Page 1

36 – El galpón Una figura entra por el marco de la puerta. Los ojos húmedos del sub­ urbiano no logran distinguirla, aunque su nariz percibe una fragancia familiar. −

¿No me ibas a dejar entrar?

¿…Yet?

¿¡Quién va a ser, idiota!?

¡Cerrá, hay un épuro con una ballesta por ahí!

Callate querés   –la   cazadora   empuja   la   puerta   con   una   violencia 

excesiva, cerrándola definitivamente. −

Había un épuro con una ballesta. Ahora, ¿me podés decir por qué 

carajo saliste corriendo? −

Yo… yo…

Levantate ¿Qué   hacés   ahí   tirado…?   ¿Qué   es   eso?   ¿Qué…?   –

Yetzica se suelta la máscara de gas y se agacha. Roza la varilla con la yema  de los dedos. Los ojos verdes se abren de par en par. −

No sé,   venía   corriendo   y…   –Fabbián   se   calla,   no   tiene   sentido 

explicar los detalles. La cazadora toca el lugar donde se une la carne con el  metal. Fabbián tiembla. −

Pasó entre los tendones y la rodilla. Igual…

¿Igual qué?

Fabbián yo… –« se va a infectar, no hay nada que podamos hacer…  

excepto ». Fabbián escucha el silbido de la hoja del puñal abandonando el  cinturón de la cazadora. −

¿Vos qué? ¿Qué vas a hacer? Yet, ¿qué estás haciendo?

¡Callate querés! –los ojos de la cazadora se humedecen.

Yet, pará, necesito… necesito que me lo saques.

¿Qué? ¿Para qué? ¿¡No ves que a la larga es lo mismo!?

No, no me voy a enfermar. No me puedo enfermar. Sacámelo y vas a 

ver… en media hora estoy caminando otra vez. Yo sé lo que estás pensando, 


pero no es así. Yo sé lo que es una infección, y créeme, yo mismo me mataría.  Por favor Yet… por favor –la cazadora se pone de pie.  −

No tiene sentido Fabb. No tiene sentido lo que decís…

¡Yetzica!

Si lo saco se va a poner peor.

No quiero una opinión médica. Si pudiera me la sacaría, pero duele, 

no sabés lo que duele. Y así no puedo caminar.  −

Pero…

¡Necesito que la saques!

¿¡Para qué!? ¡Se va a infectar! A la larga…

No se va a infectar. Yet, Quebeq está cerca. Desde las jaulas vimos 

este galpón. Sacamela, tenemos que ir… y Vleria, después tengo que ir por  ella –Fabbián trata de levantarse, pero apenas dobla la pierna el dolor le quita  la fuerza. −

¡Con ese agujero no vas a llegar a ningún lado! ¿No te das cuenta? –

Fabbián, con gran esfuerzo, se sienta. El ojo brilla como un punto azul oscuro. −

Haceme este favor y andate si querés, no estoy pidiendo que me 

cargues –la cazadora camina hasta ponerse al lado y le da un puntapié en las  costillas. −

¡Idiota!

¡Eh! ¿¡Qué carajo hacés!?

Voy a necesitar que muerdas algo –Fabbián suelta una de las cintas 

del hoguante  y  la  enrosca–.  Bien,  ahora  ponete  boca  abajo  con   los brazos  cruzados. −

¿Cómo?

Agarrate los codos, y fijate que te queden los brazos cruzados abajo 

de la panza. No quiero ligarme una trompada.  La cazadora guarda el puñal y deja el morral en el piso. Oráculo asoma  la cabeza y mira alrededor con curiosidad. Fabbián se acomoda el rollo de cinta  en la boca, Yetzica se quita la campera, la dobla y la acomoda abajo del muslo  derecho. Luego, se sienta sobre él. Fabbián muerde el rollo y mira el galpón. 


Está lleno   de   cajas   de   madera,   amontonadas   unas   sobre   otras.   Todo   está  cubierto por una espesa capa de polvo. Yetzica se suena los dedos. Tantea la  varilla,   buscando   alguna   protuberancia   que   pueda   dificultar   la   extracción.  Fabbián se sacude. −

¿Querías que te la saque? Ahora jodete –. Levanta con cuidado la 

pierna con la mano sana y la dobla hacia ella. Fabbián muerde un grito. Yetzica  siente  la tensión  recorriendo el  cuerpo de Fabbián, pero sigue levantándola  hasta apoyar el talón en su hombro. −

¿Listo? –Fabbián se acomoda la cinta con la lengua.

Jí…

Bueno, a la cuenta de cuatro te la saco.

¿Guatro?

Sí, cuatro –Yetzica se limpia la transpiración de la frente. Sus dedos 

se cierran alrededor de la varilla y realiza el movimiento mentalmente. « Tiene   que salir de un tirón… »–. Uno, dos ¡Tres! El   cuatro   no   llega   nunca.   Yetzica   arranca   la   varilla   en   dos   tiempos.  Fabbián grita y se sacude, pero el peso de la cazadora lo mantiene en el lugar.  Las convulsiones duran varios segundos.  −

¡Ya está!   Tranquilo,   ya   pasó,   ya   pasó   –Fabbián   se   retuerce, 

babeando quejidos y lamentos. La varilla tiene algunos pedazos de carne y piel  pegados, como si se hubiera cicatrizado alrededor. Yetzica la tira lejos y toca  alrededor de la herida. No sale sangre. −

¿Fabb?

¿¡Fabb, estás bien!?

No…

No estás   sangrando   ¿Perdiste   mucha   sangre   antes   de   que   yo 

llegue? −

¡Fabb! –Fabbián escupe el rollo de cinta.

¡No sé!


¡No te duermas! ¿¡Me escuchaste!? ¡No te duermas!

¡No tengo sueño!

¿Perdiste mucha sangre antes? 

No sé, ¿querés salirte de encima? –Yetzica se levanta.

Es que no sangra –Fabbián se da vuelta.

¿Eso no es bueno? –pregunta mientras se limpia las lágrimas.

Sí… no, no sé. No es normal.

Bueno, ya nos estamos entendiendo –un maullido suena perdido en 

algún lado del galpón. −

¿Oráculo? –Yetzica   mira   el   morral,   está   vacío–.   ¡Se   fue!   Quedate 

acá, lo voy a buscar. La cazadora levanta el bolso y desaparece entre las cajas. Fabbián se  da vuelta y se sienta. Se toca la pierna lastimada. Duele, pero no tanto. Trata  de moverla, pero una descarga de dolor le tensa todo el cuerpo. Se sostiene  con las manos para no caerse, y se recuesta despacio. En   el   otro   extremo   del   galpón,   Yetzica   mira   el   techo.   Hay   vigas   que  cruzan   todo   el   trayecto   desde   una   pared   hasta   la   otra.   Algunas   sostienen  manojos de cadenas y ganchos. Más arriba, un arco de chapas superpuestas  cruza el galpón de lado a lado. Recuerda haber leído que los gatos eran ágiles  y silenciosos cazadores, lo que le hace sonreír  « ¿Oráculo, ágil? ».Camina y  busca entre las cajas, pero no hay nada, ni siquiera basura. « Está demasiado prolijo esto, no me gusta nada » Finalmente llega a la pared opuesta del galpón. Hay un enorme portón  corredizo.   Se   sienta   en   una   caja   y   se   permite   un   suspiro.   Apoya   el   brazo  vendado sobre las piernas y se inclina hacia delante. −

Lux… –las lágrimas se hacen barro al llegar a la campera. Algo se 

mueve. Yetzica   se   endereza   y   agarra   la   empuñadura.   Oraculo   camina  inocentemente hacia ella. −

Vení gatito, vení –el felino se acerca y se refriega contra sus piernas. 

Yetzica se   inclina   y   le   acaricia   el   lomo.   Oráculo   maúlla   de   placer.   Con   un 


sorpresivo salto sube a su falda. Yetzica se enjuaga las lágrimas–. Es cierto  entonces ¿son buenos cazadores, eh? –Oráculo se estira y Yetzica le acaricia  suavemente la cabeza.  « Cuando muchos locos se ponen de acuerdo… »  la  frase de Fabbián resuena como un eco–. ¿"Oráculo" quiere decir adivino, no? – el felino le hociquea las costillas. La cazadora baja la voz– ¿Sabés algo de  Lux? –Oráculo saca la cabeza y la mira fijo. Yetzica, a pesar suyo, siente un  escalofrío–.   Bueno,   ya   está,   me   volví   totalmente   loca.   Digo,   no   sólo   por  hablarte sino por pensar que… El  estruendo  obliga  a  Fabbián  a  abrir los  ojos. El  polvo   radiactivo   se  prende   del   techo   y   enturbia   aún   más   el   aire   del   galpón.   El   sub­urbiano   se  sienta. −

¿Yetzica? –pregunta, no demasiado alto. Otro estruendo mucho más fuerte sacude las paredes. Fabbián se pone 

de pie de un salto. Se le afloja la pierna y se agarra de una columna para no  caerse. Algunas astillas de madera llegan volando hasta él. Fabbián cierra los  ojos y se concentra. Logra escuchar una respiración áspera y profunda.  « ¡Gargo! »  Acelera   el   paso.   El   laberinto   de   cajas   es   interminable.   Dobla   a   la  derecha, luego a la izquierda, tratando de encontrar el camino. Finalmente, una  luz le indica que está cerca. Un rugido resuena por todo el galpón. Las cajas que están frente a él se derrumban. Fabbián se tira al piso  para evitar ser aplastado. Una nube de polvo se levanta. Trata de cerrar el  cuello del hoguante, pero apenas une las solapas se acuerda del cierre roto.  Entre el polvo y la tos puede ver la enorme figura del épuro. Lleva una antorcha  y un tubo largo. El extremo todavía tiene la plancha de plástico con el nombre  de   una   calle.   Fabbián   se   refriega   los   ojos.   Del   otro   lado   de   la   llama   está  Yetzica,   enfrentándolo   con   su   puñal.   El   otro   brazo   del   gigante   porta.   La  cazadora esquiva uno tras otro los garrotazos que arrasan a varias cajas a la  vez.


Ninguno de los dos le presta atención. Fabbián aprovecha y retrocede  gateando hasta que siente un pinchazo en la mano. Baja la vista y tarda varios   segundos en entender. «  ¿Un hueso? ¿Qué hace acá…? ». El piso está lleno  de huesos pálidos y pulidos.  « No puede ser… ¿Todas estas cajas…? ». Fabbián trata de levantarse  pero   resbala.  Gargo   arremete   contra   la   cazadora,   quebrando   otra   caja.  Los  huesos vuelan por el aire junto con los pedazos del cartel. Yetzica se da vuelta  y lo ve. −

¿¡Fabb!? ¡Andate de…! –el gigante la alcanza. El garrotazo le da en 

el estómago. −

¡¡YET!! –la   cazadora   cae   contra   una   pila   de   huesos   y   maderas 

astilladas. El gigante voltea y ve a Fabbián. Lanza un rugido de furia. Tiene las  cejas   quemadas,   y   los   brazos   y   las   piernas   desprenden   listones   de   humo.  Golpea el piso escupiendo y balbuceando incoherencias. Fabbián se levanta  sin sacarle los ojos de encima y retrocede. Gargo tira la antorcha y toma el  caño con las dos manos para abalanzarse sobre él. Fabbián retrocede hasta la  pared. Gargo levanta el poste. Fabbián, paralizado, cierra los ojos.  Puede ver como el cráneo se le hunde en el cerebro y le empuja los ojos  hacia fuera. El pánico le genera una tormenta sináptica que despierta varios  sistemas de defensa instalados en su masa encefálica. En un instante, miles de  millones de nano­robots liberan sus cargas de adrenalina y catecolamina. Fabbián siente una explosión de energía y el ojo índigo se le enciende  como una supernova.

EdB_36  

36 – El galpón −

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you