tener los pies y la cabeza en la tierra y el horizonte en el tiempo justo y preciso. Desde su compromiso nos señala: estamos inmersos en tiempos difíciles. Preocupada por el futuro distópico, ve como el paradigma de las ideas se va diluyendo, como especie vagamos desamparados, la sensación de vivir al filo de la navaja es constante, debemos encontrar una salida, la propia, aún contra este destino que nos acosa, debemos salir a buscar La edad de oro, porque nos han expulsado del paraíso, de la república, una y mil veces, sabe que Con 44 poemas se presentó el mes próximo pasado poseemos el impulso que genera la creación y está en la el sexto libro de la autora argentina. Con un estilo muy palabra. personal, variedad de matices en el lenguaje, rico en 17


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII En un mundo alienado por el paradigma de un pragma- nos hacia un compromiso con nosotros y nuestra intetismo cada vez más férreo, cuya materia la componen gridad. uniformes estructuras sociales y culturas de masas manipuladas por diversos poderes, revertir no en línea recta, si tomando atajos o laberintos hasta llegar hacia lo Por cualquier consulta contactarse con la autora más profundo, lo esencial donde el ser, halla el vuelo, se lo apropia, devela y accede al dejar fluir los miedos hasta alejarlos hacia lo más remoto, permitiendo experimentar esa sensación de vacío creador, alimentándose Gladys Cepeda del rato muerto, semilla de las futuras ideas transformadoras que florecerán . Sin certezas ni dogmas aventurarse hacia riesgo, lo políticamente incorrecto, rebelarse contra la Matrix. Como motor silencioso que nunca cesa su grito frente al tiempo consumido por la abulia, ante la realidad virtual que nos ha tocado. Desde los orígenes fue así, pero no siempre estaba a simple vista o era posible reconocerlo vivir fue, es y será una eterna necesidad de estrechar lazos con la incomodidad, el conflicto. La evolución nos hace regresar al silencio y la fuente donde fluyen esos miles de voces que desde del pasado han calmado la sed del conocimiento al sacar a la luz de lo postergado. Nos hace comprender que nos debemos desenmascarar las limitaciones de nuestra educación, las fallas que siguen alimentando nuestras frustraciones, a evaluar la conciencia y rescatar mitos que enfrentan el modus vivendi de una sociedad cada vez más sujeta a códigos de supervivencia extremos. En La modernidad no hay lugar para el poema y su melodía. Para llegar a él se necesita tiempo, pasión, sensibilidad, asombro. En la complejidad de sus formas y sentidos forjando en nuestra mente una claridad que no de luz cegadora, es de oscuridad que nos libera. Hay que comprometernos como lectores ante la constante condena hacia el ostracismo desaprobándola, con el criterio manejado por metalenguajes comerciales extraños de ese viaje llamado lectura de poesía frente quien lo plasma que también es un Sujeto Tácito. La voz del poeta con su calidad y su develada dedicación avanza en este sueño de dialogar en silencio, recuperar su historia. Algo para prestar suma atención: la doble cara que tiene la tecnología, sabemos en la actualidad los beneficios que nos provee, pero surge la obsesión al consumismo visual provocando un resultado nefasto: el del analfabetismo tecnológico al que van conduciendo a nuevas generaciones. Creo que un libro como el de la autora contribuiría a revertir esta situación, orientándo-

18

**********


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

LITERATURA INFANTO JUVENIL Por Teresa Vacaro

“HOY ESCRIBEN ELLOS”

Textos de los chicos de JOVENARTE- REVOLTIJOS

Entonces fue a venderlo a Estados Unidos. El problema fue que cuando subió al avión para viajar, se puso nervioso porque se dio cuenta que no sabía hablar inglés. Federico – Colegio Nuevo Día

Revista virtual

Microrrelato

Alumnos del taller literario, coordinado por la profesora Adriana Farkas, del Colegio Especial Nuevo DíA y otras colaboraciones. Los presenta Lorena Brito.

Había una vez una familia que encontró una llave debajo de la mesa de la cocina. Esa llave abría la puerta del patio que lleva a la escalera de las habitaciones. Gracias a mí, que sabía de dónde era la llave, pudieron ir a las habitaciones a dormir a la noche. Agustina – Colegio Nuevo Día

El zafiro Lautaro iba caminando a la casa de su hermana, pero de paso le compró unas frutillas en la verdulería. Este lugar le resultaba muy extraño, porque si bien era verdulería, tenía por todos lados herramientas que él nunca había visto. Llegó a su casa, su hermana se puso a lavar las frutillas, y dentro de la bolsa encontró un zafiro. ¡La hermana retó a Lautaro porque pensó que era un regalo para ella y que había gastado demasiado dinero! Lautaro le dijo que había sido un accidente, volvió a la verdulería y justo estaba cerrada. En la puerta vio un cartel que decía que se habían ido a España y que los iba a extrañar. Lautaro consiguió el número de teléfono de la familia y ellos le dijeron que podía quedarse con el zafiro.

Ahora sabemos porqué El camaleón cambia de color porque ama estar a la moda. El agua de mar es salada porque los duendes arrojaron un frasco de sal en él. Las jirafas tienen el cuello tan largo porque quieren tocar las nubes. El viento silba porque avisa a todos que llega el invierno. Las cebras tienen rayas porque son muy originales. Los elefantes tienen trompa porque tocan la batería en una banda de rock. Los murciélagos duermen boca abajo porque sueñan más lindos sueños de esa forma. Los cangrejos caminan hacia atrás porque de esa forma ven cómo se achican las cosas al alejarse.

19


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

Los caracoles tienen babas porque están bien hi- Todo lo que juntos hemos superado dratados y toman agua en grandes cantidades. logrando sanar cicatrices del pasado. Siempre juntos de la mano, Jonathan – Colegio Nuevo Día jamás te he soltado. Y aunque es hilo de tanza se tense, no lo cortaré. Microrrelato Te lo prometí y lo cumpliré. Volvé para adelante, no caminés hacia atrás. Si dudás a cada instante Un día en un circo el equilibrista estaba sobre el te vas a tropezar. hielo haciendo equilibrismo. Si caés por el antes El público se puso muy nervioso porque parecía yo te voy a levantar que se caía. porque vos me hacés gigante, De pronto se apagaron las luces y pasó algo sor- no te voy a achicar. prendente: Me hacés tan bien. El equilibrista había desaparecido. Necesito que lo puedas entender: Todos los que fueron a ver la función dicen que yo te amo como a nadie, fue el mago Kevin; cuando él dijo “que aparezca sos lo que mejor me hace una red” desapareció el equilibrista y nunca supi- cuando necesito que me calmes. mos por qué. Lo que más me complace cuando quiero que me ames Kevin – Colegio Nuevo Día y la luna se esconde cuando te ve brillar. Como vos no hay otra persona igual. Iluminás cada cosa que encontrás. Sos el mayor motivo de mi felicidad. OTRAS COLABORACIONES DE ADOLESCENTES

Luego de la tormenta Ariana Sassano (16)

Y la luna se esconde cuando te ve brillar. Daiana Acevedo (15)

Perdida en el camino apareciste casualmente para hacer de mi destino algo menos aburrido. Mi zapato ya sin suela. Continuar no estaba en mis fronteras. Apareciste exasperante intentando que me quiera. Y si algún día dudás de cuánto yo te amo mirá el sendero que ya hemos caminado.

Me desperté y abrí la ventana. El agua caía como si no hubiera un mañana. El pasto, de agua estaba cubierto y no volaba una gota de viento. El ruido de los pájaros se escuchaba al mismo tiempo que el cielo se despejaba. La tormenta se iba mientras que el olor a tierra mojada renacía. Por la tarde salí a caminar. Las nubes comenzaron a andar. El cielo comenzó a mezclar colores: Rosa, amarrillo, rosa y violeta se veían a mis alrededores.

20


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII La tierra emanaba un olor inexplicable al igual que las plantas con sus flores. La naturaleza mezclaba todo tipo de olores. Lejos se veía, cómo el sol en sus rincones se escondía. Comenzó a oscurecer, se esfumó el atardecer. Y éste es el momento en el que me pregunto cuántos sentimientos mezclo, al observar la naturaleza. Y siento.

Ciénaga en sazón Fiorella Molteni (18)

Miro el ayer con las manos del hoy recuerdo mis sueños río de emociones carbonizado por el tiempo hoy ya no es un río hoy es una ciénaga con un bosque a sus pies árboles altos como el infinito miro el hoy con las manos del ayer recuerdo mi presente carbonizo el tiempo comienzo a crecer alto como el infinito.

ahogarse Valentina Ryng (18)

Teresa Vaccaro

qué sentido tiene hablar de ahogarse en el mar, en la nieve o en un vaso de agua si nos ahogamos todo el tiempo en la calle, en la habitación, en el trabajo, en el propio sueño, en el otro, si me miro las manos y también me miran ahogadas de tanto hacer, se ahogan. así como se ahogan las personas entre le fleurs du mal, así como chillan las flores al sentir que una se ahoga, que no puede hacer nada y se ahoga, y si una estira los brazos para salvarse las manos cierran los ojos y también se ahogan. y qué te importa si te ahogás si hay tantas cosas para ver y probar, no te das cuenta que te estás ahogando porque ¡qué rica la coca que me estoy tomando! ¡esa mujer viendo televisión, qué feliz se la ve! ¡foto para mi feed, pucho, helado, prada, keta, netflix, sprite, escorts, pepa, hollywood! ¡que venga la muerte, no me va a poder agarrar! ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿qué te importa al fnal???????????????

21


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

POESÍA FAUSTO VONBONEK DICIENDO TE AMO AL ESTILO SABINES Estuve enamorado de la medianoche hasta la madrugada del día cualesquiera en que entré al corazón con la llave de tuercas para despojarme de las manecillas Que maldita manía de aplazar el olvido Ya no existe un tic tac dentro del corazón y el silencio me suena a quinientas campanas que doblan allá en las quinientas iglesias que Dios esparció de tu pelo a tus pies para santificar a los barcos y a los amorosos Soy un amoroso y seré un amoroso hasta que me despierte la alarma jodida de la pesadilla en que no está tu cuerpo y no suena ya más el pum pum simultáneo y un golpe de box me arrebata el respiro y de golpe el tic tac de quererte a morir me devuelve la calma y de nuevo respiro y de veras advierto esta forma tan grave de necesitarte que puedo jurar que el amor es asunto de vida o de muerte

Mi homenaje a Sabines. El enorme poeta de las multitudes.

LENY PEREIRO PARA CUANDO ESCAMPE... Para cuando escampe te guardo un tapiz de hierba fresca. Un cantero de malvones. Un sol de primavera. Un camino recto, y un par de alas inquietas batiendo entusiasmo. Te guardo una historia lista para ser contada.

Una canción nueva, y una tonada antigua. Y también, por las dudas, un cielo de lunas de otoño. Pero no te apures. No te adelantes. Eso será sólo para cuando escampe. Y la tierra ya no sacuda escombros, ni escupa hombres que devoren a otros hombres. Para el momento en que la risa, genuina y limpia, empuje a la oscuridad a la cueva que merece. Para cuando no debamos contar hasta diez, hasta cien, hasta mil, aguantando el desaliento. Te pido que esperes. Que no te adelantes. Que tengas paciencia. Porque el mientras tanto, será duro. No habrá primaveras fragantes, ni otoños melancólicos. Y sólo puedo prometerte invierno en el talante y un corazón ardiendo en la batalla.

NORMA GIANICO POETA DEL JUBILEO Ese presagio que no tiene fulgor en las sombras nos lleva atados a las apariencias Siempre el contraste de los sueños con el café de la mañana La realidad es un cordón apretando zócalos en el desierto de una sonrisa fingida lamentablemente no se ven los hilos escondidos en el zapato La marcha nos aviene cada día a la reconquista del paso y es la soledad una suela única gastada por lo cotidiano.

22


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII GABRIEL IMPAGLIONE A LOS PESCADORES DE RETA

Dile también que cuando resbalaba Era para caer en el pozo profundo de su mirada clara. Fue tarde entonces cuando estrené los brazos. Y en la falda de su falda hasta el miedo era leve. Cuando recibí barba y bandera Dile, que a su sombra aprendí. las orillas estiraban Las espigas no solo se mecen con el viento su soliloquio entre los pájaros También con el aliento de la rosa. y no había sino huecos espumosos Cuando las lilas vuelvan, diles. en el lugar donde se multiplicaron las barcazas. Que ya he partido, pero la antorcha aún yace enQuién sabe dónde las redes, cendida, en qué graves mareas se hundieron los oficios. Que su llama jamás fue traicionada ni extinguida. Llegaban cegando la luz horizontal del crepúsculo Cuando las lilas vuelvan, diles, cargados de plata refulgente, que no la he olvidado. agotados y sonrientes bajo sus sombreros. Victoriosos burladores de arcanos marinos llegaban a la costa montando las rompientes, blandiendo sus puños mordidos por las cuerdas. Allí latían revelaciones de ultramar, se narraba la gran ciudad del agua y el salitre, MANUEL CUBERO comenzaba la contabilidad pieza por pieza CUANDO PIENSO QUE TE TENGO de mano en mano, centavo a centavo. Se le cantaba al cardumen como al sol o al aire. Cuando pienso que te tengo Llegué tarde al vértigo del oleaje, entre mis brazos, preciosa, al perfume exacto de la rosa de los vientos. la distancia que nos une Allí, de pie, en otro siglo de huellas descalzas se me hace hoy tan corta... tan solo un roído barco hundido en la arena y lejos la estela de los pesqueros invisibles sobre cuya ruta aun trazan su círculo las gaviotas. Cuando pienso que te has ido De vez en cuando un viejo pescador emerge y cuando te sueño sola, vestido de algas, de peces de relámpago, quiero ser tu estrella, niña, y desata los nudos marineros de los vientos quiero ser como tu sombra. mientras un niño, calladamente alegre rompe el límite del agua con la risa. quiero cantar si tú cantas, quiero llorar si tú lloras, quiero cantarte en silencio, quiero cantarte a la aurora. AMELIA ARELLANO CUANDO LAS LILAS VUELVAN A mi abuela con amor y nostalgia. ... Si las lilas regresan. Diles que no la he olvidado. Como no olvido su brevedad de pájaro El secreto del rezo. Y sus manos, incendiando pañuelos. Su vuelo de hembra a caballo del fuego. Dile que el perfume de los cirios, es alimento de mi sangre y de mis huesos

En todo estás y te siento, en mi corazón, tú moras,

quiero sentirte en mis centros, y respirar por tu boca. Quiero seguir soñando, acariciar cuanto tocas, sentir que eres luz y vida cuando los vientos te nombran. 23


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

ENTREVISTA A SEBASTIÁN JORGI Por Andrea Biondi ENTREVISTA A SEBASTIÁN JORGI “La poesía es un campo minado de la literatura” Por Andrea Biondi Con motivo de la publicación de Cartas de otoño, donde se compilan cuatro libros de poesía, un conversatorio formulado por alumnas de la Universidad Brasileña Unioneste (Paraná) y algunas críticas y prólogos, opiniones de poetas y catedráticos, en Medios Gráficos del Interior hemos decidido entrevistarlo, pues el oficio de narrador, tal como lo conocemos a Sebastián, además periodista y Profesor en Letras, parecen haber eclipsado, o mejor, pausado, una obra poética silenciosamente escrita.

AB. He estado leyendo este tomo de cuatro libros de poesía, además, me he interiorizado en la conversación con la profesora Denise Scolari Vieira y sus alumnas, que hay como una obstinación en no publicar lo que llamas “crónicas poemáticas”, digamos, con cierto desdén. Explícanos lo que cuentas en tus respuestas con respecto al surgimiento de golpe y porrazo a la edición de Cartas de otoño. SJ. Bueno, Andrea, siempre hay alguien que a uno lo empuja al abismo—sonreímos--, y sí, la

poesía es un género de lo desconocido, un lenguaje que está al otro lado de las lógicas, la poesía es el misterio, lo insondable, contiene mundos re-creados. Tras un conversatorio con la Dra. Denise Scolari Vieira, profesora de la Universidad Unioneste de Brasil, en conjunto con sus alumnas, la memoria entró a remover convivencias de amistad y poesía con figuras relevantes, Joaquín Giannuzzi, Juan José Ceselli, Alberto Vanasco, entre muchos otros. La cuestión que este conversatorio se convirtió en un reportaje agigantado, me insinuaron que podía ir compendiando mis poemarios… AB. Desde tus inicios en los años 60, con los poetas lunfardos, Julián Centella, casi al mismo tiempo con los poetas del tango, tu relación con Cátulo Castillo, hasta el 2001, no has publicado tus poemas, un empecinamiento de más de 30 años. Contame algo de aquellos comienzos, una zona oscura en tu trayecto, una bohemia que se da en Peñas Literarias, antecedentes de los Cafés Literarios de hoy. SJ. Tomás de Lara, el autor de El tema del tango en la literatura argentina, profesor en la Escuela de Periodismo, me conectó con César Tiempo y éste me llevó a asistir los primeros sábados de cada mes, al Círculo de la Prensa, Rodríguez Peña 80, en donde Enrique Ricardo Del Valle estaba formando la Academia Porteña del Lunfardo. Entonces ensayaba –con el seudónimo Antonio Albani—algunos garabatos lunfas. Surgió un poemario, Orsái, que Enrique Freeland iba a publicar en su sello, prestigioso que acuñaba nombres como Cadícamo, Centella, Celedonio Flores, Bartolomé Aprile, pero hubo una chifladura propia de la juventud y no se publicó, ya estaba maquetado el libro. Con respecto a las Peñas, estaba el Café Boulevard, (los sábados) El Manantial(lunes), El Nacional (Domingos), El Tortoni (jueves), El Savoy (miércoles con el Grupo Clamor), en esos lugares leía estas crónicas poemáticas y algunos cuentos cortos. 24


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII AB. Orsái aparece en el 2008, en Historietangos de morbochos y froicidas, con algunas letras de tangos, una con música de Julio De Caro, estoy viendo, Sebastián, en este libro hay nombres de poetas y opiniones muy halagadoras hacia tus “garabatos lunfas”, popes académicos y otros prestigiosos como Paco Urondo, Edgar Bayley, hay toda una mixturación de tertulias… SJ. Si, alternaba en La casa del tango con Cátulo, Atilio Stamponi, Edgar Spinazzi, Avena, Negro y con el grupo Meridiano 70, adonde me había llevado Juan Carlos Martini Real, que me presentó a Alberto Vanasco. Caìan, Giannuzzi, Mangieri, Urondo, Bustos, entre otros narradores y pensadores como Manauta, Lubrano Zas, Aníbal Ford, Rozitchner, se discutían problemáticas sociopolíticas en torno a América Latina, se leían poemas y algún ensayo.

AB. Acá veo que hay otro sello playa sola… SJ. Es un sello propio, en homenaje al primer libro de Alberto Girri, Playa sola, precisamente. AB, Extrema gemens, Contra las cuerdas, Historietangos de morbochos y froicidas y Mappa Mundi conforman esta poesía reunida, como se dice ahora, entre 2001 y 2014.Hay un punto de partida, Extrema gemens…en latín, veo… ¿cómo se dio este regreso?

AB. Bullía el Sesentismo, imagino, en los cafés de la Calle Corrientes… SJ. Claro, El Foro, en la zona de Tribunales, (Corrientes y Uruguay), el café Paulista, La Paz, El Ramos, bueno, la nómina se puede averiguar por internet, Andrea AB. No me contaste al final lo de Historietangos, treinta y tantos años después, veo en el sello Muestrario, allí se publica Orsái, Trasnochando, Trascartón, los “garabatos lunfas” ¿Cómo fue esta decisión? SJ. Muchos años después, en los 80 y 90, integré la Fundación Argentina para la Poesía, a la que me llevó el poeta y hermano mayor Rubén Vela. Me atrevía a leer algunos poemas en privado durante los días miércoles, en el cenáculo de la comisión directiva, con invitados de fuste. Reuniones íntimas, donde leía mis cuentos y estos poemas anteriores, “lee Antonio, esos poemas anteriores tuyos”, me decía Orlando Mario Punzi, que integraba la comisión.

me llama y voy a buscar la carpeta, “che Pibe, dejate de embromar y publicalo”. Me había escrito un prólogo y tal honor merecía una respuesta. Liliana Varela, titular de Muestrario, me editó 60 ejemplares.

SJ. En 1991, fui invitado por el Consulado Argentino a dar una serie de conferencias en Universidades de Puerto Rico, en el Departamento de Estado y en otros colegios y entidades, como el Museo de la Música, en Ponce. La Dra. Silvia Ovejero, poeta y abogada, me llevó. En una de las visitas al poeta Paco Matos Paoli, en su casa, en Río Piedras, se me ocurrió leerlo y entonces, don Paco, entusiasmado empezó a hacer llamados telefónicos a poetas de la Isla, entre ellas Arminda Arroyo Vicente. Me llevaron aquella noche al Pen Club de San Juan, leí entre otros poetas Exrema gemens y fue bien recibido. A partir de ese momento, Arminda empezó a hacer gestiones para editar en la Universidad el libro. Años de solicitudes, no pasó nada, hasta que en el 2000 Arminda le envió el libro al sello Myrtos de España y lo editaron. AB. El lapsus de silencio en publicar poemas duró desde 1965 a 2001, 35 años, Sebastián, una autoproscripción. Un empecinamiento desmedido.

SJ. En verdad, estaba estudiando Periodismo, terminé en el 63, después merodeando la facultad, los cafés y tertulias políticas y literarias y al fin recalé en el 68 en el Mariano Acosta. Más que una AB. Nada menos que uno de los mayores poetas obstinación, fue que estaba ocupado, también halunfardos, tengo entendido, con un tal Daniel Giri- bía estudiado Guion Cinematográfico, escribía nobaldi, estuve googleando---¿entonces? tas de cine, en fin…

SJ. Muchos años después, m e llama Punzi, “che Pibe, armame una carpeta de tus poemas, haceme el favor, no vaya a ser que me engrane”. Hice las fotocopias y se las llevé a su departamento en Santa Fe casi Agüero. Unos diez días después

AB. Pero nunca dejaste, íntimamente, de “garabatear” poemas, y un millar de notas en El Tiempo de Azul—soy testigo de tus escritos durante más de 20 años—y en otros medios radiales y gráficos. Entonces, por los apuntes que estoy 25


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII viendo, el material que me confiaste, hay una can- men Suárez, María del Luján Ortiz Alcántara… tidad de poemas escritos respetable para más li- AB. Muy bien, Sebastián, bros. SJ. También te cuento que he estudiado obras de SJ. Puede ser, puede ser, en la medida de las po- Marta de París, Susana Quiroga de Jujuy, Ester sibilidades y de tener alguna ayuda, si no, tendré de Izaguirre, gran compañera de ruta, tengo que que abandonarme a esta inercia y a los empujo- reunir los ensayos y compendiarlos en un libro, un nes, generosos, como los de Arminda, Paco, Pun- trabajo incesante, estoy recopilando más de zi, vos misma con esta entrevista, Andrea, el ami- 1.OOO y pico de crítica literaria dispersa en las go Leandro, en fin, me siento acompañado por páginas literarias. Vos lo sabés, sos testigo duranamigos te años de mis notas…muy agradecido por tipear AB. No has nombrado a ninguna mujer poeta, veo y ordenar mis publicaciones, escritas en una unacá una dedicatoria de Olga Orozco, entre otras derwood en los 90 Y 80. opiniones, ¿actitudes machistas, eso de los boli- AB. Un gusto. Una última reflexión del poeta… ches y tertulias literarias? SJ. La Poesía es el campo minado de la literatura, SJ. No, para nada, a aquellas tertulias venía Jua- es difícil salir a salvo. na Bignozzi, un par de veces, en viajes esporádicos, Alejandra Pizzarnik, también Elizabeth Azcona Cranwell. Con esta me reuní un par de veces a Por Andrea Biondi instancias de Carlos Alberto Débole, ya en los 80, ah, una de mis primeras amigas fue María de Villarino, a la que le leí algunos poemas, ¡Emma de Andrea Biondi es Abogada. Corresponsal de Cartosio!, me olvidaba de ella, gran poeta, a veces Medios Gráficos del Interior y Exterior desde me iba a su casa en Recoleta, allá en Pueyrredón hace 20 años. Es Agente Publicitaria de Emal 1800, no no Andrea, he sido compañero en presas Periodísticas prestigiosas de nuestro amistad de grandes mujeres poetas…ah Ana Emi- país. lia Lahitte, de La Plata, vino a varias presentaciones de mis libros en Buenos Aires…María del Car-

26


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

CUANDO LA TECNOLOGÍA ES COSA DE MUJERES Por Liliana Varela CUANDO LA TECNOLOGÍA ES COSA DE MUJERES

Hedwig Eva María Kiesler más conocida como Hedy Lamarr fue la única Hija de un matrimonio de judíos burgueses. De una madre pianista y un padre banquero, su inteligencia brilló desde pequeña siendo considerada como por algunos profesores, como “superdotada”. Nació en 1914 y a los 16 años comenzó los estudios de ingeniería, pero tres años después en 1933, abandonó todo atraída por el

teatro y su sueño de ser actriz. Comenzó su breve carrera cinematográfica en Checoslovaquia y rompió todos los cánones de la época siendo la primera mujer en aparecer desnuda en una película comercial (1933), y simular un orgasmo en la historia del cine Esta película hizo que un magnate de la industria armamentista se enamorara de ella y arreglara con sus padres un matrimonio de conveniencia en contra de su voluntad. Ya casada, debió abandonar su carrera y se convirtió en un “objeto” vigilado de cerca por su esposo, quién la obligaba a acompañarle en todas las cenas y viajes de negocios. Fue encerrada en casa y sometida a un estricto control. Ella cuenta que tan solo podía bañarse o desnudarse cuando su marido estaba a su lado, acechándola. Lo único útil que pudo hacer fue retomar sus estudios de ingeniería y utilizando la inteligencia de la que hacía gala, obtuvo pormenores de la tecnología armamentista de los clientes y proveedores de su esposo (datos que le sirvieron para cederlos a los EEUU años más tarde). Por fin en 1937, consiguió urdir un plan para escapar de su esposo. Se deslizó por la ventana del baño de un restaurante y huyó en auto hasta París, seguida de cerca por los guardaespaldas de su marido. Algunos dicen que la ayuda para escapar vino de un amorío que Hedy tuvo con la asistenta que su esposo le había impuesto, aunque la versión que ella misma cuenta en su autobiografía es algo diferente: administró un somnífero a su asistenta y pudo salir de su casa disfrazada de esta.

27


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

Desde París viajó a Londres donde conoció a Louis B. Mayer, el empresario de la Metro Goldwyn Mayer (MGM). Vendió sus joyas y huyó a los Estados Unidos, en el mismo barco en que él regresaba, para convencerlo de que la contratara como actriz. Al llegar a tierra, ya tenía un contrato de siete años y un nuevo nombre: Hedy Lamarr Se convirtió en una estrella de cine con su actuación en Argel (1938). Sus películas con

-Patentó en los años 40 la técnica de conmutación de frecuencias, que le devolvería notoriedad en los últimos años de su vida. -Fue coinventora junto a George Antheil de la primera versión del espectro ensanchado que permitiría las comunicaciones inalámbricas de largas distancias (el origen del wifi si se quiere ver así) y desarrollaron la patente de un sistema de guía por radio para torpedos aliados que utilizaba dicho espectro, además de la tecnología del Salto de frecuencia para vencer la amenaza de interferencias por parte de las potencias del Eje. -Con el tiempo los principios de sus trabajos se unieron a la tecnología Bluetooth y son similares a los métodos utilizados en las versiones heredadas de Wi-Fi. Todo esto hizo que se incorporase a Hedy al Salón de la fama de inventores nacionales en 2014.

MGM incluyen Lady of the Tropics (1939), Boom Town (1940), H.M. Pulham, Esq. (1941) y White Cargo (1942). Su mayor éxito fue como Dalila en Sansón y Dalila (1949).También actuó en televisión antes del lanzamiento de su película final, The Female Animal (1958). Fue honrada con una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood en 1960. Trabajó en el cine hasta 1958. En 1965, Lamarr firmó con la propia MetroGoldwyn-Mayer un contrato de 200 000 dólares por publicar sus memorias. La productora encargó a dos Escritores Fantasmas, la transcripción de 50 horas de conversación y confidencias, pero el resultado final disgustó profundamente a la actriz, quien trató de detener la publicación sin éxito. Pero bueno, basta de cine, veamos qué otras cosas hicieron Hedy Lamarr en el ámbito de la invención:

28

Liliana Varela


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

ARTE TEXTIL Por Ana Lucía Montoya Rendón EL ARTE TEXTIL

dos...) y pudo tener un origen común con la cestería, de manera que antes de la aparición del primer telar, el hombre pudo entrelazar manualmente fibras, aún rígidas, para confeccionar los precursores de los primeros tejidos. Los tejidos desde siempre, además de tener una finalidad protectora y ornamental constituyeron un elemento de intercambio entre comunidades y un vínculo de unión con la divinidad.” De Wikipedia:

Los tejidos como arte

Al hablar del Arte Textil hay que invocar, simultáneamente, los orígenes de los tejidos, desentrañar ese instante lúcido de la humanidad que le permitió, en sus etapas nómade y sedentaria, abrigarse y cubrir lo que llevaba consigo, afincada en la domesticación de animales y plantas hace unos siete mil quinientos años. Los grupos humanos de la prehistoria en épocas de intenso frío o calor, desarrollaron cobertores para sí mismos y sus congéneres, además de contenedores para transportar utensilios y alimentos, así tejieron lianas y fibras de plantas previamente machacadas para fabricar sus primeras e incipientes valijas. Del texto “EL ARTE TEXTIL EN LA ANTIGÜEDAD Y LA ALTA EDAD MEDIA”, de la Doctora en Historia del Arte por la UCM (1993), Laura Rodríguez Peinado, lo siguiente: “El arte textil es una de las actividades más antiguas realizadas por el hombre, ya que en el Paleolítico (20.000 años a.C.) ya se ha registrado la presencia de agujas de hueso que se usarían para el cosido de pieles. Posiblemente es una actividad más antigua que la cerámica, que fue influida al principio en su decoración por motivos textiles (impresiones de cuerdas, cestería, teji-

Tradicionalmente se ha utilizado el término «arte» para referirse a cualquier habilidad o maestría, un concepto que se alteró durante el Romanticismo, el período del siglo XIX, cuando el arte llegó a ser visto como «una facultad especial de la mente humana clasificada junto con la religión y la ciencia». Esta diferencia entre oficio y bellas artes se aplica a las artes textiles, donde el término «arte textil» se emplea para describir objetos decorativos a base de textiles que no están destinados para el uso práctico. El tratamiento del diseño y el color, así como las fibras utilizadas, permiten reconocer la identidad cultural de diversos pueblos en todo el mundo, en la confección artesanal de sus trajes típicos, así como telas, alfombras, tapices, bordados y encajes. Se utilizan para su confección fibras vegetales, lana, pelo, seda, plumas o fibras sintéticas. Originariamente clasificadas dentro de las artes aplicadas, desde mediados del siglo XX la ampliación del concepto de las artes visuales y la búsqueda de los artistas de nuevas formas de expresión ha llevado al tejido y a la creación de obras con textiles a un lugar destacado dentro del arte contemporáneo. En Europa, el desarrollo de los diferentes materiales (usos, telares, hilos y pigmentos) para fabricar textiles, provino de Oriente. El arte textilero de Occidente está enraizado primeramente en Siria, 29


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII posteriormente en Persia, pueblos que influyeron en el arte textil de Egipto. Trabajaron el lino y la lana, también la seda traída de China y el algodón Aspectos prácticos decorativos de India. En la creación de tejidos se usaron tam- y sociales de los textiles bién hilos de plata y oro, y la decoración incluía figuras de animales conocidos o fantásticos, plantas, utensilios, figuras geométricas con una gama muy pequeña de tintes, y conocían sobre la dificultad del lino para absorber los colores. En la Edad Media influenciada por la religión, se desarrollaron las artes y oficios incluido el textil, y la Telar de cintura. especialización y demanda de tapices. Subrayamos del artículo “ARTE DE TAPICES: HISTORIA, TAPICES FAMOSOS”, de Neil Cоllins:

Tejidos Navajos, “Este crecimiento del arte de tapices coincidió con Estados Unidos la era del arte románico y gótico, ambos parte de un renacimiento religioso, cuando arquitectura, escultura y vitral, también fueron aprovechados por la Iglesia para ilustrar historias bíblicas a con- Fuentes: gregaciones analfabetas.” 1. El arte del tapiz en Europa, estuvo, desde el Renacimiento, vinculado a la pintura. Fueron muchos los pintores que aportaron sus “cartones” (bocetos) como fundamento de los tapices. Se cuenta que los tapices fundados en los cartones de Goya nunca los pudieron superar, debido a la gran gama tonal que el maestro utilizaba. En América Prehispánica el arte de tejer era excelente. Algunos pueblos de este continente habían desarrollado muy bien lo concerniente a materiales, tintes vegetales, tierras y rocas molidas, y telares; además hacían una fusión de su arte con las cosmovisiones tradicionales. Podremos destacar los tejidos de los Inca de Sur América, los Mayas, de México y Guatemala en Centroamérica, los Navajos y los Apaches de Norteamérica, entre otros.

El arte textil en la Antigüedad y la Alta Edad Media. Laura Rodríguez Peinado https://ge-iic.com/files/Publicaciones/ el_arte_textil_en_antiguedad.pdf https://www.ucm.es/historiadelarte/laura-rodriguez-peinado 2. https://es.m.wikipedia.org/wiki/Tapiz 3. Historia y técnica del tapiz https://sites.google.com/site/lostapices/historia-y-tecnica-del -tapiz 4. Pintura rupestre en la prehistoria: materiales y técnicas https://www.aboutespanol.com/pintura-rupestre-definicionmateriales-y-tecnicas-180060 5. Los tejidos como arte https://es.wikipedia.org/wiki/ Artes_textiles#Los_tejidos_como_arte Nota: Las fotos expuestas en este artículo fueron tomadas de la Web, no le pertenecen al autor del artículo ni a la Revista Palabras al Sol.

Ana Lucía Montoya Rendón

La dama y el unicornio, siglo XV

30


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

ESCENAS DE CIUDAD POR MALCOLM PEÑARANDA Choricienta

Serie:

ESCENAS DE CIUDAD

Ciudad Escenario: Medellín, Colombia

gos que viven calientes, cachondos o arrechos los 365 días del año y que solamente buscan mujeres fáciles o “generosas”, por aquello de que no le niegan un polvo a nadie, pero que luego se quejan en los grupos de Facebook de que les cuesta conocer mujeres decentes! Son puteros pero se creen caballeros. Cínicos, pero divertidos. Pocos son profesionales o funcionales. Muchos han tenido trabajos de medio pelo y ahorrado para venir al tercer mundo a follar como Raimundo.

Verlos cazar es increíblemente divertido. Son torpes y burdos. Te recuerdan a los adolescentes ganosos de las películas gringas. Posan de playboys pero no pasan de ser urgidos horny boys. Solamente hablan de cosas materiales y de la vida de privilegios y carros de lujo que supuestamente dejaron en Gringolandia. Al escucharlos tenés que aguantarte la risa al ver que visten ropa de canasta, de la que conseguís por menos de veinte dólares en cualquier Walmart, viven en hostales o en apartamentos que comparten con Entre los muchos personajes que te encontrás por muchos otros calentones y se alimentan de comilas calles de esta ciudad y su enorme área metro- da chatarra o menú económico. Empero, con su politana, se destaca lo que los sociólogos han da- “ganado” se muestran generosos y derrochones. do en denominar la “fauna urbana”, un grupo variopinto de colectivos de seres humanos que pare- Una de estas tantas noches de desparche pandéciera copiar más y más características animales mico, conocí a Jack, un gringo farolero que me contactó por Couchsurfing y me invitó a tomar que humanas. unas cervezas. Le contesté que no estaba socialiLos ves y sentís en cada espacio porque sus ca- zando mucho porque ya estábamos en la tercera racterísticas identitarias, los idiomas en que se ola de la pandemia. Me mandó entonces fotos de comunican o el tipo de español que hablan, los varios exámenes para detectar el COVID-19 que delatan. Interactúan entre ellos, dentro de ellos y se había hecho desde el año pasado. Uno de hasta forman guetos y tribus urbanas que pocas ellos era incluso del día anterior. Estaba recién ciudades en el mundo tienen. llegado a la ciudad y me aseguró que no había Destacan entre ellos las grillas, mujeres de moral conocido a nadie todavía. Finalmente acepté y me flexible y reputación tambaleante, y los micos encontré con él en un bar que tiene mesas al aire arrechos, traducción literal de los horny monkeys, libre. El tipo solamente hablaba español calentón que es como sus compatriotas llaman a los grin- y su vocabulario no llegaba a las cien palabras. 31


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII Dependía por completo del traductor mecánico de su celular y de las almas bondadosas que lograban descifrar su incipiente español. Aún así, me contó que había conocido una colombiana por Colombian Cupid, la aplicación favorita de los gringos urgidos. El tipo era alto, rubio, bien parecido y con la pinta típica de un redneck. Su acento era divertido. Me recordaba a los camioneros de Texas. Hablamos un rato y unas cervezas después me confesó que había quedado de encontrarse con la colombiana, pero que quería que lo acompañara por si se aparecía con algún hermano malandro. No le vi problema. No obstante, le advertí que lo haría con el tapabocas puesto todo el tiempo. Lo citó en un restaurante tipo tragadero, de esos que venden grasa en todas sus formas comestibles. Cuando la saludamos se timbró un poco porque se apareció conmigo. Él argumentó que hablaba poco español y que necesitaba mi ayuda. Entonces ella se relajó y empezó a hablar como político corrupto con coartada. Escasamente me daba tiempo para resumir lo que decía. Jack fingía interés en sus historias mientras con su mirada le escaneaba sus tetas sin ningún pudor. Le costaba pronunciar su nombre: Yuranis. A veces le decía “your anus” y yo procuraba no reírme cuando ella lo corregía, sin saber lo que le estaba diciendo. Manifestó que tenía hambre porque no había alcanzado a cenar en su casa. Jack la invitó a comer y ella por supuesto, pidió el plato más caro de la carta.

millón de pesos para que le hicieran un procedimiento. Todas cuentan la misma historia. Y como los gringos no saben que esos requerimientos no son posibles en nuestro sistema subsidiado de salud para los menos favorecidos, caen redonditos. El gringo hizo cuentas con su celular y me preguntó si era cierto. Le dije que no creía. Lo asumió como una tarifa por probar la carne criolla y le ofreció la mitad diciéndole que no tenía más efectivo porque le habían bloqueado su tarjeta. Ella aceptó gustosa y se fueron a su apartamento con la advertencia de que tenía que volver a su casa antes de las doce porque si no su abuela no le volvería a cuidar a sus hijos. “Fair enough”, me dijo Jack, contento de haber regateado su primer polvo con una grilla. De regreso a casa, imaginé la escena de la Yurani volviendo a casa lukiada y contándole a sus amigas que otra vez había coronado gringo ganoso. Nunca más volví a verlos. Al otro día me escribió para que volviéramos a juntarnos, pero como cayó un aguacero épico, me salvé de ser de nuevo traductor de polvos grilleros.

Ambos quedamos con la impresión de que no había comido en todo el día. No era gorda, pero comía como si lo fuera. Fue entonces cuando detallé su cuerpo escultural y su belleza sobresaliente. Vestía ropa mostrona y zapatos de tacones aplastahuevos. No le calculo más de diecinueve años, pero ella aseguraba que ya tenía veintidós y tres bendiciones que había dejado al cuidado de su abuela porque su madre se encontraba hospitalizada y necesitaba un 32

© 2021, Malcolm Peñaranda.


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

POEMAS DE LA BÚSQUEDA Selección de Ana Lucía Montoya Rendón POEMAS DE LA BÚSQUEDA El divino amor Alfonsina Storni

Hasta el día en que vuelva y hasta que ande el animal que soy, entre sus jueces, nuestro bravo meñique será grande, digno, infinito dedo entre los dedos. ………

Te ando buscando, amor que nunca llegas; te ando buscando, amor que te mezquinas. Me aguzo por saber si me adivinas; me doblo por saber si te me entregas. Las tempestades mías, andariegas, se han aquietado sobre un haz de espinas; sangran mis carnes gotas purpurinas porque a salvarte, oh niño, te me niegas.

Mira que estoy de pie sobre los leños, que a veces bastan unos pocos sueños para encender la llama que me pierde Sálvame, amor, y con tus manos puras trueca este fuego en límpidas dulzuras y haz de mis leños una rama verde. ……… Hasta el día en que vuelva César Vallejo

Hasta el día en que vuelva, de esta piedra nacerá mi talón definitivo, con su juego de crímenes, su yedra, su obstinación dramática, su olivo. Hasta el día en que vuelva, prosiguiendo, con franca rectitud de cojo amargo, de pozo en pozo, mi periplo, entiendo que el hombre ha de ser bueno, sin embargo.

Gacela del amor desesperado García Lorca

La noche no quiere venir para que tú no vengas ni yo pueda ir. Pero yo iré aunque un sol de alacranes me coma la sien. Pero tú vendrás con la lengua quemada por la lluvia de sal. El día no quiere venir para que tú no vengas ni yo pueda ir. Pero yo iré entregando a los sapos mi mordido clavel. Pero tú vendrás por las turbias cloacas de la oscuridad. Ni la noche ni el día quieren venir para que por ti muera y tú mueras por mí.

………

33


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

CUENTOS Anaïs Nin EL AVENTURERO HUNGARO Fragmento Hubo una vez un aventurero húngaro de sorprendente apostura, infalible encanto y gracia, dotes de consumado actor, culto, conocedor de muchos idiomas y aristocrático de aspecto. En realidad, era un genio de la intriga, del arte de librarse de las dificultades, de la ciencia de entrar y salir discretamente de todos los países. Viajaba como un gran señor, con quince baúles que contenían la ropa más distinguida, y con dos grandes perros daneses. La autoridad que de él irradiaba le había valido el sobrenombre del Barón. Al Barón se le veía en los hoteles más lujosos, en los balnearios y en las carreras de caballos, en viajes alrededor del mundo, en excursiones a Egipto y en expediciones al desierto y África. En todas partes se convertía en el centro de atracción de las mujeres. Al igual que los actores más versátiles, pasaba de un papel a otro a fin de complacer el gusto de cada una de aquéllas. Era el bailarín más elegante, el compañero de mesa más vivaz y el más decadente de los conversadores en los téte-á-tétes; sabía tripular una embarcación, montar a caballo y conducir automóviles. Conocía todas las ciudades como si hubiera vivido en ellas toda su vida. Conocía también a todo el mundo en sociedad. Era indispensable. Cuando necesitaba dinero, se casaba con una mujer rica, la saqueaba y se marchaba a otro país. Las más de las veces, las mujeres no se rebelaban ni daban parte a la policía. Las pocas semanas o meses que habían gozado de él como marido les dejaban una sensación que pesaba más en su ánimo que el golpe de la pérdida de su dinero. Por un momento, habían sabido lo que era vivir por todo lo alto, lo que era volar por encima de las cabezas de los mediocres. Las levantaba tan alto, las sumía de tal manera en el vertiginoso torbellino de sus encantos, que su partida tenía algo de vuelo. Parecía casi natural: ninguna compañera podía seguir su elevado vuelo de águila. Viajó a Roma y tomó una suite en el Grand Hotel. Resultó que esa suite era contigua a la del embajador español, que se alojaba allí con su esposa y sus dos hijas. El Barón les encantó. La embajadora lo admiraba. Se hicieron tan amigos y se mostraba tan cariñoso con las niñas, que no sabían cómo entretenerse en aquel hotel, que pronto las dos adquirieron la costumbre de acudir, en cuanto se levantaban por la mañana, a visitar al Barón y despertarlo entre risas y bromas que no les estaban permitidas con sus padres, más severos. Una de las niñas tenía alrededor de diez años, y la otra doce. Ambas eran hermosas, con grandes ojos negros aterciopelados, largas cabelleras sedosas y piel dorada. Llevaban vestidos cortos y calcetines blancos también cortos.

34


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII Profiriendo chillidos, corrían al dormitorio del Barón y se echaban en la gran cama. Él quería jugar con ellas, acariciarlas. Como muchos hombres, el Barón se despertaba siempre con el pene particularmente sensible. En efecto, se hallaba muy vulnerable. No tuvo tiempo de levantarse y calmar su estado orinando. Antes de que pudiera hacerlo, las dos niñas echaron a correr por el brillante pavimento y se le lanzaron encima, encima de su prominente pene, oculto en cierta medida por la gran colcha azul. Las chiquillas no se dieron cuenta de que se les habían subido las faldas, ni de que sus delgadas piernas de bailarinas se habían enredado entre sí y habían caído sobre el miembro del Barón, tieso bajo la colcha. Riéndose, se le subieron encima, se sentaron a horcajadas como si fuera un caballo, presionando hacia abajo, urgiéndole, con sus cuerpos, a que imprimiera movimientos a la cama. En medio de todo ello, quisieron besarle, tirarle del pelo y mantener con él conversaciones infantiles. La delicia del Barón al ser tratado así creció hasta convertirse en un agudísimo suspense. Una de las chicas yacía boca abajo, y todo lo que el Barón tenía que hacer para procurarse placer era moverse un poco contra ella. Lo hizo como jugando, como si pretendiera empujarla fuera de la cama. —Seguro que te caes si te empujo así. —No me caeré —replicó la niña, agarrándose a él a través de las cobijas, mientras él se movía como si fuera a hacerla rodar. Riendo, la impulsó hacia arriba, pero ella permanecía apretada, frotando contra él sus piernecitas, sus braguitas y todo lo demás, en su esfuerzo por no deslizarse fuera. El seguía con sus movimientos mientras se reían. Entonces, la segunda niña, deseando culminar el juego, se sentó a horcajadas frente a su hermana, y el Barón pudo moverse con más fuerza, pretextando que tenía que soportar el peso de ambas. Su miembro, oculto bajo la gruesa colcha, se levantó más y más entre las piernecitas, y así fue como alcanzó el orgasmo, de una intensidad que raras veces había conocido, rindiéndose en la batalla que las chicas acababan de ganar de una forma que jamás sospecharían.

En otra ocasión, cuando acudieron a jugar con él, ocultó las manos bajo la colcha. Después, levantó la ropa con el dedo índice y las desafió a que se lo agarraran. Con gran entusiasmo, empezaron la caza del dedo, que desaparecía y reaparecía en distintas partes de la cama, cogiéndolo firmemente. Al cabo de un momento, no era el dedo, sino el pene lo que tomaban una y otra vez; tratando de liberarlo, el Barón lograba que lo agarraran cada vez con más fuerza. Desaparecía por entero bajo las cobijas, lo cogía con la mano y lo impulsaba hacia arriba para que se lo volvieran a coger. Fingió ser un animal que pretendía agarrarlas y morderlas, y en ocasiones lo lograba muy cerca de donde se proponía hacerlo, con gran placer por parte de las chicas. También jugaron al escondite. El “animal” tenía que saltar sobre ellas desde algún rincón oculto. Se escondió en el armario y se cubrió con ropa. Una de las niñas abrió, y él pudo mirarla por debajo de su vestido. La agarró y la mordió, jugueteando, en los muslos. Tan acalorados eran los juegos, tanta la confusión de la batalla y el abandono de las chiquillas, que muy a menudo la mano del Barón iba a parar a los lugares que él quería.

35


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

MI LUGAR EN EL MUNDO * (adagio molto intenso) El Giulio Cesare se acerca al puerto de Buenos Aires. Saturnina se asoma a la borda. A lo lejos ve el Hotel de los Inmigrantes y la marea de autos que esperan a los viajeros. Un concierto de aves marinas revolotea sobre su cabeza y le ofrece el espacio blanco y celeste. Sus alas van cincelando el cielo, y las extrañas disonancias que emiten sus picos le llegan hasta el alma. Recuerda su primer viaje, en 1902, ¡ya hace veinticuatro años! ¡Tres semanas en el buque de las Messageries Maritimes, apiñada en tercera clase con cientos de emigrantes, rumbo a América! Luego el desembarco en La Rotonda, en medio de familias despistadas, la primera búsqueda de trabajo, las noches en un conventillo en Villa Crespo, la tarea de sirvienta en casa de unos italianos que tenían un almacén de ramos generales, no lejos de Palermo. Cuatro años trabajando sola de la mañana a la noche. No se atrevía a escribir a la familia que se había quedado en Bearn: no ganaba lo suficiente para mandarles dinero, tenía que sentarse a una mesa, tomar una hoja de papel, tinta, una pluma... Y qué más puedo decirles…Poco a poco, Susanna Pellegrini le mandó hacer algunos repartos para la tienda, porque Saturnina era una persona seria, no se demoraba en el camino y les entregaba escrupulosamente la mercadería a los clientes. Un día trajo frutas al palacio Baldiano, una mansión lujosa en Palermo, cerca del jardín zoológico. La recibió un mayordomo de cara condescendiente que se enterneció al verla: ¿de dónde eres tú? le preguntó él, mirándola extrañado. De Aragón, respondió Saturnina, alzando la cabeza, como si las montañas pirenaicas se irguiesen con ella para proclamar su origen. Había crecido en Oloron y por lo general presumía ser del Bearn, pero ¿por qué brotó de sus labios el Aragón en aquel momento, sola frente al maître de librea impecable y mirada rara? ¿Aragón?, ¿Qué valle? -preguntó el mayordomo, esta vez con una sonrisa anhelante-. Nací en Urdués. ¡Urdués, si soy de Ansó!, respondió el hombre con cara jovial. ¡Por fin: había encontrado a un paisano! ¡Te pareces tanto a mi hermana Elena! - dijo el mayordomo, para nada austero ya-. Saturnina se quedó conmovida, luchando por reprimir las lágrimas que brotaban de sus ojos. De repente, en una avalancha de recuerdos desordenados, revivió su partida, las lágrimas de Generosa -su hermana-, el abrazo silencioso de su padre. “Vete y no nos olvides” - había murmurado su madre -. Soñaba escapar de la fábrica, donde se veía a sí misma colocando forros dentro de las boinas o cosiendo los cordones de las alpargatas. También soñaba escapar del matrimonio con un muchacho del pueblo o un Aragonés de pantalones cortos y cinturón apretado, compartiendo con él las mismas montañas, la misma pobreza, los mismos confines de una vida sin sorpresas. Podría haber seguido estudiando; era buena alumna, pero faltaba dinero y era necesario trabajar. Mientras que... los carteles de los agentes de emigración lo decían, al igual que los insertos en los periódicos: “en la Argentina se piden operarios, cocineras, mucamas, ¡cien francos al mes!”. Después de ahorrar el precio del viaje centavo por centavo, Saturnina fue la primera de las tres hermanas Aragüés en irse a la Argentina. Tomó el tren hacia Burdeos, vestida con una pollera negra y una campera corta con el cuello levantado. Ocultaba el miedo bajo una figura arisca y un andar apresurado. Luego el buque, la llegada a Buenos Aires, y cuatro años después, Anselmo, el mayordomo de los Baldiano y con él… otra vez el pasado. La introdujo en la mansión, le presentó a una cocinera, una gallega gordita de mejillas rojizas de tanto guisar. Se rieron, tomaron unos mates, y esa misma noche Saturnina les escribió a sus padres y a su hermana: “Queridos padres, querida hermana, mi querido cuñado: hace mucho que no les escribo; perdonadme, estaba cargada de trabajo. Estoy bien, mi salud es muy buena y espero que lo siga siendo por mucho tiempo”. Saturnina hubiera querido verlos, abrazarlos, comerse la morcilla que a Generosa le salía como a nadie, correr con ella en el puente Sainte-Marie que cruza el gave de Aspe. Anselmo le había dicho que los Baldiano viajaban a menudo a Europa y en el afán de reencontrarse con él, se las arregló para traer de nuevo mercancías a la mansión grande, se apuntó en la Sociedad Española de Socorro Mutuo, total, hizo todo lo posible para acercarse al mundillo de los mucamos españoles de las grandes casas de Buenos Aires. 36


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

Apoyada en la borda, muy cerca del muelle, se siente envuelta por los velos de un sueño azul, en el que un grupo de gaviotas y albatros se transfigura en un poema hecho de aire y de alas. Recuerda aquel día de la primavera de 1906 cuando, gracias a Anselmo, se abrieron las puertas del salón privado de la dueña de la casa Baldiano. Temblaba presentándole a doña Juana la carta de recomendación del párroco de San Bernardo: “Le recomiendo esta parroquiana, buena cristiana, modesta y de conducta irreprochable, que siempre atiende los oficios religiosos...” La severa Juana la estuvo mirando de arriba abajo, la cuestionó, la observó. Decidió fiarse del párroco y de Anselmo y probar a esta mujer bajita, silenciosa y modesta, de quien la patrona, la señora Pellegrini, había dicho maravillas. Llegó a ser la tercera doncella, entre los quince mucamos del palacio Baldiano, encargada de la ropa de las señoritas de la casa y del cuidado de sus ambientes. Pasaba los veranos con la familia en Mar del Plata donde, de diciembre a febrero, escapaban del bochorno de Buenos Aires. Durante los doce años que estuvo al servicio de los Baldiano, se convirtió en una doncella perfecta. Comenzó a enviar pequeñas remesas a sus hermanas, especialmente a Generosa, su preferida y a Jean-Philippe, su cuñado. Tenían cuatro hijas, Saturnina era madrina de la tercera, Marie. ¿Llegaría a verla alguna vez? Las señoritas Baldiano apenas si notaban su presencia silenciosa, excepto María Isabel, quien la saludaba por la mañana, agradeciéndole las sábanas cuidadosamente dobladas sobre la cama y las blusas de encaje fino que Saturnina planchaba para ella. Incluso acabó llamándola por su nombre, o parte de su nombre. Saturnina es demasiado complicado, le dijo cuando pareció notar su presencia, te llamarás Nina, es más fácil. Nina, casi niña. El ama la apreciaba a su criada, quien le llevaba veinte años, por ello eligió aquel diminutivo, cuando ni siquiera sabía el nombre de todos los mucamos de la casa, a los que nadie llamaba por su apellido. A Saturnina le gustaba su nombre, oriundo de un dios que les enseñó la agricultura a los hombres, tal como lo había leído en el Larousse Universel. Nada que ver con la cursi Nina elegida por María Isabel. Pero los dueños tienen todos los derechos, incluso el de cambiar el nombre de sus sirvientes. Así se convirtió Saturnina en Nina durante el servicio. Quedaba claro que pertenecía a la casa de María Isabel y - más precisamente- a la misma María Isabel. Cuando se casó con José Luis Castillo a los veintiún años, María Isabel se llevó a Saturnina con su dote a una hermosa mansión cerca del palacio Baldiano. -Nina, vendrás conmigo, ¿verdad? Ya no puedo prescindir de ti -, le dijo con su vocecita de flauta. -Sí, señora, respondió Saturnina y pensó: si señora, como no, claro que voy contigo. Llegó el día en que María Isabel le anunció, como al descuido, a su criada, que ella y José Luis iban a viajar a Francia, y Saturnina viajaría con ellos. -Tomaré las aguas en Salies-de-Bearn, me acompañarás y podrás visitar a tu familia; no están lejos, ¿verdad? -Sí señora, desde ya le estoy agradeciendo. Había estado esperando esto durante mucho tiempo. Años de sábanas plegadas, planchado de las blusas de encaje de su ama y dobladillo de sus polleras. Doncella transparente e indispensable a la vez. Años relacionándose con las demás mucamas, rechazando las propuestas de los cocheros y proveedores, con el pánico de quedar embarazada, debido a que por ello, podrían echarla. María Isabel la quería, por cierto, pero un niño significaría la expulsión de la casa Castillo, el abandono del pequeño, las tareas extenuantes para señoras apenas más afortunadas que ella, exiliada para siempre de la domesticidad de la alta sociedad. Entonces Saturnina no respondía a las propuestas de los hombres y sus promesas de montar un boliche o un negocio. Vio desaparecer a varias mucamitas que correteaban por los pasillos cuando los dueños no estaban, miraban a los sirvientes a los ojos y se dejaban acercar por los hijos de la casa. Las doncellitas atrevidas se evaporaban algún día, con los ojos hinchados de tanto llorar y ni doña Juana ni doña María Isabel les concedían la más mínima gracia antes de su partida. Como mucho, podrían entregar a su bebé al Patronato de la Infancia, encauzado por las damas de la alta sociedad porteña. Saturnina había visto a una de esas doncellas caídas, pidiendo limosna en el umbral de la iglesia Santa Adela, demacrada, sin sombrero, el pelo enredado. La expulsó el párroco por no querer que su antigua ama se molestara por su presencia. Aquellas damas dominaban abismos de virtud. 37


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII Saturnina vio y entendió todo esto y, a los treinta y cinco años, temiendo asumir el mismo destino de las otras mucamas, después de una noche ardiente con un jardinero, cerró definitivamente su cuerpo y su corazón a los arrebatos del amor y también, según pensó, a la miseria que le esperaba al caer en ellos. Sus esfuerzos fueron dando frutos. En 1926, por fin puso los pies en Oloron-Sainte-Marie con un baúl grande lleno de regalos. Volvió a ver a Generosa, abrazó a su cuñado y fue a la tumba de sus padres en el cementerio de Sainte-Croix. No había podido despedirse ni de su padre, muerto en 1909, ni de su madre, arrebatada por una embolia pulmonar a los setenta y un años en casa de Generosa. Encontró a su hermana, silenciosa, obedeciendo a un esposo patriarca con su esposa y sus cuatro hijas. Las pibas la miraban con asombro, como si se preguntaran si lo que veían era una realidad, que ella estuviera allí presente, porque muy pocos emigrantes que hacían la América regresaban o bien se trataba de retornos definitivos. Su ahijada Marie, una piba de nueve años con el pelo corto, celebró con una risita de alegría los calcetines de lana amarilla que le regaló: ¡estos colores no se hallaban en Oloron! Respiró el aire del Bearn, caminó por el puente Sainte-Marie con Generosa, llenó sus ojos, sus oídos, su piel, con los lugares de su juventud. Tres días haciendo reservas de recuerdos. Luego regresó a Salies a ver a María Isabel, a volver a ser Nina, a doblar las sábanas, planchar las blusas de encaje y los vestidos de color beige o rosa muy claro que a su ama le gustaba lucir. Se los llevó con ella a la América, la familia, los amigos, los vecinos, las piedras de las casas, los árboles del jardín público, el canto de los montañeses, sin decir la soledad, la añoranza, la nostalgia. Nadie hablaba de eso, menos aún las vecinas venidas a ver qué pasaba con sus hermanos, primos o hijos, partidos un día y, a la vez, ausentes cada día. Saturnina les había entregado unas cuantas cartas y paquetes deslizados en su baúl por emigrantes que sabían que los Castillo viajaban a menudo a Europa y acechaban las salidas para mantener el hilo tenue de la ausencia. Les dirás que pienso en ellos, que la salud es buena, cuidaos como yo me cuido, espero volver en algún momento prontito, todavía tengo un asunto por resolver; antes de primavera, sin duda iré por allá. Nunca venían y Saturnina tenía fama de persona privilegiada, una aventurera que se daba el lujo de ir y volver, guardando en su memoria la alegría de Marie con los calcetines amarillos y la mirada tierna de su sobrina Eugénie, de quien hubiera querido ser madrina también. Agarrada de la borda del Giulio Cesare, Saturnina oye la voz de su ama: ¡Nina! El embarcadero está muy cerca ya, puede distinguir a los chóferes de los autos que vienen a recoger a los pasajeros y una marea de sombreros, oscuros -sobre la cabeza de los hombres-, o claros sobre la cabellera de las mujeres. Las gaviotas y los albatros bailan cerca del buque, dándole la bienvenida con sus revoloteos y cantos alegres; se deslizan sobre el mar color de plata en un ballet de plumas. Regresa feliz a Buenos Aires, Argentina ya es su segundo país. Volverá a ver a las doncellas, a los chóferes y a Anselmo, quien todavía gobierna a los mucamos de la casa Baldiano con más de setenta años de edad. Su nuevo mundo, de algún modo. La emigración es eso: dejamos a los que amamos para conocer a otros que no llenan el vacío, y cuando volvemos a ver a los primeros, son los segundos los que faltan. Nunca tenemos cerca a todos los que amamos, alguien esencial siempre falta, dejamos algo en otro lugar, somos de acá y de allá. En medio de los bultos, de los baúles descargados, de las llamadas de los cocheros y chóferes, de la marea de sombreros que esperan a los pasajeros, Saturnina se hace una promesa: volverá a Oloron, otra vez caminará por el puente Sainte-Marie! Maryse Esterle Nouvelles du Rio de la Plata, association Bearn Argentina, 2017, p. 13 -19. Traducción al español (Argentina) 2020.

El cuento Al origen fue premiado en un concurso de cuentos (novelas cortas) organizado por la asociación “Bearn Argentina” y publicado con los demás cuentos del concurso por la misma asociación en 2017 (título : Nouvelles du Rio de la Plata). La narradora Maryse Esterle es la autora de este relato, escrito originalmente en francés, adaptado con el título de “MI LUGAR EN EL MUNDO”, en español, con acento argentino, por el escritor Tomás Barna, con la esmerada y sensible colaboración de Martha Marquez.

*1.Río torrentoso. 38


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

Y llegamos abril de 2021 con la revista Palabras al Sol editándose a pleno, a pesar de la pandemia que azota al mundo desde hace más de un año. Palabras al Sol nació en el imaginario de un grupo de amigos de una lista de yahoo de literatura; hoy día la tecnología y el progreso superó ampliamente el alcance que poseían esos formatos digitales. Después de varios años pensamos en retomar el trabajo, porque más que trabajo, es un placer.

Quedaron artífices en el camino de la vida: Carlos Adalberto Fernández, Jorge Luis Estrella, Raquel Teppich. Pero seguimos y pensamos hacerlo durante mucho tiempo o hasta que ustedes dejen de leernos. Agradecemos a la comisión de la revista 2017: Ana Lucía Montoya Rendón (Colombia), Blanca Barojiana (España), Emilio Medina Muñoz (España), Elisabet Cincotta (Argentina) y Liliana Varela (Argentina) Hoy día contamos con la colaboración de diversos escritores de nacionalidades y estilos varios; y deseamos seguir creciendo entre todos.

Intentemos seguir en el camino que nos aúna: la lectura y colaboración de “Palabras al sol” Recordemos: Cuidarnos es cuidarse. Entre todos podemos. Palabras al Sol

39


PALABRAS AL SOL LA REVISTA De “Muestrario de Palabras” Marzo-Abril-2021-Nº19-Año VIII

40