Issuu on Google+

DESAYUNO Y CULTURA Área de Educación Universidad Popular de Palencia

Chema Madoz DÍA 29 DE ENERO 10 h. Desayuno Bar Stella (Paseo del Salón 3)

11 h. Delegación Territorial de Cultura (C/ Obispo Nicolás Castellanos)

Visita guiada por Inma San José, a la Exposición “Palencia. Fotografías Recuperadas”. Esta exposición tiene una segunda parte en el Archivo Histórico Provincial. Iremos también.


"Palencia. Fotografías recuperadas" reúne medio centenar de imágenes diariopalentino.es - viernes, 04 de enero de 2013 La Junta y el Archivo Histórico Provincial presentan Palencia. Fotografías recuperadas, que puede visitarse hasta el 30 de enero -desde el 21 de diciembre- en el Servicio Territorial de Cultura (de 9 a 14 y de 16 a 19 horas, de lunes a jueves, y los viernes de 9 a 14) y el citado Archivo (de lunes a viernes de 9 a 14,30 y las tardes de los lunes y martes de 16,30 a 19 horas). El público puede ver, en conjunto, unas 50 fotografías de gran tamaño. Los dos conceptos en torno a los que gira la muestra son, por una parte, el testimonio de lugares y edificios ya perdidos; y por otra, el recordatorio de actividades, fiestas, costumbres y folklore, que gravemente amenazados por la modernidad, aún se conservan, habiendo sido, hasta hace relativamente poco, poderosos pilares de la vida social de los pueblos palentinos.

Placas de vidrio que conserva el Archivo Histórico Provincial que no se pueden recuperar por su deteriorado estado. :: VÍCTOR HERRERO

Anselmo Antolín Saldaña (1920), donada por Antonina Antolín Pérez, hija del retratado.


Inma San José y Juan José Ruano. :: VÍCTOR HERRERO

Empleados del Banco Herrero (1885), fotografiados por Idelmón para regalársela a sus jefes. Donada por Juan Ramón López.


De izquierda a derecha aparecen la niña Isabel Fernández Ejado, su madre Maxima Ejado, una amiga, su tía María Ejado y su abuela Isabel del Valle, haciendo punto y ganchillo en el corral de su casa en Frómista. De la colección de Jesús Fernández Ejado. Foto hecha por su padre.

Dos mujeres y tres niños montados en un carruaje con cochero. La imagen de abajo es el negativo de una placa de vidrio de gelatinobromuro, ambas imágenes de la colección de Vicente Buzón.


Imagen estereoscópica en positivo con soporte de tisú y coloreada, de los años veinte, que reproduce a un obispo inglés. :: V. HERRERO

Colección de fotos pegadas a la tapa de una caja de cartón que un particular compró en un mercadillo y donó al archivo. :: V. HERRERO


PALENCIA

La memoria viva de la imagen 17.10.10 - 01:37 FERNANDO CABALLERO | PALENCIA.

El centro posee ya 8.000 imágenes en formato digital y 7.626 en papel, además de varios centenares de placas de vidrio El Archivo Histórico Provincial recupera y digitaliza el patrimonio fotográfico palentino como documento histórico El archivo de Palencia fomenta la donación de fotografías frente a la adquisición por el sistema de compra Las exposiciones en el vestíbulo del archivo y en algunos pueblos buscan concienciar a los palentinos para que donen fotos antiguas El instituto Jorge Manrique ha donado placas de vidrio con las primeras promociones de profesores Una fotografía vieja es más que un recuerdo familiar, es un documento histórico. La historia no solo se conserva en los archivos. También se encuentra en las viviendas particulares. El retrato de los abuelos el día de su boda, de la familia sentada en un estudio artificial o incluso de un bebé muerto son documentos que ahora y en un futuro hablan de cómo vestían o qué gustos personales tenían, así como de las costumbres domésticas de tiempos pasados. La fotografía, en definitiva, es un documento histórico, y como tal se encuentra muy bien representado en el Archivo Histórico Provincial de Palencia. Desde 1994 se viene desarrollando una labor de recuperación de imágenes antiguas de la capital y de la provincia, aunque en los últimos años se ha impulsado con la donación de importantes colecciones procedentes de particulares, fotógrafos e instituciones. La frase 'la historia también está en las casas' la pronuncia y la defiende Inma San José, fotógrafa del Archivo Histórico Provincial de Palencia, una profesional natural de La Santa Espina (Valladolid) que comenzó su andadura como redactora gráfica en diferentes medios de comunicación, entre ellos EL NORTE DE CASTILLA. En 1994 abandonó el periodismo para comenzar a trabajar en el archivo, no sin antes ganar el premio Francisco de Cossío, en la convocatoria de 1995, galardón que concede la Junta de Castilla y León, por un reportaje realizado en el monasterio de las claras de Carrión de los Condes. «Creo que fue un final muy bonito de mi etapa como fotógrafa de prensa en diferentes medios», señala Inma San José.


Desde que esta mujer se instaló en un pequeño laboratorio de la planta baja del Archivo Histórico, se desarrolla este programa de recuperación del patrimonio fotográfico palentino. A su condición de fotógrafa-microfilmadora se unen sus conocimientos, su experiencia y su pasión por la fotografía, que le hace ser vehemente a la hora de explicar su trabajo y de animar a los palentinos a donar sus fotos antiguas para permitir que se incorpore una imagen digital a los fondos del archivo. «El problema es que los palentinos no nos conocen, no saben la labor que hacemos y en qué medida ellos pueden contribuir a esa labor», asegura la fotógrafa. El objetivo del archivo es que el patrimonio fotográfico de Palencia no se pierda. Un enemigo de ese patrimonio es el formato digital. «Cuanto más se ha extendido la fotografía digital, más gente rompe sus fotografías antiguas. Muchos aprovechan la limpieza de la casa para hacerlo», señala Inma San José. Dos soportes Los fondos del Archivo Histórico Provincial se componen de dos soportes: el físico (papel, negativo o placa de vidrio) y el digital. «Nos interesan todas las fotos antiguas», asevera. Retratos, temas sociales, fiestas, costumbres… Todas las instantáneas son válidas para los fondos del archivo, que además las conserva en las mejores condiciones. Si un palentino quiere colaborar con el archivo tiene dos opciones: la donación o depósito y la cesión temporal para su digitalización. En este segundo caso, el centro recoge la fotografía en papel o en placa de vidrio e Inma San José la escanea. La imagen digital es la que se reserva el archivo, mientras que se devuelve el origina al propietario. La donación o depósito consiste en entregar al archivo el original de que disponga el donante, que recibe como compensación una copia en papel de fotografía. «Al propietario de la foto le interesa tener la imagen antigua de su familia entera o de un familiar en concreto, por lo que no le importa donar el original, y a cambio recibe una copia en buenas condiciones», explica Inma San José. En cualquiera de los dos casos, si la imagen digital fuera a ser utilizada para una exposición o publicación, siempre se pide permiso al donante o al propietario de la fotografía original. Con todas las fotografías que se recopilan (ahora mismo son 8.000 en formato digital, 7.626 en papel y varios centenares en placas de vidrio), el archivo conforma unos fondos que permiten «documentar la Palencia antigua, su folclore, sus fiestas, su cultura, su paisaje y su paisanaje», según explica la fotógrafa. «Somos universales, nos interesan todas las imágenes antiguas de Palencia», apostilla por su parte Juan José Ruano Cerezo, director del archivo. La digitalización de las imágenes permitirá en un futuro exponerlas en Internet. Ahora mismo, ya se pueden ver algunas en dos exposiciones virtuales que se encuentran


colgadas en la página web de los archivos de Castilla y León que pertenecen a la red de la Junta de Castilla y León (http://www.archivoscastillayleon.jcyl.es/). Además de la digitalización de las imágenes, el archivo hace también una labor de documentación. Todas quedan guardadas en un disco duro externo con todos los datos posibles: autor, año, nombres de las personas que aparecen o lugar exacto que refleja. Esta labor es ardua en ocasiones. Una foto procedente del monasterio de San Isidro de Dueñas se pudo fechar por el modelo del coche que aparece en la imagen. La información que aportan los propietarios de las fotografías también es fundamental. El Archivo Histórico Provincial guarda las fotografías en papel en unas condiciones adecuadas: temperatura de 18-19 grados, humedad de 45-50%, sin luz y en una caja de cartón oscuro sin ácidos y con unas esquinas que no son dañinas. Los guantes que se pone la fotógrafa para manipular las fotografías antiguas también son especiales, elaborados con polietileno y libres de ácidos. Los técnicos del archivo también llevan a cabo labores de asesoramiento a personas que les piden consejo sobre cómo guardar fotos antiguas. Inma San José ya tiene sus recursos: enseña fotos irrecuperables por su mal estado de conservación y les dice qué es lo que no tienen que hacer. Algunos de esos consejos de lo que no hay que hacer es enmarcar las fotos, ponerlas un plástico que se adhiera a ellas, pegarlas con celofán -«es lo peor» sentencia- o exponerlas permanentemente a la luz. Importantes donaciones El trabajo del Archivo Histórico Provincial se ha visto compensado con importantes donaciones de fotografías antiguas, algunas de ellas en formato de placas de vidrio, el más antiguo de los que se conservan en este campo de la imagen. Ninguna tiene más valor que otra, todas tienen el interés de aumentar el depósito de imágenes de las últimas décadas del siglo XIX y de las primeras del XX, como el archivo del fotógrafo Luis Alonso o de un antiguo farmacéutico de Frómista, Jesús Fernández Ejado, que incluye muchas placas de vidrio. De la familia Martínez de Azcoitia ha llegado al archivo un magnífico fondo documental, procedente de donaciones de Vicente Buzón y de Juan Ramón López. También se ha recibido la donación de un conjunto extraordinario de las primeras promociones de profesores del instituto Jorge Manrique, así como del monasterio de San Isidro de Dueñas, aunque estas últimas, en formato de placa de vidrio, solo para escanear y quedar depositadas las imágenes en el archivo, porque el material original se devolverá a la abadía cisterciense. El próximo año está previsto realizar una exposición con fotografías donadas por Félix Pollos. Desde 2006, el Archivo Histórico Provincial de Palencia organiza exposiciones para promocionar estas donaciones. El vestíbulo del centro, ubicado en el número 4 de la calle Niños de Coro, acoge de forma permanente una selección de esas fotografías recuperadas, que se va rotando. En la actualidad se pueden ver imágenes de Alar del


Rey. Otras muestras viajan a la provincia. Ya se han celebrado en Villahán -todavía sigue abierta-, Alar del Rey, Támara, Villada, Astudillo, Bárcena, Paredes de Nava, Herrera de Pisuerga y Cervera de Pisuerga. «Aprovechamos estas exposiciones para mostrar nuestro trabajo y para animar a los vecinos del pueblo a donarnos las fotos», explica Inma San José, que destaca que el objetivo de este programa de recuperación de fotografías antiguas es recibir el material en donación, no por compra.


DESAYUNO Y CULTURA. Enero 2013