Page 1

Ejemplar Número 10 Marzo 2014

L

a figura de Carlos Maciel Espinosa es de gran trascendencia en la historia de la Universidad Autónoma de Chiapas, no solo por ser su más grande benefactor sino por haber sido su principal promotor e impulsor en los momentos más neurálgicos de su historia. Como toda epopeya gloriosa, antes de la fundación de la universidad más grande de Chiapas se vivieron momentos en los que todo parecía aplazarse. Tuvieron que transcurrir nueve años desde la instauración del Patronato Pro-Universidad en 1965, para que el sueño se hiciera realidad. En 1970, inicia la administración del doctor Manuel Velasco Suárez, y con ella se generan las condiciones para la fundación de la UNACH, gracias al dinamismo de Carlos Maciel Espinosa, quien desde el principio asumió el papel de su benefactor institucional. Carlos Maciel Espinosa, originario del estado de Michoacán, fue uno de esos casos excepcionales en los que la voluntad de servicio social rompió con todos las formas de la época, porque en su condición de hombre pudiente nunca dudó en desprenderse de sus propiedades a cambio de ver realizado su más grande anhelo. El 5 de febrero de 1966, a un año de constituirse el Patronato Pro-Universidad, Carlos Maciel Espinosa envió un telegrama al entonces gobernador José Castillo Tielemans donde daba a conocer su decisión

Carlos Maciel Espinosa, el más grande benefactor de la UNACH de donar, al concluir su construcción, un edificio de 10 pisos de su propiedad, ubicado en la Avenida Central esquina con 2ª. Calle Poniente. A la donación del edificio “María de Jesús”, conocido como edificio Maciel, le siguió también dos años después de un terreno de 25 hectáreas en el predio San Andrés Piedra Bola, donde hoy se ubican la Biblioteca Central Universitaria que lleva su nombre, l a Fa c u l ta d d e I n g e n i e r í a , C o nta d u r í a y Administración, Arquitectura, Lenguas, Rectoría y Humanidades, entre otros. En 1968 y ante la falta de un verdadero avance en el proceso de la fundación universitaria, Carlos Maciel decide aportar una importante cantidad de dinero -100 mil pesos en efectivo-, con el cual debería iniciarse la construcción de aulas y espacios académicos en los terrenos donados. De esta manera, al asumir el cargo de gobernador en 1970, el doctor Manuel Velasco Suárez encuentra en Carlos Maciel Espinosa a su más grande aliado para cumplir juntos la titánica tarea de fundar la UNACH. A 40 años de su fundación, la Universidad Autónoma de Chiapas rinde homenaje a sus fundadores y a su más grande benefactor, Carlos Maciel Espinosa, a quien supo honrar en vida otorgándole su más grande distinción, el Doctorado Honoris Causa e instituir con su nombre el Premio al Servicio Social Universitario, que otorga año con año a los estudiantes.

HONOR A QUIEN

HONOR MERECE

Dirección de Comunicación Social Datos recopilados de los textos: “Crónica de la Universidad Autónoma de Chiapas”, de Agustín López Cuevas (Edit. UNACH, 1998). Fotografía: Enrique Martínez Miranda

Marzo 10