Page 1

Hoja parroquial Arquidiócesis de Guadalajara, A.R.

N.º 30 • Domingo XVII Ordinario, Ciclo A • 24 de Julio de 2011

Fundado el 4 de junio de 1930. Registro postal IM14-0019, impresos depositados por sus editores o agentes INDA-04-2007-103013575500-106

En busca de grandes tesoros

M

uchas historias nuevas y antiguas nos cuentan que hay demasiada gente que se afana por buscar algún tesoro. Las historias son tan indistintas y tan increíbles, que vemos una gama inmensa de intereses en el corazón del hombre. Desde el elixir cuasi-mágico que nos dé una juventud permanente, hasta la fórmula química que nos ayude a transformar cualquier metal en oro puro. Alguien ha dicho que muchos hombres y mujeres se empeñan por tener un salario insuperable para poder gozar de muchos manjares en la comida y el descanso; pero el día que lo logran, su sistema digestivo ya está atrofiado por las enfermedades, y ni quieren salir de su casa para unas vacaciones. De alguna forma, la Palabra de Dios nos ayuda en esta ocasión a reflexionar qué tesoro perseguimos en la vida, saber si vale la pena y cuánto nos va a dar de satisfacciones o desventuras.

"Por haberme pedido sabiduría…"

Parece que el autor del Libro de los Reyes nos hace una narración deliciosamente infantil. Dios se pone de un modo y le dice a Salomón: “Pídeme lo que quieras”. Por supuesto que esta narración, con este género literario tan simple, nos ayuda a aprender a vivir y a calibrar las necesidades importantes y verdaderas que le van a dar una auténtica felicidad al ser humano. Esto es importante: Salomón no pide ni una vida larga ni riqueza, ni poder para vencer a los contrarios, ni la belleza

efímera o la risa pasajera que satisface superficialmente. El gran rey, sucesor de David, pide sabiduría para gobernar; pide un don para bien de los demás. El texto de esta lectura nos conduce a un final inesperado y feliz. A Dios le agradó aquella petición y le concedió lo que pedía, y también todo lo otro que no pedía: bienes pasajeros, mismos que para nada estorban tampoco cuando se trata de hacer el bien y vivir felices.

Tres parábolas para saciar el alma

De la misma suerte, el Evangelio de Mateo nos habla de la importancia de saber elegir y buscar lo verdaderamente importante en la vida: el Reino de Dios. En nuestro caminar siempre hay y habrá muchas tareas, situaciones y personas que elegir. No debemos guiarnos por lo más apetecible, agradable a primera vista. Debemos prever las consecuencias de nuestra elección. Saber por qué elegir un tesoro escondido, como la perla del comerciante, y saber distinguir lo mejor entre lo bueno. Recordar también que, puesto que la red agarra de todo, con el tiempo se nos da la oportunidad de escoger. Hay que aprender como el padre de familia que sabe elegir y seleccionar lo mejor para sí y para los suyos. Jesús, a partir de estos ejemplos, nos presentó la mejor forma de pedir cuando nos enseñó a rezar el Padre Nuestro… Dios nos ha dejado una tarea, y nos la recuerda la carta a los Romanos: reproducir en nosotros mismos la imagen de su Hijo, porque debemos ser el ícono vivo de Jesús. 1


ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 67, 6-7. 36

Adoremos a Dios en su santo templo. Él nos hace habitar juntos en su casa. Él es la fuerza y el poder de su pueblo.

SALMO RESPONSORIAL

del Salmo 118, 57 y 72. 76-77. 127-128. 129-130 R. Yo amo, Señor, tus mandamientos.

A mí, Señor, lo que me toca es cumplir tus preceptos. Para mí valen más tus enseñanzas que miles de monedas de oro y plata. R. Yo amo, Señor, tus mandamientos. Señor, que tu amor me consuele, conforme a las promesas que me has hecho. Muéstrame tu ternura y viviré, porque en tu ley he puesto mi contento. R. Yo amo, Señor, tus mandamientos. Amo, Señor, tus mandamientos más que el oro purísimo: por eso tus preceptos son mi guía y odio toda mentira. R. Yo amo, Señor, tus mandamientos. Tus preceptos, Señor, son admirables, por eso yo los sigo. La explicación de tu palabra da luz y entendimiento a los sencillos. R. Yo amo, Señor, tus mandamientos.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Cfr. Mt 11, 25 R. Aleluya, aleluya.

Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has revelado los misterios del Reino a la gente sencilla. R. Aleluya.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN Sal 102, 2

Bendice, alma mía, al Señor y no olvides sus muchos beneficios. 2

Lectura del primer libro de los Reyes 3, 5-13

En aquellos días, el Señor se le apareció al rey Salomón en sueños y le dijo: “Salomón, pídeme lo que quieras, y yo te lo daré”. Salomón le respondió: “Señor, Tú trataste con misericordia a tu siervo David, mi padre, porque se portó contigo con lealtad, con justicia y rectitud de corazón. Más aún, también ahora lo sigues tratando con misericordia, porque has hecho que un hijo suyo lo suceda en el trono. Sí, Tú quisiste, Señor y Dios mío, que yo, tu siervo, sucediera en el trono a mi padre, David. Pero yo no soy más que un muchacho y no sé cómo actuar. Soy tu siervo y me encuentro perdido en medio de este pueblo tuyo, tan numeroso, que es imposible contarlo. Por eso te pido que me concedas sabiduría de corazón, para que sepa gobernar a tu pueblo y distinguir entre el bien y el mal. Pues sin ella, ¿quién será capaz de gobernar a este pueblo tuyo tan grande?”. Al Señor le agradó que Salomón le hubiera pedido sabiduría y le dijo: “Por haberme pedido esto, y no una larga vida, ni riquezas, ni la muerte de tus enemigos, sino sabiduría para gobernar, yo te concedo lo que me has pedido. Te doy un corazón sabio y prudente, como no lo ha habido antes, ni lo habrá después de ti. Te voy a conceder, además, lo que no me has pedido: tanta gloria y riqueza, que no habrá rey que se pueda comparar contigo”. Palabra de Dios.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los romanos 8, 28-30

Hermanos: Ya sabemos que todo contribuye para bien de los que aman a Dios, de aquellos que han sido llamados por Él, según su designio salvador. En efecto, a quienes conoce de antemano, los predestina para que reproduzcan en sí mismos la imagen de su propio Hijo, a fin de que Él sea el primogénito entre muchos hermanos. A quienes predestina, los llama; a quienes llama, los justifica; y a quienes justifica, los glorifica. Palabra de Dios.

EVANGELIO Lectura del santo Evangelio según san Mateo 13, 44-52 En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “El Reino de los cielos se parece a un tesoro escondido en un campo. El que lo encuentra lo vuelve a esconder y, lleno de alegría, va y vende cuanto tiene y compra aquel campo. El Reino de los cielos se parece también a un comerciante en perlas finas que, al encontrar una perla muy valiosa, va y vende cuanto tiene y la compra. También se parece el Reino de los cielos a la red que los pescadores echan en el mar y recoge toda clase de peces. Cuando se llena la red, los pescadores la sacan a la playa y se sientan a escoger los pescados; ponen los buenos en canastos y tiran los malos. Lo mismo sucederá al final de los tiempos: vendrán los ángeles, separarán a los malos de los buenos y los arrojarán al horno encendido. Allí será el llanto y la desesperación. ¿Han entendido todo esto?”. Ellos le contestaron: “Sí”. Entonces Él les dijo: “Por eso, todo escriba instruido en las cosas del Reino de los cielos es semejante al padre de familia, que va sacando de su tesoro cosas nuevas y cosas antiguas”. Palabra del Señor.


Creo en un solo Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible y lo invisible. Creo en un solo Señor Jesucristo, Hijo único de Dios, nacido del Padre antes de todos los siglos: Dios de Dios, Luz de Luz, Dios verdadero de Dios verdadero, engendrado, no creado, de la misma naturaleza del Padre, por quien todo fue hecho; que por nosotros, los hombres, y por nuestra salvación bajó del cielo, y por obra del Espíritu Santo se encarnó de María, la Virgen, y se hizo hombre; y por nuestra causa fue crucificado en tiempos de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado, y resucitó al tercer día, según las Escrituras, y subió al cielo, y está sentado a la derecha del Padre; y de nuevo vendrá con gloria para juzgar a vivos y muertos, y su Reino no tendrá fin. Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria, y que habló por los profetas. Creo en la Iglesia, que es una, santa, católica y apostólica. Confieso que hay un solo Bautismo para el perdón de los pecados. Espero la resurrección de los muertos y la vida del mundo futuro. Amén

Gloria a Dios en el Cielo, y en la Tierra paz a los hombres que ama el Señor. Por tu inmensa gloria te alabamos, te bendecimos, te adoramos, te glorificamos; te damos gracias, Señor Dios, Rey celestial,

San Chárbel Makhlouf

N

ació en el pueblo de Beqakafra, a 140 km del Líbano, capital libanesa, el 8 de mayo de 1828. Yusef Makhlouf tenía tres años cuando su padre fue inscrito en el ejército turco en la guerra contra los egipcios y muere cuando regresaba a casa. Entonces su madre cuida de la familia, siendo gran ejemplo de virtud y fe. Ya desde joven era ascético y de profunda oración. Por ello recibió muchas burlas de otros jóvenes pastores. A los 20 años de edad, Yusef fue el sostén de su casa. Era el tiempo de contraer matrimonio, pero él se siente llamado a otra vida. Una mañana del año 1851, se dirigió al convento de Ntra. Señora de Mayfouq, donde fue recibido como postulante. Al entrar en el noviciado, renuncia a su nombre bautismal y escoge como nombre de consagración: Chárbel.  Fue ordenado sacerdote el 23 de julio de 1859. Luego recibió autorización para la vida ermitaña el 13 de febrero de 1875. Desde ese momento hasta su muerte, ocurrida en la ermita de los Santos Pedro y Pablo, en la víspera de la Navidad del año 1898, se dedicó a la oración (rezaba 7 veces al día la Liturgia de las Horas), la ascesis,

Dios Padre todopoderoso. Señor Hijo único Jesucristo, Señor Dios, Cordero de Dios, Hijo del Padre; Tú que quitas el pecado del mundo, ten piedad de nosotros; Tú que quitas el pecado del mundo, atiende nuestra súplica;

la penitencia y el trabajo manual. Comía una vez al día y llevaba silicio. Su cuerpo se ha mantenido incorrupto, sin la rigidez habitual, con la temperatura de una persona viva. Su cuerpo suda sangre, y en él ocurren prodigios de luz constatados por muchas personas.  Fue beatificado durante la clausura del Concilio Vaticano II, el 5 de diciembre de 1965, por el Papa Pablo VI. El 9 de octubre de 1977, durante el Sínodo Mundial de Obispos, el Papa canonizó al P. Chárbel.

Tú que estás sentado a la derecha del Padre, ten piedad de nosotros, porque sólo Tú eres santo, sólo Tú, Señor, sólo Tú, Altísimo Jesucristo, con el Espíritu Santo en la gloria de Dios Padre.

Amén 3


Oración a

5, 6 y 7 de agosto de 2011

San Chárbel Oh Dios, infinitamente santo y glorificado en medio de tus santos, Tú que inspiraste al santo monje y ermitaño Chárbel para que viviese y muriese en perfecta unión con Jesús Cristo, dándole la fuerza para renunciar al mundo y hacer triunfar, desde su ermita, el heroísmo de sus virtudes monásticas: pobreza, obediencia y santidad; te imploramos nos concedas la gracia de amarte y servirte siguiendo su ejemplo. Dios Todopoderoso, Tú que has manifestado el poder de la intercesión de San Chárbel a través de sus numerosos milagros y favores, concédenos la gracia que te imploramos por su intercesión (....). Amén.

Tel.: 3614 2746 y 3144 6095 con Iveth o Rafa

Te invita a escuchar

“MUNDO FAMILIA” Un programa conducido por Lupita Venegas y Meche Covarrubias Lunes a viernes 11:00 hrs.

1480 AM

Pedidos a domicilio al teléfono: 3613 3043

Pabellón • La Gran Plaza • Plaza Patria • Arboledas • Iteso • Galerías

JUBILEO CIRCULAR 18, 19 y 20: Lunes, Martes y Miércoles VIRGEN DE LA SOLEDAD SAN FRANCISCO, Las Pintitas

(Padrenuestro, Ave María y Gloria).

MARÍA REPARADORA SAN ANTONIO DE PADUA, Loma Dorada NTRA. SRA. DE GUADALUPE, Ejido Copalita SAN ANDRÉS APÓSTOL, Ajijic TECUALTITÁN

Encuentros para Adolescentes 29, 30 y 31 de julio de 2011 Este encuentro se realizará en la Casa Pastoral“Idelfonso Águila”, en el Deportivo Morelos, frente al Dermatológico.

21, 22 y 23: Jueves, Viernes y Sábado SAN GABRIEL DE LA DOLOROSA EL SEÑOR GRANDE LA CRUCIFIXIÓN DEL SEÑOR SAN JOSÉ, Ejido ESPÍRITU SANTO, Cerro del Cuatro NTRA. SRA. DEL REFUGIO, Villa Corona EL SEÑOR DE LA PAZ, Santa María de la paz

Boletín semanal de la Arquidiócesis de Guadalajara, A.R. Tiraje de 200,000 a 300,000. $40.00 ciento Director Responsable: Pbro. Adalberto González González Redacción: Pbro. Alberto Ávila, Pbro. Juan Javier Padilla Liceo 17, Guadalajara, Jal. Tel.: 3942-4305 Administración: Pbro. Rubén Darío Rivera • Alcalde 294, Guadalajara, Jal. Tel.: 3614-2746

4

Consulta la Hoja Parroquial en nuestra página de Internet: www.arquidiocesisgdl.org.mx/publicaciones/hojaparroquial Diseño e Impresión: Centro Católico de Comunicaciones Tels. 3002-6470 • 3002-6471

Hoja Parroquial - 24 de Julio de 2011 - Num. 30  

Boletín Semanal de la Arquidiócesis de Guadalajara

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you