Page 1


Platón fue el discípulo de Sócrates, pensador ateniense cuya vida estuvo dedicada a la búsqueda de la verdad. Platón contaba con gran prestigio por sus capacidades y porque descendía de una familia aristócrata, por lo tanto el gobierno de los 30 tiranos, formado por oligárquicos, intentaron convencerlo para que se se uniera a ellos. Éste rechazó tal propuesta porque no aceptaba su forma de gobierno (sembraron el terror y llevaron a cabo una grande represión contra los demócratas) así como tampoco fue partidario de la Democracia ateniense. Aunque realmente lo que le hizo desvincularse de la política fue la condena a muerte a Sócrates, el considerado más justo de todos los hombres y llegó a la conclusión de que todos los estados de su época estaban mal gobernados, que lo ideal sería un gobierno formado por filósofos. Maestro y discípulo no estaban de acuerdo con las teorías relativistas y escepticistas de los sofistas. En la primera se afirma que toda verdad es siempre relativa y que por tanto no existen verdades absolutas, la segunda cree que es imposible el alcance de la verdad, ya que no podemos estar absolutamente ciertos de nada. Frente a estas afirmaciones tan radicales se posicionaron Sócrates y Platón ya que no estaban de acuerdo con el subjetivismo de los comerciantes del saber. Por otra parte aceptaban que hay opiniones que son relativas pero que, por otro lado, estaba la verdad, que no es relativa a cada ser y que no depende de una época histórica concreta o una determinada sociedad. Así que, concluyendo su forma de entender la verdad, dedujeron que hay tanto verdades absolutas, objetivas y universales como nociones objetivas y universales sobre lo justo y lo bueno.


En la Atenas del s.VI a.C la forma de organización política era la democracia donde todos los ciudadanos(varones mayores de edad excluyendo a los extranjeros y esclavos) tenían derechos a participar en la Asamblea, donde se discutían las leyes y las decisiones del estado. En esta forma de gobierno cualquiera podía acceder al poder, por esta razón Platón consideraba esta forma de gobierno inadecuada y peligrosa para la armonía y buen gobierno de la comunidad porque no todo el mundo estaba capacitado ni en conocimientos ni en virtud para ejercer cargos políticos, se necesita poseer o aprender el “arte” de la justicia para la cual pocas personas estaban capacitadas. También opinaba que la democracia ateniense era gobernada por unos pocos políticos educados por sofistas que influían sobre el pueblo ignorante mediante el engaño y otros métodos. Por otra parte, existía una forma de gobierno llamada oligarquía, que consistía en que el poder se transmitía mediante la transferencia sanguínea o mítica, es decir que no se tenían en cuenta las cualidades éticas y la dirección del gobierno no estaba a cargo de los mejores según la comunidad. Según Platón en esta otra forma de gobierno sucedía lo mismo que en la anterior, es decir, que no accedían al poder las personas válidas para el cargo. Platón observo que todos los estados estaban mal gobernados y se le ocurrió la idea del filosofo gobernante que planteaba que solo un gobierno formado por filósofos seria capaz de gobernar el estado con justicia.

Actualizaciones 2  

Actualizaciones 2

Advertisement