Page 1

SOBRE VIVIR DEL ARTE Alexander Ríos


HISTORIA

Llegué a Madrid en Octubre del 2011 con unos 8000 euros en el bolsillo gracias a una beca del gobierno colombiano. Así cursé mi primer año del Máster en Investigación en Arte y Creación en la UCM sin preocuparme por el dinero. Decidí entonces quedarme un segundo año para hacer mi TFM (Trabajo Final de Máster) sin tener muy claro cómo me iba a mantener. Debo aceptar que nunca he sido muy bueno ni para conseguir dinero ni para trabajar para otros. Durante los últimos años me he mantenido gracias a algunos trabajos cortos y bien pagos, a la beca, a la ayuda de mis padres, y sobre todo a mis pocos gastos. Pero esta vez aunque mis padres me seguían apoyando, sabía que si no encontraba una forma de mantenerme por mi cuenta no podría seguir en España. Ya en la tarea, un día le dije a una amiga que estaba buscando trabajo. Me preguntó que qué sabía hacer. Me quedé callado por un rato y terminé dando una respuesta imprecisa. Luego me fui pensando en su pregunta, y me vi como alguien que no tenía nada que ofrecer como trabajador. Luego de estudiar Literatura y estar cursando un Máster en Artes parecía que no podría ofrecer más que algún servicio de redacción o de corrección de estilo. Ni siquiera podría ofrecerme como diseñador gráfico porque no manejo muy bien los programas. Entonces ¿como escritor y artista no soy útil para nadie? ¿Nadie quiere ni necesita mis servicios? Esto me llenó de más y más preguntas, especialmente relacionadas con la utilidad y la valoración del arte y del trabajo de lxs artistas. Todas estas preguntas y mis propias necesidades me llevaron a proponerme como reto personal intentar vivir del arte, convirtiéndolo a la vez en mi TFM, bajo la tutoría de Selina Blasco.


¿Es posible vivir del arte? Esta es una pregunta a la que nos enfrentamos lxs artistas constantemente. Más allá de creer que podría responder a este enorme interrogante, y sabiendo que el camino de cada artista es diferente, quise entregarme a una exploración personal y práctica de varios meses durante los cuales me dedicaría a intentar vivir del arte, con el ánimo de continuar más conscientemente con un proceso, que deseo, me permita vivir de mi trabajo artístico algún día. Mi historia es entonces la de un escritor colombiano que estudió Literatura en Bogotá y que llega a Madrid a cursar por primera vez estudios en artes, que hace instalaciones y performance con objetos y materiales reutilizados, usando el lenguaje, el cuerpo y la voz, y que intenta vivir del arte en un momento en que el la ciudad parece estar en una gran agitación cultural mientras atraviesa por un momento histórico denominado “crítico”. Pues bien, así comencé con este proyecto en octubre del 2012, tomando como centro Madrid, pero viajando a otras ciudades como consecuencia de este mismo proyecto. La estrategia ha sido apuntar en varias direcciones, tanto en proyectos que ideé por mi cuenta y que realizo a diario, como también presentándome a convocatorias y premios. Desde el comienzo también me planteé no buscar únicamente cambiar mi arte por dinero, sino también buscar formas en que pudiera cambiarlo por otras necesidades. Traté de intentar vivir del arte ya fuera a modo de trueque, buscando también formas alternativas donde se valorara mi trabajo artístico más allá del intercambio monetario. Así, esta experiencia hasta ahora ha girado alrededor de 3 proyectos:


101 soluciones para salir de la crisis

Como primer intento, y con la experiencia de haber autoeditado otros libros en Bogotá, pensé en publicar un libro que pudiese vender bien. Por eso escribí especialmente sobre la situación actual de España, alrededor del tema del que todos hablamos: la crisis. Usé un lenguaje muy claro y directo y tomé prestado el formato del marketing que ofrece 101 soluciones para algo, jugando con diferentes discursos entre lo absurdo y lo sensato, con diferentes voces en tono de autoayuda, usando principios del mismo marketing y de la ficción literaria. Así, hice una unión entre un objeto curioso con una obra literaria, de actualidad, y algo muy importante, que comencé a vender a 3,99 euros. Muchas personas me fueron ayudando en este proceso. Andrés Fresneda, uno de los directores de la editorial colombiana La Silueta, diseñó el libro. En Rampa me permitieron usar sus máquinas y su espacio para sacar la primera y la segunda edición, y Selina Blasco se convirtió en mi mayor distribuidora.


Desde entonces he vendido los libros de todas las maneras posibles. Llevándolos conmigo y ofreciéndoselos a la gente, también lo dejé en varias librerías de Madrid: La integral, Sandwich mixto, Café Molar y Arrebato (en La Central no lo aceptaron), y en ferias, que es donde más he vendido. En Madrid en Valientes Inversos, 2012 y 2013 poetas por km2, Feria de cosas pequeñas, Papel+, SeAlquila Mercado, en Barcelona en la Feria de Saint Jordi y en el Gutter Fest, en Salamanca en Editores inclasificables y en Valencia en el Tenderete #7. La presentación del libro fue en Madrid en diciembre del 2012 en un evento llamado RISIS en Embajadores con provisiones, en el que participaron varixs solucionadores invitados. En Julio del 2013 lo presenté en Barcelona en La leonera en la expo colectiva {_risis} con Damián Vásquez, y Tween Muizen y en Valencia en enero del 2014 en la Librería Dadá en el MUVIM. Hasta este momento he publicado 4 ediciones. Las dos primeras las hice en Madrid en Rampa de 75 ejemplares cada una, y la 3a y la 4a de 400 que mandé a hacer en Colombia, contando con la ayuda de amigxs que me traen los libros cuando viajan a España. He vendido alrededor de unos 430 libros y he conseguido aproximadamente 1800€, con un coste de producción de cerca de 486 € y aún con unos 350 libros por vender de la cuarta edición.


Nómada

Este proyecto partió de la necesidad por tener un lugar donde vivir y de la imposibilidad de seguir pagándolo. El alquiler era mi mayor gasto y por ello se me ocurrió vivir de casa en casa proponiéndoles a las personas que me hospedaran una semana a cambio de intervenir sus espacios. En noviembre del 2012 dejé mi habitación y cargando un par de maletas me he ido alojando en diferentes casas y en diferentes ciudades y lugares. Días antes de dejar mi piso me entró una fuerte angustia por entregarme a la incertidumbre y tener que cargar con mis cosas de un lugar a otro, aunque también me sentía algo cansado de mi propia rutina y de la repetición de mis hábitos. Apenas llegué a la primera casa y me asomé por el balcón de un piso 13 en Nuevos Ministerios me di cuenta de que había sido una buena idea. La rutina ha desaparecido. Es como estar en un viaje constante. Todos los días son diferentes, aunque más difíciles de controlar. Ir al supermercado era adentrarme


en un nuevo mundo. Todo me lleva más tiempo de lo normal porque me exige aprenderlo por primera vez. Es cierto que resulta incómodo tener que cargar con mis cosas y repartir otras en casa de amigos, pero es poco a comparación de lo positivo de la experiencia. Al inicio centré mi trabajo haciendo micro instalaciones usando mensajes escritos a máquina, muñecos de plástico, o materiales que iba encontrando en las mismas casas o en la calle. Pequeños gestos, pequeñas fábulas representadas en espacios reales y cotidianos que cambiaban la forma de ver los espacios de siempre, interviniendo cuando me quedaba solo en casa queriendo sorprender. Aunque la propuesta era intervenir los espacios de las personas me fui dando cuenta que esta propuesta derivaba en algo más grande y completo que involucraba también la intervención del tiempo y de la rutina de la gente, en un momento determinado de nuestras vidas. Mi presencia en sus casas era un cambio que generaba nuevas situaciones de encuentro, nuevas dinámicas, prácticas que íbamos configurando juntos de acuerdo al tiempo que podíamos compar-

tir, muchas veces celebrando la situación con pequeños rituales que partían de la misma cotidianidad. Últimamente también han empezado a suceder encuentros en las casas con más gente, organizados conjuntamente bajo alguna idea específica, inventándonos eventos y acciones como: La cena de la primera vez, Campio, La noche autobiográfica, los encuentros del Centro de Reflexión Contemporánea y la Paella autoeditada.


Así ha pasado más de un año desde que comencé a ir de casa en casa. La cercanía con las personas ha sido lo más valioso, el compartir a tal nivel con ellas ofreciéndonos mutuamente nuestra compañía, conversar, comer juntos o ir a hacer la compra. Nómada se está convirtiendo en un proceso de aprendizaje personal y artístico muy intenso que me está haciendo experimentar y asumir otra forma de vida. Lo que comenzó siendo un plan temporal para no pagar alquiler se ha convertido en una aventura de constante descubrimiento, tanto propio como en las relaciones con lxs demás. Otra consecuencia muy positiva ha sido que este proyecto me ha animado a viajar a otras ciudades y lugares con mayor facilidad. Entonces ¿cuál es la obra? La obra es la experiencia en conjunto, las intervenciones, lo cotidiano, la reflexión, todo junto, partiendo de una idea, de un planteamiento inicial que genera una serie de acontecimientos y de situaciones entre nosotros. El arte se convierte entonces en un medio de constante transformación y revaloración colectiva de nuestra cotidianidad. Para comunicar toda esta experiencia y a la vez encontrar personas que quieran hospedarme, utilizo Fabebook y también he creado un nuevo blog donde escribo una corta crónica sobre cada casa en la que me hospedan: www.proyectonomada.wordpress.com Si quieres participar de este proyecto hospedándome por algunos días, escríbeme sin importar en que ciudad vivas: alexrios00@hotmail.com


Personajes

Margarita García y Andrés Fresneda. Nuevos

Garazi Valmaseda y Alejandro Simón. Ópera,

Ministerios, Madrid. Noviembre 2012.

Madrid. Diciembre 2012.

Andrea Díaz y sus padres. Pozuelo, Madrid.

George Hutton, Giusepe Filocomo y Robert

Diciembre 2012.

Hanson. Malasaña, Madrid. Diciembre 2012.

Aarón Zea. Centro, Medellín. Febrero 2013.

Maria Niki NIraki y Hanne Bleichert. Puente de Vallecas, Madrid. Marzo 2013.


Jacquie Ordóñez. Malasaña, Madrid. Marzo y

Verónica Adame. Saint Andreu, Barcelona.

septiembre 2013.

Abril 2013.

Elisa Fuenzalida y Manu Erzgraber. Urgel, Ma-

Diego Abín. Lavapiés, Madrid. Julio 2013.

drid. Junio 2013.

Damián Vásquez. Fondo, Barcelona. Julio

Laura Rodríguez. Raval, Barcelona. Agosto

2013.

2013.


Andrea Ríos. Mohammedia, Argel. Agosto

Ana Hernández. Ciudad Lineal, Madrid. Sep-

2013.

tiembre 2013.

Francisco Martínez y sus padres. Palomas,

Eloy Cruz, Rocío Arjona y Héctor Martín. Ba-

Madrid. Septiembre 2013.

tán, Madrid. Octubre 2013.

Pilar Barrios y Rubén Silva. Bilbao, Madrid.

Eva Parra. Chueca. Madrid. Octubre 2013.

Octubre 2013.


Emilia Garcia-Romeu y Agapi Fasoula. Lava-

Isabel G贸mez y Seamus. Cercedilla. Noviem-

pies, Madrid. Octubre y diciembre 2013.

bre 2013.

Trovador de Alvernia y Txis. Salamanca. No-

Claudia Albuquerque. Huerta Otea, Salaman-

viembre 2013.

ca. Noviembre 2013.

Elias Ta帽o y Carla Chillida. Patraix, Valencia.

Carla Pereira. Benicalap, Valencia. Enero 2014.

Enero 2014.


Mensajero

Este proyecto partió de la necesidad de pagarme el transporte. Hace varios años que doy mensajes y por ello se me ocurrió que mientras usaba el metro diariamente podía ofrecer mensajes a lxs pasajerxs y cambiarlos por monedas para pagarlo. Me subía al metro y contaba esto mismo, que estaba haciendo una investigación sobre cómo vivir del arte y que por ello se me había ocurrido... Escribía mensajes a máquina en una hoja, los recortaba y los ponía en una linterna vieja. Así, cuando tenía que usar el transporte público ofrecía los mensajes a lxs pasajerxs a cambio de la moneda que desearan darme. Las personas sacaban su propio mensaje y yo les hablaba de sus posibles interpretaciones. Con estas acciones me pagué una buena parte de mis gastos de transporte. Los mensajes eran frases o palabras, generalmente imperativos que hablaban de acciones específicas o de los modos en que podían ser realizarlas. Otras veces eran preguntas o afirmaciones. Por ejemplo: espere tres días / repita / todavía no/ sorpréndale/ concurse/ háblele claro/ es un proceso /¿por qué quiere eso?


La idea de este proyecto era poner los mensajes en reacción con la vida de las personas generando en ellas preguntas o reflexiones. Intentaba ser un medio entre la palabra y su lectura, aplicada a la experiencia cotidiana de lxs pasajerxs, siendo un mensajero que une los mensajes con sus destinatarixs con la idea de que por alguna razón los mensajes aparecen en un justo momento y depende de nosotros aprender a interpretarlos. Comencé con estas acciones tímidamente en Noviembre del 2012 en Madrid, y la gente respondió, al igual que en diciembre, mucho mejor de lo que esperaba. Luego viajé a Colombia, modifiqué mi discurso y comencé a ofrecer mensajes en el Transmilenio, el sistema masivo de transporte de Bogotá. Luego fui a Medellín y seguí haciendo estas acciones en los buses, sorprendiéndome por el interés de las personas, ya que a veces eran más los pasajeros que me pedían mensajes que los que no. En marzo regresé a Madrid pero comencé a sentir que las personas estaban aburridas y malhumoradas y que ya no me ponían atención.Un día me subí a un vagón y dije que simplemente regalaría mensajes a quien quisiera. El cambio fue total, logré que la gente sonriera, y me di cuenta que en vez de pedirle dinero a las personas tenía que regalarles mensajes, por lo que empecé a imaginar formas en que alguien pagara por mi transporte con el compromiso de regalar mensajes en el metro. Este proyecto continúa, sigo dando mensajes a la gente, por el momento no en el transporte público, que últimamente uso poco, ni con un intercambio monetario. Cuentas: MES

INGRESOS

Noviembre

40,96 €

Diciembre

25,22 €

Febrero

33850 pesos 14,10 €

Marzo

23,9 €

TOTAL

104,98 €

[He registrado varias de estas acciones en video y tres versiones pueden verse en Internet en Youtube poniendo las palabras: Mensajero, Alexander Ríos + Metro Madrid / Transmilenio Bogotá / Bus Medellín.]


¿VIVO DEL ARTE? En este momento dos de tres partes de lo que necesito para vivir están cubiertas por este proyecto. Llevo una vida de bajo presupuesto, gastando solo lo necesario, y con la dificultad de no poder asumir gastos extraordinarios. La ayuda de mi familia me da un margen de maniobra para no tener que concentrarme en conseguir más dinero, pero sé que va llegando el momento de apostar por nuevas ideas que me permitan tener mayor independencia y estabilidad. Éste es apenas el comienzo.

MONEY MONEY Desde octubre del 2012, lo que he conseguido con los libros y los mensajes, más lo que he ahorrado de alquiler con Nómada, suma aproximadamente 5000 euros. Necesito de 200 a 300 euros mensuales para vivir, dependiendo de la ciudad y del lugar donde me quede.

GESTOS Al margen de los tres proyectos he tratado de hacer trueque de arte por otras necesidades. He cambiado libros por hospedaje en Lisboa y en Roma y a través de Facebook he podido cambiar libros por móviles y por un corte de cabello.


INTENTOS A lo largo del 2013 mientras desarrollaba mis propios proyectos también me presenté a varias convocatorias con propuestas que en su mayoría involucraban el intento por vivir del arte:

Acciones Complementarias BBAA UCM. Seleccionados. Becas de Residencia Casa de Velázquez. No seleccionado. Bienal Mediterránea 16. No seleccionado. Arte Útil. Museo de Queens. No seleccionado. Visionado de Portafolios. Acciones Complementarias . Seleccionado. Caffe Dosier. No seleccionado. Libros Mutantes. No seleccionados. Entreacto. No seleccionado. SeAlquila Mercado. Seleccionado. Queerartlab Space /ID Madrid. Seleccionado. Circuitos de Artes Pláticas. Comunidad de Madrid. No seleccionado. Injuve. No seleccionado. Can Felipa. No seleccionado


DUDAS ¿El balance de las convocatorias? Regular. Después de un año de insistir, de hacer portafolios, escribir propuestas, currículos, statements, me han quedado: 80 euros, una semana de hotel gratis en Madrid que no usé, varios contactos y la oportunidad de vender libros en un par de buenos eventos. Buenas experiencias, pero pensando en vivir del arte el balance es pobre. Lxs juradxs y lxs comisarixs no premian mis ideas. ¿No soy tan bueno como creo? Desánimo. Dudas.

MIENTRAS LOS JURADOS MIRAN HACIA OTRO LUGAR Mientras no gano premios ni me seleccionan en convocatorias, mis libros se siguen vendiendo, y las personas me siguen hospedando. No he encontrado suficiente reconocimiento en las plataformas del mundo del arte pero mi trabajo está teniendo repercusión, comenzando por las personas con las que me encuentro a diario.

¿APOYO? La mayoría de los sistemas de apoyo institucional para artistas se basan en la competición, en premiar a pocos, en celebrar la genialidad del “mejor”. ¿La sociedad necesita muchos artistas trabajando, o sólo unos pocos: “los mejores”?


GENERACIONES PERDEDORAS Ejemplo: ¿Cómo apoyar a lxs artistas jóvenes con 144.000 euros? ¿Premiando a 12 estrellas? Balance del 2013 de la convocatoria Generaciones de Caja Madrid: 12 artistas con carreras prometedoras. 824 artistas jóvenes sin apoyo. Apoyo al 1,5% de artistas jóvenes residentes en España.

AUTO Está bien, entonces que cada institución gaste el dinero como se le dé la gana, igual seguiremos pidiendo su apoyo, seguiremos aplicando a las convocatorias, pero mientras tanto más nos vale tener nuestro propio plan buscando nuevas formas de financiación y circulación para las obras, si no, el continuar con nuestra práctica artística podría depender de gustarle o no a los jurados del momento. Palabras clave: ferias, colectivo, crowdfounding y muchas de las palabras que comienzan con auto-.

CONSECUENCIA ¿Y si no necesito que nadie valide mi trabajo artístico para vivir de él? ¿Y si no necesito de una institución que medie entre mi obra y la gente? Me siento cada vez más ligero en cuanto voy renunciando al ideal de exponer en galerías, incluso en los museos. La diferencia en que ser reconocido sea una consecuencia y no un objetivo.


arte y dinero arte por dinero arte sin dinero arte de dinero arte más dinero arte o dinero arte con dinero arte es dinero arte ___ dinero

PREMISAS Lo más interesante de toda esta experiencia es trabajar tan cerca de la gente tanto en sus espacios privados como en lugares públicos. Lo que comenzó como una búsqueda económica se está convirtiendo en una filosofía de vida que involucra mi cotidianidad y mi práctica artística, donde el dinero pasa a un segundo plano, pues sigue siendo necesario pero ya no es el objetivo principal.


INTERÉS Se dice que la gente no se interesa en el arte pero más bien valdría preguntar: ¿qué tan interesadxs estamos lxs artistas en ofrecer nuestro trabajo a la gente?

¿QUIERES SER FAMOSO? Tan preocupados por ser reconocidos, por ser tomados en cuenta por lxs jurados, lxs comisarixs, por las galerías, tan preocupadxs nosotrxs lxs artistas jóvenes en la ansiosa carrera porque todxs se den cuenta lo geniales que somos. Aburre el ego del artista. Aburre el mundillo artístico ensimismado. Tanto poder y tan domesticado.

¿PARA QUIÉN? La diferencia que hay entre hacer una obra que cueste 2000 para ser comprada por una sola persona, o hacer 10 obras que cuesten 200 para ser compradas por 10 personas, o hacer 100 que cuesten 20, o hacer 1000 que cuesten 2 o incluso hacer una obra que no le cueste nada a nadie. Posibilidades, posibilidades.


DAR “Lo que te vamos a enseñar no es solo para ti: la semilla se da al sembrador para que haga fructificar la tierra. Lo que te sea dado, será también para los otros. Si lo guardas lo pierdes. Si lo das, por fin lograrás tenerlo.” , Alejandro Jodorowsky.

PÚBLICO Acercar el arte a la gente, y en lo posible a aquellxs que no suelen tener contacto con el arte, buscando nuevas formas de relación, e invitando también a crear. Artistas somos todxs. Irrumpir. Ofrecer. Cuestionar. Regalar.

DESTINO La diferencia entre ir hacia un lugar escogido creyendo que es lo mejor para ti o entregarte a la vida dejando que te lleve a donde sea, confiando en que eso es lo que debes vivir.

PRINCIPIO Dedicarme a darle mi trabajo artístico a las personas, y de ese modo ya iré recibiendo de ellas lo necesario para vivir.


Valencia Enero 2014

www.alexanderrios.wordpress.com alexrios00@hotmail.com

Sobre vivir del arte [enero 2014]  

¿Es posible vivir del arte? Este es la historia de un intento que comienza en Octubre del 2012 en la ciudad Madrid . Escrito por Alexander R...