Issuu on Google+

pensamiento Gaceta del

FORO DE LA COMUNIDAD

Ramírez Canul | Política Carlos Díaz | URBANISMO Susana Martínez | Comunidad Juan José Morales | Historia Berenice Polanco | Política Juan Flores | Pintura René Avilés Fabila | Literatura Javier Ugalde | Comunidad Efraín Villanueva | Salud Pública Félix Justiniano | SONETOS José Zaldívar | ECOLOGÍA

ABRIL-MAYO 2010 | $35

www.GACETADELPENSAMIENTO.COM


Por la legalidad Como se había señalado en la entrega pasada, Quintana Roo vive una efervescencia cívica que ha involucrado a todos los sectores sociales. El escenario electoral de hoy se presenta más turbio que en ocasiones anteriores, pues la criminalidad abierta se ha mezclado en el proceso político. Esta situación dio como resultado el que en varios de los trabajos aquí presentados se itere y reitere la urgencia porque la legalidad, al parecer rara avis, limpio el desaseado quehacer del poder civil, un poder y ejercicio en el que todos, sea como gobernados o como gobernantes, estamos incluidos. La Gaceta del Pensamiento, por otra parte, se ha visto enriquecida en su versión electrónica con la participación espontánea de muchos de sus lectores, comentando en torno a los contenidos de la misma. A todos, muchas gracias. Este es, como se ha dicho, un esfuerzo colectivo. Gracias también a quienes de manera anónima, por así pedirlo ellos, apoyan este espacio de la comunidad. Sigamos el diálogo… gacetadelpensamiento@yahoo.com.mx www.gacetadelpensamiento.com


>SUMARIO

39

Obra Haven de Vladimir Kush

Directora

Zita Finol

Coordinador Editorial

Nicolás Durán de la Sierra Diseño

Consejo Editorial

Jorge Polanco Zapata Fernando Espinosa de los Reyes Juan José Morales Jorge Briseño gacetadelpensamiento@yahoo.com.mx

www.gacetadelpensamiento.com Gaceta del Pensamiento es una revista de carácter cultural que aparece los primeros dias de cada mes con un tiraje de 3000 ejemplares. Editor responsable Nicolás Durán González. Se distribuye en todos los municipios del estado de Quintana Roo y México DF. Certificado de Licitud y contenido de la Comisión de Publicaciones y Revistas ilustradas de la Secretaría de Gobernación en trámite. Certificado de reserva de Derechos de uso exclusivo del título expedido por el Instituto Nacional de Derechos de Autor en trámite.

EL NAHUAL OBSESIVO

René Avilés Fabila


CANCÚN, APUESTA POR EL FUTURO Carlos Díaz Carvajal QUINTANA ROO: INTOLERANCIA PRESENTE Susana Martínez Cárdenas

:abecedario SONETOS Félix Justiniano ILUSTRACIONES Marisa Herzlo BERENICE POLANCO. Legalidad, la única ruta

08

EL DIFÍCIL CAMINO DE LOS VALORES Mario Ramírez Canul

26

VATICANO: HISTORIAS DE TERROR Juan José Morales LEGALIZAR DROGAS: SUMA DE FRACASOS Efraín Villanueva Arcos De Walt Disney a la ecología José Zaldívar Pérez

{

Las más de las veces, cuando el hombre ama a una mujer, es porque no tiene a otra a quien amar.

LOS OLVIDADOS DE CANCÚN Javier Ugalde García

45

PODER Y CELIBATO ENSUEÑOS DE COLOR Juan Flores

22 GACETA DEL PENSAMIENTO

05


La historia de

WASHOE

F

undado en 1993 en Madrid, España, el Proyecto Gran Simio formado por primatólogos, psicólogos, filósofos y otros expertos, lucha por una protección especial para simios mayores como chimpancés, bonobos, orangutanes y gorilas, partiendo de la base de la gran similitud de estos homínidos con el ser humano, no sólo desde el punto de vista genético, si no también en comportamiento y capacidad. Sobre este punto, se han tenido hallazgos asombrosos, como demostrar que tienen su propia cultura, que son capaces de trasmitírsela a sus hijos, que conversan entre ellos y tienen pensamientos privados, imaginación, recuerdos temporales, empatía, capacidad de engañar, curiosidad, sentido del humor y del tiempo, consciencia de la muerte y son capaces de mantener una amistad de por vida. El parentesco que tienen estos animales con el hombre es enorme, ya que compartimos el 96.4% de genes con los orangutanes, el 99.4 % con los chimpancés y el 97.7 % con los gorilas, según estudios genéticos. El objetivo primario del proyecto presidido por Joaquín Araujo, es lograr leyes que eviten que éstos sean torturados física o psicológicamente y que se garantice que los que estén cautivos, sean tratados de manera digna. Entre los diversos científicos de renombre que avalan el proyecto destacan Eduardo Punset Casals, Roger y Deborah Fouts, Toshisada Nishida, Jane Goodall, Lyn White y Carl Sagan. Sus tesis están recogidas en el libro El Proyecto Gran Simio, la igualdad más allá de la humanidad. El presente es uno de los varios testimonios que presenta el volumen. La chimpancé había nacido en África alrededor de 1965 y, según sus cuidadores, conocía 250 palabras del lenguaje de signos americano Cuando la Nasa acabó los trabajos con chimponautas, a principios de los 60s, cedió a la chimpancé Washoe a los Gardner, un matrimonio de psicólogos que quería realizar un experimento consistente en introducirla en un ambiente humano en el que sólo se hablara el lenguaje de sordomudos. La experiencia fue un éxito, ya que gracias a la posibilidad de hablar (conocía 250 palabras del lenguaje de signos, a su muerte en el 2007) con un chimpancé se pudieron averiguar cosas que no es momento de explicar en este texto. En ese trabajo colaboró

un joven becario llamado Roger Fouts. Cuando Washoe cumplió seis años, se empezó a hacer difícil de manejar en un hogar, así que los Gardner no tuvieron más remedio que entregarla a un centro de cría de chimpancés para suministrar a laboratorios. Roger no quiso dejarla sola y marchó con ella. La vida que vivieron en aquél centro de Oklahoma, fue un infierno que terminó cuando Roger, aprovechando el embarazo de Washoe, consiguió trasladarla a la Universidad de Washington, donde quería demostrar que los chimpancés tienen cultura y como tal pueden pasarla de padres a hijos. La idea era dejar a Washoe sola con su hijo, mientras vigilaba por un circuito cerrado de televisión, si ella le enseñaba lenguaje de signos a su pequeño y qué tipo de conversaciones tendrían sin presencia humana. Sin embargo, Washoe perdió a su cría. Ante esto, la universidad, interesada en el experimento, consiguió un joven chimpancé llamado Loulis y lo ofreció para que Washoe lo adoptara. El experimento fue un éxito y del detalle se contará en otra ocasión. La cuestión es que Roger Fouts, hoy codirector del Instituto para la Comunicación entre Chimpancés y Humanos, en la Universidad de Washington, describe una interacción entre Washoe y una voluntaria que trabajaba con la chimpancé día con día. Esta voluntaria era la favorita de Washoe, quizá porque estaba embarazada como lo había estado ella. Cierto día, la voluntaria dejó de visitar a la chimpancé y cuando semanas después regresó, ésta mostró su enfado dándole la espalda y marchándose a la esquina opuesta de la habitación. La voluntaria la llamó varias veces sin conseguir que le hiciera caso. Al final, la voluntaria le dijo: - Washoe ¿estás enfadada? No he podido venir antes... mi bebé murió. Washoe se giró, la miró y le preguntó con el lenguaje de signos ¿Lloras? La voluntaria, asintió con la cabeza y Washoe le dijo: - Por favor, persona, abraza. Ella se acercó y se abrazaron. Aunque de distinta especie, las dos se abrazaron y consolaron porque ambas habían pasado por lo mismo y cada una de ellas comprendía el dolor de la otra. Esto se llama empatía, y los chimpancés la tienen, como los humanos. ■


GACETA DEL PENSAMIENTO

07


EL DIFÍCIL CAMINO DE LOS VALORES Mario Ramírez Canul

D

ía tras día, en los últimos años, nos enteramos por los medios escritos y electrónicos del clima de violencia que vive nuestro país, donde la ola de homicidios, secuestros y otros graves crímenes vulneran nuestra tranquilidad tanto en el ámbito familiar como en el laboral; los vulneran aún si no somos las víctimas directas, pues atentan contra los derechos básicos de la Nación, los de todos nosotros. Estamos viviendo, pues, una etapa de nuestra historia nacional en la que pese a los avances tecnológicos, pese la modernidad, nos resulta harto difícil encarar que estamos aún lejos de alcanzar un desarrollo social justo, de lograr una vida colectiva digna. Esto se debe, en lo básico, a que por desgracia hemos hecho a un lado el respeto por los valores fundamentales del ser humano, como la libertad. No se trata de una exageración, ya que por ejemplo, en diversas ciudades de nuestro país, la libertad de las calles se ha perdido por el terror de la violencia; y en muchas otras, acaso como en Cancún, la amenaza de que ello pueda ocurrir en el corto plazo, es cierta, casi palpable. También de ello dan cuenta diaria los medios informativos. La responsabilidad de ello radica no sólo en la posible venalidad de quienes, teniendo el compromiso de velar por la integridad de las personas y sus bienes, han sido cooptados por células delictivas, sino también por la obsolescencia de preceptos legales que, de manera tácita, brindan impunidad a las organizaciones criminales. Menudean los ejemplos en que delincuentes atrapados en flagrancia, por estas taras de tipo legal, son regresados a las calles. Esto no sólo genera una mayor violencia social, sino además impide la construcción de un ambiente público que abone la cristalización de un Estado de Derecho real, no de palabra, como hasta ahora. Que tan olvidadas parecen haber quedado las luchas de miles de mexicanos que, cansados de las luchas entre los grupos revolucionarios, se organizaron con la meta de lograr que nuestro país encontrara una vía institucional de orden y tranquilidad social. Fue una denodada labor que incluyó no sólo a políticos e intelectuales, sino también a campesinos y obreros, a maestros y artesanos y en fin, a todos aquellos que anhela-

ban la libertad y la justicia que por la guerra civil mexicana estuvo ausente por muchas décadas. Las normas surgidas del Constituyente de Querétaro de 1917, dieron a nuestra ley fundamental los instrumentos y las instituciones necesarias para consolidar los ideales de libertad, orden y respeto al ciudadano. Estas normas y sobre todo su aplicación, no olvidemos, posicionaron a nuestro país como un baluarte político del Continente Americano y que propios y extraños, en su tiempo, auguraron que lograríamos convertirnos en indiscutibles líderes regionales… y lo fuimos. Sin embargo poco nos duró el encanto. Hoy vivimos una etapa que nos lleva a preguntarnos como Nación en qué hemos fallado y si en verdad aprendimos las lecciones de la Historia… Tal parece que no entendimos que vivir con respeto hacia los demás, cumplir con el mandato de la ley y respetar las instituciones que nosotros mismos creamos, es el único camino para alcanzar la armonía y el equilibrio social. En el tema de las instituciones, no obstante, debemos tener presente que para que exista respeto entre gobernantes y gobernados, quienes detenten el poder público deben ceñir su conducta y actitudes al marco de la estricta legalidad. Recordemos las palabras de Juárez: “Bajo el sistema federativo, los funcionarios públicos no pueden disponer de las rentas sin responsabilidad; no pueden gobernar a impulsos de una voluntad caprichosa, sino con sujeción a las leyes; no pueden improvisar fortunas, ni entregarse al ocio y la disipación, sino consagrarse al trabajo, disponiéndose a vivir en la honrada medianía que proporciónada retribución que la ley señala.” A la par que debemos seguir confiando en nuestras instituciones, debemos exigir que estas, por la conducta y probidad de sus representantes, generen la necesaria confianza ciudadana. Es imprescindible que retomemos el camino de la paz y la armonía; los instrumentos de gobierno deben ser respetados –insisto- por todos actores, los de dentro y los de afuera, y así regenerar nuestro muy herido tejido social. Vayamos pues, como Nación, al reencuentro de la ruta de los supremos valores de libertad y justicia. No cometamos más errores que nos alejen de ellos. Estamos a tiempo. ■

> Alcoba del Benemerito de la Américas en el Museo de Palacio Nacional. GACETA DEL PENSAMIENTO

09


CANCÚN, APUESTA POR EL FUTURO Carlos Díaz Carvajal

P

asados los festejos conmemorativos de la fundación de Cancún e incluso como eco de algunos de los varios foros en los que se analizara el pasado y presente de esta gran centro turístico, es tiempo ya de que con serenidad nos apliquemos, como sociedad, a planificar -a soñar si se quiere- qué es lo que queremos que sea esta ciudad en los próximos años. Punto toral de este análisis, en el que como en un nuevo pacto deberán participar las entidades civiles además de las gubernamentales, debe ser el desarrollo urbano de Cancún, su armonía, un tema que aunque muchas veces abordado, dista de estar agotado. Por el contrario, falta un muy largo camino por andar. Debemos ponernos todos de acuerdo para construir no sólo nuestro futuro individual, sino también nuestro futuro como ciudadanos, no como meros pobladores. Para esto, primero debemos reconocer que el camino no será fácil: si por un lado no debemos limitar el crecimiento natural de la ciudad, por el otro no podemos dejar que este mismo desarrollo continúe al arbitrio de las fuerzas de libre mercado o, como dicen algunos, del capitalismo feroz. Los efectos de esta última opción no sólo para Cancún sino para otras varias ciudades, han sido desastrosos.

Este camino no será fácil, además, porque el equilibrio que la ciudad requiere para su desarrollo armónico hoy por hoy escapa, en buena media, al control estatal. El problema básico estriba en que por las modificaciones que se hicieran al Artículo 27 Constitucional en 1992, en el sexenio de Carlos Salinas de Gortari, cuando se cedió a los ejidos el uso y usufructo de grandes extensiones de tierra antes condicionadas a la producción alimenticia. Esto, como sabemos bien en Cancún, generó desde ese mismo año un gran y descontrolado mercado inmobiliario no sólo en el Ejido Alfredo V. Bonfil, donde sin planificación alguna se vendieron cerca de dos mil 400 hectáreas al mejor postor, sino también en el Ejido Isla mujeres, hacia donde ahora crece Cancún y donde se ubica la mayoría de las zonas irregulares de la ciudad, que alcanza el 22 por ciento de la llamada mancha urbana con cerca de 40 mil habitantes. En el documento Situación Demográfica de México 2009 del Consejo Nacional de Población, en el apartado de Hechos Históricos, se asientan las previsiones que traería consigo la modificación del citado artículo constitucional: “…Se dará una segunda generación de la irregularidad, ya que la tierra limítrofe con las ciudades ya no será propiedad de los ejidatarios, sino que será controlada por el gran capital, ante la posibilidad de especular con ella en un futuro cercano.


“Este hecho, en si mismo, no es malo, sin embargo, la apertura de la tierra al mercado inmobiliario, sin opciones de suelo para la población de bajos recursos, generará un estrangulamiento del mercado que se puede traducir en una expansión más acelerada de la mancha urbana hacia poblados cercanos, donde la población pueda asentarse de manera irregular”. El panorama, como se ve, no es alentador. Sin embargo, antes de iniciar cualquier modificación a los programas de desarrollo urbanos es imperativo que realicemos un análisis profundo de qué es lo que queremos para las próximas cuatro décadas. No se trata de rasgarnos las vestiduras ni de caer en la complacencia, sino de discutir con serenidad respecto de cuáles han sido nuestros errores y cuáles nuestros aciertos. Se trata, pues, de que juntos diseñemos una estrategia conjunta que nos permita un desarrollo armónico, que nos permita encontrar las vías legales para hacer de Cancún una mejor ciudad. Por el bienestar de todos, aún de las propias empresas inmobiliarias, debemos regular el crecimiento urbano. En el caos, en la ilegalidad, todos perdemos. Hasta ahora, nos hemos criticado, desgastado y hasta enfrentado en defensa de nuestros puntos de vista, lo que es legítimo, es cierto, pero no hemos sabido o podido anteponer

Tomas aéreas de colonias irregulares del ejido Alfredo V. Bonfil, en la periferia de Cancún, donde se asentan cerca de 40 mil personas a nuestras discusiones los intereses de la propia ciudad donde vivimos. Estos festejos de aniversario, nos recuerdan que tenemos esta gran posibilidad, aunque a veces no la veamos... o no la queramos ver. Como señalara ante el Consejo Ciudadano Deliberativo del Implan, el 2010 representa para nuestra ciudad el final de un ciclo de vida y el inicio de uno nuevo. Nuestro compromiso será el de estar a la altura que el reto representa: la planeación de nuestro desarrollo para los futuros cuarenta años, con la fortaleza que los creadores y pioneros supieron dar al Cancún de 1970. Apostemos por un futuro promisorio para todos. ■ GACETA DEL PENSAMIENTO

11


QUINTANA ROO: INTOLERANCIA PRESENTE Susana Martínez Cárdenas

T

al parece que en Quintana Roo y en especial en el Municipio Benito Juárez, el respeto a los Derechos Humanos no pasa de ser una trillada frase de moda, una frase de relleno en la consabida retórica oficial, pues es un hecho que en nuestra incipiente democracia los gobiernos que nos rigen, sean del signo político que fueren, muy poca tolerancia muestran ante las críticas de la sociedad a la que dicen servir. Basten citar, como ejemplo, los actos de represión dados en los recientes informes de gobierno, incluido el del propio gobernador Félix González Canto, cuando diversas personas fueron sometidas por fuerzas policiales tras intentar ejercer su libertad de expresión, de manifestar sus ideas. Fueron reprimidos, valga decirse, con fines cosméticos: no fuera que opacasen el acto de lucimiento personal del orador en turno. Estos actos totalmente reprobables, violaron de manera abierta las garantías individuales de los detenidos, los que se contemplan en el Artículo Sexto de la Constitución Mexicana, donde indica que “La manifestación de ideas no será objeto de ninguna inquisición judicial o administrativa, sino en caso de que ataque a la moral, los derechos de tercero, provoque algún delito o perturbe el orden público…” No olvidemos lo recién ocurrido en el Municipio Benito Juárez, casi al final del informe del alcalde Gregorio Sánchez Martínez, cuando un grupo de seis ciudadanos –sí, leyó bien: seis ciudadanos y entre ellos un menor- fueron sometidos por sacar algunas cartulinas (no mantas) donde se manifestaron contra el gobierno municipal. Ello les valió ser golpeados y subidos a patrullas que, por más de dos horas, los pasearon por la Ciudad antes de llevarlos a la cárcel. Por si fuera poco, a estos ciudadanos se les impusieron multas por mil 500 pesos a cada uno, con base en el Artículo 532 fracción V del Bando de Policía y Buen Gobierno del Municipio Benito Juárez “por obstruir o impedir acceso a las personas o animales a las instalaciones públicas”. Sólo que, por añadidura,

los detenidos estaban sentados en el área de gradas. Eso sí, tan pronto se pagó la falta administrativa, se les dejó en libertad. Por falta de tacto y experiencia por parte de las propias autoridades, lo ocurrido puedo haber pasado a mayores, ya que se ocultó el paradero de los supuestos infractores. Ello generó que más de cien ciudadanos, entre familiares, amigos y vecinos de los detenidos, se manifestaran a las afueras de las oficinas de Seguridad Pública para exigir la liberación de sus familiares y la intervención de la Comisión de Derechos Humanos. La nebulosa excusa, por llamarla de algún modo, de las autoridades de Benito Juárez fue y es preocupante: “eran personas pagadas por un partido político…” Aunque hubiera sido así, estas personas tenían el derecho de expresarse sin ser reprimidas por ello. No toda la sociedad está obligada a estar de acuerdo en cómo la gobiernan. Algo muy similar sucedió en Chetumal, en el informe del gobernador González Canto, donde el gran despliegue de seguridad, resultado del temor a las manifestaciones, inhibió el derecho civil de expresarse con libertad. Las marchas de campesinos, como se sabe, fueron detenidas por las fuerzas policiales capitalinas. Mucho es lo que hay por hacer en el rubro de Derechos Humanos en Quintana roo y mucho lo que debemos tener en cuenta. Se trata de luchar por tener una cultura de respeto a la diversidad, de pugnar por una educación ética colectiva que proteja estos mismos derechos. Como dije, hoy por hoy y para vergüenza nuestra, el respeto a los Derechos Humanos es más un juego retórico, una moda, que una realidad. Espero que no falte mucho aún para que lleguemos al día en que podamos gozar de una libertad plena, más allá de las Comisiones de Derechos Humanos de todo el país y aún de la propia Comisión Nacional; que no falte mucho para que las autoridades realicen su labor sin temor a recomendación alguna, donde las autoridades, por convicción, no se ingenien para simular el cumplimiento de sus responsabilidades o de sus obligaciones. ■

GACETA DEL PENSAMIENTO

13


Synodus Horrenda, Jean-Paul Laurens, 1870. Nantes, Museo de Bellas Artes.

VATICANO: HISTORIAS DE TERROR

Juan José Morales

E

l obispo de Quintana Roo, Pedro Pablo Elizondo, miembro de los Legionarios de Cristo, declaró hace poco que, en una especie de borrón y cuenta nueva, ya no se debe seguir hablando de Marcial Maciel. Y en tono que pretendió ser irónico, agregó que “habría que resucitar al padre (Maciel), que lo lleven a un tribunal, pongan un abogado acusador y uno defensor, así como también que presenten las pruebas, que litiguen, que haya un juez y un jurado, y ya cuando tengan todo montado que el padre se defienda y se llegue a una conclusión.” Resucitar a Maciel, ciertamente, no es posible. Pero llevar ante un tribunal después de muerto a un altísimo dignatario eclesiástico —papa para más señas— es algo que ya se ha hecho. Fue sacado de la tumba nueve meses después de su fallecimiento y sentado —literalmente hablando— en el banquillo de los acusados, se le nombró acusador y defensor y tras el público juicio con lectura de acusaciones, presentación de testigos, alegatos de la defensa y todo lo usual en estos casos, fue declarado culpable. Ejecutada la sentencia, el cuerpo fue arrojado por ahí como si se tratara de un perro.


Pero, contra lo que pudiera pensarse, todo esto no fue obra de enemigos de la religión o de la Iglesia Católica, sino de otro papa y su séquito de cardenales. Tan singular episodio, al cual se conoce como Synodus horrenda o Sínodo Cadavérico, ocurrió a fines del siglo IX, una época en que debido a las encarnizadas luchas por el poder en el seno de la Iglesia, los papas acostumbraban durar poco tiempo en el trono de San Pedro y morir súbitamente, en sospechosos accidentes, por causas nunca explicadas, por enfermedades demasiado repentinas, agudas y extrañas para parecer naturales, o francamente asesinados. Unos apuñalados —Juan X y León V—, otros envenados, como Marino I y otros estrangulados, como Benedicto VI. Dos al menos terminaron sus días a manos de maridos cornudos: Benedicto XIII, a quien el esposo ofendido deshizo el cráneo a martillazos, y Juan XII, cosido a puñaladas en el lecho de la linajuda dama con quien se refocilaba. De este papa, famoso por su avaricia, crueldad y vida licenciosa, el populacho romano comentó jocosamente que al menos había tenido la dicha de morir en la cama, aunque fuera ajena. Los vicarios de Cristo que corrían con relativamente buena fortuna, sólo eran depuestos, encarcelados o desterrados, y alguno —Esteban VIII— terminó vivo pero mutilado, pues sus enemigos le cortaron la nariz y las orejas. Algunos pontífices, sin embargo, pudieron ocupar tranquilamente el trono durante un largo período y fallecer de muerte natural, aunque no sin tener que lidiar

con numerosos adversarios en el propio seno de la Iglesia. Tal fue el caso del protagonista de esta historia, el papa Formoso, quien subió al poder en 891, después de afrontar durante varios años serios conflictos en el curso de los cuales estuvo a punto de ser asesinado, fue destituido de su cargo de arzobispo de Bulgaria y excomulgado. Pero finalmente su grupo triunfó sobre el bando contrario y pudo ocupar el solio pontificio, donde permaneció sin mayores problemas por cinco años hasta abril de 896, cuando falleció a los 80 años. Le sucedió Bonifacio VI, cuyo papado duró escasas dos semanas —murió en oscuras circunstancias— y el sucesor de éste, Esteban VI (ó VII), enemigo político de Formoso, revivió las acusaciones en su contra y ordenó desenterrar el cadáver putrefacto para someterlo a aquel grotesco juicio en el que —naturalmente, pues fiscal, defensor y jueces habían sido nombrados por el propio Esteban— se le declaró culpable y nulos, inválidos y sin efecto todos los nombramientos, consagraciones y demás actos que hubiere realizado como papa. Se despojó al cadáver de todas sus vestiduras y ornamentos, se le cortaron los tres dedos de la mano derecha —con los que se consagra, absuelve y bendice— y se le arrojó al río Tíber. Pero Esteban tampoco estuvo mucho tiempo a la cabeza de la Iglesia. Poco después fue depuesto por los cardenales y una mañana amaneció estrangulado en su celda. Su sucesor, Teodoro II, fue otro papa efímero. Sólo estuvo 20 días en el cargo antes de ser envenenado, aunque en ese breve lapso alcanzó a anular el juicio del Synodus horrenda y ordenar que Formoso fuera nuevamente inhumado con su lujoso atuendo papal. No pudo reposar tranquilo, sin embargo, en su regia sepultura. Sergio III —célebre por su corrupción, por haber asesinado a sus antecesores León V y el cardenal Cristóforo y por su poderosa amante Marozia, con la cual engendró un hijo que fue luego el papa Juan XI——, declaró sin efecto la rehabilitación decretada por Teodoro II y Juan IX y reafirmó la condena de Formoso. Además, exhumó de nuevo el cadáver y mandó cortarle otros tres dedos y decapitarlo antes de lanzarlo por segunda vez al Tíber. Sacados accidentalmente en las redes de un pescador, los despojos fueron sepultados por tercera y definitiva ocasión. Así se puso punto final al singular Sínodo Cadavérico, un capítulo poco conocido de la historia de la Iglesia. ■

GACETA DEL PENSAMIENTO

15


PODER Y CELIBATO El presente texto fue tomado de la Agencia Periodística de Información Alternativa. Es parte del amplio artículo de reciente publicación “Por qué la Iglesia no quiere y no puede abolir la ley del celibato”, de Leonardo Boff. En su primera parte se habla de los ruinosos resultados de la pedofília en el seno de la Iglesia Católica.

P

ero La lección no ha sido aprendida por las autoridades. Al contrario, pese a los escándalos, reafirman el celibato con más fuerza. Sabemos lo insuficiente que es la educación para la integración de la sexualidad en el proceso de formación de sacerdotes. Se lleva acabo lejos del contacto normal con las mujeres, lo que produce una cierta atrofia en la construcción de la identidad. Las ciencias de la psique han dejado claro que el varón sólo madura bajo la mirada de la mujer, y la mujer bajo la mirada del varón. Hombre y mujer son recíprocos y complementarios. El sexo genético-celular ha demostrado que la diferencia entre un hombre y una mujer, en términos de cromosomas, se reduce apenas a un cromosoma. La mujer posee dos cromosomas XX y el nombre uno X y otro Y. De donde se despende que el sexo-base es el femenino (XX), siendo el masculino (XY) una diferenciación del mismo. No hay pues un sexo absoluto, sino sólo uno dominante. En cada ser humano, hombre y mujer, existe “un segundo sexo”. En la integración del “ánimus” y del “ánima”, o sea, de las dos dimensiones de lo femenino y lo masculino presente en cada ser humano, se gesta la madurez sexual. Esta integración viene dificultada por la falta de una de las partes, de la mujer, que es sustituida por la imaginación y los fantasmas, que si no son sometidos a disciplina pueden generar distorsiones. Lo que se enseñaba en los seminarios no está exento de sabiduría: quien controla la imaginación, controla la sexualidad. En gran parte, así es. Mas la sexualidad posee un vigor volcánico. Paul Ricoeur, que mucho reflexionó filosóficamente sobre la teoría psicoanalítica de Freud, reconoce que la sexualidad escapa al control de la razón, de las normas morales y de las leyes. Vive entre la ley del día, en la que valen reglas y comportamientos establecidos, y la ley de la noche, en la que funciona la pulsión, la fuerza de la vitalidad espontánea. Sólo un proyecto ético y humanístico de vida (lo que queremos ser) puede dar dirección a la sexualidad, y transformarla en fuerza de humanización y de relaciones fecundas. En este proceso no queda excluido el celibato. Es una de

las opciones posibles, que yo defiendo. Pero el celibato no puede nacer de una carencia de amor, al contrario, debe resultar de una sobreabundancia de amor a Dios que se desborda hacia los que están a su alrededor. ¿Por qué la Iglesia católico-romana no da un paso y suprime la ley del celibato? Porque es contradictorio con su estructura. Es una institución total, autoritaria, patriarcal, altamente jerarquizada, y uno de los últimos bastiones de conservadurismo en el mundo. Abarca a la persona desde el nacimiento a la muerte. Para una conciencia ciudadana mínima, el poder el Papa es sencillamente tiránico. El canon 331 es claro: se trata de un poder ordinario, supremo, pleno, inmediato y universal. Si quitamos la palabra Papa y ponemos Dios, funciona igual. Por eso se decía: “el Papa es el dios menor en la tierra”, como muchos canonistas afirmaron. Una Iglesia que pone el poder en su centro, cierra puertas y ventanas al amor, a la ternura y la compasión. La persona célibe es funcional a este tipo de Iglesia, porque ésta niega al celibatario aquello que le hace más profundamente humano, el amor, la ternura, el encuentro afectivo con las personas, lo que sería más fácilmente propiciado si los sacerdotes estuviesen casados. Se vuelven totalmente disponibles a la institución, que tanto puede enviarlos a París como a Corea del Sur. El celibato coopta al sacerdote totalmente al servicio no de la humanidad, sino de este tipo de Iglesia. Sólo deberá amar a la Iglesia. Cuando descubre que ésta no es sólo “la santa madre Iglesia” sino que puede ser madrastra que usa sus ministros para la lógica del poder, se decepciona, deja el ministerio con el celibato obligatorio y se casa. Mientras perdure esta lógica de poder absolutista y centralizador, no esperemos que la ley del celibato sea abolida, por más escándalos que ocurran. El celibato es demasiado cómodo y útil para la institución eclesiástica. ■

GACETA DEL PENSAMIENTO

17


Raúl Espinosa

Nuevos libros

O

bra acuciosa y prolija del historiador yucateco Raúl Espinosa Gamboa, en las pasadas semanas salió a la luz en Quintana Roo el volumen Rumbo al Bicentenario de la Independencia y al Centenario de la Revolución Mexicana, en el que en poco más de 170 páginas se da cuenta de un modo ameno pero no por eso menos formal, del periodo histórico de nuestro país entre Hernán Cortes y el primer virreinato hasta la Constitución de 1917. Del mismo autor se publicó también el fascículo Benito Juárez y las Leyes de Reforma, que contiene no sólo sucintas biografías del Benemérito de las Américas, sino también varias otras como la de Ignacio Comonfort, Melchor Ocampo o Francisco Zarco, además de las leyes originales del Registro Civil, de Nacionalización de Bienes del Clero y Leyes de Reforma y Contrarreforma. Cabe destacarse que la edición de estos dos trabajos de innegable valía corrió a cargo del propio autor, lo que les da un valor editorial agregado. Sin duda se trata de volúmenes que no sólo deben estar en las bibliotecas públicas del Estado, sino a las que se debe citar en los festejos cívicos del centenario y el bicentenario. Enhorabuena.


LEGALIZAR DROGAS: SUMA DE FRACASOS Efraín Villanueva Arcos GACETA DEL PENSAMIENTO

19


U

no de los temas que han abordado los medios de comunicación En la encuesta nacional de adicciones en fechas recientes, es el de la posible legalización de algunas 2008, se afirma que es una obligación didrogas, entre ellas la mariguana. Considero que esa posibilidad fundir los resultados con la intención de debe ser analizada y debatida seriamente antes que avance el construir nuevos conocimientos, pero tamproceso de autorización en el Congreso de la Unión. bién como un “mecanismo para la moviliPor ello, resulta muy oportuna la aparición del libro “Lezación social de voluntades, recursos y la galización de la Mariguana ¿a qué precio?”, editado por Centros de Integración generación de compromisos”. Juvenil A.C., la organización que desde hace más de 40 años viene impulsando Hoy que abiertamente algunos seclabores de prevención de las adicciones. Antes de sumar otra droga legal a las ya tores, quizá bien intencionados pero mal existentes, conviene detenernos un momento para analizar el impacto de dos informados, proponen la legalización de la drogas legales: el alcohol y el tabaco. mariguana, debemos reconocer los probleEl Dr. Jesús Kumate, Presidente del Patronato de Centros de Integración Juvemas que tenemos con drogas lícitas como nil, en una de sus intervenciones en reciente Congreso sobre Adicciones, informael alcohol y el tabaco, pero también docuba que en el año 2005, se asociaron al tabaquismo 45 mil defunciones, la mitad mentar los estudios recientes que prueban de los infartos al miocardio y 85% de las muertes por cáncer pulmonar. Además, los efectos que la Cannabis y su sustancia en más de la mitad de los 35 mil muertos en accidentes intervino el alcohol, y en activa, el Tetrahidrocannabinol (THC) pro80% de los homicidios, suicidios y violencia familiar, el agresor mostraba niveles ducen en el organismo, como los daños en elevados de alcohol en la sangre. el hipocampo o reducción de la actividad en Agregaba el Dr. Kumate que en la actualidad la adicción a las drogas se el córtex frontal del cerebro, lo que afecta la asocia con más de 80 mil decesos que en conjunto representan la primera causa memoria, la emotividad y favorece la aparide muerte, más que las atribuidas a enfermedades del corazón, cáncer, diabetes y ción de la esquizofrenia, entre otras. eventos cerebro vasculares. Añadía algo más: que el presupuesto asignado al ConPor otro lado, las experiencias internasejo Nacional de Prevención de las Adicciones equivalía algo así como mandar a cionales de despenalización de la mariguacazar elefantes con una resortera. na, como los casos de Alaska, Canadá, ReiPor otra parte, en encuestas nacionales recientes, se observó que 28% de jóno Unido, Holanda, Suiza, España o Italia, venes reconocieron haber tenido relaciones sexuales de riesgo bajo los efectos del ha provocado un aumento en su uso con alcohol, y que en el caso del Distrito Federal, 55% de los adolescentes de 12 a 15 el consecuente increaños manifestaron haber fumado. La Encuesta Nacional de mento de delitos y enAdicciones (ENA) 2008, dada a conocer apenas el año pasafermedades. Holanda do, refiere como una de sus conclusiones generales, que en ha iniciado un proceMéxico el problema más importante de adicciones está en so de cancelación de el abuso en el consumo de dos drogas lícitas, el alcohol y el sus “coffee shops” y su tabaco, que están cobrando víctimas en jóvenes que inician política permisiva en en el consumo a edades cada vez más tempranas. relación a las drogas. Grafitti carcelario. La encuesta antes mencionada (ENA 2008) por Es importante primera vez nos aporta información por entidad federatidifundir los conociva, lo que nos permite ubicar la problemática de nuestra entidad en relación con mientos nuevos en relación a las adicciones los promedios nacionales. Un dato que nos debe preocupar a todos los quintacon el propósito de generar conciencia y narroenses, es que del conjunto nacional, y en relación al consumo de drogas proporcionar información a padres y jóveilegales y médicas, dos estados fronterizos tienen el mayor consumo, y estos son nes, pero sobre todo para movilizar a la soQuintana Roo en el sur y Tamaulipas en el norte. ciedad, para integrar redes sociales de apoMientras a nivel nacional el promedio en el consumo de drogas en hombres yo a la prevención, incentivar la reflexión y es de un 9%, en Quintana Roo es de 18%. Para el caso específico de drogas ilegales, el debate en relación a un problema social el promedio nacional es de 9% en tanto la cifra para Quintana Roo alcanza casi que afecta a la sociedad en su conjunto, 17%. El consumo de cocaína representa un consumo promedio nacional de 4%, pero en especial a los más vulnerables, a en tanto en Quintana Roo es de 9.5%. Más preocupante es el caso de consumo de los niños, a los jóvenes y a quienes menos cocaína en mujeres, pues mientras a nivel nacional representa una cifra de 0.6% tienen. ■ en Q. Roo alcanza el 2%.

Lo importante no es cambiar de collar, sino dejar de ser perro.


NARCÓTICOS

ANÓNIMOS GRUPO RETORNO

Q

uizá te hayas preguntado alguna vez qué es un grupo de Narcóticos Anónimos y para qué sirve… e incluso, puede ser que te hayas preguntado si acaso eres tu mismo un adicto o si lo es alguien cercano a ti. En Narcóticos Anónimos o NA no somos profesionales y ninguno tenemos la capacidad de decir si lo eres o no. La única manera de que lo sepas es asistiendo a nuestras reuniones, en donde se comparte no sólo un mensaje de fortaleza, esperanza y fe, sino también las experiencias de cada adicto: cómo era su vida en el consumo de drogas y cómo la es sin el consumo de las mismas. Cabe mencionar que existen diferentes facetas en el adicto y que muchos llegamos a pensar hasta que un adicto es sólo un delincuente que está en las calles, que hace su vida en las banquetas en espera de dosis o en el disfrute de su consumo, pero no: el adicto se encuentra en todos partes. Se encuentra lo mismo en las oficinas, en los centros comerciales, que en las escuelas y en sus propias casas. Hemos descubierto, como agrupación, que la adicción por lo general pasa por cuatro etapas: 1.- Experimental: Cuando se empieza a experimentar con el consumo de las diferentes drogas. 2.- Ocasional: “Yo solo consumo en fiestas o cada que me junto con cierto grupo de amistades…” 3.- Funcional: Aquí es cuando pienso que no hago daño a nadie. Trabajo y compro mis dosis y además hasta soy responsable con mis deberes. En esta fase hay una línea muy delgada y al pasarla se llega a la desesperación total. 4.- Disfuncional: Aquí es cuando se perdió el trabajo, la familia y es cuando el adicto inclusive se queda solo en las calles. El término “Narcóticos Anónimos”, cabe señalarse, no se refiere a alguna droga en particular, ni a ningún tipo o grupo de drogas. Nuestro Programa se concentra en la recuperación

de la adicción y no en alguna droga en especial. Los miembros en los grupos de NA nos reconocemos como adictos, que es el único requisito para ser miembro de la agrupación, junto con el deseo real de dejar de consumir drogas. No cobramos absolutamente nada por nuestros servicios y de ninguna manera tenemos la intención de detectar adictos. Más aún: sabemos que no podemos cambiar la naturaleza del adicto ni su adicción, pero lo que sí podemos hacer es borrar la vieja mentira que dice que “adicto una vez, adicto para siempre”. Sí nos recuperamos, es un hecho y parte de nuestra recuperación estriba en trabajar para poner la recuperación al alcance de todos. Es posible que, en caso de ser adicto, no te resulte fácil el reconocerlo. Te entendemos, pues mientras consumíamos, siempre supusimos que podíamos controlarnos. Al principio quizá ello fue cierto, pero luego ya no lo fue. Las drogas terminaron por controlarnos a nosotros. Llegamos a vivir para consumirlas y las consumíamos para vivir. Un adicto es simplemente una persona cuya vida está controlada por las drogas. Quizá admitas que tienes problemas de drogas, pero no te consideres adicto. Todos tenemos ideas preconcebidas acerca de lo que es ser un adicto. Con nosotros, sabrás si lo eres o no. Si lo eres, una vez que hayas empezado a tomar medidas positivas para tu recuperación, sabrás que no hay vergüenza en el hecho de serlo, pero sí en el no recuperarte. Si te puedes identificar con nuestros problemas, tal vez puedas identificarte con nuestras soluciones. ■

Edificio Océanos Lote 5-3 Mz. 12 Sm. 503, int. 102, sobre Av.Tecnológico, Cancún Sesiones De Lunes a Domingo de 9.30 a 11.00 a.m. y de 20:30 a 22:00 pm

GACETA DEL PENSAMIENTO

21


JUAN FLORES: ENSUEÑOS DE COLOR

L

a obra del pintor y escultor Juan Flores (Aquila, Ver. 1961), radicado ahora en Milwaukee, Wisconsin, Estados Unidos, sigue teniendo una innegable presencia en la vida plástica de Quintana Roo, donde fundara la Asociación de Artistas Plásticos de Cancún y posteriormente el Grupo Gremio, que establece los Jardines del Arte Sor Juana Inés de la Cruz y Plaza Bonita. Sus trabajos murales y de caballete se encuentran igual en el Museo de la Cultura Maya y en la sede del Issste en Chetumal, que en el Fuerte de Bacalar y en el Museo de Cozumel, donde está el mural Sueño y Realidad, además de en diversos hoteles (Casa Turquesa, Homenaje a Frida Kahlo) y restaurantes de Cancún, como el Hard Rock Café-Cancún y en el Café Latino. En el libro Quintana Roo, Una Geografía Humana, para el que diseñara la carátula en 1997, se reseña que por “su estilo se le puede catalogar dentro del surrealismo, aunque entre su amplia gama de trabajos se aprecian también piezas impresionistas y hermosos escapes de tierra. Su depurada técnica no se limita sólo a lienzos, pues también ha pintado numerosos murales y escenografías de distintos tamaños para teatro y cine” Su creatividad le ha llevado a exponer en el Palacio de Bellas Artes de México, donde estudiara; en la galería del Teatro Peón Contreras, en Mérida, Yucatán y en la Casa del Joven Creador Hermanos Saiz, en La Habana, Cuba. En los Estados Unidos ha participado en exposiciones colectivas en la Chelsea Gallery, de Nueva York; en la White Water University de Wisconsin; en el Centro de la Comunidad Unida y en el Museo de Artes de Milwaukee, así como en su galería, la Juan Flores Fine Arts, en esta misma ciudad de la Unión Americana.


<


2

3

A.

B.


D.

A. Escondida B. Mรกscara C. Mujer Maya D. Serpiente C.


Berenice Polanco

Legalidad, la única ruta Nicolás Durán de la Sierra

L

a nueva crisis política que enfrenta ahora el Municipio Benito Juárez, la originada por el hallazgo de una amplia red de espionaje telefónico que se presume operaba desde dentro de la propia alcaldía, puso en entredicho otra vez la ya de por sí controvertida verticalidad del gobierno de Gregorio Sánchez Martínez, alcalde con licencia que busca la gobernatura de Quintana Roo mediante una coalición de izquierda. Las repetidas acusaciones de éste en contra del gobierno estatal por orquestarle “una campaña mediática porque voy a ganar las elecciones”, con base en lo hallado por el ejército en un operativo efectuado a mitad del pasado abril en Cancún, no han hecho sino enrarecer aún más el ambiente electoral que se vive en la entidad. Según investigaciones de la Procuraduría General de la República, la que atrajera el caso por tratarse de delitos federales, en los cateos se encontraron decenas de discos en los que se almacenaba información personal y financiera de los cientos de ciudadanos espiados –se dice que pueden ser más de mil-, además de facturas oficiales del ayuntamiento entre otros documentos que apuntan hacia la secretaría de la comuna. El mismo día en que se publicaran noticias del hallazgo del primero de los varios “centros de espionaje” que habrían de encontrar los militares, en sesión de cabildo la regidora Berenice Polanco Córdova exigió que, ante la gravedad de los hechos, se investigara a fondo lo sucedido y se deslindaran responsabilidades.

GACETA DEL PENSAMIENTO

27


- Por la propia estabilidad municipal, es de importancia vital el que se desvincule al ayuntamiento de Benito Juárez, como cuerpo colegiado, de la comisión de estos graves delitos. Por lo que dan cuenta los medios, se tiene certeza ya de que por lo menos personal de la alcaldía trabajaba en los centros de acopio de información, pero ello no nos implica a todos. Berenice Polanco se muestra preocupada. “No es para menos –dice-, pues este nuevo escándalo, que no sabemos aún dónde vaya a parar, daña aún más la maltrecha dignidad del ayuntamiento. No es sólo por este caso, sino por la suma de todos los que le antecedieron, como la presunta inclusión de cientos de policías de Cancún en la nómina del crimen organizado, lo desaseado de la cuenta pública y hasta la deforestación del Ombligo Verde”. LA OSCURA CUENTA PÚBLICA A fines del pasado marzo, en la sesión de cabildo en que se aprobara por mayoría la cuenta pública del 2009, la regidora denunció inconsistencias por casi 300 millones de pesos en el manejo presupuestal, sobre todo en las áreas de obra pública, nómina y suministros y materiales. - El Ayuntamiento –recuerda- destinó el 85 por ciento de su presupuesto al gasto corriente, en tanto que a la obra pública sólo canalizó el ocho por ciento. Se trata de un desequilibrio profundo que evidencia que la gran mayoría de lo que se recauda es utilizado en el pago de la nómina, pese a la supuesta reingeniería financiera anunciada por el alcalde. “Por poner un ejemplo simple de estas irregularidades -acota la maestra en Derecho Corporativo-, en el 2009 se gastaron de manera injustificada poco más de 58 millones de pesos en publicidad y medios de comunicación (19.3 en la promoción directa de la imagen de la presidencia municipal), lo que es más de una tercera parte de lo que se invirtió en obra pública (157.8 millones), y diez veces más que el monto total de lo destinado a becas educativas, que fue de cuatro y medio millones”. - Lo increíble –agrega- es que en el informe de gobierno que Sánchez Martínez rindiera unos días antes (8 de marzo),

que es un documento con carácter oficial, se indicará que se canalizaron casi once millones de pesos en tres mil 700 becas, lo que es una evidente mentira, si se considera la cuenta pública avalada por él mismo. - Por otra parte, en la larga lista de pifias que contiene la cuenta pública, se tiene que según el edil se destinaron casi cien millones de pesos a parques y unidades deportivas, siendo que según él, sus “amigos empresarios” habían sido los que sufragaran el costo de estos espacios ciudadanos”. Si bien, tras enviarse al Congreso del Estado esta cuenta pública municipal, se esperaba su estudio para fines de este año, el hallazgo de los centros de espionaje y su presumible financiación con fondos de la alcaldía, hizo que la legislatura adelantara el análisis del documento, pues se presume que de la secretaría de la comuna fue de donde salió el dinero para la operación de los centros de escucha y quizá para la compra de los propios aparatos. - Dadas las inconsistencias de la cuenta pública, ahora que se adelantó el arqueo de parte de la misma, se podrá saber de dónde salieron los fondos para los centros de intervención telefónica; como dije, el escándalo va para largo y sobre todo, con todo lo que se ha venido descubriendo. LA QUIEBRA MUNICIPAL “A la par que el problema ambiental, está el problema financiero. En ninguna partida aparece presupuesto alguno para hacer frente al pago que suponen los trabajos que se realizan allí. Todo el proceso seguido en ese lugar es, para variar, irregular. “Simple y sencillamente, por ley no se puede hacer una licitación pública sin antes contar con los recursos para la misma obra; el proceso esta viciado de origen. Vamos, no sabemos qué se hizo con el sascab (material pétreo) extraído del lugar, que representa una fuerte suma de dinero. Todo, todo el proceso está viciado y más temprano que tarde nos estallará en las manos. - Tal parece que para el alcalde, se lo he dicho, hasta la sola mención de la palabra legalidad es ofensiva.


En los últimos días, la tesorería municipal se ha visto en problemas serios para cubrir su gasto corriente. El pago de la nómina de los funcionarios de primer nivel se ha retrasado por días y todo hace suponer que esto no mejorará en el corto plazo. “Es lógico, señala Berenice Polanco, pues las arcas están casi vacías. Antes de irse a su campaña, Sánchez Martínez dijo que teníamos en la tesorería poco más de 340 millones de pesos ¿dónde está ese dinero?... No podemos pagarle siquiera a Domos. No estamos lejos de la quiebra. - La constante en esta administración, añade, han sido las contradicciones que existen entre el que maneja el dinero (el tesorero Carlos Trigos Perdomo) y el que dice que lo administra. No se trata de una exageración: no hay liquidez en el Municipio, y lo peor del caso es que no sabemos con que podremos hacer frente a los compromisos. “Como ciudadanos esperamos, como dije en el informe financiero ante el cabildo, que los legisladores analicen al detalle la cuenta pública y que en su caso, determinen el daño que dichas irregularidades representan para el erario municipal, y den vista a las autoridades competentes para que se finquen las responsabilidades administrativas y penales que en su caso correspondan”. Tanto en lo económico como en lo político el panorama del XII Ayuntamiento Benito Juárez no es halagüeño; su dignidad, como se dijo, está en entredicho de nueva cuenta. Pareciera que el reloj dio marcha atrás hasta mediados del 2004, cuando el entonces alcalde Juan Ignacio García Zalvidea enfrentara los primeros resquebrajamientos de su fallida administración. - ¿Qué se puede hacer? - Apegarnos a la legalidad. La legalidad, el respeto a las leyes, es el único camino que tiene Benito Juárez para salir adelante. Mi lema de campaña (hace un año fue candidata por el III Distrito Electoral Federal) sigue siendo vigente: “vamos juntos por un cancún honesto”. Es una ironía que sea en el propio Municipio Benito Juárez –concluye- donde las máximas juaristas tengan menos eco. ■

GACETA DEL PENSAMIENTO

29


De Walt Disney a la ecología José Zaldívar Pérez


E

n los últimos años se ha puesto de moda anteponer el prefijo eco a cualquier término tratando con ello de darle un cierto aire no sólo de modernidad, sino incluso de decoro social. Así, tenemos ecoproyectos, ecodiscursos, ecoproductos y otras aberraciones similares. Desde luego, se apuesta a la ingenuidad del destinatario del mensaje. Esta práctica evoca Para Leer al Pato Donald, un libro publicado hace poco más de tres décadas por los chilenos Ariel Dorfman y Armand Mattelart, que se convertiría en un clásico de la ciencia política latinoamericana. En el texto, como se recordará, los autores revelaron los mensajes ideológicos enajenantes de las historietas de Walt Disney, ya desde entonces convertidas en lectura de masas. Esta obra aborda, en realidad, sólo una de las argucias de Disney para disfrazar de mágica la realidad de la sociedad norteamericana y de buena parte de las occidentales, pues la otra, la de los parques de diversiones -secuela de la primerafue dejada de lado y hasta donde sé, aún se encuentra a la espera de ser analizada y vuelta a armar por los sociólogos. Al ahora releer este libro, con seguridad el lector llegará a la conclusión de que Disney se gana, y por mucho, el título de Gran Anestesista de la Globalización Neoliberal, además de alcanzar, por su arte para disfrazar la realidad, el grado de Sensei de muchos de nuestros líderes políticos, más allá aún de Hollywood, Las Vegas, Televisa y Tvazteca, por no entrar en temas religiosos. A poco más de cinco décadas, Disneylandia recibe más de 30 millones de visitantes por año, con lo que encabeza el rol mundial de parques temáticos. El holding incluye ecohoteles, ecocanales de televisión y, como era de esperarse, llaman a sus recorridos o tour Eco-Disney. Si bien Walt Disney y su equipo concibieron el parque original como una respuesta a las necesidades de diversión y relajamiento luego de finalizar la Segunda Guerra Mundial, ahora el proyecto no sólo ha sido superado en su expresión física, sino también en su intencionalidad subliminal, en sus afanes de mercado globalizado. En sus parques el mundo natural no sólo aparece como una realidad fantasiosa, como escenario para las aventuras del hombre occidental, industrioso y urbano en un medio desconocido e inhóspito, sino también hace constar el poder de la tecnología industrial al insertar animales robotizados en la jungla, junto a personajes heroicos salidos del repertorio hollywoodesco, como Tarzán o Indiana Jones. En los Mundos Disney la selva tropical se convierte en set cinematográfico, desprovisto de sus habitantes milenarios, donde las culturas indígenas son parte de una escenografía estática y manipulada, es decir, desprovista de procesos ambientales y adaptada a las necesidades de la historia que se cuenta. Además de la jungla, en su inicio el parque integró entre sus atracciones maquetas de bosques templados que incluían a las culturas originales de Norte América, pero luego estos

escenarios fueron sustituidos por un espectáculo de Winnie the Pooh y otras animaciones en el recorrido conocido como Critter Country. Con ello, Disney trascendió al zoológico y al museo al igual que a la reserva natural y al sitio arqueológico; su banalización de la naturaleza y de las culturas, sin duda ha dejado huella en millones de seres humanos –en especial a los niños- inoculando una idea tergiversada y superficial del mundo de la naturaleza y de quienes por milenios han vivido de ella y con ella. Disneylandia, además, ha sido modelo de otros centros recreativos. Hoy en el mundo espacios naturales y hasta campos de golf han desaparecido para dar paso a los parques temáticos de orientación ecológica, como lo son por ejemplo Xcaret, un complejo Ecológico Temático, sobre el que pesan denuncias por violaciones a leyes ambientales mexicanas. La publicidad temática de este parque es muestra clara de las maniobras comerciales por engañar al visitante –con éxito las más de las veces- ofertando un centro privado de diversiones como si fuera una reserva para la conservación de la Biodiversidad. Claro, a la cúpula político-empresarial de nuestro país, este es un aspecto superfluo. Tal es la distorsión o la desvergüenza del sector público respecto de la conservación ecológica real que, recordemos, el año pasado se celebró allí el Día Mundial del Medio Ambiente. El festejo en Xcaret refleja bien la ideología que priva en este mismo sector, de su maniqueísmo y banalidad, si se toma en cuenta que en la Península de Yucatán y en especial en Quintana Roo, se tienen ejemplos exitosos del manejo y la conservación de la riqueza biológica. De manera intencional y en aras da una publicidad fácil, se hizo a un lado a las decenas de comunidades mayas convertidas en ejidos forestales, cuyos productos maderables, por su sustentabilidad, han sido y son certificados en todo el mundo; se omitió a los productores de miel o de chicle orgánico o las más de cincuenta comunidades del Estado que, en un acto digno de ejemplo, decidieron de manera colectiva ceder parte de sus territorios para la conservación de la flora y la fauna. Al menospreciar los trabajos de las comunidades mayas, herederas de una cultura que lleva más de tres mil años de convivencia y respeto para con la naturaleza, Felipe Calderón Hinojosa, sin saberlo, inauguró la “Categoría Disneylandia” para la conservación de la naturaleza. Sobra decir que fuera del acto no sólo quedaron los indígenas, sino también los diversos grupos ambientalistas de México y el mundo. Acaso porque hace treinta años no se daba como ahora la fiebre de los “ecoparques temáticos”, el libro de Dorfman y Mattelart no abunda sobre estos subproductos del salvaje capitalismo, mas es tiempo de que comencemos a trabajar en la hechura de este nuevo capítulo, desde un pensamiento ambiental crítico. Como se armó y desarmó al Pato Donald, armemos y desarmemos ahora a los parques temáticos y su impacto real en nuestras sociedades. ■

GACETA DEL PENSAMIENTO

31


LOS OLVIDADOS DE CANCÚN Javier Ugalde García

E

l primer sábado de agosto del 2008, el Silito y el Poco Pelo, de sólo catorce años, junto con el Tito y el Kate, de dieciséis, cocieron a puñaladas a dos homosexuales en la vivienda de estos, ubicada en el fraccionamiento Villas Quintana Roo, en Cancún. La razón del salvaje homicidio fue el robo. Los cuatro mozalbetes habían planeado días antes el atraco, pues conocían el lugar por haber participado en alguna de las orgías que organizaban las víctimas.

En sus declaraciones, los jóvenes aseguraron que sólo habían planeado el robo, pero que las cosas se salieron de control cuando los dos hombres pretendieron evitar el hurto y fue entonces cuando se les fueron encima y les dieron 60 puñaladas. Este hecho refleja, quizá en el peor de los extremos, lo que hoy ocurre con muchos jóvenes y niños de Cancún. Por esos días las autoridades habían advertido que el volumen de ilícitos cometidos por menores era mayor en un


diez por ciento al mismo periodo del año anterior y que la tendencia era a la alza. Ahora, a casi dos años de distancia, poco o nada ha cambiado esa tendencia, como lo reflejan a diario las noticias en que se da cuenta de cruentos pleitos entre vándalos, de los muertos, de los heridos que saturan los fines de semana el Hospital General y en fin, de la violencia juvenil que se vive principalmente en las calles de colonias populares. Gran cantidad de menores de Cancún, no sólo los de las zonas marginales, enfrentan a diario el abandono de sus padres a la vez que encaran, sin saberlo, la falta de políticas públicas por parte de las autoridades para atender sus necesidades.

De más de mil 400 niños encuestados, el 95% dice que sus padres los ignoraban o castigaban; el 25% recibe burlas y humillaciones y el 40% sufre de abandono temporal

La Niñez Olvidada La ciudad carece de espacios adecuados para generar un desarrollo sano y armónico entre sus niños, lo que a su vez da pie a que muchos de ellos queden a merced del abuso sexual, la pornografía, las adicciones y en general a la serie de patologías sociales que a lo largo de las últimas décadas se han multiplicado en este centro turístico. Cancún llega a las cuarenta años de existencia y tiene ya una generación propia que empieza con dificultades para poder hacerse cargo del futuro de su ciudad y de su propio porvenir. No podría ser diferente si una buena parte de esta misma generación carece de arraigo y de aspiraciones, de una buena preparación y están enfermos y desnutridos. Por el contrario, parte de esta nueva generación sólo puede contribuir a aumentar las taras sociales que en forma cotidiana se manifiestan en las calles de una ciudad cada vez más insegura. El cuadro parece exagerado y hasta apocalíptico, pero los hechos hablan y no son alentadores. El único respaldo institucional para la niñez y la juventud -el Dif- que se tiene en la ciudad y en el estado, es un organismo de asistencia con presupuesto irrisorio para la enorme tarea que debe atender; un ente que trata de resolver problemas graves apoyándose sólo de la buena voluntad comunitaria, en el altruismo y filantropía de personas y empresas que financian su pobre operación en volumen. En este aspecto, el problema medular estriba en que por omisión de un Estado que debiera ser garante de su propia comunidad, estos organismos han sido rebasados. En este

momento no se contempla, siquiera, la posibilidad de fortalecer a los sistemas DIF para dotarlos desde los gobiernos de mejores armas para hacer sus tareas. En la encuesta del 2008 de la fundación Internacional Save the Children México, Región Quintana Roo, se cuenta lo que sienten los niños de Cancún y se ofrece un panorama de la vida de los mismos en esta ciudad. Según el estudio, Cancún no es un sitio feliz para una gran cantidad de sus infantes, pues revela que el 95% de los más de mil 400 niños encuestados, indican que sus padres los ignoraban o los castigaban físicamente; el 25% recibía burlas y humillaciones en casa y el 40% sufrían de abandono temporal, debido a las actividades laborales de sus padres. La falta de atención en sus propias casas, genera el que estos busquen respuestas en la calle, en donde cada vez hay un ambiente menos propicio para su formación y crecimiento sanos. El 86% de los encuestados afirma en el estudio ser parte de una pandilla, en la que es fácil dar el salto para que experimenten con drogas, tengan relaciones sexuales prematuras y se alejen de la educación. Crimen Organizado En cuanto a los jóvenes, la situación es más desoladora pues ellos quedan casi al margen de las acciones del DIF, pese a la serie de programas de que dispone la instancia para atender a los adolescentes, en especial a los que corren algún riesgo social. La historia narrada al principio, es tan sólo un ejemplo de lo que ha comenzado a ocurrir en Cancún, una ciudad

GACETA DEL PENSAMIENTO

33


que parece ir en la misma ruta que Ciudad Juárez, considerada como la urbe más insegura del planeta, donde muchachos como estos forman parte de las células del narcotráfico, una actividad que recluta a jóvenes pandilleros como carne de cañón para sus trabajos sucios. Hace unas semanas, Patricia Sánchez Carrillo, entonces subprocuradora de Justicia del Estado, indico que Quintana Roo ya produce sus propios delincuentes, los cuales se han forjado en sus calles, en especial en las de Cancún y Playa del Carmen y que ahora, al amparo de la nueva Ley Integral de Justicia para Adolescentes, las mafias han encontrado las condiciones ideales para reclutar a jóvenes criminales, como pudiera ser el caso del Tito y el Kate, quienes por estas fechas pudieran salir libres, al alcanzar la mayoría de edad. En Cancún, señalan algunos especialistas, el volumen de casos de abandono de menores, ya por razones de tipo económico o por mera comodidad, ha generado una gran expansión y desarrollo de las pandillas, núcleos donde se da una suerte de identidad necesaria para niños y adolescentes. En las pandillas encuentran los elementos que los identifican y les da en qué y en quién creer. Estos núcleos o clanes, siempre o casi siempre están a la defensiva, pues no creen en nada ni nadie fuera de la pandilla; siempre están en el filo de la navaja y ello los lleva muchas veces a ir contra todo aquello que consideran hostil. Además, como se les desprecia y se les combate con violencia, asumen actitudes de revancha contra todo y todos.

La Opción del Garrote Ante ello, la replica de la autoridad siempre es la misma: el garrote, la compra de más armamento y llevar al bote a los muchachos. Tal forma de combatir a las pandillas es igual que tratar de apagar el fuego con combustible. No se les ha ocurrido otra forma de atender el problema, pero es evidente que no ha servido. Es hora de buscar otros caminos. Estamos en tiempos políticos y candidatos van y vienen y todos, sin falta, hablan de crear más espacios y alternativas para niños y jóvenes, pero eso sólo se queda en el discurso y si acaso en acciones cosméticas como tender parques o rehabilitarlos. Mientras no representen votos, sólo serán meros recursos retóricos. Armando Pérez Chacón, ex presidente del Comité de Participación Ciudadana de Seguridad Pública de Benito Juárez y pionero de Cancún, afirma haberse metido en las pandillas y conocer su estructura y forma de operar. Ahí es donde ha detectado que estos jóvenes están ávidos de ser escuchados, de que se les respete y se les den oportunidades. “Pero hasta ahora –dice- no hay nada de eso, sólo tienen el abandono o el castigo de padres o familiares, al igual que el de las autoridades, a las que, por cierto, no quieren ni ver ni saber nada de ellas, pues no les creen, no las respetan y sí, las consideran sus enemigas”. Pérez Chacón cree con fervor que la alternativa no es el garrote, sino la oferta de opciones de recreación y de-


porte, de actividades artísticas y programas de desarrollo, y sobre todo de educación y trabajo. Propuestas Aisladas En este contexto, se han dado algunos trabajos, como el emprendido en condiciones precarias por Carlos Hurtado, director del Instituto Municipal de Cultura, quien se ha esforzado por llevar a colonias populares programas artísticos y culturales, confiando en que la labor de hoy rendirá frutos en el futuro cercano aunque los coseche otra administración. Otros esfuerzos los han llevado a cabo organizaciones empresariales como la Coparmex, que apoyada por empresas locales como Autocar o Coca Cola, han llevado programas como Vivir en Deporte a colonias populares, donde se han dado algunas convivencias con chavos banda y niños de la calle. Sin embargo, estos esfuerzos quedaron en simples actos fugaces, en la fotografía de prensa, pues nunca se pensó en dar seguimiento a estos proyectos. Aunque según el Consejo Estatal de Población, más del 51% de los habitantes de Cancún son menores de 25 años, parece que nadie ha cobrado conciencia plena de que “esta ciudad de jóvenes” olvida precisamente a sus propios jóvenes. Las muestras del olvido, sus consecuencias, están allí, a la vista de todos, como testigos de la insensibilidad y la falta de compromiso de autoridades y de la propia comunidad. Tras el paso del huracán Wilma, un notario de la capital del país hizo una reflexión que ofrece una visión de

Según el Cespo, más del 51% de los habitantes de Cancún son menores de 25 años, mas parece que no se ha cobrado conciencia del abandono en que están. Cancún poco valorada aquí. Apuntó que la destrucción del destino turístico había generado una sensación de dolor similar a la dejada por el terremoto de la Ciudad de México de 1985. La razón es sorprendente: Cancún es el gran orgullo de México y de los mexicanos, es la cara bonita del país, nuestra carta de presentación en el mundo; y verlo destrozado, duele. Como comunidad, tenemos hoy por reto y compromiso el lograr que niños y jóvenes cancunenses gocen de las garantías necesarias para su desarrollo; debemos buscar las estrategias que nos permitan alcanzar un positivo relevo generacional. Tenemos los recursos para ello. Vamos a hacer que perdure el orgullo que sienten en otras latitudes por Cancún y garantizar su futuro desarrollo. ■

GACETA DEL PENSAMIENTO

35


pensamiento Gaceta del

Seminario de Géneros Periodísticos Zita Finol Coordinadora

Noticia, Reportaje, Crónica, Artículo, Columna Viñetas Periodísticas Duración: 48 Horas Horario: de 10 a 12 horas de lunes a sábado Cupo Máximo: 12 Personas Lugar: Mesón del Vecindario Av. Uxmal 23, Súper Manzana 3, Cancún, Quintana Roo Costo: 2,000.00 pesos Inicia: 10 de Mayo

Contacto 99 81 01 52 31 gacetadelpensamiento@yahoo.com.mx zitafinol@yahoo.com.mx

www.gacetadelpensamiento.com


:a bece dario espacio libre

gacetadelpensamiento@yahoo.com.mx


:abecedario

: Félix Justiniano Los sonetos presentados a continuación son de Rima Forzada, una disciplina difícil del ejercicio poético. Los dos primeros, los relativos al ajedrez, terminan en negritas para respetar la terminación de los poemas originales, que son de Jorge Luis Borges; el tercero lo es del la poetisa Griselda Álvarez, de 1964. Este mismo soneto fue retomado, a su vez para el mismo ejercicio, al año siguiente, por Salvador Novo. Se trata pues de un arte poético muy socorrido por Sor Juana Inés de la Cruz.

:I

: II

: III

Frente a frente reñidos jugadores Emplazan con matarse en el tablero Blanco y negro que lo hace más severo Ancestral diferencia entre colores.

Una lucha mental y encarnizada Ocurre frente un público ladino Que se llena de goces si el camino Se documenta, mientras más armada.

Oreja, mano, brazo, pierna, ojo, inventario de amores vida mía trofeos de tu excelsa anatomía dibujando tu erótico sonrojo

La razón va imponiendo sus rigores Sin que sea por fortuito o por Ligero Vencer o sucumbir hasta el Postrero Estertor racional entre Agresores.

La victoria entre dos es señalada Y se adhiere a la piel y a su destino Ya que sólo ese triunfo adamantino Vindica la larguísima jornada.

Inevitablemente surco y mojo tus entrañas expectantes de alegría y en romántica y ardiente paganía en tu vientre agonizo y me deshojo

Batalla singular sin sangre y ruido Aunque todo arsenal es consumido Peculiar persistencia de este rito.

El precepto ancestral es prisionero Sesenta y cuatro veces al tablero Mientras van extinguiéndose los días

La mano participa y re-explora tu agredido y repleto vericueto donde yacen mi simiente y tu espora.

Nadie puede vencer en esa guerra Que simula la que existe en la tierra Donde el odio racial es infinito.

Para poder cobrar la última pieza. Si la guerra final tan sólo empieza Cuando inician también las agonías.

¡Yo soy el responsable, el tal sujeto que provoca la sonrisa que decora tu materia, tu razón y tu esqueleto


: cuento

El Nahual Obsesivo Poco frecuente en el México de hoy, este cuento hasta ahora inédito del destacado escritor René Avilés Fabila se adentra, con maestría, en una de las viejas leyendas nacionales. René Avilés Fabila Jamás me preocuparon los naguales, llegué a pensar que eran producto de la imaginación popular, leyendas que habían superado el tiempo o simplemente parte de una peculiar literatura mexicana. Alguna vez leí un libro titulado Naguales de Rafael López Jiménez, obra donde los naguales tenían distintas apariencias. Más recientemente, en Oaxaca, en San Martín Tilcajete, Ocotlán, conocí a un artesano, Jacobo Ángeles, que me mostró, entre otras maravillas de su trabajo como escultor en madera, una

extraña figura de casi un metro de altura, tallada en una sola pieza: era, a mi juicio, una fantasía, un acabado producto de la imaginación, algo que le venía al artesano del fondo de los siglos y que en sus trabajos predominaba más su parte indígena que la española. -No -me reclamó con tono fino, discreto-, es un nagualarmadillo, tal como lo vi en la sierra. La pieza era el citado animal pero monstruoso, pues la cabeza era de un ser humano, viejo y feo, marcado por

GACETA DEL PENSAMIENTO

39


:abecedario una expresión de odio y dolor. Si eran brujos o hechiceros, lo ignoro, pero puedo sacar en claro, con la ayuda de otras obras, que se trata de seres capaces de transformarse en animales, hombres o aberraciones, con frecuencia híbridos, como en la atractiva y distante mitología griega, donde un prodigio podía tener cabeza de toro sobre cuerpo humano. En todo caso, los naguales eran parte de las quimeras de personas que viven en el campo mexicano, fueran o no indígenas. Y

que cuando se nos aparecían era para hacernos daño. Yo jamás pisé un bosque, ascendí una montaña o navegué en un lago o río caudaloso, fui un hombre apegado a las

urbes. Poco me movía de la Ciudad de México, la que vi crecer de manera desmesurada, convertirse de pequeño poblado con aires provincianos en megalópolis. Simple y llanamente me fui ajustando a sus dimensiones colosales, acromegálicas, porque el suyo era una desarrollo anormal, una enfermedad. La mía, pues, era y es una ciudad patológica, pero nunca me fue ajena ni desagradable. Sólo la acepté, quizá porque sus transformaciones y expansión no me irritaban o porque yo solía acomodarme a cualquier situación urbana como la inseguridad, los sobresaltos políticos y los problemas que suele llevar la sobrepoblación en un país pobre. De niño, mi abuela solía platicar de naguales. Contaba de uno que molestaba a su familia en un pueblo llamado Amanalco, en el Estado de México. Su casa, donde vivía con sus padres, antes de casarse, estaba en las afueras del villorrio, cerca de un río de aguas limpias que no existe más, según me han dicho quienes lo conocen. Se trataba de una época en la que era posible encontrarse con animales silvestres e inofensivos. Los coyotes iban ya hacia su extinción en esa zona. No había luz eléctrica ni agua corriente. La vivienda era de adobe y tenía encantadores techos rojos gracias a las tejas de barro. Las ventanas eran pequeñas porque pequeña era aquella morada de apenas tres habitaciones y una cocina que servía asimismo de comedor. Los animales, gallinas, dos gallos que su padre solía mantener separados para que no pelearan entre sí, un par de vacas y una mula, resultaban parte del modesto patrimonio familiar y vivían aglomerados sin distinción en un corral adjunto. En las noches, cuando su padre, mi bisabuelo, no llegaba tan fatigado como de costumbre, solía contar historias para entretener a sus hijos, mi abuela y sus dos hermanos, mientras su esposa preparaba la cena. Eran cuentos que inventaba o leyendas que habían pasado de boca en boca desde hacía cientos de años, cuando México todavía era colonial. Predominaban las mezclas de fragmentos que su padre mantenía en la memoria, a los que con frecuencia mejoraba con la típica imaginación

Ilustraciones de Marisa Herzlo Originaria de Jalisco, la multifacética artista plástico ha participado en innumerables exposiciones tanto colectivas como individuales en Inglaterra –la serie de los nahuales que engalanan estas páginas- Italia, Francia, Colombia, Brasil, Estados Unidos y desde luego México. Sus trabajos han recibido diversas menciones de honor como en las Bienales del Juguete Tebrije y en la de Animación Corazón de la Espiral.


: cuento

de quienes al caminar horas por senderos solitarios e ir de un lugar despoblado a otro con apenas unas cuantas personas, solía desarrollarse para evitar el tedio. Mi abuela que apenas llegaba a los siete años de edad, gustaba de atemorizarse exageradamente y buscaba la protección del mismo que la espantaba con sus relatos de fantasmas, aparecidos y voces misteriosas, de sombras y objetos que se movían sin razón aparente. Una vez, cuando ya la historia había concluido, terminaban de cenar y estaban a punto de rezar sus oraciones habituales, oyeron una especie de mugido. El padre dijo: -Debe ser una de las vacas, el frío las hace quejumbrosas. Pero de nuevo se oyó el mugido y esta vez más fuerte, quien lo producía estaba dentro de aquellas paredes. Tanto la madre como el padre buscaron con la mirada, sin moverse del sitio donde estaban, rodeados de los hijos. En la ventana estaba una enorme cabeza de toro, con largos cuernos como de obsidiana, una mirada fiera, de fuego, y una piel tan oscura como la cornamenta. Lo asombroso no era la aparición sino el hecho de que la cabeza fuera mucho mayor que la pequeña ventana de la cocina-comedor. ¿Cómo pudo meterla? Habrá que añadir que no bufaba sino que hablaba en un lenguaje desconocido y amenazante. Las velas permitían ver el fenómeno con cierta claridad, pero le añadían un aire fantasmal y peligroso. La madre de mi abuela se hincó y comenzó a rezar, a pedirle a Dios que los protegiera, los niños gritaban horrorizados por aquella cabeza y el padre se movía lentamente en pos de su única arma: un machete. Nadie supo cuánto tiempo duró la aparición. Pero de pronto se desvaneció dejando un ambiente fétido, de cadáver putrefacto. La madre de mi abuela siguió rezando un rato más, pidiendo al Señor y a la Virgen María que los protegieran. Luego de un rato cuando todos se tranquilizaron, contaba mi abuela, su padre dijo con voz lenta, temerosa: -Era un nagual. Al día siguiente los papás de mi abuela fueron a buscar al sacerdote para que bendijera la casa y la rociara con agua bendita. Nunca más volvieron a ver la cabeza de toro, lo que significaba una sola cosa: los rezos y el agua bendita habían dado resultados positivos y el espanto no volvería. Los recuerdos son ya inciertos, borrosos, la vida urbana fue apagándolos. Algo quedó por allí, en la memoria de mi madre, quien al final de su vida contaba algunas co-

sas más sobre naguales mitad coyotes mitad humanos o de una iguana que tenía pies de hombre y por cabeza la de un sapo. Una amiga suya de infancia, que vivía no lejos de su casa, a veces sentía sobre su espalda un enorme peso que la doblaba, la encorvaba por completo y no había forma de hacerle ver que era su propia imaginación, que no llevaba ningún objeto, animal o persona sobre ella, a pesar de que la pobre joven rogaba a gritos que le quitaran de

encima a ese nagual. No le di mayor importancia a tales relatos. Pero las lecturas me permitieron saber que en los tiempos prehispánicos los hechiceros jugaban papeles destacados en la vida cotidiana y ritual. Podían ser llamados adivinos, curanderos o brujos y sus funciones eran generalmente curativas. En Mesoamérica, algunos sacerdotes tenían “nagual”, que significaba doble cara o al otro lado de la cara. Aunque no es fácil precisar sus tareas, no parecían malignos, al contrario: solían acompañar a los difuntos en su sinuoso camino al otro mundo. No obstante, desde esas

GACETA DEL PENSAMIENTO

41


:abecedario

épocas, el nagual podía ser una bestia malvada, feroz, y esa es la versión que ha llegado hasta nosotros: el nagual como algo malévolo y el hecho de que fuera una desconcertante mezcla de animales y humanos indica que su objetivo era el mal o al menos horrorizar a los vivos. Luego vino la Revolución y los brutales enfrentamientos

de los zapatistas con fuerzas federales se hicieron comunes. El pueblo quedó desierto y los alrededores con mayor razón. La familia Montes de Oca emigró a la capital, a México, como le decían a unas cuantas colonias que se amontonaban alrededor de lo que hoy llamamos Centro Histórico. Yo nací en la capital, alrededor de 1930, cuando mis abuelos estaban ya muy viejos y mi mamá era maestra de primaria. Vivíamos sobre la calzada de Tlalpan, muy cerca del Centro, al que podíamos llegar sin problemas a pie. Lo maravilloso eran los tranvías dobles que iban

del Zócalo a Tlalpan y Xochimilco, puntos entonces muy alejados y llenos de bellezas naturales y color, en el camino uno podía ver pueblos como Coyoacán y Tlalpan que más adelante serían engullidos por la urbe. Era todavía una ciudad de lagos y ríos que gradualmente se descomponían al utilizarlos como depósitos de aguas negras. La casa donde vivían mis abuelos y mi madre, muy pronto separada de su esposo, mi padre, estaba en una parcela. Más aún, así le decían, La Parcela, con mayúsculas, porque era de su propiedad, quedaba más o menos por donde hoy está la avenida Xola, cerca del río de La Piedad. Pero todo eso está muy distante. Han pasado cosas negativas para la familia. Soy el último de los Montes de Oca que tuvieron que emigrar a la capital, en un intento desesperado por recobrar la tranquilidad: aquí nací yo y en efecto, ha desaparecido la totalidad de mis parientes. De una u otra forma, todos murieron: unos por viejos, otros por enfermedades. A la última que enterré fue a mi madre. Desde entonces vivo no lejos de aquel rumbo donde pasé la infancia, en Narvarte; allí tengo una casa que se ha ido haciendo ruinosa y que no consigo hacerle las reparaciones pertinentes. Cuando concluyo una cosa, aparece la otra. Pero sin hijos ni amigos verdaderos, no tengo intenciones de dejarla en buen estado para que alguien se la quede. A menos que tenga que hacerle arreglos urgentes como una fuga de agua, una cañería descompuesta, una ventana desvencijada. Vivo de mi jubilación como maestro de secundaria y paso buena parte del tiempo leyendo y recordando la cantidad de proyectos que hice durante la juventud y que por muchas razones no fui capaz de llevar a cabo: se quedaron en sueños, en simples aspiraciones que jamás me atreví a concretar como si estuviera esperando algo distinto y más afortunado. A veces miro la televisión sin ningún interés, acaso alguna vieja película. Así son mis últimos años o meses, no lo sé. Pero me gusta una soledad apenas interrumpida por un compañero de trabajo que pasa a visitarme para recordar las escuelas donde enseñamos o para platicar de antiguos colegas ya desaparecidos. Pero las historias de naguales que recordé no aparecieron de pronto, vinieron porque desde hace varias noches escucho ruidos ajenos a la casa. Los propios los conozco bien, por años los he oído, son las quejas de una vieja sin remedio. Nunca me preocuparon, es una vivienda bien construida,


: cuento

resistió los peores temblores, como el que derribó al Ángel de la Independencia y el de 1985 y no ha sufrido daños, a lo sumo alguna grieta muy discreta, apenas perceptible. No. Los ruidos no son de la casa que habito desde que era nueva. Yo la compré, fui el primer dueño y nadie cercano, distante, maligno o bondadoso se ha muerto entre sus paredes. Mis más entrañables familiares fallecieron en hospitales y fueron velados en agencias funerarias. No hay fantasmas, ningún espíritu la comparte conmigo. Tampoco está edificada sobre terrenos malditos o que pertenecieron a un apartado cementerio. Vivo en una calle luminosa y con vecinos que como yo tienen décadas aquí. Pero noche tras noche oía aquellos enigmáticos ruidos. Como es usual, desaparecían en cuanto yo recorría la casa. En una ocasión el escándalo provino de la cocina, la impresión fue que alguien salió de allí y caminó sin ningún cuidado por la sala y el comedor: lo deduje porque a veces los pasos se escuchaban claramente, al chocar de los zapatos con la duela, en otras eran menos sonoros debido a que los tapetes amortiguaban el sonido. Incluso hubo choques en apariencia entre muebles y personas. Estaba seguro de que alguien estaba dentro de mi casa y por lo tanto bajé de inmediato, dispuesto a enfrentar al intruso, ladrón seguramente. Nada, no había ninguna persona, ni huellas o señales de que alguien hubiera caminado por la planta baja. Sentí temor. Ahora la casa estaba silenciosa. Parecía estar situada en medio de una zona aislada, en pleno campo, ni siquiera del exterior llegaba un sonido a pesar de que está en una calle transitada. En lo sucesivo debería tener cuidado. Podría ser un vecino que al darse cuenta de mi soledad intentaba robarme mis escasas propiedades o un merodeador que al no encontrar objetos valiosos salió por donde entró. ¿Pero por dónde? No había señales de que hubieran entrado a mi casa: puertas y ventanas no mostraban señales de violación. Noches más adelante, luego de leer un rato me quedé dormido. De nuevo ruidos extraños me despertaron. Ahora indicaban a dos o más personas. Sin reflexionar fui veloz al lugar de donde se originaban. Nada otra vez. Pero ahora alguien había husmeado aquí y allá, el desorden era visible, pero no se veía quién o quiénes lo habían propiciado. No había llovido en semanas, pero el piso mostraba huellas

lodosas: unas señalaban las de un hombre, más adelante desaparecían y en su lugar tenía yo a la vista las de un perro o algo semejante. Me estremecí. Recordé al nagual de los relatos de mis mayores. Son capaces de adquirir formas humanas o si les conviene pueden conservar la apariencia de un coyote o perro de apariencia siniestra, agresiva o,

por último tomar apariencias sorprendentes, mezcla de animales y hombres. Me senté a esperar la luz solar sin poder dormir de nuevo. Con la mañana pude ver más claramente las huellas. Las de pies descalzos y las de un cuadrúpedo particularmente grande. Eran aterradoras y a pesar de la hora, sentí pánico. Lo único que tuve fue un alarmante sentido de desprotección al darme cuenta que no tenía a dónde ir, con quién buscar apoyo. Sin amigos ni familiares, estaba inerme. Era un viejo a merced de un ataque sobrenatural. ¿Buscar a la policía? ¿Qué les diría?

GACETA DEL PENSAMIENTO

43


:abecedario

Pasaron dos noches más y nada ocurrió. Ni sonidos preocupantes ni figuras fantasmales. La casa recuperó su tranquilidad. La tercera noche trajo aullidos, aullidos extraños, no como los que imaginaba que pertenecerían a un lobo, coyote o a un perro, eran algo más grave y se mezclaban con palabras extrañas. Cuando decidí enfrentar aquel fenómeno, y a punto de dar los primeros pasos fuera de mi habitación, vi con claridad una figura que podía ser mitad can, mitad ser humano, pero no era una simple mezcla sino un cruel injerto, una figura contrahecha que caminaba con pies humanos y patas de coyote. La palabra nagual resonó en la casa. Cuando estaba cerca y a punto de tocarme con sus garras, me moví como pude hacia la puerta del baño y me encerré. El lugar era una trampa. Sin ventanas y con sólo un respiradero para los vapores del agua caliente, no había entre el monstruo y yo más que una débil puerta que se derrumbó al primer empujón violento. Retrocedí hasta donde me fue posible. Cuando la pared me contuvo, sentí un impacto, un fuerte golpe en todo el cuerpo y perdí el conocimiento. Al despertar, el nagual había desaparecido. No estaba más junto a mí, sólo su aliento fétido, nauseabundo restaba en el ambiente. Poco a poco me recuperé, comencé a respirar con normalidad, me sentía mejor aunque más pesado y con la cabeza adolorida. Traté en vano de prender la luz. En la penumbra (algo de luz entraba de la calle) quité los restos de la puerta de madera. En las maniobras pude notar dificultades para

llevarlas a cabo, no me era fácil recoger los trozos de madera ni los daños causados por la abrupta presencia del monstruo. Me preguntaba qué quería, por qué me buscaba y asediaba. ¿Tendría algo que ver con aquel nagual de los relatos de mi abuela? Mi torpeza no coincidía con el nuevo poder que sentía, con el vigor que el pánico había desatado en mi interior. La sensación era de rejuvenecimiento, pero no atinaba a seleccionar bien los restos de la puerta. De pronto, la luz eléctrica regresó; estaba frente al gran espejo del baño y pude ver mi imagen reflejada. ¡Yo era un nagual, el nagual que al fin había dado con el último descendiente de una familia destinada a desaparecer y que por simples azares sobrevivió! ¡Una bestia informe mitad humana y mitad animal, con manos y patas que mostraban garras afiladas! Una nueva sensación de poder intelectual me iba restando el miedo y el desconcierto iniciales. En mi agitada cabeza ahora aberrante, hechizos y brujerías se agitaban y mezclaban con deseos infinitos de asesinar. Transcurrió poco más de un siglo para encontrarme, el último de los Montes de Oca, maldecidos por no sé quién ni por qué razones. Pero estaba ante mí, en el espejo, el ser absurdo y bestial. Era yo. ¡Yo! Luego de unos minutos de observar cuidadosamente mi nueva y cruel apariencia, de ordenar mis nuevas ideas, pasiones y necesidades, sólo necesitaba pensar cuál paso era el siguiente: ¿Quedarme allí para siempre o salir en las noches en busca de víctimas. ■


: ocio

: La tournée de Enrique Jardiel Poncela

N

acido en Madrid en 1901, Enrique Jardiel Poncela ha sido calificado como uno de los mejores autores de humor no sólo de España, sino de todo el mundo. En México, antes que por su larga lista de obras teatrales y trabajos literarios, se le conoció popularmente por las adaptaciones cinematográficas de sus novela “Espérame en Siberia Vida Mía”, interpretada por Mauricio Garcés y Zulma Fayad; y “Mátenme porque me Muero”, con Germán Valdez, Tin Tan. De entre sus varias novelas, “La Tournée de Dios” -su título original- es la más conocida gracias no sólo por su gran calidad, sino también debido a que la misma fue censurada tanto por republicanos como franquistas por su “desenfadada e irrespetuosa manera de referirse a Dios”. No obstante, sus varios tirajes superan los veinte millones de ejemplares. Según sus estudiosos, “fue un verdadero innovador del humor español, que incursionó incluso en el teatro del absurdo, mucho antes que lo hiciera Eugene Ionesco. Su amplia obra, refleja una ácida crítica a la sociedad española de la posguerra civil; por el trato satírico que da a la mujer en sus trabajos, se le llegó a considerar como misógino, a lo que su hija Evangelina Jardiel se ha opuesto con denuedo. Tras su desaparición en 1951, sus obras teatrales y sus novelas continúan con gran vigencia en Europa, donde hay “grupos jardielistas” españoles y sajones que temporada tras temporada llevan a escena sus obras, principalmente “Eloisa está debajo del almendro”. Estos son algunos de sus aforismos:

GACETA DEL PENSAMIENTO

45


:abecedario Las mujeres, como las espadas, cuando mAs respeto inspiran es cuando estAn desnudas.

Los amores con los que se pretende limpiar los espIritus, suelen no servir mAs que para ensuciar sabanas.

|

Se llama en amor “mujer honesta” a la que es deshonesta con un solo hombre.

|

El pasado amoroso del hombre le sirve a la mujer de garantia; el pasado amoroso de la mujer le sirve al hombre de desesperacion. El espiritismo se inventO para que los mEdicos pudieran hablar con su clientela.

(

Hay dos sistemas de conseguir la felicidad: uno, hacerse el idiota; otro, serlo.

)

Para ser moral basta proponErselo; para ser inmoral hay que poseer condiciones especiales.

La juventud es un defecto que se corrige con el tiempo.


Ave. Uxmal 23, Súper Manzana 3 Cancún, Quintana Roo



Gaceta del Pensamiento : ed. 03