Page 1

✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

1

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз 2

εїз

MAGIA DE UNA NOCHE DE VERANO εїз

εїз εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

M

✿✿

Maite Carranza

arina, una estudiante desastrosa enamorada del novio de su hermana, se ve obligada a suplantarla y hacer creer a todos que es Angela. ¿Es posible crecer en un dia dos años, diez

centímetros, dos tallas de sujetador, treinta puntos de coeficiente intelectual y además cambiar el color de los ojos y del cabello? La nueva Angela, algo chapucera, vuela a Dublín para hacerse pasar por una estudiante modélica de inglés, pero se cruza en su camino con C.C., un friki desesperado por conectarse a la red que se interfiere continuamente en sus planes, hasta que ambos caen víctimas de las intrigas del hada Lilian, una enigmática criatura de los bosques irlandeses que oculta un secreto. Durante su corto periplo veraniego, Marina y C.C. Vivirán desternillantes situaciones y, equívoco tras equívoco, se embarcaran en una loca aventura que discurrirá por mundos paralelos jamás imaginados. En compañía de la perversa Antaviana y la diosa Luci, se internaran bajo las colinas mágicas, quedaran atrapados en las redes de la Corte de los Tuatha De Danann y deberán enfrentarse a sus monarcas, Finvana y Oonagh, celosos, vengativos y fatuos. Humor, amor y fantasía en esta disparatada comedia de enredo en la que nadie es lo que parece y en la que, finalmente, todos acaban descubriendo su verdadera razón de ser. La magia de una noche de verano puede cambiar la vida de cualquiera.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

3


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 1 Lilian.

L

ilian, el hada violeta, se mecía inquieta en la hoja de un sauce. Era más pequeña que la uña del dedo meñique y tenía la piel suave, las alas aterciopeladas y el cabello brillante. Una bonita hada irlandesa concebida para revolotear de flor en flor, reír alegremente y bailar sin descanso durante las largas noches de verano en los frondosos bosques de Wicklow, allá donde nace el rio Slaney y no muy lejos de la cima del monte Tallaght. Pero Lilian siempre se había sentido diferente a sus compañeras. No compartía con ellas su talante frívolo ni su espíritu mentiroso. Cuando el sol del verano asomaba tímidamente entre los viejos olmos cubiertos de musgo, Lilian se entristecía y deseaba que regresase la oscuridad. Era el único habitante del bosque que no celebraba la llegada del calor que reinaba apenas unas semanas y contagiaba a los Daoine Sidhe, los seres mágicos de las colinas, el deseo de danzar en torno a sus corros de hadas y celebrar sus fiestas nocturnas. Hasta que el frío impregnaba de nuevo los recuerdos escondiéndolos bajo el moho y la escarcha. Esa tarde Lilian sentía la pesadez del aroma denso de los jazmines y de la calidez del aire. Pero no podía culpar al verano. Lo cierto es que el hada violeta temía el momento de su cita con el rey Finvana, el monarca que gobernaba los destinos de los Daoine Sidhe. Algunos irlandeses crían que el legendario reino de los Tuatha De se hallaba frente a las costas brumosas de Pembrokeshire, en un islote que los marinos

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

4


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

conocían como la isla fantasma de Hy Breasail; pero la mayoría tenía la certeza de que los Tuatha De, tras ser derrotados por los milesios en tiempos remotos, se habían refugiado bajo tierra, y que su corte misteriosa moraba bajo las colinas huecas de los valles irlandeses. Y así era. Desde su castillo de Knokma el rey Finvana y la reina Oonagh, dioses ancestrales de los Tuatha De, continuaban presidiendo los cortejos, administrando justicia y dictando sus arbitrarias leyes sobre todos los seres feéricos que poblaban los bosques irlandeses. Un rayo de sol asomó entre las ramas del viejo roble, trepó por los piececillos de Lilian y le acarició el oído susurrándole un secreto: el rey Finvana cabalgaba con su fiel chambelán Diancecht y se hallaba a media milla de distancia. Lilian le dio las gracias y se recompuso rápidamente mojándose la frente con gotas de rosada y pellizcándose las blancas mejillas para perder la palidez. Finvana no debía sospechar su debilidad. Su aspecto tenía que aparentar ligereza, despreocupación y una alegría que estaba lejos de sentir. Lilian, viajera del tiempo, cruzaba alegremente las fronteras entre los humanos y las hadas y visitaba sus mundos desde hacía muchos años. Pero ahora –se lamentaba- había caído víctima de su dualidad. A pesar de ser la única capaz de aunar sueños y realidades y de mantener vivo el espíritu ancestral de las hadas –o tal vez precisamente por ello-, se hallaba en una encrucijada difícil de resolver. Ambos mundos se rebelaban contra ella y le pedían cuentas de sus continuas injerencias. -¡Ya llegan, ya están aquí!- gritó la ardilla desde lo alto de la copa del roble. Lilian se apresuró a dar algunos toques al escenario de su representación para enternecer al monarca. Rogó al jilguero que cantase y, cuando sus trinos aligeraron el sopor del atardecer, suplicó al rayo de sol que iluminase el claroscuro y pidió por favor a las campanillas y pensamientos que abrieses sus capullos jóvenes y tintasen la campiña de colores. En un abrir y cerrar de ojos, el hada violeta consiguió un idílico escenario campestre. Batió las alas energéticamente y, mientras aumentaba su tamaño hasta adquirir

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

5


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

medidas humanas, desprendió un polvillo suave y dorado que templó el viento e irradió bienestar, justo a tiempo para recibir a sus invitados, dos dioses apuestos y rubios, como todos los Tuatha De. Finvana y Diancecht sujetaron sus monturas por las bridas y saltaron de la grupa de sus caballos casi al unísono. Pero mientras Diancecht logró mantenerse en pie, Finvana fue a caer aparatosamente sobre un montículo de tierra. Una caída ridícula para un rey y para cualquier jinete que se preciase. Lilian contuvo la risa, pero no así un pixie que lanzó una carcajada descortés y que a punto estuvo de romper con sus rimas groseras el encuentro que Lilian pretendía plácido y relajado. Finvana, que se cree un dios alado, salta de su caballo surcando los cielos, sin acordarse de su barrigón odiado. ¡Y el pobre pesado, acaba en los suelos! -Ja, ja, ja, ja…- la risa del pixie sonó desagradable. Finvana palideció, Lilian tembló de pies a cabeza y Diancecht desenvainó su espada. -¿Quién osa tamaña burla de su rey Finvana?- rugió el chambelán escudriñando la espesura con sus ojos avezados a la caza. -Un fiel servidor de la reina Oonagh- respondió la vocecilla burlona. Lilian lamentó su mala suerte. La sola mención de Oonagh, la sarcástica reina rubia, conseguía enfurecer a Finvana, su esposo. Cuál no sería su rabia si Oonagh se enteraba de su vergonzosa caída y se convertía en la chanza preferida de sus juglares para las próximas fiestas de la cosecha. -¡Sal, cobarde, y da la cara!- gritó Diancecht defendiendo el honor en entredicho de su monarca. Lilian acudió solicita en ayuda de Finvana y le ofreció su mano. -No es molestéis, mi señor. Un pixie insolente que pronto olvidará lo sucedido.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

6


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Diancecht lo ayudó a su vez a limpiar la tierra que ensuciaba su real nariz. -Un cobarde sin memoria, majestad. Un pixie tonto. Pero la voz del pixie tonto se oyó claramente y ensombreció la mirada de Finvana: -Los ojos del bosque han visto este incidente, los oídos del agua lo han escuchado y la indiscreción de los pixies lo mantendrá vivo. ¡Viva Finvana, el rey gordo volador! Finvana, pillado en falta, contuvo la respiración y disimulo la protuberancia de su vientre. Los años y los banquetes habían acabado por pasarle factura en un reino donde no se perdonaba la fealdad. -¡Maldito duende miserable!- clamó Diancecht enojado-. ¡Mi espada cortará tu lengua, la estofaré con setas venenosas y se la ofreceré a la reina Oonagh para que también se envenene con ella, tenlo por seguro! Y Finvana, sintiéndose vengado, sonrió. -Una idea excelente, recuérdamelo en el próximo banquete que compartamos con mi esposa la reina. Luego añadió en tono lastimero: -Y prohíbeme comer hasta la próxima cabalgata. -Sí, mi señor. -Debiste advertirme antes. -No observé ninguna anomalía, señor. -¿Ah, no? Pues ni siquiera me veo los pies.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

7


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-La curva de la felicidad la llaman los humanos. -Yo no soy humano y no soy feliz. -De acuerdo, majestad. Tenéis prohibido ingerir alimentos hasta nueva orden. -Hasta que desaparezca mi barriga- insistió Finvana. Diancecht asintió puntualizando: -Como deseéis, pero os recuerdo que os pone de un pésimo humor. -Peor humos gastaré si la reina se mofa de mí. -Tenedlo por seguro- ratificó Diancecht imaginando el fino sarcasmo de Oonagh. De pronto, el rey sonrió abiertamente alborozado. Acababa de recordar el motivo que le había llevado hasta la cima de la colina. -Pero voy a vengarme con creces. Cómo rabiará cuando vea a mi nuevo capricho. Háblame de él, Lilian. Lilian se mordió los labios hasta hacerlos sangrar. Ni una sola palabra salió de su boca. -No he oído tus explicaciones, Lilian. ¿Cabalga como una amazona, posee el don de las lenguas, sus cabellos son como el amanecer, interpreta música como los ángeles? -Seguro, majestad, aunque… -¿Ha aprendido modales? Lilian vaciló.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

8


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Los humanos son lentos en el aprendizaje. -No hay más dilaciones, Lilian. No esperaré siete años más. -Sin embargo, los siete años ayudarían a mejorar…- balbuceó el hada sin lograr acabar su frase. -No hay punto de comparación entre una belleza efervescente y una marchita. Las humanas enseguida pierden su lozanía- la cortó el rey. -Os equivocáis, majestad. Las niñas humanas son locuelas e imprevisibles; las jóvenes, en cambio, conservan su piel tersa, pero tienen los nervios templadossostuvo con aplomo Lilian. Diancecht intervino: -¿Estás sugiriendo que no puedes cumplir con tu palabra? Lilian quiso sonreír pero el miedo paralizaba sus facciones. -En absoluto. -¿Nos estás pidiendo un aplazamiento? -Tal vez… -Denegado. -Pero… -¿Cuál es el problema? -Ninguno. -¿Entonces?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

9


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Sólo pretendo que las cosas salgan bien- afirmó Lilian. -Por eso estamos aquí, para asegurar que todo salga bien. ¿Saldrá bien? Responde- la conminó Diancecht. Lilian cabeceó con desespero. -Naturalmente que todo saldrá bien. Diancecht, la voz de su amo, el rey, se repinó el flequillo con coquetería y acerco sus ojos acaramelados al hada violeta. -Querida Lilian, tu tarea de estos últimos años finaliza la próxima semana. No queremos confiar ni un solo detalla a la improvisación. Todo tiene que salir a pedir de boca. Te confiamos el capricho de Finvana sabiendo que no nos defraudarías, pero si no cumplieses tu palabra…- carraspeó. -Cumpliré, tenedlo por seguro. -Ya sabes que en caso contrario… -Lo sé, lo sé. -¿Recuerdas al hada azabache? Lilian sintió un escozor en la garganta. -Fue un simple descuido. -Eso es lo que no estamos dispuestos a consentir, ni un descuido. Lilian bajo la cabeza. -Lo he entendido.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

10


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Estupendo- aplaudió Finvana-. Ardo en deseos de humillar a Oonagh con una milesia. Esa afrenta le será difícil de superar. Diancecht le indico silencio con el dedo índice entre los labios. -Discreción, mi señor. Si queréis que el efecto sorpresa sea un factor indispensable en vuestra ofensiva. Pero Finvana no deseaba pasar inadvertido. -Pues no. Estoy seguro de que en estos mismísimos momentos los muchos espías de Oonagh, la reina, le han comunicado mis planes, sabe lo que le espera y está clamando contra mí. Lilian tembló. -Eso significa que tal vez intente impedirlo. Finvana se encogió de hombros. -Tal vez. Diancecht comprendió el apuro del hada. -Majestad, le hemos puesto las cosas muy difíciles a Lilian. -Tal vez. Diancecht se disculpo en silencio con Lilian. El egoísmo de Finvana no tenia limites. -¿Sabéis cuál es el mayor sufrimiento de los sufrimientos?- preguntó Finvana disfrutando de antemano de su respuesta. Ambos sabían que su deber era fingir que no lo sabían para que Finvana pudiera lucirse. Y eso hizo con un tono pomposo.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

11


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Conocer de antemano el sufrimiento y no poder impedirlo. ¡Ésa es la tortura que le infrinjo a Oonagh cada siete años, ésa es mi venganza! Las voces burlonas de los pixies cantaron al unísono.

12

¡Finvana iba más ufano que un gallo pero cayó del caballo, se dio de morros y quedo hecho unos zorros! Diancecht iba a responder a los irrespetuosos duendecillos, pero su rey le indico silencio. Al cabo de poco, al no obtener ninguna réplica, gritaron: -¡Larga vida al gordo Finvana, el reyo volador! Finvana no se alteró lo más mínimo. Monto sobre la grupa de su caballo con agilidad y le sonrió a Lilian. -Ríe mejor quien ríe el último. ¿Verdad, querida Lilian? Lilian asintió con humildad. -Desde ahora mi barrida queda en tus manos, Diancecht. No la quiero para la cabalgata. Lilian se estremeció. Era la responsabilidad más desagradecida que ningún chambelán hubiera compartido anteriormente con su monarca. Por nada del mundo le gustaría estar en la piel de Diancecht. Aunque pensándolo bien, su situación era muchísimo más desesperada.

Cuando los jinetes se convirtieron en una mancha en lontananza, el hada violeta empequeñeció de nuevo y rompió en desesperados sollozos. -Ea, ea, tranquilízate- la consoló una voz amiga.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Lilian levantó los ojos y a través de las lágrimas distinguió la esbelta silueta del hada púrpura. -Oh, mi señora, no podré cumplir mi palabra.

13

El hada púrpura sonrió. -No vamos a incurrir en el mismo error real, ¿no crees?- luego alzó la voz hacia la espesura del bosque y comunicó con un deja de sorna-: Queridos pixies, lo siento por vosotros y vuestra sagrada misión de espías de Oonagh. Un simple chasquear de dedos y una cantinela incomprensible que convocaba un hechizo las trasladó hasta la grieta del lago, allí donde ningún ojo ni ningún oído podía robar sus palabras ni captar sus gestos. Una vez a solas el hada púrpura la interpeló. -Y bien, querida Lilian, nada está perdido puesto que nada está comenzado. Lilian no era de la misma opinión. -Mi señora, sabéis muy bien lo que ha sucedido. Es terrible y me siento incapaz de cumplir con lo prometido. ¿Cómo iba a decirle la verdad al rey? No puedo entregarle a la milesia, os lo expliqué. El hada púrpura le acarició el cabello en silencio. -Hace tres años, cuando me comprometí, no tenía ni idea de lo difícil que resultaría todo- explotó Lilian. -Anda, sécate esas lágrimas, yo puedo ayudarte. -¿De verdad? -Claro, tengo una idea excelente que lo solucionará todo. -Gracias, mi señora- exclamó la pequeña Lilian besando la mano de su

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

protectora-. Os estaré eternamente agradecida. -¿No preguntas por qué te ayudo? -¿Por qué me ayudáis?

14

El hada púrpura, zalamera, la rodeó con sus brazos. -Porque eres joven, ingenua y tienes una cosa que yo deseo. -¿Cuál?- se extrañó Lilian. -¿No lo adivinas? -Pues no, mi señora, no tengo ni la más remota sospecha… El hada púrpura suspiró con condescendencia. Ciertamente, Lilian era demasiado joven e ingenua.

Transcrito por Brendiiz.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 2 Marina.

T

arde de julio bochornosa. Bochornosa era poco. Agobiante, infecta, irrespirable. Eso era más, pero aún no era suficiente. Insoportable, horrorosa, desesperante. Desesperante. Esa palabra le gustó. Era quizás la que más se aproximaba a su suplicio. Desesperante del que desespera y ya no espera nada. Porque aunque se diga eso de que, lo cierto es que a Marina no le quedaba ni una pizca. Se le había evaporado con el calor, el tedio y el aburrimiento infinito de las tardes de matemáticas. Y para más inri se llamaba Marina. Que si sonaba algo, aparte de a mema, era a mar.

El mar. Menuda ironía. Sabía que existía por los mapas de geografía y por su hermana Ángela, que día sí y día se remojaba en las azules aguas mediterráneas y lucía un bronceado de miedo. El mismo bronceado que pasearía durante el mes de agosto por las ruidosas calles de Dublín en compañía del chico más guapo del mundo, su amor secretísimo, mientras ella permanecería encerrada en la academia de repaso. ¿Por qué unos tenían tanto y otros tan poco? La vida era injusta. Ese verano Marina no había olido el mar. Se había quedado con el nombre, el cachondeo y las ganas, por suspender, y permanecía prisionera en Sant Feliu de Llobregat, una ciudad cercana a Barcelona, aunque sin turistas, sin veraneantes

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

15


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

y sin vida. El verano se vestía de una neblina pegajosa y sucia que invadía las calles y las plazuelas y provocaba el éxodo de sus habitantes a lugares mejores. Hacia finales de julio, Sant Feliu se transformaba en una ciudad fantasma. Panaderías, farmacias y bares echaban las persianas, colgaban sus carteles de cerrado por vacaciones y las hojas agostadas de los plátanos caían aburridas al suelo y ahí se quedaban hasta septiembre, impregnando las ramblas de tristeza, del mismo espíritu decadente –en blanco y negro- de las películas de desastres nucleares. Ni una bicicleta, ni un helado, ni una risa que contradijese la certeza de que Sant Feliu había sido víctima de una bomba atómica. Marina estaba sentada en un aula de la Academia Solbes, a treinta y tres grados centígrados a la sombra, frente a una pizarra llena de números. Intentó consolarse pensando que el verano era una invención, una gran mentira como los Reyes Magos y la liberación de la mujer. Pero no. Volando, indiferente al calor y al tedio, apareció la prueba fehaciente de que el verano estaba por ahí fuera, campando a sus anchas. La confirmación de que el mundo estaba lleno de gente feliz comiendo sandia y chapoteando en el agua. Primero fue un zumbido inaudible que enseguida se materializó en una diminuta sombra burbujeante de alegría veraniega. Era un mosquito gigante. Un mosquito que pululaba rozando la calva del esforzado profesor de matemáticas que garabateaba fórmulas en la pizarra, indiferente al calor y a los sentimientos ajenos. Y Marina, la única alumna de todo el planeta Tierra, vislumbro la posibilidad de que su pequeño infierno finalizase una hora entes. Bastaría con que el mosquito atacase. Un buen picotazo, un aullido de dolor, un manotazo, una salida precipitada del aula, un continuamos mañana y un día menos de condena. Perdida la esperanza, la desesperanza de Marina residía en tachar los días que quedaban. Restar sumaba. No iba tan mal de matemáticas. Y se puso a ello. Se concentró firmemente en el mosquito y, aunque no creía en la telepatía, esa tarde tampoco le apetecía cuestionarse sus creencias. Cerró los ojos y le rogo encarecidamente que se posase sobre la calva del calvo y se pegase un festín. -¿Y la fracción de 9 multiplicado por 6 da…? Sin respuesta. Marina no era Einstein y no podía hacer dos cosas a la vez. No

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

16


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

podía establecer comunicación telepática con un mosquito y, simultáneamente, resolver una fracción. -¿No lo sabes? Gran deducción. Propia de un profesor de matemáticas. -Es que…hay…, hay un mosquito –balbuceó sin mucho convencimiento por tener que enseñar sus cartas. -Marina, es la excusa más idiota que he oído en mi vida. ¿No tienes otra mejor? Touché. La vida era injusta. De acuerdo que era una excusa. Como lo de, . Que se le muera a alguien el gato o aparezca un mosquito en el aula no dejaba de sonar a excusa, pero a veces pasaba, con lo cual podría ser considerada una media verdad. Y de pronto el mosquito, el muy traidor, picó a Marina en la mano que sostenía el boli. En la vida de Marina su tostada siempre caía por el lado de la mantequilla. Su hermana Ángela se quedaba con los chicos guapos, las buenas notas y los ojos azules. Aullido, manotazo y vuelta a comenzar. Marina no tenia potestad para el continuamos mañana, pero no se amilanó e intentó improvisar un final feliz para su historia montando el numerito. -Me duele mucho, muchísimo. Se me está hinchando el dedo. El calvo comenzó a sudar. Tal vez por el calor o por el apuro de no haber creído la media verdad de su alumna. Le estaba bien empleado un poco de chorretón de sudor culpable. -¿No estás exagerando? Naturalmente que exageraba. Faltaría más. Si no hubiera exagerado, lo suyo

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

17


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

seria masoquismo puro y duro. Pringar con el mosquito y las matemáticas. Una ecuación imposible. Marina sabía exagerar como todas las chicas que llevaban practicando desde su más tierna infancia. La perfección exagerativa la había conseguido hacia tan solo un año, justo al rozar la franja de la adolescencia. Tras un par de minutos intentándolo logro que dos gruesas lágrimas resbalasen por sus mejillas al tiempo que reprimía un sollozo tristísimo. Lloraba de rabia, claro, pero esa sutileza no restaba valor a su capacidad interpretativa. Impresionaba. El calvo dudó, miró el reloj de reojo, carraspeó, se lo pensó y, vencido, abandonó la tiza pringosa de sudor en la repisa de la pizarra. -Anda, vete… Mañana continuaremos y… Antes de que hubiera acabado la frase, Marina ya estaba en la calle. Pero no estaba sola. Ante su estupor, el mosquito la había acompañado revoloteando sobre su cabeza dispuesto a continuar con su merienda. Qué fastidio. Movió los brazos en molinete, pero el mosquito continuó ahí, impertérrito y, aunque a punto estuvo de aplastarlo en un par de ocasiones, el muy peleón no se dio por vencido. Optó por correr, seguida por su nuevo amigo volador y, a medida que sus piernas se iban alejando de la academia, la cabeza, actuando de forma inversamente proporcional, se le iba vaciando de números y le iba dando hasta para pensar. Pensándolo bien, para el calvo no debía ser ninguna bicoca estar dale que te pego todas las tardes de julio llenando pizarras de números. A la legua se le notaba el cansancio; y el aburrimiento. Como a ella. A lo mejor el mosquito le había servido de coartada. Tal vez los profesores tuviesen sentimientos humanos, aunque los disimulasen. -¡Marina, Marina! Marina se detuvo, miró a su alrededor y no vio a nadie. Naturalmente a esa hora no había NADIE sudando sobre el asfalto. Los mortales que ella conocía estaban en la playa, en la piscina o en el sofá de su comedor climatizado.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

18


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Marina. No había duda. Era un susurro, una voz venida de otra dimensión, tal vez de la dimensión de los sueños. Se estremeció. ¿Podía ser la voz de Patrick, el irlandés con el que soñaba noche tras noche? ¿Ese chico de ojos apasionados y sonrisa brillante que se había convertido en el protagonista de sus fantasías inconfesables? -Marina. Sin embargo, la voz era ligera como el viento, aflautada, o se: femenina. Volvió a detenerse e inspeccionó infructuosamente a su alrededor. Oteó en la lejanía y hasta levantó la mirada protegiéndose los ojos del sol para intentar distinguir alguna silueta borrosa asomada a una ventana. De nuevo nada. Estaba absolutamente sola en medio de la calle. Ni un coche, ni un paseante, ni siquiera un balcón entreabierto sugerían un asomo de vida. Así debió de quedar Nagasaki the day after. Excepto el mosquito. Y de repente lo vio claro. Más aún, lo estaba viendo tan claramente que se llevó las manos a la cabeza. Fue un gesto instintivo para cerciorarse de que tenía la cabeza en su sitio y de que no era otra cabeza ni eran otros ojos los que estaban viendo a ese mosquito que en realidad no era un mosquito, puesto que los mosquitos no hablaban ni tenían una melena rubia ni dos piececillos perfectos con sus cinco dedos correspondientes. -Ángela está muy mal- pronuncio inteligiblemente el pequeñísimo ser volante inclasificable que unos segundos antes confundía con un mosquito. Marina abrió y cerró la boca estúpidamente. Hubiera deseado decir algo, hubiera deseado responder, pero no le salieron las palabras. Estaba viendo lo que veía. Una muchacha de la mitad del tamaño de su uña del dedo meñique, vestida con un pétalo violeta que revoloteaba en el aire gracias a dos pequeñísimas alas translucidas. En su mano brillaba un objeto punzante, una

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

19


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

finísima aguja reluciente que había clavado en su dedo, de ahí la confusión con la picadura de un mosquito. No era una visión. No se lo estaba inventando. -Corre, vuelve rápidamente a casa- insistió la alucinación-. Ángela te necesita, ¿me oyes? Pero Marina no pudo escuchar a la diminuta intrusa voladora que se sostenía en el aire apenas un palmo de su nariz. Sintió un zumbido en los oídos y un agudo dolor ahí donde se suponía que estaba su cerebro. No tuvo tiempo de plantearse si sus conexiones neuronales estaban sobrecargadas o si su diferencial de raciocinio había detectado un fallo en su sistema cognitivo y estaba a punto de saltar. Y eso fue precisamente lo que sucedió. Su cerebro se declaró en huelga de pensar y se desconecto. Marina se tambaleó, boqueó como un pez en busca de aire y sintió como las piernas le flaqueaban y dejaban de sostenerla. Luego, perdió la noción del la absurda realidad.

Transcrito por Brendiiz.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

20


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 3 Raeyn.

E

l horizonte teñido de rojo anuncia la hora del crepúsculo. Raeyn avanza sigilosamente hasta la cima de la colina y desde allí otea la fortaleza flanqueada por sus seis torres circulares.

El escurridizo elfo estudia con detenimiento sus muros inexpugnables. Le gusta plantear la estrategia del ataque a solas, por eso se ha adelantado a la cita. Frunce el ceño, mientras su mirada atenta barre una y otra vez las murallas, de apariencia solida, sin fisuras. Las piedras de sillería están firmemente encajadas unas con otras, pero su agudeza visual, infinitamente superior a la de un humano, detecta algo entre la segunda y la tercera torre. Acaba de descubrir una posible abertura, apenas una cicatriz rosada en la piedra, que bien podría ser una puerta secreta. Su mirada penetrante se hace más y más intensa a medida que la oscuridad de la noche se va adueñando del paisaje. Hasta que confirma con toda certeza que, en efecto, se trata de una entrada. "Te tengo, Trumble, viejo amigo", piensa para sí, mientras desciende hacia el bosque y regresa al amparo de las sombras. Raeyn no se arredra ante las dificultades. A su naturaleza temeraria de hunter nocturno le fascinan los retos y se relame de gusto pensar que se avecina una batalla inolvidable. Trumble es astuto. Los poderes del dragón esmeralda son leyenda, y pocos, muy pocos se han atrevido a enfrentarse a él para disputarle el botín que guarda con tanto celo.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

21


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Raeyn viste cota de malla plateada ceñida con cinturón de cuero, calza suaves botas de gamo y en su mano luce el anillo que obtuvo en la mítica batalla contra Reslof. Apenas se le distingue entre las raíces centenarias del tejo gracias a la capa de sárgum adquirida en su última correría; amparado en ella puede confundirse con su entorno y pasar desapercibido. Y sin embargo, alguien le ha visto, puesto que, sin previo aviso, una descarga mortífera alcanza la rama del tejo que se encuentra a su espalda. Por unos milímetros se ha librado de seguir su suerte. Raeyn se lanza al suelo inmediatamente y se cubre la cabeza con la capucha. Ahora resulta totalmente invisible y, teniendo en cuenta que su enemigo no tiene buena puntería, puede considerarse a salvo. Al poco de esperar oye un ruido, un crujir de ramas leve pero suficiente para alertar a su naturaleza de cazador. Sonríe maliciosamente mientras su mano busca a tientas la empuñadura de su daga. Permanece inmóvil y contiene la respiración unos instantes. Las pisadas toscas del gnomo, inconfundibles, van acercándose. Raeyn actúa con el sigilo propio de los elfos nocturnos sin poder reprimir su disgusto ante la cercanía de ese insufrible bravucón paticorto y orejudo. Estaba seguro de que tenía que ser él. De un salto se sitúa a la espalda del gnomo y le sujeta hombros y brazos con fuerza, mientras clava la punta del arma en su cuello. -¡Quieto ahí, Mirior! Mirior resopla y se debate. Intenta girarse pero la daga se hunde en su carne y le provoca un grito de dolor. -¿Qué haces? ¡Déjame! Raeyn no afloja su presión. -Querías chamuscarme pero fallaste. -Raeyn, suéltame o lo pagarás caro. -No, hasta que reconozcas que has pretendido matarme.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

22


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿Yo? -Aquí está la rama y pienso mostrarla a todos. Mirior se relaja. Está pensando. Está buscando una salida airosa a su situación. -Bah, creíste que iba a por ti. Estaba ensayando. Raeyn ya conoce la táctica de los brujos cobardes. -Sabias que era yo. Mirior responde con una mueca desdeñosa. -Vaya, Raeyn, lo siento, te confundí con un sapo. Su voz es chillona y pretendidamente interesante. Se cree muy gracioso, pero Raeyn jamás le ríe los chistes. Quizás por eso su antipatía es mutua, aunque ambos luchen en el mismo bando. ¿Atentaba contra su vida? ¿Debe denunciarlo? ¿Es eso una declaración de guerra? Raeyn está confuso. De pronto los dos se detienen al unísono. Han detectado unos pasos inconfundibles. Ligeros, seductores e inquietantes. Inconscientemente, Raeyn se recompone el cabello con coquetería mientras observa al warlock, que as u vez carraspea para modular su voz. Es la maga Thana, una humana de ojos felinos que, a diferencia de Mirior, tiene un excelente sentido del humor y una voz grave y modulada. -¿Depredando?- les increpa con una sonrisa contagiosa-. Chicas, claro –y consigue desconcertarlos-. Os vi ahí, agazapados y esperando a vuestra presa…, y me dije: voy a dejarme caer en su territorio de caza. Raeyn quiere sonreír pero le cuesta. Es tímido y Thana le gusta demasiado para abrir la boca y arriesgarse a decir una tontería.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

23


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Afortunadamente, un nuevo personaje irrumpe en escena y se interpone entre ellos blandiendo su hacha y dispersando en pedazos minúsculos el odio invisible desatado entre Raeyn y Mirior. -¡Salud, amigos! A tus pies, querida Thana. ¿Creíais que os libraríais de mí? Su risa estentórea matiza la fuerza de su condición de warrior. -Varlik el enano no se rinde y menos ante el viejo dragón Trumble. Vamos allá, estoy impaciente. Su cordialidad es contagiosa y Raeyn percibe cómo la tensión desaparece. Con Varlik al lado, luchando codo a codo, todo resulta fácil. Van llegando los demás y pronto el bosque se puebla de saludos y consignas. Finalmente, Jerjes, el líder, un elfo priest cubierto de alhajas, guantes y anillos, les convoca para exponerles su estrategia. -Tenemos una buena composición de fuerzas. Confío en el aguante de los tanks, la energía de los rogues y la habilidad de los hunters. Raeyn le escucha con admiración. Es el más curtido y el más carismático. Jamás duda de sus decisiones y posee una rara habilidad para despertar el entusiasmo de sus tropas. -Trumble no es un enemigo fácil. Necesitaremos mucho maná DPS y todas vuestras armas. Imbuidos por el entusiasmo de Jerjes, levantan sus espadas, sus hachas, sus mazos, sus arcos y ballestas y lo aclaman. Jerjes continúa con su arenga: -Sabed que el viejo dragón Trumble es especialmente peligroso en el cuerpo a cuerpo y que su aliento es capaz de barrernos en un instante. No os confiéis y, sobre todo, vigilad su ataque de cola y su técnica mortífera de tierra chamuscada. Raeyn vibra emocionado. Le ocurre siempre antes de las batallas. La proximidad

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

24


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

del peligro le llena de energía. Jerjes los mira uno a uno como haría un buen general repasando el estado de sus tropas. -Tendremos que destruir la muralla en el punto más frágil. En ese momento Raeyn interviene. Ése es su momento, lo sabe, y mira de reojo a Thana notando un ligero temblor en las cuerdas vocales al decir su frase. -No será necesario, hay una puerta secreta. Entre todas las miradas que se posan sobre él puede percibir el filo cortante de los ojos del gnomo y la caricia de los oscuros ojos de Thana. Pero Jerjes se permite dudar de su palabra. -¿Estás seguro? -Naturalmente- exclama Raeyn orgulloso. -¿Nos la muestras? Raeyn salta con agilidad hacia el sendero que bordea el claro, tensa su arco y lanza una flecha que surca silenciosamente el cielo nocturno hasta clavarse en la ranura de la muralla, ahí justo donde se dibuja la obertura. La maga humana lanza un silbido de admiración por su puntería. -¡Increíble! Raeyn se engalla y eso enerva aún más a Mirior. Jerjes, por el contrario, está encantado y da la orden sin titubeos. -En marcha. Sin embargo, el gnomo no se conforma y se le oye refunfuñar sembrando la discordia entre las filas. -Demasiado fácil. Esa puerta bien puede ser una trampa del viejo Trumble.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

25


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Raeyn lo oye y se muerde la lengua para no responder al warlock que, envalentonado, continúa con sus sucias intrigas. -Nos sucederá como en el asalto a la mazmorra de Serbrun. Caeremos en una emboscada. Los gritos de alegría del enano Varlik roban el protagonismo a Mirior. -¡Ya la tengo! Es una puerta magnifica. Varlik el enano golpea su maza contra ella, pero no consigue moverla ni un milímetro. La humana Thana le indica que se aparte a un lado y utiliza su magia para abrirla lanzando una bola de fuego. Los goznes oxidados chirrían y la vieja puerta de piedra se abre lentamente. Elfos, humanos, enanos, gnomos y draeneis, juntos, empujan al unísono hasta que la puerta cede definitivamente. Ante ellos se abre un pasadizo oscuro que se hunde en la tierra y sortea el patio de armas de la fortaleza. Probablemente, conduzca al corazón de la mazmorra donde se oculta Trumble. -Magnifico, Raeyn- aplaude Jerjes sinceramente impresionado-. ¡Exploradores, adelantaos! Dos draeneis warriors, dispuestos a enfrentarse a cualquier peligro, se adelantan unos metros y pronto informan al jefe de que no hay peligro alguno exceptuando el engorro de un foso de agua que deben atravesar. Sortear el foso no es nada fácil. Deben bucear bajo una cueva subterránea para luego volver a subir a la superficie, y sin magia no es posible aguantar tanto tiempo la respiración. Los magos se reparten la tarea de conceder el donde de bufear, o sea, de respirar bajo el agua. Raeyn es de los últimos. Esperaba la mano de Thana, pero alguien ha insistido para que Thana partiese e, inexplicablemente, se encarga de la tarea el gnomo Mirior. Jerjes le da las instrucciones sin tener en cuenta la tensa relación que existe entre ambos. -Mirior, bufea a Raeyn.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

26


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Raeyn intercepta una sonrisa del gnomo antes de lanzarse al agua y se siente amenazado. ¿Es una intuición? En efecto, Raeyn nada bajo el agua sin problemas hasta que comienza a percibir que algo funciona mal. Aún está a media travesía cuando siente una opresión fatal en el pecho. No puede respirar. La magia de warlock ya no funciona. Bracea desesperado para alcanzar la superficie, pero se encuentra dentro de la cueva subterránea, rodeado de oscuridad, y topa con el techo. La cueva se estrecha más y más y solo tiene dos opciones: continuar adelante o morir. Raeyn no permite que la angustia lo paralice; sería fatal. Por ello se obliga a mantener la mente en blanco y a accionar brazos y piernas mecánicamente mientras el corazón, débilmente, bombea sangre a sus pulmones encharcados de agua. Está al límite, aunque ya puede vislumbrar a lo lejos un rayo de luz. Se aferra con ahínco a esa esperanza, pero en ese mismo instante siente cómo las fuerzas le abandonan y su corazón comienza a dejar de latir. Está muriendo. Unos segundos más y morirá definitivamente. Utiliza todo el intelecto en propulsarse hacia delante y cae fulminado en el instante en que Thana, alertada por su tardanza, le bufea milagrosamente su último aliento vital. Raeyn abre los ojos sin admitir que todavía estaba vivo. Su agonía ha finalizado bruscamente y ya es capaz de respirar y moverse con soltura dentro del agua. Piensa con rapidez que el gnomo Mirior le ha querido matar de nuevo y que pagará por eso, pero el gnomo se le adelanta, llega unos segundos antes a la orilla y le ofrece la mano con la cabeza gacha, apesadumbrado y musitando: -Lo siento, no calculé bien- y añade en un tono que pretende ser jocoso-: quizás por tu parecido con los sapos. Raeyn sabe que miente, pero nadie le creería si le acusase de intento de homicidio. ¿Qué motivo movería a un gnomo a deshacerse de un compañero elfo unos minutos antes de la batalla? Ninguno, evidentemente. Acepta, pues su mano, pero masculla: -He estado a punto de morir.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

27


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Thana se interpone entre los dos y expresa su preocupación: -Me di cuenta enseguida, no podías tardar tanto, eres el más rápido. Raeyn siente un nudo en la garganta. Thana sufre por él y reconoce que es un elfo rápido, eficiente. Quizá sea la dulzura de Thana, pero algo diluye el veneno que destila su mano y que la aguijonea hacia su daga. Hasta sus palabras brotan de su boca sin odio: -Si no llega a ser por Thana, no hubiera llegado vivo. Thana, te debo la vida. Raeyn cae en la cuenta de que esa deuda supone una buena excusa. Permanecerá, como una sombra junto a Thana, protegiéndola, para cumplir ese promesa. Hasta siente que está agradecido a Mirior. Sin previo aviso un rugido furioso que proviene de las profundidades de la tierra les hiela la sangre en las venas. Es el dragón esmeralda. Es el grito de guerra de Trumble, que se ha adentrado en los túneles para interceptarlos antes de que consigan dar con su guarida. Jerjes detecta el peligro y da órdenes con rapidez: -¡Vosotros, Varlik, Mirior, Thana y Raeyn, por el túnel de la izquierda! Raeyn maldice su mala suerte. Si bien Thana y él siempre combaten juntos, ahora Jerjes se empeña en vincularlo a Mirior con la esperanza de que sus lazos de solidaridad se refuercen en la lucha cuerpo a cuerpo. Jerjes es un buen líder, pero se equivoca. Caminan a tientas, dudando en cada encrucijada, dejándose llevar por el azar, o escuchando al instinto que guía sus pasos, y procurando actuar con cautela. Raeyn funde su sombra con el contorno de la bella sombra de Thana. Así se siente más cerca de ella y se jura que, mientras sus sombras avancen juntas, Thana estará a salvo. Pero, a pesar de todo, Trumble los detecta fácilmente y se lanza en su persecución. El encuentro es inevitable. El dragón se aproxima y súbitamente la temperatura se dispara. La cueva se inunda de un calor

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

28


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

pegajoso, las piedras arden y los guerreros tienen que evitar tocarse puesto que el mero contacto físico puede producirles quemazones. -¡Apartaos!- grita súbitamente el enano Varlik. Su condición de tank le permite estar en primera fila de combate y, como buen warrior que es, puede detectar al dragón antes que nadie. Thana prepara su lanza de hielo y Raeyn tensa su ballesta. Ninguno de los tres guerreros se preocupa por el gnomo. Es más, no podría asegurar si continúa con ellos o si ha desaparecido en alguna de las bifurcaciones laberínticas de la cueva. De pronto, Trumble se muestra ante ellos con una maniobra veloz e impropia para su tamaño y peso. El gigantesco dragón esmeralda se alza sobre sus dos patas traseras y expulsa un chorro de fuego destructor que chamusca las botas de Raeyn. Es solamente un aviso de su poderío. La belleza de Trumble y su coraje desconciertan unos instantes a los guerreros, que se frotan los ojos para librarse de la visión. Raeyn entiende que es una maniobra de distracción. -¡No le miréis a los ojos! En efecto. A punto ha estado el enano de sucumbir al hechizo, pero reacciona inmediatamente y despierta el odio de la bestia, que se revuelve agresiva contra él. Mientras tanto, las flechas de Raeyn y la lanza de hielo de Thana se hunden en la carne del dragón haciéndole lanzar aullidos de dolor. Trumble es un enemigo temible. La lucha y el cansancio no hacen mella en él. Pronto les demuestra que su leyenda está fundamentada. Raeyn nota cómo el cansancio le impide lanzar sus flechas con precisión. Su energía se agota. -¡Me falta maná!- dice dirigiéndose a la maga Thana.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

29


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Su amiga le ofrece una gema mágica que Raeyn recibe como un valioso presente. Aún está impregnada de la mano de Thana, de su aroma y de su dulzura, y quizás por la suma de todo ello reemprende la batalla con renovadas fuerzas. -¡Fíjate!- exclama Thana asustada-: Varlik no aguantará mucho más. Así es; el valiente enano, siempre en primera fila, recibe toda la ira de la bestia sobre su armadura de placas desde hace demasiado rato. -El poder del dragón es superior a sus fuerzas. No hay ningún otro tank en el grupo que pueda alternarse con Varlik. Dividir sus fuerzas no ha sido una buena idea. Necesitan refuerzos. Thana suplica a Raeyn: -Redirecciónalo hacia mí. Ésa es una capacidad que sólo poseen los hunters. Sólo él puede reconducir el odio del dragón hacia cualquier otro que no se Varlik. Pero antes debe tener la certeza de que Thana se encuentra en condiciones para resistir el ataque. No es el caso, puesto que está demasiado cerca del dragón. Trumble la quitaría del medio de un zarpazo. -¡Aléjate!- le grita. Thana intenta dar un paso hacia atrás, pero choca con algo o con alguien. Es el gnomo, que se ha refugiado en la retaguardia. -¡Aparta, Mirior!- le ordena Raeyn. Y sin embargo, Mirior no se mueve ni un milímetro ignorando la táctica de sus compañeros y la orden de Raeyn.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

30


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿Luchas contra el dragón o contra nosotros?- masculla Raeyn enfadado. -¡Hazlo ya! ¡Redireccióname el agro o Varlik morirá!- suplica Thana, temerosa de perder al simpático enano. La situación de Varlik comienza a ser desesperada. Raeyn observa con el rabillo del ojo al cobarde Mirior, que permanece al margen, y decide que redireccionará el odio de la bestia contra el gnomo y así tendrá su ración de lucha. -¿Pero qué haces?- exclama Thana al darse cuenta de la dirección del brazo del elfo-. ¡Lo matarás! Raeyn ya lo ha hecho. Ha enviado al dragón contra Mirior. Es incorrecto, puesto que es el más débil, pero no quiere que Thana sufra el más mínimo daño. El gnomo Mirior lanza un grito de terror. De pronto, el dragón solo tiene ojos para él. Toda la rabia que siente la despierta ese orejudo paticorto que pelea sin arriesgarse. De un salto espectacular el viejo dragón elude al enano, ya libre de su odio, y salva los obstáculos de Thana y Raeyn sin apenas rozarlos. Su objetivo es el gnomo y se dirige hacia él sin titubear, los ojos de fuego firmemente clavados en el warlock y sus garras prestas a clavarse en la carne del insensato que despierta su rabia. -¡No!- grita la maga Thana. -¡Haz algo, Raeyn!- suplica el enano Varlik. Raeyn sabe que Mirior morirá en breves instantes y que únicamente él puede salvarlo. Se halla ante un dilema. Jerjes no le permitiría continuar luchando en su banda si llegase a sus oídos que no ha ayudado al gnomo. Thana no soporta la injusticia y sabe que la muerte de Mirior seria eso, una injusticia cometida aposta, y Varlik es tan leal que a buen seguro hubiera preferido morir él. Todos se lo reprocharán, y su decisión, aunque justa, convertiría a Mirior en un mártir y a él en su asesino. Tiene que salvarlo a pesar de todo. Eso hará. Pero, pero…

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

31


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

¿Qué está ocurriendo? El ratón no le responde, el teclado está inmóvil. Y su cuerpo de Raeyn se detiene. Ya nada lo vincula a los movimientos de sus manos. ¡No tiene conexión! ¡Ha perdido la conexión a Internet! No, no puede ser ¡Ahora no! ¡Lo expulsaran del grupo por traidor! ¡Sus amigos morirán sin él! ¡No podrá proteger a Thana! Una vez el dragón haya destruido a Mirior, se cebará con Thana y Varlik. ¡Nadie le creerá!

Transcrito por Brendiiz.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

32


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 4 Marina.

A

pesar de que los adoquines de la acera eran durísimos, Marina soñaba que estaba tendida al sol sobre la arena de la playa junto a Patrick. Notaba los bíceps, los tríceps, los cuádriceps y todos los bíceps del irlandés que la había

tomado en sus brazos y se inclinaba sobre ella cada vez más, mas... -¡Marina! ¡Marina! La voz era masculina y joven, dos factores que así, juntos y revueltos, actuaron inmediatamente en sus neuronas – ya recuperadas – y le activaron una sonrisa idiota. Patrick le hablaba desde muy cerca, sentía su aliento cálido. Su irlandés, el chico más arrebatadoramente guapo que había en el mundo, quería besarla. Abrió los ojos y los volvió a abrir de inmediato. No, no era Patrick, pero no estaba nada mal. Estaba en brazos de Andy, el guaperas del insti, tan inaccesible – o más, no lo sabía a ciencia cierta – que Patrick. -Marina despierta. Y sintió un bofetón en la mejilla. Algo le decía que el bofetón había sido real porque le dolía. ¿Andy era tan desconsiderado? Definitivamente, era un día raro y el sol debía de atizar fuerte para que la realidad perdiera sus parámetros habituales e inventase mosquitos que

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

33


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

hablaban y chicos guapos que la abrazaban y la abofeteaban. A lo mejor estaba muerta. Tal vez fuera eso. Un coche recalentado acelero junto al semáforo y dejo tras de si un reguero de humo negro y espeso – veneno en estado puro – que la hizo toser. Tosía, luego existía. Marina abrió los ojos y efectivamente Andy estaba ahí y la ayudo a ponerse de pie, pero no le pregunto qué hacía en el suelo desmayada a pleno sol, como si lo más normal del mundo fuera recoger chicas del suelo comino de casa. Su pregunta , en cambio, no pudo ser más inoportuna: -¿Sabes algo de Angela? Gran chasco. Angela, Angela. Siempre Angela. Era de suponer que la cosa no iba con ellas. No se la había ocurrido a ella no era más que la HERMANA DE ANGELA.

Marina se sentía a menudo un sucedáneo de persona. Algo así como un accidente genético que sucedió después del glorioso nacimiento de su maravillosa hermana ANGELA. Ella solo fue el equivalente a un peluche, un caniche o un pleymobil. ALGO para que Angela no se aburriera, ALGO para entretener a la primogénita, ALGO a quien la preciosa Angela podía tirar de los pelos y disfrazar de rana. Todavía catorce años después, muchos tíos y primos no sabían de su existencia, en el buzón de casa no constaba su nombre y en la repisa de la vitrina del comedor no estaba su foto. Marina no lucia, no brillaba ni daba esplendor a la familia. Con Angela sobraba y bastaba, y la segunda hija llevaba con una cierta resignación catorce años de anonimato respondiendo afirmativamente a la odiosa pregunta de ―¿Eres hermana de Angela?‖. Se enteraban de su parentesco por el apellido y tras la mirada conmiserativa

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

34


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

musitaban: ―No os parecéis mucho‖, que traducido significaba ―Pobrecita, no da la talla, se ha quedado con lo peor de los peor‖. Y tenían razón. Ese era el problema de Marina, que les daba la razón. Si ella fuera un profesor, un tío bueno, una amiga enrollada o un tendero de melones...se quedaría con Angela. Sin dudarlo. Porque Angela, a sus dieciséis años, era perfecta. No solo era rubia de ojos azules despampanante, sino que además era lista, simpática, responsable, ligona y encantadora. Angela compaginaba con la misma soltura el violín, el Windows, el perfilador de labios o la raqueta de tenis. Daba lo mismo. Angela era un crack y también la peor jugada de azar podía deparar a una hermana sobrevenida. Angela era un ángel en el reino de los mortales y Marina había sido y seria siempre ESO, la hermana de Angela. -¿Sabes algo o no? Había quedado con ella a las cuatro y no se ha presentado y, además, no contesta el móvil. Marina había oído perfectamente, pero no computaba. Le había sobrevenido un ataque de culpabilidad. Y es que esa misma mañana había fantaseado sobre la posibilidad – solo la posibilidad – de que su hermana Angela desapareciera de la faz de la Tierra de una forma natural y a ser posible no violenta. Por ejemplo, que fuera aducida por los marcianos. Eso había sido tras la perorata de su madre comparando el desorden de su armario con el orden impecable del armario de Angela. Pensó, por un instante, que si Angela no existiera, su desorden seria un posible orden, puesto que no habría modelos comparativos estándar. Su madre ignoraría el grado de orden que una adolescente es capaz de conseguir y daría por bueno su mediocre desorden como el máximo orden asumible a los catorce años. Sin referentes. Sin pautas. Sin brújula. O sea, sin Angela. Y como una cosa llevaba a la otra, Marina considero que – en el caso de que existiesen los marcianos y fuesen investigando sobre el genero humano – la candidata ideal para abducir y llevarse a Marte seria sin lugar a dudas su hermana Angela. La escogería por guapa y simpática. Y seguro les alegraría el planeta, les barrería los cráteres, les amenizaría las veladas tocando el violín y ligaría con todos. Aunque, poco a poco, acabaría haciéndole sentir miserables,

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

35


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

mezquinos, enanos, feos y faltos de virtudes. La perfección comporta la incomprensión. Y aquí residía el problema añadido a la culpabilidad de Marina. Ángel era tan perfecta que nunca jamás de los jamases faltaría a una cita sin avisar ni colgaría su móvil sin más. Y menos aun faltaría a una cita con Andy y desconectaría su móvil sabiendo – porque lo sabía todo, lo calculaba todo – que Andy la llamaría. Cabían dos posibilidades: o bien Angela se había desintegrado o bien estaba tocando el violín en Marte. -Marina, ve a casa. Ha pasado una desgracia. La tercera posibilidad era esa. Una desgracia. Solo una gran desgracia podía impedir que Angela faltara a sus compromisos. Aunque, curiosamente, la voz que había sugerido la tercera posibilidad no era de Andy. Levanto los ojos al cielo y volvió a verla. Estaba ahí, suspendida en el aire batiendo sus diminutas alas. Y al fijarse mejor observo su naricilla respingona, sus orejas puntiagudas y sus ojillos traviesos y rasgados de tonalidades violetas. Parecía un hada de esas que ilustraban sus cuentos infantiles. ¿Estaba soñando? Estudio alternativamente a uno y a otra hasta que Andy se mosqueo. -¿Te importaría no mirarme tanto? Me estas gastando. Andy decía un tipo de estupideces graciosillas, pronunciadas con un deje pedante que a ella nunca se le hubieran ocurrido en un sueño. Era un Andy autentico. Y si Andy era real, eso significaba que el hada era real. -Anda, Marina, muévete – la apremio. Decididamente tenía que aceptar que estaba viéndola y escuchándola. Afortunadamente tenía testigos. -Ya la has oído. Andy no fingía cuando abrió los ojos y frunció el ceño.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

36


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿A quién he oído? Marina señalo al hada, que en ese mismo instante trazo un circulo en el aire con una mueca burlona.

37

-A esa..., una cosa que vuela. Andy miro a través del hada y, si la vio, disimulo con admirable naturalidad. -¿Qué cosa que vuela? Marina se puso nerviosa. Oh, no, no podía estar pasándole a ella. La supuesta hada intervino: -No puede verme, ni oírme. Pero Marina era obcecada. -Tú calla Andy la interrumpió: -Que seas la hermana de Angela no te da derecho a decirme que me calle. Marina se disculpo como pudo. -Lo siento no hablaba contigo. Hablaba con ella. Es un hada, ¿no? Andy puso los brazos en jarras y dio un paso adelante. Marina, por si acaso, dio un paso atrás. -¿Te estás quedando conmigo? - gruño con un retintín chulesco. El hada, impaciente, descendió sobre la nariz de Andy y, antes de que Marina pudiese decir esta boca es mía, un grito cobarde rompió el sopor de la tarde veraniega. -¡Ahhh! ¡¡¡Mi nariz!!! ¡¡¡Un mosquito tigre!!! ¡¡¡Mierda!!!

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Marina, boquiabierta, no lo desmintió. Es más, se alegro y aprovecho el despiste de Andy para echar a correr. Su vida era una maratón perpetua. Mientras corría hacia su casa tuvo el reflejo de guiñas el ojo con complicidad a su nueva amiga voladora y de preguntarle entre bufido y resoplido:

38

-¿Eres un hada? La respuesta era obvia. -Pues claro que soy un hada.

Transcrito por Hanna.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 5 Cicerón.

C.

C. entró como una tromba en el despacho de la casa buscando la causa del desastre y, efectivamente, en las manos de su padre halló la huella del delito. Ernesto había desconectado el modem en un acto premeditado de boicot, y no estaba solo; le acompañaba

Leonor, si madre. -¡Conéctalo, conéctalo ya! ¡Es cuestión de vida o muerte! –grito. Pasaba en Mirior y sus poquísimas posibilidades para sobrevivir al dragón. Pero su padre le detuvo con un gesto tajante. -Leonor y yo queremos hablar contigo. C.C. se estremeció. ¿Cómo era posible que sus padres tuviesen la sangre fría de proponerle una de sus repugnantes reuniones familiares mientras sus amigos se debaten entre la vida y la muerte? -Ahora no, en otro momento. Por favor, conecta el módem, Mirior ya debe de estar muerto. Leonor se llevo las manos a la cabeza, como si se avergonzara de lo que había dicho su hijo. -¿Lo ves? –comento apenada-. Es a eso a lo que me refería.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

39


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Ernesto carraspeó y sonrió. Las dos peores cosas que podían hacer su padre. El carraspeo indicaba que se preparaba para una larga perorata; la sonrisa, que estaba convencido que que era una buenísima persona dispuesta a iluminar el camino a los débiles y hacerles comulgar con la verdad. Vomitivo. -Siéntate y ponte cómodo. Tenemos que hablar –y desmintiendo sus palabras, se puso a monologar sin esperar a que su hijo se acomodara siquiera-. Hace ya algún tiempo que Leonor y yo venimos observando en ti algunas conductas anómalas. Te encierras en tu habitación horas y horas, no sales con tus amigos, apenas nos hablas y te conectas día i noche a un juego que te tiene sorbido el seso. No podemos seguir así. Cicerón. ¿Qué se podía esperar de unos padres que le habían bautizado con un nombre somos ése? -¡Que no me llames Cicerón! –se permitió objetar a el rollo. Lo hizo porque estaba especialmente irritable. No debía haberlo hecho, pero lo hizo se arrepentido enseguida. ELLOS estaban encantados con ese nombre pedante. -Es tu nombre, es real, consta en tu DNI, en tu pasaporte, es un nombre que te identifica y nosotros lo escogimos para ti con ilusión. -Te hemos explicado quien fue Marco Tulio Cicerón, ese gran político, filosofo y orador romano. -Queríamos que fuese tan valiente como lo fue él con sus Catilinarias y sus Filípicas… -Recuerda su frase: «La verdad se corrompe tanto con la mentida como con el engaño». -Y recuerda que tu lengua está al servicio de tu inteligencia. La palabra te hará libre.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

40


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Todo tenía un aire patético y teatral C.C. estaba acostumbrado desde niño esas arugas que sus padres desplegaban para él hacía ya unos cuantos años que sabía que Ernesto y Leonor –como se hacía llamar- eran raros. Lo descubrió con cierto estupor al darse cuenta de que los padres de sus amigos se llamaban papá y mamá, escuchaban las canciones de los 40 principales y creían que Cicerón era un delantero centro del Boca Junior. Primero pensó que los padres de sus amigos eran raros. Luego, a fuerza de realismo, llego a la conclusión de que los raros eran Ernesto i Leonor, como ellos le enseñaron a decir que sintiera más cerca de sus verdaderos «yos» y no de sus roles impuestos. Hacia unos meses que comendaron sus ofensivas de acoso y derribo C.C. los rehuía y evitaba esas confrontaciones en las cuales Ernesto y Leonor hablaban, hablaban y se escuchaban, se escuchaba y pretendían que él les siguiera la corriente y comulgase con credo. Se puso nervioso. Estaba a su merced porque tenía en su poder el cordón umbilical del mundo al que realmente pertenecía: el cable de ordenador. Y para recuperarlo tendría que pasar muchas pruebas. Escucharlos hablar, por ejemplo. Pero no soportaba llamarse Cicerón. Era impronunciable, ridículo y pomposo. Punto. ¿No podían comprender que ponerle Cicerón había sido una mala jugada de sus padres excéntricos y era motivo de chirigota constante? Le convirtieron en marginado desde Preescolar. Y esos mismos instantes Miroro ya estaría muerto. Peor. Thana y Valik no podrían soportar solos el embate de Trumble y también morirían esto los llenos de desespero. -Mirior ya habrá muerto y pronto le seguirán Thana y Varlik. Ernesto se aferro al clavo ardiendo que le savia en bandeja. -¿Quiénes son ésos? C.C. tenía dos opciones: engañar a sus padres o mostrar todas sus cartas. Dado que Ernesto y Leonor eran retorcidos y morbosos, el engaño en sí mismo sería

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

41


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

una razón suficiente para darles argumentos durante toda una vida. Era preferible, mil veces preferible, decir la verdad y defenderla don ingenio. -Mirio es un gnomo warlock. Thana es una humana maga y Varlik, un enano warrior, sus fuerzas son limitadas.

42

Hubo un silencio espeso. -Sus tus amigos…, supongo –suavizo Leonor. Pero C.C. recordó la difícil situación que estaba viviendo y decidió sacarle partido dramático. -¡Lo eran hasta hace cinco minutos! Pero… por vuestra culpa me estarán maldiciendo los huesos después de haberlos abandonado. Ernesto le interrumpió y le habló casi deletreando la frase, como si sus entendederas estuvieran atascadas. -No-los-has-a-ban-do-na-do. Yo te he desconectado el modem y has regresado a la realidad. ¿Te enteras? Tus amigos no existe, ese otro mundo no existe, sólo éste en el que estamos ahora Leonor, tú y yo. Y acompaño con gestos su lección. Y si hubiese tenido una tiza en la mano, habría dibujado los dos mundos, el real y el imaginario, y habría tachado el imaginario con una enorme cruz y debajo habría subrayado MUNDO INEXISTENTE. C.C. apretó los puños. Fantástico. Su padre ya había inventado una teoría estúpida sobre el mundo inexistente, la había verbalizado con su habitual didactismo insufrible y se había enamorado de su propio descubrimiento. « Qué inteligente soy», debía de estar repitiendo por lo bajinis. A lo mejor hasta se propondría escribir un libro. Repugnante. Leonor sufría. Posiblemente no estaba acuerdo con los métodos de Ernesto. Y C.C. como buen estratega, decidió aprovechar la fisura y trataría de dividirlos.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Leonor, por favor, necesito un minuto de nada. Ya sé que estoy jugando, pero no puedo dejarlos colgados me habéis enseñado a ser solidario ¿no? Leonor no pico el anzuelo. -Ernesto quiere decir que, aunque a ti te lo parezca que tus vivencias son emocionantes, el juego no es real, que tus amigos no morirán y que no ocurrirá nada. C.C. chasqueó la lengua. -¡Claro que sí! Díselo a Jerjes. Si Mirior, Thana y Varlik mueren, Jerjes me juzgará como traidor y me expulsara de la banda. -¿Jerjes? Ernesto y Leonor cruzaron una mirada de estupor que C.C. intercepto. -Jerjes es el líder. -Ya. Y el líder puede juzgar y condenar a los demás –mastico Ernesto con retintín. Les daba lo mismo, cualquier excusa les parecía lo suficiente buena para agarrase a ella y hacer sangre. Sus vidas eran sosa, aburridas y para darles un poco de sentido no tenía otro recurso mejor que inventar nombres ridículos e inmiscuirse en lao juegos de su hijo. -Po favor, dejadme un minuto y luego hablamos –y, más humilde, añadió-: De verdad que os entiendo y entendió perfectamente que pensáis que estoy zumbado. Leonor le lanzó un capote. -Pues le dejamos que se despida y luego hablamos. Pero Ernesto fue inflexible.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

43


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-No puede ser. Eso es darle cancha. Se tiene que cortar por lo sano. -¿Cortar? –exclamó C.C. horrorizado. Su padre emitió su veredicto.

44

-Se acabó. Has llegado demasiado lejos, hijo. C.C. se frotó los ojos a punto de echarse a llorar, pero no por oírse decir HIJO, algo insólito en boca de Ernesto. -¿Cómo podéis decir eso? ¡Si no siquiera he podido llegar a la guarida de Trumble! ¡Oh, no! Debería haber cerrado la bocaza. Cualquier defensa sería utilizada por la acusación en su contra. -¿Trumble? -¡El dragón esmeralda! C.C. no sabía que los reos tenían derecho a un abogado. -¿Y qué pretendías hacer en la guarida del dragón, si se puede saber? C.C. tampoco sabía que los abogados recomendaban callar a los acusados. -Luchar y vencerlo para conseguir el botín. Quiso tragarse las palabras que había pronunciado. Si en algún momento había jugado con una pequeña ventaja, la había perdido toda. Les había dado argumentos por un tubo para macharlo el resto de su vida. Ernesto se froto las manos con delación. -Matar y robar. Leonor estaba atónica. -¿Es eso lo que aprendes?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

C.C. se defendió estúpidamente, sin estrategia. -¡Pero no he conseguido el botín ni he matado al dragón ni nada! La voz de Ernesto retumbó gravemente:

45

-¡Cicerón! ¡Calla! C.C. callo. No les importaba lo que digieran o pensase, no les importaba sus amigos, ni sus lealtades, no siquiera las consecuencias de sus actos. Solo les gustaba escucharse hablar. -¿Cuál es tu otro nombre? C.C. bajo los ojos y dudó sobre confesar su otra naturaleza o guardar el secreto. -Raeyn. Leonor le hizo la pregunta con leve temblor de voz: -¿Y qué eres? Quiero decir: ¿qué raza? Llegados a ese punto, C.C. le daba lo mismo. -Un elfo cazador. -¿Diurno o nocturno? Ernesto se la quedo mirando. -¿Y eso que importa? Leonor soltó un suspiro inapropiado. -Es que no está tan mal –musito-, dentro de lo que cabe. Ernesto no o comprendía. -dentro de lo que cabe ¿Qué?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Su mujer se defendió. -Un elfo es guapo. Quiero decir que no es monstruoso. -Todos son monstruoso. Este juego es una monstruosidad. Leonor no era tan radical. -Lo siento, Ernesto, te guste i no, los elfos son monos y los nocturnos especialmente. C.C. metió baza oportunamente. -Soy nocturno. Pero sus padres lo ignoraron y continuaron su dialogo a dos por encima de él-¿Mono un elfo cazador? ¿Sabes cuántas armas terroríficas debe de tener esa monada? -No hablo por hablar. Me conecte una vez y estuve estudiando las razas y todo eso. -¿Eso hiciste? -Pues claro, tenía que informar y te informe a ti. ¿Te pase o no te pase un informe? -Lo que yo no sabía era que lo habías conseguido de primera mano. C.C. intento escabullirse aprovechando el desconcierto, pero le pescaron. -¿A dónde vas? -Yo…, bueno, estabais discutiendo y no quería molestaros. Yo solo, yo… Ni siquiera se le ocurría una excusa plausible. -Siéntate y escucha, que aún no hemos acabado.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

46


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Eso pintaba fatal. -¿Qué mas queréis? He perdido mis amigos, todos creen que soy un traidor. -Se acabó –sentencio Ernesto.

47

C.C. no podía creerlo. -¿El qué se acabó? -El juego. Caput, finito. A C.C. le fato aire y se sintió como si le hubiesen rebanado el cuyo y su cabeza cayese rodando dentro del cesto de guillotina. -Así, de golpe. Leonor se mordió las uñas y miro de reojo al verdugo. -Es la única forma. De golpe y porrazo no duele tanto. Asqueroso. -Tienes que ser un chico normal. -Y hacer cosas normales con los demás chicos de tu edad. C.C. se mesó los cabellos y pensó que solo tenía un camino, el que ellos mismos le habían enseñado. La demagogia. -¿Queréis que me drogue? ¿Es eso? Silencio y estupor. -Porque, por si no lo sabíais, esas son las cosa normales que hacen los demás chicos de mi edad cuando quedan. Los desconcertó un poco y continúo de ese palo. Los había pillado desprevenidos.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿o preferís que me emborrache? Intercambio de miradas elocuentes. Estaba dado en el clavo. De hecho era el único hijo de los amigos de sus padres que no se había agarrado una cogorza un sábado por la noche.

48

-¿Queréis que salga por las noches a dar el cante con el botellón y que me metan en comisaria? ¿Es eso? Hubiera tenido que quedarse ahí pero C.C., imbuido de su éxito, fue más lejos y se excedió. -O también puedo ir a los conciertos y darme de hostias y quemar contenedores. Se estaba animando. Le estaba saliendo estupendamente. A Leonor le brillaban los ojos y Ernesto bizqueaba. Era eso lo que querían ¿no? Le pusieron Cicerón para que fuera un maestro de la retorica y les estaba dando una buena lección de demagogia. Pero fue fatal su vacilación mientras decidía si las amenazaba con hacerse okupa, terrorista o suicida. Ellos tomaron la palabra y lo vapulearon. -No. -Nos estás liando. _-No mees fuera del tiesto, Cicerón. -este juego te tiene comido el tarro. -Hablemos claro: es un VICIO. C.C. estaba fuera de sí. ¿Querían vicios? Pues donde las dan las toman. Su dedo acusador se detuvo en el abultado bolsillo de Ernesto. -¿Y tú qué? Tú fumas.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Es adulto –defendió Leonor con ahínco. La cosa estaba difícil. No conseguiría dividirlos, no conseguía provocarlos y le mordían se dos en dos, al unisonó. -¿Y qué? ¿Acaso he denunciado a Ernesto por ensuciarme los pulmones? -Basta ya. -Y Leonor juega a las cartas. Ella no esperó la ayuda del marido. Se defendió inmediatamente. -Juego con las amigas. -¿Y qué? Es un vicio, un mal ejemplo. Tendría que llevarte a los tribunales y enviar una carta al protector de menores por iniciarme al juego, pero yo os perdono a los dos, sois vosotros los rencorosos. Callaron unos segundos y les costó más o menos diez más hilvanar su discurso. Y hablaron en plural mayestático. No importaba quién regalase la voz. Estaban de acuerdo en todo. Repugnante. -Muy bien. Hasta aquí nos hemos estado controlando, pero nuestra paciencia tiene un límite. Te hemos educado desde la responsabilidad compartida. Hemos dialogado contigo y hemos decidido democráticamente las cosas. -Pues eso, no podéis convertiros en tiranos y prohibirme cosas por la cara. Puedo jugar unas horas al día. Controlo mucho. No soy un pirado como os creéis. He sacado buenas notas, ¿no? -hay miles de cosas para hacer en lugar de jugar. -¿Ah, sí? ¿Cuáles? Con 999 me conformo. -Puedes leer. C.C. se echo a reír histéricamente.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

49


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿Leer? ¿Sabéis lo que estáis diciendo? Los que leen mucho acaban con una chota. Mirad el Quijote, cómo quedó el pobre. Pero no consiguió el efecto deseado.

50

Pero no consiguió el efecto deseado. -Pues tendrás que ir buscando otra manera de entretenerte porque a dónde vas a ir no tendrás ni un solo ordenador. C.C. parpadeó. ¿Había oído bien? Le enviaban a alguna parte. -¿dónde voy ir? Leonor intentó explicárselo con suavidad. -A pesar unas estupendas vacaciones con chicos y chicas de tu edad, sin ordenadores y lejos de aquí. -¿Me enviáis a un reformatorio? Os avergonzáis de mí y me queréis tener lejos, para ahorraros la mala conciencia al verme cada día infeliz, desgraciado, traumatizado. Ernesto no quiso endulzar la píldora. -Vivirás con una familia irlandesa y acudirás a clases de inglés cinco horas al día. Tendrás prohibida la conexión a Internet. C.C. se tambaleo. La verdad en el mundo real era mucho más cruda que la muerte en el mundo imaginario. Quizás porque, como bien le había recalcado su padre, el mundo imaginario no existía. Entonces, ¿Cómo podían prohibirle algo inexistente? Gran pregunta sin respuesta.

Transcrito por Marta.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

51

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 6 Marina.

M

arina llegó en pocos minutos a la puesta de su casa y en ese corto intervalo asimiló un par de cosas. Un hada diminuta se le había aparecido a ella y sólo a ella. Ese hada existía por supuesto, pero cualquier respuesta sobre su naturaleza y el origen de su misteriosa aparición tendría que conseguirla solita o consultar con Google. Si lo comentaba con su familia correría el riesgo de que sus padres la llevasen a psiquiatra. Seguro que estarían encantados de quitársela definitivamente de encima, así no les daría ese gustazo. Fingiría que la tal hada no existía y luego, en privado, aclararía el asunto con ella. Al intentar abrir se dio cuenta de que se había dejado las llaves (Ángela nunca se las dejaría) y no le quedó otro remedio que llamar al timbre. Ya estaba preparando una excusa más o menos convincente para justificar su presencia en casa antes de lo previsto, ante su estupor, su madre la abrió la puerta con los ojos enrojecidos y, sin ni siquiera preguntar, se le echó encima y la abrazó. No era un abrazo cariñoso ni maternal. Era un abrazo tenso histérico, sin destinatario. Lo hubiera dado al de El Círculo de Lectores, a la vecina del segundo, o al empleado del gas. Era un abrazo de esos de abrirle los brazos y dejar que se te meta dentro el primero que pase. -¿Cómo te has enterado de lo de Ángela?- le preguntó ahogándola en un abrazo y hablando con voz ronca, afectada. Marina tragó salía y carraspeó y apuntó estuvo de liarla. Mentir se la daba fatal y su madre y su madre la pescaba siempre in fraganti. Afortunadamente el hada revoloteó en torno a su oído y susurró:

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

52


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Andy. Marina repitió:

53

-Andy me avisó Su madre sollozó y, de repente, Marina tuvo miedo. Tal vez ella fuera demasiado optimista y sus suposiciones mas truculentas estuvieran fundamentadas. Su madre, pasado el ímpetu inicial, aflojó los brazos y la dejó respirar. -Ha sido tan de repente... y esta mañana estaba tan bien... No nos lo podemos creer- Y la tomó de la mano conduciéndola por el pasillo hacia la habitación de Ángela-. Ven, ven a verla, pobrecita no la reconocerás. A Marina le temblaban las piernas y trastabilló un par de veces. Debería de ser mucho peor de lo que pensaba. Ángela estaba... ¿muerta? Se detuvo ante la puerta y tomó el aliento, no tenía valor, pero su madre la empujó. -Prefiero..., prefiero no verla- mustió Marina sin convencimiento. Y de buenas a primeras no la vio, porque la habitación estaba tan oscura y tan tenebrosa que apenas distinguió le bulto inmóvil sobre la cama. <>, pensó. Podría haberse topado con el fiambre de su hermana troceada, vestida de primera comunión, y rodeada de candelabros tétricos. Eso sí que nos e olvidaba por mucho que una quisiera-Acércate, a ti no te puede contagiar. -¿Contagiar? -Claro ya la pásate, en cambio ella, fíjate qué cara se la ha puesto. Marina se fijó bien y VIO como el cadáver de su hermana respiraba, se movía, y ABRÍA los ojos que relucían como dos estrellas del firmamento, en su cara de granos rojos y virulentos.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Varicela. Ángela tenía varicela. Una varicela de aúpa, de las de cuarenta grados, tembleques y picores insoportables. Estaba de pena, pero dentro de la pena continuaba siendo rubia y con los ojos más azules que Cameron Díaz. Le habían tenido que cortar las uñas -para que no se rascase-, rebozarla con talquismina y amenazarla con atarla las manos si no dejaba de hurgarse los granos. Marina intentó comparecer a su hermana sin conseguirlo. Como siempre se había quedado embobada mirando la fotografía de Patrick que Ángela tenía colgada, junto a muchas otras, en la pared de su habitación. La compasión era posible pero hasta cierto punto. Aunque Ángela se muriese, había conseguido la felicidad en brazos de del irlandés más seductor del mundo. Patrick la había besado (seguro), y la había abrazado (segurísimo), la había susurrado al oído palabras de amor (en inglés sure). Y tras algo así valía la pena morirse ¿O no?. Marina no podía remediarlo; se había enamorado de Patrick. Desde el día que Ángela regresó de Dublín y trajo su foto se enamoró como una tonta. Por el brillo de sus ojos, por su forma algo chulesca de sujetar la jarra de cerveza, por su postura indolente de seductor. Fuera por lo que fuese, la primera noche que soñó con él, y pronto muy pronto se convirtió en el en protagonista de sus sueños privados. Hacía un año que soñaba con Patrick, y tras unas trescientas noches de sueños, había perfeccionado los argumentos de sus aventuras románticas preferidas. a) Patrick y ella coincidían en un peligroso viaje a bordo de un pesquero, se sentían atraídos en silencio el uno por el otro, hasta que una noche de tormenta una ola barría a Marina de la cubierta, Patrick se tiraba al agua a salvarla y luego la besaba apasionadamente y le confesaba su amor. Lo malo era que el agua estaba muy fría. b) Patrick y ella se conocían en una manifestación anti sistema, luchaban codo a codo con los anti disturbios, pero la policía se llevaba a Marina esposada. Entonces Patrick se enfrentaba a todos, liberaba a marina, la besaba y confesaba su amor. Lo malo era que a veces no encontraba la llave de las manillas y se quedaba esposada y con los brazos dormidos. Un peñazo. c) Patrick y ella naufragaban en una isla desierta y se veían obligados a

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

54


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

compartir una pequeñísima cabaña de madera en la arena, hasta que caían enamorados perdidamente uno en brazos de la otra. lo malo era que a veces, acababa harta de comer cocos y bananas. A pesar de la intensidad de sus sueños y de la mejor sustancial de los efectos especiales para que pareciesen reales, Marina hubiera dado la mano (o las dos) por hablar con el Patrick real, escribirle un e-mail o verlo. Siempre que exploró el asunto con Ángela, su hermana, celosa de sus ligues, se escamoteó. Ahora Ángela estaba en sus manos y la pedía ayuda. -¿Quieres que te ate las manos para no rascarte? -Se le ocurrió directamente a Marina. Ángela negó con la cabeza, e intentó incorporarse, pero cayó hacia atrás con un movimiento teatral. -Marina eres la única que puede salvarme. -¿Salvarte de qué? -Fíjate en lo que me ha pasado. -Yo también tuve la varicela. -Parece varicela, pero no lo es. -¿Entonces? -Lilian te lo explicará todo. -¿Lilian?, ¿Quién es Lilian? Lilian hizo acto de presencia inmediatamente. Agitó sus pequeñas alas y sonrió a las dos hermanas con ojillos traviesos. Marina la señaló con incredulidad. -¿Tú, también puedes verla?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

55


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Pues claro, es mi hada. -¿Tu hada? -Ya sé que parece raro, pero las hadas existen. Aunque será mejor que no se lo digas a nadie. No te creerán. O sea, que el hada se llamaba Lilian y le pertenecía a Ángela. O sea que Ángela le había hecho partícipe de un secreto celosamente guardado. O sea que las hadas existían y no era la única que podía verlas. Y ¿Cómo demonios se había adueñado Ángela de un hada? Marina podría haberse sorprendido, pero tratándose de Ángela ese dato aclaraba algunas incógnitas. ¿A caso las actrices famosas no tenían guardaespaldas o chófer privado? ¡Qué menos que un ser tan especial como Ángela dispusiese que menos de un hada particular! Tal vez, algunos misterios por resolver sobre la perfección angélica de Ángela tuviesen que ver con la magia. Lo cierto que ese día comenzaba a ser tan surrealista que cualquier cosa podía ser posible. Engulló aquella información sin digerirla del todo y se ofreció solicita a su hermanísima. -¿Y qué quieres que haga? Ángela y Lilian cruzaron una mirada y luego la primera suplicó a Marina: -Tú di que si a todo lo que te proponga mamá y papá en mi lugar. Marina flaqueó. -¿Qué es todo? Quiero decir que hay cosas que no se hacer, por ejemplo, como tocar el violín... Ángela la interrumpió: -Seguro que te gustara lo que ellos te propongan y sabrás hacerlo.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

56


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Pues dímelo y así me voy preparando. -No, no puede ser.

57

-¿Por qué no puede ser? -Te tiene que sorprender. Si te lo digo reaccionarás diferente, papá y mamá creerán que se te ha ocurrido a ti y desconfiarán de su propia idea. Marina se hizo un lío. -Pero ellos ya lo han decidido. Ángela intentó aclarárselo. -No que va. Ni si quiera lo saben, papá y mamá tendrán una idea que creerán que se le acaba de ocurrir en aquel mismo momento. Marina estaba perfidísima. A lo mejor resultaba que las matemáticas eran más fáciles que las conversaciones con hermanas. - ¿Y tú cómo sabes que tendrán una idea? Ángela suspiró y Lilian impaciente trazó un círculo en el aire. -Lilian ya les ha hecho las sugerencias oportunas. Lilian ya les ha susurrado al oído algunas cosas y ellos le están dando vueltas en su cabeza y te harán una propuesta. Acéptala por favor-¿Cuándo? -Durante la cena. Marina no tuvo que esperar más allá que unas horas para comprender cuál era la idea que tenía que aceptar.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Las pupas de la varicela la dejarán secuelas-. Sentenció la madre cotando el pan. -¿Y Dublín?-. Pregunto el padre, pragmático, sorbiendo el gazpacho ruidosamente. -No nos devuelven el dinero, ya lo he preguntado. Una madre siempre lo sabe todos y lo preguntan antes de que a los demás se les ocurra. -¿Cómo has dicho?-. Gruñó el padre, que cuando oía hablar de dinero se ponía de muy mala uva-Pues eso, no aceptan cancelación de vuelos no de cursos veinticuatro horas antes. No he levantado la liebre por si acaso, pero me he informado. -¿Por si acaso qué? ¿Cómo se va a ir a Dublín con esa cara y ese fiebrón? Marina atacó las croquetas y calló. Lo de Dublín le dolía un montón. En Dublín era en dónde Ángela había conocido a Patrick, pero ella jamás podría pisar el mismo suelo que su amor; sus padres le tenían vetado el viaje por suspender. Ángela iba a Dublín todos los vernos y se pasaba tres semanas de muerte. No lo decía explícitamente pero se notaba. Regresaba más blanca, más interesante, más mundana y más misteriosa. Y con millares de e-mails de italianos, ingleses y alemanes que daban morbo a su libreta de direcciones y un aire babélico a su Messenger. Franks, Hanzs, Marcelos, Pierres y Cristians. A Marina todo esto le daba lo mismo. Ella sólo sosañaba con la foto de Patrick. Era alto, fuerte, de cabello fuego y ojos incandescentes. Tenía las manos tan grandes que una jarra de cerveza parecía diminuta, y al levantarla se le marcaban todos los músculos debajo de la camiseta del equipo de rugby, ¿Realmente qué existía? ¿En un lugar llamado Dublín vivía alguien llamado Patrick? - ¿Y ésta?Marina puso las antenas. ÉSTA acostumbraba a ser ella. Efectivamente, su padre la estaba mirando. No solía hacerlo pero en ese momento la estaba mirando. A Marina no la gustaba que la mirasen, la ponía nerviosa, prefería

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

58


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

pasar inadvertida. -Que si mandamos a ésta en el lugar de Ángela-. Aclaró señalándola con la cuchara. Marina se atragantó con la croqueta. O sea que esa era la idea. Su madre dejó caer el tenedor. -¿Estás loco? -Lo digo para amortizar amortizar el pastón. Al fin y al cabo ya está pagado. Y Marina con la tez violácea por la croqueta, que no podía tragar, la mano en el cuello y los ojos saliéndose de sus orbitas, se convirtió en el foco de atención de la mesa. Los miraron a ÉSTA, que estaba sentada en su mesa y que también era hija suya y que quería gritar >, pero que estaba a punto de ahogarse. -Se parecen como el huevo a una castaña-. Concluyó la madre tras una rápida ojeada. No especificó, sin embargo, quién era el huevo y quién la castaña, aunque eso era de suponer. -Son hermanas, ¿No?-. Masculló el padre sin mecho convencimiento por su parte. Y antes de que la conversación derivase en un peligroso culebrón sobre identidades y parentescos, Marina escupió la croqueta y gritó. -¡Sí! Y lo consiguió rogando con fervor, jurando con pasión, prometiendo que daría la talla y no les avergonzaría, que nadie se daría cuenta de la estafa de sustituir a la insustituible Ángela..., Marina se salió con la suya y consiguió ablandar a su madre y convencer a su padre de su gran acierto. El bajón vino luego cuando Ángel comenzó a delirar y a decir incoherencias, y

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

59


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

fue imposible interrogarla ni sacarle la más mínima información sobre Patrick, su existencia y mucho menos su paradero. Marina empezó a ver el lado oscuro de las cosas. Patrick había desaparecido del mapa y ella se metería en un lío de esos de campeonato. Amparada en la nocturnidad se atrevió a hacer algunas preguntas delicadas al hada: -¿Ángela está muy mal? -Mucho -¿Cuánto es mucho? -Muchísimo. Marina dudaba si muchísimo implica un desenlace fatal. Pero eso era imposible. Ángela era una fuerza viva de la naturaleza; sin ella el mundo dejaría de girar en ese momento Lilian sollozó con dulzura, como sólo saben hacer las hadas, ¿Cómo se consuela a un hada? -Se pondrá bien, no te apures. Pero Lilian negó con su rubia cabecita. -No. Marina tragó saliva y trató de acariciarla. -Bueno, bueno, no te lo tomes así. El hada se escurrió de las manos de Marina y la señaló con su dedito. -Depende de ti. Eso ya era mucha responsabilidad. -¿Qué quieres decir?, yo no soy médico.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

60


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

El hada se enfurruñó. -Ángela no tiene ninguna enfermedad. Tiene enemigos. A marina le costó asimilar ese diagnóstico. -A ver, ¿me estás diciendo que lo de Ángela es algo así como un... embrujo? Lilian sonrió complaciente. -No eres tan tonta como yo creía. Marina pasó por alto el insulto y se armó de paciencia. Comenzó a arrepentirse de su decisión precipitada. -¿Y no me dices que demonios tengo que hacer en Dublín? Lilian bizqueó mirándola-Tú serás Ángela. -Eso ya lo sabía ¿Y qué más? Lilian no tenía tiempo contemplaba la ventana deseando huir. - Alguien cuidara de ti y le harás creer que en efecto eres Ángela. Tendrás que ser cariñosa y sensible para que confié en ti y luego esperarás mis órdenes. Marina chasqueó la lengua. -Me liaré. ¿Cómo sobre quién es esa persona? Podría ser la mujer de la casa, un profe, un estudiante... ¿Cómo sabré de quién hablas? -Sus manos están manchadas.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

61


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿Manchadas de qué? ¿De chocolate, de grasa, de sangre...? Lilian emitió una especie de gruñido de rabia. -¡ohh! Quieres saberlo todo.

62

Marina estaba atónita. -Pues claro. Lilian hizo un looping antes de esfumarse. -Las cosas suceden a su tiempo, saberlas con anticipación solo las estropea. Tú tienes que ser Ángela y tienes que serlo sin ninguna ayuda. Todos tienen que creer que eres Ángela. Si alguien descubre el engaño, Ángela sufrirá las consecuencias... ¿Me entiendes? Y ahora tengo que irme. Marina entendía demasiado. -¿Te vas a largar y dejarme sola? -Yo no puedo hacerte de niñera nos veremos en Dublín. Marina intentó infructuosamente detenerla. -¡¡Espera, espera, yo no me parezco a Ángela, no sé cómo se llaman sus amigos, ni siquiera se hablar inglés, espera!! Pero Lilian no se detuvo se lanzó hacia la noche calurosa y se alejó volando. Marina, anonadada, contempló su silueta de pequeña luciérnaga brillando sobre la luna menguante. Sus palabras llegaron claramente hasta sus oídos. -Siempre soñaste con se Ángela, ahora puedes serlo, ¡usa tu cerebro! Marina se acodó en el alféizar de su ventana La brisa nocturna sacudía las ojos de un acre sediento al que ella lanzaba a veces un vaso de agua. A lo mejor ese árbol se secaría porque por primera vez en un mes de agosto ella no estaría para regarlo. Hubiera querido sentir pena por el arce pero se le escapó una

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

sonrisa. Era triste porque marina sabía que era una mezquindad por su parte aprovecharse de la idea de un hada y de unos virus traídos para suplantar a su hermana. Era triste porque su padre no pensaba en el inglés que aprendería, si no, en el ahorro de su bolsillo de los filetes que no se zamparía. Era tristísimo porque su madre, disfrazándola de Ángela, que no pararía de decirle que aunque la mona se vista de seda mona se queda. Era triste porque Ángela, moribunda pero buenísima, pero había urdido su propia sustitución, le había facilitado pisar el mismo suelo que Patrick, le había regalado su hada, le había deseado suerte y la había nombrado su salvadora. ¿Su salvadora de qué? ¿Por qué Ángela creía que la podía ayudar haciéndose pasar por ella? ¿Y porque a pesar de todas sus dudas y tristezas estaba más contenta que unas castañuelas? Y en lugar de una sonrisa la sorprendió una carcajada. Ése era el problema, era una fresca y la faltaba una dimensión moral para angustiarse por los problemas ajenos. Era tan miserablemente mezquina que se sentía feliz por abandonar el calvo, las matemáticas, a sus padres, a su ciudad post nuclear, a su hermana varicelosa, a su suerte. Qué Vergüenza. Pues sí. Se vendía por un viaje a Dublín, en pos de un irlandés de foto, inspirador de fantasías y,-aunque quisiera-, que no sabía si quería no podría sentir vergüenza. La vida era triste y zumbona como el tango y la salsa. Y Marina abanicándose a derecha y a izquierda ahuyentó sus remordimientos, olvidó las ofensas y recuperó la esperanza perdida. Si las hadas existían todo era posible. Si la vida le ofrecía la capacidad de cambiar su odiosa identidad, no sería tan estúpida como para dejarla pasar. Si su adorado Patrick era real y estaba vivo, ella removería cielo y tierra para encontrarlo. Y por primeva vez alborearía el gustazo de ser un sólo nombre sin estribillo. Ya no sería la hermana de Ángela. Sería simplemente: Ángela, yes of corse.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

63


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Transcrito por Sandry.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

64


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 7 Lilian.

L

ilian aguanta las lágrimas estoicamente mientras la niña le estira del pelo una vez, dos, tres, hasta que ya no puede más, lanza un grito y la pequeña ríe a carcajadas. Es la traviesa y disfruta como los pixies. Han sido esos duendes verdes y rencorosos, que

pretenden ser simpáticos, los que le han enseñado a molestar a todos los seres vivos del bosque. Y, sin embargo, a Lilian no le preocupa. La niña es suya y la adora, la sigue a todas partes, escucha sus canciones, se duerme con sus cuentos, como de sus manos y, a pesar de sus ojitos rasgados y maliciosos, tiene un gran corazón. Los besos de su niña valen todo el oro del mundo. Será la más bonita, será la más rubia será la digna compañera de un rey y abrirá la cabalgata de los Tuatha De cuando cumpla los quince años. Y mientras no llegase ese momento, la niña es su juguete. Ahora está aprendiendo lenguas y modales y ya cata como las hadas. -¿Jugamos al escondite? –le propone la pequeña con una sonrisa arrebatadora. Lilian accede tras un titubeo. -Pero te escondes tú –advierte la niña. Lilian siente pereza de buscar un lugar donde ocultarse; así, mientras la pequeña busca un escondite, ella podrá dormitar unos instantes. Se tapa los ojos y comienza la cuenta atrás. -Cien, noventa y nueve…

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

65


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Lilian cabecea al ritmo machacón de los números que va recitando y mentalmente va recordando los escondites preferidos de la niña. Tal vez el hueco podrido del olmo. O la hendidura del manzano. O las madrigueras de conejos.

66

-Dos, uno y… ¡tiempo! Lilian aletea por el bosque en un vuelo rasante y pronto distingue las huellas apresuradas de la niña. En efecto, se dirigen hacia el montículo de la madriguera de los conejos grises. Sonríe por lo bajines mientras imagina a la pequeña acurrucada junto los conejillos, quizás dormida y abrazada a sus cuerpos calientes con los ojos entornados, boquita fruncida y el dedo regordete en la boca, para consolar su inquietud. Así se duerme siempre, succionando el pulgar de la mano derecha y anudando rítmicamente en su cabello el dedo índice de la mano izquierda hasta conseguir un perfecto tirabuzón. Lilian mete su cabecilla en el oscuro agujero de la madriguera y llama a la niña. Se oyeron unos pasos precipitados, una carrera alocada y aparece el hocico monstruoso de un gigante hurón asesino, con los piececillos de niña asomando entre los dientes. -¡Noooo! –grita Lilian enloquecida por el dolor. El pataleo de las piernas de la niña le da a entender que aún está viva y, con una fuerza inusitada, se lanza a rescatarla. Lucha con uñas y dientes contra el hurón, la sujeta por los pies y centímetro a centímetro consigue arrastrarla fuera y sacarla de las tripas de la bestia. ¡Por fin! ¡Está viva! Lilian cae hacia atrás exhausta y ante su sorpresa el hurón se transforma en un odiosos pinxie que le saca la lengua y se ríe de ella en sus narices: -¡Pobre Lilian! A punto estuvo de perder a su niña.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Lilian se pone en pie indignada y se lanza sobre el pinxie para darle su merecido, pero el llanto de la pequeña le hace girarse. -¡Nooooo! –grita de nuevo desesperada al ver la enorme serpiente que se enrosca en torno a la niña y que huye con ella zigzagueando entre los matorrales hasta ocultarse en las rocas blancas. -¡Déjala! –amenaza desesperada el hada violeta volando inútilmente entre las grietas de los roquedales sin descubrir ni una sola huella del orificio. -¡Sal de ahí! Pero lo único que encuentra son mudas de la piel de la serpiente. La serpiente muda la piel y escupe la anterior entre los resquicios de la roca. Lilian las recoge y contempla con asco. Cada nueva piel es más monstruosa y rotura que la anterior. Se están burlando de ella y, lo peor, están utilizando a la niña para hacerle daño. Por un momento le parece oír sus llantos. ¿Qué ocurre? -¿Qué le habéis hecho? ¿Dónde la tenéis? –exclama fuera de sí, sufriendo cada segundo y cada minuto que pasa sin tener noticias suyas. Un gemido amortiguado la pone sobre aviso. La mariposa azul la guía hasta el lugar de donde proceden los gritos. Ahí, colgada en el abismo, la última muda de piel de la serpiente se balancea sobre la nada con su precioso tesoro dentro. Entre las escamas verdosas y transparentes de la piel seca de la serpiente asoman los ojillos aterrorizados de su niña, que levanta sus bracitos para pedirle ayuda. Lilian vuela para sujetarla i evitar que caiga garganta abajo, peor no es lo suficientemente rápida. La serpiente asoma entre los roquedales y le grita burlona: -Estás a punto de perder a tu niña. -¡Maldito pixie! –le grita Lilian completamente loca de dolor.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

67


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Un esfuerzo inútil que le hace perder unos segundos preciosos, los segundos que necesitaba un pixie para transformarse en halcón y atrapar la preciosa carga con las garras. -¡Nooo! –grita Lilian de nuevo aterrorizada siguiendo el vuelo rasante del halcón y temiendo que en cualquier momento la ave se desprendería de su presa y la deje caer sobre las de su presa y la deje caer sobre las afiladas rocas. -Perdiste a tu niña, Lilian –se ríen los pixies rodeándola e impidiéndole que persigue el halcón. -¡Dejadme, dejadme! Y mientras solloza y pugna por atacar a ciegas a los duendes, sabe que ésa es la última vez que ve a su niña, sabe que la ha perdido, sabe que no volverá a mecerla jamás en su cuna. -¡Nooooo!

Lilian gritaba sollozando sobre la hoja de sauce mecida por el viento. -¡Nooooo! –exclamaba braceando contra la nada y luchando contra el vació. El hada púrpura apenas se atrevía a rozarla con su mano mágica. -Despierta, Lilian, despierta. Sólo es una pesadilla. Lilian abrió los ojos enrojecidos y los frotó enérgicamente, con la esperanza de arrancar las imágenes terribles que la visitaban en sus sueños. Delante de ella, resplandeciente en su majestuosidad, el hada púrpura la espolvoreaba con su polvillo dorado y tranquilizaba su ánimo. -Ea, ea, ya paso. Sólo ha sido un sueño. -Mi niña –gimió Lilian.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

68


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Y a pesar de los años transcurridos el dolor continuaba siendo tan latente como en el que la perdió para siempre. -No sirve de nada hurgar en las heridas. El pasado, pasado está.

69

-Lo sé –se lamentó Lilian. -no puedes compartir las emociones absurdas de los humanos, no puedes encariñarte con ellos hasta este punto. Luego sucede lo que sucede. Eres su víctima, eres su rehén. -Lo sé –aceptó Lilian con humildad. Sabía que su naturaleza de hada singular la convertiría siempre en un ser extremadamente frágil, pero siempre había convivido con su debilidad. Así era ella. -¿Y bien, Lilian? –La interrogo de pronto el hada púrpura-. Todo funciono según los planes previstos, supongo. -Oh, sí, mi señora, hasta el momento todo va viento en popa, -¿No sospecha nada? -Nada, mi señora. -¿Y mi bailarín? -Preparado. El hada púrpura sonrió condesciende. -Tienes un día tan solo. -Lo sé. -Y no podemos desperdiciar nuestra magia con él. -Todo está calculado, mi señora.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

El hada púrpura relajo las facciones. -He quedado exhausta y no creo que me quede mucha magia para malbaratarla. -No hará falta, mi señora. Os estoy sumamente agradecida por vuestra ayuda. -Mi ayuda ha sido más costosa de lo que creía. ¿Eres consciente del amasijo de hechizos que has creado en torno a ella? Lilian trago saliva apurada. -¿Cómo? -No viaja sola. Lilian carraspeó. -Bueno, son viajes organizados, ya se sabe. -No es eso, Lilian. Los obligaste a venir tú. -¿Yo? -El tejido de tus hechizos es tan tupido que tres humanos se han visto atrapados en tus redes. Lilian vacilo. -¿Quiénes? -Dos muchachas y un muchacho. No se van a dejar desenredar fácilmente. -Yo no quería… -Ya me conozco la cantinela. Has creado una telaraña de embrujos demasiado compleja. -¿Cómo puedo solucionarlo?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

70


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Más adelante. De momento no me preocupa, a lo mejor hasta nos viene bien para desconcertar a los esbirros de Oonagh. Ella es quien me da miedo. Lilian contuvo la respiración.

71

-¿La reina está enterada? -Naturalmente. Le ha faltado tiempo para sí contraofensiva. Lilian tembló. Conocía el poder de la reina. -¿Y qué haremos? -Ya lo hemos hecho. He cambiado el destino de tu protegida, pero no creo que consigamos despistar a la reina Oonagh. Tendré que actuar con cautela. Lilian le besó con fervor las manos. -Gracias, mi señora, gracias. -Desde luego que me puedes dar las gracias. Si Oonagh se entera de mi traición, me arrancará las alas. Lilian lagrimeó impotente. -Siempre Oonagh, siempre ella. Primero mi niñita y ahora… El hada púrpura la consoló, pero no escamoteó no una coma de lo que se avecinaba. -Esta vez, está dispuesta a cabalgar junto al rey y no permitirá que nada ni nadie ocupe su lugar. Oonagh es muy peligrosa.

Transcrito por Brendiiz.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 8 Marina.

V

olar, surcar los cielos, cabalgar las nubes y perderse en lontananza. Marina erra rara pero, como todos los niños del mundo, había compartido en algún momento de su infancia esa fantasía recurrente de de sobrevolar las torres de su

ciudad rebozada de polvo de estrellas. ―¡Volar, qué maravilla!‖, suspiro antes de subir al avión. Volar no era una quimera desde su recentísimo descubrimiento de que las hadas existían. Lilian, la diminuta y traviesa hada propiedad de su hermana, volaba como una mariposa. Pero la realidad fue mucho más prosaica, mucho más parecida a los despertares de las mañanas asociados a esas caídas bruscas que le producía un vértigo indescriptible, exactamente, lo que le producía vértigo indescriptible. Exactamente, lo que le estaba oscureciendo a bordo de un Boeing 737 rumbo Dublín mientras atravesaban una zona de turbulencias. Estaba muerta de miedo y, aunque sabía que era irracional, su experiencia le decía que todo lo que estaba arriba sin sujetarse acababa por caer (como su primo haciendo el gilí) y que todo lo que caía se rompía (como los platos que se le resbalan sin querer cuando recogía la mesa. Ni unos ni otros –ni los platos ni el primo- había quedado jamás suspendidos en el aire. En el instituto estudio la ley de la gravedad, pero ahora se veía obligada a poner la ley entredicho y a sustituida por un acto de fe, sobre todo cada vez que el avión caía en picado y pegaba bandazos. Marina cerró los ojos para no sentir vértigo, ese vació en el

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

72


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

estomago que pugnaba por salirse por la boca. Y cerró la boca por si acaso no le salía solo el vacio sino los espaguetis de la comida. -¡Qué guay! –exclamó Antaviana, a su izquierda, una enana de catorce años que aparentaba once pero maquinaba como una de dieciocho y a veces hablaba como una de siete. -Me voy a morir –lloriqueo Luci, a su derecha, una miope de quince con gafas, tetas y michelines, agitando los brazos para que la azafata acudiese y la auxiliase. Hacia dos horas que había comenzado su periplo y Marina había sufrido ya dos decepciones. Sus fantásticas compañeras de viaje no eran lo enrolladas ni aparentes que ella imaginaba y su primer vuelo estaba resultando un a tortura. Sin embargo, todo era preferible a las clases de matemáticas con el calvo, a los grados a la sombra de condena y las miradas de reproche permanentes de sus padres (aunque la miraban así desde que nació). Marina se había convencido de que, a pasar de no saber a ciencia cierta lo que se esperaba de ella, tenía muchas razones para sentirse positivamente positiva. ¿Quién podía en una sola tarde crecer dos años, diez centímetros, dos tallas de sujetador, treinta puntos de cociente intelectual, dos cursos y además cambiar el color de sus ojos y de su pelo? -Oye, se te ha movido el ojo derecho. ¿Es tuyo? La bajita insolente de nombre teatral tenía salidas así. Marina dio la primera excusa que se le ocurrió. -Es la presión atmosférica. -¿La qué? -La presionó atmosférica. Cuando bajas de golpe puede hacer que te exploten los ojos.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

73


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Antaviana se quedo parada y se detuvo a pensar se durante el curso llegó a la lección de la presión atmosférica i coincidió cuando tenía anginas. -¿Y ahora está bajando?

74

-¿No lo notas? Antaviana parecía más niña cuando se asustaba. Se puso repentinamente pálida y, por si acaso, cero los ojillos rasgados y se sujeto los parpados, no fuera a ser que se le cayeran los globos oculares por la ventanilla. Marina aprovecho para recolocarse la lentilla y de paso, cuando nadie se fijaba, moverse con disimulo la teta izquierda, que no era otra cosa que un calcetín de relleno metido en el sujetador de Ángela, Luci estaba tan mareada que ni veía. Por fin, pasadas las montañas de los baches, las luces volvieron a encenderse, se relajaron las facciones y Marina, ahora Ángela, miró por la ventanilla de su asiento de turista destino a Dublín sin acabar de crese que desde esa misma tarde se llamase Ángela, hubiese cumplido los dieciséis años, fuese rubia, tuviese los ajos azules, hablase ingles y hubiese sacado la ESO con una mediana de sobresaliente. Lo de mirar era un decir. Porque le había tocado el asiento del medio, el que nadie quería nunca, el que le tocaba a la tonta de turno. Algo no encajaba en la proyección ideal se la nueva imagen de Marina. ¿Por qué se había dejado embutir en el medio del sándwich de chicas como una loncha de chorizo? Una cosa era ser educada y amable, que era lo que había intentado ser, y la otra era ser estúpida, que es lo que había acabado siendo. Algo había adquirido una nueva personalidad no podía permitirse continuar siendo un desastre. Si era Ángela, debía serlo con todas las de la ley. Ángela estaría sentada ahora mismo en el asiento de ventanilla. Que era el que molaba, y para conseguirlo, a Ángela le hubiese bastado una sonrisa encantadora. Ángela conseguía todo lo que quería sin que se notase, que tenia merito, y pero era que salía airosa siempre y en cualquier circunstancia por muy adversa que fuese. Ángela sabia dar conversaciones al frutero sobre las peras blanquillas, sabía estar en una disco bailando que te mueras y quedando con el DJ, sabia

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

estar por casa como si hubiera agarrado un cocolón de Actimels, siempre haciendo cosas, ayudando a mamá a poner la mesa, dando conversación al autista de papá, soltando un chiste a Marina y teniendo tiempo y ganas a chatear en el Messenger, y hacer los deberes. ¿Qué haría Ángela en un viaje de dos horas a Dublín en medio de dos desconocidas? Sin duda intimar, concluyó Marina abrumada por el descubrimiento. ―Ángela es empática por naturaleza‖, explicaba siempre su madre en el supermercado para fardar de primogénita y conocer el Coleman de la inteligencia emocional que nadie leía, aunque lo recomendaban a todos los padres y madres en todas las charlas del mundo –a las que solo iban las madresy que se resumían en un principio básico: había humanos emocionalmente inteligentes y había humanos emocionalmente invócales. Todo dependía de un gen mutante llamado empatía quien tenía empatía era empático, que significaba algo como suerte de caerle bien a todo quiqui y de hacer lo que le venía en gana sin que nadie se mosquease, empático se era o no se era y Marina recogió que Ángela tenía una capacidad para empatizar que te cagas. Enfatizaba con todo lo que se pusiera delante: un ciego, un caracol o un policía nacional. En aquel momento –Marina lo sabia- Ángela estaría enfatizando y riendo como si nada son esas dos birrias de compañeras que le había tocado a suerte (o en desgracia). Luci la fea y Antaviana al borde. La fea sonreía mucho i asentía, lo cual decía mucho a su favor, peor la borde había vuelto a las andadas hacia tan solo un minuto, cuando ya había creído que la presión atmosférica había bajado suficiente y sus ojos estaba a salvo y dispuestos a continuar mirando. -Tú eres teñida, ¿no? -Como tú. Marina había respondido al tuntún había acertado.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

75


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Pero a mí no se me nota por que llevo un color muy natural; en cambio a ti, perdona, ¿eh?, pero a ti se te nota un huevo. Marina estaba mosqueada. La chapuza de la había hecho su madre, que se negó a ir a la peluquería por ahorrase cuatro céntimos, peor la niñata entrometida no tenia por que meterse con su pelo. Con su madre ni con… -Me encantaría teñirme, pero no me atrevo. A las dos os queda muy bien – susurró Luci en plan conciliadora. ―¿Qué fácil no?‖, pensó Marina, que a punto había estado de arrearle in bofetón a la enana. Con lo fácil que era y lo bien que funcionaba una frase concionadora. Suerte que Luci conciliadora. Aunque, pensándolo bien, la conciliadora debía haber sido Marina, o sea Ángela, o sea ella. Las conciliadoras adquieran una estatus moral suficiente para convertirse en líderes. Ángela siempre era la líder, siempre evitaba la confrontación e iba por ahí repartiendo paz i amor, besos y achuchones… Marina se forzó, se esforzó en conciliar, en liderar la conciliación del vuelo turista, y se dirigió a Luci con una sonrisa boba conciliadora. -Tíñete, por poco que hagas seguro que mejoras el careto. Silencio gélido. Marina había hablado. Marina la había cagado. Marina debería medir sus palabras. ¿Cómo se la podía decir a alguien que acarreara unas gafas de doce kilos de peso que peor no podía estar? Porque eso era lo que le había dicho. Eso era lao que había entendido Luci la fea, que se había quedado sin palabras conciliadoras por el momento. Y eso era lao que había captado Antaviana con su risilla perversa.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

76


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Estaba clarísimo que Marina debería practicar mucho la empatía y la conciliación. Por el momento, decidió dejarlo para más adelante y calló pesando en su misión y en lo importante que era no obsesionarse con nimiedades. Tenía que obligar sus complejos y estar atenta a cualquier signo que le diese pistas sobre su papel de salvadora. Recordó la imagen patética de su hermana moribunda. Ángela era víctima de un sortilegio y solo ella podía devolverle la salud. Las palabras de Lilian habían sido vagas, pero había dicho que alguien se le acercaría y que conocería a esa persona por sus manos. ¿Quién sería? ¿Por qué lado se le acercaría? En esos momentos tenía dos acercamientos y ninguno de los dos le parecía digno de mención. ¿Luci y Antaviana eran sus contactos? Sus manos eran de lo más normales. Antaviana tenía unas uñas pintadas a cachos y Luci se las comía. Algún arañazo que otro, peor ninguna mancha delatadora, ningún signo que apuntase hacia cualquiera de las dos como la persona a quien debía acercarse. Aunque, a lo mejor, sus compañeras no eran quienes parecían. A lo mejor, como ella misma, suplantaban a otras personas. A lo mejor ni siquiera eran humanas. Miro de reojo a la peculiar Antaviana. Una extraña mezcla de niña perversa de nombre pretencioso y ojitos rasgados. ¿Un hada traviesa? Quizás era eso, un hada. O bien, la aparente conciliadora Luci, que no pretendía otra cosa que engañarla y en realidad hacia honor a su fealdad. ¿Una bruja perversa? O ese friki que también viajaba en su mismo paquete, pero que no les había dirigido la palabra y había sentarse al otro lado del pasillo aporreado continuamente la mesilla que quizás para él simulaba el teclado de in ordenador inexistente. ¿Un gnomo desubicado? Y mientras pensaba en su incierto destino simulaba ojear una revista en ingles. Ni se fijo en ese detalle porque cuando fingía, fingía. -¿Qué quieres decir rape? -pregunto la enana, que no callaba. -Rapar –respondió Marina.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

77


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿Y aquí dice que a esta tía la han rapado cinco veces y pide una condena de cien años para los que la raparon? Marina leyó atónica el artículo que le enseñaba Antaviana con voz insolente y dedo insolente. Tragó saliva y computo. No tenía pies ni cabeza. -Creo que significa violar –susurró muy quedo Luci. Marina hizo ver que había sido una confusión. -Sí, claro, violar… ja, ja te lo has tragado. -No lo sabías –la corto la enana. -Quería ponerte a prueba, quería saber si lo sabías tú. -¡Ja al cuadrado! ¡Ja al cubo! ¿Me oyes? –se burlo la enana infantilmente. Es que lo del inglés, si no se practica, se olvida –sonrió Luci. Luci era un encanto, aunque le robase el pale de conciliadora, marina apuntó dos nuevas tareas a la lista: estudiar inglés –se suponía que se sacó el First en año pasado- y declarar la guerra a la enana antes de que la enana acabase con ella. De momento se propuso inspeccionarla. -Qué ganas tengo de conectar mi móvil para enviarle un mensaje a mi chati. Antaviana picó. Abrió unos ojos como melones. -¿Tienes novio? -¿Tu no? -Yo soy más joven que tú. -¿Tiene once, no? -Catorce.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

78


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Marina simulo estupor. En verdad tenían la misma edad, pero ella era Ángela y Ángela era mayor. -¿Y a los catorce…? ¿No me digas que…, no me digas que no te has enrollado con ningún pavo?

79

Antaviana no tuvo los suficientes reflejos para improvisar. -Una vez, pero… -Los besos sin lengua no cuentan. Esos los hacía yo en la guardería. Antaviana calló y quien calla otorga. Marina aprovecho para lanzar la carga de profundidad. -Pues, perdona que me meta, peor vas un poco atrasada. ¿Cuándo cumples los quince? -Ahora, en agosto. -¿Y aún… no? Pues tía, yo el verano pasado aquí en Dublín me pegué un hartón de ligar. Los irlandeses son unos plastas. Y este invierno ni te digo. A la pequeña Antaviana le salieron los colores y Marina se apiado de ella. -Pero la primera vez cuesta mucho. Hasta que no aprendes no te sale y los tíos se cortan. -Ya. Y cono el ―ya‖ de Antaviana fue dicho con franca humanidad, Marina se sintió generosa y puntualizo. -A lo mejor hasta te sale. Tú ve probando. Es lo que hacía yo a tu edad. Ahora voy en serio, mi novio tiene moto y es de Bachillerato.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

La enana callo y pensó. Marina estaba segura de que la había noqueado, aunque fuera por un rato. La enana se sentía fracasada pro tener catorce años y no haberse pegado un morreo más que con su osito de peluche. -¿Tiene un foto?

80

La había cazado. Todas las que tenían novio llevaban la foto encima, tendría que conseguir una foto ya. Hizo un gesto de disculpa señalando hacia arriba. -Pues sí, claro, en el bolso. Pero ahora está en el maletero. Antaviana se levanto de un salto, se puso de pie sobre el asiento y abrió con desparpajo el maletero dispuesta a hurgar en el boso de Marina, marina la detuvo cuando estaba abriendo la cremallera. -¡Pero qué haces! ¡Déjalo! No me desordenes el bolso. -Si está hecho un desastre. Marina necesitaba tiempo y la obligo a sentarse. -Déjame a mí, que me estas liando. En cuanto Antaviana se sentó y la dejo ante su bolso sin foto, Marina comenzó a sudar, primera prueba de habilidad. Si dentro de su cartera no llevaba ninguna foto, tal vez dentro de la cartera de otro pasajero encontraría alguna para salir del apuro. Metió la mano con disimulo en la mochila de su izquierda. Era negra y parecía masculina. Tanteo a ciegas, alzo la cartera y la abrió. Ahí, entre restos de tiquetes de metro y de papeles de chicle encontró una foto arrugada de un tipo indefinido lanzándose pro la montaña rusa de Dragón Khan. Sólo se veía la boca abierta del susto y los pelos erizados. No estaba mal, el tipo debía tener entre trece y treinta y cinco años y era imposible saber su color de ojos, nariz, su cara. Solo era posible distinguir su formula dental y el color del pelo, algo así como ceniza chamuscado o directamente sucio. Recoloco su estropicio lo mejor que pudo y, tras cerrar el maletero, se sentó de nuevo junto a la pequeña monstruo. Le ofreció la foto desgastada, como si fuese lao

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

más normal del mundo enseñar fotos de novios bajando por el Dragón Khan a bordo de un avión. Antaviana estudio la foto con una avidez morbosa. La miró por delante, por detrás, por encima y por debajo.

81

-No se le ve muy bien la cara. -Ya, está un poco movida. Fíjate, estaba en un looping. -Parece feo. -Eso es lo que tú crees. -¿C.C qué quiere decir? -Carlos al cuadrado. -Que cutre. -¿Ah, sí? Pues hay nobles que se llaman Carlos, como el príncipe de Inglaterra. Y si dices que te parece cutre, los ingleses te meten en la cárcel. Antaviana frunció el ceño. -A mi me recuerda a ése de ahí –y con dedo acusador señalo hacia el otro asiento lateral ocupado por el friki de aire ausente. Marina tuvo un vahído, sobre todo cuando Antaviana le cogió la foto de las manos y la colgó de lejos junto al perfil del viajero. -Se parece un montón. Marina, mosqueada, se la arranco de un manotazo. -Anda, dame, que la lías siempre. Y efectivamente, el friki se había girado hacia ellas y las estaba mirando, a Marina le dio un pasmo, la enana era bien capaz de entrarle a saco y mostrarle

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

su foto. Y el tipo tenía pinta de vengativo, se le notaba a la lengua una vena malvada. Seguro que se le había estropeado el ordenador, con lo cual desearía descargar su ira sobre cualquiera que se cruzase en su camino. El friki gruño. Se froto los ojos enrojecidos y se levanto para ir al baño. Daba un poco de miedo, peor Marina, ni corta ni perezosa espero unos segundos y se levanto tras él mientras escondía la foto en el bolsillo de su pantalón. -Voy a mear –anunció con solemnidad a sus dos compañeras y a buena parte del pasaje.

Transcrito por Marta.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

82


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 9 C.C.

H

acía treinta y nueve horas, doce minutos y siete segundos que no se conectaba. No sabía si tenía síndrome o no, peor le temblaban las manos, tenía la visión turbia y sentía deseos de asesinar a alguien. Por ejemplo a las tres odiosas pijas que

viajaban con él hacia el mismo odioso destino y que no paraban de taladrarle los tímpanos diciendo estupideces a cual peor. Y sin noticias de Thana, de Varlik, no de Jerjes. Por supuesto, Mirior debía de estar muerto más muerto que Tutankamon y él era el único culpable. Lo peor que la gente a su alrededor se comportaba como si no existiese. Estaban enfrascados en la lectura de sus revistas de reportajes truculentos sufriendo por las vidas de los famosos, pero a él lo ignoraban. No levantaban la vista de las fotos de colores fáciles, así no estaban obligados a compadecerse de su desgracia no a interesarse por su estado de anímico, que era obvio, deprimente. ―Se siente, no le he visto‖, dirían ante cualquier juez que les imputase el delito de negación de ayuda. Y es que no hay como no querer ver. Ojos que no ven, corazón que no siente. C.C era consciente de que daba miedo, se había estado contemplando largamente en el espejo y a la fuerza tenía que llamar la atención: las ojeras le llegaban a los pies, estaba pálido, desencajado y con los ojos enrojecidos de tanto llorar a solas. Hasta diría que se le habían afilado los dientes como a los vampiros, o a la mejor era el efecto secundario de la fallida huelga de hambre que hizo en presencia de Leonor y que sirvió sobre todo para que la gorda de su

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

83


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

hermana se pusiera las botas con su cena, su desayuno y su comida. A Leonor no le importo lo más mínimo, estaba insensibilizada y abducida por Ernesto, que era la línea dura y que había dicho que el cuerpo humano está preparado para resistir treinta y siete días sin alimento, con lo cual, cuando regresase de su viaje aún estaría con vida otros cuatro días y podría hasta redactar si testamento. Eso suponiendo que no probase bocado en Irlanda, tal y como los amenazó. Ernesto lo supo por el Google, y eso era una trampa vil, puesto que sin Internet la red era su peor enemigo, ¿Por qué se fiaba de Google para ese tipo de informaciones banales? Peor lo de los treinta siete días de margen tranquilizo a Leonor, que dejó de preocuparse por su alimentación y paso a preocuparse por su maleta y sus otras necesidades secundarias. Muy bien, había otras maneras de culpabilizar a si familia, moriría de otra forma más rápida a poder ser poco dolorosa. Le sonaba haber oído algo acerca de la toxicidad mortal de las pastillas de jabón. ¿Por qué no? Era una forma bastante barata y sencilla de suicidarse. Siempre había una pastilla de jabón a mano. Miro a su alrededor. ¿Es que nadie tenía ojos en la cara? Cualquiera con dos dedos de frente se daría cuenta enseguida de que era un chaval al borde del suicidio. Ya hacía más de treinta y siete horas que rondaba pro la cabeza. Era preferible acabar con su asquerosa vida antes que tener que sufrir la derrota de la vivir (o malvivir) el resto de sus días exiliado de si territorio mágico de Rohengrin. Lo llevaba escrito en la cara. ADOLECENTES EN CRISIS. Sus ojos inyectados de sangre lanzaban S.O.S.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

84


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

―¡Socorro! ¡Ayudadme! ¡Proporcionadme un ordenador, una conexión a internet o moriré!‖, suplicaba en silencio. Peor nada, todos desviaban la mirada hacia otra parte. Les daba exactamente igual si se machacaba la cabeza con un martillo o saltaba por la ventanilla del avión, siempre y cuando no ensuciara el asiento de sesos. Todos eran una pandillas de de egoístas, ciegos, sordos y mudos. Nadie ayudaba a nadie, nadie se solidarizaba con el compañero de asiento, como el chico del avión, con el pasajero del misma bolsa, pero herméticamente encerrado en su envoltorio. ¿Y ése era el mundo que sus padres reclamaban para él? ¡Qué asco de vida! ¿Para qué tenía que aprender inglés si jamás practicaría? ¿Alguien se dirigiría a él por el gusto de hablar? -Hola, ¿qué tal?, ¿Cómo te llamas? No podía ser. ¿Le estaban hablando a él? No había nadie más. Estaba haciendo cola ante el minúsculo recinto del baño y tenia tras él a la pija rubia teñida del asiento del medio de la fila contigua. La más chillona y mareante de las tres. La que estaba más buena también. El tipo de pava que jamás le miraría y menos aún le hablaría. ¿Era un espejismo producto del ayuno? En realidad no había ayunado, esa misma mañana se había comido un Donut a escondidas. La rubia se estaba dirigiendo a él con una mueca que pretendía ser una sonrisa. ¿Le habría pisado el pie sin querer? -¿Yo? -Sí, tú. Yo soy… Ángela. C.C se quedó atónico. -¿Y quieres saber mi nombre? -Sí, me hace ilusión. Como vamos a estudiar juntos y eso…

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

85


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Le estaba entrando asco. ¿Era una loca peligrosa coleccionista de nombres? ¿O pertenecía a una asociación de pijas compasivas de la brigada antisuicidio? -Bueno, yo me llamo… Dudó entre su nombre verdadero (e impresentable), su apodo, que siempre suscitaba preguntas, o si verdadero nombre de elfo hunter. Mientras se lo pensaba, la rubia –que en realidad no tenía el más mínimo interés en conocer su nombre- fue al grano de la cuestión. -¿Eres el de la foto, no? –le soltó mostrándole una vieja foto de su boca gritando en un looping del Dragón Khan y que su hermana se empeño en comprar para reírse de él. C.C se quedó boquiabierto. ¿Cómo había ido a parar esa horrible instantánea a las manos de la rubia teñida? La susodicha le contestó sin necesidad de formular la pregunta. Es más, ni le dejo ocasión de decir esta boca mía. -Es que me la he encontrado en el maletero. -No puede ser. -Bueno, a lo mejor estaba medio caída por ahí y la he recogido. C.C alargó estúpidamente la mano, pero Ángela no le entregó la fotografía como él esperaba. -No, no, es que…, bueno, te quería pedir si me la regalas. C.C se quedó con la palma de la mano tendida y paralizada. -¿Para qué la quieres? –pudo formular con asombro. Pero la reacción de la chica asombrada, exagerada, fue mayúsculas. Le agarró la mano como si le fuera la vida en ello. -¡¿Qué tienes en la mano?!

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

86


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Señalaba su marca de nacimiento. Según Leonor, un antojo de las hadas, que decía mucho sobre lo rara que era su madre. -Esto es…, bueno, una mancha.

87

¿Obvio, no? -Ya, ya lo veo, peor ¿Una mancha de suciedad? -No, no se va. La tengo desde que nací. La pija se estremeció –como de asco- y C.C se arrepintió de haberle hecho una confesión tan personal. Debería haberle dicho que era una mancha de kétchup, de sobrasada o de sangre… ¿qué pasaba? ¿Qué lo de las manchas de mortales sin pedigrí era algo así como tara de defectuosas? ¿A las pijas las encargaban en exclusiva? -No se contagia, tía. La pija le cogió la otra mano con curiosidad malsana. Cualquiera creería que estaban haciendo manitas. -Eh, eh, ¿pero qué haces? -¿Tienes más? Era eso, le hacían gracia. Era como una turista fotografiando gorilas en una reserva africana. La pija estaba encantada con su mancha y su foto hortera de Port Aventura. A la mejor tenía un álbum de frikis y coleccionaba excentricidades. Se mosqueo. -¿Y para qué quieres la foto? -Ya de que te parecerá una gilipollez, pero te tengo que proponer una cosa. C.C se puso a la defensiva, estaba al borde del suicidio y a lo mejor podría parecer que todo le daba igual, pero no era cierto. No quería que su memoria fuese mancillada. No cedería ente ningún tipo de humillación.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Verás, me he confundido y le he dicho a mi amiga. La bajita, que eras mi novio. Tú no, el de la foto. Bueno, casi no se te ve, claro, y eso está bien porque así ella no te reconoce. C.C entró en fase parapléjica, situación que aprovecho la tal Ángela para largar por los codos. -Es que le he dicho que mi novio fue a Port Aventura y, al encontrar la foto, ella se ha confundido y me ha preguntado si era él y le ha dicho si y, claro, cuando me he dado cuenta no podía echarme a otras y quedar como una mentirosa del compón, no sé si lo entiendes. C.C fue sincero. -No, no lo entiendo. Ángela-Marina también fue sincera. -Da lo mismo. Es muy fácil. Me regalas la foto y yo no ye conozco. C.C no estaba la situación de regatear, pero le molestó la jeta de la pija. -¿Y si no te la regalo? A pesar de ser tímido con las chicas, la cara dura de la pija le pico. Peor la pijorra no se enfureció ni se puso tonta exigiendo privilegios. En lugar de despotricar, bajo los ojos con humildad, se mordió los labios y confeso con voz queda: -No sé cómo, pero siempre la cago. Y en ese preciso momento un rayo de luz se coló por la retina entreabierta de loa ojos enrojecidos de C.C., ilumino una zona oscura de su cerebro y pulso en resorte desconocido. Algo parecido a un sentimiento humano se apodero de él y sintió como se apiadaba de la chica rubia, que ponto no le pareció tan pija, insufrible, odiosa y cargante como un segundo antes. ¿Era su fibra sensible o su nervio óptico?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

88


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Bueno, vale, quédatela. Ángela se puso francamente contenta y sonrió de una forma contagiosa, con lo que hasta parecía una sonrisa natural y todo.

89

-¿De verada me la regalas? -Que sí. -¿Y no quieres nada a cambio? C.C se lao pensó un segundo, iba a responder no. Que faltaría más, para así cumplir con la expectativa nueva de caballero andante salvador de pijas mentirosas, peor cambio de opinión. Era un friki desesperado, a punto del suicidio por causa de una desconexión a Internet. -Sí, necesito una cosa. -¿Cuál? -Un ordenador conectado a la red. Ángela no amilanó. A lo mejor hasta tenia portátil o una Visa oro. A saber los misterios que esconden las maletas i los bolsos de los especímenes rubios de buena familia. -Hecho. C.C se apartó tiempo de no pegársela con el bigotudo que salía del WC en ese mismo momento y que lo obligo a entrar en el minúsculo recinto sin poder despedirse de la coleccionista de fotos. C.C., aprisiono en el estrecho baño, se pillo un dedo con la puerta de acordeón y se quedo a oscuras tanteando la luz. Cuando dio con el interruptor se fijo que el espejo no le devolvía la misma fisonomía trágica que había ensayado tan bien esa misma mañana y que había impresionado a su insensible hermana. Hasta se diría que tenía buen aspecto y

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

todo. ¿Ese color rojizo de sus mejillas era debido al calorcito del avión o al cosquilleo que le producía la promesa de la pija? Se lavó la cara para hacer algo y pasar el rato, puesto que no tenía ganas de mear, se le ocurrió que lo de comerse el jabón para suicidarse no le apetecía en absoluto. En ese momento no. Además, ya no tenía sentido. Había establecido contacto con un ser humano –aunque de otra especie. Que lo pondría en contacto con la red, su verdadera patria, de donde había sido brutalmente exiliado. El encuentro con esa chica era lo más curioso que le había sucedido en los últimos cinco minutos de su vida, exceptuando, claro está, su vida virtual. La ralamente autentica. La única que valía la pena. Y suspiro por Thana, a quien tal vez no volvería a ver jamás.

Transcrito por Brendiiz.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

90


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 10 Marina.

M

arina se sentó entre sus dos compañeras y sintió que en su ausencia habían usurpado sus reposabrazos y ahora solo le quedaba un ridículo espacio en el que apenas podía moverse ni respirar. Se hubiera podido enfadar y reivindicar su territorio, pero lo cierto es que estaba dirigiendo su reciente descubrimiento de la mano manchada del friki. ¿Era ése el personaje del que le había hablado Lilian? ¿Dependía de ese tipo la vida de su hermana? Las palabras de la pequeña hada habían sido clareas. Alguien con las manos manchadas se acercaría a ella y tendría que hacerle creer que era Ángela. ¿Ese alguien era C.C.? Porque pensándolo bien, él no se había acercado a ella. Quizás fuera un detalle sin importancia, pero ella se había acercado a él. ¿Eso cambiaba las cosas? Era angustiante no poder preguntárselo a nadie. Afortunadamente, se acababan de apagar las luces y les obligaron a ponerse el cinturón. Aprovecho el movimiento para ganar un palmo a Luci. Ya estaban sobrevolando Dublín y se sumergían en una bruma húmeda cuajada de gotas de lluvia. Quizás estuvieran dentro de una nube. Eso la distrajo y le evitó preocuparse por el nuevo lío en el que se había metido prometiendo al friki un ordenador con acceso a internet. ¿Cómo demonios lo conseguiría? ¿Por qué tenía la lengua tan larga?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

91


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

El ritual del aterrizaje y el miedo de ¿nos meteremos una leche? Le hicieron revivir el susto del despegue y desentenderse de sus problemas circunstanciales. Ese era, por supuesto, su primer aterrizaje. Sintió una emoción desconocida. Desconocida porque era la primera vez que visitaba un país extranjero –aparte de Andorra, claro- y desconocía porque por primera vez también, a lo largo de esas tres horas de periplo de falsificación de personalidad, notó un extraño cosquilleo en las piernas ante la perspectiva de tener que pasar la prueba de la aduana y el control de pasaportes. Era muy arriesgado, no solamente tenía que creerse que era Ángela, sino que debía convencer a un experto en identificar sospechosos de que ella no estaba suplantando a nadie. Y se le ocurrió, como le acostumbraba a ocurrir ante la perspectiva de un examen, que cuanto más se avecinaba la hora más crudo lo veía y más se acordaba de lo que no se acordaría cuando se estuviese examinando.

Dublín cantaba, bebía y reía en sus tabernas, ajena a la lluvia que mojaba los adoquines de sus calles y al miedo de Marina. El eco de sus violines sonaba lejano y amortiguado por el repiqueteo del agua contra los ventanales del aeropuerto. Marina se estremeció. Tal vez no llegase a conocer el verde auténtico de la verde Irlanda y regresase sin haber saboreado una miserable pinta de Guinness en compañía de su soñado Patrick. Y mientras caminaba por los pasillos del aeropuerto siguiendo la fila de pasajeros y procurando esquivar al friki para evitar darle conversación y concretar esa promesa generosa que le hizo conseguirle un ordenador, se iba achantando y se iba dando cuenta de la enorme distancia que mediaba entre ella y Ángela y de la farsa insostenible de la suplantación. Imposible que no la descubrieran. Si hasta un mequetrefe de coeficiente mental de siete años se había fijado a la primera de que llevaba lentillas e iba teñida… ¿Qué no sería capaz de descubrir un avezado aduanero irlandés acostumbrado a interceptar

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

92


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

terroristas del IRA? Marina estaba decididamente pesimista. Lentamente se había imbuido de la escena con la que se encontraría unos minutos más tarde: un montón de policías de aduanas –frustrados profesionalmente desde que se les acabaron los terroristas- que se cebaban en las adolescentes que se hacían pasar por sus hermanas. Estaba comiéndose el tarro sin ver más allá de sus propias temores neuróticos –ni de su maleta y por eso tropezó- cuando Antaviana y Luci, patidifusas, le señalaron sin disimulo –a la manera española- apuntando con el dedo unos metro delante de ellas. -¡Ángela, mira! Marina respondió lentamente al nombre de Ángela, dedujo que se dirigían a ella, levanto la cabeza y… ¡horror! La imagen no podía ser más elocuente. ¡¡¡El friki detenido!!! Un enorme pastor alemán estaba husmeando en su equipaje de mano y la policía militar, casco, porra y pistola, porte amenazador e inglés cerradísimo, se llevaba esposado al tal C.C. del Dragón Khan que acababa de mostrar su pasaporte en la ventanilla. Todo había sucedido con discreción, en silencio y a la europea. Antaviana, morbosa, le dio a la truculencia enseguida. -¡¡¡Se llevan detenido a tu novio!!! Marina se defendió inmediatamente. -No es mi novio. No lo conozco de nada. -¿Ah, no? Y entonces por qué llevas una foto suya y hacías manitas con él en el pasillo.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

93


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Marina quiso darse de bofetadas por su indiscreción. La pequeña perversa, que no se perdía ni una, le había estado espiando. -Coincidimos por casualidad.

94

-Ya, y por eso os habéis estado enrollando horas y horas a la puerta del baño. -Nada más le he preguntado si hacía cola. -¡Ja! ¡Ja al infinito! Os he visto. -¿Y por qué tendría que esconder que es mi novio? -Porque es un friki y te da vergüenza. Le pareció una buena respuesta y comenzó a ponerse nerviosa. -¿Y por qué se lo llevan? No tendría que haber preguntad algo así. Antaviana disparó. -Por narcotraficante o… asesinato o… falsificador. Marina se estremeció. Tenía su foto. Había hablado con él. Había testigos. Si la hacían declarar ante la policía sobre su vinculación con ese friki, acabarían por descubrir que en realidad ELLA no era quien decía ser y le resultaría muy difícil convencerlos de su supuesta inocencia. Luci también estaba preocupada. -¿Y qué le harán al pobre chico? Antaviana echó pimienta a la suposición. -Ahora lo torturaran y lo obligaran a confesar. -¿A confesar que?- se estremeció Marina.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-El nombre de sus cómplices. Marina se defendió absurdamente, puesto que nadie la había acusado de nada.

95

-Ya os he chico que no lo conozco. Luci la tranquilizó, o eso intentó. -No te preocupes, tú no has hecho nada ilegal. Marina palideció. Había dado en el clavo. Era una ilegal. El delito de suplantar la personalidad de alguien… ¿se pagaba con una pena de prisión o con la silla eléctrica? Antaviana le dio un empujón para que avanzase y no obstruyera la fila. -Venga, tía, camina. ¿Estás nerviosa? Marina estaba nerviosísima y en pocos segundos decidió que si la pescaban confesaría, y tanto que confesaría, y si alguien tenía que ir a la cárcel que fuesen sus padre y Ángela, que ya tenía edad penal. Ella, Marina, era una pobre menor engañada, una víctima de la maquinación de unos adultos tacaños y de un hada zumbada. Claro que lo del hada era mejor no mencionarlo, nadie le creería. Estaba tan convencida de lo que le iba a suceder minutos después, que imagino la escena de la detención de su familia: llamada al timbre, orden judicial, lloriqueos de la madre, esposas en las muñecas, ambulancia para Ángela, y ella despidiéndose de todos y diciendo que los denuncio porque la roturaron pero que no se preocupasen porque regaría las plantas en su ausencia. Por fin le tocó el turno. Delante de ella habían pasado Antaviana y Luci. Solo quedaba ella y en su fuero interno una vocecilla la chinchaba diciendo que saldría mal, que tostada siempre caía por el lado de la mantequilla. ¡Ánimo, Marina, una firmita, un sello y go on!

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Your name, please? En lugar de meditar bien la respuesta a la primera pregunta formulada en inglés, respondió sin pensar. ¿Por qué no pensaría antes de hablar?

96

-Ma… no…, perdón…, Ángela. El empleado de aduanas irlandés cría que los nombres españoles eran todos largos, enrevesados e imposibles y se dispuso a anotarlo, pero no sabía cómo se escribía eso de de MANOPERDONÁNGELA. Se hizo un lio, dudó y decidió ojear el pasaporte. Se le ilumino la cara de sopetón. -¿Angela? A ella también. -Angela, yes of course. Menudo susto. A punto había estado de meter la pata hasta el fondo. Pero todavía no se había acabado el examen. Al empleado le dio por embobarse con la fotografía y lanzarle miraditas inquietantes. Miraditas de esas que sonaban a ―hummm, ejem, ejem‖ y se traducían por ―vaya, vaya, quien lo diría, como desmerecen las españolas en cuerpo presente‖. Marina ya se había puesto de los nervios. La había pescado y ahora venia el follón: las huellas dactilares, los cacheos, los interrogatorios y la celda de incomunicados. El aduanero frunció el entrecejo y paso página. ¡Qué horror! ¡Qué celo! Y como miraba, La había mirado a los ojos. Malo, malo. Se le notaba a legua que eran lentillas. Estaba segurísima de que la de la izquierda se le había movido de sitio y ahora debía de tener el ojo izquierdo bicolor. Brown-blue. Los colores se los sabía. Era lo único que practico durante diez años desde el parvulario. Hasta se sabía el de purple. ¿Por qué no se había puesto las gafas de sol? Estaba lloviendo, pero era extranjera y podía permitírselo.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

El empleado cogió el teléfono y marcó. Marina palideció. ¡Estaba llamando a la policía! Seguro que el friki había declarado en su contra. A lo mejor la foto del Dragón Khan estaba impregnada de cocaína y el pastor alemán la había delatado. Marina tomo aire, respiro y decidió confesar. Se acabó. Siempre era mejor adelantarse a lo inevitable. A los asesino en serie se les tenía en cuenta lo de la inculpación y les rebajaban años de condena. A lo mejor, si confesaba, le daban hasta un bocadillo, que en el avión, muy simpáticas, mucho caramelito y mucho té, pero nada donde hincar el diente. El empleado colgó el teléfono y le indico con el dedo que se acercase. Le quería enseñar algo del pasaporte que no le cuadraba. Pues claro, ¿Cómo iba a cuadrar? Si era un timo. Ya se lo dijo a sus padres, pero ellos ni caso. Nada, nada, que no se iban a dar cuenta. Total. -Quiero confesar- musitó. El aduanero frunció las cejas y con un ademán la invitó a repetir más alto su propuesta. -Quiero confesar- dijo de nuevo Marina en un tono más contundente que la hizo sentir repentinamente ridícula. Pero el funcionario continuaba sin entender un pimiento y avisó a su compañero, que abandono su cabina dejando a los pasajeros a su suerte. -¡Quiero confesar!- gritó Marina vehementemente, ofendida por la incomprensión de la policía, animada por la intromisión del vecino y convencida de su culpabilidad. Ambos policías comenzaron a discutir en inglés. Uno de ellos lanzó una retahíla incomprensible de preguntas a Marina y la cola comenzó a inquietarse. La cola sospechaba que su tiempo de espera se eternizaría y, como una serpiente colérica, iba aumentando sus movimientos sinuosos y emitiendo un sordo rumor amenazante. Marina no se dio cuenta de ello y tampoco se percató de la presencia de un

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

97


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

observador perspicaz que no le había quitado un ojo de encima y que había contemplado en un discreto segundo plano su actuación. Hasta que el desconocido decido pasar a la acción dando un paso adelante y cruzando la barrera. Y en ese momento Marina sintió una mano en su hombro y una voz grave, muy irlandesa, en su oído que consiguió que se le erizaran los pelillos de la nuca. Tuvo la premonición de que el momento más importante de su vida estaba a punto de acaecer. -¡Angela! Marina se giró lentamente y se le doblaron las piernas de la impresión. Los policías se difuminaron y cayeron en el olvido. Delante de ella y en tres dimensiones estaba Patrick, el irlandés de sus sueños, el protagonista de sus aventuras románticas, su amor inconfesable. El tipo más guapo que había tendió nunca tan cerca sin que mediara una pantalla de celuloide entre ambos. Media como dos metros e irradiaba tanta luz que deslumbraba. Si estiraba la mono podía tocarlo. Era de verdad. Hasta olía a lavanda y cerveza negra. Pero no fue Marina quien extendió la mano, sino Patrick, y en el momento en que la mano del irlandés la rozó, a Marina se le nublaron lo ojos y lo vio todo rojo, rojo intenso, perdió el pie y se sumergió en una fantasía estrambótica. Se le antojo la escena del ataque de Tiburón, cuando la pantalla se teñía de sangre y nadie sabía que estaba ocurriendo debajo de la mancha y a quien estaba zampándose el tiburón. Sintió como las manos de Patrick la cogían por la cintura, la levantaban del suelo y la lanzaban al aire como si fuera una pelota de rugby. Y desde el are cazó como una instantánea las manchas de pecas que decoraban sus manos. ERA ÉL. Era la persona que Lilian le había anunciado que se acercaría a ella. Marina hubiera podido caer en cualquier parte y no le hubiera importado. Si hubiera caído en las fauces de un tiburón de verdad hubiera recordado esos últimos momentos como los más felices de su vida, lo que voló por los aires lanzada por el irlandés. Pero no sabía que le futuro inmediato le deparaba un destino aun mejor que la panza de un tiburón: los brazos cariñosos que la aprisionaron y el beso más apasionado que una

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

98


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

principiante podía concebir y que ni el más realista de sus sueños podría reproducir. Un beso largo, intenso, húmedo, con lengua, de los que cortaban la respiración y que, según las revistas y su horóscopo, sucedían una vez en la vida. Y Marina, que estaba preparada para ser esposada, torturada y repatriada, y que por naturaleza era pesimista y negativa –aunque sin tender al dramatismo trágico-. Recordó las palabras del hada susurrándole que debía suplantar a Ángela. Creyó firmemente que era Ángela y, puesto que era Ángela, devolvió el beso con más intensidad si cabe. Al acabar sonrió con sonrisa boba y concluyo en su inglés horrendo: -It’s fantastic. Por la cara que pusieron Luci y Antaviana, la escena debió de haber sido, en efecto, fantástica. Marina flotaba en una nube de ensueño. El mundo se había convertido en un lugar maravilloso y por segunda vez en los últimos cinco minutos tuvo la intuición de que valía la pena vivir mirándose en aquellos ojos de eucaliptos y rodeada de aquellos brazos de sauce. Hacia trescientos treinta y cinco días que suspiraba ante una fotografía y ahora, sin más, la encarnación de sus sueños había tomado forma, voz, aroma y boca, y la había besado. Estaba enamorada. Rendidamente enamorada. La naturaleza de Marina era así, enamoradiza.

Transcrito por Brendiiz.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

99


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 11 Oonagh.

L

a reina de los rubios cabellos y tez blanca contemplaba con el ceño frunció los vamos intentos de su doncella Emer por sujetar la pezuña de Armird.

-Aparta – ordeno. Lo haré yo misma. Eres torpe. Emer era joven e inexperta. -créeme soy el herrero – invento a modo de excusa. Oonagh, armada de paciencia, acaricio los belfos de Armird y susurro palabras tranquilizadoras a su oído. -Voy a limpiar tus pezuñas, dulce Armird, vas a permitir que arranque ese espino que te hirió. Lo hare con tiento y prometo no causarte más daño. Y ante el asombro de Emer y Miah, la otra doncella, la yegua levanto su pata y ofreció la pezuña a la reina. -Muy bien, Armird, buena yegua. Miah, tráeme las pinzas. Con pulso firme Oonagh extrajo el espino limpiamente y una pequeña gota de sangre salpico el heno del establo. -Ya esta, ya paso todo, no te dolerá mas. Miah, Emer, dadle comida, lustradla y ensilladla. Saldremos hacia el crepúsculo a galopar por las colinas.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

100


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

De pronto la reina callo y ordeno silencio a sus damas. Aguzo el oído y sonrió. Se acercaban, oía los cascos de sus caballos. -Ya están aquí. Efectivamente, a los pocos segundos el rey Finvana y Diancecht hacían su entrada en los establos con sus monturas cubiertas de sudor. Un caballerizo real corrió a ayudar a su majestad a descender de un brioso corcel. Oonagh abrió fuego con un comentario hiriente: -Sujetadlo bien, últimamente ha adquirido la extraña costumbre de volar por los aires. Finvana, sin perder ni un ápice de su compostura, no se permitió arquear ni una ceja. -Vuelan más las malas lenguas que el rey. La reina es poseedora de todas, por lo que veo. Oonagh recogió su larga túnica para no mancharla y dio unos pasos en dirección a Finvana y Diancecht. Con mano experta acaricio el corcel de su majestad. -Lo habéis dejado derrengado. ¿Acaso huíais de vuestros enemigos? -El rey Finvana no tiene enemigos...fuera de la corte. Oonagh suspiro conmiserativa. -En ese caso debéis cambiar de montura, esta ya no soporta vuestro peso. Finvana rechino los dientes y aparto el mismo la blanca mano real. -Retirad la mano, señora, mi caballo se alimenta de seré sin alma como vos. Podría confundiros con una zanahoria. Oonagh acogió la frase real con una risa burlona.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

101


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Celebro que la grasa no haya llegado a vuestro cerebro y haya reblandecido vuestra causticidad. Es lo mejor que poseéis, por no decir lo único. Finvana la ignoro. Sabía que nada ofendía más a la reina que no ser respondida. -Estimadas damas, si no os soy necesario, me retiro a mis aposentos. Oonagh, sin embargo, lo retuvo. -Un momento. Necesito vuestra opinión para un asunto de suma trascendencia. Finvana, por supuesto, desconfió de su esposa. -Tengo la intención de cabalgar junto a vos en mi yegua Armird. ¿Creéis que es digna montura para una reina? Finvana quedo mudo. Oonagh acababa de retarlo públicamente y acababa de dar a conocer sus propósitos de encabezar la cabalgata junto a él. Cualquier respuesta implicaba aceptar su reto. Se hallaba ante un dilema y seria él quien lo resolviera. Para ello ya tenía a su fiel chambelán. -¡Diancecht! - rugió. Diancecht reía junto a Emer enseñándole a ofrecer una brazada de heno a su cabello. Emer, demasiado joven, demasiado inexperta, se azoraba ante las palabras lisonjeras del guapo chambelán. -¡Emer! - grito a su vez Oonagh, horrorizada por la proximidad ante su doncella y el esbirro del rey. Ambos se separaron al instante y acudieron en presencia de sus majestades. -Mi señor. -Diancecht, la reina tiene problemas de protocolo, solucionadlo vos mismo. Ya sabéis que los tecnicismos me aburren. Señoras, disculpadme.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

102


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Tras lo cual, Finvana abandono los establos con la misma dignidad con la que inauguraba sus partidos de hurling o se sentaba ante su tablero de ajedrez. Oonagh repitió su requerimiento al jefe de protocolo. -Me preguntaba si Armird es una yegua digna de cabalgar junto al rey. Puesto que ese es mi lugar, deseo que mi montura este acorde con mi porte regio. Diancecht retiro sus rubios cabellos de la frente en un gesto interesante, pero que servía, sobre todo, para dilatar la respuesta que la reina esperaba. -¿Me permitís? - pregunto a la joven Emer cogiendo de sus manos el brazado de heno que sostenía y consiguiendo que se sonrojase. Entonces se acerco a la yegua y le ofreció el sabroso manjar. Y Sin embargo, Armird relincho asustada y alzo las patas delanteras. -¡Cuidado! - le aviso imprudentemente Emer, dando a entender delante de la reina que le preocupaba la integridad del chambelán real. -Apartaos, no sois de su agrado – murmuro Oonagh, sospechando que nada era casual y que el astuto esbirro de su esposo le había preparado una trampa. Y así fue, en efecto. -Majestad, vuestra yegua es demasiado nerviosa para cabalgar junto al rey. El protocolo aconseja que cambiéis vuestros planes. Oonagh lanzo una mirada airada al chambelán y escupió. -Contemplo a mi yegua desde otra perspectiva. Ella es fiel a sus amigos, a su linaje y a sus tradiciones. Armird desconfía de los arribistas y de las razas impuras. Mi yegua es por encima de todo un miembro de los Tuatha De y no aceptara la presencia de extraños junto a ella. Diancecht callo. Esperaba ese ataque y sabia que no había acabado. La reina continuo desgranando el rosario de sus ofensas.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

103


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Desde que el rey impuso su voluntad de presidir el cortejo acompañado de una desconocida, para reafirmar su masculinidad en entredicho, la cabalgata ha perdido su autentica magia y ha pervertido su esencia. Mi voluntad, la mía, es regresar a las viejas cumbres primigenias y retornar a los Tuatha De el orgullo de pertenecer a una estirpe singular. Luego, fríamente, reto al chambelán. -Cabalgare con mi yegua Armird junto al rey y no aceptare la presencia de ninguna otra mujer. Y si la salida del rey ofendiendo fue digna, la de la reina furiosa fue memorable.

Transcrito por Hanna.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

104


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 12 Marina.

M

arina caminaba y miraba de reojo a Patrick, que, a su lado, le había pasado un brazo por el hombro (por su hombro) y le sonreía con sonrisa inclasificable. Marina se esforzó en clasificarla sin conseguirlo, le faltaba práctica,

experiencia. ¿Era una sonrisa autosuficiente? ¿Irónica tal vez? Burlona, sin duda. Del pícaro que escondía el as en la manga o del que acababa de conseguir marcharse del restaurante sin pagar. Pero no estaba segura. También podría ser una sonrisa cariñosa, franca, emocional mente sincera, una sonrisa irlandesa de balada de taberna. Una vez lejos ya de la aduana, el irlandés se detuvo ante la cinta transportadora para recoger las maletas, miró a Ángela, se rió y comentó: - You look diferent! A Marina se le hundió el mundo bajo los pies. Empezaba a darse cuenta de la confusión. Patrick no le había besado a ella, había besado a Ángela y ahora – pasado el subidón emocional tras un año sin verla – empezaba a darse cuenta de la estafa. Su burbuja de jabón estaba a punto de pincharse. El irlandés la estaba comparando con el recuerdo de Ángela. Pronto comenzaría a sospechar que la habían truncado – si no era que lo estaba haciendo ya – y luego se mosquearía, claro.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

105


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Pero de momento le pasó un dedo cariñoso por los labios que le robó la voluntad. - Tú gusto de menta. Marina no supo qué significaba, si era bueno o era malo saber a menta en la categorización de gustos de besos. Apenas se había besado un par de veces con Roberto, antes Tito, que era un plasta de la clase que se le sentaba siempre al lado en las excursiones y en el cine. Robertito sabía a pan con chocolate, un gusto francamente infantil. Patrick le había sabido a whisky irlandés con nata…, el primer beso de verdad de su vida. Y ahora le estaba ofreciendo un paquete, un regalo. - That’s for you. Marina abrió el paquete con el corazón en vilo. Era un cajita que al abrirla dejó oír una musiquilla. En lenguaje vulgar era una caja de música. Marina escuchó la canción emocionada. Era la primera vez que la oía y le sonó fugazmente al himno nacional de la selección irlandesa, pero se abstuvo de comentarios. Patrick la observó expectante. - Do you remember? Era una prueba, seguro. La estaba poniendo a prueba. La neurosis de Marina salió a flote. Era imposible que Patrick no se hubiera dado cuenta de la diferencia que existía entre ella y Ángela aunque hiciera un año que no la veía, aunque el recuerdo fuera vago, difuso, aunque ella supiera a menta y Ángela a… ¿fresa? Dudó acerca del misterio: ¿a qué sabía Ángela? ¡Oh, no! Se dio cuenta de que estaba entrando en el terreno peligroso de la inseguridad, de las comparaciones odiosas, de los celos retrospectivos. Esa música seguro que significaba algo para Ángela y Patrick. La escucharon juntos

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

106


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

una tarde de… Le hubiera gustado que no fuese así, pero lo era. Había ciertos límites en la usurpación de la personalidad. La intimidad era uno, los recuerdos compartidos otro. Lilian le había insistido en la necesidad de hacerse pasar por Ángela ante la persona que se acercaría a ella con las manos manchadas, pero no contaba con que ese alguien conociese tanto a su hermana. ¿Hasta dónde habían llegado? ¿Hasta el tobillo, la rodilla, el muslo o…? ¿Podría mantener la farsa sin frustrar al irlandés ni ir decepcionándolo minuto a minuto? ¿Qué podía hacer? El destino en forma de friki inoportuno interfirió de nuevo en su vida. -¡¡¡Ángela!!! Era C.C., que a lo lejos del pasillo voceaba dirigiéndose a ella, la señalaba a ella y avanzaba hacia ella por el pasillo junto a un policía sin perro. Horror. No había ninguna duda, iba a por ella. ¿Pretendía inculparla? No, no podía ser. O sí. Fuese lo que fuese, el friki y el policía, serios, absortos en sus respectivos dilemas, se dirigían paso a paso, con una coordinación de movimientos digna de un batallón de infantería, desfilando hacia donde se encontraban ella, Patrick, Antaviana y Luci. - Is he your friend? – Preguntó Patrick sin presentir la catástrofe que se avecinaba y que todos intuían excepto él. La pequeña Antaviana, con carita inocente, respondió por Marina. Seguramente había estado esperando su momento. - Se llama C.C. y es su novio. – y añadió con retintín. – Her boyfriend. Anda enséñale la foto del Dragón Khan. Marina se quedó atónita y perdió unos segundos preciosos en desmentir tamaña infamia. Siembra vientos y recoge tempestades. Gran frase, gran verdad. O donde las dan las toman, que venía a decir lo mismo y sonaba más de andar por casa.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

107


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- Your boyfriend? – preguntó anonadado Patrick, que entendió perfectamente a la perversa Antaviana. - No, no. – gritó rápidamente Marina. - Sí, sí. – la rebatió la enana. – Yes, yes. – añadió para dejarlo más claro. El irlandés las miró alternativamente a ambas, pero quien resolvió el embrollo fue Luci, que, siempre tan lítica, ni se mojó. - A lo mejor a Ángela no le importa tener más de un novio. Y para acabar de liarla tradujo su frase al inglés. Marina sintió un nudo en la garganta, un apuro terrible y un bloqueo total. Ángela tenía no otro novio, sino miles de otros novios. Pero ella no, ella le era fiel, ella le adoraba, soñaba con él cada noche y vivía emocionantes aventuras a su lado. ¿Y ahora qué? ¿Continuaba en su papel de Ángela o se transformaba en Marina? ¿Quién era? El friki se plantó ante ella resoplando. - Por fin te encuentro. Ángela se vio obligada a una declaración de principios solemne: - A mí éste no me gusta nada. – dijo señalándolo con el dedo. ÉSTE protestó por la alusión. - Oye, tú tampoco me gustas, pero no voy gritándolo por ahí. No hace falta ser tan desagradable. Y en medio del desconcierto, Marina notó que la enana le quitaba la caja de música de las manos y se la ofrecía al irlandés. - ¿Pero qué haces? - Devolverle la cajita.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

108


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- ¿Por qué? - Porque es un regalo que te hizo antes de saber que tienes otro novio. Si te la quedas tienes mucho morro. Y antes de poder deshacer el horroroso entuerto, el policía que acompañaba a C.C. la tomó del brazo y la invitó a seguirlo, por decirlo de una forma amable. - ¿Qué quiere? – gimió Marina mirando a C.C. - Tienes que venir a declarar. – sentenció C.C. Marina levantó los ojos y miró a Patrick mientras era arrastrada contra su voluntad hacia las dependencias de la comisaría. Tras ella, el odioso friki arrastraba su equipaje. Patrick estaba descompuesto, incapaz de intervenir, de mediar a su favor puesto que Antaviana se había acercado a él y susurraba palabras venenosas en su oído. Marina podía haberse debatido en manos del policía y podía haber salido huyendo de nuevo hacia los fuertes brazos del jugador de rugby, pero se había quedado sin moral. Su globo acababa de pincharse. La felicidad era efímera, cosa que había intuido desde que nació. Caminaron por los pasillos inacabables y acabaron en un cuartucho mal iluminado con dos sillas. Marina se dejó caer en una de ellas, absolutamente abatida, y una vez que el policía hubo salido, C.C. se dirigió a ella: - Firma donde te digan y no contestes. Marina no estaba tan segura. - Querrán saber cosas. Motivos de la suplantación y todo eso. El friki la disuadió. - Mejor no abras la boca. No te imaginas cómo se han puesto por el salchichón.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

109


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- ¿Un salchichón? - Leonor, quiero decir mi madre, me metió un salchichón en la mochila para que no pasara hambre y me han acusado de querer introducir la peste porcina en el país.

110

Marina se quedó a cuadros. - ¿Todo este lio a sido por culpa de un salchichón? - Son más intransigentes que los yanquis. Marina comenzó a vislumbrar algo de luz al final del túnel. - O sea que tú no me has denunciado ni ellos saben nada de mí. - ¿Qué quieres que sepan? Sólo que vamos juntos y que me conoces. Marina se levantó como una tromba. - ¿No estamos detenidos? C.C. negó con la cabeza. - Una vez que hayas firmado mi declaración, ya está. Marina firmó con manos temblorosas, se despidió del policía en silencio y recorrió el resto del camino en dirección contraria deseando estrangular a su acompañante. Había sido brutalmente separa de los brazos de único ser vivo que merecía la pena en todo el planeta Tierra. Y todo por culpa de una solemne estupidez obra de un estúpido. La felicidad hecha trizas por un salchichón. Que miserable era la existencia humana. Las palabras de Luci fueron como un bofetón: - Se ha marchado.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Marina levantó la vista y no vio siquiera un asomo de destello rojizo entre los guías de grupos con carteles y pancartas que formaban parte de la fauna de los aeropuertos. ¿Dónde estaba? - Patrick. – lloriqueó sentándose sobre su maleta y hundiendo su cabeza entre sus manos. Luci parecía comprensiva. - Nunca se sabe, a lo mejor vuelve. Pero el irlandés sin apellido se había esfumado sin teléfono, sin dirección y sin Messenger bajo el chirimiri persistente. - ¡¿Por qué no le habéis dicho que me esperara?! – gritó a sus dos supuestas amigas. Antaviana se erigió en defensora de los novios engañados. - Tenía que saber la verdad. - ¿Qué verdad? - Que estás enamorada de C.C. y que llevas su foto encima. - ¿Eso le has dicho? – rugió Marina. Afortunadamente, Luci la detuvo antes de que arrancara los ojos a la pequeña perversa. - Eres muy violenta. – le reprochó Antaviana zafándose de su furia. C.C. asistía a la discusión como si no fuera con él. - ¿Pensáis estar discutiendo toda la noche? Lo digo porque los autobuses tienen un horario. Entonces toda la furia de Marina se cebó en el friki.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

111


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- ¡Por tu culpa! ¡Todo ha sido por tu culpa! - ¿Y yo qué te he hecho? - ¿Por qué no te comías el salchichón y reventabas?

112

Y se echó a llorar desconsoladamente. ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué había tenido que conocer a Patrick en persona para luego perderlo? ¿Y qué haría ahora? ¿Cómo lo localizaría? ¿Cómo se libraría del plasta del friki? Y entonces recordó la ley de Maahs, terrible, mucho peor que la de Murphy:

Las cosas salen bien para después poder ir mal.

Transcrito por Morena.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 13 Ángela.

L

a pequeña hada revoloteaba sobre la cara de la enferma contando meticulosamente todas las protuberancias rojizas que decoraban su piel. -Setenta y nueve, ochenta y ochenta y uno.

-Te has descontado- protestó Ángela con una vocecilla inaudible-. Aquí, detrás de la oreja, también tengo pústulas; me las estoy tocando. -¡No te toques!- le advirtió Lilian demasiado tarde. -¿Por qué? Ángela se dio cuenta enseguida de que tenía los dedos tintados de rojo. ¡Era sangre! Palideció a pesar de las manchas escarlata que la cubrían. -¿Se me están convirtiendo en llagas?- balbuceó horrorizada. El hada asintió compungida y la consoló. -Pronto acabará todo, debes tener paciencia. Ángela alargó el brazo hacia la mesilla tanteando con la mano en busca de algo, pero Lilian le aguijoneó insistentemente la muñeca. -Déjame verme, por favor, déjame coger el espejo- suplicó.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

113


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Lilian negó con la cabecita repetidamente. -Te obcecarías con tu imagen.

114

-Es la que tengo. -Transitoriamente. -¿Y si no se soluciona? ¿Y si es para siempre? De nuevo se hizo el silencio, que solo fue roto por los sollozos de Ángela, unos sollozos y auténticos, capaces de emular la delicadeza del batir de alas de una mariposa. -¡Es horrible! Marina no podrá con ellos. -No pienses ahora en eso. -Nos hemos equivocado. Es demasiado joven, demasiado inexperta. -Tu hermana es más lista de lo que imaginas. -Por muy lista que sea, no podrá contra los Tuatha De Danann. Lilian rio con risa dulce. -Los poderosos son frágiles. Cuando más grande es su poder, más fatuos se vuelven y menos se protegen. -Marina siempre mete la pata, y no tiene ni idea de lo que le espera. -Por eso mismo les pillaremos por sorpresa. Ángela negó vehementemente.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Me siento fatal. -Claro, tienes mucha fiebre. Pero Ángela era tozuda.

115

-No, es que no puedo dejarla sola. Y trató de levantarse sin conseguirlo, puesto que la pequeña hada, a pesar de su reducido tamaño, se lo impidió con firmeza. -No te muevas, no puedes hacer nada. Ángela peleó unos instantes y luego se dejó caer exhausta. Al pasarse las manos por la cara y el pelo se llevó unos jirones de piel y algunos mechones de cabello rubio quedaron adheridos a sus palmas. -¡Es horrible! Soy un monstruo. ¿Cómo he podido permitir todo esto? Lilian, acostumbrada a las crisis cada vez más frecuentes de su protegida, optó por esperar a que se calmara. Pasado un tiempo oportuno, la beso con dulzura. -Me tengo que ir con ella. Ángela gimió. -Ve y cuídala mucho, no la dejes sola ni un momento, protégela. Ya sabes, mi vida depende de ella y no me gustaría que… Lilian batió las alas. -No sucederá nada que no tenga que suceder. Está sucediendo casi todo según el guion previsto. Ángela parpadeo.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿El encuentro ya se ha producido? Lilian asintió. -¿Y él no se ha dado cuenta de la diferencia?- pregunto Ángela con la voz impregnada de tristeza. Lilian agitó su varita sobre su frente y la cubrió de un luminoso polvo de hadas. -No te angusties, te prohíbo que pienses en ello. No ha ocurrido nada que no hubiésemos previsto, aunque…ha habido un problema inoportuno. Ángela abrió los ojos a pesar de sus pústulas. -¿Marina no lo soporta? -No es eso, se trata de una interferencia. Algo que me dice que el contacto no está establecido del todo. Tendré que cerciorarme. Ángela intento incorporarse en vano. -Me siento una inútil, soy yo quien tendría que estar ahí, dando la cara y peleando. -¿Qué cara? Por favor, ¿no ves precisamente la cara que te han dejado? Más vale que no hagas más tonterías ni te sientas una heroína. Ángela suspiro. -¿Qué soy yo? ¿Quién soy? Lilian, con una dulzura melosa, cerró los ojos y la cubrió de besos. -Eres mi niña bonita, mi niña querida, mi niñita… Ángela se enterneció.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

116


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Háblame de ella… De golpe Lilian abandono su cariñosa actitud y se puso a la defensiva.

117

-¿De quién? -De tu niña, de tu pequeña protegida. -Yo no tengo ninguna niña más que tú. -La tuviste. -Nunca he tenido una niña. ¡Nunca, nunca, nunca! Ángela bajo la mirada avergonzada. -Perdona. Olvide que no querías hablar de ello. -No se puede hablar de lo que no ha sucedido. -Ni de lo que se ha olvidado- matizo Ángela repitiendo una lección antigua. -Exacto. Y ahora, si me lo permites, voy a ayudar a tu hermana, que creo que ya se ha metido en un lio. Ángela la animó sonriendo con coraje. -Sí, vete, ella te necesita más que yo. El hada, dubitativa, volvió atrás y la beso de nuevo. -No creas que no preferiría quedarme contigo, pero si no le echo una mano, no saldrá de esta. -Lo sé.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Una vez el rastro de luz de Lilian se hubo evaporado de la estancia mortecina, Ángela, con una fuerza insospechada, se puso en pie, encendió la luz y tomo con gesto resolutivo el espejo que había sobre su mesilla. Al abrir los ojos y mirarse, el grito que pegó se oyó desde Honolulú.

Transcrito por Brendiiz.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

118


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 14 Marina.

D

ublín olía a maíz tostado, a lluvia y a cerveza negra. Los porches de sus casas de ladrillo rojo olían a niños, a leche agria y a huevos fritos. Y la casa de la señora Higgins, olía a gato, a

bacón y a pizza cuatro estaciones. A Marina le daba igual. Aun flotaba dentro de la nube roja de su primer beso de amor y los olores que le daban la bienvenida en ese nuevo país eran burdos y primarios comparados con su recién experiencia. No conseguía olvidar el aroma de lavanda y cerveza del maravilloso emisario irlandés, su sueño convertido en carne i hueso. Y tampoco logaría olvidar su disgusto por haberlo perdido. Discutió inútilmente con Antaviana y C.C., aunque no le sirvió de nada. Su único consuelo era convencer de que Patrick, que bien podría apellidarse O’Connor (¿Por qué no? Patrick O’Connor quedaba estupendo), tendría iniciativa propia e iría a buscarla. A pesar de que eso fuera suponer, tanto que probablemente nunca sucedería, con lo cual ella debería pensar en la manera ponerse en contacto con él, puesto que esa eran así misión. No había ido Dublín para aprender inglés como sus tres nuevos compañeros. Ella era una enviada especial entrenada para salvar a su hermana moribunda. Se para su misión tenía que sacrificarse besándose con un irlandés macizo, pues lo haría. Su abnegación y su capacidad de sacrificio no tenían límites ni fronteras. Mientras tanto, debería disimular haciéndose pasar por una Ángela de vacaciones dispuesta a mejorar su ingle inmejorable en compañía de Antaviana, Luci y C.C.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

119


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Los cuatro, que estudiaban en la misma academia y viajaban con la misma agencia, estaban alojados en el mismo barrio. Ella y Antaviana se alojaban en la misma calle, y C.C. y Luci dos calles más allá, pero tenía la sospecha de que la patrona más impresentable era la suya. Su nombre era Higgins, Mrs. Higgins. La rotunda personalidad de Mrs. Hoggins la horrorizo al instante. Era una irlandesa bajo el peso de sus casi cien kilos, sus casi cien años y rodeada de sus fieles sicilianos, dos huéspedes recién llegados, al parecer, que la adoraban. Mrs. Higgins no hablaba, gruñía, y no se levantaba de su silla porque estaba especialmente blindada para su peso y su malhumor. Ni tan siquiera sonrió al abrir con avidez el pequeño regalo que la madre de Marina/Ángela metió n la maleta. Era un abanico de rebajas (no estaba mal por tratarse de una imitación de plástico), pero a Mrs. Higgins no le izo ninguna gracia. Con un de desagrado lo lanzo al suelo y ahí se quedo. «Natural, con el frío que hace aquí cualquiera se abanica», pensó marina, aunque podía haber tenido el detalle de colgarlo de la pared, que es lo que se hace con las inutilidades, en lugar de quejarse sin disimulo de que las estudiantes españolas ya no la traían bobones ni churros y que quizás estuvieran preocupadas por su línea, lo cual hizo reír mucho a los dos huéspedes, que parecían encantados con todas las sandeces que se le ocurrían a Mrs. Higgins. Los huéspedes, Salvatore y Pepinho, eran raro, puesto que eran un poco viejos para ser estudiantes y demasiado jóvenes para ser hombres de negocio de paso. Y lo más curioso era que, a pesar de ser unos recién llegados, se tomaban muchas familiaridades con su patrona. Salvatore tenia los dientes inquietantemente negros, vestía una camiseta de Spiderman a punto de reventar, llevaba un piercing en la oreja izquierda y lucia un Rolex de oro en la muñeca derecha. Mientras abrazaba continuamente a Pepinho, flacucho y bajito a pesar de llave alzas en los zapatos, disimuladas bajo unos vaqueros horteras. Le cayeron mal. Muy mal. Y ella a ellos, porque las corrientes de simpatía son certezas que, como los ataques de bostezos, se comparten o no.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

120


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Era una situación un poco chocante. Marina no sabía atenerse a la jerarquía de su nueva familia, no sabía qué lugar ocupaba ni en que lengua tenía que hablar. Una cosa estaba clara: Mrs Higgins era la dueña, la grandote y la mama y, como en todas partes, incluyendo el avión, supo que tenía que hacerse un sitio, cuanto antes mejor. Seria amable, cariñosa y solicita como lo hubiese sido sin duda Ángela. Tras una cena birriosa, en la que se auto sirvió un sándwich reblandecido regado con agua del grifo, y pedazo de tarta reseco, se ofreció a recoger la mesa y a fregar los platos. Nadie le dijo «no por favor, no hace falta» al revés, los tres comensales estuvieron de acuerdo en seguida en que era una excelente idea y ni tan siquiera se lo agradecieron. Al tercer viaje de la sucia cocina al diminuto dinning room trasteando platos y vasos, ya se había arrepentido de su ofrecimiento. La señora Higgins reía con sus huéspedes, los huéspedes ponían los pies encima de la mesa, y ella, como una tonta, se había convertido en la nueva cenicienta de la casa. ¿No se suponía que los recién llegados estaban cansados y que eran los anfitriones quienes cuidaban a los invitados? Dijo «buenas noches» o un good night flojito, pero no obtuvo respuesta. Reían de algún chiste malo que acababa de explicar el italiano y que no hacia ni gota de gracia. Vaya, eso le pareció, porque si no entendía el English, menos aun entendía el Italenglish. Todo era raro, diferente, extraño y lejano. Para nada resultaba divertido, Mrs Higgins tenía bigote y ladraba como un bulldog y los dos italianos la intimidaban. La habitación era pequeña y asfixiante. Estaba decorada con muy mal gusto: las cortinas, rabiosamente estampadas; la colcha, raída y cantona: los suelos, enmoquetados de un color parduzco; las paredes, empapeladas con grabados de florecillas que olían a mantequilla rancia; y el armario, encajado en un lugar tan estrecho que, para poder abrirlo, tenía que subirse sobre la única silla del la habitación.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

121


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Quiso salir huyendo. Lo suyo era mala suerte. ¿Por qué en lugar de una simpática familia con niños le había tenido que tocara última hora una viuda con sobrepeso? ¿Por qué en lugar de una alegre casita con jardín y perro le había correspondido una lúgubre morada con sus mafiosos italianos? ¿Por qué?, ¿por qué?, se repitió una y mil veces. Hasta que cayó en la cuenta de que ella no era ella, sino Ángela. Y ella, ósea Ángela, estaba en la habitación de Ángela, en la familia de Ángela, con los amigos de Ángela… y había besado el novio de Ángela. ¿Y qué haría Ángela en sus mismas circunstancias? ¿Se conformaría? ¿Se rebelaría? Recordó la escena que sucedía año tras año la noche del viaje de Ángela a Dublín. Ella cenaba aburrida con sus padres aburridos, en su aburrida casa, cuando sonaba el teléfono. Los ojos aburridos de su madre al responder se iluminaban con un destello que significaba «ya era hora de que alguien interesante dijese alguna cosa que valga la pena» y sonreía al escuchar su primogénita. Y tras colgar retransmitía el mensaje a Ángela con orgullo: «Ángela esta estupendamente. Le ha tocado una familia simpatiquísima, una casa preciosa y unos compañeros maravillosos». ¿Ángela mentía? Quizás con un poco de imaginación Marina podría cambiar su decepcionante realidad por una familia inventada de catalogo. ¿Era eso lo que hacía Ángela? ¿Ser alguien afortunado en la vida dependía de su capacidad para recordar los recuerdos cutres y falsearlos? ¿Acaso Ángela sería capaz de convertir a la desagradable Mrs. Higgins en una entrañable irlandesa y sus desapacibles huéspedes en unos italianos divertidos? -Eres un desastre. Marina no supo si su conciencia le hablaba con voz femenina o si Ángela se comunicaba a través de sus poderes. Pero era Lilian, que apareció revoloteando

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

122


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

tras las cortinas y se podo sobre la cabecera de la cama. Ha ahí una posible culpable de sus desgracias. Marina volvo su angustia en la pequeña hada. -¿Dónde te habías metido? ¿Por qué me has dejado tirada? Tendrías que haber estado en el aeropuerto. ¿Te parece bonito abandonarme sin decirme cómo no cuándo encontraría a la persona…? Pero Liliana no estaba para sermones. -¡Oh, cállate, por favor! ¿De qué te quejas? No tienes ni idea de lo mal que lo está pasando Ángela. Marina se avergonzó inmediatamente de su egoísmo. Apenas había dedicado tiempo en pensar en su pobre hermana. -¿Sufre mucho? -Mucho. Todo se está complicando. Marian titubeo. -¿El qué se ha complicado? -Se le está cayendo el pelo a mechones. Marina se sujeto el suyo supersticiosamente. Estaba en su lugar imagino a Ángela calva y se estremeció -¿Y la varicela? -Se le han reventado las pústulas. Tiene la cara cubierta de llagas sanguinolentas. -Bueno, no hace falta que seas tan explícita. -Pues no me preguntes.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

123


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Lilian estaba nervios, extrañamente nerviosa. En lugar de hablar, cuchicheaba y revoloteaba inundando la habitación de polvos dorados que escocía en los ojos i en la nariz. Marina no pudo aguantarse y estornudo. -Por favor, no te muevas tanto, me haces estornudar. Lilian se detuvo y la acuso con su minúsculo dedo índice. Parecía francamente enojada. -Y por lo que respecta a ti, eres un completo desastre. Marina ya lo sabía, peor le ofendió oírlo decir en la boca de una hada. -Ya lo se, soy tonta, no entiendo Ingles, pierdo al amor de mi vida y encima friego los cacharros a esos tres, que se están riendo en la sala. El hada la interrumpió enérgicamente. -¡¿El amor de tu vida?! Deja de decir estupideces. Marina se quiso dar de tortas, como podría ser tan bocazas. -Quiero decir… el chico más guapo del mundo. Lilian parecía excéntrica. -No sé qué le veis a ese gigantón. Marina dudo. -¿Era él, no? Quiero decir, ¿era Patrick la persona que estaba esperando?... -Sí, era él. -¿Y qué se supone que tengo que hacer para salvar Ángela? -Conseguir ganarte la confianza de Patrick. -¿Qué tiene que ver Patrick con la maldición de Ángela? Lilian carraspeó posponiendo la información.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

124


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Patrick te gusta, ¿no? Marina se abstuvo de reconocer que había soñado con él durante años, que su voz era exactamente como la imaginaba, que cuando él la beso pensó que moriría y que cuándo de alejó de ella se sintió repentinamente sola, pequeña y vacía. Y, sobre todo, callo que cuando recordaba esos instantes sentía un cosquilleo en la piel, un ardor en los labios y temblereque en las piernas. ¿Eso era estar enamorada? ¿Qué entendía un hada del amor? Sin embargo decidió no discutir por cuestiones de matices. -Sí me gusta. El hada susurro entonces por lo bajines: -Pues él es la clave. Él y solo él tiene en las manos la curación de Ángela. -¿Un antídoto? El hada se enfado. -No vas a saberlo, para que no puedas volver a equivocarte. Los humanos elucubráis demasiado deprisa a pocos datos que se os proporcione. Hasta ahora lo has hecho fatal. -Fatal –reconoció Marina-. Ahora cree que tengo otro novio y que no me gusta. Lilian no se preocupo excesivamente. -Bah, eso es lo de menos. Patrick volverá contigo en cuando se lo pedidas, y ahí sí que tienes un problema. -¿Cuál? Lilian se posó en su nariz y obligo a Marina a bizquear. -Que no puedes pedírselo perqué no tienes su teléfono ni su dirección. ¿No conseguiste ni una miserable cita!

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

125


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-No me lo dijiste. -¡Era obvio! -Fue culpa de C.C. y su asqueroso salchichón, y por la chismosa de Antaviana y la mema de Luci, que también colaboro lo suyo. Además, aquella plica me agarro del baro y se me llevó. Lilian no tenia ningunas ganas de conocer los detalles del fracaso de Marina. -¿Cómo piensas volver a ver a O’Connor? Marina apenas pudo silabear con estupor. -¿O’Connor? -Sí, Patrick O’Connor. Ya puedes empezar a ojear el listín telefónico de Dublín y llamar a los más de mil doscientos O’Connor que forman parte de su clan, aunque tu Ingles es deplorable no siquiera podrás descolgar el aparato. Marina no estaba preocupada por los teléfonos no por su Ingles. Pero no podía entender como había adivinado el verdadero nombre del irlandés. -¿Tengo poderes? ¿Puedo adivinar cosas? Lilian estallo en una sonora carcajada. -He sido yo. Lilian, por un momento, olvido du apuro y se jactó de sus artes. Le encantaba presumir. -Susurro ideas y palabras en los oídos, sugiero cosas… Marina tuvo sus decepciones simultaneas: una no era vidente, y dos, que Patrick seguía el dictado de una vocecilla. -¿Ah, sí? ¿Entonces Patrick me besó porque se lo dijiste?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

126


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Lilian negó con la cabeza. La realidad era más prosaica e internáutica. -Yo no estaba allí, y ojala hubiera estado para controlarlo. Patrick acudió a ti porque Ángela le advirtió de su llegada por Messenger –y añadió sin compasión-: No te hagas ilusiones, él besaba a Ángela. Marina se sintió mezquina, como siempre que alguien la comparaba con su hermana, peor la consoló pensar que quien había besado (al margen de las intenciones) era a ella, a Marina disfrazada de Ángela, y no Ángela moribunda. Eso era lo que contaba a fin de cuentas. Seguro que algún filósofo había filosofado sobre eso, sobre la diferencia entre intenciones y los deseos y la realidad prosaica. Ahora sólo faltaba un pequeño detalle. -Cómo puedo encontrarlo. Lilian se encogió de hombros con delicadeza. -No sé dónde vive. Marina se enfado. Eres una hada, ¿no?, tendrías de saberlo. Y me acabas de decir que esta agregado al Messenger de Ángela. Y entonces de le ocurrió. Esa podría ser la manera. ¡Me conecto al Messenger de Ángela y lo busco! Lilian la reprendió: -No grites o acabaran por oírnos. Para que lo sepas, las hadas no interferimos con humanos. Nos enferman las ciudades: el humo de los coches, las calefacciones y los aires acondicionados. La contaminación, vuestra contaminación, no degasta las alas y nos impide volar, Marina lazo una pirada significativa a ese polvillo que recubría sus alas translucidas y comprendió a medias el problema.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

127


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿No eras la hada de Ángela? Lilian se ruborizo levemente. Insólito tratándose de un hada. O tierno. -Ángela es…, como te lo diría, alguien muy especial. Por ella he hecho muchas cosas que otras hadas no harían. Marina se convenció. Lilian estaba confesando su devoción por Ángela. La quería, sin duda, y sufría por ella. -Está bien. Haré lo que me sigas, pero no sé mucho inglés. Lilian era consciente. -Lo sé. Intentare hechizarte pero me fue imposible. -¿Cómo? Lilian insistió. -Fuiste refractaria a mi hechizo. Hasta en eso Marina tenía que dar el cante. No siquiera era apta para ser hechizada. Y, a pesar de fiasco, la idea le pareció maravillosa. -¿Quieres decir que un hechizo agrediría ingles de golpe? -Adquirirías el don de las lenguas, tu mente se abriría a todos los lenguajes universales. Las hadas poseemos ese don. ¿Cómo demonios crees que estamos haciendo tú y yo? Marina estaba fascinada. -Pero eso… ¡Eso es increíble! ¿Y las matemáticas? Lilian se hizo rogar. -Bueno, eso es el pensamiento lógico-deductivo-analítico. También podemos ayudarte, peor se nos da mucho mejor la música.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

128


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Marina lanzo una exclamación. -¿Podría tocar la guitarra? Lilian frunció la naricilla.

129

-¿La guitarra? ¿Por qué la guitarra? Es mucho más elegante el violín o el arpa. Marina reconoció que tenía gustos vulgares y populistas. Como decía su madre: «aunque la mona se vista de seda, mona se queda». Para elegancia ya estaba Ángela. En cualquier caso prefirió no abusar de los favores de Lilian. Su madre –que era muy redicha- también decía que la avaricia rompe el saco. -Con el don de las mates y el de las lenguas ya me conformo. Pero Lilian estaba de rebajas. -El don de lenguas es más que suficiente. Marina acepto. Menos daba una piedra. Lilian vatio las alas una vez, dos, levanto una minúscula aguja que refulgió bajo la deprimirte bombilla de cuarenta voltios que pendía bajo y pronuncio unas palabras inteligibles, marina cerró los ojos esperando sentir una punzada, un calor súbito, una iluminación mental o cualquier experiencia paranormal que sonase vagamente a magia. Pero no notó nada. Abrió los ojos y miro al hada, que a su vez también la contemplaba sorprendida. Lilian le indicó con un gesto que entreabriese la puerta y algunas de las frases fragmentarias e inteligibles de Mrs. Higgins y sus huéspedes inundaron la minúscula habitación. -¿Los entiendes? -No. Lilian se estremeció la conminó para cerrase la puerta de nuevo.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Aquí sucede algo… -¿El qué? Justo en ese instante un ruido sordo golpeo el vidrio de la ventana, ambas callaron y se miraron con recelo. Llego otro ruido y otro. Eran repiqueteos en la ventana. Alguien estaba lanzando piedras contra el cristal. ¿Qué podía ser? Sin duda alguien insistente y cabezota. Marina se asomó de reojo procurando no ser vista. ¡Era él! ¡El friki! -Es el pesado del avión. -Deshazte de él, no lo necesitamos –le susurro Lilian. Marina estaba absolutamente de acuerdo con el hada. Abrió de par en par la ventana y se encaro con el intruso. -¿Qué quieres? C.C. sonrió al verla. -¿Vienes a dar un paseo? -Tenemos prohibido salir después de las diez, imposible. -Puedes salir por la ventana, yo lo he hecho. Marina fingió escandalizarse., peor le pareció buena idea, desde su quinto piso del edificio de Sant Feliu sí que era una temeridad, peor en Dublín se alojaba a pie de calle. Disimulo. -¿Estás loco? -Estoy harto de la familia que me ha tocado. Marina se alegro. Se merecía por haber interferido con le amor de su vida.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

130


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¡Pues te fastidias! -Oye, no nos peleemos, sólo quería que me acompañases por ahí. -¿Dónde? ¿No ves que esta todo oscuro y no hay nada en la calle? -Me han dicho que no muy lejos hay un cibercafé. Era eso. El friki quería conectarse, chutase Internet en las venas. No podía resistir más el mono. -Vete tú. -Es que…, es que no tengo ningún euro. -Ya. -¿Y tú? Marina mintió para deshacerse de él. -Me queda uno y basta. El friki dudo. Estaba avergonzado. A pesar de la promesa de la pija no se atrevía a hacer valer sus derechos. -¿Me prestas? Marina sonrió, había ganado la partida. -Si me prometes que desapareces ya. -Lo prometo. Lanzo una moneda hacia la negra noche. El sonido del euro tintineando sobre el cemento y su eco se fue amortiguando en la oscuridad. Marina cerró la ventana. La última imagen que conservaría en su retina era la del friki agachando buscando su ansioso tesoro. Lilian la felicitó.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

131


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Muy bien. Ahora apaga la luz, mete tu maleta en tu cama para que abulte, espera unos minutos y sal silenciosamente por la ventana sin que nadie te vea. -¿Dónde vamos? –musito Marina desconfiada.

132

-Fuera de aquí. -¿Por qué? -¿No lo notas? –silabeó Lilian olfateando los rincones como un sabueso. Marina sintió un escalofrió. -¿El qué? -A los intrusos.

Transcrito por Marta y Devil_Knight.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 15 C.C.

D

ónde estaba e maldito euro?, se preguntaba C.C. tanteando a ciegas el suelo. Tenía el mismo color parduzco y triste que el asfalto y precisamente porque se confundía con el asfalto le

había quedado la mano asquerosamente sucia de tanto arrastrarla y en contra todo tipo excepto el euro que le había lanzado la pija por la ventana. Como si él, en lugar de un hunter exiliado, fuera un oso bailando ante su ventana. Nunca antes le habían lanzado una moneda desde una ventana y, tras la experiencia, no se lo recomendaba a nadie. Era muy humilmente y bastante desagradable, sobre todo si sucedía de noche y la moneda perdida. A saber si había caído en la única alcantarilla que había ante la hilera de casas de ladrillo rojizos alineadas una junto la otra, idénticas, repetidas, con los mismos chorretes de lluvia y las mismas manchas de humedad, los mismos calzoncillos tendidos en sus jardines igualitos y la mismas cortinas floreadas tras los ventanales sin contraventanas. Aunque C.C. la repetición mimética no le aburría ni le deprimía. Al contrario, le resultaba tranquilizadora, puesto que era casi una extrapolación virtual. Contemplo la ventana de la habitación oscura donde minutos antes asomaba la cara cínica de la rubia teñida que lo insultó por llevar un salchichón en la maleta. Raeyn no lo hubiera permitido. Simplemente la habría secuestrado, la habría atado en lo alto de un árbol y la habría torturado hasta que se le hubiesen bajado los humos de reina elfa.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

133


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

C.C. se sentía ofendido, pero dependía enteramente de la pija, las otras dos supuestamente amigas eran muchísimo peores. Lo intuía. La pequeña llamada Antaviana era perversa y la sabionda llamada Luci era empalagosa. Prefería la brusquedad de Ángela, que como mínimo era clara y enseguida había accedido a pactar un trato, aunque un trato raro como ella. Sin embargo, admitía que tenía lago que lo fascinaba. Era una pija mutante, similar un calidoscopio o a la cola del pavo real. Dependiendo del momento, el lugar y la luz, Ángela parecía diferente. Hubiera dicho que los ojos le cambiaban e tonalidad, las tetas de forma y de tamaño, que a veces parecía más alta y otras más baja y con el pelo no se sabía a ciencia cierta si era rubio, moreno o a mechas. Extrañísimo. Como su carácter, si actitud y sus gestos, absolutamente fluctuante. ¿Las clicas reales eran así de raras? Pues allá ellas. Por eso prefería Thana, que era siempre igual a sí misma. Su túnica azul se pegaba siempre en los mismo pliegues, sus curvas eran exactas, sus colores matemáticamente prefijados y nunca tenía un Michelin mas no menos aunque comiera chocolate, ni le salía un grano en época de exámenes. Thana era sencillamente perfecta y previsible con sus ojos felinos se cada noche y sus pasos agiles recorriendo la pantallas. En ese mismo instante sintió una punzada terrible que le desgarro el pulmón izquierdo. ¿O era el corazón tal vez? añoranza. Añoranza desesperadamente su bosque, a sus amigos, sus correrías y su compañera Thana. Le daba mucha vergüenza llorar, pero se moría de ganas de echar unas lagrimillas. Y es que no le faltaban. Estaba solo, casi desnudo, absolutamente pobre y desasistido en un país extranjero, y su nueva familia era mucha familia para sacar una conclusión rápida. Le había tocado una familia numerosa. No conto cuántos hijos tenían, fue incapaz de retener caras y sus nombres, peor calculo a ojo de buen cubero que media docena bien buena. Todos ruidosos, mocosos y pecosos. Todos tenían el mismo aspecto de holligans enfebrecidos y en cuando lo vieron se le echaron encima gritándole y pidiéndole la camiseta del Barça y caramelos de sangría.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

134


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Fue una experiencia espeluznante. Luego llegaron las otras, que fueron mucho peores. Le adjudicaron una litera en una habitación atestada de niños de todas las edades con las paredes forradas de posters de futbolistas salvajes y los suelos cubiertos de centenares de zapatillas de deporte sudadas y apestosas. Tuvo que compartir ducha con un par de gemelos insolentes que se asombraron de que no tuviera pecas en ninguna parte de su cuerpo. Tuvo que pelear en la mesa para ensartar una chuleta grasienta con el tenedor, peor alguien se la robo en el vilmente camino del palto y no pudo encontrar el culpable ni, naturalmente, la chuleta. Se enzarzó en una lucha sin cuartel para poder sentarse en el palmo de sofá y grito, como hacían todos, intentando alcanza el mando a distancia y cambiar de canal. Hasta que se canso. No entendía un pimiento del programa de la tele y además estaba encogido, hambriento e incomodo. En el mismo instante que se levanto, el lugar que ocupaba si cuerpo desapareció magiarmente y fue ocupado por otros dos cuerpos que se expandieron en el sofá. Nadie se inmuto por su ausencia, así pues fue a la habitación de las literas, salió por la ventana y se panto en la calle con los bolsillos y el estomago vacios y sin esperanzas de conseguir unos minutos de felicidad por Internet. Sus padres se habían asegurado muy mucho de que la familia a la que iba a para ignorase las nuevas tecnologías. Computer?, pregunto nada más poner los pies en su nueva morada. Pero aparte de que se rieron de si acento y su cara, lo único que saco en limpio fue que no sabían lo que era un teclado y que había un cabe Internet no muy lejos. ¿Money?, Soltó después. Lo dijo para probar nada más. Las órdenes eran muy estrictas. Tenía prohibido disponer de dinero, solo compras en compañía de la señora de la casa. Que miserables eran Leonor y Ernesto. Toda la vida dándoselas de diferentes y enrollados, para acabar convertidos en unos vulgarísimos padres represores. «¿Sabéis que por vuestra culpa en todo un mes no he podido leer un libro y me he puesto morado de reality shows»,, les reprocharía al regresar. Pero la

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

135


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

venganza futura no le consoló. Su problema era inmediato y no podía esperar un mes a resarcirse. Debía solucionarlo sin dilaciones. De momento, la solución transitoria a su problema estaba ahí, en el suelo del parque, en algún rincón oscuro bajo las ruedas de un coche aparcado y en forma de moneda. Sin embargo, y a pesar de tenerlo tan cerca que casi podía olerlo, el euro de arpa celtica que lo libraría de su desesperación se empeñaba en ni aparecer y C.C. comenzaba a perder la esperanza de hallarlo. Se estaba planeando atacar a algún paseante nocturno de perros cuando el chasquido de la ventana de la pija le hizo levantar la cabeza a tiempo de verla saltar a la calle, limpiamente, y desaparecer doblando la esquina. ¡Qué morro! Ángela le había dicho que se iba a dormir y lo que quería era darle esquinazo. Pues no se libraría fácilmente de él. Y la siguió hacia el parque procurando no ser visto.

-¿Quieres decir que hay espías en la casa? –grito Ángela. C.C. se limpio las orejas. Se había escondido tras un parterre y estaba oyendo y viendo hablar a la pija sentada en un banco solitario. Hablaba sola, sin móvil ni interlocutores, mirando al frente y gesticulando con una loca de las que acarrean bolsas de basura. Hablaba claro y nítido, y tras cada intervención callaba unos instantes, como si escuchara la respuesta inexistente. Si quería quedarse con él, lo estaba consiguiendo. -¿Qué tipo de duendes? ¿Duendes peligrosos? C.C. la observo. No fingía, no estaba representando ninguna obra de teatro. Estaba realmente conversando con la nada, hasta replicaba con desparpajo, como si estuviera pidiendo en una trifulca verbal. -No, Lilian, no, no me líes. Ahí sólo viven dos italianos y la señora Heggins.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

136


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

… -Te juro que no he visto a nadie más. …

137

-Claro que sé que son italianos. Llevan calcetines italianos, comían pizza y decían mamma mía. … -No, no había ninguna visita extraña. Ángela se alarmó. -¿Tengo que mirar dentro de los armarios? No me asustes. Levanto las manos al cielo. -¿Pixies? ¿Y qué son los pixies? C.C. se asombró de la ignorancia de Ángela. Hasta los niños de parvulario sabían lo que eran los pixies eran unos duendes especialmente molestos y traviesos de orejas puntiagudas y color verde. Un largo silencio y Ángela asintió, frunciendo el ceño y enarcando las cejas como haría cualquier alumno ante una larga explicación académica. ¿Alguien o algo le estaba explicando a Ángela quienes eran y cómo eran los pixies? A esas alturas, la actuación de la rubia teñida había conseguido interesara C.C. «Si no era vero era ben trobato.» Ángela parecía exactamente una muchacha charlando con su conciencia, con un ovni o con un ser mágico. -¿De qué tamaño son? ¿Tenía contactos con el mundo feérico?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Vale, perfecto, peor lo que yo quiero es conectar con Patrick –soltó de golpe con voz resolutiva, como harta de oír cosas poco interesantes y haciendo hincapié en lo que realmente valía la pena. C.C. sintió un pinchacito leve en la autoestima. La pija había pronunciado «Patrick» con tanta devoción que le sentó mal. De acuerdo que el gigante irlandés medias casi dos metros, tenía unas manazas con King Kong, unos tríceps de jugador de torneo de las seis naciones, que seguramente era un vacilón y un cachondo de barra de pub y era de los que, probablemente –por pura potra-. Sabía besar y decir cosas románticas de esas que volvían locas a las chicas. Lucia le estuvo explicando con pelos y señales el morreo que se dieron él y Ángela. A lo mejor hasta sabia bailar. Pero no había para tanto. Él también tenía la tira de cualidades. Cualquiera que tuviera ojos en la cara se daría cuenta de sus muchas cualidades. Intento enumerarlas; en primer lugar era un chico…, hummmm…, un chico moreno…, un chico… chico. No se le ocurría nada, pero era natural, se justifico, era de noche y estaba algo espeso. Así pues dejo dejar la búsqueda de sus millones de virtudes para otro momento. Lo que sí tenía clarísimo era que el tal Patrick le caía fatal –como todos los extrovertidos conquistadores- y que probablemente fuera un fantasma y un completo fraude. Atendió de nuevo a la conversación de Ángela, que en esos momentos parecía que pactaba con el ante invisible. Decididamente, la especialidad de la pija eran el regateo y los pactos. -Tú concédeme el don de las lenguas y yo me espabilo para conectar con el Messenger de Ángela y conseguir la dirección de Patrick. Alucinante. Ángela hablaba de ella misma en tercera persona. Aquella tía era una creída y una actriz de primera. Con desvergüenza se puso en pie levanto la cabeza al cielo encapotado, abrió los brazos en cruz, cerró los ojos y se sometió a algo que no funciono, porque al

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

138


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

abrir los ojos de nuevo musito son desagrado:-Pues menuda mierda de hechizó. No entiendo nada de lo que me dices. C.C. flipaba en colores. Un hechizo para aprender lenguas, ¡Qué maravilla! Aunque Ángela no opinaba lo mismo.

139

-¡Que no! Que continúo sin entender ni una palabra. A esas alturas C.C estaba seguro que Ángela no actuaba, de que ciertamente Ángela hablaba con algo personalidad, criterio e ideas propias… se moqueó. Si se trataba de algún ser mágico, estaba dispuesto a hacer lo que fuera para verlo. Si una pija teñida podía codearse con antes mágicos…, él, un elfo cazador nivel 20, tendría acceso a si código. Tal vez la realidad fuera mucho más interesante de lo que nunca había imaginado. Tal vez se había perdido algo realmente bueno. Tal vez sus padres tuvieran un poco de razón y valía la pena poner los pies en tierra firme. Mientras imaginaba con delectación los muchos mundos que podía contener el nuestro y los muchos misterios por descubrir nunca descubiertos, sintió un cosquilleo caliente y húmedo en la pernera del pantalón. Levanto los ojos y quedo aterrado por la presencia de unas pupilas dilatadas frente a las suyas muy cerca. Y de pronto un enorme hocico se abrió bajo los ojos irisados, mostrando una amenazadora hilera de dientes, y un ladrido feroz surgió de la garganta de la bestia. C.C. pego un salto de su escondite, se puso en pie y grito. El perro ladro. El dueño del perro insulto en ingles. C.C., apurado, salió del parterre y choco con una asombrada Ángela, que había visto interrumpida si conversación con Lilian y que no se explicaba qué demonios hacia el friki metido entre los matorrales y peleando con un perro. Los dos cayeron al suelo a causa del impacto del tropezón, se frotaron la cabeza, se pusieron en pie con dificultades y se vieron obligados a hablar. Ángela, para no perder la costumbre, se metió con él.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿Qué haces aquí? -Paseando, ¿y tú? Pero Ángela no respondió a su pregunta y, como hacían las chicas, contraataco con otra pregunta. -¿Y esa mancha? C.C. recordó la humedad caliente. -Creo que el perro… -¡¡¡Puaag!!! Se te ha meado encima del pantalón. -Vaya, que lista. -Tío, me muero de asco. -Pues no me pienso cortar la pierna. -Métela en el lago. -Métela tú. C.C. odiaba el agua y sentía un miedo atroz a meterse en lugares que no fuesen piscinas con mosaicos de colores. Un lago tenebroso habitado por algas asesinas y monstruos de las profundidades era muy poco recomendable para sumergir la pierna. -Yo me largo. Con Ángela se largaba su euro y su posibilidad de conexión con felicidad. -Espera, espera. Y C.C. tuvo que hacer acopio de valor para remojar la pierna –visto no visto- y sacarla cubierta de un lodo oscuro y sospechoso. -¿Lo ves?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

140


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Sí, lo veo, esta mas mojada que antes. -Y más sucia. -No, perdona, ahora esta manchada de barro, antes estaba meada. De pronto, Ángela, muy acorde con su estilo insolente, le hizo una pregunta insolente: -¿Y qué hacías aquí escondido? Porque lo de pasear no me lo trago. C.C. no quiso que se le comiera terreno. Ametrallar a preguntas era la táctica muy de chicas. Intentó invertir el esquema. -¿Y tú? ¿Qué hacías tú en el parque? Ángela se resistió. -Yo he preguntado primero. -Yo buscaba mi euro. Ahora dime tú qué hacías. Ángela se puso sarcástica. -¡Ja, un euro excursionista! Se ha venido solo desde mi casa hasta el parque. ¡Ja! C.C. se mosqueó. Lo que más le molestaba de las chicas era que no fueran directas ni claras, que se perdían en vericuetos y que se salieran con la suya. Intentaría de nuevo. -Vale, tú ganas. Lo perdí y cuando te vi salir de casa te seguí porque me intrigaste. Ángela era puñetera. -Te lo gastaste, confiesa, te lo gastaste y ahora me buscabas para que te diera otro.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

141


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

C.C. dudó. ¿Por qué no podía creerse que simplemente no llegó a tomar la moneda? No. Era demasiado sencillo. Tenía que complicar lo fácil. -Como tú quieras. Ángela se desconcertó hasta que computo que le daba la razón. -claro, eres un jeta. Ahora me sigues para que te vuelva a invitar a conectarte. C.C. asintió. Era una buena táctica. -Eso mismo. Ángela miro a su alrededor. Estaban solos. Nadie más salía a esas horas excepto los paseadores de perros. C.C. detecto un leve temblor de manos. -Pues vamos. C.C. no se lo podía creer. -¿Dónde? Y sorprendentemente Ángela le ofreció las llaves del paraíso. -Al café de Internet, a conectarnos. Quiso abrazarla y celebrar la noticia, pero se reprimió. La alegría, sin embargo, se le escapaba por todos los poros de la piel. No podía disimularla, se echaron a andar y C.C., además reflexionar sobre que tal vez Ángela le usase como guardián de noche y quisiera ir al cibercafé para conectarse con Patrick, pronto se dio cuenta de que no tenía el más mínimo sentido de la orientación. -Qué calle más tétrica. -Es donde vives. -¿Ah, sí? -Sí, en esa casa.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

142


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Ángela no recordaba la puerta por la que había entrado no remotamente la ventana por la que había salido. -¿Estás seguro?

143

-Claro-¿Y cómo lo sabes? -Me fijo. -¿En qué? -En detalles, por ejemplo, ¿ves ese buzón arrancado de la pared? -Sí. -Me guardo su imagen. -¿Donde? -En alguna parte. Me queda grabado en el disco duro. Y cuando conecto la memoria, sé que si camino de regreso al parque, a mi derecha, pasaré por una calle con buzón arrancado y en ese momento deberé girar a la izquierda. Ángela no respondió. C.C. creyó que lo depreciaba por simple, pero no. -A mi me es imposible. -No es difícil –añadió sitiándose generoso. -Depende –objeto Ángela-. Yo no distingo entre la derecha y izquierda. C.C. se quedo patidifuso. ¿Era posible que existiese gente incapaz de distinguir entre la izquierda y la derecha? -No puede ser. -Antes siempre llevaba un anillo a la mano izquierda y por eso sabía cuál era la izquierda, peor hace dos años se me hincho el dedo y me lo serraron.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿El dedo? -No, burro, el anillo. -Ah.

144

-Y ahora ya no sé cuál es la izquierda. C.C tardó unos minutos en digerir tamaña tontería. C.C tardó unos minutos en digerir tamaña tontería. -¿Y si piensas con qué mano coges la cuchara? -Depende de dónde esté más cerca. -te estoy diciendo que con qué mano te la llevas a la boca. Ángela era una chica rara. -Y yo te estoy contestando que depende de que mano me caiga mas cerca de la boca. Me da exactamente igual. -¿Eres…, eres ambidiestra? -Eso. Escribo igual de mal con las dos manos, corto fatal con las dos y no se me peinar con ninguna. -¿Y cómo aplaudes? -No me he fijado. -¿Y si tuvieras una pistola? -¿Quieres decir con que mano dispararía? -Sí. -Y yo qué sé. Fallaría con las dos, seguro. C.C. no se había encontrado nunca con una chica tan humilde. Le molaba.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¡Desenfunda! –gritó sacando su mano en forma de revolver de su bolsillo. Ante su sorpresa Ángela desenfundo con las dos a la vez. -Jo, va en serio.

145

-Pues claro. -Hazte tenista. -Lo probé de niña, le partí una ceja a mi mejor amiga y dejó de ser mi mejor amiga. C.C. calló abrumado y reconoció que estaba siendo la conversación más larga que había mantenido con un congénere no virtual en los últimos tres años. No estaba mal. Hasta se había sentido interesado por un tema, no es que el ambidiestrismo fuera apasionante, peor si algo peculiar. Se sintió rebosante de generosidad. -Te puedo enseñar. - ¿A jugar a tenis? -a luchar con las dos manos. A manejar la espada, daga, la catana. Ángela lo miro con ojos como platos. -Tío, me das miedo, ¿No serás de esos zumbados que se cargan a la familia cuando no les dejan ir al cine? C.C. se creció un poquitín. Lo de dar miedo a los demás era estimulante. Nunca nadie le había dicho algo decididamente estimulante. -De momento aún no me los he cargado, pero me lo pensare. -No me extraña que te detuvieran. -Me detuvieron por el salchichón.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Lo cual no dejaba de ser patético. -No me lo recuerdes. Jamás volveré a comer salchichón – comento Ángela con retintín Y C.C. se dio cuenta de que se había ido animando, animando asta marcarse faroles que lo delataban. No podía explicarle que en verdad nunca había manejado una espada ni menos aun un puñal, que no tenía ni zorra idea del peso de una catana y que ignoraba el movimiento que debe seguir la mano para rebanar un cuello o inmovilizar a un enemigo. Eso sí, sabia mover con destreza el ratón. Era un luchador nivel 20 virtual. Lástima que Ángela no estuviese dentro de una pantalla. Luciría mejor y hasta podría ser una buena compañera de raids. La imagino blandiendo dos catanas, una en cada mano y desconcertando a los enemigos con los ojos bicolores. Desgraciadamente era real. Como Antaviana y Luci, que, para su sorpresa, estaban en al café Internet cada una frente a una pantalla y que se alegraron un montón de verlos entrar. Su alegría fue inversamente proporcional a la suya. Necesitaba un poco de intimidad con Ángela. Había establecido un clima de confianza suficiente para entrarle sobre sus contactos feéricos y ahora esas dos se inmiscuían. Le hizo muy poca gracia y le consoló comprobar que a Ángela le ocurría lo mismo. -¿Qué hacéis aquí? Antaviana sonrió de oreja a oreja. -Luego diréis que no sois novios. Os habéis escapado por la ventana, habéis ido al parque y ahora venís a conectaros un ratito. C.C. miro a Ángela horrorizado y descubrió el mismo horror en los ojos de ella. Ambos se lanzaron a desmentir la vil acusación de la enana fisgona. -Tú flipas, tía. -Nadie se ha enterado de que salía por la ventana.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

146


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-En el parque solo había un perro y un irlandés. Y de pronto Ángela, con una voz francamente desagradable lo acuso con el dedo índice. -Y este tío no es mi novio- lo dijo recalcando la palabra tío, como si hablara de un perfecto desconocido. -¿A no? Pues vais siempre pegaditos C.C. iba a cortar por lo sano, pero Ángela se le adelanto. -No me gusta nada. -A él tampoco le gustaba oír una y otra vez que la pija relamida se avergonzaba de su amistad o llámesele como quiera. ¿Tan ofensivo resultaba que alguien considerase que eran novios? Se pico. Tampoco era un insulto. Pero Ángela sí que lo creía y echó más leña al fuego. -Es demasiado delgado, demasiado moreno, demasiado friki. Le mosqueo. ¿Es que no podía ser un chico moreno, delgado y friki? ¿Cuál era el canon? ¿Medir dos metros, tener el pelo color tomate frito, la boca de tiburón y las manos de gorila? -Ni a mí me gusta tú con esas mechas mal teñidas y esa pinta de pija, ¡No te fastidia! C.C noto el cuchillo de los ojos de Ángela cortándolo a cachitos. No había hecho gota de gracia su comentario. A él tampoco le había hecho ninguna el suyo. Eso le pasaba por confiarse, por bajar la guardia, y creerse las confesiones fingidas de una pija que deseaba ser una humana imperfecta. Todo ese cuento de su ambidiestrismo era una patraña. Todas sus frases humildes eran una impostura. -¿Pues si no os gustáis, porque vais riendo? ¿De qué os reíais?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

147


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿Y a ti que te importa? - Ángela y yo tenemos negocios entre manos, nada más. Luci los corto en el acto:

148

- Antaviana, para ya de meter cizaña. Está claro que no se aguantan el uno al otro. No intentes hacer de celestina, que no cuela. C.C. y Ángela suspiraron aliviados. Luci era ciertamente una conciliadora nata. Antaviana se encogió de hombros. -Pues no os diré que os habéis metido en un buen lió, que os están buscando por todas partes y que a lo mejor llaman a la poli. C.C. confirmo lo que sospechaba y se dio la vuelta. La pequeña Antaviana era una impresentable. Ángela, inteligentemente siguió su ejemplo y el dejo mosqueado. Había cosas muchos más interesantes en la vida, pensaban los dos. Y curiosamente, a pesar de sus desafectos, coincidieron.

Transcrito por Marta y Devil_Knight.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

149

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 16 Oonagh.

L

a dama encapuchada se detuvo junto al pozo y chasqueó los dedos. Las doncellas que la seguían untaron de brea las antorchas, acercaron sus lámparas y, al punto, las llamas

crepitaron alegremente e iluminaron la oscura estancia de los calabozos del castillo. - Retirad la losa. – ordenó la dama descubriendo su cabeza. Sus dorados cabellos refulgieron bajo las tonalidades rojizas del fuego. Las dos muchachas accionaron la palanca y la losa se deslizó a un lado mostrando la oscura hendidura que descendía hasta las entrañas de la tierra. La dama se desprendió del resto de su túnica y sumergió sus blancos brazos en la oscuridad húmeda del pozo. - Oonagh, reina de la corte de los Tuatha De Danann, se inclina ante vos, rey del Averno, que reináis en la corte oscura. He aquí a vuestra sumisa sierva que os ofrece los dones de la tierra y los frutos de sus bosques. Miah y Emer, las dos doncellas, acercaron a su reina el resto de flores y frutos que Oonagh, dotada de la gracia real, fue lanzado al abismo. - Extasiaos con el aroma de los jazmines y las gardenias de mis jardines, contemplad el colorido de las alegrías y las amapolas de mis prados, saciad vuestra hambre con las frambuesas, las manzanas y las ciruelas de mis huertos, aceptad mi canción como ofrenda y hacedme llegar vuestra amistad. - tras lo

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

150


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

cual, Oonagh entonó un cántico dulce que entibió los húmedos muros de las mazmorras del castillo. Miah y Emer acompañaron a su reina y las tres voces entonaron un coro capaz de derretir el corazón más helado. Al finalizar su cántico, gruesas lágrimas rodaron por sus mejillas y cayeron al pozo. Finalmente, una voz cavernosa surgió de las profundidades. - Bienvenida, Oonagh, nuestra bella amiga. Estoy impaciente por recibir vuestro tributo y acepto vuestros presentes como cada siete años. Durante este tiempo seréis mi aliada y protegeré vuestra vida con mi magia. Decidme, ¿disponéis ya de sangre fresca y joven? Oonagh se apresuró a responder. - La más hermosa, la más delicada, la más pura. Una milesia educada para este fin y traída desde la Península Ibérica. Su sangre hará vuestras delicias. La voz ronca parecía más excitada: - Ardo en deseos de degustar vuestro presente, bella reina. Oonagh sonrió. - En esta ocasión no deberéis esperar a la cabalgata. Os entregaré vuestro tributo antes de nuestra celebración, para que compartáis con la corte de los Tuatha nuestra alegría por la nueva cosecha. ¿Os complace? - Me complace enormemente. Oonagh rodeó con sus brazos blancos a Emer y, paralizándola con su mirada, la arrastró hasta la hendidura del pozo. - Decidme, ¿qué veis? – preguntó al Señor Oscuro. - Una doncella.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

151


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Oonagh empujó levemente a la muchacha, que se inclinó sobre el vacío y se dejó caer sin voluntad. - Vuestra es, consideradla un regalo mío. Os servirá en mi nombre. Emer cayó sin un grito, sin un suspiro. Miah, asustada, dio un paso atrás, pero Oonagh, indiferente a su miedo, volvió a acodarse sobre el abismo. - Señor de la Oscuridad, ¿os parezco una reina digna de cabalgar junto a mi rey? - Sois la más bella y la más poderosa, sin duda. Oonagh alzó la cabeza orgullosamente. - En ese caso no seré motivo de escarnio. Cabalgaré junto a mi señor como corresponde a mi dignidad. - Y desde las profundidades celebraré vuestro valor al retar a Finvana, rey Fatuo que no me honra como vos. Oonagh sonrió complacida. - No merezco vuestro elogio, me abruman vuestras palabras. - Bella Oonagh, sois la reina indiscutible de los Tuatha De Danann, y ninguna mortal puede disputaros vuestro derecho a reinar eternamente. Oonagh suspiró aliviada, se despidió del Señor de la corte oscura con un gesto sumiso. Luego, ella misma volvió a colocar la losa en su lugar y apagó las antorchas. La joven Miah, temblorosa, le acercó sus ropas y la ayudó a vestir de nuevo su túnica y a cubrir su cabeza ocultándola bajo la capucha. Antes de reemprender el regreso hacia sus aposentos la reina se detuvo y advirtió a su atemorizada dama: - Y bien, Miah, ¿has visto lo que espera a los que me traicionan? - Sí, majestad.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

152


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- Emer tonteó con Diancecht, ¿lo sabías? - No, majestad. - Ni una palabra a nadie.

153

- Seré una tumba. - Diancecht intentó ganarse los favores de Emer. Espero que tú resistas a sus encantos. La doncella se estremeció. - Soy vuestra, enteramente vuestra. - Más te vale, si no quieres ser el próximo tributo a la corte oscura. Ya has oído, ese puesto está reservado a una milesia y tú la traerás hasta aquí. - ¿Cuándo, majestad? - Esta misma noche. Miah reverenció a su reina con temor. - Vuestras órdenes serán cumplidas.

Transcrito por Morena.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 17

E

l Messenger de Ángela era un cementerio. Marina ya lo suponía. Y sin embardo, antes de coger el teléfono lo más directo y sencillo_ quiso probarlo. Le daba mal rollo llamar a casa, hablar

con Ángela y pedirle con toda la jeta la dirección de Patrick. Era muy fuerte pedirle a una hermana la forma de contactar con su novio para ligárselo. Aunque fuese por su bien, aunque de ese contacto dependiese su curación (Lilian se lo había remarcado). Ángela al enterarse de sus intenciones turbias para con Patrick, enfermaría mas y ella se sentiría mas culpable. ¿Qué haría Ángela en su lugar? Intento imbuirse de la personalidad de Ángela. Cerró los ojos y medito. La veía, la tocaba, estaba muy cerca del halo de Ángela, de su voz dulce, de las palabras que lanzaba como las pelotas de los jugadores de la NBA y que entraban en la canasta de forma neutral. Estaba clarísimo. Ángela optaría por la sinceridad. Ángela se mostraría franca y reconocería que no deseaba herirla ni engañarla con Patrick, pero que tenía que cumplir una misión. Así, acaso, sin especificar ni entrar en detalles escabrosos (nada de besos, toqueteos, caricias, miraditas ni palabras de amor). Le diría que tenían que… Vacilo. Se rompió la cabeza buscando el verbo adecuado. ¿Conocerse? No. ¿Entrar en contacto? Menos. ¿Intimar? Sí, eso. Tenían que intimar como amigos íntimos. Ángela diría que tenían que intimar y nunca nadie podría

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

154


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

sentirse ofendido con sus palabras, porque decía lo que tenía que decir con mucha delicadeza y con mucho tacto. Y una vez hubiera dicho, tendría por delante un arma poderosísima: la verdad. Ángela siempre decía la verdad. En cambio, la cobardía de Marina y su falta de autoestima le hacían urdir mentiras viles. La verdad que usaba Ángela con tanto tino era una magnifica coartada para la vileza de Marina. Sin darle más vueltas _puesto que comenzaba a marearse_, tomo una decisión rápida y llamo por su móvil. Era una llamada justificada. Acababa de llegar y era oportuno poner a sus padres en antecedentes. Marco sin titubear. - ¿Diga? -Hola, soy Marina _murmuro bajito para que nadie se enterase. - ¿Marina? - se extraño su madre. ¡Horror, sus padres ya se habían olvidado de su nombre! - Si, tu hija. ¿Te acuerdas? Su madre estaba extrañada. -¿Poe que llamas a estas horas? -para decirte que ya he llegado. -ya me lo suponía. -y que estoy bien. -No hacía falta. Marina se sintió molesta. -Podía haber tenido un accidente. -De eso nos habríamos enterado, seguro.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

155


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Le dio tanta rabia que se sintió obligada de preocuparlos. - Me ha tocado una casa con dos hombres - ¿En tu misma habitación? -pregunto su madre inmediatamente -No -reconoció, aunque enseguida añadió para darle morbo a la informaciónpero son dos huéspedes italianos. -Bueno; natural. Si son extranjeros, tendrán que ser de algún país La indiferencia de su madre era ofensiva. ¿No le preocupaba saber que en aquella casa en lugar de hablar inglés se hablaba italiano? ¿y que en lugar de en una afectuosa familia había aterrizado en un clan de la mafia? -Es que no es natural, no es ninguna familia. Solo hay dos tipos raros y una vieja gruñona que me mata de hambre. Y dio en el clavo. -¿Te mata de hambre? Eso la sacaba de quicio como a todas las madres del mundo, sobre todo porque había pagado un pastón por la manutención. -Solo he cenado un Sándwich frio -dejo caer Marina como munición de primera. La voz de su madre sonó francamente alarmada: -¿No había nada caliente para la cena? -No -remarco con delectación. -¿Ni una tortilla? ¿Ni una salchicha de Frankfurt? ¿Ni una patata frita? -El sándwich y va que chuta, sin postre ni nada.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

156


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Su madre callo. Debía estar calculando a cuantos quilómetros casi Dublín de Barcelona para lanzar un misil. -Eso no puede ser.

157

-Pues es. -Hablare con tu padre. ¡Oh, no! Eso sí que no. Las cosas podrían complicarse y luego no sería capaz de resolverlas. No tendría que haber llegado tan lejos. Intento aplacar los ánimos. -No, no te preocupes. Estaba muy rico el Sándwich. Aunque estuviera frio era muy apetitoso, de verdad. Pero cuando una madre se lanza, se lanza ¿Qué había dentro? -Pues queso ¿Y nada más? Marina intento amenizar la soledad del queso. Había un poco de jamón dulce. Su madre ladro: - ¿Y luego no te han dado ni una miserable pieza de fruta? ¿Ni un vaso de leche? Marina supo que tenía que mentir. -Sí, si me he atracado de leche. En realidad mintió para evitar la cuarta guerra mundial. Una madre española es capaz de lanzar un misil contra el parlamento dublinés por matar de hambre a

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

su hija adolescente, lo saben todos los estadistas y políticos. Era el momento de cambiar de tema. -¿Y Ángela?

158

-Mal. -Quiero hablar con ella -No, que es muy caro. Se lo temía. La avaricia familiar flotaba en el ambiente y se estaba quedando sin saldo. Tendría que rogar para que le recargaran la tarjeta. -Por Favor -suplico arrepintiéndose de haberse ido de la lengua con lo del sándwich y de haber perdido un tiempo precioso para conseguir la dirección de Patrick. -Está descansando. -Tengo que darle una buena noticia de la escuela. _-¿Y no puedes esperar a mañana? A marina le entraron ganas de llorar. - Mama, seguro que la animo… Aquí todos las quieren mucho y se acuerdan de ella. Esa frase le había salido con gustos de Ángela. Era la frase de una hermana buena que quiere el bien de su hermana enferma, desea darle una alegría y subirle el ánimo. Su madre, conmovida por su bondad, camino por el pasillo repiqueteando con los tacones hasta la habitación de la enfermita. Ángela tenía voz de ultratumba. -¿Marina?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Angela, ya sé que estas fatal, que se te cae el pelo que se te han reventado las pústulas y lo siento mucho, pero me tienes que dar la dirección de Patrick. -¿De Patrick? -Sí, es el contacto, quiero decir que es la clave para que te cures y tengo que intimar con él. Pero Ángela no capto el sentido correcto y amistoso de la palabra intimar.

-¿Como que intimar? -Hacerme intima. -¿Novios? - tradujo equivocadamente. -No, solo amigos íntimos. Tengo que quedar con él y hacerle creer que soy tu. La voz de Ángela sonó alarmada: -Pues eso él cree que aun somos novios. Marina ya lo había notado. -No te preocupes, aunque quiera morrearme no me dejare _mintió piadosamente. Pero no surtió efecto. Oyó un sollozo al otro lado del cable. ¿Había sido muy brusca? -Ángela. Ángela, te juro que no pasara nada. Ángela moqueo. -Fue muy bonito. No me gustaría estropear ese recuerdo tan bonito. Marina se sintió supermal. ELLA podía estropear un recuerdo con su sola presencia. Era una hermana toxica. -Es una orden de Lilian.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

159


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Ángela no obedeció a la primera. -¿Pensaras en mi cuando este con Patrick? -Claro. No pensare en otra cosa -juro con toda la impostura de las mentirosas contumaces. -Recuerda que me quiere a MI -insistió para dejar claras las cosas y hacer que marina se sintiese una gusana usurpadora. -Eso está clarísimo. -Su dirección es: Guy Fawes Road 79. Y su teléfono… Mariana no daba abasto a copiar. ¡Lo tenía! ¡Lo tenía! -¿Y su e-mail? -Su e-mail es… Lo siento, tengo que colgar, mama no me deja continuar hablando. Se corto. No podía durar. Su felicidad se corto de golpe. Se le había acabado el tiempo materno y había quedado a pocos segundos de la carambola. Pero tenía lo que quería. La dirección de Patrick y tu teléfono. -¿Con quién hablabas? Antaviana, con las antenas puestas revoloteaba junto a marina. -Con mi hermana. -¿Tienes una hermana? -Sí, Marina. La pobre es fea, saca malas notas y está enferma. -¿Y por qué Marina tiene la dirección de Patrick y tu no? -¿U tu que sabes? -Tengo ojos y orejas. Te la acaba de dictar, mira, aquí pone…Road…

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

160


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Perdió los papeles y se olvido de ser conciliadora, amable y justiciera. Fue simplemente ella misma -¡Muérete!

161

La enana se sonrió con satisfacción. -Ya verás cuando llegues a casa el cirio que te monta la señora Higgins. Y Marina, en ese momento supo que era verdad.

Transcrito por Analieta.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 18 Quer.

R

aeyn salta alegremente en el claro del bosque. -¡Rayos y centellas, lo conseguimos! El botín es nuestro. ¡Hurra! En lugar de un hunter nocturno parece un warlock bebido. Su

comportamiento es insólito. ¿Donde está su sigilo felino? ¿Y su prudencia?¿Y su astucia? -¿Quien quiere una bonita pulsera mágica? ¿Y un estupendo cinturón? Venga, acercaos sin miedo. Hay para todos. ¿Desde cuándo los cazadores regalan el botín como si fueran pescaderas? -¡Albricias! Te queda de fabula – exclama colocando una capa dorada sobre los hombros de Jerjes. ¿Y ese extraño vocabulario? ¿Quién se atreve a hablar así? -Ha molado cantiduby este raid. Qué vergüenza. C.C., bajo su apariencia recién estrenada de guerrero humano, siente vergüenza de si mismo, o de su antiguo personaje. No ha tenido mas remedio que inventar una nueva personalidad. Ahora su nombre es Quer y nadie le conoce. Su nuevo aspecto le permite observar sin ser visto e investigar que ha sucedido durante su corta ausencia.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

162


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Demasiadas cosas. Mirior ha desaparecido. Varlik y Thana continúan con vida, y Raeyn, convertido en un tonto de remate..., le ha sido robado. Descubrir que Raeyn, su personaje, su otro yo, su YO MISMO, ha sido usurpado le ha supuesto un duro golpe. Averiguar que su usurpador tiene un coeficiente intelectual de un cien pies le ha ofendido. Pero lo peor, lo más doloroso, ha sido comprobar que NADIE ha detectado esa estafa. TODOS creen que Raeyn continua siendo Raeyn. Hasta Thana, la maga humana de azabaches ojos de gata y túnica azul, le ríe todas las gracias y acepta sus regalos. Todo encaja. Mirior ha muerto y le ha robado a Raeyn. Solo Mirior es capaz de esas bromas burdas y ese vocabulario simplón. Es tan obvio, que no comprende la actitud complaciente de Thana ni la falta de perspicacia de Jerjes. Susurra en el oído de su amigo Varlik. Quiere hablar con él a solas y confiarle su secreto. Pero el enano rechaza el acercamiento. Están repartiendo el botín de su última correría y no será tan tonto de renunciar a su parte. Mal momento ha elegido para sacar las narices. Están eufóricos por su triunfo. Escucha para enterarse de las noticias acerca de la última victoria, y, por lo que se comenta, el héroes indiscutible es Raeyn. No puede ser. No. Es un bulo. Una leyenda. Pero Jerjes toma la palabra: -¡Compañeros! Hoy es un día importante. Por primera vez un elfo hunter ha superado en valor a un tank y ha irrumpido en la morada de un dragón. Quiero felicitar a Raeyn, nuestro querido Raeyn. Rayos y centellas, Raeyn, ven acá. Hasta Jerjes imita a ese nuevo Raeyn. Jamás había usado ese término obsoleto de ―Rayos y centellas‖. C.C. Trata de interceptar a Raeyn, pero apenas es un warrior de nivel 1 y no tiene nada que pelar con un hunter de nivel 20. No surte efecto ninguno de sus

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

163


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

intentos para detenerlo y tiene que aguantar el bochornoso espectáculo de Jerjes felicitándolo y ofreciéndole la joya del botín, el anillo que permite la invisibilidad. Se sitúa junto a Thana y susurra a su oído: -Es un impostor. Thana, sin embargo, no está de acuerdo. -Bravo por los impostores. -¿Te das cuenta de cómo camina? Parece que este en un festival de hip-hop. -Tiene estilo. -Se ha disfrazado. ¿Qué hace con esas calzas verdes tan cantonas y esa pluma ridícula en su sombrero? -Gracias a su estrategia hemos vencido. -No me lo trago. -¿Pero que te ha hecho? -En realidad no es quien dice ser. Thana se gira hacia él con los brazos en jarras. -¿Ah, no? ¿Y quien, según tu? -Raeyn ha sido suplantado por Mirior. Thana abre unos ojos grandes y negros que ocupan toda la pantalla. -Mirior murió, tuvo problemas de conexión y nos aviso de que regresaría en cuanto pudiera. -Murió por la culpa de Raeyn y esta es su venganza.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

164


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿Y tu como lo sabes? -Yo soy Raeyn. C.C: no esperaba un grito desgarrador, ni un beso de amor, pero la carcajada de Thana es peor que un bofetón. ¿Por qué no te pierdes? Quer balbucea como un idiota persiguiéndola. -Hablo en serio. Yo soy Raeyn y he estado a tu lado durante estos últimos trescientos noventa días. Hemos luchado juntos contra Toljonk, contra Ogi, contra Enhialt, y te debo la vida, me bufeaste en el foso de Tumble... Thana no espera a que acabe. Se acerca a Jerjes y susurra algo en su oído. C:C: siente la boca seca. Es el miedo o la angustia o la decepción. Están maquinando en su contra. Thana, la que creía su amiga, le ha dado la espalda y esta conjurada con el líder. Se siente solo, desvalido fuera del huevo. Ahora el líder se acerca a él y lo señala con su espada. -Vete, Quer. El sudor empapa sus manos y el ratón le resbala. -Dame una oportunidad y te demostrare que soy Raeyn. -No queremos peleas. Vete, Quer. Jerjes es implacable y tiene un severo concepto de la justicia. Si cree que algo es justo, no vacila. -Vete, Quer, o te destruiré. Quer sabe que no es una bravucona. Quiere despedirse antes de su bosque, de las montañas que decoran el horizonte, de la luna majestuosa con tonalidades anaranjadas que pende de la esquina de la pantalla, de la hojarasca que cruje bajo sus pies, de los rugosos troncos de los arboles a los que se aferra para no

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

165


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

desaparecer, del trino nocturno de los pájaros virtuales que empieza a disminuir. -Mierda, mierda – exclama -. ¡No, no quiero! - grita al darse cuenta del ataque de Jerjes-. ¡No quiero morir!

166

Nooooooooooo.

Unas manos le zarandeaban. -Tío, no grites, que todo el mundo te está mirando. C.C. levantó la cabeza y sus ojos chocaron con docenas de ojos asombrados que habían abandonado por unos segundos sus pantallas para posarse en el espectáculo del español enfurecido rogando por su vida a una pantalla. C.C Se desconecto y regreso a Dublín. -¿Me he pasado? Ángela asintió. -Y nos espera una buena.

Transcrito por Hanna.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 19 Marina.

L

o probó tres veces, pero cada vez que marcaba el número de Patrick sentía un ataque de pánico fulminante y colgaba. - No puedo- reconoció acobardada. Lilian se desgañitó: - ¡¿Qué quiere decir no puedo?! Simplemente habla y repite lo que yo diga. Pero Marina, discapacitada genéticamente para los idiomas, estaba tan nerviosa que se sentía incapaz de acertar una sola palabra. Procuró pensar en Ángela, en su preciosa hermana embrujada, y convencerse de que su miedo a hablar en inglés era el único obstáculo para su curación. - De acuerdo. Lo intentaré. Lilian respiró. - Tú marca y yo te iré dictando las palabras. ¿De acuerdo? Marina asintió y marcó notando cómo se le desbocaba el corazón en cada número. Cuando el móvil comenzó a sonar, su dedo índice tuvo la tentación de apagarlo, pero el punzón de Lilian se lo impidió. - Hi? Era la voz de Patrick. Era é. Quiso morirse de vergüenza. Lilian la avisó. - Dile: Hi, I’m Angela.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

167


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- Hi, I’m Angela – repitió, obediente, Marina. - Hi, Angela –exclamó Patrick, contentísimo de oírla, o eso parecía, porque cuando comenzó a hablar como una apisonadora, ante lo cual Marina, completamente desbordada, optó por colgar. - ¿Pero qué haces? - Me estaba hablando. - Por eso, tenía que contestarle. - Es que no le entiendo nada. - ¿Cómo quieres quedar con él si cuelgas? - ¿Y cómo quieres que quedemos si no nos entendemos? - No hace falta que le entiendas. Tú sólo repite lo que yo te diga. Marina tomó aire y repitió mentalmente la fracesita de marras, una vez, dos, tres, hasta que la aburrió. Cuando Patrick calló un instante entró con la directa: - I love you, I want to see you tomorrow. Y cuando levantó la vista para recibir la aprobación de su hada protectora chocó con la mirada sombría de los dos huéspedes de Mrs. Higgins. - Pero, pero… Salvatore le arrebató el móvil y se lo guardó sin ninguna consideración, y Pepinho la agarró del brazo con menos consideración todavía. Estaba pérdida. La habían cazado, huida y sin coartada. Peor, llamando a un chico, diciéndole que le quería y pidiéndole una cita. Los italianos gritaban y la conminaban a acompañarlos a casa. ¿Qué podía hacer? ¿Qué le esperaba en una casa de

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

168


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

donde salían a buscarla como a una vulgar delincuente y le confiscaban el único cordón umbilical que la unía a su amor y a su misión? Sin móvil no tenía posibilidad de contactar con Patrick. Y en esos momentos el móvil sonó una vez, dos. Debía de ser Patrick, seguro. - Please –suplicó señalando el bolsillo de Salvatore y gesticulando para pedir permiso para contestar. Pero no se lo permitieron. Salvatore tomó el móvil y respondió de mala manera, con exabruptos y amenazas. Luego colgó y se la quedó mirando sádicamente. Marina tenía un recurso de chicas que funcionaba siempre. - Toilette? No podían negarse. Y ahí, entre esas cuatro paredes, lloró y pataleó para conseguir el apoyo de Lilian. - No puedo acompañarte –se negaba inexplicablemente la pequeña hada. Marina se retorcía las manos bajo el grifo vigilando a hurtadillas la puerta del baño. - ¡No me puedes dejar en manos de esos tipos! Me tienes que ayudar con tu magia. Has sido tú quien me ha hecho salir por la ventana. - Me dan miedo. - Toma, y a mí! El hada pugnaba por hacerse entender. - ¿Y cómo me ayudarás? ¿Cómo me protegerás? - Tengo que ir a renovar mi energía y quizás a pedir ayuda para protegerte de los pixies.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

169


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- Hazlo ahora. - He agotado mis fuerzas. - ¿Y qué pasará si para cuando regreses no queda nada de mi? A mi no me dan miedo los pixies, pero ¿has visto la cara de esos dos? Lilian objetó: - Cómo se nota que no conoces a los pixies. Evidentemente, Marina no los conocía. En cambio tenía cogida la medida de su patrona. Como mínimo media un kilómetro de diámetro. - ¿Y Mrs. Higgins? Esa tía pesa como un luchador de sumo. Lilian no se impresionó, se quedó trágicamente silenciosa y luego susurró: - Los pixies son infinitamente peores. Marina era pragmática: - A ver, ¿qué pueden hacerme los pixies? Te pueden vol-ver lo-ca –silabeó Lilian abriendo mucho los ojos para subrayar la frase. Marina se quedó atónita. - ¿Sólo eso? - ¿Te parece poco? - Sinceramente, no me impresiona. Lilian no consiguió contagiar sus temores a Marina puesto que la locura formaba

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

170


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

parte de su experiencia más reciente. ¿Acaso no era una verdadera locura haberse convertido en Ángela y estar discutiendo con una pequeña hada voladora? Lilian le dio un ultimátum:

171

- Si quieres que te ayude, tienes que irte de casa. Las hadas carecían de sentido común. Evidentemente, irse de la casa de Mrs. Higgins era lo que Marina deseaba más en el mundo en ese preciso instante. Pero ahí precisamente radicaba el problema. - No es tan fácil. Estoy en un país extraño, no hablo inglés, no conozco a nadie. ¿Dónde voy? Soy menor de edad… Y ahí tengo mi ropa, mi pasaporte… Lilian estaba demasiado nerviosa para hallar la solución. - Me voy a pensar. Sobre todo acude mañana a la academia pase lo que pase. Marina se desesperó. - ¿Mañana? Mañana ya será tarde, ya habré muerto a manos de la señora Higgins, y ellos tienen mi móvil, no puedo quedar con Patrick. ¿Cómo quedo con Patrick? - Mañana volveré. Patrick estará esperando tu cita. Marina suplicó aunque sabía que tenía perdida la partida. - No puedes dejarme sola. Esos dos me matarán, Mrs Higgins me machacará. - Intenta sobrevivir hasta mañana –le recomendó Lilian antes de ascender a las alturas y de perderse en la oscuridad de la noche, camino probablemente de un bosque incontaminado donde poder recuperar su energía feérica y cavilar sobre la mejor forma de proteger a su ahijada.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Unos golpes airados en la puerta interrumpieron la conversación. Salvatore y Pepinho estaban francamente enojados. - ¡Sal ya de una vez!- gritaron con voz ronca desde el pasillo. No podía huir por la péquela ventanilla, así pues salió cabizbaja y se dejó detener por lo italianos. La agarraron si contemplaciones cada uno de un brazo y se la llevaron casi en volandas. Caminaban deprisa, muy deprisa. Marina apenas podía tomar aire y comenzó a notar un ataque de flato en el costado izquierdo. - Un momento, estoy muy cansada. - Date prisa. - Nos está esperando. La estiraron con dureza y la obligaron a continuar. El camino le pareció especialmente largo y complicado. ¿Regresaban a casa de Mrs Higgins o se alejaban de ella? Claro que dado su nulo sentido de la orientación no podía fiarse de sus intuiciones; acostumbraban a ser equivocadas. - ¿Dónde vamos? - No te importa. - Esto está muy oscuro- comentó Marina en voz alta para darse ánimos. Comenzaba a tener miedo. - Más oscuro va a estar dentro de poco. Si pretendían asustarla lo estaban consiguiendo. Si querían darle un escarmiento por desobediente, podían estar satisfechos: nunca más saldría por una ventana sin avisar. Marina caminaba dando traspiés por un sendero angosto flanqueado de tupidos

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

172


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

árboles. La oscuridad había caído de golpe, privándola de perspectivas, y un frío viscoso reptaba por sus piernas y se instalaba entre sus costilla bombeando angustia. Percibía algo amenazador, difusamente sombrío, que le ponía la carne de gallina. Creyó oír el relincho de un caballo y, lo fuese o no, los dos italianos, movidos por un resorte invisible, apresuraron el paso. Marina sintió vértigo. - Un momento, un momento –exclamó intentando detenerse. Pero los tentáculos de Pepinho y Salvatore la habían atrapado y la llevaban contra su voluntad hacia una extraña encrucijada. Algo resplandeciente, algo parecido a una enorme bestia brilló en la oscuridad. Marina aguzó la vista y creyó distinguir una silueta. Parecía…, quizás fuera… un caballo blanco. En efecto, era un caballo gigantesco que piafaba inquieto. De sus belfos salía un vapor espeso y blancuzco y a su lado una alta figura encapuchada sujetaba las bridas. Y a pesar de la blancura del hermoso animal Marina sintió pánico. Su corazón latía cada vez más descocado advirtiéndole que no se acercara. Sus manos estaban rígidas y sus pupilas dilatas, su cuerpo se rebelaba a continuar avanzando porque era más sabio que su cabeza y detectaba el peligro. ¿Qué podía hacer? ¿Y si gritaba pidiendo ayuda? La situación comenzaba a ser francamente desesperada y bien se merecía un grito, pero cuando lo intentó ya no pudo emitir ningún sonido, pero cuando intentó ya no pudo emitir ningún sonido. La rigidez del miedo le había secado la garganta y la había dejado muda, quizás porque acababa de ver lo que el jinete sostenía en la mano… ¡Una cuerda! Y a pesar de que las intuiciones no eran su fuerte, el pesimismo sí y tuvo una certeza. El jinete misterioso la esperaba a ella. ¿iban a secuestrarla? ¿Dónde la llevarían? Quiso frenar; pero no lo consiguió; trató de echarse atrás, pero los dos italianos la continuaron empujando. Era como una pesadilla. Entonces, la figura misteriosa echó atrás su capucha descubriendo una rubia cabellara, encendió una luz y la agitó. Marina quedó fascinada por el resplandor que subía y bajaba, ora a la derecha, ora a la izquierda, trazando formas geométricas en el aire. Sus ojos, hipnotizados, seguían sus trazos, unas manos invisibles tiraban de ella dulcemente y supo que ya no deseaba resistirse. Sintió cómo comenzaba a perder pie, cómo le flaqueaban las rodilla, cómo le temblaban las piernas, cuando de pronto, muy cerca ya del imponente corcel, una voz lejana y chillona la frenó en seco y rompió el encantamiento:

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

173


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- ¡Un momento, un momento! ¡Esperadme! Era Antaviana. Se giraron al unísono y la pequeña Antaviana apareció como una exhalación y se plantó ante los tres. - ¿Adónde ibais? –preguntó como un pequeño sargento de artillería. Y con Antaviana se hizo la luz y desapareció la dejadez que trepaba por sus pantorrillas y la mano suave que la sujetaba y la conducía hacia un destino incierto. La voz cantarina de Antaviana había restablecido el resplandor de las farolas, había calentado el aire helado de la noche, y había echado a las extrañas apariciones. Engullidos por la noche, el caballero y su jinete habían desaparecido. Marina se frotó los ojos con fuerza, estaba viviendo el despertar de una pesadilla y luchaba contra el duermevela que le impedía distinguir entre lo real y lo soñado. Estaba verdaderamente asombrada. ¿Qué había sucedido? No podía negarlo. Había habido un antes y un después de la llegada de Antaviana. Sabía que los dos italianos no la llevaban a casa, pero Antaviana lo confirmó. - Os habéis equivocado. Os sigo desde hace horas y os he estado llamando. Mrs. Higgins vive hacia el otro lado. Y a medida que Antaviana hablaba y gesticulaba, ignorante del efecto que su presencia y sus palabras causaban, Marina regresaba con dificultades a la normalidad. Barajó mil probabilidades a cual más truculenta: los italianos eran tratantes de blancas; los italianos pretendían despanzurrarla para comerciar con sus órganos; los italianos la habían drogado… Pero los italianos dijeron simplemente que querían tomar un atajo y que se habían despistado. Lo dijeron humildemente, dando media vuelta regresando como corderitos dirigidos por Antaviana. En aquellos mismísimos momentos parecían lo que eran, dos horteras algo bobos que no justificaron por qué la arrastraron hacia aquel rincón del parque de un suburbio, y que al preguntarles por el caballo y su misterioso jinete, la tildaron de mentirosa.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

174


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- No había ningún caballo, niña. - No inventes cuentos.

175

- ¡No estoy loca! –se defendió Marina. Bueno, tal vez sí que estuviera algo locatis. Comenzó a deducir que quizás el jinete, su montura blanca y las extrañas luces habían sido fruto de su imaginación o… ¿por qué no?, obra tal vez de esos extraños pixies a los que tanto temía Lilian. Aunque tampoco saldría de dudas preguntándoselo, porque no estaba así. Seguro que C. C., el friki, tendría una explicación para lo que le había sucedido. Era un tipo curiosos que respondía con una seguridad pasmosa sobre cualquier cosa que se le plantease. Era tranquilizador, todo lo contrario que Lilian. Hasta el momento, el hada le estaba siendo de muy poca ayuda. Cada vez que tenía un problema debía resolverlo solita. Antaviana la sacó de sus elucubraciones. - ¿Quieres que te haga de intérprete con Mrs. Higgins? Te puedo ayudar. El oportunismo de Antaviana le sonó forzado. ¿A qué venía tanto interés? ¿Por qué la había seguido? ¿Por qué se ofrecía de amiga voluntaria? Le daba igual. Su aparición había sido afortunada y todo era preferible a estar a solas con eso dos desconocidos que no atendían a razones y que le habían metido el miedo en el cuerpo. Si era su forma de escarmentar a las niñas díscolas, surtía efecto. - Sí –respondió sin pensárselo demasiado. Hicieron el camino de regreso formando una extraña comitiva. Antaviana, ignorando la situación desesperada que Marina acababa de vivir, no cesaba de parlotear mientras Marina acababa de vivir, no cesaba de parlotear mientras Marina caminaba absorta en sus lúgubres pensamientos, y los dos huéspedes las escoltaban con pasos quedos. Luci y C.C. ya habían regresados a sus casas respectivas. - Eres una muchacha peligrosa y tendremos que corregirte –silbateó Pepinho

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

consiguiendo que se le erizaran los pelillos de la nuca. - Te mereces un buen escarmiento – añadió Salvatore echándole el humo de un cigarrillo a la cara. A pesar de que ya no la zarandeaban ni la tenían secuestrada, los dos continuaban siendo sórdidos y con su sola presencia imponían tanto como con sus palabras. Sus gestos eran bruscos, agresivos y cortantes, y Antaviana no amortiguaba en absoluto su desamparo. Al llegar ante la puerta de su casa, ya había atado cabos sobre algunos misterios sin resolver acerca de su vida y del espionaje severo al que estaba siendo sometida. A lo largo de los aproximadamente veinte minutos de monólogo con el que Antaviana le taladró los tímpanos, se había enterado de un montón de cosas sospechosas, entre ellas que Antaviana se alojaba con la hija de la señora Higgins que vivía casualmente en la casa de al lado, y que, ¡oh, casualidad!, fue Antaviana quien tuvo la casual idea de ir a buscarla para dar un pasó y…, casualidad de las casualidades!, también fue quien descubrió que había desaparecido. Y, por casualidad, claro, Antaviana se ofreció a la desesperada Mrs. Higgins para buscarla. Marina dedujo que Antaviana la había visto escapándose por la ventana, se había ido de la lengua y ahora quería colgarse la medalla por haberla encontrado. Lo adivinó todo cuando la pequeña Judas se acerco a Mrs. Higgins con una sonrisa arrebatadora de niña encantadora y la exhibió agarrándola del brazo como si fuera una lubina recién pescada. - La he encontrado en el cibercafé colgada de internet. Se había escapado con su novio. ¡¡¡Traidora!!! Habría querido pegarle un tortazo, pero Mrs. Higgins, emocionada, se interpuso entre ambas y abrazó a Antaviana con sus cien kilos de humanidad. - Gracias, bonita, eres una monada. No sé qué habría hecho sin ti. Lástima que no seas mi huésped en lugar de esta zángana lianta.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

176


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Marina entendió lo justo para interpretar que Mrs. Higgins la acusaba de lianta. Fantástico. Marina ya tenía etiqueta. Era una ―lianta‖. En cambio, Antaviana era una ―monada‖. Peor imposible. ¿Cómo era que teniendo todas las cartas de la baraja en sus manos había jugado tan requeté mal? Ya tenía la etiqueta de lianta colgada y sabía perfectamente que el etiquetaje, una vez adjudicado, resulta muy difícil de modificar. Sería ―la lianta‖ para siempre jamás. ¿Por qué? ¿Por qué comenzó con buen pie fregando los platos y teniendo muchos puntos para ser ―encantadora‖ y la cagó cinco minutos después largándose por la ventana sin decir ni ―bye-bye‖ y convirtiéndose en un ―lianta‖? Porque se llamaba Marina. Ángela habría salido por la puerta, habría besuqueado a Mrs. Higgins, se habría despedido con un guiño de los italianos y habría sido para siempre más ―un encanto‖. ¿Por qué? ¿Por qué siempre tenía que meter la pata? - Señora Higgins, si nos lo permite, le vamos a enseñar modales. - A la antigua usanza. - No como se hace ahora, que se trata a los niños como si fueran flores de invernadero. - La letra con sangre entera y la educación también. Y ambos la volvieron a agarrar de los brazos. Marina con un nudo en la garganta sintió pánico, recordó el incidente anterior e intentó disculparse como pudo. - Lo siento, lo siento muchísimo. Os dije adiós, pero no me oísteis y… - ¡Mentira! –clamó Pepinho, repentinamente exaltado y zarandeándola. - Perdonadla, por favor –sugirió Antaviana con voz odiosa.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

177


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Mrs. Higgins suspiró. - Que niña tan buena, qué monada. Los italianos se quedaron cortados al darse cuenta de que Mrs Higgins se estaba pasando al enemigo. Estaba clarísimo que la ―monada‖ se había metido a Mrs. Higgins en el bolsillo y Marina supo que era su momento para enternecer a su patrona. - Lo siento, perdón, sorry, sorry, sorry –lloriqueó con sentimiento, deseando que todo acabase de una vez para poder ir a descansar a su tétrico bedroom. Mrs. Higgins, sin embargo, se hizo de rogar. - Te mereces un buen castigo. - ¡Sí, sí! –rugieron los huéspedes con los ojillos inyectados en sangre. Marina, muerta de miedo, lagrimeó y quizás ese gesto instintivo suavizó la dureza de la patrona. - Esta semana no te dejaré salir después de cenar –le anunció sádicamente. Los italianos quedaron alicaídos, pero Antaviana la compadeció con delectación. - Es terrible. Aquí cenaba a las seis. - ¿Qué? –exclamó angustiada Marina Si la encerraban por las tardes no podría ver a Patrick, moriría de pena y Ángela no sobreviviría. Se sintió una heroína secuestrada y optó por la teatralidad: - Plis, plis, plis –suplicó cacofónicamente arrodillándose a los pies de Mrs. Higgins-. Haré lo que quiera, cualquier cosa…, pero necesito las tardes u mi móvil.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

178


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Mrs. Higgins estaba encantada con el numerito. Se le notaba rematadamente feliz rodeada de sus incondicionales y repartiendo justicia como un a emperatriz romana. Marina acentuó su carácter mediterráneo y le besuqueó los pies. Mrs. Higgins se lamió los bigotes de gusto, levantó una mano en señal de perdón y se permitió el lujo de ser benévola. Los huéspedes estaban francamente decepcionados y algo rabiosos. - Está bien. Me has hecho sufrir mucho y tendrás que volver a ganarte mi confianza. La confianza de la señora Higgins consistía en hacer las camas, barrer los suelos y fregar los cacharros. Ése fue el trato y el camino del medio que tomó Marina la desesperada. - Y tú móvil lo tendrás mañana si cumples con todo lo que te toca – le advirtió Mrs. Higgins, haciéndose con el preciado aparato de manos de Salvatore y escondiéndolo en su vetusta mesilla de noche. - Prepárate. La próxima vez no tendremos piedad –la amenazó Salvatore antes de que Marina se encerrase en su habitación bajo diez vueltas de llave respirando agitadamente. Tenía la certeza de que se había salvado por los pelos y de que su situación era bastante precaria. ¿Podría fiarse de esos dos durante la noche? ¿La atacarían de nuevo? Lo que sí estaba claro era que no podía quedarse en esa casa. Ya se le ocurriría la manera de cambiar de alojamiento, pero eso sería mañana, suspiró mientras se cercioraba de que no hubiera ningún pixie bajo su cama ni dentro del armario. Cerró las ventanas, exploró todos los rincones de su cuarto, puso una silla atrancando la puerta como refuerzo y, finalmente, se dejó caer como un fardo sobre el colchón. Los ojos se le cerraban y, a pesar de resistirse, sabía que en cuento cayese dormida estaría a merced de sus muchos enemigos: Antaviana, la señora Higgins, los italianos, los pixies y… el mismo C.C. Por si acaso soñó con Patrick.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

179


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Transcrito por Cyllan.174.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

180


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 20 Lilian.

L

a noche había caído y las sombras inundaban los contornos del valle. Sólo estaban ellos dos y el brioso corcel cubierto de espuma tras la loca carrera. Lilian parecía alterada.

-Tal vez nos retrasemos – se disculpó. Diancecht, el pomposo chambelán de la corte, enarco las cejas ante la respuesta de Lilian. -Perdona, querida, la puntualidad es una virtud imprescindible en el reino de Dannan. Lilian parpadeó ante el encargado del protocolo real. Era tan estricto... -Tenéis que comprender que los humanos no resultan fáciles de manejar – se justifico. Diancecht echo atrás sus rubios cabellos con una cierta impaciencia. -Debes traer a la muchacha antes de la medianoche para la cabalgata; en caso contrario rodará alguna cabeza, y no precisamente la mía, que, como puedes comprobar, la tengo bien sujeta. Diancecht, en un gesto coqueto, arqueó su cuello grácil e hizo ondear sus rubios cabellos. Era una lástima, se decía siempre, que a pesar de su apostura debiera su condición de chambelán al oscuro pasado del antecesor que le legó su

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

181


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

nombre. En mal momento su madre decidió honrar al legendario Diancecht que le marcó para siempre con sus sucios celos. Lilian palideció. Sabía que las palabras de Diancecht no eran bravuconadas. Su larga experiencia como chambelán le daba autoridad en materia de venganzas, asesinatos y otros asuntos sangrientos. -Ya sabéis, Diancecht, los humanos son imperfectos, se duermen, se olvidan de las cosas, se pierden. -A mi no me tienes que convencer de lo molestas que son las imperfecciones; lo sé perfectamente, tengo que lidiar con todos los caprichos de su majestad Finvana. Pero eso no te exculpa, querida. La única responsable de mantener la formación y el horario previstos eres tú. Recuérdalo. Lilian se frotó las manos con nerviosismo. Últimamente suceden cosas – sugirió. -¿Qué tipo de cosas? - inquirió con curiosidad el presumió chambelán. Lilian examinó con detenimiento la silueta del castillo que se alzaba tras ellos y estudió los alrededores de la colina. Nadie parecía reparar en su presencia. Las almenas estaban vacías, puesto que el guardia estaba ensayando para la gran cabalgata real. El cordel negro de Diancecht piafó impaciente. -No hay nadie si eso te preocupa – y añadió - : dime, que cosas. -Hay espías que están interfiriendo en mi operación – susurro Lilian. Diancecht se agacho -¿Estás segura? Lilian afirmo.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

182


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Oonagh lo sabe y quiere impedirlo. Diancecht palideció a su vez. -Ya sabes que mi cargo no me permite acusar a la reina, supondría una osadía muy grande. Lilian estaba convencida. -Y ofender al rey cuesta la cabeza. Lo se. Diancecht contemplo a la bonita hada abrumada por la responsabilidad de su misión y atrapada como él en sus lealtades y protocolos. Se compadeció de ella. -Está bien, lo temía. Pondré a mis leprechauns a tu servicio, pero cuidadito con mentirme. Lilian agradeció su gesto con un parpadeo respetuoso y se inclino ante el noble. -No os miento. Esta vez Oonagh está muy celosa. Diancecht sintió un escalofrió. Los celos eran su gran enemigo. Los celos de su antepasado, que no pudo soportar el poder curativo de su propio hijo, desprestigiaron para siempre su vida. Por culpa del mítico medico Diancecht no había podido iniciarse en las dignas artes guerreras y llevaba toda su vida sirviendo al rey, complaciéndole, ocultando sus miserias. -La humana sabe cabalgar, supongo... - inquirió finalmente Diancecht con desconfianza. Lilian no dudo un instante. -Naturalmente. Diancecht le ofreció unas riendas de plata. -Sujetara a su propio corcel y se añadirá a la cabalgata real cuando yo os de la señal y en el orden debido, ni antes ni después. Recuerda, el protocolo es

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

183


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

fundamental. Si comete alguna equivocación, tu cabeza entra en juego y sería una lástima – añadió con un guiño – porque luce muy bien donde está. Lilian dudo sobre la advertencia de Diancecht. ¿Era sincero su interés o se estaba mofando de ella? Diancecht descargo un ligero arcón de la montura de su caballo. -Estas son sus ropas. Deberá cambiarse para el banquete. Una hora antes de la celebración bajará junto con los otros cortesanos y se unirá a la fiesta. Lilian abrió el arcón con cuidado y contemplo las hermosas vestiduras de oro y plata. Al cerrarlo le temblaron ligeramente las manos. -No olvides que debe abrir el baile. ¿Bailas bien? -Estupendamente. Diancecht, a pesar de su arrogancia, tuvo un instante de debilidad y se mostró comprensivo. -Y quiero que sepas que, a pesar de todo..., siento lo ocurrido. Lilian callo. -Todo lo que respecta al destino de tu protegida ha sido una lástima. Se le veía incómodo, como a todos los que intentaban compadecerse de Lilian o echarle una mano. -No ha sido ninguna sorpresa, ya sabía que ocurriría. -Por si te interesa..., intercedí por ti ante Finvana. Lilian sintió una parálisis momentánea. -¿Se enterneció tal vez? Diancecht negó con la cabeza.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

184


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-El poder le ha hecho perder las entrañas. Carece de sentimientos. Lilian no había perdido toda la esperanza. -Siempre queda una posibilidad.

185

Diancecht la contemplo con curiosidad. -Te admiro. Siempre he admirado tu coraje. Lilian puso cara de estúpida, lo cual le sucedía siempre que alguien la desconcertaba. El chambelán real estaba empezando a desconcertarla. -Y el violeta te sienta tan bien...- añadió el galante cortesano con sonrisa melosa. -Gracias – murmuro el hada bajando la cabeza ante el piropo del chambelán. Pero la vergüenza del hada, en lugar de hacerlo callar, le dio alas. -Tal vez podríamos conocernos mejor. Tú estás marcada, yo estoy marcado, ambos tenemos motivos para consolarnos mutuamente. Lilian apenas consiguió tragar saliva. Le esquivo con prestancia. Cuanto más alejado estuviera de sus movimientos, mejor. Era tan seductor. -Ahora no puedo, la tristeza me embarga, como comprenderéis... Diancecht reaccionó elegantemente al desplante de Lilian. -Tienes razón, no es el mejor momento. Pero lo dijo con un tono ronco que Lilian cazo al vuelo. No le convenía crearse más enemigos. Alzo la cabeza, pestañeo una vez, dos, y dejo caer por casualidad: -Aunque tal vez en el baile... Diancecht contuvo la respiración.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿Si? -Os reservare una pieza. Diancecht sonrió de oreja a oreja.

186

-Sera un placer. Lilian empequeñeció rápidamente y desapareció justo a tiempo de evadir la propuesta que Diancecht dejo caer en el aire. -¡El primer vals!

Transcrito por Hanna.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 21 Marina.

A

lgo húmedo, caliente y pegajoso se deslizaba por su cara. Al abrir los ojos lo primero que vio fue un enorme sapo junto a su almohada. Su grito resonó en toda la calle y despertó a

C.C., que se alijaba a tres manzanas de distancia. A los dos segundos, los sicilianos aporrearon la puerta hasta que marina, asustadísima, les abrió señalando su cama sin mirar.

-- ¡¡¡Un sapo!!! Exclamó temblando de asco. -- ¿Dónde? Preguntaron al unísono Y al girarse, Marina descubrió que no estaba, y aunque lo busco, no dio con el y quedo como una completa mentirosa. Lo había visto, era verde, viscoso y repugnante. Pero el sapo había desaparecido. Se llevo la mano a la cara aún cubierta de un moco blancuzco. -- Fijaos, es moco de sapo. Salvatore la amenazo con el dedo índice. --Si has despertado a la pobre Mrs. Higgins, además de antipática, fuera un poco sorda.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

187


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

--Ya puedes ir rapidito a hacernos el desayuno – Sugerió Pepinho --¡Primero me tengo que duchar y vestir! – se defendió Marina --¿Ducharte? – se extrañaron los dos italianos, que no debían de saber lo que era el agua a juzgar por el tono algo parduzco de su piel. --Las españolas nos duchamos – afirmo muy orgullosa Marina reivindicando una fama nacional que en absoluto compartía. En ese momento, sin embargo, las babas del sapo eran un motivo para vencer la pereza de mojarse. Y de nuevo volvió a gritar, de dolor, cuando el agua pasó de los cien grados en su punto de ebullición a los cero del punto de congelación. Marina se quemó y se heló sin apenas intervalos de tiempo. Cerró el grifo del agua y al buscar la toalla descubrió que había desaparecido. La locura matutina no acabo ahí. Su ropa había salido de la maleta y se había distribuido por toda la casa. Envuelta en la colcha floreada de su cama hallo los zapatos en la nevera, las bragas en el microondas, los pantalones en el perchero de la entrada, las camisetas en la despensa. Estaba muda de asombro. ¿Era obra de los pixies? Lilian no estaba para responder a sus preguntas. Así pues, bajo una lluvia de reproches de los dos huéspedes, que esperaban hambrientos y malcarados en el comedor, recogió sus pertenencias y se encerró en su habitación, no sin atisbar antes en todas las cerraduras, armarios y rincones. Pero ya no tenía miedo. A la cruda luz del día se habían fundido sus miedos. La atmósfera de sombras y extrañezas que tuvo amedrentada la noche anterior se había disuelto como la oscuridad. Había imaginado cosas que no eran, había inventado alucinaciones

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

188


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

que eran puro desconcierto por el viaje y por encontrarse en un lugar diferente. Lo real era que Pepinho y Salvatore adoraban a Mrs. Higgins, que tenía muy malas pulgas y que quería darle un susto. Lo real era que, seguramente, la habían querido asustar con el sapo y las trastadas del agua y la ropa. Lo real era que tenía que encontrar a Patrick para salvar a Ángela. Eso era lo real. Y estaba dispuesta a tomarse todo el tiempo del mundo para vestirse coquetamente pensando en la cita con Patrick. Había decidido que, en caso de fallarle su cita telefónica-en el supuesto de no poder recuperar su móvil-, se personaría en su casa y le diría hello! De hecho, poca cosa más sabía decir y tampoco tenía mucho que decirle. Quería verlo y besarlo al fin y al cabo era la misión que la había llevado hasta aquellos lugares remotos. Pero encontrar a Patrick no era ni mucho menos la prueba más difícil del día. Esa misma mañana tendría que hacerse pasar por Ángela en la academia de inglés. ¿Colaría por una estudiante de dieciséis años? ¿En qué curso la meterían? ¿La recordarían los profesores? ¿Sus antiguos amigos se darían cuenta del cambiazo? Y mientras se comía el tarro desestimo quince camisetas ajustadas, tres faldas cortas y cinco pantalones. Se quedo de piedra al descubrir que alguien llamada Ángela pudiera ser poseedora de tanta ropa y punto estuvo de volver a ser simplemente Marina y ponerse unos vaqueros raídos y echarse una camiseta calentita por encima. Pero no cedió a la tentación. Era rubia, alta, con los ojos azules. Era Ángela y Ángela no se vestía de cualquier manera ni se arredraba a la primera de cambio. Ángela elegía minuciosamente su ropa para que todo el mundo se girara al pasar y dijera ¡OH! Un ohh espontáneo que surgiese espontáneamente de las gargantas de los paseantes y se asombrara de lo espontánea y natural que podía ser Ángela, pero que ignoraba que para conseguir la naturalidad espontánea a lo mejor invertía diariamente quince horas en escoger su atuendo. Y es que lo de conjugar la mataba. Eso de que las chicas nacían sabiendo conjuntar la ropa era

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

189


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

una leyenda urbana. A Marina le daba exactamente igual mezclar el verde con el azul, con el violeta o con el amarrillo. Aunque estaba segura de que una de esas tres combinaciones era un sacrilegio y de que si no acertaba las chicas que si poseían el gen de la combinación la mirarían por encima del hombro y se compadecerían de ella. Antes de decidirse por el vestuario idóneo salió el sol (si se le podía llamar sol a ese resplandor tímido) y se le empezó a hacer tarde. Por fin escogió una minifalda tejana, unas sandalias doradas y una camiseta rosa pálido con tirantes –a pesar de que sin el bronceado de su hermana el color tenue de la camiseta no resaltaba nada- para mantener el espíritu de Ángela. Continuaba sintiéndome muy extraña en su nueva piel y con su nuevo aspecto. No se acostumbraba al color amarillo chungo de su pelo ni a las lentillas azules. Sin embargo, lo más engorroso eran los tacones vertiginosos que amenazaban con causarle un esguince con fractura múltiple en los tobillos, la tibia y el peroné, y el sujetador de la talla noventa y cinco con aros, relleno y calcetines dentro. Pero si todo eso contribuía a recuperar el cariño de Patrick, estaba dispuesta a sufrir. Se maquillo concienzudamente con un maquillaje color chocolate a la piedra (en la propaganda ponía dorado) que le daba un aspecto de sueca con rayos UVA. Si bien no era el tipo de moreno natural de playa que lucía Ángela, disimulaba el blanco-vampiro que conservaba Marina tras un largo invierno sin sol. Le cansaba eso de pasarse horas en el espejo sufriendo por un manchón, una rayita o un brillo de labios. Le parecía un peñazo absoluto. Y cuando llego a los ojos estaba tan agotada que dimitió. ¿Patrick notaria que no se había pintado los ojos? ¿Le gustaría? Mejor dicho ¿le continuaría gustando? ¿la volvería a besar al verla? Y solo imaginar sus labios de hamburguesa al punto y sus manos XXL se mareó. Pepinho y Salvatore no eran guapos ni simpáticos. Estaban indignados con el desorden y la informalidad de la española y le recordaron a gritos que tenía que

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

190


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

prepararles el desayuno y arreglar sus habitaciones antes de marcharse si quería recuperar su móvil. Ese había sido el trato con la señora Higgins. Lilian tenía razón queriendo huir de ese lugar. ¿Qué más le podía suceder? Lo inevitable: las tostadas, quemadas (se fundió la tostadora), los huevos, reventados (puesto que eran los primeros huevos fritos de su vida), y el café, asqueroso (no encontró excusas para justificarlo). Pero no estaba dispuesta a dejarse llevar por la desesperación. Era Ángela, era empática, simpática, guapa, inteligente y buena persona, con lo cual no grito, no lloro, no lanzo la tostadora al suelo ni llamo imbéciles a los italianos.

Los italianos, sin embargo no se quedaron de brazos cruzados. Una vez comprobadas sus desastrosas dotes de ama de casa, los dos emitieron un veredicto terrible: --No puedes salir --No te vamos a devolver tu móvil --¡¿Qué? – exclamó Marina hecha polvo. Salvatore cogió la llave de su puerta y con gesto desagradable la conmino para que regresase a su habitación. -vas a quedarte encerrada hasta nueva orden Marina no podía creerlo. No era posible. No le podía estar sucediendo a ella. -Pero… no podéis encerrarme, no puedo quedarme aquí. Eso es un secuestro. Efectivamente lo era. Tenía ya la certeza de que los italianos no eran agua clara y que su situación en aquella casa era crítica. -Good morning! – se oyó en la cocina

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

191


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Era un ―good morning‖ cantarín pronunciado por una nueva Mrs Higgins. La amenaza de los malcarados huéspedes se diluyo como una nube barrida por el viento. Mrs. Higgins, simpatiquísima, encontró que su café era excelente, que sus huevos estaban al punto, que sus tostadas, aun calentitas, crujían como a ella le gustaban y que todo estaba limpio y reluciente como los chorros del oro. Marina levanto la vista y vio lo que Mrs. Higgins decía. Se froto los ojos y contemplo los suelos relucientes, la cocina limpia, los huevos enteritos, las tostadas blanquitas y el café humeante con aroma de cafetería. Era magia. Y aunque los italianos se lo tomaron fatal, tuvieron que fastidiarse. Mrs. Higgins, con su calurosa humanidad, la acompaño a la puerta y la protegió de los dos locos. Marina recupero su móvil y se despidió con un ―bye bye‖ educadísimo. Se marcho sonriendo y agitando afectuosamente la mano y hasta tuvo una palabra cariñosa para los impresentables huéspedes. Increíble. Ya era la segunda ocasión que se libraba de la furia incontenible de los dos italianos. ¿Quiénes eran? ¿Qué pretendían? ¿Por qué se la tenían jurada? ¿Quién había limpiado la casa y corregido sus pifias? A lo mejor Lilian tenía algo que ver con ello. Por algo era un hada y tenia poderes, o eso se suponía. En la calle, muerta de frío, se ratifico en su postura resistente. Era una ―winner‖ y no temía a las adversidades del tipo que fuesen. Se resistía a flaquear por unos huéspedes gruñones o por unos pixies bromistas (mejor dejarlo así). Tampoco iba a lanzar la toalla por una chorrada climática de nada. ¿Qué se pelaba de frío? De acuerdo, pero era por una causa justa, por la salvación de su hermana. Su cita con Patrick bien valía unas anginas.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

192


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Al poco reconoció que la mañana era lúgubre: cielo encapotado, niebla tiritona y una vaga sensación otoñal. ¿Así era el agosto Irlandés? Marina, empeñada en creer que estaba en verano, se asombro de castañeteo de dientes mientras se congelaba en la parada del autobús esperando a sus compañeros. Un dublinés de mejillas sonrosadas se detuvo a su lado lamiendo un enorme helado de fresa y le produjo un escalofrío. No lo confesó, pero por un instante sintió el deseo fugaz de comerse unas castañas calentitas. LUCÍ y Antaviana llegaron más preparadas: botas, vaqueros y cazadoras, y C.C, sin ningún rubor, se presentó con anorak, bufanda y guantes. —Jo, ni que fueses a Baqueira a esquiar —comentó Marina con sorna diez segundos antes de que la envidia la poseyera. Al subir al autobús y descubrir que tenía los labios amoratados y los dedos azules, admitió su error de vestuario y dejó atrás la vergüenza. —¿Me puedes prestar los guantes y la bufanda un ratito? —pidió a C.C. con su mejor sonrisa. —Dos euros. —¿Cómo? —Uno por la bufanda y cincuenta céntimos cada guante. El anorak vale dos más. Marina estaba atónita. El friki era un jeta. —Tío, estoy congelada, es una emergencia. —Yo también tengo emergencias y más importantes que las tuyas. Era evidente que estaba de mala uva y que no cam¬biaría de opinión. A regañadientes se dispuso a pagar por el alquiler de las prendas, pero intentó sacar partido a su situación.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

193


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

—Te lo alquilo todo por una semana. —Un día. —Cinco días.

194

—Cuatro. —Hecho. Dentro del anorak, los guantes y con la bufanda, la sangre le volvió a circular por el cuerpo, se sintió en la gloria y supo instantáneamente que la había cagado. Como mínimo tendría que haberse hecho la maleta con ropa de invierno. —Supongo que este clima de hoy, es una excepción —dijo sin creérselo. —Sí, es excepcional que no llueva. Normalmente llueve. Marina se quedó blanca. No había cogido paraguas. Mejor dicho, lo sacó de la maleta antes de marcharse. Le pareció un artilugio en desuso teniendo en cuenta que en Sant Feliu hacía aproximadamente tres meses que no caía ni una gota. ¿Cómo podía suponer que en Irlanda llovería? ¿Por qué no miró en el mapa o escuchó al hombre del tiempo? ¿Por qué no atendió un poco más en las clases de geografía? En la escuela ni rastro de Lilian. La buscó por todas partes y lo único que sacó en limpio es que todos iban mejor preparados que ella. La escuela era grande, llena de barullo, de carteles y de españoles. No era difícil entenderse. Enseguida supo que inglés, lo que se dice inglés, tal vez no llegase a practicar en exceso, pero su acento canario, andaluz, vasco, madrileño y hasta catalán mejoraría un montonazo. —¿Te han puesto en el nivel cuatro? —se sorprendió la pequeña Antaviana comprobando las listas. —¿Qué te creías, que me iban a poner en segundo como a ti? —replicó Marina dándose ínfulas

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

—Pero si no rascas bola —objetó la enana. Una hora después, el profesor de cuarto opinaba lo mismo y Ángela, cabizbaja, recogía sus bártulos y pasaba al curso de tercero. Dos horas más tarde, Ángela, la brillante alumna de cuarto, daba con los nudillos en la puerta del curso de segundo y se sentaba discretamente junto a la comprensiva LUCÍ evitando el escarnio de la pequeña Antaviana que, ni corta ni perezosa, le hizo llegar un papelito con una nota escrita: Ja, ja, ja. ¡Ja al cubo, ja al infinito! Marina lo estrujó y juró vengarse de la pequeña burlona a pesar de que le debía la vida. Y Lilian sin aparecer. —Txixerron —pronunció el profesor con evidente esfuerzo. C.C. parecía habitar en otro planeta. —Txixarron —le increpó el profesor de nuevo variando su dudosa pronunciación. —¿Cómo se llama? —Preguntó Luci a su oído—. ¿Chicharrón? Marina ni siquiera se había hecho esa pregunta.

—Que no me llamo Chicharrón, me llamo Cicerón —corrigió molesto C.C. La clase entera rió. Todos se cachondearon excepto el profesor, un joven serio, gafoso y respetuoso que no entendía un pimiento de español. Marina sintió mucha lástima por Cicerón. Con un nombre así cualquiera se volvía un friki. Luci, en cambio, no opinaba lo mismo y estaba molesta con los compañeros. —No sé de qué se ríen. Es un nombre muy original.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

195


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Marina la observó con más detenimiento y se fijó en algo que no encajaba con la Luci del día anterior. Se había quitado las gafas, se había embadurnado las pestañas de rímel y untado la cara de maquillaje hasta disimularse los granos. Y no sólo eso. Hasta le pareció ver un destello de brillo en los labios de un infame lila fosforito. —¿Y las gafas? —Ah, las gafas. Es que me molestan. —Eres miope —le recordó Marina. —Sí, pero me apaño. No se apañaba. Era una mentira cochina. No veía nada de lo que el profesor escribía en la pizarra y no paraba de incordiar a Marina amorrando la nariz a su papel y metiéndose con su letra. Quizás porque a lo largo de toda la mañana había hecho lo mismo con C.C. y había abusado de su paciencia. Y Marina, que a cada hora transcurrida iba notando cómo aumentaba su nerviosismo ante la ausencia de Lilian, también había perdido su paciencia. ¿Cuándo y cómo quedaría con Patrick? ¿Dónde? ¿Qué haría si Lilian no le daba instrucciones más precisas? —¿Y esta letra cuál es? —Una «e». —Parece una na». —Pues es una «e», —Tendrías que mejorar tu caligrafía. ¿La golpeaba o la ignoraba? A lo mejor tenía que responder algo inteligente, pero se le olvidó enseguida al ver a Lilian revoloteando tras la ventana y haciéndole señas para que saliera de clase. ¡Por fin! —Angela, please, repeat after me. Would you like a cup oftea?—la sobresaltó el monótono profesor.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

196


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

A punto estuvo de lanzar su bolígrafo al suelo y salir huyendo. No, no le gustaba el té ni tenía ganas de tomarse una taza y sospechaba que si abría la boca la degradarían a primer curso y eso ya sería la debacle. Pero en lugar de ser grosera —como hubiera sido Marina— optó por sonreír y pedir permiso para ir al baño —como hubiera hecho Ángela— y de paso ignorar la pregunta haciéndose la loca. Salió poco a poco, para conservar la dignidad y el equilibrio, cosa esta última super difícil, encaramada como iba en los altísimos tacones de las sandalias. Salió con la sonrisa puesta y notó que hasta le dolía la cara de tanto sonreír estúpidamente. Nunca se le hubiera ocurrido que ser buena persona produjese agujetas en la mandíbula. Se repitió que tenía que ser positiva. Intentó ser positiva, pero ya no podía más. Estaba a punto de perder la moral. Camino del desapacible jardín y a medida que se le iba poniendo la piel de gallina, se desmoralizó completamente. ¿Ésas eran las maravillosas vacaciones soñadas? Cinco horas soporíferas de clase, unas amigas odiosas, un friki que la extorsionaba, una patrona mal-tratadora, unos huéspedes peligrosos, unos duendes puñeteros y un clima insoportable. Las cosas todavía podían ser peores. Lilian se asustó mucho al narrarle Marina el incidente del caballo y su jinete. —¿Y dices que el caballo era blanco y el jinete tenía el pelo rubio? —Creo que llevaba una capucha y encendió una luz. —¿Y la luz te hipnotizó, no? —¿Cómo lo sabes? —Has estado en peligro. Lilian estaba asustada y le estaba contagiando el miedo. —Eso ha sido cosa de los sicilianos, seguro. Son dos pirados y me querían dar un susto —dijo Marina, quitando hierro a los incidentes matutinos y obviando el miedo que pasó la noche anterior.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

197


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

—Que no, que todo lo que me explicas es obra de los pixies. Van a por ti. Te han localizado. Tendrás que ir con mucho cuidado y hacerme caso en todo. Marina se incomodó. —Yo no les he hecho nada. —Pero tú no eres tú. Marina comprendió. —¿Se creen que soy Ángela? —Pues claro. Marina se sintió mal por partida doble. Su personalidad real ni tan siquiera se merecía tener enemigos. Como siempre, Marina era ignorada puesto que no existía. Y se le ocurrió que no tenía ni idea de los motivos de los pixies y sus cuentas pendientes con Ángela.

—¿Por qué persiguen a Ángela? ¿Qué les ha hecho? —Saberlo no te va a solucionar las cosas, lo que tenemos que hacer es actuar. —¿Cómo? Lilian se impacientó. —¿Has quedado ya con Patrick? Marina reconoció que no. —Mrs Higgins me confiscó el móvil y no me lo ha devuelto hasta esta misma mañana. —Has tenido cinco horas. —No sé hablar inglés, me lío. —¿Y qué pensabas hacer? —Pensaba ir a su casa. —¿Y si no está? Marina ni siquiera se había planteado esa posibilidad.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

198


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

—Te esperaba para volver a llamarlo, pero ayer los italianos le hicieron callar y a saber las cosas que le dijeron. Me da corte. Lilian era práctica.

199

—Envíale un SMS. —Me da vergüenza hacer faltas. —Yo te ayudo.

—¿Seguro? —Vamos, no te entretengas más.

—¿Y qué le digo? Lilian fue clara.

—Queda con él a las cuatro.

—A lo mejor llego más tarde, no me puedo comprometer. Lilian explotó: —¡Cómo voy a ser puntual en la cabalgata de los Tuatha De si tengo que lidiar con humanas como tú!

Marina se mostró interesada:

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

—¿La cabalgata de los Tuatha De? ¿Es ahí donde tengo que quedar? ¿Es una fiesta popular?

200 Lilian se dio cuenta de su error inmediatamente. —Olvídalo. Queda con él a las cuatro en la Torre del Castillo. —¿Por qué?

—Porque a las cuatro ya habrás acabado las clases y porque todo el mundo conoce la Torre del Castillo y no te puedes perder.

Marina no sabía si incluirse en ese «todo el mundo». No tenía ni idea de dónde paraba la famosa torre y seguro que ella se perdía.

—¿Y no es mejor la cita de la cabalgata? Suena más divertida.

—Calla, por favor —repitió Lilian repentinamente nerviosa.

Y Marina detectó un interés excesivo en cambiar de tema. ¿La tomaba por tonta?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

—Me estás engañando. Has hablado de esa cabalgata y ahora me quieres hacer creer que no tiene nada que ver con Patrick ni conmigo. Soy yo quien tiene que dar la cara y quiero saberlo todo. ¿Quiénes son los Tuatha De?

201

Lilian bajó su cabecita. —Los Tuatha De Danann son importantes, pero ahora, de momento, no nos hacen falta. Quiero que quedes con Patrick en la Torre del Castillo. —¿Quiénes son los Tuatha? —insistió Marina, repentinamente interesada en ese tema que le sonaba poético e inquietante. —Te hablaré de ellos más adelante. Marina se plantó. —Estoy harta de no enterarme de nada, o sea que hasta que no me digas cuatro cosas acerca de esos Tuatha De Danann no pienso escucharte. Lilian suspiró. —Está bien. Son nuestros viejos dioses derrotados por los milesios, que se refugiaron en las colinas y bajo los cerros y continúan manteniendo su corte feérica. Marina se inquietó. —¿Y salen en una cabalgata? —A veces. —¿Tiene algo que ver con Ángela? —Tal vez. —Dime sí o no. —-Sí, y no puedo decirte nada más. En su actitud resoluta Marina detectó convencimiento. Ya averiguaría más cosas por otros medios.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

—Vale, quedo con Patrick en la Torre del Castillo. ¿Y qué le digo cuando me encuentre con él? —Cuando te encuentres con él te dejas querer y esperas a que yo aparezca y te indique dónde tenéis que ir. Será a un lugar especial.

Lo de dejarse querer no estaba nada mal. Le apetecía. Marina sacó su móvil y escribió. —I’m. Angela. I’ll be in the Tower of the Castle at for o'clock. ¿Cómo se dice vendrás?

—Are you coming? Marina levantó los ojos horrorizada. No era la voz de Lilian. Efectivamente, le había respondido la enana perversa. —¿Qué haces tú aquí? —¿Y tú? Le dijiste al profesor que ibas al baño y desapareciste. —Me perdí. —¿Y con quién hablabas? Marina no estaba dispuesta a fingir con la enana. Le caía especialmente mal y lo de responder a sus bofetones con la otra mejilla la tenía frita. —Ahora piérdete tú, bonita. —Are you coming? Anda, escríbelo —le silbó Antaviana antes de largarse. Afortunadamente, Luci, sin gafas, acababa de pegarse un morrazo contra una columna y Marina acudió solícita a auxiliarla y, de paso, a pedirle que le echase un cable.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

202


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

—Venga, ponte las gafas un momento. —No hace falta, de verdad, veo perfectamente —mintió LUCÍ masajeándose la nariz. —Es que quiero que me corrijas un SMS en inglés. Luci dio un vistazo a su alrededor y preguntó por lo bajines: —¿Hay alguien por aquí cerca? Estaban en un jardín solitario a diez grados (había bajado la temperatura, era horroroso) y ni siquiera los pájaros cantaban. —-Nadie en un kilómetro a la redonda. Lucí sacó rauda sus gafas de la mochila, se las puso y le corrigió el mensajíto amablemente, —Four se escribe con «u» y coming lleva una «g». —Gracias —agradeció de todo corazón Marina. —De nada, escribes bastante mal para estar en segundo. Marina prefirió no responder y envió el mensaje a Patrick. Y una vez hecho se dijo que no era rencorosa y decidió ser amable con Lucí. —Y de verdad, no hace falta que te quites las gafas..., total... Lucí se quedó silenciosa y Marina comprendió que no lo había dicho bien. Sus intentos por ser empática eran fallidos.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

203


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

De pronto se le nubló la vista al escuchar el sonido familiar de los mensajes de texto vibrando en su bolsillo. El móvil la estaba avisando una vez, dos. Con manos temblorosas comprobó en la pantalla que, efectivamente, acababa de recibir un mensaje y que era un mensaje de Patrick. Lo abrió con reparo. ¿Y si no entendía nada? —OK I See you later. I love you. El corazón de Marina se desbocó martilleando una vez y otra y otra... I love you.

Transcrito por Gaby0001.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

204


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 22 Nur.

C

on los cuatro euros que le había soplado a la pija tenía para cuatro horas de conexión, pero no disponía de esas cuatro horas puesto que era un vulgar prisionero. En la academia pasaban lista y los O'Hara le habían cazado in fraganti regresando a casa de madrugada con los zapatos en la mano. No se atrevía a burlar la vigilancia de la madre de su familia numerosa que la noche anterior, al regresar del cibercafé, le zarandeó agarrándolo por la oreja izquierda y le metió una buena bronca recordándole que tenía que estar en casa para cenar a las seis, ¿Cómo se puede cenar a esas horas? Pero no quería aplazar sine díe su reencarnación, con lo cual se esfumó de la academia a la hora de comer. Fue una heroicidad por partida doble porque tuvo que esquivar la vigilancia de la puerta y deshacerse de la pesada de LUCÍ, que se le había acoplado sin pedir permiso. Aprovechó un momento de desconcierto en el que Lucí —que no veía un pimiento en sentido literal— entró en la cocina de la cafetería creyendo que era el comedor y tropezó con las ollas llenas de «beans». Las cocineras le gritaron en irlandés y él, en lugar de ayudarla a levantarse del suelo y sacarla del lío, prefirió salir por piernas en plan cobarde. No era un valiente, ni un buen chico, no era considerado ni galante. Era un elfo hunter desesperado. Ni eso. Era un alma errante sin cuerpo. O quizás tampoco fuera eso. Era Nadie, sin alma. Aunque sonase grandilocuente, hasta que no se materializase en algún ser virtual no volvería a ser él mismo. Sin su alter ego, sin Raeyn, ni Quer, se sentía desnudo, perdido y frágil, exactamente como un piloto de carreras sin coche, o como una tortuga sin caparazón.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

205


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Se fue directo al cibercafé y llegó completamente calado y con las manos ateridas. Se había pegado una buena carrera para entrar en calor, pero en ese país el agua lo inundaba todo y se filtraba por todos los rincones de su vestimenta. Le chorreaban los calcetines, el cogote y los calzoncillos, y aunque añoraba sus guantes, su bufanda y su anorak, sabía que no le tocaba lamentarse puesto que ése era el precio que había pagado por jugar. No había podido pegar ojo en toda la noche. Uno de sus hermanos postizos era sonámbulo y se había pasado la noche subiendo y bajando de la litera y pisándole la cara. Se cobró su venganza de buena mañana, a la hora del desayuno, luchando por sus huevos fritos y defendiendo a muerte el zumo de naranja. Armado con dos tenedores se hizo con un suculento botín de tres huevos y cinco tostadas y se atrincheró en una esquina de la mesa zampándose su desayuno sin masticar. Luego sufrió una pequeña indigestión, pero valió la pena. Con ese super desayuno hasta podría ahorrarse el birrioso lunch. Hizo un cálculo aproximado: si con un huevo su estómago resistía tres horas, con tres huevos sus posibilidades de supervivencia llegarían a las nueve horas. Pero una cosa eran las matemáticas en estado puro y otra muy diferente su estómago, que estaba en total desacuerdo con el cálculo matemático y comenzaba a protestar cinco horas antes de su horario ideal estipulado. En el café Internet no perdió el tiempo. Las largas horas de insomnio le habían servido para diseñar un nuevo personaje, casi perfecto, que nadie reconocería. Se travestiría. Sería una chica, una warrior paladín llamada Nur, que significa Luz y que era precisamente lo que faltaba en ese país permanentemente nublado. Nur no levantaría sospechas y sería una doble espía genial. Las tías lo tenían chupado, se decía C.C. Siempre había pensado que si volviese a nacer se reencarnaría en una tía. Cuando las cosas les salían mal, se ponían a llorar hasta que un pringado las compadecía y les solucionaba el problema. Entonces le pegaban una patada en el culo y se enrollaban con otro. Esa lección tan simple sobre el funcionamiento de las chicas la aprendió con Mimí. Mimí era rubia, lloraba cuando suspendía las mates y tenía una moto permanentemente estropeada. ¿Quién era el pringado que limpiaba la perla de la bujía de la moto de Mimí? ¿Quién era el pringado que enseñaba a Mimí a

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

206


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

hacer integrales? C.C. estuvo casi un año sonándole los mocos a Mimí hasta que sacó un sobresaliente en álgebra y se cambió la Vespino por una Yamaha 500 de inyección. Entonces se olvidó de él y ni siquiera lo invitó a su fiesta de cumpleaños. La última vez que la vio llevaba a Robles, el más zoquete de la clase, de paquete en la nueva moto. Aún le escocía en la autoestima porque ese día cayó en la cuenta de que la muy estrecha no se había dejado rozar ni la punta del dedo meñique durante todo el año que fue su esclavo. Eso sí, elogios muchos: «Cicerón, eres un genio; Cicerón, I love you; Cicerón, qué crack»... Mimí era una falsa, pero él era un tonto redomado por haberla creído. Ya había aprendido su lección y había sacado sus propias conclusiones sobre las chicas: eran mentirosas, egoístas y calculadoras. Si se te sentaban al lado y te pedían un favor, lo mejor era salir echando leches. LUCÍ lo estaba intentando. Se había sentado a su lado y le había hecho preguntas del estilo «¿y a ti qué te gusta hacer durante los ratos libres?», indirectas que iban mezcladas con tretas para ablandarlo del estilo: «Cicerón es un nombre mega original»... Luci se había ido tomando confianzas ella sola — las chicas se animaban sin público— y le había incordiado un buen rato preguntándole qué ponía en la pizarra y luego arrimándose, arrimándose, con la excusa de que no se veía y de que tenía que leer de su libreta. Notaba el apretujón de sus tetas contra su brazo, pero se había propuesto ser insensible a los encantos carnales de Luci. Se conocía la estrategia. Luego sacaría a colación, como quien no quiere la cosa, «se me ha estropeado el ordenata», y si picaba el anzuelo, ya estaba perdido. Mientras le estuviera arreglando el ordenador a Luci, Luci se largaría a la disco con otro y para más cachondeo no pagaría. ¿Por qué las chicas no pagaban en las discos? Ésa era una de las injusticias sexuales que más le dolían y que le convencían de que el mundo era por y para las chicas y que había sido concebido para que los frikis como él se comiesen los marrones. Porque no todos los tíos eran iguales. En el mundo masculino había castas, como en la India, y los frikis —lo más tirado, algo así como los intocables hindús— eran pavos especialmente sensibles, amables y tontos. Las chicas los buscaban para exprimirlos y luego abandonarlos en los contenedores de las facultades de informática. Ése era el futuro que le esperaba: sentarse

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

207


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

en un aula abarrotada de tíos que pensaban en forma de ceros y unos, pertenecer a un equipo de jugadores de rol, explicar chistes por la red y ver a las tías de la facultad de humanidades ligando con los ingenieros de caminos, que sí que molaban. ¿Por qué no había chicas matriculadas en las facultades de informática? Porque no les hacía ninguna falta. Cualquiera de ellas que necesitase usar algún programa informático sabía que bastaba con llamar al móvil de un friki El friki se lo haría todo por la cara, no cobraría y no molestaría. Prefería las tías virtuales. Thana era una camarada directa, leal y franca. No era retorcida como Mimí, como la pija ni como Luci. Si tenía que rebanar el cuello a un dragón, proporcionar maná a un compañero o envenenar a un orco, lo hacía y punto. Vaya, que no se enrollaba absurdamente como había hecho la pija con la delirante historia de la foto del Dragón Khan. Hacía ya más de veinticuatro horas de ese encuentro en la quinta fase y a pesar de haberle dado un montón de vueltas para desentrañar el embrollo, aún no había entendido ni una palabra sobre el supuesto malentendido acerca de su supuesto novio y el supuesto acuerdo sobre su supuesto desconocimiento, así como tampoco había entendido por qué tras hacerle creer que eran socios y que estaban embarcados en un mismo barco se enfadó con él por habérsela llevado a firmar en el aeropuerto y luego le lanzó un euro despectivamente por la ventana. Y a pesar de todo tenía que reconocer que la pija tenía salidas buenas. Lo había descolocado cuando reconoció no tener sentido de la orientación, ser ambidiestra y haber perdido a una amiga por romperle la cara con una raqueta. Se emocionó. Era un completo idiota, pero se emocionó tanto que se le puso la carne de gallina. En aquel momento le pareció una confesión real, casi, casi una confesión íntima de una chica, la primera confesión que oía en su vida. Ya estaba a punto de caer en su trampa cuando se olió que eso era lo que la pija quería: hacerle creer que compartía su intimidad, ablandarlo para que se compadeciese de ella y luego..., zas, clavarle una puñalada por la espalda. Y eso hizo a la primera de cambio cuando le insultó delante de las otras. ¡Todas eran iguales! Aunque... su monólogo en el parque sobre los pixies y su intento fallido

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

208


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

de recibir un conjuro de lenguas habían molado. Lástima. Todo había sido un montaje, bastante currado, pero un montaje al ñn. Ángela debía de controlar los momentos en que la miraba para fingir. Era una falsa. Todas actuaban. Mimí siempre calculaba que la estuviese mirando (¿tenía un ojo en el cogote?) y caminaba a posta más lentamente, moviendo el culo y girándose cada tres pasos. Fijo que la pija sabía que él estaba escondido en el parterre y que organizó el teatro de los pixies para él, un tonto que se lo tragaba todo y que se dejaba tomar el pelo por las chicas. No era casual, no podía ser casual. Ángela —una lista— debía de haber estudiado su punto flaco y había llegado a la conclusión de que fliparía con el numerito de seres feéricos. Definitivo: borraría a la pija de su cabeza para siempre. No podía ser débil. Se vengaría de todas las pavas del mundo convirtiéndose en una de ellas. No esperaría a una próxima vida mortal para nacer chica; lo sería ya. Se llamaría Nur y sería simpática, ocurrente, charlatana, llorona y mentirosa. Se haría íntima amiga de Thana y le haría confidencias íntimas sobre Raeyn para que cambiase de opinión, Se liaría con Raeyn para saber quién se ocultaba tras el teclado y luego se ligaría a Jerjes con armas femeninas y le silbaría al oído que Raeyn era un usurpador. Ya. Ya está de nuevo en su bosque. El bochorno del mediodía invita a la siesta. ¿No hay nadie despierto? Sí. Alguien se acerca. Es Thana, la perfecta, la de la túnica azul con los pliegues idénticos y los ojos felinos de azabache. Thana se acerca a ella y la recibe con los brazos abiertos. —Ya era hora que otra chica se añadiese al grupo, Bienvenida, Nur. —Gracias, Thana. ¿Eres Thana, verdad? Es un nombre guapísimo. Le está saliendo redondo. Thana lo ha aceptado con su nueva apariencia sin cuestionarse nada. Y él se siente una tía de pies a cabeza. Lo de la cursilada de decir que su nombre es «guapísimo» le ha salido solo. Hay que ver lo fácil que es ser tía. Consiste en decir mentiras con todo el aplomo del mundo, hacerse la rosca por delante y ponerse verde por detrás. —Nur si que es original —le responde Thana inmediatamente.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

209


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

C.C. cree que es el momento de ser humilde, que también es una actitud que gusta a las chicas, por parte de las otras chicas, claro... —Pero sólo soy nivel 1. —Tranqui, te puedo echar una mano para subir al nivel 12. Thana es decididamente una tía fantástica. Hasta parece un tío. Tiene que corresponder a su generosidad. Nur/C.C. da un salto y dispara una flecha a un halcón que vuela sobre sus cabezas. Lo acierta de lleno y el halcón cae a sus pies. —¡¡¡Eres muy buena!!! —la felicita Thana. Nur se encoge de hombros, toma el halcón del suelo, le arranca la pluma mágica y se la regala a Thana. —Ten. —No puedo aceptarla. —Claro que sí. Lo he derribado para ti. —¿Quieres decir que lo has hecho a propósito? —pregunta Thana boquiabierta. Tampoco quiere que Thana piense que es una exhibicionista. —He practicado mucho en vidas anteriores. Thana extiende la mano alborozada y acaricia la pluma de seda. —Me encantan las plumas de halcón. Nur no le confiesa que ya lo sabía y que siempre había querido regalarle una pero que le daba vergüenza. Thana la huele a pesar de que no huele a nada, y admira sus siete colores alternativos que se modifican en función de la luz que reciben. Luego, prueba sus poderes mágicos transformando las hojas de un roble en hojas de sauce. Engarza una en su tocado y guarda la pluma, muy satisfecha, dentro de su zurrón. —¿Vienes al raid? Esta noche a las nueve. Nur finge que se lo piensa.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

210


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

—He oído hablar de un elfo hunter que ha subido muy deprisa. Se llama Raeyn. Thana sonríe. —¿Has venido para conocerlo? —¡No, no, qué va! No me interesa nada. Thana le guiña un ojo. —También estará. —¿Ah, sí? —disimula Nur algo azorada. —Es muy hábil con las flechas —añade Thana. Nur tensa su arco y atraviesa limpiamente a una abeja con su flecha. Se agacha, la recoge con sumo cuidado y bebe un sorbo de miel que refuerza sus defensas. Luego invita a Thana. —¿Raeyn también sabe hacer esto? Thana acepta el manjar encantada, da un largo trago y carga su maná. Luego se seca los labios con el dorso de la mano. —¿Quizás quieres batirte con él? Eres una chica muy guerrera. C.C. percibe que se está precipitando. Las chicas no entran en los sitios chuleando y retándose a la primera de cambio. Las chicas actúan con más discreción. Saben observar primero y actuar después. —No, no, sólo quiero aprender de él. -—Es un buen amigo. —Lo supongo. —Míralo, aquí viene. En efecto. Raeyn, su querido YO, aparece en pantalla. ¿Pero a quién pertenece su nueva alma? ¿Quién es el desconocido que alienta sus palabras y mueve sus piernas? Para C.C. la visión de su antiguo YO supone un desgarro demasiado doloroso. Thana sale a recibirlo y C.C, en el instante preciso de enfrentarse a su dilema, flaquea. Debe acercarse a Raeyn, mostrar sus encantos y sonsacarle, ésa es la estrategia que ha estado diseñando, pero no está seguro de saber hacerlo. ¿Cómo ligan las chicas? Su estómago le hace un ruido desagradable acompañado de un dolor espantoso. Imagina que tiene un tigre dentro que ruge y le araña con sus garras. Está

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

211


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

muerto de hambre. Avisa a Thana con un gesto de que tiene problemas, se despide con un lacónico y evasivo «hasta luego» y desconecta. Buuf, respiró C.C. agitado en su silla del cíber. Estaba alterado y exhausto como si en lugar de haber dado un paseo por un bosque virtual hubiera escalado la cima del K 10. No era por cobardía, se dijo mientras pagaba su primer euro, era por una cuestión de prioridades. Debía atender a su estómago y luego se conectaría de nuevo. Tenía que sentirse contento, se había hecho amigo de Thana y ella no había dudado en ningún momento sobre Nur, su personaje inventado. Tenía un raid a las nueve, esa noche, y tenía que conectarse sin falta y guardar los dos euros que necesitaría. Salió a la calle, entró en un pub, se fue directo a la barra y, como le daba palo preguntar en inglés, señaló con el dedo (lo cual no fallaba nunca) un bocata de bacón. Al primer mordisco reconoció que tenía sed y que tampoco hacía falta tacañear y sufrir. Calculó mentalmente que si gastaba un euro en el bocata y otro euro en la bebida, aún le quedaría uno para jugar esa noche. No era avaro, con una hora de raid tendría suficiente. Quería celebrar su nueva habilidad de cambio de sexo bebiéndose un refresco. Le supo a gloria, aunque lo malo fue en el momento de pagar. —Three twenty. No, imposible, lo había oído mal. Su ridículo lunch no podía costarle tres euros veinte, más dinero del que tenía. No podía gastarse su capital en un bocata y un refresco y quedarse descolgado de Internet. No podía, no podía... El camarero era gordo, calvo, llevaba bigote y miraba bizco de una forma que parecía advertir que estaba dispuesto a regalar una paliza a los clientes que no pagasen. C.C. se vació los bolsillos delante de él para demostrarle que era pobre y que no escondía nada. Avergonzado, contó las monedas en la barra.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

212


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

—One, two, three. Puso cara de buen chico, se encogió de hombros y justificó su apurada situación con un lacónico: —I'rn a student. No añadió que era un friki, un frustrado, un quemado y un desgraciado. Pero así era como se sentía. La simplicidad de los mensajes orales suponía simplificar la complejidad de las vivencias humanas y en aquellos momentos, a los ojos del camarero mosqueado, era un student sin un euro en el bolsillo. En realidad volvía a ser una marioneta en manos de Ángela. Tendría que volver a pedirle pasta. La pija y la humillación eran su destino.

Transcrito por Gaby0001.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

213


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 23 Marina.

L

a última hora de clase se le hizo eterna. No hacía más que consultar el reloj y suspirar para que diesen las theee o'clock, que era el momento de pegar carpetazo y salir por piernas. Lo malo es que no sabía cuánto tardaría en llegar a la torre. Ni tampoco sabía cuál era el camino más corto ni la forma más rápida de llegar. De hecho, no tenía ni pajolera idea de dónde estaba la dichosa torre. Y entre ejercicio y pregunta (¿por qué en las clases de inglés siempre están preguntando?) dudaba sobre si le saldría más a cuenta coger un autobús o ir caminando. Tuvo la certeza de que hiciese lo que hiciese se perdería. A veces tenía intuiciones y cuanto más pesimistas más posibilidades tenían de cumplirse. Iba a preguntárselo a Luci, pero Antaviana se les había sentado en medio y les impedía comunicarse visual-mente. Parecía que lo hiciese a posta: si Marina agachaba la cabeza, Antaviana también; si se reclinaba en el respaldo de la silla, Antaviana la imitaba; y si se giraba a derecha o a izquierda, la pequeña perversa hacía lo mismo. ¿Estaba celosa? Era eso. Bastante patético, pero era eso. Después de todas sus interferencias, ahora se sentía dolida por la incipiente confianza entre Luci y Marina y quería volver a granjearse su confianza. —¿Quieres que te deje mi boli? —le ofreció con amabilidad. —Ya tengo uno, gracias —respondió Marina secamente. —El tuyo es de súper, el mío es bueno. Ten, pruébalo.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

214


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

—No. —Te saldrá mejor la letra. O sea que le estaba diciendo que tenía mala letra. —La letra me sale siempre así de cutre, es la mía y, si no te gusta, te fastidias. Antaviana palideció, pero no atacó, al revés, se mostró suave como un guante. —Es una letra con personalidad. —No te mates, aunque quisieras no serías simpática —replicó Marina, envalentonada, puesto que la pequeña monada no se defendía. Antaviana gimoteó. —Sólo quiero ser tu amiga. Parecía sincera. Le brillaban los ojos y le temblaba la voz. Ciertamente Marina se estaba vengando de todas las humillaciones que le había hecho pasar la enana, pero no era menos cierto que le debía la vida y que había intercedido por ella ante Mrs. Higgins. Tampoco hacía ninguna falta regodearse en la debilidad ajena. Ángela nunca lo haría, Ángela sería buena. —Va, no llores, somos amigas. —¿De verdad? Marina no quería mentir mucho, al fin y al cabo Ángela no era mentirosa. —Si dejas de tocarme las narices. Antaviana le abrió su corazoncito. —Puedo ayudarte en lo que tú quieras. Te puedo enseñar inglés, dejarte el boli, explicarte dónde están los museos de Dublín, los puentes, la torre.., —¡La Torre! —gritó Marina sin darle tregua.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

215


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

—¿Quieres conocer la Torre? —Pues sí, me gustaría.

216

—Podemos ir mañana. —No, hoy. —De acuerdo. Al salir te acompaño. —No, no, quiero ir sola. Antaviana se quedó compungida y Marina rectificó: —No es nada personal, de verdad, me encantaría ir contigo, pero necesito estar sola esta tarde. —¿No soy tu amiga? —Sí, pero no mezclemos las cosas. ¿Me explicas cómo ir? Antaviana cogió el mapa, le señaló con el dedo y cantó: —Al salir de la academia vas por esta street hacia la izquierda, giras por la segunda road a la derecha y llegas a Clare Treet. Ahí está la estación de Pearse. Tienes que coger el tren a Sandicove y una vez te apees preguntas por la Torre Martello. —¿Torre Martello? —apuntó Marina en su papel arrugado sintiéndose miserablemente ignorante por ignorar que la torre más famosa de Dublín se llamase Martello, no sabía por qué. Que Antaviana lo supiese y ella no ya era para abrirse las venas. —¿Y ya está?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

—Sí. Marina sonrió. ¡Qué fácil! A punto estuvo de darle un beso a la enana. Pobrecilla. Quizá sí que fuera una buena amiga y lo único que deseaba era no quedarse fuera. Al sonar la campana se largó zumbando sin despedirse de LUCÍ ni de nadie. Salió de la academia calle abajo, corrió como alma que lleva el diablo y, al doblar la esquina, se dio de bruces con C.C. —¡Ángela! —era un grito de júbilo que expresaba alegría y que escondía un significado añadido como «qué casualidad, te estaba buscando)!. Pero el friki no le interesaba nada, nada. Marina se levantó ignorándolo y preguntándose si el friki disponía de un radar para localizarla, se sacudió el polvo y volvió a emprender su carrera alocada. —¡Espera! ¡Espera un momento! —intentó detenerla C.C. —Si quieres los apuntes, pídeselos a Luci. Yo me largo. —¡¡¡No, no, espera!!! La siguió corriendo en dirección a la estación. —¿No ves que tengo mucha prisa? —Sólo es un favor, necesito pasta. —¿Más dinero? ¿Te has pulido los cuatro euros de esta mañana? —¿Eh, eh, que no me pincho! ¿Sabes lo que vale un bocata de bacón? —Ni ganas, haberte quedado en la escuela a comer.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

217


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

—Tres euros con veinte. Me han soplado tres euros y además el bacón estaba quemado. —Tengo que coger un tren. Adiós.

218

—Yo también. —Piérdete. —Te acompaño. —¿Eres sordo? Daba lo mismo que Marina se desgañitase. El friki era inasequible al desaliento, se situó a su espalda, como su sombra, y la siguió en su loca carrera hasta Clare Street. Confundió la izquierda con la derecha, retrocedió dos veces y, cuando llegó a la estación y contempló los horarios a Sandicove, comprobó que acababa de salir un tren hacía un segundo y que el próximo no saldría hasta el cabo de treinta minutos. —¡¡¡Por culpa tuya!!! —chilló al friki, indignada por su fracaso, echando esa vez sí la carpeta al suelo como hubiera deseado hacer con la sartén de los huevos fritos reventados de la mañana. Lanzar una cosa al suelo le producía un placer indescriptible, sobre todo si se rompía, lo cual no sucedió con la carpeta. Ante su estupor, el friki la recogió del suelo, la limpió con su manga y se la devolvió. —Se te ha caído. Marina, por pura maldad, la volvió a tirar con saña, pero esa vez el friki se encogió de hombros. —Si te gusta más dejarla ahí, tú misma.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Marina, algo avergonzada, recogió la carpeta y se puso en la cola de la taquilla para comprar los billetes. Cicerón se situó a su lado y permaneció callado por espacio de cinco minutos. Para Marina eso era demasiado, no soportaba el silencio; así pues, decidió romperlo. Aunque eso significara bajarse los pantalones. —¿Has estado? —¿Dónde? —En la Torre. —¿Qué Torre? —La Torre del Castillo. —¿Cómo quieres que haya estado si es la primera vez que visito Dublín? —Ah, ¿entonces es la primera vez? —Claro. Me obligaron a venir. —Tú, en cambio, ya llevas unos cuantos años viniendo, ¿no? Marina carraspeó. Oí a, Oí; Ol. —Y debes de conocerla. —¿El qué? —La Torre del Castillo. —Si, claro. —Por eso prefieres visitar la Torre Martello. Marina escuchó lo que escuchó, computó como pudo esa información confusa y luego preguntó inocentemente:

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

219


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

—¿Cómo dices? C.C. estaba simpático o pelota, según como se mirase. En cualquier caso, interesado en limar asperezas para conseguir su dinero. —Eso, que tienes ganas de ir a la Torre Martello, que está lejísimos, porque Dublín te lo debes de haber pateado todo. Marina se atrevió a preguntar a sabiendas de su error: —¿Lejísimos? —A una hora de aquí. Sandicove es un pueblecito de la costa. —O sea, ¿hay dos torres? Esa vez el asombro de Cicerón fue real. —Muchas. —¿Cómo que muchas? —Las iglesias tienen torres, los castillos tienen torres... —¿Y la Torre Martello cuál es? —La de Joyce. —¿Joyce? —Un escritor algo chiflado que escribió un libro que no se ha leído nadie pero que todo el mundo finge que sí y que se llama como el de la Odisea, Ulises. Marina ya había desconectado. —Entonces la Torre Martello no es la Torre del Castillo.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

220


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

—No. El Castillo está en el centro de Dublín y es donde los ingleses torturaban a los del IRA. Marina deseó retorcer el cuello a la enana que la había confundido de esa forma tan vil. Había sido una suerte perder el tren. —¿Y qué hago yo aquí? —Y yo qué sé. Marina dudó entre lanzar de nuevo la carpeta o ponerse a llorar. Optó por la tercera vía, la más práctica. —¿Sabes ir? —¿Adónde? —Al Castillo. —Un euro. Marina no regateó ni un céntimo. —Hecho. Y detectó en los ojos de C.C. el chasco por no haberse atrevido a pedir más. El trayecto fue entretenido. El friki mostraba una curiosidad especial por sus contactos feéricos y no sabía cómo sonsacarla. —Esto..., tú te comunicas con seres..., bueno, con seres feéricos. Marina sabía qué negarlo no le solucionaba ningún problema y que tal vez admitirlo la dotase de algo más de prestigio a los ojos del friki. —¿Cómo lo sabes?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

221


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

—Te oí hablar con ellos. ¿Te comunicas o no? Marina recordó inmediatamente que la noche anterior en el parque, cuando hablaba con Lilian, C.C. surgió de entre las sombras del parterre.

222

—A veces. —Ya. ¿Y tienes un mentor? El nombrecito dejó atónita a Marina. —¿Un qué? —Un contacto quiero decir, alguien que te facilita la entrada en su mundo. Alguien asequible. , —Sí, un hada. —¿Cómo es? —Como mi uña, violeta, desprende un polvillo que me hace estornudar. —Un hada de las flores. —Seguramente. —¿Y... conoces a los pixies? —Digamos que los sufro. —Son molestos, ¿no? Un poco bromistas y un poco crueles. Marina, de pronto, se puso a la defensiva. —¿No me tomarás por loca? C.C. abrió unos ojos como melones. —No, no, me parece genial. —A mí no tanto, anoche tuve una... experiencia. A C.C. le brillaron los ojos y la

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

invitó a continuar. —Los italianos de la casa donde me alojo me secuestraron y me querían entregar a un jinete encapuchado que me esperaba con un caballo blanco. Todo estaba preparado para atarme y llevarme a algún sitio, C.C. no lo puso en duda. Era tope, el tío. —¿Le viste la cara? —¿Al caballo? —Al jinete. —Era rubio y alto, a lo mejor era una pava, porque el pelo le llegaba hasta los pies. —¿Sentiste atracción o rechazo? Marina recordó la vaga sensación de que se sentía atraída por una mano invisible. —Al principio estaba muerta de miedo, pero luego me hipnotizaron. Si no llega a aparecer Antaviana, me voy con ellos. C.C. carraspeó. —Con luz supongo. —¿Y eso qué significa? —Pues que usan métodos de luz para encantarte. —¡Eso! ¡La luz! Usó una luz y yo me la quedé mirando. —No lo hagas más —la advirtió seriamente C.C. Marina estaba encantada. El friki era como una enciclopedia feérica y le daba la confianza que necesitaba para continuar explicando sus extrañas experiencias. —Y esta mañana me han atacado. —¿Qué te han hecho? Marina intentó enumerar las barbaridades a que la habían sometido, pero le parecieron algo ridículas. En cualquier caso había una frase que lo resumía perfectamente. —Me han vuelto medio loca.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

223


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

—Es la especialidad de los pixies. —Oye, ¿y tú cómo sabes esas cosas? —Navego y leo y me entero.

224

—Ya, entonces quizás sepas quiénes son los Tuatha De Danann. C.C. puso las antenas y dio una respuesta rápida. —Creo que son divinidades irlandesas, protagonizaron algunas batallas gloriosas. —¿Y su cabalgata? C.C. reconoció su ignorancia. —Me puedo enterar. —Pues entérate, me interesa mucho —admitió Marina con sinceridad. Y en ese «mucho» había mucho interés verdadero y ésa fue su intención al pronunciarlo con énfasis. Hasta el momento C.C. era su único confidente y el único que no se reía de ella al explicarle ese tipo de cosas. —De acuerdo. Llegaron al Castillo a las cuatro y veinte minutos, justo a tiempo de contemplar cómo la pequeña Antaviana se explicaba con desparpajo ante un asombrado Patrick que abría los ojos con estupor escuchando el tremendo culebrón que le debía de estar soltando la muy mentirosa. Marina, atónita, tardó unos segundos en reaccionar y comprender que la confusión entre la Torre Martello y la Torre del Castillo no era casual. Antaviana, como el lobo de Caperucita, debió de leer su SMS y, astuta como todos los lobos feroces, la hizo ir por el camino más largo. La envió a donde Joyce perdió el gorro para ligarse a Patrick. Su cerebro trabajó a velocidad supersónica y concibió un plan desesperado a

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

riesgo de arruinarse. —Diez euros si te deshaces de ésa —señaló con el dedo a la pequeña monada y sacó de su billetero la suculenta recompensa. C.C. abrió dos ojos como un búho y, raudo, adelantó la mano, pero Marina fue más rápida. —Luego. Te lo tienes que ganar. C.C, aunque sincero en su admiración por sus contactos feéricos, parecía un tío sin escrúpulos que se vendía por pasta, pero a lo mejor no tenía tantos recursos como creía. —¿La puedo tirar al río? —Si consigues que parezca casual... C.C. adoptó un estilo de profesional avezado. Estudió con detenimiento a su víctima y su mirada se detuvo en su sonrisa teatralmente cordial y en sus ademanes exagerados que hacían tintinear sus pulseras y refulgir sus anillos de baratija. Luego observó a Patrick, que, circunspecto, miraba a su alrededor con deseo de huir. Le pareció denigrante y le hizo la pregunta del millón a Marina. —¿Y quieres que la quite de en medio para poder enrollarte con ése? Su «ése» sonó tan despreciativo que Marina obvió la respuesta. Le pareció una pregunta vulgar. Contestó como hubiera contestado un padrino de la mafia. —Te pago para que te lo curres, no para contestar a preguntitas. C.C. se lo pensó una vez, dos, y luego se lanzó a la ofensiva. Se alejó con las manos en los bolsillos, silbando una melodía y fingiendo un encuentro casual. Y lo pareció. ¡Menudo farsante! Cualquiera se fiaba de su falsa simpatía que a veces confundía. Todo era puro interés por los euros y el vicio. Era un actor consumado. Su extrañeza por el encuentro, su saludo efusivo a Patrick, su

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

225


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

conversación con la pequeña Antaviana y la sorpresa que se dibujó en su rostro tenían todos los visos de ser reales. Marina, oculta tras un grupo de turistas japoneses, sabía que no y no daba crédito. Al cabo de cinco minutos, sin pestañear siquiera, Antaviana siguió a C.C. como un perrito faldero y se despidió de Patrick con un movimiento de mano y una disculpa gestual. C.C. había conseguido quitarla de en medio. Marina asumió que la escena era suya, que era su momento y que Patrick, su adorado Patrick, estaba ahí para su gozo y disfrute. Era tan adorablemente guapo que se lanzó a sus brazos con verdadero entusiasmo. En realidad, poca cosa más podía hacer, puesto que hablar, lo que se dice "speak" en inglés, no era su punto fuerte.

Transcrito por Gaby0001.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

226


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 24 C.C.

L

o hacía por dinero y le fastidiaba. Pero sobre todo le fastidiaba que le fastidiase. Y aunque procuraba racionalizar el problema, no acababa de entender por qué le molestaba que una pija teñida

quisiera morrease con un irlandés de dos metros y que para conseguirlo le pagara pasta a cambio de deshacerse de una enana metomentodo. No se podía sentir utilizado puesto que le pagaban por su trabajo. Entonces, ¿qué se sentía?... ¿Vil? ¿Miserable? ¿Mezquino? Efectivamente. Se sentía todas esas cosas juntas y revueltas. Mezquino, vil y miserable en el orden que se quisiera. Algo parecido a como debía de sentirse un mercenario, un asesino a sueldo o un gigoló. Lo cierto es que no acababa de saber a ciencia cierta qué era lo que le escocía, pero estaba cerca de su autoestima. Y estaba tan seguro de que se le notaba su condición rastrera que, al detenerse en cada semáforo, se sorprendía de que los irlandeses no lo mirasen descaradamente y le señalasen con el dedo comentando: ―Mira, mira, un español sin principios. ― - ¿Está muy lejos? – preguntó la pequeña Antaviana. - Para ti sí, con esas piernas tan cortas no llegas a ninguna parte. C.C. se sorprendió a sí mismo por su crueldad. Eso confirmaba la sospecha de que estaba molesto con Ángela y que se vengaba con Antaviana. Al fin y al cabo la pequeña – por muy desagradable que fuese – no tenía la culpa de sus rifirrafes.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

227


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- Pues cogemos un autobús. – propuso Antaviana. Si algo admiraba de la pequeña era su capacidad de sobrevivir al insulto con entereza y su sentido pragmático de la vida, que consistía siempre en ocupar siempre el asiento vacío del vecino en cuanto éste se levantaba. Las pulseras que lucía eran de Luci, estaba seguro, y el novio era de Ángela. Antaviana era una usurpadora nata que usurpaba por el placer primario del depredador. Todo aquello que no era suyo le parecía tentador hasta que, rápidamente, por el simple hecho de tenerlo, perdía su interés. Así pues, la triquiñuela que ideó para conseguir que le acompañase y abandonase a Patrick había resultado un éxito. Simplemente, simuló un encuentro casual y dejó caer que buscaba a Ángela para ofrecerle un anuncio publicitario en unos grandes almacenes porque buscaba a una chica española fotogénica. Ni cabe decir que a Antaviana se le agrandan los ojos y que enseguida se ofreció para ocupar el puesto, aduciendo que Ángela se encontraba en la Torre Martello y que no regresaría hasta la noche. C.C. fue astuto y no cedió a la primera. - Pero estás con Patrick, no puedes dejarlo plantado. - Pues claro que puedo. Éste ni se entera. Y no se lo pensó dos veces. La muy codiciosa se despidió de Patrick, bye-bye, no sin ates pedirle el teléfono y prometerle amenazadoramente que lo llamaría. Luego se dedicó a sembrar cizaña, el deporte favorito que las chicas nunca se cansan de practicar. - Ángela es una tía muy rara, ¿no crees? - No sé. - No me meto con ella porque ya sé que sois novios, pero yo que tú la dejaría. Intentaba engañarte con Patrick.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

228


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Y a pesar de estar preparado consiguió sacarlo de sus casillas. - ¡No no soy novio de Ángela! – se defendió con excesiva vehemencia. - Mejor. Es una farsante y una pirada. Ayer parecía que estaba hablando sola, la estuve escuchando un rato y hablaba de duendes y conjuros. C.C. se mostró interesado. - ¿Ah, sí? ¿Y qué decía? - Hablaba de torturas: de cómo arrancar las uñas, reventar los ojos, cortar a cachitos… y decía que le daba miedo quedarse en casa de Mrs Higgins porque allí había pixies. - ¿Y luego que ocurrió? - La saqué de un lío gordo. Los italianos que viven con Mrs Higgins se la habían llevado al bosque y ella no paraba de decir que había visto a un jinete esperándola. Y tenía razón, pero no quise dársela porque se lo cree. C.C. puso las antenas. - ¿Lo viste tú? - Claro, era una doncella Daoine Sidhe y montaba un caballo blanco. En ese caso Ángela no hacía teatro para él. Era más probable que todo su interrogatorio fuera cierto y que su interés por los Tuatha De Danann tuviese que ver realmente con ella. Pues bien, la ayudaría. No se sintió utilizado. Se sintió involucrado. Por fin alguien lo involucraba en sus cosas y le hacía partícipe de sus preocupaciones. Además, el tema le sonaba apasionante. La cabalgata de los Tuatha De… Tal vez Ángela fuese más interesante de lo que parecía a simple vista. Tal vez la realidad no fuese tan sosa y previsible como creía. Pero no quería compartir sus esperanzas con Antaviana; así pues, la azuzó.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

229


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- Más rápido o llegaremos tarde. Antaviana, cándidamente, puso su pequeño destino en manos de C.C. sin sospechar ni por un momento que estuviese siendo víctima de una estratagema. Como todos los tramposos creía que ésa era una especialidad de la casa. - ¿Cómo se llaman los almacenes? – preguntó jadeando tras una etapa especialmente dura de marcha atlética a través de medio Dublín. C.C. dudó. Ya llevaba vacilándole cerca de una hora y habían recorrido casi toda la popular Grafton Street atestada de tiendas y paseantes. Tendría que ser expeditivo. Inventaría un nombre, simularía confusión, nadie lo conocería y…finito. - Se llaman Brown Thomas. Y se quedó encantado con el nombre. Le había salido redondo, parecía hasta real. Pudo haber dicho Beefsteak o Rosbeef, que eran cosas que le sonaban más, pero dijo Brown Thomas sin saber por qué, con tanta mala suerte que Antaviana, tras oírlo, se le iluminaron los ojos y gritó: - ¡Son éstos de aquí! – y señaló unos almacenes carísimos y bastante concurridos que estaban a sólo diez metros tras ellos. C.C. estaba atónito. Su memoria inmediata le había jugado una mala pasada. Había retenido el nombre de los almacenes al pasar justo delante de ellos y lo había repetido como un loro unos segundos después. La confusión ya estaba creada y era imposible echarse atrás. Antaviana saltaba de alegría y palmeaba. Daba gusto verla, igual que una linda niñita entusiasmada el día de Reyes esperando abrir sus regalos. C.C. sabía perfectamente que tras esa apariencia inocente se escondía una mente perversa y calculadora, infantil tal vez, pero terriblemente peligrosa.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

230


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- Rápido, entremos antes de que se nos adelanten. – aulló Antaviana, repentinamente competitiva, dispuesta a luchar por su puesto de española fotogénica a patadas, mordiscos o como se terciase. C.C. quedó paralizado. ¿Y ahora cómo salía airoso de su mentira cochina? ¿Cómo le decía a aquella fiera que todo había sido una triquiñuela para alejarla de Patrick? Afortunadamente, el juego al que dedicaba diez horas al día – y que sus padres consideraban que le reblandecía el cerebro – le predisponía al hallazgo de soluciones rápidas. -Un momento, tengo que ir a hablar con el encargado. Espérate aquí. Desapareció escaleras arriba y dejó a la pequeña Antaviana en el reino del consumismo de las plantas bajas. Se encerró en un baño de caballeros y estuvo meditando sentado sobre la taza por espacio de diez minutos, durante los cuales tuvo que repetir como treinta veces que estaba full, lo cual, naturalmente, nadie entendía. Cuando bajó de nuevo había adoptado una mirada sombría y un porte taciturno. Le pareció que para dar una mala noticia era mejor imbuirse de pesimismo. Pero buscó y buscó y no vio a Antaviana por ninguna parte… ¿Dónde demonios se había metido la niña? Le costó lo suyo dar con ella. Antaviana, como todos los inmaduros, estaba celebrando su triunfo antes del tiempo. La sorprendió ante un espejo cargada de abalorios a cual más impresentable. - ¿Te gustan? Seguro que me los regalan por el trabajo. Además, quiero posar con ellos puestos. Se embalaba sola, mejor frenarla antes de que se vistiese de mexicana y pidiese un elefante. - Hay un problema. Antaviana no quería ni oírlo. - ¿Qué tengo que anunciar? ¿Perfumes? ¿Maquillajes? ¿Joyas?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

231


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

C.C. nunca dejaría de sombrarse por la vanidad de las chicas. Antaviana sólo podía anunciar mochilas escolares y pijamas infantiles y en cambio su autoestima era tan alta que se proyectaba a sí misma en metro más alta y diez años mayor. Lo mejor era ase taxativo.

232

- No vas a poder hacer el anuncio. - ¿Cómo? - Hemos tardado demasiado. - Pero si hemos venido corriendo. C.C. tenía respuestas preparadas. - Me lo dijeron este mediodía y hace dos horas que el fotógrafo se largó. - ¿A dónde? Aunque fuera una pregunta estúpida, C.C. la contestaría sin amilanarse. - A casa de su abuela. - ¿Por qué? Decidió sazonarla con una pizca de dramatismo. - Porque se estaba muriendo. Si C.C. tenía respuestas para las preguntas de Antaviana, Antaviana tenía soluciones para todos los problemas. -Pues regresamos mañana, que ya se habrá muerto. C.C. podría haber respondido que se celebraría el entierro, pero el asunto de la abuela podría llegar a ser truculento y optó por una solución definitiva. - Antes de irse le hizo las fotos a otra. Llegados a ese punto Antaviana se puso echa una furia.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- ¡¿A quién?! Si esa OTRA hubiese existido, a buen seguro que hubiera temblado al percibir telepáticamente el odio profundo que destilaba Antaviana.

233

- Una chica que pasaba por aquí. - ¿Y cómo se llamaba? - Pepi. - ¿Pepi qué más? - No te lo digo porque eres capaz de buscarla y romperle la cara. Antaviana intentó reprimirse pero no lo consiguió, era evidente que estaba enfadada. - Pepi me ha destrozado la vida. Esa miserable se me ha adelantado y el puesto era mío, mío. Que capacidad de apropiación indebida tenía Antaviana. Su oportunismo en quitar la silla a Ángela quedaba muy, muy lejos; ahora ella era la funcionaria titular del anuncio desde el principio de los tiempos. - ¿Tú sabes la ilusión que me hacía? Mi vida podría haber cambiado, podría haber sido famosa, podría haber salido en las revistas del corazón, podría haber hecho películas en Hollywood y, en cambio, ¿qué me queda? – señaló con lástima los abalorios en sus manos. C.C. ante una actuación tan inesperadamente convincente, no tuvo más remedio que consolarla. - Tendrás más oportunidades. - No, nunca más tendré una oportunidad como ésta.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Lo cual, pensó C.C., no dejaba de ser cierto, puesto que nadie le daría una oportunidad tan absurda como la de posar como modelo publicitario. - Está bien, vete a casa y mira la tele. – resolvió C.C., considerando que ya había invertido demasiado tiempo en su trabajo. Estaba deseoso de cobrar su sueldo y deshacerse de la enana. - ¿Eso es todo lo que se te ocurre decir a alguien a quien acaban de hundir? Antaviana se sentía la protagonista de una serie americana. - Oye, tía, no exageres. - Mo exagero, estoy hecha polvo. - Bueno, pues tómate un té irlandés y te animas. - No me gusta el té. - Pues una naranjada. Antaviana, con el labio superior tembloroso – no se sabía a ciencia cierta si por rabia o por dolor – y a punto de estallar en un llanto, musitó: - Necesito una compensación. C.C. no lo comprendió de inmediato, pero decidió pasarse al otro lado y apabullarla. Con sus padres funcionaba. - Yo también necesito una compensación. ¿O te crees que no ha sido duro para mí? ¿Te crees que a mí no me importa quedar fatal y frustrarte? Antaviana lo aceptó. - ¿Te gustan los ordenadores, verdad? No hacía falta la respuesta, era obvia. - Pues están allá.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

234


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

C.C. no captó el matiz, o sea, no distinguió entre una invitación al desquite o una simple pura información. Pero picó. Se giró como un autómata siguiendo el dedo de Antaviana y caminó fascinado hasta llegar a la sección de informática. Era como un sueño. Estaba rodeado de centenares de ordenatas de todos los colores y tamaños. Los portátiles eran tan ligeros que hasta le cabían en la mochila de la escuela. Hizo la prueba con uno, lo introdujo y volvió a sacarlo, y mientras maniobraba no se fijó en que la pequeña Antaviana se llenaba los bolsillos de bisutería. Luego, la inocente niña de sonrisa angelical se colocó a su lado y le señaló el portátil de sus sueños. -¿Te gusta éste? - ¿Se nota? Antaviana era más rápida que el Soyuz. Daría la vuelta a la Tierra en la mitad de tiempo. - Pues te lo llevas. – dijo con todo el morro. Y, visto y no visto, el portátil volvía a estar dentro de la mochila de C.C. -¿Pero qué haces? Aunque no hacía falta una gran explicación. Era evidente que Antaviana pretendía llevarse el ordenador sin pasar por caja. - Ahora, ahora no nos ve nadie. – lo animó Antaviana en un susurro, señalándole la puerta vigilada por dos seguratas que en aquellos precisos momentos le estaban dando a la lengua. - ¿Estás loca? – exclamó C.C., entendiendo demasiado tarde sus intenciones. - Venga, vámonos ahora. C.C. sacó el ordenador de su mochila y se negó a seguirle el juego a la niñata. - Anda lárgate.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

235


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Antaviana aumentó el temblor de sus labios y, esta vez sí, boqueó como un pez, se restregó los ojos y comenzó a sollozar. Para C.C. eso ya era demasiado. - ¿Qué te pasa ahora? Ésa era la pregunta que Antaviana esperaba, puesto que vomitó de carrerilla: - Estoy sola, sin amigos, sin oportunidades, en un país extranjero y estoy pasando por el momento más difícil de mi vida y tú… tú me dices ―lárgate‖. C.C. se armó de paciencia. - Qué quieres que te diga. - Pues no sé…, que me digas gracias, porque yo solo intento ayudarte, complacerte, sé que te gustan los ordenadores y quería que tuvieras uno. - Pero si nos encuentran soplando un ordenador, nos meten en el trullo. - Yo soy menor. - ¿No te fastidia? Yo tengo edad penal. - Por eso. Sólo te meterían en la cárcel a ti. - ¿Te parece poco? Antaviana sacó un pañuelo y se sonó los mocos. Afortunadamente tuvo la decencia de no responderle a la pregunta retórica. - Pues ya la llevo yo. - ¿El qué? - La mercancía. - ¿Qué mercancía? Antaviana señaló sus bolsillos repletos de pulseras, anillos, collares y pendientes. C.C. notó cómo se le doblaban las rodillas del susto.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

236


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- ¿Pero…, pero… te has vuelto majara? - Anda, ya me meto tu ordenador en mi mochila. – se ofreció generosamente la pequeña ladrona con una sonrisa. Y lo hizo, a pesar de que C.C. lo sacara en dos ocasiones de dentro. - Que no, que no pienso jugarme el cuello. - No se van a fijar. ¿No ves que no lleva chivato? C.C. estaba muy nervioso. Lo mejor era alejarse de la niñita enloquecida antes de que lo metiese en un buen lío. Y se alejó perdiéndose en la sección de librería y zambulléndose en cuanto veía y leía para olvidarse de Antaviana y fingir que no la conocía, hasta que topó con el título de un libro y se detuvo de golpe: Tuatha De Danann, the kings of Ireland. - ¿Te gusta? – le interrumpió Antaviana, manifestándose ante él inoportunamente como era su estilo. - He dicho que no te conozco. - Es que si te gusta lo puedo pasar. C.C. dudó unos instantes y luego volvió a dejarlo en la estantería. No tenía dinero. - Yo me abro. Rauda como el rayo, Antaviana tomó el libro, lo introdujo en su mochila y se le colocó al lado. - Voy contigo. - No te me acerques. Pero Antaviana, cargada con toda su mercancía sin declarar, se pegó a él como una lapa, lo acompañó hasta la puerta, y en la puerta sucedió lo que tenía que

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

237


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

suceder. Antaviana pitó, los guardas de seguridad se acercaron y, cuando C.C. intentó emprender la huida desesperada, Antaviana, prisionera de un gorila que la había atrapado del brazo, señaló traidoramente con el otro brazo hacia C.C. y un segurata le cerró el paso hacia la libertad. - He! He is! – gritó en un inglés que pretendía decir ―¡Él, es él!‖. C.C. tuvo dos segundos para pensarlo y optó por la táctica del caos. Las descargas de adrenalina le ayudaban a pensar con rapidez. Ante un enemigo único siembra el pánico generalizado. Más raudo de reflejos de lo que él mismo hubiera creído que era capaz – y que a buen seguro su profesor de educación física habría aplaudido a rabiar -, entró de nuevo en los almacenes, zigzagueó hábilmente evitando a su perseguidor, y corrió hacia la oficina central de información haciendo bocina con las manos y gritando desaforadamente. - Fire! Fire! El revuelo comenzó a notarse y la multitud rugió como un panal de abejas atacado por un oso. Un rumor sordo fue extendiendo en la planta y pronto el grito de C.C. se confundió con otros muchos gritos de ―fire, fire‖ hasta que alguien pulsó un botón de alarma de incendios. Instantáneamente sonaron unas bocinas atronadoras y, segundos después, resonaron los aullidos de tromba humana que corría hacia la puerta. Alucinante. A pesar de que el gorila estaba a punto de atraparlo, la marea humana se interpuso entre ambos, lo aspiró, lo arrastró hasta la calle y lo vomitó contra el suelo. Se levantó rápidamente y corrió unos metros para evitar ser aplastado. ¿Y Antaviana? Se sacudió la responsabilidad como el polvo de la chaqueta. Él había salido indemne y le importaba muy poco la integridad física de la pequeña traidora. Tenía su voz gravada en el cerebro y su frase acusatoria le taladraba los oídos. Ojalá fuese recluida en un reformatorio infantil donde maltratasen a las niñas. Ojalá…

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

238


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Y de repente, igual que una aparición, Antaviana, con el cabello revuelto, la cazadora rota y los pantalones rasgados, pero sonriente y libre, se materializó ante él, se le lanzó al cuello y lo besó. - ¡¡¡Lo hemos conseguido!!!

239

- ¿El qué? Ella abrió su mochila y, orgullosísima, le mostró el trofeo: el ordenador portátil de última generación estaba ahí dentro, acurrucado, dormitando junto al bonito libro sobre los Tuatha De Danann. Antaviana los sacó y se los ofreció sin rastro de arrepentimiento. - Pero son robados. – objetó C.C. - ¿Y qué? – se sorprendió Antaviana. C.C. no podía entender su comportamiento. ¿Acaso era una enferma mental? ¡Era eso! Antaviana carecía de moral, de límites éticos, porque estaba enferma. Quizás era algo así como una paranoica o, quizás peor, una… psicópata. Decidió que, por prudencia, aceptaría los regalos; los psicópatas contrariados pueden ser muy peligrosos. Luego le daría esquinazo y los devolvería. De momento, mejor seguirle la corriente, no fuese caso que enloqueciese y cometiese un asesinato. Sonrió a la pequeña ladrona y musitó un gracias inaudible y culpable.

Transcrito por Morena.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 25 Marina.

C

uánto tiempo pueden aguantar unos pulmones humanos sin respirar? Marina estaba segura de que esa tarde Patrick y ella estaba batiendo todos los records. Cada beso era como una inmersión en las, simas de las profundidades marinas: sin aire, sin oxigeno, sin luz. Una zambullida húmeda y vertiginosa. Dulce como el cosquilleo de la nuca y al sentir su mano su cabello, como el temblor de las piernas al notar su brazo en su espalda, como el susurro ininteligible- o sea, que no entendía ni papa- De sus palabras en su oído. Aunque sonar, sonaban bien, sonaban a película del oeste y a banda de taberna. Marina no supo si su tanda de besos duro media hora, una hora, o si ella y Patrick estaban a las puertas del Guinness. Lo que si supo es que la vocecillas de Lilian, importunísima, la alerto y que, al abrir los ojos, se vio rodeada de un corro de turistas japoneses que les tomaban fotografías desde todos los ángulos (supuso que el paisaje de fondo los favorecía) mientras un par de ellos que tal vez hubieran apostado dinero-cronometraba el tiempo que Patrick y ella aguantaban sin respirar. Lilian revoloteaba satisfecha a pocos centímetros de su cara. -Muy bien, esta vez lo has hecho muy bien. No pudo responder porque Patrick reinicio el último beso inconcluso. Marina, trabajando arduamente en la tarea de devolvérselo, pudo escuchar las palabras del hada en su oído. -Ahora levántate con coquetería, guíñele un ojo y ve alejándote marcha atrás.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

240


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

A Marina lo de guiñar no se le daba bien del todo. Guiñaba con dificulta y era consciente de que hacia una mueca horrible con la boca, a nariz y la mejilla pero lo intento y surtió efecto. Al comenzar a caminar, Patrick la siguió como un corderito y Lilian la aplaudió con entusiasmo. -Ahora cógele la mano y susúrrale al oído: ―Te llevare a un sitio donde podamos estar solos tu y yo‖. No me importa el idiota, dilo con pasión y te entenderá. Bien. Patrick le respondió con una frase de nuevo ininteligible pero que dedujo debía de ser una frase inteligente y cariñosa como él. Lilian continúo con sus instrucciones: -Baja las escaleras suspirando y mirándole a los ojos. Marina lo hizo lo mejor posible, pero de vez en cuando tenía que retirar sus pupilas de las hipnóticas pupilas de Patrick para controlar los escalones y evitar pegarse un porrazo sensacional. Descender unas escaleras de piedra con tacones de medio metro podía resultar sumamente peligroso. Tras caminar un rato siguiendo las indicaciones del hada, Marina empezó a acusar y atender a la ruta que le iba dictando Lilian. -Ahora gira a la derecha. No, al otro lado, esa es la izquierda. Muy bien. ¿Ves esa marquesina? Pues es una parada de autobús. Detente. Marina cumplía las órdenes de Lilian como un marine en primera línea de combate. Estaba trabajando duro y se sentía orgullosa de su proeza. -Muy bien. Respira hondo y toma fuerzas para lo que vendrá. Marina sonrió con desmayo imaginando lo que vendría, aunque en realidad no podía imaginarlo. -Ese autobús que viene. Levanta la mano. Si. Cuando abra las puertas sube poco a poco contoneando las caderas y sin mirar si Patrick te sigue. Te seguirá, no lo dudes.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

241


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Marina ignoraba donde estaban exactamente sus caderas. Pero lo intento con el mismo empeño que ponía en clase de educación física. -Muy bien, Ahora, en la plataforma date la vuelta un poco, y sonríe e invítale a subir con la mano, cariñosamente. Marina se dio cuenta de que Patrick dudaba, no estaba seguro de seguir sus pasos, de dejarse llevar por ella, con lo cual, resoluta y saltándose los melifluos consejos del hada, bajo los dos escalones, cogió a Patrick de la mano y lo obligo a subir al autobús. -Venga, tonto. Hasta Lilian admitió que la iniciativa había sido arriesgada, pero correcta. -Estupendo, ya lo tienes. Ahora saca tu tarjeta de transporte y marca 2 veces. Si Patrick pregunta algo, bésalo. Y eso hizo en el momento en que Patrick se dirigía al autobús. Lilian, preocupada por el súbito interesa de Patrick por la realidad, le aconsejo: -Sentaos en esa zona oscura. Muy bien. Ahora toma su mano y ponla sobre tu pierna. Marina quiso preguntar sobre que pierna, la izquierda o la derecha, pero concluyo que daba lo mismo puesto que no distinguía una de la otra. Tampoco hizo falta, porque Patrick, un muchacho con iniciativa, escogió el mismo su pierna preferida. A Marina la elección le pareció bien y asi pasaron un buen rato a pesar de los bambolees del autobús y del lento atardecer crepuscular que se habitaba sobre la campaña. Había salido del Dublín y entre besos y suspiros Marina pudo admirar unos prados verdes y mullidos decorados de manchitas blancas móviles y lanosas que debían de ser ovejas. Su perspectiva le permitía ver el paisaje. La de Patrick, apoyando contra el crista, no. Por eso, cuando Lilian la aviso de que llegaban a la ultima parada y de que debían descender, Patrick se quedo asombradísimo de hallarse en medio del campo

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

242


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

teñido de nubes rojizas y tamizado de niebla. Al poner los pies en el asfalto Marina sintió un escalofrió. Prefería la mano cariñosa y calentita de Patrick a la brisa helada que azotaba sus piernas desnudas. Agradeció el anorak y los guantes de C.C., pero concluyo que no eran suficientes para adentrarse en el bosque que Lilian le mostraba. -¿Ves ese sendero? Tómalo antes de que anochezca. Y ya sabes, si Patrick pregunta, intrigado. Le llevas a un lugar maravilloso donde estaréis los 2 solos. Patrick esbozo una sonrisa irónica al suponer que el camino que le hacía seguir Marina acabaría en una choza del bosque. Le pregunto en ingles y Marina exclamo, No entiendo nada, le beso y se desentendió de su curiosidad, que no era tanta como el interés que le animaba a ir tras ella. Maldijo los tacones de Ángela y se prometió no volverse a poner unos tacones en su vida; luego tropezó por culpa de la falda, se araño las piernas y se juro que nunca más en la tierra salvaje vestiría mini falda. Avanzaban con dificultades y Marina se iba zafando de los brazos de Patrick, que pretendía arrinconarla contra cada árbol y que empezaba a mostrarse sorprendido a medida de que se iban adentrando mas y mas en la espesura y a medida que el bosque se iba cerrando mas y mas tras ellos. Y en el mismo instante en el que Patrick comenzaba a estar más preocupado por el recorrido que hipnotizado por sus encantos, llegaron ante un claro bien delimitado. Ahí se acababa el mágico sendero. -Estupendo. Tiéndete en el suelo, en el centro del claro ---le ordeno el hada, indiferente a las molestias que sus ordenes podían ocasionar. Marina reprimió un nuevo escalofrió y se tendió sobre la tierra mojada. No le hacía ninguna gracia. En ese lugar abierto sin árboles, todo resultaba extrañamente inquietante. Patrick se sentó junto a ella, se inclino levemente paso sus labios sobre los suyos y arranco de nuevo un beso largo y suave. Marina cerró los ojos y tomo aire conocía esos lapsus interminables y comenzaba a acusar el cansancio y el roce de mejillas de Patrick. Se le ocurrió que Patrick era pesado, muy pesado,

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

243


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

sin respirar en que pesaba porque poco a poco se iba desplomando encima de ella. Y de repente, sin previo aviso, cayo a plomo sobre ella como un fardo. Marina, con los ojos cerrados, creyó que se trataba de una broma de Patrick. Seguro que le estaba gastando una broma… ¡Estos irlandeses! Pero no era ninguna broma puesto que Patrick comenzó a roncar. Un ronquidito suave al principio que se fe haciendo más y más y más ruidoso, hasta convertirse en todo un ronquido. ¿Se había dormido besándola? Era horrible. Era lo peor que le podía pasar a una chica. ¿Tan aburridos eran sus besos? Paralizada por la impresión y convencida de que estaba pasando por el mayor trauma de toda su vida, no movió ni una pestaña. Y de pronto le llego nítida a sus oídos la voz de Lilian: -Anda, se ha dormido también la niña. Otra voz desconocida interfirió: Marina se asombro al oírla. Niña solo había una y era ella. Así pues, Lilian creía que estaba dormida. -No lo entiendo, era inmune a mis hechizos. -Pues hoy han funcionado. -Hubiera preferido explicárselo. -Luego. Un suspiro y un revoloteo de alas muy cerca de su oído le hicieron suponer que los estaban estudiando de cerca. -Es guapísimo. -Te lo dije.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

244


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿Y estás segura de que sabe bailar? -Y cantar. -¿Toca violín?

245

-Como un ángel. -Lilian, eres maravillosa. A las doce lo celebraremos. Marina, temblorosa, supo en ese mismo instante que había caído en una trampa.

Transcrito por Marta.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 26 Nur.

E

n ningún maldito rincón de aquella maldito casa llena de niños había cobertura wifi. Y a las nueve comenzaba el raid al que le había invitado Thana. ¿De qué le servía el maldito portátil si no tenía cobertura?, se lamentaba C.C. harto ya de su exilio permanente del planeta friki. Esa noche tenía que conectarse para asistir al raid. Era cuestión de vida o muerte. Y también era la única forma de quitarse a Ángela de la cabeza, que, no sabía muy bien cómo ni por qué, se empleaba en aparecérsele continuamente. ¿Por qué quería dejar de pensar en la pija y no lo conseguía? ¿Por qué se le iban los ojos y las manos hacia el libro de los Tuatha De Danann y sentía deseos de leerlo para congraciarse con ella en lugar de suspirar por el raid de la noche? La hora de la cena le distrajo de sus preocupaciones metafísicas y virtuales. Se imponía el pragmatismo terrenal y se lanzó a la guerra con uñas y dientes. Peleó por un puré calabaza y descubrió que las cucarachas de puré bien lanzadas eran mortíferas puesto que dejaban ciegos (y pringosos y doloridos) a sus contrincantes. Consiguió más puré que nadie y causó unas cuantas bajas en la filas enemigas. Luego, al llegar las bandejas del fish triunfó. Gracias a sus reservas de puré que le sirvieron de munición, robó del plato de sus vecinos sendos fishes que se tragó sin respirar a pesar de las espinas. Los postres fueron especialmente sangrientos. La tarta de frambuesas era el plato preferido de los pequeños salvajes y muchos se reservaban para la batalla final. Tuvo que desistir al tercer intento al descubrir con estupefacción que no quedaba ni un miserable pedazo. La tarta, simplemente, se había evaporado. Tendría que mejorar su estrategia de ataque, concluyó. Había observado cómo se liaban los gemelos y obtenían así las mejores tajadas. Uno de ellos distraía

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

246


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

siempre a los oponentes y los engañaba retándolos y atrayendo sobre él todas las iras, mientras que el otro, a velocidad supersónica, limpiaba los platos sin que se notara. Las alianzas siempre eran una buena estrategia de ataque, pero en aquella familia le resultaba difícil establecer alianzas. Tenía que luchar solo, con valor y, naturalmente, con astucia. Y así lo hizo. Con una pizca de ingenio, y tras una hora de intentos fallidos y mucha caradura, consiguió hacerse con el mando del televisor. Inaudito. Ni el mismo se lo creía. Aunque pronto comprobó que lo difícil no era conseguirlo, sino mantenerlo en su poder. Sus tobillos y sus espinillas quedaron acribillados a paradas, resistió a un parte de codazos, a un mordisco en un dedo, pero lo soltó cuando los gemelos emprendieron una ofensiva conjunta y nada sofisticada: mientras uno le tapaba la nariz, el otro le tapaba la boca. A punto de la asfixia soltó el mando. Le faltaba un largo aprendizaje para sobrevivir en la casa de los O’Hara, pero empezaba a cogerle el gustillo darwiniano de la lucha diaria por su supervivencia. Haber tocado el mando por unos instantes le pareció una victoria, pírrica, pero victoria al fin. La cena y la sesión de tele habían sido estimulantes. Con la moral algo más alta y el estómago un poco más lleno tomó una determinación: si la montaña no iba a Mahoma, Mahoma iría a la montaña; o sea que si el wifi no iba a su encuentro, él iría al encuentro del wifi. Aún tenía un par de horas hasta el raid. Sin embargo, al salir a la calle, acarreando su flamante portátil, sus pies le llevaron frente a casa de Mrs Higgins. Por el camino había decidido que Ángela le debía diez euros y que tenía que cobrárselos. Y hasta había hecho Cábalas, ¿por qué no?, sobre la posibilidad de que hubiera wifi en casa de Mrs. Higgins. Excusas baratas para volver a ver a la pija. ¿Le tenía comido el tarro? Lo cierto es que no hacía otra cosa que pensar en ella a pesar de tener la certeza de su invisibilidad. Pero no podía evitarlo. Era original y … le molaba. En esta situación de inferioridad clarísima cualquier sonrisa, cualquier confidencia por tonta que fuese le sonaba a ganga de rebajas. ¿Por qué era tan miserable y tenía tan poco orgullo? ¿Por qué se conformaba con migajas de amistad cuando otros tenían bocadillos de pasión? Mientras llamaba a la puerta se estaba arrepintiendo de hacerlo. Ángela estaría con los morros hinchados de tanto besarse con esa cara de tonta que se les pone a las chicas cuando un macizo de dos metros les dice estupideces

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

247


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

en inglés al oído. Claro que ellas no saben que es mucho mejor que se las digan en inglés, porque así no entienden nada y creen que les susurran cosas interesantes y románticas. Él estuvo en un tris de hacer un curso de alemán para ligar, pero se retiró a tiempo. El alemán era demasiado brusco. Quizás más adelante probara con el japonés. Iba ya a dar media vuelta, avergonzado consigo mismo, cuando le abrió la puerta un italiano malcarado que lo increpó en Italenglish preguntándole por Ángela; debía ser uno de los huéspedes que había intentado secuestrarla. - No, no, yo no sé donde está –se excusó encogiéndose de hombros. El italiano se puso como loco y gritó algo. Inmediatamente salió la pequeña psicópata con carita de ángel: Antaviana. - ¡Oh, C.C., tienes que ayudarnos! Ángela ha desaparecido. - C. C . se mordió los labios. - ¿Ah, sí? - ¿Tienes idea de dónde puede estar? Antaviana le pareció una cínica y Ángela una fresca. Y se molestó con Ángela, con Antaviana y con él mismo por bobo. Puesto que no importaba la verdad mintió descaradamente. - Pues la última vez que la vi estaba esperando un tren. Iba a Sandicove, creo. Antaviana palideció: - Ah, vaya, entonces fue a la Torre Martello. Que tonta, ¿no?- ¿Y tú cómo sabes que en Sandicove está la Torre Martello? - Lo pone en la guía. - Claro.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

248


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Se oyó un grito histérico desde el interior de la casa. - Es Mrs. Higgins. Está muy nerviosa y a la pobre le va a dar un infarto. Ángela es una impresentable. - Pues espero que la encuentres. - ¿No me ayudas a buscarla? - Tengo otras cosas que hacer. - ¿No te importa que puedan hacerla secuestrado? - ¿Secuestrado? - Bueno, pues violado. - ¿Violado? - Bueno, pues asesinado. C.C. se obligó a pensar que Ángela no tenía problemas con seres de otras dimensiones y que no existía; aunque le debía diez euros y los cobraría, fijo. Miró su reloj y se prometió que no escucharía ni un segundo más las demenciales suposiciones de una pequeña sádica. Dio media vuelta. - ¡Espera! Luci vendrá ahora. - ¿Luci? - Sí, me ha preguntado por tu y quiere que la esperes para jugar juntos. - ¿Cómo?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

249


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- Con los ordenadores… C.C. tragó saliva. - Supongo que no le has explicado nada de lo que ha sucedido esta tarde… - No, es nuestro secreto… - No te irás de la lengua… - Yo nunca me iré de la lengua, te lo juró. C.C. nos e quedó tranquilo. Con aquella pequeña perversa nunca se sabía. - ¿Ya te has conectado? Glups. Lo había descubierto. Llevaba el portátil en la mano. - No. Iba a probarlo. Quiso decir a devolverlo, pero calló. Ésa era su intención oculta, pero de momento era imposible. Los almacenes estaban cerrados. - En las casas no hay conexión, pero por la calle sí. - ¿Cómo lo sabes? - Me lo ha dicho Luci. - ¿Y ella cómo lo sabe? - Le he conseguido un portátil y se intenta conectar por todas partes. - ¿Cómo le has conseguido un portátil a ella? – preguntó atónito. - Lo tomé prestado de la casa donde estoy. No lo utilizaban.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

250


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

C.C.no pidió explicaciones acerca de las atribuciones de ―tomar prestado‖. - Le sale más barato que jugar en el cíber.

251

- Ah, por eso estabais ahí. - Pues sí, Luci está enganchadísima a un juego idiota, como al que juegas tú, o quizás el mismo. La enana empezaba a lanzar directas al mentón, pero estaba enteradísima. Claro, charlaba con unos y otros, preguntaba por ahí y se enteraba de las cosas. Él –estúpidamente- las presuponía y las presuponía mal. ¿Por qué los chicos nunca preguntan? - ¡Nos vemos mañana! – gritó, y salió pitando para no topar con Luci, verse obligado a dar explicaciones acerca de su juego idiota y retrasar el momento mágico de conectarse. Era un ingenuo total. Ángela se había quedado en casa de Patrick. Fijo. Y él, en cambio, había hecho un ridículo espantoso yendo a buscarla y evidenciando que era un pringado. Lo cierto es que no se la podía quitar de la cabeza y hasta había medio robado un libro para ella. ¿Por qué conseguía encandilarlo con sus supuestos contactos feéricos? ¿Por qué le encargaba una tarea estimulante como la de averiguar cosas sobre los Tuatha De Danann y luego pasaba de él y le engañaba con el irlandés? Tenía que aprender la lección y regresar a su mundo incontaminado de raids, leyendas y correrías en compañía de sus verdaderos amigos. Dentro de la pantalla todo era más claro, más nítido, más comprensible. El mundo real era francamente desconcertante y los frikis eran los únicos tipos del mundo que se topaban hasta tres veces con la misma chica engañosa oculta bajo diversas apariencias. Primero Mimi, luego la pija y ahora, por lo que parecía, Luci. Pero no topó con Luci sino con alguien mucho peor. Mientras caminaba a ciegas

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

con el ordenador encendido y la mirada puesta en la débil señal de conexión, chocó con una mole uniformada. Al levantar la vista y descubrir la gorra, la chaqueta azul, la porra y la cara adusta del policía se quedó mucho. Lo habían cazado por estúpido. ¿A quién se le ocurría pasear un ordenador robado por la calle como quien pasea un lindo perrito? Quiso dar media vuelta, pero el policía lo agarró del hombro y le soltó una perorata ininteligible. Él apenas pudo balbucear: - Wifi. El policía hizo repetirle la palabreja hasta tres veces. Luego se rascó la cabeza cavilando. Tal vez creyera que era un insulto, tal vez estuviera haciendo sus propias deducciones, el caso es que, tras su brece titubeo, el policía le obligó a seguirlo de nuevo agarrándolo por el cuello de la cazadora y haciéndolo avanzar a su lado sin permitir que se alejara ni un milímetro de él. C.C. quiso darse de bofetadas. Era un temerario. Todos los jugadores deben proteger sus flancos y él no los había protegido suficientemente. Ahora lo conduciría a una comisaría y lo haría confesar. Sin embargo, contra todo pronóstico, el policía se dirigía al parque. O eso parecía ¿Quería torturarlos sin testigos? ¿Le sometería a un interrogatorio de tercer grado sumergiéndolo en las heladas aguas del lago? Y de pronto le embargó una pequeña alegría. Su ordenador comenzaba a detectar la conexión wifi. El policía le indicó la señal parpadeante, sonrió y las arruguillas alrededor de sus ojos le hicieron parecer más humano. Sólo entonces C.C. entendió que el buen hombre intentaba ayudarlo y que le estaba echando una mano. Lo probaron desde todos los rincones posibles. El atento policía no quería abandonarlo a su suerte y pretendía asegurarse de que lo dejaba en buena situación. No había duda. Ni bajo el sauce, ni junto a la glorieta ni frente al quiosco. La mejor conexión se conseguía en el pipi-can. El pipi-can resultó ser el lugar con mejor conexión de todo el parque, una pasada de conexión. Como si los perros fuesen unos frikis y viviesen on line. C.C., algo apurado, adecentó un rincón con la ayuda de una rama, se despidió del amable policía y se sentó en el suelo. Por fin, estaba a punto de conseguirlo.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

252


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Antes de poder entrar en el juego debía bajarse un programa de Internet e instalarlo no era una tarea fácil, pero C.C. era paciente y tozudo y sobre todo un buen hacker. Y estaba dispuesto a averiguar quién demonios era ese usurpador de su otro yo y a denunciarlo públicamente. ¿Quién era Raeyn? La luna bruñida de azul pende de la esquina izquierda de la pantalla, pero C.C. no tiene tiempo de admirarla y dejarse bañar por sus rayos benefactores. Ahora se llama Nur, ha llegado con retraso y sigue el rastro de sus compañeros que se pierden en la base de una colina. Sus huellas desaparecen entre la hojarasca, tantea con prudencia y lanza un rayo de luz. Ahí está la entrada, bajo el viejo olmo, junto a los espinos. Levanta las raíces y penetra en el interior de la tierra. Los peldaños le conducen a una cueva subterránea cerrada mágicamente por una puerta sellada por un código secreto. No tarda más de dos minutos en averiguarlo. La puerta se abre con estrépito y Nur entra en un nuevo mundo oculto en los recovecos de los cerros. Un mundo subterráneo poblado de bosques, brumas y senderos y coronado por un imponente castillo. Apresura el paso y consigue alcanzarlos antes de vadear el río. La comitiva se dirige en silencia hacia el torreón del Este. Nur, convertido ya en maga 9, se sitúa con discreción junto a Thana, que la recibe con una sonrisa. - Bienvenida. Creía que ya no te acordabas de la cita. - Tuve problemas de conexión. ¿Adónde nos dirigimos? - Al castillo de Knokma. - ¿Knokma?- se extraña Nur; es la primera vez que oye ese nombre. - Es la fortaleza secreta de los Tuatha De… -susurra Thana-. Du tesoro es fabuloso. Nur siente un cosquilleo en las piernas. No puede creer que las coincidencias existan. - ¿Has dicho de los Tuatha De? - Sí, son una raza de dioses muy poderosa oculta bajo las colinas.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

253


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Nur repite una vez, dos veces, tres veces que las casualidades no existen. Con lo cual prueba un nuevo camino, el de la causa-efecto. - ¿Quién ha propuesto este destino?

254

- Mirior. - ¿Mirior? La sorpresa llega por partida doble. - ¿Está aquí? - ¿Lo conoces? - Pues claro. Pero el otro día, en el reparto del botín del último raid, no lo vi. - Yo a ti tampoco te vi –objeta Thana intentando recordar a Nur. Nur calla prudentemente para no delatarse. Recuerda que Thana se enfadó con él bajo la apariencia Quer al difamar a Raeyn. - Había mucha gente –se excusa ambiguamente. Thana avisa con un gesto a Mirior, pero antes justifica su ausencia. - Mirior ha tenido problemas de conexión. Está en el extranjero y al morir en el raid contra el dragón esmeralda tuvo que hacer una nuevo recorrido para recuperar su nivel. Mirior ya está junto a Thana. - Nur te conoce. - Yo no te conozco y desconfío de los desconocidos –responde inmediatamente Mirior, tan impresentable como siempre, situándose entre Thana y ella y

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

obligándole a apartarse. Nur se siente bruscamente desplazada de la compañía de la dulce maga. Se molesta, pero Mirior no es su objetivo. Así pues, si Mirior vuelve a ser un gnomo nivel 19, tal vez Raeyn haya desaparecido. - ¿Y Raeyn? –pregunta Nur con desconfianza. - Está en la avanzadilla. Hoy es líder. Asombroso. Así pues, Mirior no ha muerto definitivamente y Raeyn no es Mirior. Mirior, sin embargo, continúa tan malcarado como antes.

- Preséntate, ya que me conoces. - Soy Nur, maga nivel 9. - No hace falta que alardees de tu nivel –le corta sin contemplaciones. Nur/C.C. no desea discutir con Mirior. Quiere saber qué conexiones tiene Mirior con los Tuatha De. - ¿Por qué has propuesto ese objetivo? - Tienen un botín fabuloso. ¿Has oído hablar del caldero de la inmortalidad? ¿Y de la espada de Nuada? Nur/C.C lamenta no haber leído el libro que guarda bajo e l colchón. - ¿Y qué sabes sobre los Tuatha? - Son una raza poderosa, dominan los corceles y aman las fiestas. Su rey Finvana es un gran conquistador y un excelente jugador de ajedrez. En la corte juegan al hurling y celebran sus cabalgatas con sus ciento cuarenta corceles de fuego. Nur detecta en Mirior un conocimiento empaquetado a toda prisa. - ¿Por qué te interesan? –Pregunta Nur.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

255


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- Estoy en Irlanda y encontré un libro. C.C. está a punto de enloquecer. ¿Es acaso Mirior su otro yo?

256

- ¿Dónde lo encontraste? - No es información relevante. Mirior se ha cansado del interrogatorio. Resulta excesivo y algo molesto. Los participantes de un raid no hablan de sus vulgares vidas privadas. C.C. recuerda que es Nur y se propone maquinar como una chica. Va a sembrar un poco de cizaña dando coba a Mirior. - Lo que no comprendo es por qué no lideras tú la expedición. AQl fin y a al cabo saquear el tesoro de los Tuatha ha sido idea tuya. ¿Raeyn te quitó ese pueso? Ha dado en el clavo. Mirior se incomoda y ataca sin resquicios a Raeyn. - Raeyn, como siempre, nos está manipulando. Ha hecho creer que sus conocimientos son mayores que los míos y que sus estrategias de lucha son más adecuadas. - ¿Y Jerjes? - ¿No lo sabes? – se sorprende Mirior. - ¿El qué? - Raeyn lo echó tras acusarlo de complicidad con el dragón Regjw? - ¿Qué? Pero eso es absurdo. Jerjes perdió dos vidas contra ese dragón. - Thana les interrumpe.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- Pero tal vez lo hizo para probar su supuesta inocencia. Mirior y Nur callan, se dan cuenta de que Thana está a favor de Raeyn. - Eso es muy perverso, nadie finge su propia muerta para oculta una traición – objeta Nur a regañadientes. Thana es una defensora de Raeyn a ultranza y Nur siente celos. ¿Qué tiene Raeyn usurpador para que Thana descubra virtudes que él no poseía? Y en ese momento Raeyn, con su daga alzada y embozado en su capa de elfo hunter, salta entre ellos y los conmina a lanzarse al suelo. - ¡Rayos y centellas! Detened vuestra estúpida cháchara o nos descubrirán los centinelas. Al suelo, bellacos morded el polvo antes de que nos den pasaporte esos taimados Tuatha. Toda la cuadrilla se lanza al suelo y Nur se pregunta de nuevo de dónde ha sacado el Raeyn usurpador esa jerga impresentable de cómic años sesenta. Es el mismo y odioso tono de sus padres cuando intentan ser sus colegas. Vomitivo. Eso es. Ese estilo pretencioso y pretendidamente juvenil recuerda a la falsedad de unos padres enrollados tratando de aparentar treinta años menos. Tal vez Raeyn no sea un joven. Tal vez sea mayor de lo que aparente. ¿Cómo si no ha conseguido desbancar a un avezado Jerjes y ser aclamado como líder? Posiblemente Raeyn sea taimado, manipulador, perverso y calculador. Ese alguien que se oculta tras su personaje se lo ha ROBADO. Estará atento a cualquier pista. - Bien, estimados compañeros de avatares. Hablemos y decidamos democráticamente la estrategia que nos llevará a nuestra victoria. Pero antes levantemos la moral de la tropa. Tres hurras por nuestro triunfo. ¡Hip, hip hurra! ¡Hip, hip, hurra! ¡Hip, hip, hurra! C.C. palidece. Así jadeaba siempre Ernesto ante sus notas cuando se las entregaba. Ese recuerdo vergonzoso le hace enrojecer hasta las orejas. Cuántas situaciones bochornosas no ha sufrido con sus extravagantes padres. Eso indica que tal vez Raeyn sea un padre infiltrado. ¿Por qué no? Un padre que

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

257


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

se ha disfrazado bajo la piel de su supuesto hijo. Para investigar por cuenta propia cuál es el mundo que tanto fascina a su retoño, como diría Ernesto. Pobre hijo, tener semejante padre ya es en sí mismo un castigo. - Propongo la propia estrategia que, sin complejos, creo que es sublime. Escuchadme bien, entraré en la cámara real y retaré al rey Finvana a una partida de ajedrez. C.C. siente taquicardia. Odia el ajedrez desde niño, desde que su madre le sometió a la dura prueba de jugar todas las noches contra él y sobrevivir a las complicadas partidas de los grandes maestros. Raeyn está tan pagado de sí mismo como Ernesto, su padre, que se cree un genio del ajedrez. - No tengo rival en el ajedrez si aplico la jugada mágica de Fisher. Je, je, pardillos. No sabéis cuál, ¿verdad? No os la pienso explicar. C.C. siente cómo el sudor le cae por el cogote. Su padre siempre le venció con una famosa jugada de Boby Fisher. Le humilló una y mil veces antes los amigos hasta que consiguió que se la aprendiera. En venganza, jamás la utilizó. ¿Era esa una estrategia paterna? ¿Acaso el usurpador de Raeyn es amigo de Ernesto? Thana le da un codazo. - Te está hablando a ti. - Querida y bella Nur, no has tenido la gentileza de presentarte al líder. Has el favor de adelantarte y mostrarnos tu destreza con el arco. Nur, temblando, se acerca a su antiguo personaje robado por un padre sin entrañas, hace una reverencia y luego dispara con buen tino y ensarta una bellota. Se la ofrece con respeto. - Fantástica tiradora. Espero que seas tan hábil con la lengua como con el arco. ¿Qué tal se te da la oratoria? - Me defiendo –susurra débilmente. No puede ser, se dice una y otra vez, no puede ser. Nur quiere gritar. No puede

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

258


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

existir tanta coincidencia. No puede ser casual que Raeyn utilice los mismos recursos que Ernesto. No pueden existir dos padres tan tarados en el planeta Tierra. El suyo es único. - ¿Conoces al famoso orador Cicerón? ¿Conoces sus maravillosas Catilinarias? ¡Rayos y centellas! Si no es así te invito a que las leas, aunque hoy nos apure el tiempo y deba resumirte su sentido. Tu deber será abrumar al rey Finvana mientras yo juego la partida contra él. Le gustan las mujeres hermosas, así pues tendrás tu rostro distrayendo sus ojos, la lengua distrayendo su oído y la demagogia enredándole las ideas y alertándole sobre la traición que se desarrollo en el mismo seno de su corte. Finalmente, tu dedo estará presto a lanzar la flecha en su mano a mi señal. Nur no se mueve, no avanza, no responde. El ratón resbala entre las manos sudadas de angustia de C.C. y no le obedece. Acaba de hacer un descubrimiento horroroso. Raeyn en su padre, Ernesto. Ernesto le ha robado a su personaje. ¿Cómo ha sido capaz su propio padre de usurpar a su hijo su personalidad? ¿Qué nombre recibe en la caterva de enfermedades mentales? ¿Complejo de Abraham? ¿Complejo de Bush? Thana le empuja para que salude a Raeyn, pero no puede. No puede moverse, ni agacharse. Está empapado de angustia, el sudor cala su cuerpo y le chorrea por la cara. Es más, el sudor resbala por la frente de C.C. y los dedos le patinan sobre el teclado. Pero no es solamente por la angustia del terrible descubrimiento. C.C. levantó la cabeza y creyó que estaba en la ducha. Aquello no era humedad, era un aguacero, llovía a mares. ¡Horror! No sólo estaba empapado, sino que el suelo del parque estaba inundado y el agua estaba subiendo de altura con rapidez. Se puso en pie y comprobó que ya le llegaba hasta más arriba del tobillo. Intentó salir del lodo cuando pisó algo resbaladizo, cayó de bruces y perdió el portátil bajo el agua. Cuando lo rescató constató que había muerto ahogado. Mierda. Lo llevó hasta casa e intentó reanimarlo infructuosamente y, sin embargo, se

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

259


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

alegró de descubrir que era inútil. No tenía conexión. Estaba hecho una paradoja. ¿Para qué quería conexión con un mundo virtual que había sido colonizado y usurpado por sus padres? ¿Cómo se atrevían a entrar en su territorio y robarle a sus amigos, a sus compañeros de raid, sus triunfos? Era el peor trauma que puede sufrir un hijo. Estaba hundido. Definitivamente hundido. Había perdido la fe, la ilusión y la virginidad. Sus padres se habían reído de él en su cara. ―Estábamos experimentando‖, le dirán. Siempre tenían una explicación para todo. Eso era lo más odioso, que jamás admitían sus equivocaciones o sus errores. A lo mejor hasta le proponían jugar juntos a un juego dirigido, didáctico e intelectualmente compensatorio. Pero él ya no les creería nunca más. ¿Cómo podía volver a disfrutar de una vida anterior si ya la habían mancillado? Nunca más, se repetía llorando. Nunca más volvería a conectarse. Nunca más volvería a recuperar la inocencia. Y lloró por su pasado virtual y por su futuro terrenal. Tal vez Ernesto le hubiera hecho un verdadero favor, puesto que ahora sabía que el libro que escondía bajo su colchón le abriría las puertas a un mundo real y no inventado. Él sí que tal vez penetrase, de la mano de la pija, en el verdadero reino de los Tuatha De Danann. Renunciaba a la vida on line y sus fastos engañosos. Sólo le quedaba Ángela… y el libro de los Tuatha De Danann. Lo abrió con anhelo y comenzó a leerlo, pero una pegunta le corroía: ¿Quién demonios era entonces Mirlo?

Transcrito por Cyllan.174.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

260


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 27 Marina.

L

as doce. La hora mágica de las hadas. Lo había oído perfectamente: a las doce, en el claro del bosque, sucedería algo, y Patrick y ella serían los protagonistas… o las víctimas.

Marina abrió los ojos con cautela tras asegurarse de que no había ningún signo de vida feérica cincuenta metros a la redonda. Estaban solos. Lilian y su amiga habían desaparecido. La tranquilizaba saber que Patrick no se durmió de aburrimiento besándola, aunque todo era posible. Tras cuatro horas de besos ininterrumpidos le dolía la mandíbula, la lengua, los labios… y tenía el mentón irritado. ¡Y cómo roncaba Patrick! Comenzaba a dolerle el oído. Marina creía que sólo roncaban los padres, las morsas y los leones, pero tendría que añadir a los irlandeses de dos metros en la nómina de roncadores. Y pensar que, minutos antes, hubiera jurado que Patrick pertenecía a la raza de los dioses… no podía quedarse ahí, helándose el culo y muriendo lentamente aplastada y ensordecida por sus horrorosos ronquidos. Serpenteó con habilidad y consiguió moverse unos milímetros. A fuerza de perseverancia fue escurriéndose poco a poco bajo Patrick hasta que consiguió librarse de sus 80 kilos inertes de humanidad. Le dolía todo. Tenía todo el cuerpo entumecido y la pierna izquierda (¿o la derecha?) absolutamente dormida. Lo supo cuando intentó ponerse de pie y cayó de bruces. Pero era tozuda y, a fuerza de saltar, palmear y hacer

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

261


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

flexiones, consiguió entrar en calor y recuperar sus fuerzas. Agradeció la Luna casi llena que iluminaba con una inusual claridad las copas de los árboles y ofrecía una luz macilenta, que recordaba a una linterna con pilas gastadas. Era suficiente, sin embargo, para no gritar de miedo. Ésa fue su primera opción al barajar las posibilidades de lo que podía hacer. Quiso gritar de miedo, pero no le salió. Lo del grito era algo que salía en caliente o no salía y, si no salía, no había manera de ensayar en frío, si estímulos, sin alicientes. Marina pertenecía a la especie de sufridores silenciosos que no gritan jamás. Todas sus amigas gritaban desde niñas con cualquier excusa, habían practicado tanto que le salía estupendamente; eran capases de gritar con convicción, con pánico y con un chorro de voz que hacia palidecer a cualquier tenor, pero Marina no sabía. Por eso, al encontrarse sola y perdida de noche en un bosque y pensar sobre lo que debería hacer, descartó en primer lugar gritar, en segundo lugar llorar y en tercero dormirse, para llegar a la prosaica conclusión de que tenía hambre. Era triste, pero estaba hambrienta. Debería haber perdido el apetito, todo el mundo perdía el apetito cuando se encontraba extraviado en un bosque encantado. Todo el mundo excepto ella, una mezquina cuyo cuerpo les escamoteaba experiencias espontáneas, como gritar de miedo, pero le reclamaba cosas vulgares, como llenarse la panza. Le apetecía una cena caliente (no una cena a lo Higgins), pero a su alrededor sólo había setas sospechosas del tipo que o bien te matan o bien colocan. Se conformó con una barrita de chocolate que llevaba en la mochila con sospechosa fecha de caducidad. Se puso los dedos pringosos, pero le supo a gloria y, cuando el azúcar le llegó al cerebro, le activó las neuronas amodorradas por los besos y la indujo a pensar que quedarse ahí, en medio del bosque, no era aconsejable. AL dar media vuelta para salir zumbando, su conciencia la avisó de que dejar a Patrick allí, indefenso, tampoco era muy ético. Así pues, lo cogió por los pies (¿un cincuenta o más?) y lo arrastró unos metros. Era una verdadera proeza; se sentía una hormiga trasteando con un elefante. Tras cada metro se detenía a tomar aire y a jalearse. Era una empresa ardua y sólo al cabo de una hora su tenacidad comenzó a mostrar sus frutos. El cuerpo ya se encontraba suficientemente lejos como para no ser visto desde el claro.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

262


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Pasada la segunda hora, y tras borrar con paciencia el rastro del cuerpo de Patrick, parecía exactamente que el irlandés se hubiera evaporado. Lo dejó en posición decúbito supino (¿o prono?), que, tal y como comprobó era la única que no le producía ronquidos; lo cubrió con hojarasca y ya se disponía a partir para pedir ayuda cuando al registrar sus bolsillos en busca de algún caramelo para llevarse a la boca encontró su móvil. Si quería que el cuerpo de Patrick pasara inadvertido nada más inoportuno que un móvil sonando. Así pues se lo requisó, lo puso en silencio y se olvidó de él. Eran las once y media de la noche, una hora desazonadora. Sobre todo en pleno bosque salvaje. Lejos del claro, apenas se filtraba la luz de la luna entre las espesura del ramaje. La oscuridad y la humedad intensificaban los sonidos de los animales nocturnos. Roedores, lechuzas, insectos, culebras. Azuzó su imaginación (no le costó demasiado) y se vio rodeada de una fauna invisible acechándola. Imaginó lenguas relamiéndose de gusto y garras afilándose. Y mientras si iba dejando impregnar por el miedo, fueron surgiendo las preguntas… ¿Por qué Lilian la llevó hasta el claro con Patrick? ¿Por qué los durmió? ¿Qué esperaba de ellos? ¿Qué pensaba hacer con ellos? ¿Qué quería explicarle? Lilian era la clave. Lilian no deseaba dormirla, y en realidad no la durmió. Eso significaba que Lilian pretendía algo de Patrick, claro está, con su complicidad. ¿Pero qué? Faltaban apenas veinte minutos para las doce. Tras asegurarse del camuflaje de Patrick, regresó con sigilo al claro del bosque y observó los árboles más cercanos. Algunas ramas se inclinaban sobre el círculo y, a pesar del tupido follaje, permitían buena visibilidad. Se encaramó con agilidad a un árbol y trepó hasta la rama más alta. Una vez allí estuvo ensayando una postura cómoda que a su vez le permitiera pasar inadvertida, y esperó. A los pocos minutos, un zumbido de alas precedió a las risas y las voces. El claro se fue poblando de diminutas hadas como Lilian, que, revoltosas y juguetonas, se perseguían con alegres cabriolas entre el follaje. No había dos iguales, sus colores eran tan maravillosamente complementarios que todas juntas componían un luminoso arco iris. Las había verdes, azules, amarillas, rosadas, púrpuras, violetas, plateadas, pardas, anaranjadas y hasta doradas.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

263


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Fijándose mejor, cada una de ellas tenía las alas y el cabello diferente y sus cantarinas voces se diseminaban en todas las escalas musicales de un coro celestial. Desde su mirador privilegiado tuvo una certeza: estaba en lo alto de un corro de hadas. Un lugar mágico donde esos seres diminutos del bosque se reunían para celebrar sus encuentros nocturnos. Marina se extasió con sus atrevidas piruetas y temió que en una de sus travesuras levantaran la vista y la descubrieran. Afortunadamente, eso no ocurrió. Volaban a ras del suelo y estaban entretenidas con sus risas de seda. Todas parecían alegres excepto Lilian, su hada violeta, que volaba desesperada en círculos. Observó que sus movimientos eran compulsivos. Se debía de preguntar qué había pasado y adonde habían ido a parar Patrick y ella si un par de horas antes los dejó dormidos ahí mismo. Por eso volaba alrededor del mismo lugar intentando hallar un indicio sobre su paradero. Su vuelo se hizo más y más frenético y se acabó convirtiendo en un vuelo obsesivo que finalmente interrumpió la llegada de un hada de color púrpura con alas majestuosas. Su presencia acabó con los juegos y las risas. De pronto todas callaron ante la que parecía ostentar el mando. -¿Y bien, Lilian?- preguntó la recién llegada con voz acusadora -Cumplí con mi palabra, lo juro, estaba ahí _señaló Lilian con voz dolida. Risas, cuchicheos y polvo de hadas refulgiendo bajo los rayos de Luna. -¿Ahí? ¿Acaso nos hemos quedado ciegas?- rebatió con sorna la recién llegada. -Ahí estaba, yo la traja. Lo juro. -Pues por mucho que me esfuerzo no veo a nuestro bailarín. Una voz conocida, la voz de marina oyó fingiéndose dormida, respondió. Era un hada tiznada de rosa. Especialmente coqueta.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

264


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Yo sí que lo vi. Era guapísimo. Lilian agradeció la colaboración de su amiga. -No entiendo que puede haber pasado. Todo iba según los planes previstos y, acepto el hecho que dormí a la milesia por equivocación, todo salió a pedir de boca. El bailarín estaba ahí y no puede andar muy lejos. Las hadas rieron por los bajines y luego rodearon a Lilian abrumándola con sus vocecillas altaneras. -Eres mentirosa- la acusó el hada verde pastel. -No nos trajiste al bailarín- protestó el hada rojo escarlata. -Y la milesia tampoco está- añadió el hada blanco hueso tras un vuelo de inspección. -¿Y ahora qué hacemos?- se pregunto en voz alta el hada azul cobalto. -Por tu culpa será una noche aburridísima –Protestó el hada amarillo limón con voz chillona -¿Sabía cantar?- quiso saber al hada gris marengo. -Ahora no tenemos con quién bailar- le reprochó el hada azul pastel con un mohín de disgusto. -¡¡Silencio!!- exigió el hada púrpura- ¡Acércate Lilian! Lilian, con la cabeza gacha, revoloteó hasta colocarse a sus pies. -Yo te ayudé con una condición, ¿recuerdas? -Sí, señora

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

265


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Dijiste que lo tenías todo resuelto y te creí. -Sí, lo dije.

266

-¿Entonces? - Ha habido interferencias. -¿De quién? -Los pixies Risas y cuchicheos de nuevo. Algarabía de hadas burlonas. -Los pixies, qué miedo- saltó el hada escarlata. -Ay, qué malos son los pixies –la secundó el hada amarillo limón. -Siempre tienen la culpa los pixies- se burló el hada blanco hueso. -Lilian teme a los pixies, ya lo sabemos- rió con la risa de canario el hada verde pastel. -Lilian fue víctima de una broma pixie. ¿Lo recordáis?- Voceó, chillona, el hada amarillo limón de nuevo. Y Lilian, la pequeña hada violeta, se empequeñeció, aleteó compungida hasta un rincón del claro, evitando la compañía de sus amigas, y rompió a llorar en débiles sollozos. Resultaba tan conmovedor el sufrimiento de la pequeña hada que había acallado todos los rumores del bosque. No sólo enmudecieron las hadas; las lechuzas y los búhos también guardaron silencio respetuoso por su dolor. -No queríamos recordártelo, Lilian –intervino el hada gris marengo en nombre de todas.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-No era nuestra intención entristecerte, Lilian- se excusaron algunas hadas desoladas. -No era vuestra intención pero hurgasteis en la herida adrede- objetó el hada púrpura, que con ademán protector voló junto a la pequeña y le acarició el cabello-. Ea, no pasó nada, me creo lo que dijiste. -¿Y los pixies?- preguntó un hada azul cobalto, con fama de sorda. La dama púrpura rugió sumamente alterada: -¡No quiero volver a oír de ese incidente!- y su voz fue tan rotunda que todas las hadas aletearon asustadas desprendiendo un polvillo que nubló por un instante la visión del claro y luego cayó sobre los matorrales del bosque. Marina, acodada en la rama para no perderse ni media palabra, comenzó a sentirán cosquilleo en la nariz que se fue haciendo más y más intenso. Por unos instantes temió que estornudaría y daría al traste con su discreción, pero por suerte se contuvo y consiguió reprimir el estornudo delator. La dama púrpura parecía enfadada y no le apetecía en absoluto desairarla. -Hemos bailado y cantado en el bosque durante estos siete años sin bailarín, ¿no es así? -Sí, señora. -Pues esta noche bailaremos y cantaremos solas de nuevo. ¡¡¡Que empiece la fiesta!!! Quien no haya asistido nunca a una fiesta nocturna de hadas no puede imaginar siquiera la embriagadora locura que se apodera de los que escuchan sus cantos y contemplan sus alambicados bailes. Sus voces hacen palidecer la brisa que mece los juncos, sus cuerpecillos asemejan ligerísimas plumas componiendo formas imposibles de calidoscopio de colores inauditos.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

267


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Marina se meció en la rama y se extasió con el espectáculo que acontecía a sus pies. Pronto sintió como un caudal de energía dulce corría por sus venas y repartía bienestar a todo su cuerpo. Ya no sentía el frío, la humedad ni el hambre, ya no notaba los músculos agarrotados ni el escozor de los arañazos. El claro del bosque refulgía de magia y ella, una mortal infiltrada en el territorio prohibido, se hallaba en el centro neurálgico de ese derroche de energía feérica. Sus cabellos fueron tornándose suaves, su cutis blanco, sus manos aladas, sus ojos brillantes y una sonrisa distendida se pintó en su rostro. Pronto creyó que su cuerpo era leve como el de las pequeñas hadas e ingrávido como una hoja y se percató del polvillo dorado que lo impregnaba y lo hacía refulgir con luz propia. Se hallaba rebozada de bienestar como una croqueta mágica y tuvo la certeza de que nunca más podría sucederle nada malo, puesto que la vida era sustancialmente felicidad. Esos pensamientos le parecieron sublimes y se sintió casi una filósofa. Lástima que su recién estrenada inteligencia reflexiva no la avisara de que su extraordinaria aventura estaba a punto estallar como una burbuja, a causa, precisamente, del polvo de hadas. Y eso sucedió cuando sintió un escozor intenso en la nariz y de nuevo le entraron unas mortales y horrorosas ganas de estornudar. Quiso frotarse con una mano para evitar lo inevitable, pero al soltar la rama, perdió el equilibrio y quedó suspendida en el aire haciendo extrañas piruetas para recuperar su anterior postura. Intentó sustituir su mano derechas por su izquierda (¿o al revés?) sin conseguirlo, resbaló al vacío y en el brevísimo espacio de tiempo en el que tuvo la certeza de que caía sin remedio, quiso agarrarse desesperadamente a unas hojas que cedieron, se desgajaron de la rama y se le quedaron en las manos. Finalmente, cayó sin un grito al vacío, chocó contra el suelo y se pegó un porrazo sensacional. Quedó atontada y dolorida, en medio del claro, estornudo y espero unos segundos antes de abrir los ojos. El silencio que se hizo fue atroz. Toda la experiencia extrasensorial vivida con tanta intensidad se había

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

268


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

evaporado en pocos segundos. Su conciencia de levedad también. Continuaba siendo mortal, pesada y gravitatoria como una manzana. Movió lentamente los dedos de los pies, luego los dedos de las manos, y fue levantando con incredulidad los brazos y piernas hasta que se cercioró de no haberse roto nada. Estaba entera. Eso sí que era una heroicidad, siempre y cuando consiguiese sobrevivir a la ira de las hadas. No hacía falta ser muy lista para darse cuenta de que les había estropeado la fiesta. Un revoloteo muy cerca de sus mejillas y la voz de Lilian le hicieron abrir los ojos. -Despierta- gritó su amiga. -¿Me he matado?- quiso saber Marina. Las hadas, curiosas, la rodearon dando su opinión. -Solamente te has pegado un buen tortazo- resumió la pizpireta hada azul celeste riendo por debajo de su naricilla pecosa. -Estás llena de polvo, niña- la reprendió el hada carmesí, mucho mas obsesionada con la limpieza que sus compañeras. -Tienes los dedos sucios de chocolate- se fijó el hada blanca de alas impolutas. -Y estás muy delgada- observo con asombro el hada ocre. -¡Qué horror! Tienes un ojo de cada color- precisó el hada amarillo limón, siempre tan escandalosa. Marina sollozó. Sólo le faltaba eso: se le había caído una lentilla, lo cual era equivalente a decir que la había perdido, puesto que de noche y en un bosque con hojarasca era imposible encontrarla. Qué procaz era la realidad. -¡Mierda!- exclamó, al levantarse, con una evidente falta de educación que

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

269


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

lamentó enseguida. Una voz atronadora y desproporcionada para el pequeño tamaño de la garganta de la que modulaba la detuvo.

270

-¿Dónde te crees que vas, niña? Marina se sintió una verdadera niña. Avergonzada, bajó la cabeza y se disculpó con el hada púrpura. -Lo siento, yo no quería interrumpirlos. -Pues lo has hecho. Has interrumpido una fiesta de hadas. Marina intentó comportarse con la máxima naturalidad u sacudiendo las briznas de hojas de su minifalda añadió: -No os preocupéis, ahora mismo me marcho y podéis continuar. Pero en cuanto hizo ademán de retirarse, el hada púrpura se sulfuró y agitó su varita. -Alto ahí, niña burra, solo te falta rebuznar. -IIIIIIIIIIIOOOOOOO- respondió inmediatamente Marina, rebuznando como un burro y notando como le crecía unas orejas largas y peludas mientras sus manos comenzaban a transformarse en pezuñas. Angustiada, quiso gritar y suplicar al hada púrpura que detuviese el conjuro, pero su rebuzno fue más largo y son sentido que el anterior e igualmente incomprensible. -¡IIIIIIIIOOOOOIIIIIOOOOOOOOOOOOOO! Estupor e hilaridad. El hada púrpura y Lilian intercambiaron una mirada de asombro y las demás hadas rompieron en risas alocadas.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¡Qué divertida!- aplaudió la festivalera hada rojo pasión -¡Cántanos algo! -Baila, burra, baila- la secundo el hada azul cobalto. Marina se miró se miró los brazos que iniciaban su transformación en patas llenas de pelos. Resultaba angustioso asistir impotente a su propia metamorfosis, pero decidió callar porque, si intentaba decir o preguntar algo sabía que rebuznaría. -Fijaos, tendrá que depilarse- la señaló, burlona, el hada rojo amapola. Lilian estudiaba a Marina con asombro. Tantos conjuros fallidos y de pronto respondía a la magia de un sentimiento expresado con convicción por el hada púrpura. Increíble. ¿Qué había sucedido? ¿Había sido una casualidad o había cambiado la naturaleza de Marina? -¿Alguien tiene una zanahoria?- preguntó con sorna el hada verde calabacín. Las hadas, excitadas, aumentaron sus risas y sus exclamaciones. Irritada por las burlas de sus compañeras e intrigada por lo sucedido, Lilian agitó su varita. -Tres cabezas tiene la bestia de afilados dientes, tres lenguas hambrientas, tres hocicos sensibles y seis ojos hirientes. Marina cayó al suelo herida por la varita de Lilian. Su cuerpo se retorcía como un gusano herido y, si le hubieran dicho que la estaban cerrando a cachitos, lo hubiera creído, tal era la sensación horripilante de perder la sensación de unidad y darse cuenta de que sus pensamientos se desdoblaban en tres, así como su vista su oído y su olfato. Hasta que, tras unas tremendas convulsiones, Marina vio por triplicado las caras de horror de las hadas burlonas. -¡Un dragón!- gritaron algunas hadas al unísono. -¡El horrendo dragón verde de Malcolm!- se apresuró a anunciar como una

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

271


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

trompeta el hada amarrillo limón, la pregonera mayor. -La pesadilla de las hadas- silabeó con miedo el hada azul pastel. -Creo que voy a llorar de miedo- anunció el hada gris marengo. Envalentonada por el pánico que despertaba y guiada por un profundo instinto, Marina clavó sus seis ojos en la nube multicolor de hadas que se había arracimado estúpidamente ante sus propios hocicos, abrió sus tres bocas y de cada una de ellas salió disparada una lengua de látigo que, rauda como el rayo, fue a enroscarse en una presa. Cazó al hada amarillo limón, que comenzó a chillar como una loca, al hada gris marengo, que parecía predestinada a la desgracia, y al hada rojo pasión, que parpadeó un par de veces, cerró los ojos y se desmayó. Pero no las devoró. Si bien sus lenguas se pugnaban por regresar a sus bocas, Marina se negó a obedecer a su instinto. Conservaba una noción difusa de raciocinio. Era una humana y las humanas no se alimentaban de hadas, se iba repitiendo de una forma simplona. Aunque la verdad es que le apetecía enormemente estrujarlas y masticarlas como un chicle de fresa. Los gritos atronaban en el bosque y el pánico de las hadas ilesas volando en círculos cayó sobre su cabeza en forma de nube de polvo dorado. Marina luchaba contra su enorme cuerpo y sus voraces bocas, pero notaba cómo su voluntad se iba difuminando. Afortunadamente, el hada púrpura intervino con contundencia. -Niña eres y niña serás, regresa a tu cuerpo, da un paso atrás. Las tres lenguas soltaron a sus presas y Marina cayó de nuevo agitada por violentos espasmos. En el interludio de su transformación ni siquiera podía pensar. Notaba cómo sus ideas de prensaban y chocaban las unas contra las otras. Mezcló recuerdos de excursiones con lecciones de sociales y películas de dibujos animados. Un verdadero cacao. Por fin, cesaron los dolores y las descargas, y volvió a ser Marina. Al abrir los ojos y descubrir su piel dorada entendió que el polvillo de las alas de las hadas, además de hacerla estornudar y refulgir, también le permitía

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

272


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

recibir conjuros. Lilian había llegado a la misma conclusión y comentó privadamente con el hada púrpura: -Era refractaria a los encantamientos, pero cubierta de polvo de hadas lo potencia por mil. El hada púrpura la escuchaba con el semblante ceñudo. Estaba pensando. -No había visto nunca nada igual- farfulló entre dientes. Luego dio una orden tajante a las hadas: -Limpiadla ya. Al instante, un zumbido de hojas frotó el cuerpo de Marina con furia y la fue privando de su luz y su bienestar. En cuanto comenzó a tiritar y se llevó una mano a su rodilla pelada y al moratón de su cabeza, el hada púrpura frunció la nariz con desagrado. -Sin polvo mágico desmejora bastante. La imaginaba más convincente. Lilian asintió. El aspecto de Marina era deplorable. -Explícale cuál es el castigo que se infringe a una mortal que espía a las hadas y les usurpa su poder. Lilian vaciló y Marina comenzó a darse cuenta de que el tono amenazador del hada púrpura era más serio y menos impostado de lo que había creído. Lilian no se atrevía a intervenir ni a defenderla. -En ese caso te lo diré yo misma, querida niña. Nunca más regresa al mundo de los mortales. El secreto de las hadas no puede ser compartido por naturalezas vulgares.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

273


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Marina tembló como un flan y sus dientes comenzaron a castañetear solos. -Por favor, Lilian- suplicó-. Explícaselo. Tú me las has traído hasta aquí. Y Lilian intervino a su favor.

274

-Ella tiene la llave para llegar a nuestro bailarín. No podemos aplicarle el castigo –expuso con vocecilla tímida. -¿Es eso cierto?- tronó la dama púrpura-. ¿Sabes dónde está nuestro apuesto caballero? Se referían a Patrick, sin duda. Recordó al pobre Patrick, dormido bajo la hojarasca, y le pareció miserable delatar su escondrijo. -Se marchó- afirmó, sorprendida de su valentía. Ángela hubiera actuado así. Ángela hubiera sido fiel al chico que la había besado con tanta pasión. -¿Adónde? -A Dublín. -¿Y por qué no fuiste con él? -Estaba muy oscuro y oí unos ruidos, me acerqué hasta el claro para ver que era y me perdí. -Él tampoco andará muy lejos entonces. Comenzaba a meterse en un jardín peligroso… -Corría mucho y seguro que ha llegado a un lugar poblado. Ahora estará pidiendo ayuda. Pronto vendrá la policía.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿Aquí? -Claro, a buscarme. Las hadas revolotearon alteradas. No les gustaban las intromisiones y menos las de los policías en busca de niñas perdidas. Lilian abogó de nuevo a su favor. -Dejémosla marchar. Es una muchacha de palabra y nos traerá a su bailarín mañana por la noche, a tiempo para la cabalgata. -¿Cómo puedes estar segura? Lilian estaba muy segura. -Lo jurará sobre tus alas. La dama parpadeó levemente. -En ese caso, podríamos hacer una excepción. Lilian aconsejó a Marina. -Ángela, jura que traerás al bailarín. Marina adelantó su mano con miedo. No le quedaban muchas opciones, y menos tras comprobar en carne propia el poder que las hadas podían descargar sobre ella. Y sin embargo, antes muerta que traicionar a su amor. Pero una idea comenzaba a bullir en su cabeza. -Decidme una cosa. ¿Qué haréis con vuestro bailarín? Las hadas estallaron en carcajadas. -¿Para qué sirven los bailarines?- la retó el hada escarlata con los brazos en

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

275


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

jarra. -A las hadas nos gusta bailar, niña- confesó con la mirada brillante el hada verde pino. -Pero nos faltan hombres, hombres bailarines que sepan bailar y que bailen con nosotras. Y aunque no sepan, les enseñamos. Nos gustan guapos y simpáticosdesgranó didácticamente el hada blanco lirio, y su explicación fue aprobada con un suspiro colectivo. Marina sonrió. -¿Y queréis un bailarín para bailar durante la fiesta de mañana? Carcajadas. -Siempre. Bailará para siempre con nosotras- puntualizó el hada rojo pasión. Marina se quedó blanca. -¿Cómo que siempre? -Siempre. En el mundo de las hadas no existe el tiempo. Nuestros bailarines viven siempre y se mantienen jóvenes y ágiles- especificó Lilian interviniendo con una sonrisa angelical. No, no podía entregar a Patrick y perderlo. Acababa de encontrarlo era su amor, su sueño hecho realidad. -¿Y si rompo mi juramente, qué me sucederá? -Que la maldición de las hadas caerá sobre ti, querida niña. Tu cara se llenará de pústulas, se te caerán los cabellos y te retorcerás de fiebre hasta consumirte- resumió terroríficamente el hada púrpura. -¿Y si no lo juro?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

276


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Te llevaremos con nosotras a nuestras moradas. Despídete del mundo mortal. Marina se apresuró la mano y a jurar. No era una heroína ni una resistente. Además, la idea que había ido concibiendo ya estaba más definida. -Juro que mañana por la noche os traeré al bailarín hasta el claro del bosque. -Ilrendit, ortglis- añadió el hada púrpura para cerrar mágicamente el juramento. Marina había concebido un plan alternativo rápidamente. Tendrían a su bailarín pero no sería Patrick. Sería alguien que agradecería una experiencia extrasensorial y fantástica como la que las hadas le ofrecían. Sería alguien que fliparía en colores puesto que la realidad le parecía tan insulsa que la ignoraba. Sería alguien a quien nadie echaría de menos. Porque… ¿a quién le importaba que hubiera un friki más o menos en el mundo?

Transcrito por Maledeof.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

277


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 28 Los Tuatha De Dannan.

C.

irlandesa.

C., el friki mas desgraciado del mundo olvido sus angustias virtuales al sumergirse con avidez en la lectura del libro de los Tuatha De Danbann. A la luz mortecina de la linterna y bajo la colcha de su litera, leyó sin respirar la historia de la tierra

La primera invasión de Irlanda, conocida como la quista de Nemed, sucedió en tiempos remotos, cuando la isla era salvaje y peligrosa, y estaba habitada al norte por unos seres monstruosos: los fomorianos. Nemed llego desde Grecia con una flota de treinta y cuatro embarcaciones, pero todas, excepto la suya y la de su familia, zozobraron ante las abruptas costas irlandesas. Nemed y los suyos lucharon contra los fomorianos del norte y, tras vencerlos, los convirtieron en sus esclavos. En esa época se formaron los cuatro grandes lagos de Irlanda y sus tierras fueron cultivadas y dieron sus frutos. Pero cuando Nemed murió, los fomorianos se rebelaron y vencieron a los hijos de Nemed; y entonces se convirtieron en sus amos. Durante muchos años los hijos de Nemed intentaron unirse contra los fomorianos y así fue como invitaron a druidas, magos y guerreros a luchar a su lado para derrotarlos, pero no pudieron reducirlos ni con ayuda de lobos ni cerdos venenosos. Y aunque Fergus, el hijo de Nemed venció en batalla singular a Conann, el rey de los fomorianos, una ola gigantesca convocada por los poderes oscuros de los fomorianos acabo con todos los hombres y dejo la isla desierta y abandonada a merced de sus monstruosos habitantes durante muchos, muchos años.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

278


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

La segunda invasión fue la de los Fir Bolg. Eran descendientes de los hijos de Nemed que huian de la esclavitud a que querían someterlos los griegos. Llegaron con sus ―curraghs‖, las barcas de cuero reforzadas con sacos de cáñamo. Los Fir Bolg se establecieron en la tierra de sus antepasados, se aliaron con los fomorianos, crearon una monarquía y dividieron el país en cinco provincias que perviven en el tiempo: Ulster, Leinster, Munster, Conacht y Meath. Conocieron la paz y vivieron mucho tiempo en armonía. La tercera invasión fue la de los Tuatha De Danann. Los hijos de Danu, los dioses de Irlanda. Eran descendientes del nieto de Nemed y grandes conocedores de las artes druidas y la magia. Su fama les precedía, ya que usaron sus poderes en Grecia para luchar contra los filisteos, pero se vieron obligados a huir para protegerse de su venganza. Así, de esa forma, cargaron sus pertenencias en sus embarcaciones y se llevaron consigo sus cuatro tesoros más preciados: la Lia Fail, la piedra que grita en la entronización de un rey legítimo; la lanza invencible de Lugh; la espada mortal de Nuada; el caldero inagotable de Dagda. Desembarcaron en las costas de Irlanda durante las fiestas de beltane y, para evitar la tentación de escapar quemaron sus naves. La densa humareda mágica que provocaron los protegió de los Fir Bolg y les permitió atacarlos por sorpresa en Connacht. Pero los Fir Bolg se unieron a los femorianos otra vez y consiguieron reunir un gran ejército. Y asi fue como tuvieron lugar la primera y la segunda batalla de Moytura, las más importantes de la historia de Irlanda. De pronto sonó su móvil e interrumpió la lectura. ¿A quién demonios se le ocurriría llamar a esas horas de la noche?, se pregunto C.C. tanteando desesperadamente en el bolsillo de su pantalón y rogando para que los pequeños salvajes que compartían habitación con el no se despertaran. Por fin dio con la tecla y la voz de la pija lo saco de sus ensoñaciones. -Hola, ¿estabas durmiendo? Sonaba algo ronca, como si saliera de la discoteca en aquellos mismísimos

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

279


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

momentos. -¿Te importa?-respondió algo molesto. Había algo ofensivo en la pija. Presuponía que, mientras ella iba de marcha con el irlandés, el dormía con su familia adoptiva. -Pues si estas despierto pensare a verte de aquí a un rato. -¿Cómo? -se atrevió a objetar C.C. -Pues eso, que iré a charlar contigo y a dormir a tu casa. -Pero, pero… -balbuceo C.C. sin lograr articular ni una palabra coherente. La llamada lo había descolocado. Le temblaban las manos y le fallaba la voz. -Hasta luego, ya llamare a tu ventana -concluyo Ángela, dando por supuesto que su silencio era un si cuya traducción significaba que la esperaría despierto y que la recibiría con los brazos abiertos. Luego colgó el móvil. C.C. se quedo contemplando el auricular como un bobo. No daba crédito a lo que acababa de oír. La chica que le gustaba se invitaba a dormir en su cama. ¿Así de sorprendente era la realidad?

Transcrito por Marta.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

280


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 29 Marina.

M

arina colgó el móvil satisfecha. C.C la esperaría despierto, se quedaría a dormir en su casa y así lo convencería para que fuese al bosque con ella. De esa forma mataba dos pájaros de un tiro: salía airosa de la maldición de las hadas llevándoles a un nuevo bailarín y pasaba la noche sin sobresaltos. C.C. le daba confianza y velaría por ella. La verdad es que le daba miedo regresar a la lúgubre morada de Mrs Higgins y sus dos huéspedes. Se apresuro a alcanzar al hada, que había sobrevolado las copas de los robles y la esperaba al inicio del sendero, y procuro no pensar en el pobre Patrick. Patrick quedaba tendido y semioculto bajo la hojarasca del bosque de aquel rincón remoto del mundo y marina se sentía fatal dejándolo solo, abandonado, y abrigado únicamente por la oscuridad. ―No hace frio, no hace frio‖, se repetía a medida que se alejaba del escondite de Patrick e imaginaba su piel aterida, en contacto con la tierra mojada y expuesta a la llovizna persistente de aquellos parajes. Pero Patrick era un irlandés acostumbrado al agua desde niño y no se encogería por pasar un día a la intemperie, se decía para tranquilizar su conciencia. Al fin y al cabo le había salvado la vida y tenía previsto llevárselo con ella la noche siguiente. Claro está, se auto aclaraba inmediatamente, siempre y cuando pudiera encontrarlo. Dado su pésimo sentido de la orientación intentaba retener señales para poder regresar al lugar donde lo semienterró y para ello hacia servir el truco que le había explicado C.C. Se fijo en un árbol centenario medio podrido con un hormiguero a sus pies, en un reguero de madreselvas entrecruzando el sendero

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

281


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

y en un riachuelo que serpenteaba unos metros a la izquierda de una roca cubierta de moho verdoso. Pero pronto se hizo un lio. No podía minar, escuchar a Lilian y atinar con los confusos signos. Ella, una chica de ciudad, no distinguía un sauce de un olmo y, si ya normalmente se perdía en las líneas de metro y a la salida de los cines, le era del todo imposible orientarse en un paisaje verde, monótono y confuso. -¿Qué te ocurre? ¿Olvidas algo? Lilian, que le guiaba a través de la espesura, se daba cuenta de su interés por retener el camino y de sus constantes titubeos, que acababan invariablemente con miradas hacia un lugar donde se hallaba Patrick. Temerosa de que el hada descubriese su secreto, intento distraerla. -Me preguntaba si cuando las hadas tengan a su bailarín Ángela se curara. Y la respuesta fue tan sorprendente que pronto se distrajo de su propósito de no distraerse. -Claro, esa era tu tarea, por eso viniste en lugar de Ángela. -¿Ah, sí?- ratifico inocentemente. -Ángela no quiso entregar a Patrick, Por eso enfermo. Lo suponía. Ángela era pura y ella continuaba siendo mala. Ángela era víctima y ella verdugo. Ángela tenía principios y ella no. Ángela daba la cara y ella mentía. Era una gusana asquerosa. Abatida por el descubrimiento, llego en silencio hasta el lugar donde debía esperar la llegada del bus nocturno. Se sentó sobre el asfalto mojado, rodeo sus piernas con los brazos para darse calor y suspiro. Quedaban muchos enigmas por resolver y, puesto que estaba involucrada, quería saberlo todo. Levanto la cabeza hacia Lilian. -Explícamelo todo desde el principio.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

282


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿El qué? -Todo. Quiero saber porque estoy aquí, como conociste a Ángela, porque estoy en peligro, quien embrujo a mi hermana. Lilian suspiro. -Es una historia antigua y triste. A Marina le pareció un buen comienzo. Le encantaba llorar en el cine. -Explica. Lilian recordó. -Hace ya muchos años yo tenía una niña. -¿Tuya?- se extraño Marina. -No, tonta. Era mi niña, la cuidaba, era una pequeña humana robada por las hadas. -¿La robaron? Lilian se impaciento. -Desde tiempos inmemoriales hemos sustituido niñas humanas por hadas. Son niñas robadas. Y no me digas que no lo sabías, porque lo sabe todo el mundo. Marina estaba atónita. Hacía tiempo que sospechaba que ella no representaba a ―todo el mundo‖. -Así pues, tú eras algo así como la madre adoptiva de una niña robada. Lilian asintió y sus ojos se anegaron de lágrimas.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

283


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Una niña preciosa que crecía entre nosotras y aprendería a cantar, a bailar, a montar a caballo y luego encabezaría la cabalgata que se celebra cada siete años junto al rey Finvana. -¿El rey Finvana?- repitió Marina con la extrañeza que producen los nombres nuevos. -El monarca de los Thuata De Danann. Un rey caprichoso que gustaba de la compañía de jóvenes humanas. El fue el que me encomendó la tarea de cuidar a la niña y de enseñarle todo lo que tenía que saber. -¿Y qué sucedió? -Que la reina Oonagh, celosa, la mando a secuestrar y nunca más supe de ella. -Qué horror. -Los pixies se la llevaron y despareció. Lilian callo unos instantes y Marina respeto su dolor. Esa era la trastada que los pixes le habían jugado. Cuando les acusaba de causar la locura se refería a eso, a no saber nunca nada de nadie, a convivir con el vacio, con la ausencia, con la incertidumbre. -Lo siento mucho. Lilian se seco una lágrima. -No es propio de un hada, pero durante muchos años estuve buscando desesperadamente su rastro. Tejí mil hechizos y recurrí a numerosos embrujos. Todas mis pistas apuntaban a tu tierra, a la península Ibérica de los milesios. Mi niña había sido llevada hasta allí, pero lo único que conseguí fue atraer a Ángela a Dublín. Y ahí comienza la otra historia.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

284


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Marina se asombró. -¿Ángela es tu niña? Lilian se rio con una carcajada franca.

285

-Ángela no es la niña que me robaron, pero si que es mi niña. Ahora ella es todo lo que tengo. Marina sintió curiosidad morbosa por la historia de su hermana. -¿Y Ángela vino llamada por tus embrujos? Lilian se puso melancólica. -Vino a Dublín hace tres veranos. Era una muchacha especial y enseguida me fascino. Acudía al bosque solo a tocar el violín. Yo llevaba algunas noches escuchándola hasta que me atreví a presentarme ante ella. Me acepto con naturalidad, sin asustarse ni extrañarse de mi naturaleza. Estaba sola y sin amigas y se encariño conmigo - Lilian suspiro y añadió vergonzosamente-: Y yo con ella. Marina se extraño; no casaba el retrato que el hada hacia de su hermana con su carácter extrovertido. -¿O sea que Ángela venia sola al bosque? -Era tímida, por eso se escondía de las miradas de los demás. -¿Tímida? Pero si desde que volvió del primer verano de Irlanda nunca ha dejado de tener el teléfono sonando a todas horas. Sus amigos y amigas hacen cola esperándola en la puerta. Lilian suspiro. -La gente cambia. Ángela se sintió más segura con nuestro afecto y por eso

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

pudo hacer amigos. -¿Con vuestro afecto? -Sí, el mío, el de las hadas y el de la corte de los Tuatha De. Famosa en el mundo Feerico. ¿Qué no sería Ángela? -Y si todos la amáis, ¿Quiénes la persiguen? Lilian dudo y callo, pero Marian insistió. -Tengo que saberlo todo. Si mañana quieres tener aquí a tu bailarín, necesito que me expliques lo que le pasa a Ángela y que enemigos tenga. Si no, no puedo ayudarla. Lilian trago saliva y continúo. -Está bien. La invite a nuestra fiesta de hadas para que nos acompañase con su música. Y así lo hizo. Toda la noche sonó su violín hasta que… Marina protesto indignada. -Me dijiste que ningún humano podía participar en una fiesta de hadas y ahora reconoces que Ángela toco para vosotras. -Fue nuestra invitada. Si eres una invitada, no te ocurre nada. Tú la has interrumpido y eso es un sacrilegio. Marina callo avergonzada. Era cierto. -Perdona, continua. Estabas explicando que hace tres años Ángela toco el violín en una fiesta de hadas y que sucedió algo… -Finvana cabalgo hasta nuestro corro, atraído por el violín de tu hermana. Fue entonces fue cuando la conoció.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

286


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Marina contuvo la respiración. -¿Ángela conoce al rey? -Efectivamente, y Finvana quedo prendado de ella, de sus modales y de su aspecto. El rey fue quien me nombro su madrina y quien la invito a participar en la cabalgata de este año ofreciéndole el puesto de honor junto a él - añadió con tristeza-. El lugar que tendría que haber ocupado mi niña. Marina repitió sin acabar de creérselo: -¿Me estás diciendo que Ángela tiene que cabalgar junto al rey Finvana? ¿Cuándo? -Mañana. -Pero no podrá, está en cama, llena de pústulas y... Lilian la miro fijamente y Marina capto su intención. -No, no, de ninguna manera, no pretendas que yo… En la mirada de Lilian había convencimiento. -Es la única forma de ayudar a Ángela. -O sea que yo tengo que cabalgar junto al rey Finvana en la cabalgata haciéndome pasar por Ángela… ¿Es eso? Lilian asintió. Marina fue cavilando. -¿Y luego? Quiero decir, una vez haya acabado la cabalgata.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

287


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Lilian acuso un repentino nerviosismo. -Deberás bailar con él en la fiesta que se celebra a continuación en el castillo. Marina se sintió superada.

288

-Ya. Pero resulta que yo no sé montar a caballo ni sé bailar, no hablo ninguna lengua y cada día que pasa me parezco menos a Ángela. Lilian le quito importancia. -Ya contaba con ello, pero te embrujare. Marina enfado. -¡No puedes embrujarme! Lilian bajo los ojos. -Ahora sí. Con polvo de hadas en abundancia los sortilegios actúan milagrosamente en tu naturaleza. Ese problema ya no me preocupa. Son los otros… Marina comenzaba a ver las cosas más negras de lo que había creído. -¿Qué otros? -Oonagh, la reina. Marina ato cabos. Estaba clarísimo. -Fue ella quien intento secuestrarme y quien daba órdenes a los pixies para hacerme la vida imposible, ¿verdad? Lilian no añadió nada más. Su silencio inquieto a Marina.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Dijiste que ordeno secuestrar a tu niña-Si - reconoció Lilian. -Luego embrujo a Ángela y ahora quiere deshacerse de mí. Lilian no puso en duda la deducción de Marina, pero Marina dio la vuelta a su argumento y rectifico de inmediato. -Un momento, no, no puede ser. Tu misma me has dicho que Ángela había sido castigada por no querer entregar a su bailarín. Lilian tuvo unos instantes de desconcierto. Marina continúo con sus deducciones. -Con lo cual no puede ser Oonagh. Si Oonagh cree que yo soy Ángela, no sabe que Ángela esta en cama y llena de pústulas. Si Oonagh la hubiese embrujado, sabría que yo no soy ella. Entonces, ¿Quién maldijo a Ángela? ¿Quién quería al bailarín? Lilian vacilo unos instantes y luego confeso con voz queda: -El hada purpura. -¿El hada purpura? -exclamo, extrañada, Marina. -Así pues, el hada purpura es el otro problema. -Sí. -¿Y para que quiere el hada purpura a Patrick? Pero Lilian empezaba a impacientarse. -¿Tan extraño te parece que un hada se encapriche con un mortal?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

289


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Marina estaba muy confusa con el cumulo de nuevas informaciones y sospechaba que se había hecho un lio. -¿Pero por qué Patrick? ¿Por qué el hada purpura le pidió que trajese precisamente a Patrick? El hada violeta saco sus últimas gotas de paciencia. -Ángela venia al bosque a menudo y una tarde trajo a Patrick con ella. Le quería mostrar sus dominios. Yo los protegía, pero fui discreta y me aleje. Laudry, el hada morada, los descubrió, estuvo espiándolos y se prendo y toco y luego bailo con Ángela a la luz del crepúsculo. Al anochecer explico maravillas de Patrick y todas las hadas querían conocerlo, y, por ello, el hada purpura pidió a Ángela que se lo presentase y que se lo entregase a cambio de todos los favores que le habían hecho. Quería que Patrick se convirtiese en su bailarín. -O sea que solo el hada morada conoce a Patrick y solo se sabe que toca la armónica. -Y que es pelirrojo. -Ya -Contesto lacónicamente Marina haciendo cábalas sobre la dificultad de teñir a C.C. -¿Y eso cuando ocurrió? -El año pasado. -Pero Ángela ha enfermado ahora. ¿Por qué han esperado once meses para vengarse? -El año pasado Ángela juro que traería al bailarín este verano, pero fue hace unos días, cuando quiso romper su juramento, cuando el hada purpura, muy enfadada, la castigo. Marina estaba falta de proteínas y sentía una cierta lentitud de respuesta

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

290


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

mental. Quedo convencida a medias. -Y tú decidiste hacerme venir a mí para, por un lado, hacerme pasar por Ángela y contentar a Finvana, y por el otro, atraer a Patrick, con su armónica, al bosque y romper el hechizo del hada purpura. Pero resulta que ahora Oonagh me persigue. ¿Cómo conseguirás que Finvana crea que soy Angela y que de la noche a la mañana sepa cabalgar, bailar, cantar y hablar mil lenguas? Lilian sonrió. -Confía en mí. -¿Y si no soy? ¿Y si envió un bailarín, pero Finvana se queda sin acompañante? Lilian titubeo. -Se enfurecería tanto que removería el cielo y la tierra hasta dar con Ángela y hacerla desaparecer. -¿Eso haría Finvana? -Es el monarca más poderoso de las cortes feericas. No soporta un desaire y es muy, muy rencoroso. Créeme. Si tu fallas, Ángela morirá. Marina veía la misión cada vez más difícil y más complicada. -¿No sería mejor buscar a una irlandesa rubia que toque el violín y que hable idiomas? Pero Lilian tenía las ideas claras. -No puede ser. La magia funciona con limitaciones. No podemos convertir a una desconocida en Ángela. Tú la conoces y compartes muchas cosas con ella, el hechizo solo funcionaria contigo.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

291


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Marina acepto su destino a regañadientes. Si no aceptaba, Ángela moriría. Si no entregaba al bailarín, moriría igualmente. Estaba atada de pies a manos. -Vale, entendido, aunque no lo veo claro todo. -Esta noche regresaras al bosque con Patrick y yo ya me ocupare del resto. Además, en cuanto entregues a Patrick, Ángela sanara. Marina vio el cielo abierto. -En ese caso podría venir Ángela. ¿No crees? Lilian palideció y estuvo unos segundos titubeando. -La vida de Ángela está en peligro. No podemos volver a exponerla. Aunque sane quedara muy débil. Ángela sí que era una heroína, había protegido a Patrick con su propia vida. -¿Ha empeorado? -Se le caen las uñas y los huesos se le están empequeñeciendo. Marina se asusto. -¿Ángela se está encogiendo? -Cada día disminuye un centímetro. Marina se llevo una mano a la boca. -Pero, pero… ¿No se le ocurrió que el bailarín no tenía por qué ser Patrick? A Lilian tampoco.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

292


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿Y por qué no iba a ser Patrick? Marina despisto. -El mundo está lleno de chicos, podría haber convencido a cualquier desconocido para que la acompañara al bosque con una armónica. -¿Y el pelo? - objeto el hada. -¡Bah! Se pone una gorra o se tiñe. Lilian se rasco su minúscula cabecita. -Es cierto. Marina preparo su coartada. -Si mañana, por lo que fuese, Patrick se negara a acompañarme de nuevo, traería a otro chico, Algún chico a quien no le importara sufrir. Lilian soltó una sonora carcajada. -¿Sufrir? ¿Vivir rodeado de hadas es sufrir? Estas muy equivocada. Cualquier hombre sería feliz entre nosotras. Marina se asombró. -¿Tú crees? Lilian revoloteo divertida. -Ninguno de nuestros bailarines ha planteado jamás abandonarnos. Los hombres que cantan bailan con nosotras son humanos afortunados. Beben ambrosia, ríen, se enamoran de las hadas y duermen largas temporadas. No necesitan trabajar, no envejecen, no tienen hipotecas, ni hijos, ni saben lo que es el reuma ni el dolor de muelas. ¿Acaso no es eso la felicidad?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

293


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Esa sí que no se la esperaba. Marina, de pronto se sintió buenísima. Era la mejor propuesta que C.C. tendría nunca en su insulsa vida. Ella le proporcionaría la llave de su felicidad. Y mientras subía al autobús nocturno se le hincho el pecho imaginando el canje de C.C., el rescate de Patrick y el agradecimiento eterno de Ángela, una Ángela sin poderes ni aura, una Ángela normalilla, del montón… Se sintió algo mejor. Pero únicamente por un instante. En cuanto se sentó en el traquetearte asiento, un centenar de preguntas inoportunas comenzaron a visitarla. ¿Y si Oonagh daba con ella, que le haría? ¿Y si Finvana descubría el engaño, que ocurriría? ¿Y si se caía del caballo? ¿Y si pisaba el pie del rey bailando? ¿Y si cogía mal los cubiertos?... Aunque lo más complicado de resolver no era eso. Lo peor era que, si salía airosa de todo, regresaba a casa y hallaba a Ángela sana y salva: ¿con cuál de las dos se quedaría Patrick?

Transcrito por Marta.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

294


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 30 Oonagh.

O

onagh, ayudada por sus doncellas, cepillaba una y otra vez sus largos cabellos rubios con el peine de juncos que las hadas del lago le regalaron en su último cumpleaños. Tenía el pelo sedoso y brillante. Era su mejor ropaje, le llegaba hasta los pies y al

soltarlo caía como una cascada dorada envolviéndola por completo. Su sueño era cabalgar vestida sólo con su cabello, una diadema de campanillas en la frente y un cinturón de amapolas en la cintura. Únicamente eso, un atuendo liviano y fresco, los pies desnudos y un collar de margaritas trenzadas en su cuello. Odiaba los pesados y vetustos ropajes bordados en oro y plata que imponía el protocolo. Odiaba al maestro del protocolo Diancecht y sabía que tenía en él a un enemigo, a un peligroso contendiente en los favores del rey y a un taimado estratega. Pero ella no era ninguna ingenua ni se había quedado de brazos cruzados. Hacía ya cinco días que jugada a jugada movía sus piezas, con paciencia, y sabía que a la larga todo daba sus frutos. Sus pixies estaban a punto de entregarle a su presa y acababan de hacer un maravilloso hallazgo en el bosque que podía decantar la suerte a su favor. Esa vez el destino había sido propicio y le había preparado una bonita sorpresa. La tenía escondida en la alfonbra. Ahora no podía contemplarla porque Finvana estaba a punto de presentarse en su alcoba creyendo que su aparición era intempestiva e ignorando la intrincada telaraña de contactos e informantes que Oonagh movía con sus hilos de seda. Se hubiera quedado asombrado al saber el enorme poder que acumulaba su

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

295


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

mujer y que le permitía controlar todos sus movimientos, deseos y pensamientos. Finvana no se saldría con la suya nunca más. Y mientras divagaba en las brumas de sus anhelos se abrió la puerta y una corriente de aire frío se coló en la alcoba. Finvana despidió a las doncellas y, con una autoridad no exenta de delicadeza, tomó el peine de la mano de su esposa y comenzó a peinarla él mismo. Oonagh no se inmutó. Estaba en su territorio, pero intuía que esa entrada brusca auguraba una discusión. En efecto. Finvana comenzó a hablar lentamente mientras mecía el peine rítmicamente al son de sus palabras. - Habéis estado de nuevo metiendo las narices en mis asuntos, ¿verdad, querida? Oonagh se tomó su tiempo para responder. - Ya sabéis que no interfiero en los asuntos de Estado. Nunca e pretendido usurpar vuestro derecho a reinar. - No me refiero a mis asuntos de Estado. - ¿A vuestros caballos entonces? - No juguéis conmigo. - Tal vez os refiráis a vuestros caprichos. - Dejémoslo así. Un rey puede permitirse tener caprichos. - ¿Y una reina no? El peine de las hadas se hundió en el cabello de Oonagh como un cuchillo de mil púas. Fue una respuesta más que suficiente. Finvana continuó interrogándola.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

296


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- Tengo entendido que vuestros pixies intentan interferir en la tarea del hada Lilian. Oonagh fingió escandalizarse. - ¿Mis pixies? Los pixies son libres, hacen lo que se les antoja y, si les da por las travesuras, allá ellos. Finvana blandió el peine con fuerza. - Mañana es la cabalgata y es la cabalgata más lucida de los últimos cien años. Quiero renovar esta corte con sangre nueva. - ¿Y a mí qué me decís? - Vuestras trastadas, querida, son vox pópuli. Mis caprichos desaparecen misteriosamente y la corte no se renueva. Oonagh sonrió dulcemente. - Tal vez no les resulte agradable la estancia en nuestra corte. Es algo fría, algo lúgubre, ¿no creéis? Finvana ignoró la ironía. - No os permito que entreguéis mis adquisiciones a la corte oscura. Que se procuren ellos mismos su sangre. - ¿Os preocupa la sangre, querido? - De vez en cuando me gusta derramarla, como a vos. - Veo que habéis adelgazado. ¿Os habéis sometido a sangrías? - Nunca engordé. Oonagh rió con desprecio.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

297


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- Entonces mi visita se desenfocó. Decidme, ¿vuestro malhumor se debe a que estáis hambriento? ¿Sediento de sangre tal vez? Finvana murmuró con voz ronca. - Quiero sangre nueva, la que hay en ese castillo está muy descolorida. Y contempló el peine al trasluz. - Tenéis toda la razón, hace tiempo que observo a Diancecht. – Le cortó Oonagh sin darse por aludida. Finvana salió inmediatamente en defensa de su cortesano. - Diancecht es un excelente chambelán. Oonagh sonrió con condescendencia mostrando sus dientes perfectos. - ¿No habéis observado cómo ha envejecido estos últimos tiempos? Ya apenas parece un Tuatha. No es digno de representar al rey y menos aún de darme órdenes a mí, la reina. Finvana estiró un cabello y se lo mostró a Oonagh. - Una cana. - Imposible. - Es blanco. - Rubio, casi níveo, pero es cabello fresco y joven. Finvana rió. - Eso es lo que vos queríais. Oonagh se puso en pie indignada. - No bailaré con vos en la fiesta, aún estáis gordo. Miraos.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

298


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- ¿Y con quién bailaréis si puede saberse? Oonagh calló azorada y luego rió. - ¿Creéis que os lo diré?

299

- No podéis. - Es un secreto. Finvana no la tomó en serio. - Vos no tenéis secretos, querida. - ¿Ah, no? Tal vez también esconda sorpresas, como las vuestras. Finvana la advirtió secamente: - Si vuestros pixies estropean mi sorpresa, os cortaré los cabellos yo mismo. Oonagh se aterrorizó. Era la única amenaza que siglo tras siglo surtía efecto. Siempre que Finvana tomaba unas tijeras y hacía chasquear las hojas afiladas ante sus rubios cabellos, Oonagh se derrumbaba. No soportaba perder su cabellera, eso jamás, eso nunca. Pero si quería mantener su dignidad y la cabeza bien alta, tampoco podía conformarse a verse humillada. En justa defensa, se tomaría su propia venganza. Mantuvo la cabeza inclinada contra el suelo hasta que Finvana se perdió por los corredores angostos del castillo. - ¿Mi señora? - Mostradme de nuevo la sorpresa. Inmediatamente. Las muchachas, ruborizadas, desenrollaron la alfombra de lana y descubrieron el cuerpo dormido del irlandés. El grito de admiración fue unánime. Oonagh sintió palpitar con fuerza su corazón dormido. - Es precioso. - Digno de una reina.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- ¿Creéis que sabrá bailar? - Naturalmente, majestad. - ¿Y su ropa?

300

- La dejamos allí, era tan fea… Oonagh se preocupó. - Debisteis esconderla. Si los humanos la encuentran, creerán que está enterrado y agujerearán nuestras colinas. Las damas se disculparon por su atolondramiento. - Lo sentimos, majestad. Oonagh prefirió no pensar en ello. - Despertadlo, vestidlo y preparadlo para la noche. Será mi bailarín. Patrick, ajeno al tumulto que se había formado a su alrededor, comenzó a roncar y todas las damas rieron alborozadas. - Mi señora, ¿así pues, éste será vuestro capricho? - En efecto. Pero mucho me temo que el rey deberá prescindir del suyo. Avisad a la corte oscura de que esta noche recibirá mi tributo. Chasqueó los dedos autoritaria. - ¡Miah! La doncella se arrodilló a sus pies. - ¿Majestad? - Toma mis cuatro yeguas blancas y prepara mi carruaje. Tú misma recogerás el tributo y lo entregarás. Y no acepto dilaciones ni excusas como la otra noche.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- Como ordenéis, majestad. - Asegúrate de que no hay error posible. No quiero que el rey se burle de mí. La dulce Miah intercambió una mirada de inteligencia con su señora. - Podéis confiar en mi criterio, majestad. Ella desaparecerá sin dejar rastro.

Transcrito por Morena.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

301


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 31 Marina.

L

os gatos irlandeses maullaban más fuerte que los gatos españoles. No eran imaginaciones suyas. Lo comprobó al meter la llave en la cerradura de la puerta de Mrs. Higgins a las tres de la madrugada. En ese mismo instante, como si respondieran a una consigna, todos los gatos de vecindario comenzaron a maullar al unísono. Marina ya se había arrepentido de su decisión. Lilian la había dejado bajo la ventana de C.C. Haciéndole prometer que se escondería ahí y que bajo ningún pretexto regresaría a la casa de Mrs. Higgins, según ella, plagada de pixies y de peligros. Pero... ¿y su pasaporte?, ¿y su dinero?, ¿y su ropa? ¿Cómo iba a abandonarlo y olvidarlo todo? Sólo recogería sus cosas y saldría pitando, se dijo. Sin embargo, el escándalo fue tan sonado que algunas ventanas se abrieron y varias manos anónimas lanzaron zapatillas disparadas con más o menos puntería. El sigilo estaba de más y Marina olvidó la cautela con la que se había prometido entrar en la casa. Se puso nerviosa, se atascó la llave, empujó la puerta chirriante, chocó contra el paragüero del zaguán, rompió un jarrón al buscar la luz a tientas y oyó la voz airada de Mrs. Higgins por encima del tumulto gritando con claridad: ―¿Cómo te has atrevido a decir que te mato de hambre?‖. Lo curioso fue que lo entendió a la primera, a pesar de haber sido pronunciado en un cerradísimo inglés. Se imponía dar media vuelta y salir por piernas. Y eso es lo que hubiera tenido que hacer inmediatamente al oír la voz de Mrs. Higgins. ¿Cómo se había enterado del chivatazo de su madre? En poco más de un día su comentario había regresado como un bumerán para propinarle un porrazo. ¿Por qué las

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

302


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

madres se iban siempre de la lengua? ¿Por qué no podían quedarse calladitas en un rincón sufriendo por sus hijas en lugar de poner a trabajar a la Interpol y causar un conflicto internacional? Todo eso se le ocurrió en pocos segundos, y cuando regresó a su primera reacción instintiva de salir corriendo, ya no pudo. El miedo la paralizó al verlos acercarse hacia ella con la clara intención de agarrarla. Y eso hicieron. La sujetaron y la zarandearon sin contemplaciones. Eran dos, eran horrorosamente desagradables, olían a moho y a tierra mojada. La agarraron del cabello y la arrastraron por el pasillo como un fardo. Pudo ver de refilón su tez verdosa, sus ojillos sanguinolientos y sus orejas puntiagudas. Eran dos monstruos. Marina apenas podía asimilar el susto. Estaba prisionera de dos duendes repulsivos y malcarados que le pellizcaban brazos y piernas sin piedad delante de la enorme cama donde se hallaba recostada Mrs. Higgins, que, con sus cien kilos embutidos en su camisón, le pareció más monstruosa que nunca. -Niña desagradecida, besa los pies de Mrs. Higgins y dile que es la mejor mamá del mundo- le gritó uno de los duendes, acompañando sus palabras con collejas para que agachara la cabeza en presencia de la dueña de la casa. Esa voz, ese acento... Parecía que hablase inglés italianizado. -La bambina es mala, Mrs. Higgins. Nosotros la castigaremos. Y en ese preciso instante Marina comprendió que los dos huéspedes italianos eran dos pixies encubiertos y que ésa era su apariencia real: verdes, orejas puntiagudas... ¿Cómo no se le había ocurrido antes? Las malas vibraciones de Lilian, el secuestro, la desaparición de su ropa, el sapo en su almohada... ¿De qué más serían capaces? Mrs. Higgins pegó un grito. La muy comedianta estaba fingiendo un infarto. Se llevaba las manos a un lado de sus inmensos pechos – sin atinar con el lugar donde se hallaba el corazón- y gritaba diciendo que le fallaba y que moriría por culpa de la española. Los dos pixies le pedían que no, que no muriese, que no querían quedarse huérfanos. Al fin, Mrs. Higgins se dejó querer, accedió a las súplicas de sus hijos adoptivos y se dio el gustazo de resucitar. Resopló como si

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

303


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

se hubiera repuesto del amago de infarto, abrió los ojos y señaló a Marina gimoteando. -Haced lo que queráis con ella. A mí me da lo mismo. Y Salvatore y Pepinho se abalanzaron sobre Marina y la aprisionaron. -Prepárate – la advirtió Pepinho retorciéndole una oreja. -Ahora sabrás lo que es bueno -se rió Salvatore con sus dientes negros estirándole del pelo con crueldad. Marina se preguntó por qué motivo ahora podía ver a los pixies y antes no. ¡El polvo! El polvo de hadas era el causante de esos cambios. A pesar de haberla limpiado, el polvo había penetrado en su piel y le permitía estar bajo el influjo de la magia. ¿Y su aspecto? ¿También habría cambiado? No pudo verse en el espejo porque al llegar a la habitación los pixies cerraron la puerta tras ella y rieron salvajemente. -Ahora es nuestro momento. -Te teníamos unas ganas... -vamos a jugar antes de entregarte. -Nos divertiremos. Marina se quedó muda del susto. Hubiera querido pedir ayuda a Lilian, pero el hada se había evaporado ante la puerta de la casa de C.C. Nadie podía ayudarla, nadie podía oírla, nadie podía sacarla del atolladero. Dio un paso atrás, otro y otro más, pero al cuarto quedó aprisionada contra la pared. Sólo podía meterse en el armario, aunque para abrirlo tendría que subirse a la silla. Miró desesperadamente hacia la ventana, calculando el impulso que necesitaba para saltar, y entonces le pareció ver acodado en la ventana un simpático hombrecillo. En efecto, iba tocado con un sombrero de

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

304


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

copa y lucía un enorme reloj en su muñeca que le mostraba con insistencia. Ante la mirada atónita de Marina la aguja que marcaba las horas dio una vuelta completa. Una hora. Le estaba indicando una hora. ¿Qué significaba? Pero cuando quiso preguntárselo, el extraño hombrecillo se había esfumado. Una hora. Le habían indicado una hora. ¿Acaso tenía relación con las advertencias del hada? ―Te volverán loca‖. Tomó aire, los miró de frente y se propuso resistir una hora. -¿Te gusta la pizza? -Comeremos pizza. La rociaron con tomate, la espolvorearon de queso y le lanzaron aceitunas riendo como locos y llamándola Margarita. Era el juego de la pizza que, afortunadamente, acabó antes de que la metieran en el horno y se la zamparan. Marina descubrió que los pixies tenían una naturaleza cambiante, lunática e imprevisible. Tras una fase de hilaridad entraban en un reajuste melancólico que les hacía estallar en lágrimas y rápidamente, sin intervalo de tiempo, pasaban de nuevo a la locura de la risa fácil. Así, improvisaban juego tras juego, a cual más macabro, mareante y absurdo. Lo más duro para Marina fue resistir al juego de la escoba. La pusieron boca abajo, le recortaron el pelo a tijeretazos y la pasearon por toda la moqueta polvorienta de la habitación hasta hacerla estallar en un tanda de estornudos imparables. Al borde del colapso e incapaz de respirar, la pusieron en pie y, mecánicamente, al recuperar de nuevo su posición natural y ve el mundo cabeza arriba sonrió. Eso fue la gota que colmó el vaso de los dos pixies, que patearon el suelo con rabia y se pusieron histéricos. En ese mismo instante volvió a aparecer el extraño hombrecillo de la ventana. Le mostraba su reloj indicándole que el tiempo había transcurrido, pero abría la boca en una mueca curiosa, como dándole un consejo, mostrándole el proceso de gritar, indicándole algo. Le estaba diciendo que debía gritar. ¡Claro! Los había defraudado. Los pixies esperaban un grito suyo, un grito de

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

305


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

miedo, de horror, de asco, un grito como el que sabían lanzar sus amigas. ¡Era eso! ¡Querían que gritara! Y tímidamente al principio, con la timidez del que tiene miedo al ridículo, lo intentó. Gritó y se obligó a gritar. Gritó cuando la metieron en el armario lleno de cucarachas, gritó cuando hicieron girar la cama como una peonza y gritó cuando una serpiente se le paseó por todo el cuerpo antes de enroscarse en su cuello y dormirse plácidamente. Los pixies se dieron por satisfechos al tercer grito y Marina lamentó no ser más gritona y haber acabado antes. Pepinho y Salvatore bostezaron agotados, pero satisfechos con su tarea. -La reina estará contenta. -El pelo le ha quedado hecho un asco. -Y apesta – fueron comentando mientras abrían la ventana y gesticulaban con grandes aspavientos. Marina, asustadísima, oyó piafar un caballo. -¿Ya está? - preguntó una voz femenina con impaciencia. -Aquí la tenemos. Preparada para el tributo. -Traedla, rápido, el tiempo se acaba y su majestad se enfadará. Marina sintió una inquietud en aumento. ¿Se la llevaban? ¿Dónde? ¿Su majestad era Oonagh? ¿De nuevo caballos? Los pixies la agarraron con fuerza y la arrastraron hasta la ventana. Allí, frente a la casa, estaba detenido un vetusto carruaje conducido por una rubia muchacha. Cuatro briosas yeguas blancas como la nieve tiraban de él.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

306


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Deprisa, metedla antes de que amanezca. No aceptan tributos después del primer rayo de sol. -¿Adónde me lleváis? - gritó asustada.

307

-¡Hacedla callar! - ordenó la muchacha a los duendes. Una vez amordazada y con las manos atadas, los dos desagradables personajes la lanzaron sobre los asientos de terciopelo del carruaje y cerraron la puertecilla. -Buen viaje. La doncella azuzó los caballos blancos y el carro salió disparado.

Transcrito por Martikka.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 32 Los Tuatha De Danann.

C.

C. cerró la ventana tirando. Ni rastro de Ángela. Llevaba un montón de rato esperando como un tonto y nada. Lo había engañado de nuevo y él había tragado su anzuelo. Se metió en la cama y retomó el libro de los Tuatha De. Por culpa de la pija se había desvelado. En la primera batalla de Montura los Tuatha De Danann luchaban a las órdenes del rey Nuada. Sus más famosos caballeros eran Ogma, célebre por su fuerza y elocuencia, Dagda por su astucia, y Diancencht, médico y dios de la medicina, junto con su hijos Cian, Cu, Cethan y Miach. En la encarnizada lucha Nuada perdió su brazo derecho, aunque consiguió vencer a los Fir Bolg puesto que mató a su rey. Diancecht curó su terrible herida y le proporcionó un brazo de plata. Desde entonces fue conocido como Nuada Brazo de Plata, pero precisamente a causa de su brazo Nuada no podía continuar reinando, ya que las leyes sagradas de los Tuatha de Danann establecían que un rey debe estar entero. Los tuatha habían vencido pero se encontaban sin rey. Escogieron entre ellos a Eochaid Bres, el bello, hijote una mujer muy hermosa llamada Elotha, un joven aguerrido, fuerte y valiente del que, Sin embargo, nadie sabía nada acerca de su padre. Elotha guardaba celosamente su secreto puesto que Bres era hijo de un caudillo fomoriano. Bres fue elegido monarca de los Tuatha de Danann con la condicion de que abdicaría si los Tuatha estaban descontentos con él. Bres acepto y para cellar la tregua con los Fir Bolg se casó con Tailltiu, la viuda de su rey muerto en batalla. Al mismo tiempo Cian, hijo de Diancecht, el médico, se casó con Ente, hija del gran guerrero Balor Ojo Maligno, rey de las islas.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

308


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

El reinado de Bres fue tiránico e injusto para con los Tuatha y pronto les exigió tributos, le impuso castigos, y dictó leyes crueles. En cambio sus decisiones favorecían a los Fir Bolg y a los fomorianos. Los Tuatha expresaron su descontento y le exigiron que abdicara, ya que esa había sido su condición. Bres pidió siete años de tiempo, que le fueron concedidos. Pero durante ese período Bres, ya que conocía sus orígenes fomorianos gracias a la confesión de su madre Elotha, traicionó a su pueblo y se dispuso a organizar un poderoso ejército de fomorianos para aplastar a sus propios súbditos. Los Tuatha De necesitaban desesperadamente un caudillo, un rey en torno al cual unirse para defender su tierra y sus derechos. Y entonces se produjo la curación milagrosa de Nuada, que tuvo trágica consecuencias. Miach, hijo de Diancecht, mandó desenterrar el brazo de Nuada y lo restituyó sano y salvo a su cuerpo, devolviendo al rey su dignidad y su entereza. Los Tuatha De volvían a tener un rey leal y valiente, pero Diancecht se sintió terriblemente celoso de las artes curativas de su hijo Miach y lo mató tras cuatro intentos. Afortunadamente, sus conocimientos no murieron con él. La leyenda dice que en su tumba crecieron trescientas sesenta y cinco platas curativas, una para cada una de las articulaciones y tendones, que su hermana las recogió y las clasificó, pero que Diancecht, de nuevo celoso, las mezcló para que nadie conociese su utilidad. Y en esos tiempos revueltos de traiciones y venganzas fue cuando en la corte de los Tuatha De apareció Lugo Brazo Largo, un héroe que cambiaría el curso de los acontecimientos. Lugh Brazo Largo era hijo de Cian y Ente, nieto de Diancecht y de Balor. Reunía todos los atributos que deben poseer un guerrero y un hombre sabio. Dominaba todos los oficios y todas las artes de guerra; era fuerte, osado y astuto. Se enfrentó al mejor ajedrecista de la corte y lo venció, y su fuerza superó al guerrero más poderoso de los Tuatha. Luada lo admitió entre los suyos y Lugh fue el caudillo que guió a los Tuatha en la segunda batalla de Moytura. Fue Lugh quien estableció que cada noche Diancecht sanaría a los heridos y resucitaría a los muertos, y que Goibniu, el herrero, repararía las armas dañadas. Magos, druidas, coperos, carpinteros y músicos cerraron filas en torno a Lugh Brazo Largo y acordaron que junto con Dagda y Ogma visitara a las tres diosas guerreras de Irlanda para aprender a

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

309


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

luchar. Dagda consiguió el favor de la diosa Morrigan, que les prometió favorecerlos. En los preparativos para la gran batalla los Tuatha De estaban necesitados de tiempo, con lo cual, el astuto Dagda engañó a los fomorianos comiendo unas gachas inacabables que le convirtieron en objeto de burlas. Finalmente, la vigilia de Samain, tuvo lugar la segunda batalla de Moytura, que prometía ser sangrienta y encarnizada. Con gran fragor de gritos y metales se enfrentaron los dos ejércitos. Si bien las fuerzas al principio estaban igualadas, pronto la moral de los Tuatha De les permitió ganar terreno a los fomorianos. Y es que cada mañana los muertos de los Tuatha De regresaban a la batalla con vida y también milagrosamente las armas rotas volvían a estar reparadas y dispuestas para herir y matar. Aunque los fomorianos llenaron de piedras el pozo mágico donde Diancecht y sus hijos sumergían a los heridos y a los muertos para sanarlos y atacaron al herrero Goibniu, los Tuatha De no se rindieron. Y llegó el día en que los dos ejércitos se lanzaron a la batalla final sin cuartel y sin esperanza. La carnicería fue espantosa y Lugh Brazo Largo, desde un resplandeciente carro de plata, arengaba a los guerreros Tuatha contra los fomorianos liderados por el temible Balor Ojo Maligno, su abuelo. Balor venció a Nuada, el rey de los Tuathas, y lo mató. La victoria se decantaba hacia los fomorianos, pero Lugh Brazo Largo retó a su abuelo, el gigantesco Balor, cuyo ojo maligno envenenaba fulminantemente a aquéllos a los que miraba. Fueron necesarios cuatro hombres para abrir el párpado de Balor, y cuando lo consiguieron, el joven Lugh, armado con su honda, le lanzó una piedra con tanta fuerza y tan buena puntería que le atravesó el ojo maligno y la piedra quedó incrustada en el cogote. Los Tuatha, hundida la moral de los fomorianos y muerto su jefe, lucharon con renovadas fuerzas y los obligaron a retirarse hasta el mar, donde conducidos por Bres el Traidor huyeron con sus barcos. Los muertos fueron tan numerosos como las estrellas que llenan los cielos en verano.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

310


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

La segunda batalla de Moytura dio la victoria a los Tuatha De, que reinaron muchos años en la verde Eyre bajo la protección de Morrigan, la diosa de la guerra que desde las colinas entonó su himno de victoria y otorgó su favor a los vencedores. Y todo hubiera permanecido igual si no hubiera sido por la profecía que vaticinaba la llegada de los hijos de Mil, que finalmente conquistarían la tierra de Irlanda y arrebatarían el poder a los dioses para concedérselo a los hombres. Y así fue. Muchos, muchos años después salieron de la Península Ibérica los hijos de Mil. Eran Emer, Donn y Eremon. Los milesios. Habían visto Irlanda, sus pastos, sus ríos, sus costas, en una visión mágica, y decidieron emprender su viaje para conquistarla. Inspirados por el mago Amergín, un gran poeta, la flota se acercó a Irlanda y se dispuso a desembarcar, pero los Tuatha De se sirvieron de la magia druida para hacer desaparecer la isla. Tras completar tres vueltas mágicas la isla volvió a aparecer y pudieron tomar tierra la noche mágica de Beltane. Las diosa de Irlanda les dieron la bienvenida y les vaticinaron un victoria, puesto que era eso lo que la profecía anunciaba, pero Donn ofendió a la diosa Erin, que se convirtió en su enemiga. La ofensa de Donn a la diosa Erin aplazó la conquista de Irlanda hasta que Amergín consiguió aplacar la furia de las diosas y Donn pereció ahogado en el mar junto con sus hombres. Entonces los milesios, los hijos de Mil, vencieron en batalla a los Tuatha De, pero accedieron a firmar una tregua, puesto que sus fuerzas y sus poderes estaban igualados. Acordaron dividir la isla en dos territorios. El de la superficie sería para los hombres, los hijos de Mil. El del subsuelo, bajo la tierra del interior de las colinas, pertenecería a los dioses, los Tuathas De Danann. Y así fue cómo los Tuatha De Establecieron su corte bajo las colinas, en el castillos de Knokma, manteniendo sus costumbres, sus protocolos y su afición por la música, el ajedrez, el hurling y los caballos. Los Tuatha reinan en la tribu de los Daoine Sidhe y gobiernan el mundo feérico.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

311


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Son la casta aristócrata de gnomos, hadas y seres mágicos, incluidos los más monstruosos. Según testimonios que han presenciado la majestuosa cabalgata de los Tuatha De, la que celebraban cada siete años en la fiesta de la cosecha, desfilan mil cuatrocientos corceles con sus mil cuatrocientos jinetes portadores de una lanza de oro. C.C bostezó y cerró la página. A pesar de leer para distraerse no había podido quitarse a la pija de la cabeza durante todo el relato. ¿Qué relación tenía con los Tuatha De? ¿Y con la cabalgata? ¿Por qué le llamó a esas horas de la noche? ¿Dónde demonios se había metido?

Transcrito por Maledeoz.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

312


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 33 Marina.

L

e hubiera gustado saber dónde se había metido, pero no podía hablar porque estaba amordazada. Tampoco moverse porque estaba atada de pies y manos y echada de cualquier manera sobre el asiento trasero de un carruaje. Arriesgándose a romperse el cuello, torció la cabeza hasta alcanzar con la vista un resquicio de la ventanilla. El carruaje avanzaba veloz y sin traqueteos atravesando las nubes y sorteando la cima de las colinas. ¡Estaba volando! ¡Increíble! Lo mismo debió pensar el águila que al verlos soltó a su presa del asombre. ¿Dónde la llevaban? ¿Qué querían de ella? ¿La conducían ante la presencia de Oonagh, la reina celosa? A esas alturas estaba segura de a quien servían los pixies y de quién obedecía órdenes la rubia doncella que guiaba a los caballos. Nada bueno podía esperar de quien la secuestraban en contra de su voluntad. El carruaje comenzó a descender y a descender. A su alrededor, perdido el destello de la Luna, la oscuridad se hizo más densa. Marina pronto se dio cuenta de que se precipitaban por un vertiginoso túnel adentrándose en las entrañas de la Tierra. Un escalofrío la izo estremecerse. Fuese cual fuese su destino, estaba cada vez más negro. La caída libre la dejó sin resuello y cerró los ojos inconscientemente. Al abrirlos, el carruaje se había detenido y la portezuela se abrió bruscamente. -Venga, sal, no tenemos mucho tiempo.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

313


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

La joven rubia le ofrecía la mano, pero Marina no podía tomarla ni ponerse en pie. Gimió con la boca y agitó la cabeza para que se diera cuenta de su situación. La joven frunció el ceño. -¿Pero que te han hecho esos dos? Y con los dedos resueltos la desligó de sus ataduras y arrancó la mordaza de su boca. Marina trató de ponerse en pie, pero cayó al suelo. Tenía las piernas dormidas y los tobillos hinchados por efectos del correaje. -Pues vaya. Yo no te puedo llevar en brazos – se molestó Miah repicando nerviosamente contra el suelo. -¿Adónde vamos?- osó preguntar Marina con un hilillo de voz. La muchacha no quiso no mirarla a los ojos. Evadió la respuesta y masajeó los tobillos. -¿Así está mejor? -Sí, gracias. -Anda, intenta caminar un poco. Marina tanteó el suelo con un pie, luego con el otro y caminó con precaución. -¿Vamos muy lejos? -No mucho- señaló vagamente la joven rubia. Marina echó una ojeada a su alrededor y le dio muy mala espina. Se encontraban en los calabozos de un castillo. Los techos cóncavos y ennegrecidos, las paredes de piedra rezumando agua, las celdas con sus puertas de barrotes de hierro oxidados. A lo lejos, una antorcha iluminaba

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

314


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

tenuemente lo que parecía ser una sala algo más amplia con un pozo en el centro. ¿Pretendía encerrarla? ¿Torturarla? -Beberemos un poco de agua- propuso Miah, intentando dar un tono distendido a su propuesta. Marina fue rápida y por si acaso rehusó amablemente. -No, gracias, no tengo sed. La joven se desconcertó. -Pues aunque no tengas sed nos detendremos. Yo si que quiero beber. Marina detectó algo extraño en su carcelera. Vacilaba. Parecía insegura y poco convencida de ella misma. Decidió atacar por ese flanco. -¿No me irás a hacer daño? La joven no respondió y en cambio aceleró el paso. -Vamos, deprisa, que tengo mucha sed. Marina se mosqueó. Así pues le iba a hacer daño. -Yo no le he hecho nada a nadie. Soy inocente. Le gustó la frasecita. Quedaba muy autentica, muy de película policíaca. Seguro que habría sembrado la duda en su rubia cabeza. -Además, soy menor de edad. Quiero decir que no soy responsable de mis actos. Quiero decir que, si algún acto infringe vuestra ley, yo no tengo la culpa. Vaya, eso quedaba algo peor. Daba a entender que si había hecho algo malo, pero que se desentendía. La joven la miró atónita. Seguramente no había comprendido ninguna palabra. Como siempre, Marina hablaba más de la cuenta y

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

315


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

se metía en terrenos resbaladizos. Llegaron junto al pozo y la joven rubia intentó levantar la loza que lo cubría sin conseguirlo.

316

-Anda, ayúdame. Marina miró a su alrededor presta para huir. Era un buen momento. Su carcelera tenía ambos brazos ocupados y ella estaba libre y sin ataduras. Así pues se lanzó a una carrera loca en dirección a un túnel sin calcular hacia donde se dirigía ni cómo. -¡Detente!- gritó Miah- ¡Cuidado! Marina aceleró el paso, pero a la tercera zancada hacia la libertad quedó inmóvil y pretendida de una red pegajosa. -No te muevas. ¡No te muevas ni un milímetro!- chilló Miah tras ella. Marina dejó de respirar y vislumbró en la oscuridad unos ojillos relucientes y el extremo de una pata peluda que pugnaba por acercarse. Era una araña gigante a punto de inocularle su veneno. No supo si le aterrorizaba más el asco o el miedo. Por suerte, Miah se interpuso entre ambas. -Lo siento, señora Meg. Se me escapó. Ante el estupor de Marina, la señora Meg, una araña de más de dos metros de diámetro, respondió con afectación: -Es mi presa, querida Miah. Ya sabes, me corresponde. Miah se impacientó. -No es una prisionera, es mi invitada. -No me importa. Ha caído en mi telaraña y ahora es mía. Ése es el trato.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Marina comenzó a sudar. Había huido del fuego para caer en las brazas. La araña parecía mil veces más peligrosa que la rubia Miah. Intentó desprenderse de la telaraña pegajosa, pero sólo consiguió enredarse más en ella. -Es el trato para los prisioneros fugados. Repito que esta milesia es una invitada de Oonagh. -No me hagas reír, querida, no me hagas reír. Conozco el final de las invitadas de Oonagh. Marina se estremeció. Así pues, ser la invitada de Oonagh era el equivalente a ser una víctima. Vaya, vaya con la reina de los Tuatha De… -Lo siento, señora Meg, no acostumbro a ser maleducada, pero en este caso mis órdenes proceden directamente de la reina Oonagh… Tela de araña, tejida en la noche con hilo de seda, tela de araña que gime y que sueña, envuelve a tu dueña. Las palabras rotundas de la dulce Miah tuvieron un efecto inmediato. Marina sintió cómo el hilo pegajoso se desprendía de sus brazos y piernas y pronto se sintió absolutamente liberada. No ocurrió lo mismo con la señora Meg. -¿Qué me haces? ¿Cómo te atreves a inmovilizarme a mí, a la señora Meg? Pagarás por esto, doncella insolente. Afortunadamente, uno de los hilos de su propia telaraña tapó su boca y la enorme bestia calló. Miah se encaró con Marina. -Ya has visto lo que te espera si intentas huir. Más te vale obedecerme. Resignación y desconcierto. Marina sabía que Miah tenía razón, pero también sabía que no podía confiar en ella: era la esbirra de Oonagh. -Ayúdame a retirar la losa.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

317


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Esta vez ayudó a mover la pesada estructura que tapiaba la entrada del pozo. Al acercarse, un aire gélido acarició sus mejillas. Miah se inclinó sobre el negro agujero y habló con voz metálica: -Señor del averno. Estamos aquí para honraros en nombre de la reina Oonagh. Marina pretendió echarse para atrás, pero las piernas le temblaban tanto que apenas podían sostenerse. Del interior del pozo unas manos frías y viscosas recorrieron su cara y sus mejillas. Quiso gritar, pero, como siempre, no pudo emitir ni un sonido. Su cuerpo estaba embrujado y no respondía a su voluntad. -Señor del averno, ¿aceptáis nuestra ofrenda en nombre de la reina Oonagh? Marina se sintió lánguida, falta de voluntad, prisionera de nuevo de una voluntad más fuerte que la suya, que la empujaba con delectación a asomarse al vacío y a dejarse caer en él. Absurdo. Tenía vértigo y en cambio deseaba lanzarse a la nada. Y de pronto, una voz cantarina se interpuso entre el hechizo y ella: -Os habéis equivocado. Era el hombrecillo del sombrero. -¿Qué haces tú aquí? ¿Desde cuándo los leprechauns bajan a los calabozos?preguntó Miah. -Ésta no es la muchacha que esperan- contestó el pequeño leprechaun de sonrisa aviesa y ojillos traviesos, sin responder a la pregunta de la doncella Miah. Hablaba con un tonillo burlón. -¿Cómo?- exclamó la muchacha rubia con destellos en los ojos. -Ella no es la milesia que busca Oonagh. El rey de la corte oscura se enfurecerá por esta ofensa.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

318


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Miah enmudeció. Marina sintió como sus ojos la traspasaban. Luego se encaró con el hombrecillo. -¿Qué quieres decir? -Mírala bien. ¿Tú crees que este es el capricho de su majestad? La doncella repasó a Marina; estaba sucia, descolorida, con cabello mal cortado, desteñido y hecho un asco. El leprechaun murmuró: -La reina tiene muy mal carácter. Las equivocaciones las hace pagar caras. Un tributo equivocado es una gran equivocación. La doncella volvió a mirar a Marina, que, agarrándose a un clavo ardiendo y repentinamente envalentonada, ratificó las palabras del leprechaun. -Te has equivocado. Yo no soy la persona que buscáis. Miah dudó. Le temblaban las manos y el corazón le latía ruidosamente. -No puede ser. Los pixies te entregaron. Estabas en el lugar adecuado. Marina supo que tenía que dar una explicación coherente pera que Miah, medio convencida, la creyera. -Me cambiaron de casa en el último momento. -¿Cómo dices? Marina continuó con su nueva versión. -Yo no tenía que ir a esa casa, pero la chica a quien le correspondía se puso enferma y la sustituí. Creo que era muy, muy guapa- lo cual era una verdad rotunda.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

319


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿Y bien, Miah?- clamó una voz desde las profundidades. Miah trastabilló y dio un paso atrás al recibir bruscamente el aliento frío en sus mejillas. -Estamos esperando vuestra ofrenda- inquirió el ente que hablaba desde los abismos. Miah, con voz temblorosa, susurró: -Ha habido un pequeño error, señor, pero lo resolveremos. -¿Cuándo?- exigió la voz oscura. -Pronto, muy pronto. Un suspiro helado hizo sentir su contrariedad. -Vuestros errores nos causan molestias. -Sí, señor, lo sabemos, y seréis recompensado- tras lo cual, Miah, muy nerviosa, indicó a Marina con un gesto que la ayudara a recolocar la losa. Marina, rauda, se apresuró, esa vez sí, a tapiar la horrorosa puerta hacia los infiernos. Entonces el hombrecillo la tomó de la mano, una mano cálida y confortable. -Ya me ocupo yo de la niña. Miah estaba tan trastornada que se olvidó de ellos. -¡Tuya es, te la regalo!- gritó Miah al duende. Se sentía rabiosa con los pixies, así que se dirigió al carruaje hablando sola.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

320


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿Cómo han podido estar tan ciegos? ¿Cómo han podido ser tan estúpidos? Pues claro que no es rival de su majestad. ¡Ni siquiera es rubia! Montó en el pescante, tomó las riendas y el látigo y azuzó a los caballos blancos, que piafaban impacientes. La carroza salió al galope dejando a Marina y al leprechaun solos en la oscuridad. El leprechaun encendió un farolillo y le señaló una modesta montura. Era una simpática mula que aceptó complacida el peso de ambos. - Te devolveré a tu casa. Marina aún tuvo tiempo de recodar lo que le esperaba en su supuesta casa. -¡No, en mi casa no! Déjame en casa de C. C . - Donde tú me digas. Y ahora agárrate fuerte, que comenzamos a volar. Marina se sujetó a la barriga del simpático hombrecillo y sintió el soplo del viento en sus mejillas. -¿Cómo te llamas? -Cock. -Muchas gracias, Cock, me has salvado la vida. -¿Por qué? -Me envió el chambelán Diancecht para vigilarte y protegerte. -¿El chambelán Diancecht? - El servidor el rey Finvana,

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

321


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Marina ató cabos. -O sea que el rey Finvana me protege de la reina Oonagh. -Mañana por la noche sin falta deber estar en la cabalgata de los Tuatha De. El rey Finvana te esperara. Marina tembló. Hubiera deseado salir huyendo de ese lugar y aludir sus responsabilidades para regresar a su tranquila academia de matemáticas. Pero la vida de su hermana Ángela y la de Patrick estaban en juego. Al salir a cielo abierto, la lluvia azotó sus cuerpos con violencia. -¿Y esto? -Llueve un poco. -¡Un poco dices! Llovía a mares cuando leprechaun se detuvo en una calle mal iluminada. -Esa puerta es la de la casa de tu amigo. Está durmiendo tras esa ventana. Mariana se despidió, agradecida, del amable leprechaun, saltó a la calle y corrió bajo la lluvia torrencial que inundaba las aceras y que, galopando por las calzadas, arrastraba triste bolsas de plástico y latas vacías de Coca-Cola. Era imposible que si golpeaba la ventana pidiendo asilo C. C. acudiese en su auxilio. Pero en ocasiones los improbables- tal vez por intervención de la magiase convierte en probables y acaban siendo posibles. Y eso sucedió esa noche. C. C. abrió la ventana soñoliento y al verla de aquella guisa le adelantó una mano a la que Marina, ni corta ni perezosa, se asió para trepar por la escalera de incendios y entrar en la angosta habitación repleta de literas y de pequeños holligans roncando. C. C. la miró de arriba abajo y le hizo una sola pregunta:

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

322


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¡Qué horror! ¿Te lo han hecho los pixies? Genial. No le haría falta inventar una mentira complicada. Con C. C. podían entenderse. C .C. tampoco tuvo miramientos ni inventó eufemismos para decir las cosas por su nombre. -Apestas. Y era cierto. El pringue del tomate se había mezclado con el olor agresivo del queso rebozado de polvo de moqueta y con el líquido viscoso de la telaraña de la señora Meg. Que la lluvia había convertido en grumos y chorretones violáceos. C. C. la acompañó silenciosamente hasta la ducha, le prestó una toalla suya y, sin que Marina se lo pidiese, le ofreció unos calzoncillos, una camiseta y un chándal limpio que –aunque dos tallas más grande- le pareció calentito y confortable. Marina agradeció el jabón y la ropa seca y lo único que lamentó fue no haberse comido algunas de las aceitunas que le arrojaron los pixies. Estaba muerta de hambre. Sin embargo, el sueño tampoco le iba a la zaga en su lista de necesidades primarias. C.C le indicó una litera vacía. Marina subió casi a tientas y se metió dentro sin preguntarse de quien era. A los dos segundos C.C. – apurado- le rogó que le dejara un hueco. Marina se arrinconó contra la pared y cuando C.C. se metió en la cama comenzó a narrarle un bonito cuento acerca de unos dioses inmortales descendientes de Temed que la dejó catatónicamente dormida. Despertó unas horas después a causa de los zarandeos de C.C. Había pasado la noche, de eso estaba segura, porque algo parecido a la luz de la mañana entraba por la ventana sin persianas. La habitación estaba completamente vacía y apestaba a zapatillas de deporte sudadas, pero lo que la invitó a despertar fue el olor de un huevo frito con bacón que C.C., con el ojo hinchado (¿el izquierdo o el derecho?), le ofrecía orgulloso. Marina tomó el plato de sus manos y se tragó en un santiamén el huevo, el bacón y el pan. C.C. le retiró el plato antes de que sintiera la tentación de zampárselo. Al levantar la vista leyó en C.C. la misma mirada arrobada de las

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

323


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

madres cuando ven comer a sus criaturas. -Muy rico, gracias. Pero C.C. se disculpó.

324

-Ya no queda nada comestible. -No te preocupes. C.C. no le quitaba el ojo de encima. -Alucinante- exclamó al fin. -¿El qué? -¿Tú te has visto bien? No, Marina no se había visto. La noche anterior tuvo que ducharse con la luz apagada y salir a tientas del baño. Lo que sabía es que había perdido las tetas, parte del pelo y una lentilla. Decidió que prefería no verse. C.C. tampoco insistió, pero no dejó de mirarla en todo el trayecto que hicieron juntos hasta la escuela. ¿Por qué la miraba tanto? ¿Tan horrorosa estaba?

Transcrito por Maledeoz.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 34 C.C.

E

ra alucinante. No podía quitar los ojos de encima a la pija. Ángela se había trasformado, mejor dicho, estaba en periodo de transformación, como una crisálida de oruga convirtiéndose en mariposa. Aun tenía un ojo azulado mientras que el otro ya era completamente castaño. El pelo, antes rubio y largo, ahora eres oscuro y se había acortado ostensiblemente. Y las tetas, excesivamente grandes para su gusto, habían disminuido misteriosamente. Tan misteriosamente como había desaparecido su bronceado y se había achicado su altura. Ahora estaba preciosa. Parecía más pequeña, más frágil, más delgada y más niña que el día anterior. Y también más fresca y más natural. ¿Era posible o lo estaba soñando? En los últimos años había asistido a numerosos cambios de sus compañeras de clase, pero siempre sucedían al revés. De un día para otro aumentaban dos tallas de sujetador, tres de pantalones y crecían medio metro. Ángela había sufrido un cambio involutivo rejuvenecedor. Jamás había visto a una chica capaz de reducir su tamaño y cambiar el color de sus ojos. Aunque lo que más le gustaba era ese aire andrógino que le daba su chándal, su caminar ágil y resuelto, y su piel más blanca. Le recordaba a una hunter, irradiaba la luz evanescente de una elfa nocturna moviéndose con ligereza, capaz de trepar a un árbol o de saltar sin esfuerzo por encima de los charcos, dispuesta a echarse a volar en cualquier momento y a desaparecer entre las nubes. A lo mejor era por las zapatillas de deporte que calzaba, unas que hallo por la habitación y que ella se puso sin ningún reparo, con la misma naturalidad con la que había aceptado sus calzoncillos y su camisa. La pija molaba, se iba diciendo, mientras las estudiaba de reojo y seguía sus

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

325


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

complicadas explicaciones sobres los pixies. Según ella eran dos, se habían pasar por huéspedes italianos y la noche anterior la estuvieron torturando y la entregaron de nuevo a una rubia que guiaba cuatro yeguas blancas y que la condujo hasta las profundidades de las mazmorras de un castillo que comunicaba con la morada del señor del averno, a quien pretendía entregarla. Finalmente, huyo gracias a la ayuda de un leprechaun llamado cock. La historia era fantástica y algo increíble, sobre todo el episodio de una araña llamada Meg, pero a pesar de que C.C. intentaba concentrarse en la original experiencia feerica de Ángela, no podía quitarse de la cabeza que nunca había visto a una chica en calzoncillos. Tampoco había conocido a ninguna que oliese a pizza, porque Ángela, a pesar de haberte duchado, aun olía a pizza margarita. Algo avergonzado, recordó que durante la noche soñó que se la comía a pedacitos y que le sabia muy sabrosa, como una hamburguesa con Ketchup. ¿Tenía tendencias caníbales? ¿O le había alterado su proximidad? Era probable. Por primera vez había dormido a su lado. Porque Ángela se durmió al instante. El no, pero ella sí. Él le estuvo hablando sobre el fascinante mundo de los Tuatha de que acaba de descubrir y Ángela, con los ojos cerrados, soñaba al hijo de sus explicaciones. Le pareció curioso compartir un espacio tan pequeño y tan íntimo con una desconocida, pero se sintió cómodo y al cabo de un rato hasta le pareció lo más natural; y puesto que apenas tenía sitio y tenia caerse al suelo, pasó su brazo sobre su espalda y entrelazó los pies con los de ella, que estaban fríos. Ángela emitió un ronroneo de places al notar el calorcillo de su cuerpo y se apretó con naturalidad contra él. Todo parecía muy natural, excepto cuando comenzó a tener ganas de besarla y de comérsela. ¿O a lo mejor también eso era lo más natural del mundo? Pero C.C. se sintió confuso y tuvo que aplacar su excitación pensando en los Tuatha De Danann y sus gloriosas y sanguinarias batallas. Solo así consiguió dormirse. Fuese como fuese, y a pesar de no ser Thana ni gozar de sus perfección virtual, Ángela era la chica más original que había conocido nunca. Un ejemplar único de pija mutante con contactos feericos que le gustaban porque era capaz de sorprenderlo. Lo malo era que se estaba encariñando con ella y que cada vez que le gustaba un poco más. Lo peor, que se estaba convenciendo de que en el fondo Ángela tenía alma Friki. Le habían cautivado sus complicadas mentiras y sus flaquezas. Nunca había tropezado con una chica que confundiese la izquierda y la derecha, se pusiese calzoncillos, fuese victima de duendes

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

326


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

crueles y reinas celosas y tuviese los pies fríos. Era eso. Intuía que Ángela, a pesar de su aspecto imponente, no pretendía asustar y que hay radicaba su encanto, ¿y cuándo se había dado cuenta? C.C. suspiro recordando el momento mágico. La noche anterior rogó encarecidamente al destino que le diese una sola razón para continuar viviendo. En ese instante oyó un ruido en la ventana, levanto el rostro y formaba una peculica de chorretones rojos en sus mejillas que refulgían con curiosas fosforescencias. En ese momento sintió un chasquido en su ventrílocuo izquierdo, abrió la ventana y le ofreció su mano. Había sido un error, porque había olvidado que Ángela estaba colgada de otro, que probamente se había pasado la tarde entera en sus brazos y que los brazos del susodicho, junto con las piernas y todo lo demás, median casi dos metros y pesaban casi cien kilos. Tenia que se cauto para no llevarse un chasco – como el de Mimi – y alguna torta perdida. Ángela estaba loca por el entupido irlandés y hasta que no entendiera las tonterías que era capaz de decir en ingles no se le caería la venda de los ojos. C.C. se mordió la lengua y se recomendó prudencia y distancia. Ángela había acudido a él cómo vecino para que le limpiase los mocos, le hiciese de enciclopedia mitológica y le prestase una duche caliente y unos calzoncillos limpios. Nada más. Insistió en ese punto para no ponerse sentimental. No había nada peor que sentirse un chico kleenex, de usar y tirar. No quería colgarse de la pija y convertirse en su esclavo sumiso. No quería ser el friki zapatillas, fácil y cómodo, al que recurrir para echar una conversación, un sueñecillo y un desayuno, y luego correr a morrearse con el novio de verdad. No le daría ese gustazo a Ángela. No, mientras estuviese enrollada con el irlandés. Al fin y al cabo, se convenció, lo suyo con Ángela era una cuestión puramente comercial, técnica, limpia de sospecha emocional. Ella le pagaba por sus servicios y seria de tontos no cobrárselos. - Me debes veinte euros- comento con aparente indiferencia antes de subir al autobús. Con el rabillo del ojo observo como Ángela perdía aun más el blanco pálido de

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

327


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

sus mejillas. -Eran diez. Te prometí diez euros si te deshacías de Antaviana. -Y diez más por la cama, el desayuno y la información sobre los Tuatha De – lo dejo claro para que no hubiese malentendidos. Ángela carraspeo nerviosa, pero no le regateo por el huevo frío ni por la estrechez de la litera. Con talante sumiso lo acepto con una sospechosa humildad. - Es que solo tengo quince en metálico – se disculpo con un mohín encantador. C.C. trago saliva. No le había invitado a una disco ni a un cine ni a un cibercafé. Le había invitado a un bosque. Inaudito. Era la invitación más Friki de su vida. Cada vez le gustaba más la pija, y cada vez la encontraba más peligrosa. Exploraría ese terreno y averiguaría si pensaba compartir con él sus contactos con seré feéricos. - ¿y qué tiene de especial un bosque de noche? Su respuesta lo dejo tocado. -hadas… y… tal vez la cabalgata de los Tuatha. C.C. trago saliva. ¿Iba en serio? - ¿qué tipo de hadas? ¿Como Lilian? - eso. Hadas diminutas. Hadas de las flores de mil colores. Celebran su fiesta y me han invitado para que toque con ellas. Pero también querrían que un chico les acompañase con la armónica. C.C. no daba crédito. Era la oferta más salvaje de su vida. La mas absolutamente sorprendente y genial que le habían hecho jamás. Pero tanta felicidad no podía ser cierta. Era una trampa. Una trampa de chica.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

328


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- no tengo armónica. - por eso no te apures, se dónde encontrar una. Se dio cuenta de que el camino de las excusas estaba vetado. Solo le quedaba radicalizarse. -me parece una tontería enorme. Las hadas no existen. Ángela abrió los ojos y lo miro asombrada. -¿y los pixies? C.C. intento quitarle importancia. - te seguía la corriente. -¿y los Tuatha De? - mitos, leyendas…, majaderías. Ángela quedo afectada. Noto como buscaba las palabras para replicarle pero no las encontraba. -no puede ser que ayer estuvieras tan… tan comprensivo y hoy, hoy no me creerás… C.C. se sintió muy mal, pero prefirió eso a sentirse peor luego. - esta noche tengo que ir al cíber, mis amigos de la partida me esperan. - yo también y las hadas.- musito Ángela Decidió cortar por lo sano.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

329


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-pues si necesitas a un pringado que toque la armónica, ya puedes invitar a ese amigo tuyo que tanto te gusta…, el irlandés. Ángela callo y bajo la cabeza. -¿qué pasa?

330

Ángela no dijo nada, era evidente que se sentía mal. -dime, ¿ha pasado algo que no puedas explicar? Ángela callo y no respondió. C.C. sintió como se le cruzaban los cables al imaginar que tal vez el gigante tuviese algo que ver con el estado lamentable en el que Ángela llego a su casa. -¿ha sido él quien te hizo eso? Se había calentado y noto que le hervía la sangre enfrentándose imaginariamente al coloso celta. -no, no – se apresuro a rectificar Ángela – Patrick no me ha hecho daño, lo que pasa es que…. -¿Qué? -Que está mal. Mal podía querer decir muchas cosas. Podía querer decir deprimido, enfermo, accidentado, hecho polvo. C.C. la noto titubeante y bastante nerviosa. Le ocultaba algo sin duda. - está mal. Por eso no puede venir. C.C. no pudo aguantarse. - y me usas de sustituto.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Ángela lo negó con vehemencia. - no es eso. Es que a él las hadas no le interesan, solamente le intereso yo. Eso fue definitivo, para Ángela él era un chico sin sexualidad que solo estaba interesado en seres sobrenaturales, animales, minerales, y plantas. O sea, era insensible como una patata frita. -no puedo ir al bosque, gracias. Ya te he dicho que he quedado. Y para su sorpresa, su coartada se vio ratificada por una Lucí sonriente que llego a la parada del autobús con las mejillas arreboladas, se sentó junto a el con desparpajo y lo acaparo ignorando a Ángela. - esta noche iré al cibercafé. Te espero a las ocho. C.C. se quedo de piedra. - ¿cómo sabes que…? Lucí, repentinamente parlanchina, se confesó. -no hay manera de encontrar Wifi, ayer estuve buscando y quede chorreando; ósea que, si quieres jugar, tendremos que ir al cíber. C.C. se sintió extraño. Habitualmente las chicas le ignoraban siempre – o lo usaban para arreglarles los denatas – y de pronto una pija mutante le invitaba a ir al bosque para vivir una experiencia paranormal y una tímida empollona se sentaba a su lado y le pedía una cita para jugar en un cibercafé. Alucinante. Vivir para ver. ¿Entonces lucí era una Friki como él? En el autobús se sentó rauda a su lado antes de que Ángela o Antaviana pudiesen impedirlo y, en cuanto el autobús arranco, se arrimo y le soltó: -me muero de ganas de jugar... ¿tú no?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

331


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

C.C. la miro como si fuese un fantasma. - tú también… ¿Juegas? Lucí afirmo sonriente y le susurro muy quedo a su oído: -y se una cosa que tú no sabes. C.C. no daba más de sí para asimilar sorpresas. -¿Cual? - jugamos al mismo juego. C.C. abrió la boca de asombro y miro a lucí. Jamás hubiera imaginado que formara parte de su otra vida. Una compañera de aventuras virtuales. Una maga, una cazadora hunter o una bruja warlock. ¿Bajo qué personalidad se ocultaría Luci? - ¿cómo lo sabes? - lo vi. El otro día, en el cíber – insinuó guiñándole un ojo con complicidad. - ayer lo intente pero no conseguí encontrar wifi - en el pipi-can. - ya, pero se pudo a llover. - ¿estabas? - si - yo también fui

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

332


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- no me extraña, con la que caía… - se me murió el portátil. - ¿tienes portátil?

333

C.C. se azoro. Estaba hablando demasiado. - no, no era mío, me lo dejo un chaval de la casa. - ah Lucí suspiro. -yo ya sé que no debería, pero no podía aguantarme más. -¿Por qué no deberías? -Se lo prometí a mis padres. Demasiado para el body. Una alma gemela. -¿te castigaron a venir aquí para que no te conectaras? Lucí chillo de entusiasmo y palmeo. -¿a ti también? C.C. no se emociono, al revés, le pareció patético que su miserable existencia fuera similar a la de aquella tía tan rara. - no me dan pasta. - a mi tampoco – reconoció lucí - ¿cómo la conseguiste para ir al cíber?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

- vendí mis pulseras a Antaviana. C.C. ato cabos.

334

- ¿y el ordenador portátil? - le prometí hacerle los homework de todo el curso – admitió lucí, añadiendo con un guiño- : nos entendemos Luego suspiro profundamente y rozo su mano con la mano de C.C. -necesito conectarme.- reconoció con la misma naturalidad con la que un fumador admite que necesita un cigarrillo o un alcohólico que necesita una copa. A C.C. no le reconforto saber que otros sufrían sus apuros. Debería sentirse vinculado a lucí. Estaba pasando por su misma angustia, compartí sus mismas expectativas y soñaba con sus mismos sueños. Y en cambio le parecía tan distante como un calamar. No tenía las más mínimas ganas de ir al cibercafé con ella esa noche y lo más curioso era que los quince euros nuevecitos en su bolsillo no le tentaban. A su pesar, a pesar de las humillaciones que recibía de la pija, de su trato rudo, directo y algo tiránico, se moría de ganas de ir al bosque con ella. Le echo un vistazo a hurtadillas y le sorprendió mirándolo con disimulo. Venga C.C. se dijo. Toma la iniciativa si eres un Friki de verdad. Y en ese mismísimo instante lucí se inclino sobre su oído y le soltó por los bajines: - ¿qué tal los Tuatha? ¿Fue buena idea o no? C.C. trago saliva con lentitud. No podía ser. Lucí acaba de mostrar su carta. Lucí había estado la noche anterior en el juego. Lucí había participado en el raid. Lucí estaba de vacaciones en Irlanda. Lucí tenía problemas de conexión. Lucí había propuesto atacar el castillo de los Tuatha De Danann. Lo sabía. Lo detectaba. La antipática natural hacia los seres humanos o virtuales no puede disimularse.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Lucí le caía fatal. Lucí era Mirior.

335 Transcrito por Ana Gabriela.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 35 Marina.

L

uci no dejaba ni a sol ni asombra al friki. Lo tenían monopolizado desde que llegó, se sentó a su lado y se le enganchó como una lapa. No había habido ocasión de separarlos porque Luci, como un pulpo celoso, lo tenía sujeto con todos sus tentáculos.

Marina no podía competir con Luci en tamaño ni empatía. Probablemente, le estuviera hablando de pedagogía inglesa. Aun le escocía el rechazo de su invitación nocturna. No había sido suficientemente seductora, no había usado las armas de una mujer que tan bien le habían funcionado con Patrick. ¿Sería capaz de recordar donde tenía la cadera? ¿A quién se le ocurría hacerle la propuesta de acudir al bosque con tan poca gracia? Había ido al grano, como quien propone un negocio de compra y venta de ruedas de camión. ¿Vienes al bosque de noche a ver fenómenos paranormales? Sí o no. Nadie en su sano juicio aceptaría una propuesta tan siniestra. No. Ángela no lo hubiera hecho así. Ángela habría creado misterio, emoción, y, sobre todo, habría ofrecido la promesa vaga de algo seductor e interesante parecido a ella misma. Ángela se quería, Marina sólo se quería cuando era Ángela. Por eso, siendo simplemente Marina, no había sabido escoger el cebo de su anzuelo. La coquetería era su punto débil. Nunca había recurrido a ella. Las caderas, el guiño, un beso. Suspiró pensando en Patrick. Pero C.C. no era de esos que se vuelven locos por las chicas y menos por ella. Le iban más las situaciones límite, o la pasta. Y mientras trataba de acercarse en vano al asiento de C.C. y Luci, Antaviana la cazó de un abrazo y con su habitual tozudería la obligó a sentarse a su lado. Luego, con toda la ingenuidad que pudo fingir una mentirosa contumaz, le preguntó: -¿Así pues te gustó la Torre?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

336


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿Qué Torre? Marina, pendiente de C.C., apenas recordaba los incidentes del día anterior. -La Torre Martello, cuál va a ser –puntualizó Antaviana con sadismo. No podía creerlo. Además de tramposa era cínica. -¿Y cómo que finalmente fui allá? -Porque no estabas en casa a las doce de la noche. La pobre Mrs. Higgins quería llamar a la policía. Marina desconocía ese dato. -¿Ah, sí? -¿Qué te pasó? ¿Te perdiste a la vuelta? -Sí, eso, me perdí en un bosque –respondió con retintín haciéndose la interesante. -¿Y ese disfraz tan horroroso? –comentó señalando el chándal de C.C. La desfachatez de la niñita la irritó y cometió un error en el que las chicas sensatas no incurren jamás: alardear ante un rival. -Finalmente me decidí por la Torre del Castillo, me encontré con Patrick y estuve enrollada con él toda la tarde y toda la noche. Antaviana sonrió irónica. -Ja de jamón. Yo sí que estuve con Patrick. Pero Marina estaba tan encantada con su ingeniosa hazaña que mostró sus

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

337


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

cartas sin guardarse ninguna en la manga. -Mira, guapita, yo pagué a C.C. para perderte de vista. Fue fácil. En cuanto te largaste con C.C., yo me quedé con Patrick.

Touché. Antaviana se puso púrpura, violeta y amarilla, todo a la vez. Su cara era una mezcla de estupefacción, odio y desolación. Marina temió que el impacto de saberse engañada fuera demasiado para el corazón de una niña sensible. Pero Antaviana no era una niña sensible, era más dura que un coco. -Dame una prueba. Una sola prueba de que estuviste con él. Marina le mostró sus labios hinchados y su barbilla ajada. -Esto es de los morreos. -Te podrías haber morreado con C.C. Este chándal es suyo. Marina se enfadó. Qué mal gusto, suponer que se había enrollado con C.C. -¿Estás loca? -No, no estoy loca. Os he visto salir de su casa juntitos. Marina calló unos instantes. La enana tenía espías. -Fui a buscarlo. -¿Y te dejó un chándal? -¿Y cómo sabes que este chándal es suyo? -Porque está marcado aquí. Efectivamente, muerta de vergüenza, Marina descubrió un bordado de mamá Cicerona con las iníciales C.C. cosidas en el bolsillo delantero. Ya no podía negar

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

338


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

la evidencia. -Me lo ha dejado porque hemos hecho un trato. -¡Ja! Estuviste con C.C. y me quieres hacer creer que estuviste con Patrick. ¿Cómo se permitía dudar esa enana de su capacidad de ligar con Patrick? -Si C.C. estaba contigo no podía estar conmigo. Antaviana no se daba por vencida. -Quedasteis después. -¿No te crees que estuve con Patrick? -Pues no, mira, no me lo creo. Y Marina cantó: -Cogimos un autobús y fuimos a un bosque. -¡Ja! Y os estuvisteis toda la noche en el bosque. Y me lo voy a tragar. De pronto, Marina recordó que llevaba su móvil. Y fue lo suficientemente idiota para enseñárselo a la enana. -Mira, es su móvil. Efectivamente, no había dudas. Era una marca diferente, la foto de la pantalla era de Patrick y en la agenda de direcciones los nombres eran de irlandeses e irlandesas. Antaviana, sin embargo, era muy científica y no aceptaba faroles sin hacer antes sus comprobaciones empíricas. Sin duda podría haber sido una magnifica agente de la CIA. Sacó su propio móvil, marcó el número que Patrick le había dado la tarde anterior y, al cabo de unos segundos, sonó el aparato. Antaviana se llevó una

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

339


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

mano a la boca y se mostró escandalizada. -¿Se lo has robado? Marina se dio cuenta tarde de que había ido demasiado lejos y de que le sería difícil rectificar. Dijese lo que dijese no era normal que llevase el móvil de Patrick encima. Nadie le deja el móvil a otra persona excepto si está muerto. -Me pidió que se lo guardase. -¿Por qué? -No te importa. Antaviana, en sus trece, la atacó. -Sí que me importa porque se lo robaste, se lo cogiste sin que lo supiera. Tenía razón, y dijese lo que dijese la liaría. Antaviana, especialista en ese tipo de bolas de nieve, conseguiría hacerla hablar más de la cuenta. En cuanto el autobús se detuvo ante la puerta de la academia, Marina saltó al suelo para huir de Antaviana. No fue la única protagonista de las huidas del día C.C. la alcanzó providencialmente y le hizo una propuesta insólita: -Te invito a desayunar en la cafetería. -¿Tú? -Sí, con tu dinero. -¿Y la clase? -Nos la saltamos. Aceptó encantada. Así tendría ocasión de convencerlo, son sus artes de mujer,

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

340


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

para ir al bosque con ella. Se pidió un cruasán, un bollo de crema, una ración de pastel de chocolate y un vaso de leche, y se lo comió todo con glotonería sin acordarse de que tenía que seducir a C.C. Mientras se chupaba los dedos de chocolate probó con un guiño y C.C. se la quedó mirando sorprendido. Marina insistió. Guiñó de nuevo el ojo derecho (¿o el izquierdo?) y preguntó: -¿Qué? ¿Te animas a venir al bosque esta noche? Pero C.C. no la escuchaba, la observaba preocupado. -¿Te duele? Marina no supo a qué se refería. -La mejilla. ¿Te has mordido la lengua o algo así? Marina entendió que se refería a su supuesto guiño. ¿Tan mal le salía? Y recordó el movimiento de caderas insinuante. Se dio la vuelta y caminó contoneándose hacia el mostrador con tan mala pata que perdió el equilibrio, cayó y se derramó la leche sobre el chándal. C.C., solicitó, la ayudó a levantarse, tomó un pañuelo de papel y la limpió. -Te han fallado las rodillas, caminabas muy raro. Debes de haber pisado algo resbaladizo. Marina sintió ganas de llorar, pero todavía la quedaba una última oportunidad. Aprovechando que C.C. estaba muy carca y que le pasaba con delicadeza el pañuelo por la cara, se puso de puntillas, adelantó la barbilla y le besó. Total. Un beso es un beso, pensó Marina con frivolidad. Una mercancía, una promesa de futuro, una promesa de futuro, una especia intercambiable por la vida de Patrick. Pero le gustó.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

341


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Y lo más curioso es que C.C. se lo devolvió con ímpetu. Con tanto ímpetu que la arrimo contra la pared y le cortó la respiración. Y debió de suceder que estaba muy cansada o que se le acabó al aire o que tuvo un corte de digestión, porque de repente se le nublo la vista y perdió la noción del tiempo y del espacio y cayó por un torbellino vertiginoso que se tornó negro, negro hasta que un zumbido en los iodos y la nada la capturaron. Despertó en el despacho del director, estirada sobre su alfombra y empapada de agua. El mismo C.C. le había lanzado un vaso a la cara. -Lo siento. Te has desmayado –se justificó con los ojos brillantes y las mejillas arreboladas, encantado con su desmayo. -Luego, en un susurro le rogó: -Les he explicado que estabas mareada y que por eso te llevé a desayunar. No les he dicho que fue marreándonos. Marina no daba crédito. ¿Se había desmayado marreándose…? Y cayó en la cuenta de que había besado a C.C. y de que C.C. la miraba de una forma especial, tan especial que notó las mejillas ardiendo y rápidamente se llevó las manos a la cara. ¿Estaba enferma?

Transcrito por Jpame.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

342


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 36 Lilian.

F

invana estaba alicaído, extrañamente ensimismado en sus desgracias, pero Lilian detectó que su tristeza tenía que ver con su aspecto demacrado. Había adelgazado mucho y su rostro de óvalo redondeado se había endurecido. Ahora tenía los huesos

afilados y los pómulos, inquietantemente prominentes, resaltaban aún más la sombra azulada de las ojeras que le conferían un aire circunspecto. Hasta sus colmillos eran puntiagudos y proclives al mordisco. Lilian temblaba a pesar de que no le había levantado la voz ni una sola vez. Pero precisamente por ello, porque no se dejaba llevar por la ira ni se encendía en reproches, Finvana la atemorizaba más que antes. —Mi requerimiento es sencillo. Deseo ver a la milesia antes de la cabalgata. —Majestad, ya os he dicho que eso es imposible. Ella asistirá, pero no puedo asegurar su presencia antes de la hora prevista. Finvana acarició el cuello de su nervioso corcel para apaciguarlo. El animal percibía la agresividad de las palabras reales, su enfado reprimido. Finvana hablaba a Lilian con la autoridad y la distancia que exigía el protocolo. —Te he dado toda la confianza que un rey puede otorgar a un súbdito y ahora, tres años después, tengo derecho a exigir. Quiero ver a la milesia.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

343


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Lilian revoloteó para infundirse ánimos. —Vuestra confianza me honra, sólo os pido una pizca más hasta que llegue la noche y pueda devolveros con creces vuestros favores. Finvana espoleó ligeramente la grupa de su caballo y le permitió que rodease el círculo mágico y relajase su musculatura. —Hay rumores, Lilian, el bosque va lleno de rumores que me ponen en ridículo. Lilian tomó aire tres veces y preguntó con un hilillo de voz: — ¿Cuáles, majestad? —Se dice que la milesia es una estafa. Lilian parpadeó cinco veces sin intermitencias. — ¿Y vos os lo habéis creído? Finvana abrió la boca en un gesto que recordó el acto de comerse un sándwich de bacón. Tal vez su deseo oculto fuera precisamente zamparse un sándwich de bacón. —Se comenta que tiene un ojo de cada color, el pelo lacio y teñido, que carece de modales, que no sabe bailar, ni toca ningún instrumento y que no habla ninguna lengua. Que se pierde y confunde la izquierda con la derecha, que no juega al ajedrez y que ignora completamente el protocolo de palacio. Lilian se forzó a reír. Rió con ganas, como si le hiciese mucha gracia. —Ésta sí que es buena. Qué imaginación más truculenta tienen los pixies.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

344


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

— ¿Cómo sabes que han sido ellos? — ¿Quién si no? Son los leales servidores de Oonagh y Oonagh está muy celosa. Finvana se retorció la barba. —No quiero oír hablar de ella. No la soporto. Lilian insistió. —Eso que dicen los pixies es lo que Oonagh desearía. Ella quiere humillaros, por eso intenta embrujar a mi protegida. Me temo que si no me ayudáis, Oonagh acabe saliéndose con la suya y consiguiendo una criatura tan impresentable como la que acabáis de describir. — ¡Pues claro, es eso! —exclamó Finvana, súbitamente inspirado—. Está preparando el terreno para su venganza. Lilian simuló aflicción. —Y si no lo impedimos, Oonagh hará desaparecer a la milesia y la entregará a la corte oscura. —Eso jamás. Yo mismo enviaré a mi guardia real a protegerla. ¿Dónde está ahora? Lilian se azoró. —Escondida, para protegerse de Oonagh.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

345


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Finvana tensó las bridas de su montura para impedir que saliera galopando. Cada vez que escuchaba el nombre de Oonagh su evidente malhumor provocaba el pánico de su caballo. —Su nombre me enerva, no quiero pronunciarlo, a partir de ahora hablaré de ella como la Susodicha. — ¿La Susodicha? —se extrañó Lilian. Finvana le confesó con voz queda. —La Susodicha va pregonando por ahí que tiene un bailarín excepcional, que lo hará cabalgar a su lado y que abrirá el baile con él. Lilian rió. —Imposible. Eso es imposible. Finvana estaba hosco y rabioso. —Dice que lo halló enterrado en el bosque, bajo la hojarasca. Dice que es fuerte como un roble y bello como un olmo, dice que tiene los cabellos de fuego y los ojos verde mar, que es dulce como el anís y picaro como la madreselva. ¿Qué te parece? Lilian había enmudecido. Finvana malinterpretó su silencio. —¡¡¡Odio a la Susodicha!!! —explotó. Lilian, pálida como una muerta, apenas tuvo fuerzas para preguntarle de nuevo: — ¿Y vos os lo habéis creído?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

346


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

En lugar de responderle, Finvana pataleó como un niño y apretó los puños. — ¡Quiero la cabellera de la Susodicha!

347

La idea pareció gustarle. Rectificó su grito espontáneo y paladeó la venganza que llevaba siglos maquinando y que en un momento de lucidez había tomado forma espontáneamente. —Quiero que se quede calva por toda la eternidad. — ¿Quién, majestad? —La Susodicha. —Una excelente idea. —Excelente es poco. Es una idea fabulosa, maravillosa, genial, insuperable. ¿Cómo no se me había ocurrido antes? —Nunca es tarde, majestad. —Pues claro que no. Es lo que más le dolería, lo que más la humillaría. Lilian se estremeció imaginando la furia de Oonagh al verse sin cabello. —Naturalmente, majestad. Estaba impactada por la noticia. ¿Cómo demonios había podido ir a parar Patrick a manos de Oonagh? ¿Y cómo conseguiría transformar a la imperfecta Marina en una maravillosa criatura como su hermana Ángela? Y entonces se dio cuenta del terrible lío en el que estaba metida.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

¿Por qué era todo tan complicado para una pequeña hada?

Transcrito por Shuk-Hing.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

348


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 37 Marina.

S

u hazaña les precedía. Toda la escuela sabía que Marina se había desmayado en la cafetería y que, casualmente, C.C pasaba por allí y la salvó de romperse la crisma. Sin embargo, ésa era la versión oficial. La leyenda urbana que había corrido como la pólvora y que había hecho estragos de boca en boca decía que Marina y C.C. se estaban repasando en un rincón de la cafetería y que ella se había desmayado de pasión. Los compañeros le dieron un recibimiento de risitas y miradas cómplices y el profesor atendió a Marina con especial deferencia rogándole que se sentara en la primera fila y que si se sentía mal que levantara la mano. Lo que puede hacer un desmayo, pensó encantada. Naturalmente, el profesor no le pidió los homework (que no había hecho) ni la molestó durante toda la clase con preguntas estúpidas. Valía la pena desmayarse, se dijo cuando sonó el timbre. Lástima no haberlo sabido antes. Un brazo solícito la ayudó a levantarse, pero no era el de C.C., sino el de Luci, que con mucha naturalidad empática le propuso: -Te acompaño al lavabo. Antaviana se les unió y mantuvo a C.C. alejado. -Lo siento, vamos al baño de chicas, no puedes venir. Marina se dio cuenta demasiado tarde de que estaba siendo víctima de una

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

349


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

encerrona. Y así fue. Nada mas cerrarse la puerta, Antaviana se le echó encima con uñas y dientes. -Dijiste que C.C. no era tu novio.

350

-Y no lo es – se defendió Marina. -¿Ah, no? ¿Y entonces por qué te besas con él en la cafetería y montas el numerito del desmayo? Marina se sintió ofendidísima. -No ha sido ningún numerito. Me he desmayado de verdad, lo juro. Luci, con una expresión de sufrimiento pintada en el rostro, asistía a la escena unos pasos más atrás retorciéndose las manos. Antaviana arremetió con saña. -¿No has tenido suficiente con engañar a Patrick y robarle, y ahora también quieres hacerle lo mismo a Ciceron? Ya tienes su chándal, su anorak, sus guantes... ¿Qué más quieres? Marina lamentó el desgraciado momento en que enseñó el móvil de Patrick a la enana. Lo pagaría caro. -Haz el favor de no meterte en mi vida. Déjame tranquila. Antaviana se creció y se convirtió en la protectora de los débiles, muy al estilo Robin Hood liante. -Con mucho gusto, si no fuera porque eres tú quien te metes en la vida de los demás y la estropeas. Marina no tenía ni idea acerca de lo que la estaba acusando Antaviana.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿A qué te refieres? -Sabes perfectamente a lo que me refiero. Fíjate, le has destrozado la vida – y señaló a Luci, trémula, con la mandíbula desencajada y a punto de estallar en llanto. Marina no tenía ni idea de cuál era el problema. -No le he quitado el móvil ni le he pedido las pulseras. No he cogido nada. Y Luci, en ese momento sí, rompió a llorar con desconsuelo. Marina se quedó aterrada. -¿Qué he dicho? ¿Qué le pasa? Luci, ¿qué tienes? E intentó consolarla, pero el lugar preferente de consoladora oficial lo ocupó de inmediato Antaviana y a ella le echó con cajas destempladas de la vera de Luci. -¿Cómo puedes ser tan insensible? Acabas de besarte con su chico y hundirla -resumió con su estilo simple y contundente de teleserie americana. Marina se recompuso con rapidez y se dirigió a Luci, anonadada: -¿Te gusta C.C.? - preguntó con un asombro en absoluto fingido. Luci, como respuesta, intensificó el llanto. Antaviana la miró con desprecio. -Y ahora me dirás que no te habías dado cuenta. Marina reconoció que no, que no se le había pasado esa idea por la cabeza en ningún momento, porque Luci era del tipo de chicas que carecía de feminidad: ni la cultivaba ni le interesaba. Pertenecía a una tipología de empollona, asexuada, siempre rodeada de amigas o primas a quien el sexo parece dar asco y los

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

351


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

chicos repugnancia. Aún más, así, sin mirarla, juraría que no se había depilado nunca las piernas ni el bigote y que llevaba bragas blancas hasta la cintura. No, Luci no podía estar colgada de un tío. Pero la miró con detenimiento y descubrió a una nueva Luci, vestida muy diferente del primer día. Llevaba dos pendientes chillones que se bamboleaban al ritmo de sus sollozos y vestía una camiseta ajustada que le marcaba un michelín indiscreto, pero que se abría descocadamente por el escote y mostraba parte de sus tetas ¡Y qué tetas! El tipo de domingas que vuelven locos a los chicos. Un rápido repaso al resto confirmó sus sospechas: el rímel, el maquillaje, la barra de labios, las gafas perdidas y los pantalones ajustadísimos. ¿Cómo había podido estar tan ciega? -Lo siento, lo siento de verdad, yo no quería fastidiarte – consiguió balbucear a modo de disculpa. Antaviana volvió a atacar. -Sí, claro, no querías pero lo has hecho. Has oído perfectamente que quedaban esta noche, pero tú has tenido que llevártelo y convencerlo para que abandonase a Luci y se fuese contigo. Eres una egoísta, una acaparadora, una mala amiga. Luci intervino como un ángel apaciguando los ánimos: -Antaviana, déjala. Seguro que no se había dado cuenta. Yo la creo. Marina se asió a la versión de Luci como a un clavo ardiente; al fin y al cabo era la auténtica. -¿Lo oyes? Cállate ya, Luci me cree. Antaviana insistió. -¡Já! ¡Ja de me lo callo! Luci, buenísima como siempre, concilió:

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

352


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿Podrías dejarnos solas, por favor? -suplicó a la pequeña monada. Antaviana le ofreció un Kleenex, le apretó la mano solidariamente, miró a Marina con odio y salió. Luci, a solas, se lavó la cara con agua fría y suspiró. -Lo siento, perdona, me han traicionado los nervios. No quería que te enterases, pero Antaviana ha tomado la iniciativa y no he podido detenerla. Marina se sintió fatal, el dolor ajeno la afectaba y el dolor sincero de Luci la afectaba más aún. -Lo siento, de verdad. Yo y C.C. no somos nada, te lo juro. Pero Luci suspiró. -No importa, siempre me pasa lo mismo. -¿El qué? -Que cuando me gusta un chico yo no le gusto. Marina intentó ser amable -Yo creo que le caes bien. Luci le sonrió entre lágrimas. -No intentes arreglarlo, le gustas tú. Marina, absolutamente sorprendida, lo negó, pero con menos vehemencia que cuando lo negó en el autobús. Su vida era una continua negación de C.C. -Te aseguro que yo no le veo nada al friki, no le encuentro ninguna gracia – se vio forzada a reconocer, ignorando que se había desmayado al besarlo y que al pensar en su arrebato pasional se le encendían inexplicablemente las mejillas.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

353


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Ni yo le veo la gracia a ti – dejó caer Luci de sopetón sin ninguna mala baba. Marina asintió con humildad. -Eres una pija con la cabeza llena de serrín y hoy vas hecha un adefesio. Y ahora que me fijo, no tienes ni tetas. ¿Qué puede haber visto Cicerón en ti? Pues no lo sé, posiblemente seas un espejismo, un trauma o una fijación que tuvo de niño con alguna prima, vete a saber. Lo cierto es que te ha besado. No lo niegues. Marina no lo negó. De hecho se había quedado apabullada por la tranquila sinceridad de Luci. Sin querer herirla en absoluto, había hecho una disección fría de sus miserias. O sea, había visto con claridad que era un bluf. Y tenía toda la razón del mundo. Al fin y al cabo no era más que el pálido reflejo de Ángela. Ángela, en cambio, si que brillaba con luz propia. Ella no era más que un satélite opaco a la deriva. -Ha sido una casualidad, yo no quería besarlo pero.... No sabía que más había ocurrido. Y ahora que lo recordaba, sentía cómo le daba vueltas la cabeza. Prefería no pensar en ello. Y entonces Luci, la buena de Luci, la abrazó cariñosamente y la perdonó. -Ya sé que no lo harás más. Ahora que sabes lo que sufro, te mantendrás lejos de C.C., lo sé porque eres una buena amiga, una tía de palabra con un corazón de voluntaria de ONG. ¿Verdad? Marina asintió conmovida y a punto de echarse a llorar. Luci era un sol, capaz de ver su verdadera dimensión humana, capaz de meterse en un piel. -¿Y por qué te gusta? - preguntó intrigada y sin atreverse a decir que sólo veía a un friki colgado. Luci puso los ojos en blanco. -Es un tío misterioso.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

354


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

En eso Marina estuvo de acuerdo. No sabía nada acerca de su vida. -Con un interior muy rico – añadió Luci. Marina lo había intuido vagamente al besarlo, lo notó muy rico interiormente, pero se abstuvo de comentarios que pudieran ofender a Luci o hacerle revivir su dolor. -Y bajo su aparente personalidad se ocultan muchas otras – suspiró. Marina se sorprendió. A lo mejor no era la única que se ocultaba tras un nombre falso. -Y sobre todo, me gusta porque es guapísimo. Luci estaba emocionada, le brillaban los ojos y le temblaba la voz al reconstruir a su C.C. -Tan moreno, tan delgado, con esa media sonrisa ladeada, con esas cejas tan pobladas e intrigantes que le ensombrecen la mirada. Y esos ojos color miel que queman como brasas... El retrato de Luci era tan apasionado que Marina tuvo que reprimir un escalofrío. -Continúa, continúa, por favor. Luci fue bajando la voz imperceptiblemente. -Y ese culito torneado, y esas piernas tan largas y musculosas. -¿Como sabes que tiene las piernas musculosas? -Me las imagino.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

355


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Marina fue recomponiendo un nuevo C.C. un C.C soñado por otra y deseado por otra. Un C.C prohibido, reservado, con el cartel de ―ocupado‖. Un C.C ardiente, misterioso y musculoso. No se atrevió a decir a Luci que había dormido abrazada a ese body tan maravilloso. Luci la tomó de las manos. -Gracias por ayudarme, te estaré agradecida toda la vida. Tú solamente háblale bien de mí, ya sabes, y le dices que esta noche, en el cibercafé tendrá una gran sorpresa. Y luego le explicas que estás enrollada con Patrick. ¿Es la verdad, no? Sólo eso. ¿Me lo prometes? Marina tragó saliva, miró a los ojos húmedos de Luci y no pudo negarse a esa promesa. -Lo prometo – pronunció claramente. Un grito repentino les hizo pegar un salto. La puerta del baño e había abierto y una Antaviana horrorizada agitaba un diario gratuito del día. Lo lanzó a la cara de Marina, tomó a Luci de la mano, la arrastró fuera y gritó asustada: -¡Corre, vámonos! Marina, sola y desconcertada, apenas atinó a ver la foto de Patrick y los titulares del caso. Patrick O'Conor, desaparecido. El joven de 21 años fue visto por última vez

en compañía de una misteriosa muchacha con la que fue sorprendido besándose en la Torre del Castillo y junto a la cual subió a un autobús. Se ruega a cualquiera que pueda contribuir a aportar datos sobre su paradero se ponga en contacto con la policía. Marina estuvo a punto de desmayarse por segunda vez en el mismo día.

Transcrito

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de laspor Martikka. chicas del Foro de Alishea.

✿✿

356


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 38 C.C.

S

os lavados de chicas eran uno de los misterios más complejos de la civilización occidental, pensaba C.C. al verse condenado, una vez más, a quedarse fuera. Se había escrito millones de libros sobre las pirámides, la isla de Pascua y otras memeces, pero nadie se había propuesto investigar seriamente sobre los extraños acontecimientos paranormales que sucedían en el interior de los baños de chicas. Entraban niñas de doce años y salían tías de veinticinco, entraban blancas y salían morenas, entraban tan amigas y salían peleadas. Eso si salían, claro. Ese misterio tampoco quedaba aclarado en ningún sitio de Internet. ¿En qué momento un chico tenía la certeza de que la chica que estaba esperando se había esfumado de la faz de la Tierra? Una noche, de eso hacía ya un año, Mimí lo dejo tirado a las puertas de un cuarto de baño. Le dijo: «Espérame un momento y vigílame la mochila». Y no salió. Al cabo de una hora se desesperó. Abrir la puerta de un lavado de chicas era exponerse a una muerte segura lapidado por bolsos y ensordecido por gritos. ¿Qué hacer entonces? Se le ocurrió que si las estaciones de autobuses y los aeropuertos disponían de paneles informativos. Fuero de los baños de chicas debería haber unos paneles digitales que indicaran el tiempo aproximado de espera para la salida de cada una y las cancelaciones de salida de las desaparecidas. «Mimí: salida cancelada» debería haber aparecido en grandes letras luminosas e intermitentes la noche en la que la esperó infructuosamente. Pero no dispuso de esa información tan valiosa y espero a Mimí horas y más horas vigilando su mochila llena de libros ante los aseos de una disco. Se sintió tonto de remete y en un momento de lucidez decidió largarse. Al día siguiente Mimí –la desaparecida- se materializó en el instituto, le reclamo la mochila y hasta tuvo la jeta de preguntarle que por qué la había dejado plantada y si, por

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

357


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

casualidad, la había corregido los problemas de mates mientras la estuvo esperando. En esos mismos momentos estaba incurriendo de nuevo en el eterno error. Ángela, antes de ser engullida por la puerta misteriosa del baño, le había dicho «Espera, ahora salgo» y él la había creído. ¿Qué estaba sucediendo dentro del baño de chicas de la escuela de ingles de Dublín? ¿Y por qué estaba él como un idiota esperando a que saliese Ángela? ¿Acaso no tenía la suficiente experiencia acumulada para saber de sobras que estaba cometiendo un error? Hacía ya unos veinte minutos que Antaviana y Luci, sonrientes y tan amigas, habían entrado flanqueando a Ángela y convertidas en su guardia de corps personal que ahuyentaba a los moscones como él. Luego, gritos. Luego, lloros. Luego, la salida precipitada de Antaviana, hermética, poseedora de un secreto inconfesable. Pero por mucho que rogó a Antaviana que le explicase lo que sucedía ahí dentro, Antaviana se negó. Ésa era otra de las reglas de oro de las chicas. Jamás explicaban las historias de los baños. Era un misterio sellado por un pacto de silencio. No le gustaba esa situación. Ángela en poder de Luci sabiendo que Luci era Mirior. ¡Uuuf! Hubiera tenido que pasar de todo e invertir el tiempo del recreo tomando algo en la cafetería con su nueva fortuna o bien estirando las piernas bajo la persistente rain, pisando el green del garden, o bien largándose al cibercafé, conectándose y pasando de las clases. Pero no podía: estaba esperando a Ángela, necesitaba hablar con Ángela. Sin rodeos ni eufemismos: se moría de ganas de volver a morrease con Ángela. No. ¡¡¡No, no, nooooo!!! Se había colgado de Ángela. Lo sabía, sabía que la pija se había ido apropiando lentamente de su voluntad y se había ido haciendo sitio en su vida –a codazos y a lo bruto- hasta instalarse

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

358


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

definitivamente en el hueco de su esternón. La pija había pisoteado y empujado a quien hiciese falta para arrimársele, había aporreado su puerta, se había colado por la ventana de su habitación, se había metido en su cama, se había puesto su ropa y se había desmayado en sus brazos. Y ahí estaba, en medio de todas partes, un miércoles vampirizándole sus pensamientos, sus sueños y sus deseos. Como si en el mundo no hubiese nadie más, como si todo empezase y acabase en su nariz, en su culo, en sus ojos bicolores y en sus labios. Mierda. Aunque no lo quisiera admitir daba lo mismo. Había sido de nuevo débil y había cedido a la flaqueza de los encantos de una rubia teñida a pesar de su natural aversión por las pijas. Desde el momento en que le entró a saco mientras hacia cola en el baño del avión hasta ese mismo momento, esperándola ante la puerta cerrada de otro cuarto de baño, la telaraña invisible de los baños y el misterio de la verdadera naturaleza de Ángela le tenían atrapado y en vilo. Ya no pensaba en recuperar su personalidad de Raeyn ni n desenmascarar a su usurpador. Ya no le quitaba el sueño el destino de Mirior ni la desaparición de Jerjes. Ya no suspiraba por Thana ni maquinaba estrategias para Nur, su nuevo personaje femenino. Todo era secundario, prescindible y decepcionante, sobre todo desde que supo que nunca más podría regresar a un juego ensuciado por sus padres. Sin embargo la pija no le había decepcionado. Estaba sin colonizar, era salvaje, indómita y sorprendente. Le tenía sin aliento. ¿Qué nueva sorpresa le depararía? Los increíbles cambios de imagen de Ángela habían ido modificando su aura y en su último estadio evolutivo –vestida con su chándal y calzada con las zapatillas irlandesas- le resultaba encantadoramente familiar y hasta pícara, sobre todo si la imaginaba con sus calzoncillos puestos. Esa mañana no podía dejar de mirarla: despeinada, sin maquillar y empapada de lluvia, con sus ojos bicolores y su aroma a pizza, con sabor de chocolate. Irresistible. Al besarla, tuvo la sensación de estar comiendo un bombón de licor que le estalló en la boca y lo noqueó. A saber qué armas de seducción masiva ocultaba Ángela bajo su apariencia fluctuante. Quizás le había inoculado un veneno mortal interlingua, le había hipnotizado con su ojo azul (o pardo) o le había clavado una aguja en la única terminación nerviosa de su sensibilidad atrofiada. Tenia que haber una

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

359


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

explicación científica para su debilidad…, su falta de amor propio…, su miserable actitud servil. Y Ángela sin salir. ¿Qué estarían haciendo Luci y Ángela juntas tanto rato? Enfrascado en esa reflexiones apenas cazó la imagen de Antaviana, arrasando a su paso como un ciclón, que corría por el pasillo agitando un diario. Antaviana abrió la puerta del aseo con estrépito, entró y salió al minuto con Luci agarrada del brazo. Las dos huyeron a la desbandada y por culpa de los tacones de sus zapatos le fue imposible captar ni una palabra del rollo que Antaviana le estaba soltando a Luci. Luci, girándose a duras penas, se despidió de él, sonriéndole a pesar del secuestro de que era objeto, y le recordó con las manos que luego, a las ocho, se verían en el cibercafé. Una cita a la cual, naturalmente, él no asistiría. Y Ángela sin salir. Finalmente, una eternidad después, Ángela, demudada, abrió la puerta del baño agarrando el diario con manos temblorosa. Miró a un lado y otro del pasillo buscando algo o a alguien u sus ojos pasaron por encima de él sin verlo. ¿Le buscaba? -Ángela… -se atrevió a decir. -¿Dónde está Antaviana? –le espetó sin mostrarse especialmente contenta de volver a verlo y sin agradecerle que hubiera estado esperando ese tiempo eterno fuera del baño. -Antaviana se largó con Luci. Ángela estaba preocupada. -Por favor, ayúdame.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

360


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Era una estupidez. C.C. sabía que las chicas pedían ayuda por vicio, que no había nada especial en el hecho de que una chica pidiese ayuda, que se la pedían al primero que pasaba: al conserje, a un ciclista, al estudiante que tenían al lado. Desde niñas aprendían que tenían que desarrollar el arte de pedir para conseguir que los tíos les arreglasen los ordenadores, les limpiasen las bujías de las motos y les cambiasen las ruedas pinchadas de las bicicletas. Sabía que ayudar a una chica, en el código de ellas, no suponía estrechar ningún vínculo. Aún más, las chicas acababan despreciando a los serviles que siempre decían que sí, y a los tontos que les esperaban fuera de los baños. Preferían a los que pensaban de ellas y las enviaban a la mierda. C.C. sabía que la complejidad de las chicas residía en esas contradicciones irresolubles. Y sin embargo, que Ángela le pidiese ayuda lo emocionó. -No te preocupes. ¿Qué quieres que haga? –pronunció sin ninguna pizca de dignidad. Ángela se mordía las uñas y parecía muy nerviosa. -Vigila a Antaviana. Entérate de lo que hace, con quién habla y de lo que dice. Y ven a informarme enseguida. Te espero en la cafetería. C.C., como cualquier soldado raso, no se cuestionó la orden de su superior. Corrió tras Antaviana y Luci como alma que lleva el diablo y llegó a tiempo de ver a lo lejos cómo Antaviana, del brazo del director, entraba en su despacho. -¿Qué ocurre? Luci se lo explico encantada. -La policía quiere interrogar a Antaviana. Está en el despacho del director. -¿Qué ha pasado? Luci puso cara de póquer. -Es terrible.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

361


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿El qué? -Ángela es sospechosa.

362

-¿De qué? -¡¿Cómo?! -Parece ser que Patrick ha desaparecido y que Ángela tiene su móvil. -Nadie mata por un móvil –negó C.C., horrorizado, pero los ojos de Luci leyó la sombra de la duda. -Tú y yo no, pero Antaviana, por ejemplo, sí. Dice que era un modelo superbueno. -Qué tontería. -Estuvieron en un bosque… C.C. sintió la punzada de los celos. No había querido pensar en Patrick, pero saber que había estado en un bosque a solas con Ángela le dolió. Sobre todo teniendo en cuenta que también le había invitado a él al bosque. -¿Y qué? -El conductor del autobús los vio. -¿Y…? -Y luego nadie lo ha vuelto a ver. Su familia ha denunciado su desaparición. Bien por Ángela. Le emocionó la sola posibilidad de la escena sangrienta. Ángela deshaciéndose del baboso de Patrick.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿Tú crees que Ángela puede haberlo liquidado? -Luci suspiró. -Yo de Ángela me lo creo todo. Esa tía no es agua clara. Miente. C.C. tragó saliva. Estaba siendo víctima de una enorme contradicción. Le encantaba la idea de que Ángela se hubiese cargado a Patrick, pero se vio obligado a disimular. -Es increíble. Hasta luego. -¡Voy contigo! -No, no –se disculpó C.C. sin percatarse de que alguien como Luci no se deja dar esquinazo tan rápido. Y sin tomar precauciones para cerciorarse de que no le seguía, corrió a toda leche por los pasillos –lamentando no disponer de un patinete- y llegó agónico a la cafetería, donde pescó a Ángela, ten fresca, con la boca llena de sándwich. La muy egoísta no siquiera le ofreció probarlo, pero no le importó. Cuando recuperó el aliento y fue capaz de pronunciar una frase, lo soltó: -Antaviana está declarando ante un policía por la desaparición de Patrick en un bosque. Ángela palideció. Fuese cierto o no, estaba temblando de miedo. Cuando temblaba parecía más cría, más inerme, más necesitada de cariño y calor humano. Justo el que él podía proporcionarle. Se moría de ganas de alargar la mano, acariciarla y decir una gilipollez como «no te preocupes por nada, pequeña, yo te protegeré». Por suerte, se abstuvo. Esas frases ridículas que apenas duraban segundos permanecen por toda la eternidad en el recuerdo. -Oh, por favor, tengo que esconderme. No pueden encontrarme porque, si no, no podré… ¡Oh, qué lío, qué horror! –gimió Ángela sin dejar de comer.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

363


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Era evidente que las penas no le quitaban el apetito. C.C. no dudó ni un segundo y, sin preguntarle si las sospechas que recaían sobre ella estaban fundamentadas o no, la cogió de la mano, se metió un vaso de la cafetería en el bolsillo y echó a correr. -Ven, te esconderé. La dejó en el cuarto de las escobas. Ahí guardaban los cubos, las bayetas y el salfumán. Le hizo prometer que no se movería hasta que regrese con las noticias. Se sentía un héroe. Tenía un plan concebido para espiar a Antaviana. Gracias a su preocupantes obsesión por interpretar signos y orientarse en lugares caóticos, había detectado que el despacho del director se comunica con la library, habitualmente tan desolada como un paisaje lunar. Redujo los pasos, puso cara de estudiante estudioso con ganas de estudiar y leer, y entró en la biblioteca, que efectivamente estaba vacía. C.C. ya contaba con que el amor por el estudio y los libros no fueran una de las prioridades de los alumnos. De una ojeada se hizo cargo de la situación: una bibliotecaria ávida de estudiantes que le molestaría, seguro; a mano derecha, la pared contigua que daba al despacho del director; y a mano izquierda, en el lugar más alejado y recóndito, las novelas. Urdió su sencillo plan en unos segundos y con su mejor sonrisa de chico aplicado pidió a la bibliotecaria que le hiciese una selección de las diez mejores novelas irlandesas del siglo XIX ambientadas en la campiña, con final feliz y a ser posible con cacería con perros. La bibliotecaria entró en estado de éxtasis convencida de que un momento así justificaba cinco años de frustración continuada. Luego, corrió rauda a cumplir con su encargo y le dejó el camino libre. C.C. se acercó al lugar donde calculaba que estaba el tabique que comunicaba con el despacho del director, cubierto de estanterías cargadas de aburridos libros de Derecho. Palpó, golpeó suavemente con los nudillos y luego vació con disimulo un estante para poder acercar el vaso a la pared. De la forma más

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

364


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

discreta posible acercó su oreja al vidrio y se dispuso a escuchar. Entendió lo que pudo de la conversación que estaba desarrollando entre el director del centro, la policía y la pequeña Antaviana. Tal vez su oído le jugara una mala pasada o su conocimiento de inglés no fuera suficiente para detectar los matices, pero así, a saco, transcribió la siguiente conversación: -Yo no quería. Fue él el quien me convenció. Lo juro. Ésa era la pequeña Antaviana, que lloraba y gimoteaba como una colegiala suspendida. Ante su sorpresa, el director del centro la consoló y le dio la razón. -Ya sabemos que era una buena chica, pero queremos que nos des sus datos para registrar su casa y detenerlo. Antaviana no titubeó. -Se llama Cicerón y se aloja con la familia O’Hara. C.C. se quedó en blanco. No entendía nada. ¿No estaban hablando de Ángela y su supuesto homicidio en el bosque? ¿Y de qué lo acusaba Antaviana? No tuvo que esperar demasiado. -Me dijo que metiera el ordenador portátil en mi mochila y que saliera por la puerta sin mirar a los guardias de seguridad. Qué morro, Antaviana lo estaba acusando del robo de los grandes almacenes. Así pues había habido un error en la información de Luci. La policía había ido a la academia a interrogar a Antaviana porque la habían identificado gracias a las cámaras de vigilancia, pero la traidora de Antaviana le acusaba a él de instigador del robo. ¿Cómo era posible tanta jeta? El policía, esa vez e le notaba el tono displicente de policía, continuó con el interrogatorio: -¿Y Cicerón cuántos años tiene?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

365


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Unos diecisiete. Ya es mayor, tiene edad penal. A él sí que lo puede meter en la cárcel –explicó con deleite Antaviana ofreciendo carne fresca de presidio al policía. -Diecisiete añitos, vaya, vaya… Así pues, él te daba las órdenes a ti, que eres una menor. -Sí, señor –ratificó Antaviana con una vocecilla de niña buena que conmovía a través de la pared. -¿Y mientras tú robabas él qué hacía? -Vigilaba que no escapara. Me quería tener cerca y controlada para pasarle la mercancía. -Ajá –corroboró el policía, encantado. Todo le cuadraba y además tendría un inculpado que no se le escaparía. -¿Y por qué no le denunciaste? ¿Por qué no pediste ayuda? –murmuró malévolamente implicar a la niña en el peligroso juego. Antaviana no picó. -Yo tenía mucho miedo. Cuando se enfada puede ser peligroso. Y Antaviana estalló en un llanto conmovedor que obligo al director a consolarla con unas frases tópicas. -Tranquila. Si dices la verdad, no te pasará nada. Antaviana disfrutaba acusándolo vilmente. Lo notaba en la vibración de sus palabras. -Yo no quería hacerlo pero me amenazó con cosas terribles.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

366


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

El teléfono sonó y el director se lo pasó al policía comunicándole que la señora O’Hara estaba al aparato y que tenía muchas cosas que declarar sobre el delincuente que se alojaba en su casa. El policía asintió a las explicaciones de la señora O’Hara con unos «OK, OK» de lo más contundente. Cuando colgó, C.C. supo que estaba sentenciado. -En efecto, han encontrado el ordenador portátil robado debajo de su litera, así como un libro. La dueña de la casa ha dicho que el joven Cicerón tiene un carácter introvertido y violento y que es un pésimo ejemplo para sus hijos, puesto que metió a una chica en su cama para escándalo de sus pequeños. Dice que no le extraña nada que sea un delincuente y que en el juicio ella declarará en su contra. C.C. no necesitó ver la cámara que había identificado a Antaviana, ni la expresión babeante del policía tras la confesión, ni el Kleenex que el director ofrecía a la niña para que se sonase los mocos. No le hacía falta. Tenía la suficiente imaginación para reconstruir la escena sin estar ahí y también sabia la compasión que podía despertar la pequeña Antaviana jugando su papel de inocente. A partir de ese momento él era culpable de robo y la niñita se había convertido en la víctima de un desalmado casi mayor de edad. Sintió unas súbitas ganas de gritar o de lanzar un libro al suelo. La vida era injusta y miserable. Todos le traicionaban. La señora O’Hara, sus padres, Luci, Antaviana… Sólo había una persona en el mundo que no le había engañado, que no le había mentido y que confiaba en el él. Gritó en silencio, para sus adentros, se levantó y salió de la solitaria sala de estudio sin avisar a la bibliotecaria de su fuga y sin prever que posiblemente le causaría un trauma irreversible. En aquellos momentos la bibliotecaria se hallaba enfrascada en la emocionante tarea de buscar libros para un lector. Una vez en el pasillo ni siquiera se fijó en que Luci lo esperaba agazapada y lo seguía a unos metros de distancia. C.C. se lanzó a la carrera hasta plantarse delante del cuartito de la limpieza, abrió la puerta, tomó a Ángela de la mano y le susurró:

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

367


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Vamos al bosque juntos. A Ángela le pareció una excelente idea.

Transcrito por Jpame.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

368


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 39 Antaviana.

D

onde iba Lucy corriendo como una loca bajo la lluvia? Por que se ocultaba en los portales antes de cruzar la calle? A que venía tanto sigilo? Antaviana, antes de continuar haciéndose mas preguntas, decidió intervenir y la interpelo a quemarropa

agarrándole por la cazadora: -¿que haces? Lucy dio un respingo. -chisst!!- le indico llevándose un dedo a la boca y pidiéndole silencio. Luego, le señalo las dos figuras que se alejaban y doblaban la esquina. -C.C. y Ángela! .- grito Antaviana, indiscreta como siempre. -Chiss! No grites, que pueden oírnos – la reprendió Lucy. -Que hacen? -Se escapan. No lo ves? -Donde van? – pregunto Antaviana, sintiendo de pronto una enorme curiosidad por ellos. Lucy respondió muy segura de sí misma: -Ángela se lleva a C.C. al bosque, quizás al mismo bosque donde enterró a Patrick.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

369


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Antaviana se tapo la boca con la mano. -para matarlo? -Claro

370

Antaviana reacciono. -tenemos que impedirlo. Pero Lucy tenía su propia estrategia. -no, no te precipites. Tendré que pescarla in fraganti. Antaviana estaba asombrada de la frialdad de Lucy, que continuo exponiendo su plan. -esperare a que lleguen al bosque, y cuando Ángela se proponga cargárselo, intervendré. -Salvaras a C.C. – dedujo, interesadísima, Antaviana. -Sí, pero en el último momento, para que entienda de una vez quien es Ángela y se le caiga la venda de los ojos. -Y lo traerás de regreso. -Claro. Antaviana suspiro aliviada. Lucy no tenía que saber que había declarado contra su amor, pero necesitaba a C.C. como culpable. Si C.C. no iba a la cárcel, a ella la meterían en un correccional de menores. Maquino con rapidez. Casi con la misma rapidez con la maquinaba Lucy, que estaba demostrando ser mas astuta y maquiavélica de lo que parecía. Sin embargo, al ver como C.C. y Ángela se sentaban bajo la marquesina, a resguardo de la lluvia, para esperar un autobús, se sintió desilusionada. -como subirás al mismo autobús sin que nos vean?

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-No subirá – respondió Lucy lacónicamente. -Ah, no? Y como los seguirás? -En un taxi.

371

-Y con qué dinero lo pagaras? -Con el tuyo. Eso le pasaba por preguntar. -ja, ja de jamón.- dijo para despistar. Pero Lucy la miro con una determinación extraña. -mira, guapa, más vale que hagas lo que te digo o, si no, me iré de la lengua y explicare a la pasma que te dedicas a choricear bisutería de las tiendas. Antaviana palideció. -Eso no es verdad! Lucy fue más allá. -robaste un ordenador. -Mentira! Se lo quedo C.C.! -Y un libro de los tuatha De Danann como este . y le mostró uno igual. -Fue el, se los quedo él. -Él no quería, fuiste tú quien te lo metiste en la mochila contra su voluntad. Antaviana sufrió un instante de desconcierto. Acaso Lucy tenia poderes?. -y tu como lo sabes? -Por qué os seguí y os espíe. Estaba en los almacenes.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Y por qué nos seguiste? -C.C. me gusta, me gusta mucho – susurro en un lamento. Una razón contundente que dejo a antaviana sin argumentos. Lucy estaba colgadísima de C.C. y eso le daba carta blanca para seguirlo a donde y cuando quisiera. -ya -pero Ángela me lo ha quitado y eso no vale – mastico dolida. -No? Por que? – pregunto con franca curiosidad antaviana, para quien todo valía si era por una causa justa, o sea, por su conveniencia. - me lo prometió. Me prometió que dejaría a C.C. tranquilo. Antaviana no podía entender la falta de realismo de Lucy. Las chicas buenas creían que todas eran como ellas. -jamás creas a una chica. – le aconsejo como una buena amiga. Lucy entrecerró los ojillos y antaviana sintió un escalofrío. De pronto, la dulce Lucy se había trasformado en una mujer engañada. -C.C., es Mio Antaviana, encantada, echo mas leña al fuego. -ella lo sabia, se lo dijiste bien clarito, no? Lucy se cegó momentáneamente y se salio de sus casillas. -será cerda? – exclamo súbitamente encendida – C.C. es mío. Yo lo vi. primero. Antaviana estaba disfrutando de lo lindo sembrando cizaña, pero cayo en la cuenta de que si Lucy y C.C. se ponían de acuerdo contra ella lo iba a tener crudo. Lo mejor seria estar en medio y evitar que hablasen sobre el incidente de los almacenes. Ya se le ocurriría como.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

372


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-te acompañare Lucy la miro con extrañeza. -por que?

373

-Para ayudarte a reducir a Ángela y todo eso. -No me hace falta, soy cinturón negro. Antaviana abrió una boca de palmo. -de judo? -De kung- fu Imagino a Lucy vestida de negro y lanzando patadones a diestro y siniestro. Le pareció chocante. -te acompañare de todos modos. Quiero saber donde esta la tumba de Patrick, pobre chico. A Lucy le brillaron los ojillos. - buena idea, necesitamos pruebas. Antaviana respiro aliviada. Si ella estaba ahí ya se las apañaría para que Lucy no pusiera las zarpas sobre C.C. y de pronto, como un fogonazo. Se le ocurrió que lo mejor seria que Ángela se lo cargase. En boca cerrada no entran moscas. Sus ideas la asombraban por lo buenas y efectivas que eran. Sus amigas se perdían en laberintos sin afrontar nunca las cosas de frente. Si se quería algo, había que hacer todo lo posible por conseguirlo, sin importante los medios. Nunca comprendería a las otras chicas. -prepara el dinero – le ordeno su amiga ex simpática -para que? -Para pagar el taxi.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Antaviana, resignada, saco su cartera, que gracias a sus padres adoptivos siempre estaba repleta. Ángela y C.C. subieron a un autobús e inmediatamente Lucy se lanzo en medio de la calzada, detuvo un taxi y le señalo el autobús. -Sígalo – ordeno en ingles con acento peliculero.

374

Transcrito por Ana Gabriela.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 40 Marina.

C

uando Marina subió al autobús fue consciente de que estaba conduciendo

a C.C. a la felicidad eterna del mundo feérico. Por eso le dio la mano, le sonrió y le invitó a sentarse a su lado. Durante un rato los dos permanecieron en silencio, discretamente sentados, absortos en sus pensamientos. Hasta que en la primera curva el autobús viró bruscamente haciéndoles perder el equilibrio y lanzándole al uno contra la otra. Al levantar la mirada para disculparse Marina topó con los labios de C.C., que, sin preguntar, se tomó la libertad de besarla de nuevo. A partir de ahí, Marina perdió la cabeza y se quedó sin voluntad.

A C.C. la faltaba profesionalidad, pero le sobraba entusiasmo. Sus besos eran divertidos, puros, sin rastro de sofisticación, lo que se dice besos de novato apasionado, de los que dejan sin aliento, pero que todavía saben un poquito verdes. Marina, más ducha en la especialidad desde la tarde anterior, se propuso aprovechar el tiempo y enseñarle algunos truquillos para mejorar. Eran buen alumno, sin duda. Pasó de devorar a degustar, de tragar a paladear, de precipitarse a demorarse, hasta que Marina cerró los ojos, se abandonó en sus brazos y reconoció que ya no tenía nada más que enseñarle; al fin y al cabo ella

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

375


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

también era una advenediza del besuqueo. Y decidió que aprenderían juntos. Con alguien como C.C. no le daba corte preguntar ni reconocer su inexperiencia.

Al cabo de una hora de viaje en autobús ya se habían tomado la confianza suficiente para explicar cómo y cuándo les gustaba lamer la oreja, mordisquear el lóbulo y hacer cosquillas en la raíz del cabello. Era algo así como una agradable clase de anatomía práctica que se iba ampliando palmo a palmo. Marina se sentía cómoda en brazos de C.C. y lo más curioso era que, tras dos días vistiendo su ropa, se había acostumbrado a su olor. C.C. olía a suavizante azul y sudor de limón, y los dos, juntos, giraban en una lavadora de arrumacos mezclando sus ropas, sus efluvios y sus cuerpos. A Marina le resultaba difícil distinguir dónde acababa su mano y comenzaba la mano de C.C. Confundía los olores, la texturas y el tacto de la piel, y tras cada curva y cada frenazo sus cuerpos se iban liando más y más hasta formar un amasijo intrincado de brazos y piernas. Ya totalmente desinhibida, lamentó que el autobús se detuviese justo en la mano de C.C. acariciaba lentamente su hombro izquierdo. ¿O era el derecho?

Bajaron acaramelados y suspirando. Marina se sentía esponjosa y dulce como un bizcocho sacado del horno; no tenía hambre pero sí el capricho de lamer una fresa, un dedo o una hoja de roble. Tenía la sensibilidad a flor de lengua y los ojos, tontamente, se le iban en pos de C.C. Qué curioso. Luci tenía toda la razón. C.C. era guapo. Mejor dicho, era muy guapo y por encima de todo un compañero excelente. No sabía si era por el idioma, por el color oscuro de los

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

376


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

ojos o por llevar puestos sus calzoncillos, pero se sentía tan cómoda con él como con el sofá de su casa. De buena gana se hubiera quedado en el autobús y hubiera emprendido el regreso a Dublin por el gustazo simple de repetir el trayecto a su lado. Hubiera deseado pasear eternamente en el círculo de la línea del autobús. Pero su destino era otro. Tenía una cita a las doce de la noche para entregar a C.C. a las hadas y liberar así a su amor… Patrick… ¿¿Patrick?? ¡¡¡Patrick!!!

Horror. Se había olvidado de Patrick, de la armónica y de su cometido.

¡Pobre Patrick! No había vuelto ha pensar en él en todo el día. Se le había esfumado de su memoria con una celeridad impresionante. Debía de ser una cuestión de supervivencia. Lo quería tanto que, para no sufrir, su cerebro lo borraba del archivo. Así era la naturaleza humana, sabía y generosa. No como el bosque irlandés, desconcertante, húmedo y desabrido. A pesar de que había recorrido el sendero que llevaba al claro en dos ocasiones, no conseguía encontrarlo a la tercera.

Estaba anocheciendo, las sombras de los árboles se cernían amenazadoras sobre rocas y la dulce curva de las colinas permanecía oculta. Angustioso. Los árboles no le permitían ver el bosque. Marina intentaba recordar infructuosamente las señales que había retenido junto a Lilian: las madreselvas cruzando el sendero, las rocas cubiertas de musgo, el hormiguero de…

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

377


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-Es la tercera vez que pensamos por aquí –comentó C.C. Marina se detuvo de golpe. -¿Estás seguro? -Fíjate, esa rama podrida la pisado tres veces. ¿No ves mi huella sobre el fango? No la veía. Ni fijándose conseguía verla. Marina no era una exploradora india ni una investigadora del CSI. Era una chica sin sentido de la orientación y sin una pizca de memoria inmediata. Entonces, se preguntó, ¿cómo encontraría el lugar donde enterró a Patrick? ¿Cómo conseguiría su armónica?

-¿Tú sabes tocar la armónica, verdad? Ya te dije que a las hadas les gustaría que las acompañes con la armónica. C.C. no objetó a ese deseo. -Ya, me lo dijiste, pero pensé que daría lo ismo tocar el acordeón o la flauta. -No tenemos acordeón ni flauta. -Te recuerdo que tampoco tenemos armónica. -Patrick lleva siempre una en el bolsillo. C.C. tragó saliva. -¿Patrick está aquí? Marina puntualizó: -Lo enterré por aquí cerca, pero por ahora no me acuerdo dónde. C.C. abrió sus ojos negros y la fulminó. -Entonces… ¿te lo cargaste? Marina detectó en la entonación de la pregunta una admiración encubierta.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

378


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-¿Me crees capaz de cargarme a un tío? C.C. había sido hunter y no tenía demasiados escrúpulos virtuales. En su otra vida había jugado con la vida y la muerte.

379

-¿Por qué no? Marina se sintió ofendida. -¿Me crees una asesina?

El silencio fue más elocuente que todas las disculpas del mundo. Y Marina, repentinamente, se vio a sí misma radiografiada por los ojos oscuros de C.C. Veía a una posible asesina, a una posible ladrona, a una gran estafadora y a una perfecta impostora. En resumen: a una miserable. Y eso que sólo sabía de la misa la mitad.

No tenía disculpas para su acción, estaba apunto de traicionar al chico con quien se estaba besando minutos antes, de acuerdo que las hadas eran simpatiquísimas y megaimaginativas, pero eso no justificaba su decisión egoísta de ofrendarles a C.C. con engaños y sin su consentimiento. ¿Y si al friki no le apetecía pasar el resto de la eternidad dando saltos en un bosque y soplando una armónica en compañía de los duendes? ¿Y si en cambio se moría de ganas de tener lumbago, sufrir reuma, ser adicto a Internet, meterse en hipotecas y cargarse de hijos? Probablemente C.C. conociera la felicidad entre aquellos seres mágicos, pero no estaba tan segura de que decidir por él fuera lo correcto.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Además, le estaba sucediendo algo curioso, en aquellos mismísimos instantes no tenía ningunas ganas de separarse de C.C. L a había cogido cariño. Quizás porque llevaba puestos sus calzoncillos y su chándal. Se sacudió ese sentimiento. No quería decir nada, también sentía cariño por sus calcetines, por el uso y el roce. Seguramente sería por eso. De repente perdió pie, cayó al suelo y se topó de narices con un zapato enorme. A medio metro halló el otro, y C.C. gritó:

-¡Aquí esta su ropa! Efectivamente, esparcida en torno a la tumba vacía de Patrick estaba su ropa. -¡Estaba aquí! –Marina señaló el contorno de la silueta del cuerpazo del irlandés que había quedado claramente marcada sobre el follaje. -Pues ya no está –comentó C.C. -Se habrá despertado y se ha ido –aventuró Marina. -¿en bolas? –objetó, escéptico, C.C. -Tendría calor, los irlandeses son muy calurosos –concluyó rauda como siempre.

Pero C.C. negó con la cabeza y observó con detenimiento el lugar. Y sus deducciones fueron diferentes a las de Marina. -Lo han arrastrado. ¿No ves las huellas?

Marina fingió que sí, que las veía, pero, en realidad, el rastro supuesto de Patrick, tan diáfano para C.C., le resultaba totalmente invisible.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

380


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

C.C. se transformo en un perro rastreador, se puso de cuatro patas y olfateó el terreno guiándose por algo parecido al instinto; en cualquier caso algo de lo que Marina carecía. -Aquí desaparece. Ya no hay más huellas –observó preocupado a su alrededor poniéndose en pie. -Pues eso, se habrá ido –comentó Marina, que comenzaba a ponerse nerviosa.

A medida que el interés de C.C. por Patrick crecía, ella se sentía más vil. ¿Por qué no le explicaba la verdad? Por qué no le confesaba su tremendo lió: la misión de salvadora de su hermana Ángela, que suponía desfilar con el rey Finvana en la cabalgata de los Tuatha De y su compromiso con el hada púrpura para entregar un bailarín a las hadas. Claro que eso significaba mostrarle sus cartas y reconocer que «él» sería ese bailarín, que lo había utilizado y que lo había llevado hasta allí sólo para sustituir a Patrick. Y eso era muy, muy feo.

¿Realmente quería entregar a C.C. a las hadas? Suspiró, contó hasta diez y concluyo que no, que no quería, que era una sentimental de mucho cuidado y que preferiría que C.C. fuese un humano infeliz antes que un bailarín eterno. ¿Y cómo conseguiría liberar a C.C. sin dañar a Ángela y sin poner en peligro a Patrick ni a ella misma? ¡OH, no! ¿Por qué todo se había vuelto tan complicado si la noche anterior parecía tan sencillo? Tan vez la variable de todo ese lío fuera besarse. Antes de besar a C.C. veía las cosas de una forma y en cambio ahora las veía de otra.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

381


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Le pudo su impulsividad.

-Anda, lárgate –decidió, de pronto, dirigiéndose a C.C. Era un acto de bondad y valentía, pero C.C. no lo entendió así. -¿Por qué me tengo que largar? ¿No teníamos que encontrarnos con las hadas en el claro del bosque?

Marina sintió cómo se le hacía un nudo en la garganta y le resultaba imposible confesarle que ese encuentro no era más que una estratagema para entregarlo como rehén. Si le explicaba las razones verdaderas, C.C. la odiaría; y si no se las explicaba, la odiaría igualmente. Salió del paso mintiendo, su deporte favorito.

-He quedado con Patrick y ya sabes que es mi novio. O sea que sobras. Podría haberlo dicho aún peor, pero hubiera sido difícil. Y si pretendía descolocarlo lo consiguió. C.C. palideció y se deshincho como un globo pinchado. -Yo creía que… -musitó mirando a Marina con ojos de pez atrapado en un anzuelo.

Marina sintió pena y unos enormes deseos de acercarse de nuevo a él, acortar distancias, y besarlo. En el cara a cara no hacia falta hablar para decirse las cosas. Pero el sonido de un frágil aleteo de hadas en el claro del bosque, a sus espaldas, le hizo reaccionar con rapidez y acabó de clavar su espada en el corazón del frustrado bailarín.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

382


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-No, no me gustas, si eso es lo que querías saber. Y ahora lárgate antes de que Patrick te encuentre conmigo y te rompa la cara. -Yo creía que tú y yo…, yo y tú… -acertó a repetir como un tonto encasquillado el pobre C.C. Y Marina sintió aún más lástima. -Luci esta loca por ti –soltó de repente, recordando una vaga promesa que por puñetera casualidad podía hasta cumplir-. Es muy empática –añadió, que fue el único piropo posible que se le ocurrió. Dicho lo cual corrió, corrió y corrió hacia el claro del bosque sin mirar atrás para no compadecerse del friki herido. Herirlo era la única forma de inmovilizarlo. Ser odiosa era la única manera de evitar que la siguiera. Qué asco de vida.

Su decisión fue providencial. En el claro del bosque, inquietas, la esperaban revoloteando el hada púrpura y Lilian, y, ante su sorpresa, estaban informadas de su ultimísima decisión. -El bailarín se ha escapado –les comunicó, compungida y sudorosa por la carrera. -Ya lo sabemos. -¿Cómo lo sabéis? -se extrañó con razón. Al fin y al cabo se acababa de inventar esa excusa hacía un segundo. -Las hadas lo sabemos todo.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

383


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Marina se quedo contadísima. En ese caso sabrían que era una mentirosa contumaz, una traidora y una farsante. Su calidad humana y su apariencia física estaban mil puntos por debajo de su hermana Ángela. Jamás seria como ella, jamás le llegaría ni a la suela del zapato. Quizás había llegado el momento de reconocer su error y dar un paso atrás. No podría salir bien la sustitución de su hermanísima delante del rey Finvana y toda la corte. Haría un ridículo espantoso y los padecimientos de Ángela aumentarían. Se despediría de esa hada desafecta que la había dejado en la estacada un montón de veces y que de madrina no tenia nada. Todo había sido un espejismo, una falsa ilusión que le hizo soñar con ser el palidísimo reflejo de Ángela. Su burbuja de había pinchado definitivamente. En apenas unos días había perdido todo vestigio angelical. Su apariencia era pura y simplemente la de Marina y, por más que lo intentaba, no conseguía ser dulce, empática, generosa ni compresiva. Ni siquiera simpática.

Además, le daba apuro dejar a C.C. tirado en medio del bosque y, peor aún, empujarlo a los brazos de Luci. Lo había dicho por decir, pero imaginar a C.C. boqueando entre la humanidad desbordante de Luci le producía un picor intenso en la nuca, algo así como una alergia repentina. Había llegado demasiado lejos y se sentía incapaz de continuar con la farsa. Lo que tenía que hacer era reconocer de una vez que, en jamás de los jamases, por más que lo intentase, conseguiría ser Ángela, puesto que Ángela era inimitable, genuina y única.

Y en esos precisos instantes, cuando ya había decidido lanzar la toalla y

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

384


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

reconocer su fracaso, se produjo algo realmente inesperado. -De Ángela te concedo la voz, la mirada y la hermosura, abandona tu cuerpo sin miedo, lánzate a la aventura –pronunció el hada púrpura con voz queda. -Sonríe, escucha, comprende. Olvida a Marina y aprende –repitió Lilian agitando su pequeña varita. -Delicada como una rosa, fragante como un jazmín, evanescente como una amapola, sueña, niña, sueña y vuela sola. Las dos hadas canturrearon volando en movimientos circulares en torno a su cabeza y lanzando sobre ella una finísima lluvia de polvo de hadas.

Era un sortilegio; lo supo cuando notó un cosquilleo en la planta de los pies que fue ascendiendo y serpenteando por sus piernas, extendiéndose por sus brazos, sus manos y su cuello, repartiéndose uniformemente por su pecho, su espalda y su cabeza y penetrando dentro de ella hasta atrapar todas sus células. Y de pronto, sufrió un tirón tan fuerte en sus articulaciones que creyó que moriría descoyuntada. Sus huesos de quebraron, sus cabellos tironearon con fuerza de su cuero cabelludo, sus ojos temblaron como dos flanes y su piel ardió. Presa de espasmos, cayó al suelo creyendo que aquello era un castigo por sus flaquezas, pero al irse apaciguando los dolores descubrió que las dos hadas, con la varita en alto, sonreían con delectación y se felicitaban mutuamente. -Es fantástico. -Ahora sí que Finvana caerá rendido ante ella. -¡Qué hermosa!

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

385


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Marina se puso de pie con dificultad y lo primero que observo fue que las perneras de los pantalones de su chándal, que antes arrastraban por el suelo, ahora apenas llegaban con dificultad a rozarlo. ¿Había crecido? Se llevo las manos a la cara y al cabello con incredulidad. Sentía un tacto diferente, su nariz era más fina, su boca más carnosa, su frente más ancha y sus cabellos – los palpó con asombro y no pudo creerlo- eran rubios como el oro y largos como los de Ángela. Entonces se fijó en sus manos finas, sensuales, delicadas y con largas uñas, exactamente como las de su hermana. Parecían las manos de Ángela. Comenzó a urdir una sospecha.

-Quiero un espejo. Y rápidamente se llevó una mano a la boca porque la voz que había salido de su garganta era la voz de Ángela, una voz musical y más aguda que la suya. Eso significaba que… Rápidamente palpó su pecho. Efectivamente, tenia tetas, pero esa vez eran las suyas y no resultaban incómodas como los calcetines que rellenaban el sujetador dos tallas mayor. Fue siguiendo con las manos el nuevo contorno de su cuerpo y descubrió que también le habían aumentado las caderas. Eso quería decir que probablemente tenía los ojos azules como el cielo.

-¿Soy Ángela? –preguntó con franco asombro. -Aún no –respondió Lilian-. Faltan algunos pequeños detalles –y tras rozarla con su varita, un temblor repentino en la lengua confundió a la recién estrenada

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

386


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Ángela, que comenzó a parlotear sin ton ni son. -What are you doing? Qu’est-ce que vous faites? Ante su asombro repitió la misma pregunta en más de cincuenta lenguas,

387

algunas de ellas tan ininteligibles e incomprensibles como la textura de las estrellas que colgaban en el firmamento

-¿Me habéis concedido el don de las lenguas? -A callar, que tenemos mucho trabajo.

Sin tregua le concedieron el don de las lenguas, el de la música y el don del orden; luego añadieron el de la elegancia, la educación y las artes dela lucha. Discutieron hasta optar por el de la fascinación, y, finalmente, redondear sus dádivas con el de la simpatía. Las hadas quedaron exhaustas y Marina aprovechó los breves instantes de descanso que se concedieron para caminar con sus nuevas piernas y respirar con su nueva nariz.

A las puertas de la desesperación, aquel era el regalo a su tenacidad. Finalmente, lo había conseguido. Sin subterfugios, sin engaños, sin parches ni rellenos. Ya no se arriesgaba a ser descubierta o pescada en falta, puesto que era la auténtica Ángela y gozaba de todos sus encantos y virtudes.

Esa vez sí, era pura y simplemente: Angela, yes, of course.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Transcrito por Jpame.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

388


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 41 C.C.

I

mposible! C.C. se restregó los ojos con incredulidad. Ángela, su preciosa y traidora Ángela se había transformado en otro ser.

A pesar de haberse sentido despechado, C.C. no se había resignado a esfumarse. Lo suyo era masoquismo puro y duro, del que practican los tozudos que nunca se dan por vencidos. Por eso quiso acabar de comprobar con sus propios ojos como Ángela se abrazaba y se besaba con el irlandés. Por eso la siguió hasta el claro del bosque. Y por si acaso, actuando casi, casi por superstición, se puso la camiseta del revés y busco la seta que nada mas llegar había identificado con la familia visionaria. Un par de lametones le permitirían acceder a todos los secretos del bosque. Si las hadas existían, las verías. Y las vio. Eran dos una violeta. Diminuta y pizpireta, y otra purpura, mas imponente, mas autoritaria. Entre las dos espolvorearon a Ángela con sus varitas, la cubrieron de un polvillo dorado y, minutos después renació convertida en otra. La nueva Ángela, además de ser alta, más rubia, más tetuda y más estupenda, parecía también mas sosegada, armoniosa y predecible que la anterior. Aunque inexplicablemente, sintió rechazo inmediato. A la nueva Ángela le sobraba la

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

389


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

perfección de su naricilla respingona, la carnosidad postiza de sus labios, el color sonrosado de sus mejillas y el rubio impoluto de sus cabellos. Y en cambio, todo aquello que tenia la otra Ángela de sorprendente, imprevisible y

390

cambiante se había desvanecido. Decepcionante. Hasta su voz grabe y algo ronca se había transformado en un musical y pretendiente mente seductora que le pareció sobradamente tópica. Un maniquí. Eso la pareció. Un maniquí amanerado de madera, con las facciones pintadas primorosamente, pero carente de alma. C.C. estaba loco por el alma loca de Ángela y ahora, con ese cambio radical, percibía que su principal virtud, la imperfección, se había evaporado. Tras la traición, el chasco. Solo le quedaba corroborar sus sospechas y verla convertida en una sabelotodo insoportable. Y así fue. Sus palabras sonaron suaves, conciliadoras y llenas de verdad. O sea, falsísimas. _ No queramos correr más de la cuenta. Recordad que las cosas en palacio van despacio. Y es que las hadas estaban presurosas por vestirla con unos largos y lujosos ropajes bordados en oro y plata que habían extraído de un baúl oculto entre los matorrales. Pero Ángela se demoraba en la operación de quitarse el chándal, su chándal. Finalmente se desprendió de el con suavidad y, dejándolo resbalar por sus piernas, lo tomo entre sus manos perfectas y lo acerco a su naricilla. Aspiro intensamente y pregunto:

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

_¿Puedo quedármelo? C.C. y las dos hadas se quedaron mudos. Sus palabras, su gesto… para nada se avenían, con su nueva imagen. Lo había preguntado de sopetón, con un deje caprichoso, como quien tiene un impulso y cede a una tentación. C.C. se había estremecido al reconocer en esas palabras y en el gesto pueril de oler su chándal algo que le recordaba a la Ángela anterior. _ ¿Por que? _preguntaron casi a la vez ambas hadas. Ángela sonrió con una coquetería arrebatadora. Era imposible negarse a su posible petición. Y mientras hablaba, acariciaba el tejido áspero y descolorido algodón azul. -Es que… me trae recuerdos. _ ¿Recuerdos? ¿Recuerdos de que? _preguntaron al unisonó las dos hadas, tan curiosas como todas las hadas C.C. contuvo la respiración afectado de una paralisis transitoria. Barajo mil posibilidades, a cual mas estúpida: Ángela tenia recuerdos de suavizante de oferta que compraba su querida madre, Ángela tenia recuerdos de las maravillosas clases de gimnasia de su adorable escuela, Ángela tenia recuerdos del color azul descolorido del cielo de su ciudad. Ángela tenia recuerdos de… _Recuerdos de un chico, el chico que me lo regalo. C.C., a punto de morir por falra de bombeo de aire, aspiro todo el oxigeno del bosque, se lleno los pulmones con avaricia y sintió como se le iba la cebeza.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

391


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

¿Ángela se acordaba de el? ¿Ángela quería conservar algo suyo? Tal vez el corazón de uralita de Ángela hbia quedado mellad por algún zarpaso de sus besos. _No puedes. Finvana es muy celoso y no consentiría que llevases contigo un recuerdo de un muchacho. C.C. radiografio la expresión de Ángela intentando interpretar su nuevo rostro inescrutable. ¿Estaba trsita? ¿Estaba enfadada? ¿Estaba desesperada? _En ese caso no hay ningún problema. Lo dejo y ya esta. C.C. se deshincho de nuevo. Menuda porquería de recuerdos despertaba su miserable persona si Ángela se resignaba a perderlo com quien pierde un bolígrafo de propaganda y se queda tan fresca. _Pero me dejo los calzoncillos puestos _añadio de pronto con una dulzura no exenta de picardia. y C.C., con los ojos saliéndole de las orbitas, se dio cuenta de que llevaba sus calzoncillos y de que la quedaban estupensamente. _¿Calzoncillos? -¿Por qué llevas calzoncillos en lugar de braguitas? _Pregunto asombrada Lilian. Ángela se encogió de hombros con una exquisitez de azafata de vuelo. _Son mas comodos.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

392


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

CC. flipaba. Ángela ya no se refería al propietario de sus calzoncillos, Ángela tiraba pelotas fuera para conservar algo suyo en secreto. ¿era Eso? ¿Estaba en lo cierto? ¿Quería acordarse de el? ¿O se lo estaba inventando por que le convenía pensar que no era un fracasado, a quien todas las chicas utilizaban en un momento de sus vidas para chorizarle su chándal, sus calzoncillo y luego deshacerse de el? ¿Tenia sentimientos Ángela? ¿Era una persona humana? No estaba muy seguro. No tenia ninguna pista sobre quien era y menos aun en quien se había encarnad. Podía convertirse en mujer lobo en cualquier momento; o a lo mejor era una vampira o una asesina en seria. Todo era posible. Y sin embargo, algo muy poco matemático, muy poco lógico y nada razonable le decía que la antigua Ángela acechaba desde el interior de la frialdad de su nueva envoltura Ya vestida con sus nuevos ropajes, con los cabellos sueltos y sujetos en la frente por una diadema de perlas, parecía exactamente una princesa encantada. _Maravillosa. _Fascinante. _Finvana quedara prendado. _Y Oonagh estará más celosa que nunca. Así iban comentando las hadas, al son de pasos de danza que Ángela ensayaba en el claro del bosque

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

393


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

C.C. se froto los ojos de nuevo. La visión espectral de la nueva Ángela con sus cabellos rubios flotando al viento y sus piececillos danzantes cubiertos de unos delicados zapatos de seda bordada es tan absurda como la presencia de las dos hadas. No Obstante, era real. Como real fue la carroza regia con el tiro de cuatro caballos negros como la noche que apareció silenciosamente entre el follaje, conducida por un apuesto chambelán. El cortesano se arrodillo antes Ángela, hincando una rodilla en el suelo, y luego le ofreció gentilmente la mano. Y Ángela como si lo hubiera hecho toda la vida, coloco con delicadeza la suya sobre el dorso de la mano del caballero y avanzo con pasos gráciles hasta la carroza cuyas puertas se abrieron solas para acogerla. Ángela subió los peldaños con elegancia, recogiéndose la falda para no ensuciarla, y luego se perdió en la oscuridad de sus asientos aterciopelados. _ Y bien, ¿Qué os parece? _pregunto el hada violeta con un deje de inquietud en la voz. -perfecta. Es simplemente perfecta _comento sinceramente admirado Diancecht, y luego, admirándola fijamente, añadió_: Pero no tanto como tu… Lilian se ruborizo y desvió de nuevo la atención hacia su protegida. _ya veréis, no fallara. Como decís, es perfecta. C.C. coincidió con ellos. Ángela era simplemente perfecta a la Ángela imperfecta, humana y frágil, a la Ángela menuda, delgada, blanca, andrógina y picara. Fuese quien fuese la Ángela que se había refugiado en la carroza, y que llevaba sus calzoncillos puestos, desapareció en el tiempo que tarda una ardilla

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

394


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

en trepar un árbol. Y con ella, el chambelán, las hadas y el polvo luminoso que llenaba de luz y bienestar el claro. C.C. se estremeció de frio, volvió a frotarse los ojos por tercera vez en esa noche y llego a una conclusión apabullante: Ángela se había esfumado. Podía hacer tres cosas: quedarse, y regresar a Dublin, o seguirla. Lo mas sensato habría sido regresar a Dublin, o seguirla. Lo más sensato habría sido regresar a Dublin, pero precisamente eso era lo menos emocionante. Lo más prudentemente quizás habría sido esperar, pero eso era lo más aburrido del mundo. Descartadas las dos primeras posibilidades, decidió actuar. Al fin y al cabo comenzaba a anochecer y la noche era el refugio de los elfos hunter, cazadores nocturnos que se ocultaban en las sombras para obtener sus presas. De algo le servirían sus muchas horas de navegación por mundos mágicos. Ahora, en lugar de contemplarlos en una pantalla, los hollaría con sus propios pies. No necesitaba mapa. Tenía clarísimo como se accedía al reino de los Tuatha De, ocultos bajo las colinas horadadas. Había penetrado en su replica virtual hacia solamente unas horas. Se puso en marcha con entusiasmo y a punto estuvo de silbar una cancioncilla. De pronto se sentía vivo, útil y alguna cosa mas. No quiso admitirlo pero quizás esa nueva sensación tuviera algo que ver con el enamoramiento. La única cosa verdaderamente importante, trascendente y primordial en su vida era rescatar a su Ángela, la chica con la que se beso, de la trampa en la que había caído y del cuerpo en el que permanecia prisionera. Fuera cual fuera el motivo de su transformación y de su viaje, había algo turbio en prestarse a los manejos de los seres feericos.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

395


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Ángela era demasiado ingenua para desconfiar de ellos. Quizás ignoraba que mienten como bellacos, que traicionan a sus mejores amigos, que son caprichosos Volubles y crueles, y que pueden llegar a ser sanguinarios. El la salvaría. El sacaría a Ángela del atolladero. Era un héroe de carne y hueso y comenzaba a gustarle serlo.

Transcrito por Analieta.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

396


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

εїз Capítulo 42 Luci.

U

Na vez C.C. se hubo alejado lo suficiente, Luci y Antaviana, tras

permanecer largo rato en cuclillas, se levantaron de su

escondrijo con las piernas entumecidas y llenas de rasguños, Natural, se habían ocultado tras unos matorrales que resultaron ser espinos. Desde esos incómodos miradores habían estado espiando sucesivamente todas las escenas

que se habían ido sucediendo en el bosque. Luci aun no había acabado de dirigir la transformación de Marina en la angelical Ángela. Le resultaba profundamente ofensiva su perfección. La veía como una amenaza, como una barrera infranqueable. -Es imposible ser tan guapa. Por fuerza le tiene que doler – mastico envidiosa al ver como Mariana crecía, se redondeaba, cambiaba el cutis y el cabello y se convertía en una Top Modelo.

Aunque al final todo había acabado bien: Ángela se había esfumado y C.C. solo y frustrado, regresaba a casa. Se trataba de pasar inadvertidas y evitar que C.C. las descubriese: nada irritaba mas a los chicos que saberse vigilados, pensó Luci.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

397


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

El hallazgo de la tumba de Patrick y sus ropas la había impresionado y había confirmado sus peores sospechas: Ángela había asesinado al pobre irlandés. La aparición de las hadas, en cambio, había entusiasmado a Antaviana, que

extasiada con Lilian, no paraba de hablar de ella. El problema era que ella no las había visto y Antaviana no podía creerlo.

-Es imposible que no hayas visto a las hadas ¿Ni siquiera las has oído? -No. -¿Ni has visto la carroza con los caballos? -No -¿Ni a Diancecht? -No -Tendrías que haber comido alguna seta. -¿De cuál? Antaviana le acerco una que crecía bajo un roble. -Esta. Si la chupas, podrás ver a las hadas. Luci no dejaba de asombrarse de la macarrónica cultura general de la enana. -Tú lo has hecho? -Claro. De todas formas no me hace falta; el mundo está lleno de hadas y duendes y de niña los veía a menudo.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

398


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

Luci no acaba de tragárselo y lamio la seta sin mucho entusiasmo, no fuera caso que la pequeña e imprevisible Antaviana quisiera envenenarla. -Las hadas molan. Yo quiero una para llevarla siempre conmigo, pedirle todo lo que quiera y convertirme en alguien diferente cada mañana. Sería muy guay-¿tu que querrías ser? Luci la considero una pregunta idiota, y no se digno a responder. Antaviana, al no obtener respuesta, continuo con su monologo siguiéndola en su expedición a través del bosque.

-yo querría ser famosa y alta, pero también me encantaría convertirme en un perro tu?

Luci se pregunto por qué se había cruzado en su camino alguien tan sumamente impresentable como Antaviana. Lo malo era que ya no podía prescindir de ella. -¿Y un orangután? No pongas esa cara, dicen que son la tira de inteligentes, a lo mejor tienes antepasados orangutanes. La venta es que si fueras un orangután, podrías usar las mismas gafas.

Era imposible. Ni siquiera ignorándola lograría que callase. -No quiero ser un orangután – gruño Luci -Bueno, no te pongas así, solo era una idea – y sin ninguna intermitencia cambio de tema - A mi me ha gustado más la violeta. Yo me quedo la violeta y tú te quedas la purpura. Te hago un buen trato, la purpura manda más que la violeta. -¿De qué me hablas? – sondeo Luci, totalmente desconcertada.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

399


✿ Magia de una noche de verano

✿✿

Maite Carranza

-De las hadas, de que va a ser ¿No estamos siguiendo a las hadas? Además de pelma era tonta, pensó Luci.

-No. Estamos siguiendo a C.C.

400

Antaviana se detuvo en seco. -Por qué? -Porque me gusta! – exclamo Luci, hastiada. Era muy cansado tener una amiga sorda. Tendría que repetírselo todo cada cinco minutos? Antaviana tuvo un pequeño disgusto. -Y las hadas? A mí me gusta el hada violeta. A Luci le entraron ganas de darle un sonoro cachete, pero se acordó de que eso era violencia y de que ella era una buena persona. - Deja a las hadas, son peligrosas. Antaviana, sin embargo, podía ser más peligrosa aun. -Yo quiero un hada madrina que me conceda todos los deseos. La necesito, es lo que más deseo en la vida. De hecho, sin un hada nada tiene sentido, lo acabo de descubrir. Si angula tiene una, yo también. Quiero el hada de Ángela – Lloriqueo. Luci comenzó a ponerse nerviosa. -Está bien, está bien. Tendrás tu hada, pero siguen.

εїз✿✿ The Devil Pink Girls con la colaboración de las chicas del Foro de Alishea.

✿✿

Magia de una noche1  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you