Issuu on Google+

Año XLV - Domingo XV del Tiempo Ordinario /B - 15 de Julio de 2012

¡ENVÍAME! ¡AQUÍ ESTOY!

Remesa V - Nº 37

C

ierta noche soñó Jesús: “La mies es mucha. Los trabajadores pocos”. Y se puso a meditar: “Así como mi Padre escogió profetas y los envió a su viña, así voy a hacer yo”. Y se puso a orar día y noche.Y la historia se entrelazó. El Dios de Abraham sabía a quiénes llamaba y por qué los llamaba. Por ejemplo, se fijó en Amós, pastor y cultivador de higos y le dijo: “Ve y profetiza a mi pueblo Israel”. ‘Sin ser profeta, ni hijo de profeta, camina hacia la “Casa del Señor” y proclama la justicia de Dios’. Y un pastor, sacado de junto al rebaño, se convirtió en la voz de Dios. Jesús, palabra misionera de Dios, se dio cuenta del trabajo a realizar en la viña del mundo y después de pensarlo en serio, al estilo de su Padre, llamó a unas cuantas personas, en su mayoría, trabajadores del mar y del campo. Los nombró apóstoles, los consagró con la autoridad de su nombre y los envió pobres: sin pan, sin dinero, sin manto de repuesto. Y, descalzos, se fueron de pueblo en pueblo, a predicar el Reino. Llamó a los doce y comenzó a Y del relato de ayer y venimos al ahora del enviarlos de dos en dos, dándoles discipulado misionero. Ser apóstol es una exigencia cristiana y un poder sobre los espíritus impuros (Mc 6,7). compromiso bautismal. El discípulo misionero, “marcado por Cristo con el Espíritu”, como escribe Pablo, lleva el encargo de anunciar y transmitir el evangelio de Jesús; ser como aceite del Señor en la palabra que pronuncia. ¿Te sientes apóstol de Jesús? ¿Vives la vocación que Dios te ha dado? Como bautizado llevas la exigencia de ser apóstol, con la palabra y con la vida. Es tu vocación y tu compromiso. Ora y dile al Señor: Envíame. Aquí estoy. Antonio Gracia, pasionista

DÍA DEL NIÑO


(Am 7,12-15)

Nuestra Misa

tú Altísimo, Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre. Amén.

4 Monición

Domingo XV del Tiempo Ordinario /B Hermanos. Estamos en el Domingo Decimoquinto del Tiempo Ordinario. La palabra de Dios celebrada en asamblea, nos ofrece una iluminación personal y nos abre un camino hacia el compromiso apostólico. El que nos ha destinado a ser sus hijos por pura iniciativa suya, nos llama igualmente a ser apóstoles de su Reino en el campo donde nos toca vivir. Dispongámonos a acoger la Palabra de Dios con un corazón sincero y decidido.

1

Antífona de entrada

Yo quiero acercarme a ti, Señor, y saciarme de gozo en tu presencia (Sal 16,15).

2

Acto Penitencial

S Tú que eres la plenitud de la verdad y de la gracia: R Señor, ten piedad. S Tú que te has hecho pobre para enriquecernos: Cristo, ten piedad. R Cristo, ten piedad. S Tú que has venido para hacer de nosotros tu pueblo santo: Señor, ten piedad. R Señor, ten piedad.

3

Gloria

Gloria a Dios en el cielo, y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos, te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial, Dios Padre todopoderoso. Señor, Hijo único, Jesucristo. Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre; tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica; tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros; porque sólo tú eres Santo, sólo tú Señor, sólo

Oración colecta

Señor, tú que iluminas a los extraviados con la luz de tu Evangelio para que vuelvan al camino de la verdad, concede a cuantos nos llamamos cristianos, imitar fielmente a Cristo y rechazar lo que pueda alejarnos de él. Por nuestro Señor Jesucristo.

5

1ª Lectura (Am 7,12-15) Lectura del libro del profeta Amós

En aquel tiempo, Amasías, sacerdote de Betel, le dijo al profeta Amós: “Vete de aquí, visionario, y huye al país de Judá; gánate allá el pan, profetizando; pero no vuelvas a profetizar en Betel, porque es santuario del rey y templo del reino”. Respondió Amós: “Yo no soy profeta ni hijo de profeta, sino pastor y cultivador de higos. El Señor me sacó de junto al rebaño y me dijo: ‘Ve y profetiza a mi pueblo, Israel’”. Palabra de Dios. A Te alabamos, Señor.

6

Salmo responsorial (84)

L Muéstranos, Señor, tu misericordia. R Muéstranos, Señor, tu misericordia. L Escucharé las palabras del Señor, palabras de paz para su pueblo santo. Está ya cerca nuestra salvación y la gloria del Señor habitará en la tierra /R L La misericordia y la verdad se encontraron, la justicia y la paz se besaron, la fidelidad brotó en la tierra y la justicia vino del cielo /R L Cuando el Señor nos muestre su bondad, nuestra tierra producirá su fruto. La justicia le abrirá camino al Señor e irá siguiendo sus pisadas /R

7

2ª Lectura (Ef 1,3-14) Lectura de la

carta del apóstol san Pablo a los efesios

Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en él con toda clase de bienes espirituales y celestiales. Él nos eligió en Cristo, antes de crear el mundo, para que fuéramos


santos e irreprochables a sus ojos, por el amor, y determinó, porque así lo quiso, que, por medio de Jesucristo, fuéramos sus hijos, para que alabemos y glorifiquemos la gracia con que nos ha favorecido por medio de su Hijo amado. Pues por Cristo, por su sangre, hemos recibido la redención, el perdón de los pecados. Él ha prodigado sobre nosotros el tesoro de su gracia, con toda sabiduría e inteligencia, dándonos a conocer el misterio de su voluntad. Éste es el plan que había proyectado realizar por Cristo, cuando llegara la plenitud de los tiempos: hacer que todas las cosas, las del cielo y las de la tierra, tuvieran a Cristo por cabeza. Con Cristo somos herederos también nosotros. Para esto estábamos destinados, por decisión del que lo hace todo según su voluntad: para que fuéramos una alabanza continua de su gloria, nosotros, los que ya antes esperábamos en Cristo. En él, también ustedes, después de escuchar la palabra de la verdad, el Evangelio de su salvación, y después de creer, han sido marcados con el Espíritu Santo prometido. Este Espíritu es la garantía de nuestra herencia, mientras llega la liberación del pueblo adquirido por Dios, para alabanza de su gloria. Palabra de Dios. A Te alabamos, Señor.

8

Aclamación a/d Evangelio

R Aleluya, aleluya. Que el Padre de nuestro Señor Jesucristo ilumine nuestras mentes para que podamos comprender cuál es la esperanza que nos da su llamamiento. R Aleluya (Ef 1,17-18).

9

Lectura del santo Evangelio según san Marcos A. Gloria a ti, Señor

(Mc 6,7-13)

En aquel tiempo, llamó Jesús a los Doce, los envió de dos en dos y les dio poder sobre los espíritus inmundos. Les mandó que no llevaran nada para el camino: ni

pan, ni mochila, ni dinero en el cinto, sino únicamente un bastón, sandalias y una sola túnica. Y les dijo: “Cuando entren en una casa, quédense en ella hasta que se vayan de ese lugar. Si en alguna parte no los reciben ni los escuchan, al abandonar ese lugar, sacúdanse el polvo de los pies, como una advertencia para ellos”. Los discípulos se fueron a predicar el arrepentimiento. Expulsaban a los demonios, ungían con aceite a los enfermos y los curaban. Palabra del Señor. A Gloria a ti, Señor Jesús.

10

Profesión de fe

11

Oración de los fieles

S Antes del envío final, Jesús encomendó a los discípulos la misión de anunciar la Buena Noticia a la gente. Oramos, para que el espíritu misionero se mantenga vivo en nuestras comunidades. A Te lo pedimos, Señor. L Cada día, Jesús está enviando anunciadores de la Buena Noticia. Para que no hagamos oídos sordos al envío de Jesús y nos incorporemos a los grupos de evangelización que existen en la Iglesia: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. L El mudo está necesitado de escuchar el mensaje salvador de Jesús. Para que los ciudadanos del mundo conozcan su mensaje, y se entreguen con generosidad a construir una sociedad en la que reine el amor, la solidaridad y la justicia: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. L Pablo exclama: “¡Ay de mí si no anuncio el Evangelio!”. Para que todos los discípulos de Jesús tengamos esta conciencia misionera y dediquemos tiempo a anunciar la Buena Noticia: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor. L Jesús nos dijo: “Dejen que los niños que vengan a mí”. Oremos a Dios por los

El Domingo. Día del Señor. Fundado por el Beato Santiago Alberione en 1921 en Italia y en Venezuela se inició su publicación en 1966. Director: P. A. Vagnoni, ssp. - Coordinación: July Zambrano - Corrección: Manolo Martínez - Diagramación: Dora González - Ilustraciones de: Hna. Teresa Castaño - Edita SAN PABLO - Aptdo. 14.034 de Candelaria, Caracas 1011-A -Telfs.: (0212) 573.63.46 - 576.76.62 - 577.10.24.- Fax: (0212) 576.93.34 - Administración y distribución: Telfs.: (0212) 963.68.81 - 963.65.19 - Fax: (0212) 963.68.52 - Correo Electrónico E-Mail: publicaciones@sanpablo.org.ve - Web site: http: //www.sanpablo.org.ve - Para notificar pagos: (0212) 577.10.24 - E-mail: cobranzas@sanpablo.org.ve - Con licencia eclesiástica. Dep. Leg. pp 76-1793


niños para que Dios les preserve de todo mal: Oremos al Señor. A Te lo pedimos, Señor (Intenciones libres) S Reaviva, Señor, el espíritu misionero en tu Iglesia, para que la Buena Noticia sea anunciada en todos los países y a las gentes de todas las culturas. Por

12

Oración sobre las ofrendas

Jesucristo nuestro Señor. A Amén. Mira bondadosamente, Señor, las ofrendas de tu Iglesia suplicante y conviértelas en alimento espiritual, que ayude a crecer en santidad a todos tus

13

Plegaria Eucarística

14

Oración del Señor

S Fieles a la recomendación del Salvador y siguiendo su divina enseñanza, nos atrevemos a decir: R Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal.

15

Antífona de comunión

fieles. Por Jesucristo, nuestro Señor. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él, dice el

16

Oración d/de la comunión

Señor (Jn 6,56). Te suplicamos, Señor, que esta Eucaristía, que hemos recibido, nos ayude a amarte más y a servirte mejor Participa en la Santa Misa, todos los días con la televisora TV Familia, de lunes a sábado a las 4 pm y domingos a las 7:30 am y 12 am. En Caracas, canal 69 (señal abierta) y el canal 117 de Directv. Canales 11 y 8 por Inter-CCs y NetUno-CCs.

El personaje de la semana

San Alejo lejo hijo único del imporA tante, opulento y caritativo senador de Roma llamado

Eufemiano. Huyó de su casa el mismo día de su boda -como otro Abrahán, solitario y eremita- llamado súbitamente a realizar la más alta de las aspiraciones y la renuncia más excelsa por el amor al Reino de Dios. Deja inconcebiblemente la casa paterna y a su dulce esposa. Quizá sucediera que recordó la exigencia evangélica de posponer todo al Reino de los Cielos y se dispuso a ponerla por obra. Dice su leyenda o novela que comienza entonces un largo peregrinaje hacia extrañísimas tierras llegando hasta Edesa, pasado el Eufrates. Alejo se ve obligado a abandonar Edesa porque algunos prodigios sucedidos le sacan del anonimato. Llena de accidentes, sorpresas y naufragios está descrita la historia de su nuevo peregrinaje por el mundo huyendo de la notoriedad, hasta que de modo imprevisto se ve de nuevo en Roma donde termina viviendo en la casa de su padre que, aunque continua buscándolo afanosamente en la lejanía, no lo reconoce próximo y cercano; hasta llega a darle albergue, como a un mendigo más, en el hueco de la escalera del patio principal de su casa, por caridad. José Alberto González josealbertopaulino_28@hotmail.com

Liturgia de la Semana - 3ª Sem. del Salterio

(Del 16 al 22 de Julio de 2012)

16 Lunes, Nuestra Señora del Carmen, F Za 2,14-17; Sal (Lc 1); Mt 12,46-50. 17 Martes, Feria, XV Sem. del Tpo. Ord. - Is 7,1-9; Sal 47; Mt 11,20-24. 18 Miércoles, Feria, XV Sem. del Tpo. Ord. - Is 10,5-7.13-16; Sal 93; Mt 11,25-27. 19 Jueves, Feria, XV Sem. del Tpo. Ord. -Is 26,7-9.12.16-19; Sal 101; Mt 11,28-30. 20 Viernes, Feria o Memoria de San Apolinar, Obispo y Mártir - Is 38,1-6.21-22.7-8; Sal (Is 38); Mt 12,1-8. 21 Sábado, Feria, XV Sem. del Tpo. Ord. Mq 2,1-5; Sal 9; Mt 12,14-21. 22 Domingo XVI del Tiempo Ordinario /B Jer 23,1-6; Sal 22; Ef 2,13-18; Mc 6,30-34 - L.H. 4ª Semana del Salterio.


EL DOMINGO 15 JULIO 2012