Page 1

1


“No hay prosa”, por Andrés Ramón Pérez Blanco (Kebrantaversos) y Carmen Luisa Contreras Manzano (La Bicha) ©2011 Andrés Ramón Pérez Blanco ©2011 Carmen Luisa Contreras Manzano Introducción por Mery Larrinua Primer prólogo por Kutxi Romero Segundo prólogo por Sor Kampana El resto de poemas incluidos en esta obra pertenecen a sus respectivos autores: Marcos Canedo Abad, David Laso García, David García Cárdenas y Lutxospina Manzano. Todos los derechos reservados. Editado digitalmente por Groenlandia con permiso de sus autores Directora: Ana Patricia Moya Rodríguez Corrección: David González \ Ana Patricia Moya Diseño: Gsús Bonilla (Portada y Contraportada) \ Julio Vegas (ilustraciones de interior) \ Ángel Muñoz Rodríguez (fotografías de interior) \ Ana Patricia Moya

Depósito legal: CO-124-2011

2


Poemas

donde

se

siente

florecer

la

ilusión,

la

esperanza; en otros se siente la tristeza que procede desde esa fibra interna que nos hace doler, pero más que todo, hay mucho, mucho sentimientos en ellos, mucha emoción. Me parece tan lindo que juntos hayan emprendido esta "empresa", esta

hermosa

"empresa" que es editar un poemario; los felicito de todo corazón.

Poemas que anidan en el alma. Poemario que da fuerza e ilusión. Nacimiento de “No hay Prosa”

...dando Luz al Corazón… Con mi corazón abierto a ustedes.

MERY LARRINUA 3


Tengo un saco. Demasiado lleno. Un saco en el que guardo mis despropósitos, mis mentiras, mis promesas, mis juramentos. Huele a podrido pero no me importa. Me acompaña a todos los sitios y es tan transparente que su contenido ni siquiera provoca repulsión. Como cuando ves en la tele pueblos ardiendo y cuerpos mutilados mientras te comes un filete y piensas:

menuda

putada,

qué

bien

haber

nacido

en

occidente, igual me afilio a una ONG. Un saco. En él se mezclan las promesas de dejar de fumar, hacer más ejercicio, comer verdura y pescado de vez en cuando, las mentiras del yo también te quiero, te llamo un día de estos, ya si eso quedamos. Y los juramentos. Lo peor. Te lo juro por mi padre. Por mi hijo. Por la Santísima Trinidad. Que yo no he sido, que yo no estaba, que no volverá a pasar. Una de mis últimas adquisiciones para mi denigrante saco fue el juramento firme y sólido de no volver a perpetrar ningún atentado literario en forma de prólogo poético así se muriera mi madre. Mi madre debe de estar temblando: estoy haciéndolo de nuevo. Me alivia en cierto modo el saber que la culpa la tengo que repartir en un cincuenta por ciento. La mitad para mí. La mitad para el Kebran. Maldito el día en que lo conocí. Mil veces maldito. Nos presentó David González, el último poeta. Bebimos, hablamos de Panero y nos mojamos las calaveras de los Marea bajo una lluvia asesina y brutal en Lugones mientras el ron, el rock & roll y la puta poesía le sacaban la chorra a la espantosa realidad, haciéndola invisible por una noche. La puta poesía. Reputa. Me di cuenta enseguida de que esa puta

4


le pagaba las copas al Kebran cuando yo me iba a mear, que lo besaba con lengua y le daba su número de móvil. También me consta, porque yo estaba presente y mirando, que aquella noche se la folló por el culo y que no era la primera vez. Que nunca le cobraba y que le daba las gracias y le prometía serle fiel. Qué cabrón. A mí, mi relación con la poesía siempre me ha costado una fortuna, disgustos y unos cuernos de los de no pasar por ninguna puerta. No había sentido esa sucia envidia por nadie hacía muchos años. Y allí estaba de nuevo. Con coleta y gafas y convicciones firmes y pasión y fe y todo, absolutamente todo lo que yo había perdido. Algo fallaba, de todos modos. Kebran no era un jovenzuelo inexperto en los vaivenes de la vida. Aún así conservaba el brillo en los ojos del primer beso y la mirada limpia. Ahora, con la perspectiva que dan los años, lo entiendo todo. O casi todo. Kebran busca. Continuamente. Sabe que lo que mancha sus manos se va con un simple escupitajo y eso no le vale. Quiere otra batalla. Que le mutilen el corazón. Que le tatúen el nombre de su asesino en la sonrisa para seguir exhibiéndolo en cada palabra. Quiere recordar que está vivo. Y por eso estoy aquí, por eso estas líneas. Por eso esta reverencia pública hacia su persona. Por eso, cuando me llamó hace unos meses pidiéndome unas líneas para su poemario, miré dentro de mi saco, vi que quedaba un hueco y me dije: qué pollas, una última vez. Y aquí me tienes, a las tres y cuarenta y ocho de la madrugada, con un paquete de Marlboro y lo que queda de una tormenta de Brugal escribiéndote, amigo Kebran, lo que espero sea mi testamento prologuístico, mi esquela de preludios para libros

5


de poesía. La Bicha te acompaña en este viaje, lo cual os hace muy peligrosos. Sé que empezasteis compartiendo versos y que ahora compartís cosas que dejan a la poesía en el lugar que a mí me gusta: en el corazón, de donde nunca debió salir. Me la sudan los versos, la literatura, los recitados, los clásicos, los contemporáneos. Yo creo en ti, en vosotros. Buen viaje, valientes, no os preocupéis por mí; aunque derribado por vuestra puta preferida, sigo disparando desde el suelo. Os cubro la retirada, partid a amaros y que a la poesía le den mucho, pero mucho, por delante y por detrás. Después apuraré

el

último

trago,

la

última

calada

y

bajaré

al

contenedor a tirar este saco. Mañana, cuando despierte, me sentiré liviano y libre por una temporada. Hasta que volváis a llamarme. Entonces será el momento de comprar un nuevo saco. Vacío. Y empezar de nuevo.

KUTXI ROMERO 6


Recibir “No hay prosa”, libro compuesto por poemas escritos a cuatro manos entre Kebran y Carmelita, ha sido una gran alegría para mí, ya que esta pasada primavera Kebran comentaba con pesar que no podía ni pensaba escribir más, que él iba del dique seco

al

desguace

literario

sin

más

dilación.

Pero,

afortunadamente, su vaticinio no se ha cumplido y aquí está otra vez en la pista, acicateado y acariciado por Carmelita, que ha sabido descorchar y agitar de nuevo la botella para liberar los versos que se agolpaban en las entrañas del colega. Lo que ha dado como resultado esta fusión poética. Un ¡hurra! por ella.

En este poemario la amistad y el amor, mucho amor, se abren paso entre el dolor, la rabia, el miedo, el desamparo, la impotencia…; en sus páginas el presente cabalga hacia el futuro a lomos del pasado. De lo que no hay duda al leer este libro es que Kebran y Carmelita están, hoy por hoy, en estado casi gaseoso, casi etéreo, rozando las nubes con las manos, el barro con los pies y acariciando las estrellas con toda su existencia, mientras sueñan que son uno solo, ambos fundidos en un único ser inseparable.

Adéntrate en sus páginas y saborea los versos duros como la brisa, tiernos como el acero. Siente el mar en las venas y la luna en la mirada. Deja que la soledad y la angustia corran y se diluyan…

SOR KAMPANA 7


SOR KAMPANA

“El amor me engrandece, hace pequeño el mundo, hace que te conozca, me hace saber quién soy”. Manuel Altolaguirre

“No creemos en ninfas ni tritones. La poesía tiene que ser esto: una muchacha rodeada de espigas o no ser absolutamente nada”. Nicanor Parra

8


9


10


“Cuando las estrellas son lágrimas, y el verso se desangra”.

11


SAVE ME

Es el alba y en ti se haya mi esperanza, me atragantaré con versos nostálgicos, te diré palabras hirientes. Omnipresente sentimiento de culpa, donde el teatro de mi vida se interpreta a diario por el estupor, la flaqueza en mis derrotas. El dulzón olor de la muerte, la última danza imposible, el llanto eterno, y sólo tú me salvas.

12


ESTREPITOSA CARCAJADA

Amores anclados en el puerto de mi pasado, que turban mi presente, mi futuro maniatado. La hora del estrĂŠpito: cuando las estrellas son lĂĄgrimas, y el verso se desangra.

13


ES POR USTED POR LO QUE LO BUSCO

Vamos a tejer un mundo donde sólo quepamos tú y yo, miles de estrellas adornan un inmenso lienzo aún sin pintar. Cielo negro de madrugada, cielo negro de deseos. Arduo es el camino, incierto el desenlace, pero mi baúl está lleno de esperanzas. En lontananza te vislumbro, a voz en grito te llamo. ¡Ven aquí, querido amigo!

14


NUEVA PESADILLA

En mi catarsis poética, mi majadería al escribir. Que tengan en cuenta el peso de mi discurso sincero. Si me adentro en tu mirada sé que me perderé para siempre. Sentir la pérdida del aliento, aferrarme a lo imposible, besar las estrellas, dormir en la luna.

15


QUIEN MANEJA MI BARCA

Quisiera navegar en una liviana barca, que el dulce chocar de las olas me adormezca, navegar por mares de blanca espuma, dejando atrás aceitosos ríos de pesares y amarguras. El poeta loco maneja tu barca, como Caronte, sin cobrarte óbolos, tan sólo acepta B(V)E(R)SOS. Tan sólo quiere pan de ti.

16


YO, PERRO

No soy más que un perro famélico, que solicitó en vano los cuidados y la atención de su amo, que arañó sombras en busca de cobijo y ladró al viento necesitando tu tiempo. Si muero de pena será únicamente por tu indiferencia. ¿Quién conoce el precio de los sueños? La seductora tiniebla nos protege de la verdad, creo en ti. No me arrepiento de mis verdades.

17


SÉPTIMO... DE CABALLERIA

Seré el agua que te salga por el filo, el que vigila los sueños no soñados. Seré viento sin veleta, al descuido. El que recoge esos besos que han caído. El que se humilla cuando el verso enmudece. Tan sólo tengo mi alma para defenderme. Destruido amor... ¡maldito sentimiento!, doloroso verbo que pones en tu sucia boca. Dejaré de flagelar mi corazón con insulsas aventuras de un ayer.

18


ESTADOS DE ÁNIMO

Navegando nuevamente en solitario, vuelvo a recibir un nuevo golpe de mar, del mar de la vida.

Continúo mi camino, con la cabeza agachada, las manos en los bolsillos, y en los ojos unas lágrimas.

Pienso en mi futuro... y lo veo negro, sin tu cariño, sin ti a mi lado.

Es como si todo acabase, como si mi vida ya no tuviese sentido alguno, y lo peor de todo, yo no existo, ni para ti, ni para nadie.

Estoy solo, en este mar, que es la vida,

19


en un barco a la deriva, te comunico un S.O.S pero de nada sirve.

Tú estás fuera de mi alcance, y sigo entre las peligrosas olas de la soledad.

Que golpean mi barco, destrozado de los golpes.

Algún día todo acabará, y sólo dos opciones hay... o mi barco acaba en el puerto de tu corazón, o sumido en lo más profundo del mar… de la soledad.

MARCOS CANEDO20 ABAD


“Me atormenta el fragante aroma de la vida: la vida huele�.

21


UNA ES PERRA... PERO LIMPIA

No soporto tus ladridos, vete lejos. Tu desdicha no me afecta. Peregrina de estériles lamentos. La sal de tus lágrimas no me nutre: rompe la tormenta que me regaló tu adiós. No hay mañana. El llanto enmudece, en la noche el verso no se escribe, se convierte en burla.

22


GOTIC

Hoy estoy cuerdo, con mis facultades al 100% y mis neuronas a pleno rendimiento. Es mi condena una sincera apatía. Les diré que con gusto pagaré el precio de mi orgullo, que el viento se lleve mi alma, mi corazón será libre hasta que usted me lo permita. Mientras tanto seguiré recitando mis trovas al aire. La luna recogerá mis versos. Los convertirá en estrellas. ¡Oh, noche! Refugio de ánimas, crápulas y perdedores. De enemigos de juglares.

23


TORMENTA DE RON

Arrastrando los pies, alzo la mirada al cielo. El sol censurado. La eterna luna volvió con su gélida sonrisa. Mecido en el seno de la luna, no más lágrimas, besos de estrellas. Nocturno caminante traspasado de vida. Agotando las fuerzas, es el último intento, un traspié. Arranca el paso que ya se acerca, la tormenta de ron para saciarlo.

24


TROVADOR ERRANTE

Al paso. Sin prisa. Sin fragmento ni romance. Mudo y solitario, mis ojos derramando sangre y sonetos. Me atormenta el fragante aroma de la vida: la vida huele. Sí. La vida. Sí: a veces hiede. Descubro el autentico camino, que está en esta composición. La oda es la vida. Errante trovador en el sendero tortuoso.

25


MUNDO VACÍO

En el tiempo perdido, cuando me asaltaban falsos besos, cuando falsas lágrimas brotaban de aquellos ojos, descubrí la terrible verdad de la mentira: el reverso tenebroso del amor. En mi soledad llena de sangre, inmundo vacío al perseguir sueños rotos, pero callo porque no puedo gritar. Hoy me alojo entre los vivos para dar justa venganza a aquel que me robó la ilusión. Al otro lado del tenebroso abismo viven los Titanes...SON TODOS FALSOS DIOSES.

26


WORMS

Su opaca vivacidad encierra trágicas sensaciones. Todos son larvas de gusanos malolientes. Los estorbos. Los peligros. Los contagios. Permanezca intacto mi escrúpulo en este texto, que la tonada se desangre y muera en esta noche de sueños dormidos. En esta noche ausente de rimas, nocturna agonía seductora de almas caminando, erráticas sobre desdentados abecedarios. Esquivando la palabra amor.

27


LAS RATAS

Quieren salir las ratas que una vez me comí, pensé que sus puertas estaban cerradas, pero aún noto vivas sus colas, mientras acarician con sus dientes mi garganta.

Parecen que están a dos horas de salir, quieren saborearme mis adentros, antes de mirarme y sonreír… pero vigilad; porque cuando toquéis mi boca, os caerán las rocas de los sueños, esas… las que no os dejarán vivir.

DAVID LASO GARCÍA 28


“Degusto el néctar de tus labios con el alba, el privilegio de ser tu primera mirada”.

29


SOL

Degusto el néctar de tus labios con el alba, el privilegio de ser tu primera mirada. Aplastado bajo el océano de tus ojos, lucharé contra el sol más que nunca. Ciego por el resplandor que emana tu sonrisa, cuéntame tus sueños que yo te contaré los míos. Brotan mis agobios y sudores en este oasis de sabiduría, donde encuentro aquellos textos que nunca te leí. Susurro de suspiro, aire de sigilo, penetras despacio en mi piel, llenando todo mi ser. A mi soledad le grito con este profundo sentir.

30


PINTA LA VIDA

La eterna sonrisa de la luna. Palabras líquidas que salen de mis ojos. Si la vida fuera un lienzo en blanco: ¿qué pintarías? El espacio en blanco que sigue, aterrador, es para que usted, amable lector, siga pintando la vida con nosotros. Elija una cosa que desearía pintar y escríbala si fuera menester.

..................................... ..................................... .....................................

31


PENSAMIENTO

Pienso en una cosa que tú no sospechas. Pienso en una sonrisa. Pienso en una mierda. Pienso que pensando no se llega a nada. Pienso que no pienses.

Que no te hace falta. Pienso, pienso, pienso… Tú, ¿no piensas en nada? Pienso en cómo ser. Pienso en tu mirada. Pienso.

Como siempre, suelo estar dormido. Pienso que no piensas, tan entretenido, pienso que me piensas a cada momento. Y eso es tan bonito. Y estoy tan contento…

Pienso en como distraer tu mirada. Pienso en como burlar tu corazón. Piensa que te piensa, de noche, de día. Piensa él, piensa ella,

en cómo pensamos nosotros cuando nos amamos.

32


Piensa que te piensa en mi carcajada nerviosa. Pienso en tu boca. Pienso de perro, pienso de gato.

Pienso que te piensa que él piensa que todos pensamos, Que esto no va por ti, ¿qué te pensabas?

33


ASTRAKO

Es noche de plenilunio. En el limpio cielo no se ve ninguna estrella.

Aqu铆 abajo contemplamos la esperanza, abrazados, mano a mano, iluminados.

No seguimos ninguna ley. No tenemos patria, nuestra bandera se quem贸.

Pertenecemos a la luna, s贸lo ella nos gobierna.

Salientes cicatrices que emanan lava, punzantes desgarros de sinceridad.

Vendaje en los ojos. Ca铆da de ellos.

Cruentas mentiras, putrefactas verdades, antojos, caprichos

34


e inmundas tonterĂ­as de un ser: yo mismo corrupto.

Furiosos cíclopes persiguiendo su presa, la gloria del camino se reserva a vencedores, vencidos, humillados, desterrados‌ pero nos tenemos. Nos tenemos.

35


AGUA

Se me escurre el agua entre las manos, cuando la intento acercar a la cara. Este calor quisiera sofocar, pero sólo tú lo puedes mitigar. Sólo tú tienes el agua que apaga mi fuego, calor intenso, sudores que ruedan por mi faz. Si quieres beber mi agua, has de pagarme un peaje; si de mi agua quieres beber, el precio de este viaje, sólo un furtivo beso.

36


BORRÓN

Encontré en el suelo un papel arrugado, lo cogí y escribí en él trazos de un ayer, un gran hueco en blanco donde decía:

ESCRIBE AQUÍ MI PRESENTE:

..................... ..................... .....................

Tu presente es tu voz que me embriaga. El pasado es ya una puerta cerrada ¿Y cuándo será el futuro?… Mañana.

37


LO QUE EXPRESO, LO QUE QUIERO, LO QUE SIENTO

Alimento mi estallido de impaciencia con la luna menguante mientras espero complaciendo con garabatos este papel en blanco. Pronto estará mi alma como brasa ardiente, buscando el fondo del vaso de mi Martini Blanco.

Esta “poesía” es como afluentes de un gran río, que desemboca en un mar de olas de plata, con gaviotas vigías de un reto tardío.

Ilusiones que vendo como lotería barata con alas de paja volaré hacia mi destino, que casi puedo tocar, pasados delirios de un ex-drogata, navegando por mar en un Vespino, volando por el aire en una fragata.

El tiempo se contrae como mi alma en vilo, yo, como un gato, tú, como una gata, maullando a la luna con sigilo.

Que este sol injusto siempre te llamó ingrata,

38


pero otro charco me traerá el camino.

El que meta el pie y no meta la pata, como la lluvia que convierte un charco, y ese charco en catarata.

Que son las aguas que salen de mis ojos, que son las aguas que siempre me delatan, es el sino de mi vida, ¡qué no es un antojo! Sólo lágrimas que a veces me matan.

DAVID GARCÍA CÁRDENAS 39


“Ojeras de dolor se tornan de esperanza, al ver y sentir anhelos de tiempos ya perdidos‌â€?

40


NON CULPA

Mundo de cartón-piedra, en que habitan marionetas que mueven los hilos, hilos que manejan los hipócritas: bailamos a su son, no lo olvidemos. Quizás mañana seamos como ellos. Falsedad en tu boca, regurgitas sinceridad y escupes cariño. Las estrellas no tienen brillo: son opacas, perdieron su luz. Esta noche hay una espesa bruma de rencores; pero no más tragedias, pues no hay peor infortunio que ser una miserable persona.

41


EL CADAVER DEL CRUSTÁCEO

Anoche me sirvieron tu cadáver en bandeja. No pude abrir la boca, ni romper tu dura coraza o abrir tus fuertes defensas. Con la mirada buscabas la razón de tu muerte: ¡no querías ser el plato principal en este banquete! Al ingerirte te canto una elegía, lo que fuiste, lo que ahora eres, el amor que me ofreciste, el odio que destilaste, la dulzura de tus ojos y la amargura de tu vientre.

42


COMO FUEGO

Me miro en el espejo: valientes ojeras. Toda la noche en vela, preocupándome por tu falta de apetito. Reclamo mi lugar correspondiente en esta jerarquía, pero mi estado reflexivo está en sintonía con mi razón. Reclamo mi lugar en este desatino. Ojeras de dolor se tornan de esperanza, al ver y sentir anhelos de tiempos ya perdidos, rescoldos del fuego que fueron, que avivan las hogueras de los corazones heridos.

43


MANOS COMO SARMIENTOS DE POLLAS

El dedo meñique se fue a pasear, se adentró en el bosque y no regresó jamás. El dedo anular se compró un velero, se puso un fular y directo al cielo. El dedo corazón me da el consuelo, se pone juguetón: orgasmo verdadero. El dedo índice es el más cabrón, siempre señalando: esa es su función. El dedo pulgar, es el dedo serio. Te salva, te mata. O tapa agujeros. El dedo meñique detrás del tabique. El dedo anular no encuentra su lugar. El dedo corazón en un rincón. El dedo índice no sabe lo que dice. El dedo pulgar la vida te puede quitar.

44


TÚ Y YO

- Tiene usted cara de patata fría. - Pues usted no se queda corto, tiene pelo debajo las uñas. - Por no hablar de su melena, está desgreñada, me recuerda a la bruja Caranchú, esa que nunca se peinaba. - Con los harapos que usted me lleva, ¡pobrecito niño!, desconoce la aguja y el hilo. - Cuando le miro a los ojos esas esmeraldas sin brillo y falsas, de tercera división, son las mismas que robó un ladrón borracho. - Por no hablar de sus andares, cuando usted camina la pierna atrás se deja. - Esos dientes con caries que me ofrecen superrelatividad de lo horrible, en lo que a sonrisas se refiere. - Pero su deformidad en el brazo hace que se me revuelvan las tripas, ya que al mirarte nauseas me provocas. - Ni qué decir tiene... Eres rechoncha, me recuerdas a una pelota de playa o a un globo aerostático, si me lo permites. - Un gato pisoteado o atropellado es lo que usted tiene por perilla.

A pesar de tus peros y de los míos, a pesar de mis taras, y de tus virtudes. A pesar de mis lunas y de tus textos,

45


a pesar de las noches y de los días que no tenemos, a pesar de todo: nos soportamos a diario, provocando algunas ausencias, normalmente mías. Hemos tenido distintas maneras de pensar, y las hemos compartido. Alguna que otra discusión y la hemos puesto encima de la mesa. En tus frases y en las mías siempre un hondo sentir. Hemos dialogado de la vida cotidiana, hemos reído, nos falta llorar juntos. Hemos apreciado nuestros errores, disculpado nuestras taras y las aceptamos: ¡NADIE ES PERFECTO! Hemos licuado al máximo nuestras neuronas. Hemos recorrido duros baches de una lista sin fin de aventuras y desgracias. ¿Y sabes lo mejor de todo?

QUE SOMOS AMIGOS.

46


ODA A LA BIRRA

Néctar de dioses, elixir de sabiduría, fresquita y llena de energía.

Zumo de cebada, el jugo de la vida, inseparable amiga, que dispuesta está a darte su paladar.

Los grandes pensadores y los grandes poetas veneran a este líquido elemento.

Citemos pues a:

Leopoldo María Panero.

Bebe cerveza y whisky, porque su color es parecido al de la orina.

Nuestra cerveza íntima más conocida en las reuniones siempre destaca, haciendo nuestra velada más placentera.

47


Soporta nuestros malos humos, nos reconforta, nos sacia y nos alivia.

Siempre sabrosa y vacilona.

Los mejores sue単os cuando de ella abusamos.

Ahora bien:

la cerveza, el whisky, el vino y el ron, nunca solos: el alcohol y la soledad son muy malos consejeros.

48


POEMA EN SILENCIO

No quisiera escribir estos versos. No frente a la osadía premeditada de tu adiós infinito.

Pues no quisiera volver a aquél pretérito sin mi Única.

Aquel tiempo atroz cuando aún no conocía tus besos. No. No quisiera escribir estos tristes versos ya tan provistos de soledad

JOSÉ DIEGO SAMANIEGO GARCÍA 49


“Mira las cicatrices de las paredes de mi habitación. Mira el rincón herido dónde te daba la espalda”.

50


ESQUIVANDO AL VIENTO, BURLANDO SOMBRAS

En esta noche de luna blanquecina, sin estrellas, negras Batuecas cargadas de viejos odios, llenas de todos los sollozos del mundo, llenas de desesperanza. Mira la vida, bastantes ojeras púrpura tiene. Mira los años intentando elevarse como un globo. Mira las cicatrices de las paredes de mi habitación. Mira el rincón herido dónde te daba la espalda. Mira las lágrimas de barro que una vez derramé por ti. ¡MÍRAME!

Pues no soy más que tu sombra proyectada en la pared.

51


AL KUTXI, ESE BANDOLERO

Hombre barbudo, que no rudo. Voz de ron y tabaco. Letras de sangre y relincho. Tu voz, bendita voz que el mundo te concedió. Rasgas los corazones de aquellos que te escuchan, erizando las pieles de estos tus fieles. Sencillo y humilde bandolero. Asaltante de caminos y kilómetros. ¡Cuántas noches te han arropado los cielos enladrillados! ¡Cuántos soles han atezado tu piel en las duras escalinatas de los andamios! Poeta de verdades como puños. Un escalofrío te recorre el cuerpo, pues llevas el rock metido en la sangre.

52


MITOS

Sobrevivir era tu meta, aguantar hasta el final una duda. Habías tenido algunos tropezones, pero como eras tú todo se te perdonaba. Rompiendo mitos, rasgas la palabra erótico con tijeras de cortar el pescado. Tan alto como en un pedestal te tenía, tan bajo como al infierno caes: una abrupta pérdida de funciones que no supiste cumplir. Tú, gigante con pies de barro, espejo de cuentos sin animación, refugio de desmemoriados e instrumento de poderosos: un juguete roto. Al fin y al cabo, un cadáver más en el calendario.

53


TIC, TAC, TOC

Tic, TAC, relojes y prosa. TAC, tic, nos devora el tiempo. Tic, TAC, toc, llaman a la puerta. Toc, tic, tac, no podemos abrir. Tic, tac. Tic tac, el cuco permaneci贸 mudo. Tac, tic, toc, una bomba en mi coraz贸n. Tic, tic, tic tic, parado se qued贸. Tic en los ojos, tac las manecillas de mi vida, toc se hace tarde.

54


LÁGRIMAS, COMO GOTAS DE CEMENTO

Ven, acércate, bailemos juntos esta composición: pies que no marcan el compás y manos lánguidas y caídas. La mirada fija en el escenario de la vida. Bailarines en tinieblas, con tinta de su estirpe. La vida es la danza funesta que siempre continúa. La vida es la guerra, sin tregua, sin final. La vida eres tú querido lector. La vida es un beso perdido en esta noche.

55


EXTRAÑOS EN UN TREN

Permíteme que me presente: soy un poetastro, versificador terrorista y literato ocasional.

Tengo un libro publicado al que guardo, como la niña de mis ojos, con mimos y cuidados.

- Interesante dedicación, yo de trovadores no entiendo.

- Si usted gusta le recitaré alguna fracción.

- Por supuesto, adelante.

“Esporas de mis sueños Van cayendo. Despierto al escucharte sonreír. Alerta en mis sentidos: abrazarte. Olvidar infiernos. Barrer miserias. Desterrar tristezas. Fundirme en tu cuerpo.

56


Recoger estrellas. (Y después...) Dormir”.

- Muy bonita su estrofa.

- Yo sólo tengo apuntados en este cuadernito deshilachado unos pensamientos, quizás furtivos, quizás dormidos,

donde dice lo siguiente:

Borraré tus desdichas a golpe de baños de luna.

“Le pedí a la luna un beso y me volvió la cara, le pedí al sol su calor y me quemó, le pedí a las estrellas un deseo y no me lo concedieron. ¡Maldita suerte la mía! Me bañé en ti y al fin fui feliz”.

- Muy bonito eso que dice usted en su cuaderno. - Pues no son más que puros sentimientos salvajes.

57


ERES

El aliento que necesito al enfrentarme con el sol lleno de sangre, con el blanco papel, con el día y sus atributos, con la noche y sus insomnios. Tú, que me has saciado con tus textos, algunos de rabia e impotencia, pero, al fin de cuentas, escritos. Tú, que me llenas de esperanza. Tú, que me has dado la alegría de volver a escribir. En cierto modo, me has cambiado. (Y para cambiarme has de ser un ser, sin estar ni parecer). Y tú lo eres. ¡Cómo voy a agradecerte lo que haces por mí! ¡Cómo voy a recordarte mirando a las estrellas! ¡Cómo puedo yo besarte si eres fría! ¡Cómo puedo yo tenerte si sólo en mi pensamiento puedo amarte!

58


Te tengo tan cerca que hasta llego a sentirte. Si tan a la vista te siento, y la misma vez tan lejana e imposible. Como los cometas. Si tan cercana te noto, de toda la vida me parece conocerte. Si tan libre eres... Vuela pajarillo.

59


TÚ (LUNA)

Salgo y decido caminar con la convicción de no parar por ningún motivo. Esta noche he decidido plantar batalla ante el destino, ya lo tengo decidido, puede hacer lo que quiera conmigo. Camino al bar, donde ya es usual poner a nadar mis penas, me he encontrado con el rastro de la luna, el único testigo de las noches de alcohol, los errores en las aceras y los tropiezos de mis tontos pies.

Recuerdo todos aquellos momentos. Era más feliz viéndola reflejada en el cristal de mi ventana.

Me disgusta despertar y al sol tener que ver. Le propongo un trato. Que seas sólo tú a quién pueda ver desde que caiga en el colchón hasta cuando decida mis ojos destapar.

Quiero vivir siempre como si fueran después de las diez.

Despierto con el sol en mi ventana una vez más.

Aún no cumples el trato, bueno, será luego cuando

60


la noche invada mi cuarto y desaparezca el perfume que no reconozco en la almohada cuando llego empapado de alcohol.

Me levanto y me limpio quitando los restos de soledad que hoy sobran en el colchón.

Desempolvo el corazón que estaba botado en un rincón, me lo pongo y ya estoy listo pá volver a no hacer ná otra vez en aquel bar.

Estoy de vuelta. Así es como me agrada ver Iluminado mi cuarto, sólo espero que esta vez dure hasta final.

Ahora que estoy con mis cinco sentidos en el orden correcto no entiendo si aún la luna no se ha escondido o si el sol hoy no quiso salir y se acobardó.

Miro el despertador y dice que es más de medio día no sé como expresar lo que siento.

Has hecho realidad el trato, pero ese particular olor aún no se ha ido con el sol.

Lo entiendo, se ha quedado para que nunca olvide hacia dónde mirar, allí donde prometiste que estarías

61


cuando el sol no nos volviera a molestar…

…con la luna que me da su luz e ilumina el otro extremo del colchón, aquel donde dormías tú.

LUTXOSPINA MANZANO 62


“La vida eres tú, querido lector. La vida es un beso perdido en esta noche”.

63


64


65


De sobra sé quién me quiere y quién no, aunque no se trata de querer sino de ser Persona, antes que cualquier otra cosa u oficio. Es por ello que a todos y cada uno de quién, alguna vez, ha creído en mí, me ha cobijado, ha compartido

conmigo

esta

locura

incurable

llamada

poesía va todo mi agradecimiento.

Y como soy bien nacido, he aquí mis particulares y exclusivos agradecimientos:

- David González: Hermano, Poeta, corrector de este texto. - Kutxi Romero y Sor Kampana, que nos obsequian con unas palabritas. - Gsús Bonilla: PERSONA. Suyas son la portada y la contraportada. - Ángel Muñoz “Voltios”. Todas las fotos que por aquí aparecen son suyas. - Julio Vegas: Tres dibujos tres de este artista. - Marcos Canedo Abad, David García Cárdenas, Mery Larrinua, David Laso García, Lutxospina Manzano y José Diego Samaniego García, que nos ofrecen sus poemas. - Ana Patricia Moya: Por ser la mejor Jefa y por darnos cobijo en GROENLANDIA.

66


- Carmen Luisa Contreras Manzano “La Bicha”: Por TODO, por lo que ella y yo sabemos, por lo que queda por venir… - Y a ti, sí, a ti, por habernos leído. Un abrazo de corazón.

Como de desagradecidos está el mundo lleno (y mucho más el mundo de las letras) y no me voy a poner a su altura también dedico este libro a quién me quiere mal.

Esto es todo, amigos. Tómense la vida sin prosa.

ANDRÉS RAMÓN PÉREZ BLANCO 67


AGRADECIMIENTOS:

Con un testimonio de eterno agradecimiento a aquellas personas que me brindaron su cariño, su apoyo incondicional

amistad.

Brindo

por

estos

moral e

colaboradores

excepcionales, grandes personas y queridos amigos. Gracias a mi compañero, amigo y pareja, por enseñarme a valorar la poesía, la lectura pausada y mantener

el

temple en mis

escritos. Por haber hecho juntos este maravilloso poemario. Gracias una vez más por confiar en este proyecto (nuestro proyecto) cargado de

ilusión, cariño, con un desgarro

sincero de puro nervio poético.

DESAGRADECIMIENTOS:

A toda esa gente que opina sin saber. A quien no creyó en mí. A quien no le importó lo más mínimo mis sentimientos, ni los tuvo en cuenta. A toda la gente que me ha puteado en diferentes ámbitos de mi vida. A toda la gente superficial e hipócrita que me dio de lado.

CARMEN LUISA CONTRERAS MANZANO 68


Este libro escrito a cuatro manos por Andrés Ramón Pérez Blanco (Kebrantaversos) y Carmen Luisa Contreras Manzano (La Bicha) incorpora fotografías de Ángel Muñoz Rodríguez (páginas 11, 21, 29, 40, 50 y 63) e ilustraciones de Julio Vegas (paginas 13, 16 y 41). La portada y la contraportada es obra de Gsús Bonilla, la introducción a Mery Larrinua (página 3), y los prólogos iniciales corresponden a Kutxi Romero (página 4) y Sor Kampana (página 7). Todos los textos de este poemario han sido corregidos por el poeta David González y han sido supervisados por Ana Patricia Moya.

Los

fragmentos

textuales

que

acompañan

a

las

fotografías han sido extraídos de los propios poemas que componen este libro.

Los poemas marcados con el icono de los peces azules pertenecen a sus respectivos autores: Marcos Canedo Abad

(19),

David

Laso

García

(28),

David

García

Cárdenas (38), José Diego Samaniego García (49) y Lutxospina Manzano (60).

En la página 56 hay unos fragmentos de uno de los poemas correspondientes a la obra poética de “Satélite

de Inhóspito Planeta”, de Andrés Ramón Pérez Blanco.

69


Andrés

Ramón

Pérez

Blanco

“Kebran”

(Illescas,

Toledo,

1976). Escribidor ocasional, y a impulsos, de tristes escritos. Preso del tiempo que no deja de devorarle, de devorarnos. Traficante de poetas y poemas. Vive abducido por la luna que, en su rincón, duerme plácida y dulcemente cada noche. Colaborador del fanzine más barato del mundo:

“Creatura”. Perpetrador de “Satélite de Inhóspito Planeta” (primera edición impresa agotada; segunda, en versión digital, descargable de forma gratuita en su blog personal: http://elkebrantaversos.blogspot.com). A veces, de manera sorprendente

para

él,

publica

sus

escritos

en

revistas

digitales e impresas, así como en blogs, páginas webs y libros. “No hay prosa” es su segundo poemario.

Carmen Luisa Contreras Manzano “la Bicha”. (Sevilla 1976). Escritora de poemas y relatos, a golpes de corazón, dejando en cada texto jirones de su vida. Escritos negros, grises, turbios, amargos, desgarrados, sencillos, humildes. En su blog: http://bicheja-pelleja.blogspot.com/ queda reflejado todo lo anteriormente expuesto. Tiene escrito un "POEVIDA" con su amor (El Kebran), el único amor que conoce, el amor puro, sincero y de verdad; todo este amor queda plasmado en “ No hay prosa” , primer poemario para ella, que supone el desahogo de un alma cautiva, desespero y soledad, en el trasiego de su vida, dónde el ir y el venir no tiene cabida.

70


PRÓLOGOS

Carmen y Andrés, introducción de Mery Larrinua

3

Nobleza obliga, prólogo de Kutxi Romero

4

No hay soledad en plena efervescencia, por Sor Kampana

7

NO HAY PROSA

Save Me

12

Estrepitosa carcajada

13

Es por usted por lo que busco

14

Nueva pesadilla

15

Quien maneja mi barca

16

Yo, perro

17

Séptimo… de caballería

18

Estados de ánimo, por Marcos Canedo Abad

19

Una es perra… pero limpia

22

Gotic

23

Tormenta de ron

24

Trovador errante

25

Mundo vacío

26

Worms

27

Las ratas, por David Laso García

28

Sol

30

Pinta la vida

31

Pensamiento

32

Astrako

34

Agua

36

71


Borrón

37

Lo que expreso, lo que quiero, lo que siento, por David García

38

Non Culpa

41

El cadáver del crustáceo

42

Como fuego

43

Manos como sarmientos de pollas

44

Tú y yo

45

Oda a la birra

47

Poema en silencio, por José Diego Samaniego

49

Esquivando al viento, burlando sombras

51

Al Kutxi, ese bandolero

52

Mitos

53

Tic, tac, toc

54

Lágrimas como gotas de Cemento

55

Extraños en un tren

56

Eres

58

Tú (Luna), por Lutxospina Manzano

60

AGRADECIMIENTOS

De Kebran

66

De La Bicha

68

NOTA DE EDICIÓN

69

SOBRE LOS AUTORES

70

72


73

NO HAY PROSA  

Poemario escrito a cuatro manos.