Issuu on Google+

HORARIOS SEMANA SANTA JUEVES SANTO 10,00: LAUDES 18,00: CENA DEL SEÑOR 22,00: HORA SANTA 23,00: ADORA. NOCTURNA

VIERNES SANTO 10,00: Laudes. 12,00: Viacrucis interparroquial. Parque de Isabel la Católica. 17,00: CELEBRACIÓN MUERTE DEL SEÑOR.

ES LA HORA DE LA VIDA NUEVA Es hora de levantarse del sueño, de salir al balcón de la vida, de mirar los rincones y el horizonte, de asomarse al infinito aunque nos dé de anunciar, cantar y proclamar. /vértigo, ¡Es hora de la vida nueva! Es hora de romper los esquemas de siempre, de escuchar las palabras del silencio, de cerrar los ojos para ver mejor, de gustar su presencia callada, de andar por los desiertos. ¡Es hora de la vida nueva!

SÁBADO SANTO 10,00: LAUDES. 12,00: ACTO MARIANO. 22,30: VIGILIA PASCUAL.

Es la hora de confesar la vida, de hablar poco y vivir mucho, de arriesgarlo todo apostando por Él, de sentarse a la mesa y calentar el corazón, de esperar contra toda esperanza. ¡Es la hora de la vida nueva!

DOMINGO DE PASCUA MISAS: 10,30; 11,30; 12,30; 13,30, 19,30. (se suprime la misa de 9,00)

¡¡¡FELICES PASCUAS!!!

Es la hora del paso de Dios por nuestro mundo lavando los pies y las heridas más íntimas, acercándose a nuestras miserias y sembrando esperanza, levantando la vida que se cae o es derribada, llenando de semillas nuestras alforjas vacías. ¡Es la hora de la vida nueva!


PALABRA HECHA DOLOR Y ESPERANZA Isaías 50,4-7: “El Señor me ayuda, por eso no sentía los ultrajes..” Filipenses 2,6-11: “..se rebajó hasta someterse incluso a la muerte..” Lucas 22,14-23: “Esta copa es la nueva alianza sellada con mi sangre”

PREGUNTAS COMO DARDOS + Celebrar la Pasión y Muerte de Jesús es abismarse en la contemplación de un Dios a quien el amor lo hizo frágil... Por amor, vino a nuestro encuentro, asumió nuestros límites, experimentó el hambre, el sueño, el cansancio, conoció la mordedura de las tentaciones, tembló ante la muerte, sudó sangre antes de aceptar la voluntad del Padre; y, echado en el suelo, aplastado contra la tierra, traicionado, abandonado, incomprendido, perseveró amando. + Contemplar la Cruz donde se manifiesta el amor de Jesús: - Significa asumir la misma actitud de amor, de entrega y solidarizarse con los que continúan siendo crucificados... - Significa denunciar todo lo que genera odio, división, miedo... - Significa evitar que los hombres continúen crucificando a otros hombres. - Significa aprender con Jesús a entregar la vida por amor... Estamos invitados a comenzar la Semana Santa, con un nuevo ardor... Que el grito de alegría de hoy, no se convierta en un "crucifícalo", el Viernes Santo. Que los ramos, que son brotes nuevos de propósitos santos, no se marchiten en nuestras manos y se conviertan en ramos secos. Caminemos hasta la Pascua con amor.

Francisco no es un nombre, es un proyecto de la Iglesia, pobre, sencilla, evangélica y desprovista de todo poder. Es una Iglesia que anda por los caminos junto con los últimos, que crea las primeras comunidades de hermanos que rezan el breviario bajo los árboles con los pajaritos. Es una Iglesia ecológica que llama a todos los seres con las dulces palabras de «hermanos y hermanas». Francisco fue obediente a la Iglesia y a los papas y al mismo tiempo siguió su propio camino con el evangelio de la pobreza en la mano. Entonces escribió el teólogo Joseph Ratzinger: «El no de Francisco a ese tipo imperial de Iglesia no podía ser más radical, es lo que podríamos llamar una protesta profética» Francisco no habla, simplemente inaugura lo nuevo. Creo que el Papa Francisco tiene en mente una iglesia fuera de los palacios y de los símbolos del poder. Lo mostró al aparecer en público. Normalmente los Papas y Ratzinger principalmente ponían sobre los hombros la muceta, esa capita corta bordada en oro que sólo los emperadores podían usar. El Papa Francisco llegó sólo vestido de blanco. En su discurso inaugural se destacan tres puntos, de gran significado simbólico. El primero: dijo que quiere «presidir en la caridad», algo que se pedía desde la Reforma y los mejores teólogos del ecumenismo. El Papa no debe presidir como un monarca absoluto, revestido de poder sagrado, como prevé la ley canónica. Según Jesús, debe presidir en el amor y fortalecer la fe de los hermanos y hermanas. El segundo: dio centralidad al Pueblo de Dios, como destaca el Concilio Vaticano II, pero dejado de lado por los dos papas anteriores en favor de la jerarquía. El Papa Francisco pide humildemente al pueblo de Dios que rece por él y lo bendiga. Sólo después él bendecirá al pueblo de Dios. Esto significa que él está allí para servir y no para ser servido. Pide que le ayuden a construir un camino juntos y clama por la fraternidad para toda esa humanidad en la que los seres humanos no se reconocen como hermanos y hermanas sino atados a las fuerzas de la economía. Por último, evitó todo espectáculo de la figura del Papa. No extendió ambos brazos para saludar a la gente. Se quedó inmóvil, serio y sobrio, yo diría, casi asustado. Solamente se veía una figura blanca que saludaba con cariño a la gente. Pero irradiaba paz y confianza. Mostró humor hablando sin la retórica oficialista, como un pastor habla a sus fieles. Vale la pena mencionar que es un Papa que viene de Gran Sur, donde están los más pobres de la humanidad y donde vive el 60% de los católicos. Con su experiencia como pastor, con una nueva visión de las cosas, desde abajo, podrá reformar la Curia, descentralizar la administración y dar un rostro nuevo y creíble a la Iglesia. (L.B.)


Domingo Ramos