Page 1

1


2


Philias Bogg y las Realidades Paralelas La primera casa en Marte After Dark (estĂŠtica oriental) El Centinela Arthur C. Clarke

PickNick-Moda

3


4


5


6


7


Arte Nature of Chronic

10

An谩lisis After Dark

20

Ciencia Viaje a marte La primera casa en marte

34 48

Literatura Cr贸nicas Marcianas

66

Moda Picknick

86

Arquitectura El Centinela

8

98


9


Arte

Nature of Chronic The Homoeopathic healing art, as taught in my own writings and in those of my pupils, when faithfully followed, has hitherto shown its natural superiority over any allopathic treatment in a very decided and striking manner; and this not only in those diseases which suddenly attack men (the acute diseases), but also in epidemic diseases and in sporadic fevers. Venereal diseases also have been radically healed by Homoeopathy much more surely, with less trouble and without any sequelae; for without disturbing or destroying the local manifestation it heals the internal fundamental disease from within only, through the best specific remedy. But the number of the other chronic diseases on this great earth has been immeasurably greater, and remains so. Treatment by allopathic physicians hitherto merely served to increase the distress from this kind of

10

disease; for this treatment consisted of a whole multitude of nauseous mixtures (compounded by the druggist from violently acting medicines in large doses, of whose separate true effects they were ignorant), together with the use of manifold baths, the sudorific and salivating remedies, the, pain-killing narcotics, the injections, fomentations, fumigations, the blistering plasters, the exutories and fontanelles, but especially the everlasting laxatives, leeches, cuppings and starving treatments, or whatever names may be given to all these medicinal torments, which continually varied like the fashions. By these means the disease was either aggravated and the vital force, spite of so-called tonics used at intervals, was more and more diminished; or, if any striking change was produced by them, instead of the former. sufferings, there appeared a worse state nameless diseases caused by medicine, far worse and more incurable than the original natural one - while the physician consoled the patient with the words: Ò The former sickness I have been fortunate enough to remove; it is a great pity that a new (?) disease has appeared, but I hope to be as successful in removing this latter as in the former.Ó And so, while the same disease assumed various forms, and while new diseases were being added by the use of improper, injurious medicines, the sufferings of the patient were continually aggravated until his pitiable lamentations were hushed forever with his dying breath, and the relatives were soothed with the comforting pretence: ÒEverything imaginable has been used and applied in the case of the deceased.Ó The Homoeopathic healing art, as taught in my own writings and in those of my pupils, when faithfully followed, has hitherto shown its natural superiority over any allopathic treatment in a very decided and striking manner; and this not only in those diseases which suddenly attack men (the acute diseases), but also in epidemic diseases and in sporadic fevers. Venereal diseases also have been radically healed by Homoeopathy much more surely, with less trouble and without any sequelae; for without disturbing or destroying the local manifestation it heals the internal fundamental disease from within only, through the best specific remedy. But the number of the other


chronic diseases on this great earth has been immeasurably greater, and remains so. Treatment by allopathic physicians hitherto merely served to increase the distress from this kind of disease; for this treatment consisted of a whole multitude of nauseous mixtures (compounded by the druggist from violently acting medicines in large doses, of whose separate true effects they were ignorant), together with the use of manifold baths, the sudorific and salivating remedies, the, painkilling narcotics, the injections, fomentations, fumigations, the blistering plasters, the exutories and fontanelles, but especially the everlasting laxatives, leeches, cuppings and starving treatments, or whatever names may be given to all these medicinal torments, which continually varied like the fashions.

By these means the disease was either aggravated and the vital force, spite of so-called tonics used at intervals, was more and more diminished; or, if any striking change was produced by them, instead of the former. sufferings, there appeared a worse state nameless diseases caused by medicine, far worse and more incurable than the original natural one - while the physician consoled the patient with the words: Ă’ The former sickness I have been fortunate enough to remove; it is a great pity that a new (?) disease has appeared, but I hope to be as successful in removing this latter as in the former.Ă“ And so, while the same disease assumed various forms, and while new diseases were being added by the use of improper, injurious medicines, the sufferings of the patient were continually aggravated

11


until his pitiable lamentations were hushed forever with his dying breath, and the relatives were soothed with the comforting pretence: ÒEverything imaginable has been used and applied in the case of the deceased.Ó The Homoeopathic healing art, as taught in my own writings and in those of my pupils, when faithfully followed, has hitherto shown its natural superiority over any allopathic treatment in a very decided and striking manner; and this not only in those diseases which suddenly attack men (the acute diseases), but also in epidemic diseases and in sporadic fevers. Venereal diseases also have been radically healed by Homoeopathy much more surely, with less trouble and without any sequelae; for without disturbing or destroying the local manifestation it heals the internal fundamental disease from within only, through the best specific remedy. But the number of the other chronic diseases on this great earth has been immeasurably greater, and remains so. Treatment by allopathic physicians hitherto merely served to increase the distress from this kind of disease; for this treatment consisted of a whole multitude of nauseous mixtures (compounded by the druggist from violently acting medicines in large doses, of whose separate true effects they were ignorant), together with the use of manifold baths, the sudorific and salivating remedies, the, pain-killing narcotics, the injections, fomentations, fumigations, the blistering plasters, the exutories and fontanelles, but especially the everlasting laxatives, leeches, cuppings and starving treatments, or whatever names may be given to all these medicinal torments, which continually varied like the fashions. By these means the disease was either aggravated and the vital force, spite of so-called tonics used at intervals, was more and more diminished; or, if any striking change was produced by them, instead of the former. sufferings, there appeared a worse state nameless diseases caused by medicine, far worse and more incurable than the original natural one - while the physician consoled the patient with the words: Ò The former sickness I have been fortunate enough to remove; it is a great pity that a new (?) disease has appeared, but I hope to be as successful in removing this latter as in the former.Ó And so, while the same disease assumed various forms, and while new diseases were being added by the use of improper, injurious medicines, the sufferings of the patient were continually aggravated until his pitiable lamentations

12

were hushed forever with his dying breath, and the relatives were soothed with the comforting pretence: ÒEverything imaginable has been used and applied in the case of the deceased.Ó This was, and remained, the quicker or slower process in such treatments in all non-venereal, severe chronic diseases, even when these were treated in exact accordance with the Homoeopathic, art as hitherto known. Their beginning was promising, the continuation less favorable, the outcome hopeless. Nevertheless this teaching was founded upon the steadfast pillar of truth and will evermore be so. The attestation of its excellence, yea, of its infallibility (so far as this can be predicated of human affairs), it has laid before the eyes of the world through facts. Homoeopathy alone taught first of all how to heal the well-defined idiopathic diseases, the old, smooth scarlet fever of Sydenham, the more recent purples, whooping cough, croup, sycosis, and autumnal dysenteries, by means of the specifically aiding Homoeopathic remedies. Even acute pleurisy, and typhous contagious epidemics must now allow themselves to.


This was, and remained, the quicker or slower process in such treatments in all non-venereal, severe chronic diseases, even when these were treated in exact accordance with the Homoeopathic, art as hitherto known. Their beginning was promising, the continuation less favorable, the outcome hopeless. Nevertheless this teaching was founded upon the steadfast pillar of truth and will evermore be so. The attestation of its excellence, yea, of its infallibility (so far as this can be predicated of human affairs), it has laid before the eyes of the world through facts. Homoeopathy alone taught first of all how to heal the well-defined idiopathic diseases, the old, smooth scarlet fever of Sydenham, the more recent purples, whooping cough, croup, sycosis, and autumnal dysenteries, by means of the specifically aiding Homoeopathic remedies. Even acute pleurisy, and typhous contagious epidemics must now allow themselves to. This was, and remained, the quicker or slower process in such treatments in all non-venereal, severe chronic diseases, even when these were treated in exact accordance with the Homoeopathic, art as hitherto known. Their beginning was promising, the continuation less favorable, the outcome hopeless. Nevertheless this teaching was founded upon the steadfast pillar of truth and will evermore be so. The attestation of its excellence, yea, of its infallibility (so far as this can be predicated of human affairs), it has laid before the eyes of the world through facts. Homoeopathy alone taught first of all how to heal the well-defined idiopathic diseases, the old, smooth scarlet fever of Sydenham, the more recent purples, whooping cough, croup, sycosis, and autumnal dysenteries, by means of the specifically aiding Homoeopathic remedies. Even acute pleurisy, and typhous contagious epidemics must now allow themselves to, This was, and remained, the quicker or slower process in such treatments in all non-venereal, severe chronic diseases, even when these were treated in exact accordance with the Homoeopathic, art as hitherto known. Their beginning was promising, the continuation less favorable, the outcome hopeless.

13


Nevertheless this teaching was founded upon the steadfast pillar of truth and will evermore be so. The attestation of its excellence, yea, of its infallibility (so far as this can be predicated of human affairs), This was, and remained, the quicker or slower process in such treatments in all non-venereal, severe chronic diseases, even when these were treated in exact accordance with the Homoeopathic, art as hitherto known. Their beginning was promising, the continuation less favorable, the outcome hopeless. Nevertheless this teaching was founded upon the steadfast pillar of truth and will evermore be so. The attestation of its excellence, yea, of its infallibility (so far as this can be predicated of human affairs), it has laid before the eyes of the world through facts. Homoeopathy alone taught first of all how to heal the well-defined idiopathic diseases, the old, smooth scarlet fever of Sydenham, the more recent purples, whooping cough, croup, sycosis, and autumnal dysenteries, by means of the specifically aiding Homoeopathic remedies. Even acute pleurisy, and typhous contagious epidemics must now allow themselves to be speedily turned into health by a few small doses of rightlyselected Homoeopathic medicine. Whence then this less favorable, this unfavorable, result of the continued treatment of the non-venereal chronic diseases even by Homoeopathy? What was the reason of the thousands of unsuccessful endeavors to heal the other diseases of a chronic nature so that lasting health

14

might result? Might this be caused, perhaps, by the still too small number of Homoeopathic remedial means that have so far been proved as to their pure action? The followers of Homoeopathy have hitherto thus consoled themselves; but this excuse, or so-called consolation, never satisfied the founder of Homoeopathy - particularly because even the new additions of proved valuable medicines, increasing from year to year, have not advanced the healing of chronic (non-venereal) diseases by a single step, while acute diseases (unless these, at their commencement, threaten unavoidable death) are not only passably removed, by means of a correct; application of homoeopathic remedies, but with the assistance of the never-resting, preservative vital force in our organism, find a speedy and complete cure. Why then, cannot this vital force, efficiently affected through Homoeopathic medicine, produce any true and lasting recovery in these chronic maladies even with the aid of the Homoeopathic remedies which best cover their present symptoms; while this same force which is created for the restoration of our organism is nevertheless so indefatigably and successfully active in completing the recovery even in severe acute diseases? What is there to prevent this? The answer to this question, which is so natural, inevitably led me to the discovery of the nature of these chronic diseases. To find out then the reason why all the medicines known to Homoeopathy failed to bring a real cure in the above-mentioned diseases, and to gain an


The answer to this question, which is so natural, inevitably led me to the discovery of the nature of these chronic diseases.

insight more nearly correct and, if possible, quite correct, into the true nature of the thousands of chronic diseases which still remain uncured, despite the incontestable truth of the Homoeopathic Law of Cure, this very serious task has occupied me since the years 1816 and 1817, night and day; and behold! the Giver of all good things permitted me within this space of time to gradually solve this sublime problem through unremitting thought, indefatigable inquiry, faithful observation and the most accurate experiments made for the welfare of humanity.* (*Yet I did not allow any of these unintermitted endeavors to become known either to the world or to my followers, not, indeed, because the ingratitude so frequently shown to me prevented me, for I heed neither ingratitude nor persecutions on my troublous path of life, which yet has not proved altogether joyless, because of the great goal toward which I have striven. No, I left it unmentioned because it is improper, yea, hurtful to speak or write of things still immature. Not until the year I827 did I communicate the essentials of the discovery to two of my pupils, who had been of the greatest service to the art of Homoeopathy, for their own benefit and that of their patients, so that the whole discovery might not be lost to the world if perchance a higher call to eternity had called me away before the completion of the book - an event not so very improbable in my seventy-third year.) It was a continually repeated fact that the non-venereal chronic diseases, after being time and again removed homoeopathically by the remedies fully proved up to the present time, always returned in a more or less varied form and with new symptoms, or reappeared annually with an increase of complaints. This fact gave me the first clew that the Homoeopathic physician with such a chronic (non-venereal) case, yea in all cases of (non-venereal) chronic disease, has not only to combat the disease presented before his eyes, and must not view and treat it as if it were a well-defined disease, to be speedily and permanently destroyed and healed by ordinary homoeopathic remedies but that he has always to encounter only some separate fragment of a more deep-seated original disease. The great extent of this is shown in the new symptoms appearing from time to time; so that the Homoeopathic physician must not hope to permanently heal the separate manifestations of this kind in the presumption, hitherto entertained, that they are welldefined.

15


separately existing diseases which can be healed permanently and completely. He, therefore, must first find out as far as possible the whole extent of all the accidents and symptoms belonging, to the unknown Primitive malady before he can hope to discover one or more medicines which may homoeopathically cover the whole of the original disease by means of its peculiar symptoms. By this method he may then be able victoriously to heal and wipe out the malady in its whole extent, consequently also its separate members; that is, all the fragments of a disease appearing in so many various forms.

16


WE ARE ONE

17


18


19


Análisis After Dark Perfil de una gran ciudad. En el amplio panorama, la ciudad parece un gigantesco ser vivo. O el conjunto de una multitud de corpúsculos entrelazados. Innumerables vasos sanguíneos se extienden hasta el último rincón de ese cuerpo imposible de definir, transportan la sangre, renuevan sin descanso las células. Envían información nueva y retiran información vieja. Envían consumo nuevo y retiran consumo viejo. Envían contradicciones nuevas y retiran contradicciones viejas. Al ritmo de las pulsaciones del corazón parpadea todo el cuerpo, se inflama de fiebre, bulle. La medianoche se acerca y, una vez superado el momento de máxima actividad, el metabolismo basal sigue, sin flaquear, a fin de mantener el cuerpo con vida. Suyo es el zumbido que emite la ciudad en un bajo sostenido. Un zumbido sin vicisitudes, monótono, aunque lleno de presentimientos. Nuestra mirada escoge una zona donde se concentra la luz, enfoca aquel punto. Empezamos a descender despacio hacia allí. Un mar de luces de neón de distintos colores. Es lo que llaman un barrio de ocio. Las enormes pantallas digitales instaladas en las paredes de los edificios han enmudecido al aproximarse la medianoche, pero los altavoces de las entradas de los locales siguen vomitando sin arredrarse música hip-hop ‘en tonos exageradamente graves. Grandes salones recreativos atestados de jóvenes. Estridentes sonidos electrónicos. Grupos de universitarios que vuelven de una fiesta. Adolescentes con el pelo teñido de rubio y piernas robustas asomando por debajo de la minifalda. Oficinistas trajeados que cruzan corriendo la encrucijada a fin de no perder el último tren. Aún ahora, los reclamos de los karaoke siguen invitando alegremente a entrar. Un coche modelo Wagon de color negro y decorado de forma llamativa recorre despacio las calles como si hiciera inventario. Lleva una película negra adherida a los cristales. Parece una criatura, con órganos y piel especiales, que habita en las profundidades del océano. Una pareja de policías jóvenes hace la ronda por la misma calle con expresión tensa, pero casi nadie repara en ellos. A aquellas horas, el barrio funciona según sus propias reglas. Estamos a finales de otoño. No sopla el viento, pero el aire es frío. Dentro de muy poco comenzará un nuevo día. Nos encontramos en Denny’s. Iluminación anodina, aunque suficiente; decoración y vajilla inexpresivas; diseño de planta calculado hasta el menor detalle por ingenieros expertos; música ambiental inocua sonando a bajo volumen; empleados formados para que sigan el manual a rajatabla. «Bienvenidos a Denny’s.» Mires a donde mires, todo está concebido de forma anónima e intercambiable. El establecimiento se halla casi lleno. Tras barrer el interior del local con la mirada, nuestros ojos se posan en una chica que está sentada junto a la ventana. ¿Por qué en ella? ¿Porqué no en otra persona? No lo sé. Sin embargo, por algún motivo, la chica

20


21


atrae nuestra atención... de un modo espontáneo. Ocupa una mesa de cuatro asientos, está leyendo un libro. Sudadera gris con capucha, pantalones vaqueros, zapatillas deportivas de color amarillo desteñidas tras múltiples lavados. Sobre el respaldo del asiento contiguo cuelga uña cazadora. Tampoco ésta parece nueva, en absoluto. Por lo que respecta a la edad, hará poco que la chica es universitaria. Ya no es una estudiante de bachillerato, pero aún conserva el aire del instituto. Tiene el pelo negro, liso, corto. Lleva poco maquillaje, ninguna joya. Cara pequeña y delgada. Gafas con montura negra. De vez en cuando frunce el entrecejo con aire reconcentrado. Está absorta en la lectura. Apenas aparta los ojos del libro. Es un grueso tomo de tapa dura, pero, como lleva puesta la sobrecubierta de la librería, no se ve el título. Dada la gravedad con que lo lee, debe de tratarse de un libro de contenido muy serio. La chica no se salta una sola

22

línea, sino que, por el contrario, parece ir masticándolas a conciencia, una a una. Sobre la mesa hay una taza de café, un cenicero y, al lado de éste, una gorra de béisbol de color azul marino con la «B» de los Boston Red Sox. Posiblemente le vaya un poco grande. En el asiento contiguo descansa un bolso bandolera de piel marrón. A juzgar por lo abultado del bolso, la chica ha ido embutiendo en él de forma apresurada todo cuanto le ha venido a la cabeza. Alza la taza a intervalos regulares y se la lleva a la boca, pero no parece que saboree el café. Tiene la taza delante y se toma el café porque eso es lo que tiene que hacer. Como si se acordara de pronto, se pone un cigarrillo entre los labios y lo enciende con un mechero de plástico. Achica los ojos, lanza el humo de manera libre y fácil, deja el cigarrillo en el cenicero y, luego, se acaricia las sienes con la punta de los dedos como si quisiera alejar

el presentimiento de un futuro dolor de cabeza. La música que suena a bajo volumen es Go Away Little Girl, de Percy Faith y su orquesta. Nadie la escucha, por supuesto. Hay gente muy diversa comiendo y tomando café en Denny’s esa madrugada, pero ella está sola. De vez en cuando levanta la mirada del libro y echa una ojeada al reloj de pulsera. Por lo visto, el tiempo no avanza tan rápido como ella quisiera. Tampoco parece que haya quedado con alguien. No recorre el interior del local con la mirada ni dirige los ojos hacia la puerta. Simplemente está sola leyendo un libro y fuma algún que otro cigarrillo, inclina la taza de café con un gesto maquinal y espera a que el tiempo transcurra deprisa, aunque sólo sea un poco. Sin embargo, es obvio que aún falta mucho para el amanecer. La chica interrumpe la lectura y mira hacia fuera. Por la ventana del primer piso puede


ver, a sus pies, la calle concurrida. Aún a aquellas horas la calle está llena de luz, con una multitud de transeúntes que van y vienen. Personas que se dirigen a algún sitio y otras que no se dirigen a ninguno. Personas que tienen un objetivo y otras que no lo tienen. Personas que querrían detener el paso del tiempo y otras que querrían acelerarlo. Tras permanecer un rato contemplando esa imagen deslavazada de la ciudad, la chica respira hondo y vuelve a posar los ojos sobre las páginas del libro. Alarga la mano hacia la taza de café. En el cenicero, el cigarrilló, al que sólo ha dado unas caladas, va convirtiéndose en ceniza sin perder su forma original. Se abre la puerta automática y un hombre joven, alto y desgarbado, entra en el local. Chaqueta de piel negra,pantalones chinos arrugados de color verde oliva, zapatones marrones. Lleva el pelo bastante largo, con greñas. Quizá se deba a que durante los últimos días no ha tenido la oportunidad de lavárselo. O quizás a que acaba de cruzar algún matorral muy espeso. O puede que, para él, lo habitual sea llevar el pelo enmarañado. Está delgado, pero, más que tener un fisico elegante, lo que parece es desnutrido. Del hombro le cuelga un gran estuche de color negro de un instrumento musical. De un instrumento musical de viento. Además, en la mano sostiene una sucia bolsa de lona. Atiborrada, al parecer, de partituras y de varios objetos de pequeño tamaño. En la mejilla derecha presenta un corte profundo que atrae las miradas. Una pequeña cicatriz producto, al parecer, de la incisión de un objeto afilado. Aparte de esto, nada en él llama particularmente la atención. Es un joven normal y corriente.

Obra japonesa (fecha desconocida)

Tiene el aire de un perro cruzado, bonachón, aunque no muy listo, que vaga perdido por las calles. La camarera encargada de acomodar a los clientes se acerca y lo conduce hasta una mesa al fondo del local. Pasa por delante de la chica que lee. Y, en el preciso instante en que acaba de dejar la mesa atrás, el joven se detiene, como si de repente le hubiera venido algo a la cabeza, retrocede

despacio igual que si estuviera rebobinando una película y vuelve junto a la mesa. Ladea la cabeza, mira con profundo interés el rostro de la chica. Resigue sus recuerdos. Lecuesta acordarse. Es el tipo de persona que se demora al realizar cualquier cosa. La chica percibe su presencia y alza la mirada, entrecierra los ojos, mira al joven que se le ha plantado delante. Es tan alto que tiene que levantar

23


24


25


26


mucho la cabeza. Sus miradas se encuentran. El chico esboza una sonrisa. Una sonrisa que intenta demostrar que no abriga ninguna mala intención. Él le dirige la palabra. -Oye, perdona si me equivoco, pero tú eres la hermana de Eri Asai, ¿verdad? Ella no dice nada. Mira el rostro del joven con ojos de estar contemplando un arbusto demasiado espeso en un rincón del jardín. -Nos vimos una vez -prosigue el joven-. Te llamas Yuri, ¿verdad? Tu nombre tiene una sílaba diferente al de tu hermana. Todavía observándolo con cautela, ella lo corrige de forma concisa: -Mari. El joven levanta el dedo índice. -¿¡Eso es! Mari. Eri y Mari. Una sílaba distinta. No te acuerdas de mí, ¿verdad? Mari ladea levemente la cabeza. Puede significar tanto que sí como que no. Se quita las gafas y las deja junto a la taza de café. La camarera vuelve y Pregunta: ¿Están juntos? Sí -responde él. La camarera deposita la carta sobre la mesa. El hombre toma asiento frente a Mari y deja el estuche del instrumento musical en el asiento contiguo. Luego le pregunta, como si se acordara de pronto: -No te importa que me siente aquí un rato, ¿verdad? Después de comer me iré enseguida. He quedado en otra parte. Mari frunce levemente el entrecejo. -Eso se dice antes, ¿no crees? El hombre reflexiona sobre el significado de sus palabras. -¿Que he quedado luego? -No me refiero a eso -dice Mari. -O sea, que se trata de una cuestión de modales. -Sí. -El hombre asiente. -Tienes razón. Debería haberte preguntado primero si podía compartir tu mesa. Te pido perdón. Pero el local está lleno y voy a iedarme poco rato. ¿Te importa? -Mari se encoge levemente de hombros. Con ello viene a decir: «Haz lo que quieras». -El hombre abre la carta, la mira. -¿Ya has comido? -No tengo hambre. -Tras estudiar un rato la carta con expresión seria, el hombre la cierra de golpe y la deja sobre la mesa. -La verdad es que no me hace ninguna falta abrir la carta. Hago como que la miro, nada más. Mari no dice nada. -Aquí, yo sólo como ensalada de pollo. Siempre. Si quieres mi opinión, la ensalada de pollo es lo único que vale la pena. Y mira que he tomado casi todo lo que tienen en la carta. ¿Has probado la ensalada de pollo? -Mari sacude la cabeza. -No está mal. Ni la ensalada de pollo ni las tostadas crujientes. Yo, en Denny’s, no como otra cosa. -Entonces ¿por qué te miras la carta de cabo a rabo? -Él se alisa las arruguitas del rabillo del ojo con la punta del dedo. -Imagínatelo. Tú entras en Denny’s y, sin mirar la carta, vas y pides ¿Están juntos? Sí -responde él. La camarera deposita la carta sobre la mesa. El hombre toma asiento frente a Mari y deja el estuche del instrumento musical en el asiento contiguo. Luego le pregunta, como si se acordara de pronto...

27


28


29


Major Tom-primer hombre en la Luna 1869

Control terrestre a mayor tom Control terrestre a mayor tom tome sus pildoras de proteinas y pongase su casco. Control terrestre a mayor tom comenzando cuenta en descenso, motores encendidos cheque la ignicion y que el amor de dios lo acompa単e. Diez, nueve, ocho, siete, seis, cinco, Cuatro, tres, dos, uno, despegue Este es control terrestre a mayor tom En verdad hizo noticia Y los periodicos quieren saber de quienes son las camisas que usa Es hora de abandonar la capsula si se atreve Este es el mayor tom a control terrestre Estoy atravesando la puerta Y estoy flotando en una manera muy peculiar Y las estrellas lucen muy diferentes hoy Aqui estoy sentado en esta lata de aluminio Lejos, encima del mundo El planeta tierra es azul Y no hay nada que pueda hacer Aunque he pasado cien mil millas Me siento inmovil Y creo que mi nave espacial sabe hacia donde ir Diganle a mi esposa que la amo, ella sabe Control terrestre a mayor tom Sus circuitos estan muertos, algo esta mal Me puede escuchar mayor tom? Me puede escuchar mayor tom? Me puede escuchar mayor tom? Me puede.....

30


31


32


33


Ciencia Viaje a marte Inglaterra, 1 de febrero de 1976.- Actualmente existen en la Tierra casi 14 mil millones de humanos, lo que hace cada vez más difícil encontrar espacios para construir viviendas. A pesar de las avanzadas tecnologías para generar alimentos y agua potable, casi dos terceras partes de las personas carece de estos servicios básicos. El 95% de la Tierra está poblado por edificios, de los cuales sólo 25% es autónomo en cuánto a energía, alimentos y aire. Por esta razón, el tráfico aéreo es cada vez más difícil, y las personas pueden llegar a recorrer hasta 1000 km en un día de trabajo normal. Antes del invento del aéreo deslizador, las personas no recorrían más de 5 km por día. Esto genera, además de tráfico, altas emisiones de carbono, las cuales no pueden ser procesadas por las turbinas limpiadoras que fueron creadas en los años treinta. Para dar respuesta a esta situación, el Consejo Mundial ha intentado negociar con otros

34

sistemas solares para que permitan emigrar a los humanos. Pero los alienígenas piden, a cambio de ayudar a equilibrar el planeta, convertir en esclavos a 10% de los humanos migrantes. Para ellos, la esclavitud es totalmente aceptada y no ven problema en que se les entregue a las personas más miserables de la Tierra, a cambio de beneficiar a tres mil millones de terrícolas y permitir con ello la regeneración de los recursos naturales en la tierra. Los órganos administradores del planeta están buscando nuevas alternativas para disminuir la gran presión causada por el aumento extraordinario de sobrepoblación. Además de implementar programas muy rigurosos de control de la natalidad, han solicitado al Consejo Universal de Científicos acelerar los trabajos en torno a los nuevos descubrimientos para hacer posible la vida en Marte, una alternativa sobre la cual ha habido algunos avances importantes. Los nuevos descubrimientos para generar oxígeno en el planeta rojo han estimulado a construir, paralelamente, la primera casa habitación tipo en el planeta vecino. Sin embargo, aún no es posible tecnológicamente construir allá una ciudad que permita desahogar a nuestro planeta de parte de su


población. Sin mencionar lo difícil que sería transportar hasta Marte a millones de personas, y sin contar también con lo difícil que sería para los migrantes vivir en un planeta que la mayor parte del tiempo presenta tormentas de arena, y donde el Sol puede tardar hasta seis meses en salir. A pesar de lo anterior, tal vez exista una posibilidad para que la humanidad sobreviva. Hace diez años, el físico matemático Phinias Bogg hizo investigaciones sobre los viajes en el tiempo. Descubrió que era posible viajar al pasado y recientemente también halló la manera de viajar al futuro, lo que confirmó gracias a un mensaje proveniente de Marte del año 2010. El mensaje contenía una serie de fórmulas que llevó al genio dos años descifrar. Por la importancia que este hecho tiene para la humanidad, consideramos imprescindible realizar una entrevista a Bogg acerca de su viaje al futuro. - Platíquenos cómo fue su viaje y que dificultades tuvo para llevarlo a cabo. - Alcanzar el sueño de millones de personas de “viajar” en el espacio y el tiempo ha sido realmente extraordinario. Mi equipo y yo pudimos lograrlo gracias a un mensaje que me envié yo mismo desde otra dimensión,

en el que se me daba la clave para saltar a voluntad de una línea espacio-temporal a otra. En cada una de esas líneas imaginarias existe una realidad paralela, lo que implica el desarrollo de múltiples posibilidades en torno a civilizaciones, formas de vida, culturas, idiomas, etcétera. Descubrimos que existe un sinnúmero de realidades paralelas. Aunque no sabemos cuántas, lo que hemos encontrado es que cada uno de nosotros existe en tantos mundos como posibilidades usted pueda imaginar. Yo, Bogg, al pasar de una a otra dimension, me encontré a mí mismo. Con información proporcionada desde ese otro tiempo y ese otro espacio, me fue posible encontrar la tecnología para cambiar de frecuencias sin alterar nuestros cuerpos molecularmente, y así saltar de una a otra dimensión. Esto es, no existe el presente ni el futuro, en realidad; todo sucede en un mismo momento, en distintas realidades. Así fue posible hallarnos de pronto en una realidad correspondiente al año 2010, en el planeta Marte. El problema fue que tuve un error de dedo y llegué dos años antes de que mi yo paralelo convenciera al parlamento de establecer comunicación con nuestra realidad, y cuando

35


36


37


llegué me tomaron todos como un loco. Me tomó diez años demostrar mi teorías e incluso tuve que hacer de nuevo mi licenciatura y un examen de doctorado en física cuántica para que me tomaran en serio. En estos años entendí como funcionaba la vida en Marte. El Consejo decidió que había que trabajar arduamente en la construcción de la ciudad marciana. y pude ver lo que quedaba del antiguo planeta azul, ya que la humanidad pudo al fin mudarse a ese planeta en el año de 1998, después de la invención de la nave)( que pudo transportar a cerca de la mitad de la población mundial. Para el año del 2004 más de la mitad de la población humana vivía en marte, el cual no era ni cercanamente un planeta amistoso, pero que afortunadamente su interior estaba formado casi en su totalidad de agua, esto generó valles artificiales y una vasta generación de flora y fauna los cuales solo necesitaban de oxígeno artificial para poder vivir. Esto además de una tierra enfurecida, en inundaciones, terremotos y guerras, generaron la migración de miles de millones de humanos a marte. Más de la mitad de la humanidad murió en este planeta por una enfermedad en ese entonces incurable producida por un mineral que abunda en este planeta. Actual mente existe cura pero es demasiada cara y es necesario implementar una vacuna cada seis meses para no morir. En esta realidad en la tierra sólo quedan mil millones de personas y viven en la miseria total, buscan comida entre las rocas y desiertos, y la mayoría muere por consumir aguas ácidas provenientes de las extenuantes tormentas. En marte hay cinco mil millones de personas que viven en su totalidad en las treinta torres gigantes las cuales llegan prácticamente al espacio fuera de la atmósfera de marte. Cuatro de ellas se dedican exclusivamente a la producción de

38

armamento y ejércitos gigantescos, que nos defienden y atacan otros sistemas solares. Fue por esta organización que fui secuestrado ya que querían que trajera tecnología para la generación de armas biológicas que fueran capaces de acabar a los )( principal enemigo de la especie humana. >Pretendí colaborar con ellos de manera que pareciera que estaba de acuerdo con la investigación. Pero en el momento de hacer el viaje en el tiempo fue cuando los engañe y establecí mi ruta a esta realidad de 1970. Tuviste oportunidad de plantear la migración de humanos de esta dimensión a esta del futuro. Por su puesto nunca olvidé cual era mi propósito principal de esta visita al futuro paralelo, y en alguna ocasión el general )( tuvo la idea de traer humanos del pasado para convertirlos en fuerzas armadas, tenía la convicción de que los humanos de años anteriores que habían nacido en la tierra tenían una constitución genética más apta para la violencia y que tenían mayor fervor por la muerte. En el futuro paralelo lo soldados son sometidos desde muy jóvenes a una modificación genética donde inhiben todo deseo de cualquier tipo. Aparentan ser personas muy felices y satisfechas de la vida pero cuando uno los mira a los ojos dan la impresión de ver a la nada, un blanco absoluto, que hace pensar en las películas de zombies que estaban muy de moda a principios de 1800. De hecho toda la población estás sometida a alteraciones genéticas según la función que desempeñe en la sociedad. Incluso sociedades que ahora nos parecen sin ningún sentido de ética han llamado a la especie humana aberrante. Y bueno esta sociedad casi humana, llámese zombie, aparentemente funciona bastante bien, pero afortunada mente existe un grupo rebelde que intenta hacer conciencia y detener estas modificaciones genéticas. Se cree que estos rebeldes provienen del futuro y es una advertencia de lo que estas modificaciones generaran en el futuro. Pero como es de suponer la raza humana no aprende de su historia y está más concentrada en la expansión territorial que en el futuro de la especie. Entonces para concluir… Debemos cuidarnos de un posible ataque de los hombres del futuro es posible que si encuentran la tecnología necesaria secuestren humanos de esta y otras realidades para generar más soldados, ya que actualmente cuentan con tecnología para borrar memoria, generar recuerdos ficticios y de esta forma entrenar bajo la voluntad de la persona un nuevo soldado.


Inglaterra, 1 de febrero de 1976.- Actualmente existen en la Tierra casi 14 mil millones de humanos, lo que hace cada vez más difícil encontrar espacios para construir viviendas. A pesar de las avanzadas tecnologías para generar alimentos y agua potable, casi dos terceras partes de las personas carece de estos servicios básicos. El 95% de la Tierra está poblado por edificios, de los cuales sólo 25% es autónomo en cuánto a energía, alimentos y aire. Por esta razón, el tráfico aéreo es cada vez más difícil, y las personas pueden llegar a recorrer hasta 1000 km en un día de trabajo normal. Antes del invento del aéreo deslizador, las personas no recorrían más de 5 km por día. Esto genera, además de tráfico, altas emisiones de carbono, las cuales no pueden ser procesadas por las turbinas limpiadoras que fueron creadas en los años treinta.Para dar respuesta a esta situación, el Consejo Mundial ha intentado negociar con otros sistemas solares para que permitan emigrar a los humanos. Pero los alienígenas piden, a cambio de ayudar a equilibrar el planeta, convertir en esclavos a 10% de los humanos migrantes. Para ellos, la esclavitud es totalmente aceptada y no ven problema en que se les entregue a las personas más miserables de la Tierra, a cambio de beneficiar a tres mil millones de terrícolas y permitir con ello la regeneración de los recursos naturales en la tierra. Los órganos administradores del planeta están buscando nuevas alternativas para dismi-

nuir la gran presión causada por el aumento extraordinario de sobrepoblación. Además de implementar programas muy rigurosos de control de la natalidad, han solicitado al Consejo Universal de Científicos acelerar los trabajos en torno a los nuevos descubrimientos para hacer posible la vida en Marte, una alternativa sobre la cual ha habido algunos avances importantes. Los nuevos descubrimientos para generar oxígeno en el planeta rojo han estimulado a construir, paralelamente, la primera casa habitación tipo en el planeta vecino. Sin embargo, aún no es posible tecnológicamente construir allá una ciudad que permita desahogar a nuestro planeta de parte de su población. Sin mencionar lo difícil que sería transportar hasta Marte a millones de personas, y sin contar también con lo difícil que sería para los migrantes vivir en un planeta que la mayor parte del tiempo presenta tormentas de arena, y donde el Sol puede tardar hasta seis meses en salir. A pesar de lo anterior, tal vez exista una posibilidad para que la humanidad sobreviva. Hace diez años, el físico matemático Phinias Bogg hizo investigaciones sobre los viajes en el tiempo. Descubrió que era posible viajar al pasado y recientemente también halló la manera de viajar al futuro, lo que confirmó gracias a un mensaje proveniente de Marte del año 2010. El mensaje contenía una serie de fórmulas que llevó al genio dos años descifrar. Por la importancia que este hecho tiene

39


para la humanidad, consideramos imprescindible realizar una entrevista a Bogg acerca de su viaje al futuro. - Platíquenos cómo fue su viaje y que dificultades tuvo para llevarlo a cabo. - Alcanzar el sueño de millones de personas de “viajar” en el espacio y el tiempo ha sido realmente extraordinario. Mi equipo y yo pudimos lograrlo gracias a un mensaje que

40

me envié yo mismo desde otra dimensión, en el que se me daba la clave para saltar a voluntad de una línea espacio-temporal a otra. En cada una de esas líneas imaginarias existe una realidad paralela, lo que implica el desarrollo de múltiples posibilidades en torno a civilizaciones, formas de vida, culturas, idiomas, etcétera. Descubrimos que existe un sinnúmero de realidades paralelas. Aunque no sabemos


cuántas, lo que hemos encontrado es que cada uno de nosotros existe en tantos mundos como posibilidades usted pueda imaginar. Yo, Bogg, al pasar de una a otra dimension, me encontré a mí mismo. Con información proporcionada desde ese otro tiempo y ese otro espacio, me fue posible encontrar la tecnología para cambiar de frecuencias sin alterar nuestros cuerpos molecularmente, y así saltar de una a otra dimensión. Esto es,

no existe el presente ni el futuro, en realidad; todo sucede en un mismo momento, en distintas realidades. Así fue posible hallarnos de pronto en una realidad correspondiente al año 2010, en el planeta Marte. El problema fue que tuve un error de dedo y llegué dos años antes de que mi yo paralelo convenciera al parlamento de establecer comunicación con nuestra realidad, y cuando

41


llegué me tomaron todos como un loco. Me tomó diez años demostrar mi teorías e incluso tuve que hacer de nuevo mi licenciatura y un examen de doctorado en física cuántica para que me tomaran en serio. En estos años entendí como funcionaba la vida en Marte. El Consejo decidió que había que trabajar arduamente en la construcción de la ciudad marciana. y pude ver lo que quedaba del antiguo planeta azul, ya que la humanidad pudo al fin mudarse a ese planeta en el año de 1998, después de la invención de la nave)( que pudo transportar a cerca de la mitad de la población mundial. Para el año del 2004 más de la mitad de la población humana vivía en marte, el cual no era ni cercanamente un planeta amistoso, pero que afortunadamente su interior estaba formado casi en su totalidad de agua, esto generó valles artificiales y una vasta generación de flora y fauna los cuales solo necesitaban de oxígeno artificial para poder vivir. Esto además de una tierra enfurecida, en inundaciones, terremotos y guerras, generaron la migración de miles de millones de humanos a marte. Más de la mitad de la humanidad murió en este planeta por una enfermedad en ese entonces incurable producida por un mineral que abunda en este planeta. Actual mente existe cura pero es demasiada cara y es necesario implementar una vacuna cada seis meses para no morir. En esta realidad en la tierra sólo quedan mil millones de personas y viven en la miseria total, buscan comida entre las rocas y desiertos, y la mayoría muere por consumir aguas ácidas provenientes de las extenuantes tormentas. En marte hay cinco mil millones de personas que viven en su totalidad en las treinta torres gigantes las cuales llegan prácticamente al espacio fuera de la atmósfera de marte. Cuatro de ellas se dedican exclusivamente a la producción de armamento y ejércitos gigantescos, que nos defienden y atacan otros sistemas solares. Fue por esta organización que fui secuestrado ya que querían que trajera tecnología para la generación de armas biológicas que fueran capaces de acabar a los )( principal enemigo de la especie humana. >Pretendí colaborar con ellos de manera que pareciera que estaba de acuerdo con la investigación. Pero en el momento de hacer el viaje en el tiempo fue cuando los engañe y establecí mi ruta a esta realidad de 1970. Tuviste oportunidad de plantear la migración de humanos de esta dimensión a esta del futuro. Por su puesto nunca olvidé cual era mi propósito principal de esta visita al futuro paralelo, y en alguna ocasión el general )( tuvo la idea

42


de traer humanos del pasado para convertirlos en fuerzas armadas, tenía la convicción de que los humanos de años anteriores que habían nacido en la tierra tenían una constitución genética más apta para la violencia y que tenían mayor fervor por la muerte. En el futuro paralelo lo soldados son sometidos desde muy jóvenes a una modificación genética donde inhiben todo deseo de cualquier tipo. Aparentan ser personas muy felices y satisfechas de la vida pero cuando uno los mira a los ojos dan la impresión de ver a la nada, un blanco absoluto, que hace pensar en las películas de zombies que estaban muy de moda a principios de 1800. De hecho toda la población estás sometida a alteraciones genéticas según la función que desempeñe en la sociedad. Incluso sociedades que ahora nos parecen sin ningún sentido de ética han llamado a la especie humana aberrante. Y bueno esta sociedad casi humana, llámese zombie, aparentemente funciona bastante bien, pero afortunada mente existe un grupo rebelde que intenta hacer conciencia y detener estas modificaciones genéticas. Se cree que estos rebeldes provienen del futuro y es una advertencia de lo que estas modificaciones generaran en el futuro. Pero como es de suponer la raza humana no aprende de su historia y está más concentrada en la expansión territorial que en el futuro de la especie. Entonces para concluir… Debemos cuidarnos de un posible ataque de los hombres del futuro es posible que si encuentran la tecnología necesaria secuestren humanos de esta y otras realidades para generar más soldados, ya que actualmente cuentan con tecnología para borrar memoria, generar recuerdos ficticios y de esta forma entrenar bajo la voluntad de la persona un nuevo soldado.

El 10 de junio de 1903 la NASA envió el primer robot a Marte

43


44


45


46


47


48


La primera casa en marte A principios del Siglo XX, la Tierra comenzó a experimentar un cambio climático del 3%, con posibilidades de incrementar aún más esta temperatura. Esta situación, derivada de las formas de vida (producción y consumo) de la humanidad, y de la renuencia de la industria a modificar sus procesos en el uso de los recursos naturales y de la energía, mostró a la comunidad científica que nuestro planeta se estaba convirtiendo a pasos acelerados en un sitio inseguro para sobrevivir. Ante el riesgo inminente, científicos de la NASA se propusieron trabajar en Marte para estudiar su viabilidad a futuro como nuevo espacio colonial. En principio, trabajaron en la investigación de un prototipo de robot para enviarlo a Marte con fines exploratorios. Para ello, realizaron una serie de ensayos en conjunto con la Agencia Espacial Europea, tanto para probar el prototipo del primer robot como para revisar diversas propuestas de diseño de trajes espaciales que tuviesen la capacidad de resistencia de las altas temperaturas del planeta rojo, en caso de que en el futuro pudieran enviar a científicos astronautas a realizar una valoración personal de las condiciones de dicho planeta. Fue a las orillas del río Tinto (en Huelva, España), donde iniciaron los ensayos. Curiosamente, el paraje de dicho afluente tiene una semejanza mayor con la superficie de Marte que con el sur de España. Tanto el paisaje como las condiciones del terreno, convirtieron este sitio en un escenario ideal para simular una misión al Planeta Rojo. Además de las pruebas señaladas, se probó también un sistema de monitoreo médico similar al que algún día se utilizaría en la exploración tripulada de Marte. A pesar de los intensos aguaceros que acontecieron durante las pruebas, los equipos de la ESA, del Foro Espacial Austriaco y los organizadores locales fueron capaces de lograr la mayoría de los objetivos que se habían propuesto. Y regresaron con varias lecciones aprendidas

49


y con una gran cantidad de información que posteriormente fue procesada por el amplio equipo de científicos, médicos e ingenieros que participaron en el proyecto. Así fue como, por primera vez, el prototipo de un robot de cuatro ruedas se aventuró en el mundo real para poner a prueba sus capacidades. Este asistente fue diseñado para desplazarse y trabajar en el planeta rojo, tanto de forma independiente, como apoyando la labor de los astronautas. Contaba con sus propios ojos, un conjunto de sensores y un par de brazos en los que se podía instalar herramientas intercambiables. Los astronautas podían manejar al robot mediante comandos de voz o empleando una pequeña palanca de control.

50

Pasaron 25 años de búsqueda para al final descubrir que era posible la vida en Marte, que era muy probable que existiera algún tipo de vida inteligente, y que incluso no hubiera sido aún descubierta. Las extremas condiciones del planeta rojo habían hecho muy difícil su exploración (algo imprescindible para la llegada de los astronautas). A pesar de esto, entre la observación orbital a través de telescopios y sobre todo con los datos emitidos por los robots Spirit y Opportunity, la humanidad siguió recibiendo nueva información sobre las características reales del planeta. Para 1945, uno de los robots envío las primeras imágenes de un brote de algo líquido


que parecía agua. La NASA decidió entonces enviar a los primeros hombres a Marte para que trajeran diversas muestras, y enviaron al robot de regreso a casa. Tomó tres años hacer los preparativos del viaje, pero por fin los esfuerzos insaciables de la NASA dieron resultado y se descubrió que efectivamente, Marte contaba con una enorme cantidad de agua, solo que habría que sacarla como si fuera petróleo, ya que se encontraba en su interior. También descubrieron que el aire de Marte podía ser modificado mediante máquinas capaces de refrenar la expulsión de metano, lo que facilitaría la posibilidad de generar vida (plantas y otras especies) e iniciar la construcción de una atmósfera propicia para los humanos.

Cuando estos descubrimientos fueron publicados, varias compañías se sintieron atraídas con la posibilidad de iniciar la colonización de Marte, y de inmediato iniciaron las polémicas por el uso del suelo, las propiedades, etcétera, aún cuando todavía no se contaba con la tecnología necesaria para hacer una vivienda en Marte. Una vez que los científicos informaron del gasto que representaba hacer una casa y el mantenimiento diario de esta al mes, 80% de las compañías interesadas inicialmente desistieron y el 20% restante (unas 15 compañías de renombre) decidieron invertir mil millones de dólares en las investigaciones y gastos de la NASA, lo que les aportaría múltiples

51


52

privilegios en caso de que el proyecto llegara a ser viable.

Guerra, al que los romanos conocían como… Marte).

Las investigaciones continuaron intensamente durante varios años. Ahora la NASA se proponía dar un paso más y encargó a sus científicos y otros asociados la elaboración de un prototipo de planeador, al que se denominó ARES (nombre griego del Dios de la

El proyecto ARES pasó de ser concepto a prototipo, pasando las múltiples pruebas y superándolas. El avión estaría protegido del extremo calor y de su rozamiento de descenso por aerocubiertas especiales. A 32 mil metros de altura se liberaría de éstas, y una


vez desplegadas sus alas, a una altura de un kilómetro sobre la superficie, comenzaría su vuelo. La vida de ARES consistiría en un vuelo corto, de apenas dos horas, pero mediante el cual la NASA podría llegar a cartografiar hasta 1,600 km de territorio marciano, en una

zona especialmente difícil y desconocida: el hemisferio Sur. Un lugar que por sus características de terreno y alto magnetismo suponía un verdadero enigma para los científicos de la agencia espacial. ARES buscó además, indicios de agua y tomaría lecturas sobre el magnetismo. Esto último era especialmente interesante

53


por su implicación con los vientos solares y a la hora de establecer la localización para un asentamiento en el planeta. Las pruebas avanzaron sin contratiempos, y el lanzamiento fue un éxito, con lo que fue posible enviar al primer avión robot propulsado por cohetes a la atmósfera marciana. Pasaron otros 20 años hasta que fue posible diseñar una casa habitable en Marte. En enero de 1975 ésta fue colocada en una región marciana donde había agua y el aire estaba menos contaminado. La casa fue diseñada para que la habitaran seis de los astronautas, cada uno de ellos dispuestos a realizar investigación “in situ”. Dos de los expertos en química biológica pasan todo el día en el laboratorio que se encuentra en el último piso de la casa haciendo experimentos con distintas plantas y animales. Un geólogo experto en geotermia y petróleo, además de buscar yacimientos de agua en Marte, recolecta todo lo que pueda ser de ayuda para hallar nuevas alternativas energéticas. Él trabaja con la ayuda de su asistente, una joven erudita mexicana destacada en robótica, física y medicina. Otros dos astron-

54

autas se dedican a dar estabilidad a la casa, a regular el aire y mantener la comunicación con la tierra. También exploran Marte pero por medio de un satélite y de un robot. Su misión básicamente es construir una vivienda autosustentable en Marte, capaz de generar alimento suficiente para sus habitantes, y encontrar una fuente con los químicos necesarios para el proceso del oxigenación del aire marciano. Si todo esto resulta, lo siguiente sería construir una industria que fabrique máquinas constructoras, ya que llevar maquinaría tan pesada de la Tierra a Marte sería incosteable. La casa de Marte fue construida en la tierra por medio de una tecnología que permite doblar los materiales y así reducir el tamaño de la casa en un 200% para su traslado. A primera vista parece una pecera donde no dan muchas ganas de vivir, pero en realidad es una casa bastante agradable, ya que cuenta con un clima donde los habitantes pueden escoger la temperatura exacta que deseen por cuarto o por piso, el caparazón de la casa es como un mirador, ya que es totalmente transparente, pero se puede hacer opaco e


incluso convertir en pantalla del tamaño que uno necesite. En caso de que alguien necesite privacidad, solo tiene que hacer un cubo, el cual también servirá de pantalla. De esta forma, los habitantes de la primera casa en Marte están en condiciones de transformar cualquier lugar de la casa para hacerse de un cuartito privado. El edificio cuenta con Internet dos horas al día, aún con una conexión muy lenta, pero eso permite a los científicos tener comunicación con la comunidad científica, con la NASA y también, por qué no, con amigos y familiares. Otro detalle interesante es que la casa no tiene escaleras ni ascensores. Esto es así porque en Marte la gravedad es muchísimo menor que la de nuestro planeta y basta con dar un pequeño salto sin esfuerzo para subir de piso. Actualmente los astronautas científicos cuentan con víveres para un año. Se espera que para entonces ya hayan logrado conseguir generar alimento autosustentable. Parece que por ahora van bien las pruebas, pero por alguna extraña razón no han conseguido dar

frutos. Hasta ahora, sólo se ha conseguido un pequeño chile rojo, el cual dicen que tiene características muy extrañas, ya que parece moverse y parece estar desarrollando algo parecido a un cerebro. Sin embargo, esto todavía corresponde al terreno de la especulación científica. Un lugar que por sus características de terreno y alto magnetismo suponía un verdadero enigma para los científicos de la agencia espacial. ARES buscó además, indicios de agua y tomaría lecturas sobre el magnetismo. Esto último era especialmente interesante por su implicación con los vientos solares y a la hora de establecer la localización para un asentamiento en el planeta. Las pruebas avanzaron sin contratiempos, y el lanzamiento fue un éxito, con lo que fue posible enviar al primer avión robot propulsado por cohetes a la atmósfera marciana. Pasaron otros 20 años hasta que fue posible diseñar una casa habitable en Marte. En enero de 1975 ésta fue colocada en una región marciana donde había agua y el aire estaba menos contaminado. La casa fue diseñada para que la habitaran seis de los astronau-

55


tas, cada uno de ellos dispuestos a realizar investigación “in situ”. Dos de los expertos en química biológica pasan todo el día en el laboratorio que se encuentra en el último piso de la casa haciendo experimentos con distintas plantas y animales. Un geólogo experto en geotermia y petróleo, además de buscar yacimientos de agua en Marte, recolecta todo lo que pueda ser de ayuda para hallar nuevas alternativas energéticas. Él trabaja con la ayuda de su asistente, una joven erudita mexicana destacada en robótica, física y medicina. Otros dos astronautas se dedican a dar estabilidad a la casa, a regular el aire y mantener la comunicación

56

con la tierra. También exploran Marte pero por medio de un satélite y de un robot. Su misión básicamente es construir una vivienda autosustentable en Marte, capaz de generar alimento suficiente para sus habitantes, y encontrar una fuente con los químicos necesarios para el proceso del oxigenación del aire marciano. Si todo esto resulta, lo siguiente sería construir una industria que fabrique máquinas constructoras, ya que llevar maquinaría tan pesada de la Tierra a Marte sería incosteable. La casa de Marte fue construida en la tierra por medio de una tecnología que permite do-


blar los materiales y así reducir el tamaño de la casa en un 200% para su traslado. A primera vista parece una pecera donde no dan muchas ganas de vivir, pero en realidad es una casa bastante agradable, ya que cuenta con un clima donde los habitantes pueden escoger la temperatura exacta que deseen por cuarto o por piso, el caparazón de la casa es como un mirador, ya que es totalmente transparente, pero se puede hacer opaco e incluso convertir en pantalla del tamaño que uno necesite.

57


58


59


60


61


62


63


64


65


Literatura Crónicas Marcianas El Verano del Cohete Enero de 1999 Un minuto antes era invierno en Ohio; las puertas y las ventanas estaban cerradas, la escarcha empañaba los vidrios, el hielo adornaba los bordes de los techos, los niños esquiaban en las laderas; las mujeres, envueltas en abrigos de piel, caminaban torpemente por las calles heladas como grandes osos negros. Y de pronto, una larga ola de calor atravesó el pueblo; una marea de aire tórrido, como si alguien hubiera abierto de par en par la puerta de un horno. El calor latió entre las casas, los arbustos, los niños. El hielo se desprendió de los techos, se quebró, y empezó a fundirse. Las puertas se abrieron; las ventanas se levantaron; los niños se quitaron las ropas de lana; las mujeres se despojaron de sus disfraces de osos; la nieve se derritió, descubriendo los viejos y verdes prados del último verano. El verano del cohete. Las palabras corrieron de boca en boca por las casas abiertas y ventiladas. El verano del cohete. El caluroso aire desértico alteró los dibujos de la escarcha en los vidrios, borrando la obra de arte. Esquíes y trineos fueron de pronto inútiles. La nieve, que venía de los cielos helados, llegaba al suelo como una lluvia cálida. El verano del cohete. La gente se asomaba a los porches húmedos y observaba el cielo, cada vez más rojo. El cohete, instalado en su plataforma, lanzaba rosadas nubes de fuego y calor. El cohete, de pie en la fría mañana de invierno, engendraba el estío con el aliento de sus poderosos escapes. El cohete creaba el buen tiempo, y durante unos instantes fue verano en la tierra... Ylla

A la tarde, cuando el mar fósil yacía inmóvil y tibio, y las viñas se erguían tiesamente en los patios, y en el distante y recogido pueblito marciano nadie salía a la calle, se podía ver al señor K en su cuarto, que leía un libro de metal con jeroglíficos en relieve, sobre los que pasaba suavemente la mano como quien toca el arpa. Y del libro, al contacto de los dedos, surgía un canto, una voz antigua y suave que hablaba del tiempo en que el mar bañaba las costas con vapores rojos y los hombres lanzaban al combate nubes de insectos metálicos y arañas eléctricas. El señor K y su mujer vivían desde hacía ya veinte años a orillas del mar muerto, en la misma casa en que habían vivido sus antepasados, y que giraba y seguía el curso del sol, como una flor, desde hacía diez siglos. El señor K y su mujer no eran viejos. Tenían la tez clara, un poco parda, de casi todos los marcianos; los ojos amarillos y rasgados, las voces suaves y musicales. En otro tiempo habían pintado cuadros con fuego químico, habían nadado en los canales, cuando corría por ellos el licor verde de las viñas y habían hablado hasta el amanecer, bajo los azules retratos fosforescentes, en la sala de las conversaciones. Ahora no eran felices. Aquella mañana, la señora K, de pie entre las columnas, escuchaba el hervor de las arenas del desierto, que se fundían en una cera amarilla, y parecían fluir hacia el horizonte. Algo iba a suceder. La señora K esperaba. Miraba el cielo azul de Marte, como si en cualquier momento pudiera encogerse, contraerse, y arrojar sobre la arena algo resplandeciente y maravilloso. Nada ocurría.

Febrero de 1999

66

Tenían en el planeta Marte, a orillas de un mar seco, una casa de columnas de cristal, y todas las mañanas se podía ver a la señora K mientras comía la fruta dorada que brotaba de las paredes de cristal, o mientras limpiaba la casa con puñados de un polvo magnético que recogía la suciedad y luego se dispersaba en el viento cálido.

Cansada de esperar, avanzó entre las húmedas columnas. Una lluvia suave brotaba de


los acanalados capiteles, caía suavemente sobre ella y refrescaba el aire abrasador. En estos días calurosos, pasear entre las columnas era como pasear por un arroyo. Unos frescos hilos de agua brillaban sobre los pisos de la casa. A lo lejos oía a su marido que tocaba el libro, incesantemente, sin que los dedos se le cansaran jamás de las antiguas canciones. Y deseó en silencio que él volviera a abrazarla y a tocarla, como a una arpa pequeña, pasando tanto tiempo junto a ella como el que ahora dedicaba a sus increíbles libros. Pero no. Meneó la cabeza y se encogió imperceptiblemente de hombros. Los párpados se le cerraron suavemente sobre los ojos amarillos. El matrimonio nos avejenta, nos hace rutinarios, pensó. Se dejó caer en una silla, que se curvó para recibirla, y cerró fuerte y nerviosamente los ojos. Y tuvo el sueño. Los dedos morenos temblaron y se alzaron, crispándose en el aire. Un momento después se incorporó, sobresaltada, en su silla. Ella miró vivamente a su alrededor, como si esperara ver a alguien, y

pareció decepcionada. No había nadie entre las columnas. El señor K apareció en una puerta triangular. —¿Llamaste?— preguntó, irritado. —No— dijo la señora K. —Creí oírte gritar. —¿Grité? Descansaba y tuve un sueño. —¿Descansabas a esta hora? No es tu costumbre. La señora K seguía sentada, inmóvil, como si el sueño, le hubiese golpeado el rostro. —Un sueño extraño, muy extraño— murmuró. —Ah. Evidentemente, el señor K quería volver a su libro. —Soñé con un hombre— dijo su mujer —¿Con un hombre?

67


—Un hombre alto, de un metro ochenta de estatura —Qué absurdo. Un gigante, un gigante deforme. —Sin embargo... —replicó la señora K buscando las palabras. Y… ya sé que creerás que soy una tonta, pero... ¡tenía los ojos azules! —¿Ojos azules? ¡Dioses!— exclamó el señor K. ¿Qué soñarás la próxima vez? Supongo que los cabellos eran negros.

68

—Vino en una cosa de metal que relucía a la luz del sol— recordó la señora K, y cerró los ojos evocando la escena. Yo miraba el cielo y algo brilló como una moneda que se tira al aire y de pronto creció y descendió lentamente. Era un aparato plateado, largo y extraño. Y en un costado de ese objeto de plata se abrió una puerta y apareció el hombre alto. —Si trabajaras un poco más no tendrías esos sueños tan tontos.

—¿Cómo lo adivinaste?— preguntó la señora K excitada.

—Pues a mí me gustó— dijo la señora K reclinándose en su silla. Nunca creí tener tanta imaginación. ¡Cabello negro, ojos azules y tez blanca! Un hombre extraño, pero muy hermoso.

El señor K respondió fríamente:

—Seguramente tu ideal.

—Elegí el color más inverosímil. —¡Pues eran negros!— exclamó su mujer. Y la piel, ¡blanquísima! Era muy extraño. Vestía un uniforme raro. Bajó del cielo y me habló amablemente.

—Eres antipático. No me lo imaginé deliberadamente, se me apareció mientras dormitaba. Pero no fue un sueño, fue algo tan inesperado, tan distinto... El hombre me miró y me dijo: .Vengo del tercer planeta. Me llamo Nathaniel York....

—¿Bajó del cielo? ¡Qué disparate!

—Un nombre estúpido. No es un nombre.


—Naturalmente, es estúpido porque es un sueño —explicó la mujer suavemente. Además me dijo: “Este es el primer viaje por el espacio. Somos dos en mi nave; yo y mi amigo Bart”. —Otro nombre estúpido. —Y luego dijo: Venimos de una ciudad de la Tierra; así se llama nuestro planeta. Eso dijo, la Tierra. Y hablaba en otro idioma. Sin embargo yo lo entendía con la mente. Telepatía, supongo. El señor K se volvió para alejarse; pero su mujer lo detuvo, llamándolo con una voz muy suave. —¿Yll? ¿Te has preguntado alguna vez... bueno, si vivirá alguien en el tercer planeta? —En el tercer planeta no puede haber vida— explicó pacientemente el señor K. Nuestros hombres de ciencia han descubierto que en su atmósfera hay demasiado oxígeno.

—Pero, ¿no sería fascinante que estuviera habitado? ¿Y que sus gentes viajaran por el espacio en algo similar a una nave? —Bueno, Ylla, ya sabes que detesto los desvaríos sentimentales. Sigamos trabajando. Caía la tarde, y mientras se paseaba por entre las susurrantes columnas de lluvia, la señora K se puso a cantar. Repitió la canción, una y otra vez. —¿Qué canción es ésa?— le preguntó su marido, interrumpiéndola, mientras se acercaba para sentarse a la mesa de fuego. La mujer alzó los ojos y sorprendida se llevó una mano a la boca. —No sé. El sol se ponía. La casa se cerraba, como una flor gigantesca. Un viento sopló entre las columnas de cristal. En la mesa de fuego, el radiante pozo de lava plateada se cubrió de burbujas. El viento movió el pelo rojizo de la señora K y le murmuró suavemente en los oídos. La señora K se quedó mirando en si-

69


lencio, con ojos amarillos, húmedos y dulces a el lejano y pálido fondo del mar, como si recordara algo. —Drink to me with thine eyes, and I will pledge with mine (Brinda por mí con tus ojos y yo te prometeré con los míos)— cantó lenta y suavemente, en voz baja. Or leave a kiss within the cup, and I.ll not ask for wine. (O deja un beso en tu copa y no pediré vino). Cerró los ojos y susurró moviendo muy levemente las manos. Era una canción muy hermosa. —Nunca oí esa canción. ¿Es tuya?— le preguntó el señor K mirándola fijamente. —No. Sí... No sé— titubeó la mujer. “Ni siquiera comprendo las palabras. Son de otro idioma”. —¿Qué idioma? La señora K dejó caer, distraídamente, unos trozos de carne en el pozo de lava. —No lo sé.

70

Un momento después sacó la carne, ya cocida, y se la sirvió a su marido. —Es una tontería que he inventado, supongo. No sé por qué. El señor K no replicó. Observó cómo su mujer echaba unos trozos de carne en el pozo de fuego siseante. El sol se había ido. Lenta, muy lentamente, llegó la noche y llenó la habitación, inundando a la pareja y las columnas, como un vino oscuro que subiera hasta el techo. Sólo la encendida lava de plata iluminaba los rostros. La señora K tarareó otra vez aquella canción extraña. El señor K se incorporó bruscamente y salió irritado de la habitación. Más tarde, solo, el señor K terminó de cenar. Se levantó de la mesa, se desperezó, miró a su mujer y dijo bostezando:


—Tomemos los pájaros de fuego y vayamos a entretenernos a la ciudad. —¿Hablas seriamente?— le preguntó su mujer. “¿Te sientes bien?” —¿Por qué te sorprendes? —No vamos a ninguna parte desde hace seis meses. —Creo que es una buena idea. —De pronto eres muy atento. —No digas esas cosas— replicó el señor K disgustado. “¿Quieres ir o no?” La señora K miró el pálido desierto; las melliza lunas blancas subían en la noche; el agua fresca y silenciosa le corría alrededor de los pies. Se estremeció levemente.

se elevó deslizándose sobre las arenas, que crujieron suavemente. Las colinas azules desfilaron, desfilaron, y la casa, las húmedas columnas, las flores enjauladas, los libros sonoros y los susurrantes arroyuelos del piso quedaron atrás. Ylla no miraba a su marido. Oía sus órdenes mientras los pájaros en llamas ascendían ardiendo en el viento, como diez mil chispas calientes, como fuegos artificiales en el cielo, amarillos y rojos, que arrastraban el pétalo de flor de la barquilla. Ylla no miraba las antiguas y ajedrezadas ciudades muertas, ni los viejos canales de sueño y soledad. Como una sombra de luna, como una antorcha encendida, volaban sobre ríos secos y lagos secos. Ylla sólo miraba el cielo.

Quería quedarse sentada, en silencio, sin moverse, hasta que ocurriera lo que había estado esperando todo el día, lo que no podía ocurrir, pero tal vez ocurriera. La canción le rozó la mente, como una ráfaga. —Yo… —Te hará bien— insistió su marido. Vamos. —Estoy cansada. Otra noche. —Aquí tienes tu bufanda—insistió el señor K alcanzándole un frasco. No salimos desde hace meses. Su mujer no lo miraba. —Tú has ido dos veces por semana a la ciudad de Xi—afirmó. —Negocios. —Ah— murmuró la señora K para sí misma. Del frasco brotó un liquido que se convirtió en un neblina azul y envolvió en sus ondas el cuello de señora K. Los pájaros de fuego esperaban, como brillantes brasas de carbón, sobre la fresca y tersa arena. La flotante barquilla blanca, unida a los pájaros por mil cintas verdes, se movía suavemente en el viento de la noche. Ylla se tendió de espaldas en la barquilla, y a una palabra de su marido, los pájaros de fuego se lanzaron ardiendo, hacia el cielo oscuro. Las cintas se estiraron, la barquilla

71


Su marido le habló. Ylla miraba el cielo. —¿No me oíste? —¿Qué? El señor K suspiró. —Podías prestar atención. —Estaba pensando. —No sabía que fueras amante de la naturaleza, pero indudablemente el cielo te interesa mucho esta noche. —Es hermosísimo. —Me gustaría llamar a Hulle— dijo el marido lentamente. “Quisiera preguntarle si podemos pasar unos días, una semana, no más, en las montañas Azules. Es sólo una idea...” —¡En las montañas Azules! — gritó Ylla, tomándose con una mano del borde de la barquilla y volviéndose rápidamente hacia él. —Oh, es sólo una idea... Ylla se estremeció. —¿Cuándo quieres ir? —He pensado que podríamos salir mañana por la mañana— respondió el señor K negligentemente. “Nos levantaríamos temprano…”

Los pájaros volaban, como diez mil teas al viento. Al amanecer, el sol que atravesaba las columnas de cristal disolvió la niebla que había sostenido a Ylla mientras dormía. Ylla había pasado la noche suspendida entre el techo y el piso, flotando suavemente en la blanda alfombra de bruma que brotaba de las paredes cuando ella se abandonaba al sueño. Había dormido toda la noche en ese río callado, como un bote en una corriente silenciosa. Ahora el calor disipaba la niebla, y la bruma descendió hasta depositar a Ylla en la costa del despertar. Abrió los ojos. El señor K, de pie, la observaba como si hubiera estado junto a ella, inmóvil, durante horas y horas. Sin saber por qué, Ylla apartó los ojos. —Has soñado otra vez—dijo el señor K. Hablabas en voz alta y me desvelaste. Creo realmente que debes ver a un médico. —No será nada. —Hablaste mucho mientras dormías. —¿Sí?— dijo Ylla, incorporándose. Una luz gris le bañaba el cuerpo. El frío del amanecer entraba en la habitación.

—¡Pero nunca hemos salido en esta época!

—¿Qué soñaste?

—Sólo por esta vez.

Ylla reflexionó unos instantes y luego recordó.

El señor K sonrió. —Nos hará bien. Tendremos paz y tranquilidad. —¿Acaso has proyectado alguna otra cosa? Iremos, ¿no es cierto? Ylla tomó aliento, esperó, y dijo: —¿Qué? El grito sobresaltó a los pájaros; la barquilla se sacudió. —No—dijo Ylla firmemente. Está decidido. No iré.

72

El señor K la miró y no hablaron más. Ylla le volvió la espalda.

—La nave. Descendía otra vez, se posaba en el suelo y el hombre salía y me hablaba, bromeando, riéndose, y yo estaba contenta. El señor K, impasible, tocó una columna. Fuentes de vapor y agua caliente brotaron del cristal. El frío desapareció de la habitación. —Luego —dijo Ylla— ese hombre de nombre tan raro, Nathaniel York, me dijo que yo era hermosa y… y me besó. —¡Ah!— exclamó su marido, dándole la espalda. —Sólo fue un sueño— dijo Ylla, divertida.


73


74


—¡Guárdate entonces esos estúpidos sueños de mujer! —No seas niño— replicó Ylla reclinándose en los últimos restos de bruma química. Un momento después se echó a reír. —Recuerdo algo más— confesó. —Bueno, ¿qué es, qué es? —Ylla, tienes muy mal carácter. —¡Dímelo!— exigió el señor K inclinándose hacia ella con una expresión sombría y dura. “¡No debes ocultarme nada!” —Nunca te vi así—dijo Ylla, sorprendida e interesada a la vez. “Ese Nathaniel York me dijo… Bueno, me dijo que me llevaría en la nave, de vuelta a su planeta. Realmente es ridículo”. —¡Sí! ¡Ridículo!— gritó el señor K. “¡Oh, dioses! ¡Si te hubieras oído, hablándole, halagándolo, cantando con él toda la noche! ¡Si te hubieras oído!”. —¡Yll! —¿Cuándo va a venir? ¿Dónde va a descender su maldita nave?

75


—Yll, no alces la voz.

—No me pasa nada.

—¡Qué importa la voz! ¿No soñaste— dijo el señor K, inclinándose rígidamente hacia ella y tomándola de un brazo— que la nave descendía en el valle Verde?

—Estás enfermo.

¡Contesta! —Pero, sí... —Y descendía esta tarde, ¿no es cierto? —Sí, creo que sí, pero fue sólo un sueño.

— He trabajado demasiado en estos días. Lo —No fue más que un sueño. —Por supuesto—dijo el señor K, y la besó mecánicamente en la mejilla—. Nada más que un sueño.

—Bueno—dijo el señor K soltándola—, por lo menos eres sincera. Oí todo lo que dijiste mientras dormías. Mencionaste el valle y la hora.

Al mediodía, las colinas resplandecían bajo el sol abrasador.

Jadeante, dio unos pasos entre las columnas, como cegado por un rayo. Poco a poco recuperó el aliento. Su mujer lo observaba como si se hubiera vuelto loco. Al fin se levantó y se acercó a él.

El señor K arqueó ligeramente las cejas.

—Yll— susurró:

76

—No— dijo el señor K con una sonrisa débil y forzada. “Soy un niño, nada más. Perdóname, querida”. La acarició torpemente.

—¿No vas al pueblo?— preguntó Ylla.

—¿Al pueblo? —Pensé que irías hoy.


Ylla acomodó una jaula de flores en su pedestal. Las flores se agitaron abriendo las hambrientas bocas amarillas. El señor K cerró su libro. —No— dijo. Hace demasiado calor, y además es tarde. —Ah— exclamó Ylla. Terminó de acomodar las flores y fue hacia la puerta. “En seguida vuelvo”, añadió. —Espera un momento. ¿A dónde vas? —A casa de Pao. Me ha invitado—contestó Ylla, ya casi fuera de la habitación. —¿Hoy? —Hace mucho que no la veo. No vive lejos. —¿En el valle Verde, no es así? —Sí, es sólo un paseo— respondió Ylla, alejándose de prisa. —Lo siento, lo siento mucho.

El señor K corrió detrás de su mujer, como preocupado por un olvido. — No sé cómo he podido olvidarlo. Le dije al doctor Nlle que viniera esta tarde. —¿Al doctor Nlle?— dijo Ylla, volviéndose. —Sí— respondió su marido, y tomándola de un brazo la arrastró hacia adentro. —Pero Pao... —Pao puede esperar. Tenemos que obsequiar al doctor Nlle. —Un momento nada más. —No, Ylla. —¿No? El señor K sacudió la cabeza. —No. Además la casa de Pao está muy lejos. Hay que cruzar el valle Verde, y después el canal y descender una colina, ¿no es así?

77


Además hará mucho, mucho calor, y el doctor Nlle estará encantado de verte. Bueno, ¿qué dices?

se ha retrasado y no tengo ganas de seguir esperándolo. Voy a cazar un rato. En seguida vuelvo. Tú no saldrás, ¿no es cierto?

Ylla no contestó. Quería escaparse, correr. Quería gritar. Pero se sentó, volvió lentamente las manos, y se las miró inexpresivamente.

La máscara de plata brillaba intensamente.

—Ylla— dijo el señor K en voz baja. ¿Te quedarás aquí, no es cierto? —Sí— dijo Ylla al cabo de un momento. “Me quedaré aquí”. —¿Toda la tarde? —Toda la tarde. Pasaba el tiempo y el doctor Nlle no había aparecido aún. El marido de Ylla no parecía muy sorprendido. Cuando ya caía el sol, murmuró algo, fue hacia un armario y sacó de él un arma de aspecto siniestro, un tubo largo y amarillento que terminaba en un gatillo y unos fuelles. Luego se puso una máscara, una máscara de plata, inexpresiva, la máscara con que ocultaba sus sentimientos, la máscara flexible que se ceñía de un modo tan perfecto a las delgadas mejillas, la barbilla y la frente. Examinó el arma amenazadora que tenía en las manos. Los fuelles zumbaban constantemente con un zumbido de insecto. El arma disparaba hordas de chillonas abejas doradas. Doradas, horribles abejas que clavaban su aguijón envenenado, y caían sin vida, como semillas en la arena. —¿A dónde vas?— preguntó Ylla. —¿Qué dices?— El señor K escuchaba el terrible zumbido del fuelle. “El doctor Nlle

78

—No. —Dile al doctor Nlle que volveré pronto, que sólo he ido a cazar.


y memorable canción, con los ojos fijos en el cielo, más allá de las columnas de cristal. Contuvo el aliento, inmóvil, esperando. Se acercaba. Ocurriría en cualquier momento.

La puerta triangular se cerró. Los pasos de Yll se apagaron en la colina. Ylla observó cómo se alejaba bajo la luz del sol y luego volvió a sus tareas. Limpió las habitaciones con el polvo magnético y arrancó los nuevós frutos de las paredes de cristal. Estaba trabajando, con energía y rapidez, cuando de pronto una especie de sopor se apoderó de ella y se encontró otra vez cantando la rara

Era como esos días en que se espera en silencio la llegada de una tormenta, y la presión de la atmósfera cambia imperceptiblemente, y el cielo se transforma en ráfagas, sombras y vapores. Los oídos zumban, empieza uno a temblar. El cielo se cubre de manchas y cambia de color, las nubes se oscurecen, las montañas parecen de hierro. Las flores enjauladas emiten débiles suspiros de advertencia. Uno siente un leve estremecimiento en los cabellos. En algún lugar de la casa el reloj parlante dice: .Atención, atención, atención, atención…, con una voz muy débil, como gotas que caen sobre terciopelo. Y luego, la tormenta. Resplandores eléctricos, cascadas de agua oscura y truenos negros, cerrándose, para siempre.

79


Así era ahora. Amenazaba, pero el cielo estaba claro. Se esperaban rayos, pero no había una nube. Ylla caminó por la casa silenciosa y sofocante. El rayo caería en cualquier instante; habría un trueno, un poco de humo, y luego silencio, pasos en el sendero, un golpe en los cristales, y ella correría a la puerta…

Se estremeció nuevamente y sin haber por qué se incorporó gritando, gritando, como si no fuera a callarse nunca. Corrió apresuradamente por la casa y abrió otra vez la puerta. Ylla esperó en el jardín, muy pálida, cinco minutos.

—Loca Ylla— dijo, burlándose de sí misma. “¿Por qué te permites estos desvaríos?”

Los ecos morían a los lejos. Se apagaron.

Y entonces ocurrió.

Luego, lentamente, cabizbaja, con los labios temblorosos, vagó por las habitaciones adornadas de columnas, acariciando los objetos, y se sentó a esperar en el ya oscuro cuarto del vino. Con un borde de su chal se puso a frotar un vaso de ámbar.

Calor, como si un incendio atravesara el aire. Un zumbido penetrante, un resplandor metálico en el cielo. Ylla dio un grito. Corrió entre las columnas y abriendo las puertas de par en par, miró hacia las montañas. Todo había pasado. Iba ya a correr colina abajo cuando se contuvo. Debía quedarse allí, sin moverse. No podía salir. Su marido se enojaría muchísimo si se iba mientras aguardaban al doctor. Esperó en el umbral, anhelante, con la mano extendida. Trató inútilmente de alcanzar con la vista el valle Verde. Qué tonta soy, pensó mientras se volvía hacia la puerta. No ha sido más que un pájaro, una hoja, el viento, o un pez en el canal. Siéntate. Descansa. Se sentó. Se oyó un disparo. Claro, intenso, el ruido de la terrible arma de insectos. Ylla se estremeció. Un disparo. Venía de muy lejos. El zumbido de las abejas distantes.

80

Un disparo. Luego un segundo disparo, preciso y frío, y lejano.

Y entonces, a lo lejos, se oyó un ruido de pasos en la grava. Se incorporó y aguardó, inmóvil, en el centro de la habitación silenciosa. El vaso se le cayó de los dedos y se hizo trizas contra el piso. Los pasos titubearon ante la puerta. ¿Hablaría? ¿Gritaría? ¡Entre, entre!, se preguntó. Se adelantó. Alguien subía por la rampa. Una mano hizo girar el picaporte. Sonrió a la puerta. La puerta se abrió. Ylla dejó de sonreír. Era su marido. La máscara de plata tenía un brillo opaco. El señor K entró y miró a su mujer sólo un instante. Sacó luego del arma dos fuelles vacíos y los puso en un rincón. Mientras, en cuclillas, Ylla trataba inútilmente de recoger los trozos del vaso. —¿Qué estuviste haciendo?— preguntó.


81


82


—Nada— respondió él, de espaldas, quitándose la máscara. —Pero... el arma. Oí dos disparos. —Estaba cazando, eso es todo. De vez en cuando me gusta cazar. ¿Vino el doctor Nlle? —No. —Déjame pensar—. El señor K castañeteó fastidiado los dedos. —Claro, ahora recuerdo. No iba a venir hoy, sino mañana. Qué tonto soy. Se sentaron a la mesa. Ylla miraba la comida, con las manode carn .z—¿Por qué? —No sé. No sé por qué. El viento se levantó en las alturas. El sol se puso, y la habitación pareció de pronto más fría y pequeña. —Quisiera recordar— dijo Ylla, rompiendo el silencio y mirando a lo lejos, más allá de la figura de su marido, frío, erguido, de mirada amarilla. —¿Qué quisieras recordar?—preguntó el señor K bebiendo un poco de vino. —Aquella canción—respondió Ylla—, aquella dulce y hermosa canción. Cerró los ojos y tarareó algo, pero no la canción. —La he olvidado y no sé por qué. No quisiera olvidarla. Quisiera recordarla siempre. Movió las manos, como si el ritmo pudiera ayudarle a recordar la canción. Luego se recostó en su silla. —No puedo acordarme— dijo, y se echó a llorar. —¿Por qué lloras?— le preguntó su marido. —No sé, no sé, no puedo contenerme. Estoy triste y no sé por qué. Lloro y no sé por qué. Lloraba con el rostro entre las manos; los hombros sacudidos por los sollozos. —Mañana te sentirás mejor— le dijo su marido. Ylla no lo miró. Miró únicamente el desierto vacío y las brillantísimas estrellas que aparecían ahora en el cielo negro, y a lo lejos se oyó el ruido creciente del viento y de las aguas frías que se agitaban en los largos canales. Cerró los ojos, estremeciéndose. —Sí— dijo. “Mañana me sentiré mejor”.

83


84


85


86


Moda Picknick

nuestro hombre se decía: “El Emperador está en el vestuario”.

Hace muchos años había un Emperador tan aficionado a los trajesnuevos, que gastaba todas sus rentas envestir con la máxima elegancia.

La ciudad en que vivía el Emperador era muy alegre y bulliciosa. Todos los días llegaban a ella muchísimos extranjeros, y una vez se presentaron dos truhanes que se hacían pasar por tejedores, asegurando que sabían tejer las más maravillosas telas. No solamente los colores y los dibujos eran hermosísimos, sino que las prendas con ellas confeccionadas poseían la milagrosa virtud de ser invisibles a toda persona que no fuera apta para su cargo o que fuera irremediablemente estúpida.

No se interesaba por sus soldados ni por el teatro, ni le gustaba salir de paseo por el campo, a menos que fuera para lucir sus trajesnuevos. Tenía un vestido distinto para cada hora del día, y de lamisma manera que se dice de un rey: “Está en el Consejo”, de

87


hombre que fuera estúpido o inepto para su cargo no podría ver lo que estaban tejiendo. No es que temiera por sí mismo; sobre este punto estaba tranquilo; pero, por si acaso, prefería enviar primero a otro, para cerciorarse de cómo andaban las cosas. Todos los habitantes de la ciudad estaban informados de la particular virtud de aquella tela, y todos estaban impacientes por ver hasta qué punto su vecino era estúpido o incapaz. «Enviaré a mi viejo ministro a que visite a los tejedores -pensó el Emperador-. Es un hombre honrado y el más indicado para juzgar de las cualidades de la tela, pues tiene talento, y no hay quien desempeñe el cargo como él». El viejo y digno ministro se presentó, pues, en la sala ocupada por los dos embaucadores, los cuales seguían trabajando en los telares vacíos. «¡Dios nos ampare! -pensó el ministro para sus adentros, abriendo unos ojos como naranjas-. ¡Pero si no veo nada!». Sin embargo, no soltó palabra. Los dos fulleros le rogaron que se acercase y le preguntaron si no encontraba magníficos el color y el dibujo. Le señalaban el telar vacío, y el pobre hombre seguía con los ojos desencajados, pero sin ver nada, puesto que nada había. «¡Dios santo! -pensó-. ¿Seré tonto acaso? Jamás lo hubiera creído, y nadie tiene que saberlo. ¿Es posible que sea inútil para el cargo? No, desde luego no puedo decir que no he visto la tela». -¿Qué? ¿No dice Vuecencia nada del tejido? -preguntó uno de los tejedores. -¡Deben ser vestidos magníficos! -pensó el Emperador-. Si los tuviese, podría averiguar qué funcionarios del reino son ineptos para el cargo que ocupan. Podría distinguir entre los inteligentes y los tontos. Nada, que se pongan enseguida a tejer la tela-. Y mandó abonar a los dos pícaros un buen adelanto en metálico, para que pusieran manos a la obra cuanto antes. Ellos montaron un telar y simularon que trabajaban; pero no tenían nada en la máquina. A pesar de ello, se hicieron suministrar las sedas más finas y el oro de mejor calidad, que se embolsaron bonitamente, mientras seguían haciendo como que trabajaban en los telares vacíos hasta muy entrada la noche. «Me gustaría saber si avanzan con la tela»-, pensó el Emperador. Pero había una cuestión que lo tenía un tanto cohibido, a saber, que un

88

-¡Oh, precioso, maravilloso! -respondió el viejo ministro mirando a través de los lentes-. ¡Qué dibujo y qué colores! Desde luego, diré al Emperador que me ha gustado extraordinariamente. -Nos da una buena alegría -respondieron los dos tejedores, dándole los nombres de los colores y describiéndole el raro dibujo. El viejo tuvo buen cuidado de quedarse las explicaciones en la memoria para poder repetirlas al Emperador; y así lo hizo. Los estafadores pidieron entonces más dinero, seda y oro, ya que lo necesitaban para seguir tejiendo. Todo fue a parar a sus bolsillos,pues ni una hebra se empleó en el telar, y ellos continuaron, comoantes, trabajando en las máquinas vacías.Poco después el Emperador envió a otro funcionario de su confianza ainspeccionar el estado de la tela e informarse de si quedaría prontolista. Al segundo le ocurrió lo que al primero; miró y miró, pero como.


89


en el telar no había nada, nada pudo ver. -¿Verdad que es una tela bonita? -preguntaron los dos tramposos,señalando y explicando el precioso dibujo que no existía. «Yo no soy tonto -pensó el hombre-, y el empleo que tengo no lo suelto. Sería muy fasti-

90

dioso. Es preciso que nadie se dé cuenta». Y se deshizo en alabanzas de la tela que no veía, y ponderó su entusiasmopor aquellos hermosos colores y aquel soberbio dibujo. -¡Es digno de admiración! -dijo al Emperador.


Todos los moradores de la capital hablaban de la magnífica tela, tanto, que el Emperador quiso verla con sus propios ojos antes de que la sacasen del telar. Seguido de una multitud de personajes escogidos, entre los cuales figuraban los dos probos funcionarios de marras, se encaminó a la casa donde paraban los pícaros, los cuales continuaban tejiendo con todas sus fuerzas, aunque sin hebras ni hilados. -¿Verdad que es admirable? -preguntaron los dos honrados dignatarios-.

91


92


93


94


95


96


97


Arquitectura El Centinela Arthur C. Clarke La próxima vez que vean ustedes la luna llena brillar alta en el sur, examinen atentamente el borde derecho y dejen resbalar la mirada a lo largo de la curva del disco. Allá donde serian las dos si nuestro satélite fuera un reloj, observaran un minúsculo óvalo oscuro: cualquiera que posea una vista normal puede descubrirlo. En una gran llanura rodeada de montañas, una de las más hermosas de la Luna, conocida con el nombre de Mare Crisium: el Mar de las Crisis. Casi quinientos kilómetros de diámetro, rodeada por un anillo de magníficas montañas, no había sido explorada nunca hasta que nosotros penetramos en ella a finales del verano de 1996. Nuestra expedición había sido cuidadosamente planeada. Dos grandes cargos habían transportado nuestras provisiones y nuestro equipo desde la base lunar del Mare Serenitatis, a ochocientos kilómetros. Disponíamos además de tres pequeños cohetes destinados al transporte a cortas distancias en regiones en las que era imposible servirse de los vehículos de superficie. Afortunadamente, la mayor parte del Mare Crisium es llana. No existen allí esas enormes grietas tan frecuentes y tan peligrosas en otras partes, y los cráteres o elevaciones de una cierta altura son bastante raros. A primera vista, nuestros potentes tractores oruga no tendrían la menor dificultad en conducirnos hasta donde quisiéramos ir. Yo era el geólogo, o selenólogo, si quieren ser ustedes pedantes, jefe del grupo destinado a la exploración de la zona sur del Mare. Habíamos recorrido un centenar y medio de kilómetros en una semana, bordeando los contrafuertes de las montañas que dominaban la playa de lo qué, muchos millones de años atrás, había sido un antiguo mar. Cuando la vida se había iniciado en la Tierra, aquel mar estaba ya moribundo. El agua retiraba de los flancos de aquellas maravillosas escolleras para fluir hacia el vacío corazón de la Luna. Sobre el suelo que estábamos recorriendo, el océano que no conocía mareas había alcanzado en su tiempo una profundidad de ochocientos metros, y ahora la única

98

huella de humedad que podía hallarse era la escarcha que descubrimos a veces en las profundidades de las cavernas, donde jamás penetra la luz del sol. Habíamos comenzado nuestro viaje al despuntar el alba lunar, y nos quedaba aún casi una semana de tiempo terrestre antes de que la noche cayera de nuevo. Descendíamos de nuestros vehículos cinco o seis veces al día, vestidos con nuestros trajes espaciales, y nos dedicábamos a la búsqueda de minerales interesantes, o plantábamos señales indicadoras para guiar a futuros viajeros. Era una rutina monótona y carente de excitación. Podíamos vivir confortablemente al menos durante un mes en el interior de nuestros tractores presurizados, y si nos ocurría algún


percance siempre nos quedaba la radio para pedir ayuda, tras lo cual no teníamos otra cosa que hacer másque aguardar la llegada de la nave que acudiría a rescatamos. Acabo de decir que la exploración lunar es una rutina carente de excitación, y no es cierto. Uno nunca se cansa de contemplar aquellas increíbles montañas, tan distintas de las suaves colinas de la Tierra. Al doblar un cabo o un promontorio, uno nunca sabía qué nuevos esplendores nos iban a ser revelados. Toda la parte meridional del Mare Crisium es un vasto delta donde, hace mucho tiempo, algunos desembarcaban en el océano, quizás alimentados por las torrenciales lluvias que habían erosionado las montañas durante el

corto período de la era volcánica, cuando la Luna era aún joven. Cada uno de aquellos antiguos valles era una tentación, un desafío a trepar hasta las desconocidas mesetas que había más allá. Pero teníamos aún un centenar y medio de kilómetros que cubrir, y todo lo que podíamos hacer era contemplar con envidia aquellas cimas que otros escalarían. Abordo del tractor vivíamos según el tiempo terrestre, y a las 22 horas exactamente enviábamos el último mensaje por radio a la Base y terminábamos nuestro trabajo. Afuera, las rocas seguían ardiendo bajo un sol casi vertical; para nosotros era de noche hasta que nos despertábamos de nuevo, tras ocho horas de sueño. Entonces uno de nosotros

99


preparaba el desayuno, se oía un gran zumbido de afeitadoras eléctricas, y alguien conectaba la radio que nos unía a la Tierra. Realmente, cuando el olor de las salchichas cociéndose comenzaba a llenar la cabina, a uno le resultaba difícil creer que no habíamos regresado a nuestro planeta: Todo era tan normal, tan familiar, excepto la disminución de nuestro peso y la lentitud con que caían todos los objetos. Era mi turno de preparar el desayuno en el ángulo de la cabina principal que servía como cocina. Pese a los años transcurridos, recuerdo con extrema claridad aquel momento,

100

porque la radio acababa de transmitir una de mis canciones preferidas, la vieja tonada gala David de las Rocas Blancas. Nuestro conductor estaba ya fuera, embutido en su traje espacial, inspeccionando los vehículos oruga. Mi asistente, Louis Garnett, en la cabina de control, escribía algo relativo al trabajo del día anterior en el diario de a bordo. Como cualquier ama de casa terrestre mientras esperaba a que las salchichas se cocieran en la sartén dejé que mi mirada vagase sobre las montañosas paredes que cercaban el horizonte por la parte sur, prolongándose hasta perderse de vista por el


vatura de la superficie, ya que la Luna es un mundo muy pequeño y el horizonte no estaba a más de tres kilómetros del lugar donde yo me hallaba. Levanté los ojos hacia los picos que ningún hombre había escalado nunca, aquellos picos que, antes del nacimiento de la vida sobre la Tierra, habían contemplado cómo se retiraba el océano, llevándose hacia su tumba la esperanza y las promesas de un mundo. El sol golpeaba los farallones con un resplandor que cegaba los ojos, mientras que, un poco más arriba, las estrellas brillaban fijas en un cielo más negro que la más oscura medianoche de invierno en la Tierra. Iba a girarme, cuando mi mirada fue atraída por un destello metálico casi en la cima de uno de los grandes promontorios que avanzaba hacia el mar, cincuenta kilómetros al oeste. Era un punto de luz pequeñísimo carente de dimensiones, como si una estrella hubiera sido arrancada del cielo por alguno de aquellos crueles picos, e imaginé que una roca excepcionalmente lisa captaba la luz del sol y me la reflejaba directamente a los ojos. Era algo que sucedía a menudo. Cuando la Luna entra en el segundo cuarto, los observadores de la Tierra pueden ver a veces las grandes cadenas montañosas del Oceanus Procellarum, el Océano de las Tormentas, arder con una iridiscencia blancoazulada debida al reflejo del sol en sus laderas. Pero sentía la curiosidad de saber qué tipo de roca podía brillar allá arriba con tanta intensidad, de modo que subí a la torreta de observación y orienté nuestro telescopio hacia el oeste.

este y por el oeste. Parecían no estar a más de tres kilómetros del tractor, pero sabía que la más próxima estaba a treinta kilómetros. En la Luna, por supuesto, las imágenes no pierden nitidez con la distancia, no hay ninguna atmósfera que atenúe, difumine o incluso transfigure los objetos lejanos, como ocurre en la Tierra. Aquellas montañas se elevaban hasta tres mil metros, surgiendo abruptas de la llanura como si alguna erupción subterránea las hubiera hecho emerger a través de la corteza en fusión. No se podía ver la base ni siquiera de la más próxima, debido a la acusada cur-

Lo que vi fue suficiente para despertar mi interés. Los picos montañosos, claros y nítidos en mi campo de visión, parecían no estar a más de ochocientos metros de distancia, pero el objeto que reflejaba la luz del sol era aún demasiado pequeño para poder ser identificado. Sin embargo, aunque no pudiera distinguirlo claramente, sí podía darme cuenta de que estaba provisto de una cierta simetría, y la base sobre la que se hallaba parecía extrañamente plana. Estuve observando durante un buen rato aquel brillante enigma, aguzando mi vista en el espacio, hasta que un olor a quemado proveniente de la cocina me informó que las salchichas del desayuno habían hecho un viaje de casi cuatrocientos mil kilómetros para nada. Mientras avanzábamos a través del Mare Crisium, aquella mañana, con las montañas irguiéndose a occidente, discutimos sobre el caso, y continuamos discutiendo a través de

101


la radio cuando salimos a realizar nuestras prospecciones. Mis compañeros sostenían que había sido probado sin la menor sombra de duda que jamás había existido ninguna forma de vida inteligente en la Luna. Las únicas cosas vivas que habían llegado a existir eran algunas plantas primitivas, y sus antecesoras, tan sólo un poco menos degeneradas. Esto lo sabía yo tan bien como todos, pero hay ocasiones en las que un científico no debe temer al ridículo. -Escuchad -dije firmemente-, quiero subir hasta allí arriba, aunque sólo sea para tranquilizar mi conciencia. Esta montaña tiene menos de cuatro mil metros, lo que equivale a setecientos con gravedad terrestre, y puedo hacérmela en una veintena de horas. Siempre he deseado escalar una de esas colinas, y aquí tengo un buen pretexto para hacerlo. -Si no te partes el cuello -dijo Garnett-, vas a ser el hazmerreír de la expedición cuando regresemos a la Base. De ahora en adelante, esta montaña se llamará seguramente la Locura de Wilson. -No me partiré el cuello -dije con firmeza-. ¿Quién fue el primero que escaló Pico y Helicon? -¿Pero no eras un poco más joven por aquel entonces? -preguntó suavemente Louis.

102

-Una razón de más para ir -dije muy dignamente. Aquella noche nos acostamos pronto, tras conducir el tractor hasta unos quinientos metros del promontorio. Garnett vendría conmigo al día siguiente; era un buen escalador y había participado conmigo en otras expediciones semejantes. Nuestro conductor se sintió muy feliz de quedarse guardando el vehículo. A primera vista, aquellas paredes parecían prácticamente inescalables, pero cualquiera que tuviera un poco de experiencia sabía que la escalada no presenta serias dificultades en un mundo donde el peso queda reducido a una sexta parte. El auténtico peligro del alpinismo lunar reside en el exceso de confianza: una caída desde cien metros en la Luna es tan mortal como una caída desde quince metros en la Tierra. Hicimos nuestro primer alto en una cornisa a unos mil quinientos metros de la llanura. La escalada no había sido difícil, pero el esfuerzo al que no estaba acostumbrado había envarado mis miembros, y me sentía feliz de poder descansar un poco. Visto desde allí, el tractor parecía un minúsculo insecto metálico al pie de la pared. Por radio comunicamos nuestro avance al conductor antes de proseguir la escalada.


estaría pensando Garnett, seguramente que era la empresa más absurda en la que se había embarcado. Yo no podía dejar de darle la razón, al menos en parte, pero el placer de la escalada, la seguridad de que nunca ningún hombre había llegado antes hasta allí, y la exaltante visión del paisaje, eran para mí una recompensa suficiente. No recuerdo haber experimentado ninguna excitación especial al hallarnos ante la pared rocosa que había examinado a través del telescopio el día antes, desde una distancia de cincuenta kilómetros. Se extendía hasta una veintena de metros por encima de nosotros y allá, en aquella explanada, se hallaba el objeto que me había atraído a través de toda aquella extensión desértica. Casi con toda seguridad no era más que un bloque de roca nacido en alguna época pasada a consecuencia del impacto de un meteorito, con los planos de estratificación pulidos y brillantes aún en la inmovilidad eterna e inmutable.

Dentro de nuestros trajes la temperatura era agradablemente fresca, puesto que el sistema de refrigeración anulaba los efectos del ardiente sol y eliminaba al exterior los desechos de nuestra transpiración. Hablábamos raramente, salvo que debiéramos intercambiar instrucciones o discutir acerca del mejor camino a seguir. No sabía lo que

La roca no tenía apoyos, de modo que tuvimos que usar un garfio. Mis cansados brazos parecieron recuperar una nueva fuerza cuando lancé el anda de tres puntas haciéndola girar sobre mi cabeza. La primera vez falló su presa, y cayó lentamente cuando tironeamos de ella para comprobar su solidez. Al tercer intento las púas se sujetaron sólidamente, y ni siquiera el peso combinado de nuestros dos cuerpos consiguió moverla.

103


Garnett me lanzó una ansiosa mirada. Hubiera podido decirle que deseaba subir yo primero, pero me limité a sonreír a través del cristal del casco y agité la cabeza. Luego, lentamente, sin prisas, inicié el último tramo de la ascensión. Aún enfundado en el traje espacial, pesaba tan sólo veinte kilos, por lo que subí a pulso, sin enroscar la cuerda entre mis piernas ni ayudarme con los pies contra la pared. Cuando alcancé el borde me detuve un instante para saludar con la mano a mi compañero, luego di el último tirón, me icé de pie sobre la plataforma, y contemplé lo que había ante mí. Hasta aquel momento estaba casi convencido de que no iba a descubrir nada extraño o insólito allí. Casi, pero no completamente, y era esa torturante duda la que me había empujado hasta allí. Bueno, la duda había sido disipada, pero la tortura apenas acababa de empezar. Me encontraba en una explanada de unos treinta metros de profundidad. En alguna ocasión había sido lisa, demasiado lisa para ser natural, pero los impactos de los meteoritos habían mordido y cribado su superficie a través de incontables eones. Y había sido nivelada para poder sostener una estructura translúcida, burdamente piramidal, de dos veces la altura de un hombre, encajada en la roca como una gigantesca gema facetada. Probablemente no experimenté ninguna sensación durante los primeros segundos. Luego, inexplicablemente, sentí una extraña alegría. Porque yo amaba la Luna, y ahora sabía que el musgo que trepaba en Aristarco y Eratóstenes no era la única forma de vida que había producido cuando era joven. Los antiguos y desacreditados sueños de los primeros exploradores eran ciertos. Después de todo había existido una civilización lunar, y yo había sido el primero en descubrirla. El hecho de haber llegado con un millón de años de retraso no me preocupaba; tenía bastante con haber llegado. Mi cerebro comenzaba a funcionar de nuevo normalmente, analizando, planteando preguntas. ¿Qué era aquella construcción? ¿Un santuario... o alguna otra cosa que en mi lengua no tenía nombre? Si era una construcción habitable, ¿por qué la habían edificado en aquel lugar casi inaccesible? Me pregunté si se trataría de un templo, e imaginé ver a los adeptos de alguna extraña región invocando a sus divinidades para que les

104

salvaran la vida mientras la Luna declinaba con la muerte de sus océanos. Avancé unos pasos para examinar más de cerca el objeto, pero la cautela me impidió acercarme demasiado. Entendía un poco de arqueología, e intenté establecer el nivel de la civilización que había aplanado aquella montaña y erigido aquellas superficies resplandecientes que me cegaban aún. Pensé que los egipcios hubieran estado en condiciones de erigir una construcción


como aquélla, siempre que sus operarios dispusieran del extraño material que aquellos arquitectos aún más antiguos habían utilizado. Debido a que el objeto era relativamente pequeño, no se me ocurrió pensar que probablemente estaba examinando el producto de una raza más avanzada que la nuestra. La idea de que en la Luna hubieran existido seres inteligentes era ya bastante difícil de asimilar, y mi orgullo se negaba a dar el último y más humillante paso. Y luego observé algo que hizo que los cabellos se me erizaran en la nuca, algo tan trivial

e inocuo que quizá cualquier otro nunca lo hubiera visto. Ya he dicho que la explanada había sido torturada por la caída de los meteoritos, de tal modo que estaba recubierta de una espesa capa de polvo cósmico, ese polvo que se extiende como un manto por la superficie de todos los mundos en los que no existen vientos que puedan turbarlo. Sin embargo, tanto el polvo como las señales dejadas por los meteoritos terminaban bruscamente en el borde de un amplio círculo en el centro del cual se hallaba la pirámide, como si un muro invisible la protegiera de

105


las inclemencias del tiempo y del lento pero incesante bombardeo del espacio.

me traspasó la certeza de que aquella raza era tan extranjera a la Luna como lo era yo.

Sentí que alguien estaba gritando en mis auriculares, y finalmente me di cuenta de que Garnett me estaba llamando desde hacía rato. Avancé con paso vacilante hacia el borde de la explanada y le hice señas de que subiera, porque no me sentía muy seguro de ser capaz de hablar. Luego me giré de nuevo hacia el círculo en el polvo. Me incliné y tomé un fragmento de roca, y lo lancé, sin excesiva fuerza, hacia el brillante enigma. Si la piedra hubiera desaparecido al chocar contra aquella invisible barrera no me hubiera sorprendido, pero se limitó a caer al suelo, como si hubiera chocado contra una superficie curva.

En el transcurso de veinte años de exploraciones no habíamos hallado ningún otro rastro de vida a excepción de algunas plantas degeneradas. Ninguna civilización lunar, aún moribunda, podía dejar tan sólo una única prueba de su existencia.

Ahora sabía que el objeto que tenía ante mí no podía ser comparado con ninguna obra de mis antepasados. No era una construcción sino una máquina, que se protegía a sí misma a través de unas fuerzas que habían desafiado la eternidad. Aquellas fuerzas, cualesquiera que fuesen, seguían funcionando aún, y quizás yo me había acercado demasiado a ellas. Pensé en todas las radiaciones que el hombre había capturado y dominado en el transcurso del último siglo. Por lo que sabía, podía hallarme incluso condenado para siempre, como si hubiera penetrado en la atmósfera silenciosa y letal de una pila atómica no aislada. Recuerdo que me giré hacia Garnett, que se había reunido conmigo y permanecía inmóvil a mi lado. Me pareció tan absorto que no quise molestarle, y me dirigí hacia el borde de la explanada esforzándome en ordenar de nuevo mis pensamientos. Allí, delante de mí, se extendía el Mare Crisium, extraño y fascinante para casi toda la humanidad, pero conocido y tranquilizador para mí. Levanté la mirada hacia la hoz de la Tierra que yacía en su cuna de estrellas, y me pregunté qué habían ocultado sus nubes cuando aquellos desconocidos constructores habían terminado su trabajo. ¿Era la humeante jungla del Carbonífero, la desierta orilla de los océanos sobre la que reptaban los primeros anfibios para conquistar la tierra firme..., o un período más anterior aún, el periodo de la soledad, antes de que la vida iniciara su desarrollo? No me pregunten por qué no intuí antes la verdad, que ahora parece tan obvia. En la excitación del descubrimiento, me había convencido a mí mismo de que la aparición cristalina debía de haber sido construida por una raza que había vivido en el remoto pasado lunar, pero de pronto, con una terrible fuerza,

106

Volví a mirar la resplandeciente pirámide, y me pareció más extraña que nunca a cualquier cosa perteneciente a la Luna. Y entonces, de golpe fue sacudido por un estallido de risa histérica, provocado por la excitación y por la excesiva fatiga. Porque me había parecido que la pirámide me dirigía la palabra y me decía: “Lo siento, pero yo tampoco soy de aquí”. Hemos necesitado veinte años para conseguir romper aquel invisible escudo y alcanzar la máquina encerrada en aquellas paredes de cristal. Lo que no hemos podido comprender


lo hemos destruido finalmente con la salvaje potencia de la energía atómica, y he podido ver los fragmentos de aquel hermoso y brillante objeto que descubriera allí, en la cima de la montaña. No significaban absolutamente nada. Los mecanismos de la pirámide, suponiendo que lo sean, son fruto de una tecnología que se halla mucho más allá de nuestro horizonte, quizás una tecnología de fuerzas parafísicas. El misterio continúa atormentándonos cada vez más, ahora que hemos alcanzado otros planetas y sabemos que sólo la Tierra ha sido cuna de vida inteligente en nuestro Sistema. Una civilización antiquísima y desconocida perteneciente a nuestro mundo no podría haberla construido, ya que el espesor del polvo meteórico en la explanada nos ha permitido calcular su edad. Aquel polvo comenzó a posarse antes de que la vida hiciera su aparición en la Tierra.

Cuando nuestro mundo alcanzó la mitad de su edad actual, algo que venía de las estrellas pasó a través del Sistema Solar, dejó aquella huella de su paso, y prosiguió su camino. Hasta que nosotros la destruimos, aquella máquina cumplió su cometido. Y empiezo a intuir cuál era. Alrededor de cien mil millones de estrellas giran en el círculo de la Vía Láctea, y, hace mucho tiempo, otras razas de los mundos pertenecientes a otros soles deben de haber alcanzado y superado el estadio en el que ahora nos hallamos nosotros. Piensen en una tal civilización, muy lejana en el tiempo, cuando la Creación era aún tibia, dueña de un universo tan joven que la vida había surgido tan sólo en una infinitésima parte de mundos. La soledad de aquel mundo es algo imposible de imaginar, la soledad de los dioses que miran a través del infinito y no hallan a nadie con quien compartir sus pensamientos.

107


Deben de haber explorado las galaxias como nosotros exploramos los mundos. Por todos lados había mundos, pero estaban vacíos, o a lo sumo poblados de cosas que se arrastraban y eran incapaces de pensar. Así debía de ser nuestra Tierra, con el humo de los volcanes ofuscando aún el cielo, cuando la primera nave de los pueblos del alba surgió de los abismos más allá de Plutón. Rebasó los planetas exteriores apresados por el hielo, sabiendo que la vida no podía formar parte de sus destinos. Alcanzó y se detuvo en los planetas interiores, que se calentaban al fuego del Sol, esperando a que comenzara su historia.

108

Aquellos exploradores deben de haber observado la Tierra, sobrevolando la estrecha franja entre los hielos y el fuego, llegando a la conclusión de que aquél debía de ser el hijo predilecto del Sol. Allí, en un remoto futuro, surgiría la inteligencia; pero ante ellos quedaban aún innumerables estrellas, y nunca regresarían por aquel mismo camino. Así pues, dejaron un centinela, uno de los millones que deben de existir esparcidos por todo el universo, vigilando los mundos en los cuales vibra la promesa de la vida. Era un faro que, a través de todas las edades, señalaba pacientemente que aún nadie lo había descubierto.


Quizás ahora comprendan por qué la pirámide de cristal fue instalada en la Luna y no en la Tierra. A sus creadores no les importaban las razas que luchaban aún por salir del salvajismo. Nuestra civilización les podía interesar tan sólo si dábamos prueba de nuestra capacidad de supervivencia, lanzándonos al espacio y escapando así de la Tierra, nuestra cuna. Este es el desafío que, antes o después, se plantea a todas las razas inteligentes. Es un desafío doble, porque depende de la conquista de la energía atómica y de la decisiva elección entre la vida y la muerte. Una vez superado este punto crítico, era tan sólo cuestión de tiempo que descubriéramos la pirámide, y la forzásemos para

ver lo que había dentro. Ahora ya no emite ninguna señal, y aquellos encargados de su escucha deben de haber vuelto su atención hacia la Tierra. Quizás acudan a ayudar a nuestra civilización, aún en su infancia. Pero deben de ser viejos, muy viejos, y a menudo los viejos son morbosamente celosos de los jóvenes. Ahora ya no puedo mirar la Vía Láctea sin preguntarme de cuál de esas nebulosas estelares están acudiendo los emisarios. Si me permiten hacer una comparación bastante vulgar, hemos tirado del aparato de alarma, y ahora no podemos hacer otra cosa más que esperar.No creo que tengamos que esperar mucho.

109


Dirección y edición: O. Fossey Curaduría editorial: S. Iglesias Corrección de estilo: U. Buendía Diseño de arte:

Ridley Scott

Fotografía y efectos: Daft Punk Estrategia de mercado: Elena Vargas Colavoraciones: Arhtur C. Clarke Coeditor de estilo: Nora Espino Coordinador de impresos: E. Ivan Coordinador de 3d: H. Maya Coordinador de audio: C. Carlos

Producciones ICONOS

Agradecimientos a los dueños originales de todas las imágenes que fueron tomadas bajo préstamo para la realización de esta revista.

110


111


112

Atempo  

Revista ficción

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you