Page 1

Nacida en 1976 en Castell d'Aro. Soy una visionaria cofundadora de la empresa  gerundense Vircas, que distribuye los proyectores de cine más innovadores del  mundo, revoluciona las salas de cine y se ha convertido en un referente  internacional. También creamos un programa para limpiar el espacio “El cine será gratuito y con butacas con audio personalizado” ¿Su currículum de antes de facturar millones de euros? Estudié Técnico de Empresas y Actividades Turísticas e inglés y francés. He  trabajado de recepcionista, asistente, au piar, profesora de informática, productora,  editora, reportera, traductora y consultora en nuevas tecnologías. Ahora presido  Digital Cine Experts y el próximo paso será ayudar a digitalizar los cines, proteger  los pequeños exhibidores de la extinción programada, democratizar el sector y  acabar con los altos precios pactados por el oportunismo del negocio. ¿Qué le molesta de las actuales salas de cine?  La taquilla. El cine será gratuito porque hay otros modelos de negocio para la gran  pantalla. ¿Y cómo serán los cines del futuro? Sin proyectores, con grandes pantallas tipo plasma y butacas con audio  personalizado y con multidioma. ¿Las salas ya está cambiando…? Cambiamos los proyectores de 35 mm por los digitales, que dan mucha más  resolución de imagen y opción de 3D. También cambiamos las pantallas, las  butacas y el sonido. Pero no podemos cambiar el exhibidor que cree que su negocio  es el mismo de hace quince años y lamenta que cada vez pierde más público. ¿Cómo participa en la limpieza del espacio? Tenemos un software que cataloga objetos, genera en tiempo real cartografía  tridimensional, permite evitar colisiones y facilita la retirada de algunos de ellos. ¿Por qué no cree en las subvenciones?  Vivimos en un país donde generalmente se escoge quién es el crack para cada  cosa, y se dan dinero a quien los identifican y apoyan. A menudo de espaldas a  quien realmente tiene talento y que ya vuela hacia otro país.


¿Qué piensa cuando los políticos dicen que hay que ayudar los jóvenes  emprendedores?  Que aquí no es fácil empezar una nueva empresa. Te pueden aplastar la ilusión de  un proyecto con muchas trabas burocráticas que hacen gastar tiempo, paciencia y  dinero. A menudo no entienden qué haces ni por qué lo haces, y eso es realmente  muy triste.  ¿La crítica cinematográfica informa bastante bien sobre los avances técnicos?  No. Ahora critican mucho el 3D y algunas críticas son merecidas, pero la tecnología  necesita un tiempo de transición y que nos acostumbremos. Es cómo cuando Colón  llegó a América y los nativos miraban un galeón y no lo veían porque en su cerebro  no había ninguna referencia de los barcos. También hace falta que dejen de decir  que un proyector para cine digital vale 130.000 euros, cuando en realidad en vale  48.000. ¿Hace caso del críticos antes de ir a ver un película?  En general, no. Ni tampoco de mi marido, que es director de cine. ¿Festivales y academias de cine sirven para llenar las salas?  No, sobre todo desde que tenemos Internet, que es el mejor escaparate del mundo. ¿Traer el fútbol y la ópera a los cines traiciona el séptimo arte?  Es una manera de amortizar salas con muy buenos equipos que ofrecen buen  sonido e imagen en alta definición. El fútbol tiene muy buena acogida porque se  puede ir con niños y disfrutar de un espectáculo casi idéntico al del estadio. Las  óperas retransmitidas o grabadas en directo son muy emocionantes porque se  disfruta de un gran espectáculo sin ir al Scala de Milán y a un precio asequible. No  es igual que estar en el Liceo, pero es muy emocionante. ¿Ahora vende el mejor proyector del mundo, pero cuando puede quedar  obsoleto?  En menos de un año llegará la proyección con láser y en unos cinco años no habrá  proyectores y solamente pantallas. ¿Es posible otro cine? Vivimos un periodo muy extraño que no me acaba de gustar. Una asociación de las  majors de Hollywood controla estrictamente los cuatro fabricantes de proyectores,  dónde se instalan, quién los instala, qué películas se pueden poner, con qué precio 


y con riesgos de exclusión por cuota de mercado. Y todo esto, protegido por  contratos de exclusividad territorial. Europa pagará cara esta aceptación y la  complicidad de quienes lo permiten. ¿Cree en el romanticismo del blanco y negro?  No, es una cuestión de estética. Ahora aumentamos mucho el número de  fotograbas por segundo y esto permite más definición, más información visual y  cromatismos nuevos. ¿Cómo recuerda los cines de su niñez?  Recuerdo el estreno de alguna película como E.T. y que este tipo de estrenos  llenaban las salas.

Eva Tauler castellà  

Cambiamos los proyectores de 35 mm por los digitales, que dan mucha más resolución de imagen y opción de 3D. También cambiamos las pantallas...

Advertisement