Page 1

El Amor en tiempos del 2.0 Stella Maris Leone Geraci


El amor, en tiempos del 2.0 En  estoy  realizando  unos  dibujos  sobre  el  amor,  averiguando  sobre  el  amor,  cuestionando  el amor,  cuestionándome  sobre  el  amor,  preguntándome  ¿que  es  el  amor?,  un  sentimiento,  una sensación,  un...no se  que,  que  no  podemos  explicar,  por eso  fui a los orígenes, a la mitología  y ahí  me  encontré  cara  a  cara  con  Eros  ­  Cupido  el  Dios  del  Amor  (su  nombre  varía  si  lo tomamos  como  un  Dios  Griego  o  un  Dios  Romano),  para  la  mitología   Eros  es  un  Dios  que juega  con  el  destino  de  los  humanos,  nos  hace  enamorar  locamente,  profundamente  de  otro ser,  pero  debemos  saber  que  tenemos  un  cincuenta  por  ciento  que  las  posibilidades  estén  a nuestro  favor,   que ese otro ser, se enamore también de nosotros, ya que Eros, es quien decide cuando  nos  lanza  una  flecha,  si  la  flecha  es  de  oro  con  plumas de palomas nos llena de amor, pero  si  nos  lanza una flecha de plomo con plumas de búho despierta nuestra indiferencia  hacia el amor. Si  Eros  es  quien  decide  sobre  el  amor,  ¿porque  nos  empeñamos  en  amar?, y no lo dejamos a su  entera  decisión, a  su entera arbitrariedad, acaso no es arbitraria la decisión de Eros, el elegir una  flecha  u  otra,  Él  mismo  cayó en  sus  propias  redes,  como  dice  el  drama mítico, cuando se enamora de Psykhe y después de perderla, le pide permiso a Zeus para casarse con Ella. Así  que  salí  a  buscar  el  amor,  preguntándome   que   le  pasa  a  los  mortales,  algunos  creyeron que  con  sólo  su nombre  sería  una  garantía  para  el  amor  incondicional  de  otros,  otros  que  con su  belleza  alcanza,  otros que  son  su  bondad  era  suficiente,  pero  en  mi búsqueda me encontré con  algunas  historias,  las  mitológicas,  las  reales,  las ficcionales, de todas ellas intentó rescatar el  amor,  en  estos  tiempos  del  2.0,  donde  lo  virtual   domina  lo  real,  o  tal  vez,  el  amor  este cambiando  y  algunos  nos  resistimos  a  las  flechas  virtuales  y   al  amor  virtual,   porque  todavía queremos  ser  tocados,  acariciados,  amados,  sentir  el  roce  de  la  piel  del otro, cuando nuestros labios se unen y nos volvemos uno en pasión y locura. La  literatura  no  fue ajena  al  amor,  quien  de  nosotros  no  leyó  o  recito  alguno  de  las  estrofas  de Romeo  y  Julieta  de  Shakespeare,  o  cuando  el  Quijote  habla  sobre  su  amada  Dulcinea, escritas  por  la  pluma  de Calderón  de  la  Barca,  y  ahí  me  digo:  ¡que  paradoja!, en esos tiempos ellos  escribían  sobre  el  amor  con  una  pluma,  ¿Cual  sería  la  pluma  con  la  que  Shakespeare  o Calderón  escribieron  sus dramas literarios?;  al  leer  esos  versos,  el amor nos  invade, nos llena, nos  cubre,  nos  penetra  y  entonces  me  vuelvo   a  preguntar  ¿si  un  amor  así,  podrá  tocarnos  a nosotros alguna vez?. Los  dramas míticos son muchos y muy variados, ya mencione el de Eros y Psykhe, el otro es el de  Helena  y  Paris,  Helena es  raptada  por  Paris,  algunos  creen  que  Ella  estaba  enamorada  de su  raptor,  este   rapto  de  amor origina  la  guerra  de  Troya,  eso  si  son  amores!!!!;  el de  Ulises  y Penélope, por  el  día  Ella  tejía,  por  la  noche  destejía mientras esperaba el regreso de Ulises y Él de  aventura  en  aventura,  ¿será  que  el  amor   es  eso?,  esperar  y  esperar,  para  sólo  vivir  un instante,  un  encuentro,  un  momento,  el  famoso   toco  y  me  voy,  del  que  todos  hablan  en  la


actualidad, pero  al  que  todos  se  aferran  con   uñas  y  dientes,  cuando  el  amor  les  perforó  el corazón. En  mi  búsqueda  del  amor  me  pregunté  que  le  pasó  a los grandes personajes de la literatura,  la plástica,  la  música,  me  encontré  con  grandes  historias  de   amor,  algunos  de  ellos  escribieron cartas  de   amor,  que  fueron  publicadas  en  libros  y  hoy  se  las  puede  encontrar  en  internet,  ahí estaban  las cartas  de amor de Víctor Hugo a una de sus amantes Léonie d´Aunet, mientras otra de  sus  amantes le  escribía  cartas a  Él,  las  de  Enrique  VIII  a  Ana  Bolena,  cuando  la  amaba,  un amor  que  duró  ocho  años,  hasta  que  la  encerró  y  luego  la  decapitó,  esos  son  amores  que matan!!!!,   el  amor  de  Napoleón  por  Josefina  y  cuando   Ella  no  le  respondía,  se  volcó  a  los brazos  de  María  Walewska, a  quien le  dijo:  “No  he  visto más que a usted, no he admirado más que  a  usted,  no  deseo  más  que  a  usted”.  Las   de  Lord  Byron  a  Caroline  Lamb,  las  cartas  de Oscar  Wilde   a  Alfred  Douglas  y Freud  que  todo  lo  analizaba  le  escribió  novecientas  cartas  de amor  a   Martha  Bernays,  a  la  que  sólo  vio  seis  veces  en  cuatro  años;  el  autor  del  Principito, Antoine  Saint­Exupéry,  le  escribió  una  carta  de  amor  a  una  joven  de  veintitrés  años,  casada  y embarazada  de  dos  meses,  después  de  esa  carta   ya  no  se  supo  más  de  Él.  Las  cartas  de Gabriela  Mistral  al  poeta  Manuel  Magallanes  Moure,  donde  desnuda  su  amor  apasionado  hacia Él,  Pablo  Neruda  a  Matilde  Urrutia  en  una  carta  le  dice: “No eran celos, amor, sino exigencia de tu  plenitud,  de  tu  totalidad.  Ahora  ya  te  he  arado  entera,  te  he sembrado  entera,  te  he abierto y cerrado,  ahora  eres mía.  ¡Para  siempre!”  y  algunos  se  escandalizan  por  lo  que  hoy  se  escribe en  lo  público  y  en  lo  privado,  otro  es  el  tono de las   cartas que le escribiera María Guadalupe de la  Cuenca  a  su  esposo  Mariano  Moreno,  lo  trágico  es  que  Él  nunca  las  leyó,  ya  que  murió  en altamar,  así  podría  seguir citando  cartas  de  amor,  pero quizás la que todos más recuerden, fue dicha  en   la  película  Sex  and  The  City,  donde  Mrs  Big  le  dice  a  Carrie  en  la  escena  cuando terminan  de  casarse  “siempre  tuyo,  siempre  mía,  siempre  nuestros”,  es  el  final  de  la  carta  de amor  que  Beethoven  le escribió  a  su amada esposa, se la considera una de las mejores cartas de amor escritas. El  cine  no   fue  ajeno  al  amor  y  sus  historias,  no  me  alcanzaría   el  tiempo,  ni  el  espacio  para escribir,   sólo  voy  a  mencionar  dos  películas  “Algo  para  recordar”,  con  Deborah  Kerr  y  Cary Grant,  un  amor  que comienza  en  un  viaje de regreso  a New York, Ellos se hacen  una promesa de  amor  en  el  tiempo,  el  destino  le  juega a Ella una mala pasada pero al final el amor los vuelve a  unir,  la  otra  película  sus  protagonistas  son  Robert  y  Francesca  se  aman durante cuatro días, son  los  únicos  días  que  ellos pasan juntos, donde los personajes sienten que son el  uno para el otro,  pero  no  se animan  a cambiar sus vidas,  viven un romance secreto, inmenso, maravilloso, la  película  es  “Los  puentes  de Madison” con  Meryl Streep y Clint Eastwood, debo decir que son las  únicas   películas  de  amor  que  me  gusta  ver  y  con  las  cuales  lloro,  y  no  importa  cuantas veces  las  vea,  pero  el  amor  tiene  eso  que  nos   emociona   en  la  ficción,  cuantas  novelas habremos  leído,  cuando  novelas  vimos  por  televisión,  acaso  no  imaginamos  ser  los protagonistas  de  esas  historias  de  amor,  será  porque  el  amor,  no,  nos  llegó,  con  tanta  pasión, que  morimos   ante  la  indiferencia  de  ese  amor  no  correspondido  y  queremos  ser  los protagonistas de esas historias ajenas.


En las  artes plásticas el amor no pasó de largo, todos hicieron obra sobre el amor, todos siguen realizando  obra  con  el  amor  y  todos  seguiremos  creando  obra  con  el  amor,  pero  cuantos  de esos  artista   no  vivieron  grandes  historias  de  amor,  una  versión  dice  que  Leonardo  Da  Vinci cuando  pintó  La  Gioconda,  además  de  ser  un  encargo,  el  estaba  enamorado de Ella, así como ahora  se  descubrió  una  versión  de  La  Gioconda  en  el Museo del Prado,  se  dice  que  Leonardo pintó   tres   versiones  de  La  Gioconda,  una   de  ellas  estuvo  con  Él  hasta  el  día  de  su   muerte, cuando  lo  encontraron  muerto  el  estaba abrazado al retrato de La Gioconda, ya  que  era su gran amor,  de  todas  las  versiones  esta  es  la  que  más  me  gusta,  Pablo  Picasso y sus amores a los cuales  homenajeo  realizando  retratos  de  cada  una  de  ellas,  el  gran  amor  entre  Dalí  y  Gala, Georgia  O’Keeffe  y  Alfred  Stieglitz,  no  quedaron  ajenos  al  amor,  se  escribieron cartas  de amor entre  1915 y  1946  en  total  son unas 25.000 hojas, una parte de ellas se encuentran reunidas en un  primer  volumen  del  libro “My one faraway”; el amor tan especial entre Robert Mapplethorpe y Patty Smith. La  música  no  quedo  ajena,  un  ejemplo  es  la  ópera Madame  Butterfly  de  Puccini,  Ella  se  casa con  Pinkerton  creyendo  que  es  para  toda  la  vida,  pero  Él  sólo quería  un  instante,  la  abandona, con  los  años  Pinkerton  se  entera  que  Madame  Butterfly  tuvo  un  hijo  de  Él, decide regresar con su  esposa  estadounidense  para  llevarse  al   hijo  y  criarlo,  Madame  Butterfly  accede  darle  a  su hijo  y  luego  se  quita  la  vida  por  el  desamor  de  Él,  todos  los  días  una  nueva  canción  de  amor encuentra  sus  acordes, para que  todos  vayamos  cantando  su  letras por la vida y cada canción nos  llega  en un  momento  de  nuestras  vidas,  en  un  tiempo de  nuestras  vidas,  esa  canción que ayer  nos  emocionaba,  hoy  la  dejamos  guardada  para  darle  lugar  a  otra  y  así  la  música  sigue marcando el ritmo del amor. ¿Quien  nos  dice  que  es  el  amor?,  ¿quien  nos  dice  como  es  el  amor?, acaso el  amor  no  nos vuelve  locos,   nos  hace  perder  el  sueño,  y  vuelvo  a   preguntarme si  el  amor,  es  la  decisión  de Eros,  ¿porque  seguimos  luchando  por  el  amor?,  una  lucha  constante  a  la  que  los  seres humanos  nos  enfrentamos  cada  día  de  nuestra  vida,  esa  búsqueda  que  nos  lleva  a  buscarlo detrás  de  cada puerta, cuando doblamos en  cada esquina, pero ahora nos enfrentamos al amor virtual  del  que  hablaba  al  principio,  cuando  muchos  empiezan  relaciones  a  través  de  un  chat, con  alguien que no  conocen, alguien  a quien no le ven la cara, pero sólo comunican a través del chat,   cual  es  la  diferencia  de  alguien  que  podíamos  conocer  en  un  bar  o  en  la  calle,  ¿ver  el rostro  de  ese  posible  amor?,  ahora  es.....es  desde  nuestras  casas,  desde  nuestro  trabajo, desde...quien  sabe donde  están  cada  uno de los que se conectan buscando el  amor, pasamos del  contacto  físico,  al  contacto  virtual,  del  amor  epistolar,  al  amor  telefónico,  al  amor virtual,  al correo   electrónico,  al  mensaje  de  chat  y  cuando  llegamos  al  amor  entre  dos,  solo  dura  un instante, es tan efímero como el tiempo que a mí, me lleva escribir sobre el amor. Pero  hoy  muchos  hablan  de  las  cosas  bellas  que  se  escriben  unos  y  otros a  través  del  chat, como esas pequeñas cartas de amor antes mencionadas, cuantas palabras de amor se dicen y cuando  uno  les  pregunta  ¿ya  lo  conociste?,  ¿ya  se  encontraron?  la respuesta es  ­no­, porque con  suerte  vive  dentro  de  los  límites  del  país,  a  veces  en  otro  país  y  si viven cerca  llevan tanto tiempo  escribiendo  palabras  de  amor,  que  nunca  llegaron  al  encuentro  del  amor,  ¿el  amor


puede ser  virtual?, será este el nuevo amor, un amor en donde todos se juran amor eterno,  pero cada   uno  lo  hace  desde  su  lugar,  pero  si  todos   seguimos  buscando  el  amor  ¿porque  no  nos encontramos  en  el  amor  real?,  si  tanto  ansiamos  ese  amor,  el  alma  gemela  del  que  todos hablan  y   según  la  mitología  dice  que  Zeus  tenía  miedo  que  los  humanos  quisieran  ser  dioses, tomó  una  espada  y  nos  dividió  a  la  mitad,  así  vamos  por   el  mundo  buscando  nuestra  alma gemela,  nuestro  amor  que  nos  complemente,  que  nos  complete,  que  nos  llene,  que nos......¿cuantas  cosas  queremos  del  amor?,  ¿cuantas  cosas  pedimos  del  amor?,  pero cuántas  veces  alguien  nos  amo  y  nosotros  dijimos  no,  ahí hace su aparición Anteros (hermano de  Eros)  es  el  vengador del amor  no  correspondido, será por eso que después vagamos como parias en busca del amor. Algunos  dicen  que  el  gran  amor  se  vive  una  solo  vez  en  la  vida,  que  después  sólo  se  vive  un amor,  también  dicen  que  ese  gran  amor  sólo  se  vive  cuando  somos  adultos,  en  nuestra adolescencia solo  vivimos  un  enamoramiento,  pero  ese gran amor sólo llega cuando crecimos, cuando  somos  adultos,  ahora  les  pregunto ¿todos  Ustedes vivieron su gran amor? y ¿que es el gran  amor?,  ¿existe  el  gran  amor?;  otros  dicen  que  tuvieron  más  de  un  gran  amor,  ¿quien puede decir que es un gran amor o no?, ¿cuántos grandes amores se pueden vivir?. Y  vuelvo  a  ver  las  nuevas  relaciones  en  el  amor,  para muchos el amor es el fin, para otros sólo un  encuentro,  para  otros  lo  que  el  tiempo  diga,  cada  uno  de  nosotros  vemos,  sentimos, pensamos,  el  amor  de  manera  distinta,  pero  el  amor  no  es  el  mismo  para todos o como dije al principio,  ya  que  Eros  decide  sobre  el  amor  para  que  seguir  penando por  el,  todos  los  días  de nuestros  días  y  no  esperamos a que Eros nos fleche con su pluma de oro, eso sí no se olviden, si dicen que no a ese amor, recuerden que Anteros, viene a vengar el amor.

*Las cartas  y  mitos  a  las  que  hago  referencia en  este ensayo sobre el amor, están transcriptas en la siguiente página: http://erosamoreors.blogspot.com.ar

* Octubre de 2012, Villa Raffo, Tres de Febrero, Buenos Aires, Argentina.


Stella Maris Leone Geraci Artista Plástica, Fotógrafa, Escritora. 1965,   nace  en  Capital  Federal,  desde  1982  vive  y  trabaja  en  Villa  Raffo,  Tres  de  Febrero, Buenos Aires. Argentina. Comencé  a  estudiar  dibujo  y  pintura  a  los  8  años,  Mamá  estaba algo  cansada de calcarme los dibujos, cuando volví de mi primer clase le dije “Mamá quiero seguir dibujando siempre”. Tomé  clases  de  fotografía,  grabado  tradicional  y  experimental,  escultura,  cerámica,  arte  digital, ya que quería conocer como eran las demás técnicas y sus procesos de realización. Desde  1985,  doy  clases  de  arte  en  mi  Estudio  ­  Taller  ­  Galería,  desde  1991  realizo  muestras individuales  y  colectivas,  desde  el  2000  coordinó  muestras  de  arte  y  realizo  curadurías  a artistas. Desde  el  2010  escribo  notas  y  ensayos  sobre  arte  que publico en mi blog,  en otras páginas en línea, además en un periódico zonal, también me desempeño como fotoperiodista freelance.

E­mail: stellamarisleonegeraci@gmail.com http://stellamarisleone.blogspot.com


Stella Maris Leone Geraci

El Amor en tiempos del 2.0

el amor en tiempos del 2.0  

ensayo sobre el amor

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you