Page 1


L

o que diferencia a los autores contemporáneos es su estilo.

Una manera

peculiar y personal de

expresarse que hace que el pú-

blico recuerde e identifique a su

creador sin ningún género de duda.

Ahí, reside la genialidad. Y es precisamente esa genialidad la que define la obra cinematográfica del cineasta y escritor

Fernando Pérez.

E

ste licenciado en Lengua y Literatura Hispánicas ha trabajado como profesor en la Universidad de La Habana y en la Escuela Internacional de

Fe r n a n d o P é re z


Cine y Televisión de San Antonio de Los Baños. También ha publicado numerosos artículos y críticas de cine. En 1982, su libro “Corresponsales de Guerra” fue galardonado con el Premio Casa de las Américas. Comenzó su andadura en el Séptimo Arte en 1971 desempeñando el puesto de asistente de producción y más tarde, el de asistente de dirección. En 1975 arranca una prolija y notable carrera como documentalista en la que destacan títulos como “Siembro vientos en mi ciudad” y “Mineros”. A su labor en esta etapa, se suman las ediciones del Noticiero ICAIC Latinoamericano. En 1987 presentó “Clandestinos”, su primer largometraje de ficción con el que aporta una nueva visión del héroe de la Revolución y con el que cosechó el aplauso de la crítica y el público. Años después llegaron “Hello Hemingway” (1990), “Madagascar” (1994) y “La vida es silbar” (1998). Tres películas que le valieron además, del calificativo como uno de los mejores cineastas cubanos del siglo XX, numerosos e importantes galardones nacionales e internacionales como la máxima

distinción de la Asociación de Cronistas de New York en el Festival de Cine Latino en 1991, el premio de la UNICEF en el 32º Festival Internacional del Nuevo Cine Lationamericano en La Habana, el Premio a la mejor película latinoameriana en el festival de Sundace en 1999 y el Premio Goya en España y el Premio Flaiano en Italia en el año 2000 a la mejor película extranjera. En 2003 nos regaló “Suite Habana”, un sensible y delicioso documental en el que se asoma durante 24 horas, a la vida cotidiana y los sueños de doce cubanos pertenecientes a distintas generaciones. En 2006 llegó la premiada “Madrigal” y actualmente, continúa acumulando galardones y elogios con su película “José Martí: el ojo del canario”, en la que narra la infancia y adolescencia del prócer cubano. Os invitamos a leer la entrevista y a disfrutar de este carismático y talentoso artista.


4 NABUART - ARTISTA INVITADO DEL MES


N. Fernando, ¿cómo fueron tus primeras aproximaciones al cine? ¿Qué hizo nacer en ti la pasión por el Séptimo Arte? F.P. Mi padre Alfonso fue un amante del conocimiento. Le apasionaba la astronomía, la geografía, los movimientos internos de nuestro planeta y nuestro universo. Su libro de cabecera era el Diario de Navegación de Cristóbal Colón.

Pero mi padre nunca viajó, nunca navegó, nunca vio el cielo, las nubes y la tierra desde el aire. La vida sólo le permitió ser cartero. También fue mi padre amante del cine y recuerdo que me llevaba por lo menos tres veces por semana a los cines Carral y Ensueño (los dos cines de Guanabacoa, el pueblo donde nací y viví toda mi infancia y adolescencia). Un día de 1958 vimos juntos EL PUENTE SOBRE EL RIO KWAI de David Lean. La película nos emocionó muchísimo y a la salida, mi papá comentó: ”Esta película está muy bien dirigida”. Fue la primera vez que escuché que existían directores de cine. Yo tenía trece años y sentí desde ese momento (aunque no tuviera muy claro cuáles eran sus funciones) que lo que me gus-

taría ser en la vida era director de cine. Un año más tarde, con la creación del ICAIC en marzo de 1959, esa ilusión tomó visos de realidad. Y en Octubre de 1962 entré a trabajar en la industria cinematográfica como Asistente de Producción C –que no era más que el mensajero. Hoy sé lo que es realizar una película. Pero sigo convencido de que lo que despertó en mí la pasión por el séptimo arte es poder vivir en una sala cinematográfica tantas vidas como películas he visto. Es por eso que trato de hacer un cine que provoque en el espectador las emociones que otros directores han despertado en mí con sus películas. N. Desde “Clandestinos”, tu primera película de ficción, hasta “El ojo del canario”, la más reciente, ¿cómo definirías la evolución de tu obra? ARTISTA INVITADO DEL MES - NABUART 5


F.P. Como una búsqueda. Por supuesto que, en esa búsqueda, he ido ganando en experiencia y en el aprendizaje, de eso que llaman profesionalidad en el manejo del lenguaje cinematográfico. Pero si bien mis dos primeras películas (CLANDESTINOS y HELLO, HEMINGWAY) son los pasos de quien aprende a caminar y contar clásicamente, ya desde MADAGASCAR cada proyecto que realizo es una cido. Por eso cuando me lanzo con manera de ponerme la varilla mucho más alta para ver has- una nueva película no pienso si la ta dónde puedo saltar en el camino flecha dará en el blanco: lo que me de la narración cinematográfica. interesa es, precisamente, el vuelo Soy de los que piensa que no es de la flecha. Y vivir ese vuelo con la bueno quedarse con lo que uno emoción que provoca la incertisabe, porque el oficio puede devedumbre, el misterio de cada proceso nir una rutina. Prefiero el riesgo de descubrir lo que a veces no sé, a la creativo. certeza y seguridad de lo ya conoN. Eres uno de los directores de

6 NABUART - ARTISTA INVITADO DEL MES


sido la recepción de algunas de mis películas por el público cubano: entre ellos y mi obra no media nada más que la sinceridad.

cine cubano más laureados, ¿para ti qué significan los premios? F.P. Una vez me preguntaron si a mí me gustaría ganarme un Oscar y, ante la sorpresa de un auditorio que esperaba una respuesta contraria, dije que sí. Creo que los premios ayudan a la divulgación de tu trabajo. Pero nada más. No hay que creérselos. Nunca haré una película pensando en ganarme un premio. Los premios son subjetivos y no todos pensamos igual. Ha habido y hay premios justos e injustos. Premios merecidos y premios favorecidos. Lo importante es hacer el cine que uno quiere. Y lograrlo, ya es un premio que la vida te da. A riesgo de parecer convencional, debo confesar que el premio más importante (y emotivo) para mí ha

N. ¿Y cómo afrontas la creación del guión? ¿Partes de una idea propia que trabajas con el guionista o trabajas sobre un guión que te presentan y te gusta? F.P. Depende. No todas las películas surgen de la misma manera. Muchas veces es una imagen (por ejemplo, MADAGASCAR surgió un domingo que atravesé el túnel de la bahía de la Habana en bicicleta), otras, una música (fue el caso de LA VIDA ES SILBAR). Me han propuesto ideas, argumentos, guiones ya escritos. Pero siempre termino haciendo la versión final. N. Siempre te involucras en la realización del guión. ¿Hasta dónde tiene tu guionista libertad para “imponerse”? F.P. Creo en el cine de autor. Por eso cada guión tiene un pedazo de mí. Lo que me pasa es que considero escribir guiones como la ARTISTA INVITADO DEL MES - NABUART 7


etapa más difícil. Primero, porque me resulta casi imposible expresar en palabras lo que mi mente por imágenes imagina y, para mí, el lenguaje del cine es el lenguaje de las imágenes. Y segundo, porque escribir en solitario me vuelve vago y perezoso –puedo pasar horas frente a la página en blanco, porque, como decía César Vallejo, intento “escribir, pero me sale espuma”.

identificación que provocó en el público cubano. Quiero mucho a “MADRIGAL” porque a casi nadie le ha gustado y es como un hijo desamparado que sólo tiene mi apoyo y cariño.

N. Tu más reciente trabajo cinematográfico, “El ojo del canario”, trata una parte de la vida del prócer cubano José Martí, ¿qué representó para ti abordar un tema histórico sobre un personaje real y Generalmente busco en el guionista tan sagrado para todos los cubaal colaborador que incentiva, pronos? pone y enriquece historias, secuenF.P. Un reto. Nunca pensé hacer cias, diálogos. Pero siempre escriuna película sobre José Martí, bo la versión final tratando de que porque Martí es un bosque inquede lo más cercana posible a la película que sólo está en mi cabeza. menso, intrincado y frondoso muy difícil de penetrar –mucho menos N. De todas tus películas, en una película. Fue por eso que ¿cuál es para ti la más entrañable? escogí la infancia y la adolescencia Respóndenos desde el punto de no sólo porque es la etapa menos vista que prefieras: personal, artísconocida de su vida, sino porque tico... creo que en esa etapa se concenF.P. Profesionalmente, no puedo escoger. Me reconozco en todas, aun cuando hoy hay cosas que haría de otra manera. Sentimentalmente, “CLANDESTINOS” ocupa un lugar importante porque fue la primera. “SUITE HABANA” ha sido muy emotiva por la 8 NABUART - ARTISTA INVITADO DEL MES


actores. La actuación se basa en las emociones y las emociones no se dirigen, se comparten. Es por eso que prefiero decir que trabajo con los actores. Nunca le digo a un actor: “Llora”. Ese sentimiento debe llegar por múltiples y diversos caminos que nunca son iguales, porque cada actor es un universo. Mi compromiso tra y prefigura todo lo que seremos es llegar a entender y penetrar en después. JOSE MARTI: EL OJO el complejo (o quizás, sencillo) DEL CANARIO intenta ser, por consiguiente, el itinerario espiritual, mundo interior de cada intérprete la formación del carácter de un niño – a través de la intuición o la que después fue excepcional --más reflexión, no importa, no hay nada que la biografía histórica del prócer escrito. El trabajo con los actores (aunque el 95% de los hechos nar- es para mí el segmento más fascinante, misterioso e intenso en el rados son comprobables históricaproceso de creación de una pelícumente). La mirada se focaliza más la. en los rasgos humanos del personaje (y su familia) que en su trascendencia histórica. Muchas veces N. Algunas de tus cintas tienen una carga simbólica que a veces esconvertimos a nuestros próceres capa al entendimiento del público en estatuas, en vidas de mármol, frías y perfectas. Mi película aspira general, ¿no te preocupa alejarte de ese público o piensas que es a mostrar un Martí que no está válido -en ocasiones- hacer un cine inmóvil en un pedestal, sino que que te complazca individualmente camina por la tierra. como realizador? N. ¿Cómo diriges a los actores? F.P. Hago cada película pensando ¿ Les das campo para la imen el espectador que soy yo porque, provisación en algún momento o prefieres dirigirlos meticulosamente hasta el momento, he podido conservar la capacidad de sentirme en cada escena? un espectador común y corriente. F.P. No me considero un director de Claro que a veces nuestro gusto no ARTISTA INVITADO DEL MES - NABUART 9


es sincrónico, pero nadie mejor que Nicholas Ray –un cineasta maldito — para definir esta cuestión cuando dijo que “en el cine no existe una fórmula para el éxito, pero sí existe una para el fracaso: tratar de contentar a todo el mundo”. N. ¿Hay algún proyecto con el que sueñes, una película que quisieras hacer o un tema que desees abordar y aún no lo hayas hecho? F.P. Sería una larga lista de ideas, de películas soñadas que están en mi mente y que en ella viven. Es una filmografía inagotable que filmo cada día sin recursos y que quedará sólo en el cine de mi imaginación. N. Por último, ¿quisieres compartir algún consejo o enseñanza con los escritores y actores que formamos NABUART? F.P. No me gusta dar consejos, porque la creación cinematográfica (como toda creación artística) es una experiencia personal e irrepetible. Identifico los consejos como algo propio de abuelos y, aunque tengo 66 años, me siento tan lleno de expectativas, preguntas y energías como los jóvenes escritores y actores de NABUART, a punto de despegar sus carreras. 10 NABUART - ARTISTA INVITADO DEL MES

Cada película es también para mí un despegue. Solamente una recomendación: nunca hagan nada por cabeza ajena. El ejercicio del criterio propio es el único alimento para encontrar esa brújula interior que nos guía individualmente por los inciertos y sorprendentes océanos de la creación cinematográfica.


http://www.nabuart.com ARTISTA INVITADO DEL MES NABUART 11

Artista Nabuart Fernando Perez Invitado del Mes de Octubre  

Fernando Perez Cineasta cubano, director de cine, es entrevistado por Nabuart, escritores latinoamericanos