Page 1

FREE VOLUMEN 2 NÚMERO 2

EDICIÓN DE MODA 2009


RYANSMITH BLABAC PHOTO.

THE SMITH 2.0 FOR MORE INFORMATION ON THE SMITH 2.0 VISIT : DCSHOES.COM


TABLA DE CONTENIDOS

Ella es Grace. Estuvo de asistente en Vice y colaboró con Ryan McGinley en las fotos de este número. Cuando Ryan le pidió posar desnuda, dijo: “¿Qué? Pero... ¿cómo? ¿Qué? ¿Qué? Pero...”. Después lo hizo, y miren qué linda se ve. Ryan siempre está buscando gente nueva que le modele, así que, si eres joven y estás aburrido, visita ryanmcginley.com y llena una solicitud en línea. No tengas miedo. (Foto, por Ryan McGinley).

VOLUMEN 2 NÚMERO 2 Foto de portada, “Emmett the Pochron pig”, por Ryan McGinley

SOMBREROS DE PELO . . . . . . . . . . . . . . 20 Las torcidas pelucas de Shinji Konishi DAÑAO POR EL BORDAO. . . . . . . . . . . . . 21 HERMANOS BROGUE . . . . . . . . . . . . . . . 22 Douglas Hart conoce a Fred el Zapato EL FUTURO DE LA MODA . . . . . . . . . . . . . 24 Pronósticos para adolescentes menores de 30 años PORQUERÍA MEDIEVAL. . . . . . . . . . . . . . 48 Dos semanas de vivir asquerosamente

8

|

VICE

RETO CON ROPA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52 Amigos que visten ojete a sus amigos

Entrevistas con: RICK OWENS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28 BERNHARD WILLHELM . . . . . . . . . . . . . 30 KAI KÜHNE. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34 JEAN PAUL LESPAGNARD . . . . . . . . . . . . . 38 BARBARA HULANICKI . . . . . . . . . . . . . . 42


TABLA DE CONTENIDOS

En 1973, se suponía que un póster de Biba iba a ser usado como anuncio publicitario en el aeropuerto de Londres, pero fue censurado por mostrar un desnudo. (Lee nuestra entrevista a Barbara Hulanicki en la página 42).

Informe global de moda

Bufet de fotos

Nueva York . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18

INTRAUTERINE DEVICES . . . . . . . . . . . . 66 I.U.D. es poder industrial

Los Ángeles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18 Montreal . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 Ciudad de México . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26 Berlín . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27

RYAN INC. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82 El detrás de cámaras de la máquina McGinley

París . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46

SER TROPICAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92

Ámsterdam . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46

Secciones

Viena . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47

Directorio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 12

Estocolmo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47

Empleados del mes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14

Londres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27

Milán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58 Barcelona . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58 Copenhague . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59 Helsinki . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59

10

|

LAS VERDADERAS RAMONAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 74

Correo Vice . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16 DOs & DON’Ts . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60 Fotografiadas por Kern . . . . . . . . . . . . . . . 102 Skinema . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104 La página de Epicly later’d . . . . . . . . . . . . 106

Amberes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64

Reseñas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 108

Tokio . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64

La página de Johnny Ryan . . . . . . . . . . . . 110

Melbourne . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65

Kagomaniacs . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 112

Nueva Zelanda . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65

Lista de marcas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 114

VICE


FUNDADORES Suroosh Alvi, Shane Smith

EDITOR INTERNACIONAL Jesse Pearson (jessep@viceland.com) EDITOR Santiago Stelley (santiago@vbs.tv) EDITOR ASOCIADO Zaratustra Vázquez (zaratustra@vicemexico.com) EDITOR ASOCIADO INTERNACIONAL Amy Kellner (amy@viceland.com) TRADUCTOR Marco Tulio Valencia (tulio@vicemexico.com) CORRECTOR EDITORIAL Iván Sierra (ivan@vicemexico.com) EDITORA DE MÚSICA Laura Woldenberg (laura@vicemexico.com) DIRECTOR GENERAL Eduardo Valenzuela (eduardo@vicemexico.com) DIRECTOR INTERNACIONAL Erik Lavoie (erik@viceland.com) EVENTOS, DISTRIBUCIÓN Y VENTAS Claudia Alfaro (claudia@vicemexico.com) INTERNO Rodrigo Fajardo VICE MÉXICO Envíanos cartas, DOs & DON’Ts, discos para reseñar, revistas, libros, etcétera, a Presidente Masaryk 101-1001, CP 11570, México, DF Phone +(52) 55 5255 1909 Fax +(52) 55 5203 4061 VICE NEW YORK 97 North 10th St., Suite 204, Brooklyn, NY 11211 Phone 718 599 3101 Fax 718 599 1769 VICE LOS ANGELES 722 North Figueroa Street, Los Angeles, CA 90012 VICE UK 77 Leonard St., London, England, EC2A 4QS Phone +44 (0) 20 7749 7810 Fax +44 (0) 20 7729 6884 VICE MONTREAL 127 B King Street, Montreal, QC, Canada H3C 2P2 Phone 514 286 5224 Fax 514 286 8220

VENTAS ONLINE Rodrigo de Landa (rodrigo@vicemexico.com) DISEÑO Y PRODUCCIÓN Christian Salinas (nahual@vicemexico.com) PRESIDENTE DEL CONSEJO Julio García Lourdes O. (julio@vicemexico.com) DISEÑO EDITORIAL inkubator.ca DISEÑO WEB Solid Sender TEXTOS Meredith Craig de Pietro, Miki Guadamur, Douglas Hart, Tomokazu Kosuga, Tom Littlewood, Ryan McGinley, Sam McPheeters, Chris Nieratko, Patrick O’Dell, Lena Oishi, Mark Schoenecker, Tara Sinn, Sarah Steinberg, Elin Unnes, Connie Wang, Lord Whimsy FOTOS Alejandra Arango, Naomi Fisher, Ben Freeman, Dana Goldstein, Kawori Inbe, Richard Kern, Tanja Kernweiss, Tomokazu Kosuga, Marcelo Krasilcic, Maggie Lee, Stacey Mark, Ryan McGinley, Chris Nieratko, Patrick O’Dell, Owenscorp, Hasisi Park, Edouard Plongeon, Ben Ritter, Chris Shonting, Camilla Stephan, Jamie Lee Curtis Taete, Pete Voelker, Yokoo, Ed Zipco ILUSTRACIONES Shintaro Kago, Christy Karacas, Laura Park, Johnny Ryan VICE SCANDINAVIA Rosenlundsgatan 36, SE-118 53 Stockholm VICE ITALY Via Watt 32, 20143, Milano Phone +39 (0)2 45479185 Fax +39 (0)2 99986071 VICE GERMANY Brunnenstr. 196, 10119 Berlin, Germany Phone +49 (0) 30 246295-90 Fax +49 (0) 30 246295-99 VICE JAPAN Phone +81-3-5766-0697 Fax +81-3-5766-0698 VICE NETHERLANDS Postbus 15897 1001 EA Amsterdam, The Netherlands Phone +31 (0) 20 6732530 Fax +31 (0) 20 6738751 VICE BELGIUM Lange Winkelhaakstraat 26, studio 35, 2060 Antwerpen, Belgium Phone +32 (0) 3 232 18 87 Fax +32 (0) 3 232 43 02

VICE TORONTO 1349 Queen Street West, Toronto, ON, Canada, M6K 1M1 Phone 416 596 6638 Fax 416 408 1149

VICE FRANCE 21, Place de la République, 75003 Paris, France Phone +33 (1) 77 37 17 33 Fax +33 (1) 44 61 70 27

VICE AUSTRALIA PO Box 2041, Fitzroy, Victoria, Australia 3065 Phone +613 8415 0979 Fax +613 8415 0734

VICE ESPAÑA C / Palma de Sant Just 9 ab, 08002 Barcelona, España Phone +34 93 3101066 Fax +34 93 664573414

VICE NEW ZEALAND P.O. Box 68-962, Newton, Auckland, New Zealand Phone +64 9 378 1111 Fax +64 9 378 1113

VICE AUSTRIA Favoritenstraße 4-6 / III, 1040 Vienna, Austria Phone +43 (1)90 76766 Fax +43 (1)90 76766 99

Vice es una publicación mensual. Marzo de 2009. Presidente Masaryk 101-1001, colonia Polanco, CP 11560, México, DF. Teléfono: (55) 5255 1909. Fax: (55) 5203 4061. Editor responsable: Julio Mariano García Lourdes Ochoa. Certificado de Reserva del Instituto del Derecho de Autor: 04-2008-090917104100-102. Certificado de Licitud y Contenido, en trámite. Imprenta: Compañía Impresora El Unversal, S. A. de C. V. Allende 176, colonia Guerrero, México, DF. Teléfono: (55) 5117 019. Distribución gratuita. Los artículos firmados son responsabilidad de sus autores y no reflejan necesariamente el punto de vista de Vice. Se prohíbe su reproducción total o parcial.

12

|

VICE


EMPLEADOS DEL MES

CÈLINE HUERTA

DOUGLAS HART

No mentimos ni un poco ni nos equivocamos ni estamos echándole crema a los tacos, pero, antes que nada, pensamos que Cèline es bastante linda e inteligente. Nos gusta verla caminar y observar cómo su cabello la sigue sin separarse de ella ni un segundo, como una sombra-cascada-de-ideas. Sumamos a esto que es diseñadora. Es de esos cerebritos de la moda a los que estudiar no los echó a perder y gana concursos y destaca y todo eso. Ha viajado por el mundo promoviendo la identidad mexicana y está por terminar una colección inspirada en Cien años de soledad. Por ahora, Cèline vive en Bruselas — eso no nos gusta — , pero por lo menos permitió que le pidiéramos entrevistar a Jean Paul Lespagnard, que es un monstruo.

Quizá conozcas a Douglas por ser uno de los miembros originales de la banda Jesus & Mary Chain o por haberle dirigido videos a bandas como My Bloody Valentine, Primal Scream y Stone Roses. ¿Y qué hay de la película Brazil 70, the sexiest kick off, que hizo para la BBC sobre el partido que fue abierto por Brigitte Bardot vestida solamente con un abrigo de piel y pantalones pegados? Sí, lo conoces por todas estas cosas, pero ¿sabías que también está obsesionado con los zapatos? Para este número, Douglas fue con uno de los mejores y más viejos zapateros en Londres, Fred el Zapato, y platicó con él sobre su fetichismo con el calzado. Lee HERMANOS BROGUE, página 22

Lee ENTREVISTA A LESPAGNARD, página 38

MIKI GUADAMUR

ARIADNA ROMERO

Con Guadamur no platicas: lo escuchas. No como a un viejito maloliente que nos cuenta sobre su vida, sino como se escucha a, no sé... a una persona mandando a la verga a otra en el metro, por ejemplo. Escribe, canta, hace música, gráfica... “Llevo una eternidad sepultado en el dizque underground nacional, conviviendo con imbéciles que no andan en esto más que para ornamentar sus vicios e incapacidad de hacer algo medianamente bien. Las nuevas generaciones parecen un poco menos taras: oyen bazofia, como Stereo ídem, pero al menos ya no le atoran a Rage Against the Machine. He dibujado, escrito y destructopayaseado tratando de evangelizar al público en una buena nueva, y ni tan nueva: la raza humana debiera desaparecer... o, de perdida, la especie canina doméstica.

La tarde del 6 de marzo de 2009, Abelardo el Fénix Martín nos dio un aventón para llevar la revista a imprimir. Es cierto que, de camino, compramos un sixito, es cierto que nos fumamos unos pipazos. “Hola. Mi nombre es Gabriela Ortiz, de El Universal. Mi pregunta es la siguiente: ¿es posible que hayan cometido alguna que otra faltita administrativa?”. “Gracias, señorita. Me alegra que lo pregunte. Sí, claro que sí. Nadie ha dicho lo contrario, y, a partir de este hecho, tomamos acciones. Siguiente”. “Mi nombre es Arturo Cuenca, de El Fonógrafo. ¿Dice usted, entonces, que todo se lo debe a esta mujer policía?”. “Efectivamente, Arturo. Emocionados por su colaboración, pudimos dirigirnos después, dentro de los parámetros de velocidad permitidos, a entregar la revista. Es por eso que la está leyendo usted ahora mismo. Antes de partir, y depués de ponernos el cinturón, Abelardo pudo tomarle esta fotografía, en la que Ariadna nos modela el uniforme para este 2009”.

Lee DAÑAO POR EL BORDAO, página 21 www.myspace.com / mikiguadamur

14

|

VICE


CORREO VICE

AY TÚ

SUPEREQUIS

Vice: Me quedé estupefacto después de leer el artículo “Maravillas sin verga”. ¿Qué onda con eso de que ya hay medio millón de hedwigs en la India? Tengo que confesar que la entrevista me pareció muy corta; me esperaba por lo menos la foto de una verga cercenada o las cicatrices de una operación. Gore. Me gusta lo que hacen. Publiquen fotos de ustedes. Una vez me tocó ver una foto de Eduardo en el blog, y está bien cuero. RUBÉN ANTONIO SÁNCHEZ Monterrey, NL

Vice: Me tienen hasta el huevo. Son el colmo de lo vendido. Me pregunto si alguno de ustedes conoció Vice en los noventa, cuando era culturalmente relevante. Equis. Por favor, dejen de publicar fotos de pendejos vestidos con American Apparel. Ya estoy hasta mis huevos de hombres que parecen mujeres en calzones de colores. ROCÍO LABRADOR Zapopan Rock City, Jalisco

Sólo te contestamos la carta porque Eduardo nos obligó a hacerlo. Sí, son un chingo de vergas cortadas, Guillermo. Esperamos que hayas visto el documental Alarma! Y, para ver gore, creo que rotten.com no te decepcionará. Ah, y va a salir una foto de todos los de Vice en la próxima portada de ¡Hola!

COGER ES UN PLACER Vice: El otro día fui por su pinche revista culera a una boutique de mierda. Mi hermana se había llevado el carro, y tuve que irme caminando. Hacía un calor de la chingada, y, no mamen, todavía no termina el pinche invierno. Llegué al pinche lugar ese, y se pusieron mamones con que tenía que comprar algo y no se qué chingados. Yo les dije: “¿Qué pedo? Ahí en la esquina dice FREE y nada de que en la compra de unos condones o no que sé. Me la van a regalar. No mamen, putos”. Y un cabrón me dijo: “No mames, wey, son unos pinches condones. Ni modo que no los vayas a usar, cabrón. Porque, si eres puto, ahí tenemos unos condones para puto”. Y yo: “Nel, no soy puto. Dame unos de los normales porque, la neta, sí los voy a usar”. Así que tuve que comprar unos condones para que me dieran su revista. Se pasan de vergas. Díganles. JOSÉ MANUEL FIGUEROA Hermosillo, Sonora Aquí en Vice nos sentimos orgullosos de haber evitado, aunque sea sólo por tres ocasiones, que te reprodujeras. Porque sí sabes ponerte un condón, ¿verdad? Para la otra, toma la revista y salte corriendo.

DESPIERTA LA MUJER QUE EN MÍ DORMÍA Hola, Vice. Tengo 15 años y vivo en Cuerna. He logrado hacerme de algunos ejemplares y me gusta mucho lo de Shintaro Kago; de hecho, casi toda la edición sin fotos. El problema es que mi pa vio las revistas y, después de hojear una, ¡me la prohibió! Dijo que no era contenido apto para una niña como yo. Lo peor de todo es que hoy entré a su vestidor, ¡y ahí las tenía! ¡Tenía una en el baño! Lo odio. Viejo hipócrita. ANA LUCÍA P. Cuernavaca, Morelos Después de que nuestro departamento legal nos dejara contestar esta carta, pensamos que lo mejor que podemos hacer, Ana Lucía, es citar a unos filósofos que tal vez eres joven para conocer. Public Enemy. “Fight the power” es la frase mágica. Empieza a vomitar toda tu comida, o róbale dinero a tu padre y gastátelo en cocaína, o deja que extraños metan su cosa en tu cosita. ¡Eso le enseñará al cabrón!

OKEEEY Querida Vice: Hola. Me gusta su revista. Sólo les escribo rápido para preguntarles por qué han publicado tan pocas cosas sobre moda en los últimos números. Un saludo. FERNANDA MIRANDA Ciudad de México Porque la moda nos vale verga. Jamás le dedicaríamos un número completo. Besitos. 16

|

VICE

Por tus palabras, asumimos que eres un trannie que disfruta mucho de la música de Kiss. O una perra (canis familiaris) muy inteligente. Sí, Rocío, los noventa y todo eso. Somos de lo peor. Deberían encerrarnos. O podrías sacarnos a todos de la duda y mandarnos fotos tuyas encueradita, pero eso estaría mal, ¿verdad, chiquita?

CULO TINTO Hola, Vice. La neta, su revista no me gusta tanto, pero es gratis. Todo bien. Les cuento que me fui de excursión con unos amigos, y nos comimos algunas cosas. Íbamos a estar unas cuatro o cinco horas, pero anocheció y no encontramos el camino de regreso. Nadie consideró llevar papel de baño, pero un cabrón traía una Vice en la mochila. Arrancas una hoja y la frotas repetidas veces entre las palmas de las manos. Después de un rato, queda suavecita y te puedes limpiar muy bien el culo. No fue tan incómodo como lo imaginaba. Procuré usar las páginas que no tenían mucho color: no sé si su tinta se corre con la mierda. LOUCAS LEÓN Vía mail ¿Qué pedo con esa o? ¿Así aparece en tu acta de nacimiento o tú se la pones por mamón?

OH, LUPE, LUPITA, MI AMOR Hola, Vice. Se me hizo muy chingona la edición sin fotos. Lo mejor fue que pusieran los DOs y DON’Ts y las portadas de los discos con dibujitos. Ah, y la de videojuegos también. Sus selecciones han sido buenas hasta ahorita, aunque me cagó cuando la hicieron tanto de pedo con el Spore. Está chido, pero qué hueva. Lo mamaron de más. Fuera de ahí, sólo quiero pedirles que pongan más tetas. Atentamente, Johnny Tetas. LUPITO SOLÍS Vía mail En realidad, era José Guadalupe Solís, pero, como anda firmando como Johnny Tetas, le pusimos Lupito Solís. Gracias por los comentarios, pero, si andas firmando como Johnny Tetas, más vale que tengas el material para respaldarlo. ¿Lo tienes? ¿Eh?

ALIMENTO DEL ALMA MÍA Hola. Su revista es morbosa; por eso me gusta: yo soy algo morbosa. O sea, no en mal pedo ni nada, pero me quedo leyéndola como cuando me quedo mirando a la gente sin darme cuenta o escuchando las conversaciones de alguien más en algún lugar y entonces ya no me quiero mover sino hasta que se vayan. PAMELA GARCÍA Ciudad de México Entiendo, pero eso no es nada. Hoy fuimos al baño y nos quedamos sólo para escuchar a un tipo que cagaba de la manera más cagada que te puedas imaginar. Olió muy mal, pero valió la pena. Escríbenos a info@vicemexico.com (incluye ciudad y estado o provincia) o a Vice México, Presidente Masaryk 101-1001, colonia Polanco, delegación Miguel Hidalgo, CP 11570, México, DF. Las cartas pueden ser editadas debido a su longitud.


INFORME GLOBAL DE MODA 2009

NUEVA YORK HOMBRES

En los chicos, vemos un poco de revivir el rockabilly. ¿Será culpa de Morrisey? Tres de cada cinco tipos que ves en la calle traen copete pompadour. Tipos heterosexuales, gays, negros y hasta con jewfros intentan este look. Desafortunadamente, no hay nada más desagradable que los rizos embarrados para un lado y con restos de mierda para el pelo por todas partes. Algo que está funcionando muy bien últimamente son los pantalones de mezclilla de corte recto. Por fortuna, las ventas de pantalones skinny se han desplomado (probablemente por los precios ridículos), y los hombres le han permitido respirar a sus genitales una vez más. Las camisas de estampado a cuadros, suéteres grandes, chamarras de cuero y bolsas de compras están todavía fuertes en este 2009, pero combínalos con motos y zapatos Justin vintage y ya tienes a un joven Mickey Rourke. Puntos extras si también eres mitad japonés.

MUJERES Las damas nos sorprenden vistiéndose lo más putonas que pueden. Las apretadas están fuera; las fáciles, dentro. Si Kelly Bundy y Axl Rose hubieran cogido y tenido una hija, se vería como todas las chicas después de la calle 14. Tendría una hermosa cabellera con la mitad de la cabeza rasurada. Su guardarropa consistiría en vestidos spandex de American Apparel (que probablemente se habría robado trabajando ahí), pantalones rotos, una blusa sin mangas rota, tights con hoyos en lugares muy cuestionables y un sinfín de chalecos y chamarras de mezclilla.También tendría unos pares de Doc Martens (negros o florales), tacones de stripper y, tal vez — pero sólo tal vez — , un par de zapatos creepers. Mientras que el punk inglés es chingón, esperamos que esta moda de zapatos de Herman Munster no dure mucho. Estas monstruosidades pueden hacer que la chica más linda se vea como la que toca el trombón en una banda de ska. Guácala.

LOS ÁNGELES HOMBRES

La moda masculina de Los Ángeles está en todas partes, pero, cuando nos enfocamos en ciertos aspectos icónicos que continúan desde hace años, como, por ejemplo, “pelo largo, grasoso y mezclilla” y “blanco, anglosajón y protestante con pantalones blancos”, y los mezclamos, la imagen de uno de los estilos actuales empieza a surgir: “estudiantes prepies con apariencia de Cristo”. Los ves como vagabundos sin asearse, pelo largo y pegado por la grasa y barba en algunos lugares y parece ser, del cuello para arriba, un típico hippie. Pero este personaje no es para nada un hijo de las flores. Nunca vas a encontrar a este preppy con la onda de Cristo con un poncho de cáñamo ni sandalias. Su guardarropa consiste, invariablemente, en Double RL y APC, camisas de botones remangadas y mocasines Sperry sin calcetín. Está, aunque sea superficialmente, fresco y limpio aun cuando por debajo no se haya cambiado de boxers en dos y media semanas.

18

|

VICE

MUJERES Siempre nos han atraído mucho las chicas problemáticas y mentalmente destruidas, en especial cuando se ven tan deprimidas y sumergidas en la melancolía que parecen el fantasma de Susan Atkins. Nos vuelve locos Susan Atkins de joven. ¿A quién no? Por suerte, en Los Ángeles, el look de sociópata-junkie-pálida-con-pelo-largo-partido-a-la-mitad nunca pasa de moda. Tal vez por sencillo: un par de pantalones apretados, una cuello en V blanca, un vestido que no te quede muy bien y... ¡bingo! El único accesorio requerido para esto es proyectar claramente que necesitas un poquito más de heroína para sentirte bien.


Sombreros de pelo Las torcidas pelucas de Shinji Konishi TEXTO Y FOTO: TOMOKAZU KOSUGA MODELO: HANICO Cuando el estilista japonés Shinji Konishi creó una serie de pelucas con el aspecto de una amplia gama de animales para una galería en Tokio en 2008, pensó que la repulsión iba triunfar sobre cualquier otra reacción. “Quería algo venenoso”, afirma Konishi. “Estoy interesado en las cosas que hacen que la gente voltee”. Bueno, Shinji,

entonces hubieras hecho algo más acá en verdad mierdoso porque nosotros queremos montar estas pelucas en una de nuestras paredes para verlas todo el tiempo. La investigación que se hace para las pelucas es minuciosa. “Observo cuidadosamente las expresiones”, dice. “También está la forma de la cara: qué tan grande es la quijada abierta, el número de dientes…”. Konishi selecciona animales con facciones muy marcadas y fuertes elementos tridimensionales — elefantes, perros, conejos — , los cuales guarda en moldes de poliestireno. Luego, estas estructuras son cuarteadas para colocar meticulosamente el cabello teñido. Las pelucas de Konishi son un maratón de químicos y renuncia al sueño. “Termino un proyecto en tres días sin dormir”, asegura. “Si me durmiera, me tomaría una semana. Utiliza máscaras de gas para prevenir la sobreexposición, y ropa especial y lentes, para trabajar con los ácidos. Suena más a un laboratorio de meth que a un salón de belleza, y más un acto psicótico, que uno de amor, ¿no? Kinoshi se encoge de hombros y dice: “Me interesan las cosas oscuras y extrañas”. Tienes toda la razón, loco hijo de puta. Tienes toda la razón. Conoce el estudio de Shinji en VBS.TV

Dañao por el bordao POR MIKI GUADAMUR He aquí algunas muestras de una colección que he ido armando durante ya un buen número de años. Se trata de etiquetas que van cosidas al interior de la ropa para identificar la marca y aclarar el cuidado de la prenda. Lo que me llevó a estar juntando estas babosadas fueron, en primera instancia, sus diseños, que casi siempre son algo así como un 800 por ciento más interesantes y pasados de lanza que el harapo al que van pegados. En concreto, he hallado el mejor material en ropa de tianguis a precios bajos y calidad ídem. Playeras, pantalones, chamarras y demás piezas de alta costura por el estilo caen por toneladas en ese interminable conglomerado nacional abastecedor de contrabando asiático que es el Centro “Histórico” de la capital mexicana. Aparentemente, la mayoría proviene de China, Indonesia, Tailandia y Vietnam. En su afán por agradar o pasar por un producto occidental, estos países nos rebotan una visión monstrificada de lo que acontece por estos lares, una visión que, bajita la mano, termina revelándonos quiénes — o más bien qué — somos.

Producto de la fiebre acid house de fines de los ochenta, seguro. Esta venía por duplicado — una por dentro, otra por fuera — en una playera amarilla desmangada.

Aquí se aventaron un licuado de beisbol, soccer y americano en una autocompla-ciente orgía homofálica, aunque el marco alrededor como que anda en otro patín (tiene un hediondo tufo etnotribaloacanesco).

20

|

VICE

Pegada al frente, en el extremo inferior derecho, de una playera negra. No tengo idea de qué quiere decir “LOREN BURR” — igual es la marca — . Como los asiáticos son viciosos de la marisquería, probablemente esta pieza pretendía ser utilizada por el staff de algún negocio en esta frecuencia.

Venía pegada al interior de unos Levi’s 501 clonados (sí, unos pantalones de mezclilla, no de deportes). Chanzón es un secreto asiático para el mejor rendimiento atlético velado durante décadas: entrenar con la ropa más incómoda posible.

Ubicada a la altura del cóxis dentro de unos pants muy incómodos, pues esta etiqueta tiene una textura muy parecida a las fibras Scotch Brite, como las que solía anunciar María Victoria para quitarle costras de grasa a los sartenes.

Esta iba pegada a una playera tipo polo, sólo que, en lugar del caballito, venía esta loquera ubicada al nivel del pezón izquierdo: una conejita — supongo que es hembra por el moño — a la que parece que le explotó un boyler en la jeta.

Un esquiador psicodeli-op-art con lentes oscuros y todo. Esta iba al frente y por fuera de una playera verde con ninguna otra información agregada (ni cómo lavar ni planchar la chingadera: nada).

Esto es la parte superior de lo que parecía ser un uniforme del servicio de limpieza de algún lugar de los Estados Unidos. Muchas de esta prendas son robadas de lavanderías gringas y vendidas por pacas en los tianguis de México.

“Summer fun” es el eslogan. Diversión veraniega: “atracón glucógeno de chingarretineces fosforilocas”. Aunque no lo crean, esta cosa venía pegada dentro de un suéter.

No sé si aquí pretendían referirse al estado de Coahuila (que, si es el caso, está deletreado con las rodillas), aunque es posible dado que Coahuila, hasta donde sé, solía ser un desierto, representado aquí con un cactus, una serpiente y toda la cosa, aunque con algunos agregados: el cielo raro, como de caricatura del Hombre Araña sesentífera, y la www. Iba dentro de una chamarra de nylon roja.

VICE

|

21


Hermanos Brogue

Estos son Doc Martens. Ya no los puedes conseguir.

Estos son Alfred Sergeants de gamuza. Se puede ver que estos son brogues ingleses; esto, por la la costura que baja hasta encontrar la suela. Esa es la diferencia entre los brogues ingleses y los estadounidenses.

Te volverás loco por estos Alf Sergeant. En los buenos tiempos, los utilizaban los periodistas.

Estos son Crocket and Jones. Son caros. Te dejan sin unos 5,000 pesos. Aun así, no son tan caros como los de Church’s, que salen en unos 6,000. Una vez vendí en 15,000 unos zapatos de cocodrilo.

Esta es una bota clásica de Afred Sergeant diseñada cuando cambió el siglo. Estos brogues son tan antiguos como 1890. Han desenterrado romanos calzando este modelo.

Estos son los brogues negros de Church’s, el Mercedes de los zapatos.

Estos son clásicos: Trickers. Un brogue pesado. Estos son los que venden. A los jóvenes les gustan más que los otros estilos.

Este es un semi-brogue de Loake. Puedes observar que tiene menos “brogueo” que los otros. “Brogueo”, por cierto, es el nombre que se le da a los agujeros en el cuero. Originalmente, eran para dejar salir el agua.

Estos también son Loake. El color se llama borgoña real. Son brogues estadounidenses. Puedes ver que son estadounidenses porque la costura se mantiene horizontal hasta la parte de atrás, nunca se curvea. A los skinheads les gustaban estos.

Esos zapatos sin estrenar de los cincuenta y sesenta ahorita costarían un brazo y una pierna en eBay. Me vale madres todo eso de eBay. No tengo ni celular; menos, todo lo que necesito para eso.

¿Has notado un renovado interés en los brogues? Los he usado por años, pero hace poco que empecé a ver a muchos chicos calzando brogues. El año pasado fue un muy buen año. Vendimos muchos más zapatos finos.

Cuando se mudaron para acá, ¿cómo era el lugar? Fue en los sesenta. Ya conoces el dicho: “Si recuerdas los sesenta, es que no estuviste ahí”. Pura mierda. Había mucha música buena: el primer disco de los Stones, el de The Who, el de The Faces, y bailábamos Motown todos los fines de semana. Bailaba muy bien en esos días. Fui a Brighton algunas veces. Me metía una que otra pastilla, los corazones púrpura y todo eso, pero yo podía bailar toda la noche con una botella de CocaCola. En muchos de los clubes no había ni alcohol. Eran pastillas o Coca-Cola. Como esos raves de hoy en día, excepto que ahora todos andan en crack. Nadie se peleaba en aquel entonces porque gastabas mucho dinero en tu traje de angora y no querías que nadie derramara nada sobre él.

Douglas Hart conoce a Fred el Zapato POR DOUGLAS HART FOTOS, POR BEN FREEMAN

ay una fábula famosísima de la escena del Northern Soul en el Reino Unido del tiempo en el que el look de skinhead se hizo popular por primera vez, entre 1969 y 1970. Se dice que, en alguna fiesta de toda la noche en algún club de Manchester, las puertas de emergencia se abrieron repentinamente y una banda de skins entró al lugar. Todos dejaron de bailar y esperaron a que no hubiera problemas. El líder de la pandilla, resplandeciente en un casimir Crombie y unos Levi’s cuidadosamente medidos para estar doblados a una pulgada de sus brogues Loakes color café oscuro, saltó a una de las mesas y anunció que estaban ahí para “subyugar a los filisteos que vestían los ropajes inapropiados y que pondrían especial atención en los que usaran calzado de poca monta”. O, para ser más precisos: “Vamos a partirle su puta madre al pendejo que no traiga los pinches zapatos correctos esta noche, pinche escoria”. Estas cosas no eran inusuales cuando yo era niño. Para mí, ayudaban a infundir a ciertas prendas de vestir un increíble poder. Recuerdo el día en que me llevaron a comprar mi primer par de brogues. Tenía 13 años y estaba tan emocionado que no pude dormir en toda la noche. Mi mamá me llevó a la zapatería local, donde compré un par de brogues color café oscuro. Todavía recuerdo el olor a cuero nuevo y las hileras de madera llenas de pares de brogues. Recuerdo lo bien que se sentían en mis pies, lo bien que me hacían sentir. Por suerte, aún tengo ese sentimiento cada vez que calzo un nuevo par de brogues. Por eso estoy tan contento de que tiendas como Men’s Traditional Shoes, al sur de Londres, existan todavía. En un mundo donde cada tienda es una copia exacta de la otra tienda de la misma cadena en cada centro de cada ciudad, en cada centro comercial del universo, doy gracias por

H

22

|

VICE

lugares como Men’s Traditional Shoes y gente como Fred el Zapato. Vice: ¿Así que te conocen como Fred? Fred el Zapato: Fred el Zapato. Es un gran nombre. No me jodas, hijo. Es sólo el nombre que me dieron. Todos los viejos en el pub tenemos nombres. Así son las cosas. ¿Cuánto llevas trabajando aquí? Pues, la tienda lleva aquí desde 1860 o 61. La BBC hizo un reportaje sobre Walworth Road y sobre cómo las tiendas todavía siguen funcionando. No ha cambiado tanto. Los brogues siempre me han encantado. Son mi pasión personal. Recuerdo mi primer contacto con ellos cuando era niño. Tenía un tío que se vestía impecablemente y siempre traía un hermoso par de brogues. Son muy importantes. Son la primera impresión. Digo, puedes traer puesto un traje de treinta mil pesos, pero con un par de zapatos mierda, y te seguirás viendo como una tragedia. Muchas de las chicas que he conocido me han dicho: “Mira los zapatos de un tipo y, si se trae algo entre manos, lo sabrás”. Eso es cierto. Debes mantenerlos limpios y luciendo bien si quieres que esa clase de cosas te funcione. ¿Has notado que, a través de los años, las mismas modas en los jóvenes — o como quieras llamarlo — siguen regresando? La verdad, la onda mod sí está regresando. Todavía me va bien con el mocasín Bass. Originalmente, salieron en Estados Unidos en los treinta, y hoy en día se los vendo a los chicos y a sus abuelos. Así me estoy vistiendo últimamente. Como mi abuelo. Extraño, ¿no?

Así que en los setenta, cuando la onda mod estaba comenzando, ¿ya compraban brogues? Nah, yo era mod, y no los usábamos. ¿Cómo era el régimen de zapatos de un mod? En los sesenta, en lugares como Rye Lane o Peckham, de donde yo vengo, e incluso más hacia el oeste, la tienda a la que íbamos se llamaba Revels. Vendían zapatos italianos muy a la moda que nos costaban el sueldo de una semana entera. En ese tiempo, introdujeron el zapato para manejar, los que tenían una hebilla que daba la vuelta por detrás. Nunca usé los de agujetas. Y luego llegaron los skinheads. En ese punto, todo era Royals y Doc Martens con ellos. ¿Ahí fue cuando la gente empezó a vestir brogues con mezclilla? Sí, a finales de los sesenta. También había una tienda en Covent Garden que hacía botas estilo The Beatles que eran muy populares. Recuerdo que Revels solía estar ahí en los ochenta, cuando me mudé a Londres. Un sábado estuve en una fila por tres horas para conseguir un par de botas de The Beatles. Costaban como 60 pesos, cuando yo ganaba un sueldo de 85 a la semana. Eran azules. Azul marino si recuerdo bien. Siempre vemos fotografías en blanco y negro de esa época, así que es un shock cuando encontramos fotografías a color y nos damos cuenta de cuántos colores de zapatos había. Sí, había muchos colores muy juguetones. Era cuando el brogue de corresponsal, que era blanco y negro o café y beige, estaba de moda. ¿Qué hay en esas cajas de zapatos sin abrir en los estantes de arriba? Nunca subo a esos estantes. Hay inventario viejo ahí. Los zapatos de esas cajas se llamaban eagles hace años, y venían en color gamuza. Eran zapatos para teddy boys, en realidad.

¿Has ido a Northampton a ver las fábricas de zapatos? Sólo he ido a una fábrica, y esa fue a la de Cox, George Cox. ¿Ahí siguen Loake y Church’s? Sí, y Crocket Jones: es una buena marca. Y Trickers, una marca clásica. ¿Por qué se piensa que los brogues de Church’s son de mejor calidad? ¿Son la mejor compañía? Si quieres que te lo explique, le pondría Ford a un Loake, y Mercedes, a un Church’s. Al final del día, son similares en muchos sentidos, pero Church’s le pone mucha más atención al detalle. De cualquier modo, yo encuentro los brogues de Loake más cómodos.

Me imagino que el negocio está funcionando siempre porque la gente siempre va a querer zapatos de calidad, ¿no? Depende de qué quieras sacar. Hoy en día sólo somos Billy, el dueño del negocio, y yo, así que no necesitamos tanta entrada de dinero. Nos basta. El papá de Billy empezó vendiendo frenos de cuero y cosas así en Waterloo el siglo pasado. Evolucionó a zapatos, compró esta tienda en 1957, y aquí estamos. Esta ha sido una zapatería desde 1890. El dueño anterior tenía 90 años cuando murió. Nació y murió aquí en esta tienda. Cuando llegamos aquí, había un cubículo para la privacidad de las chicas, para que nadie las viera probándose las botas, mostrando sus tobillos en público.

¿Así que nunca te metiste en broncas? No. Nunca golpeé a nadie, y nadie nunca me golpeó. VICE

|

23


El futuro de la moda Pronósticos para adolescentes menores de 30 años POR SAM MCPHEETERS. ILUSTRACIONES, POR CHRISTY KARACAS

odrá parecer pretencioso hacer predicciones de moda después de una década que vio tan pocas innovaciones. Con excepción de algunos aparatos electrónicos, un poco más de torso expuesto y el ocasional mensaje escrito en el culo de pantalones deportivos, la gente de 2009 se viste muy parecido a la gente de 2000. Si la última década es un indicador, probablemente no veremos nada de esa ropa cool que vimos en Back to the future II. Pero esto es ver la moda con la miopía de las expectativas modernas. 2010 ya se anunció con un fuerte cambio: nuevo presidente, nueva economía, nuevas prioridades. Si algo es un instructivo para la nueva era, serán los agujeros entre 1960 y 1970, una década que comenzó con hombres con sombreros y terminó con orgías hippies en cada esquina. Aquí hay diez predicciones para las modas de los próximos diez años.

P

1. CHARRETERAS No hablo de la pretensión del Londres de la era de Austin Powers o lo mamón de las hombreras de los ochenta. Las charreteras de 2010 serán elegantes y autoritarias, algo que de seguro aumentará la decadente moral estadounidense. Como nuestro gran líder lo ha decretado, ha llegado el momento de dejar las niñerías a un lado. Imagínate caminando por ahí con la humilde seguridad que te darían unas hombreras de dos estrellas del general Grant o la majestuosidad de las de un joven Robert E. Lee o la pompa de las guardas de hombro del capitán Crunch. Amanece en Estados Unidos una vez más, y esta vez es personal.

24

|

VICE

2. GRABADORAS DE CUERPO ¿Recuerdan el episodio del Chapelle’s show del taquígrafo casero? En unos dos años, ya no disfrutaremos de la vida sin uno de esos. Dos años, de acuerdo con la ley de Moore, es lo que se tarda en doblar la capacidad de almacenamiento de un microchip. De acuerdo con esa tabla del tiempo, para 2011 vas a poder almacenar 200 gigas en tu iPod; para 2013, vas a poder guardar eso en un iPod Shuffle, y para 2015 será algo del tamaño de una catarina. Combina tus 200 gigas con una cámara diminuta y un micrófono y tienes una cámara que puedes usar para documentar toda tu vida —audio y video—por una semana entera. Si bajas la calidad de video para que se vea como una nannycam, tienes hasta un mes de audio y video. Pasará algún tiempo antes de que este aparato se popularice, pero, mientras tanto, lo bautizarán con una de esas no-palabras modernas, como blog, sexting, splog y prok. Tal vez esto no parezca algo sobre moda, pero considera la evolución del Bluetooth. Sólo tomó un fin de semana largo en 2005 para que la Bluetoothfairy arrasara con el país, depositando pequeños headsets en el oído de cada persona. No sé de sus vecindarios, pero donde yo vivo este bling para la cabeza es, al igual que las cadenas de oro y los gorritos con hélice, una expresión de moda. Al igual que esto, las grabadoras personales de la próxima década serán introducidas al gusto popular por pendejos y patanes. ¿Piensas que está de la verga soportar a un idiota en el banco detrás de ti gritándole a su Bluetooth? Ahora imagínate que el pendejo de atrás pueda grabar todo en su línea de visión, incluido tu culo. Este tópico—la privacidad—regirá el diseño. En unos años, podrás entrar a cualquier Target de Estados Unidos y, por 40 dólares, salir con tu grabadora de cuerpo disfrazada de botón de camisa. Pero en algún punto una muy publicitada falla en seguridad (¿baño de mujeres?, ¿aeropuerto?) obligará al Congreso

a implementar algo que muestre la localización de la grabadora, algo similar a lo que pasa con todos los celulares en Japón, que deben hacer un clic audible cuando toman una foto. Pienso que será una pequeña luz roja que parpadee, como las de los pins con leds que venden en las tiendas de baratijas. De la noche a la mañana, todos traerán luces rojas que parpadeen en camisas, sombreros y zapatos (la videografía de faldas crecerá inmensamente con esta nueva tecnología). Así funcionará. Te la pasarás tirándole mierda a la nueva Personal Recorder Information Collection Knickknack justo hasta el día en el que, en 2016, pierdas una de tus charreteras. ¿Dónde está? No entres en pánico. Todo lo que tu amigo tiene que hacer es darle un comando de voz al buscador de su grabadora y te dirá que dejaste tu charretera en el Applebee’s donde los dos comieron hace un par de horas. ¿Deseas mensajear al gerente del restaurante? Repentinamente, estos aparatos dejaron de verse tan mal. Dos semanas después, te habrás convertido, y muy pronto no podrás recordar cómo era el mundo cuando no podías archivar ni buscar cualquier conversación, comida o viaje a la tienda de mascotas. Al principio, la apagarás para ir al baño, pero eventualmente grabarás todo. Como San Pedro o Santa Claus. Con todas esas lucecitas rojas en todos lados, se va a ver siempre como Navidad.

alguna de que una semana después de mi Lasik (¿2011? ¿2014? ¡No es barata!) todos van a llegar con su abuela viéndose como Buddy Holly, Drew Carey, Henry Kissinger o cualquier otra celebridad con la que me han injustamente comparado sólo por tener buen gusto en lentes. Debería haber una ley.

dica. El lanzamiento — que será antes de diciembre de 2012 — utilizará el humor como medio para desarmar el terror colectivo por la aniquilación cósmica. Pero, incluso después de 2012, seguirá vendiéndose como pan caliente, opacando las sobras de mercancía del Y2K de doce años antes (a menos, claro, de que Quetzalcóatl o quien sea salga de su descanso y devore el planeta… La bola de cristal no funciona bien aquí).

altas! ¡Imagínate caminar sobre tus compañeros de trabajo y tus suegros con tus charreteras brillando! ¡Dios mío, estás hermosa!

8. EL CAMUFLAJE SE PONE DE MODA No voy a gastar tu tiempo escribiendo una oración más para este.

4. PUBLICIDAD EN EL CULO No puede haber nada extraño en esto. Después de años de pantalones deportivos de Juicy Coture, hot pants de Victoria’s Secret y un sinfín de imitaciones con el culo también rayado, ¿acaso es novedad que los encargados de la publicidad del futuro no vean el culo humano como una pieza perfecta de bienes raíces? El laboratorio de medios del MIT ha diseñado algo llamado tecnología de monitores flexibles, que sirve para transmitir comerciales en chamarras y camisas. Los culos están a un pequeño salto de distancia. Además, hay un incentivo económico con esta moda. Digamos que ganarás unos 4 décimos de centavo por cada vez que tu culo pase ese anuncio de Viagra a los transeúntes. Eso es casi 50 centavos en una hora. Camina durante dos horas al día, y con eso ya pagaste la mitad de tu recibo de luz. ¿Pueden tú y tu culo permitirse no entrar a este tipo de publicidad? BONO: los pixeles flasheando ayudan a que tu culo esté calientito en los climas fríos. LO NEGATIVO: sigues siendo un pervertido si te le quedas viendo al anuncio que está en el culo de alguien más.

6. CORONILLA Estoy seguro de que todas las profecías de moda del último siglo han incluido coronillas, ese cuidadoso pedazo de cráneo rasurado de los monjes, como su predicción de risa. Pero tengo el presentimiento de que esta década los Estados Unidos finalmente estarán listos. Extrañamente, este corte de pelo seguirá el destino de cualquier corte punk conocido por la humanidad. Te haces el corte de monje en 2011, y probablemente te parten la madre sólo por caminar en la calle. Te haces el corte en 2013, y lo peor que te pasa es la indiferencia de los demás. Para cuando entres a un banco en 2016, hasta las cajeras de 40 años van a traer el corte de pelo de monje. Bostezo.

9. HARAPOS, PONCHOS DE BOLSAS DE BASURA, RASGADURAS Saturday night fever fue para la moda de los setenta lo que The road, de Cormac McCarthy, será para la moda de finales de la próxima década. ¿Recuerdan lo que Tom Ridge dijo sobre la cinta para ductos? Todo es cierto. Alerta de spoiler: megatormentas rebeldes, supercólera y bombas muy, muy sucias.

7. EXTENSIONES DE PIERNAS 3. LENTES DE MARCO NEGRO Sé que piensan que estos ya se fueron con la onda emo, pero los lentes de marco negro definirán la moda de la próxima década. ¿Recuerdan cuando los expertos declararon muerto el rap en 1985, después de Krush Groove? Igual aquí. Esto es algo que me pone de mal humor más que una predicción. No tengo duda

5. ROPA INTERIOR DEL CALENDARIO MAYA ¿Entendieron? Sí: el chiste pierde lo gracioso antes de que termines de leerlo. Y, sin embargo, será una de las corrientes más fuertes en la historia de la moda, reviviendo por su propia cuenta las economías estadounidense e islán-

¿Qué harías con un par de poderosas, tonificadas y majestuosas piernas de metro y medio? Esta será una pregunta real dentro de muy poco, así que empieza a pensar. Más que la remoción barata de tatuajes (2013), eliminación de tatuajes por internet (2016) y agrandamiento temporal de la cara (2017), las extensiones de piernas definirán las innovaciones médicas y de moda de la década. Piensa en la ropa que usarás. ¡Piensa en los leggings larguísimos, en los pantalones de mezclilla medida 33 x 58, en el tamaño de las botas

10. EL REGRESO DE LOS SOMBREROS PARA HOMBRE Este breve y triste saludo a la estabilidad preutópica dirá más de las inseguridades del hombre estadounidense de esa década que la moda de la época. Vestirse con un fedora es una buena manera de mandar a volar la tristeza, pero, cuando estás a cargo de juntar rocas para pelear contra los caníbales del complejo de departamentos de al lado, necesitarás tomar en cuenta practicidad y movilidad.

VICE

|

25


REPORTE GLOBAL DE MODA 2009

REPORTE GLOBAL DE MODA 2009

MONTREAL HOMBRES

Los chicos en Montreal mantienen las cosas monocromáticas últimamente. Los más aventureros utilizan accesorios con algo de color, pero casi siempre la cosa es demasiado lóbrega. Las camisas y pantalones nunca están planchados ni almidonados, pero siempre van al cuerpo. Los pantalones skinny parecen no irse a ningún lado (excepto cada vez más cerca del escroto), y no hay sequía de putitos flacos para apenas llenarlos. Todos visten chamarras de motociclista de cuero o de lana como una versión vulgar de Marlon Brando, y, por el contrario, los tipos que siempre habían usado Vans y Chucks se están pasando a un calzado liso y brillante que puede llegar a los estándares de sus abuelos. Un poco de orgullo canadiense aún subyace debajo de todo esto: la chamarra de leñador y las botas duran para siempre, y esos calcetines grises con rayas rojas son de rigor.

LONDRES MUJERES Las chicas de Montreal han perfeccionado la onda del suéter de abuelito. Hoy en día, todas saben salir de una tienda de Salvation Army viéndose como adorables pordioseras. Las pocas mujeres que no andan revisando la moda de los papás de sus papás están perfeccionando el look preppy: suéteres de uniforme de escuela con faldas holgadas y leggings oscuros. Las chicas atrevidas están sacando los pantalones palazzo, pero sospechamos que eso viene de que las tiendas de segunda quedaran completamente agotadas. Las botas planas que llegan arriba de la rodilla y los zapatos de bruja están en todos lados. Las bufandas circulares completan el look cómodo, y, afortunadamente, las ridículas bandas para la frente experimentan la muerte lenta y dolorosa que merecen.

CIUDAD DE MÉXICO HOMBRES

En México, los vaqueros son los únicos que no usan camisas vaqueras. Las camisas Ely Diamond están por todos lados, no importa cómo esté el clima (en serio: podrían llover burritos, y probablemente aun así verías más botones aperlados en la ciudad que en un rodeo de Texas). Los chicos mexicanos están eternamente obsesionados con los sombreros (por el calor y el sol de aquí, duh), y hoy en día diseños clásicos de compañías como Vázquez están experimentando un resurgimiento. Cuando las alas de un sombrero no cubren sus cabezas, los chicos juegan con su pelo, y están dispuestos a dejar crecer patillas gigantescas y mechones larguísimos. En este clima, probablemente utilices pegamento en tus lentes para el sol, así que escoger el diseño adecuado es importante. La marca no importa. Las tiendas de segunda son el principal proveedor de lo que cubre la cara de todos. Tener unos jeans vistosos es más importante que tu sustento diario. Y, por supuesto, no esperes tener sexo sin unos pantalones decentes.

26

|

VICE

MUJERES

Las chicas mexicanas son divertidas y abiertas cuando se trata de vestirse y gravitan alrededor de la experimentación como si fueran científicas de la moda y el clóset fuera su laboratorio. (Vaya, eso sonó muy gay). En la mayoría de los casos, a las mujeres les gusta modificar su vestimenta y comprar ropa barata sólo por el gusto de hacerlo. Las chicas también visten las cosas más nuevas de Carlos Temores, Dalia Perlasca y Marvin y Quetzal más que de las casas internacionales. Verte como que te importa tu apariencia es el común denominador aquí. Cosas muy casuales y desaliñadas, fuera. En sintonía con todo esto, el correcto uso del color es muy importante. Los mexicanos tienden a alejarse de colores negros y oscuros, y muchos creen que la verdadera elegancia sólo puede ser alcanzada a través de la coordinación de varios colores. Las botas de cualquier altura suenan en el pavimento de casi todas las calles de la ciudad, y el maquillaje es delicado y bien distribuido.

HOMBRES Como reacción a la miseria autoimpuesta de los chicos punk y a la búsqueda sin vergüenza de diversión de los tipos indie-weirdo, el grupo de “muy inteligente para su edad” ha aprendido a vestirse formalmente. Zapatos brogue muy limpios, buenos pantalones, camisas de buena calidad y combos de jumper o saco normalmente ocultan tatuajes muy grandes y un gusto excesivo por las fiestas. Esto es un alivio después de tres o cuatro años de jóvenes vistiéndose como si fueran niños de 3 años hormonales y peludos con síndrome de déficit de atención e hiperactividad. Ver a gente de menos de 30 que parece que, de hecho, sabe leer es todo un gusto.

MUJERES

Uno de los looks de mujer que invade Londres en este momento es el de “el punk conoce el grunge”. Puedes esperar camisas grandes de estampado de cuadros y chalecos sobre blusas cortadas con fishnets rotas y botas Doc Martens que hacen que las piernas se vean como una escultura de Giacometti. Se ven como tus padres probablemente pensarían que se verían las chicas motociclistas en los días en los que a alguien le importaban los motociclistas. Y ¿recuerdas hace cuatro años, cuando pensaste que ya jamás volverías a ver a alguien rompiendo sus pantalones de mezclilla de las rodillas como los futbolistas? Pues, aquí está otra vez. Aun así, estas muchachitas saben cómo enfiestarse.

BERLÍN HOMBRES Los berlineses aman su moda y les encanta embarrarnos su amor por ella en nuestras aterrorizadas caras. Hoy, la mayoría de los chicos se esconde detrás de chamarras infladas y parkas gigantescas, pero hay muchos tipos en Berlín cuyo guardarropa evoca las fantasías del país de la cucaña de un glotón experimental. En sus estudios, calentados con hornos, sacan su Henrik Vibskov y su Bernhard Willhelm para arreglarse para la noche. No hay combinación hágalo-usted-mismo demasiado absurda. La siempre creciente corriente de la camisa-pantalón personalizada es un buen ejemplo de esta aproximación a vestirse. Si alguna vez has pensado “Me gustaría encontrar una chamarra de cuero que hayan convertido en pantalones con un bolsillo para pene en medio”, no busques más allá de Berlín.

MUJERES

Las chicas se envuelven en abrigos de pieles con sofás integrados en los hombros, agregándoles leggings predominantemente negros y brillantes y coronando todo con uno de esos chales agresivamente brillantes y coloridos alrededor de sus esbeltos cuerpos, un look que lleva la simetría de la figura femenina a algo ochentoso tipo Grace Jones. La misteriosa combinación de sexo, degradación y el carisma de una belleza preguerra ha atrapado el corazón de todos. Lo mismo se puede decir de los estampados a cuadros, camisetas vintage de rocanrol, pantalones skinny y hoodies del tamaño de casas para acampar. Estos favoritos de largo alcance parecen negarse a salir de la moda, al igual que el look estilo Desperately seeking Susan, personificado en unas cochitas montadas en stilettos rojos coronados con látex y estampado de leopardo. Este look emblemáticos de prostitutaochentosa-de-videoclip es para las mujeres lo que el dinero para los hombres: poder puro.

VICE

|

27


Vice: Para empezar, la pregunta más importante. Estás en muy buena condición física. Marcado. Digo, estás diseñado. Cortado. Esculpido. ¿Qué pedo con eso? Rick Owens: No me gusta mucho la ropa. Visto un atuendo como uniforme, y lo he hecho por años: pantalones negros para hacer ejercicio, shorts holgados sobre ellos y camiseta blanca o negra de algodón. No me puedo imaginar cambiando mi ropa a diario o para ir al gimnasio. ¿Te pones lo mismo para ir al gimnasio? Este atuendo me lleva al gimnasio, a trabajar a mi estudio y a cenar con un abrigo de mink para cubrirlo. Entonces, ¿para ti se trata más sobre trabajar en tu físico que preocuparte por lo que vas a vestir? Cambiar tu cuerpo es mucho más serio. La sensación extrema de hacer ejercicio ha sustituido los bailes de slam de mi juventud y los clubes de sexo que vinieron después. Es un gran combo de disciplina, liberación, meditación y vanidad. La música nunca había sonado tan bien como suena ahorita, explotando en los audífonos hacia el fondo de mi estómago mientras siento que mis músculos se hinchan. ¡Muy poético! La temporada pasada fueron monjas sexies. Hace dos, arquitectura. Hace cuatro, cavernícolas peludos. ¿Te inspiraste en algún lugar en especial para tu colección otoño 2009? Empiezo con la palabra cubierta y busco texturas más extremas. ¿Cubierta en términos de? Cubierta como una capa protectora que me hizo pensar en la vulnerabilidad. No estoy seguro de qué voy a hacer con eso todavía. A decir verdad, normalmente al final, cuando todo termina, puedo analizar de dónde salieron las cosas. Hasta entonces, trato de no pensar mucho. Pareces inspirarte mucho en los animales y sus características y utilizas muchos materiales animales en tus colecciones. Supongo que hay alguna asociación primitiva que me jala, especialmente cuando se transforma y refina en algo elegante. Me gustan las transformaciones. Sobre tu pelo, ¿has pensado en cortarlo? Digo, no es que yo quiera que lo hagas. Sólo pregunto. Por favor, no lo cortes. No creo que lo haga. Estaré bien con una maraña entretejida cuando el tiempo llegue.

Rick Owens ENTREVISTA, POR CONNIE WANG FOTO, POR OWENSCORP

a última persona a la que vi vestir una chamarra de piel Rick Owens estaba parada en medio del Lincoln Road de Miami rascando su cabello rubio platinado con una larga uña de acrílico. El wey había combinado una de las piezas Palais Royale de Rick con stilettos muy altos, un minivestido de piel de víbora y un Marlboro 100 que había dejado su ceniza en todo el collar de la chamarra. Era ridículo, era hermoso, y me parecía francamente una muy buena definición de lo que eran los lujos modernos (porque ¿qué puede ser más lujoso que el hecho de que te valga verga arruinar tu chamarra de 5,000 dólares?). Creo que Rick Owens estaría muy de acuerdo.

L 28

|

VICE

Rick Owens — tanto el hombre como la marca — palpita con una vibra de renegado. La estética de la marca es subversiva y conservadora, es el uniforme de vagos atractivos, pero, también, un emblema de honor en los círculos editoriales parisinos. Sin importar su recalcitrante rechazo a la publicidad, el glamour grunge de Rick Owens es como el ligero zumbido de una trampa para moscas, que atrae y electrocuta a los que les gusta disfrazarse con un poco de drama y a los que les gusta tener una pinche chamarra chingona. El señor Owens habló hace poco con Vice sobre su cuerpo cortado y curado, su pelo de Légolas-se-hizo-goth y sobre todo lo que significa ser un cabrón egoísta.

Si pudieras hacer una prenda de cualquier material, ¿cuál sería? Olvídate de cualquier tipo de legislación internacional de peleteros. También olvida cualquier imposibilidad física, cualquier rareza. Hay un tipo con el que estoy trabajando en algunos elementos de cuernos para mi próxima colección. Hace cosas, como manijas de hueso a la medida, para interiores de carros antiguos. Tiene en su taller un altero gigantesco de colmillos de marfil que estoy horriblemente tentado a convertir en muebles porque veo los muebles como extensión de la ropa. Y me encanta el plumón de cisne. Supongo que vivir en París en lugar de en Los Ángeles ha influenciado tu manera de diseñar, ¿cierto? Claro. Subió el estándar. Hay un lugar aquí para lo chic que colinda con lo perverso. Pero creo que prefiero, en general, el estilo Nueva York. A como veo las cosas, hay algo más severo ahí. Aunque la mayoría del tiempo tengo en la cabeza una ciudad diseñada por Le Courbusier y Luigi Moretti. Si tu estética fuera un ruido, ¿cuál sería? El grave zumbido de un motor industrial. Es la respuesta perfecta. Si tuvieras la oportunidad de actualizar una casa de moda establecida, ¿cuál sería? Sinceramente, Revillon era mi única tentación. Y ya lo hiciste. Y ya no me interesaría volverlo a hacer. No lo digo amargamente. Pasé un tiempo excelente con Revillon. Pero ¿por qué invertiría todo ese esfuerzo para la compañía de alguien más cuando lo puedo poner en la mía?

“Cambiar tu cuerpo es mucho más serio. La sensación extrema de hacer ejercicio ha sustituido los bailes de slam de mi juventud y los clubes de sexo que vinieron después”. Has dicho que eres un diseñador pragmático y que prefieres ver tus diseños en las tiendas que en la pasarela. Si ese es el caso, ¿por qué eres tan silencioso con la publicidad? La publicidad te mete mucho más al establecimiento de la moda de lo que estoy dispuesto a entrar. Tengo lo suficiente, y mi negocio crece a un ritmo lento como para ser seguro, pero lo suficientemente rápido como para mantenerme motivado. Y la publicidad es un trabajo más, como organizar una pasarela. Una vez que comienzas, debes estar listo para hacerlo para siempre. Habiendo dicho esto, nunca pensé que haría shows de pasarela. Se ha visto venir por mucho tiempo, pero el mundo de la moda por fin ha alcanzado el look lujoso y dramático del que fuiste pionero. Estamos viendo a mamás del medio oeste vistiéndose con chamarras de cuero, y las chicas cool de la escuela traen un par de tus botas en lugar de los Louboutins estándar. De un tipo que ha estado haciendo la onda hermosamente oscura y melancólica por tanto tiempo, ¿por qué piensas que eres tan relevante hoy en día? Cuando empecé, resentí el hecho de que lo dramático y lo radical estuvieran confinados a pasarelas y ocasiones especiales. Quería corromper la conformidad desde adentro traduciendo siluetas extremas en grises gentiles que fácilmente podrían ser parte de todos los días. Observo ejemplos de eso a mi alrededor, pero me cuesta trabajo creer que funcionó. Creo que iba a suceder de todos modos, pero tal vez sí ayudé un poco. ¿Cómo era Rick Owens de niño? Rick el niño era un maricón. ¿Y qué hay del Rick Owens adolescente? Rick el adolescente se esforzaba desesperadamente por ser disoluto. ¿Y el Rick Owens anciano? ¿Cómo será eso? Rick el anciano será disoluto. Tengo que preguntarte por tus tacones. ¿Son cómodos? Tengo amigos clavados con los sneakers que se volvieron locos con tus high-tops y entraron en shock al saber que hacías tacones para hombres. ¿Alguna vez escucharon “Detroit Rock City”, de Kiss? Tu vida en Los Ángeles parece un sucio cuento de hadas lleno de personajes fantásticos, drogas y alcohol. Hoy, ostentosamente, vives lo que los plebeyos llamamos un cuento de hadas. Hay una mansión de cinco pisos en Place du Palais-Bourbon, y las esculturas son de ti orinando. ¿Cuál es la más grande diferencia entre la versión de Los Ángeles de Rick Owens y la versión de París? No mucho. Sigue siendo un triángulo de ir al gimnasio, trabajar en casa y cenar en la calle. Todas las caras viejas vienen a París tarde o temprano. Fuera de eso, viajo mucho más que antes. Última pregunta: ¿cuál es tu más grande falla? Soy un pendejo egoísta. ¿Y tu mayor virtud? Saber que soy un pendejo egoísta. VICE

|

29


Bernhard Willhelm ENTREVISTA, POR TOM LITTLEWOOD FOTOS, POR TANJA KERNWEISS

l diseñador alemán Bernhard Willhelm es el rey de la moda insana. El año pasado, disfrazó a hombres como príncipes azules de caricatura y mandó algunas mujeres por la pasarela con collares de hot dogs y palabras y, en la cara, bigotes rayados con marcador negro. Sus pasarelas son, básicamente, instalaciones de arte conceptual, pero con un hilarante sentido del humor, y, por más locos que parezcan sus atuendos, nos encantaría vestirlos. Estamos sorprendidos de que no sea un pinche loco.

E

Vice: Hola, Bernhard. Gracias por atendernos. Debes estar muy ocupado con tu próximo show. Bernhard Willhelm: Sí, pero Vice es una de mis revistas favoritas. Siempre la leo en el baño.

Muchas veces se puede ver una progresión en el trabajo de un diseñador, y es tan obvia que pudiste haberla predicho cuatro o cinco temporadas atrás. Pero cada vez que sales con algo nuevo parece que, conscientemente, intentas dejarte atrás. La gente dice que no hay una verdadera línea entre las cosas que hacemos y que brincamos de lado a lado, y eso es justamente lo que me atrae. Es una exploración y un reto no quedarse inmóvil.

Cierto. ¿Por qué fue eso? Sólo sucedió. Creo que fue algo cultural. Hay muchas cosas de Alemania y la cultura alemana que no me gustan.

Es caótico. En mi vida, sólo acepto el caos. Es sólo una cuestión de carácter. Es tu decisión aceptar quien eres.

Como… Es que pienso que aquí todos la juegan a la segura. Cada vez que vengo, me doy cuenta de cuántas inseguridades tiene la gente. Creen cada vez menos y tienen menos huevos de lo que te imaginas. Decidí no jugármela a la segura, así que nunca me establecí.

¿Le pones atención a lo que otros diseñadores están haciendo a tu alrededor? No. Eso está sobrevaluado. La influencia de lo que te rodea en los diseños que haces. Pienso que las mejores colecciones vienen de levantarte en la mañana, sentarte en tu escritorio y empezar a trabajar. Esa es mi ética de trabajo. Mi mamá todavía me llama todas las mañanas y me pregunta: “¿Qué estás haciendo?”. No hay perdón por ser flojo.

¿Qué ha cambiado en el mundo de la moda en todo el tiempo que has estado en él? Es la misma mierda cuando tratas de que las cosas se hagan y hacer una nueva colección. Siempre hay menos dinero, así que hay que hacer las cosas con menos. Ese es el dicho. Pero también es algo

|

VICE

¿Se te dificulta estar saliendo constantemente con cosas originales? Siempre se espera que tengas algo muy novedoso que mostrar, y eso debe implicar algo de presión. La moda es un campo amplio, de Vice a Vogue, y lo veo como un profesional. No puedes hacer felices a todos. Debes tomar decisiones. El no tomar decisiones no es un buen camino para diseñar. También es importante tener una colección fuerte que resalte en comparación con lo demás, incluyendo mi trabajo previo.

Bien. Ahí es donde se debe leer. Me di cuenta de que hace un momento estabas recortando personitas de papel. ¿Te estás volviendo loco? Ah, ya sabes: estoy muy estresado. Es nuestro primer show en Berlín, y es una situación voluntaria. Queremos mostrar nuestro material porque los alemanes no saben lo que estamos haciendo. Digo, dejé Alemania cuando tenía 18.

Así que has estado viajando y trabajando por más de diez años. Parece que ha sido una década muy intensa. ¡Ah, diez años! ¿Quién lo hubiera pensado? Ahora busco hacer menos cosas. He estado constantemente en medio de todo. Digo, es mi culpa, y está bien no ser un huevón, pero no hay que volverse loco.

30

bueno porque no se te da todo en charola de plata. Cuando las cosas se ponen duras, hay que encontrar soluciones diferentes, y las mejores cosas salen de esas nuevas soluciones.

¿Me puedes decir un poco de cómo terminaste en la Academia de Amberes en los noventa con Raf Simons y Ann Demeulemeester? En un tiempo, los etiquetaron como la nueva ola de diseñadores revolucionarios. Para nada sucedió así. Cuando yo empecé, había este sentimiento de que la escuela podía crecer porque anteriormente era sólo una escuela mierda de Flandes. Los salones tenían goteras. Yo estaba de asistente de Dirk Bikkembergs, así que pasaba tiempo ahí y me la llevaba con estos tipos VICE

|

31


El show de otoño / invierno 2009 / 10 de ropa masculina en Berlín tuvo el tema del esquí, y consistió en varias instalaciones habitadas por hombres muy peludos. Había un caballo de plástico de tamaño real, un par de columpios suspendidos del techo y varios tipos en embarcaciones con esquís. La pieza central del show fue un mural que Bernhard pintó mientras observaban a los modelos. Manteniéndose en el tema del show, utilizó bastones de esquí con pinceles en la punta para pintar su obra. Aquí vemos a un modelo parado en la réplica en miniatura de la torre Eiffel y a otro que estuvo el show completo encerrado en una jaula de bambú. Sus únicos compañeros fueron un hombre de nieve de dos metros y un gnomo alcohólico.

en algo parecido a una pandilla. De hecho, estaba inscrito en una escuela técnica en Berlín, pero me mudé a Amberes por estos amigos y los profesores que tenían ahí. Toda la onda de Bélgica despegó, y ahora puedes conseguir cualquier marca de diseñador en cualquier pueblito retirado. Me fui en ese momento porque había terminado. Te quería preguntar sobre tu formación. Empezaste trabajando para Alexander McQueen y Vivienne Westwood. Sí. Andreas, el esposo de Vivienne, está aquí ayudándome con el show. ¿Hay algo en particular que hayas aprendido de estos diseñadores? Sí, claro. La lección más importante fue cómo no hacerlo. Fue una historia extraña, como la hija de un taxista londinense de la plaza Hoxton que se convierte en una superestrella de la moda. Tuve suerte de ser parte de eso. Todavía tengo muchos amigos y respeto por la gente con la que trabajé en ese entonces porque sigue creando. La industria de la moda tiende a tener sólo una memoria de corto plazo. Cuando la gente comienza, normalmente hace dos o tres temporadas, y después se acaba la fiesta. ¿Por qué has durado tanto? Me tomó mucho tiempo darme cuenta de que, cuando haces cosas tan extremas, no les van a gustar a todos, pero encontrar tu nicho hace tu trabajo más sencillo. Aun así, sigue siendo difícil. Hago seis colecciones al año, y el trabajo nunca termina. ¿Puedes describir a lo que te refieres con nicho? Me refiero a gente que aprecia tu trabajo y lo apoya. Es una solución de corto plazo, así que constantemente intentas conseguir nuevo público, tratando, a la vez, de que los fanáticos originales sigan contigo. ¿Tienes algún personaje en la cabeza cuando diseñas tu ropa? Tus modelos son siempre muy peculiares. Tomemos, por ejemplo, a Sagat, el actor porno francés. Me gustan los actores porno. Esta vez tengo a un tipo nuevo de Dresde en el show. De lo que me doy cuenta es de que muchas personas no tienen una relación con su cuerpo, y para un actor de porno su cuerpo es su máquina. Tiene que actuar, y eso es algo que puedo valorar. Es importante, como diseñador, que puedas sentir tu cuerpo y saber qué sucede con él. La mayoría trata de cambiar sus cuerpos 32

|

VICE

“Me aburre la gente tímida. Me aburren los tipos en camisas blancas y sacos negros”. con ropa, aunque también me gusta ese lado exhibicionista de la vida. Me aburre la gente tímida. Es difícil porque mucha gente no sabe qué hacer con sus cuerpos. Los actores porno están muy conscientes de su cuerpo. Sagat fue especial porque él creó su propia imagen. Es igual a como Pamela Anderson se creó a sí misma como el sueño húmedo de todo adolescente. Me resulta interesante ver cómo estas personas se han creado a sí mismas para satisfacer fantasías de otras personas. ¿Alguna vez tomarás la dirección de los tipos delgados de Dior? No, esos tipos están demasiado delgados. Es algo que no quiero tocar. Me aburren los tipos en camisas blancas y sacos negros. Mi última colección masculina fue un trabajo de renacimiento. Quería ver cómo se hacían antes las prendas. Primero venía el cuerpo, y luego se hacían las prendas a la medida. Tuve que aprender a cortar de nuevo. Me tomó diez años aprender eso. Los hombres y las mujeres eran muy distintos a como son ahora. Cuando pienso en tus colecciones, siempre son las prendas masculinas las que me vienen a la cabeza como tu estilo emblemático. ¿Las prendas masculinas son tu enfoque principal? Creo que sólo sucedió. Comenzamos con mujeres porque ahí está el dinero, y me gusta diseñar para mujeres porque implica muchas cosas. Después de cinco años, tomé la decisión de que yo también quería vestir algo. Pero hoy, por restricciones financieras, es difícil. Siempre digo que esta será la última colección que haga. Es que de una colección salen los fondos para la siguiente. Cuando entras a los costos, puedes saber si fue una buena colección dependiendo de cuánto gastaste. Así de simple.


Kai Kühne ENTREVISTA, POR AMY KELLNER RETRATO, POR MARCELO KRASILCIC

odos los artículos que se pueden encontrar sobre Kai Kühne dicen algo como “¡El niño rebelde creció y se volvió serio!”, “El chico malo se volvió bueno” o, como lo dije el New York Times, “¿Podrá el mundo de la moda perdonarle su pasado?”. La respuesta es simple: pues, claro. Ya deberían de dejar eso. Además, en lo que respecta a nosotros, haber sido un chico rebelde está chingón y no hay nada que perdonar, para empezar. A nosotros siempre nos gustó Kai y el tipo de cosas que hacía cuando era miembro del colectivo As Four — como, literalmente, colgarse de los candelabros en lugares mamones y después tratar de pelearse con el gorila de seguridad, de 180 kilos y ex mimebro de la mafia rusa, que lo está sacando del lugar — , pero también estamos dispuestos a aceptar su madurez en vista de que eso es lo que quiere. El hecho de que un Kai más calmado signifique prendas incluso más hermosas de las que hacía hace que lo asimilemos mejor. Todas las reseñas de moda usan la misma palabra para su trabajo: elegante, una palabra que es más que suficiente. Es muy angular: vestidos que marcan la figura con detalles blancos y colores metálicos en pequeños matices. Tiene mucha clase. Visité el estudio de Kai, en medio de la tundra urbana, y me divertí muchísimo. Me enseñó un torbellino de ropa, telas, muestras y bocetos. Aprendí sobre el movimiento Superstudio italiano, y después pasamos un rato viendo la escena de moda iglesia-católica en la película Roma, de Fellini, en YouTube. Siento como si hubiera sido un curso intensivo de moda, y hasta Dios sabe que me urgía.

T

Vice: No soy un experto en moda. Kai Kühne: Sí, yo tampoco. Sí, sí lo eres. Ahora enséñame algo sobre moda. Por lo menos algo sobre tu moda. Bueno, para mí es como arquitectura. Todas mis líneas son rectas, muy gráficas, muy controladas, muy alemanas. Quiero llegar a lo clásico, accesible y elegante. Formas conscientes de lo femenino, como una falda entubada. Tiene mucha clase, y todo está en la construcción. En las nuevas formas de construirla. La colección que hice para el verano pasado estuvo inspirada en los puerros: todas las líneas seguían su patrón de crecimiento. ¿Puerros? Sí, la planta. Las plantas tienen sus propias reglas universales en su forma de crecer... pero fuera de control. El puerro es muy alemán: crece en patrones muy contolados. 34

|

VICE

Eso es MUY alemán. Sí, dieseño mucho en la computadora porque me gusta ser muy rígido. A través de las telas es como todo se vuelve más orgánico. Yuxtaponiendo líneas rectas y la tridimensionalidad del cuerpo humano. Las líneas están diseñadas para ceñirse al cuerpo, de manera que tienen que estar ligeramente curveadas. Así, el patrón es cóncavo, convexo, con líneas rectas. Suena como si diseñaras edificios. La ropa es arquitectura para el cuerpo humano. Una casa que rodea el cuerpo. Es difícil, y tienes que retar a la gravedad. Y siempre utilizas blanco y suaves colores neutros, como sucede en las casas. Trato de mostrar las estructuras de mi ropa. Todo está en las construcciones, así que hago un uso ligero de los colores. Pero me gusta jugar con reflejos y texturas, como el lino y la piel de canguro. ¡Piel de canguro! Sí, es como papel. Es fantástica. Okey. Es como el conejo. Algo así. ¿Creciste en Alemania? Sí, viví ahí hasta los 22. En Bremerhaven. Estaba estudiando en Hamburgo. Primero, economía; después, moda. Luego me volví modelo y tenía que viajar mucho a Milán y a París. Después me descubrió una agancia de Milán, y mi carrera despegó. ¿En qué momento decidiste estudiar Economía? [Ríe] Nunca supe bien qué era lo quería estudiar. Mi familia tenía su propio negocio, y supuse que era mi destino tomar el lugar de mi padre, como él hizo con el de mi abuelo. ¿Qué tipo de negocio es? Distribución y almacenamiento de derivados del petróleo. Muy interesante. Pero, en cuanto tuve que dedicarme a ver estadísticas y cosas así, me di cuenta de que no me interesaba. ¿Siempre te gustó la moda, desde niño? Sí, cuando miro hacia atrás, estoy en la línea de lo que estaba destinado a hacer. Siempre fui muy artístico. Hace poco estaba ojeando fotos de mi cuarto de la infancia y vi unas esculturas hechas con ganchos para la ropa. Como arte moderno, excepto que yo no tenía idea del arte, sólo lo hacía. VICE

|

35


Izquierda: Kai en sus días de modelo. Derecha: El perro de Kai, Powder.

¿Eras punk? Te imagino perfecto como un cabroncito. Un poco. Pero, al mismo tiempo, me gustaba vestirme bien y muy correcto. Justo como soy ahora. Soy punk, pero no uso perforaciones; lo que me gusta es la esencia de la identidad. No exactamente destructivo, pero sí intento sacudir las cosas para crear de nuevo. Después de la destrucción, viene una nueva creación. Qué dulce. Acabo de ser nominado para el Premio Nacional de Diseño que otorga el Instituto Smithsoniano. Estoy muy contento. ¡Felicidades! Gracias. María Cornejo e Isabel Toledo lo han ganado en años anteteriores, y ahora le han hecho unos diseños a madame Obama, así que supongo que tendré que hacerle unos diseños también. Creo que se vería muy bien con tus diseños, en verdad. Sí, yo también. ¿Cómo te convertiste en diseñador? Dime cómo empezó. Cuando estaba modelando, me di cuenta de que ese no era futuro para un joven brillante como yo. Así que busqué algo más... como transición. Estudié historia del arte, fotografía y otras cosas, y con la foto empecé a hacer dinero haciéndole fotos a modelos; ya sabes, para que parezcan modelos profesionales. En esas fechas, conocí a Adi y a Angela en un bar llamado Flamingo East: eran las de la puerta. Empezamos a trabajar juntos. Ellos hacían la coordinación de moda, y yo tomaba las fotos. Al mismo tiempo, Gabi empezó su propia línea, así que nos juntábamos todos, le dábamos forma, tomábamos las fotos y convertíamos eso en algo más. Checaba perfectamente con la visión de cada uno. Después mi 36

|

VICE

“La escena está muerta. Quizá para siempre”. departamento se incendió, y me mudé con las chicas, Gabi se divorció, se mudó con nosotros, y así nació As Four. Empezamos a trabajar en 2000. Ustedes vivían juntos y dormían en una cama enorme para todos. Eran famosos por eso. Exacto. Éramos muy serios con el trabajo, pero, al mismo tiempo, todo era muy divertdo. Era una nueva forma de arte. Justo la intersección entre el arte y la moda. Considero arte lo que hago actualmente, pero está más enfocado a ser parte del sistema de la moda. Eres más maduro. Creo que es un proceso natural. Quiero que mi trabajo sea escultura usable y accesible. No como lo hacía antes: “Wow!, esta es una obra de arte. Nos vemos después”. Ahora es más como “Wow!, me quiero poner eso”. A veces extraño esas locas bolsas de As Four. Yo no. ¡Todavía tengo problemas con mi hombro derecho por culpa de ellas! ¿No extrañas esa época para nada? ¿Todavía crees que Nueva York es lo máximo? No y no. Ha cambiado inmensamente. La escena está muerta. Quizá para siempre. Bueno, podría volver con todo el problema de la recesión. Pero aún formas parte de todo eso. Es muy diferente de que como solía ser. En fin, envejecemos. Eso es

“La colección se vuelve como una enorme pintura, que se lleva muchas horas, mucha gente y mucho dinero”. gran parte del asunto. No lo lamento porque estoy muy ocupado y muy feliz con lo que estoy haciendo; tengo mi propia escena. ¿Fue divertido aparecer en los periódicos y tener la escandalizada atención que tenías? No me gustaba tanto. Mucha de esa mierda no estaba bien; era más bien molesto. La gente me dice todo el tiempo: “Mira, ¡página 6!”, y yo les digo: “No, gracias”. ¿No te gusta ni un poco? A la mayoría de la gente le da miedo vivir salvajemente, así que adora vivir a través de gente que sí lo hace. Bueno, mi trabajo es mucho más importante para mí que ninguna otra cosa. La gente exagera mucho, le pone mucha atención a eso, se espanta y te juzga, de manera que muchas oportunidades se te cierran. Pero todos adoran los regresos, ¿no? Claro, cada temporada. Adoramos los regresos. Tu estudio es muy lindo y blanco. Me encanta esta área. Se siente desolada. Es algo tétrica y desértica en la noche; es como en Blade Runner. Puedes subir al techo. Es muy bonito. Me mudé aquí porque es el distrito de la ropa y quería demostrarles que el “loco Kai” está aquí para hacer negocios.

¿Sientes que tienes que probarlo? Sí, un poco. Cada una de las reseñas que encontré sobre ti es muy buena. No pude encontrar comentarios malos. Bueno, me he estado portando bien. ¿Qué te gusta hacer para divertirte? Últimamente me he estado preguntando eso. No hago mucho más que mi trabajo porque eso es lo que me divierte. Me gusta ir a Fire Island o a Rocawkay Beach, dar la vuelta con Powder, mi novia. Powder es todo un perro celebridad. Sí, es mi bebé. Todavía me gusta salir. Lo hago en la medida en que puedo. Me gusta el Sunday-night Art Fag Party en Bowey Electric. En ocasiones, también voy a Beatrice. Nunca he ido. Seguro lo odiarías. De hecho, fui ayer y lo odié. Nunca había visto tantos idiotas wannabes juntos. ¡Me imagino! ¿Qué diseñadores admiras en este momento? Muchos. Me encantó la última colección de Chanel. Todo, en color blanco o crema; los hombros, bellísimos. Karl hizo un gran trabajo. Okey, hombros. Explícame el asunto de los hombros. Los hombros son muy importantes en este momento. Se dice mucho a través de los hombros y la silueta. Me interesa que mis hombros sean llamativos y fuertes, pero no como en los ochenta. También he estado trabajando la idea de no usar hombros. Qué divertido trabajo. Es mucho trabajo, pero es divertido. Escoger las telas es como armar tu paleta, y después la colección se vuelve como una enorme pintura que se lleva muchas horas, mucha gente y mucho dinero. VICE

|

37


Jean Paul Lespagnard ENTREVISTA, POR CÉLINE HUERTA FOTO, POR LAETITIA BICA PEINADO Y MAQUILLAJE, POR FLORENCE SAMAIN MODELO: NANOU@DOMINIQUE MODELS AGENCIA: C'EST CHIC

J

ean Paul Lespagnard es un joven, divertido y talentoso diseñador belga. Es un tipo muy agradable, y nos gusta su corte de pelo y que deje que sus modelos lo monten como si fuera un caballo de palo. Es un creador que sabe llevar la moda al terreno del arte con humor y frescura. Y pensamos que, muchas veces, lo que le falta al mundo del arte y la moda es precisamente un poco más de humor y frescura. Ahora, si eres de esos que a huevo necesita credenciales, Lespagnard ganó el concurso de Hyeres en Francia el año pasado, se ha convertido en una sensación alrededor del mundo y, hoy por hoy, es el nuevo gigante belga de la moda internacional. Vice: Si te digo “México”, ¿qué me dices? Jean Paul Lespagnard: Lucha libre, día de muertos, ese lado burlesco, humorístico para hablar de la muerte. Tuve un acercamiento a la cultura mexicana cuando fui el año pasado a Los Ángeles; me la pasaba en los barrios mexicanos y cada vez quería ver más. México es uno de mis próximos destinos. Si te invito mañana a presentar tu colección en México, ¿te la rifas? Por supuesto. Sí, sí, y te lo digo de corazón Okey. Eres diseñador de moda. ¿Por qué la moda? ¿Qué pasó ahí? Estudié artes plásticas y, después, diseño de moda en Liège. La moda siempre ha estado presente aquí. Cuando era niño, quería transformar mi camioneta para ser vendedor de helados durante el verano y pescado durante el invierno. Mi papá era camionero; entonces, yo me la pasaba en su garage experimentando formas y cortes con materiales de reciclaje. Recortaba llantas, les hacía agujeros y, con unas cuerdas, armaba corsés y se los regalaba a mis hermanas. Ahí empezó todo. Me acerqué a las artes plásticas por el dibujo, y considero que el dibujo es primordial para que tu equipo te entienda. Ellos no viven en mi cabeza; entonces, tengo que ilustrar mis ideas a través del dibujo. Pero sólo dibujo por eso. Si pudiera ahorrarme esa etapa, lo haría con gusto. Lo que me gusta es la materia, plasmar mis ideas en la materia y verla en movimento. El año pasado ganaste el concurso internacional del Festival de Moda y Fotografía de Hyères, específicamente el premio del público y el de una marca de prêt-à-porter. ¿Te sientes muy muy? Estuvo muy raro, la verdad. Desde que acabé la carrera, siempre quise participar en ese concurso, pero jamás me atreví a mandar nada, y justo el año pasado mucha gente me animó para que lo hiciera. Lo hice en serio. Me tardé mucho en encontrar mis telas y crear el personaje de mi colección. Con o sin concurso, quería hacer esta colección. Fuera como fuera. Luego gané y me sorprendí mucho. Es cierto que desde un principio el objetivo principal de participar en ese concurso era el premio especial de la marca francesa 1 2 3, que ofrecía la oportunidad de diseñar una colección con una gran distribución, porque eso te abre las puertas para trabajar con pro-veedores, intermediarios, fabricantes, y ni hablar del aprendizaje, de la experiencia. No me explico aún el éxito de mi ropa en el concurso; en verdad, había muchísima competencia, pero yo los hice sonreír, y el humor ganó. Cuétanme de Jacqueline. Generalmente, hay un personaje imaginario en mis colecciones. Cuando diseño, me gusta meterme en la piel de un personaje fuera de lo común, extremo, extraordinario si lo quieres ver así.

38

|

VICE

¿Que no podría existir en la vida real? ¿Existir? Tal vez sí, pero por ciertos períodos, como los desfiles, por ejemplo. Todos tenemos tal o cual comportamiento en función de lo que vivimos o de lo que nos duele, y esto puede durar una hora, un día o más. Pero Jacqueline es tan intensa, tan extrema, que, si existiera las veinticuatro horas... ¡creo que sería demasiado desgastante! [Risas] Los dos temas que siempre trabajo son la obsesión y la locura. Jacqueline tiene ese lado obsesivo. Ella vive en Bruselas y tiene tiene un puesto de papas en una camioneta, pero es falso. Papas a la francesa. ¡No! ¡Las papas a la francesa son belgas! Es importante porque, siendo belga, eso es parte de lo que nos representa: las famosas papas. Okey, Bélgica es el país de las patatas; por eso quise hacer una colección que retomara ese elemento mezclándolo con lo texano. En fin, Jacqueline tiene dos pasiones: la cantante alemana Gitte, que es muy kitsch, y Texas. Lo que le atrae son, sobre todo, los vaqueros que distraen al público cuando el vaquero principal muerde el polvo. Su guardarropa es el reflejo de sus pasiones: rayas de colores, pantalones vaqueros exagerados, las típicas camisas texanas que todos conocen; pero todo en extremo, sumamente exagerado, como sus pulseras de patata fritas y sus lentes. Jacqueline espera a su cowboy. Por eso la colección se llama Ich will ‘nen cowboy als mann, que en alemán significa “quiero un esposo cowboy”. Mucha gente define tu colección como divertida y humorística, muy belga. ¿Qué piensas de esto? Me gusta, pero considero que lo belga reside en el toque humorístico de la colección, no en el diseño. Te lo puedo resumir en una frase: sabemos reírnos de nosotros, podemos vernos al espejo y cagarnos de la risa de nosotros, de nuestro país y sus dramas de indetidad. No tenemos identidad, y creo que por eso justamente tenemos una, esa identidad que todos definen como belga. Hasta que fui adulto me di cuenta de que no sólo existíamos los francófonos en Bélgica. Cuando me mudé a Amberes, la capital de Flandes, sentí que llegaba a vivir a un territorio ajeno, belga pero ajeno. Fue una cachetada existencial muy fuerte para mí, pero, a la vez, sumamente rica. En cuanto a etiquetar mi trabajo, sólo me agobia un poco que me digan ahora señor Papas; es lo único. Bélgica es un licuado de culturas germanas y latinas, y siento eso muy presente en ti y en tu trabajo. ¡Definitivamente! Es una influencia, claro. Después de mi estancia en Amberes, sentí, físicamente, la necesidad de mudarme a Bruselas poque creo que es el único lugar en donde todos nos juntamos. Cuando vivía en Liège, no tenía ningún contacto con Flandes, y cuando vivía en Amberes no tenía contacto con la región francófona de Bélgica. Es impresionante: cada uno vive por su lado, pero compartiendo un mismo suelo ¡con tres idiomas oficiales! Francés, neerlandés y alemán. Yo saqué lo mejor de cada lado. Viviendo en Bruselas, tengo la mejor mezcla de identidades culturales para trabajar. Y, sí, claro que es una fuerza creativa. ¿Defiendes alguna causa con tu ropa? Por supuesto. Puede sonar muy delirante lo que estoy a punto de VICE

|

39


decir, pero creo que ofrezco una parte de sueño. No una parte de sueño dentro de ti, sino une parte de sueño que saques de ti a través de la ropa que lleves puesta. ¿Me explico? [Risas] ¿Qué hay de tu marca? Justo estoy desarrollando mi empresa, la cual lleva mi nombre: Jean Paul Lespagnard. Con mi equipo, estoy planeando los puntos de venta, la comercialización, la imagen. Son cosas que toman tiempo si quieres hacerlas bien. El cambio se hizo rápido. Cuando ya todo el mundo reconoce tu trabajo, el camino se hace más fácil en cuanto a logística y estabilidad, pero, en cuanto a creación, la industria de la moda te impone un ritmo que no es fácil. Tienes que estar renovándote y proponiendo todo el tiempo. A veces quisiera darle tiempo al tiempo y clavarme más en mis imágenes, mis inspiraciones y mi investigación.. Por lo pronto, este mes sale mi colección para la marca 1 2 3, y, al mismo tiempo, estoy diseñando una nueva colección. ¿Un nuevo personaje? Sí, una autoestopista. Muchos diseñadores dicen que la creación es sinónimo de angustia y sufrimiento. ¿Te pasa? ¿Conoces el síndrome de la hoja en blanco? Claro que me pasa. Todo el tiempo. Siempre. La gente no entiende que crear no es fácil; de verdad, es un parto en todos los sentidos de la palabra. Es una bomba de efecto retardado. Dedico mucho a la investigación, a mis búsquedas. Acumulo y acumulo y acumulo hasta que todo explota sobre el papel. Después se lo presento a mi equipo, lo platicamos, y pasamos a otra etapa del proceso creativo. Esto puede durar meses. Entonces, sí, el proceso es desgastante en todos los aspectos. Según tú, ¿la moda es arte? Ssss. A ver, el arte es negocio, y más ahora. La moda lo es también, es un hecho. Creo, más bien, que la moda podría considerarse como pop art. En mi caso, invento y creo personajes ficticios. La moda me impone un ritmo que a veces no acepto porque quisiera desarrollar instalaciones, happenings en un lugar improbable, y así darle fuerza visual a mi ropa. Digamos que mis creaciones forman parte de una obra de arte que aún no existe. Por eso soy fan de Paul McCarthy, de 40

|

VICE

sus videos, en los que toda la gente vive al 100 por ciento su papel; eso es lo que quisiera hacer con mi ropa. ¿Qué le respondes a la gente que opina que la moda se reduce a un business reservado a un pequeño grupo de gente? Estoy totalmente de acuerdo. En general, la moda es inaccesible. Pocos pueden gozar de ella, y es una lástima. Pero los hechos son los siguientes: mi ropa se va a vender cara. ¿Por qué? Por la simple razón de que mi costo de producción es alto, mis telas son caras, y porque, cuando empiezas, no necesitas miles de metros de tela; entonces, tienes que comprar tu materia prima por metro, y eso te sale mil veces más caro que si fueras, no sé, cualquier gran casa de alta costura que puede hacer pedidos de cien metros por el precio de cincuenta. Es un círculo vicioso. Y, cuando hablo de todo esto, no estoy tomando en cuenta mi estilo ni el valor económico de mi humor ni mi propiedad intelectual, sólo nos estamos concentrando en el precio de producción de cada pieza. Ahora, no tienes que vestirte con marcas para seguir tendencias de la moda ni para verte bien. Lo que quiero que entienda la gente es que lo “inaccesible” reside, sobre todo, en el aspecto económico. Es común que la gente te diga que es imposible llevar la ropa que se ve en los defiles, pero no es cierto: es sólo cuestión de “ensamblaje”. Si ves la ropa de esta colección por separado, pieza por pieza, es totalmente accesible, y eso me encanta: poder presentar una colección extrema en su conjunto, pero muy sencilla al final si la vez bajo otro ángulo. Entonces, se vuelve accesible. ¿Tienes alguna mujer que inspire tu trabajo? ¿Por qué vistes mujeres? Humor, inteligencia y belleza, creo. Aunque belleza es subjetivo. Te voy dar el ejemplo de Grace Jones porque todos la conocen y me es más fácil explicarlo. Lo que me impresiona y me atrae de esa mujer es justamente el hecho de que no se toma en serio y no tiene miedo de afearse para verse bella. No tenerle miedo al ridículo, exponerse. ¡Amo tanto eso! Visto a las mujeres porque así se dio, y no quiero etiquetar a una mujer tipo de mi marca. Quien se identifique con lo que propongo y se lo pueda apropiar, sea bienvenido y que lo goce. Te voy a dar otro ejemplo, el de una amiga mía que es muy macha pero cuya ropa es ultrafemenina. Una mujer todo terreno que puede estar en una cervecería superpuerca, pero en tacones y minifalda ¡sin pedos! Esa es la actitud, ¿no?


Barbara Hulanicki ENTREVISTA, POR TARA SINN RETRATO, POR NAOMI FISHER

i los científicos se levantaran de sus culos e inventaran una máquina del tiempo que pudiera viajar a cualquier lugar en cualquier era, escogería Egipto circa 3000 antes de Cristo para poder ver cómo construían las pirámides; o el Berlín de 1912, para ver a Houdini ejecutar — por primera vez — el truco de la tortura de agua china; o al Londres de 1960, para poder entrar a la legendaria tienda departamental Biba y comprar unas pestañas de araña y pintalabios negro para combinarlos con mi traje con estampado de gatos. Si tuviera suerte, hasta podría alcanzar a ver a la fundadora y genio creativo detrás de Biba, Barbara Hulanicki. Lo que comenzó como un negocio de envíos por correo, pronto se convirtió en una línea de moda de culto en la cual todas las piezas que se creaban se agotaban en cuanto llegaban a los aparadores. La primera boutique Biba estaba en una antigua farmacia, y pronto se convirtió en un lugar donde se reunían jóvenes que querían algo un poco oscuro, un poco glamuroso y un poco diferente de la prevaleciente estética mod del momento. Biba pronto se mudó a una tienda departamental de siete pisos que incluía pisos temáticos. El piso de arriba era el legendario restaurante y club Rainbow Room, que recibió a todos, desde los New York Dolls hasta Liberace. Como Liz Lemon diría: “Quiero ir ahí”. Biba era total creación de Barbara, una ex ilustradora de modas, y su esposo, Stephen Fitz-Simon. Él se encargaba del lado financiero, dándole a Barbara completa libertad y dominio para hacer lo que quisiera a nivel creativo. Fue la primera tienda departamental para un estilo de vida en Londres y, probablemente, la primera en todo el mundo. ¿Cuándo fue la última vez que estuvieron en una tienda departamental que tuviera un castillo con lago para atrincherarlo, con flamencos vivos y pingüinos caminando por el jardín de la azotea? Barbara accedió amablemente a platicar con Vice vía telefónica desde su estudio en Miami, donde diseña el interior de hoteles de lujo y toma algunos selectos proyectos de moda, incluyendo una línea con Topshop que llegará a las tiendas en abril.

S

Vice: Parece que tuviste una visión muy clara con Biba. Era un look muy específico con inspiración del art nouveau, el art déco y el Hollywood viejo y glamuroso. Me preguntaba de dónde salió. Barbara Hulanicki: Primero y antes que nada, la inspiración era el período en el que vivíamos. No había ropa para jóvenes en Inglaterra. 42

|

VICE

Digo, en Estados Unidos había cosas fabulosas sucediendo a principios de los sesenta, pero en el Reino Unido estábamos desesperados—así: desesperados—por ropa. Otra inspiración fueron las películas viejas, en su mayoría cosas con Garbo y musicales estadounidenses. La paleta de colores era grandiosa. Todo era café y morado y había mucho negro. Muy exuberante y boudoir. Diseñaba en Inglaterra, donde es oscuro y deprimente, y la paleta de colores ahí no es tan fuerte como en Estados Unidos. Por ejemplo, donde estoy ahorita, Miami, el sol está rebosante de color. Así que, en realidad, todo se trataba de luz. Es gracioso porque, cuando pienso en la moda de los sesenta, los colores mod se me vienen a la mente, los rojos, blancos y el azul real del pop art. Su estética era diferente. Definitivamente. Todo eso de lo que hablas estaba sucediendo en la calle Carnaby. Nosotros éramos unos snobs en el tema. ¿A qué te refieres? Es que la calle Carnaby era un mercado masivo y era algo cursi. Ahorita no parece, pero lo era en ese entonces. Ya entiendo. Nosotros éramos el mercado selecto. Económico, pero selecto. Leí que estuviste en la escuela de artes y que comenzaste como ilustradora de modas. Hice algunos diseños en la escuela de artes, pero iba a tomar demasiado tiempo. Estaba desesperada por conseguir un trabajo y salirme de mi vida casera y ser independiente. Las ilustraciones se utilizaban frecuentemente en las editoriales; la fotografía todavía no llegaba al nivel. Parecía ser la manera mas rápida de ser independiente y todavía tener algo que ver con la moda. ¿Cómo pasaste de ilustrar a hacer y vender prendas? Estaba ilustrando en un estudio cuando conocí a mi esposo, Fitz, que trabajaba en publicidad. Me dijo: “Regresa al diseño. Tienes que trabajar por tu cuenta”, lo cual hice, y mi carrera realmente ascendió. Estaba en todas las revistas grandes: Women’s Wear Daily, Vogue, Harper’s, Queen, y viajaba mucho a Francia para hacer shows ahí. Eso fue un muy buen entrenamiento. Seguía viendo que no había absolutamente nada para los jóvenes. París era sólo para señoras en comidas. VICE

|

43


Izquierda: Barbara en el jardín de la azotea — junto a cisnes vivos — de la tienda departamental Big Biba, en Londres. Derecha: Twiggy en Biba.

Parece que todo lo que hacían — la ropa, la tienda, la manera en la que presentabas las ventas como una experiencia — era lo opuesto a lo que todos estaban haciendo en ese momento. Eran todas las cosas que yo quería para mí. Antes que nada, tenía un esposo que me amaba y odiaba ir de compras. Así que pensé que la manera de conseguir que los chicos se quedaran era ofreciéndoles un asiento. Así podrían ver a las chicas y quizá funcionaría. Recuerda: no había muchos clubes en esos días. La gente no salía a comer. No había tantos conciertos. Ahora puedes estar en cualquier lugar, hasta en un Starbucks, pero antes no había nada parecido. La boutique, especialmente los sábados, se convertía en un lugar para conocer gente. Al principio, todo lo que hacías estaba limitado, lo que eventualmente creó el concepto de piezas de culto que la gente tenía que tener. Las ventas son como pescar: no sabes lo que va a vender en grande. Éramos cuidadosos. Vendíamos y, mientras vendíamos, hacíamos más. Todo era práctico, no estaba planeado en una sala de marketing o algo así. Muy distinto a como es ahora. Sí. Todo lo manejan por nosotros y le invierten dinero. Lo estamos haciendo al revés. Debió haber sido muy emocionante hacerlo de la otra manera. Tremendamente. No tienes idea. Nunca sabías cuándo ibas a atrapar uno grande. En las ventas, es este el momento que cuenta, no mañana, no el día siguiente, no ayer. Debes seguir haciendo dinero; de otro modo, mueres. Estaba leyendo sobre los catálogos que producías. En los cincuenta y sesenta, los catálogos eran libros gruesos de dibujos. Fuiste la primera en hacer un catálogo con fotografías que pareciera editorial de una revista. Estaba enamorada de la fotografía y los fotógrafos y dije: “Vaya, esta es la oportunidad de utilizar a esta gente tan increíble”. Digo, puedes imaginarte: ¡teníamos a Helmut Newton haciéndolo! Ya era grande, pero no tan grande. Fui con una amiga que trabajaba en el Observer 44

|

VICE

“Las ventas son como pescar: no sabes lo que va a vender en grande”. y le dije: “¡Por favor, pregúntale!”. Ella me contestó: “Claro que lo hará. Le encanta”.

Tarjetón de cosméticos de Biba.

“Los ingleses son muy excéntricos y están completamente abiertos a las nuevas ideas. No les importa que se rían de ellos”.

Nunca sabes hasta que preguntas, supongo. Absolutamente. Tuviste ideas muy diferentes, y muchas de ellas las hiciste dar frutos. Había líneas de hombres, niños, zapatos, joyería, artículos de comida, café, té, comida para gatos y para perros e ¡incluso frijoles enteros! También leí que había un automóvil Biba en planeación. Eso nunca sucedió, pero sí lo estuvimos ideando. Parece como si la expansión de la línea Biba fuera un reflejo de los cambios en tu vida personal. Teníamos una casa y hacíamos todos los muebles de segunda mano con vintage baratísimo. Y después necesitábamos algo que fuera con todo, así que hicimos almohadas y lámparas. Y luego tuvimos un bebé e hicimos ropa para bebé. Así siguió. Y después, para conseguir todo el look, estaban, por supuesto, los zapatos, las botas, la ropa interior y, finalmente, los cosméticos, que fueron muy importantes. Tú sacaste un lápiz labial negro, ¿cierto? Sí. ¡Estabas tan adelantada a tu tiempo! Aun hoy en día, si alguien hace algo atrevido, la gente se asusta. El año pasado, YSL puso lápiz labial en sus modelos, y la gente pensaba: “Oh, qué extraño”. No puedo imaginar qué pensó la gente de algo como eso en los sesenta. Nosotros empezamos desde cero porque el lápiz labial en ese entonces era coral. Eso era todo. Así que teníamos un lienzo en blanco. Esa generación estaba hambrienta de cualquier cosa nueva. Era fan-

tástico. Nuestro primer lápiz labial fue café chocolate y se agotó en dos segundos. ¿También utilizabas el lápiz labial? Claro que sí. Parece que estabas creando una armada de chicas que estaban sintonizadas con tu look. Sí, porque yo me convertí en una de ellas también. Digo, es importante que estés sintonizada con tu público. Los ingleses son muy excéntricos y están completamente abiertos a las nuevas ideas. No les importa que se rían de ellos. Saltemos a cuando te cambiaste a la gran tienda Biba de siete pisos. No sólo era una tienda departamental completísima, sino que también era, de nuevo, un lugar para conocer gente. Tenías a estrellas de cine, artistas y estrellas de rock, como los Rolling Stones y David Bowie, entrando y saliendo. Brigitte Bardot estaría ahí. Se me acaba de ocurrir que hoy en día los diseñadores andan detrás de las celebridades sólo para llenar la primera fila de sus shows y conseguir que vistan sus prendas. Sí, les pagan. Cierto. Pero parecería que la gente iba por su cuenta a la tienda Biba porque era un lugar cool para estar. Te lo diré de esta manera: teníamos a chicas hermosas en la tien-

da, y eso era suficiente para que llegaran los chicos. Aun cuando estuvieras con una chica que no fuera tan hermosa, se volvía hermosa porque estaba ahí con las otras y se podía probar cosas y verse hermosa. Así que florecían, florecían. Dios las hacía, y ellas se juntaban. Unos años después de que te cambiaste al edificio grande, la tienda cerró. Hubo varios factores involucrados: la economía en Inglaterra, la crisis del petróleo… Justo como hoy en día. Sí, muy parecido. ¿Cómo pudiste superar eso? Me imagino que fue terrible y te rompió el corazón. Muy difícil. Fue toda nuestra vida juntos, mía y de Fitz. Tuvimos que reajustarnos. Nos fuimos a Brasil y empezamos una empresa ahí. ¿Por qué Brasil? Probablemente vi demasiadas películas de Carmen Miranda. ¿Y sentiste que era el lugar que seguía después de Londres? En el momento, sí. Era romántico y glamuroso, pero fue trabajo muy duro, Dios mío. ¿Y cómo terminaste en Miami? Ronnie Wood me pidió que hiciera un hotel para él, pero terminó siendo un club. Nos encantaba el lugar, así que nos quedamos más y más. Nos encantaron los Estados Unidos. Escuché que estás trabajando en algunos proyectos de moda. Sí, hice una colección para Topshop en Inglaterra, y ahorita estoy haciendo bolsas de mano para Coccinelle en Italia. Creo que no son tan conocidos aquí, pero son muy grandes en Europa. Sigo trabajando en moda e interiores. Quería hacer un show, pero el trabajo de los hoteles va en aumento. ¿Cuándo sale la línea de Topshop? En abril. Siendo que Topshop ha tomado una página de lo que hizo Biba, hacen moda muy actual y accesible. Sí, ¡y se mueven muy rápido! VICE

|

45


REPORTE GLOBAL DE MODA 2009

REPORTE GLOBAL DE MODA 2009

PARÍS HOMBRES

En Francia, los chicos generalmente pertenecen a uno de dos tipos mamones de moda: vestimenta urbana clásica o copias hambreadas de los Black Lips. Así que te encuentras con muchos sombreros ridículos y camisas estampadas. Pero ha comenzado una revolución. Algunos jóvenes están innovando y han decidido regresar a sus raíces y vestirse como sus abuelos... o los profesores de sus abuelos. Han prohibido la palabra cool en su guardarropa y se sienten orgullosos de sus maneras conservadoras, propiamente ilustradas en los colores de otoño — cafés, verdes y naranjas en los suéteres y blazers — , y todo es extraordinariamente sensible. Su objetivo es sencillo: hacernos entender que son chicos maduros y emocionales que escuchan música pop. Es como si un portal en el tiempo los hubiera llevado a 1964 con un iPod lleno de Belle and Sebastian para que se masturbaran viendo a Charles de Gaulle en paz.

VIENA MUJERES

Como una oruga saliendo de su capullo de la moda, las chicas francesas ya dejaron los tensos ensambles preppy y disfrutan usar las pañoletas que han definido su look desde siempre, y lo que ha surgido del interior es un combo aterrador de rusa putona, hippie putona y geisha putona. Les chicas han dejado las faldas y se han rendido en eso de no usar sombreros, favoreciendo ahora enormes sombreros de pieles que no tienen sentido. Es como si todas hubieran visto a las chicas estadounidenses usando tights como pantalones el año pasado y hubieran dicho: “Aceptamos sus tights y le aumentamos una vagina al fresco”. No sabemos cuál es la situación con respecto a los pintalabios porque no podemos subir nuestra mirada más allá de la ingle.

ÁMSTERDAM HOMBRES

Los chicos — Dios los bendiga — realmente lo están intentando. Se avergüenzan de sus anteriores estilos nu-rave y se esfuerzan por conseguir un look más limpio; por eso, el esfuerzo por combinar. Esto es lo que pasa por preppy en la tierra de las drogas legales. Los pantalones ya no están rotos, aunque todavía son deslavados, y los suéteres y el sombrero que combinan casi parecen haber sido comprados en una tienda real (aunque una muy gay). No sabemos qué está pasando con eso del chalequito de mezclilla, pero hay una cosa: los neerlandeses están muy felices hallando su propio estilo e inventando cosas en el camino. Ámsterdam es la ciudad de personas de mente libre que no entienden por qué los juzgamos así.

46

|

VICE

HOMBRES En Viena, los hombres son sólo chicos. Todos se ven jóvenes y diluidos comparados con lo que se te viene a la mente cuando piensas en hombres mayores y, aun así, seductores. No se molestan por accesorios innecesarios, colores, bultos ni siluetas. Aquí los tipos creen en los valores tradicionales de la moda. Delgados como un cigarrillo y tímidos como una chica de 10 años en su primer día de campamento. La arrogancia de Falco de años anteriores ha sido abandonada. En estos días, toda la moda en Viena es intelectual, oscura y ensimismada. Encontrarás muchas bolsas prácticas y cortes de pelo modestos. Los colores favoritos son los negros, grises y blancos (en ese orden). Las marcas no importan viendo cuán imposible es encontrar tiendas que vendan cosas demasiado lujosas.

MUJERES

Los accesorios de la abuela son muy importantes en Viena: sombreros peludos, el collar de perlas de mamá y cosas irrelevantes, como sombrillas y capas. Con respecto a las prendas, normalmente optan por el negro con cortes simples. Casi todo es vintage, manteniéndolo sencillo al utilizar vestidos y faldas con tights negros. Les gusta terminarlo todo con un par de botas raras y fuera de lugar. La otra opción es ponerse muchas pendejadas viejas, agregar una pieza de diseñador y una peluca y aun así arreglárselas para verse mejor que lo que sea que el pinche Sartorialist pudiera fotografiar en Milán.

ESTOCOLMO MUJERES En Ámsterdam, las mujeres se sientan en terrazas a fumar largos cigarrillos Yves Saint Laurent, tomar vino y tener charlas largas y pretenciosas sobre Nietzsche y Platón que pueden — o no — tener sentido. Estas mujeres adoran los pantalones de cintura alta, pintalabios rojos y blusas de seda que combinan Margiela con Garbo y... Winehouse. A algunas no les sale tan bien, como lo evidencia la desastrosa joyería en la cabeza, pero, si una chica combina lentes nerdy con un chaleco estampado de panteras, puedes darte cuenta de que alguien tiene puesto su sombrero para pensar. Y, aunque al final falla el conjunto, aún cae en la categoría de look de secretaria porno, que siempre levanta la moral.

HOMBRES

Los chicos han decidido mandarlo todo a la verga y convertirse en Xanax humano. Tienen un repertorio gigante de chistes que le garantiza a todo el mundo un buen rato. Usan cosas divertidas y tiernas, como gorras con la palabra amigo impresa, y joyería hecha en casa, como una medalla de segundo lugar hecha prendedor y un cordón con una piedra agujerada a modo de collar. Cargan libros de dinosaurios en 3-D, con los que consiguen que sonrías y luego les chupes el pito. Aun en público, caminan con camisetas de Hitler para ver si alguien se atreve a golpearlos. Se rehúsan a dejar los lentes nerdy — pero los han mejorado: ahora son más delgados y elegantes — y usan pantalones de mezclilla tan arriba que, si el resto de su atuendo no te hizo reír, el camel toe de seguro lo conseguirá. (Nótese que la camiseta de Hitler la hace JPFO, Judíos a Favor de la Posesión de Armas de Fuego, según sus siglas en inglés. No somos nazis: Hitler se ve gracioso).

MUJERES

Con el mundo yéndose por el coño, nadie se atreve a pensar en las marcas o atuendos de moda, especialmente las suecas, tan responsables. Estos días, las chicas son destructivas, toman demasiado y blasfeman como en la Gran Depresión, cuando la decadencia y depravación florecieron. Visten tacones altos y tops pegados y escotados con chamarras de cuero y usan pintalabios. La clave de este look es usar pieles estilo glamour de los treinta, de preferencia aquello que te rompe el corazón porque tiene la cabecita vacía y las patitas de los animales todavía pegadas (comenzar todo el debate sobre utilizar pieles sólo provocará un bostezo). Es esencial verse más vil que elegante, como si hubieras usado el mismo outfit por tres días seguidos y, luego, dormido en el sofá de alguien con la ropa puesta tras unas noches pesadas. Las manchas de vino siempre son un extra. Estas chicas generalmente son despreocupadas y dicen cosas como: “Querido, necesito una bebida para sentirme bien otra vez”.

VICE

|

47


LAS REGLAS BÁSICAS No se me permitía realizar ninguna práctica sanitaria desarrollada antes del Renacimiento y tuve que utilizar la misma ropa por catorce días. Utilicé prendas blancas para poder observar bien la mugre. También pensé en toda esta empresa como una expedición muy Fitzcarraldo, pero sólo lo acepto hasta ahora, después de los hechos.

ORINAR Soy lo que llamarían un huevonazo respecto a mi higiene personal, así que lo único que diferenciaría mis primeros días de higiene medieval con la de siempre sería orinar. Inicialmente, pensé en hacerlo siempre al fresco, una movida perfeccionada después de muchas noches de fiesta. Pero después me di cuenta de que orinar en la banqueta sobrio a las 10:00 de la mañana se siente como un ensayo para enseñarle tus partes a un grupo de kínder. Así que compré un orinal. Estos son, desde la vejiga, lo mejor que le ha pasado a orinar. Hubo algunas cosas que tuve que dominar, como levantar el orinal en lugar de apuntar desde arriba y nunca empezar con todo el chorro. Después de trapear las primeras manchas con mi manga, todo el departamento se convirtió en el baño. Lo único malo era vaciar el orinal. Tirarlo por la ventana no funcionaría porque vivo un piso arriba de mi casero (también es ilegal desde el 500 antes de Cristo, después de la ley romana de dejecti effusive). La mayoría de las mañanas, lo tiraba en una coladera entre algunos carros estacionados o, si me sentía muy cívico, en el drenaje pluvial al final de la calle. Me tomó tres días darme cuenta de que debes hacerlo cuidadosamente si no quieres mojar todos tus pantalones.

Porquería medieval Dos semanas de vivir asquerosamente POR THOMAS MORTON

De acuerdo con algunas fuentes, como Hollywood, libros de historia y la tradición oral, la Edad Media fue como un renacimiento del grunge que duró mil años y en el que todos caminaban cubiertos de pulgas y lodo y podías saber de qué clase social era una persona por el olor de sus huevos. Esto es pura mierda. Lo sé porque estuve dos semanas apegándome solamente a técnicas de higiene premodernas y, fuera de calzoncillos con manchas, ronchas inexplicables, mucha caspa, mucho esmegma y, probablemente, un caso de fuego de San Antonio, creo que estoy bien. He aquí cómo pasó: 48

|

VICE

DIENTES Tras dos días de abandono, la placa en mis encías empezó a cambiar su color de amarillo a ocre, y constantemente encontraba depósitos de refresco caramelizado en mis coronas. Mi novia me dijo que el olor de mi aliento estaba en un punto medio entre el hedor de la basura y el de la mierda humana. El miswak es un palito de Medio Oriente, y a Mahoma le gustaba tanto que probablemente debió casarse con el suyo. Es sólo una vara que se convierte en cepillo dental, pero eso no detuvo al profeta de sacarlo a relucir en el Hadiz cada vez que tuvo oportunidad ni impide que los vendedores de miswaks de hoy en día aseguren que refuerza la espalda, espanta los malos pensamientos y es la cura para toda enfermedad, menos la muerte. Intenté utilizar el palillo, momento en el que me di cuenta de que el miswak sabe muy parecido al olor de las pastillas para urinarios. Después, siguiendo una antigua receta egipcia, molí un poco de pezuñas de buey, piedra pómez, cáscaras de huevo quemadas y mirra, y convertí todo eso en una pasta granulosa con un poco de mi saliva. Este conjunto de cosas suena muy asqueroso y se sentía como si lim-

piara mis dientes con arena, pero adivinen qué: es básicamente lo mismo que la pasta de dientes contemporánea, sólo que con menos fluoruro. Sin ser la gran cosa, cumplió su cometido.

MIERDA Cago irregularmente, así que pasé unas vacaciones de tres días sin problemas con mi orinal. Eventual e inevitablemente, me vi obligado a romper el sello y dejar caer un tronco. Esto fue una lástima porque, no importa qué tanto orines sobre los pedacitos cafés a los lados, el olor nunca se irá. Aun así, cagar en un bote es mucho más fácil de lo que pensé que sería. Sólo debes fijarte que estés en cuclillas sobre el lugar indicado, detener tu dignidad por unos momentos y dejarlo salir. Y me di cuenta de que, aunque parezca contraproducente, es bueno dejar un poco de orina en el recipiente para que el pedazo de caca no se aferre inmediatamente a la cerámica. Considero este descubrimiento tan relevante como el de la plomería moderna, ya que convirtió el proceso de descartar mi caca en el East River camino al trabajo, de una experiencia aterradora de diez minutos, en una simple parada de unos segundos.

LIMPIARSE, PRIMERA PARTE Al principio del Gargantúa y Pantagruel, de Rabelais, el joven Gargantúa utiliza ciencia muy rudimentaria para averiguar cuál es el mejor limpiaculos del mundo. Es el cuello de un ganso bien sacrificado. Los otros competidores eran sábanas de cama, un gato, cuero de un becerro, la máscara de terciopelo de una dama, varias almohadas y la capucha de un penitente. Traté de conseguir todas estas cosas, pero no lo logré; sin embargo, sí sustituí lo de las sábanas con mi camiseta. Limpiar tu culo con tela de lino es una de las sensaciones más lujosas en el mundo, pero sólo hasta que tu culo está limpio. Después terminas viendo si puedes poner el pedazo de tela atascado de mierda en el orinal y lavarlo con tus orines, como lo hacían los romanos. Ya había vaciado mi vejiga y no tenía muchas ganas de guardar la camiseta para lavarla al rato, así que la puse ahí con el pedazo de caca todavía caliente. No fue divertido. El accesorio más importante para limpiarme fue el recurso náutico de la fruta. En mi primer intento, usé un par de plátanos pelados cuidadosamente de un lado. Mi primer impulso fue sujetarlo de afuera y limpiarme con la parte carnosa de adentro. En el momento, se sentía como si limpiara mi culo con algo húmedo y refrescante, pero todo lo que logró fue cubrir mi caca con una capa pegajosa de pulpa de plátano. Aun peor: como ya no había caca visible en mi limpiador, asumí que eso había sido todo. Los residuos de plátano me mantuvieron de pie un par de horas, pero, en el momento en el que me senté, toda el interior de mis boxers parecía haber sido sumergida en betún de pastel. Las cáscaras de naranja funcionaron mejor aunque, tras una noche, mi orinal apestara como a nada que haya olido en mi vida. Noté que el tamaño de la fruta no importa. Cáscaras grandes como las de las toronjas impedirán que te metas el dedo al culo, pero, a menos de que lleves una caja entera al baño, vas a terminar con, al menos, un trozo de caca en el culo. Aunque igual pude haber sido yo.

VICE

|

49


OLOR, PRIMERA PARTE Para el cuarto día, ya tenía un buen hedor desarrollándose. Nada exagerado, pero lo suficiente como para que los que se sentaran cerca preguntaran “¿Quién está fumando mota?” cada vez que el abanico de escritorio de mi compañero de trabajo pasara sobre mi axila. Mientras el consenso medieval era dejar pasar pendejadas como esta, los egipcios usaban pequeñas bolas de un preparado de avena como desodorante. Tomando en cuenta que ellos construyeron las pirámides en lugar de unas cuantas iglesias horribles, decidí seguirles los pasos. Preparé un poco de avena, la dejé enfriar y la embarré debajo de mi brazo. Después de unos segundos, la mezcla se convirtió en una capa delgada que selló el olor durante dos días. Las hojuelas se adhirieron a mi piel como pulgas de venado. Gracias, hojuelas de avena.

PIEL Al aplicarme mi segunda capa de avena, días después, observé manchas de sangre en mi camiseta que no correspondían con nada en mi cuerpo. Buscando su origen, me encontré con una roncha con pus unos centímetros arriba de mi codo izquierdo. Todos pensaron que era asqueroso, pero yo lo tomé como si fuera algo entre lunares medievales y estigmas.

LAVANDERÍA El método romano de orinar tus ropas hasta que estén limpias suena tan mal que podría funcionar— especialmente cuando sabes que la orina tiene un poco de amoniaco—. Intenté esto en la manga de mi camisa, pero, no importa cuánto tallara y la enjuagara, no podía sacar el olor a orines. Creo que a los romanos no les importaba eso.

CABELLO Entrada la semana dos, mi cabello estaba como el de Ally Sheedy en The breakfast club — pero sin lo atractivo — , así que decidí utilizar algún producto de antaño. Anticipándose al estilo de sus descendientes por unos 3000 años, los israelitas crearon un gel para cabello que da volumen a partir de cenizas y aceite de pino. Después de ponerme un poco de eso en el cuero cabelludo, parecía que una bomba de caricatura había explotado en mis manos y olía a comida

50

|

VICE

de hámster. Después me enteré de que cada una de las lamidas que me había hecho con esa mierda es premanente.

LIMPIARSE MÁS Después de pasar más de una semana con, por lo menos, un poquito de mierda embarrada, decidí que era tiempo de, como dicen en el porno británico, “consentir mi culo”. El xylosphongium es un limpiador romano que consiste en una esponja marina remojada en agua salada y atada al extremo de un palo. Esto está mucho mejor que un pedazo de papel. La clave está en recordar que hay que dejar un lado del sphongium seco para la limpiada final.

MÁS OLOR Al octavo día, “¿Quién está fumando mota?” se convirtió en “¿Quién está friendo caca de perro?”, y me mandaron a una esquina de la oficina por heder a vagabundo. Todavía seguía aplicando avena bajo mis brazos, pero, después de la segunda aplicación, el olor sólo se mezclaba, en lugar de neutralizarse. La peste de mis axilas no era competencia para la capa de un centímetro de sebo que había sobre mis huevos, lo que le daba a la base de mi pito una coloración de chorizo en el desayuno. Aprendí hace mucho, bajo la influencia de las drogas, que no debo preguntarle a los demás si pueden oler mi ingle, pero la curiosidad me estaba matando. Cada vez que me sentaba en una silla, mi cara terminaba al nivel de una nube de hedor a natilla de verga. Como los egipcios me fallaron, decidí avanzar mil años hasta los griegos. Siguiendo la receta del despachador de farmacia del siglo primero Pedanio Dioscórides, hice un perfume con mirra y raíces de varias flores sumergidas en aceite de oliva hirviendo. Después de filtrar toda la mierda de las plantas, me puse el ungüento en todo el cuerpo — excepto en las bolas, pues estaban muy grasosas como para lograrlo — y me preparé para salir. No soy muy bueno con las fragancias, pero el resultado fue algo entre el olor de una tienda de accesorios para mota y una de esas librerías que venden cristales. Creo que también debe haber tenido la feromona que los griegos usaban para ligarse a otros hombres porque ni una sola chica me habló durante más de veinte segundos consecutivos. A la medianoche del día quince, con la insistencia de todos mis conocidos, me metí al baño y pude observar cómo dos semanas de trabajo se desprendían de mi cuerpo en forma de pedazos visibles. De entre todo, creo que hice un buen trabajo ocultando mis peores olores con los leves. Desafortunadamente, el olor que nunca pude enmascarar fue la ácida peste de los prejuicios. Tal vez algún día el resto del mundo despertará y se dará cuenta de cuán fácil la tenemos, pero, por ahora, pienso que regresaré a limpiarme el culo con un pedazo de papel, como cualquier pendejo.


Reto con ropa Amigos que visten ojete a sus amigos FOTOS, POR ALEJANDRA ARANGO

El reto: ir a comprar ropa de pacas y hacer las cinco combinacines más desagradables que puedas con 500 pesos. Haz que tu amigo se vista así todo el día por cinco días. No importa qué pase, no se pueden cambiar los planes. No hay excusa, no hay salida y no hay que darle explicaciones a los demás. Por el otro lado, tu amigo intentará vestirte de la manera más ojete que se le ocurra. En sus marcas... Listos... ¡Ropa!

Día 2

Día 1

Competidora 1: Paula

Competidora 2: Míriam

Competidor 1: Gabo

Competidor 2: Johan

Este fue mi primer día en este asunto y tuve que ir a la escuela. Me sentí algo tonta con mi suetercillo de mojigata, pero después me aconstumbré. Las primeras horas fueron la parte más difícil. Fue un poco problemático traer la falda tan corta. Siempre hubo algún tipo intentando verme las piernas. Qué gordos me caen. Eso no me gustó. Son unos gatos. Creo que la mejor parte del día fue cuando tuve que ir a ver a mi abuela al asilo. Fui un éxito: todas sus amigas estaban encantadas. No entendí muy bien, pero me echaron muchas porras; que me veía muy bien, y así. Gracias a esto, mi reputación de perdida desmadrosa pachanguera quedó prácticamente en el pasado. Está supercagado que a mi abuela, a sus amigas y a los tipejos de la gasolinera les haya gustado tanto el vestidito. Ni tan mojigato a la hora de la hora.

Me veía sexy. Me gustó cómo me miraban los hombres. Es más, no se me veían las piernas tan flacas. Digo, tengo mi pegue, pero ya me han dicho cositas de mis piernas, incluidos hombres con los que me he dado algunos besos. Ni modo, así es. Me puse mi vestido en cuanto me desperté, un poco de desayuno y zas: me manché un poco el vestido con café. Casi no se veía, ni modo. En la mañana, fui a comprar un libro, y, como de película, un chico me coqueteó mientras cada uno hojeaba algo, ¡y todavía no me bañaba! La verdad, él no me gustó, pero fue un buen ejercicio para presumir los hombros. Después de bañarme, pasé por una amiga y fuimos a Xochimilco para comprar plantas. Me dijeron mucho “mi reina” y “linda” no sé si porque estaba comprando, porque querían que comprara más o porque en verdad me estaban chuleando.

Ustedes darán el veredicto final de estos shorts. Obvio son mucho más largos, pero los tengo puestos desde muy arriba. Lo malo es que todo el día se me notó un poco—y a momentos un mucho—el llamado paquete, chosto, etcétera. Este atuendo creó un sistema de ventilación poca madre en el que el calor generado en la parte superior, llamémosle la sudadera—porque aparte no tengo nada abajo, o sea, calor del chido— encontraba salida a través de el “chor” gracias a lo que coloquialmente conocemos como fajarnos, de manera que el calor era canalizado de mi receptáculo de calor a los huevos, y de ahí, al exterior. Estaba cabrón, la verdad. Fui a tomar café con una amiga, y, apenas llegué al lugar, me miraron como si estuviera pedo. ¿Me habré visto así de basurista? Mi amiga estaba muerta de la pena, pero yo tomé todo el pedo bien normal: ella me ha hecho pasar peores.

Desde que me vestí en la mañana, me sentí como un hippie caguamero. Como que tengo mi puestito en Coyoacán de collares de alambre y papeles para fumar de todas las marcas conocidas y desconocidas. Me sentí muy incómodo. El sudor también fue un pedo. Luego luego se me mojaron las axilas del chaleco, y acabó oliendo a madres. Era lunes, y, afortunadamente, no tuve muchas actividades, pero, de cualquier forma, tuve que ver a un par de personas, no mames. Tuve que ir a tomarme la foto del pasaporte, así que mi look no era problema. Lo cagado fue que no me bañé—me dio hueva—, y el de la foto me dijo: “Yo le recomiendo que, para cuando venga, se acicale un poquito más, joven. Para la visa se le pondrían bien sangrones”. La cosa es que, mientras el señor me explicaba todo esto, yo, en mis pensamientos, acabé defendiendo el mentado chaleco.

52

|

VICE

Competidora 1: Paula

Competidora 2: Míriam

Competidor 1: Gabo

Competidor 2: Johan

Con esta, Míriam sí se pasó. Esto es una combinación de piyama con ropa de playa fodonga. Ayer estuvo más fácil. En la escuela, las bromas no se hicieron esperar, pero el problema no era que mis amigas me dijeran algo o me hicieran bromas... Bueno, a ver, problema problema no hubo, pero sí vi a varias perras riéndose demasiado de mí, gente que conozo pero que me cae mal. Eso me ponía medio tensa, pero luego ya. De hecho, creo que no me caen tan mal. Bueno, no, una sí. No puedo negar que todo este asunto tiene su lado terapéutico, aunque no por eso pienso volver a hacerlo. En la tade tuve que hacer una tarea en la calle para mi clase de cine. Anduvimos grabando, y yo ayudaba con el boom. Cada vez que levantaba el micrófono, sentía cómo el short se me metía por todos lados; la tela está supersuavecita. Me dijeron varias veces: “Oye, ¿no quieres que te traigan unos jeans?”. Y yo, necia, que no.

Esta sudadera me produjo un poco de nostalgia. Pienso en mis primas, que siempre usaban gel, jeans altos, deslavados, y enormes flecos chistosos jugando todas en casa de mi abuela. Todo el tiempo me sentí como una especie de groupie de los New Kids on the Block. Fuchi. Fue un día bastante bueno para andar en la calle, el sol estuvo bastante bueno, pero la sudadera me quedaba muy chi-quita y me lastimaba las axilas, acabaron un poco rojas, irritadas. En la tarde tuve una junta para ver algo de una chamba—no algo muy formal—en un café, pero no sé qué tan buena idea fue ir vestida así. Espero haber caído bien porque necesito trabajo para no andar haciendo cosas como esta a cambio de una miseria. Ah, y se me olvidaba: no me dieron ni un clavo por hacer esto; de hecho, ni siquiera me puedo quedar con la ropa: mis axilas no me lo permitirían. En la noche fui a unas quesadillas muy cerca de mi casa. Esto no tiene nada que ver con la ropa que usé, pero me gustan mucho las quesadillas.

Esto es, definitivo, un buen intento de Johan para hacerme sentir ridículo. Por desgracia para él, gozo de un criterio bastante amplio a la hora de reírme de mí mismo. El saco, neta, está de huevos, y los pantalones, también. Además, no traigo nada abajo. NADA. El mix es muy fuerte. Ahora me siento bien, pero no puedo dejar de verme algo afeminado. Me empiezo a acostumbrar a que me miren raro. Ayer fue bueno como calentamiento, pero hoy se ríen. Es diferente. En la escuela tuve clase de derecho, y el profesor es medio mamón: me agarró de bajada las dos horas, tanto que casi le digo por qué me había vestido así. Me cagó, pero aguanté vara. El cordoncito — sí, ¿y qué? — es como una mezcla entre charro gay y playmate chafa. Puedes portar este atuendo más libremente cuando las gafas que te escogieron no son transparentes porque los demás no ven cómo ves que te están viendo. Pero, claro, como hoy ya todo es “bien fashion” y hasta se usan gafas sin cristales, pues, ya qué.

Me saca de pedo que estos shorts sean tan cómodos. Son superelásticos y, además, la cosa más chingona para estar parado en el tráfico del Periférico achicharrándote en un coche sin aire acondicionado. Como estar desnudo. Bueno, así me sentía. Me daba un poco de pena cuando los micros pasaban cerca porque la gente del camión me podía ver perfectamente, y yo iba tan cómodo que en varias ocasiones me atrapé acariciándome los huevos, qué pena. En la tarde, con toda mi frescura, decidí echar la lectura en el parque. La gente sí volteaba, pero creo que más bien porque parecía un gringo pacheco, cosa que a mí me vale. Podría ser peor. De hecho, la mitad es cierta. En algún momento pasó un camión de no sé qué y un wey me gritó: “¡Vámonos pa la Alameda, güero!”. Chingue su madre, mejor me fui a leer a mi casa. Al llegar a mi edificio, una ruca que es vecina se estaba yendo y me sale con un “¿Y ahora?”. ¿Y ahora qué o qué? Esa pinche vieja, en especial, es la que me tira más mierda con el casero. Ya me la caché una vez.

VICE

|

53


Día 3

Día 4

Competidora 1: Paula

Competidora 2: Míriam

Competidor 1: Gabo

Competidor 2: Johan

Competidora 1: Paula

Competidora 2: Míriam

Competidor 1: Gabo

Competidor 2: Johan

Este saco parece cortina de restaurante barato de provincia, y las mallas no me quedan. Tuve una comida familiar, y fue una pesadilla. Las famosas tías. Hice lo que pude para escapar de ahí lo antes posible, pero ya salí medio peda de la dichosa reunión. Me fui a tomar unos mezcales, y al ratito me di cuenta de que mi saco me encanta y decidí seguir usándolo. Con unos jeans puede quedar bien. No es tan recomendable agarrar la peda a mitad de la semana, pero sucede. Acabé en casa de no sé quién platicando con un francés. Los recuerdos de eso ya son un poco en “cámara borracha”, pero me acuerdo perfeco de que las mallas se me caían y todo el tiempo me las tenía que estar subiendo. Me acabé dando unos besillos con el francés; de eso sí me acuerdo. Otra palomita para el saco, no sé si para las mallas. Me platican que después fuimos a comer tacos. Ese recuerdo está perdido, pero el saco trae manchas de salsa. Al día siguiente, vi las mallas: el resorte estaba hecho caca.

Paula decidió elegirme un vestido de flores talla 10, para niña. Afortunadamente, me quedaba chico, pues, de no ser así, hubiera sido el colmo. Si me hubiera quedado perfecto, juro por Dios que hubiera empezado a usar corpiño otra vez. Lo cagado es que, para ser un vestido de niña, el escote era demasiado provocador, no checaba con lo infantil de la prenda. Tuve que tomar varios taxis porque hice muchas cosas y mi coche no circulaba, y en uno de esos viajes un taxista me echó unas miradas bárbaras, pero me trataba como si fuera más joven de lo que soy. Lo mismo me pasó en unas tortas de San Pedro de los Pinos. Creo que este vestido, a huevo, despierta más el lado libidinoso de los hombres. Estaba segura de que me iba a quedar el vestido para llevármelo a la playa en Semana Santa, pero ya en la noche se rompió el cierre cuando me bajé de un coche. No aguantó mi cuerpecito. También estuvo bien. Estaba medio fuerte que me quedara un vestido de niña... ¿o debería usar corpiño de nuevo?

Yo creo que, a primera vista, si me veían desde atrás, sí parecía una señora ochentera con hombreras. De esas doñas que usan el cabello corto y caminan dejando una estela de perfume dulce hasta el encabronamiento. ¿Saco de traje sastre azul pastel? El traje sastre femenino, en general, me molesta horrores. No entiendo en la cabeza de quién cupo esa idea. Bien por Johan. Esta sí me la puso un poco más difícil, pero la fortuna está de mi lado y no tuve que ir a la escuela. Acompañé a mi mamá a un par de asuntos. Estuvo cagada de la risa todo el tiempo, y lo peor de todo es que me decía que el saco no estaba tan mal, que el problema era el color y que debí haberlo lavado. Eso no lo había pensado. Ahora voy a lavar cada cosa que me ponga en este jueguito mamón. En algún momento, mientras caminaba por la calle, pensé: “Bueno, si Marvin y Temores pueden caminar sin un pedo vistiéndose como se visten, supongo que puede valerme un pito a mí también. Puedo ser en una señora azul ochentera paseando por establecimientos, parques y tiendas de abarrotes.

Esto no me gusta nada. Los pantos se parecen a unos que le escogí a Gabo. Creo que nos conocemos demasiado. Pero, bueno, aunque no me guste el atuendo, no está tan mal. Nada que no veas en un reventón nocturno en la Condesa. El saco podría pasar, pero con los pantalones me sentía como miembro de uno de esos grupos de pendejos que cantan, como Mercurio o una mamada de esas tan patéticas. Menudo... toda esa familia. Además, soy muy alto y me parece que Gabo no hizo el menor esfuerzo en fijarse si la ropa que estaba eligiendo me iba a quedar por lo menos. Cada vez que me movía, lo tenía que hacer con cuidado para no romper el pinche saco. Los pantalones sí son cosa aparte: no los soporto. Neta que la moda de los pantalones rojos nunca la pude entender. Pasé, paso y pasaré sin ver, neto neto. Me vi con Gabo, y fuimos a comprar algo de tomar. La verdad es que, después de verlo, yo me sentía a toda madre. Me la peló durísimo. Me veo como que el difunto era menor y de mal gusto, pero no parezco Verónica Castro con cabello corto.

Por lo menos hoy tocó falda porque tenía que ir al examen profesional de una amiga. Aunque la camisa es como de vaquerita frutal, no me disgusta. De hecho, para ir al examen, me conseguí un sombrero. Los exámenes profesionales son lo más de hueva del mundo. Me la pasé platicando en voz baja y saliendo a fumar. La verdad es que yo había ido otra vez a un examen profesional, y estuvo bien. Fui vestida equis, y agarramos el reven después. Este estuvo de hueva, y todos iban muy formales. Sí sentí la vibra del patito feo, aunque también unas chicas me llegaron a decir que les gustaba mi camisa. Tengo que aceptar que en el examen sí me quité el sombrero, pero eso sí era válido, ¿no? Acabamos igual agarrando la jarra. La titulada y yo alcanzamos a unos amigos en el Centro. Mi vestimenta pasó a segundo término, aun con el sombrero. Mi amiga era la que primero no se hallaba. Si hubiera tenido que ir vestida a la fiesta como tuvo que ir ella, ahí sí me hubiera sentido mal. La falda es mía y punto.

Porras, hombres grandes, cerveza, ¡urra! Ese el entusiasmo. Desgraciadamente, no hubo nada de eso. Siempre digo que mis piernas son muy flacas, y creo que por ahí me la quisieron aplicar. Estar vestida así ya es como andar “prendida”. Me siento como porrista. Me dan ganas como de correr, saltar, ¡pum!, chocar con alguien… Debí haberme ensuciado de tierra y decir que venía de jugar un partido, pero no hubo oportunidad ni de bromear con alguien. El día estuvo aburridísimo. Acompañé a una amiga al dentista, lo más de hueva del mundo. Estuvimos siglos. ¿Para qué me vestí así si no me van a ver? Prefiero mil veces que me estén barriendo a estar en una sala de espera. No había ni señoras para que nos criticáramos mutuamente. En la noche, fui a una inauguración. Tres horas de la noche salvaron el día. Eso sí, cuando vas a una inauguración, ya nada sorprende. Los artistillas y sus amigos, para esto de la ropa, se pintan solos. Lo mejor que pude hacer fue decir que no me gusta el futbol americano.

Es un hecho que Johan la cagó con este atuendo porque, de hecho, me gustó. Yo escogí para él unos pantalones parecidos, pero estoy seguro de que a él no le gustaron. Lo tengo medido, cosa que él, obviamente, a mí no. Jueves sin problemas. Un par de clases. Un detalle es que este saco en especial huele raro. Me dijeron en una tintorería a la que entré a preguntar —porque me lo voy a quedar—que es naftalina. No sé, me cagó el olor. La verdad es que varias veces durante el día, cuando se ponía incómoda la cosa, llegué a pensar que el olor del saco hizo que Johan lo escogiera. Si fue así, wow!, me chingó. Mañana le voy a preguntar. Lo que sí es que, por la forma en la que me lo dieron, no hubo tiempo de llevarlo a la tintorería. Puta, no mames el olor. Hubo hasta gente que me lo dijo. En una de esas, iba en un coche con tres personas, y el olor se volvió “incómodo”. Tuve que acabar hablando de él e intentando hacer bromas al respecto. Estuvo medio chafa, la verdad.

Esto sí me pone muy tenso. Me sudan las manos antes de salir de casa. Soy un chaca-raver pervertido. Me da pena quitarme la chamarra, la camisa deportiva sin mangas y estos shorts. Chale. Todo el día he estado con las manos en la bolsa. No hice nada importante. Fui a pagar la luz, y ahí me encontré un par de freaks como yo. Estaba como en mi elemento. Me quité la chamarra y todo. No me molesta ir a pagar la luz en la facha que sea. Siempre lo hago temprano, sin bañar, y me llevo algo para leer. También fui al banco. El banco sí tiene una vibra que medio me caga. Los policías se fijan mucho en cómo va uno vestido. No necesité llevar gorra ni lentes para que los policías no me quuitaran el ojo de encima. Me sentía encabronado, pero no duró tanto. La pregunta es: ¿qué pedo con esta chamarra? Intento imaginar quién usó esta maravilla plateada en su contexto original. Seguro escuchaba a Journey.

54

|

VICE

VICE

|

55


Día 5

Competidora 1: Paula

Competidora 2: Míriam

Competidor 1: Gabo

Competidor 2: Johan

El único asunto con este cambio es que estos colores no son lo mío. Son como de colcha de hotel, pero no fue nada que me costara trabajo ponerme. Nunca había ido al hipódromo, pero ahora fui con unos amigos, ¡y está increíble! Hay mucho hombre guapo y mucho freak. Yo me quedo con los guapos con canitas en los lados. Tuve que enseñar mi credencial de elector dos veces cuando fui a hacer una apuesta. Gané y perdí. En total, acabé poniendo 100 pesos de mi bolsa, o sea que no estuvo tan mal. Estuvimos en la terraza, que es donde está todo el desmadre. Yo andaba de lo más tropical y me tomé varias cervezas. No sé cómo acabé bailando salsa con un señor muy lindo. Bailaba muy bien. Lo malo es que ya se me olvidó cómo eran las vueltas. Me decía “costeñita”. Yo estaba así de: wow!

Creo que una típica sudadera de Mickey Mouse funciona mejor un viernes que cualquier otro día de la semana. La vibra de estas sudaderas es muy fuerte, y la gris es la más oficial de todas. Además, que me quede tan chica no está mal: es una ombliguera. Para variar, me la eligieron chica. Ya no importa; de hecho, me estoy acostumbrando a enseñar cuerpo. Lo voy a hacer cada vez más. Quizá incluso con ropa que sí sea de mi tamaño. Una amiga me invitó a una clase gratis de pilates. El maestro estaba horrible, pero buenísimo, lo que sea de cada quien. Lo malviajante de los pilates fueron las señoras lastimándose el cuello por bajar un kilo y las rubias grandotas con la cara chueca. Tengo que decir en voz alta—aunque esto no sea voz alta—que en la tarde tuve mucha comezón y me salieron unos granitos. Debí haber lavado la ropa. ¿Qué tengo? ¿Urticaria? Chin.

¡El poder de los lentes es cabrón! Me hicieron todo el atuendo. Hacen que nada me importe. Aunque al final del día ya estaba más que acostumbrado al chaleco de niño y los pantalones de Cantinflas, los lentes fueron parte fundamental: nunca me los quité. Me dirigí a un par de lugares en Polanco—no es mi favorito, pero andaba por ahí—para echar el drink en la tarde de precopeo, y en uno no me dejaron entrar. ¿Quéeee? Esa sí no me la esperaba. Con este atuendo no era como que la gente me viera taaaan raro. No sé qué pensó el idiotín, pero que no me dejaran entrar a un lugar, y en la tarde, no mames. Alguien me dijo que fueron mis lentes. Después de ser una señora de azul, el chalequito me pareció bastante más varonil, y pude aplicar la actitud del clásico mammer que enseña bracito esté ligera, mediana o nulamente torneado. Yo no tengo mucho que enseñar, pero le eché ganitas cada vez que estuve cerca de mujeres más grandes o más chicas que yo. Con mis contemporáneas no funcionó de ninguna forma.

Se me caen los pantalones todo el tiempo. Se me antojó ir a Chapultepec y confirmé que no hay pedo en llevar los pantalones tan abajo... namás que parezco malabarista. Gabo me eligió una camiseta de mujer, pero, bueno, tuve mi venganza: yo le hice una parecida. Además, es viernes: ya no me importa nada, lo único que quiero es que acabe. Alguien que me gusta me invitó al cine. Fue un aliviane para tener conversación todo el rato después de la película, que estuvo bastante buena. Este atuendo hizo que, tal cual, la gente se riera enfrente de mí, conmigo, de todas formas. Neta, parezco argentino de Playa del Carmen perdido en la selva de asfalto. Finalmente, tuvo muy buen pedo porque la gente ya llegaba sonriéndome. En la noche, me fui de reven y me la pasé bien. Estar vestido así hace que te desinhibas completamente. Este atuendo... y unos cuantos mezcales. De hecho, para muchos en la peda, esa noche yo fui el Pairat.

56

|

VICE


REPORTE GLOBAL DE MODA 2009

REPORTE GLOBAL DE MODA 2009

MILÁN HOMBRES Los chicos de Milán por fin han entendido eso de que a las mujeres les gustan los hombres. Los zapatos de cuero están a la alza (los tenis fluorescentes son una letra escarlata), pelo relamido para atrás, chamarras, tirantes, camisas sastre y rasurados con un poco de colonia a la antigüita. Pero el look de caballero necesita un poco de actualización, y esto se logra cubriendo todo con una capa de mugre. Manchas de pintura, hoyos y, en general, falta de aseo: más artístico que dandy. Y las chicas parecen estar agradecidas. Pero Milán no es una isla y no está libre de la epidemia del look de leñador: sombreros de lana, camisas de tartán y de alta tecnología para todo tipo de clima, mezclilla remangada, botas para la nieve, barbas y relojes muy grandes, todo de calidad, de seguro. Excepto que los inviernos de Milán no son tan fuertes como los de Winnipeg. Es algo ridículo.

COPENHAGUE MUJERES

Las italianas pueden dividirse en cuatro supergrupos: chicas conceptuales, chicas buenas, chicas cómodas y chicas agresivas. Las conceptuales odian las formas, colores, estructuras, y mantienen sus mentes y billeteras en Acne, Mami y Opening Ceremony. Las chicas buenas actúan como francesas y ponen especial atención en los detalles, maquillaje mínimo y chamarras Montgomery o capas vintage combinadas con bolsas de mano muy grandes, camisas de gingham y cardiganes diminutos muy sobrios y tiernos. Las chicas cómodas, como las cristianas aquí, son del tipo divertido de mujeres que tienen un novio en una banda, les gustaría tener un novio en una banda o están ellas mismas en una banda. Son menos vintage que las chicas buenas y usan muchas camisetas extrañas hechas para que los demás se sientan tontos. Y tenemos también a las agresivas, quienes se quedaron con todo el rezago de la moda del nu-rave, andar de peda, la escuela, leggings de lamé, mucho escote y absurdas botas de tacón. Todas las otras chicas las odian.

BARCELONA HOMBRES

España rebasó hace poco a Milán y Nantes, y es ahora el lugar con más gays gritones anfetamínicos por metro cuadrado en el mundo. ¿Hay un solo wey en Madrid y Barcelona que no se vista gay? Es como si se metieran a los departamentos de los sujetos regulares cuando duermen y cambiaran su champú por Kiehl, y todas sus sudaderas Umbro, por cardiganes de mezclas de lana. Chicos, si quieren hacerla en la recesión global, necesitan empezar a vestirse como hombres heterosexuales aburridos. Los zapatos estilo wingtips de la era de la Gran Depresión están bien, y los bolsones son gays, pero pasables. Mientras que tus pantalones y zapatos deben lucir brillantemente nuevos, los accesorios, por el contrario, tienen que estar viejos y golpeados antes de poder utilizarse. Las paletas de colores deben evocar pensamientos de helicópteros de guerra, cortezas de árboles, caca y clavos oxidados.

58

|

VICE

HOMBRES

Los días de los pendejos con tenis de agujetas coloridas han terminado. A los chicos no los vas a encontrar de ninguna otra forma más que vistiendo colores opacos y sombríos. Olvídate de pantalones skinny: el tipo que utilice los pantalones de equitación más anchos sin verse como un pendejo es el que gana. Los pantalones tejidos de lana a los tobillos de los veinte y pantalones oscuros a la mitad de la pantorrilla están en todos lados. Se usan con calcetines negros al tobillo y zapatos negros que te deslumbran de lo brillantes. Cardiganes, chalecos y abrigos de pingüino son todavía el punto de partida de la ropa abrigadora con Wood Wood y Vibskov dándole nuevos giros a estilos antiguos. Los accesorios, como lentes redondos, tirantes, corbatas de moño y sombreros de Charlie Chaplin, añaden cierta chispa. Una bolsa para cámara de los treinta comprada en una tienda de segunda de Brooklyn por 5 dólares sorprende a todos. De hecho, si tu guardarropa se conforma de puras cosas que adquiriste fuera del país, la gente te seguirá como si fueras Jesús.

MUJERES

Después de años al frente de la moda de usar tamaños más grandes y con muchas impresiones, las danesas han jalado el freno de mano y dado una vuelta en U de regreso a principios del siglo XX. Sí, claro. Las danesas están todavía muy bien vestidas, pero de una manera mucho más distinguida. Versiones exageradas de los looks de cazador y secretaria son populares y ayudan a identificar el estatus de una relación. Las chicas solteras que quieren conseguirse una bestia masculina se visten en un estilo de cazador refinado, con vestidos o faldas impresas con patrones británicos de venados, perros y rifles junto a blusas de collares altos y calcetas de lana. El look de secretaria, por el contrario, es una manera clara de decir que estás en una relación seria. Estas chicas visten faldas y cardiganes de lana, coronándolo todo con grandes moños y perlas. No importa cuál sea el estilo, el pelo está arriba en nudos, y hay largos collares con monóculos, patas de animales o viejos relojes colgando entre las tetas.

HELSINKI MUJERES

La vibra maricona es tan resonante aquí que las mujeres tuvieron que empezar a vestirse como hombres para llamar su atención. No nos referimos a pantalones de mezclilla holgados. Estamos hablando de pantalones de traje, Docs, tatuajes, camisas XXL desabrochadas y chalecos y suéteres del abuelo. También hay algo de nuevo puritanismo circulando: mangas largas, cintura alta, faldas de burbuja en colores de modelos de aviones, todo lo cual se complementa con un poco de pintalabios rojo o un poco de oro. Del lado estúpido, estamos viendo más capas y hábitos estilo fraile Tuck.

HOMBRES

El look de bibliotecario es muy popular entre los chicos fineses. Para verse más sofisticados y masculinos de lo que realmente son, los chicos se visten con camisas o cuellos de tortuga de colores básicos, cardiganes para ancianos, blazers de segunda mano que en algún momento fueron hechos a la medida de gente más rica y botas de cuero. En los meses fríos, envuelven todo en parkas bien diseñadas o gabardinas. La medida perfecta para los pantalones es no muy ajustados, pero tampoco muy holgados, y un bigote grueso y bien cuidado es el accesorio más buscado y no se encuentra en ninguna boutique. Es una moda que no todos los fineses pueden seguir por la falta de pelo facial en los genes, así que los tipos con cara de villano de película muda resaltan. Hay todavía un pequeño pero colorido grupo que combina Nikes hechos para niños de 12 años con suéteres de mal gusto con los que ni Bill Cosby se limpiaría el culo, pero estos tipos se están extinguiendo por el machismo que está permeando Finlandia.

MUJERES Dándose cuenta de que el verse cool se basa en aparentar apatía y despreocupación, una corriente ha emergido entre las chicas finesas. Para decirlo sencillamente, el valeverguismo es ahora chic. Combinar leggings con una camisa de franela salida de un video de 4 Non Blondes es un buen inicio. Tacones exageradamente altos diseñados por gays misóginos combinan perfectamente con este atuendo y muestran que, secretamente, no te vale tanta verga. Cuando se trata de cabello, olvida los complicados cortes punks de antaño. Las chicas dejan sus cabelleras crecer, y un color de orines es muy popular entre los que idealizan a Edie Sedgwick en el ocaso de su fase junkie. Los sombreros y bufandas de pieles son algo seguro, y las chicas consumen cualquier cosa que lleve la combinación de cuero, encaje y pieles. Con respecto a la joyería, no puedes lanzar un pedazo de circonio a la calle sin pegarle a un montón de brazaletes de plata y anillos gitanos.

VICE

|

59


DOs

Los gigantes están de la verga cuando agarran a chingazos a tus amigos con el tronco de un árbol y se comen sin pedos una pinche oveja cruda, pero, después de unos tragos, saben combinar el encanto robusto de tu entrenador de pesas con la dulzura flautística del tipo de Jethro Tull.

La heroína no le ha servido de mucho a los aviadores ni a los físicos cuánticos últimamente, pero en el campo de la moda sí le debemos muchísimo.

60

|

VICE

Quizá las ventas de los discos de G-Unit hayan caído dramáticamente, pero por lo menos siguen trabajando duro para ganarse el bistec.

¿Me podrían pasar, por favor, una botella de champaña para bautizar este lugar como el Centro de Adoración y Culto al Nalguismo?

Una de las razones por las que a la gente le gustan las fotos de los ochenta es porque, en ellas, uno siempre se ve como si se acabara de meter un chingo de popper y unas ocho o nueve cervezas.


DON’Ts

Para aquellos que están a punto de cogerse en equipo al garrotero de 45 años a cambio de darle coca, nuestra más sincera reverencia y nuestro respeto.

La primavera es un momento muy especial para los adolescentes neoyorquinos: los días se hacen más largos, florecen los campos y el mundo se vuelve, otra vez, la recámara de los papás.

62

|

VICE

Guile, de Street fighter 2, tuvo un hijo que prueba mi teoría de que los skills de pelea demasiado altos y el aumento de la presencia femenina alteran irremediablemente a las siguientes generaciones.

Digan lo que quieran de los esteroides, pero por lo menos hacen que la playa no parezca una escena del musical Rent pero con arena.

Sólo por echárselas a perder, este es un still de la nueva temporada de Enromes negros que penetran embutidos blancos.


REPORTE GLOBAL DE MODA 2009

REPORTE GLOBAL DE MODA 2009

AMBERES HOMBRES Los chicos belgas están fuera de control. Mezclan y combinan como si estuvieran en un show llamado ¡Mezcla y combina! y el ganador obtuviera una cita de ensueño con Walter van Beirendonck. Pueden ver por toda la ciudad a chicos llevando bolsas de compras llenas de prendas obtenidas en tiendas de segunda y de jóvenes diseñadores. Los belgas no son mamones; a ellos no les importa si compraste tu bolsa de un indigente peruano que tocaba la flauta en una esquina o de los chicos cool de la Academia de Moda de Amberes siempre y cuando cada cosa se vea bien. Es un poco exagerado, pero, viéndolo positivamente, el nu-rave por fin murió, y las rastas en los universitarios blancos también se han reducido drásticamente, así que agradezcamos al cielo por los pequeños milagros.

MELBOURNE MUJERES

Las chicas belgas están relajadas y cómodas con el atuendo que te pondrías un domingo en la mañana para ir a comprar croissants y convirtiéndolo en un look para todo el día. Podrá parecer huevón, pero es mucho mejor que un traje de entrenamiento deportivo. Los pantalones skinny han desaparecido, y todas parecen estudiantes de filosofía de finales de los setenta que pueden — o no — haber pasado por un período lésbico. Los colores son neutrales; el maquillaje, mínimo; el calzado, liso, y todo es holgado, menos el cinturón para demostrar que todavía tienes algún tipo de silueta. Es sutilmente sexy en el estilo de bibliotecaria intimidante. Pero que nos dejen ver un poco de escote para la otra.

TOKIO HOMBRES

Arrastrada de 2008, la tendencia masculina de tipos heterosexuales vestidos como si fueran extremadamente gays todavía está muy fuerte en Tokio. El país está lleno de pervertidos que meten sus asquerosos cuerpos esbeltos en la ropa más apretada que pueden conseguir. De pies a cabeza. Su cabello es, normalmente, de algún tono raro de rubio con un corte de bowl o algo demasiado asimétrico e incomprensible o, de plano, desaliñado. Y no olviden la palidez de muerto. Los japoneses están tomando la onda metrosexual a tal extremo que se han obsesionado con su apariencia. No sólo están atemorizantemente delgados: sus gestos y expresiones se están volviendo en extremo afeminados, dejando cualquier gaydar inservible. ¿Es esto señal de un futuro andrógino, libre de cualquier parcialidad sexual? ¿O son los efectos deshumanizadores de la homogenización y demasiado animé? Sólo el tiempo lo dirá.

64

|

VICE

HOMBRES Reaccionando a la abundancia de pendejadas que hay por estos días, los tipos empiezan a tomar más en serio lo que visten. Por suerte, se están inspirando en décadas anteriores, con trajes oscuros a la medida y pantalones de tubo de estufa. Inexplicablemente, los trajes cruzados están de vuelta, al igual que las camisas de tartán. ¡Alistad los sabuesos para la búsqueda de trufas! Los shorts de mezclilla regresaron muy fuerte, pero esta vez acompañados de una bonita camisa, y los valientes y los maricas de corazón los complementan con calcetines de colores. De calzado, unos brillantes brogues y zapatos de lona, y, para accesorios, no hay nada mejor que mangas o pechos tatuados, cualquier cosa casera. Los tirantes todavía siguen deteniendo todo tipo de pantalones, y un respetable corte de pelo de niño de primaria es el epítome del buen gusto, aunque el pelo alborotado, como lo usaba Nick Cave con Birthday Party, es aceptable si tienes un penacho decente.

MUJERES Acabamos de salir de la racha más calurosa del país en cien años, así que es bueno ver que las australianas finalmente se dieron cuenta de que andar en flip-flops es el equivalente a enmarcar y montar un poco de mierdita de los dedos de los pies. Lo malo es que apenas van descubriendo esas horrendas pendejadas que son mitad zapato mitad sandalia con las que las chicas de Nueva York nos mataban hace dos años. Creo que descubrirán las sandalias de gladiador en cualquier momento. Hablando de pantalones, los shorts de mezclilla rotos están en todos lados. Los jeans ya no se usan pegaditos, pero están a kilómetros de proporciones JNCO. La atención a los detalles se ha convertido en algo importante, y botones, encaje, estampados animales y accesorios de piel te pueden hacer o deshacer. Los sombreros tejidos en estilos clásicos son populares, y nos agrada decir que las copias de Wayfarers ya llegaron al punto de la quiebra. Las alternativas son pequeños y noventosos, o aviadores, o algunos muy grandes y redondos, como los que acaba de sacar Karen Walker.

NUEVA ZELANDA MUJERES

Parece que la mayoría de las chicas viste algún tipo de sombrero ruso de pieles — como casi todos — porque, probablemente, hace más frío que en años anteriores. De hecho, la onda de pieles parece estar infectando todo, desde cuellos de chamarras y mangas hasta hot pants con bordes peludos. Algunos rizos aquí y allá suben el nivel de niña y las aleja de parecer una horda de mongoles nómadas refugiadas del siglo XII. Abundan las capas, pero, fuera de toda explicación, las chicas en Japón están acortando sus faldas y pantalones no importa cuánto frío haga. Tienen una larga historia de privilegiar moda sobre funcionalidad, así que ¿qué son unas rodillas frías en invierno? Sus abuelas se reirían.

HOMBRES Hay cambios muy interesantes en la moda masculina de Nueva Zelanda. Empezamos a ver un movimiento a una estética más personalizada y refinada, aunque un poco insana. Las varias interpretaciones del geek influencian todo el país. No dudamos que la mayoría de las personas con pito en Nueva Zelanda siga utilizando camisetas gigantescas sobre jeans gigantescos puestos sobre tenis para andar en patineta, y, mientras aplaudimos su dedicación a este look, claramente no es tan interesante ni inspirador como el numerito mostaza y rosa de este tipo.

MUJERES A las kiwis les gusta encontrar cosas vintage, y eso está haciendo que parezcan Muppets. Mezclan piezas de diseñador con joyas de tiendas de segunda mano de maneras raras y cautivadoras. Sucio y golpeado reinan sobre bonito y limpio. Los Docs y las botas grandes todavía se usan, pero zapatos de colores dulces empiezan a brotar por todas partes, al igual que Chucks rotos de todos colores. Los cortes de pelo hechos por uno mismo, los malos cortes y los pedazos rasurados están siendo asimilados por las más atrevidas. Los Wayferers son un no, y los lentes para sol grandes hallados en tiendas de segunda mano son mejores que lo más caro. Los leggings juguetones nunca se han ido, ni el sentido del humor de este país. Cuando te han contado tantos chistes de borregos, es casi imposible tomar la vida en serio otra vez.

VICE

|

65


INTRAUTERINE

DEVICES FOTO, POR RICHARD KERN

I.U.D. es un poderoso dúo formado por Lizzi Bougatsos Gang Gang Dance y Sadie Laska, la reciente integrante de Growing. Juntas, le ponen duro a los tambores, cantan y crean un furioso, robusto, apocalíptico y ruidoso industrial. Tienen mucho el sonido de Einstürzende Neubauten, Crash Worship, Boredoms, Pigface, Suckdog y otras bandas clásicas con las que esperabas espantar a tus papás cuando las escuchabas. Le pedimos a Richard Kern que fotografiara a Lizzi y Sadie en su muy particular visión de que las chicas neoyorquinas también son de esas que espantan a los papás. El nuevo álbum de I.U.D. se llama The proper sex y está disponible en Social Registry.

ESTILO: Avena Gallagher COORDINADORA DE MODA: Annette Lamothe-Ramos

66

|

VICE

CABELLO Y MAQUILLAJE: Sarah Glick LOCACIÓN: K Studio

Esposas Kiki de Montparnasse, shorts Ksubi, bola negra para meter en la boca de alguien Babeland, traje Brian Lichtenberg

I.U.D. es puro poder industrial


68

| VICE Top y corsĂŠ Carla Dawn Behrle, vestido Obesity & Speed, mallas American Apparel, zapatos Steve Madden

Guantes Lauren Urstadt, bra Marlies Dekkers, medias American Apparel, botas Steve Madden


70

| VICE Ropa interior La Perla, medias American Apparel, corsĂŠ Coco de Mer

Guantes Lauren Urstadt, brasier Marlies Dekkers


72

| VICE Top Carla Dawn Behrle, corsĂŠ Kiki de Montparnasse, medias The Sock Man, shorts American Apparel, zapatos Topshop, tobilleras Babeland

Brasier Carla Dawn Behrle, falda American Apparel, collar Babeland, chamarra Carla Dawn Behrle, brasier La Perla, medias American Apparel, zapatos Steve Madden, mĂĄscara Coco de Mer


LAS VERDADERAS

RAMONAS FOTOS, POR MAGGIE LEE

ESTILO: Annette Lamothe-Ramos CABELLO: Billy Keith Lawhorn MAQUILLAJE: Angela di Carlo, de Jam Arts, Inc., con MAC Cosmetics LOCACIÓN: K Studio

74

|

VICE

ILUMINACIÓN: Max Dworkin MODELOS: Jesse Breeden, Angela Dimayuga, Lindsey Elsaesser, Jenna Kraus, Kyla Perlmutter, Lauren Wells, Alex Witjas y Kate Wolf ASISTENTES: Ellis Jones y Alexis Kawahara

Vestido Opening Ceremony, playera Surface to Air, calcetines American Apparel, botas Urban Outfitters, playera BBlessing, sombrero y vestido American Apparel, medias The Sock Man, botas Dr. Martens, chamarra Diesel, vestido vintage Screaming Mimi’s, medias Topshop, calcetines American Apparel, zapatos Dr. Martens

VICE

|

75


Playera Insight, Converse por John Varvatos, jeans Diesel, zapatos Keep, top Disaya, shorts H&M, botas Dr. Martens, gafas vintage Ray-Ban

76

|

VICE

VICE

|

77


Chamarra Diesel, vestido vintage Screaming Mimi’s, medias Topshop, zapatos Dr. Martens, playera BBlessing, vestido y sombrero American Apparel, playera Marc por Marc Jacobs, overol Fremont, tenis Converse, sombrero vintage Screaming Mimi’s

78

|

VICE

VICE

|

79


Playera BBlessing, vestido y sombrero American Apparel, medias The Sock Man, botas Dr. Martens

80

|

VICE


RYAN INC. El detrás de cámaras de la máquina McGinley RETRATOS, POR RYAN McGINLEY

TIM

ESTILO: Jaclyn Hodes, Annette Lamothe-Ramos PEINADO: Martin-Christopher Harper para TRESemmé, Marguerite Jukes para Bumble and bumble MAQUILLAJE: Kristin Gallegos para Bryan Bantry, Emi Kaneko LOCACIÓN: Fast Ashley’s

82

|

VICE

TECNOLOGÍA DIGITAL: Kenny Ulloa en Industrial Color ILUMINACIÓN: Greg Haerling ASSISTANTS: Emilie Branch, Grace Florez, Chad Moore, Pete Voelker Agradecimientos especiales a BabyCakes NYC por todo el pastel.

Hace siete años, conocí a Tim gracias a Terence Koh, e inmediatamente comencé a fotografiarlo debido a sus fantásticos ojos de alienígena. Tiene un hoyo en las nalgas porque alguna vez voló por el aire y aterrizó en el tronco de un árbol cuando brincaba en un snowboard. Aparece en muchas de las fotos que tomé al principio de mi carrera. Hay una donde tiene un ojo morado por un chingazo que se dio jugando verdad o reto y una de él y Dakota desnudos en Coney Island al amanecer. Cuando tomamos esa foto, había como cien personas alineadas para ser bautizadas en el océano. No estuvieron muy felices, pero nosotros llegamos primero. Tim ha sido mi mano derecha en todas las sesiones fotográficas que he hecho. También maneja muy rápido. Una vez cruzamos en coche una tormenta de nieve en las montañas de Viena; el puto iba a ciento ochenta kilómetros por hora. Estuvo de terror. (Camiseta vintage)

VICE

|

83


Vean sus pezones. Ha utilizado copas de succión de kit para mordeduras de víbora para hacerlos más grandes durante años. También me encantan sus tatuajes. “¿Titpig?” creo que es un término de la escena leather. Le gusta mucho la escena bear. Si caminas con él por la calle y ve, algo así como, un hombre de la basura, se chorrea los pantalones. Dice “¡No mames! ¡Velo, mira su CONTORNO!” Conocí a Kunle sobre una patineta en Astor Place en 1995 y todos lo llamaban Kool-Aid porque no podían pronunciar su nombre. Destruyó la ciudad con su tag, Earsnot, y comenzó el grupo de grafiti llamado IRAK. Fue mi primer amigo gay. Se metía en muchas peleas con los que hacía grafiti, porque eran homofóbicos. Les partía la madre y les gritaba “¡Te acaba de romper el hocico un marica!”. Es todo un ejemplo a seguir para la gente gay. (Pantalones Levi´s)

KUNLE

Nicky es mi superinterna. Es tan linda y dulce que quiero abrazarla todo el tiempo. Me gusta llamarla Nicholas. Es una feminista hippie punk que no cree en el desodorante, así que, cuando viajamos durante meses en la van, la jalo a la regadera conmigo y le lavo el pelo. A veces no entiendo lo que dice. Es como si no tuviera aliento suficiente como para decir oraciones completas. Todo lo que dice es una suerte de chillidos agudos. Pero no importa porque ha trabajado conmigo tanto tiempo que sabe exactamente qué hacer y dónde estar. Siempre está a mi lado cuando tomo fotografías. Hace playlists de oldies muy buenas. (Camisa vintage)

NICKY

Veronica hace castings y proyectos especiales para mí. Su trabajo consiste en ir a conciertos y supermercados vegetarianos a buscar chicos altos con cabello rizado y chicas con pecas. Ha colaborado conmigo durante tres años, desde que dormía en mi estudio y yo abría la puerta en boxers todas las mañanas. Originalmente, la contraté como interna porque me dijo que su banda favorita era Belle and Sebastian. Sus cosas favoritas son los cumpleaños y los hula-hula (quiere romper el récord mundial). Una vez manejó mi van desde California hasta Nueva York en dos días. (Vestido Jeremy Scott)

VERONICA

LEO

MARC

JACK

Marc es el director del estudio y un retocador maestro. Le tiene fobia a los gérmenes y utiliza desinfectante unas cien veces al día. Estuvo de interno por dos años y medio antes de que lo contratara — vale la pena quedarse un rato — . Al principio, Marc viajó conmigo cuando seguí la gira de Morrisey en 2006, pero después decidió que nunca más quería viajar. Necesita que todo esté en orden porque su papá es un anticuario y creció en una casa saturada de adornos. Le encanta tirar cosas a la basura, AMA destrozar cosas. Ahora es el director del estudio y ha organizado y catalogado todas mis pendejadas tan bien que ya no sé dónde está cada cosa. (Camisa Altamont, camiseta Uniqlo)

MARC

Vi por primera vez a Punk Rock Jake hace seis años, estaba bailando en la barra del Hole con sus pantalones en los tobillos. Sabía que quería fotografiarlo. Personificaba toda la temática de mis fotos en ese entonces, toda esa energía salvaje y ebria. Nos hemos agarrado a golpes muchas veces los últimos años y una vez tuve que amarrarlo de manos y pies para que no destruyera una casa en la que nos quedamos en Vermont. Es el modelo más difícil con el que he trabajado, pero lo quiero como a un hermano.

Marc es mi novio de diez años, terminamos y volvemos, terminamos y volvemos una y otra vez. El fue la primera persona a la que fotografié obsesivamente, y él lo odiaba, siempre me ponía el dedo en frente de su cara o sacaba la lengua para molestarme. Supongo que estaba harto de ser fotografiado por que él y su hermano gemelo eran modelos en los noventas, durante todo el período de look-de-niño-abandonado. Modelaron con Linda Evangelista y cosas así. Al principio, Marc no quiso salir conmigo porque pensaba que yo era muy joven y tiraba mucho desmadre, pero seguí jodiéndole y eventualmente me lo gané. Estaba tan loco por Marc que una vez cuando trató de terminar conmigo, me colgué de mi ventana en el quinto piso hasta que me dijera que volvería conmigo. ¡Funcionó! (yo era el rey de las dominadas en la primaria, así que sabía que podía aguantar). Pero eso fue hace mucho tiempo. Me ha tomado una década aprender a ser un buen novio. (Camiseta APC)

84

|

VICE

Jack es como mi hermano mayor. Tiene un millón de historias sorprendentes de cuando creció de pandillero en el sur de Chicago, de estar en la marina, de ser el novio de Robert Mapplethorpe, de haber posado para Basquiat, etc., etc. Cada día me llama por teléfono y me dice: “Ryan, ¿Qué tiene que hacer un puta?” Tiene un tatuaje de un pene con alas que se convierte en un cuchillo y le corta la pierna y dice “Persigue hasta conquistar”. Jack se mudó hace cuatro años a Cherry Valley, Nueva York, para escribir un libro de poemas en prosa y por fin lo terminó. Se llama The Ebony Prick of the White Rose’s Thorn y estará disponible en la exhibición de su trabajo en la Cinzia Friedlaender Gallery en Berlín el 29 de Abril. (Cardigán Marc Jacobs, camiseta American Apparel, sombrero Bailey)

En la prepa, yo trabajaba en una tienda de patinetas llamada Surf and Turf en Hoboken; Leo, en una tienda de patinetas cercana llamada Premiere. Nos conocimos patinando. Leo era muy bueno. Lo llamábamos Boca de Mármol por su manera de hablar. Mi historia favorita de Leo es la de la vez que llegó a mi casa a las once de la mañana sin haber dormido y aterrorizado. Me dijo: “Ryan, tienes que tomarme una foto. Ve esto”, y se levantó la camiseta y me mostró once tatuajes caseros que le hicieron durante toda la noche: “Sí, estoy ciego”, en la espalda; “FTW”, en una pierna; una X, sobre el corazón; su propia firma, en un pie; “Papá”, en el otro pie; “Olvídame”, atravesado en el abdomen, y otros que básicamente eran garabatos sin terminar. Después de eso, ha cubierto casi todos con otros tatuajes. (Cardigan Converse por John Varvatos, camiseta Ben Sherman, camisa Altamont)

JAKE

VICE

|

85


AMY Amy y yo nos conocimos trabajando para la revista index

DAN

Dan ha sido mi roomate desde el 1997. Vivir con él es como vivir con tres personas porque es gigantesco y lo puedes escuchar caminando a kilómetros de distancia. Mide dos metros con tres centímetros desde que lo conocí a los diez y seis años. Lo he visto hacer las cosas más extrañas que puede hacer una persona, lo he visto destruir un bar, lanzar una paleta de colores a través de una ventana gigantesca, arrancar un lava-manos de la pared de un baño, correr desnudo por las calles de Manhattan en PCP. Ahora es un artista exitoso que hace pinturas realistas a gran escala de mierda de pájaro. Acabamos de firmar el contrato por otros dos años para el departamento. Creo que nunca me escaparé de vivir con él. (Camiseta Vintage)

86

|

VICE

CHRIS

hace nueve años, y probablemente hemos hablado unas dos mil horas por teléfono desde esa vez. Mi primer trabajo de revista fue fotografiar a una banda de Brit-pop que Amy estaba entrevistando. Estaba tan nervioso que fotografié a la banda durante 20 minutos antes de darme cuenta de que no había película en mi cámara. Después de eso comencé a llamarla cuando me ponía hasta el culo y le gritaba pendejadas por un rato y me quedaba botado en el teléfono. Creo que a ella le parecía gracioso. Me ayuda cuando tengo que escribir algo, y ella planeó mi primer viaje de fotografía por todo el país, me hizo unas carpetas llenas de mapas a campos nudistas muy extraños, lagunas secretas y aguas termales, las cuales decoró con letras brillantes. (Cardigán y collar APC)

Chris es mi productor y uno de esos tipos que puede hacer lo que sea, como construir una casa de la nada y después romper una ventana en llamas para rescatarme porque nuestra van se había volteado (verídico). Le llamamos MacGyver. Carga dos o tres baterías de carro en su mochila a través de bosques y cuevas como si nada. La primera vez que lo vi fue en un café. Escribía en su diario. Yo le escribí “Me gustaría ser tu amigo” en una servilleta con mi mail. Me escribió: “No creo que mi novia lo apruebe, pero me gustan mucho tus fotos”. Así que se convirtió en uno de mis modelos, pero siempre estaba demasiado ocupado salvando el día tras bambalinas como para realmente modelar. Ahora es el jefe de todos. Cada verano viajamos en una van para quince personas con un remolque lleno de equipo, y, de alguna manera, Chris siempre maneja el caos.(Chamarra vintage, hoodie American Apparel, camiseta H&M, pantalones Uniqlo)

PAUL

TEDDY

Mi papá estuvo en la guerra de Corea. Le cuenta la misma historia a todas las personas que conoce, de cómo estuvo en un batallón de 32 tipos y él era uno de los únicos tres que sobrevivieron. Le dispararon algunas veces y perdió la capacidad de oír de un lado, así que cuando hablas con él tienes que gritar. Está obsesionado con el ejercicio. Tiene ochenta años y hace cien lagartijas todos los días. Cuando voy a casa, me hace subirme a la báscula aunque haya pesado 80 kilos por los últimos ocho años, y después me reta a una competencia de lagartijas. Siempre me gana.

Conocí a Teddy en la prepa. Era el capitán del equipo de futbol y fue el rey del baile de graduación. Un día me dijo “Ya no me quiero juntar con los deportistas, me quiero juntar con los raros. ¿puedo ser su amigo?” Después de la prepa compartimos depa por cinco años y pagó todos los cartuchos de tinta Epson que utilicé para imprimir mi primer libro fotográfico hecho a mano (fueron como quince mil pesos para imprimir cien libros de cincuenta hojas). Ahora es el John Belushi del centro, es el tipo más divertido que hay y a todos les gusta enfiestarse con él. Lo he visto comer pizza dormido. No bromeo. Tiene una hermosa esposa, Yvette, que lo alimenta con sándwiches de pollo todo el día. Solo habla de comida y de lo gay que soy. (Camisa Burton)

VICE

|

87


JULIE

Julie es dueña del laboratorio fotográfico Pochron y tiene un cerdito llamado Emmett, que aparece en la portada de esta edición. Julie recibió a Emmett cuando apenas era un lechón, y le dijeron que se quedaría de ese tamaño. Ahora es del tamaño de un hipopótamo pequeño. Cuando vas al laboratorio, puedes agarrar un puño de palomitas de maíz y tirarlas al piso para que Emmett se las coma. Una vez estaba comiendo Pixy Stix y se me cayó una, Emmett corrió a comérsela. Traté de quitársela y me mordió el dedo. Desde esa ocasión, ya no lo chingo. De cualquier modo, todos los buenos artistas imprimen en el laboratorio de Julie. Les explicaría todo lo que ella hace para que mis fotos se vean bien, pero es increíblemente complicado. También es un secreto. (Vestido Jill Anderson)

Marcel es probablemente el mejor modelo masculino con el que he trabajado. Tiene la cara de un millón de dólares y es muy andrógino, pero, más allá de eso, tiene la mejor actitud: acepta hacer lo que sea y siempre está emocionado de hacerlo. Brinca en trampolines o rueda colina abajo o entra en lagos congelados durante horas. Juega verdad o reto para fajar con todos, hombres y mujeres — nadie le cree que es hetero —, y tiene una sonrisa en la cara todo el tiempo. Trabajar con él es de veras una colaboración: siempre se anticipa a lo que quiero y contesta a todo con “Está bien: suena divertido”. Le llamamos Centauro porque es completamente lampiño de la cintura para arriba, pero parece una alfombra de la cintura para abajo.

MARCEL

KATHY

Kathy es la editora de fotografía de la New York Times Magazine. Mi primera asignatura para ella fue fotografiar a the Strokes en el 2002. Vivían al otro lado de la calle, frente a mi casa en la 7th, así que no fue muy difícil. Después hice un portafolio submarino para el equipo olímpico de natación del 2004 y pasé algunos meses viajando por los Estados Unidos fotografiando y nadando con gente como Michael Phelps. (Nadé contra él, yo con aletas, y aún así me ganó). Todos esos viajes me abrieron la mente a todas las posibilidades que tenía con mi trabajo. Me inspiró para mis viajes, para viajar por el país y fotografiar extensivamente durante 90 días seguidos. (Saco Theory)

Cuando estaba en Parsons en el 2001, George daba una clase llamada “Desnudos, Sexualidad y Belleza en la fotografía”. En ese momento, él era el director de fotografía de la revista Vibe, así que impartía su clase en su oficina de Vibe porque siempre estaba muy ocupado. Recuerdo entrar por el lobby de la revista y había todas estas fotografías de Jay-Z y Mary J. Blige. Después entrábamos a su oficina y aprendíamos sobre Claude Cahun y Hans Bellmer… era muy surreal. Antes de que George fuera fotógrafo, pintaba transexuales al oleo. Ahora es una de las cabezas del departamento de fotografía en Parsons y hace hermosas fotografías eróticas de mujeres. La clase de George influenció muchísimo en mi manera de fotografiar desnudos. (Saco Ermenegildo Zegna, camisa y corbata Barney’s)

RAINA Me sentí muy intimidado cuando conocí a Raina por-

Dakota es la mejor modelo femenina que he fotografiado. Su energía es de locos. Sube la media para las otras modelos, con las bromas, buen humor y sexualidad con que impregna todo. Cuando la fotografié con un oso negro de 200 kilos (la que casualmente, estuvo en la portada de Vice edición de moda del año pasado), se lo fajó. Digo, metió la lengua al hocico del oso y éste empezó a lamer su cara y cosas así. Ha saltado de edificios de cinco pisos y ha corrido desnuda por supermercados. Fue la primera persona que fotografié corriendo con fuegos artificiales, lo que se convirtió en un tema recurrente para mí. Pero ella fue la primera que saltó a través de ellos sin titubear. Hace poco la fotografié teniendo un orgasmo para la portada de la New York Times Magazine. (Camiseta Industry)

DAKOTA

DAVID

SHEA

que era una modelo muy famosa en los noventas, cuando era muy jovencita. Era la chica de moda, estaba en la portada de todas las revistas y todos los fotógrafos famosos ya habían trabajado con ella. Decidió que odiaba modelar y entró a la escuela de diseño de Rhode Island a estudiar pintura, donde conoció a Dan, my roomate (ver página 86). Salieron durante muchos años y se quedaba mucho tiempo en nuestro departamento, y así empecé a fotografiarla. Una vez jugamos “Verdad o Reto” y para su reto, tuvo que usar un visor de buceo en el que yo y Jake (ver página 85) habíamos orinado. Llenamos el visor de buceo de pipí, y se lo puso, abriendo los ojos durante tres segundos. Lo hizo sin un solo problema y después se dio un baño. (Camisa Marithé + François Girbaud, camiseta vintage)

88

|

VICE

Me he vuelto cercano a David en los últimos dos años. Nos conocimos en un avión a Florencia, a donde los dos íbamos a modelar para el diseñador Adam Kimmel. Tuvimos una conexión instantánea. Es fotógrafo y es el hippie bonito que parece niña en las primeras fotografías en blanco y negro de Nan Goldin. Su trabajo es en blanco y negro y parecen pinturas del renacimiento. David y yo pasamos mucho tiempo hablando por teléfono de fotografía y niños guapos. Tiene una casa en Bovina, Nueva York, y me encanta visitarlo. Hace mi dieta favorita, come donas y nieve constantemente. Y por alguna razón, esta loco por los chocolates blancos de Russell Stover. (Camisa undergear by International Male, bufanda Loro Piana, lentes Adam Kimmel)

GEORGE

Shea es mi agente. Si me quieres, tienes que pasar a través de este tipo. Usa traje Brooks Brothers todos los días, pero es como Superman, y al final del día, se quita el traje y se pone la misma camiseta de Minor threat que ha tenido por años y va a shows de black metal y punk-straightedge. Tiene enmarcada una foto de Ian MacKaye en su baño, que tomó en un concierto cuando estaba joven. Esa cicatriz en su frente es de cuando atravesó un parabrisas de carro con su cara. Hablo con el unas cinco veces al día. (Saco Ralph Lauren, camisa y corbata Brooks Brothers)

VICE

|

89


MARY JANE

Esta es mi mamá. Soy su octavo hijo. Tuvo siete hijos en siete años, y luego, once años después, me tuvo a mí. En su versión, yo fui “una sorpresa del Niño Dios”. Va a la iglesia todos los días y adora Selecciones. Le encanta fotocopiar y enviarme por correo artículos; como, por ejemplo, el de un tipo que se perdió en las montañas y se salvó gracias a que Jesús le mostró el camino de regreso. Creo que nunca ha dicho una mentira en toda su vida. Cada vez que hablamos, me dice: “Ay, Ryan, marchas al compás de tu propio tambor”.

90

|

VICE

BEN

En 2003, había una exposición colectiva llamada “My people were fair and had cum in their hair” en la galería de José, Team. Recuerdo haberlo visto en ferias de arte y conciertos de Belle and Sebastian, y siempre me sonreía con exageración, mostrando todos los dientes. Un día me habló y me preguntó si le podía mostrar algunas capturas mías, y ha sido mi encargado de galería desde entonces. Antes de administrar la galería, trabajó para Pil haciendo encargos y recogiendo su lavandería, y después manejó bandas como A Certain Ratio y The Virgin Prunes. Siempre ha dicho que lo que hace hoy es exactamente lo mismo que hacía antes: niñera de talentos. (Camiseta Comme des Garçons)

JOSE

Ben es el que me filma. Debemos de tener miles de horas de grabaciones de todas las sesiones fotográficas que hago. También es mi amigo de películas. Veo con él tres o cuatro películas a la semana. El otro día vimos The Dark Knight en IMAX. ¡Ah! Es alérgico al frio. Literalmente. En las sesiones, habla y grita y hace voces divertidas, pero cuando el clima se va a la mierda, le salen manchas rojas en todos lados y se convierte en una perrita jodona. Es como mi hermano. Le gusta pedorrearse en mi cabeza cada vez que puede, y a cambio yo puedo verlo cagar. Así como en baños públicos, me asomo sobre la puerta y lo observo fijamente. O, me robo un puño de mentas en un restaurant y se los lanzo mientras esta cagando. O le lanzo un poco de agua. Ya sabes, cagarla. (Camiseta APC, corbata Ben Sherman)

DONNIE

NEVILLE

Donnie ha sido mi impresor desde la universidad. Como no estudié fotografía, nunca aprendí como imprimir a color correctamente. Juntos hemos desarrollado un estilo a través de los años, una paleta de colores para la manera en que se ven mis fotos. Cuando escojo una fotografía, la imprimimos en todos los colores del arcoíris y en todas las tonalidades de claro a obscuro. Después nos detenemos a observarlas por horas y escogemos cual es la mejor. Es un mago del cuarto obscuro. (Camiseta aNYthing)

Neville es todo un enigma. Nadie sabe exactamente qué hace. No dice mucho, pero está en todos lados. Es curador, comenta sobre arte contemporáneo y navega entre el comercio, la moda y Dios sabe qué más. Hace de todo y está medio loco, pero es lo opuesto a un autopromotor. No consigues ni una sola palabra suya. Él fue la primera persona que fue a ver mis fotos. Saqué unas cajas con un chingo de fotografías que tenía debajo de la cama, y estuvimos en mi cuarto viéndolas. Hace poco me enteré de que construye automóviles de alto desempeño. Me sorprende constantemente y me hace pensar: “¿Así que TAMBIÉN sabes hacer eso?”. Todos los días viste una camisa de mezclilla, unos pantalones y botas de motociclista. Él también fundó mi agencia, AFG. (Camisa Helmut Lang)

VICE

|

91


SER TROPICAL FOTOS, POR BEN RITTER

ESTILO: Annette Lamothe-Ramos PEINADO Y MAQUILLAJE: Emi Kaneko MODELOS: Chelsea, Masha, Alesia y Jamie, de Muse

92

|

VICE

Bikini Insight, reloj Nooka

Direcci贸n creativa, por John McSwain

VICE

|

93


Bikini Insight

94

|

VICE

VICE

|

95


96

| VICE VICE

| 97

Bikini Lover, gafas Anon

Traje de ba単o Lover


98

| VICE VICE

| 99

Bikini Betsey Johnson, gafas Lucre por Von Zipper

Bikini Tommy Hilfiger, bikini Volcom, reloj 01 the One


100

| VICE Bikini Insight


Fotografiadas por Kern FOTOS, POR RICHARD KERN

Richard Kern tiene una nueva serie de fotos, en la que toma retratos tipo anuario escolar de sus modelos — vestidas y desvestidas — . Imagina poder ver a tus amigas de la prepa sin playera. ¡Mmmh! Ella es Hugo — ese fue el nom de porn que ella eligió para que Kern le tomara fotos — . Puedes verla caminar, hablar y paarse de manos desnuda en la cocina en Shot by Kern por VBS.TV. vbs.tv / shotbykern

102

|

VICE


SKINEMA

LIVE IN MY SECRETS vividalt.com, kanearmy.com Directora: Kimberly Kane Calificación: 10 Estoy trabjando en un show para VBS llamado Sexy slumber party, en el que ofrezco fiestas en piyama para estrellas porno desnudas y comemos palomitas y platicamos de cosas de chicas hasta que ellas empiezan a llorar y me cuentan cómo abusaron de ellas cuando eran jóvenes y eso las llevó a mamar vergas cinematográficamente para que el mundo las pudiera ver. Mi primer intento fue con Kimberly Kane, la directora sexy de este DVD. Saqué mi perro y lo llevé a su departamento. Soy nuevo en las reglas de tener un perro. La última vez que tuve un perro fue cuando era niño. Quería tanto a ese perro que lo llevaba a todos lados conmigo: a la escuela, a la iglesia, al dentista. Estaba seguro de que los productores de Plaza Sésamo me vieron llevar a mi perro al dentista y de ahí sacaron la canción de “Yo y mi llama vamos al dentista”. (Cantaba una canción muy parecida cuando llevé a mi perro al dentista, así que no pienso que sea sólo una coincidencia). Mi punto es que soy nuevo en todas estas reglas de tener un perro porque, en mis tiempos, no había reglas. Y en mi cabeza sigue sin haberlas. Pero ahí están. Y mi esposa las conoce todas. No sólo sobre perros — aunque nunca tuvo un perro y, aun así, se cree una autoridad en el tema — , sino sobre todo: reglas para limpiar arena para gatos, sobre cómo guardar los platos, sobre cómo se deben usar diferentes cucharas para servirse en lugar de limpiar una con la lengua. Una regla que sigue diciéndome es que debo pedir permiso para llevar a mi perro a casa de otras personas. No me gusta esa regla. 104

|

VICE

Pienso que es estúpida. No creo que a mi perro le guste mucho esa regla tampoco. ¡Somos espíritus libres, wey! No creemos en reglas para perros. Para darle por el lado, le miento y le digo que ya pedí permiso aunque no lo haya hecho, y cuando toco el timbre de la persona en cuestión sostengo a mi perro y hago que muestre su irresistible cara y pregunto: “¿Está bien si entro con mi perro?”. La persona se encabrona, claro, pero muy su pedo. ¿Qué puede hacer? ¿Decirme que no? ¡Demasiado tarde: ya estamos adentro! ¡Mi abrigo ya está en tu perchero, y mi perro ya está oliendo pendejadas! ¿Dónde guardas la cerveza? Tenía el plan de hacer esta maniobra con Kimberly Kane, pero mi esposa echó a perder el plan. “¿Le pediste permiso?”. “Claro que sí”, le contesté. “No lo hiciste. Más vale que le hables y le preguntes”. No lo hice. Le mandé un mensaje de texto. Sabía que estábamos cerca de su departamento, así que, para cuando le llegara el mensaje y me respondiera, sería demasiado tarde. Sería como hacer la misma movida, pero un poco más futurista. Creo que tuve suerte de haber mandado el mensaje porque, cuando abrió la puerta, me agradeció haberle avisado y me platicó lo mucho que O-D-I-A a las personas que llegan con sus perros sin preguntar porque una vez alguien llegó con su perro y este orinó su apartamento o una pendejada así, bla, bla, bla. Mientras contaba esta anécdota de perro-en-mi-casa, me empecé a encabronar. ¿Parezco alguien que tiene un perro que orina en todos lados? Aun peor: ¿qué no podía sentir toda la elegancia que mi perro estaba segregando? Sólo por eso quería que mi perro le orinara todo el departamento. Pero no lo hizo. Porque mi perro es mucho mejor que eso. Pero no me iría en silencio esa noche. Mientras seguía tirándole mierda a los perros y diciendo cuán asqueroso es el pipí de perro en las alfombras, le pregunté: “Sí te das cuenta de que te ganas la vida dejando que extraños eyaculen en tu boca, ¿no?”. Yo y mi perro la chocamos muy en alto, y luego me dijo que fue una muy buena. CHIS NIERATKO Para más de Chris, vayan a chrisnieratko.com o a njskateshop.com.


EPICLY LATER’D Por Patrick O’Dell

Le hablé a Ty Evans para preguntarle si tenía grabaciones de Guy Mariano sin usar, y me dijo: “¿Sabes qué tengo? Veinte videos sin editar que Spike filmó para Video days”. ¡A la verga! Salí ipso facto hacia su casa a la vez que le marcaba a Spike para ver si no tenía problemas con que utilizara las grabaciones. Para mí, estos son los rollos del Mar Muerto del skateboarding. Honestamente, creo que Video days es el mejor video de patinetas que se haya hecho: captura lo mejor del deporte: progreso técnico, lo artístico, el estilo, lo divertido, y dieciocho años después no se ve viejo. No hay otro video de patinetas del que me interese más ver grabaciones sin editar. Las imágenes estuvieron abandonadas en varios clósets y bodegas antes de llegar a casa de Ty. En algún punto hacia el final de los noventa, las cintas debieron haber pasado por las manos de Mark Gonzales porque algunas partes están borradas con grabaciones de Real’s non fiction video. Me senté a ver cinta tras cinta y no pude evitar sentirme en una máquina del tiempo. Hay tantos trucos que no se utilizaron en el corte final, y muchos de los trucos que sí están en el video fueron logrados, espontáneamente, en el primer intento. Era grandioso ver a Mark inventar un truco que revolucionaría el skateboarding justo en el momento de su creación. De cualquier manera, no se preocupen: no voy a quedarme con estas cintas. En los episodios de Guy Mariano de Epicly later’d los estamos saqueando a la verga, y espero que por lo menos algunos skaters estén tan emocionados como yo. ¡Gracias, Ty y Spike! Vean Epicly later’d en VBS.TV.

106

|

VICE


RESEÑAS

RESEÑAS

MEJOR ÁLBUM DEL MES: CHAIN & THE GANG

BEIRUT March of the zapotec Ba Da Bing! Domino Records Me caga que un gringo que vive en Brooklyn tenga que venir a México a grabar a Teoltitlán del Valle, Oaxaca, para que los hipsters de gafa grande enfoquen con sus Ray-Ban la música tradicional mexicana más allá de Lila Downs — otra no mexicana, por cierto — . A sus 23 años, Zach Condon ha logrado hacer un disco de aplauso. En unas dos semanas, grabó con el colectivo local Banda Jiménez una producción que mezcla los sonidos regionales del estado oaxaqueño con música tradicional del este de Europa. Nada huevón para su edad. RIZZO

ADANOWSKY EL ÍDOLO Noiselab

En la oficina de Vice son unos huevones; por eso se tardaron lo que un feto en desarrollarse en reseñar el diso de Adanowsky. Ahora resulta que decidieron no sacar edición de enero porque es un “mal mes”. ¡Que no se hagan pendejos! No sacaron edición de enero por su brutal cruda después de las fiestas decembrinas. Tenía contemplado hablar del disco para comenzar el año, pero todo valió madre por el alcoholismo colectivo de esta casa editorial. Volviendo al tema de Etoile eternelle, se los recomiendo ampliemente. RIZZO

RUMPELSTILTSKIN GRINDER Living for death, destroying the rest Relapse Records Con Living for death, destroying the rest, Rumpelstiltskin Grinder está de

108

|

VICE

gira por los Estados Unidos, y, al parecer, ellos sí están combatiendo el pedo emo con metal. Rumpelstiltskin Grinder se formó en 2002; sin embargo, es a partir de 2005 que logra el reconocimiento por ser de las bandas de metal que en verdad toca bien cabrón. La música se trata siempre del fin del mundo. Matanza y metal, como debe ser. La música está con madre y te tripea como cuando estabas morro y escuchabas por primera vez a Iron Maiden o a Slayer. Definitivamente, un pedo para prender un gallo, sentarte frente a los monitores y treparle hasta diez. EL PORNO

SUNE ROSE WAGNER Sune rose wagner Juvenile Delinquent Music El 50 por ciento de los Raveonettes aprovecha el embarazo de su hermosa y rubia bandmate, Sharin Foo, para irse de gira al lado de la igualmente bella hermana pelirroja Louise Foo y, al mismo tiempo, lanzar un disco en solitario que no tiene nada nuevo; al contrario: el mismo músico haciendo las mismas melodías playeras al estilo de los Beach Boys y las mismas baladas nostálgicas, sólo que ahora en danés y más fresas. Después de un Lust lust lust con sabor a The Jesus and Mary Chain, sabemos que la sensual, dramática, refinada, sofisticada y volátil Sharin Foo es quien lleva los pantalones de la banda. JAMS

MASTODON Crack the skye Reprise

Sí, soy un fetichista y me vale madres. No pienso escribir nada del último disco de Mastodon hasta que Vice no me consiga la edición especial con el tunnel book y la litografía. De todas maneras, si la

PEOR ÁLBUM DEL MES: THE BOY LEAST LIKELY TO:

banda ya le pagó a un diseñador rompemadres para poder sentarse tranquilamente a ver cómo sus fans se matan despiadadamente entre sí por tener la “edición limitada” de un pedazo de cartón con forma de acordeón sin siquiera haber escuchado el disco, ¿qué carajos importa lo que yo pueda opinar sobre el “poder demencial de sus alucinantes acordes” o la “profundidad mística de sus letras”? DANIEL PATRÓN

THE BOY LEAST LIKELY TO The law of the playground Plus One Otro de esos discos tan acertados en el título con respecto a lo que suena que da miedo: un puñado de canciones de preescolares que, de tanto optimismo, se hunden sin remedio en el espeso lodo de la cursilería y la ridiculez. Comparado con un disco de Whitehouse, esto es insoportable: arreglos ñoñísimos, letras insulsas y montones de puterías más, todas capaces de sonrojar a un grupo de transexuales. ¿Dónde han quedado los grupos de twee pop de la talla de Eggstone? ¿Es esto una mierda de disco? Sí, como la mayoría de los álbumes que contaminan las tiendas hoy en día y se venden a precio de locos. JOSÉ ÁNGEL BALMORI

YEAH YEAH YEAHS It’s blitz Interscope El tercer disco de este trío de Nueva York me ha dejado bastante insatisfecho. Les faltó más energía, más ruido y más del sonido garage al que nos tenían acostumbrados. Karen O había hecho declaraciones de que sacarían algo totalmente distinto, pero parece que no resultó ser lo más inteligente. Creo que la evolución de cualquier banda es admirable siempre y cuando sea natural, cosa que no se percibe en

It’s blitz. Lo más rescatable del disco es la rola de “Soft shock”. De ahí en fuera, hay una falta de creatividad y pérdida de identidad que seguro harán que olvidemos este disco muy pronto. PIO

MANDO DIAO Give me fire Universal

compuesta de sonidos psicodélicos, falta de esctructura y líneas de batería casi imposibles de ejecutar. Roots 10 es sólo una probada de lo que esta banda tiene para ofrecernos. PIO

CHAIN & THE GANG Down with liberty up with chains! K Records

Geográficamente, un poco alejados de los epicentros musicales por excelencia y muy cerca de los sonidos en onda y, más aun, de los primeros lugares en las listas de popularidad. Melodías pegajosas, llenas de energía, y canciones que, por momentos, conducen en un flashback a otras épocas: así es el quinto álbum del quinteto sueco más importante en lo que a la escena contemporánea se refiere. Para aquellos que pensaban que después de ABBA quedaban sólo refritos de la época dorada del dancing queen, Mando Diao hace su propia invitación a bailar, sacudir el cuerpo y, como acto reflejo ante un par de baladitas soft, sacar los pañuelos para moquearle a gusto. WOO WOO

BOREDOMS Super roots 10 Avex Trax

Es un placer escuchar una propuesta tan fresca y original como la que hacen estos talentosos músicos de Osaka, Japón. El arte de la portada fue hecho por el líder de la banda y también productor de este EP, Yamakata Eye. Hay tres remixes de “Ant 10”: uno, de DJ Finger Hat; otro, de Altz, y el mejor, del productor noruego Hans-Peter Lindstrøm, remix que nos prepara durante algunos minutos para desatar un sonido disco bastante fino. La versión original es una joyita experimental de nueve minutos

“Everywhere that liberty goes, it leaves a path of destruction”. Con una sentencia de esa magnitud arranca el nuevo proyecto de Ian Svenonious. ¿Abuso de anfetaminas? ¿Canción de protesta para junkies? Lo que sea, pero algo ya se hace oficial: él y Neil Michael Hagerty son el verdadero crack del rock. Acid rock, dub narcótico, soul friki y gospel podrido son algunos de los ingredientes que se cocinan en esta olla, mientras que la voz de Ian, que parece la de un narcomenudista gay, hace de cucharón y revuelve capas y capas de la porquería más sabrosa que ha dado el rocanrol este año. JOSÉ ÁNGEL BALMORI

THE PRODIGY Invaders must die Cooking Vinyl

Llámenme paranoico, pero debe haber una razón muy retorcida que explique por qué el nuevo disco the The Prodigy inicia con una canción de Justice. DANIEL PATRÓN

RATAS DEL VATICANO Mocosos patéticos Siltbreeze Records Les digo que el 99 por ciento de las bandas del DF apesta. La razón es que carecen de lo que a algunas agrupaciones de Monterrey les sobra. Y, a pesar de que los demoledores Mockinpott, la banda anterior

de David y Rafa, ya no tocan, en Ratas, secundados por Violeta y Joaquín, siguen poniendo en alto esas dos palabras tan sobajadas y esquematizadas por nuestras juventudes: PUNK ROCK! Su disco, como algunos otros de bandas de acá chidas, tiene que ser editado por un sello gabacho. ¿Les suena familiar la historia? Búsquenlo aquí: siltbreeze.com / ratasdelvaticano.htm. TROPICAZA

MORRISSEY Years of refusal Decca

El divo ha vuelto... y no es con otro disco de éxitos — ya van ocho — , sino con un noveno álbum de estudio como solista bastante regular que, como en ocasiones anteriores, sólo incluye dos o tres sencillos realmente buenos, en los que el señor Steven Patrick Morrissey sigue luciendo su voz con ganchos pop lo suficientemente elegantes como para competir en el Festival de la Canción Eurovisión y hacer remembranza de la balada italiana. Esto nos hace pensar en lo obvio: se extraña a Johnny Marr, se extraña a los Smiths, pero, sobre todo, se extraña a un Morrissey igual de gay que siempre, pero que no presuma sus hábitos de pedofilia en las portadas. JAMS

WAU Y LOS ARRRGHS!!! ¡¡¡VIVEN!!! Slovenly Records Wau y los Arrrghs!!! le pintan el dedo a aquellos que le tiran mierda al rock de España. Los cinco “bandarras” valencianos suenan a garage con toques surf y una voz que sangra la garganta. Juanito Wau, voz, se encarga de escupirnos al oído con su segunda producción, ¡¡¡Viven!!! RIZZO

VICE

|

109


110

|

VICE


KAGOMANIACS, POR SHINTARO KAGO

http: / / www1.odn.ne.jp / ~adc52520 /

112

|

VICE


vice fashion mexico 09  

vice fashion mexico 09

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you