Issuu on Google+

GUSTAVO SAINZ, Batallas de amor perdidas, es un conjunto de húmedas palabras. Una descarga sexual. Como abrir las piernas del ser amado y encontrar el deslumbramiento de su sexo. Reflexión acerca del amor, el erotismo. Una seducción del lenguaje.

EDMÉE PARDO, Flor de un solo día, nos invita a imaginar hasta dónde pueden llegar los enredos eróticos que seducen aun a las personas más calculadoras y racionales, abriendo horizontes con imágenes sexuales que cualquiera quisiera vivir, públicamente o a escondidas, al fin y al cabo anheladas.

HERNÁN LARA ZAVALA, Muñecas rotas, pone de manifiesto que el erotismo encuentra cauces poco propicios, pero sí propiciatorios, para que dos solitarios en condiciones vulnerables cobijen sus heridas mediante la entrega de los cuerpos: con perversiones, anhelos y ternura concebidos en el instante de tenderse frente a alguien anónimo y conocido, que guarda en el fondo los mismos miedos, frustraciones y sufrimientos.

Alberto Ruy Sánchez busca explorar la intimidad donde los cuerpos hablan de distintas maneras y huyen de todos los lugares comunes. Dentro de una atmósfera íntima y abstracta una mujer desnuda, con vientre de espejo, grita en el vaivén erótico, una y otra vez. Comparte sueños, ardores, alegría y plenitud. La huella del grito es un diálogo magistral e interminable de las carnes y los alientos de dos que se aman, de dos que se matan; resignificando el habla de los cuerpos sin dejar de producir el estremecimiento intrínseco de este lenguaje. Las fotos de Alejandro Zenker, además de atrapar los gritos amorosos del texto, se convierten en un relato paralelo que, a la postre, se entrelazan con la poética del autor.

ISBN 968 - 5473 - 29 - 3

9 789685 473293

MINIMALIA es una colección que aprovecha y explora las nuevas tecnologías de composición y producción digital con el fin de crear nuevos paradigmas que lleven la palabra del autor al lector.

Alberto Ruy Sánchez • La huella del grito

ALBERTO RUY SÁNCHEZ

La huella del grito

Otros títulos de la colección:

mm

minimalia

erótica

ALBERTO RUY SÁNCHEZ nació en México, D. F., el 7 de diciembre de 1951. Narrador, ensayista y editor. Director general de la revista Artes de México, con la que obtuvo diversos premios. Ha colaborado en revistas y periódicos de América y Europa. Fue becario de la Fundación Guggenheim y del Fonca. Entre sus obra destacan De cuerpo entero: crónica de viaje, autobiografía (1992); Mitología de un cine en crisis (1981); Al filo de las hojas (1988); Tonalá, Sol de barro (1991); Mito y magia en América: los 80 (1991); Arturo Rivera (1991); Los demonios de la lengua (1987); Los nombres del aire (1987); La inaccesible (1990), y Los jardines secretos de Mogador (2001). Recibió el Premio Xavier Villaurrutia 1987, por Los nombres del aire, y el Premio José Fuentes Mares, de la Universidad de Ciudad Juárez y la New Mexico State University, Las Cruces, 1991, por Una introducción a Octavio Paz.


ALBERTO RUY SÁNCHEZ La huella del grito

Ediciones del Ermitaño MINIMALIA Erótica


Primera edición, noviembre de 2002 Primera reimpresión, febrero de 2003 Director de la colección: Alejandro Zenker Coordinadora de la colección: Ivonne Gutiérrez Obregón Cuidado editorial: Elizabeth González Coordinador de producción: Beatriz Hernández Fotografía de interiores y portada: Alejandro Zenker Modelo: Leda Rendón

© 2002, Solar, Servicios Editoriales, S.A. de C.V. Calle 2 núm. 21, San Pedro de los Pinos Teléfono y fax (conmutador): 5515-1657 solar@solareditores.com

www.solareditores.com ISBN 968-5473-29-3 Hecho en México


S

Nada se ve

Una tarde caliente de junio, en un hammam privado del puerto, Aziz desnudo, sentado en azulejos mojados y recibiendo suavemente en la cara un chorro de agua fresca, vio cómo Hawa caminaba lentamente hacia él. Estaban solos entre los vapores densos del baño que alquilaban dos o tres veces por semana. Hawa empapada, escurriendo sudor, se abría paso desde el fondo del salón. Surgía de 6


la penumbra como separando cortinas, como cruzando telas de neblina obstinada, interminables obst谩culos de nube. Algunas delgadas perforaciones en forma de estrella, distribuidas en la b贸veda lejana del techo, dejaban caer hasta el piso sus barras verticales de luz. Eran casi s贸lidas de tan luminosas. Pero nada menguaba m谩s esa obscuridad que la piel mojada de Hawa reflejando por instantes intermitentes la luz del techo. Hawa las cruzaba con lentitud gozosa, con la mirada fija. Buscaba a Aziz tras las sombras, entre el agua y la neblina de la fuente esquinada. 8


SS

Por los ojos

Ella entraba en él por los ojos. Y Aziz ni siquiera se imaginaba que esa imagen de Hawa iba a ser una de esas huellas imborrables que los caprichos de la memoria traen de nuevo, para siempre, a cualquier hora, sin que parezca haber justificación alguna. Una imagen que siempre alteraría levemente el fondo de su respiración, obligándolo con frecuencia a cerrar 10


los ojos para que dure la impresión en él, aunque tan sólo sea otro instante. Hawa desnuda avanzando vaporosa. Y las gotas que le escurrían por los pezones, iluminadas de pronto como un relámpago mientras caían. Sus manos afiladas partiendo bruma. Su vientre como espejo. Su pubis catarata obscura y detenida. Y, como un nuevo emblema del deseo, la búsqueda impresa en los ojos que se acercan impacientes.

12


SSS

Nudo del mundo desnudo

Hawa y Aziz salían del hammam metiéndose en la red de callejuelas con la certeza de quien pisa un camino más de cien veces recorrido. Pero a ambos les gustaba dejarse llevar por la sensación de que algo especial en el aire alrededor de ellos los hacía respirar más hondo y les permitía sentir en todo lo que encontraba su mirada o su tacto, una forma de intensidad que 14


de pronto crecía. Como si las cosas se erotizaran a su paso. Como si todo en el mundo les hablara de la inquietud posesiva que los ataba, que en la misma fuerza del nudo los consumía. Al salir del hammam toda la ciudad se volvía una prolongación de las sensaciones que habían tenido adentro. Como en las casas mismas de Mogador, con sus recámaras sin puertas, abiertas completamente sobre los patios interiores, abiertos a su vez al cielo: donde todo lo exterior está adentro y todo lo interior está fuera. Donde todo de pronto les hablaba de ellos mismos 15


deseĂĄndose, recorriĂŠndose, saliendo y entrando uno en el otro por todos los poros de la piel como fantasmas sensuales.

16


SSSS

Las calles del Cuerpo

Cada vez que acababan de estar juntos la ciudad se volvía parte de su cuerpo, vínculo material entre ellos, como un inmenso órgano que de golpe los anuda y a cada paso los entreteje. Cuerpo de calles, la ciudad en ellos, calles del cuerpo, por donde caminan unidos, uniéndose.

18


Aziz siente cómo ese erotismo tenue, sutil, todo lo permea y va creciendo en ellos. —Las mismas calles de siempre se vuelven otras cuando acabo de besarte, de estar contigo en el hammam: que es siempre como estar compartiendo un sueño. Es como si todas las calles, largas o cortas, rectas o curvas, me llevaran hacia muy adentro de ti. —Yo siento algo parecido, le dice Hawa, el ligero ardor feliz que llevo en el sexo está latiendo hasta en mis ojos. Con él toco todo y todo ahí me toca: hasta el viento, los olores de la tienda 20


de especias, el tintineo de las estrellas de hojalata colgando del techo, la geometría llena de vida de los tapetes. Hawa interrumpe lo que está diciendo porque un adoquín mal puesto la obliga a cambiar el paso. Casi tropieza pero no le da importancia. Se apoya en Aziz un instante y sigue diciéndole —Pero yo pensaba ahora en otra cosa. En algo más fuerte. Todas estas sensaciones me llenan de alegría y de plenitud. Todo es de pronto imagen de mi sonrisa cuando salimos juntos a la calle. Pero en lo que yo pensaba era en lo que nos pasa justo después 22


23


del grito. No es que se me olvide pero quisiera que no todo fuera imagen de lo maravilloso que sentimos varias horas después, o varias horas antes. No sólo quiero tener a la mano este magnetismo total sino esa otra tormenta, la del grito.

Al día siguiente, mientras las hojas de los árboles golpeaban suavemente su ventana, como acariciando una piel transparente, y el sol también lo tocaba todo haciendo siluetas, Aziz trató de poner en palabras eso que llamó especialmente para Hawa “La huella del grito”. 24


SSSSS

Dos cuerdas

Después del grito, lanzaste hacia atrás la cabeza tensando como un arco la espalda, abriendo un hueco luminoso entre la cama y tu cuerpo. Quise tocar esa tensión y metí la mano en la luz: acaricié sin verla esa cuerda doble anudada de tus nalgas a la nuca. Bajé lentamente de nuevo, hasta desviarme en la ranura, suavemente pero 26


con firmeza, milímetro a milímetro, retrocediendo y avanzando de nuevo, muy lentamente. Apretabas las nalgas como mordiendo mi mano con ellas. Otro grito. Quería tocar tu voz y llené de besos tu garganta extendida, tu cuello lleno de sudor que se movía tenso mientras gritabas de nuevo. La parte más alta de tu abdomen se tensaba también y parecía que con los pezones levantados hacia mí gritabas de nuevo. Grito doble, de piel endurecida. Me tocabas con ellos sin tocarme. Eran como dedos extendidos hacia mi boca. Sentía su huella en mis labios desde 28


antes de besarlos, de morderlos suavemente, cada vez más duro, hasta donde tu voz, con alguna ligera variación en su canto desgarrado, me indicara que puedo llegar en mi mordida. Tu grito me dijo “más”. Yo me detuve. Tu silencio me ordenó: “más”. Y acaricié tus pezones con mi aliento, controlando la humedad que colocaba en ellos, secándolos, mojándolos, sintiendo en mis manos que acariciaban tu cuello la nueva tensión de tu grito.

30


SSSSSS

Fantasmas en la mano

Después del grito, con la mirada seguí tu mano. Atrapabas algo invisible en el aire, le hundías las uñas y lo comprimías con toda tu fuerza, con rabia, con placer, con dolor, con todos tus fantasmas rodeándote. Quise ser uno de ellos. Porque de pronto no bastaba con estar ahí, contigo, amándote piel a piel, beso a beso, instalado en el esplendor de verte y olerte, de acariciarte con 32


los ojos y las manos y la boca. Había algo más profundo y más duradero, como si en tus manos se abriera de golpe una puerta misteriosa hacia lo invisible, hacia ese lugar donde tus fantasmas son tus amantes siempre. Desde ahí algo de ellos visita tu cuerpo, muchas veces de manera inesperada. Quise ser uno de los que entran y salen así de tus sueños, de tus placeres, y aparecerme en tus manos súbitamente, cuando tú menos lo esperes. Cuando incluso en la piel de cualquier otro descubras nuevas profundidades que, tal vez, estén solamente entre tus dedos, 34


en la parte más invisible de ellos donde deseaba yo ahora quedarme. Quería que me convirtieras en uno de los que aparecen en tus gritos, en tus manos apretadas, en tus dientes tensos, en tus rasguños, en tu casi dolorosa alegría. Después del grito abriste tu compuerta de fantasmas y ávidamente hicimos el amor con ellos hasta que un grito largo, feliz y sostenido, me hizo sentir que nunca saldría ya de ese otro grito invisible que es para mí tu cuerpo.

36


SSSSSSS

Lo de adentro afuera

Después del grito llevaste las manos a tus nalgas como queriendo abrirlas más y más y nunca suficiente. Palpitaba esa franja de piel, antes dormida, entre tu ano y tu vagina, como si fueras a cantar por esas bocas con una voz potente que estuviera aguardando ahí, desesperada entre las dos. Los labios extendidos, inflamados, repletos, palpitaban también por su cuenta. 38


Y, me dan escalofríos al acordarme: las paredes interiores de tu vagina parecían salirse de tan llenas, de tan hambrientas, de tan abultadas. Parecían tan frágiles que apenas con un soplido podía acariciarlas. Con el calor de mi mano, apenas cerca, sin tocarlas. Acerqué luego el calor de mis testículos, tenue entre su piel plegada. Pero con todas tus bocas querías morderme. Con todas tus bocas me sonreías, me mojabas, me decías: “ven, entra en lo más obscuro conmigo, entra en la noche de mi cuerpo, donde nada se ve sino a tientas”. Me miraste a los ojos, 40


me tomaste con las dos manos jalando mi pene hacia ti y me dijiste: “voy a ahorcar con toda mi fuerza obscura tu cosa ciega, tu dura realidad, tu piel más tensa, tus venas llenas, tu vaivén profundo, tu máxima fragilidad creciente y decreciente. Y voy a apretar tan fuerte que nunca saldrás de mí, ni muy pequeña ni muy adolorida. No admitiré chantajes ni deserciones bruscas. Entra. Que seguro te veré morir mientras eyaculas. ¿No querías convertirte en mi fantasma? Y aún después serás mi reducido prisionero. Entra ya, cierra los ojos y abre las ma42


nos. Abandona ese otro mundo donde sólo lo que ves existe, donde yo no estoy sino casi a medias�. Todo eso me repetiste luego, entre dos gritos, con todas las otras voces de tu cuerpo.

44


La producción se realizó íntegramente en las instalaciones de Solar, Servicios Editoriales, S.A. de C.V. Calle 2 núm. 21, San Pedro de los Pinos 5515-1657 solar@solareditores.com

www.solareditores.com En su composición se utilizaron tipos Schneidler Light de 16 puntos, y Schneidler Medium de 16 y 32 puntos. El tipo Schneidler, usado en la colección Minimalia, se basa en la tipografía de los impresores venecianos del periodo renacentista y comparte con ella su gracia, belleza y proporciones clásicas. Es un tipo fino y legible tanto para textos extensos como para carteles y folletos. Una de las características más originales de esta fuente son sus signos de interrogación. F. H. Ernst Schneidler, diseñador de fuentes y maestro tipógrafo, concibió originalmente la Schneidler Old Style en 1936 para la Fundidora Bauer. Esta primera reimpresión consta de 50 ejemplares.


mm minimalia

Títulos de la colección 1. Felipe Garrido, Tepalcates 2. Alejandro Ramírez, Entre mitos y flautas 3. Eugenio Aguirre, Ángeles y Demonios 4. Alejandro Sandoval Ávila, Agua zarca 5. Ana María Jaramillo, La curiosidad mató al gato 6. Carlos Mongar, Fragmentos sin fondo 7. Virginia Jackson, Géminis/Gemini 8. Ricardo Bernal, Metafísica del aborto 9. Cristina de la Concha, Historia de una perdida y otros cuentos 10. Héctor Perea, Aguasvivas 11. Víctor Sandoval, Coplas que mis oídos oyeron 12. María Velázquez, Aun sin saber quién eres. Cuentos, relatos y alebrijes 13. Eugenio Aguirre, Los perros de Angagua 14. Saúl Ibargoyen, Poeta en México City 15. Luis Ignacio Helguera, Ígneos 16. Alejandro Ramírez, Tiempo de cuentos 17. Cristina Gómez, Puentes bajo el asfalto 18. Sex-Teto y otras piezas para cuatro manos 19. Blanca Martínez, Cuentos del Archivo Hurus 20. Francisco Segovia, Rellano 21. Vueltas de tuerca, Cuentos de escritores politécnicos 22. Felipe Garrido, Voces de la Comarca 23. Hélène Monette, Montréal brûle-t-elle? ¿Arde Montreal? 24. Arduro Suaves, Canutero 25. El surco y la palabra, Literatura emergente de Aguascalientes 26. Óscar Edmundo Palma, Periodismo en crisis 27. Alí Chumacero, Poeta de amorosa raíz 28. Iván Portela, Cantos de fuego (Cantos ivánicos) 29. Luis Reyes de la Maza, Juan Xóchitl I (El pontífice mexicano)

30. 31. 32. 33. 34. 35. 36. 37. 38. 39. 40. 41. 42. 43. 44. 45. 46. 47. 48. 49. 50. 51. 52. 53. 54.

Iliana Godoy, Secreter Otto-Raúl González, Sea breve Animalia, Bestiario fantástico Hugo Gutiérrez Vega, Lecturas, navegaciones y naufragios Águeda Pía Fernández, Una mujer en vilo Adolfo Castañón, El reino y su sombra. En torno a Juan José Arreola Saúl Ibargoyen, Bichario Mónica Mansour, Poema paraSilvia/ Nómada de mí Luz Elena Cabrera, Abelardo y Heloísa. El arte de la pasión María Guerra, Vocación de viento León Guillermo Gutiérrez, No mueras esta noche Aníbal Rodríguez Silva, Memoria de escriba Eduardo Zambrano, A ras de todo Patricia Jacobs, Diccionario enciclopédico de mexicanos de origen libanés y otros pueblos del Levante Pablo López, El amor en pocas palabras Javier Contreras Villaseñor, Cuadernos de humo Alejandro Ramírez, Color de noche Poesía ensayo y crítica en la vida de Ramón Xirau Eduardo Lizalde, Las huellas del tigre La ciudad escrita, Lauro Zavala Con Augusto Monterroso en la selva literaria Mercedes Martínez Torres, Clave de Sol y niebla Enrique Héctor González, Anfropiflume Águeda Pía Fernández, En lo alto. Estampas de México y Europa (1939-1975) Jade Castellanos Rosales, De locas por la gran ciudad


mm minimalia

Títulos de la colección 55. 56. 57. 58. 59. 60.

Elia Espinosa, Poemas de la distancia Saúl Ibargoyen, Graffiti 2000 Pablo Aveleyra, Memoria que dura Teresa Aveleyra, Mi cuervo azul Teresa Aveleyra, Cabo y rabo Teresa Aveleyra, Cuentos de dichos y hechos 61. Teresa Aveleyra, Pasos por el mundo 62. Teresa Aveleyra, El secreto de Lady Lucy 63. Miguel Ángel Tenorio, Instantáneas de la ciudad. Antología 64. Carla Pataky, Estancias 65. María Velázquez, Cosas que todavía existen. Cuentos, narraciones y sucesos

66. 67. 68. 69. 70. 71. 72. 73. 74. 75. 76. 77.

Eko, Denisse Arturo Azuela, Extravíos y maravillas Alejandro Tarrab, Centauros Encuentro de poetas, Oaxaca 2000 El libro y las nuevas tecnologías. Los editores ante el nuevo milenio Teresa Aveleyra, Carne de boiler Pablo Aveleyra, Revoltijo Alejandro Osorio Ibáñez, Agua lunar Poetas del mundo latino, Oaxaca 2001 Hernán Bravo Varela, Comunión Jade Castellanos, Riscorso María Luisa Erreguerena, Un poco de alma

Separadores 1. Eko, Los separadores de Minimalia 2. Carlos Ranc, Para ver antes de ir a la cama (taedium vitae) 3. Marco Antonio Campos, Antología del verso único

Género y salud sexuales 1. Derechos sexuales y reproductivos de niñas y niños desde una perspectiva de género 2. Masaje clásico terapéutico, Socorro Rocha 3. Agenda erótica femenina 1998 4. Agenda erótica femenina 1999 5. Agenda erótica femenina 2000 6. Agenda erótica femenina 2001 7. Agenda erótica masculina 2001 8. Agenda erótica femenina 2002


mm minimalia

Títulos de la colección Breviarios 1. 2. 3. 4. 5. 5.

Víctor Roura, El destino del telegrama Arduro Suaves, Canutero de España. Periquetes de literatura Andrés García Barrios, Crónica del alba Alberto Blanco, Más de este silencio Arduro Suaves, Canutero de Brasil. Periquetes de literatura Arduro Suaves, Los periquetes editorialetes y otros tipografitis Infantil

1. Pedro Bayona, Historias de cocodrilos Cómic 1. Jaime López y Felipe Ehrenberg, Rolando Trokas. El trailero intergaláctico Erótica 1. 2. 3. 4.

Gustavo Sainz, Batallas de amor perdidas Edmée Pardo, Flor de un solo día Hernán Lara Zavala, Muñecas rotas Alberto Ruy Sánchez, La huella del grito


GUSTAVO SAINZ, Batallas de amor perdidas, es un conjunto de húmedas palabras. Una descarga sexual. Como abrir las piernas del ser amado y encontrar el deslumbramiento de su sexo. Reflexión acerca del amor, el erotismo. Una seducción del lenguaje.

EDMÉE PARDO, Flor de un solo día, nos invita a imaginar hasta dónde pueden llegar los enredos eróticos que seducen aun a las personas más calculadoras y racionales, abriendo horizontes con imágenes sexuales que cualquiera quisiera vivir, públicamente o a escondidas, al fin y al cabo anheladas.

HERNÁN LARA ZAVALA, Muñecas rotas, pone de manifiesto que el erotismo encuentra cauces poco propicios, pero sí propiciatorios, para que dos solitarios en condiciones vulnerables cobijen sus heridas mediante la entrega de los cuerpos: con perversiones, anhelos y ternura concebidos en el instante de tenderse frente a alguien anónimo y conocido, que guarda en el fondo los mismos miedos, frustraciones y sufrimientos.

Alberto Ruy Sánchez busca explorar la intimidad donde los cuerpos hablan de distintas maneras y huyen de todos los lugares comunes. Dentro de una atmósfera íntima y abstracta una mujer desnuda, con vientre de espejo, grita en el vaivén erótico, una y otra vez. Comparte sueños, ardores, alegría y plenitud. La huella del grito es un diálogo magistral e interminable de las carnes y los alientos de dos que se aman, de dos que se matan; resignificando el habla de los cuerpos sin dejar de producir el estremecimiento intrínseco de este lenguaje. Las fotos de Alejandro Zenker, además de atrapar los gritos amorosos del texto, se convierten en un relato paralelo que, a la postre, se entrelazan con la poética del autor.

ISBN 968 - 5473 - 29 - 3

9 789685 473293

MINIMALIA es una colección que aprovecha y explora las nuevas tecnologías de composición y producción digital con el fin de crear nuevos paradigmas que lleven la palabra del autor al lector.

Alberto Ruy Sánchez • La huella del grito

ALBERTO RUY SÁNCHEZ

La huella del grito

Otros títulos de la colección:

mm

minimalia

erótica

ALBERTO RUY SÁNCHEZ nació en México, D. F., el 7 de diciembre de 1951. Narrador, ensayista y editor. Director general de la revista Artes de México, con la que obtuvo diversos premios. Ha colaborado en revistas y periódicos de América y Europa. Fue becario de la Fundación Guggenheim y del Fonca. Entre sus obra destacan De cuerpo entero: crónica de viaje, autobiografía (1992); Mitología de un cine en crisis (1981); Al filo de las hojas (1988); Tonalá, Sol de barro (1991); Mito y magia en América: los 80 (1991); Arturo Rivera (1991); Los demonios de la lengua (1987); Los nombres del aire (1987); La inaccesible (1990), y Los jardines secretos de Mogador (2001). Recibió el Premio Xavier Villaurrutia 1987, por Los nombres del aire, y el Premio José Fuentes Mares, de la Universidad de Ciudad Juárez y la New Mexico State University, Las Cruces, 1991, por Una introducción a Octavio Paz.


La huella del grito de Alberto Ruy Sánchez