Issuu on Google+

DEPARTAMENTO DE COMUNICACIÓN C/ Monroy, 2 37001 Salamanca Email: revistadeprensadigital@gmail.com Web: caritasalamanca.org

Revista de prensa Veintiuno de Enero de 2013

1. Un inmigrante lleva 16 días muerto sin que nadie le dé sepultura 2. La crisis acaba con el absentismo 3. El índice de descontento laboral en la región alcanza el 30,5%, seis por debajo de la media nacional 4. E l número de dependientes de Castilla y León toca techo 5. Familia considera “estabilizado” en 13.000 el número de dependientes 6. El Tribunal de Cuentas reparte culpas entre Imserso y Junta por errores en la dependencia 7. Las listas de espera se duplican en el último año en Salamanca 8. Diez centros de educación Infantil y Primaria se han visto abocados al cierre en el presente curso escolar 9. Salamanca se retrotrae al año 2003 tras perder casi 1.600 empresas en un lustro 10. Las autoescuelas registran caídas de alumnos superiores al setenta por ciento

1


Un inmigrante lleva 16 días muerto sin que nadie le dé sepultura Su familia no tiene dinero y Marruecos ha denegado el pago de su repatriación debido a su situación irregular Su cadáver fue hallado en ese bloque de Federico Anaya. FOTO|BARROSO M.C. Cuatro días más tarde, su cadáver era descubierto y, realizada la autopsia, se descartó cualquier causa violenta. Se cumplen dieciséis días y su cadáver permanece en una cámara de la funeraria porque su familia asegura que no tiene dinero para la repatriación del cuerpo a su país, Marruecos. Desde el principio el caso se tornó complicado. Su familia dijo que su nombre era Omar Lehbnb y para acreditarlo aportó un pasaporte con una foto muy borrosa de un adolescente. Puestos los hechos en conocimiento del Juzgado de Guardia, el magistrado remitió un oficio a la Policía Científica para que procediera a su identificación. Las pruebas de huellas fueron concluyentes, su nombre era Boulban y no Omar, como mantenía su expareja, con la que había tenido dos hijos. Fuentes judiciales señalan además que el fallecido había utilizado en vida cuatro identidades diferentes „otras fuentes del caso dicen que al menos fueron siete„. Así las cosas, el juez de Instrucción número Cuatro dictó el jueves día 10 la licencia de enterramiento con el nombre facilitado por la Policía Nacional, para que con esta identidad fuese repatriado, como era el deseo de su familia, a su país para recibir sepultura. Sin embargo, su expareja no tiene dinero para la repatriación, de manera que recientemente solicitó al Consulado de Marruecos que costease los gastos, pero al no tener la documentación en regla, la ayuda les ha sido denegada. A día de hoy, dieciséis días después de su muerte, sus restos permanecen todavía en una cámara de la funeraria y su familia no encuentra más solución que hacer una colecta para conseguir el dinero y poder llevarlo a su país.


La crisis acaba con el absentismo Las ausencias injustificadas, que en 2007 representaban el 3,14% de las horas no trabajadas en Castilla y León, suponen ahora el 1,11% Los trabajadores de la comunidad faltan a su puesto la mitad que los del conjunto de España El principal problema a la hora de analizar el absentismo laboral es su propia definición. Mientras algunos comportamientos entran sin discusión en lo que cualquiera calificaría como tal, otros casos no están tan claros. Por ejemplo, un informe elaborado en 2012 por Adecco, el IESE, Garrigues, Fremap y la Universidad Carlos III de Madrid consideraba absentismo «las horas no trabajadas, sin contar las vacaciones, festivos y horas perdidas debido a expedientes de regulación de empleo temporal». Es decir, incluía dentro del término el tiempo no trabajado debido a bajas por enfermedad, a maternidades, huelgas y cursos de formación, entre otros. Tan peliagudo es el asunto que, según la definición anterior, alguien que acude a su puesto de trabajo la totalidad de días laborales y permanece en él durante la jornada completa, de ninguna manera sería considerado absentista. Y, sin embargo, como se encarga de hacer notar la patronal regional, Cecale, también existe lo que podría llamarse 'absentismo presencial', «un paradigma de costes ocultos que se produce cuando encontrándose el trabajador en su puesto, se dedica a actividades que no guardan relación con las misiones que tiene encomendadas». Lo que se dice «estar y no hacer». Para llegar a la conclusión de los titulares de esta información se ha recurrido a los datos que proporciona la Encuesta de Coyuntura Laboral del Ministerio de Empleo. Con ellos en la mano, el absentismo laboral es un fenómeno que se ha reducido en España de forma notable con la crisis y de modo más acusado en Castilla y León donde, además, este comportamiento es significativamente menos relevante que en el conjunto del país. Con otras 'mediciones', la región no sale tan bien parada. Era el caso del estudio de Adecco (de mayo de 2012), según el cual la tasa de absentismo con respecto al total de horas laborales era del 3,9% en España, con Castilla y León como la quinta comunidad más afectada por este perjuicio, con el 4,5%, por detrás de País Vasco, Aragón, Cantabria y Asturias. El documento de Adecco admite que sus conclusiones están influidas por las diferencias existentes entre comunidades dentro del apartado de 'horas no trabajadas por incapacidad temporal' (que en Castilla y León suelen estar por encima de la media). El estudio considera que dado que en las bajas laborales se enmascaran ausencias injustificadas, debería excluirse del concepto de absentismo solo la incapacidad temporal originada por accidente laboral. En el tercer trimestre del año 2007, ignorantes todavía de lo que se avecinaba, las ausencias laborales injustificadas representaban el 3,14% de las horas no trabajadas en Castilla y León, excluidas las vacaciones, festivos y puentes oficiales. Cinco años después, con la crisis económica más dura de los últimos ochenta años, suponen el 1,11%. Es decir, que el absentismo laboral representaría ahora en torno a un tercio de lo que suponía entonces. Puesto que en el tercer trimestre de 2012 el absentismo no justificado representó en España el 2,06% de las horas no trabajadas por causas ocasionales, puede decirse que los trabajadores de la comunidad autónoma faltan a sus puestos alrededor de la mitad de lo que lo hacen los del conjunto del país. La Encuesta del Ministerio considera 'horas no trabajadas por causas ocasionales' las que se deben a una incapacidad temporal, a una baja por maternidad, un permiso remunerado, un expediente de regulación de empleo temporal, un conflicto laboral, las actividades de representación sindical, los cursos de formación, el absentismo no justificado y 'otros motivos'. Sumados todos estos apartados, los trabajadores españoles 'perdieron' 14:30 horas laborales por barba en el tercer trimestre de 2012. Mientras, los castellanos y leoneses faltaron 17:54 horas de media cada uno. Esta diferencia de casi tres horas y media se debe a en la región hubo más bajas por enfermedad o accidente, más expedientes de regulación y más huelgas o paros.


Castilla y León

compartir

El índice de descontento laboral en la región alcanza el 30,5%, seis por debajo de la media nacional FELICIDAD EN EL TRABAJO Así lo indica el Avance del Mercado Laboral elaborado por Analistas Financieros Internacionales (Afi) y la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (Agett).

Según este informe, Castilla y León tiene un total de 368.484 casos de descontento laboral --los parados, los que trabajan menos horas de las que desean y las personas que han abandonado la búsqueda activa de empleo ante las escasas perspectivas de encontrarlo--. Según este informe, la inicio de la crisis (finales de 2007) los casos de descontento laboral era de 166.056, es decir, un 14 por ciento frente al 30,5 por ciento registrado en enero de 2013. Del total de los casos 227.103 son parados (18,8 por ciento); 21.568 desanimados (1,8 por ciento); y 119.812 son subempleados (9,9 por ciento), de los cuales 77.337 son trabajadores parciales involuntarios (6,4 por ciento). Si se eliminan los parados Castilla y León el índice se sitúa en el 11,7 por ciento, ligeramente por debajo de la media nacional (12 por ciento), un dato que se ha incrementado en 4,6 puntos porcentuales desde el inicio de la crisis, por debajo de la media nacional (5,2 punto).


El número de dependientes de Castilla y León toca techo La comunidad llega al número de beneficiarios máximo, 54.242, esperables ANA SANTIAGO | Valladolid Cinco años de Ley de Dependencia. Toca hacer balance. En este tiempo han sido 113.000 las personas beneficiarias de esta nueva normativa que ha invadido los tradicionales Servicios Sociales a veces con conflictividad, que convive con los mismos y que ha visto recientemente seriamente modificadas sus apuestas al llegar la tijera de los recortes. La comunidad ya ha alcanzado el número estable esperado de beneficiarios, ya atiende conforme a esta ley a todos sus dependientes –o al menos a los legalmente considerados como tales– en cuanto al número de personas que ya de forma estable cabe esperar que siempre tenga Castilla y León con sus altas y bajas en el sistema y son 54.242 de grado II y III, los más severos. Se adelanta así en dos años a las previsiones de la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades había efectuado en paralelo y algo después de los cálculos estatales del Libro Blanco. Las previsiones eran las de contar en 2015 con 55.000 personas que disfrutaran de alguna ayuda económica o sobre todo prestación de servicio en la comunidad. En la actualidad hay más beneficiarios, 62.108 en concreto ; pero hay 7.866 del grado I que reciben prestación al habérseles sido otorgada antes de que se congelara su inclusión en la Ley; lo que significa que desaparecerán poco a poco como beneficiarios por subir de grado, fallecer o cualquier otra razón sin sustitución alguna. Los datos de Familia apuntan desde el principio a una preferencia por los servicios frente a los cuidados en el entorno familiar. Así, el 67,04% de las ayudas son para contratar atención profesional frente al 55,44% nacional. Además, la Gerencia de Servicios Sociales de la región ha forzado aún más esta elección con la disminución de las cuantías que perciben los cuidadores familiares por encima de la establecida por el Estado. Los datos del Gobierno central sitúan a Castilla y León como la primera autonomía en porcentaje de personas beneficiarias con prestaciones en relación a su población, un 2,43%. Fallecidos En cuanto a la polémica de las ayudas económicas pagadas presuntamente a dependientes ya fallecidos, la responsable de Familia, Milagros Marcos insiste en que «en Castilla y León no se ha detectado fraude; no se puede acusar a las familias ni a nadie de haber defraudado», ha respondido la consejera en relación al informe del Tribunal de Cuentas que refleja que 29.169 fallecidos, de ellos 4.105 de Castilla y León, constaban como beneficiarios entre los años 2007 y 2010. Insiste la responsable de Servicios Sociales que el control es «transparente y riguroso» y considera que los casos citados puedan deberse al proceso administrativo entre el Estado y las comunidades autónomas y a la forma de contabilizar los datos por acumulados. Además, aclaró que «quien realmente comprueba los datos de bajas es el Imserso», por lo que, si este organismo nacional «ha detectado que tiene algún problema, pues lo tendrá que arreglar, él es el que lo validan».


Familia considera “estabilizado” en 13.000 el número de dependientes

La provincia registra 60.000 peticiones de prestación en los cinco años de la ley Comentarios: 0 La consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades considera que la atención a la dependencia ha alcanzado en el pasado 2012 una cifra de estabilización a partir de la cual tendrá variaciones menores y que cifra el número de 13.000 las personas a las que se ha valorado su situación hasta ahora en la provincia y en poco más de 9.300 el número de los que tienen reconocida una prestación de este sistema. Eso en un escenario de reducción de las solicitudes presentadas, ya que en el cómputo de 2012 no pasarán de las 15.000, cifra inferior a la del pasado 2011, lo que avala la tesis de la estabilización del sistema. El sistema para aplicar la Ley de Dependencia ha recibido en la provincia más de 60.000 solicitudes en sus primeros cinco años de funcionamiento, entre finales de 2007 y finales de 2012, y se encuentra en un punto en el que no va a experimentar grandes variaciones. Así lo considera la consejera de Familia e Igualdad de Oportunidades, Milagros Marcos, quien explica que en estos momentos en Castilla y León el sistema está “estabilizado”, con “unos 100 o 150” nuevos usuarios cada mes (entre 900 y 1.000 altas y unas 800 bajas), y que “no se esperan grandes incrementos”. En el caso de Salamanca, actualmente tienen reconocidas prestaciones 9.328 personas (datos del 1 de diciembre de 2012) que reciben un total de 11.072 prestaciones (una persona puede tener derecho a más de una ayuda) después de que se hayan registrado 13.919 peticiones con 12.957 dictámenes sobre ellos emitidos por las autoridades pertinentes. Al respecto, la consejera resalta que la Comunidad está atendiendo ya a 54.242 personas de grado III y II cuando la previsión realizada por los expertos que elaboraron el Libro Blando de la Dependencia era llegar a 55.000 en 2015, con lo que “prácticamente se ha alcanzado la plena atención” a estos grupos “tres años antes de lo previsto”, por lo que consideró que “las medidas adoptadas hasta ahora en Castilla y León están dando su resultado”. Hay que recordar que los dependientes de los grados más severos representan los grupos con mayores necesidades. En el caso de Salamanca, entre las prestaciones concedidas destacan las de ayuda a domicilio (casi 1.400, el 12,5% del total) y las vinculadas al servicio, más de 2.500 de las 11.000 totales, y las de atención residencial, prácticamente un millar. Todos los colectivos se han tenido que adaptar a la estrategia de la Junta de primar la atención profesional sobre la ayuda a aquellas familias que cuidan a sus dependientes.


El Tribunal de Cuentas reparte culpas entre Imserso y Junta por errores en la dependencia Culpa a las autonomías de facilitar información defectuosa sobre las bajas y achaca falta de control al Gobierno central L.G. Las irregularidades y la mala gestión en los pagos del Imserso a las comunidades autónomas por las ayudas a la dependencia durante los años 2007 a 2011 fueron consecuencia de graves fallos de información y control por ambas partes, según se desprende del borrador de informe del Tribunal de Cuentas. Así, la polémica surgida entre la Junta de Castilla y León y el Ministerio sobre la responsabilidad de la existencia de miles de casos de dependientes fallecidos por los que el Imserso seguía pagando queda zanjada con empate: ambas partes cometieron errores que se resolvieron con el descuento de 19 millones de euros pagados de más por 4.105 beneficiarios fallecidos en abril de 2011, siempre según el TC. El Tribunal critica “la información defectuosa e incoherente facilitada por las autonomías, que no acreditaban la fiabilidad de los datos y la adecuación a la situación real” como era su deber, y a la vez señala que el Imserso no controlaba ni contrastaba los datos erróneos en su defectuoso sistema informático.


Las listas de espera se duplican en el último año en Salamanca Las horas de tarde de los especialistas no son suficientes para combatir la lista de espera: 4.500 pacientes esperan una intervención A.S. El Complejo Asistencial de Salamanca cerró el último trimestre de 2012 con una espera quirúrgica de 4.489 pacientes y con una demora media de 68 días para ser intervenido, según datos de la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León. El aumento de jornada de los profesionales sanitarios -diez horas más cada mes por las tardes- no ha servido para reducir la lista de espera como pretendía el consejero de Sanidad Antonio María Sáez Aguado, debido a que tras la eliminación de las peonadas -operaciones de tarde que eran pagadas como horas extra a los sanitarios- la demora quirúrgica en Salamanca se ha duplicado. Sólo hay que ver que Sacyl cerró el año 2011 con 2.253 pacientes en espera con una media de demora de 35 días y ahora, tras el cierre del ejercicio de 2012, hay el doble de usuarios sin intervenir (4.489) y de días de espera (68). Cierto es que el aumento de jornada de los servicios quirúrgicos ha frenado el vertiginoso aumento de las listas de espera en Salamanca durante el pasado año. En el primer trimestre de 2012 había 3.553 usuarios en lista, en el segundo había 4.317, el tercero 4.487, mientras que en el último sólo se ha aumento en dos pacientes la lista. Traumatología y cirugía vascular Las especialidades del Complejo Asistencial de Salamanca en las que más ha crecido el número de pacientes en los últimos tres meses han sido Cirugía Vascular y Traumatología con 69 y 55, respectivamente, según los datos facilitados por la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León, los mismos que ponen de manifiesto que aunque la lista de espera en Salamanca se mantiene en níveles de récord histórico negativo en número de pacientes, en el último trimestre sí se ha reducido el tiempo media de espera, pasando de los 79 días del tercer trimestre a los 68 de los últimos tres meses del pasado año.


Provincia

El centro escolar dce Torresmenudas se ha tenido que cerrar ya este curso

Diez centros de educación Infantil y Primaria se han visto abocados al cierre en el presente curso escolar CENTROS RURALES AGRUPADOS La Junta establece en cuatro el número mínimo de alumnos para el funcionamiento de un centro escolar en los pueblos de la provincia de Salamanca. 20.01.2013 Chema Díez | @chemadiju La crisis del mundo rural y su despoblamiento están afectando de una manera muy negativa a la educación en los mismos, con el cierre de numerosos centros cada año por la escasez de alumnos, en una tendencia que se acumula desde el año 2009. Así, en el presente curso 2012-13, la Junta se ha visto obligada a cerrar diez centros de educación Infantil y Primaria y localidades de Centros Rurales Agrupados (CRAS), que han dejado de funcionar como consecuencia de la escasez o inexistencia de alumnos, en concreto, menos de cuatro en cada localidad. En concreto, se trata de los siguientes centros, para un total de diez:        

CRA ‘Ribera de Cañedo’ – Calzada de Valdulniel. No funciona la localidad de Torresmenudas. CRA ‘Campo de Peñaranda’ – Campo de Peñaranda. No funcionan Aldeaseca de la Frontera y Alconada. CRA ‘Las Cinco Encinas’ – Galinduste. No funciona Horcajo Medianero. CRA ‘Lope de Vega’ – Garcihernández. No funciona Tordillos. CRA ‘Armuña’ – Pedrosillo el Ralo. No funcionan Parada de Rubiales y Tardáguila. CRA ‘Los Carrascales’ – Matilla de los Caños. No funciona Narros de Matalayegua. CRA ‘Los Girasoles’ – Calvarrasa de Abajo. No funciona Pelabravo. CRA ‘Agadones’ – Martiago. No funciona El Sahugo.

De este modo, el mundo rural necesita un impulso porque de lo contrario incluso muchos de los CRAS que existen en la provincia se verían abocados al cierre con la pérdida de más centros y de importancia de un mundo rural que pide ayuda a gritos en la provincia de Salamanca.


Salamanca se retrotrae al año 2003 tras perder casi 1.600 empresas en un lustro Local

De las 11.395 que había inscritas en la Seguridad Social el año 2007 en la provincia de Salamanca se ha pasado a las 9.805 con que se cerró el año pasado. Sólo en el último año cerró más de una empresa cada día

La crisis se sigue notando y el número de empresas activas en la provincia durante 2012 volvió a disminuir respecto al año anterior. Concretamente, la disminución ha alcanzado casi el cinco por ciento y, según datos del Intituto Nacional de Estadística (INE), esta disminución de la actividad supera ligeramente a los resultados. De hecho, en 2007 había 11.395 empresas inscritas en la Seguridad Social y el año pasado se ha cerrado en 9.805 en Salamanca. De esta forma, la provincia charra se retrotrae a cifras del año 2003 tras perder casi 1.600 empresas en un lustro, más de cuatrocientas de ellas en el último ejercicio económico. Se trata del cuarto año consecutivo en que disminuye el número de empresas en Salamanca. Las más afectadas han sido las cooperativas, sociedades anónimas y los autónomos, mientras que el número de sociedades limitadas se incrementó apenas de manera perceptible Por otra parte, aunque las empresas sin asalariados son las predominantes en la provincia, son las que tienen en contrato a uno o dos trabajadores las que han notado un pequeño aumento respecto a 2011. Esto último podría deberse a las reducciones de personal que las pequeñas empresas están llevando a cabo para afrontar tanto los recortes como las subidas de impuestos anunciadas durante los últimos meses. En el análisis de los datos por provincias de la evolución de las empresas cotizantes a la Seguridad Social en los últimos cinco años cerrados, se registró un retroceso en Ávila (4.924 inscritas a finales de 2012), del 17,3 por ciento; en León (13.018), del 15,9 por ciento; en Segovia (5.360), del 14,3 por ciento; en Zamora (5.142), del 12,8 por ciento;en Valladolid (14.886), del 12,5 por ciento; en Palencia (4.772), del 12 por ciento; en Burgos (10.807), del once por ciento, y en Soria (3.024), del 7,6 por ciento.


Las autoescuelas registran caídas de alumnos superiores al setenta por ciento

Una clase en una autoescuela El número de matriculados desciende de forma progresiva cada año y los alumnos que lo hacen es cada vez más por obligación o necesidad laboral. Anteriormente el carné de conducir era un obsequio al cumplir los dieciocho años y, normalmente, el mayor número de alumnos provenía de aquellos que acababan de cumplir la mayoría de edad, por lo que a comienzos de las vacaciones de verano las autoescuelas se llenaban de jóvenes. Ahora, en las autoescuelas predominan alumnos más mayores que acuden por la necesidad de obtener el carné debido a sus circunstancias laborales

Las autoescuelas han cerrado un año en que la crisis ha salpicado de lleno al sector. Las dificultades económicas para miles de familias repercutieron en el descenso de alumnos para sacarse el carné de conducir, hasta un setenta por ciento respecto al inicio de la crisis, según datos de la Confederación Nacional de Autoescuelas. De esta forma, este año se han llegado a registrar cierres de empresas. Lo que antes era un regalo ahora es una necesidad. Anteriormente el carné de conducir era un obsequio al cumplir los dieciocho años y, normalmente, el mayor número de alumnos provenía de aquellos que acababan de cumplir la mayoría de edad, por lo que a comienzos de las vacaciones de verano las autoescuelas se llenaban de jóvenes. Ahora, en las autoescuelas predominan alumnos más mayores que acuden por la necesidad de obtener el carné debido a sus circunstancias laborales. Incluso algunos propietarios comentan que hay determinados alumnos que aprueban el teórico, pero no se presentan a las pruebas prácticas por falta de dinero. Incluso dejan pasar el plazo de dos años para presentarse al práctico debido a la coyuntura financiera y así poder reunir dinero para obtener el permiso, aunque tengan que hacerlo en dos partes. El presidente de la asociación salmantina de autoescuelas, Manuel Cascón, asegura que "hay muchos trabajadores de autoescuelas en paro y muchas de éstas que están cerrando. Lo cierto es que los requisitos para su apertura son menos exigentes que antes y esto provoca que abran muchos rincones mal llamados autoescuelas, donde sustituyen al profesor tradicional por un ordenador. La máquina solo debe ser entendida como un complemento a la clase de toda la vida que es donde verdaderamente el alumno aprende. Digamos que estos sitios actúan como profesores particulares y que intentan salir delante de alguna manera. En cuanto ofertas o bajadas de precios, pienso que debemos de obtener unos márgenes de beneficios concretos porque hay que mantener instalaciones, vehículos, pagar al profesorado y llevarse a casa algo para comer".


Revista de prensa 21 de enero 2013