Issuu on Google+

A T A Q U E E M O C I O NA L AL SISTEMA CAPITALISTA Colección homenaje a Henry D. Thoreau quien, cansado del establishment, decidió irse a vivir al campo, construirse una cabaña con sus propias manos y plantar él mismo sus alimentos. Así vivió dos años (hasta 1847), vendiendo parte de su cosecha para comprar en el pueblo los objetos que no podía fabricar. El estado lo declaró evasor de impuestos en 1846 y lo condenó a prisión. A partir de esta privación, escribió su obra más famosa: La desobediencia civil, publicada en 1849.


Retazos de locura

*

Florencia Ogas *

*

nb

10

*


Retazos de locura - FLORENCIA OGAS Edición al cuidado del autor. Armado e impresión al cuidado de la editora. Florencia Ogas / Nulú Bonsai, 2010. 1ª edición: mayo de 2010. Colección Homenaje a Henry David Thoreau Diseño de colección: Grau Hertt Diagramación: Goyeneche Diseño de tapa: Estudio Ä Ilustraciones: Carolina Paradela Este libro forma parte de un ATAQUE EMOCIONAL AL SISTEMA CAPITALISTA

www.nulubonsai.com.ar / nulu.bonsai@gmail.com contacto con la autora: florenciaogas@hotmail.com


Dedicado

A cada lector que dedique su tiempo a estas paginas A vos, por el brillo que alguna vez me alimento


Agradecimientos Intentare nombrar a cada ser que me brindo su tiempo-espacio en un anhelo que hoy puedo palpar en mis manos. A mi familia, a mis profesoras Adriana Diaz y Laura Meilan por cada consejo constructivo y por ser orilla en cada agua que sumergi. A Carolina Paradela por su aporte artistico en mi obra. A mis fieles amigos: Matias Martinez, Eugenia Herrera , Laura, Fernando Andrada. A Matias Nolano por madrugadas de reflexion y risas interminables, A cada persona con quien comparti las agujas del reloj.

Al universo que me contiene sin pedirme mas que pureza.


Retazos de locura

Florencia Ogas


Juegos latentes Corazas semis oscuras omnipotentes silencios altaneros socios del desierto de intermitentes se単as del infierno. Chantaje piadosos salvatajes enjaulados dioses aterrados como fieras lunaticas a la intemperie. El cielo rechina atreves del caudal azul de los inviernos mortales y noches de burbujas sin aire. Frivolas gargantas cobardes inquilinos de enemigos naturales que asechan un alma sin tierra.

9


Las madrugadas no reviven Me vuelvo la ruina perfecta florezco en mi poesia son mis manos capaces las que desfilan por el aire aterrorizar la meseta de mi cobardia. Soy la ira en desparramos incontrolables segundos de aleluyas me enfrento cara a cara con la solida soledad donde no hay definiciones solo filosofia muerta desaliento en mis brazos linyera absorta del cari単o de rostros impunes del sol que exhortan todo andamio y callan mi almohada.


El lenguaje del Ser Mi ojo izquierdo late el solemne ser revolotea sostiene la estrofa divaga entre los caminos brilla el artista solitario cosecha sinonimos para alcanzar sus metaforas se revela ante el hombre sabio y su culto supremo germina silabas en tu espalda trivializa los relojes allana el fuego lo trasluce en prosa aclara su eco para morir en tu oido toma prisionero al temor se enciende te exilia su batalla sin aliados.

11


Remontar vuelo Un caos constante interpela la razon se ahoga se asfixia en instintos sin reves donde los pajaros no alzan vuelo y el temor tampoco.


Infinitud Una luna que persigue movimientos en el asfalto el cielo sin resplandor estrellas que viajan en la noche habita el silencio quejidos en distorsion gargantas sacudidas de ardor percepcion sofocada en cuerpos arboles crean el ritual se pierden en curvas instantaneas golpean luces sin avisos las columnas no contienen bordes abismos orillas solo mediterraneas voces.

15


El espejo ausente Cuando los sue単os cautivan el descanso farsante mil ojos liberan un destiempo intenso de diminutas alegrias. Los dias humedos que eclipsaba en tu paz huyen sin ambicion de tu imagen que muere y tambalea. Una habitacion fria de hondas silabas que recrean tu nombre en mi despedazado juramento sin fin. Es la nocion indefinida que atormenta el catalogo de recuerdos y un lenguaje de cristal claro que refleja la mas pura miseria del tiempo.


Sanar Cicatrizarme entera, desde los pies hasta la cabeza, del eje que direcciona mi vida hasta el naufragio en cielo. Sanar la sonrisa y sus vericuetos, el descanso en blanco y negro, para volverlo fiebre de matices suaves como polvo y heridas como emergencias esporadicas . Olvidar los sucesos , como puntada en el pecho, que me atraviesa dejandome un respirar lento y contaminado entre la vida y la muerte de aquel dia. Reclamar tiempo de espera a mi consciencia, sin llantos ni alaridos sobre nubes grises,

17


donde el tiempo insulso por fin llegara lo puedo vislumbrar impotente desde las paginas en blanco.


Calles, esquinas, paradas Aquel pintor callejero retrato miles de rostros. conoce la profundidad y forma de sus obras. una mujer observa y desea sin decision alguna, dos minutos y ella lleva entre sus manos un cuadro. Esquina dos, parada veinte. un hombre y su bandoneon. mis oidos robaron sus melodias, ya Nadie podra regresarlas. Esquina tres, parada “bienvenidos�. un acordeon deja fluir magia, es apreciado y escuchado, y cada moneda que cae provoca su esperanzadora sonrisa, solo puede decir: gracias.

19


Siguiente esquina, parada realidad. mirada humana, vision asesina. amor humano, rojo rojizo. pronostico humano, lluvias cotidianas y electricas. –Ésta anula las anteriores–


Visiones impuras Mi soledad, mi aislamiento, el canto de voces nacidas en el interior de mi cuerpo exiliado, de mi mente ultrajada del deseo de librarme de los llantos y cadenas, mis huesos sienten el cansancio de los golpes, y este muro sin derribar, se enmudece, se transforma en mi sin razon, en noches de terror sin escapatoria, entre tu cielo y el ojo de mi locura, necesito tomar tus manos, sentir tu piel despacio, certificar que existis, tal vez en la ma単ana de oto単o especial, volveras brillando como luz de eternidad, ellos no ven, me asesinan cerrando mis ojos, siento un profundo temor, dejenme en paz! dejenme en paz! mi dulce consciencia nacera al amanecer.

21


Y a ti, y a mi ya no nos creeran.


El guardian Infinitas escaleras, colores calidos, caballos blancos rayos de luz escasos efectos sensibles paisajes irreales tempranos en tiempo tardes en vida habitaciones misticas un temor invalido de fuerza abrigos oscuros que no queman que incendian cortinas verdes claras como mandibulas calladas caminantes torpes aclamados! sin brujulas, sin lineas que absorben el brillante matiz del alma que no teme al refugio del sol.

23


Las puertas del Infierno

Sus voces hacen crujir mis huesos las miradas son interrogantes asesinas y sus pasos cansados como carga frustrante transforman mi vida en un delirante frenesi. Hay un desparramo de emociones sin descanso cuando el destino vuelve a mostrarme tu rostro en lo alto, alli, sos mi escalofrio privilegiado y brillante y todo se desvanecera ante la cornisa nauseante de la distancia. Miles de luces de neon flotan sin pudor sanando las heridas de unas cuentas galaxias mientras mi juego perverso con las sombras abrazan cuerpos sin corazon ni alma.


Volvere a buscarte en el infinito mas cercano y por llegar tu amor purificado sonara fuertemente en mi pecho Y finalmente desentonaras el equilibrio de mi cordura.

25


Colifatos perpetuos

Diviso mil lineas en mis manos puntos rojos de la piel intacta. Fulanos locos de cristal sin pies en el limbo de las agujas del reloj. Los huesos toman la palabra se vuelven divisorios de mi flaqueza penosa. Inhalo los destellos abstractos del Dios al que no rezo sin crucifijo somnoliento. Descifro el santuario del Rey Lagarto que dirige el ritmo de los silencios. El extasis de la respiracion su espesor, la mordaza, la gloria de los cobardes!


Ellos, los de las tierras movedizas sin anclas sin patriotismo bastardo de los incredulos inventan mi creacionismo universal.

27


Huellas

Desarmo tus venas robo el oxigeno pacifico del mar que se apodera de la arena trazo los pies descalzos en ventanas opacas ahuyento las sirenas del abrupto iman de los fondos invisibles arremeto al temor sentenciado de tus criaturas ficticias incauto su mestizo cuerpo asesino de un delirio hecho tacto resucitador del lenguaje. Fisgoneo de huellas modestas.


Mujer de todos A mi abuela, vida y simpleza

La infancia cobijada en tus brazos de mujer supieron abarcar mis dagas mas profundas tus palabras son huellas en mi tiempo presente y tu presencia el alba del sol al atardecer. Indago mi pasado tenebroso y murmurador mientras tus ojos color cielo brillan quebrando la oscuridad trazo mi presente sin olvidar jamas tu voz y el futuro se vuelve fruto de la semilla de tu cari単o. Veo tus arrugas florecer, indicio de vida. tu andar luminoso a pesar de aquella nube negra, la sabiduria humilde de tus pensamientos, y el alma limpia ante tu Dios.

29


Hoy ella acude a mi temperatura corporal, dejandome su perfume intacto en su saco colorido, el tiempo maldito grita sin culpa alguna y el no sabe, que espero cada noche su mano hasta soltarla en paz y silenciosa.


Descripcion fugitiva Divinas y adictivas sus formas sonrien la madrugada causa estragos juez y parte de los asesinos. Encandila su sexo en otros sexos y mil baldosas se hunden ante mis pupilas rojas. Invisibles copas de vino se derramaron sobre cicatrices indispensables. Frios desquicios del pensamiento de vanos perfumes impregnados en avenidas. Murio. El bar de la calle Sarmiento vomita su dolor.

31


Insomnio de viernes, doble cara Desprolija noche sumergida en mi, desde los umbrales del deseo te miro y asesino, resucitas en un silencio largo y vacio mientras construyo una barca como salida de emergencia. Hay un techo que observa, paredes sin respuestas, baldosas volviendose peque単os mundos, y una cama que amordaza mis sue単os. Este poder no conoce piedad alguna avasalla mi ya debil integridad me vuelve marioneta de sus juegos inoportunos sin saciar jamas mi sed de recorrerlo en paz. El Seduce los relojes de arena aquel Infierno deseoso de tomar cuerpos, se vuelve creativo y estetico donde al amanecer florecera tu sensibilidad.


La existencia mendiga Cuerpo envenenado, en busca de encuentros vivos y despiertos, yaciendo en olas infimas desesperantes, unas cuantas cornisas de luz se derrumban. Existe un desahogo eficazmente piadoso, que el tiempo ahuyenta, sin ojos, subterraneos, relojes. predico mi exclamacion sin escucha. El encanto de las noches moribundas, envuelven capullos frios de incertidumbre, susurrandome risas explosivas divinas, que boicotean el exilio del alma. Infiernos reales en tiempo y lugar, acechando la nocion sensible, desgarrandome los brazos debiles, donde aqui, no hay quien sostenga.

33


Puentes, conexion, polos Brutal estado ordinario al oir frases transparentes que no construyen caminos ni lunas. Sin dosis de extasis, sin frecuencia el tiempo es due単o de si mismo y robara los temores para tallarlos en sombras sin contorno que esperan los dias sin fuegos inquietos el puente de conexion con tu ser.


Almohada, con ojos, boca, y nariz Podria recorrer este lugar, con una vision pobre, ciega tal vez, describir el roce de mis manos con lo externo, purificar mi alma con agua, sentir el viento desde una ventana, dejar danzar a mi cuerpo, leer literatura moderna, jugar a ser ni単a otra vez, so単ar, acariciar, mi noche. Podria deleitar mis oidos con sonidos perfectos, hacer el amor con lo invisible, sin embargo, hablo con mi pared izquierda. Ese insomnio, maldito vicio. 37


En el sol En el sol; se inventa belleza sin proporcion reposan los relojes de arena del mar y el canto de sirenas guardianas. Sus rayos figurativos atraviesan paredes geometricas de ventanas polvorientas y esperas que no asoman su linaje. En el se remontan los siglos del hombre que se desmorona a cada paso sobre la cornisa vacia del alfabeto inconsciente. Se minimiza en el centro de mi ser ilumina los muros intactos de jardines eternos sin alrededor y apacibles susurros de mediodia.


Su atardecer se despide sin cancion miro sobre el pasto sediento de los pies que corren libres por las noches. Despertando la grieta que oscurece al mundo.

39


Caos Los alaridos grotescos son el crimen repetido que se aferra a un claroscuro del rompecabezas exuberante. En el fuego mestizo de la noche me llaman tus consonantes que aterrizan sobre los recuerdos prohibidos sin receta. Respiro realidad enga単o los sentidos que hunden los pies bastardos en el fondo de las cenizas. Hay un ring que enreda la memoria hostil con el pasado dormido de mi conciencia ambulatoria.


Italy my love A Luca Prodan Su rostro se refleja en agua la perpetua sensibilidad brilla en lo alto del ser inmortal que no oculta mar ni tierra Cien melodias acomodan los restos vivos que caminan y mueren sin abrigos provisorios en nocturnos dias de invierno. Mis palabras se posan sobre las paredes multiples y su voz atraviesa los pentagramas de suaves torres sin final. Sus pies se oyen alimentan presencia en la monta単a quiebra la opresion de los cielos entumecidos.

41


Sospecho de los cielos Puta descartable, yo. Improvisada espontanea misionera de las excusas. Tu nombre sin desahogo destruccion de la duda friccion de las pieles viciosas. Se desarman los puntos suspensivos de toda razon sin cura de sue単o que por crucificar mis extra単ezas incendio los espejos de la memoria. No puedo verme Hilando hondo en las miserias de tus restos.


Poema de Babel Rey de las criaturas infames reencarname en alas fisura el temor oscila el olfato de sus narices traduci el lenguaje del horror en barcos de alta mar en islas sin dueĂąos ingratos pregona la calma desteĂąida que incendia los parentesis desmorona el cielo que desciende perpetuo... y exclama ÂĄIntrepido es mi cuerpo invisible como Dios! Rincones fugitivos espacios de temor soy la obra sin iluminacion.

43


Nuevos rostros Rostro primero; ojos desconocidos y miradas sin direccion, palabras cargadas como directivas de fuego, luego muerte e inexistencia de lo vivido. Rostro segundo; nariz sin desarrollo de olfato, noches de luna en actuacion previa, descripcion final de lo que existio. Rostro tercero; boca y labios hablandonos en susurros lo que observas ma単ana volvera a morir, y Dios acumula oraciones de luz y salvacion. Rostro final, creado al amanecer; orejas despiertas y sin ensordecer historias de ensue単o inocentes sonidos de la naturaleza musicalizan la nueva creacion.


El cafe y los rincones A una sonrisa sin nombre

Impalpable los a単os ojos cristalinos legibles se reencarnan en pies de ciudad y en cada sorbo de cafe se hunden gritan quemandose la sien la mesa es un rincon una infima percepcion que interroga la soledad desencadenando la secuencia detras del espejo solido de su rostro de la mujer del cafe que me cede su silla Sonriendo.

45


Arde una pupila Adonde corrompe su cuerpo se difama el tiempo estalla y sacude el sueĂąo martiriza los huesos cosquillea noches al borde sus sombras raptan el destino los zumbidos llaman al delirio danzas en el balcon ÂĄvas a morir! ÂĄ vas a morir! inventando un espejo debajo de mis pies fornicando junto al diablo diluyendo las pesadillas sin apaciguar en un suelo hondo sin brazos del sol que huye y la noche que asesina.


Amapolas en lo alto Una emocion fugaz llena de vida que al deleitar mis sentidos un angel protector visible absorbera la necesidad de soledad cotidiana. En el atardecer inminente de los atrapa sueùos de papel que unen el dolor con un renglon rebalsado de tu nombre. Construyo una barca solar entre los puentes de union de la lejana inmiscusiòn de nuestro limite sideral. 47


Humanidad Sangre rio ciudad Fuego miradas guerra Plagas destruccion poder Perdicion extincion aniquilacion Cuerpos restos polvo Veneno mente corazon Caos demonios noche Fulminante angustioso exhalar Vulgaridad victima dones Odio vacio insalvable Lamento dioses fanatismo Seduccion modernismo efecto Dagas vacios alerta Suplicas amor desprecio Sombras voz invasion Temor soledad desolacion Humanidad mascara silenciosa


En alerta imperfecta El centro de mi respirar es flujo lento los arboles mueren alrededor del caos cobarde el techo se dispersa en pedazos peque単os las paredes amenazan mis ojos la tierra se divide en cielo e infierno el rio rebalsa amor sustancial los espacios desaparecen su imagen hallo reposo en mi piel muerta no hay sonrisas ni zumbidos que alerten la cordura sobre un hilo sin alas ni envoltura.

51


Epigrafe del fraude Vilmente soportas la libertad desde los abismos ois eternas las bofetadas de las miserias de tu nombre y comienzo a purificarme de la impronta insostenible de las palabras profanas los blancos movimientos del cuerpo prostituto que haya su sitio vagabundo en mi existencia envejecida de balbuceos interminables y tramas evaporadas desde las utopias y distopias me sacio del agua de tu mascara inmaterial las ojeras de mi medula enrojecida vacilante explicita que emigra de los falsos placeres.


Animalia mundana Me vuelvo nociva de los juegos asperos lo que prende fuego iluminandonos y arranca la tranquilidad. Ligeros dias de gotas acidas aclaman piedad y suavidad y desde aqui, al universo le caen lagrimas. Umbrales desconocidos y serenos sangran olvidandose de mis peque単os pies rebeldes. Un color primario late artificio de los subsuelos incognita desesperante de la metamorfosis mundana.

53


Equilibrio cosmico Cuspide latente de hojas amarillentas y rocas pesadas iluminadas por lunas menguantes. Sonoro latido abstracto gritos demoledores sin relleno soledades como desconciertos y rupturas expuestas al fuego. El cielo descansa tranquilo infinitas formas se desplazan por techos espesos que observan y aturden caminos sin descensos. Un canto lejano de la cascada viaja sereno por el pensamiento inquieto estremece la piel mas suave raspando multiples surrealismos.


Esclava impostora El viento filarmonico se situa en monumentos insipidos arrasa tu superficie embriaga mi poesia cuando el espejismo transitorio fastidia los desiertos tu rey impostor esclaviza mis parpados y los eternos rostros del tiempo envenenan los juicios de secuestrarme la sed.


Cautiva Despierto. Afilo lentamente los temores de la paranoia sutil que huye de las miradas. La libertad humana carece de mundo tangible. Manipulamos el ser colectivo que no habla. Secuestro el tacto oxido mis vertebras muertas entera y con un cielo se derrumban las sensaciones de mi filosofia desesperante.

57


Delirios en el Limbo Hoy es un dia fresco el mar subio la marea de los sue単os otra vez! otra vez! retrate la inmagia de verme soy un centro un fastidio enferma del auge de la palabra un alma que se arrastra por el sol en la ma単ana sin razon en las noches palpando tu imagen recubriendola del acido que quema tejiendo lazos de paz confiscando los arco iris para nacer en los huracanes y girar en los espirales del vaiven.


Liberacion Inducime al paraiso culmina el reparto de soledades tensas apaga la incandescencia de su luz sin temer luego al temblor abri la puerta y conceptualicemos el cielo fascinemos rostros inmoviles apaguemos los muros calcinados en mi cubriendome en noche desangrando el filo de la imaginacion.

59


Una flaca y sus dibujos A Rojitas Puedo oirla jugar en plazas desiertas donde posa sus cargas en arena espesa visualizarla en algun sitio espectro de terrazas inmaculas de calidez y alli, escandaliza su fragilidad sus ojos se paralizan en direccion a su constelacion se refugia en angeles lejanos despoja la cordura sobre los gritos fundidos en abecedarios crea laberintos con sus manos evoca su sensibilidad sustrae pureza del viento desliza sus manos en espaldas infalibles allana el letargico respirar recostando su tiempo en las sabanas viajando en silencio hasta nacer en sue単o. otra vez.


El exodo Rutas sin pasajeros alboroto racional del aire charlas sin paradojas de los arboles sabios. Lejanas luces sollozan coartando el asfalto amargo inventando extra単as parodias en el cielo soslayando sobre los cielorrasos. Lucidos por mis ojos atraviesan los vientos enigmaticos rio de las asimetrias adultas diversificando todo fantasma andante. Inanimadas profundidades pobladoras de resquicios monotonos esclavas de asperas semejanzas esoterica alquimia de las mentes.


Murallas de nostalgia El aire se resguardo en frio y luz millares de pies formaban rituales sin impulsos sus ojos se atenuaban en mis venas vestia color y no fluia brillo alguno era solo un sobre cerrado una guerrera sosteniendo la muralla en su ultima batalla los astros bebieron mi fuego el cosmos me revelo ante los aficionados de su recuerdo las estatuas vivientes liberaron la agonia refugiaron su calidez en mis manos extrajeron tu heroina de mis moribundas noches socavaron tus pies que anulaban mis pasos escribieron el idioma del horror me elevaron entre la multitud.

63


tu infamia y Dios enterraron tus retazos recapitularon la locura finalizaron el libro de la eterna mendiga y sus paraisos.


“Cuantas melodias oimos desintegrarse?�


Sumario

Retazos de locura

Juegos latentes / 09 Las madrugadas no reviven / 10 El lenguaje del ser / 11 Remontar vuelo / 12 Infinitud / 15 El espejo ausente / 16 Sanar / 17 Calles, esquinas, paradas / 19 Visiones impuras / 21 El guardian / 23 Las puertas del Infierno / 24 Colifatos perpetuos / 26 Huellas / 28 Mujer de todos / 29 Descripcion fugitiva / 31 Insomnio de viernes, doble cara / 32 La existencia mendiga / 33 Puentes, conexion, polos / 34


37 / Almohada, con ojos, boca y nariz 38 / En el sol 40 / Caos 41 / Italy my love 42 / Sospecho de los cielos 43 / Poema de Babel 44 / Nuevos rostros 45 / El cafe y los rincones 46 / Arde una pupila 47 / Amapolas en lo alto 48 / Humanidad 51 / En alerta imperfecta 52 / Epigrafe del fraude 53 / Animalia mundana 54 / Equilibrio cosmico 55 / Esclava impostora 57 / Cautiva 58 / Delirio en el Limbo 59 / Liberacion 60 / Una flaca y sus dibujos 62 / El exodo 63 / Murallas de nostalgia


Retazos de locura

de FLORENCIA OGAS se termin贸 de imprimir nb

. 2010

en imprenta TECNO OFFSET, J. J. Araujo 3293, Bs. As. (10 / mayo / 2010)



Retazos de locura