Issuu on Google+

Estudios
sobre
Conducta
Suicida
en
México:
1998‐2008
 Psic. Marisol Cota Becaria del Departamento de Investigaciones Epidemiológicas Dirección de Investigaciones Epidemiológicas y Psicosociales Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz Calzada México Xochimilco No 101- Col. San Lorenzo Huipulco, México D.F. C.P.14370, México. Tel: (0155) 41605140 e-mail: marisolcota@hotmail.com Dr. Guilherme Borges Departamento de Investigaciones Epidemiológicas Dirección de Investigaciones Epidemiológicas y Psicosociales Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente Muñiz Calzada México Xochimilco No 101- Col. San Lorenzo Huipulco, México D.F. C.P.14370, México. Tel: (01 55) 41605334 e-mail:guibor@imp.edu.mx/guilhermelgborges@yahoo.com RESUMEN La conducta suicida (ideación suicida, plan suicida e intento suicida) es un fenómeno común entre los adolescentes sobre el cual se puede incidir para prevenir las muertes prematuras por suicidio. El presente trabajo sigue una de las primeras recomendaciones de la OMS en materia de prevención del suicidio reuniendo lo que se sabe sobre el fenómeno en el país. Se presenta una recopilación de datos arrojados por investigaciones sobre conducta suicida en la última década en México, las cuales se obtuvieron por medio de una búsqueda bibliográfica por computadora en las bases de datos del Centro de Documentación e Información en Psiquiatría y Salud Mental (CDIPSM) del Instituto Nacional de Psiquiatría, Dr. Ramón de la Fuente Muñíz y por búsquedas manuales a partir de las referencias encontradas en los artículos revisados. Se presentan estimaciones de la prevalencia de estas conductas y se describen los factores de riesgo, de protección y las 1
 



sugerencias encontradas en estas investigaciones, dando énfasis a lo reportado en los estudios sobre población adolescente. 
 INTRODUCCIÓN

El suicidio es una forma de muerte violenta, una decisión individual en la cual influye una multiplicidad de condiciones de orden biológico, psicológico, sociales, cognitivos, de género, desarrollo, entre otras. Se considera que el suicidio es un problema de salud pública que ha ido en aumento a nivel mundial en las últimas décadas. México no es la excepción y las muertes por suicidio han aumentado considerablemente. Según datos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI), el porcentaje de muertes por suicidio con respecto al total de muertes violentas en 1990 era de 3.3, aumentando cada año, hasta alcanzar un porcentaje de 8.0 en el 2007.1 Según esta misma fuente, los grupos quinquenales de edad que muestran las cifras más altas de suicidio consumado en 2007 son los de 15-19 años, de 20-24 años y de 25-29 años. A nivel internacional se ha realizado mucha investigación sobre la conducta suicida en adolescentes y adultos jóvenes la cual nos puede brindar información acerca de este fenómeno, pero para poder realizar una prevención adecuada, aplicable y eficiente, es necesario conocer las características propias de esta problemática en el contexto en el que 




























































 1 
Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Censo general de población y vivienda 2000

 http://www.inegi.gob.mx/est/contenidos/espanol/rutinas/ept.asp?t=mvio23&c=9725 (Noviembre 2008). 


2
 



se presenta. Es por lo tanto imperativo el estudio de la conducta suicida en adolescentes y adultos jóvenes de México que provea información acerca de este fenómeno en nuestro país, para conocer sus características y la manera en que se desarrolla en nuestra cultura en particular. Este es el primer paso para poder poner manos a la obra en la prevención e intervención de esta conducta y reducir las muertes prematuras por suicidio. Este trabajo consiste en una recopilación de investigaciones y artículos que se han publicado en nuestro país en la última década acerca de la conducta suicida. El propósito es contar con un marco de referencia que encuadre lo que se sabe actualmente de esta conducta, para poder hacer nuevos planteamientos y seguir estudiando este fenómeno desde perspectivas necesarias para su prevención y tratamiento. Es así, que los estudios que se presentan en esta recopilación, no tratan del suicidio consumado en sí, sino de la conducta suicida, ya que es a través de su estudio, como se podrá incidir en la población para prevenir el suicidio. La conducta suicida es generalmente referida como la presencia de ideación suicida, plan suicida e intento suicida (gesto suicida e intento severo). La ideación suicida es considerada por Garrison y cols.2 como “tener pensamientos o fantasías acerca de la propia muerte”. Se considera que una persona tiene un plan suicida cuando ha establecido en cierta medida una fecha, lugar, método o incluso ha elaborado una carta de despedida para cuando cometa suicidio. Y por último, el intento suicida es la conducta autolesiva llevada a cabo con la finalidad de morir, pero que no logra su propósito. Para su estudio y medición, en algunas 




























































 2


Citado en González-Forteza, C., García, G., Medina Mora, M. E., Sánchez, M. A. (1998). Indicadores psicosociales predictores de ideación suicida en dos generaciones de estudiantes universitarios. Salud Mental, 21 (3), pag 2.

3
 



ocasiones se han diferenciado dentro del intento suicida dos clasificaciones: el gesto suicida (un acto de autolesión pero sin el propósito de autodestrucción) y el intento severo (cuya finalidad sí es la de terminar con la propia vida). Se sabe que la conducta suicida no es un fenómeno aislado y que se relaciona con otros factores (sociodemográficos, de salud mental, de comorbilidad, etc). Es por eso que muchos de los estudios que están en la presente recopilación, además de medir la conducta suicida, también reportan su relación con otros fenómenos. Es así que se describen los factores de riesgo (características o condiciones que influyen en la persona, aumentando la probabilidad de presentar conducta suicida) y los factores de protección (aquellos que disminuyen la vulnerabilidad de la persona, contribuyendo a minimizar la probabilidad de presentar conducta suicida) que se encontraron en esta recopilación de estudios sobre conducta suicida. También se reúnen las sugerencias encontradas tanto para la futura investigación del tema, como para la prevención de este fenómeno. Esta descripción puede ayudar a dirigir la mirada hacia algunas sugerencias para continuar con el estudio de la conducta suicida y para el desarrollo de programas de prevención o intervención. Metodología Se realizó una búsqueda de las investigaciones y estudios publicados en nuestro país en la última década (1998-2008) que tuvieran como tema la conducta suicida (principalmente en adolescentes y adultos jóvenes). Los datos se obtuvieron por medio de una búsqueda bibliográfica por computadora en las bases de datos del Centro de Documentación e Información en Psiquiatría y Salud Mental (CDIPSM) del Instituto Nacional de Psiquiatría, 4
 



Dr. Ramón de la Fuente Muñíz y se hicieron también búsquedas manuales a partir de las referencias encontradas en los artículos revisados. Resultados Se encontraron estudios en tres tipos de población: (1) en población adolescente, principalmente en escuelas y también en población general; (2) en adultos y jóvenes de manera conjunta, en población general y con muestras de universos específicos como hospitales, universidades y población blh (bisexuales, lesbianas y homosexuales); (3) en pacientes con intento de suicidio en escenarios clínicos. Se recopilaron reportes de prevalencias, factores de riesgo, factores de protección y sugerencias. Los resultados se presentan siguiendo la secuencia natural de la conducta suicida, es decir, comenzando con los resultados relacionados a la ideación suicida, después al plan suicida y terminando con el intento de suicidio. De manera similar, primero se describen los resultados en población adolescente y después, en menor medida,

los

resultados en población adulta. Descripción general de los estudios encontrados. Se encontraron 46 estudios realizados en nuestro país en la última década enfocados en la conducta suicida a través de la búsqueda en las bases de datos del CDIPSM del Instituto Nacional de Psiquiatría, Dr. Ramón de la Fuente Muñíz. De estos estudios, 23 fueron sobre adolescentes, 9 fueron sobre adultos (18 años y más) y 6 más fueron sobre ambos (para facilitar la descripción de sus resultados en esta revisión, se reportan ambos grupos de edad

5
 



por separado). También se encontraron 6 artículos de revisión y 2 enfocados a describir las características psicométricas de algunas escalas. Características generales de los estudios sobre población adolescente La mayoría de los estudios fueron sobre población escolar (n= 12, 26%). Se encontraron dos (4%) sobre población general, realizados con encuestas de hogar y otros dos estudios en cuya muestra se encontraban adolescentes en un contexto clínico. La mayoría de los estudios fueron realizados en la Ciudad de México (n=29), otros más en el Interior de la República (n=11) y 1 a nivel nacional. De las categorías del fenómeno suicida, el intento de suicidio fue el más frecuentemente investigado (con 24 trabajos), seguido de la ideación suicida (18 investigaciones). Otros temas

investigados

fueron

la

edad

del

único/último

intento,

características

sociodemográficas de las personas afectadas por el fenómeno, el método utilizado para el intento de suicidio y otros factores relacionados a la conducta suicida, como los psicológicos, familiares o ambientales, maltrato o experiencias adversas en la vida, etc. Prevalencia de la Conducta Suicida A continuación se reportan las prevalencias encontradas de la conducta suicida. La información sobre los estudios de adolescentes en muestras escolares y, en un caso únicamente, en población general se presenta en cuadros. El cuadro 1 corresponde a la prevalencia de ideación suicida y el cuadro 2 a la del intento de suicidio. Algunos estudios reportan la prevalencia de estos fenómenos alguna vez en la vida, en los últimos 12 meses o

6
 



en la última semana. Los pocos datos con respecto a prevalencias en estudios en población clínica de adolescentes se mencionan en un apartado. La prevalencia encontrada en estudios de adultos se describe también en los cuadros 3 y 4. Estas estimaciones en adultos arrojan datos que son importantes para el estudio de la conducta suicida, sin embargo, al compararlos con los de adolescentes, se podrá observar que es una población menos afectada por la conducta suicida. Es por esto que el énfasis en esta revisión se hace en los hallazgos en la población adolescente.

7
 



Prevalencia de la Ideación Suicida en Población Adolescente-Estudiante Estudio

Total

Hombres

Estudio en Mujeres estudiantes de educación media y media superior3 1998 (no especifica edad) Ideación Suicida en la última semana Estudio en Estudiantes de dos Escuelas del Centro Histórico4 2001 (edad promedio 13.7 años) Ideación Suicida en la última semana Estudio en Estudiantes del Centro Histórico, Ciudad de México5 2003 (edad promedio 13.7 años) Ideación suicida reportada junto con malestar depresivo, en la última semana Estudio en Estudiantes de Bachillerato y 1er año de Licenciatura en Morelia, Mich.6 2008 (edad promedio 18.3 años) Ideación Suicida en los últimos 12 meses Plan Suicida en los últimos 12 meses Encuesta de Salud Mental de Adolescentes Región Metropolitana y D.F. 20057 2008 (12 a 17 años) Ideación Suicida alguna vez en la vida Plan Suicida alguna vez en la vida

Mujeres

Razón M/H

11.8

8.4

7.0

6.3

0.9

8.9

8.0

10.3

1.3

8.3 4.5

7.5 6.2

9.2 5.8

1.2 0.9

11.5 3.9

7.6 2.3

15.3 5.6

2.0 2.4

Cuadro 1

En el cuadro 1 se presenta la prevalencia de ideación suicida en la población adolescente. Se observa que la prevalencia más alta (11.8) fue reportada por González Forteza y cols.8 




























































 3


González-Forteza, C., Berenzon-Gorn, S., Tello-Granados, A. M., Facio-Flores, D., Medina-Mora, M. E. (1998). Ideación suicida y características asociadas en mujeres adolescentes. Salud Pública de México, 40 (5), 430-437. 4 González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Vignau Brambila, L. E., Ramírez Vilarreal, C. (2001). El abuso sexual y el intento suicida asociados con el malestar depresivo y la ideación suicida de los adolescentes. Salud Mental, 24 (6), 16-25. 5 González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Caballero Gutiérrez, M. A., Wagner Echeagarray, F.A. (2003). Correlatos psicosociales de depresión, ideación e intento suicida en adolescentes mexicanos. Psicothema, 15 (4), 524-532. 6 
Leal Guisa, C. Y., Hernández Cervantes, Q. (2008). Trabajo 4. Conducta suicida en una muestra de estudiantes de bachillerato y licenciatura de Morelia, Michoacán. http://vivepsicologia.org/unla_2008/kas.html (Mayo 2009). 7 Borges, G., Benjet, C., Medina-Mora, M. E., Orozco, R., Nock, M. (2008). Suicide Ideation, Plan, and Attempt in the Mexican Adolescent Mental Health Survey. Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychiatry, 47 (1), 41-52.

8
 



en mujeres estudiantes de educación media y media superior durante la semana previa al estudio. La prevalencia de la presencia de ideación suicida alguna vez en la vida de los estudiantes, es reportada por Borges y cols.9 con un total de 11.5. Con respecto a la ideación suicida en el último año, Leal Guisa10 reporta una prevalencia de 8.3 en ambos sexos. El plan de suicidio es menos común tanto en su estudio, como en su presencia en los estudiantes, con una prevalencia reportada de 3.9 alguna vez en la vida y 4.5 en los últimos 12 meses11 12. Como dato más frecuente, la prevalencia de ideación suicida se eleva más en las mujeres como se puede observar en la razón de mujeres/hombres (M/H).



























































































































































































 8


González-Forteza, C., Berenzon-Gorn, S., Tello-Granados, A. M., Facio-Flores, D., Medina-Mora, M. E. (1998). Ideación suicida y características asociadas en mujeres adolescentes. Salud Pública de México, 40 (5), 430-437. 9 Borges, G., Benjet, C., Medina-Mora, M. E., Orozco, R., Nock, M. (2008). (op. Cit.) 10 Leal Guisa, C. Y., Hernández Cervantes, Q. (2008). (op. Cit. ) 11 
Leal Guisa, C. Y., Hernández Cervantes, Q. (2008) (op. Cit.)
 12 
Borges, G., Benjet, C., Medina-Mora, M. E., Orozco, R., Nock, M. (2008). (op. Cit.)


9
 



Prevalencia de Intentos de Suicidio en Población Adolescente-Estudiante. Estudio

Total

Encuesta en Estudiantes de la Cd. de Mex.13 (dos mediciones en alumnos de enseñanza media y media superior) 1997 (Intento Suicida alguna vez en la vida) 2000 (Intento Suicida alguna vez en la vida) Estudio en Estudiantes de la Ciudad de México por delegación política14 2002 (enseñanza media y media superior) Prevalencia global de intento suicida Estudio longitudinal en Estudiantes de Secundaria de Puebla15 1999 Intento de suicidio alguna vez en la vida 2000 Intento de suicidio alguna vez en la vida 2001 Intento de suicidio alguna vez en la vida Estudio en Estudiantes del Centro Histórico, Ciudad de México16 2003 (edad promedio 13.7 años) Intento Suicida alguna vez en la vida Estudio en Estudiantes Adolescentes de Guanajuato17 2005 (edad promedio 15.7 años) Daño auto-inflingido alguna vez en la vida Estudio en mujeres estudiantes de preparatoria y licenciatura, Ciudad de México18 2006 (edad promedio 18.5 años) Intento suicida alguna vez en la vida Encuesta de Salud Mental de Adolescentes Región Metropolitana y D.F. 200519

Hombres

Mujeres

Razón M/H

8.3 9.5

4.3 3.9

12.1 15.1

2.8 3.8

9.5

3.9

15.1

3.9

3.5 8.8 7.1

2.8 4.5 3.3

4.6 14.5 11.6

1.6 3.2 3.6

11.1

6.5

16.6

2.6

7.2

3.1

10.7

3.5

10.6 6.3

4.4

7.3

1.7






























































 13 
González-Forteza, C., Villatoro, J., Alcántar, I., Medina-Mora, M. E., Fleiz, C., Bermúdez, P., Amador, N. (2002). Prevalencia de intento suicida en estudiantes adolescentes de la Ciudad de México: 1997 y 2000. Salud Mental, 25 (6), 1-12. 14 González-Forteza, C., Villatoro, J., Alcántar, I., Medina-Mora, M. E., Fleiz, C., Bermúdez, P., Amador, N. (2002) Prevalencia del intento suicida en estudiantes de la Ciudad de México: Medición 2000. La Psicología Social en México, 9, 298-304. 15 
Pérez Silva, C., Romero Ogawa, T., Lara Muñoz, M. C. (2005). Relación familiar e intentos de suicidio en una cohorte de estudiantes de secundaria. Psiquiatría, 21, 38-44. 16 González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Caballero Gutiérrez, M. A., Wagner Echeagarray, F.A. (2003). (op. Cit.) 17 González-Forteza, C., Álvarez-Ruiz, M., Saldaña-Hernández, A., Carreño-García, S., Chávez-Hernández, A. M., Pérez-Hernández, R. (2005). Prevalence of deliberate self-harm in teenage students in the state of Guanajuato, México: 2003. Social Behavior and Personality, 33 (8), 777-792. 18 Unikel, C., Gómez-Peresmitré, G., González-Forteza, C. (2006). Suicidal behavior, risky eating behaviours and psychosocial correlates in mexican female students. European Eating Disorders Review. 14, 414-421 19 Borges, G., Benjet, C., Medina-Mora, M. E., Orozco, R., Nock, M. (2008). (op. Cit.)

10
 



2008 (12 a 17 años) Intento Suicida alguna vez en la vida Cuadro 2

Como se puede observar en el cuadro 2, la prevalencia de intento de suicidio ocurrido alguna vez en la vida en la población adolescente escolar de México, se encuentra en un rango de 3.520 y 11.121. Las mujeres muestran una prevalencia más elevada, siendo la más alta entre ellas, la encontrada en el estudio en estudiantes del Centro Histórico con 16.622. Prevalencia de Ideación Suicida

e Intentos de Suicidio previos reportada en

Población Adolescente-muestras clínicas. Los estudios en muestras clínicas de adolescentes demuestran que el intento de suicidio es más común en los menores de sexo femenino23. En un estudio con 30 mujeres adolescentes internadas por intento de suicidio se encontró que el 56.7% presentaron los 4 síntomas evaluados de ideación suicida; el 33.3% de manera persistente24. De 60 adolescentes que intentaron suicidarse, el 56.2% fueron casos de reincidencia, de los cuales, el 44.8% había tenido un intento previo, el 31% dos intentos, el 13.8% tres intentos, el 6.9% cuatro intentos y el 3.4% nueve intentos25. Prevalencias de Ideación Suicida en Población Adulta. 




























































 20

Pérez Silva, C., Romero Ogawa, T., Lara Muñoz, M. C. (2005). (op. Cit.) González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Caballero Gutiérrez, M. A., Wagner Echeagarray, F.A. (2003). Correlatos psicosociales de depresión, ideación e intento suicida en adolescentes mexicanos. Psicothema, 15 (4), 524-532. 22 González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Caballero Gutiérrez, M. A., Wagner Echeagarray, F.A. (2003). (op. Cit.) 23 
Platas-Vargas, E. C., Sauceda-García, J. M., Higuera-Romero, F. H., Cuevas-Urióstegui, M. L. (1998). Funcionamiento psicosocial en menores que intentan el suicidio. Psiquiatría, 14, 51-55. 24 González-Forteza, C., Berenzon-Gorn, S., Tello-Granados, A. M., Facio-Flores, D., Medina-Mora, M. E. (1998). (op. Cit.) 25 Osornio-Castillo, L. (2001). Intento de suicidio en adolescentes y su relación con la funcionalidad familiar. Archivos en Medicina Familiar, 3 (2), 33-39. 
 21

11
 



Estudio

Total

Estudio en dos generaciones de Universitarios, D.F.26 1998 (edad promedio 19.72 años) Prevalencia de todos los síntomas evaluados en la última semana Presencia de uno o más síntomas en la última semana Estudio en Hospital General Dr. Manuel Gea González27 1998 (medición hecha en 1986 en pacientes de 18 a 65 años) Ideación suicida y desesperanza alguna vez en la vida Estudio en mujeres de comunidades urbanas pobres28 2000 (18 a 65 años) Ideación suicida alguna vez en la vida Estudio en pacientes de urgencias en tres Hospitales Generales de Pachuca, Hidalgo.29 2003 (18 a 65 años) Ideación suicida alguna vez en la vida Estudio en Población Bisexual, Lesbianas y Homosexuales de la Ciudad de México.30 2005 (edad promedio 29 años) Ideación suicida alguna vez en la vida Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica de México31 2005 (18 a 65 años) Ideación Suicida alguna vez en la vida Plan Suicida alguna vez en la vida Ideación Suicida en los últimos 12 meses Plan Suicida en los últimos 12 meses

Hombres

Mujeres

Razón M/H

1.7 27.0

No encuentra diferencias estadísticamente significativas entre hombres y mujeres.

10.1

7.0

5.7

3.7

7.9

2.1

39.0

36.0

44.0

1.2

8.3 3.2 2.3 1.0

6.1 2.4 1.9 1.0

10.4 3.9 2.7 0.9

1.7 1.6 1.4 0.9

Cuadro 3






























































 26 
González-Forteza, C., García, G., Medina Mora, M. E., Sánchez, M. A. (1998). Indicadores psicosociales predictores de ideación suicida en dos generaciones de estudiantes universitarios. Salud Mental, 21 (3), 1-9. 27 Mondragón, L., Saltijeral, M. T., Bimbela, A., Borges, G. (1998). La ideación suicida y su relación con la desesperanza, el abuso de drogas y alcohol. Salud Mental, 21 (5), 20-27. 28 Berenzon, S., González-Forteza, C., Medina-Mora, M. E. (2000). Asociación entre trastornos depresivos y fóbicos con ideación e intento suicida en mujeres de comunidades urbanas pobres. Revista Mexicana Psicología, 17 (1), 55-63. 29 
Mondragón, L., Monroy, Z., Medina-Mora, M. E., Borges, G. (2003). Eventos de vida, depresión, consumo de alcohol e ideación suicida en una muestra de servicios de urgencias: un enfoque de género. Revista Mexicana de Psicología, 20 (2), 225-235. 30 Ortiz Hernández, L. (2005). Influencia de la opresión internalizada sobre la salud mental de bixesuales, 
 lesbianas y homosexuales de la Ciudad de México. Salud Mental, 28 (4), 49-65. 31 Borges, G., Wilcox, H. C., Medina-Mora, M. E., Zambrano, J., Blanco, J., Walters, E. (2005). Suicidal Behavior in the Mexican National Comorbidity Survey (M-NCS): Lifetime and 12 Month Prevalence, 
 Psychiatric Factors and Service Utilization. Salud Mental, 28 (2), 40-47.

12
 



En el cuadro 3 se puede apreciar que en población adulta, los estudios acerca de la conducta suicida, reportan prevalencias de ideación suicida alguna vez en la vida en un rango de 3.232 a 10.133. Su presencia es también mayor en mujeres que en hombres34 35 36 37 38 39. Prevalencias de Intento Suicida en población Adulta. Estudio

Total

Estudio de pacientes en Salas de Urgencia, Pachuca40 1996-1997 (18 a 65 años) Intento suicida alguna vez en la vida Estudio en mujeres de comunidades urbanas pobres41 2000 (18 a 65 años) Intento suicida alguna vez en la vida Estudio en Población Bisexual, Lesbianas y Homosexuales de la Ciudad de México.42 2005 (edad promedio 29 años) Intento Suicida alguna vez en la vida Encuesta Nacional de Epidemiología Psiquiátrica de México43 2005 (18 a 65 años) Intento Suicida alguna vez en la vida Prevalencia a 12 meses de Intento Suicida

Estudio en Estudiantes Mujeres Mexicanas de Preparatoria y Universidad de la Ciudad de México44 2006 (edad promedio 18.5) Intento suicida alguna vez en la vida

1.7

Hombres

0.8

Mujeres

Razón M/H

2.8

3.5

3.6

15.0

12.0

21.0

1.8

2.8 0.6

2.0 0.6

3.5 0.5

1.8 0.8

10.6

Cuadro 4

En el cuadro 4 se detallan las prevalencias de los intentos de suicidio en adultos, donde se puede observar que la prevalencia del intento de suicidio alguna vez en la vida más baja es 




























































 32


Borges, G., Wilcox, H. C., Medina-Mora, M. E., Zambrano, J., Blanco, J., Walters, E. (2005). (op. Cit.)
 
Mondragón, L., Saltijeral, M. T., Bimbela, A., Borges, G. (1998). (op. Cit.)
 34 
González-Forteza, C., García, G., Medina Mora, M. E., Sánchez, M. A. (1998). (op. Cit.)
 35 
Mondragón, L., Saltijeral, M. T., Bimbela, A., Borges, G. (1998). (op. Cit.)
 36 
Berenzon, S., González-Forteza, C., Medina-Mora, M. E. (2000). (op. Cit.)
 37 
, L., Monroy, Z., Medina-Mora, M. E., Borges, G. (2003). (op. Cit.)
 38 
Borges, G., Wilcox, H. C., Medina-Mora, M. E., Zambrano, J., Blanco, J., Walters, E. (2005). (op. Cit.)
 39 
Unikel, C., Gómez-Peresmitré, G., González-Forteza, C. (2006). (op. Cit.) 40 
Mondragón, L., Monroy, Z., Medina-Mora, M. E., Borges, G. (2003). (op. Cit.) 41 Berenzon, S., González-Forteza, C., Medina-Mora, M. E. (2000). (op. Cit.) 42 Ortiz Hernández, L. (2005). (op. Cit.) 43 Borges, G., Wilcox, H. C., Medina-Mora, M. E., Zambrano, J., Blanco, J., Walters, E. (2005). (op. Cit.) 44 Unikel, C., Gómez-Peresmitré, G., González-Forteza, C. (2006). (op. Cit.) 33

13
 



de 1.745, y medida en el último año es reporta por Borges y cols. en 0.646. Las mujeres en el estudio de Unikel y cols.47 reportan una elevada prevalencia de intento de suicido en 10.6, pero observando el estudio sobre población BLH realizado por Ortíz48, vemos que la prevalencia es aún más alta en esta población, reportándola en 15.0. También observamos que la mayoría de los estudios, indican que las mujeres reportan más esta conducta49 50 51. Factores de riesgo relacionados a la conducta suicida: Factores sociodemográficos: Una revisión a detalle de los estudios encontrados, permite hacer una recopilación de los datos sociodemográficos recogidos en estas investigaciones y que se identifican como factores de riesgo. Sexo: Son varias las investigaciones que han encontrado que son las mujeres quienes manifiestan mayor ideación suicida52 53 54 55 56 57 58 59, así como de intento de suicidio60 61






























































 45


Mondragón, L., Monroy, Z., Medina-Mora, M. E., Borges, G. (2003). (op. Cit.) 
Borges, G., Wilcox, H. C., Medina-Mora, M. E., Zambrano, J., Blanco, J., Walters, E. (2005). (op. Cit.)
 47 
Unikel, C., Gómez-Peresmitré, G., González-Forteza, C. (2006). (op. Cit.) 48 
Ortiz Hernández, L. (2005). (op. Cit.) 49 
Mondragón, L., Monroy, Z., Medina-Mora, M. E., Borges, G. (2003). (op. Cit.) 50 Ortiz Hernández, L. (2005). (op. Cit.) 51 Borges, G., Wilcox, H. C., Medina-Mora, M. E., Zambrano, J., Blanco, J., Walters, E. (2005). (op. Cit.) 52 González-Forteza, C., Berenzon-Gorn, S., Tello-Granados, A. M., Facio-Flores, D., Medina-Mora, M. E. (1998). (op. Cit.) 53 Mondragón, L., Saltijeral, M. T., Bimbela, A., Borges, G. (1998). (op. Cit.) 54 González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Vignau Brambila, L. E., Ramírez Vilarreal, C. (2001). (op. Cit.) 55 Mondragón, L., Monroy, Z., Medina-Mora, M. E., Borges, G. (2003). (op. Cit.) 56 González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Caballero Gutiérrez, M. A., Wagner Echeagarray, F.A. (2003). (op. Cit.) 57 Leal Guisa, C. Y., Hernández Cervantes, Q. (2008). (op. Cit.) 58 Alvizouri, E., Hernández Cervantes, Q. (2008). Trabajo 1. Riesgo suicida en una muestra de estudiantes de bachillerato y licenciatura de Morelia, Michoacán. http://vivepsicologia.org/unla_2008/kenny.html (Mayo 2009) 59 Borges, G., Benjet, C., Medina-Mora, M. E., Orozco, R., Nock, M. (2008). (op. Cit.) 46

14
 



62 63 64 65 66 67 68

. Una recopilación de tres estudios en adolescentes escolares reporta que

más de la mitad de las mujeres en cada estudio presentó mayor ideación suicida y sintomatología depresiva que los varones69. En estudios sobre población general se ha encontrado que las mujeres presentan mayor prevalencia de por vida en ideación, plan e intento suicida que los hombres70

71

. Sólo se cuenta con una investigación que es la

excepción a este hallazgo común, en el que la prevalencia de ideación suicida se reporta un poco más alta en varones que en mujeres72. En escenarios clínicos, donde se ha estudiado a poblaciones con intentos de suicidio, se ha observado que la mayoría de los casos son mujeres, con porcentajes de 65% a 90%

73 74

.

Difiriendo con esto, otro estudio encontró una proporción de 1:1 en cuanto a distribución



























































































































































































 60 
Juárez, R., Luckie, L. A., Morán, P., Alcántara, M. d. R., Vázquez, D., Octavio, C. et al.

(1998). Perfil socioeconómico del paciente con intento de suicidio. Medicina Interna de México, 14 (4), 145-150. 61 González-Forteza, C., Villatoro, J., Alcántar, I., Medina-Mora, M. E., Fleiz, C., Bermúdez, P., Amador, N. (2002). (op. Cit.) 62 González-Forteza, C., Villatoro, J., Alcántar, I., Medina-Mora, M. E., Fleiz, C., Bermúdez, P., Amador, N. (2002) (op. Cit.) 63 González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Caballero Gutiérrez, M. A., Wagner Echeagarray, F.A. (2003). (op. Cit.) 64 Pérez Silva, C., Romero Ogawa, T., Lara Muñoz, M. C. (2005). (op. Cit.) 65 González-Forteza, C., Álvarez-Ruiz, M., Saldaña-Hernández, A., Carreño-García, S., Chávez-Hernández, A. M., Pérez-Hernández, R. (2005). (op. Cit.) 66 Borges, G., Benjet, C., Medina-Mora, M. E., Orozco, R., Nock, M. (2008). (op. Cit.) 67 Leal Guisa, C. Y., Hernández Cervantes, Q. (2008). (op. Cit.) 68 Platas-Vargas, E. C., Sauceda-García, J. M., Higuera-Romero, F. H., Cuevas-Urióstegui, M. L. (1998). (op. Cit.) 69 
Jiménez Tapia, A., Mondragón Barrios, L., González-Forteza, C. (2007). Self-esteem, depressive symptomatology, and suicidal ideation in adolescents: results of three studies. Salud Mental, 30 (5), 20-26. 70 Borges, G., Nock, M. K., Medina-Mora, M. E., Benjet, C., Lara, C., Chiu, W. T., Kessler, R. C. (2007). The Epidemiology of Suicide-Related Outcomes in Mexico. Suicide and Life-Threatening Behavior, 37 (6), 627640. 71 Borges, G., Benjet, C., Medina-Mora, M. E., Orozco, R., Nock, M. (2008). (op. Cit.) 72 González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Vignau Brambila, L. E., Ramírez Vilarreal, C. (2001). (op. Cit.) 73 Jiménez, N. G., Lozano, J. J., Rodríuez, L., Vargas, G., Rubio, A.F., López, I. (2005). Consumo de alcohol y drogas como factor de riesgo de intento suicida. Medicina Interna de México, 21 (3), 183-187. 74 Platas-Vargas, E. C., Sauceda-García, J. M., Higuera-Romero, F. H., Cuevas-Urióstegui, M. L. (1998). (op. Cit.)

15
 



del intento de suicidio por género, pero señala que los hombres consiguieron en mayor número consumar el suicidio en una proporción de 8:175. Edad: Con respecto a la edad en la que se presenta la conducta suicida, se ha visto que es más común entre los adolescentes y adultos jóvenes y que el riesgo disminuye después de la mitad de los treintas, con excepción de la ideación suicida que continúa en edades más adultas76, siendo así que también se ha encontrado en un estudio en población abierta que la ideación suicida es más frecuente entre mujeres de la cuarta y quinta décadas de la vida77 . La ideación suicida comienza a incrementarse a los 10 años, el plan suicida y los intentos a los 12. Es alrededor de los 15 años el período identificado como el de mayor riesgo para la ideación, plan e intento suicida. También se ha encontrado que la probabilidad de presentar el primer intento de suicidio es más alta durante el primer año de haber comenzado con ideación suicida y de tener un plan para cometer suicidio78. Investigaciones sobre poblaciones de adolescentes escolares, han arrojado datos sobre la edad del único/último intento de suicidio. En los varones la edad en la que se presenta este episodio se ubica entre los 11 y 12.6 años y en las mujeres entre los 12 y 13.3 años79 80 81.






























































 75 
Coronado-Santos, S., Díaz-Cervera, I., Vargas-Ancona, L., Rosado-Franco, A., Zapata-Peraza, A., DíazTalavera, S. (2004). Prevalencia del intento de suicidio en el Servicio de Urgencias del Hospital General "Dr. Agustín O'Horán", de enero de 1998 a diciembre de 2003. Revista Biomédica, 15 (4), 1-6. 
 76


Borges, G., Nock, M. K., Medina-Mora, M. E., Benjet, C., Lara, C., Chiu, W. T., Kessler, R. C. (2007). (op. Cit.) 77 Luckie, A., Moran, P., Juárez, R., Vázquez, D., Curiel, O., Ramiro, M. (1998). Identificación de la ideación suicida en una población abierta. Medicina Interna de México, 14 (3), 100-104. 78 Borges, G., Benjet, C., Medina-Mora, M. E., Orozco, R., Nock, M. (2008). (op. Cit.) 79 González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Vignau Brambila, L. E., Ramírez Vilarreal, C. (2001). (op. Cit.) 80 González-Forteza, C., Villatoro, J., Alcántar, I., Medina-Mora, M. E., Fleiz, C., Bermúdez, P., Amador, N. (2002) (op. Cit.)

16
 



En estudios sobre poblaciones clínicas con pacientes internados por intento de suicidio se ha encontrado que el grupo de edad más afectado es el de 15 a 24 años82

83

,otro estudio

reporta las frecuencias más altas entre los 15 y 26 años84. En investigaciones sobre poblaciones adolescentes en un contexto clínico, el intento de suicidio se presentó con mayor frecuencia entre los doce y catorce años. Con respecto a las lesiones autoinflingidas (con o sin la intención de morir), el grupo etáreo con mayor cantidad de casos se ha encontrado entre los 20 y 29 años85. Nivel socioeconómico: Se ha planteado que a los adolescentes de nivel socioeconómico bajo, les afecta más el estrés psicosocial, presentando mayor ideación suicida en comparación con los adolescentes de nivel socioeconómico medio86. Se identificó como factor de riesgo para presentar ideación suicida en las mujeres adolescentes el haber interrumpido los estudios por tener que trabajar al menos por un semestre87. Un estudio en mujeres adultas88 pertenecientes a comunidades urbanas de nivel socioeconómico bajo, ubicadas en el sur de la ciudad de México, reveló que la prevalencia de intento suicida en la población estudiada fue de 3.6% (más del doble de la prevalencia identificada a nivel nacional en 1992). En escenarios clínicos, los datos de los pacientes con intento de suicidio, 

























































































































































































 81

González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Caballero Gutiérrez, M. A., Wagner Echeagarray, F.A. (2003). (op. Cit.) 82 
Juárez, R., Luckie, L. A., Morán, P., Alcántara, M. d. R., Vázquez, D., Octavio, C. et al. (1998). (op. Cit.) 83 Coronado-Santos, S., Díaz-Cervera, I., Vargas-Ancona, L., Rosado-Franco, A., Zapata-Peraza, A., DíazTalavera, S. (2004). (op. Cit.) 84 Jiménez, N. G., Lozano, J. J., Rodríuez, L., Vargas, G., Rubio, A.F., López, I. (2005). (op. Cit.) 85 
Gutiérrez-Cadena, M., Terán, D. (2003). Experiencia en atención de intentos suicidas en un hospital privado de la Cuidad de México. La dificultad en el diagnóstico de la Depresión como factor de riesgo para el suicidio. Salud Pública de México 45(6), 427-428. Instituto Nacional de Salud Pública. 86 González-Forteza, C., Villatoro, J., Pick, S., Collado, M. E. (1998). El estrés psicosocial y su relación con las respuestas de enfrentamiento y el malestar emocional en una muestra representativa de adolescentes al sur de la ciudad de México: análisis según el nivel socioeconómico. Salud Mental, 21 (2), 37-45. 87 González-Forteza, C., Berenzon-Gorn, S., Tello-Granados, A. M., Facio-Flores, D., Medina-Mora, M. E. (1998). (op. Cit.) 88 Berenzon, S., González-Forteza, C., Medina-Mora, M. E. (2000). (op. Cit.)

17
 



indican que en su mayoría pertenecen a familias con ingresos de entre 3 y 4 salarios mínimos89. Estado civil: Resultados de las investigaciones han arrojado que las personas divorciadas/separadas, presentan mayor ideación suicida90, elevándose

3.3 veces la

probabilidad de presentarla91. Las mujeres pertenecientes a comunidades urbanas de nivel socioeconómico bajo, presentan 1.8 veces más riesgo de pensar en suicidarse y 1.4 veces para intentar quitarse la vida si son solteras92. Escolaridad: Entre los adultos se ha detectado que quienes presentaron ideación suicida tienen menor escolaridad que los sujetos sin ideación93 94 95. Ocupación: Varios estudios aquí recopilados han sido realizados sobre población adolescente en escenarios escolares, por lo que ser estudiante es en su mayoría, la ocupación principal96 97 98 99 100 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112. Los adolescentes que 




























































 89

Juárez, R., Luckie, L. A., Morán, P., Alcántara, M. d. R., Vázquez, D., Octavio, C. et al. (1998). (op. Cit.) 
Mondragón, L., Monroy, Z., Medina-Mora, M. E., Borges, G. (2003). (op. Cit.) 91 Juárez, R., Luckie, L. A., Morán, P., Alcántara, M. d. R., Vázquez, D., Octavio, C. et al. (1998). (op. Cit.) 92 Berenzon, S., González-Forteza, C., Medina-Mora, M. E. (2000). (op. Cit.) 93 Mondragón, L., Saltijeral, M. T., Bimbela, A., Borges, G. (1998). (op. Cit.) 94 Mondragón, L., Monroy, Z., Medina-Mora, M. E., Borges, G. (2003). (op. Cit.) 95 Borges, G., Nock, M. K., Medina-Mora, M. E., Benjet, C., Lara, C., Chiu, W. T., Kessler, R. C. (2007). (op. Cit.) 96 González-Forteza, C., Andrade, P., Jiménez, A. (1997). Estresores cotidianos familiares, sintomatología depresiva e ideación suicida en adolescentes mexicanos. Acta psiquiát psicol Am lat. 43 (4), 319-326. 97 González-Forteza, C., Mariño, C., Rojas, E., Mondragón, L., Medina-Mora, M. E. (1998). Intento de suicidio en estudiantes de la ciudad de Pachuca, Hidalgo, y su relación con el malestar depresivo y el uso de sustancias. Revista Mexicana de Psicología, 15 (2), 165-175. 98 González-Forteza, C., Berenzon-Gorn, S., Tello-Granados, A. M., Facio-Flores, D., Medina-Mora, M. E. (1998). (op. Cit.) 99 González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Vignau Brambila, L. E., Ramírez Vilarreal, C. (2001). (op. Cit.) 100 González-Forteza, C. G., Ramos Lira, L., Mariño Hernández, Ma. d. C., Pérez Campuzano, E. (2002). Vidas en riesgo: conducta suicida en adolescentes mexicanos. Acta Psiquiátrica y Psicológica de América Latina, 48 (1/4), 74-84. 101 Caballero Gutiérrez, M. A., Ramos Lira, L., González-Forteza, C., Saltijeral Méndez, M. T. (2002). Violencia familiar en adolescentes y su relación con el intento de suicidio y la sintomatología depresiva. Psiquiatría, 18 (3), 131-139. 90

18
 



han dejado la escuela tienen mayores probabilidades de presentar conducta suicida113

114

.

Acudir a la escuela puede ser entonces un factor de protección, lo cual parecería contradecirse con los resultados de estudios en escenarios clínicos con muestras de sujetos internados por intento de suicidio, en los que se ha observado que el mayor porcentaje de casos corresponde a estudiantes (grado máximo bachillerato)115, seguido por empleados y en tercer lugar amas de casa116 y que los pacientes desempleados/jubilados (OR=1.6) tienen mayor riesgo de tener ideación suicida117. Cabe hacer la consideración de que esta mayoría encontrada en estudiantes, puede reflejar que la población más afectada son los jóvenes y no tanto que dedicarse a los estudios sea un factor de riesgo.



























































































































































































 102

González-Forteza, C., Villatoro, J., Alcántar, I., Medina-Mora, M. E., Fleiz, C., Bermúdez, P., Amador, N. (2002). (op. Cit.) 103 González-Forteza, C., Villatoro, J., Alcántar, I., Medina-Mora, M. E., Fleiz, C., Bermúdez, P., Amador, N. (2002). (op. Cit.) 104 González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Caballero Gutiérrez, M. A., Wagner Echeagarray, F.A. (2003). (op. Cit.) 105 Pérez Silva, C., Romero Ogawa, T., Lara Muñoz, M. C. (2005). (op. Cit.) 106 González-Forteza, C., Álvarez-Ruiz, M., Saldaña-Hernández, A., Carreño-García, S., Chávez-Hernández, A. M., Pérez-Hernández, R. (2005). (op. Cit.) 107 Unikel, C., Gómez-Peresmitré, G., González-Forteza, C. (2006). (op. Cit.). 108 Jiménez Tapia, A., Mondragón Barrios, L., González-Forteza, C. (2007). (op. Cit.) 109 Leal Guisa, C. Y., Hernández Cervantes, Q. (2008). (op. Cit.) 110 Alvizouri, E., Hernández Cervantes, Q. (2008). (op. Cit.) 111 
Valadez-Figueroa, I., Amezcua-Fernández, R., Quintanilla-Montoya, R., González-Gallegos, N. (2005). Familia e intento suicida en el adolescente de educación media superior. Archivos en Medicina Familiar, 7 (3), 69-78. 112 Caballero Gutiérrez, M. A., Ramos Lira, L., González-Forteza, C., Saltijeral Méndez, M. T. (2002). (op. Cit.) 113 
Borges, G., Nock, M. K., Medina-Mora, M. E., Benjet, C., Lara, C., Chiu, W. T., Kessler, R. C. (2007). (op. Cit.) 114 González-Forteza, C., Berenzon-Gorn, S., Tello-Granados, A. M., Facio-Flores, D., Medina-Mora, M. E. (1998). (op. Cit.) 115 Platas-Vargas, E. C., Sauceda-García, J. M., Higuera-Romero, F. H., Cuevas-Urióstegui, M. L. (1998). (op. Cit.) 116 Juárez, R., Luckie, L. A., Morán, P., Alcántara, M. d. R., Vázquez, D., Octavio, C. et al. (1998). (op. Cit.) 117 Mondragón, L., Saltijeral, M. T., Bimbela, A., Borges, G. (1998). (op. Cit.)

19
 



La presencia de ideación suicida y del plan suicida como factor de riesgo para el intento de suicidio (Transición de ideación suicida a plan de suicidio y de plan a intento suicida): Se ha encontrado entre las personas con ideación suicida, que el 34.1% reporta tener un plan y 27.2% un intento de suicidio. La transición de la ideación suicida al intento es mucho más alta entre aquellos con un plan (53.3%). La probabilidad de presentar el primer intento de suicidio es más alta en el primer año de haber comenzado con ideación suicida y plan suicida118. Método Utilizado: Con respecto a los métodos utilizados para el intento de suicidio se ha detectado en la población de adolescentes escolares que entre las mujeres, los más comunes son los medicamentos, los objetos punzocortantes y entre los varones los objetos punzocortantes, pastillas o medicamentos y lanzarse de alguna altura e intoxicarse con drogas ilegales119 120 121 122

. Los métodos utilizados exclusivamente por mujeres para el intento de suicidio

fueron el intentar ahogarse o pegarse a sí mismas y los utilizados sólo por hombres fueron la intoxicación con veneno o gas y el uso de armas de fuego123.






























































 118


Borges, G., Benjet, C., Medina-Mora, M. E., Orozco, R., Nock, M. (2008). (op. Cit.) González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Vignau Brambila, L. E., Ramírez Vilarreal, C. (2001). (op. Cit.) 120 Pérez Silva, C., Romero Ogawa, T., Lara Muñoz, M. C. (2005). (op. Cit.) 121 González-Forteza, C., Álvarez-Ruiz, M., Saldaña-Hernández, A., Carreño-García, S., Chávez-Hernández, A. M., Pérez-Hernández, R. (2005). (op. Cit.) 122 Osornio-Castillo, L. (2001). (op. Cit.) 123 González-Forteza, C., Álvarez-Ruiz, M., Saldaña-Hernández, A., Carreño-García, S., Chávez-Hernández, A. M., Pérez-Hernández, R. (2005). (op. Cit.) 119

20
 



En poblaciones clínicas con pacientes que presentaron intento de suicidio, el métodos más empleado por mujeres adolescentes fue la sobredosis de medicamentos124. Sin distinguir entre sexos o edad de los pacientes, también se encontraron como principales medios para el intento de suicidio la ingestión de medicamentos, líquidos y venenos; heridas por arma blanca y de fuego, lanzamiento al vacío, choque eléctrico y ahorcamiento125. Se reporta el uso de medicamentos como el más frecuente126, particularmente por benzodiacepinas127, seguidas de la carbamacepina (fármaco anticonvulsivante), y finalmente por el uso de raticidas128. Otro estudio en población clínica reporta al ahorcamiento como el medio más letal, seguido de la ingestión de algún compuesto organofosforado129. En general se observa que los métodos utilizados por los pacientes varones, son de mayor letalidad130. Intentos de suicidio previos: El intento suicida recurrente es un hallazgo común en los estudios sobre población adolescente escolar. Los datos indican que 1 de cada 4 a 5 adolescentes que han intentado suicidarse, lo han hecho dos o más veces en su vida131

132

. Un estudio detectó que el

promedio de intentos para hombres fue de 3.13 +/-1.4, con un rango de 2 a 5 veces, 




























































 124

Sauceda-García, J. M., Lara-Muñoz, M. d. C., Fócil-Márquez, M. (2006). Violencia autodirigida en la adolescencia: el intento de suicidio. Boletín Médico del Hospital Infantil de México, 63 (4), 223-231. 125

Juárez, R., Luckie, L. A., Morán, P., Alcántara, M. d. R., Vázquez, D., Octavio, C. et al. (1998). (op. Cit.) Coronado-Santos, S., Díaz-Cervera, I., Vargas-Ancona, L., Rosado-Franco, A., Zapata-Peraza, A., DíazTalavera, S. (2004). (op. Cit.) 127 Gutiérrez-Cadena, M., Terán, D. (2003). (op. Cit.) 128 Hernández Pérez, F. (2002). Frecuencia de intentos suicidas atendidos en un servicio de urgencias. Revista Médica del IMSS, 40 (3), 247-251. 129 Coronado-Santos, S., Díaz-Cervera, I., Vargas-Ancona, L., Rosado-Franco, A., Zapata-Peraza, A., DíazTalavera, S. (2004). (op. Cit.) 130 Platas-Vargas, E. C., Sauceda-García, J. M., Higuera-Romero, F. H., Cuevas-Urióstegui, M. L. (1998). (op. Cit.) 131 
González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Vignau Brambila, L. E., Ramírez Vilarreal, C. (2001). (op. Cit.) 132 González-Forteza, C., Villatoro, J., Alcántar, I., Medina-Mora, M. E., Fleiz, C., Bermúdez, P., Amador, N. (2002). (op. Cit.) 126

21
 



mientras que en mujeres fue de 3.7 +/- 3.0 con un rango de 2 a 20 veces en la vida133. Del porcentaje obtenido en un estudio de mujeres adolescentes que habían reincidido en el intento de suicidio (56.2%), el 44.8% había tenido un intento previo, el 31% dos intentos, el 13.8% tres intentos, el 6.9% cuatro intentos y el 3.4% nueve intentos134. En un estudio sobre población de bisexuales, lesbianas y homosexuales (blh), se detectó que el porcentaje de sujetos que había intentado suicidarse una vez en la vida fue del 9%, mientras que los que lo habían intentado más de una vez (de 2 a 6 veces o más) fue de 6% del total de la población estudiada135. Los estudios en escenarios clínicos indican que entre el 20.1% y el 22% de los pacientes que ingresaron por intento de suicidio, lo había intentado previamente136 137. Imitación: La imitación también es un factor de riesgo, ya que se ha encontrado en una muestra clínica, que el 40% de los pacientes adolescentes con intento de suicidio reportó que al menos una persona cercana a ellos se ha suicidado o lo ha intentado138. Factores Psicológicos y Psicopatología: El hallazgo más comúnmente encontrado en adolescentes estudiantes como factor de riesgo para la ideación suicida es el estado de ánimo depresivo139

140 141

. En los varones con






























































 133

González-Forteza, C., Álvarez-Ruiz, M., Saldaña-Hernández, A., Carreño-García, S., Chávez-Hernández, A. M., Pérez-Hernández, R. (2005). (op. Cit.) 134 
Osornio-Castillo, L. (2001). (op. Cit.) 135 Ortiz Hernández, L. (2005). (op. Cit.) 136 Juárez, R., Luckie, L. A., Morán, P., Alcántara, M. d. R., Vázquez, D., Octavio, C. et al. (1998). (op. Cit.) 137 Gutiérrez-Cadena, M., Terán, D. (2003). (op. Cit.) 138 Osornio-Castillo, L. (2001). (op. Cit.)

22
 



comportamiento suicida, el malestar se manifiesta en un estado de ánimo depresivo, problemas en las relaciones interpersonales, más conflictos con los padres, un afrontamiento agresivo, impulsividad, menor autoestima, y somatización142

143

; mientras

que las adolescentes estudiantes con comportamiento suicida tienen más propensión a expresar su malestar emocional con síntomas psicosomáticos144

145

y una conducta

alimentaria de riesgo146. Se ha observado un efecto dominó entre estos problemas: la sintomatología depresiva asociada a la ideación suicida, puede afectar la autoestima y como consecuencia disparar el comportamiento suicida147. Se detecta entonces a la baja autoestima como un factor de riesgo para la conducta suicida148. Con respecto a los estudiantes que han tenido al menos un intento de suicidio, se encuentra que la impulsividad es un factor de riesgo importante149

150

y que el uso de sustancias

(alcohol, tabaco y otras drogas ilegales) se encuentra más frecuentemente entre estos casos151. Por otro lado, en estudios realizados en adolescentes en encuestas de hogar han encontrado que la depresión y la ansiedad estado (descrita por los autores como una condición emocional transitoria, a diferencia de un trastorno de ansiedad) predicen directamente la 

























































































































































































 139

González-Forteza, C., Andrade, P., Jiménez, A. (1997). (op. Cit.) González-Forteza, C., Mariño, C., Rojas, E., Mondragón, L., Medina-Mora, M. E. (1998). (op. Cit.) 141 González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Vignau Brambila, L. E., Ramírez Vilarreal, C. (2001). (op. Cit.) 142 
González-Forteza, C., Andrade, P., Jiménez, A. (1997). (op. Cit.) 143 González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Caballero Gutiérrez, M. A., Wagner Echeagarray, F.A. (2003). (op. Cit.) 144 González-Forteza, C., Andrade, P., Jiménez, A. (1997). (op. Cit.) 145 Unikel, C., Gómez-Peresmitré, G., González-Forteza, C. (2006). (op. Cit.) 146 Unikel, C., Gómez-Peresmitré, G., González-Forteza, C. (2006). (op. Cit.) 147 Jiménez Tapia, A., Mondragón Barrios, L., González-Forteza, C. (2007). (op. Cit.) 148 Al Borde de la Muerte. Problemática Suicida en Adolescentes. Salud Mental, 22 (2), 145-153. 149 González-Forteza, C., Berenzon, S., Jiménez, J. A. (1999). (op. Cit.) 150 González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Caballero Gutiérrez, M. A., Wagner Echeagarray, F.A. (2003). (op. Cit.) 151 González-Forteza, C., Mariño, C., Rojas, E., Mondragón, L., Medina-Mora, M. E. (1998). (op. Cit.) 140

23
 



ideación suicida152. En un estudio de este tipo más detallado, Borges y cols. reportaron que contar con antecedentes de cualquier trastorno psiquiátrico es común entre los individuos con ideación suicida (81%), con plan (89%), y con intento (82%). Los trastornos con asociación más fuerte con el comportamiento suicida fueron: con la ideación suicida, la distimia; con el plan, el abuso y dependencia del alcohol; y con el intento, la distimia y los trastornos relacionados al control de impulsos. Reportaron también que entre más comorbilidad psiquiátrica se encuentra en los sujetos, mayor es el riesgo suicida. Tres o más trastornos se asocian con un incremento de 5.7 en las probabilidades de intentar suicidio en comparación con los sujetos sin trastornos; mientras que el plan y la ideación, aumentan en un 5.2 y 7.2 respectivamente153. En muestras clínicas los hallazgos son similares. Los adolescentes con intento de suicidio tienen diagnósticos de depresión (75%)y de impulsividad (42%). También se encuentra entre los síndromes con mayor frecuencia a la ansiedad154. La impulsividad se encontró significativamente más elevada en hombres que en mujeres155. Un estudio que compara los perfiles clínicos (utilizando el MMPI-A y otros instrumentos)de estudiantes sin intento de suicidio con el de chicas hospitalizadas por intento de suicidio, observa que la mayoría de estas últimas poseen rasgos depresivos, suelen ser explosivas (más agresivas e impulsivas), presentan problemas de conducta ya sea en la escuela o en el ámbito familiar, les gusta correr riesgos, carecen de reflexión sobre las consecuencias de sus actos, presentan mayor 




























































 152 
García Falconi, R. (2003). Ideación Suicida: El Papel de Variables Demográficas, Religiosas y Psicológicas. Revista Mexicana de Psicología, 20 (1), 75-82. 
 153


Borges, G., Benjet, C., Medina-Mora, M. E., Orozco, R., Nock, M. (2008). (op. Cit.) Platas-Vargas, E. C., Sauceda-García, J. M., Higuera-Romero, F. H., Cuevas-Urióstegui, M. L. (1998). (op. Cit.) 155 Jiménez, N. G., Lozano, J. J., Rodríuez, L., Vargas, G., Rubio, A.F., López, I. (2005). (op. Cit.) 154

24
 



número de síntomas psicosomáticos y suelen sentir culpa, son frágiles y experimentan momentos de confusión, tienden a preocuparse y ser dependientes, reportan más pensamientos obsesivos y ansiedad, problemas conductuales, rasgos de introversión y dificultad de adaptación156. En adultos, se han encontrado entre los trastornos más comúnmente relacionados a la ideación suicida, la depresión, distimia y la alta desesperanza, así como el uso crónico del alcohol157 158 159 160 161 162. También se ha reportado en mujeres que piensan en suicidarse la presencia de fobias y que los trastornos depresivos aumentan 11.62 veces el riesgo de presentar ideación y 6.9 veces el intento de suicidarse163. Al igual que en adolescentes, en los adultos aumenta el riesgo de presentar comportamiento suicida si existe algún trastorno psiquiátrico y/o comorbilidad psiquiátrica164

165 166

. Los trastornos individuales con

asociación más fuerte con el comportamiento suicida fueron: con la ideación suicida, el trastorno por dependencia de varias sustancias; con el plan, la distimia y el trastorno de la conducta; y con el intento, el trastorno del comportamiento167 168. En adultos con intento de






























































 156

Loza, G., Lucio, E., Durán, C. (1998). Comparación entre la personalidad del adolescente con intento suicida y sin intento suicida. La Psicología Social en México. 7, 80-85. 157 Mondragón, L., Saltijeral, M. T., Bimbela, A., Borges, G. (1998). (op. Cit.) 158 González-Forteza, C., Berenzon, S., Jiménez, J. A. (1999). (op. Cit.) 159 Mondragón, L., Monroy, Z., Medina-Mora, M. E., Borges, G. (2003). (op. Cit.) 160 , A., Moran, P., Juárez, R., Vázquez, D., Curiel, O., Ramiro, M. (1998). (op. Cit.) 161 Gutiérrez-Cadena, M., Terán, D. (2003). (op. Cit.) 162 Hernández Pérez, F. (2002). (op. Cit.) 163 Berenzon, S., González-Forteza, C., Medina-Mora, M. E. (2000). (op. Cit.) 164 Borges, G., Wilcox, H. C., Medina-Mora, M. E., Zambrano, J., Blanco, J., Walters, E. (2005). (op. Cit.) 165 Borges, G., Nock, M. K., Medina-Mora, M. E., Benjet, C., Lara, C., Chiu, W. T., Kessler, R. C. (2007). (op. Cit.) 166 Gutiérrez-Cadena, M., Terán, D. (2003). (op. Cit.) 167 Borges, G., Wilcox, H. C., Medina-Mora, M. E., Zambrano, J., Blanco, J., Walters, E. (2005). (op. Cit.) 168 Borges, G., Nock, M. K., Medina-Mora, M. E., Benjet, C., Lara, C., Chiu, W. T., Kessler, R. C. (2007). (op. Cit.)

25
 



suicidio, la impulsividad se relacionó significativamente con la depresión y la desesperanza169. Al buscar el perfil de los pacientes con intento de suicidio en escenarios clínicos, aplicando el ITC (Inventario de Temperamento y Carácter de Cloninger)170 se ha encontrado que a diferencia de la población normal, se caracterizan por: a) elevación en la escala de búsqueda de la novedad, lo cual habla de una tendencia hacia la actividad exploratoria e intensa excitación ante estímulos novedosos; elevación también en la escala de evitación del daño (mayor en hombres que en mujeres), que indica una tendencia a responder intensamente a estímulos hostiles y de un aprendizaje a evitar el castigo171 siendo cautelosos, tensos y aprehensivos172; y

elevación también en la escala de

autotrascendencia, que describe a individuos que tienden a quedar absortos en alguna relación o cuando se concentran en lo que están haciendo, a tener una conexión con la naturaleza y el universo como parte de un todo, a creer en milagros, experiencias extrasensoriales y otros fenómenos espirituales173;

y b) disminución de la escala de

autodirección, por lo que tienden a culpar a otros o a las circunstancias por su situación, a carecer de metas o dirección, a no haber desarrollado autoconfianza y las habilidades para resolver problemas y a desear ser siempre mejor que los demás; y disminución en la escala 




























































 169 Jiménez-Genchi, A., Díaz-Ceballos Moreno, Ma. d. L. (2001). Algunos Correlatos de Impulsividad y Planeación en el Intento Suicida: Un Estudio Piloto. Psiquiatría, 17 (3), 98-101. 170 
Becerra, B., Páez, F., Robles-García, R., Vela, G. E. (2005). Perfil de temperamento y carácter de personas con intento suicida. Actas Españolas de Psiquiatría, 33 (2), 117-80. 171 González-Santos, L., Mercadillo, R. E., Graff, A., Barrios, F. A. (2007). Versión computarizada para la aplicación del Listado de Síntomas 90 (SCL 90) y del Inventario de Temperamento y Carácter (ITC). Salud Mental, 30 (4), 31-40. 172 Cloninger, R. (1987). A Systematic Method for Clinical Description and Classification of Personality Variants. Arch Gen Psychiatry, 44 (6), 573-588. 173 Köse S: A psychobiological model of temperament and character: TCI, in Yeni Symposium., 2003, pp. 8697 


26
 



de cooperatividad, que se refiere a los casos en que los individuos tienden a ver el mundo y a los otros como ajenos y hostiles174. Manejo clínico: Un hallazgo importante en un estudio en pacientes adolescentes con intento de suicidio, es que los padres de estos jóvenes sabían que sus hijos tenían síntomas psiquiátricos importantes pero no buscaron ayuda adecuada175. Se ha estimado la prevalencia del uso de servicios entre adolescentes con conducta suicida de la ciudad de México para recibir tratamiento por problemas emocionales, de alcohol o drogas (tanto servicios clínicos de salud mental como en escuelas y otros escenarios), en donde se detectó que en los últimos 12 meses, el 10% de los chicos con ideación suicida habían asistido a este tipo de servicios, el 24% de aquellos con ideación y plan suicida, el 6% de los sujetos con gesto suicida y el 21% de quienes habían intentado suicidarse asistieron a este tipo de atención. En este estudio también encontraron que los profesionales de salud mental fueron los más consultados, seguidos de servicios escolares (escuelas especiales, clases especiales, terapias en la escuela o consejero escolar)176. Con estos resultados se puede apreciar que muchos adolescentes con conducta suicida no reciben tratamiento, además de que un alto porcentaje de adolescentes presentaron la conducta suicida después de haber tenido contacto con estos servicios. Los autores señalan la necesidad de tratamientos oportunos para los adolescentes que han desarrollado conducta 




























































 174 
Cloninger, C. R., Svrakic, D. M., Przybeck, T. R. (1993). A Psychobiological Model of Temperament and Character. Arch Gen Psychiatry, 50 (12), 975-990. 175 Platas-Vargas, E. C., Sauceda-García, J. M., Higuera-Romero, F. H., Cuevas-Urióstegui, M. L. (1998). (op. Cit.) 176 Borges, G., Benjet, C., Medina-Mora, M.E., Orozco, R., Familiar, I., Nock, M.K., Wang, P.S. (en prensa, 2009). Service use among Mexico City adolescents with suicidality. Journal of Affective Disorders. 


27
 



suicida e intervenciones que prevengan y monitoreen la conducta suicida en los adolescentes que están recibiendo tratamiento actualmente. Una revisión de los expedientes de pacientes con lesiones auto-inflingidas atendidos en un hospital privado, refleja que el 73.3% de ellos, acudían a consulta con su médico de cabecera y sólo el 31.1% consultaban a un psiquiatra. Este estudio detectó una falla en el reconocimiento y diagnóstico de los cuadros depresivos y un manejo del paciente que impide prevenir el intento de suicidio: el médico de cabecera suele recetar medicamentos para síntomas aislados, siendo así que prescribe hipnóticos para el insomnio, de tal forma que no se detecta ni atiende el cuadro depresivo y continúa presentándose la evolución del mismo, de tal forma que el paciente deprimido tiene acceso a benzodiacepinas, con las que realiza el intento de suicidio177. Orientación Sexual: Se cuenta con los datos arrojados por un estudio realizado en población blh (bisexuales, lesbianas y homosexuales)178. En éste se encontró que los sujetos que tenían expectativas de reacciones negativas de familiares y compañeros, miedo a que se conociera la orientación sexual, así como el tratar de no transgredir los estereotipos de género, incrementan el riesgo de ideación suicida y trastornos mentales. Ocultar la orientación sexual se relacionó con mayor riesgo de intento de suicidio.






























���






























 177 178

Gutiérrez-Cadena, M., Terán, D. (2003). (op. Cit.) Ortiz Hernández, L. (2005). (op. Cit.)

28
 



Factores Familiares y Ambientales: Las relaciones familiares y el estrés psicosocial han sido estudiados ampliamente en su relación con la conducta suicida en varios estudios en nuestro país, los cuales han detectado diferencias al respecto por sexo o por nivel socioeconómico. En los varones la violencia en las relaciones familiares está más relacionada con la sintomatología depresiva e ideación suicida, mientras que en las mujeres, además de la violencia familiar, también influye el estrés por los problemas con sus hermanos y porque papá y/o mamá se enfermaron. Las mujeres muestran ser más vulnerables a la dinámica familiar179 y presentan mayor riesgo de ideación suicida si sufren maltrato por parte del padre180. En ambos sexos, se ha encontrado que la depresión y la ideación suicida aumentan cuando hay problemas con los padres y problemas económicos181 182. En los adolescentes, las relaciones interpersonales estresantes son un importante factor de riesgo de la sintomatología depresiva y de la ideación suicida. El impacto del estrés psicosocial sobre el malestar emocional es mayor en los adolescentes que pertenecen a un nivel socioeconómico bajo183.






























































 179

González-Forteza, C., Andrade, P., Jiménez, A. (1997). (op. Cit.) Unikel, C., Gómez-Peresmitré, G., González-Forteza, C. (2006). (op. Cit.) 181 González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Caballero Gutiérrez, M. A., Wagner Echeagarray, F.A. (2003). (op. Cit.) 182 Valadez-Figueroa, I., Amezcua-Fernández, R., Quintanilla-Montoya, R., González-Gallegos, N. (2005). (op. Cit.) 183 González-Forteza, C., Villatoro, J., Pick, S., Collado, M. E. (1998). (op. Cit.) 180

29
 



Con respecto al riesgo de intento de suicidio en los adolescentes, se ha encontrado que es mayor en aquéllos que tienen problemas en las relaciones familiares184

185 186 187 188 189 190

191

. Se encontró disfunción psicológica en la mayoría de las familias de los pacientes

adolescentes con intento de suicidio192. Las adolescentes que han sufrido cualquier forma de violencia (física moderada, física severa o psicológica) ejercida ya sea por parte de la madre o por el padre, tienen mayor riesgo de presentar intento de suicidio. El riesgo es 3 veces mayor si la violencia psicológica es ejercida por el padre o si la violencia física severa es por parte de la madre. Para los varones la violencia física severa por parte del padre eleva casi 4 veces el riesgo; mientras que la violencia psicológica por parte de padre o de la madre lo eleva casi 3193. Otros de los principales motivos que se han encontrado para el intento de suicidio en adolescentes son la soledad y la falta de amor/afecto, problemas con los amigos y novio (a), pérdida de un ser amado y la muerte de la madre194. Con respecto a la estructura familiar, los hallazgos han sido variados. Mientras que en un estudio en pacientes con intento de suicidio se observó que la mayoría eran provenientes de






























































 184

Juárez, R., Luckie, L. A., Morán, P., Alcántara, M. d. R., Vázquez, D., Octavio, C. et al. (1998). (op. Cit.) Pérez Silva, C., Romero Ogawa, T., Lara Muñoz, M. C. (2005). (op. Cit.) 186 González-Forteza, C., Álvarez-Ruiz, M., Saldaña-Hernández, A., Carreño-García, S., Chávez-Hernández, A. M., Pérez-Hernández, R. (2005). (op. Cit.) 187 González-Forteza, C., Villatoro, J., Alcántar, I., Medina-Mora, M. E., Fleiz, C., Bermúdez, P., Amador, N. (2002). (op. Cit.) 188 Sauceda-García, J. M., Lara-Muñoz, M. d. C., Fócil-Márquez, M. (2006). (op. Cit.) 189 Valadez-Figueroa, I., Amezcua-Fernández, R., Quintanilla-Montoya, R., González-Gallegos, N. (2005). (op. Cit.) 190 Osornio-Castillo, L. (2001). (op. Cit.) 191 Platas-Vargas, E. C., Sauceda-García, J. M., Higuera-Romero, F. H., Cuevas-Urióstegui, M. L. (1998). (op. Cit.) 192 Platas-Vargas, E. C., Sauceda-García, J. M., Higuera-Romero, F. H., Cuevas-Urióstegui, M. L. (1998). (op. Cit.) 193 Caballero Gutiérrez, M. A., Ramos Lira, L., González-Forteza, C., Saltijeral Méndez, M. T. (2002). (op. Cit.) 194 Ortiz Hernández, L. (2005). (op. Cit.) 185

30
 



familia nuclear, y la minoría de familia desintegrada o solos195, otros estudios demuestran que pertenecer a una familia desintegrada es un factor de riesgo para el intento de suicidio196

197

. También lo son el manejo inadecuado de conflictos, la agresividad, la

comunicación inadecuada y la falta de afecto en la familia198 199 200. Se ha reportado que un porcentaje tan alto como el 76.3% de las adolescentes con intento consideró ser rechazada por algún miembro de su familia201. Un estudio realizado por Osornio-Castillo202 estudia a detalle la funcionalidad familiar en los adolescentes con intento de suicidio. Explora la estructura, las figuras de autoridad, el apoyo en el ambiente familiar, los vínculos, lazos externos, internos y generacionales, coaliciones, toma de decisiones, estilos adaptativos, roles, reglas, etc. Se recomienda ampliamente al público interesado, una lectura a fondo de este estudio. En población adulta, se ha encontrado como predictor de la ideación suicida en los varones, el tener respuestas agresivas de enfrentamiento ante los conflictos familiares y en las mujeres, el estrés social con el grupo de pares203 204. En una población clínica con pacientes






























































 195

Juárez, R., Luckie, L. A., Morán, P., Alcántara, M. d. R., Vázquez, D., Octavio, C. et al. (1998). (op. Cit.) González-Forteza, C., Berenzon-Gorn, S., Tello-Granados, A. M., Facio-Flores, D., Medina-Mora, M. E. (1998). (op. Cit.) 197 Osornio-Castillo, L. (2001). (op. Cit.) 198 Juárez, R., Luckie, L. A., Morán, P., Alcántara, M. d. R., Vázquez, D., Octavio, C. et al. (1998). (op. Cit.) 199 González-Forteza, C., Berenzon, S., Jiménez, J. A. (1999). (op. Cit.) 200 Valadez-Figueroa, I., Amezcua-Fernández, R., Quintanilla-Montoya, R., González-Gallegos, N. (2005). (op. Cit.) 201 Osornio-Castillo, L. (2001). (op. Cit.) 202 Osornio-Castillo, L. (2001). (op. Cit.) 196

203 204

González-Forteza, C., García, G., Medina Mora, M. E., Sánchez, M. A. (1998). (op. Cit.) González-Forteza, C., Berenzon, S., Jiménez, J. A. (1999). (op. Cit.)

31
 



con intento de suicidio, se encontró como la segunda causa más común la inestabilidad en la relación con la pareja marital e intrafamiliar, así como pareja no fija205. Circunstancias y eventos de vida adversos: Estudios en adolescentes estudiantes demuestran que el ser víctima de abuso sexual precede al comportamiento suicida206

207 208

. También el acoso sexual, el abuso físico y emocional

se encontraron como motivo para el intento suicida209. En adolescentes también las pérdidas como la muerte de un ser querido y de la madre han sido reportadas como motivos para el intento de suicidio, así como el haber tenido un aborto210. En el caso de los adultos, se ha observado que la ideación suicida aumenta tras experimentar algunos eventos de vida difíciles. En este caso, las diferencias de género también influyen, por ejemplo en el caso de las mujeres, los eventos de vida precipitantes de ideación suicida son: pérdidas como divorcio, separación, muerte del cónyuge y que un hijo se vaya de casa; en el caso de los hombres: problemas en el trabajo, desempleo, peleas y reunirse con personas que toman mucho211.






























































 205

Hernández Pérez, F. (2002). (op. Cit.) González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Vignau Brambila, L. E., Ramírez Vilarreal, C. (2001). (op. Cit.) 207 González-Forteza, C., Álvarez-Ruiz, M., Saldaña-Hernández, A., Carreño-García, S., Chávez-Hernández, A. M., Pérez-Hernández, R. (2005). (op. Cit.) 208 Unikel, C., Gómez-Peresmitré, G., González-Forteza, C. (2006). (op. Cit.) 209 González-Forteza, C., Álvarez-Ruiz, M., Saldaña-Hernández, A., Carreño-García, S., Chávez-Hernández, A. M., Pérez-Hernández, R. (2005). (op. Cit.) 210 González-Forteza, C., Álvarez-Ruiz, M., Saldaña-Hernández, A., Carreño-García, S., Chávez-Hernández, A. M., Pérez-Hernández, R. (2005). (op. Cit.) 211 Mondragón, L., Monroy, Z., Medina-Mora, M. E., Borges, G. (2003). (op. Cit.) 206

32
 



Factores de protección ante la conducta suicida: La mayoría de los estudios que se encuentran en esta revisión, se han enfocado en conocer las prevalencias de la conducta suicida, las variables asociadas y predictoras, el perfil de las personas con conducta suicida, etc. Son mínimos los estudios que reportan factores de protección encontrados como tal. Podemos asumir que los factores de protección son lo contrario a los factores de riesgo: tener un buen desempeño escolar, no consumir drogas, tener una buena salud psicológica y emocional, un manejo adecuado del estrés psicosocial, etc. Sin embargo, apegándonos al propósito de esta revisión que es recopilar los hallazgos encontrados en las investigaciones sobre conducta suicida en la última década en México, se describen a continuación los factores de protección reportados en éstas. Cohesión familiar: Una buena relación familiar se ha encontrado como un importante factor de protección212 213

. Siendo en especial el afecto maternal importante para este fin214. Un estudio en

estudiantes de secundaria detectó como factores de protección que los chicos perciban a sus padres o sustitutos parentales como fuente de afecto y reconocimiento, que contaran con lazos de comunicación para la orientación de sus inquietudes fincados en la aceptación, que mostraran interés auténtico por sus relaciones con los amigos/as, y que establecieran límites para regular sus salidas y promover la seguridad de su hijo/a215. En el caso de los






























































 212

González-Forteza, C., García, G., Medina Mora, M. E., Sánchez, M. A. (1998). (op. Cit.) Pérez Silva, C., Romero Ogawa, T., Lara Muñoz, M. C. (2005). (op. Cit.) 214 Unikel, C., Gómez-Peresmitré, G., González-Forteza, C. (2006). (op. Cit.) 215 González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Caballero Gutiérrez, M. A., Wagner Echeagarray, F.A. (2003). (op. Cit.) 213

33
 



adolescentes de población blh, se encontró que el hecho de que los padres conocieran su orientación sexual, es un factor de protección de la conducta suicida. Autoestima: La autoestima también ha sido detectada como un importante factor de protección de depresión y/o ideación suicida para ambos sexos216 217.

Artículos de Revisión: Se encontraron 6 revisiones de la investigación de la conducta suicida en nuestro país y/o a nivel internacional218 219 220 221 222. En éstas, además de recopilaciones de factores de riesgo, prevalencias, metodologías de medición, entre otros datos, se encuentran algunas sugerencias, las cuales se mencionan a continuación. Algunas sugerencias encontradas en esta revisión: Mondragón y cols.223 encontraron necesario para la subsecuente investigación del tema, unificar criterios entre los investigadores, para poder obtener mejores registros del intento y de la ideación suicida, así como poner énfasis en los factores históricos y culturales, 




























































 216

González-Forteza, C., García, G., Medina Mora, M. E., Sánchez, M. A. (1998). (op. Cit.) González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Caballero Gutiérrez, M. A., Wagner Echeagarray, F.A. (2003). (op. Cit.) 218 González-Forteza, C., Berenzon, S., Jiménez, J. A. (1999). (op. Cit.) 219 Mondragón, L., Borges, G., Gutiérrez, R. (2001). La medición de la conducta suicida en México: estimaciones y procedimientos. Salud Mental, 24 (6), 4-15. 220 González-Forteza, C. G., Ramos Lira, L., Mariño Hernández, Ma. d. C., Pérez Campuzano, E. (2002). (op. Cit.) 221 Jiménez Tapia, A., González-Forteza, C. (2003). Veinticinco años de investigación sobre suicidio en la Dirección de Investigaciones Epidemiológicas y Psicosociales del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente. Salud Mental, 26 (6), 35-46. 222 González-Forteza, C., Arana Quezadas, D. S., Jiménez Tapia, J. A. (2008). Problemática suicida en adolescentes y el contexto escolar: Vinculación autogestiva con los servicios de salud mental. Salud Mental, 31 (1), 23-27. 223 Mondragón, L., Borges, G., Gutiérrez, R. (2001). 217

34
 



centrándose en su dimensión subjetiva y socio-cultural. Sugieren como siguiente paso el diseño de estrategias de prevención e intervención, partiendo de las políticas demográficas, incluyendo las características de la población de adolescentes y adultos como sexo, edad, estado civil y depresión. González Forteza y cols.224 hacen sugerencias para la prevención del riesgo suicida en adolescentes con varias acciones en diferentes niveles. En el macrosistema sugieren desestigmatizar la conducta suicida por sus connotaciones sociales, morales, religiosas y legales, a fin de que esta conducta sea detectada oportunamente. En el exosistema formulan que los prestadores de servicios como maestros, médicos, representantes religiosos, medios masivos de comunicación, etc., deberían estar atentos a evitar el efecto de imitación de la conducta suicida. A nivel microsistema proponen generar un entorno emocionalmente significativo como en familia y con los pares e involucrarlos en la prevención. A nivel individuo plantean desarrollar estrategias que fortalezcan los factores protectores, recordando que mientras más temprana sea la estimulación de características psicológicas, más recursos para lidiar con circunstancias de vida presentes y futuras tendrán. Se han hecho sugerencias para la detección de adolescentes en riesgo en escenarios escolares e implementar servicios eficientes de salud mental para niños y adolescentes225 226 227

. González Forteza y cols.228 proponen acciones autogestivas adecuadas a cada contexto

escolar para facilitar la vinculación con los servicios de salud mental. Leal Guisa229 plantea 




























































 224

González-Forteza, C., Berenzon, S., Jiménez, J. A. (1999). (op. Cit.) González-Forteza, C., Berenzon, S., Jiménez, J. A. (1999). (op. Cit.) 226 González-Forteza, C., Arana Quezadas, D. S., Jiménez Tapia, J. A. (2008). (op. Cit.) 227 Leal Guisa, C. Y., Hernández Cervantes, Q. (2008). (op. Cit.) 228 González-Forteza, C., Arana Quezadas, D. S., Jiménez Tapia, J. A. (2008). (op. Cit.) 229 Leal Guisa, C. Y., Hernández Cervantes, Q. (2008). (op. Cit.) 225

35
 



la necesidad de crear planes de prevención y apoyo en escenarios escolares, en donde los alumnos puedan exponer sus inquietudes y dudas respecto a la depresión y suicidio. También sugiere como opción los grupos de apoyo para quienes han reportado al menos un intento de suicidio y discutir la viabilidad de un centro especializado de investigación, entretenimiento y atención psicológica para estudiantes en riesgo suicida y de uso de substancias. Se ha señalado la necesidad de tratamientos oportunos para los adolescentes que han desarrollado conducta suicida, así como intervenciones que prevengan y monitoreen la conducta suicida en los adolescentes que están recibiendo tratamiento actualmente230. Otros autores han señalado la importancia de entrenar a los médicos en la detección de pacientes en riesgo suicida231 232 233. Luckie y cols.234 proponen promover el sistema SIS-Q entre los médicos de primer nivel de atención, para la detección oportuna de sujetos en riesgo suicida. El SIS-Q es el Cuestionario para Investigar la Ideación Suicida (Suicidal Ideation Screening Questionnaire) y consta de preguntas para evaluar variables como síntomas de depresión, sentimiento de minusvalía, labilidad emocional, ataques de pánico, ingestión excesiva de alcohol y consumo de drogas ilícitas. Galindo235 considera necesario que los pediatras y servicios de urgencias deben familiarizarse con los métodos actuales de apoyo vital y detoxificación con el propósito de otorgar atención eficaz y oportuna a los 




























































 230


Borges, G., Benjet, C., Medina-Mora, M.E., Orozco, R., Familiar, I., Nock, M.K., Wang, P.S. (en prensa, 2009). (op. Cit.)
 231 Borges, G., Wilcox, H. C., Medina-Mora, M. E., Zambrano, J., Blanco, J., Walters, E. (2005). (op. Cit.) 232 Luckie, A., Moran, P., Juárez, R., Vázquez, D., Curiel, O., Ramiro, M. (1998). (op. Cit.) 233 Gutiérrez-Cadena, M., Terán, D. (2003). (op. Cit.) 234 Luckie, A., Moran, P., Juárez, R., Vázquez, D., Curiel, O., Ramiro, M. (1998). (op. Cit.) 235 Galindo, Patricia Escalante (1998). El intento suicida en los adolescentes mediante intoxicación: problema creciente. Revista Médica del IMSS. 36(4), 257.

36
 



adolescentes con intento de suicidio por este medio, así como realizar un estudio integral y tratamiento subsecuente con el fin de evitar la reincidencia mediante la intervención de psiquiatras y psicólogos desde la sala de urgencias. Jiménez Tapia y cols.236 invitan a que otras disciplinas, además de los psiquiatras y psicólogos realicen investigación sobre el tema, para así tener una visión más global del fenómeno, gracias a un enfoque multidisciplinario. Además sugieren que se lleve el análisis más allá de las comparaciones por sexo con respecto a la conducta suicida e incluir una perspectiva de género para explicar y comprender las semejanzas y diferencias entre hombres y mujeres. CONCLUSIONES En esta última década ha aumentado el interés por el estudio de la conducta suicida en México, el enfoque se ha dirigido hacia la conducta de riesgo (ideación, plan e intento de suicidio) como fenómeno que predice el suicidio consumado. La presente revisión encuentra que son los adolescentes y adultos jóvenes quienes están en mayor riesgo de presentar conducta suicida, por lo que se han subrayado en esta población el resto de los hallazgos reunidos en esta revisión. Los datos de prevalencias nos indican que son las mujeres en quienes se presenta con mayor frecuencia tanto la ideación suicida, como el intento, pero que los varones consiguen en mayor número consumar el suicidio y que los métodos utilizados por ellos son de mayor letalidad.






























































 236

Jiménez Tapia, A., González-Forteza, C. (2003). (op. Cit.)

37
 



Se sabe que la ideación suicida es el principal predictor del intento de suicidio y como principales factores de riesgo de la ideación suicida han sobresalido: el estado de ánimo depresivo, la baja autoestima, un estado transitorio de ansiedad, el tener algún trastorno psiquiátrico y la presencia de tres o más trastornos simultáneamente; los problemas familiares y económicos, pertenecer a un nivel socioeconómico bajo, el estrés psicosocial y la deserción escolar. Otros factores de riesgo para el intento de suicida son: la presencia de intentos previos, la imitación, la impulsividad, el consumo de sustancias (alcohol, tabaco y otras drogas ilegales), la distimia y la comorbilidad de tres o más trastornos psiquiátricos; la violencia familiar, la falta de amor/afecto, problemas sociales, pertenecer a un nivel socioeconómico bajo, la pérdida de un ser amado, la deserción escolar; el haber sido víctima de abuso sexual, físico y emocional. Son importantes los esfuerzos de los investigadores mexicanos por detectar las prevalencias de la conducta suicida, las variables asociadas, los factores de riesgo, el perfil de las personas con conducta suicida, etc., sin embargo aún puede profundizarse más en la información sobre factores de protección. La cohesión familiar y la autoestima son los que se reportaron en los estudios recopilados, pero se requiere mayor investigación para determinar si éstos son suficientes para mitigar el impacto de todos los factores de riesgo, así como para identificar más factores que protejan a los jóvenes del comportamiento suicida. En la recopilación se encuentra que la mayoría de los estudios en jóvenes son realizados en población escolar, también que muchos fueron hechos en la Ciudad de México. Debido a la complejidad del fenómeno del suicidio en adolescentes, se sabe que ninguna estrategia o 38
 



programa de prevención o intervención será universalmente eficiente. Se necesita un esfuerzo que abarque todos los campos, desde lo individual, familiar, escolar, comunitarios, los medios de comunicación, el sistema de salud, etc., para desarrollar estrategias comprensivas del contexto en el que se implementarán para que sean realmente eficientes. Se invita a todos los investigadores interesados en el tema a diversificar la investigación, realizando estudios que abarquen a más jóvenes (además de la población escolar), profundizando por ejemplo en las diferencias de género o culturales que puede haber en cada región de nuestro país. La conducta suicida en los adolescentes y adultos jóvenes es un campo de investigación aún muy fértil ya que urge conocer mejor el fenómeno para actuar a tiempo y prevenir muchas muertes prematuras por suicidio. La presente revisión fue un esfuerzo por presentar lo que se sabe al respecto como apoyo a los siguientes pasos a tomar en la investigación, la prevención e intervención del fenómeno, así como para poner en la mira lo que aún hace falta para conocerlo mejor. La siguiente tarea será desarrollar e implementar estrategias de prevención y evaluar su eficacia. Se extiende un amplio agradecimiento a todos los investigadores de quienes se ha recopilado aquí su trabajo. REFERENCIAS Alvizouri, E., Hernández Cervantes, Q. (2008). Trabajo 1. Riesgo suicida en una muestra de estudiantes de bachillerato y licenciatura de Morelia, Michoacán. http://vivepsicologia.org/unla_2008/kenny.html (Mayo 2009) Becerra, B., Páez, F., Robles-García, R., Vela, G. E. (2005). Perfil de temperamento y carácter de personas con intento suicida. Actas Españolas de Psiquiatría, 33 (2), 117-80.

39
 



Berenzon, S., González-Forteza, C., Medina-Mora, M. E. (2000). Asociación entre trastornos depresivos y fóbicos con ideación e intento suicida en mujeres de comunidades urbanas pobres. Revista Mexicana Psicología, 17 (1), 55-63. Borges, G., Wilcox, H. C., Medina-Mora, M. E., Zambrano, J., Blanco, J., Walters, E. (2005). Suicidal Behavior in the Mexican National Comorbidity Survey (M-NCS): Lifetime and 12 Month Prevalence, Psychiatric Factors and Service Utilization. Salud Mental, 28 (2), 40-47.
 Borges, G., Nock, M. K., Medina-Mora, M. E., Benjet, C., Lara, C., Chiu, W. T., Kessler, R. C. (2007). The Epidemiology of Suicide-Related Outcomes in Mexico. Suicide and LifeThreatening Behavior, 37 (6), 627-640. Borges, G., Benjet, C., Medina-Mora, M. E., Orozco, R., Nock, M. (2008). Suicide Ideation, Plan, and Attempt in the Mexican Adolescent Mental Health Survey. Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychiatry, 47 (1), 41-52. Borges, G., Benjet, C., Medina-Mora, M.E., Orozco, R., Familiar, I., Nock, M.K., Wang, P.S. (en prensa, 2009). Service use among Mexico City adolescents with suicidality. Journal of Affective Disorders. Caballero Gutiérrez, M. A., Ramos Lira, L., González-Forteza, C., Saltijeral Méndez, M. T. (2002). Violencia familiar en adolescentes y su relación con el intento de suicidio y la sintomatología depresiva. Psiquiatría, 18 (3), 131-139. Coronado-Santos, S., Díaz-Cervera, I., Vargas-Ancona, L., Rosado-Franco, A., ZapataPeraza, A., Díaz-Talavera, S. (2004). Prevalencia del intento de suicidio en el Servicio de Urgencias del Hospital General "Dr. Agustín O'Horán", de enero de 1998 a diciembre de 2003. Revista Biomédica, 15 (4), 1-6. Cloninger, C. R. (1987). A Systematic Method for Clinical Description and Classification of Personality Variants. Arch Gen Psychiatry, 44 (6), 573-588. Cloninger, C. R., Svrakic, D. M., Przybeck, T. R. (1993). A Psychobiological Model of Temperament and Character. Arch Gen Psychiatry, 50 (12), 975-990. Galindo, Patricia Escalante (1998). El intento suicida en los adolescentes mediante intoxicación: problema creciente. Revista Médica del IMSS. 36(4), 257. García Falconi, R. (2003). Ideación Suicida: El Papel de Variables Demográficas, Religiosas y Psicológicas. Revista Mexicana de Psicología, 20 (1), 75-82.

40
 



González-Forteza, C., Andrade, P., Jiménez, A. (1997). Estresores cotidianos familiares, sintomatología depresiva e ideación suicida en adolescentes mexicanos. Acta psiquiát psicol Am lat. 43 (4), 319-326. González-Forteza, C., Berenzon-Gorn, S., Tello-Granados, A. M., Facio-Flores, D., Medina-Mora, M. E. (1998). Ideación suicida y características asociadas en mujeres adolescentes. Salud Pública de México, 40 (5), 430-437. González-Forteza, C., Mariño, C., Rojas, E., Mondragón, L., Medina-Mora, M. E. (1998). Intento de suicidio en estudiantes de la ciudad de Pachuca, Hidalgo, y su relación con el malestar depresivo y el uso de sustancias. Revista Mexicana de Psicología, 15 (2), 165175. González-Forteza, C., Villatoro, J., Pick, S., Collado, M. E. (1998). El estrés psicosocial y su relación con las respuestas de enfrentamiento y el malestar emocional en una muestra representativa de adolescentes al sur de la ciudad de México: análisis según el nivel socioeconómico. Salud Mental, 21 (2), 37-45. González-Forteza, C., García, G., Medina Mora, M. E., Sánchez, M. A. (1998). Indicadores psicosociales predictores de ideación suicida en dos generaciones de estudiantes universitarios. Salud Mental, 21 (3), 1-9. González-Forteza, C., Berenzon, S., Jiménez, J. A. (1999). Al Borde de la Muerte. Problemática Suicida en Adolescentes. Salud Mental, 22 (2), 145-153. González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Vignau Brambila, L. E., Ramírez Vilarreal, C. (2001). El abuso sexual y el intento suicida asociados con el malestar depresivo y la ideación suicida de los adolescentes. Salud Mental, 24 (6), 16-25. González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Mariño Hernández, Ma. d. C., Pérez Campuzano, E. (2002). Vidas en riesgo: conducta suicida en adolescentes mexicanos. Acta Psiquiátrica y Psicológica de América Latina, 48 (1/4), 74-84. González-Forteza, C., Villatoro, J., Alcántar, I., Medina-Mora, M. E., Fleiz, C., Bermúdez, P., Amador, N. (2002). Prevalencia de intento suicida en estudiantes adolescentes de la Ciudad de México: 1997 y 2000. Salud Mental, 25 (6), 1-12. González-Forteza, C., Villatoro, J., Alcántar, I., Medina-Mora, M. E., Fleiz, C., Bermúdez, P., Amador, N. (2002) Prevalencia del intento suicida en estudiantes de la Ciudad de México: Medición 2000. La Psicología Social en México, 9, 298-304.

41
 



González-Forteza, C., Ramos Lira, L., Caballero Gutiérrez, M. A., Wagner Echeagarray, F.A. (2003). Correlatos psicosociales de depresión, ideación e intento suicida en adolescentes mexicanos. Psicothema, 15 (4), 524-532.
 González-Forteza, C., Álvarez-Ruiz, M., Saldaña-Hernández, A., Carreño-García, S., Chávez-Hernández, A. M., Pérez-Hernández, R. (2005). Prevalence of deliberate self-harm in teenage students in the state of Guanajuato, México: 2003. Social Behavior and Personality, 33 (8), 777-792. González-Forteza, C., Arana Quezadas, D. S., Jiménez Tapia, J. A. (2008). Problemática suicida en adolescentes y el contexto escolar: Vinculación autogestiva con los servicios de salud mental. Salud Mental, 31 (1), 23-27.
 Gutiérrez-Cadena, M., Terán, D. (2003). Experiencia en atención de intentos suicidas en un hospital privado de la Cuidad de México. La dificultad en el diagnóstico de la Depresión como factor de riesgo para el suicidio. Salud Pública de México 45(6), 427-428. González-Santos, L., Mercadillo, R. E., Graff, A., Barrios, F. A. (2007). Versión computarizada para la aplicación del Listado de Síntomas 90 (SCL 90) y del Inventario de Temperamento y Carácter (ITC). Salud Mental, 30 (4), 31-40. Hernández Pérez, F. (2002). Frecuencia de intentos suicidas atendidos en un servicio de urgencias. Revista Médica del IMSS, 40 (3), 247-251. Jiménez-Genchi, A., Díaz-Ceballos Moreno, Ma. d. L. (2001). Algunos Correlatos de Impulsividad y Planeación en el Intento Suicida: Un Estudio Piloto. Psiquiatría, 17 (3), 98101.
 Jiménez, N. G., Lozano, J. J., Rodríguez, L., Vargas, G., Rubio, A.F., López, I. (2005). Consumo de alcohol y drogas como factor de riesgo de intento suicida. Medicina Interna de México, 21 (3), 183-187. Jiménez Tapia, A., González-Forteza, C. (2003). Veinticinco años de investigación sobre suicidio en la Dirección de Investigaciones Epidemiológicas y Psicosociales del Instituto Nacional de Psiquiatría Ramón de la Fuente. Salud Mental, 26 (6), 35-46. Jiménez Tapia, A., Mondragón Barrios, L., González-Forteza, C. (2007). Self-esteem, depressive symptomatology, and suicidal ideation in adolescents: results of three studies. Salud Mental, 30 (5), 20-26. Juárez, R., Luckie, L. A., Morán, P., Alcántara, M. d. R., Vázquez, D., Octavio, C. et al.(1998). Perfil socioeconómico del paciente con intento de suicidio. Medicina Interna de México, 14 (4), 145-150. 42
 



Köse S: A psychobiological model of temperament and character: TCI, in Yeni Symposium., 2003, pp. 86-97 Leal Guisa, C. Y., Hernández Cervantes, Q. (2008). Trabajo 4. Conducta suicida en una muestra de estudiantes de bachillerato y licenciatura de Morelia, Michoacán. http://vivepsicologia.org/unla_2008/kas.html (Mayo 2009). Loza, G., Lucio, E., Durán, C. (1998). Comparación entre la personalidad del adolescente con intento suicida y sin intento suicida. La Psicología Social en México. 7, 80-85. Luckie, A., Moran, P., Juárez, R., Vázquez, D., Curiel, O., Ramiro, M. (1998). Identificación de la ideación suicida en una población abierta. Medicina Interna de México, 14 (3), 100-104. Mondragón, L., Saltijeral, M. T., Bimbela, A., Borges, G. (1998). La ideación suicida y su relación con la desesperanza, el abuso de drogas y alcohol. Salud Mental, 21 (5), 20-27. Mondragón, L., Borges, G., Gutiérrez, R. (2001). La medición de la conducta suicida en México: estimaciones y procedimientos. Salud Mental, 24 (6), 4-15. Mondragón, L., Monroy, Z., Medina-Mora, M. E., Borges, G. (2003). Eventos de vida, depresión, consumo de alcohol e ideación suicida en una muestra de servicios de urgencias: un enfoque de género. Revista Mexicana de Psicología, 20 (2), 225-235. Ortiz Hernández, L. (2005). Influencia de la opresión internalizada sobre la salud mental de bixesuales, lesbianas y homosexuales de la Ciudad de México. Salud Mental, 28 (4), 49-65. Osornio-Castillo, L. (2001). Intento de suicidio en adolescentes y su relación con la funcionalidad familiar. Archivos en Medicina Familiar, 3 (2), 33-39. Pérez Silva, C., Romero Ogawa, T., Lara Muñoz, M. C. (2005). Relación familiar e intentos de suicidio en una cohorte de estudiantes de secundaria. Psiquiatría, 21, 38-44. Platas-Vargas, E. C., Sauceda-García, J. M., Higuera-Romero, F. H., Cuevas-Urióstegui, M. L. (1998). Funcionamiento psicosocial en menores que intentan el suicidio. Psiquiatría, 14, 51-55. Sauceda-García, J. M., Lara-Muñoz, M. d. C., Fócil-Márquez, M. (2006). Violencia autodirigida en la adolescencia: el intento de suicidio. Boletín Médico del Hospital Infantil de México, 63 (4), 223-231. Unikel, C., Gómez-Peresmitré, G., González-Forteza, C. (2006). Suicidal behavior, risky eating behaviours and psychosocial correlates in mexican female students. European Eating Disorders Review. 14, 414-421 43
 



Valadez-Figueroa, I., Amezcua-Fernández, R., Quintanilla-Montoya, R., GonzálezGallegos, N. (2005). Familia e intento suicida en el adolescente de educación media superior. Archivos en Medicina Familiar, 7 (3), 69-78.

44
 



w89