Page 1

libros

64

MIÉRCOLES 12 DE ENERO DEL 2011

El libro de la semana. A través de las peripecias de los Grádov, una familia de la burguesía intelectual ruso-georgiana, el disidente Vasili Aksiónov escudriña el sinsentido de la pesadilla estalinista y el elevado peaje

que la Unión Soviética pagó durante la segunda guerra mundial. Una obra monumental, tanto por sus dimensiones como por su ambición, que se engulle con ansia lectora. Una hazaña literaria digna de Tolstói.

Feroz disección de la URSS Aksiónov radiografía el periodo más terrible del comunismo soviético en ‘Una saga moscovita’ ARCHIVO

OLGA

Merino

L

a empresa se perfilaba a priori desmesuradamente ambiciosa: escribir el equivalente a Guerra y paz del siglo XX. Y aun así, a pesar de la envergadura del proyecto, Vasili Aksiónov (Kazán, Tatarstán, 1932 - Moscú, 2009), salió airoso del trance y sin pretender en ningún momento enmascarar su desfachatez. Un escritor de altos vuelos. Como dice el adagio ruso, a gran barco, grandes travesías. Si León Tolstói diseccionó la Rusia del siglo XIX a través de cinco familias aristocráticas, con el telón de fondo de las campañas napoleónicas, Aksiónov hizo lo propio con lo más descarnado del experimento soviético; es decir, la horquilla temporal que abarca de la muerte de Lenin (1924) a la de Stalin (1953). Y realizó la funesta radiografía mediante un solo clan: los Grádov, típicos especímenes de la intelligentsia rusa. El patriarca, Borís, un reputado cirujano; su esposa, Mary, gran amante de la música terapéutica de Chopin; y sus tres hijos: Nikita, oficial del Ejército rojo; Kiril, un remilgado teórico del marxismo; y Nina, una poeta bohemia. La calidez que envuelve la dacha familiar durará poco. El lector asiste a la descomposición catastrófica de la saga Grádov al tiempo que recorre las cloacas del comunismo soviético. La rebelión de los marinos en Kronstadt y la posterior masacre. La colectivización forzosa de las tierras. La existencia convertida en sospecha y delación. Los ominosos años 30, cuando la trituradora de las purgas estalinistas funcionaba a pleno rendimiento. Las deportaciones a los campos de trabajo de Kolimá, en el extremo oriental de Siberia, allí donde los presos se fundían con el hielo perpetuo. Y como colofón del

TESTIGOS DEL HORROR /

33 El gulag de Kolimà, en Siberia, en 1934, ejemplo del infierno de los campos de trabajo estalinistas. espanto, la segunda guerra mundial; a menudo se olvida que la URSS detuvo el avance de los nazis con barricadas de carne. Aksiónov tuvo en su trayectoria un amargo manantial de inspiración: el partido lo internó en un orfanato a los 5 años, después de que sus progenitores hubieran sido arrestados, bajo la acusación de trotskistas, y confinados durante casi dos décadas en el gulag. La madre, la pedagoga y escritora Evgenia Ginzburg, destiló la terrible experiencia del hambre, el frío y el lento vaciamiento de la vida en sus memorias El vértigo (Galaxia Gutenberg, 2005). Si por las páginas de Guerra y paz desfilan, codo a codo con personajes ficticios, próceres de la época, como Napoleón y el zar Alejandro I, otro tanto ocurre en Una saga moscovita:

Stalin, el verdugo Lavrenti Beria y el mariscal Zhúkov, artífice de la victoria militar sobre la Wehrmacht. Esta cohabitación responde a la idea tolstoiana de que la historia no la escriben tanto los prohombres como una suma infinita de arbitrariedades humanas guiadas por la providencia. Y en este punto Aksiónov se atreve incluso a subrayar las contradicciones del maestro: puede suceder que algunos individuos se separen del movimiento de la masa y «envíen a millones de personas a la muerte y a miles de millones a la esclavitud». Hay, por lo tanto, arbitrios y arbitrios. IRONÍA MORDIENTE / La magnífica traducción de Marta Rebón mantiene la viveza de los diálogos y la ironía mordiente que derrocha el autor. Resulta impagable la escena en

El esperpéntico ‘thriller’ ‘Tres ataúdes blancos’, con el que Antonio Ungar ganó el Premio Herralde, es más que un libro de dictadores

RICARDO BAIXERAS El escritor colombiano Antonio Ungar (Bogotá, 1974) se ha alzado con el Premio Herralde de Novela con un thriller esperpéntico, satírico y llamado a convertirse en el primer escalón representativo de una trayectoria literaria a la que habrá que estar muy

Los libreros confirman que solo harán descuento el 23 de abril ERNEST ALÓS BARCELONA

Sant Jordi se acerca, y ayer libreros, editores y distribuidores llegaron a un principio de acuerdo para enfrentarse al doloroso hecho de que caerá en Sábado Santo. Todas las partes acordaron que las actividades del día del libro, incluyendo las firmas de autores, se inicien el fin de semana anterior, antes de que empiece el éxodo de las vacaciones de Semana Santa. Pero también asumieron la exigencia del gremio de libreros de que el descuento del 10% y la presencia de paradas en las calles se limite únicamente al 23 de abril. «Tenemos claro que no será un buen Sant Jordi, pero esperamos que tampoco sea desastroso. Hay

El sector del libro alargará a una semana la actividad del Sant Jordi

Funeral de Papá Estado NOVELA

TRADICIÓN 3 DEBATE

atento. Escrito con una dicción inusual, y con un narrador al que más que leer escuchamos, y que resulta entrometido y fisgón, el libro no es otra novela sobre dictadores, a pesar de que a la sombra del argumento principal siempre esté el presidente de la ficticia República de Miranda, don Tomás del Pito. No espere el lector de este asombroso maratón un sutil retrato del

dictador, ni de sus secuaces. El anverso y el reverso del libro se ocupa del protagonista y narrador José Cantoná, que guarda un parecido físico asombroso con Pedro Akira, el opositor del presidente y que le disputa el poder. «Una cosa llevó a la otra»: tras el asesinato del líder del Movimiento Amarillo, Cantoná deberá suplantar la identidad de Akira, iniciándose una deriva argumental que pro-

que Stalin padece un episodio de estreñimiento, del que lo salva el doctor Grádov, y aquella otra en que un reo explica el porqué de su condena: «Dieron una conferencia en el club: ¿Hay vida en Marx? Yo pregunté si reclutaban a gente para ir a ese planeta. Ese mismo día me detuvieron». Aun cuando la novela deja un pequeño resquicio a la esperanza, el patriarca de la saga se pregunta por esa especie de fatalidad que parece impregnar la historia de Rusia. Más de un millar de páginas de lectura trepidante y amena, solo que un poco incómoda de efectuar en la cama. Por el peso: un kilo y medio. H 3UNA SAGA MOSCOVITA

Vasili Aksiónov Trad.: Marta Rebón. La otra orilla. 1.193 páginas. 34,50 €

voca un sinfín de acontecimientos, acicalados con la sempiterna historia de amor imposible entre él y su Ada, ambientados todos en un país de maravillas que no es ningún país y que es todos los países. No crea el lector que solo las repúblicas bananeras latinoamericanas pueden y deben mirarse en el espejo de esta novela, porque en todos los países, incluso en los civilizados, cuecen habas. No es solamente que Tres ataúdes blancos deje atónito al lector en una serie de secuencias divertidísimas y trágicas a la vez, cuando no calladamente sangrientas –¡ah Colombia, ah Humanidad!–, sino que el narrador de la novela se refugia en una rara sabiduría para convertirse en el hijo pródigo que salvará a un país de

una crisis de consumo general y quizá bajarán las ventas porque habrá gente fuera, pero al mismo tiempo a lo mejor habrá menos gente que coja vacaciones, y Barcelona podrá ser un polo de atracción de turistas del resto de España», explicaba ayer el presidente del Gremi de Llibreters, Antoni Daura. Aunque es evidente que más de un editor quería que el descuento se prolongase a toda una semana, Daura asegura que «han respetado» la decisión negativa de los libreros: «Creemos que el descuento no tiene por qué ser la razón principal que lleva a comprar un libro en Sant Jordi. La rosa, por ejemplo, no es más barata ese día, sino incluso más cara». Ahora, una comisión paritaria tendrá seis semanas para organizar y preparar la difusión de un programa común de Sant Jordi, con actos fuera de las fechas habituales y autores mediáticos fuera de Barcelona. H

humillados y de ofendidos. Inocencia, espanto y miedo son los tres ataúdes blancos del funeral de Papá Estado que Ungar ha sabido pergeñar con una mezcla airada de alegría y pavor. Que el tema esté manido, que el asunto de la violencia sea archiconocido hacen de esta novela una isla inaudita a la que llegamos sedientos, pero raramente felices. Albricias entonces para un escritor que cuenta lo de siempre –esa violencia atávica que nos ronda una y otra vez– venciendo al lector con ingenio, ritmo y humor. Un verdadero placer. H 3 TRES ATAÚDES BLANCOS

Antonio Ungar Anagrama. 288 páginas. 19,50 €

"Una saga moscovita", por Olga Merino, El periódico de Cataluña.  

Reseña de Una saga moscovita, de Vasili Aksiónov. Traducida del ruso por Marta Rebón. Prólogo de Mathias Enard. Editorial La otra orilla.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you