Issuu on Google+

Exitosa celebración del Adviento en la Parroquia Jesús Maestro

El Maestro y yo

Ver Páginas 33 a 43

El Adviento según nuestros Niños

REVISTA OFICIAL DE LA PARROQUIA JESUS MAESTRO SAN JUAN, PUERTO RICO

Misas de Aguinaldo y “Posadas”

AÑO 1 EDICIÓN NUMERO 1 ENERO A ABRIL 2012

Los Evangelios: Camino de vida. Exposición teológica

Páginas 4 a 7

Sintoniza todos los domingos a las 11am Misa Televisada “En Vivo”

www.parroquiajm.org

Además, no te pierdas PRONTO nuestras secciones: “El Maestro... Educa” “El Maestro... Deleita” “El Maestro... Te Acompaña”


Página 2

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Contenido en esta Revista

Esta Revista es publicada por la Parroquia Jesús Maestro cuyo Templo ubica en la Urbanización Río Piedras Heights en San Juan, Capital de Puerto Rico

Junta Editora P. Anulfo del Rosario Párroco Claudio Medina Redacción Jimmy Maldonado Asesor Dra. Gladys Escalona Asesora

Todas las personas interesadas en publicar artículos en esta Revista, pueden enviar sus escritos a los siguientes correos electrónicos:


El Maestro y yo

ENERO - ABRIL 2012

Página 3

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

índice Los Evangelios: Camino de Vida (Artículo de Portada) El Mensaje Salvífico de Jesús / Redacción de los Evangelios/ El Mensaje de los Evangelistas Páginas 4 a 7 Guardar en el Corazón...Contemplar Páginas 8 a 9 Asamblea Consejo Pastoral “Renovado” el Consejo Pastoral Destacan Proyectos y Proyecciones Del Terremoto de Haití a renovar la Misión Extensa y variada la labor realizada Fue una experiencia enaltecedora Páginas 10 a 14 Éxito Total el Bingo del Pavo 2011 Página 15 La Capilla de los Niños Una Capilla que abre caminos al futuro Participación Comunitaria a todo nivel Gran interés por la construcción Continúa el apoyo a la Capilla Páginas 16 a 19 La Anunciación de los Estilos (Especial para la Revista) Páginas 20 a 30 Cuento “El Beso de Melchor” Páginas 31 a 32 Adviento y Navidad en Jesús Maestro Páginas 33 a 43 Encuentro entre Fe, Cultura y Tecnología Páginas 44 a 48


Página 4

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Los Evangelios: Camino de Vida

P. Faustino Burgos Brisman, C.M

Lo que escribió Jesús.

Narran los evangelistas que Jesús, nació en Belén de judea, pues así lo había anunciado el Profeta (Mi 5,1). Nació en Belén, pero se crió, creció en Nazaret de Galilea (Mt 2,23; Lc 4,16) que era la aldea, pueblo o ciudad de su madre, María (Lc 1,26). Allí, como hemos dicho, creció, aprendió el oficio de su padre, san José (Mt 13,53; Lc 4,22-23) y, muy probablemente (aunque como Dios que era no lo necesitaba), asistió a alguna escuela rabínica (esto, aunque no consta, hemos de suponerlo). De seguro que era conocido entre sus coetáneos, pues cuando se presentó en la sinagoga, todos le conocían y se maravillaron de sus palabras (Lc 4,22), es después en la aplicación que hace, cuando ellos le rechazan (Lc 4,28). Teniendo presente lo expresado anteriormente, hemos de deducir, que si Jesús sabía leer, y así lo hizo en la sinagoga de nazaret (Lc 4,18), también sabía escribir. De esto, una vez consta en los evangelios que escribió. ¿Cuándo? En el momento que le llevaron a aquella mujer que estaba con un hombre que no era su esposo (Jn 8,6). ¿Qué escribió

en aquél momento? No sabemos, no consta qué escribió (Hay quienes se aventuran a decir que estaba escribiendo los pecados de los acusadores de la mujer –creo que esto está lejos de ser en Jesús, por lo respetuoso que era de la persona; otros dicen que recordaba los mandamiento, o bien escribía sobre la misericordia de Dios… Pero, ¿escribió el Maestro alguna obra? ¿Dictó a los Evangelistas, cuanto contienen los evangelios? La respuesta es NO! Eso no era primordial ni necesario en el anuncio de su mensaje. Él era la encarnación del Verbo, de la Palabra creadora, su sóla presencia, su sóla Palabra lo

realizaba y podía todo. De manera que no necesitaba escribir, tampoco dictar su mensaje a quienes Él mismo escogió, pues su modo de ser, de actuar era y es lo suficientemente impactante para llenar –como de hecho fue-, la vida y la acción misionera de los Apóstoles. Jesús de Nazaret, no escribió ni dictó obra alguna. San Juan, el discípulo amado dice –tal vez con algo de exageración-, “Hay además muchas cosas que hizo Jesús. Si se escribiera una por una, pienso que ni todo el mundo bastaría para contener los libros que se escribieran” (Jn 21, 25).


El Maestro y yo

ENERO - ABRIL 2012

Página 5

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

El mensaje “Salvífico” de Jesús Queda claro que Jesús no escribió ni redactó sus enseñanzas, su Doctrina de vida. Si podemos decir que la inspiró en el momento preciso y oportuno. El Paráclito que Él pro-

dora, el brío y el entusiasmo evangelizador, se pone en evidencia dentro de la naciente Iglesia y se lanza por los confines del mundo conocido y más allá, a anunciar la Buena Nueva, es decir, el Evangelio. Tan fieles fueron los Apóstoles al mandato del Señor de “enséñenles a guardar todo lo que les he enseñado” (Mt 28, 20 ), que otros discípulos y evangelistas que no conocieron a Jesús, ni oyeron sus discursos, pudieron plasmar por escrito, las enseñanzar que estos testigos privilegiados, sí conocieron y sí oyeron. Los apóstoles, fueron testigos oculares de acontecimientos sumamente impactantes: la transfiguración, la curación de la mujer con hemorragia, la resurrección de la niña, la conversión del agua en vino, la multiplicación de los panes y los peces, la pezca milagrosa ( ). El perdón de los pecados, la instauración de la Eucaristía…En una palabra: fueron testigos de la misericordia infita de Dios. Eso no se podía callar, era imposible no divulgarlo. Todo este cúmulo de hermosas experiencias, caló tan profundamente que no podían –aunque quisieran-, guardárselas para sí. Siendo ellos testigos del amor entrañable de Dios por cada uno de nosotros, amor que nos hace: “hijos en el Hijo” (Gál 4,7 ), sus hijos predilectos (Mc 1,11); no era posible no decirlo y transmitirlo por escrito. Por eso dirá Pedro a las autoridades: “Es preciso obedecer a Dios antes que a los hombres” (Hc 4,19).

Tal fue la fuerza de dicho mensaje salvífico, que es mucho tiempo después de la Resurrección del Señor, que se comienza a poner por escrito. Su fin como dirá, san Lucas es transmitir de manera ordenada los acontecimientos de esa Buena Nueva(Hc 1,1ss). San Pablo, san Lucas y Marcos, no metió, inspiró lo que hasta nosotros conocieron d a Jesús sino por medio de lo que le transmitieron aquéllos ha llegado y que conocemos como testigos privilegiados que fueron los apóstoles. Fijémonos la calidad de los Santos Evangelios. dicha transmisión, que cada uno escribe y lo hace como si estuviera viendo

Lo que oyeron y transmitieron los Apóstoles

De los doce apóstoles escogidos por Jesús, para que estuvieran con Él (Mc 3, 13), para enseñarles y para luego enviarles a evangelizar (Mt 28,18), nos consta que: Pedro, Santiago, Juan y Leví, es decir, Mateo, escribieron sobre el misterio salvífico de Jesús. Después de Pentecostés, la fuerza evangeliza- San Lucas, San Juan y San Mateo en la Catedral de Valencia


Página 6

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Redacción de los Evangelios en primera fila” y siendo testigo de primera mano, de los signos que jesús iba realizando, de las palabras de vida que salían de sus labios. Así pues, los evangelistas recogen, bajo la inspiración del Espíritu Santo, presente en la Iglesia desde sus inicios, la vida, las acciones y palabras salvíficas de Jesús Hijo Amado y predilecto de Dios (Hc 1,3).

Como podemos deducir, en tiempos de Jesús, no existía el reportero ni el foto-periodista que recogiera la noticia y la divulgara inmediatamente. Tampoco había alguien detrás de Jesús grabando todo cuanto Él hacía o decía, mucho menos repartía un esquema de sus predicaciones o discursos. Su mensaje fue oral y directo a sus oyentes, y así, fue recogido y transmitido en los inicios de la Iglesia: de manera oral. Nosotros, hombres y mujeres del siglo XXl, estamos acostumbrados a la imagen, a las transmisiones en vivo y directo, a la prensa escrita y televisada. En aquellos tiempos no era así. De manera que, es mucho tiempo después que aparecen los primeros escritos contenidos en lo que hoy llamamos Nuevo testamento, y, no fueron precisamente los evangelios los primeros escritos, sino, las cartas que llamamos paulinas. Los evangelios aparecen mucho más tarde. Por ello son el punto medular para conocer, encontrarnos y seguir plenamente a Jesucristo. Las mismas cartas de san Pablo y los otros escritos remiten a la doctrina, a la enseñanza primigenia que contienen los evangelios. De esta forma los Evangelios se convierten en punto de partida y de referencia.


El Maestro y yo

ENERO - ABRIL 2012

Página 7

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

El mensaje de los Evangelistas

El biblista Joaquim Jeremías, ha confeccionado una traducción de la Biblia, donde intenta resaltar, lo que serían las mismas palabras de Jesús, las que habría dicho y que fueron recogidas en los Evangelios. Por lo tanto si usted y yo queremos conocer quién fue Jesús de nazaret, cómo fue su obra, cuáles fueron sus palabras, sus enseñanzas, no podemos menos que beber de las fuentes del Evangelio. Cada evangelista se fija en un aspecto, de los múltiples que presenta Jesús: Mateo nos presentará todo el entronque, toda la hilazon que existe en las escrituras, que manifiestan que Jesús de Nazaret es el Mesías, el anunciado por los Profetas, el Hijo de Dios. Marcos lo presentará como el Hijo de Dios. Su mensaje el más antiguo de los cuatro evangelistas es el más breve, pero logra llevarnos dentro del secreto mesiánico, al encuentro con el Dios de la vida: Jesús. Lucas presentará el aspecto misericordioso de Dios en Jesús: su compasión por los débiles y abandonados, por los marginados. Estos tres evangelistas tienen mágnificas coincidencias en sus narraciones. Juan, es distinto. Tiende a narrar acciones que son signos de esa presencia del Dios-con-nosotros, de ese Emmanuel que ha puesto su tienda en medio del mundo, que ha venido como luz. A través de cada uno de estos aspectos, nos encontramos con un Jesús que nos habla de forma sencilla, directa, amena. Él es la puerta por medio de la cual se entra y se llega al Padre (Jn 10, 1ss). Encontramos un Jesús que nos dice qué hemos de hacer para alcanzar la vida eterna, como le dijo al joven rico; que nos propone un programa de vida (Mt 5,1ss). Por esto, los evangelios se convierten en Camino de vida para todo hombre y mujer que busca con sinceridad dar un sentido pleno a su existencia. Te invito a acercarte sin temor a Jesús, presente en los Evangelios. No temas. Haz lo que Él te diga y lograrás la salvación, a la que estás llamado a alcanzar.


Página 8

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Guardar en el corazón… “contemplar”

Por P. Tulio Cordero, CM

Así reza un himno del Breviario al comenzar el día:

Comienzan los relojes A maquinar sus prisas… Comienza un nuevo día… Se cruzan los horarios. Qué red, qué algarabía… Mas tú, Señor, ahora Eres calma infinita. Todo el tiempo está en ti Como en una gavilla…


El Maestro y yo

ENERO - ABRIL 2012

Página 9

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Comienza un nuevo año, comienza un nuevo día… En el Evangelio que leímos a comienzos del año se nos decía que María, ante el sobre salto y la inesperada visita de los pastores; ante todo lo ocurrido en el silencio misterioso, lejos del ruido y el lujo de la ciudad; ante la inconmensurable dicha de tener en sus brazos al Niño-Dios, Salvador del mundo… Ella “conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón”. Ella no se perdió ningún detalle (No creo que ninguna madre se olvide de los detalles del día en que dio a luz a su primer hijo). Y Ella tenía los ojos del corazón completamente abiertos, atentos y disponibles ante el Misterio. Y era el Misterio mismo que la envolvía. Y Ella consentía en su corazón. “Guardar” significa atesorar, cuidar, mimar, defender… Lo que uno atesora es lo que da sentido a la vida. Y eso que uno atesora, debe amarlo cada vez con más intensidad. Debe cuidarlo, mimarlo, protegerlo. Como si toda la existencia dependiera sólo de eso. Si no se hace silencio. Si no se guarda y saborea en el corazón. Si no se contempla. Entonces dudo mucho que nos haya servido de algo todos los acontecimientos celebrados y vividos en estos días previos. La prisa, el ajetreo, el movernos de un lado a otro por motivos de trabajo u otros compromisos, es parte de la cotidianidad. Pero todo ello nos puede colocar al borde del vacío y del sin sentido si no buscamos momentos de silencio y contemplación en nuestras vidas. Al fin y al cabo, el que es Amor, ternura, misericordia, justicia, bondad, etc., también es “calma infinita”. Y es en la calma en donde mejor se le encuentra. En este tenor, recuérdese el episodio en el que el Profeta Elías se encuentra consigo mismo y con el Señor en el monte Horeb. El Primer libro de los Reyes nos cuenta en el capítulo 19 que todo sucedió en el silencio, no el ruido.

Dice Richmad de Beer que “algunos encuentran el silencio insoportable porque tienen demasiado ruido dentro de ellos mismos”. Esto significa que es una tarea urgente en nosotros el apaciguar los ruidos interiores para dar espacio al silencio que me conecta con el misterio que envuelva la existencia y con el Misterio de Dios en nosotros. San Juan de la Cruz estaba tan claro en esto que para hablarnos de esta necesidad de estar conectados con nuestro santuario interior, en sus poemas no dejaba de apelar a imágenes como “la interior bodega”, y hablaba de estar la casa “sosegada”, del “ameno huerto deseado”, etc. Él se refería a un ámbito, una atmósfera en donde yo puedo acceder a lo más íntimo de mí en donde precisamente me encuentro al Señor, que como dice San Agustín, es “más íntimo a mí mismo que lo más íntimo de mí”. Ilustro lo que he dicho con un relato que parece a simple vista inofensivo: Un grupo de trabajadores estaba apilando serrín en el almacén de una fábrica de hielo, cuando uno de ellos advirtió que se le había caído su reloj. Inmediatamente sus compañeros interrumpieron su trabajo para buscarlo. Acabaron tomando la búsqueda como una diversión, gritando y lanzándose el serrín unos a otros. Pero no dieron con el reloj. Entonces, cansados de la búsqueda, decidieron descansar y tomar un poco de café. Uno de los trabajadores jóvenes del almacén que los había visto, se presentó a poco rato con el reloj en la mano. “¿Dónde estaba?”, preguntaron. “¿Dónde iba a estar? ¡Donde lo perdiste, entre el serrín!”. “¡No puede ser!”, dijeron. “Lo buscamos y lo buscamos y no dimos con él”. ¿Cómo lo encontraste tú?” “Me puse en silencio completo, al lado del montón de serrín, hasta que oí el tic tac del reloj y lo saqué de donde estaba bajo el serrín”.


Página 10

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Con una nueva encomienda

“Renovado” Consejo Pastoral 2012 ¡VOTA POR TU CONSEJO PASTORAL!

Por la Redacción “Mi Maestro y Yo”

Al inicio de un nuevo siglo, la Iglesia ha evidenciado cambios que van a tono con las organizaciones y movimientos que estilan participación, democratización y sobre todo, compromiso de todos sus componentes. A estos efectos, uno de los organismos que ha creado, como petición expresa de las conclusiones aprobadas en el Primer Sínodo Arquidiocesano de la Diócesis de San Juan, Puerto Rico es el Consejo Pastoral Parroquial.

de manifestar sus necesidades, deseos y opiniones aportando su propio conocimiento y competencia para el bien común, potenciando la acción pastoral del Párroco, sin olvidar la presencia especial del Señor donde dos o más se reúnan en su nombre, según establece el mismo Código de la Iglesia (c. 212).

años. Este año (2011) se cumple el término de ese Primer Consejo Pastoral y en lo que fue la segunda Asamblea Pastoral Electoral en la Parroquia Jesús Maestro, se eligieron los nuevos miembros del Consejo Pastoral para el término 2012-2013. El Consejo Pastoral es elegido por un término de dos años.

El nuevo organigrama de este cuerpo que sirve de asesoramiento al Párroco, quedó constituido por l quien preside el mismo. La Dra. Gladys Escalona El Consejo Pastoral Parfue elegida como Coordiroquial es un órgano nador del grupo. La docconsultivo que facilita tora Escalona es una fiel la convivencia de la cocolaboradora de esta Parmunión y el ejercicio de roquia durante los pasala participación de todos dos años. Además, la Dra. los fieles en el desemEscalona fue Rectora de peño de la misión que nuestro principal Centro Una vez más, Antonio Toledano dirigió los trabael Señor encomendó Docente (UPR - Recinto de cumplir a la Iglesia en jos para que se eligiera el nuevo Consejo Pasto- Río Piedras). Los restanel mundo, según reza en ral. Aquí apreciamos parte de su intervención. tes miembros del Consejo el Código de Derecho que resultaron elegidos son Nuestra Parroquia de Jesús Maestro Canónico de la Iglesia Católica Mari Febo – quien revalidó como (c. 204). Se crea este organismo creó su Consejo Pastoral en el 2009 Secretaria por su excelente trabajo para que colabore con el Párroco, cuando eligió mediante Asamblea a y dedicación en ese cargo; además, en la programación y coordi- sus miembros. En dicha ocasión re- de los coordinadores de los distintos nación de toda la acción pastoral sultó como Coordinador el Sr. Jim- Comités de Trabajo. En el Comité de la parroquia, a la vez que fa- my Sotomayor. Junto a él, resultó de Liturgia, revalidó también Leon cilita eficazmente el ejercicio de elegido un grupo de miembros para las facultades que tienen los fieles ejercer sus funciones durante dos


El Maestro y yo

ENERO - ABRIL 2012

Página 11

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Un año lleno de actividad

Destacan proyectos y proyecciones

Al inicio de un nuevo siglo, la Iglesia ha evidenciado cambios que van a tono con las organizaciones y movimientos que estilan participación, democratización y sobre todo, compromiso de todos sus componentes. A estos efectos, uno de los organismos que ha creado, como petición expresa de las conclusiones aprobadas en el Primer Sínodo Arquidiocesano de la Diócesis de San Juan, Puerto Rico es el Consejo Pastoral Parroquial. El Consejo Pastoral Parroquial es un órgano consultivo que facilita la convivencia de la comunión y el ejercicio de la participación de todos los fieles en el desempeño de la misión que el Señor encomendó cumplir a la Iglesia en el mundo, según reza en el Código de Derecho Canónico de la Iglesia Católica (c. 204). Se crea este organismo para que colabore con el Párroco, en la programación y coordinación de toda la acción pastoral de la parroquia, a la vez que facilita eficazmente el ejercicio de las facultades que tienen los fieles de manifestar sus necesidades, deseos y opiniones aportando su propio conocimiento y competencia para el bien común, potenciando la acción pastoral del Párroco, sin olvidar la presencia especial del Señor donde dos o más se reúnan en su nombre, según establece el mismo Código de la Iglesia (c. 212).

Coordinadora del grupo. La doctora Escalona es una fiel colaboradora de esta Parroquia durante los pasados años. Además, la Dra. Escalona fue Rectora de nuestro principal Centro Docente (UPR - Recinto de Río Piedras). Los restantes miembros del Consejo que resultaron elegidos son Mari Febo – quien revalidó como Secretaria por su excelente trabajo y dedicación en ese cargo; además, de los coordinadores de los distintos Comités de Trabajo. En el Comité de Liturgia, revalidó también Leonardo “Leo” Vázquez, mientras su esposa Nancy coordinará el Comité de Caridad. Dos servidores de la Parroquia incondicionales y dedicados en sus respectivos grupos de trabajo. También, fueron elegidos los coordinadores de los Comités – Evangelización y Catequesis (Marion Mariño), Espiritualidad (Dagoberto Alonso), Enfermos (Isabel Díaz), Familia (Jimmy Sotomayor), Actividades (Rodolfo Albizures) y Comunicaciones (Claudio Medina). Las votaciones fueron secretas y se llevaron en estricto orden parlamentario, destacándose que casi todas las votaciones fueron a “viva voz”. El Presidente Saliente, Jimmy Sotomayor ofreció su mensaje y realizó una síntesis de la labor desplegada por el Consejo durante los pasados dos años. “A este Consejo Pastoral le correspondió iniciar la trasformación de Consejo Parroquial a Consejo Pastoral, dando un nivel de participación mayor a los laicos en el quehacer de la Parroquia, apuntó Sotomayor en su mensaje, mientras apuntalaba que “en nuestros objetivos y proyectos estuvimos siempre encaminados a alcanzar y mejorar muchos segmentos de la feligresía dentro y fuera de la Parroquia. Los diversos Comités del Consejo y las organizaciones reconocidas, regentados por el Párroco Padre Basilio Roldán y nuestro Señor Jesucristo tuvieron un desempeño altamente cualificado, realizándose actividades de excelencia y proyección”.

Nuestra Parroquia de Jesús Maestro creó su Consejo Pastoral en el 2009 cuando eligió mediante Asamblea a sus miembros. En dicha ocasión resultó como Coordinador el Sr. Jimmy Sotomayor. Junto a él, resultó elegido un grupo de miembros para ejercer sus funciones durante dos años. Este año (2011) se cumple el término de ese Primer Consejo Pastoral y en lo que fue la segunda Asamblea Pastoral Electoral en la Parroquia Jesús Maestro, se eligieron los nuevos miembros del Consejo Pastoral para el término 2012-2013. El Consejo Uno de esos proyectos que sobrepasó las expectativas con Pastoral es elegido por un término de dos años. gran éxito fue la realización del Primer Censo Arquidiocesano. “En esta actividad, superamos a muchas parroEl nuevo organigrama de este cuerpo que sirve quias de la Arquidiócesis ya que alcanzamos censar cerca de asesoramiento al Párroco, quedó constituido por el Padre Anulfo Del Rosario quien preside el mismo. La Dra. Gladys Escalona fue elegida como


Página 12

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Variada acción del Consejo

Del terromoto de Haití a renovar la Misión

del 59% de los 2,000 hogares de la Parroquia, cerca de 50 feligreses provenientes de diversos sectores, colaboraron en esta ardua labor por meses, visitando de día y noche casas y apartamentos de la comunidad”, destacó Sotomayor.

ebración del aniversario 40 de la parroquia; la recaudación de fondos y diversos bienes para aliviar las necesidades de sectores necesitados en Santo Domingo y en Haití (antes y después del terremoto), al igual que sectores necesitados en Puerto

Rico; la renovación de la Misión, la cual se había llevado a cabo en los años anteriores; se realizaron presentaciones audio-visuales que se brindó a la comunidad en que se describió el alcance y funcionamiento de todos los comités del Consejo

Varios aspectos de la Asamblea celebrada para la selección del nuevo Consejo Pastoral 2012-2013 de la Parroquia Jesús Maestro de Río Piedras.

Otro evento que marcó pautas en nuestra Parroquia fue la celebración de los 50 años de vida sacerdotal del Padre Basilio Roldán, quien es el Párroco que más años ha servido en esta Parroquia. “El Padre Basilio sirvió a la Parroquia Jesús Maestro por diez años en dos periodos de nuestra historia parroquial”, dijo el Presidente Saliente en su informe. “Un aspecto que consumió gran parte de nuestro término fueron las diversas actividades de recaudación de fondos para lograr el financiamiento a plazo intermedio, diseño y construcción de la Capilla de los Niños, la cual permitirá atender las necesidades de las familias con niños, la Misa diaria, talleres y adiestramientos, y bajar el consumo energético de la Parroquia”reseña Jimmy Sotomayor en el que resulta ser el primer informe de acción de un Presidente de Consejo Pastoral en la Parroquia. Además, incluyó entre otras actividades: la cel-

Pastoral y de casi todas de las organizaciones que sirven a la comunidad – logrando aumentar el grupo de voluntarios y las aportaciones de la comunidad. También en la capilla del Cerezal se brindó la serie de Talleres de Oración y Vida; celebramos el Festival del Niño del Pesebre, eventos en todos los sectores de la parroquia y colaboramos con diversas iniciativas de la Arquidiocesis – desarrollo y financiamiento del Santuario N. Señora de la Providencia, el Retiro Espiritual del Decanato de Rio Piedras, campañas de recaudación de fondos en favor de Tele-Oro, diseminación del Trienio, participación en talleres de formación sobre diversos temas, como: el Plan Pastoral de la Parroquia, Censo Arquidiocesano y la Administración Parroquial, “Por último, pero no menos importante, este


El Maestro y yo Labor de Comités

ENERO - ABRIL 2012

Página 13

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Extensa y variada la labor realizada

Consejo Pastoral atendió el proceso de integrar la participación del Diácono Wilfredo Rodríguez en la vida parroquial, así como el cambio de Párroco, de P. Basilio Roldán a P. Anulfo Del Rosario” reseño.

Comités, Organizaciones, Sectores y Grupos

Las actividades que realizaron los diversos Comités que fueron elegidos para las labores pastorales, fue Estos son las principales acciones de

en el 2009 los Comités:

Los integrantes del nuevo Consejo Pastoral. Son ellos desde la izquierda, Rodolfo Albizures, Marion Mariño, Claudio Medina, Isabel Díaz, Mari Febo, Dra. Gladys Escalona, Nancy Vázquez, Leo Vázquez, Dagoberto Alonso, y Jimmy Sotomayor.

• Liturgia – Talleres de Liturgia y Sacramentos, Mariología, Biblia, charlas sobre el significado de la Pascua y la Resurrección, celebración de sacramentales como la Fiesta de Cruz, visitas del Niño, Rosarios y Misas en las casas, Vía Crucis dentro y fuera del templo, aumento de los coros en las Misas, y la restauración del Grupo de Ornato. • Caridad – Logró la participación de la comunidad en recaudación de fondos y de objetos para regalar,

a la vez que fortalecieron la formación de sus miembros. • Actividades – Recaudación de sobre $100,000 de fondos para la Capilla de los Niños mediante: bingos – rifas – bazares – campañas de ladrillos y bancos, colaboración y asesoría con otros grupos, participación de actividades de la parroquia dentro y fuera de las instalaciones. • Enfermos – Se levantó el censo de los enfermos de


Página 14

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Palabras del Coordinador Saliente

“Fue una experiencia enaltecedora”

varios de los sectores de la parroquia, se brindó visitas recurrentes a enfermos y personas de edad avanzada. • Catequesis de los Niños – Se brindó formación en preparación de la Primera Comunión a más de 60 niños y a cerca de 80 niños para la Confirmación, participación en diversas actividades con los niños, como: Navidad, celebración de Acción de Gracias, Rosario Viviente, a la vez de expandir los conocimientos de las catequistas con cursos de la Vicaria de Rio Piedras. • Ministros Extraordinarios de la Sagrada Comunión – Se aumentó los Ministros a más de veinte, atendiendo las necesidades en ambas instalaciones para los enfermos y ancianos, al igual que asistiendo las necesidades de Misas y otras celebraciones. Se brindó formación litúrgica y teológica a los Ministros para mejorar su desempeño. • Grupo Juvenil – Participación en diversas actividades como: Pascual Juvenil, Aniversario del Grupo de Jóvenes. • Hogares Acogedores – Se formalizó la serie de reuniones mensuales en hogares de diversos sectores de la parroquia, proveyendo formación y espiritualidad a los vecinos que acuden a los Hogares Acogedores. Los dueños de hogar y promotores recibieron formación mensualmente sobre diversos temas de interés. • Asociación de la Medalla Milagrosa – Se sostuvo las visitas a enfermos y asistencia a madres jóvenes, a la vez que colaboraron en diversas actividades de la parroquia. Mediante sus reuniones periódicas se forman para crecer en espiritualidad y servir mejor a la comunidad. • Legión de María – Atendieron mediante visitas en hogares y asilos a enfermos e incapacitados sus necesidades diversas, llevar la comunión y ayuda espiritual. Brindaron clases de catecismo a niños (incluso de necesidad especial) y adultos. Proveyeron transportación a los enfermos e incapacitados, acompañaron en funerales, Misas y Rosarios a hermanos necesitados. • Hijas Católicas de América – Continúan apoyando económicamente y proveyendo bienes a varias entidades caritativas de la comunidad, ej. Hogar del Niño. Brindan formación a sus integrantes mediante charlas y retiros espirituales.

Consejo Pastoral 2009-2011. • el Presidente Coro de del Adultos – Aumentaron su grupo, mejoraron mediante prácticas y charlas sus destrezas, amenizaron Misas dominicales y otras actividades durante el año, adoptaron un distintivo que les realza su presencia en las actividades. • Coro Juvenil – Expandieron su ofrecimiento musical de las Misas y otras actividades mediante la inclusión de instrumentos musicales: violín – bajo – batería – guitarra acústica - percusión. Perfeccionaron las armonías vocales que le ganaron el aplauso de los feligreses en muchas ocasiones. • Coro de Juan y Winna – Inauguraron el amenizar las Misas de fin de semana en horarios de poca feligresía, ej. Domingo 8:00am, Sábado 7:00pm, logrando un nivel de participación entusiasta de los asistentes y la integración al coro de varios cantores voluntarios. • Caballeros de Colon – Se expandió la relación para la reintegración de los Caballeros de Colon con la Parroquia Jesús Maestro. • Grupo de Ornato – Decoraron las instalaciones para las Misas de todos los fines de semana y celebraciones especiales, ej. Navidad, Semana Santa, Adviento, Vía Crucis, Procesiones dentro y fuera del templo. Se expandió el uso de frontales para el altar y ambón, los que fueron diseñados y confeccionados para los diversos tiempos del año litúrgico. Se tomaron provisiones especiales en el templo durante el tiempo de la construcción de la Capilla de los Niños. Para el Presidente del Consejo Pastoral 20092011 esta fue una actividad enaltecedora y de gran crecimiento personal y espiritual. “Nos entregamos en cuerpo y alma para echar adelante una encomienda que los feligreses nos impusieron al elegirnos a tan importante misión. El camino fue largo, en momentos un poco tortuoso, pero lleno de grandes satisfacciones y en especial de aliento para trabajar por el crecimiento de nuestra comunidad parroquial. Esperamos que el próximo Consejo alcance nuevos horizontes que nos ayuden como comunidad, como Parroquia y como Cristianos”, terminó diciendo


El Maestro y yo

ENERO - ABRIL 2012

Página 15

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Más de 80 personas participan

Éxito total el Bingo del Pavo 2011 El tradicional “Bingo del Pavo” que se celebra la semana antes de la efeméride de Acción de Gracias, este año resultó en un rotundo éxito. Padres e hijos,

abuelos y nietos, vecinos y amigos, todos unidos con el propósito de compartir en sana compañía y con sincero amor cristiano. Como señalaba el Párroco Anulfo del Rosario, “no solo es la sorprendente asistencia de hermanos y hermanas, sino que se percibe calidez y constancia, en el espíritu de este tipo de evento. La franca camaradería y hermandad que destila esta la Iglesia con actividad, es los hermanos ejemplo de lo Cristianos”. que persigue Doce pavos fueron a casi una decena de hogares – este año algunos pudieron alcanzar más de un pavo – y participaron para ello hermanos hasta de Bayamón. Otros – los de siempre - dijeron nuevamente presente. Los que siempre colaboran, también estuvieron presente y otros que se han interesado en unirse en las últimas actividades celebradas.

A todos, se debe el éxito alcanzado, así como los que siempre donan los pavos (los de siempre y los de este año) sin cuya gratitud resultaría prácticamente imposible celebrar el evento. A todos gracias y los esperamos el próximo año para superar los logros de este año.


ENERO - ABRIL 2012

Página 16

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

En la Parroquia Jesús Maestro

Una Capilla que abre caminos al futuro

¿E

n qué se parece y en qué no se parecen, una capilla en el poblado Moustiers-sainte-Marie en Francia y una capilla de la Parroquia Jesús Maestro en Rio Piedras Heights, Puerto Rico?

En este poblado del sur de Francia – en la Provenza francesa – se encuentra una capilla muy singular. Enclavada entre dos bloques rocosos, a la cual se accede por una escalera de piedra, la capilla de nombre Notre-Dame-deBeauvoir. Según la leyenda, el propio Carlomagno hizo construir esta capilla en el siglo 13. Las similitudes de esta capilla en Francia con la que se construyó en Jesús Maestro en Río Piedras, es que ambas son capillas para niños. Sin embargo, la de Francia se diferencia porque se construyó dado el hecho real de que muchos niños nacían muertos y no se les permitía recibir cristiana sepultura. Entonces, según la leyenda, los familiares de los niños, muertos antes o durante el parto, llevaban el cadáver subiendo por la colina hasta la capilla. Al llegar, el milagro se producía: el niño resucitaba durante unos segundos, el tiempo necesario para poder recibir el bautismo y así podían ser enterrados como los otros, y además con garantía de ir al paraíso. La referencia a la Virgen del nombre se

Concepción artística de la Capilla de los Niños por el arquitecto.

explica porque para que el milagro se produjese se necesitaba su intercesión. Este fenómeno se ha conocido en la región como répit, que quiere decir, respiro en español.

tarea de realizar esta ingente labor que se deja como un patrimonio para las nuevas generaciones que se inician en el cristianismo y que deben ser guiados por sus padres.

Acá, en Puerto Rico – específicamente en la Parroquia Jesús Maestro – la historia es otra. Se creó también una capilla para que los niños comiencen a desarrollar amor por su parroquia, el deseo de servir al Señor, conforme con su corta edad y en compañía de las personas que más aman: sus padres…

“Una de las razones que tiene esta capilla es ayudar a los padres a participar tranquilos en las misas que se ofrecen. Todos sabemos que hay niños que por su corta edad no pueden mantenerse sin que les abrume el cansancio y la ansiedad durante una hora o un poco más. Al tornarse los niños ansiosos, los padres comienzan a tornarse también ansiosos por no querer molestar a sus vecinos en la banca de la Iglesia. Después de todo, la participación en el Templo

Pero, ¿cómo surgió la idea de construir esta capilla para los niños en la Parroquia Jesús Maestro y quienes intervinieron en su construcción? Un grupo de feligreses se dieron a la


El Maestro y yo

ENERO - ABRIL 2012

Página 17

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Actividades especiales de recaudación

Participación comunitaria a todo nivel es para adorar a Dios y esto debe hacerse con devoción pero con solemnidad”, así nos comenzó a explicar Mari Febo, quien además de participar en las catequesis

el Comité de Actividades de la Parroquia, Jimmy Sotomayor expresó: “precisamente la idea atender a las familias con niños, brindar las Misas diarias en un ambiente más

y cuando se les pide, cooperan. Además, no se puede negar que el entusiasmo de Padre Basilio al hablar del proyecto también animó grandemente a que la gente quisiera ser parte de este proyecto”. Abundando en el análisis que se siguió para hacer realidad este proyecto que surge de la evaluación inicial del Padre Basilio Roldán, Sotomayor explicó que “fue un análisis muy riguroso”.

Padre Basilio Roldán, creador y propulsor de la Capilla de los Niños.

Asistentes a la Primera Misa ofrecida en la Capilla.

a los niños de la Parroquia, co- íntimo y con unos costos energétilaboró con la campaña de recau- cos menores, a la vez que pudiéradación participando activamente. mos disponer de una instalación apropiada para adiestramientos “De otra parte” añadió Mari Febo, de la feligresía, fue la base para “podemos participar en las misas el surgimiento de este proyecto”. durante la semana, así como en reuniones y talleres que se ofre- Mari Febo está de acuerdo con Socen a grupos más reducidos en tomayor al expresar que “aunque a un ambiente propicio y cómodo la feligresía se le presentó la necesque permiten la concentración y idad de que la Parroquia pudiera bala meditación, según amerite. Es jar el alto costo de energía eléctrica una instalación que desde hace - y lo entendieron – a mi juicio la muchos años estábamos deseo- cooperación en la cual se desbordasos de poder contar con ella”. ron fue la generosidad que siempre ha tenido la comunidad cooperaron Sobre este particular el Coor- porque la experiencia ha demostradinador del Consejo Pastoral do que en esta comunidad. En la quien tuvo a su cargo la direc- comunidad de (la Parroquia) Jesús ción general de la Campaña de Maestro tracionalmente esta tiende Recaudación, junto al Párroco y a ser la respuesta...son generosos

“Entre los criterios usados en la etapa de evaluación puedo mencionar la utilización que se le podía brindar a las instalaciones en diversos escenarios, el tamaño y capacidad de uso, requisitos del diseño para uso más intenso y variado, equipo de aire acondicionado de alto nivel de eficiencia – iluminación de bajo consumo energético, requisitos del equipo audio-visual, consideraciones de naturaleza ambiental y de orden energético en los materiales de construcción, implicaciones de costos de construcción – electricidad – mobiliario y decoración”. También se consideró la interacción de la capilla con el templo mayor - el estacionamiento y los jardines – accesos para todo tipo de persona, aspectos de seguridad, cumplimiento litúrgico del diseño, las consideraciones financieras a corto y mediano término. “Llegado el momento del financiamiento, le presentamos, primero a la Arquidióce-


Página 18

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

En todos los niveles

Gran interés por la construcción

sis y luego al Banco Popular (que financió el proyecto) el historial de recaudación de fondos en la parroquia para otros proyectos, análisis de flujo de efectivo, la situación económica de Puerto Rico y su impacto en la feligresía y cómo incidirían otros proyectos de la parroquia y de la arquidiócesis,” destacó Sotomayor. En la evaluación y selección del contratista principal se consideró el trasfondo práctico y preparación académica profesional (arquitecto), junto al apoyo técnico de la firma que proveería algunos de los materiales de construcción de alto nivel de eficiencia energética, más los costos cotizados en su propuesta junto a los recursos para llevar a cabo la construcción en un tiempo razonable.

“Tengo que destacar que durante todo el proceso de desarrollo del proyecto – desde la concepción del mismo hasta la construcción, participaron en las deliberaciones e insertaron sus recomendaciones, comentarios y requisitos los integrantes del Consejo Pastoral, del Comité de Asuntos Económicos, feligreses provenientes de diversas organizaciones de la parroquia, y feligreses con diversidad de experiencias y formación profesional en estos temas,” sostuvo el Coordinador del Consejo Pastoral. Pero el proyecto, de acuerdo a Sotomayor - quien se ha destacado profesionalmente en la banca del país - tuvo un destaque histórico para mantener una línea desde la fundación de la iglesia hasta nuestros días. “Tuvieron un rol crucial el arquitecto y contratista que construyeron originalmente hace 40 años el templo mayor y el salón de actividades, funcionarios de la arquidiócesis con autoridad y conocimiento amplio en estas materias, la autoridad eclesial local de los Paúles, y funcionarios de la banca comercial local”, dijo.

¿Cómo se financia el proyecto?

Es importante destacar que celebramos muchas actividades y todavía se realizan. Expresa Claudio Medina quien dirigió el Comité de Actividades durante esos dos años. “Levantar más de $100 mil en menos de un año, no es fácil. Pero, como señalaron Mari Febo

y Jimmy, el compromiso que tomó la feligresía y los distintos grupos de la Comunidad Parroquial, fue clave”. “Se desarrolló un clima de dedicación plena al proyecto. Es como si nos quedáramos suspendidos en el tiempo, detenidos para trabajar solo por este proyecto. Iniciamos colocando un termómetro de donativos y se destapó el mismo, cuando sobrepasamos la meta impuesta en la primera etapa de la Campaña. Luego comenzamos con los donativos por “Bancos” y “Ladrillos”. Algunos realizaron sus donativos de manera anónima y otros nos permitieron colocar sus nombres pues de esta forma entendíamos que se reconocía la gestión – individual y colectiva – con la campaña”. Aunque, tanto los donativos por los bancos, como de los ladrillos eran figurativos, casi una centena de personas aportaron con el convencimiento de que estaban haciéndolo por un ladrillo o un banco real para la Capilla. Fue una hermosa experiencia para todos, explicó Medina. Sotomayor fue más allá al describir el interés despertado por la feligresía. “Desde el primer momento se observó un nivel alto de interés de los feligreses en la capilla. Desde sus preguntas y comentarios previo el proyecto – cuando mostramos la maqueta virtual y los carteles impresos – como cuando hacían sus aportaciones – observando el desarrollo de la construcción desde dentro del templo mayor (hasta algunos se colaron en la zona de construcción y dialogaron con los obreros). Unos dieron donativos especiales en dinero, otros en objetos en particular (un cáliz), otros participando en rifas, bazares y bingos, muchos prefirieron hacer su aportación de los ladrillos y bancos en forma anónima. Las aportaciones mediante las actividades y segundas colectas continúan, cumpliendo en forma exitosa con las proyecciones estimadas”, dijo. Aunque todos en la Comunidad Parroquial se entregaron en cuerpo y alma para hacer realidad el proyecto, cabe destacar el valor del Ing. Luis “Kiki” Gómez y del CPA Ari Sabnani quienes aportaron


El Maestro y yo

ENERO - ABRIL 2012

Página 19

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Chicos y adultos se benefician

Continúa el apoyo a la Capilla con sus conocimien- provecho de la Capilla, creo que se debe educar a los feligretos profesionales en ses sobre la gran utilidad que tiene. No solo para las familias múltiples dimen- con niños pequeños, sino también para los grupos qye interesiones del proyecto, sacrificando hasta algunas de sus obligaciones profesionales. Para Sotomayor, el proyecto se resume en uno de amplio apoyo de la comunidad. “La feligresía entendió el proyecto y lo apoyaron desde la etapa conceptual, durante toda la construcción, y en el uso que ya le están dando y para el cual fue diseñado y construido. El respaldo continúa en la fase económica, mediante la participación de actividades y segundas colectas. Han sido muchas las expresiones de solidaridad vertidas por los feligreses en sus diversas etapas de desarrollo, son muchos lo halagos sobre lo agradable, fresco y bonito de su diseño”. Mientras para Mari Febo fue una rica experiencia que nos da margen para desarrollar una nueva mentalidad en los feligreses. “En términos de sacar el mayor

Se desarrollaron varias actividades de recaudación de fondos.

sen usarla en sus proyectos de crecimiento espiritual y para toda la feligresía. Ahora comienza un proceso de ajuste para que podamos todos saber el alcance que tiene este proyecto. Durante la campaña para la construcción y luego en la recaudación de fondos, es posible que algunos no hayan captado la relevancia que tiene el proyecto. Sin embargo, ahora, cuando comencemos a usar las instalaciones, podremos crear conciencia con la experiencia del provecho que obtendremos todos.” Para Claudio Medina, esta ha sido una gran experiencia para todos. “Los que trabajamos desde el lado de la campaña para la construcción y la posterior recaudación de los fondos, vimos cómo la Iglesia entera se desbordó. Desde un humilde donativo hasta una aportación significativa. Desde el apoyo que nos daban individual, hasta la participación en las distintas actividades realizadas. La experiencia para el Padre Basilio debió permitirle

reforzar su pensar en el sentido de lo que es motivar a un grupo para realizar obra y las respuestas que Dios nos ofrece, al permitir que ese grupo reciba la motivación y la convierta en acción pura y sincera, sin tapujos y sin obstáculos. Para la feligresía, es una amalgama de vivencias – desde las actividades que se desarrollaron, hasta las colectas y los donativos – que deben conservar para el futuro. Que se sepa de lo que es capaz la feligresía de esta Parroquia. Y para las futuras generaciones, destacarán que un grupo de personas pensaron en ellos y ese pensamiento se convirtió en realidad. Que su deseo de hacer posible que en su niñez pudieran iniciar un caminar en los caminos del Señor con toda la libertad que le permite esta Capilla, fue un paso decisivo


Página 20

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

La anunciación de los estilos

La transformación del espacio pictórico “entre lo sagrado y lo profano” Por Lilliana Ramos Collado, Ph.D. 25 de marzo de 2004, Día de la Anunciación “Suele decirse”, describe San Bernardo [de Claraval], “que la palabra de Dios llegó hasta la boca de unos, hasta el oído de otros, e incluso a influir en las obras de algunos; pero en el caso de María llegó esa palabra divina a sus oídos a través de la salutación angélica; a su boca por la confesión; a sus manos por el contacto; a su vientre por la Encarnación; a su seno por la sustentación, y a sus brazos por la oblación.”’ — Santiago de Vorágine, “La Anunciación del Señor”, La leyenda dorada I. Embocadura El comienzo de uno de los relatos de Gabriel García Márquez nunca deja de conmoverme. Dice así: Al tercer día de lluvia habían matado tantos cangrejos dentro de la casa, que Pelayo tuvo que atravesar su patio anegado para tirarlos al mar, pues el niño recién nacido había pasado la noche con calenturas y se pensaba que la causa era la pestilencia. El cielo estaba triste desde el martes. [...] La luz era tan mansa al medio día, que cuando Pelayo regresaba a la casa después de haber tirado los cangrejos, le costó trabajo ver qué era lo que se movía y se quejaba en el fondo del patio. Tuvo que acercarse mucho para descubrir que era un hombre viejo, que estaba tumbado boca abajo en el lodazal, y a pesar de sus grandes esfuerzos no podía levantarse, porque se lo impedían sus enormes alas. [...] Ambos [Pelayo y su mujer] observaron el cuerpo caído con un callado estupor. Estaba vestido como un trapero. Le quedaban apenas unas hilachas descoloridas en el cráneo pelado y muy pocos dientes en la boca, y su lastimosa condición de bisabuelo ensopado lo había desprovisto de toda grandeza. [...] Pasaron por alto el inconveniente de las alas, y concluyeron con muy buen juicio que era un náufrago solitario de alguna nave extranjera abatida por el temporal. Sin embargo, llamaron para que lo viera una vecina que sabía todas las cosas de la vida y la muerte, y a ella le bastó con una mirada para sacarlos del error. —Es un ángel— les dijo —. Seguro que venía por el niño, pero el pobre está tan viejo que lo ha tumbado la lluvia. El relato se titula “Un señor muy viejo con unas alas enormes”. Ya el título lo indica: casi nadie parece recordar lo que es un ángel, y mucho menos reconocerlo bajo la guisa de un señor muy viejo con unas alas enormes. La vieja sabia, que aún conoce los símbolos, propone una relación entre el ángel, la lluvia y el niño. Esta relación es lo que solemos llamar “trama”. El parsimonioso descubrimiento del ángel desarraigado de la memoria colectiva revela la intuición fundamental y formativa del universo narrativo de García Márquez: el mundo, desacralizado, carente de la memoria clara de lo trascendente, se vuelve denodadamente extraño, enajenante. Perdido el repertorio simbólico y alegórico que nos permite hablar


El Maestro y yo

ENERO - ABRIL 2012

Página 21

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

de una memoria cultural colectiva, carecemos del instrumentario hermenéutico y retórico para comprender y expresar la cotidianidad y, con ella, crear las tramas significantes que nos permitan procesar el sentido de la experiencia. Esa desacralización tiene su fecha: nuestra expulsión del “bosque de símbolos” coincide con el momento de la Ilustración. De aquella familiaridad con el mundo, hemos “caído”. ¿Cuál fue la pérdida concreta cuya fecha se me antoja hacer coincidir con la publicación de los primeros tomos de L’Encyclopédie? La pérdida de aquello que George Lakoff llamó aptamente “the metaphors we live by”. Casi podría decirse que el último período feliz, en términos de la integridad del imaginario colectivo, fue el llamado “Barroco”, cuyo imaginario se desarrolló, consolidó y estabilizó en la Baja Edad Media, y que fue codificado y sometido a escrutinio durante el llamado Renacimiento. Puede afirmarse, casi sin pestañear, que la pérdida del arraigo colectivo del símbolo tuvo que ver con un cambio radical en la lectura de la simbología que rigió la hermenéutica medieval, renacentista y barroca. Casi toda esta simbología se basa en el conocimiento y la exégesis constante de las Sagradas Escrituras, más el sedimento cultural de la antigüedad grecolatina, mantenida como vehículo de aprendizaje por la jerarquía escolar, según lo expresa San Basilio de Cesárea en su célebre opúsculo titulado “Por qué leer los clásicos”. Esa peregrina mezcla, que hoy llamamos sincretismo medieval, formó el sustrato de las tradiciones simbólicas, con su repertorio iconográfico, alegórico y, eventualmente, emblemático. Al desaparecer este repertorio común fundamentado en la literatura religiosa apuntalada por vestigios clásicos, podría decirse que la cultura europea se quedó, como afirma Eugenio Battisti, “sin antepasados”, sin herencia, sin memoria. Y es este repertorio el que permite configurar los más variados artefactos culturales: la literatura, las artes de la representación, las artes plásticas, la filosofía y las artes praedicandi. Debo confesar que la nostalgia por ese mundo figurante y figurado que culminó con el Barroco, es lo que me atrae de la serie cultural que podríamos titular la “Serie de las Anunciaciones”, serie compleja que presenta retos singulares tanto al aficionado del arte como al estudioso de la cultura. La tradición erudita del estudio de la Edad Media se ha dedicado, salvo contadas y honrosas excepciones, a historiar el repertorio iconográfico inferible sobre todo del arte sacro de la época. Clasificados por región, por reinado, por materiales, los objetos culturales se ordenan según los rasgos comunes que signan la continuidad de tramas bíblicas o de puntos doctrinales, incluyendo cuestiones elaboradas por la religiosidad popular. Reconocer la continuidad iconográfica ha tendido a soslayar las cuestiones de estilo, a pesar de que es el estilo el que demuestra la flexibilidad que garantiza la pervivencia de la iconografía misma, en términos temporales y geográficos. Sin embargo, un elemento filosófico y estético que opera como sustrato común tanto a la iconografía como a los estilos que la configuran es la idea de que todo arte, sagrado o profano, debía permitir al espectador ir de la emoción a la intelección, de lo visible a lo invisible. El símbolo, como organizador del sentido, resaltaba, precisamente, la rentabilidad conceptual de la imagen artística o la figura, especialmente en las artes praedicandi. Elemento esencial de estas imágenes era su forma “bella”. Tanto Escoto Eurígena, como Hugo de San Víctor y como Suger de Saint Denis proponían que el lujo y la belleza tenían un carácter teofánico que posibilitaba atisbar una imagen de la divinidad, así como instilaban la nostalgia y el deseo de alcanzarla. Para estos tres teóricos de la estética medieval, las formas bellas resultaban ricas en significados y sugerencias, a la vez sencillas y confusas, deseables en sí mismas, y, sin embargo, incompletas en tanto percibibles por nuestras almas limitadamente humanas. El Pseudo-Dionisio Areopagita, con su De la jerarquía celeste, fue el origen de esta confianza en que las cosas materiales podían ser el camino para asomarnos a la divinidad: materiali manuductione. La materia nos conduce a Dios. Tomás de Aquino, en su Summa Theologica, recogería y ampliaría esta estética: los sentidos, único portal humano hacia la comprensión de la verdadera naturaleza del mundo, nos permiten, por analogía, llegar a conocer a Dios.


Página 22

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

II. La Virgen María como personaje y como imagen privilegiada Posiblemente la aportación medieval más importante al elenco cristiano occidental es el personaje de María. Virgen, reina, novia, madre, mediadora, María ocupa un lugar protagónico en la cultura religiosa y en el imaginario cultural completo. Su vida, acopio de acontecimientos narrados en los evangelios bíblicos y en los apócrifos, está amojonada por una inmaculada concepción y un nacimiento virginal, por ser la sierva del señor y la madre de Cristo, por ser la reina de los cielos que a ellos subió milagrosamente en cuerpo y en alma. El imaginario medieval se dedica con ahínco a un culto llamado “mariano” que no sólo elaboró una densa matriz iconográfica de todas las personas y los atributos de la Virgen María para signar las realidades de la caritas o amor divino, sino que reconfiguró la expresión de la cupiditas o amor humano en los mismos términos. Por ejemplo, las minuciosas exégesis del Cantar de los cantares que realiza Bernardo de Claraval alegorizan la extrema humanidad erótica del texto bíblico para convertirla, junto con la tradición trovadoresca completa, en pasto de célibes “novios de la Virgen”. Es, sin embargo, el momento de la Anunciación el que parece haber capturado con especial fuerza la imaginación iconográfica medieval en torno al personaje de la Virgen María. Este momento, que se construye como simétricamente inverso al momento en que Eva desobedece a Dios y come la fruta del árbol prohibido, representa la segunda oportunidad de la humanidad de volver a acceder al paraíso. El consentimiento de María a la Encarnación, expresado en la frase “Ecce ancilla Dei”, representa, y cito a Marina Warner, “su Fiat, ejemplifica la más sublime fusión del albedrío del hombre con el plan divino” . Cuando María accede a esta suerte de petición de mano de Dios, nos ofrece el “buen fruto” y una nueva vida. Desde hace años me he dedicado a coleccionar imágenes de este momento singular en el cual el Viejo Testamento deviene el Nuevo, y en el cual lo divino irrumpe en la historia humana. III. Intuiciones Las intuiciones que les presento aquí tienen orígenes coyunturales, aunque distantes entre sí. Por un lado, mi lectura reciente de un ensayo de Omar Calabrese sobre el motivo de la Anunciación: ... el pintar la casa de la Virgen al lado del cielo era un precepto antiguo. Encontramos sus huellas en un texto griego [...] redactado en su mayor parte en época tardobizantina, el Tratado de Pintura de Dionisio de Frusa, que escribe: “junto a la casa hay un cielo del que desciende el Espíritu Santo en un rayo sobre la cabeza de la Santísima”. Por otro lado, mi lectura remota, casi adolescente, del clásico de Erwin Panofsky, La perspectiva como forma simbólica, donde se afirma, y traduzco libremente de la edición norteamericana: Lo que resalta la importancia de una pintura como la Anunciación (1344), de Ambrogio Lorenzetti, es, [...] el sentido completamente nuevo que le confiere al plano del suelo. Ya no se trata meramente de la superficie inferior de un “cajón espacial” cerrado a derecha e izquierda y rematado por el borde de la pintura, sino de la superficie inferior de una sección de espacio que, si bien todavía está rematada en la parte de atrás por el tradicional fondo dorado y al frente por el plano de la pintura, podría considerarse que se extiende arbitrariamente más allá del término de cada lado. Y lo que es quizás más dramático es que el plano del suelo ahora nos permite claramente leer no sólo los tamaños, sino también las distancias entre los cuerpos que sobre él se despliegan. El patrón ajedrezado de las losas [...] ahora pasa por debajo de las figuras y se convierte en un índice de valores espaciales [...] Podemos expresar numéricamente tanto los cuerpos como los intérvalos —así como el alcance de cada movimiento— mediante el número de losas. [...] No es mucho afirmar que el patrón de la losa así utilizado representa el primer ejemplo de un sistema coordinado: ilustra el “espacio sistemático” moderno en una esfera artística concreta, mucho antes de que fuera postulado por el pensamiento matemático abstracto.


El Maestro y yo

ENERO - ABRIL 2012

Página 23

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico


Página 24

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico Si bien, según Panofsky, el pavimento ajedrezado en la pintura de Lorenzetti constituye elemento formante de un “espacio sistemático” típico de la modernidad, la imagen global que aquí se representa oscila vagamente entre declararse “naturalista” en tanto que anticipa la organización pictórica renacentista, o mantener el iconismo que produce el aire de limbo sin profundidad que distingue las imágenes sagradas medievales que flotan sobre trasfondos dorados. Nótese que la columna central, que hace las veces de separador entre la Virgen y el ángel, es tanto parte de la imagen representada como parte de la orla que le sirve de marco, con lo cual la función de la columna en la imagen acusa una gran ambigüedad. Aunque las losas “miden” y “sistematizan” el espacio representado, no todos los elementos de la imagen siguen esta disposición. ¿Qué ha impedido la total transformación de este espacio en un lugar sistemático regido cabalmente por la perspectiva lineal? La conjunción entre la idea de la casa de la Virgen como contigua al cielo, y la de la casa de la Virgen como espacio fundacional de la perspectiva lineal sugiere varias preguntas. ¿Es la contigüidad entre casa y cielo índice de similitud o de diferencia entre estos dos lugares en tanto espacios discretos que conviven en una sola imagen pictórica? ¿Qué elementos de la escena de la Anunciación la proponen como escena fundacional de la perspectiva lineal? Panofsky afirma que el arte de la antigüedad clásica y el arte medieval rechazaron la perspectiva quizás porque introduce un factor individual (el punto de vista del observador) en un mundo suprasubjetivo, y que, al transformar la realidad en fenómeno o apariencia, la perspectiva parece reducir lo divino a un mero asunto de la conciencia humana . Me pregunto yo, ¿acaso los espacios específicos, en tanto atributos respectivos de Dios y de María, al gozar de naturalezas quizás mutuamente exclusivas —cielo vs. casa; espacio absoluto y divino vs. espacio humano y contingente— necesitan plantearse y organizarse mediante métodos pictóricos diferentes? La insistente representación de barreras y umbrales entre el Arcángel Gabriel y la Virgen María en la abrumadora mayoría de las obras que presentan la escena de la Anunciación entre la Edad Media y el Barroco nos lleva a preguntarnos, además, cuánta conciencia tuvieron los artistas que acometieron esta escena—privilegiada en la historia de la pintura occidental—en cuanto a la necesidad de separar los espacios respectivos de lo humano y lo divino mediante métodos de representación, como diría Descartes, “claros y distintos”. Si cedemos a la tentación de proponer esta escena como producto de una doble metodología de la representación pictórica, ¿podemos servirnos de esta suerte de dualidad representacional para confirmar la transformación paralela de la representación de espacios que podríamos caracterizar respectivamente como “sagrados” o “profanos”? ¿Cuánta conciencia tuvieron estos artistas como para intimar que la combinación misma de métodos de representación para dar cuenta simultánea de lo humano y lo divino podía convertir esta compleja escena de la Anunciación en alegoría de la representación pictórica misma como encarnación? ¿Acaso esta particu-


El Maestro y yo

ENERO - ABRIL 2012

Página 25

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico lar propuesta pictórica que nos presenta el motivo de la Anunciación hace más elocuentes las diferencias entre estilos epocales en momentos en que los estilemas demuestran un insistente trasvasamiento y una pertinaz indecibilidad? En fin, ¿cómo nos sirve la serie cultural que hemos titulado “La Anunciación” para hilar fino en las distinciones y las convergencias entre lo que atañe a la continuidad iconográfica y lo que atañe a la transformación de los estilos pictóricos a través de las épocas? Estamos ante un verdadero reto investigativo. Veamos.

II. Elementos iconográficos de la Anunciación

La escena que lleva por título “La Anunciación” se refiere, como ya hemos visto, a uno de los momentos más significativos en la historia sagrada cristiana: la aparición del ángel Gabriel ante María. La escena, narrada en San Lucas, reza así: Y entrando el ángel en donde ella estaba, dijo: ¡Salve, muy favorecida! El señor es contigo; bendita tú entre las mujeres. Mas ella, cuando le vio, se turbó por sus palabras, y pensaba qué salutación sería ésta. Entonces el ángel le dijo: María, no temas, porque has hallado la gracia delante de Dios. Y ahora concebirás en tu vientre, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús. [...] Entonces María dijo al ángel: ¿Cómo será esto? pues no conozco varón. Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual el Santo Ser que nacerá, será lla mado Hijo de Dios. Y he aquí que tu parienta Elisabet, ella también ha concebido hijo en su vejez; y este es el sexto mes para ella, la que llamaban estéril; porque nada hay imposible para Dios. Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra. Y el ángel se fue de su presencia. La exégesis medieval y la acreción popular de este pasaje adjudican una serie de objetos, personajes y poses a los distintos elementos que configuran esta anécdota, usualmente reconocible mediante lo que Panofsky clasifica como un “análisis iconográfico de los motivos artísticos” que la tradición le ha asignado al tema que conocemos como “La Anunciación”. Por ejemplo, de la actitud de sorpresa que demuestra María ante la irrupción del ángel se infiere el carácter sobrenatural del acontecimiento, que presumiblemente funda la radical diferenciación representacional entre el ángel y su entorno, y María y su entorno. La venida (entrada) del ángel constituye el gesto que Dios repetirá al entrar (como sombra) en María para que él “encarne” y ella “conciba”. La importancia del gesto de la anunciación —que desemboca en la casi simultánea encarnación— se transmitirá al espectador mediante la insistente reduplicación del mensaje de Dios: a la presencia del ángel pueden sumarse una paloma que desciende, la figura de un niño diminuto que vuela hacia María, un rayo de luz que emana de Dios en dirección de la


Página 26

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Virgen. Además, el mensaje de Dios llega a María también como la confirmación de la profecía expresada en Isaías 7:14, en cuyo pasaje suele estar abierto el libro que María está leyendo en el momento de la entrada del ángel Gabriel, según lo atestiguan casi todas las escenas de Anunciación representadas a partir de mediados del siglo XII. El pasaje de Isaías reza así: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel. Además, la naturaleza milagrosa de la concepción de un hijo en un vientre virgen aparece hipercaracterizada por el milagro reduplicado en el milagro de Isabel. Con toda su complejidad, se trata de una escena de petición de mano —género verbal primario, al decir de Mijail Bajtín — que se vuelve milagrosa porque María parece inseminada por las palabras mismas que el ángel transmite, que a su vez repiten y actualizan una antigua profecía que obra en la escritura sagrada que ella está leyendo en ese preciso momento. Jaroslav Pelikan, en su popular y erudito texto Mary Through the Centuries , recoge un variado inventario de imágenes de la Anunciación que incluye las primeras imágenes rescatadas de catacumbas del siglo IV d.C. Estas ya presentan a María recibiendo la noticia de un mensajero, con o sin alas. Ella se encuentra sentada en una elaborada silla, mientras el mensajero se mantiene de pie, pose que eventualmente cambiará y se nos presentará el ángel postrado frente a María. En imágenes posteriores, los espacios que ocupan María y el ángel Gabriel, respectivamente, se van singularizando, a la vez que la iconografía de la escena se va volviendo más densa y compleja al proliferar elementos simbólicos que dan cuenta de la creciente densidad y complejidad que va desarrollando el personaje de María durante la Edad Media, y de la creciente elaboración exegética relacionada tanto con los evangelios bíblicos como con los apócrifos. Elementos notables son, por ejemplo, el dosel que adquiere la silla de María, con lo cual eventualmente se sugerirá el techo de una casa, hasta que eventualmente aparezca la casa como tal. El espacio que ocupa Gabriel, al principio un mero limbo informe, se irá perfilando como un espacio celeste hasta llegar a ser, en ocasiones, un paisaje agreste, indiferenciado. Eventualmente, el ángel irrumpirá en el espacio de María, aunque, en términos anecdóticos, su aparición desafiará las leyes naturales del espacio humano. En la escena, el ángel interrumpirá súbitamente a María mientras ésta lleva a cabo sus oraciones o, a partir de mediados del siglo XII, mientras lee un libro devocional, o quizás el Viejo Testamento, según lo atestiguan varias piezas que presentan el texto plenamente legible de Isaías, ya citado. María se encoje con modestia ante el ángel, quien lleva en su mano, ya sea un ramo de lirios —símbolo de la pureza de María— o una vara para señalar su autoridad divina. En varias de las obras medievales, las palabras del ángel —recogidas en San Lucas— flotan desde su boca hacia María. La contestación de María — momento en el cual ella “ejerce su libertad de obedecer” y así, afirmando su libre albedrío, permite la Encarnación— también flota desde su boca, aunque en algunas ocasiones va hacia el ángel y en otras se eleva, presumiblemente, hacia Dios, en cuyo caso las palabras aparecen al revés para facilitarle a Dios la lectura. Otros elementos frecuentes en la composición son la imagen misma de Dios, catando la escena desde lo alto y desde afuera de la estructura que suele ocupar María, colocado en el mismo eje que ocupa el ángel Gabriel o centralizado entre los dos personajes. De la figura de Dios puede salir, como ya advertí, una paloma —símbolo del Espíritu Santo— o un rayo de luz —símbolo espiritual del conocimiento— o ambos, en dirección de María. Incluso puede registrarse la figura, con frecuencia diminuta, de un niño que sale de Dios hacia María para dramatizar el hecho milagroso de la Encarnación. Doctrinalmente, se trata de un momento difícil. Por un lado, asistimos al instante en el cual el “verbo se hace carne”, pero sólo luego de que María da su permiso para ser inseminada al recibir la palabra o la luz o la paloma de Dios. La disponibilidad de María marca la importancia del libre albedrío, que aquí necesita la creación de un fino equilibrio entre haber sido seleccionada como bendita entre todas las mujeres para llevar en su vientre la semilla divina, y saberse dueña de su cuerpo virgen. La lectura de la profecía de Isaías, insistentemente representada en la tradición de la escena al menos desde el siglo XII, hipercaracteriza la destinación de María a tan excelso lugar en la historia sagrada. No obstante, el acto mismo de la anunciación opera como petición de mano, a la cual accede María con plena contrición y humildad.


El Maestro y yo

ENERO - ABRIL 2012

Página 27

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

La escena de la Anunciación deviene entonces una confrontación entre una serie de oposiciones que quedarán suspendidas sin solución: el destino y el libre albedrío; lo humano y lo divino; el adentro y el afuera; lo celeste y lo terrenal; el pasado y el presente; lo carnal y lo espiritual; lo naturalista y lo icónico. La naturaleza oposicional en la estructuración de la anécdota, del tema icónico y de la composición representacional nos da el plus de desglosar la serie en al menos dos líneas, que bien podemos denominar la línea sagrada y la línea profana. Cada línea organiza la presencia de los motivos y las técnicas de representación, de modo que la imagen global nos dice más y más acerca de la composición pictórica. Unos pocos elementos presentes en la escena nos permitirán profundizar en esta propuesta.

III. La imagen dual

Hasta ahora he insistido en el carácter dual de la representación en la escena de la Anunciación. Vale señalar, de entrada, que, en las representaciones pictóricas de la Anunciación anteriores al siglo XII, primaba una organización plana y esquemática saturada de objetos claramente simbólicos. La dualidad humano/divino se presentaba como el producto de la afirmación en una retórica visual sencilla apuntalada en símbolos inequívocos. La presencia del ángel sobre un fondo azul que representa el cielo y de María dentro de la casa echaba mano de los mismos recursos pictóricos: la figura plana, apenas organizada mediante escorzo, ornada con sus atributos desproporcionados, colocados en al superficie de la representación como los elementos de una trama o de un argumento. Es a partir de mediados del siglo XII que comienza a percibirse una voluntad, cada vez más marcada, de separar los espacios respectivos del ángel y de la Virgen mediante recursos pictóricos y representacionales claros y distintos, y no meramente mediante motivos simbólicos e iconográficos colocados sobre espacios pictóricos configurados con idénticos recursos. Por un lado, la representación de la casa de María va adquiriendo un trabajoso naturalismo que recurre a los rudimentos de la perspectiva. En cambio, el entorno del ángel, si bien asume los desarrollos paulatinos del paisajismo azuloso y aéreo, sigue dando la impresión de lo etéreo, de lo inconmensurable. El espacio del ángel carece de medida clara. La diferenciación se va acusando con el paso del tiempo, a medida en que se va perfeccionando el método organizativo de la perspectiva. A mayor profundidad en el espacio de la Virgen, más irreal se percibe el ámbito del ángel y aquel que, en ocasiones, ocupa Dios en el eje superior de Gabriel. El lado del ángel Gabriel tiende a una presentación sobre fondos que carecen de parámetros claros de medida, en la cual sus atributos (vestimenta, pose, objetos) siguen destacándose sobre un trasfondo en general plano, típico de la pintura medieval. El espacio del ángel, carente de unidad, sirve apenas como soporte de los objetos que en él se colocan. No hay profundidad. El cielo o el paisaje coartan la diferenciación entre lo cercano y lo lejano. Es como si, en el entorno del ángel, el concepto mismo de espacio careciera de vigencia o de arraigo. Vale señalar que, para Panofsky, el recurso de la perspectiva opera como organizador de un espacio sistemático para la totalidad de la imagen. Curiosamente, al proponer la Anunciación de Lorenzetti como momento fundacional de la perspectiva, Panofsky no se da cuenta de que la imagen tiene suficiente ambigüedad en su composición como para cuestionar las razones que tuvo el pintor para construir un pavimento ajedrezado debajo de las figuras. Obviamente, la imagen de Lorenzetti no está totalmente regida por la perspectiva, a pesar de que, luego de haber pasado el trabajo de componer el pavimento, el detalle de la columna tenía que haberse destacado como algo completamente contrario, en tanto que engañoso, ambiguo. Habría que plantearse si, específicamente en las representaciones de la Anunciación, el carácter dual del evento en sí hace indeseable la organización, sistematización y unificación de la imagen en su totalidad, razón por la cual la mayoría de los artistas que representan este motivo de la historia sagrada insisten en separar, mediante diferentes técnicas y trucos, los espacios respectivos del ángel y de la virgen. Esto nos lleva a otra intuición: acaso el recurso de la perspectiva, en el caso concreto de la escena de la Anunciación, no sea parte del gesto naturalista que parece haber primado durante el


Página 28

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Renacimiento y el Barroco. Quizás exista como elemento de oposición que caracteriza el espacio humano, con su mensurabilidad, su organización, su restricción en términos aspectuales. Frente al espacio absoluto y divino del ángel Gabriel, el espacio humano de la Virgen apenas puede ser espacio cotidiano, conocido, mensurable, donde se encuentran los objetos del diario vivir del modo en que los percibimos normalmente. Esto significaría que la minuciosidad en la construcción perspectivista en el espacio de la Virgen tiene un significado predominantemente simbólico. Aquí el esfuerzo perspectivista no señala más que a lo “natural y humano”, convirtiéndose, como quería Panofsky, en una forma plenamente “simbólica”, que representa otra cosa. En este caso, la perspectiva parece simbolizar, específicamente, lo real, lo mundano. En última instancia, no hay métodos representacionales más o menos simbólicos que otros. El arte, en tanto matriz de selecciones usualmente deliberadas o basadas en el accionamiento de géneros y otros almacenes similares de la memoria cultural, no es exhaustivo nunca, siendo el tropo —el “como si”— su mejor acicate. La perspectiva, aptamente llamada “artificial” por Leon Battista Alberti, el ideador de la “construcción legítima”, no es un recurso llano y transparente que necesariamente desemboca en lo real. Al contrario, implica un pesado tinglado técnico que apenas desemboca en la verisimilitud. El tinglado, con la prestigiación de la técnica, a fin de cuentas apenas sirve de comodín de lo real. Interesantemente, la asignación respectiva de sagrado / profano a los espacios del ángel y de la Virgen María nos provoca dudas de atribución. Si, al decir de Mircea Eliade, para el hombre religioso el espacio no es homogéneo, sino que presenta roturas, escisiones, y diferencias cualitativas, puede hablarse de espacio sagrado y de espacio profano. El espacio sagrado es “fuerte”, significativo. El espacio profano carece de estructura o consistencia: es amorfo. La ausencia misma de homogeneidad espacial deviene una oposición entre el espacio sagrado —real y verdadero— y la masa amorfa que lo rodea. Añade Eliade que cuando el espacio pierde su homogeneidad y se experimenta la ruptura entre sagrado y profano, ocurre una “fundación de mundo” que se ubica, precisamente, en la escisión misma. Dice Eliade: “desde el momento en que lo sagrado se manifiesta en una hierofanía cualquiera no sólo se da una ruptura en la homogeneidad del espacio, sino también la revelación de una realidad absoluta, que se opone a la no realidad de la inmensa extensión circundante. [...] En la extensión homogénea e infinita, donde no hay posibilidad de hallar demarcación alguna, en la que no se puede efectuar ninguna orientación, la hierofanía revela un “punto fijo” absoluto: un centro.” Por su parte, en su célebre texto de antropología La selva de los símbolos, título claramente inspirado en el poema “Correspondences” de Charles Baudelaire, Victor Turner explora los rituales iniciáticos o rites of pasaje, y aquellos espacios que operan como escenario de los mismos, a los que reconoce como espacios sagrados que permiten una transición temporal y de desarrollo y jerarquía para los individuos que acometen el rito. Los espacios sagrados se constituyen como umbrales de materialidad indecidible que funcionan como barrera simbólica que invita a la trasgresión como parte integral de los ritos. Para Eliade, como para Turner, el umbral de las habitaciones humanas tiene la función de este espacio de transición que invita al accionamiento de ritos que acompañan su franqueamiento. Sea el umbral doméstico, sea el de una iglesia (esa “casa mayor”), hay que hacer reverencias, prosternaciones. Este umbral, esta puerta, muestra de modo inmediato y concreto la solución de continuidad del espacio, y de ahí su importancia religiosa pues, según Eliade, son a la vez símbolos y vehículos de tránsito. Es fácil detectar la hipercaracterización de esa barrera-umbral-puerta que permite la segregación de los espacios en las escenas de la Anunciación. Lo curioso es la inversión que parece acompañar las definiciones respectivas de estos espacios. Cuando los antropólogos se enfrentan al espacio sagrado y lo describen, suelen destacar la pesantez estructural del mismo, la densidad de su simbología, su sensación de un adentro infinito. Por el contrario, el espacio profano se constituye como una intemperie procelosa de contornos borrosos apenas discernibles. En las escenas de la Anunciación, el espacio del ángel, que reconocemos como el espacio absoluto de Dios, se configura con las características de informalidad del espacio profano. Por el contrario, el espacio humano de la Virgen se proyecta con todas las características de roturación, ordenación y medida del espacio sagrado. Para insistir en esto, no hay más que recordar la descripción prolija, con medidas detalladísimas, que acompaña la construcción del tabernáculo y del Templo de Salomón, y la extensa y detallada descripción de la casa de Dios que se nos informa en las visiones de Ezequiel, todos episodios del Viejo Testamento. Es decir, en las escenas de la Anunciación, las caracterizaciones respectivas de los espacios sagrado y profano parecen invertidas. ¿A


El Maestro y yo

ENERO - ABRIL 2012

Página 29

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

qué se deberá esa insistente inversión? La clave está, posiblemente, en la forma en que se nos invita a leer la iconografía relacionada con el cuerpo y con el corpus de María. Veamos. IV. Mise en abîme El momento de la Anunciación no sólo marca una irrupción del espíritu de Dios en el espacio humano con el propósito de encarnar, sino, como ya dije, la recapturación y puesta al día del Viejo Testamento mediante el nacimiento de una figura que funda un nuevo pacto, que no es otro que el acuerdo de fundar o encarnar un nuevo mundo. En el nanosegundo que transcurre entre la lectura que hace María de la profecía de Isaías y la decisión libre de María de someterse a la voluntad divina y ser la “sierva del Señor”, ocurre la cesura que separa el Viejo del Nuevo Testamento. Esta cesura es el cuerpo mismo de María, como lugar de encuentro de pasado y presente, de promesa y cumplimiento, de lo absoluto y lo histórico, de lo sagrado y lo profano. Podría decirse que la Anunciación tiene lugar en un tiempo y en un espacio vacíos donde se trasvasan la profecía y su cumplimiento. En esta tierra y en este tiempo de nadie se eleva el personaje de María como figura vinculante, como bisagra que acciona los ritos de umbral. Si recordamos el texto de la profecía recogida en Isaías 7:14, la “virgen”, inominada, incógnita, cobra identidad en el momento mismo en que el ángel irrumpe en la casa de María. La profecía del viejo testamento, que pertenece a la historia sagrada que sirve de pauta para el Nuevo Testamento en tanto su figura, se cumple al concretarse en la “historia humana”. Al irrumpir el ángel en la casa de María y al entrar “la sombra de Dios” en el cuerpo de la Virgen, encarnan en la historia humana tanto el Espíritu Santo como la historia sagrada. Interesantemente, la presencia redundante de la profecía de Isaías en el libro que María está leyendo cuando recibe la salutación angélica nos obliga a considerar la naturaleza simbólica del evento, su desasosegante redundancia. Podría pensarse que la presencia del ángel es una alegoría que reduplica, con su presencia pictórica, la importancia de la profecía expresada en la escritura sagrada. ¿Por qué es esta redundancia necesaria? Santiago de Vorágine nos da la clave en su glosa del episodio bíblico, que he citado en mi epígrafe, y que ahora vuelvo a citar: “Suele decirse”, describe San Bernardo [de Claraval], “que la palabra de Dios llegó hasta la boca de unos, hasta el oído de otros, e incluso a influir en las obras de algunos; pero en el caso de María llegó esa palabra divina a sus oídos a través de la salutación angélica; a su boca por la confesión; a sus manos por el contacto; a su vientre por la Encarnación; a su seno por la sustentación, y a sus brazos por la oblación.” María absorbe la palabra de Dios mediante una carnalidad que se ha vuelvo absolutamente simbólica: la palabra sagrada expresada en la profecía entró en María a través de sus ojos durante su lectura de Isaías; entró por sus oídos mediante la salutación angélica; entró a su boca al expresar su condición de ancilla Dei; a sus manos, entró al recibir del ángel sus atributos; entró la palabra de Dios a su vientre y su verbo encarnó; entró en su seno al circular su leche maternal y santa; y entró a sus brazos por la ofrenda sacrificial de dar a los brazos de la cruz el hijo de sus brazos. Quizás haya que decir que la redundante presencia de la palabra de Dios y sus acciones sobre el cuerpo mariano instalan el cuerpo mismo de María como el verdadero espacio sagrado de la escena. Abundan las imágenes en que el ángel mismo, en posición genuflexiva, se acerca al vientre de María como su fuera a entrar en él, como, de hecho y espiritualmente, lo hace. No es María la que entra en el espacio de Dios, sino Dios el que busca acceso al espacio de María, el cual, si bien caracterizado como lo “real”, acaso sólo se ubica como ruptura y cesura decisivas en ese espacio de la realidad. Al igual que las catedrales que se ubican en medio del pueblo, rodeadas de mercados, de plazas bulliciosas, de edificios gubernamentales y de la cotidianidad más rastrera, el cuerpo de María se encuentra rodeado—asediado—por lo real, por lo literal. Vale recordar que, para los estudiosos de la catedral como espacio sagrado dedicado expresamente a Nuestra Señora, la catedral es el palacio de la Virgen, que hace las veces de un cuerpo santo en cuyo interior se encuentra el paraíso en la tierra. Entrar en el espacio sagrado de la iglesia es, para Suger de Saint Denis, sentir la experiencia de lo sagrado:


Página 30

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Cada piedra preciosa fue tu envoltura, la sardónice, el topacio, el jaspe, la crisolita, y el ónix y el berilio, y el zafiro, y el carbunclo y la esmeralda. Para los que saben las propiedades de las piedras preciosas, es evidente — para su mayor asombro— que ninguna está ausente de entre ellas (con la única excepción del carbunclo), sino que hay de ellas gran abundancia. De modo que cuando —por mi deleite en la belleza de la casa de Dios— la belleza de las gemas multicolores me ha sacado de mis eternas tribulaciones, y la digna meditación me ha indu cido a reflexionar, transfiriendo lo que es material a lo que es inmaterial, acerca de la diversidad de las sagradas virtudes: entonces me parece que me veo a mí mismo habitando, como quien dice, en una extraña región del uni verso que ni existe por completo en el limo de la tierra ni enteramente en la pureza del cielo; y que, por la Gracia de Dios y anagógicamente, puedo ser transportado desde este mundo inferior a un mundo más elevado.

Como las estrellas, la iconografía de las piedras preciosas pertenece al cuerpo mariano. Para Suger, este edificio, que se propone como el cuerpo de la esposa, se constituye en sí mismo como el umbral donde se operan las transformaciones de lo material en inmaterial y viceversa. El milagroso vientre de la virgen es, en estas escenas, el verdadero espacio sagrado: el abismo que se abre entre la profecía y el cumplimiento. Recordemos, en lo alto de la puerta principal de la catedral, a Cristo en su majestad, el pantocrator cómodamente ubicado dentro de la almendra que lo signa, y que no puede más que remitirnos a María como puerta invaginante que contiene el nuevo mundo creado por el nuevo pacto. Se trata de imágenes tan poderosas que, de la catedral y de las hieráticas pinturas de la Baja Edad Media temprana, pasarán con su iconografía casi intacta a los lienzos renacentistas y barrocos. V. Final Soy plenamente consciente de que se me quedan muchos temas y cabos sueltos. A fin de cuentas, estos espacios anagógicos no tienen fin y abruman por el vértigo de su mera cantidad. Espero que estas intuiciones que he traído hoy ante ustedes estimulen esa concordia para adentrarnos cada vez más en estos espacios que parecen no tener fin. Muchas gracias. NOTAS BIBLIOGRAFIAS 1 Marina Warner. Tú sola entre las mujeres. El mito y el culto de la Virgen María. Madrid: Taurus (1991), p. 237. 2 Omar Calabrese. ‘ “Aspectos” de la Anunciación’. Cómo se lee una obra de arte. Traducción de Pepa Linares. Madrid: Cátedra (1999), p. 96. 3 Erwin Panofsky. Perspective as Symbolic Form. Traducción de Chistopher Wood. New York: Zone Books (1991), pp. 57-58. 4 Ibid., p. 72. 5 San Lucas 1, 28-30. Santa Biblia. 6 Mijail Bajtín. “El problema de los géneros discursivos”. Estética de la creación verbal. México: Siglo XXI (1982), pp. 248-293. 4 Jaroslav Pelikan. Mary Through the Centuries. Her Place in the History of Culture. New Haven: Yale U Press (1996). 8 La frase es de Paul Claudel citado por Pelikan, ibid., p. 86. 9 Mircea Eliade. Lo sagrado y lo profano. Barcelona: Paidós (1999), pp. 21-22. 10 Abate Suger. “De administratione”. La catedral: documentos de trasfondo. Lilliana Ramos Collado, ed. y trad. (2000), p. 24.

LA AUTORA Dra. Lilliana Ramos-Collado

Lilliana Ramos-Collado, Ph.D. (Puerto Rico, 1954) es una persona feliz. Además, es curadora del Museo de Arte Contemporáneo de Puerto Rico. Es catedrática en la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Puerto Rico, donde dicta cursos de teoría e historia de la arquitectura. Dicta cursos graduados de arte y literatura como profesora invitada en el Centro de Estudios Avanzados de Puerto Rico y el Caribe. Publicó los poemarios poemas para despabilar cándidos (1981, Premio Revista Sin Nombre 1976) y reróticas (1998). Ha publicado artículos de comentario cultural, de crítica y teoría literarias, de fotografía, arte y arquitectura en catálogos, libros colectivos, y en revistas generales y profesionales. Dirigió la Editorial del Instituto de Cultura Puertorriqueña, y editó su Revista. Codirigió la Revista Reintegro de las Artes y la Cultura y también Nómada: teoría, creación crítica. Fue editora senior de la revista ArtPremium. Sus libros más recientes son Jean-Michel Basquiat: una antología para Puerto Rico (MAPR, 2006), Inés María Mendoza: En sus propias palabras (FLMM, 2008); Arnaldo Roche Rabell: Azul (en colaboración con Ivette Fred, MAC, 2009), Careos/Relevos: 25 años del Museo de Arte Contemporáneo de Puerto Rico (MAC, 2010), Largo saber, breve palabra: citas y pensamientos de Inés María Mendoza (en colaboración con Ivette Fred, FLMM, 2010), NosOtros: David LaChapelle’s Humanity on the Edge (MAC, 2011), una edición crítica y comentada de la novela Garduña, de Manuel Zeno Gandía (UPR, 2010), y el poemario Últimos poemas de la rosa. Ejercicios de amor y de crueldad (Sótano Editores, 2012).


El Maestro y yo

ENERO - ABRIL 2012

Página 31

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Cuento del Folclor Puertorriqueño

EL BESO DE MELCHOR

De Salvador Tió Montes de Oca ‘En la Cuesta del Viento’

Nunca sentí mayor desprecio que el que sentí por Mingo el día que me dijo que no había Reyes Magos. A los seis años las creencias de un niño son inconmovibles. Y las mías se nutrían del testimonio inquebrantable de mi madre que me los había descrito con lujo de detalles: de Elvira, de Luisa y de Viviana, las tres niñeras que sólo discrepaban sobre la verídica historia en detalles de poca monta como el color de las túnicas o el largo de la barba; pero sobre todo, el testimonio de mi negra Teya era irrefutable. Teya, que en casa tenía más importancia que un oráculo en Roma, no solo los describía, sino que sabía cuál de ellos se bajó primero del camello, y cuál llevaba el oro y cuál la mirra y cuál el incienso. Y además, y para que todo resultase más digno de fe, Teya, tenía su rey favorito, porque era el más noble, el que venía de más lejos, el más poderoso, y porque era de su raza. Por si fuera poco, yo mismo había ido a cortar yerba para los camellos el año anterior. Yo mismo la puse en dos mazos a los pies de mi cama. Y yo mismo comprobé al día siguiente que la yerba ya no estaba. Los camellos, cansados y hambrientos aceptaron mi obsequio sin dejar una brizna. Y los Reyes me dejaron, agradecidos por mi atención, una bola que saltaba hasta el techo, un trompo que cantaba cuando bailaba, y un triciclo que volaba cuando yo lo corría. Fueron siempre esos días para mí de una emoción inefable. Un sentimiento de asombro y de estupor se adueñaba por completo de mis días y mis noches. Y la estampa de los Tres Reyes Magos guiados por la estrella de Belén;

Salvador Tió Montes de Oca, escritor Nació en Mayagüez en 1911 y f alleció en San Juan en 1989. Tras f inalizar sus est udios secundarios en la Academia Católica de San Agustín, en Puert a de Tierra, y en la Escuela Superior Central de Sant urce, siguió est udios de Leyes en la universidad neoyorquina de Columbia y en la Central de Madrid. Se dedicó de lleno al campo de las letras, especialmente al ensayo y periodismo, y al desarrollo cultural del país. Trabajó en la Editorial Universitaria y presidió el Ateneo y la Academia Puertorriqueña de la Lengua Española.

Sin embargo, las palabras de Mingo, maldito Mingo, no dejaban de inquietarme, y yo diría más, de estremecerme hasta la angustia. Estaba amenazado todo el mundo maravilloso de mi fantasía; la magia de lo increíble pero cierto; la misteriosa y palpitante realidad del sueño que es mucho más importante que la verdad.

Además, publicó cuent os populares, biograf ías, ensayos y manuales pedagógicos. Presidió el Ateneo Puertorriqueño y la Academia Puertorriqueña de la Lengua Española.

Teya se dio cuenta de mi drama interior y se-lo confió a mi madre. Entre ambas, en una conferencia memorable, me devolvieron la seguridad perdida. “M’hijo -decía Teya-, no me le jaga caso a ese negrito deslenguao que ese no sabe ni aonde tiene los ojoj. Eta noche verá si hay Reyej o no hay Reyej. Eta noche veraj...” Y así, y después de un largo rato de inquietud y de insomnio, me dormí con el alma apretada... “Eta noche veraj...”

y la escena del nacimiento en el pesebre, en la paja de hebras de sol, y entre ovejas de nata y de merengue, se me presentaba como una cinta cinematográfica a todo color mucho antes de que se hubiese inventado el technicolor.

Canto el gallo. Amaneció la mañana luminosa y feliz. La yerba había desaparecido nuevamente de los pies de mi cama y una bicicleta azul y plata me espe-

Publicó sus artículos en la prensa contemporánea de Puert o Rico y recibió el ‘ Premio de Periodismo” (1948), por su columna A f uego lento, en el desaparecido Diario, cuyos artículos fueron recogidos y publicados en un sólo tomo, con dicho título.


Página 32

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico raba con los brazos abiertos. A mis gritos de júbilo llegó mi padre todavía soñoliento, mi madre con su sonrisa de paz, Elvira, Luisa, Viviana, y de pronto... ¡Teya! “¡Lo vej m’hijo, lo vej!” y tomándome por los hombros me acerc6 hasta el espejo. “NO se lo decía?” Sobre la frente pálida una mancha negra y redonda daba su testimonio irrefutable. “Lo vej, lo vej? El beso de Melchor! Yo sabía que ese príncipe a mi no me fallaba. Se lo mande a decir y ahí lo tienej”. “¡Mingo!” gritó Teya. “¡Mingooo! Acérquese aquí y vea con suj propioj ojo. Y si se le vuelve a ocurril decile al niño que no hay Reyej, el año que viene yo veré

que el camello de Melchor te afloje una patá que no te vaj a podel sental en diej díaj” “No, doña Teya, si eso yo lo decía juegando” “Juegando, ah, juegando…Pues sépase bien que el jueguito ese tiene que paral ya mismito. loj embujteroj no tienen derecho a vivil.” Y Mingo, medio mohíno, medio convencido, medio ‘azorao’ se me acercó vacilante y me aseguró “Yo no vuelvo a hablal de maj... Pero oye tú me vaj a prejtar dispuej la bicicleta?” “!Mañana, mañana!” Y salí corriendo satisfecho y feliz, y con el alma llena, a enseñarle a José y a Roberto, a Nono y a Greñita, el beso de Melchor que llevaba en la frente, testimonio irrecusable de la verdad del mito.

Del pintor italiano Andrea Mantegna, “La Adoración de los Magos”, uno de las primeras obras que destaca que los Magos de Oriente procedían de diversos puntos y de diferentes razas. Un Rey Blanco, uno moreno y uno negro. No coinciden los estudiosos cuán cierta es esta apreciación.


El Maestro y yo

ENERO - ABRIL 2012

Página 33

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

ADVIENTO 2011

PARROQUIA JESÚS MAESTRO

El adviento (latín: adventus Redemptoris, «venida del Redentor»). Es el primer período del año litúrgico cristiano, que consiste en un tiempo de preparación para el nacimiento de Cristo. Su duración es de 21 a 28 días, dado que se celebran los cuatro domingos más próximos a la festividad de Navidad. Los fieles lo consideran un tiempo de reflexión y de perdón


Página 34

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Adviento y Navidad 2011 en Jesús Maestro

La Parroquia Jesús Maestro celebró este año como en otras parroquias; con actos diversos devocionales que intentaban conducirnos hacia la observación del Nacimiento del Niño Jesús como las escrituras nos lo revelan. Comenzamos con el Retiro del Adviento. Dos profesores universitarios – el Profesor Héctor Márquez y el Profesor Dagoberto Alonso – nos ofrecieron una visión tridimensional de lo que estas fechas representan en la vida del cristiano. El Adviento desde el punto de vista histórico, desde el punto de vista escatológico y desde la perspectiva de nuestra Parroquia. Luego, los niños de la Catequesis celebraron el Nacimiento del Niño Dios y más adelante, las Misas de Aguinaldo, las Posadas y la Misa de Gallo. A continuación un extracto del retiro de adviento celebrado en la Parroquia, recordándoles que el retiro en su totalidad lo podrán acceder en nuestra página en el Internet: www.parroquiajm.org. Como primer evento, entre el final del Adviento El Adviento se puede analizar desde diversos aspectos o niveles… Así lo expresó el recurso que presentó el tema del Adviento en la Parroquia Jesús Maestro como parte de las actividades de inicio de uno de los eventos cristianos de mayor relevancia, el profesor Héctor Márquez quien ha colaborado en la Parroquia durante los últimos años, ofreciendo cursos y talleres en diversos temas.

la Escritura en estas primeras fechas del Adviento: “Velen y estén preparados que no saben cuándo llegará el momento”… Vigilancia durante la primera semana y como familia debemos avanzar en el verdadero camino hacia la Navidad.

Añadió que debemos revisar nuestras relaciones familiares. Como resultado, debemos buscar el perdón a quienes hayamos ofendido y perdonar a quienes nos han ofendido. Así viviremos el Adviento en un ambiente de armonía y amor familiar. Este es el momento de lograrlo, pero no solo en familia, sino en el trabajo, en la Iglesia y con nuestros vecinos. Vamos a practicar la caridad que es sinónimo de amor y este tiene como car“Adviento es una palabra que acterística esencial el perdón. proviene del latín (“Adventus”) que significa advenimiento o Durante esta primera semana se venida. El significado histórico enciende la primera vela de la code este tema podemos enmarcar- rona del adviento (color morado) lo en: Preparación para la venida como signo de vigilancia y deseos o llegada de la Navidad. En el de conversión. aspecto escatológico - que quiere decir, lo último, lo referente Estando en medio del segundo a las postrimerías del Hombre, tiempo – que se nos llama a la conla Iglesia y el Universo – repre- versión – y continúa con la venida senta la Preparación para le es- del Señor en el tiempo presente, perada segunda venida triunfal en el hoy, tiene preponderancia la de Jesús”, expresó Márquez. predicación de Juan El Bautista. El reflexionar con la exhortación del Según el profesor Márquez, en Profeta Juan el Bautista: “Preparen la primera semana se nos insta el camino, Jesús llega” y qué mejor a estar vigilantes - se nos insta a manera de preparar el camino que comenzar por lo escatológico del buscando ahora la reconciliación adviento – estar en la espera de la con Dios. En la primera semana segunda venida del Señor. Dice

nos reconciliamos con los que nos rodean y ahora con Dios. Por eso encendemos la segunda vela de la Corona de Adviento. En la tercera semana tenemos como tema principal el testimonio y tiene como protagonista a María, la Madre del Señor que vive sirviendo y ayudando al prójimo. Se debe recordar la figura de María cuando se prepara a ser la Madre de Jesús y está dispuesta a ayudar a todo el que se lo solicite. Como diría su prima Isabel, “¿Quien soy yo para que la Madre de mi Señor venga a visitarme?” En el aspecto histórico ponemos nuestra mirada en el ayer; en Belén… Pero es el tiempo de la espera, de la anticipación. El tema de este domingo es la visita de los ángeles a José y demás para la anunciación del nacimiento de Jesús. Luego de la reconciliación con Dios y con el prójimo, solo nos falta la espera del Gran Invitado. Es como cuando se va a dar una fiesta y uno viste las mejores galas, se limpia la casa y solo esperamos por la visita, Esa es la cuarta semana de Adviento. Tan próximos a la Navidad debemos tener listos todos los preparativos para poder aceptar a Jesús en los corazones, las familias y las comunidades. En esta última semana encendemos la última vela morada. Todo girará en torno a Cristo: el mismo de ayer de hoy y de siempre. El Señor del tiempo y de la historia. Señor de Señores


El Maestro y yo

ENERO - ABRIL 2012

Página 35

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

y vencedor del pecado y de la muerte. En el Capítulo 4 versículo 8 del Apocalipsis debemos ver aquellos cuatro seres vivientes que repiten sin cesar día y noche: “Santo, Santo, Santo… Señor Dios Todopoderoso, Aquel que era, que es y que va a venir…”porque Jesús es Dios, es eterno y es el mismo ayer, hoy y siempre”… Esto nos debe invitar a nuestra preparación persona, que no solo tiene que ser litúrgica, sino también espiritual y moral… Llama esta preparación a la conversión del

corazón y a la renovación de vida… No es un tiempo de penitencia como en la Cuaresma. Es el tiempo favorable para emprender un cambio de corazón y dar un nuevo y decisivo paso en nuestro caminar espiritual, Es conversión como preparación para la llegada de Jesús. Como diría San Juan Bautista: “Arrepiéntanse, el Reino de los Cielos está cerca” Cerca porque lo recibiremos en nuestros corazones el 25 de diciembre, porque tenemos que recibirlo todos los días de nuestras vidas y porque creemos en esa segunda venida que se nos ha prometido. En ese momento lo veremos cara a cara y llevaremos su nombre sobre la frente y reinaremos con Él por toda la eternidad… ADVIENTO DE JESUS El tema toma un giro diferente cuando comienza a explicar el Adviento de Jesús. “El Adviento de Jesús es el tiempo que transcurre antes de su vida pública y que también se conoce como la vida oculta de Jesús, época de la cual conocemos tan poco. Sabemos que en los tres años públicos visitó todos los pueblos de Palestina, curando enfermos predicando el reino de Dios, echando demonios, resucitando muertes y anunciando la venida del Reino”, explicó Márquez. Continúa diciendo que antes de eso solo sabemos que en una peregrinación de la familia a Jerusalén para


Página 36

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Los años perdidos de Jesús

celebrar la Pascua, el niño Jesús que tenía alrededor de 12 años, se quedó en Jerusalén sin saberlo sus padres. Lucas nos narra como José y María lo hallaron en el templo sentado en medio de los maestros quienes le hacían preguntas. Todos estaban maravillados con sus respuestas. Luego de ese evento desciende otra vez el velo de misterio por los próximos 20 años. No se conoce más de Jesús aún cuando es uno de los personajes más importantes en la historia de la Humanidad. Es tan importante que la historia de la Humanidad se divide en “antes de Jesús” y “después de Jesús”… Pero es bien poco lo que sabemos de el. Pero ha sido tan importante que 2,000 años después nos tiene aquí reunidos en su nombre…. Expresa el profesor Márquez que “esta aparente falta de información ha proliferado las historias fantásticas que lo sitúan en narraciones fantásticas en todas partes del mundo… En Asia, África, América se habla de Jesús… hasta la más absurda de las “historias” que hablan que Jesús fue raptado por los extraterrestres y llevado a la constelación de Orión. Pero todos estos relatos surgen por el misterio que rodea la vida oculta de Jesús”… Según explica, hay varios libros apócrifos que intentan abundar sobre la vida oculta de Jesús. Estos no son libros inspirados, ni reconocidos por la Iglesia Católica. Sin embargo, como no son prohibidos, destacan datos que pueden acercarse algunos de ellos a la historia de Jesús. Pero solo podemos decir que estos libros solo tratan de rellenar la oscuridad que existe en cuanto a ese periodo de la vida de Jesús. Pero, ese aparente silencio de la vida de Jesús, es que los Evangelios no tratan de construir una biografía. Estos solo hablan de alguien que ha vencido a la muerte. Relatan hechos históricos, pero desde la perspectiva de una persona que vive, que no ha muerto, por lo que no se puede escribir una biografía. Los evangelios nos presentan el Jesús de la fe, que aun cuando está cimentado en el Jesús histórico, giran alrededor del misterio pascual de Jesús. Estamos hablando de una persona que nació, vivió y resucitó y está viviendo junto a nosotros en el hoy… Jesús vive. Ese es el acontecimiento que ilumina la vida de Jesús. Por eso los evangelistas no resaltan mas nada de la vida de Jesús. No obstante, hay indicios en los Evangelios que nos hablan de la vida de Jesús. Pero tenemos que analizar cuidadosamente lo que dicen las Escrituras. Lucas hace referencia de la presentación del Niño en el Templo. A los pocos días de haber nacido, nos dice al finalizar este relato, se cumplieron todas las cosas, según la Ley del Señor. “Volvieron a Galilea a su ciudad de Nazaret… el Niño crecía y se fortalecía, llenándose de sabiduría y la Gracia de Dios estaba sobre Él”. Luego de contar que el Niño se perdió a los 12 años en Jerusalén el mismo Lucas dice: “Regresó con ellos a Nazaret y allí vivió. Obedeciéndoles en todo y Jesús seguía creciendo en sabiduría, en estatura y en gracia delante de Dios y de los hombres. Lucas, Capítulo 2, versículos 51 y 52. Más adelante, al narrar el comienzo del ministerio de Jesús Lucas – en el pasaje del llamado discurso programático de Jesús - “Jesús vino a Nazaret donde se había criado. Entró según su costumbre en la sinagoga el día del sábado y se levantó para hacer la lectura”. Jesús vivió y creció en Nazaret y allí asistió regularmente a la sinagoga, según dice Lucas, obedeciendo a sus padres en todo para experimentar la vida humana. Dios escogió encarnarse en un niñito frágil e indefenso; dependiente de los cuidados de su madre y su padre… Y el Verbo, optó por encarnarse, no solo en uno de nosotros, si no en uno de los más necesitados de Yavé. Era conocido por sus contemporáneos y aunque no era preparado académicamente ni en liturgia, era considerado un sabio. Debió asistir a una escuela de párvulos y primaria para aprender el hebreo porque ellos hablaban el arameo porque las escrituras estaba escritas en hebreo, igual que los demás niños. Y luego a los 13 años, podían leer las escrituras en la sinagoga. Durante esos años de la vida oculta, Jesús estuvo preparándose para su vida pública, para su misión, para la culminación de su obra redentora.


El Maestro y yo

ENERO - ABRIL 2012

Página 37

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Adviento es espera y preparación

El Adviento es espera, anticipación, pero sobre todo, preparación. ¿Cómo llevó a cabo esa preparación? Tras mi lectura del libro “El pobre de Nazaret” del Padre Ignacio de Larrañaga que nos da unas pistas. Lo primero que hizo Jesús fue trabajar con sus manos. Según Mateo, Jesús era artesano. El artesano trabaja con sus manos en la madera, la piedra y el acero. En esa época eran asalariados itinerantes, viajando de pueblo en pueblo haciendo trabajos para los cuales eran contratados. Y Jesús hizo eso durante los primeros 30 años de su vida – especialmente desde los 12 hasta los 30. Dice el Padre Larrañaga que lo más que hizo Jesús fue vivir estrechamente con su pueblo. Jesús tuvo que convivir con tejedores, curtidores, herreros, alfareros, labradores, pescadores. Por eso entiende perfecta-

mente las faenas de la tierra, la recolección de frutos, sabe de pesca – que los peces pequeños se devuelven al mar – sabe como se le paga a los jornaleros. Él aprendió lo que es la vida de los pobres. De hecho, muchas de sus parábolas y la manera de transmitir sus enseñanzas nos transmiten esta etapa de la vida de Jesús. En su vida pública pudo explicar el misterio del reino de Dios, utilizando la sabiduría adquirida a través de la realidad cotidiana. No es lo mismo hablar en términos teóricos de algo que haberlo vivido. Eso pasa con los predicadores. Su experiencia es la que hace que los que escuchan sientan lo que habla. Por eso Jesús se preparó para que cuando hablara los que le escuchaban supieran que Él sabia lo que estaba hablando. También explica Márquez que Jesús oraba. Si algo caracterizó la vida de Jesús fue la intensidad y la frecuencia de su oración. Toda su vida se desarrolla y realiza en un clima de oración. Su vida pública comienza con una oración en el bautismo. Capítulo 3 versículo 21 de Lucas.


Página 38

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Jesús “el artesano”

Márquez recordó instancias cuando Jesús oró. Explicaba el porqué de sus oraciones. Como cuando oró en el Huerto de Getsemaní en sus aciagas horas… “Recuerden este pasaje cuando se encontraba orando y podemos notar que lo hacía porque era Dios pero también era hombre y como Dios sabía que le quedaba horas de vida y como hombre la angustia y el temor le arropaban y tenía que clamar a su Padre”. La vida de Jesús termina en una oración expresada para algunos como una oración de angustia y para otros de esperanza, pero siempre en una comunicación con el Padre: “Dios Mío, Dios Mío, porque me has abandonado”. Este no es grito de angustia, ni desesperación, es un canto de alabanza… El Padre Arrañaga enfatiza que Jesús acostumbraba a retirarse con frecuencia solo, siempre solo, a una montaña o un lugar retirado, generalmente de noche y sin pedir, ni dar explicaciones a nadie. En el Nuevo Testamento encontramos más de 20 pasajes que nos muestran a Jesús en oración con estas características. Este era un hábito de Jesús. Esto contesta las interrogantes de Jesús: ¿De dónde le viene su sabiduría? ¿Cómo puede hacer esos milagros? ¿Cómo entiende de letras sin haber estudiado? Desde niño comienza el diálogo con su Padre lo que le permite conocer la naturaleza y alcance de su misión. Todo esto enseña que la vida oculta de Jesús que todos esto gestos, actuaciones y palabras tienen una pedagogía divina. Trabajar con sus manos: ganarse el sustento con su trabajo y ser responsable de su Madre. Santifica así el trabajo y a quien trabaja. Podemos encontrar la santidad en la cotidianidad. San José María Escribá de Balaguer expresa que volvamos de nuevo a la ingenuidad, sencillez de la vida de Jesús en sus años ocultos. Comprendió que Jesús quiere que entendamos su vida escondida, su vida de trabajo corriente entre los hombres. “Obedecer a la voluntad de Dios es siempre por tanto salir de nuestro egoísmo, pero no tiene porque reducirse a alejarse de las circunstancias ordinarias de los hombres iguales a nosotros”… De otra parte, Santa Teresita del Niño Jesús, nos dice que “para alcanzar la perfección que nos lleva a la santidad no es necesario hacer cosas extraordinarias sino que la perfección consiste en hacer de un modo extraordinario las cosas pequeñas”. El Papa Benedicto XVI dijo recientemente (11 abril 2011) : “La santidad no consiste en realizar acciones extraordinarias sino en unirse a Cristo, en vivir sus misterios, hacer propias sus actitudes, pensamientos y comportamientos”. En otras palabras que imitemos a Jesús y nos convirtamos en otros Cristos… En el Adviento debemos convertirnos en otros Cristos. Convivir estrechamente con su pueblo. San Irineo dice: “Dios se encarna a fin de habituarse al hombre y que el hombre se habitúe a Dios. Esto quiere decir que Dios se hace humano para que el hombre se haga divino. La encarnación es la humanización de Dios en su Hijo y no puede haber encarnación si el hijo no entra en toda densidad, en toda comunión con la condición humana. Madre Teresa de Calcuta dice que “tenemos que aprender a ver el rostro de Jesús en todos nuestros hermanos”, especialmente en los pobre por quienes Jesús siempre mostró preferencia. El Beato Juan Pablo II dice: “Jesús es el rostro humano de Dios y el rostro Divino del Hombre”. Palabra con Luz. Lo importante es que en su vida diaria, conviviendo con la gente común y siendo uno de ellos nos enseñó a ver su rostro en todos nuestros hermanos. Por eso debemos practicar la caridad con todos, especialmente con los pobres. Recordando que Jesús nació, vivió y murió como uno de ellos. En este Adviento debemos aprovechar para reconciliarnos con todos aquellos con quienes estamos enojados, heridos, molestos…


El Maestro y yo

ENERO - ABRIL 2012

Página 39

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

La oración y el Adviento

Esta acción de Jesús ameritaría un análisis aparte, pero en resumen, nos enseña sobre la necesidad de “hablar con el Padre”. La oración no es un monólogo, es una conversación. Jesús hablaba con su Padre, por eso nuestra oración debe ser en dos direcciones, debe ser un diálogo, donde escuchemos la voz del Señor y aprender a hablar con Dios. Jesús nos enseñó a hablar con el Padre para que nos ayude en la preparación para la llegada Jesús en la Segunda Venida y su llegada a nuestro corazón. Dirigirnos al Padre con la confianza de que es el único que nos puede ayudar en nuestras vidas. Porque Él todo lo puede. Debemos vivir un perpetuo “adviento”, esperando que Jesús nazca en nuestros corazones… Por eso la oración tiene que convertirse en lo que llaman “el respirar del alma”. Es el hilo conductor que nos lleva al Padre.


Página 40

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

El Adviento en la Parroquia Terminó diciendo el profesor Márquez, “de la misma manera que la oración le sirvió a Jesús para prepararse, nos ayude a cada uno de nosotros para prepararnos para recibir a Jesús en la Navidad y siempre”. En la segunda parte del Retiro, el también profesor universitario y colaborador de la Parroquia, Dagoberto Alonso conversó sobre el Adviento en nuestra Parroquia. Qué nos ofrece el Adviento en nuestro diario vivir, fue el primer cuestionamiento que lanzó el profesor Alonso. “Nos tendríamos que fijar en lo que significa la palabra adviento y ya el hermano Márquez nos habló del significado, pero, qué significa para nosotros. En los tiempos antiguos, esa celebración de la llegada profana, duraba mucho tiempo. La Iglesia sin embargo, nos lo presenta con una doble finalidad: primero, la preparación a la segunda y definitiva venida del Señor, revelando su verdadera identidad como Hijo de Dios. También tiene otra finalidad que es con la preparación de la Navidad que junto con la Epifanía celebra la encarnación y manifestación del Señor en la Historia Humana, haciéndola la Historia de la salvación”, expresó Alonso. ¿Cómo celebramos el adviento en la Parroquia? En el primero domingo de adviento se nos invitaba a prestar atención a que estuviéramos despierto no sucediera que el Señor pasara de largo y no estuviéramos vigilantes. En el segundo, la llamada es más precisa: arreglar nuestras casas porque recibiremos una visita muy importante, un huésped muy distinguido y debemos abrir la casa con una buena confesión, con lecturas y meditaciones. Este huésped habrá de nacer después del Tercer Domingo de Adviento… En Navidad. El tercer domingo la Iglesia le conoce como Domingo Gaudete (Domingo de Regocijo). Debemos experimentar gozo porque se acerca la venida del Señor, su nacimiento. Eso nos debe alegrar por lo que el sacerdote cambia su vestimenta del morado al rosado porque debemos estar alegres por la proximidad del nacimiento del Señor. En el cuarto domingo de adviento, Jesús – en el libro Comentarios Dominicales a la Liturgia – expresa que Jesús es hijo de buen padre. Por ello la identidad de Jesús en víspera de la Navidad tenemos que internalizarlo en nuestros corazones. Saber quien era el padre, la madre y cada acción de Él. Un refrán común decía: El nombre es significación. Por ello el Ángel le dijo a José cuál sería el nombre del Niño. Dice la Escritura: “María dará a luz un niño y tú le pondrás por nombre Jesús porque Él vendrá a salvar nuestros pecados”. A eso ha venido Jesús a salvarnos, expresó Alonso. ¿Quién es la Madre? María, la escogida desde toda la eternidad y hay que ver su sencillez en cada acto; en la cruz, al retirarse para que su Hijo surgiera… Es maravillosa esta devoción por Jesús que nace en estos días pero, también a María su Madre, caminante con Él y que tantas de nuestras esposas, madres, hermanas también caminan para hacer un Puerto Rico mejor y una sociedad más comprensiva. Así terminamos con el Cuarto Domingo de Adviento: Jesús Hijo de Padre conocido… San Juan de Ávila contemplaba atónito cómo un sacerdote celebraba la Eucaristía sin devoción y con cierto descuido y sufría en su interior esta afrenta a Jesús. Subió al altar y musitó a oídos del sacerdote “cuídamelo bien, es Hijo del Buen Padre”. La identidad de Jesús en víspera de la Navidad, se evoca en la liturgia con los momentos previos al nacimiento como son la Anunciación y la Encarnación en el seno de la Santísima Virgen María.


El Maestro y yo

ENERO - ABRIL 2012

Página 41

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Niños reviven “Navidad” Cristiana Y dijo María: «Engrandece mi alma al Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava, por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada...” Lucas 1: 46-47 La tradición se entremezca con la inocencia y como en miles de congregaciones que conmemoran la Navidad Cristiana, una treintena de niños la reviven a su manera en la Parroquia Jesús Maestro. Unos hacen de pastores, otros encarnan a los Magos de Oriente... Unos se memorizan sus líneas y otros, simplemente siguen a sus Maestras

El ángel les dijo: «No temáis, pues os anuncio una gran alegría, que lo será para todo el pueblo: os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un salvador, que es el Cristo Señor; y esto os servirá de señal: encontraréis un niño envuelto en pañales y acostado en un pesebre.» Lucas 2: 10-12

Cuando vieron la estrella se llenaron de alegría, y al entrar en la casa, encontraron al niño con María, su madre, y postrándose, le rindieron homenaje. Luego, abriendo sus cofres, le ofrecieron dones: oro, incienso y mirra. Mateo 2:10 de Catequesis o a sus madres -quienes sí se memorizan los parlamentos... Lo importante es la valorización que los niños guardan en sus corazones y en su alma por el resto de sus vidas. Lo importante es que conozcan de cerca, lo que representa, la verdadera Navidad. Felicidades a los niños, los padres y los maestros...


Página 42

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Celebración de “Las Posadas” El Párroco Padre Anulfo del Rosario expresó que espera que el celebrado retiro fue el inicio de una celebración magna en esta Navidad, pero, no lo es todo. Ahora hay que celebrar la Navidad de verdad. Lo que más nos cuesta es cambiar y cambiar de la idea que tenemos de Dios, es más difícil aún. Se me ocurrió celebrar unas Posadas - que llevan en América más de 400 años – acompañando a María y José en su caminar hacia Belén. En la segunda parte del Adviento es la externalización de nuestro interior, de lo que hemos vivido. Como Jesús entra en nuestra vida y en nuestro corazón, es que podemos celebrar. Por eso, la Parroquia Jesús Maestro celebrará las Posadas en conjunto con las Misas de Aguinaldo este año. También se celebrará la Misa de los Niños de la Catequesis y la bendición de los nacimientos. Será una Navidad muy especial para todos los que queremos celebrar con el Señor dijo.

Las Posadas se llevaron a cabo en Río Piedras Heights, en El Remanso y en El Cerezal. La primera la celebraron los niños de la Catequesis.


El Maestro y yo

ENERO - ABRIL 2012

Página 43

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Tradición en las “Misas de Aguinaldo” Las “Misas de Aguinaldo” como ya es tradición, se celebran en un ambiente de franca camaradería y compartir cristiano. Después de cada Misa se celebró con música y “piscolabis”. Como siempre, los diferentes grupos de la Parroquia colaboraron con los desayunos. Este ambiente de alegría y confraternidad es parte del celebrar el Adviento y la Navidad de Cristo. Felicitaciones a todos los que pudieron disfrutar de estos momentos de armonía, paz y alegría en el Señor…


Página 44

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Análisis por motivo Navideño

Encuentro entre Fe, Cultura y Tecnología Recientemente, meditaba en los beneficios y desafíos de la tecnología. Observo como mis nietos y nietas desde edades tempranas, entiéndase un niño de tres años hasta una joven de 17, se sientan a jugar con los ipods, iphone o DSI, desconectándose totalmente de su entorno. Se quedan en una fascinación que los inmuta, y su única conversación consiste en expresar su alegría o frustración por haber superado o no alguna de las tareas del juego. La llegada de toda esta tecnología sofisticada a nuestras vidas ha tenido un gran impacto al punto que ya niños, jóvenes, adultos y viejos hacen lo que sea para disponer del último modelo de teléfono celular, juegos electrónicos, equipos para jugarlos, computadoras, navegación en Internet y en las diversas redes sociales. Definitivamente, resulta fascinante cuando podemos hacer búsquedas importantes de información de todo tipo, nos podemos comunicar con velocidad a todas partes del mundo y hasta vernos a través de la

Por: Dra. Carmen L. Madera pantalla pequeña o grande de un ipod, celular o computadora. Todos los adelantos deberían servir para que nuestra fe se fortalezca, permitiendo que seamos agradecidos de Dios por los grandes dones, la capacidad intelectual de aquellos capaces de inventar tantas maravillas y a la misma vez facilitarnos la vida. Pero también debería ayudarnos a entender que ni el hombre que ha inventado toda esta maravilla de la tecnología ni aquél que la utiliza para resolver las situaciones que lo sitúan en un nivel de prestigio es Dios y que muchas de las interrogantes de la vida del ser humano aún permanecen sin contestar. Sin embargo, la vida se hace bastante complicada cuando muchos de nuestros niños y jóvenes piensan que todo esto es lo máximo por lo tanto no hay un regalo más importante que poseer un equipo tecnológico bien sea para la Navidad o para cualquier otra ocasión.


El Maestro y yo

ENERO - ABRIL 2012

Página 45

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Quiero compartir con ustedes una experiencia que me ha llevado a continuar reflexionando en el tema que me ocupa. Nuestra familia, lleva alrededor de tres décadas celebrando la Navidad de una manera particular. Hemos establecido un protocolo dentro de las costumbre de trullar en Puerto Rico. Durante estas décadas, niños, jóvenes, adultos y viejos nos hemos mantenido unidos llevando trullas a diferentes familias de nuestro círculo de amistades y otras personas que nos las solicitan. Hemos establecidos dos propósitos principales: Adorar al Niño Jesús en familia y mantener la tradición de trullar. Cantamos himnos alusivos al nacimiento, a la Virgen María y a los Reyes. Con este propósito llevamos una figura de un niño Jesús, al cual le llamamos el Cristo Roto, con el propósito primero, de llevar un mensaje simbólico de los retos, dificultades y pruebas que tenemos en nuestras vidas; y segundo, transmitir la esperaza de una vida mejor en Cristo Jesús. En la segunda parte de la parranda, se cantan canciones populares pero manteniendo una selección de canciones no chabacanas. Por muchos años, nuestros jóvenes han estado disfrutando de esta tradición y sueñan con la época de la Navidad y preguntan cuando se van a comenzar las parrandas. Desde los mas pequeños, tocan de manera simulada algún instrumento, mientras los adultos jóvenes tocan guitarras, cuatro, güiro, una flauta, maracas, palitos, panderetas, castañuelas, pandero y un tuqui tuqui . Pero este año


Página 46

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

La Cultura y los Desafíos de la Fe sucedió una situación que me llamó la atención. Dos de los niños de 12 años tenían un último modelo de ipod y varios adultos habían cambiando sus teléfonos móvil para unos último modelo. Mientras bailaban la coreografía que también tienen montada, se distraían manipulando su gran juguete. Con frecuencia paraban de cantar para hacer alguna maniobra con su equipo. Uno de ellos detuvo su participación y se sentó a continuar pasando su dedo por aquel equipo ¨touch¨ del cual se sentía orgulloso. Creo que se sentía hasta importante. Tuvimos que intervenir ya que el propósito de la trulla se estaba afectando y tampoco queríamos que este niño de 12 años vaya sustituyendo su participación tocando sus panderos y cantando por su equipo electrónico. De primera intención se incomodó pero luego, guardó el ipod y comenzó a tocar. De acuerdo a SS Benedicto XVI: “La cultura digital plantea nuevos desafíos a nuestra capacidad de hablar y de escuchar un lenguaje simbólico que hable de la trascendencia”. No significa que los creyentes rechacemos los medios tecnológicos que cada día se nos presentan. Todo lo contrario, a tono con los cambios y la cultura moderna, todo esto se nos presenta como un medio para fortalecer la evangelización y todo lo que en sí conlleva. Pero, las familias y los educadores tenemos el gran desafío de procurar que el uso de la tecnología no constituya el fin sino un medio para el desarrollo de la persona en todas sus dimensiones, entiéndase espiritual, psico-social, educativa y física. Así como Jesús para transmitir su evangelio, usó parábolas con símbolos de acuerdo a su cultura (bodas, pastor, rebaño, novias, la vid, y otras); de manera similar en este tiempo y cultura podemos encontrar formas y medios en la tecnología para el desarrollo de la persona.

Pero según plantea SS Benedicto XVI en su discurso al Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales (28-II-2011).¨Todo esto no se da sin riesgos entre los cuales están la pérdida de la interioridad, la superficialidad en las relaciones, huida hacia la emotividad y primacía de las opiniones más convincentes respecto al deseo de verdad (Pellitero, 2012). Tomemos el riesgo de la superficialidad en las relaciones. En los últimos veinticinco años la tecnología ha evolucionado rápidamente con la intención de facilitar las tareas del ser humano (Tirado, 2011). Los avances han sido fantásticos al punto que ya existen humanoides que hacen las tareas de un profesor en su oficina mientras éste dicta su clase. Este es el caso del roboticista Hiroshi Ishiguro que tiene un doble atendiendo su oficina (Mejías, 2011). ¿A dónde llegará toda esta innovación? Hay quienes creen que esta inteligencia artificial pudiera llevar al desarrollo de un humano como máquina? El profesor Castro-Sitiriche dice que su preocupación de crear robots con cualidades humanas es ¨Si vamos a crear máquinas esclavas ¿para qué hacerlas humanas y con sentimientos? No obstante, El cree que falta muchísimo tiempo para que esto ocurra. Sin embargo el impacto social que está creando toda esta tecnología es grande. Porque aún cuando los religiosos, psicólogos, sociólogos siguen tratando de mantener las pautas de las relaciones sociales; cada innovación de la tecnología que surge en las compañías más destacadas de los Estados Unidos y otros países, arrastra a los


El Maestro y yo

ENERO - ABRIL 2012

Página 47

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

La familia, la Iglesia, la Escuela

usuarios al uso desmedido. Parece fascinante todo lo que se incorpora en cada juego, teléfono móvil, las computadoras y los robots. Pero ¿cuán peligroso pudiera ser todo esto que hoy nos fascina? ¿Cómo pudiera afectar las relaciones interpersonales, capacidad que nos distingue de otros seres vivientes y nos convierte en humanos? El uso de la tecnología pudiera mantenernos alienados de nuestro entorno, en una relación individualista y con poco compromiso con lo que sucede a nuestro alrededor. En una actitud como ésta, pudiéramos estar viviendo enfocados en todo lo que es el juego, el teléfono móvil, la música en los ipods, la computadora, el Internet desligados de lo que sucede a nuestro alrededor y lo que representa nuestra responsabilidad principal de cristiano que es vivir en el amor y la caridad. Entonces nuestro compromiso como bautizado pudiera verse afectado. La familia tiene una gran responsabilidad. No convirtamos nuestra sobre mesa, el

diálogo de familia y otras actividades en un soliloquio. El que cada cual hace con su máquina. He visto cómo familias de una pareja y un niño de tres años pasan ratos uno en el iphone haciendo toda clase de búsquedas, leyendo, oyendo programas, mientras que la madre está enviando mensajes de texto y el niño de tres años jugando o con su leap pad, un iphone o DS. ¨Saquemos tiempo para disfrutar una tarde en el parque con nuestros hijos, jugar baloncesto con nuestros amigos, sentarnos en la sala a conversar en familia sobre como estuvo nuestro día, brindar un abrazo, una caricia, una sonrisa, escuchar al otro, dar un consejo; debemos dar prioridad a lo que realmente es importante en nuestra vida y valorar a las personas que están a nuestro lado, para de esta forma mejorar nuestra calidad de vida y la de la gente que nos rodea.

La Escuela y la Iglesia Ambas tienen que insistir en unos términos claves al usar sobre todo la comunicación por correo electrónico o mensajes de textos. De acuerdo a Laborda (2005) hay que mantener los siguientes términos claves: la cortesía, la discreción, la formalidad expresiva y la ética... Esto implica lo siguiente. La


Página 48

ENERO - ABRIL 2012

El Maestro y yo

Revista Digital Parroquia Jesús Maestro, San Juan, Puerto Rico

Los Cristianos en contexto cultural cortesía requiere un contacto delicado, no imperativo y mostrando agradecimiento. La discreción exige tacto, evitar ciertos asuntos y guardar la confidencialidad. La formalidad expresiva requiere dirigirse a la persona como Sr., Sra., Srta, Dr., Dra., profesor, profesora, y saludar al iniciar el contacto. La ética demanda una conducta respetuosa, no difundir rumores, ni falsedades y solicitar autorización para utilizar un documento. La Iglesia debe continuar insistiendo no tan solo mediante los discursos y cartas pastorales de la jerarquía de la Iglesia, sino también en el púlpito, en la catequesis, en los retiros, reuniones y diversidad de actividades sobre el uso apropiado de la tecnología, sus bondades y beneficios; pero también sobre los desafíos que representa y cómo afrontarlos. Los cristianos estamos situados en un contexto cultural moderno, avanzado, tecnológico, de cambios rápidos. Todos estos cambios resultan en beneficios para nuestra vida y debemos usarlos a plenitud para beneficio propio y de otros. Pero la fe no cambia, requiere que mantengamos el compromiso que hicimos cuando fuimos bautizados. Vivir en el evangelio, requiere aprovechar los recursos que tenemos para compartir con otros el regalo de la palabra de Dios. Y más aún ser sensibles de manera que lleguemos a la acción de la caridad. Pero no podemos permitir que estos recursos nos ocupen de tal forma que nuestra vida se convierta en una adoración de éstos. No debemos permitir que seamos los esclavos de las máquinas al punto que vivamos enajenados de nuestro entorno. Todo lo que está disponible y a nuestro alcance es para nuestro bien siempre que nuestro comportamiento no afecte a otros. Referencias Laborda, X. (2005). Tecnologías, redes y comunicación interpersonal. Efectos en las formas de la comuni- cación digital, 2005. In Anales de Documentación. Servicio de Publicaciones, Universidad de Murcia (Spain). pp.101-116. (Published). Recuperado el 8 de enero de 2012 de http://eprints.rclis.org/handle/ 10760/12055?mode=full&submit_simple=Show+ful l+item+record#.Twr_oK4lYkI Mejías, J. (2011). Inteligencia Artificial: El Futuro es Hoy. Diálogo. Diciembre 2011. Moya, J. (2010). Avances Tecnológicos y Relaciones Interpersonales. 16 mayo 2010. Recuperado en enero 2012 de http://johnmoya100201-79.blogspot.com/2010/05/avances-tecnológi- cos-y-relaciones.html Pellitero, R. (2012) Nuevas Tecnologías y Fe Cristiana. Arvo.net Tirado, S. (2011) ¿Puro entretenimiento o retrato del Futuro? Diálogo. Diciembre 2011.

Lee, comenta, sé parte...

Cuando leas esta Revista, nos gustaría recibir tus comentarios, críticas y recomendaciones. Puedes hacerlo a través de nuestra página www.parroquiajm.org o a los siguientes correos: cmedinarivera@gmail.com, ars@onelinkpr.net, o anulfo@parroquiajm.org.


El Maestro y Yo