5 minute read

Proyecto de Bienestar Mental

Cómo los antiguos registros de un hospital psiquiátrico podrían ayudar a informar sobre la atención de salud mental moderna

WMUK | Por Jodi Miesen

Advertisement
Una tarjeta de admisión redactada a mediados de siglo del Hospital Estatal de Kalamazoo.

Una tarjeta de admisión redactada a mediados de siglo del Hospital Estatal de Kalamazoo.

Ann Chapleau

Los expertos en la materia coinciden en que algunos métodos antiguos de tratamiento de las enfermedades mentales pertenecen al pasado. Pero uno de ellos podría revivir, según un profesor de la Western Michigan University.

KALAMAZOO, MI -El Hospital Psiquiátrico de Kalamazoo estaba haciendo limpieza. Estaba a punto de destruir miles de antiguos expedientes de pacientes, cuando intervino la profesora de la Universidad de Western Michigan Ann Chapleau. Chapleau enseña terapia ocupacional y quería saber qué podían revelar los archivos sobre el tratamiento de la salud mental hace 70 años.

En los años 40 y 50, la atención a la salud mental se centraba en las actividades. Desde el punto de vista científico, este trabajo de calma y concentración se conocía como terapia ocupacional. Cosas como tejer cestas, trabajar con arcilla o incluso cuidar animales de granja se utilizaban para tratar a pacientes con enfermedades mentales graves.

La terapia ocupacional era muy popular en el Hospital Psiquiátrico de Kalamazoo, entonces llamado Hospital Estatal de Kalamazoo. Greta Decker trabajó en la unidad infantil en los años 70 y 80.

“No conocí a ningún estudiante allí que no quisiera ir a terapia ocupacional. Era un refugio seguro para los niños. Podían explorar las cosas que les interesaban. La mayor parte de las veces era un trato individual”, dijo Decker a Chapleau en una entrevista.

“Para alguien que tiene mucha ansiedad y excitación, esa es la forma natural de canalizar algo de eso”, dijo Chapleau sobre la terapia ocupacional, que tiene como objetivo abordar las necesidades físicas y psicosociales de un paciente.

Chapleau dijo que no pidió los historiales completos. En cambio, pidió acceso a los registros de admisión de los pacientes, que el hospital guardaba en fichas.

“Las fichas contienen mucha información sobre el ingreso y el alta, los antecedentes familiares, los diagnósticos y los ingresos repetidos”, dijo Chapleau.

Chapleau y sus colegas estudiaron detenidamente los 5.600 registros obtenidos mediante la orden de suspensión. También revisaron las memorias de antiguos trabajadores de KPH, fotos del hospital y antiguas entrevistas. Una de ellas fue realizada a Clarence Schrier, superintendente médico de KPH desde mediados de los años 50 hasta mediados de los 70. Schrier recordaba cuando el hospital tenía granjas.

“Los pacientes vivían allí”, dijo Schrier. “Trabajaban en las granjas. Tenían sus actividades en las granjas. A veces tenían sus propios huertos; jardines de flores, huertos de verduras”.

Chapleau y su equipo realizaron incluso algunas entrevistas adicionales, como la de Greta Decker. También hablaron con Rosie Coy, que fue estudiante de terapia ocupacional en el KPH en la década de 1950. Trabajó en el “cuarto de las escobas” del hospital, donde los pacientes hacían escobas y otras manualidades.

“Era increíble. Algunos de ellos hacían hermosos dibujos”, dijo Coy. “Y luego los enmarcaban. Y creo que se vendían, o tal vez los recibía su familia”.

Chapleau publicó las historias orales en YouTube. Pero no se limita a documentar el pasado. Quiere saber cómo los métodos antiguos podrían informar sobre la atención a la salud mental en el futuro. Chapleau se ha centrado en los años que van de 1945 a 1954, antes de los tranquilizantes o del potente fármaco antipsicótico Thorazine.

La profesora Ann Chapleau con su presentación en PowerPoint de su investigación en el Hospital Psiquiátrico de Kalamazoo.

La profesora Ann Chapleau con su presentación en PowerPoint de su investigación en el Hospital Psiquiátrico de Kalamazoo.

“Bromeo con que, ya sabes, todos nos tragábamos el cuento de que la vida era horrible antes del Thorazine, y todo el mundo corría con camisas de fuerza y era torturado. Y ahora todo es genial. ‘Gracias a Dios que tenemos todos estos medicamentos’. Cuando pienso que el panorama es tan diferente a eso”, dijo.

Chapleau admitió que había algunos aspectos horripilantes en el tratamiento de la salud mental a mediados del siglo XX, como las lobotomías (aunque cayeron en desgracia a finales de los años 50) y las esterilizaciones forzadas. Pero al estudiar los archivos de la KPH, Chapleau dijo que el tratamiento moderno puede haberse inclinado demasiado hacia los fármacos y haberse alejado de la terapia ocupacional. Sostuvo que la terapia ocupacional se utilizaba para tratar con éxito a pacientes incluso con enfermedades mentales graves.

“Tenían duraciones de estancia más cortas de lo que esperábamos y éxito en la aclimatación a la comunidad”, dijo Chapleau. “Y eso, sabemos que, durante ese tiempo, se dedicaron a actividades ricas en ocupación”.

Jeff Patton está más entusiasmado con el modelo de tratamiento actual. Patton es el director de Integrated Services of Kalamazoo, la principal agencia de servicios de salud mental de la zona.

“En los hospitales no se limitan a recetar medicamentos”, dice Patton. “Tienen terapia ocupacional, tienen trabajo social, tienen psicología, tienen educación, tienen todo tipo de cosas, programas de rehabilitación psicosocial y hospitales. Es decir, es un conjunto completo de apoyos y servicios”.

Pero tras ver un resumen de la investigación de Chapleau, Patton dijo que era “interesante”. Sobre todo, porque los medicamentos no funcionan para todo el mundo.

“Creo que, si ella está haciendo el caso de que la terapia ocupacional se puede utilizar más ampliamente de lo que es, ella podría tener razón en eso”, dijo Patton.

Chapleau subrayó que sus hallazgos son preliminares, pero espera que inspiren a otros investigadores a hacer un seguimiento. En este momento, está en proceso de poner su trabajo en línea para que otros estudiosos tengan acceso a él.

Este reportaje forma parte del Proyecto de Bienestar Mental, una iniciativa periodística orientada a la búsqueda de soluciones que cubre los problemas de salud mental en el suroeste de Michigan, creada por la Southwest Michigan Journalism Collaborative. SWMJC es un grupo de 13 entidades de la región que tiene por objetivo fortalecer el periodismo local. Para más información, visite swmichjournalism.com.