Issuu on Google+

MARCIAL Y LAS CLASES ESTIVALES Aestate pueri, si valent, satis discunt X, 62 Recién   terminado   el   curso  escolar,   y  por la necesidad “tan moderna” de tener a los  niños ocupados todo el rato, empieza el trajín  de   los   campamentos   con   o   sin   idiomas   e  informática, academias y centros de estudios  de toda laya… A juzgar por cierto epigrama del gran  poeta hipanorromano M. Valerio Marcial (s. I  d. C.), no parece que la polémica de ampliar  la actividad  escolar a los meses de canícula  sea algo tan actual como se ha querido hacer  ver.   Pronto   hará   dos   mil   años,   ya   había  quienes se preocupaban de la ampliación de los períodos lectivos de los escolares.  De los pocos que frecuentan todavía los llamados clásicos latinos es sabido que nuestro Marcial no  era lo que se dice un entusiasta de los  ludi magistri, esto es, maestros de escuela. En más de uno de sus  magníficos epigramas critica y hace burla de algunos de ellos. Sobre todo se mete con los dómines que, por  empezar muy de mañana su labor, no le dejan dormir con sus gritos de amonestación a los pobres pupilos.  En uno de estos poemillas llega a decir, malévolo, que   ojalá les pagaran por callar lo que cobran por  vociferar… ¡Eso sí que es una pulla! Lo dicho nos muestra, pues, a un Marcial muy comprensivo con el discente y muy poco con el  docente:   siempre   más   dispuesto   a   apiadarse   de   los   infelices   chiquillos   (Ludi   magister,  parce   simplici  turbae / Maestro, deja en paz a la chiquillería inocente), sufridores de la dura pedagogía de la época en que  la férula tenía faena a diario, que a entender las penalidades de los maestrillos, mal vistos y peor pagados  ­hay cosas que nunca cambiarán. Pase   que   en   los   meses     invernales,   adelantándose   a   los   gallos   –   ¡qué   manía   funesta,   ésa   de  madrugar!­, chillen  y se desgañiten,  pero ¿por qué seguir atormentando a los cándidos mozuelos,  a las  inocentes   chavalinas  cuando el tórrido sol romano del sofocante mes de julio tuesta hasta las  cosechas  (tostamque fervens Iulius coquit messem)? Por eso, nuestro viejo poeta coterráneo ruega que, durante el estío, se dé vacaciones al cilicio de  hirientes correas y a las férulas funestas –  ya entonces, al parecer, el estudio no provocaba entusiasmo entre  la grey infantil y “la letra con sangre entra” estaba en pleno vigor. Incluso propone que su descanso dure  hasta   las   Idus   de   octubre  (Ferulaeque   tristes,   sceptra   paedagogorum,   /   cessent   et   Idus   dormiant   in   Octobres).  Lo mejor del epigrama, como suele suceder, está en la agudeza final: un versito conciso y lleno de  sabiduría que todos firmaríamos: Aestate pueri, si valent, satis discunt Durante el verano, los niños, si están sanos, aprenden de sobra. Pues eso, durante la mejor estación del año  de todas las infancias, dejad que los niños descubran y aprendan otras muchas cosas que no vienen en los  libros y que son, también, la salsa de la vida: la amistad, las luminosas tardes eternas, el disfrute del tiempo  ocioso   libre   de   la   férula   del   urgente   reloj,   los   enamoriscamientos,   la   vida   libre   en   fin,   antes   de   que,  fatalmente, regresen otra vez las idus de octubre.  FRANCISCO RODRÍGUEZ MENÉNDEZ I.E.S. ROSARIO DE ACUÑA(GIJÓN)


Marcial y las clases estivales