Page 1

Grafiti Grafiti interior interior Eduardo Villalobos Yannarella Eduardo 3 Villalobos Yannarella 3


Grafiti interior

Eduardo Villalobos Yannarella 3


Portada e ilustraciones: edú Diseño: Naranja Digital S.R.L. 8346-5036

Todos los derechos reservados. Ninguna parte de este libro puede ser reproducido, guardada en un sistema de recuperación o transmitida de ninguna manera o por ningún medio: electrónico, mecánico, fotocopiado, grabado o de otra manera sin el permiso por escrito del autor.

4


Prólogo Los seres, el tiempo… y algo más

Si bien el tiempo es el eje estructurante del arte de todas las épocas, no siempre se manifiesta de la misma manera. Por lo general, se expresa de acuerdo con la concepción de la existencia de cada momento. Hay temporalidades lineales, cíclicas, progresivas y combinaciones de éstas, que dan lugar a originales reconfiguraciones artísticas. Pero hay un sentido común a todas ellas: la obsesión humana por el tiempo, sabernos finitos, querer saber exactamente dónde estamos y vivir siempre en el pasado o en el futuro y pocas veces en el presente. Un buen ejemplo es el “hipérbaton histórico”, definido por Mijail Bajtin para explicar la temporalidad épica: vivir en el pasado los ideales del futuro, plasmar en pretérito los sueños y esperanzas, todo desde el presente. En ese sentido, el poemario Grafiti interior, de Eduardo Villalobos Yannarella, es una muestra de la poesía – filosofía que se vuelca sobre la existencia en el tiempo, de una manera muy particular, porque ya sea desde la poesía misma o echando mano del recurso de la metaficción busca definir qué es el tiempo y cómo se vive desde un yo consciente de él. No un yo cualquiera, sino uno que es filósofo y poeta, sin importar el orden de esos conceptos. Así, varios poemas se convierten en términos de un glosario filosófico. Por ejemplo, el poema “IV” dice: 5


Niñez: caja de pandora. Juventud: loca poesía. Madurez: edad en que se produce para el bienestar de otros. Vejez: edad en que todo se vale porque nada se puede. En los cuatro versos anteriores se define la vida en cada una de sus etapas. ¿De qué está hecha la existencia humana, según el poeta filósofo o el filósofo poeta? La respuesta la ofrecen los principales temas del texto. En primera lugar la existencia es poesía, ésta le da sentido a la vida. Por otra parte, el “ars poética” de esta obra estipula que la poesía es una de las estrategias más eficaces para vencer al tiempo. Las personas dejarán de existir, pero siempre quedará la poesía. De esto deja constancia el poema “Arraigándose a la vida”: Se daban de versos los poetas, entre copas amores, y glorias buscándole sentido a la existencia. Al pie de la mesa; una cucaracha boca arriba movía insistente sus patas, tratando de asirse a la vida sin más opción que la muerte. Si la poesía rescata las vivencias puede eternizar también el amor y expresarlo intensamente. La emoción del primer encuentro, los pequeños objetos compartidos, el amor que perdura a pesar de la adversidad, pueden ser rescatados en el poema, como en una 6


fotografía. El amor y la poesía se colocan en el mismo plano, ambos rescatan de la muerte. En segundo lugar, con base en una concepción del tiempo como vivencia relativa, se define lo trascendente y sus manifestaciones; lo que da lugar a las más bellas y originales figuras literarias. Las diferentes imágenes y premisas conllevan la evocación obligada del universo de Einstein, quien en las más simples palabras dijo: “Si un joven se sienta en una estufa caliente por un minuto, le parecerá una hora; pero si se siente una hora con una linda muchacha le parecerá un minuto”. El poema “Tiempo que fluye, tiempo que pasa” expresa una concepción que se acerca mucho a esa frase, en el sentido de cómo percibimos el tiempo y lo vivimos: De niño, me maravillaba el devenir, lo respiraba como esperanza pura. De joven cual recurso inagotable lo dilapidé hasta empacharme de vida. Al alcanzar la madurez lo acrisolé en trabajo, sustento y familia. Ahora, en otoño, el tiempo sopla arrancándome células muertas, obsoletas mudas de reptil, secuela de calendarios idos, presagiando metamorfosis. Desde la perspectiva temporal dicha y en relación con los seres hechos del tiempo, lo trascendente se compone de todas y de cada una de las intrascendentes vivencias cotidianas –y lo más sorpresivo7


encarnadas en los insignificantes objetos que siempre nos acompañan y a los que siempre vemos sin verlos ni tener conciencia de ellos, como la cobija, el ropero, la ventana, el huevo, el comemaíz. De la misma forma emergen los sentimientos y las emociones ligados a las circunstancias. Otros dos temas se relacionan con el tiempo y la poesía: la música y el sueño. Los poemas los presentan como puertas de escape del tiempo. Tiempo y música, dos medios para atrapar los instantes más amados, aquellos que solo una serie de figuras sensoriales puede evocar. Como en el poema “Música maestro, en el que confluyen formas y sensaciones: Soñé que jugábamos entre los las líneas del pentagrama, y brincábamos la rayuela a las escondidas de cada compás. Soñé que entre mis apretadas manos depositabas una clave de sol, tu prenda más preciada. De pronto, desde las entrañas de una partitura añeja brotó un valsecillo lento al ritmo de un, dos, tres…, queso. Lo emotivo, el recuerdo amoroso, la sensualidad se entrelazan con el cuestionamiento de lo que se cree que existe de por sí. Aquí se escucha fuertemente la voz del filósofo preguntando por una realidad que vive en la palabra, significado de un diccionario cargado 8


de verdades a medias. En el poema ¿Locura?, el mismo título hace referencia a una ruptura con lo establecido y las preguntas redefinen, a partir de la distorsión de la percepción simplemente racional de los objetos y los seres: ¿Si el espejo invierte la imagen, por qué no lo hace también de arriba abajo? Qué fácil es decir lo que son las cosas, qué imposible decir lo que es la nada. Tanto que se dice de la luz y nadie define la oscuridad. ¿Cómo se habla de la vida sin saber lo que es la muerte? Se preguntaba el loco. El loco es él, el yo lírico, porque la poesía es una forma extrema de locura; todo el mundo se desarticula en la palabra poética, la que nos hace vivir un instante en el otro lado de la vida, el que nadie ha visto, el que nunca se había nombrado. En fin, el poemario Grafiti interior más transita por las diferentes dimensiones reales e imaginarias, físicas y metafísicas en las que habitan los seres y por las que son habitados, seres hechos de tiempo, transformados y transformadores, buscándole sentido a su existencia. Máster Iris Mayela Chaves Alfaro

9


10


Al poeta y maestro de poetas Erick Gil Salas que me ense帽贸 a afinar la lira y cantar sin diapas贸n ni rima.

11


12


Pentagrama en las manos 13


Equinoccio de primavera

Zarandeaba su luz el tiempo por el arabesco de mi boscosa vida, cuando lloviste anegando de verdes mi existencia; floreció mi lira-fénix y desplegó sus pétalos cantando: réquiem al invierno, dicha para mi alma y aleluya a la primavera.

6

14


A veces

A veces la existo y la escribo, a veces la olvido y la borro. Hay dĂ­as que le doy sepultura entre las hojas de mis versos, otros la esculpo y la amaso en mis vacĂ­as manos. A veces la odio, la olvido y la borro, a veces la existo, la escribo y la amo

7

15


Eureka

En el cuadrante de mi memoria de nuestro primer beso, trescientas varas norte, cincuenta este, una escolta de romรกnticas neuronas me condujo a la puerta del aula 11-3 donde te vi por vez primera.

8

16


Ojos color de espejo

TenĂ­a ojos color de espejo, lunas reflejos alrededor sin azahar ni destino, ni margaritas que deshojar. Era sola escarbando su mundo. TenĂ­a ojos color de espejo, por eso nadie la pudo amar.

9

17


Impaciencia

El tiempo balanceándose en el columpio del péndulo dibuja y borra su sardónica risa, mientras invoco en vano Thalía. la presencia de la musa Talía Ella, poramo, su parte, ¡te te amo, te amo! juega a las escondidas con mi paciencia usando mis versos para jugar solitario. Dúo paralelo y estático Alfombras de generoso musgo 10

El ahora: ya se encuentra reencauchado 18


Amor de adolescentes

Aprovechando un reloj perdido, avanzan, con la idea de no llegar a ninguna parte. Teniéndose el uno al otro, ¡no importa el mundo colapse! Sus dedos entretejidos en maraña de duro acero, las pieles emiten y receptan amor agudizando al máximo el placer del tacto, y las recíprocas miradas copulan en infinitud de besos. 11

19


No dejes para mañana

Ella dijo no, pero en sus ojos tal vez mañana. Esperó paciente, esperó… El tiempo, hiperactivo pasó corriendo muchas veces, limpiándose el sudor de almanaques idos. Un día inesperado, dijo sí, pero sus ojos no tenían ningún mañana. 12

20


Begonias y besos

A mi esposa Meicel Jiménez V.

Una tarde en que sembrando noche, la penumbra nos enredó entre una maraña de caricias, begonias, y besos, fue el instante en que el tiempo cultivó en mi memoria infértil oasis perenne, devenir constante. Aquella tarde, la nuestra. de begonias y besos me embriagaste.

13

21


Fuego Verde

Aquella niña bella tenía la mirada verde y penetrante. Con el tiempo la olvidó, no así sus ojos que, tatuaron su memoria de por vida.

14

22


Último diluvio

El ojo que todo lo ve sintonizó el tercer planeta del Sol. Aquel diluvio no fue obra suya, ni era de agua pura, lo habían fabricado los hombres y llovía polvo radioactivo. La nave gigante Arca 0, despegó hacia el espacio para prolongar la agonía, tampoco se podía retornar a buscar la ramita de olivo en el pico del buitre. Tomó el arco iris, 15

23


lo guard贸 en la bodega de los chunches viejos y continu贸 fabricando estrellas.

24


¿Dónde estás poesía?

Pinché la tierra con mi pluma preñada de versos y la encontré vacía, buceé lagos y mares y sólo hallé silenciosas respuestas, escruté las galaxias una a una y sólo encontré incógnitas, hurgué en el fondo de mi alma y ahí estabas agazapada.

17

25


Impunidad

No hubo más primaveras, la última la atropelló una amarga despedida que se dio a la fuga.

18

26


Cuando

Cuando me hablas, oigo dúos de flautas y violines; cuando me miras, tus pupilas se transforman en cúpula celeste; cuando acaricias mi piel siento retumbar el paso de mil ejércitos romanos, pero cuando te sueño…, no quisiera despertar. .

19

27


Enjambre de amor

Queriendo escribirte un poema de amor, percibí un enjambre sísmico de versos que abrieron mi inspiración poniendo al descubierto miles de poemas depresencia diferentesde magnitudes, la la musa Talía cuyas réplicas decían: amo¡ ¡te amo, te amo, te amo!

Dúo paralelo y estático 20

Alfombras de generoso musgo 28

El ahora: ya se encuentra reencauchado


Ser en ti

El bien se concibe en el contexto del mal, la verdad emerge y se delata entre falsedad, lo bueno y lo malo son carencias recĂ­procas, la belleza destaca en el marco de la fealdad, y yo no podrĂ­a existir sin el entorno de tu presencia.

21

29


Una de dos

Cuando me coloco los anteojos para escuchar, afino la mirada para mejorar el olfato, palpo el peri贸dico para saborear las noticias, degusto el color de las comidas, me estoy haciendo viejo o poeta.

22

30


Honor al mérito

Eugenio Lucas fisicomatemático, estudioso, constante y profundo, recibió el premio Novel por descubrir la eternidad en las entrañas dentadas de un reloj sin cuerda.

23

31


El ideรณlogo

El ideรณlogo que propuso un cambio radical, fue quien inaugurรณ la nueva constituciรณn con los ojos vendados y el paredรณn a su espalda.

24

32


¿Locura?

¿Si el espejo invierte la imagen, por qué no lo hace también de arriba abajo? Qué fácil es decir lo que son las cosas, qué imposible decir lo que es la nada. Tanto que se dice de la luz y nadie define la oscuridad. ¿Cómo se habla de la vida sin saber lo que es la muerte? Se preguntaba el loco.

25

33


a Talía

o!

Vanidad

o

o musgo

ntra reencauchado El cambio de su saludable dentadura por una de oro macizo la maestra costumbre de descalzarse, indisciplinado dey la gravedad, sin cuerpo pero fueron las razones por las que un rayo lo escogió a. entre los asistentes al estadio.

ar) dirección que sigue un balón en una mejenga

III

y cariño, 26

34


Mi general

Ni siquiera luchó por la patria, la heredó de su padre, al igual que las botas, el epitafio, la espada herrumbrada, la pechera de corcholata y el quepis con el águila de oropel. Hizo del país su banquete, hasta que sus mismos esbirros lo apuñalearon como al César; pero el águila imperial depredadora y carroñera no dejó que sus desperdicios lograran mancillar la tierra.

27

35


Todavía es tiempo

¿Se te cristalizan a menudo las neuronas en ecuaciones matemáticas, sientes correr aceite por las venas, las yemas de los dedos se te han tatuado con mayúsculas de letra imprenta? entonces, recurre a la poesía, encárnala y volverás a transitar por la senda de lo humano.

28

36


¡Por fin!

La cuerda que había venido deshilachando sus filamentos de angustia, por fin se rompió, ¡había llegado el día de pago! La araña de la existencia maltrecha y sudorosa después de un respiro… empezó a tejer una nueva quincena.

29

37


Somos el mejor reflejo de nosotros mismos

Me asome al visor del espejo y vi los estragos que el tiempo había hecho en mi persona. Conociendo que el espejo goza fama de ser fiel, pero conserva el defecto de invertir las imágenes, lo viré. Ahora me contemplo en su cara posterior de cartón: me creció el pelo, siento la piel lozana, mis dientes se enfilaron, 30

38


se me reactiv贸 la sonrisa y estren茅 una voz atemperada para seguirle cantando a la vida.

39


El líder

Apoyando en las espaldas del pueblo se impulsa, llegando a volar más que el águila imperial. Allá se contempla a sí mismo en la negra soledad.

32

40


Justicia

En el juicio más sonado de la época, la justicia, sabia pero ciega, tuvo que declararse culpable a si misma y prescribirse operación de cataratas.

33

41


Guerra, paz y poesĂ­a

I Cuando las armas tuvieron la palabra, los cobardes enmudecĂ­an, ahora que la paz venciĂł a la guerra, ellos pretenden disertar, sin tener nada que decir.

34

42


II El ejĂŠrcito fue abolido, las armas enterradas, y en aquellos gloriosos campos retoĂąaron tractores sin orugas, violines sin cuerdas.

35

43


III En tiempos de guerra, los poetas son pocos y buenos; en tiempo de paz abundan, pero difĂ­cilmente buenos.

36

44


IV El suave soplo de los versos hace hondear estandartes de guerra. ÂżDĂłnde encontrar poetas que apacigĂźen tormentas?

37

45


Mi primer insomnio

La tenue luna menguante penetró el tragaluz y se proyectó sobre el centenario reloj. Las afiladas saetas de la amarillenta carátula herían los números romanos transmutándolos en larvas de cucaracha que reventaban en múltiplos de sesenta. Luego, la silente claridad, abandona el teatro y continua su lento caminar por las paredes empapeladas de rombos añejos e incoloros. 38

46


Los dinteles de la penumbra, segmentaron tonalidades de silencio ante mis infantiles pรกrpados, que procedieron a acurrucarse de nuevo en la dulce inconsciencia.

47


Saber y nadar

Al que no sabe se le enseña, al que sabe, ¿para qué?, tampoco al que cree que sabe porque nunca pudo encontrar mejor maestro que si mismo. Por eso, quien sabe nadar, conquista la orilla, el que no, aprendiendo tal vez lo logre; pero el que sólo cree que sabe, es el que con frecuencia se ahoga.

40

48


Anclado en el vuelo

49


El ángel desobediente

Un ángel sintió la tentación de describir la belleza del paraíso, arrancó una pluma de sus alas y escribió un poema, luego otro y muchos más, hasta gastar la última de sus plumas; tratando entonces de remontar el vuelo, se precipitó hasta caer en nuestro mundo; deambula desnudo; y se le conoce como poeta se gana el pan con el sudor de la poesía mientras le retoñan sus alas. 42

50


Maestro nocturno es el insomnio

El insomnio es un maestro incómodo e implacable, pero excelente cuando le pones atención: si durante las horas de vela piensas positivamente, conciliarás el sueño, si piensas negativamente velarás hasta el amanecer; pero si sigues sus enseñanzas tal vez escribas un libro como este.

43

51


Mar sin olas

Música sin ritmo, tiempo ni pentagrama, memoria vacía de efemérides, reminiscencias refrigeradas en cubetas de neuronas prontas a jubilarse, proyectos anclados en esperanza profunda, promesas incrustadas en el corazón de un iceberg, párpados que no apacientan, esperanzas que se oxidan, temores que se expanden, 44

52


rosas que nacen mustias, versos que no amanecen.

53


El huevo

Ă“rbita elĂ­ptica y blanca, al girar y girar conforma portentoso crisol de vida.

46

54


El comemaíz de las cinco y cuarenta y cinco

Sobre el césped húmedo, el come maíz baila de puntillas un ballet en pizzicato. El sol se dispone a cerrar sus portones amarillos; mientras luciérnagas y estrellas, emboscadas, aguardan rociar el pentagrama de confeti diamantino. El drama del día se apresura a encontrar la coda.

47

55


Firulais, mi perro:

Ojos peque単os color de noches sin estrellas, esferas gitanas que encierran existencia que no se entiende, fauces que no muerden, ladrido que no ofende y con precaria cola que sin existir, trasciende.

48

56


Arraigándose a la vida

Se daban de versos los poetas, entre copas amores, y glorias buscándole sentido a la existencia. Al pie de la mesa; una cucaracha boca arriba movía insistente sus patas, tratando de asirse a la vida sin más opción que la muerte.

49

57


El ropero

Puertas que siempre abrazan, boca que no dice nada. Sobrio, vigĂ­a en horas de insomnio, arca de los versos mudos, vestido de siglo abriendo y cerrando dĂ­as, alma reencarnada en cedro.

50

58


La ventana

Nariz, ojos y orejas conectan la casa con el mundo, liberรกndola del oscuro y absurdo silencio. Sensor gratuito que amarra soledades.

51

59


La barca

Bambolea la barca al ritmo de las olas, la brújula, el viento y el timón la guían sin saber cuándo ni dónde atracar. Orgullosa y altiva se mantiene a flote, es la barca en que sin querer navego, pero es la que poseo y no sé nadar.

52

60


La cobija

Envoltorio de sue帽os y romances, p贸cima que apacigua el cansancio, veladora del insomnio ingrato, dulce reminiscencia del materno regazo.

53

61


Sue単o

Dique afianzando sus profundas bases en la negra soledad de lo inconsciente, para sostener el desborde del mar de las horas conscientes.

54

62


Los rieles

la presencia de la musa Talía Enyugados por maderos ¡te amo, te amo, te amo! que los amarra sin unir, viajan muy juntos, transitando por los mismos parajes hasta la última estación. Duo Dúo paralelo y estático que se aferra pero no retoña, yAlfombras que, sin tratar de ir, musgo de generoso por ahí va. El ahora: ya se encuentra reencauchado

Pensamiento: alumno indisciplinado de la maestra grav con alas 55

Niñez: caja de Pandora. 63 Línea quebrada (azahar) dirección que sigue un balón


Poema verde

No puedo escribir poemas verdes porque nunca aprendí a usar clorofila como tinta, no capto la poesía impresa en las nervaduras de tus libros verdes, ¿podrá ser que tu savia y mi tipo de sangre no son compatibles, o tu conformación genética y la mía nunca llegaron a cruzarse? ¿O es que la biblioteca del Zurquí es demasiado grande para mi inspiración, o que no autorizas a que la pluma hable 56

64


mientras en los bosques no calle el hacha?

65


Abel, ĂĄrbol hermano

Alfombras de generoso musgo colocas a nuestros pies, tiendes sobre fatiga saranes de frescura, que entreteje tu follaje. Si en las ramas no anidas odios, venganza ni intriga alguna, Âżpor quĂŠ nos das tanta vida si a cambio te damos tala?

58

66


cia de la musa Talía

Colcha de retazos

te amo, te amo!

Vanidad I

lelo y estático

Memoria: reencauchadora de pasados, refugio de pesimistas. as de generoso musgo El ahora: ya se encuentra ya se encuentra reencaucha0do. reencauchado Futuro: singular escalera automática que nunca pasa del primer piso, ento: alumno indisciplinado de la maestra gravedad, sin cuerpo pero esperanza del optimista a quien no le sustenta el presente. ja de Pandora.

ebrada (azahar) dirección que sigue un balón en una mejenga era.

ló con calor y cariño,

III

59

67


II Fotografía: secuestro y cautiverio de un presente. Cinta cinematográfica: secuencia de presentes concatenados en celuloide pretérito. Escultura: jaula mágica que encierra cuerpos sin vida en un eterno presente. Poesía: jaula abierta pletórica de vida y cuerpo ausente.

60

68


Alfombras de generoso musgo El ahora: ya se encuentra reencauchado

Pensamiento: alumno indisciplinado de la maestra grav con alas la presencia de la m la presencia de la musa Talía

alía

Niñez: caja de Pandora. ¡te amo, te amo, te amo!

¡te amo, te amo, te a

Línea quebrada (azahar) dirección que sigue un balón dominguera.

Vanidad

III

Dúo paralelo y estático

usgo

reencauchado

III

Dúo paralelo y estát

los mezcló con calor y cariño, Alfombras de generoso musgo Alfombras de gener Gravedad implacable maestra que nos El ahora: ya se encu obliga a mantener los pies reencauchado en la tierra, El ahora: ya se encuentra privándonos de alas.

Pensamiento: alumn Pensamiento:: alumno indisciplinado gra Pensamiento de la maestra sciplinado de la maestra sinsin cuerpo pero con alas lacon maestra gravedad, cuerpo pero alasgravedad, con alas Niñez: caja de Pand Niñez: caja de Pandora.

quebrada (az Línea quebrada (azahar) direcciónLínea que sigue un balón dirección que sigue un balón en una mejenga dominguera. dominguera.

iño,

III

III 61 y cariño, los mezcló con calor

69

los mezcló con calo


la presencia de la musa Talía ¡te amo, te amo, te amo!

Dúo paralelo y estático Alfombras de generoso musgo El ahora: ya se encuentra reencauchado

IV

Pensamiento: alumno indisciplinado de la maestra grav con alas Niñez: caja de pandora. Pandora. Juventud: loca poesía. Madurez: edad en(azahar) que se produce Línea quebrada direcciónpara que sigue un balón el bienestar de otros. dominguera. Vejez: edad en que todo se vale porque nada se puede.

III

los mezcló con calor y cariño,

62

70


Talía

o!

la presencia de la musa Talía ¡te amo, te amo, te amo!

V

Vanidad

Punto lo más pequeño que el hombre ha Dúo paralelo y estático creado y que todavía no ha logrado definir. Alfombras de generoso musgo musgo Punto de partida: lugar de referencia El ahora: ya se encuentra que al fin hemos llegado areencauchado encontrar. ra reencauchadoPunto final: donde se pretende llegar para encontrar el principio. Pensamiento: alumno indisciplinado de la maestra grav ndisciplinado deLínea la maestra cuerpo pero (destino): sin punto que se recta gravedad, con alas dispara, con los ojos vendados hacia Niñez: caja de Pandora. cualquier lugar. . Líneaquebrada quebrada (azahar) dirección direcciónque quesigue un balón Línea r) dirección que sigue sigue un balón balón en en una una mejenga mejenga dominguera. un dominguera.

cariño,

III

63

71

los mezcló con calor y cariño,

III


Circunferencia o anillo: Punto que rota en un mismo plano sobre otro inmóvil y equidistante; plenilunio sin contenido, camino al frente que nunca termina, símbolo del eterno retorno; matrimonio. Esfera: rotación del anillo por su diámetro y sobre cuya superficie se pueden trazar a partir de cualquiera de sus puntos, infinidad de círculos exactos; matrimonio perfecto.

72


¡Ave! gallina

Conversas discreta sin ofender el oído, compartes tu gallo con las comadres sin reclamos ni rencores, no tienes manos para mendigar, ni son tus garras para agredir, posees alas que conforman para tus polluelos la más tibia incubadora. El Creador te dotó de muchas plumas, pero no del don de la poesía; prefirió dejarte picoteando porque la humanidad envidiosa te hubiera dejado desnuda. 65

73


Sobre el tiempo , el espacio,… y la nada

El universo observado ocurrió hace millones de años, la enorme distancia proporciona a nuestros sentidos noticias muy gastadas. El espacio es baúl de tiempos remotos no de venideros. Sólo el ser humano, tiene opción de seguir representando el culmen de la evolución o de sepultar en un agujero negro la única manifestación viviente capaz de pensar el tiempo y el espacio. 67

74


Música maestro

Soñé que jugábamos entre los las líneas del pentagrama, y brincábamos la rayuela a las escondidas de cada compás. Soñé que entre mis apretadas manos depositabas una clave de sol, tu prenda más preciada. De pronto, desde las entrañas de una partitura añeja brotó un valsecillo lento al ritmo de un, dos, tres…, queso.

68

75


Magna sinfonĂ­a

Hoy quiero atragantarme de estrellas y empacharme de universo, escribir toda una plĂŠyade de versos, sin bemoles ni silencios, la armonĂ­a en la palma de tu mano.

69

76


Tiempo que fluye, tiempo que pasa

I De niño, me maravillaba el devenir, lo respiraba como esperanza pura. De joven cual recurso inagotable lo dilapidé hasta empacharme de vida. Al alcanzar la madurez lo acrisolé en trabajo, sustento y familia. Ahora, en otoño, el tiempo sopla arrancándome células muertas, obsoletas mudas de reptil, secuela de calendarios idos, presagiando metamorfosis. 70

77


II Trato de que no se me escurran las Ăşltimas migajas de tiempo; las escondo, las exprimo, y las convierto en tinta para escribir versos sobre segundos, poemas sobre minutos, libros sobre los dĂ­as, vida sobre la vida.

7871


ombras de generoso musgo

hora: ya se encuentra reencauchado

samiento: alumno indisciplinado de la maestra gravedad, sin cuerpo per alas

ez: caja de Pandora.

ea quebrada (azahar) dirección que sigue un balón en una mejenga minguera.

III III

mezcló con calor y cariño, Habiéndose agrietado la clepsidra de mis días, recogí la arena de sus entrañas, y con ella construí un muro para esconderme del Padre tiempo cuando viniera por su cosecha. Pero fue inútil, ahora cual Prometeo, a veces vivo, a veces muero, a veces cuestiono, pero ya no espero.

79

72


Porcentajes

Veinte patitas dejó el ciempiés en una bisagra, y le otorgaron incapacidad de ochenta en escala de cien. Durante una fumigación, a la mosca le cegaron quinientos ojos mermándole un octavo de su campo visual. La nueva empleada perdió la vergüenza por una hora y la nombraron jefe de la sección con el sueldo duplicado. 73

80


Tras del tiempo

Anduve corriendo tras del tiempo, y pude arrebatarle el ayer, pero quedé estancado en el ahora, de aquí lo veo pasar cada día más veloz en pos del mañana a mil presentes por hora.

74

81


Correr o no correr, el dilema

En la olimpiada Atenas 2006 un afamado maratonista se puso a pensar que antes de llegar al final, tenía que pasar por la mitad de la mitad de la mitad del camino, fue entonces cuando se encontró con el viejo sabio Xenón, quien también quería arribar a la meta desde el siglo V antes de Cristo. 75

82


Trillizos

Agua: cristal que fluyes sin ver el presente que evanece buscando el futuro, que te ha asignado la gravedad. Tiempo: hijo de pretĂŠrito infinito, que sin ser ahora, raudo transitas buscando la eternidad.

76

83


Conciencia: fen贸meno inexplicable de dudosa procedencia, que resbala tratando de asirse a un futuro totalmente impredecible.

84


¿Un juguete?

Tiró a la pasa raya pero el trompo quedó dormido. Maravillado, contempló su juguete moviéndose sobre si, sin mudar de sitio y burlando la gravedad en pie por su parte más delgada. Continuó pensando: El trompo está en movimiento a pesar de que cada uno de sus puntos conserva siempre 78

85


la misma posición con respecto a los otros; es decir: continua quieto. Las partes exteriores del trompo, Se mueven a mayor velocidad que las interiores, porque recorren mayor distancia en menos tiempo que las partes cercanas al eje central, el cual entonces debe ser inmóvil. Si pusiésemos girar alrededor del trompo siguiendo alguno de sus puntos externos, aquel estaría quieto, no así el resto del mundo. El juguete empezó a cabecear pero antes de que guardara reposo, el muchacho concluyó: El juego del trompo no es cosa de niños o ya no soy tan niño para jugar al trompo. 79

86


la presencia de la musa Talía ¡te amo, te amo, te amo!

À la carte

Dúo paralelo y estático Alfombras de generoso musgo

El ahora: ya se encuentra reencauchado Monsieur Abel Bon Gourmet preparó su receta: Pensamiento: alumno indisciplinado de la maestra grav dos tacitas de oxígeno, con alas una de hidrógeno, Niñez: caja de Pandora. y obtuvo suficiente agua para hacer la sopa, Línea quebrada (azahar) dirección que sigue un balón le agregó unas partículas de carbono, dominguera. otras de nitrógeno, la aderezó con pizcas de flúor, fósforo, cloro y algunos otros ingredientes más; los mezcló mescló con calor y cariño, y al momento,

III

80

87


la sopa de la vida estuvo lista. Monsieur Caín Mauvais Gourmet leyó la receta al revés y pretendiendo encontrar el secreto culinario de su hermano tomó los ingredientes los sometió a temperatura infernal desintegrándolos en partículas, y echó a perder el platillo, el horno y la cocina. ¿Quelle type de soupe aimerez-vous déguster?

88


Contenido:

Pentagrama en las manos Prólogo

5

Dedicatoria

11

Pentagrama en las manos

13

Equinoccio de primavera

14

A veces

15

Eureka

16

Ojos color de espejo

17

Impacencia

18

Amor de adolescente

19

No dejes para mañana

20

Begonias y besos

21

Fuego verde

22

Último diluvio

23

¿Dónde estás poesía?

25

Impunidad

26

Cuando

27 89


Enjambre de amor

28

Ser en ti

29

Una de dos

30

Honor al mérito

31

El ideólogo

32

¿Locura?

33

Vanidad

34

Mi general

35

Todavía es tiempo

36

¡Por fin!

37

Somos el mejor reflejo de nosotros mismo

38

El líder

40

Justicia

41

Guerra paz y poesía I

42

II

43

III

44

IV

45

Mi primer insomnio

46

Saber y nadar

48 90


Anclado en el vuelo El ángel desobediente

50

Maaestro nocturno es el insomnio

51

Mar sin olas

52

El huevo

54

El comemaíz de las cinco y cuarenta y cienco

55

Firulais mi perro

56

Arraigándose a la vida

57

El ropero

58

La ventana

59

La barca

60

La cobija

61

Sueño

62

Los rieles

63

Poema verde

64

Abel, árbol hermano

66

Colcha de retazos I

67

II

68

91


III

69

IV

70

V

71

¡Ave! gallina

73

Sobre el tiempo, el espacio, ... y la nada 74 Música maestro

75

Magna sinfonía

76

Tiempo que fluye, tiempo que pasa I

77

II

78

III

79

Porcentajes

80

Tras del tiempo

81

Correr o no correr, el dilema

82

Trillizos

83

¿Un juguete?

85

A la carte

87

92


93


Eduardo Villalobos Yannarella Nació en Heredia el 8 de noviembre de 1942, 225 metros sur del Paralelo 10° norte. Graduado en la Escuela Normal de Costa Rica en 1965. Obtuvo el título de Profesor de Ética y Lógica para la Enseñanza Media en la Universidad de Costa Rica en 1973 y en 1984 el Bachillerato en Filosofía. En 1975 se egresó en Estudios Latinoamericanos en la Universidad Nacional. Laboró durante muchos años en la mayoría de los colegios de secundaria de la provincia de Heredia. Luego de jubilarse, se dedicó a la escritura de cuentos, narraciones, poesía costumbrista y ensayos filosófico—literarios. Entre 2004 y 2007 obtuvo ocho premios en los certámenes literarios de la Asociación Gerontológica Costarricense. En el 2005 el Colegio de Profesores y Licenciados le otorgó “Mención honorífica” por su labor en el campo de las letras. En el Certamen Jorge Volio de 2007 obtuvo el “Tercer lugar en ensayo filosófico” y en 2010 “Mención honorífica en letras”.

94


Obras publicadas por el autor: 2004 El Centauro de Aluminio - autobiografía 2005 El Paralelo 10º norte - cuentos heredianos 2006 El Tercer Arco Iris - cuentos costarricenses 2007 Esferología - ensayos picaresco-filosóficos. 2008 Reverso - poesía costumbrista 2010 Quijotico-Quijomoto - novela cómica 2011 Pesadillas entre comillas - cuentos costarricenses

95

Grafiti Interior  

Libro de poesía humoristica del autor Eduardo Villalobos Yannarella

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you