Page 1

Foto: Isis Lara

el gato

Post pop


miau


Índice Editorial Combates en un

Mexico neoliberal ni apaticos ni revolucionarios EL RESURGIMIENTO DE LA

DISIDENCIA ESTUDIANTIL EN COLIMA

En defensa del proyecto educativo de la

UACM

Información, descontento y movimientos 1968-2012: El plan de dominación nacional

Mi realismo, tu realismo

surrealismo

Convocatoria para Colaboraciones*

coordinación General: Hector Gutierrez / Isis Lara


Editorial > Hoy escribiríamos para el registro: ¿Ha estado usted levantando la voz en las calles

durante el año pasado? Entonces usted fue en 2011 el hombre del año en la revista Time. ¿Sabe usted si es mayoría o minoría? Está en las calles pero… ¿Tiene usted las riendas? ¿Qué pasara mañana? Solo un año después de nombrar el personaje del año al creador de Facebook, la revista Time puso en el centro de su editorial a el manifestante (The Protester). Una época marcada por el boom del crédito y el consumo casi hedonístico estalló en crisis financieras y políticas. El puño alzado y la pancarta en las calles volvieron como instrumentos de lucha. No podemos restar importancia al hecho de que las calles y las universidades se han convertido nuevamente en espacios de expresión y encuentro, aunque sea por el momento para decirnos que el rey está desnudo. Por eso en El Gato dedicamos este primer número a lo que ya se convirtió un hecho histórico: el renacer de la política como conflicto y lucha, después de un largo tiempo de ser actividad elegante y lobby profesional. Desde el enfoque de la ciencia política, un investigador nos habla sobre la aprobación fast-track de las reformas laborales y los retos de las reivindicaciones de la izquierda ante lo endeble de los partidos. Una crítica de la efervescencia democrática que sale a las calles. Descontento no es lo mismo que movimiento. Desde la crónica registrada por un emprendimiento de periodismo estudiantil independiente, tenemos una radiografía de “el resurgimiento de la disidencia estudiantil en Colima”. Un consejero estudiantil de la UACM nos comparte algunos hechos y posicionamientos desde el conflicto que se vive en esta casa de Estudios. Presentamos una mirada en clave política a la figura de lo“juvenil” durante la última mitad del siglo xx. Como anécdota histórica, nos preguntamos por los discursos de los jóvenes como carne de cañón, en este caso desde las disidencias al sistema dominante y sus formas de participación. Presentamos y damos arranque a este proyecto colectivo, invitando a quien lo lea a circular los textos pero sobre todo a debatir las ideas. Queda la convocatoria abierta para colaborar con el próximo número donde nos esperan relatos y miradas sobre las culturas urbanas.


Combates en un

Mexico neoliberal Entrevistamos al Mtro. Josue Noe de la Vega Morales, quien desde el enfoque de la ciencia política nos habla de algunas cuestiones en torno a la reforma a la ley laboral en México: los intereses que la han impulsado de manera “exitosa” en un congreso que casi podemos llamar empresarial, las dificultades de una clase obrera y de una ciudadanía desarticulada para hacer frente al debilitamiento de sus derechos sociales y condiciones de vida.

Poniendo en cuestión los argumentos del aumento de productividad nacional, generación de opciones de empleo y democracia sindical, Josué nos ofrece un mapa para acercarnos a las afrontas del capital y las debilidades de la lucha social, condiciones en gran parte generadas por un aparato de Estado que no ha encontrado cómo convivir con la democracia. Lo que está en juego no es poco, recuperar la política como capacidad colectiva de procesar conflictos sociales que hoy se sitúan en los márgenes de una institucional que pareciera que no ve, no oye y no siente.

Reuters


E: Evidentemente las reformas a la ley laboral afectan a los nuevos trabajadores o a aquellos que actualmente no gozan de los derechos que hoy se ven menguados, estos “nuevos trabajadores” aparecen en un contexto de déficit de productividad en la gran empresa y un aumento del pequeño emprendimiento con escasa regulación. En este sentido los argumentos más fuertes para llevar a cabo las reformas de la ley laboral se centran en el elemento de la productividad, ¿qué tan cierto es que con estas reformas podemos esperar un aumento de la producción económica nacional? J: Desde mi punto de vista hago una escisión, pudiera ser que el asunto esté bajo de productividad, aceptémoslo sin conceder, pero esto no tiene que ver con el elemento de los derechos, yo creo que esa es una visión eminentemente empresarial, es decir, a través o por medio de la palabra productividad incluyo e incorporo derechos que yo empresario quiero deshacer, y son precisamente los de los trabajadores, entonces responsabilizo a ellos de la improductividad, cuando creo que el problema de improductividad puede ser mala organización de los empresarios. Simplemente podemos ver países de Europa occidental en los años ochenta y noventa, que tenían una gran cantidad de derechos y eran productivos. Podemos decir que los europeos y estadounidenses se caracterizan por una alta productividad, y a pesar de tenerla y mostrarla, el capital ha ido contra sus derechos, entonces no va junto con pegado, no es cierta la idea empresarial de que mayor productividad debe trae consigo menor derechos de los trabajadores. Es un problema de plusvalía, de obtención de valor; el verdadero problema del capital es el de la lucha por apropiarse del plusvalor social y entonces el actor más endeble son los trabajadores, y contra ellos finalmente se ha lanzado toda una ofensiva. Decir que por la nueva ley laboral va a haber más empleo, eso también es una falsedad, nosotros hemos visto a lo largo de la historia que el capital obtiene una gran cantidad de ganancia si no invierte productivamente, tan es así que se ha convertido en un capital de casino, puede invertir en sectores financieros, especulativos y en ningún momento en sentido productivo, menos en un país cuyos salarios son

tan bajos como en México. También es falso que por medio de una ley laboral finalmente se va a acabar el desempleo. Lo que ha hecho la derecha es conjuntar la idea de que productividad, eficiencia, eficacia debe ir contra los derechos de los trabajadores y eso es falso, puede ser tan eficaz, eficiente y productivo en alcanzar tus metas respetando los derechos de los trabajadores, históricamente demostrable. E: ¿Y qué pasa con este mito extendido de que el mexicano es flojo y obedece a una cultura laboral poco productiva, donde incluso se escuda en la ley para no trabajar o para trabajar poco? J: Fue una forma de dominación impulsada desde el seno estatal. Ante la necesidad de que hubiera mayor acumulación de capital se controlan las propias demandas de los trabajadores, el mecanismo ha sido a través de una forma paternalista; no te voy a dar a ti (al conjunto de la clase obrera) mayores salarios, sino voy a dar mejoras en términos individuales, personales. Aquellos que logre cooptar, que logre incorporar a mi propia dinámica que va a ser un grupo muy reducido, me va a permitir mantener al resto de los trabajadores desorganizados, lo que provoca la pérdida de confianza en ellos mismos. Eso fue el mecanismo y esto genera cultura, es una cultura que generada por el propio aparato del Estado: Inculca la idea de que para luchar no se necesita la movilización, yo, autoridad, te lo voy a dar; en lugar de que los reglamentos se respeten, crece la discrecionalidad estatal: te voy ayudar a ti y a tu familia de acuerdo a mis necesidades e intereses. Los derechos sociales se convierten en prerrogativas individuales y no universales. Eso funcionó en los 50´s y 60´s que genero desde el poder la cultura corporativa, no era cultura de los trabajadores, sino que desde el poder estaba siendo difundida, cobijada y protegida.

Los derechos sociales se convierten en prerrogativas individuales y no universales.

Cuando el mundo cambia y empieza la cuestión de una mayor productividad, entonces esa vieja forma de dominación pasa a un segundo plano y nos quieren los empresarios meter a formas salvajes que van contra nuestros propios derechos que de por sí eran pocos, acusando de


que estos eran los que habían generado la improductividad, cuando precisamente ellos se habían cobijado bajo ese manto para hacer grandes fortunas, dejando en el olvido una cultura competitiva. Un ejemplo: no van a decir que los mexicanos somos antidemocráticos y tenemos sindicatos antidemocráticos, lo que vemos es que el poder protege sindicatos antidemocráticos, el poder protege la corrupción de los sindicatos, el poder protege la improductividad cuando es necesaria para mantener controlados a los trabajadores. No ha encontrado el régimen político mexicano una alternativa que le permita jugar con un espacio democrático entre los trabajadores y que de alguna manera le permita mantener una alta productividad, por lo menos no lo ha logrado el capital y su Estado hasta hoy en día; la necesidad la avidez por mayor capital está yendo contra los derechos de trabajadores, no es un problema de cultura ¿porqué cuando los mexicanos se van a los Estados Unidos tienen una alta productividad? Porque también la organización influye, hay una alta organización y esto demuestra que la cultura de un mexicano sí puede cambiar y puede ser sumamente p r o d u c t iva cuando las condiciones también cambian, entonces la improductividad no es algo natural, es un asunto social y lo social se modifica, se transforma. La cultura que finalmente se asentó en aquellas décadas es precisamente la de improductividad pero a beneficio del propio capital.

fue una ley producto de acuerdos entre partidos y empresarios, esta ley es de la coparmex

E: Precisamente esta cultura se enmarca en las prácticas corporativas y clientelares que han sido bastiones electorales del PRI, partido que hoy aprueba reformas que el sexenio pasado mantuvo detenidas. Estos grandes sindicatos tampoco han salido a defender los derechos laborales. ¿Qué lectura política podemos dar a este cuadro? J: Como lo señalas, podríamos decir que esta reforma quedó en stand by por cuestiones meramente electorales,

no eran asuntos de fondo, el PRI la detiene para impedir que le pudiera afectar en su capital político y no tuviera repercusiones en la propia votación de la elección presidencial. Hoy podríamos decir que el 90% de la reforma laboral que Calderón envía es aprobada, incluso están muy contentos de que se haya roto record para poder aprobar esas reformas; otra vez se deja ver el acuerdo PRI-PAN–empresarios con esta aprobación de la ley laboral. También sabemos perfectamente que esa ley no fue un producto de discusión social donde pudieran haber intervenido los distintos actores, sino que fue una ley producto de acuerdos entre partidos y empresarios, esta ley es de la COPARMEX. Los que sí discutieron o los que sí consensaron fueron ellos, tan es así que no hay una voz disidente de los empresarios, es unánime el acuerdo para esta reforma. En el caso del PRI el único aspecto que se le retira a la ley de calderón es la parte que corresponde al cuidado de los intereses de los de la burocracia sindical; se retira la elección libre y secreta para los dirigentes sindicales, también se retira el aspecto de auditoría a las finanzas de las organizaciones sindicales, y todos aquellos aspectos que pudieran poner en peligro a la burocracia sindical finalmente son retirados de la ley. Además se les garantiza una permanencia a la burocracia sindical; no puede haber otra organización sindical en una fábrica más la oficial, se le da un peso muy pronunciado a la organización que tiene la titularidad y que en su gran mayoría son sindicatos vinculados al PRI. En la medida que esto quedó saldado internamente, los diputados que vienen de una central obrera y que están agrupados en el revolucionario institucional y que habían amagado con votar en contra, con esa modificación final a la ley votaron a favor, no hubo entonces mayor disidencia en el asunto en ese instituto político. La otra parte es que está muy endeble la referida a las organizaciones sindicales independientes y democráticas, están mucho muy débiles, y hasta podría decir fragmentadas, no han logrado recuperar ni peso en términos numéricos, ni tampoco han logrado dar una respuesta ante la nueva situación que se presenta e incidir en la toma de decisiones, eso queda de manifiesto en el proceso y aprobación de la nueva ley laboral cuyas protestas ni mella hicieron en el Congreso.


Está también el caso de los partidos políticos que son de izquierda (o son aparentemente), pero mucho muy cuestionados en su quehacer partidista, metiendo gente que no tienen compromiso programático con el partido, en particular me refiero a Adolfo Oribe, que sabiendo de su trayectoria política lo incorporó el PT como diputado y fue una de las gentes que votó a favor de la reforma a la ley laboral, yendo hasta con los principios programáticos del instituto que lo propuso como candidato para diputado. Entonces también los propios partidos llamados de izquierda muestran lo endeble que son sus propias estructuras para seleccionar a sus candidatos, esto al final debilita cualquier movimiento y su contundencia contra la reforma a ley laboral. Fuera de las movilizaciones que se hicieron, no creo que vuelva a ocurrir otras y de mayor envergadura, simplemente se demostró la debilidad de los sectores populares y de sus organizaciones, es más, aquellas que participaron en las protestas tienen una cultura corporativa que les obstaculiza una mayor capacidad de respuesta y de atracción entre los trabajadores, es el caso de telefonistas cuya organización sindical está bajo un dominio caudillezco bajo dirección de Hernández Juárez, en cuyo sindicato no circula la sabia de la democracia; el otro caso es STUNAM, un sindicato muy burocratizado que de alguna manera tiene todavía espacios de democracia pero que finalmente está desgastado, está anquilosada su dirigencia que le impidió haber dado una mejor respuesta a esta reforma. Entonces (la reforma) evadió los tiempos electorales para evitar pérdida de votos al PRI, por parte de las llamadas fuerzas democráticas no se tuvo la fuerza de los grupos democráticos de detener esta avalancha contra los propios trabajadores. E: Mencionaba que no se da un proceso de discusión social en torno a estas reformas. ¿No tiene que ver con una noción dominante de la política en nuestro país? En días pasados un comunicador cuestionaba a Gerardo Fernández Noroña por no permitir que los diputados discutieran el asunto, señalando que el trabajo de los diputados es precisamente discutir por nosotros y aprobar o rechazar iniciativas según sus criterios. J: Hay una visión empresarial de lo que debe ser el Congreso de la Uniòn, esa visión empresarial es precisamente que éste no está compuesto por proyectos políticos sino por diputados, por individuos que hacen uso de la razón y pueden llegar a dialogar y acordar en función de una supra-razón, una razón universal, de algo que supuestamente va mas allá de los intereses económico-corporativos, de ahí que los propios empresarios digan: bueno pues ya acabó la discusión, ya concluyò el proceso electoral ahora son tiempos de los acuerdos en el congreso-, olvidando o queriéndonos hacer olvidar, que uno vota por un partido para que defienda un proyecto político en el congreso y lo trate de promover y de impulsar. Uno no vota por un diputado sino por un proyecto, y eso en la visión empresarial no existe, de ahí el porqué dicen que es posible llegar a acuerdos en el congreso, de manera que cuando hay una serie de discusiones álgidas le llaman violentos a quienes la protagonizan, sobre todo a las fuerzas con un sentido más popular. El Congreso es un espacio acotado para evitar que la lucha entre proyectos de nación se dé al margen de las instituciones que desembocara en una guerra civil; negar este principio es negar su esencia.


La otra cuestión que se deja ver es la visión de los teóricos neoliberales que dicen que la democracia termina el momento en que hemos emitido nuestro voto y de ahí en adelante ellos (los diputados) son los únicos que podrán decidir: nosotros ya escogimos, ya fue la discusión y hasta ahí terminó nuestra participación como ciudadanos, pareciera que es la consigna. Pues serán los diputados sin sustrato social alguno y como seres ellos racionales los que finalmente les corresponda determinar hacia donde marcha el país. Otra vez es la búsqueda de escindir al pueblo de las necesidades sociales y de otros proyectos políticos distintos al neoliberal. E: Y si a esto sumamos disrupciones o fenómenos de movilización como #yosoy132, ¿podemos hablar de un retorno del disenso y el conflicto como parte de la política? En la participación de los nuevos grupos, aquí lo que sucede es que van apareciendo nuevos grupos sociales como resultado precisamente del deterioro de las instituciones. En un tiempo podría decirse que hubo la intención (para mí en lo particular) de impulsar las llamados ONG´s con la función de desarticular a los partidos y desarticularlos de lo social; no así de la representación política. Ahora PRD o PT se le llama de izquierda pero no tienen ningún trabajo en el campo de lo social, no hay una línea sobre ese tipo de trabajo, todo lo que ellos hacen es eminentemente electoral. En ese sentido se logró el objetivo. Que se aceptara una división de trabajo ficticia de manera que a los partidos les correspondería la representación parlamentaria y a las ONGs la atención de las demandas sociales. El nacimiento de las ONGs también se debe al comportamiento de los partidos políticos que dejaron de cumplir sus funciones que antaño realizaban de representantes de intereses sociales.

No se necesita la tribuna, tenemos balcones. // Proceso El problema es que estas organizaciones no logran articular un proyecto de mayor durabilidad y horizonte, están expuestos a los flujos y reflujos del tiempo, en un momento pueden aparecer y en otro momento desaparecen; no hay una estructura de participación social que pudieran ir generándose y darle mayor proyección a la lucha. En el caso de yosoy132 tengo mi duda de que pudieran permanecer, es decir, a veces quedan ciertos núcleos de activistas, pero el problema es que muchas veces estos grupos caen en situaciones marginales ante sus desprendimiento del trabajo entre la gente; no hay trabajo popular; quizás el 132 fue llamado la primavera mexicana en cuanto a que contribuyó a que los votantes pudiéramos reflexionar sobre lo que estaba sucediendo en el contexto político electoral pero hasta ahí, de ahí en fuera no veo que puedan, por lo menos no les veo la fuerza, para que puedan engarzarse entorno a problemas sociales y contribuyeran con sus posiciones a una discusión más amplia, de nivel nacional, de los problemas sociales del país. Esa es una de las debilidades de 132, quedar en un campo muy pequeño que sería lo electoral; cierto aparece como una conciencia crítica, pero no tiene una fuerza para que su decir pueda ser discutido en una mayor cantidad de espacios.


En el caso Colima si existe el movimiento 132, quedo al margen de la discusión sobre la reforma laboral, en lo que respecta a las organizaciones sindicales se movieron de manera corporativa sin generar conciencia, sin impulsar debate alguno, la presencia de los otros movimientos estudiantiles fue mínima, no difundieron ni sus posiciones al respecto para generar en la comunidad estudiantil discusión alguna; el movimiento estudiantil en Colima no se expresó y no creo que sea privativo de Colima, sino me parece que es un fenómeno que se da en gran parte de la Republica Mexicana. No veo por el momento una salida, no encuentre en el escenario nuevas formas de organización que se pudiera estar gestando, más bien veo brotes desesperados por distintos lados pero sin una capacidad de articulación. E: Sintetizando de forma simple el escenario, tenemos un espacio de representación política escindido de lo social, una institución de discusión política diseñada para procesar conflictos pero que no los reconoce como su parte sustancial, y por otro lado tenemos disrupciones sociales desarticuladas. ¿Qué posibilidades de lucha se abren tomando en cuenta la profundización de la embestida neoliberal? Parto de la idea de que las organizaciones finalmente tienen que surgir del propio conflicto social, no creo que desde la mesa de trabajo de unos intelectuales reunidos pudiera emprenderse su formación. En la medida en que va ahondándose la pérdida de niveles de vida, donde la gente finalmente está viendo que no hay un horizonte promisorio para ellos, que les hacen promesas que son totalmente incumplidas (que te propongo la reforma del ISSSTE y que finalmente no trae los beneficios que me dijiste, que me propones la nueva ley laboral para darle trabajo a los jóvenes y que no se obtienen, que las reformas a las pensiones empiezan a deteriorar los niveles de vida), esto abre la posibilidad de que la genta vaya tomando conciencia y de manera paulatina rompa con las viejas maneras de ver la realidad; entraría en crisis el respeto que le tiene a la autoridad en la que se ha soportado el presidencialismo autoritario del régimen político mexicano. En la medida en que se rompan estas formas de dominación y en las mismas respuestas que la gente de -en las mismas contra-respuestas y contra organización de los de abajo- es como podrán ir surgiendo paulatinamente organizaciones más articuladas y democráticas. Creo que en ese proceso los activistas tienen un papel importante que desempeñar, muchos de ellos han dado gran parte de su vida al incorporarse a estos procesos que finalmente podrían concretar en organizaciones más significativas. En el conflicto podrán ir construyéndose nuevas formas de respuesta; hoy quizás habría también que revisar hasta donde están limitadas las grandes movilizaciones de masas para afectar al sistema social. En España las movilizaciones y huelgas generales no han logrado tirar las políticas de austeridad; en Grecia tampoco, entonces aquí también estos nuevos movimientos tendrán que replantearse las nuevas formas de lucha, no quiero decir que con esto dejemos fuera las movilizaciones pues siguen siendo importantes para generar conciencia, llevan a la calle lo que tenemos que discutir, pero hay que tener presente que las instituciones se han cerrado y se han convertido en bunkers infranqueables a las demandas populares. Tenemos que buscar en la ac-


ción misma nuevas maneras para poder penetrar el aparato del Estado para que retome los planteamientos de los de abajo, de los dominados. Eso sería lo inmediato. No hablo de más derechos, debido a la correlación de fuerzas negativa para las fuerzas populares se trata de mantener lo que teníamos, simplemente penetrar el aparato estatal para que el respeto a los derechos sociales logrados durante el siglo xx se vuelvan a quedar y a respetar en el país.


M X N Q BL ni apaticos ni revolucionarios

por Héctor Gutiérrez Magaña


N L

Los jovenes de ayer Quizás las rebeliones juveniles de los años sesenta llegaron temprano, no son ajenas a las transformaciones técnicas y culturales que hoy son pilares de la sociedad de la comunicación. El famoso líder y creador de la empresa Apple, partidario de la contracultura hippie y amante de los Beatles, proyectó la PC bajo principios de autonomía y libertad del individuo. Capitalismo o no, la revolución cultural acompañó los procesos de revolución tecnológica que hoy funcionan bajo la apertura democrática que acompañó la segunda mitad del siglo. La revolución tecnológica daba sus primeros pasos a una velocidad agigantada: en 3 años (1959-1962) los precios de los semiconductores cayeron en un 85%, en comparación, durante la revolución industrial el precio de la tela de algodón tardó setenta años en registrar ese descenso. Pero antes de que apareciera el microprocesador y el internet, la radio y la televisión se convirtieron en medios de encuentro e identificación para una generación que ya comenzaba a configurarse como internacional y solidaria. Expresión estética y musical, apropiación del uso del cuerpo, sexualidad libre, utilización de drogas, eran algunos de los elementos con los que la moral imperante comenzaba a ser desafiada. Más allá de excesos y formas, si nos tomamos en serio aquello de cambiar el mundo, lo que debe llamar la atención son los hechos políticos. El hipismo o el existencialismo no hubieran sido una amenaza para el sistema mundial sin el desafío político que les dio impulso en muchos lugares. Hacia 1964 un estudiante de filosofía de 22 años se detendría en las escaleras de su Universidad en el estado de California pronunciando las siguientes palabras: Ha llegado el momento en que el funcionamiento de la máquina se ha hecho tan odioso y repulsivo, que ya no cabe colaborar con él, ni siquiera tácitamente. Tenemos que abalanzarnos sobre los engranajes, las ruedas, las palancas, los mecanismos todos de la máquina y hacer que esta se detenga. Y estamos obligados a decirle a la gente que lo mueve que, si queremos ser libres, hemos de impedir que la máquina siga funcionando. (Hermann, 1968). Quizás como hoy, para los guardianes del poder y la tradición pudo ser imposible y desquiciante comprender que la juventud se afirmara como interlocutor propio y global. De este a oeste los fantasmas de la sedición nacional aparecieron denostando la efervescencia y los excesos. Ilustrativo ejemplo tenemos en Berlín, donde un grupo de jóvenes anarquistas fueron descubiertos elaborando un budín para arrojarlo sobre el vicepresidente de Estados Unidos, recorriendo la prensa nacional e internacional como un grupo de terroristas que preparaba bombas en contubernio con la izquierda oriental. Sentadas en Londres protestando por el aumento de aranceles en matrículas, toma de universidades en distintos países de Asia para obtener mayor participación estudiantil, movimientos existencialistas en Francia, la onda hippie y la psicodelia en Estados Unidos, o reivindicaciones democrático-revolucionarias en América latina son, parte de un mapa mundial que hoy nos hace idealizar a la juventud como rebelde y revolucionaria, causando nostalgia más desde el archivo audiovisual que desde la sustancia de combate de ideas y construcción de proyectos.


De igual forma, no hay que idealizar o exigir, ser joven es una condición, hacerla sublime y ridícula es parte de la agencia humana.

El mundo sin historia En los años ochenta la “democratización” disolvía la mayoría de los regímenes autoritarios y dictaduras en América Latina junto con las reformas neoliberales. La guerrilla y la protesta se quedaron en un pasado nostálgico de proyectos y brotes revolucionarios que cayeron junto con el muro de Berlín. Llegó el fin de la historia, el motor del conflicto social era enterrado y pasábamos a celebrar la libertad posmoderna y el desarrollo capitalista como consecuencia natural de la empresa humana. Después de vivir en medio de guerrillas, golpes de Estado, guerras de baja intensidad y en general un ejercicio sistemático de autoritarismo estatal, ser joven dejó de significar una posibilidad de futuro para convertirse en mera repetición del presente. Así como en los años cuarenta y cincuenta la noción de lo que hoy conocemos como “joven” comenzaba a aparecer en los márgenes del mundo adulto, los deseos de emancipación pronto se vieron truncados. Los años ochenta significaron nuevas dependencias económicas, familiares y escolares. Conformismo, apatía política y puritanismo moral reaparecieron en el discurso. Casi a la par, en los márgenes y las salidas comenzaban a aparecer los chavos banda y los cholos en México, algunos grupos de sicarios y parches en Colombia o favelados en Brasil. La otra cara de la exclusión o la falta de utopía tomaba forma en la nota roja de los periódicos y la problematización de la conducta juvenil.

Exigiendo bici-sendas en Argentina. En los años noventa aparece con fuerza la etiqueta de la generación “X”. Apatía y goce individual caen como estigma y realidad sobre las espaldas de muchos sectores juveniles en un mundo en proceso de globalización, que amenazaba con tejer una homogeneización cultural de la mano de la industria del entretenimiento. MTV se convertía en oxímoron de las nuevas generaciones. Un investigador Chileno dice que los noventas son la década de los jóvenes niahí: “porque los jóvenes no están niahí no los invitemos, no los escuchemos, no les generemos espacios para participar”1. ¿Dónde estaban los jóvenes? ¿En la televisión? ¿Digitalizándose con la nueva PC? ¿En la pandilla de la esquina? ¿En una fiesta interminable? ¿Estudiando para ser líder? La pregunta debiera (y debió ser) ¿dónde no estaban los jóvenes? Aquí las respuestas pueden ser más certeras: los jóvenes no estaban en el partido político, no estaban entregando tiempo y alma en recibir la tradición familia, no estaban preparándose para dar el paso al mundo de la adultez y ser parte de un valeroso proyecto de sociedad 1 http://www.scielo.cl/pdf/udecada/v9n14/art03.pdf


(liberal, socialista o lo que fuere). Y si a esto agregamos la nostalgia de una década que sacudió al mundo con un juvenilismo refrescante que anunció la revolución de la sociedad contemporánea, obviamente el joven aparece apático e incluso, anormal.

?

una nueva explosion? La burbuja de libertad y abundancia resultó bastante débil, alrededor de 20 años el sistema de producción y los protocolos de vida dominantes se mantuvieron en relativa estabilidad. Tempranamente en 1994 el levantamiento zapatista en México (con todo y aparición del subcomandante Marcos en MTC) comenzarían a reabrir las grietas. Pero la revolución también se ha mostrado endeble. Si para quienes anuncian la nueva izquierda renovada el zapatismo es una fecha memorable, habrá que decirles que a la fecha quizás la única “zona liberada” de gran envergadura se encuentra en Chiapas, y lo que se trata (creo) es de liberar la humanidad. Hacia el año 2000 la UNAM se convirtió en ejemplo para muchos estudiantes de América Latina, sosteniendo una larga huelga en defensa de un proyecto de educación pública aunque con sus excesos. La reacción y la apatía aquí se develaron en la sociedad. Los medios de comunicación televisiva mostraron su poder de crear imaginario, presentándonos vándalos y hippies revoltosos que no querían pagar más de 20 centavos. Hoy la lucha de la UNAM es ejemplo en Chile. Precisamente hablando del cono sur, en el 2006 estalló la llamada revolución de los pingüinos. Estudiantes de secundario que fueron pioneros en el uso de

redes de comunicación digital (teléfono celular) para movilizarse y transmitir información. Las luchas no eran banales, incluían desde el derecho a transporte público gratuito hasta una revisión profunda de los currículos de enseñanza. Por aquellos años (2006) la tasa de desocupación de jóvenes en América Latina alcanzaba el 18.4%, el doble del desempleo promedio. Ya sea con el subcomandante en MTV, o con los pingüinos usando el celular como arma, el nuevo siglo nos ofreció respiros al fantasma de la globalización que homogeniza y aliena, nos recordó que todo se remite a la capacidad de agencia. Las mismas precauciones que nos dicen que no todos los jóvenes son iguales, nos sirven para escapar de la indiferencia posmoderna, aunque no quizás de la falta de brújula colectiva. Y es que las fracturas y malestares no son individuales. En el 2010 la Organización Internacional del Trabajo advirtió sobre el riesgo de estar ante una generación perdida, destacando que la cifra de desempleo juvenil había llegado a su más alto nivel en la historia con 81 millones de desocupados. Las tasas de desempleo joven siempre

Estudiantes del Liceo de Aplicación en Chile


son el doble que el de las adultas. En 2011 se repite la alerta. Y es que la juventud emerge de cara a un momento histórico de la pérdida de los referentes tradicionales de la sociedad moderna. El desempleo estructural, el debilitamiento de las credenciales educativas, el déficit educativo y el deterioro del nivel de vida en las ciudades son algunos elementos contextuales que sumados al entendimiento de sí mismos, complejizan la tarea de ser joven, normativizada desde las exigencias adultas o desde las seducciones del consumo2. Frente a un contexto en incesante movimiento, se han conformado etiquetas y estereotipos que asocian la condición juvenil mayormente a nociones conflictivas. Los Ninis, las tribus urbanas, la criminalización, el bullying, el alcoholismo, la drogadicción y la pérdida de valores, si bien son problemas que no hay que desatender, representan hoy el foco discursivo sobre una juventud que no es ni apática ni revolucionaria, pero una juventud que tiene que ser y tiene que hacerse. En 2012 el mapa de insurgencias es evidentemente agenciado por una generación que reclama ser parte, pero que se rehúsa a las viejas formas. Desde Chile hasta Wallstreet, desde México hasta Arabia comienza a aparecer nostálgica una repetición de llamaradas juveniles exigiendo lo imposible, quizás demasiado tarde, quizás demasiado temprano, tal vez con más herramientas, o probablemente con un exceso de posibilidades que se materializan en vueltas en círculo. Sin embargo y por lo pronto, parece que no nos dejarán dormir. 2 Tomo de Gustavo Urbina colaboraciones para la redacción de esta idea durante un proyecto realizado en conjunto.

Estudiantes en Italia cuelgan una bandera en la torre de Pisa protestando por las reformas a la educación. Foto: EFE


EL RESURGIMIENTO DE LA

DISIDENCIA ESTUDIANTIL EN COLIMA

Foto: Alejandro Gonzรกlez Cuevas

ร“scar Adriรกn Galindo Luna*


Luego de varios años de pasividad estudiantil, una serie de hechos han desencadenado un descontento entre la comunidad estudiantil (sobre todo la universitaria) contra las imposiciones y prácticas antidemocráticas en las instituciones educativas del estado. El enfado de los estudiantes ha llegado a mantener un movimiento cuestionador que lucha contra las irregularidades y decisiones poco benéficas para el estudiantado, llamado Movimiento Estudiantil Disidente (MED). La actual inconformidad no se aísla a un hecho en concreto, en realidad son una serie de acciones que cobran importancia por la forma (antidemocrática) en que se realizan. El llamado Muro de la Unidad, el cercado del campus central de la Universidad de Colima, la extensión por 18 meses de la dirigencia de la Federación de Estudiantes Colimenses (FEC), la disminución de becas en la Universidad, la “privatización” de la misma, así como las recientes “elecciones” del nuevo rector y del rector interino, son los estímulos para la existencia de la presente disidencia estudiantil en Colima. En el año 2010 la Universidad de Colima regida por Miguel Ángel Aguayo López anunció la construcción del “Muro de la Unidad” en el campus norte. El proyecto, en el que se plasmarían en barro las manos de miles de universitarios y egresados destacados, sería el testimonio en ladrillo y cemento de la actividad formado de los primeros setenta años de vida del alma máter. El 16 de septiembre 2012, se cumplieron los 72 años de la universidad pero también 2 años sin un Muro de la Unidad. El proyecto sigue ahí, inconcluso, dejando $7 millones de pesos desperdiciados. En aquel momento, el estudiante de la licenciatura en Ciencias Ambientales y Gestión de Riesgos, Agustín Trujillo, cuestionó duramente este proyecto. Más allá del gasto innecesario de la autonombrada “Universidad siempre verde”, esta casa de estudios había “exiliado” a los felinos jaguarondis que habitaban ahí antes del paso de la maquinaria. Hoy, se desconoce su paradero. Aguayo llamó “manzanas podridas” a los estudiantes inconformes con esta medida, según escribió Trujillo en redes sociales. La FEC caminó de lado del rector, no de los estudiantes. En febrero 2011, la decisión unilateral del rector Miguel Aguayo para cercar todo el perímetro del campus central liberó otra inconformidad estudiantil. Esta acción, tomada por la seguridad de los universitarios (según argumentó el rector), causó descontento en varios estudiantes, sobre todo en la Facultad de Letras y Comunicación. Pronto se bautizó a este suceso como la “Prisión Universitaria”.


Además de estar “enjaulados”, sería obligatorio portar a la vista (como gafete) la credencial de estudiante para poder ingresar y permanecer en el campus. Pronto, las autoridades, a través de la FEC, anunciaron que sería opcional cargar a la vista la identificación. Fue en esta ocasión que se realizó quizá la primera reunión de disidencia conformada principalmente por estudiantes de Comunicación. Sin embargo, esta reunión no tuvo seguimiento y los estudiantes se disgregaron. En mayo de ese mismo año, estalló la disidencia contra la Federación de Estudiantes Colimenses al realizarse un Congreso Extraordinario para ampliar por 18 meses la permanencia del Comité Ejecutivo Estatal, dirigido por Luis Fernando Mancilla Fuentes. El evento realizado en el Paraninfo Universitario “Profr. Rubén Vizcarra Campos” el día 25, llevó a la protesta a cerca de cien estudiantes pidiendo democracia y la salida de Fernando Mancilla de la FEC el 6 de junio, como se había comprometido

en 2008. Se denunció el acarreo de jóvenes para golpear a los manifestantes, el acarreo de estudiantes que no contaban con el derecho a votar e incluso de jóvenes que no estudiaban. También se denunció la negación de acceso a delegados algunas escuelas. El hecho terminó con al menos dos jóvenes ensangrentados, el primero miembro de la FEC quien recibió una pedrada detrás de la cabeza por parte de un compañero suyo; el segundo, un estudiante disidente que fue jalado y golpeado por varios simpatizantes de la federación dejándole la ceja abierta. La euforia de más de 200 estudiantes –entre disidentes y simpatizantes- intentaba ser controlada por tres o cuatro miembros de seguridad universitaria; el jefe de éstos fue empujado por un miembro de la FEC hasta caer al piso. Finalmente, se anunció la aprobación del periodo extra de 18 meses de la dirigencia estudiantil y, los disidentes acordaron una segunda marcha que se realizó el 6 de junio al medio día pasando al edificio de la federación y, concluyendo en Rectoría de la Universidad de Colima. La segunda marcha organizada por el recién creado movimiento Estudiantes por Estudiantes (ExE) logró reunir


cerca de 400 estudiantes inconformes, siendo la cifra más alta conseguida hasta el momento en una protesta. Un par de semanas después surge el Movimiento Estudiantil Disidente creado por exmiembros de ExE y estudiantes que no pertenecían a la anterior organización. MED colocó varios temas a discusión con el rector de la Universidad de Colima a través de la Federación de Estudiantes Colimenses. Sin embargo, derivado de la falta de cumplimiento de la federación, MED anunció su distanciamiento del organismo estudiantil. Los temas propuestos por el movimiento incluían la revisión del sueldo de los altos funcionarios de la Universidad, la revisión de los aranceles para los estudiantes, la eliminación del Sorteo Loro, así como la democratización y transparencia en el proceso de elección de Sociedades de Alumnos en todas las escuelas de la facultad. Ninguno de los puntos tuvo mayor operación que una junta realizada por las tres partes (rector, FEC y MED) en agosto 2011.

Reclamo de la Facultad de Letras y Comunicación para que regrese el fideicomiso estudiantil a la UdeC De manera paralela, la Facultad de Letras y Comunicación (Falcom) creó y avaló un nuevo sistema de organización interna llamado “Asamblea”, desplazando la representatividad que se brindaba a través de las sociedades de

alumnos de la FEC. Sin contar con el apoyo necesario, se estableció una nueva sociedad de alumnos “votada” a las 8 de la noche con votos únicamente de los propios integrantes de la planilla. La federación impuso su agrupación “representativa”, sin embargo, fue la Asamblea Falcom la que contó con la legitimidad de los estudiantes del plantel. La Asamblea Falcom se convirtió en pionera de organismos independientes de la FEC en los planteles educativos. Un esquema similar se ha estado adoptando en diversas escuelas, como en la de Pedagogía. Las llamadas asambleas no son una opción alterna a las sociedades de alumnos. En las asambleas no existen liderazgos y se trabaja por el bien común. Cualquier estudiante puede participar, proponer, y realizar actividades para el beneficio de los propios compañeros y/o plantel sin la intromisión de organismos ajenos. En junio 2012, con el Plantón en Rectoría, MED mostró firmeza y obtuvo reconocimiento como un grupo estudiantil en demanda de cambios y acciones democráticas dentro de la Universidad de Colima. Durante 20 días plantados en el edificio universitario, el movimiento exigió la renuncia del rector Miguel Aguayo quien competía bajo las siglas del PRI a una diputación federal (puesto que finalmente ganó), así como una reforma a la Ley Orgánica de la UdeC para evitar futuros casos similares, y la revisión del Fideicomiso de Apoyo para Servicios Estudiantiles. En enero del mismo año, el rector había cambiado el esquema para solicitar este tipo de apoyo convirtiéndose la FEC en protagonista en el proceso de gestión, ignorando la autonomía universitaria.


Siete días antes de las elecciones federales y estatales, MED levantó el plantón logrando un acuerdo con los funcionarios de la Universidad. Se acordó que además de revisión del fideicomiso, se dialogarían otras demandas del movimiento como la revisión del sistema de becas, la creación de comedores a bajo costo, la reforma o la creación de una nueva Ley Orgánica, el costo de los aranceles para estudiantes, la eliminación de las becas-préstamo que endeudarían al estudiante, la eliminación del Sorteo Loro, entre otros temas. En agosto 2012, se marcó una pausa en los diálogos entre MED y funcionarios universitarios, al iniciarse el periodo de sucesión rectoral. El día 23, se presentaron a los tres candidatos para dirigir la Universidad de Colima del 1 de febrero 2013 al 31 de enero 2017, dos de ellos (Arturo Nakay y Christian Torres) declinaron cinco minutos después de conocerse su candidatura, a favor de Eduardo Hernández Nava. Esto desató el furor de miembros de MED que presenciaron la sesión de Consejo Universitario, subiendo al podio con mantas y silbatos provocando la desesperación de Miguel Aguayo y Fernando Mancilla. Esa misma mañana los disidentes habían declarado en rueda de prensa: “Ya todo está dicho, Nakay y Torres declinarán a favor de Hernández Nava”. El evento sería una simulación. Así ocurrió.

Planton de Movimiento Estudiantil Disidente La FEC pronto llamó a sus simpatizantes para contrarrestar el efecto de los disidentes, la sesión no logró calmarse y tuvo que aprobarse entre silbidos, gritos y empujones, la “candidatura de unidad” de Eduardo Hernández Nava, Secretario de Finanzas de la UdeC. Actualmente el Movimiento Estudiantil Disidente es tomado en cuenta como un grupo con poder para dialogar con las autoridades universitarias por el beneficio de los estudiantes. A pesar de que los medios de comunicación del estado han tenido sesgo informativo con el movimiento, esto no ha sido impedimento para que los disidentes luchen por sus ideales. El surgimiento de organismos independientes a la FEC, son sin duda un elemento bastante importante que le duele a la federación. Los estudiantes han decidido evitar entrar al juego sucio, en donde se imponen Presidentes y Secretarios para favorecer las decisiones de sus dirigentes y otros grupos de poder. Queda claro la importancia que ha cobrado la inconformidad de los jóvenes para crear nuevos esquemas de organización más limpios sin intereses alternos ocultos. Esto marca un cimiento para futuras generaciones que deben luchar por mantenerse en lucha congruente con sus ideales. *Es director de Perriodismo.


En defensa del proyecto educativo de la

M C A U por Ram贸n Islas Hern谩ndez


La

La Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM) desde su origen se ha caracterizado por su entrega y su compromiso social, por su responsabilidad en proporcionar a cada una (o) de sus miembros una formación crítica y ética: dos pilares fundamentales que impulsaron la creación de nuestra casa de estudios. Dentro de los objetivo de esta, nuestra universidad, mantiene el compromiso de formar estudiantes con una visión humanista, critica y científica con la intención de brindar atención a las graves problemáticas y acontecimientos de nuestra ciudad de manera particular, sin olvidar las problemáticas que acontecen a nivel nacional e internacional.

desinformemonos.org La situación de conflicto que actualmente impera en nuestra universidad fue motivado a raíz de los pronunciamientos realizadas por la rectora María Esther Orozco Orozco (abril del 2011), sus declaraciones y descalificaciones hacia el proyecto educativo de la UACM, al presentarlo como -una “receta fallida” y un “fraude educativo”-, estas declaraciones provocaron un grave daño moral a la comunidad universitaria, una polarización de los diferentes sectores, una criminalización y persecución a quienes denunciamos en su momento y hasta ahora esta grave arbitrariedad por parte de Esther Orozco.


El diagnóstico que Orozco Orozco presentó ante la opinión pública, en el que descalificó y tergiversó el desempeño de la comunidad estudiantil y de las y los docentes, careció de todo rigor científico y metodológico, además de reflejar un encolerizado desprecio en contra de la UACM. Con sus declaraciones la señora Orozco dio pauta para que las autoridades de la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) intentaran intervenir y violentar la autonomía de nuestra casa de estudios. La iniciativa por parte de las autoridades fue frenada gracias a la organización, la denunciamos y las movilizaciones que realizamos las y los “uacemitas” en defensa de nuestra universidad. A más de un año y medio de intentos sistemáticos por parte de la administración “orozquista” por transformar y desmantelar el proyecto humanista y crítico que representa la UACM, la comunidad estudiantil continuamos en pie de lucha y con nuestra digna resistencia. Nuestra postura se ha conducido en los canales y en apego a la legalidad, de respeto y privilegiando los caminos del diálogo. En apego a lo establecido en las normas interna de nuestra universidad, nuestra casa de estudios vivió una jornada electoral, el objetivo, la conformación del Tercer Consejo Universitario (CU), máximo órgano de autoridad de la UACM. Este acto sin duda marcó y reflejó una interesante participación por parte del sector administrativo, docente y estudiantil, quienes exigieron la integración del Consejo Universitario con una digna representatividad en nuestra universidad. El voto de los tres sectores mandató a 33 consejero (de los 55 que integran el CU) críticos a la administración de Esther Orozco, quienes tendrían el cargo y la representatividad en el CU. La voluntad y la decisión de

la comunidad fue pisoteada, pues de manera irregular y exigiendo el autoritarismo que impera en nuestra casa de estudios, el Colegio Electoral dio cabida a impugnaciones improcedentes, y que de manera clara violaron los derechos constitucionales de las y los candidatos. Las resoluciones del Colegio Electoral representaron una arbitrariedad más que laceró la dignidad de las y los “aucemitas” por ello salimos a las calles, para marchar y dar cuenta a la ciudadanía y a la opinión pública del fraude electoral que se gestaba al interior de la UACM, nuestra casa de estudios. El pasado 28 de agosto la comunidad estudiantil que integramos el plantel del Valle fuimos anfitriones de una mul-

sdpnoticias.com tiplicidad de expresiones de lucha y la resistencia por la defensa de nuestro modelo educativo, crítico y humanista. Los más de dos mil compañeros que arribaron de Casa Libertad, de Centro Histórico, de Cuautepec y del plantel San Lorenzo Tezónco, juntos hicimos uso de nuestros derecho constitucional a manifestarnos y denunciar el autoritarismo que ha caracterizado y ha sido sello particular de la administración de Orozco y su sequito de consejeros desleales que integraron el Colegio Electoral del segundo Consejo Universitario. Una de las acciones que se acordó durante las asambleas universitaria desarrolladas en cada uno de los plateles


posteriores a jornada electoral, fue la toma de los plantes, como medida de denuncia ante el fraude electoral. Exigimos a las autoridades atministrativas detengan las acciones de intimidación, amenazas y persecución en contra de quienes luchamos por la defensa de nuestro proyecto educativo, un modelo crítico, humanista y de carácter gratuito. No se puede permitir, ni mucho menos tolerar al interior de nuestra casa de estudios la persecución, el acoso, el hostigamiento de quienes defendemos nuestra alma mater. Nuestras acciones y declaraciones en todo momento que han sido en el camino de la legalidad, reiteramos y expresarnos nuestra disposición al dialogo frente a las autoridades administrativas, quienes con sus declaraciones ha difamado, minimizando y criminalizado la digna resistencia que hasta el día de hoy sostenemos. La comunidad estudiantil organizada de la UACM es su propósito de dar una pronta solución a la crisis que atraviesa nuestra casa de estudios, resultado del autoritarismo, el nepotismo, la discrecionalidad del manejo de los recursos públicos… por parte de la administración de Orozco, impulsó y conformo el Consejo Estudiantil de Lucha (CEL), órgano de representatividad estudiantil. Una de sus exigencias es la instalación pronta y legal del tercer Consejo Universitario, con la finalidad de atender y dar solución a las problemáticas que enfrenta nuestra universidad. Al día de hoy cumplimos un mes de huelga, exigiendo que se resuelvan las demandas de la comunidad universitaria, no daremos un paso atrás, nuestro sueño de libertad están depositados en este noble proyecto que representa la Universidad Autónoma de la Ciudad de México.

*Consejero Universitario de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México


Información, descontento y movimientos Jesús Cortés Cuevas*


Existe una evidente descomposición política en su principio de participación ciudadana y por lo tanto, se ha logrado desencajar al componente democrático de las elecciones, siendo estas mismas las que se han convertido en mero trámite social de un ritual tan viejo y desgastado como principio mismo de la democracia liberal, se ha llevado a acotar la participación política a un mero tramite confundiendo con esto la generalidad de la política. En los últimos años hemos percibido un claro descontento en un numero importante de países occidentales que muestran un evidente rechazo hacia su clase política, a lo cual es preocupante ver como se ha ido llevando este descontento que ha arraigado un desconocimiento y una apatía en una clase media despreocupada, por lo tanto, desconectada con el mundo político local-nacional o internacional, al mismo tiempo cayendo en el orgullo de auto-nombrarse como una clase “apolítica”, donde procesos de apertura democráticos son tildados de politiquerías, por lo tanto cargando un dejo social de desprestigio. Para empeorar la situación nos encontramos al mismo tiempo una clase política descompuesta al igual que la percepción de la sociedad, alejados del debate o ya mínimo de un discurso trillado con el cual se podría identificar a cualquier politiquillo desgastado del siglo pasado, el que sobreexplotaba la capacidad histriónica del sacro discurso político, la demagogia y la oratoria. Nos encontramos una clase política vacía que incluso agotó los elementos conciliatorios del viejo régimen mirando con buenos ojos la violencia como medio de “dialogo” a la solución de conflictos, ya sean sociales o políticos. Encontramos una clase política que descalifica la protesta social evadiendo el debate, encontrándose incapaz de responder con argumentos sólidos cuestiones igualmente planteadas, por lo cual recurre a la evasión y la violencia. Temo hacer hincapié que nos encontramos ante una clase política igualmente apolítica, ahora bien, si vemos con preocupación la despolitización de una clase media y baja, es también de evidente temor la despolitización de lo que coloquialmente hemos llamado a esta clase que se disputa en el escenario político el poder Estatal.


Al momento de presentarse coyunturas que faciliten el descontento social, ya sea que se vulnere un derecho a un numero determinado de personas o un fenómeno que evidencie la descomposición que planteamos, son evidentes lo catalizadores que podrían dar paso a un descontento social mayor tanto para organizarse en un movimiento social, pero que al no entender como funcionan los procesos se pierden en un efervescencia de gestionar los movimientos desde cero, ya que no logran identificar una plataforma desde la cual partir con el trabajo político. Se vienen desarrollando destellos del descontento que no logran influir de manera profunda en la estructura social, por lo cual se quedan en lo coyuntural que se convierte en una situación de reflujo controlado, descontento que no logra trascender. Estos movimientos logran centrar el debate como espacio de participación política que debido a la contracción del sistema, se vuelven necesarias estas manifestaciones para reactivar la lucha política, encontrada en el capitalismo como parte cíclica de sus propias crisis, aun que las crisis no logren permear mas profundo en la formación social. El escenario local nos da una muestra clara de la descomposición del sistema en Colima, las protestas que fueron auspiciadas por el movimiento #Yo soy 132 que surge en un momento histórico, coyuntural, donde la velocidad en la informática influye en gran parte en los movimientos, logran hacer evidente sus descontentos pero por desgracia no trascienden en mas componentes de la sociedad, y podemos enumerar movimientos emergentes y colectivos desde los últimos años que no logran permear, o algunos que se quedan en el intento. Para ejemplos en Colima podemos encontrar destellos de respuesta a convocatorias nacionales o internacionales y/o meramente locales: >Primero, los conflictos que se han engendrado desde la universidad, principios de un movimiento estudiantil y amagos sobre la formación de un sindicato realmente combativo dentro de esta institución. >Un segundo actor es el que se ve engendrado en la dinámica nacional que responde a una convocatoria igualmente nacional como lo es el movimiento #Yo soy 132. >El tercero es el actor meramente local, que evidencia problemáticas locales (como ejemplo el caso del movimiento de ciclistas), o conformación de colectivos de grupos preferentes. Aderezando a esto, la velocidad de la información de la época en la que nos encontramos viviendo es imposible descartarla como parte de la realidad social. En


tonces nos encontramos con dos dimensiones paralelas distintas: primero, la dimensión

del movimiento, donde se encuentran las experiencias, las dinámicas internas propias y la organización del movimiento; segundo, la dimensión de la información global, donde se encuentra la dinámica de los flujos de información, las redes sociales y experiencias no propias. Ahora veamos que no logran muchas veces coincidir ambas dimensiones, por lo tanto se presentan dificultades que no son previstas por grupos o movimientos emergentes y centran sus conocimientos en experiencias ajenas, lo que los lleva en principio a estar desconectados de su propia realidad y no logran formar empirismo para consigo mismos. Entonces el conocimiento dispersado por las redes sociales se convierte en un obstáculo para los grupos o los movimientos emergentes, es por eso que se convierte en un vicio el uso reiterado de las redes sociales, ya sea como convocatoria o como difusión, ya que se concentra la fuerza de los movimientos en cuestiones que no alcanzan a resolver, insisto, alcanzar a leer la realidad especifica en la que se desarrollan. Los grupos o movimientos se presentan en una organización no tradicional, rayando en la dispersión no religiosa de los partidos de izquierda, que para las cuestiones locales son mero estandarte a lo que nos encontramos nuevamente con el grado de descomposición política de la sociedad colimense llegando al grado de confundir nuevo con emergente, o inédito con nuevo, sin terminar de entender el desconocimiento de términos esenciales, confundidos y viciados por una realidad que vende la sociedad del consumo. Añorando melancólico a Gramsci con su “instrúyanse”. Entonces es necesario que los movimientos emergentes construyan sus propias lecturas en la realidad colimense y que partan, no necesariamente desde cero, sino de un trabajo adecuado a sus circunstancias. Entendamos que la velocidad de la información es distinta a la velocidad del desarrollo del movimiento, por lo tanto si no se tienen las condiciones para soportar y procesar un caudal de información, no alcanzarán a germinar como movimientos. Otra necesidad imperante es la de llevar una formación política y olvidar ese prejuicio paranoico de no alianzas con otros grupos políticos con experiencia, por lo tanto es necesario que se organicen centros de divulgación de información, de debate y de aprendizaje en el cual los grupos o movimientos emergentes tengan la oportunidad de participar. *Estudiante de Ciencias Políticas en la Universidad de Colima y miembro del Movimiento Estudiantil Disidente


1968-2012: El plan de dominación nacional El equipo de investigación de la revista El Gato emprendió la tarea de recopilar un archivo histórico para presentar en esta edición, una memoria documental y gráfica sobre los acontecimientos de 1968 en México. Pero al navegar por la web, nos encontramos con algunas interesantes teorías y evidencias de la manipulación juvenil. No sólo Slim, el PRD y el PAN estuvieron detrás de las protestas antipeñanieto y manipulando a los fresas revoltosos de #yosoy312, sino que esto es parte de un plan de dominación nacional que ya se elaboraba desde los sesentas.

Primer evidencia:

Como sabemos, los medios de comunicación son los que siempre comienzan a manipular a las personas a través de sus intereses malvados. Pues bien, en el caso de los sesentas, fue un periódico subversivo el que comenzó a calentar el ambiente. Se dice que fue un error de imprenta, pero en realidad fueron unas células maoistas las que publicaron esta foto irrespetuosa, igualando a los políticos más valientes de nuestro país con animales de zoológico. Afortunadamente el periódico pudo ser cerrado, porque en ese tiempo no había libertinaje y la autoridad si podía actuar.


Segunda evidencia:

Aunque muchos de los estudiantes que estaban protestando en las calles y tomando universidades eran jóvenes a los que el Estado les daba la oportunidad de ser personas de bien con educación gratuita, en realidad el movimiento democrático era manipulado por la derecha, porque ya estaban pensando en hacer negocios y entrar a la política pero en el PAN. Así es, este movimiento era invento de la burguesía, así como los de #yosoy132 que son de la Ibero y tienen mucho dinero y por eso se dedican a protestar. Como prueba tenemos esta foto donde claramente podemos ver que son clases acomodadas que se divierten tomándose fotos mientras los demás sufrían represión.

Por si esto no fuera suficiente, aquí va una fotografía de Diego Fernández de Ceballos participando en el movimiento estudiantil. Desde entonces ya tenía planeada su candidatura en el PAN para 1997.


Tercera evidencia:

¿De dónde salía el dinero para toda la organización? Pues aparte de que había muchos vándalos y porros que robaban para financiar los movimientos dirigidos por la derecha (como ya quedó demostrado), Carlos Slim ya planeaba dominar medios de comunicación para 2012, por eso empezó sembrar el odio juvenil a televisa. Algunos rigurosos investigadores de la talla de Jaime Mausán, pero cuyos nombres no podemos revelar por seguridad, dicen que es muy probable que el plan de nuevo orden mundial comenzó a promover el libertinaje juvenil para que las futuras generaciones fueran consumidoras de las redes sociales. En esta foto se ve claramente el comienzo de la publicidad subliminal de twitter.

Por si fuera poco, y no contentos con haber lanzado a miles de jóvenes a la muerte, la cárcel o a perder la oportunidad de estudiar y trabajar para ser personas de bien, los intereses ocultos siguieron su plan de promoción libertina. En esta foto de algunos años después al 68, podemos ver como ahora utilizaron a las mujeres, vendiéndoles la minifalda y preparando subliminalmente el terreno para el reggaetón, el rap y toda esa música que ahora descompone la familia y forma pandilleros.


Ahora René Perez, el cantante del grupo anarquista Calle 13, apoya a los estudiantes que no quieren estudiar en Chile, a los jipis que protestan contra el progreso y a los de #yosoy132 en México. ¡Pues claro, son parte del

mismo plan de los que quieren lavar el cerebro a los jóvenes!


Obra de Jeffrey Michael Harp

Mi realismo, tu realismo

surrealismo

por Ere CortĂŠs


¿Cuál es la delgada línea que separa al sueño de la realidad? ¿Cómo se expresa el inconsciente? ¿Qué es la libertad? ¿y lo maravilloso? ¿Hasta dónde puede el arte traspasar lo real?

Inmiscuido en estas y otras temáticas, surge el surrealismo por ahí de 1920. Todo este movimiento artístico artístico empieza cuando el francés André Breton, un excéntrico médico convertido en poeta, escribe el Manifiesto surrealista, en donde lo define como un movimiento de vanguardia artístico, poético, intelectual, moral, e incluso político. Durante casi dos décadas, el surrealismo —surgido de las ruinas del dadaísmo— se extenderá por ciertos países de Europa y su herencia incluso llegará hasta América. Partiendo de las zonas más profundas de la mente como el deseo y los estados inconscientes o irracionales (como el sueño o la locura), el surrealismo propone empalmar la realidad interior con la exterior para formar una nueva realidad o surrealidad. Uno de sus motores principales era el psicoanálisis de Sigmund Freud, aunque sus raíces también surgen de la literatura de Lautreamont. Otro de los precursores de este movimiento, fue el pintor italiano Giorgio de Quirico, quien constantemente recreaba figuras parecidas al maniquí, objeto que consideraba un hibrido entre hombre y escultura. Bretón se dedicó a cazar a los pintores o artistas aptos al movimiento, uno de los primero fue Max Ernst, pintor alemán que utilizó técnicas como el collage, obras pictóricas hechas a base de recortes de periódicos o revistas; éste artista también introdujo la técnica del frottage, que consiste en elaborar formas a partir del frotamiento de un carboncillo contra un papel, apoyado sobre una superficie rugosa. En Bélgica, destacó el pintor René Magritte, quien se dedicó a plasmar la frustración del significado ante los símbolos, tal como se aprecia en su cuadro Esto no es una pipa. En el óleo titulado Los amantes, muestra el enmascaramiento de la personalidad mediante el no-rostro: Un beso fallido, donde las cabezas del hombre y la mujer están recubiertas por una sábana.


El rostro engañoso también figura en cuadros como “La violación”. Pero uno de sus íconos más característicos es un personaje anónimo de traje negro, sombrero, paraguas y portafolios, que aparece en gran parte de sus pinturas, siempre rodeado de situaciones aparentemente normales, pero que en el fondo no lo son. España tampoco se salvará de los efectos del surrealismo, pues hacia 1929, un pintor catalán arriba a París. Su nombre es Salvador Dalí, poseedor de una personalidad excéntrica y habilidades concéntricas, rápidamente es admitido por Bretón en el grupo. Sus obras asombran al espectador a través de visiones insólitas e inquietantes, que aluden directamente a la sexualidad, evidenciando los aspectos más profundos de su vida erótica, sus fantasías, miedos y deseos. Dalí tuvo una importante participación en las producciones cinematográficas de su época. Su debut fue una colaboración con el cineasta español (nacido en Andalucía) Luis Buñuel, en 1929 ambos conjuntan sus sueños para plasmarlos en la pantalla, creando uno de los cortometrajes más emblemáticos del surrealismo el resultado fue nombrado Un perro andaluz; fue tal el éxito de este duo que al año siguiente, crean el largometraje titulado La edad de oro en 1930. Por su parte, Luis Buñuel, ya impregnado del espíritu surrealista, seguirá cosechando numerosos filmes, donde transgrede sutilmente los bordes de la realidad. El surrealismo fue el primer movimiento artístico que dio verdadera importancia a la fotografía como arte. El exponente más destacado de esta vertiente fue el fotógrafo americano Man Ray, quien además de sus innovadoras fotografías, será reconocido por sus trabajos escultóricos de arte encontrado,

es decir, objetos reunidos para conformar una especie de instalación. Hacia finales de los años veinte comienza a realizar cine de vanguardia, uno de sus primeros trabajos fue El retorno de la razón (1923), posteriormente le siguieron Emak Bakia (1926) y La estrella de mar (1928). Man Ray marcaría fuertes tendencias en el cine experimental, en especial a artistas como Marcel Duchamp o Maya Deren. Para finales de los treinta, habrá dos fuertes detonantes que causan el exilio de los surrealistas: la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Civil Española. Ante estas amenazas gran parte de los surrealistas emigran a Nueva York. No obstante, otros encuentran en Latinoamérica algo más que un refugio, pues si en un principio habían llegado para protegerse de la catástrofe, se encontraron cara a cara con lo maravilloso: una cultura hibrida de lo autóctono con el viejo mundo. Y, por supuesto, el país que más surrealistas acoge será México. Al respecto, Bretón visita nuestro país en 1938, denominándolo como el país surrealista por excelencia, y a la pintora Frida Kahlo como la máxima exponente del surrealismo en México. El oleaje de las Vanguardias europeas dejará una gran marca en Latinoamérica, por consiguiente, a partir de 1910 se generan en Latinoamérica una serie de corrientes vanguardistas, especialmente literarias, como el estridentismo, creacionismo, ultraísmo y nadaísmo. Todas estas corrientes experimentaron en algún momento técnicas surrealistas. Específicamente, los escritores más influenciados por el surrealismo fueron: Manuel Maples Arce (en México), Oliveiro Girondo (Argentina), Vicente Huidobro (Chile), Alejo Carpentier (Cuba), entre otros. Más allá de sus dogmas, del carácter absolutista y controvertido, sus aportaciones dejaron un fuerte eco en el arte actual; en especial, nos legaron una perspectiva distinta del mundo.


Convocatoria para Colaboraciones* El Gato es una revista de reflexión y crítica frente al estado actual de los hechos sociales, culturales, económicos y políticos de Colima y México, desde una perspectiva histórica y global. Nos interesa contra-informar y tejer redes de contra-cultura. En las páginas de El Gato comunicamos y analizamos hechos sociales marginados o malinformados, escuchamos y visibilizamos las voces subalternas y alternativas; recorremos la noche y los márgenes para explorar la realidad en sus otras dimensiones. Entendemos la comunicación como un proceso de diálogo entre saberes, una interacción humana entre actores, una relación conflictiva de espacios y tiempos. La capacidad de socializar y tejer canales de comunicación exigen el reconocimiento de lo diverso, la relación de lo cotidiano con lo universal, de la subalternidad con lo hegemónico. El contra-relato no estar contra el relato, sino desafíar al dominante.

Tema: Culturas Urbanas* Poniendo en cuestión la noción de “tribus urbanas”, la segunda edición de la revista El Gato se propone explorar distintas expresiones estéticas, artísticas, deportivas, actitudinales y en general, culturas y estilos en torno a agregaciones y prácticas colectivas en la ciudad. Preferentemente se reciben trabajos sobre la ciudad de Colima, sin limitar la presentación de trabajos en otras ciudades de México y/o el mundo.

Foto: Carlos Alvarez

Entendemos las culturas urbanas como aquellas agregaciones y prácticas productoras de significados, expresiones y espacios de pertenencia y adscripción identitaria en la ciudad. A la par de los relatos estigmatizadores y/o criminalizadores de los medios de comunicación hegemónicos, así como de los discursos políticos, las culturas urbanas aparecen en los márgenes o en movilidad desafiante, lo que desde una perspectiva las puede definir como contra-culturas. Bajo esta línea, convocamos a participar en la segunda edición de la revista El Gato a través de crónicas, reportajes, creación literaria, fotografías, ilustraciones, artículos de análisis, reseñas o entrevistas que retomen aspectos de relevancia social en torno a las culturas urbanas. (Se recibirán trabajos en torno a otros temas de interés, pero el equipo editorial le dará prioridad a la temática definida para este número.)

Criterios para la selección de artículos* • Extensión: Mínimo (2) Máximo (3) - Cuartillas • Letra: Arial – Tamaño 12 • Interlineado Sencillo y sin espacio entre párrafos • Información del remitente: Nombre del autor, nombre de la organización social, política o cultural a la que pertenece (opcional) • Notas al pie de página

Fecha de Convocatoria* Del 15 al 23 de octubre de 2012


POST-POP  

Primera edición de la revsita El Gato

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you