Page 1

DíA DE LA NO VIOLENCIA CONtrA LAs mujErEs Las expresiones comunes y cotidianas, que asumidas como normaLes y cuLturaLes forman parte de una sociedad patriarcaL y machista, fomentan La vioLencia contra Las mujeres. roxanna reyes también aborda La probLemática de La vioLencia de género, como abogada y procuradora generaL adjunta para asuntos de La mujer. Especial Día de la NO VIOLENCIA contra las mujeres | 57


VIOLENCIA CONtrA LAs mujErEs

VíCtImAs DE LA CuLturA una vaLLa pubLicitaria con una mujer ‘semi-desnuda’ apoyando a un equipo deportivo. una canción que La tiLda de ‘vagabunda’. un pitido acompañado de un “¡qué totaaaaL!”. una profesionaL agotada que se sumerge en un deLantaL, con tacones y pintaLabios, para compLacer a su pareja. situaciones como estas se cueLan en Las venas y en Lo cotidiano con un manto que impide verLas como Lo que son: vioLencia. Por: Olga Agustín y Mitri Jiménez / Fotos: Thinkstock

“La mujer es el piojo del hombre”. sí, es un refrán dominicano. y sí, aunque no lo crea, es solo otra de las tantas manifestaciones que inmortalizan lo que la psicóloga social venezolana, maría banchs, define como “violencia subterránea, porque no suele ser percibida como tal… y se apoya en el reparto desigual del poder (entre hombres y mujeres)”. se trata de una cultura machista que en república dominicana (¡entérese!) está a la orden del día. esta sustenta la violencia contra las mujeres, que en el peor de los casos se traduce en feminicidio. Canciones que dan la nota con casi seis pies de fisonomía mulata, agitándose compulsivamente a ritmo de dembow, una mujer de 32 años levanta sus brazos y corea a viva voz: “yo soy un totólogo, sexólogo; así que, mami, abre la’ pata’ que llegó tu ginecólogo. quítate la licra. encuerecita te ves maldita, maldita, maldita…”. bajo los haces de luz multicolor e inmersa en el humo artificial de un populoso sport-bar de villa mella, ella convulsiona con la canción “el coche bomba”. La música también retumba en las paredes de otro centro de diversión capitaleño –en el exclusivo sector piantini-. allí, una veinteañera de raza caucásica contonea su trasero al compás de “blanca con culo”. un

fragmento de este tema reza: “con ese nalgatorio cualquiera quiere cita. una tipa que esté entera, tiene cuarto y jovencita. mami, dámelo y yo le vo’ a da’ que pita. culo importante con valor monetario, si yo fuera el propietario tuvieras mi salario”. ambas mujeres protagonizan la misma escena en espacios diferentes, sintiéndose inmunes ante estas letras. “yo no le paro a la lírica. a la que le sirva el sombrero que se lo ponga”, aduce una; “yo bailo estos

58 | Especial Día de la NO VIOLENCIA contra las mujeres

ritmos porque están de moda, pero no me pegan ni me incluyen”, expone la otra. ante este y otro tipo de situaciones de violencia subterránea, roxanna reyes, procuradora general adjunta para asuntos de la mujer, lamenta que “en este país, donde no están empoderadas, las mujeres cantan y repiten esas canciones sin darse cuenta de que son víctimas de la violencia, perpetuando eso y pasándolo de generación en

“Las expresiones callejeras degradantes forman parte de la violencia soterrada y pertenecen a las diversas estrategias culturales que refuerzan ‘la inferioridad de la mujer”, María Banchs, psicóloga social generación”. para paliar estas manifestaciones, la magistrada expone que debe “promoverse algún tipo de reflexión sobre estas letras... y es fundamental que todas las partes que componemos la comisión nacional de prevención y Lucha contra la violencia intrafamiliar (conapluvi) hagamos lo que nos toca”. por otro lado, la antropóloga social tahira vargas plantea que “la música expresa el contenido social de donde emerge” y que existe un círculo vicioso entre aquellos temas musicales que reflejan la violencia contra las mujeres y el reforzamiento de esta problemática al ser cantada. vargas entiende que hay que generar cambios “no prohibiendo la música, sino yendo al origen de donde proviene esa realidad”. sugiere, además, usar esos temas musicales para educar, problematizándolos en las aulas. La influencia de la música queda evidenciada en un estudio publicado en 2003 por la revista Journal of Personality and Social Psychology, basado en cinco experimentos practicados por estudiantes de la universidad de iowa (estados unidos), al presentar que las canciones violentas aumentan los sentimientos de hostilidad en los jóvenes. La psicóloga clínica y presidenta del patronato de ayuda a casos de mujeres maltratadas (pacam), soraya Lara, atribuye el origen de esas conductas violentas a las ideas e imágenes que el individuo absorbe e incorpora en el cerebro

durante toda su vida. mientras que marina orbe, psicóloga clínica de profamilia, señala que la repetición de una canción catalogada de ‘violenta’ provoca “un efecto subliminal que puede detonar cuando la persona está sometida a una situación de estrés”. ¿Piropos? si bien es cierto que lo de “¡si como caminas cocinas, guárdame un chin de concón!” no pierde vigencia en cualquier esquina dominicana, muchas de esas lisonjas fugaces y públicas podrían categorizarse dentro de lo que roxanna reyes denomina como “expresiones que, de alguna manera, agreden a las mujeres, las minimizan y las desvalorizan”. de

hecho, Lourdes contreras, directora del centro de estudios de género del instituto tecnológico de santo domingo (intec), considera que el piropo puede llegar a ser una forma de violencia contra las mujeres, que se quiere justificar bajo el argumento de que estas lo provocan con su vestimenta, movimientos, gestos y actitudes. para la también catedrática universitaria se pueden decir cosas bonitas, pero dentro de una relación establecida. “en la calle ningún desconocido tiene derecho a dirigirse a las mujeres bajo esos términos, que además suelen venir acompañados de determinados gestos y actitudes, y que también lesionan sus derechos”. contreras considera igualmente que estas expresiones pueden llevar de la manifestación verbal al acoso y al ataque sexual bajo el entendido de que las féminas son quienes propician esas acciones contra ellas. “se trata de una aceptación de la cultura de la jerarquía entre lo masculino y lo femenino; de un paradigma masculino que hay que abordar de manera integral y desmontar de manera progresiva”, recomienda. para muestra basta un botón. Los vecinos del capitalino sector el portal todavía no olvidan a aquella candidata que, con apenas 10 años de edad, desfiló ante ellos en traje de baño durante un “miss el portal” (certamen inventado en los 80 por los infantes del lugar). norca amézquita, una de las presentes, narra apenada lo que le gritaron a su

Especial Día de la NO VIOLENCIA contra las mujeres | 59


VIOLENCIA CONtrA LAs mujErEs

VíCtImAs DE LA CuLturA una vaLLa pubLicitaria con una mujer ‘semi-desnuda’ apoyando a un equipo deportivo. una canción que La tiLda de ‘vagabunda’. un pitido acompañado de un “¡qué totaaaaL!”. una profesionaL agotada que se sumerge en un deLantaL, con tacones y pintaLabios, para compLacer a su pareja. situaciones como estas se cueLan en Las venas y en Lo cotidiano con un manto que impide verLas como Lo que son: vioLencia. Por: Olga Agustín y Mitri Jiménez / Fotos: Thinkstock

“La mujer es el piojo del hombre”. sí, es un refrán dominicano. y sí, aunque no lo crea, es solo otra de las tantas manifestaciones que inmortalizan lo que la psicóloga social venezolana, maría banchs, define como “violencia subterránea, porque no suele ser percibida como tal… y se apoya en el reparto desigual del poder (entre hombres y mujeres)”. se trata de una cultura machista que en república dominicana (¡entérese!) está a la orden del día. esta sustenta la violencia contra las mujeres, que en el peor de los casos se traduce en feminicidio. Canciones que dan la nota con casi seis pies de fisonomía mulata, agitándose compulsivamente a ritmo de dembow, una mujer de 32 años levanta sus brazos y corea a viva voz: “yo soy un totólogo, sexólogo; así que, mami, abre la’ pata’ que llegó tu ginecólogo. quítate la licra. encuerecita te ves maldita, maldita, maldita…”. bajo los haces de luz multicolor e inmersa en el humo artificial de un populoso sport-bar de villa mella, ella convulsiona con la canción “el coche bomba”. La música también retumba en las paredes de otro centro de diversión capitaleño –en el exclusivo sector piantini-. allí, una veinteañera de raza caucásica contonea su trasero al compás de “blanca con culo”. un

fragmento de este tema reza: “con ese nalgatorio cualquiera quiere cita. una tipa que esté entera, tiene cuarto y jovencita. mami, dámelo y yo le vo’ a da’ que pita. culo importante con valor monetario, si yo fuera el propietario tuvieras mi salario”. ambas mujeres protagonizan la misma escena en espacios diferentes, sintiéndose inmunes ante estas letras. “yo no le paro a la lírica. a la que le sirva el sombrero que se lo ponga”, aduce una; “yo bailo estos

58 | Especial Día de la NO VIOLENCIA contra las mujeres

ritmos porque están de moda, pero no me pegan ni me incluyen”, expone la otra. ante este y otro tipo de situaciones de violencia subterránea, roxanna reyes, procuradora general adjunta para asuntos de la mujer, lamenta que “en este país, donde no están empoderadas, las mujeres cantan y repiten esas canciones sin darse cuenta de que son víctimas de la violencia, perpetuando eso y pasándolo de generación en

“Las expresiones callejeras degradantes forman parte de la violencia soterrada y pertenecen a las diversas estrategias culturales que refuerzan ‘la inferioridad de la mujer”, María Banchs, psicóloga social generación”. para paliar estas manifestaciones, la magistrada expone que debe “promoverse algún tipo de reflexión sobre estas letras... y es fundamental que todas las partes que componemos la comisión nacional de prevención y Lucha contra la violencia intrafamiliar (conapluvi) hagamos lo que nos toca”. por otro lado, la antropóloga social tahira vargas plantea que “la música expresa el contenido social de donde emerge” y que existe un círculo vicioso entre aquellos temas musicales que reflejan la violencia contra las mujeres y el reforzamiento de esta problemática al ser cantada. vargas entiende que hay que generar cambios “no prohibiendo la música, sino yendo al origen de donde proviene esa realidad”. sugiere, además, usar esos temas musicales para educar, problematizándolos en las aulas. La influencia de la música queda evidenciada en un estudio publicado en 2003 por la revista Journal of Personality and Social Psychology, basado en cinco experimentos practicados por estudiantes de la universidad de iowa (estados unidos), al presentar que las canciones violentas aumentan los sentimientos de hostilidad en los jóvenes. La psicóloga clínica y presidenta del patronato de ayuda a casos de mujeres maltratadas (pacam), soraya Lara, atribuye el origen de esas conductas violentas a las ideas e imágenes que el individuo absorbe e incorpora en el cerebro

durante toda su vida. mientras que marina orbe, psicóloga clínica de profamilia, señala que la repetición de una canción catalogada de ‘violenta’ provoca “un efecto subliminal que puede detonar cuando la persona está sometida a una situación de estrés”. ¿Piropos? si bien es cierto que lo de “¡si como caminas cocinas, guárdame un chin de concón!” no pierde vigencia en cualquier esquina dominicana, muchas de esas lisonjas fugaces y públicas podrían categorizarse dentro de lo que roxanna reyes denomina como “expresiones que, de alguna manera, agreden a las mujeres, las minimizan y las desvalorizan”. de

hecho, Lourdes contreras, directora del centro de estudios de género del instituto tecnológico de santo domingo (intec), considera que el piropo puede llegar a ser una forma de violencia contra las mujeres, que se quiere justificar bajo el argumento de que estas lo provocan con su vestimenta, movimientos, gestos y actitudes. para la también catedrática universitaria se pueden decir cosas bonitas, pero dentro de una relación establecida. “en la calle ningún desconocido tiene derecho a dirigirse a las mujeres bajo esos términos, que además suelen venir acompañados de determinados gestos y actitudes, y que también lesionan sus derechos”. contreras considera igualmente que estas expresiones pueden llevar de la manifestación verbal al acoso y al ataque sexual bajo el entendido de que las féminas son quienes propician esas acciones contra ellas. “se trata de una aceptación de la cultura de la jerarquía entre lo masculino y lo femenino; de un paradigma masculino que hay que abordar de manera integral y desmontar de manera progresiva”, recomienda. para muestra basta un botón. Los vecinos del capitalino sector el portal todavía no olvidan a aquella candidata que, con apenas 10 años de edad, desfiló ante ellos en traje de baño durante un “miss el portal” (certamen inventado en los 80 por los infantes del lugar). norca amézquita, una de las presentes, narra apenada lo que le gritaron a su

Especial Día de la NO VIOLENCIA contra las mujeres | 59


VIOLENCIA CONtrA LAs mujErEs

amiga por el tamaño de su vulva: “si yo fuese ese bikini…’, decían unos; ‘¡qué bizcocho para celebrar un buen cumpleaños!’, vociferaban otros”. “el caso es que ella duró mucho tiempo para ceñir un pantalón a su cuerpo…”. al respecto, maría banchs sostiene que “las expresiones callejeras degradantes forman parte de la violencia soterrada y pertenecen a las diversas estrategias culturales que refuerzan ‘la inferioridad de la mujer’, siendo vistas como cotidianas y pasando desapercibidas en su verdadero sentido”. Mujeres a la palestra “mientras más se repiten las cosas, más se interiorizan y normalizan”, refiere yanira fondeur, presidenta de la fundación vida sin violencia, sobre la violencia contra las mujeres en los medios de comunicación masivos. al hablar del papel femenino dentro de estos, soraya Lara opina que “las mujeres son socializadas por la cultura y la familia para ser objetos de dominio del hombre y del consumo masivo para el placer”. así lo confirma Instalar el Equilibrio: Igualdad de Género en el Periodismo de la unesco-fip de 2009, al asegurar que “los medios de comunicación están llenos de imágenes y lugares comunes sobre mujeres y niñas. muchos son relativamente inofensivos pero algunos, a menudo los más potentes, retratan a la mujer como objeto de atención masculina: la sofisticada gatita sexy, la madre modelo, la bruja taimada, la inflexible ambiciosa en la empresa o la política. en cada región y cultura hay imágenes rígidas, prejuicios profundamente afianzados, y reflejos llenos de prejuicios que plantean retos”. de su lado, los investigadores del proyecto mundial de monitoreo de

“Las mujeres son socializadas por la cultura y la familia para ser objetos de dominio del hombre y del consumo masivo para el placer”, Soraya Lara, psicóloga clínica medios (gmmp, por sus siglas en inglés) revelan en su informe de 2010 que las féminas están fuertemente sub-representadas en la cobertura de noticias de república dominicana, ya que solo el 23% de los sujetos de noticias en prensa, radio y televisión son mujeres. en este análisis del gmmp realizado en 108 países, incluido el dominicano, también se plantea que la voz de las mujeres en el contenido de los medios noticiosos nacionales es insuficiente, pues hay mayor presencia femenina en renglones como el “crimen y la violencia”, que en temas de alta prioridad en la agenda informativa como “política y gobierno” y “economía”. este informe revela además que el 56% de las notas dominicanas refuerzan los estereotipos de género, causando “un efecto directo en el comportamiento de las mujeres… sobre qué acciones

60 | Especial Día de la NO VIOLENCIA contra las mujeres

y locaciones son inseguras… dónde ir, qué usar, cómo actuar y cuán tarde volver”, según lo advierte marian meyers, autora de News Coverage of Violence Against Women. Mujeres en su plástico año 2004. españa. una niña de nueve años baila en un escenario mientras interpreta una canción escrita por ella. el público la ovaciona y provoca que el tema se haga tan popular que traspasa los límites geográficos. La pegajosa letra se apodera de las emisoras de república dominicana. “el pintalabios, toque de rímel, moldeador como una artista de cine. peluquería, crema hidratante y maquillaje, qué belleza al instante. abre la puerta que nos vamos pa´ la calle. que a quién le importa lo que digan por ahí”, se escucha en todas partes, mientras mujeres y niñas dominicanas hacen

suyo e inmortalizan el coro que dice: “antes muerta que sencilla, ¡ay qué sencilla! ¡ay qué sencilla!”. para tatiana -nombre ficticiode 26 años, quien trabaja en el departamento de servicio al cliente de una reconocida empresa de telecomunicaciones, el coro de la canción antes mencionada se ha constituido en el lema de su vida laboral. todos los días, y como si fuese un ritual, debe maquillarse y mantener su pelo bien arreglado. se dio por enterada de esto cuando, con pocas semanas en su actual empleo, sufrió un resfriado que le imposibilitó maquillarse y tuvo que amarrarse el pelo, pues la noche anterior había sudado a causa de una fiebre. al verla, su jefe la llamó aparte y le dijo que se pintara la cara, ya que “la imagen en servicio al cliente lo es todo”. al culminar la breve conversación, tatiana se maquilló. aunque al principio entendió lo expuesto por su superior, luego se percató de que las chicas a las que contrata la empresa para su departamento suelen ser ‘bonitas’ y de tez clara. aunque “el físico de la mujer no influye en el éxito que pudiera tener”, para el 55% de las 200 mujeres encuestadas por la revista mujer única de omnimedia, en marzo de 2011, la misma situación se repite al desplegar los clasificados de cualquier periódico, donde es notorio encontrarse con avisos de empleo que, además de los conocimientos y la experiencia, les exige “buena presencia” a las féminas. pero no solo en el plano laboral sucede esto. en el hogar, los hombres suelen emitir mensajes entre líneas como “qué buena está la mujer de la foto” y “mira qué muchachita, está nítida y sin celulitis”, que según soraya Lara deben ser descodificados a tiempo por las mujeres.

El estereotipo llamado mujer La escena se repite una y otra vez como un spot televisivo. La madre observa a su hijo columpiándose en el jardín mientras una música de fondo suena melancólica. el niño mira a su progenitora como esperando que lo acompañe. ella devuelve la vista hacia el cesto de ropa que tiene sobre la meseta de la cocina y al detergente que tiene a su lado. una voz en off le dice a los televidentes: “si el planchar te aleja de él…”. La música de fondo se torna rápida. el rostro de la mujer se ilumina y se le ve sonreír. acto seguido toma el cesto de la ropa, camina hacia un pasillo y empieza a correr hasta realizar un salto olímpico por encima de una tabla de planchar. el niño la mira sonriente. La música suena triunfal. La voz en off dice las cualidades del detergente y agrega: “plancha menos, ¡vive más!”. segundos después aparece nuevamente la madre, pero esta vez, jugando con su hijo en el jardín. este comercial se constituye en uno de los ejemplos de lo que la organización internacional del

trabajo (oit), en su informe IV Conferencia Internacional del Trabajo 2009, define como labor doméstica y lo vincula a una de las formas de esclavitud y servidumbre realizada en la antigüedad, en su gran mayoría por mujeres. el documento manifiesta que se constituye en “un fenómeno que perpetúa las jerarquías basadas en el sexo”. soraya Lara señala que esto sucede desde los orígenes del mundo en donde a las mujeres se les ha dicho qué y cómo deben ser, situación que ha polarizado la conducta de hombres y mujeres, donde “ellos son de la calle y ellas de la casa”. asimismo destaca que “la educación es la que va a romper con esa polarización de género”. mientras eso sucede, la psicóloga y terapeuta familiar y de pareja, ana Luna espaillat, observa que las mujeres de hoy salen a trabajar y muchas veces ganan más que los hombres, pero cuando llegan a casa siguen trabajando, sin ayuda en la mayoría de los casos. “qué duro para una mujer estar fajada en la casa,

Especial Día de la NO VIOLENCIA contra las mujeres | 61


VIOLENCIA CONtrA LAs mujErEs

amiga por el tamaño de su vulva: “si yo fuese ese bikini…’, decían unos; ‘¡qué bizcocho para celebrar un buen cumpleaños!’, vociferaban otros”. “el caso es que ella duró mucho tiempo para ceñir un pantalón a su cuerpo…”. al respecto, maría banchs sostiene que “las expresiones callejeras degradantes forman parte de la violencia soterrada y pertenecen a las diversas estrategias culturales que refuerzan ‘la inferioridad de la mujer’, siendo vistas como cotidianas y pasando desapercibidas en su verdadero sentido”. Mujeres a la palestra “mientras más se repiten las cosas, más se interiorizan y normalizan”, refiere yanira fondeur, presidenta de la fundación vida sin violencia, sobre la violencia contra las mujeres en los medios de comunicación masivos. al hablar del papel femenino dentro de estos, soraya Lara opina que “las mujeres son socializadas por la cultura y la familia para ser objetos de dominio del hombre y del consumo masivo para el placer”. así lo confirma Instalar el Equilibrio: Igualdad de Género en el Periodismo de la unesco-fip de 2009, al asegurar que “los medios de comunicación están llenos de imágenes y lugares comunes sobre mujeres y niñas. muchos son relativamente inofensivos pero algunos, a menudo los más potentes, retratan a la mujer como objeto de atención masculina: la sofisticada gatita sexy, la madre modelo, la bruja taimada, la inflexible ambiciosa en la empresa o la política. en cada región y cultura hay imágenes rígidas, prejuicios profundamente afianzados, y reflejos llenos de prejuicios que plantean retos”. de su lado, los investigadores del proyecto mundial de monitoreo de

“Las mujeres son socializadas por la cultura y la familia para ser objetos de dominio del hombre y del consumo masivo para el placer”, Soraya Lara, psicóloga clínica medios (gmmp, por sus siglas en inglés) revelan en su informe de 2010 que las féminas están fuertemente sub-representadas en la cobertura de noticias de república dominicana, ya que solo el 23% de los sujetos de noticias en prensa, radio y televisión son mujeres. en este análisis del gmmp realizado en 108 países, incluido el dominicano, también se plantea que la voz de las mujeres en el contenido de los medios noticiosos nacionales es insuficiente, pues hay mayor presencia femenina en renglones como el “crimen y la violencia”, que en temas de alta prioridad en la agenda informativa como “política y gobierno” y “economía”. este informe revela además que el 56% de las notas dominicanas refuerzan los estereotipos de género, causando “un efecto directo en el comportamiento de las mujeres… sobre qué acciones

60 | Especial Día de la NO VIOLENCIA contra las mujeres

y locaciones son inseguras… dónde ir, qué usar, cómo actuar y cuán tarde volver”, según lo advierte marian meyers, autora de News Coverage of Violence Against Women. Mujeres en su plástico año 2004. españa. una niña de nueve años baila en un escenario mientras interpreta una canción escrita por ella. el público la ovaciona y provoca que el tema se haga tan popular que traspasa los límites geográficos. La pegajosa letra se apodera de las emisoras de república dominicana. “el pintalabios, toque de rímel, moldeador como una artista de cine. peluquería, crema hidratante y maquillaje, qué belleza al instante. abre la puerta que nos vamos pa´ la calle. que a quién le importa lo que digan por ahí”, se escucha en todas partes, mientras mujeres y niñas dominicanas hacen

suyo e inmortalizan el coro que dice: “antes muerta que sencilla, ¡ay qué sencilla! ¡ay qué sencilla!”. para tatiana -nombre ficticiode 26 años, quien trabaja en el departamento de servicio al cliente de una reconocida empresa de telecomunicaciones, el coro de la canción antes mencionada se ha constituido en el lema de su vida laboral. todos los días, y como si fuese un ritual, debe maquillarse y mantener su pelo bien arreglado. se dio por enterada de esto cuando, con pocas semanas en su actual empleo, sufrió un resfriado que le imposibilitó maquillarse y tuvo que amarrarse el pelo, pues la noche anterior había sudado a causa de una fiebre. al verla, su jefe la llamó aparte y le dijo que se pintara la cara, ya que “la imagen en servicio al cliente lo es todo”. al culminar la breve conversación, tatiana se maquilló. aunque al principio entendió lo expuesto por su superior, luego se percató de que las chicas a las que contrata la empresa para su departamento suelen ser ‘bonitas’ y de tez clara. aunque “el físico de la mujer no influye en el éxito que pudiera tener”, para el 55% de las 200 mujeres encuestadas por la revista mujer única de omnimedia, en marzo de 2011, la misma situación se repite al desplegar los clasificados de cualquier periódico, donde es notorio encontrarse con avisos de empleo que, además de los conocimientos y la experiencia, les exige “buena presencia” a las féminas. pero no solo en el plano laboral sucede esto. en el hogar, los hombres suelen emitir mensajes entre líneas como “qué buena está la mujer de la foto” y “mira qué muchachita, está nítida y sin celulitis”, que según soraya Lara deben ser descodificados a tiempo por las mujeres.

El estereotipo llamado mujer La escena se repite una y otra vez como un spot televisivo. La madre observa a su hijo columpiándose en el jardín mientras una música de fondo suena melancólica. el niño mira a su progenitora como esperando que lo acompañe. ella devuelve la vista hacia el cesto de ropa que tiene sobre la meseta de la cocina y al detergente que tiene a su lado. una voz en off le dice a los televidentes: “si el planchar te aleja de él…”. La música de fondo se torna rápida. el rostro de la mujer se ilumina y se le ve sonreír. acto seguido toma el cesto de la ropa, camina hacia un pasillo y empieza a correr hasta realizar un salto olímpico por encima de una tabla de planchar. el niño la mira sonriente. La música suena triunfal. La voz en off dice las cualidades del detergente y agrega: “plancha menos, ¡vive más!”. segundos después aparece nuevamente la madre, pero esta vez, jugando con su hijo en el jardín. este comercial se constituye en uno de los ejemplos de lo que la organización internacional del

trabajo (oit), en su informe IV Conferencia Internacional del Trabajo 2009, define como labor doméstica y lo vincula a una de las formas de esclavitud y servidumbre realizada en la antigüedad, en su gran mayoría por mujeres. el documento manifiesta que se constituye en “un fenómeno que perpetúa las jerarquías basadas en el sexo”. soraya Lara señala que esto sucede desde los orígenes del mundo en donde a las mujeres se les ha dicho qué y cómo deben ser, situación que ha polarizado la conducta de hombres y mujeres, donde “ellos son de la calle y ellas de la casa”. asimismo destaca que “la educación es la que va a romper con esa polarización de género”. mientras eso sucede, la psicóloga y terapeuta familiar y de pareja, ana Luna espaillat, observa que las mujeres de hoy salen a trabajar y muchas veces ganan más que los hombres, pero cuando llegan a casa siguen trabajando, sin ayuda en la mayoría de los casos. “qué duro para una mujer estar fajada en la casa,

Especial Día de la NO VIOLENCIA contra las mujeres | 61


VIOLENCIA CONtrA LAs mujErEs

cuidando a los niños, preparando la cena, la lonchera; doblando la ropa o chequeando que no falte un botón… y el hombre pasándose aire acostado. ¡así no se puede!”, asevera espaillat. esta ‘adjudicación’ de la responsabilidad principal de las mujeres en el trabajo al interior del hogar y en el cuidado y la reproducción social es atribuida “a la persistente subordinación económica de las mujeres”, según un estudio de 2009 a cargo de corina rodríguez enríquez, consultora de la unidad mujer y desarrollo de la comisión económica para américa Latina y el caribe (cepaL). así lo demuestra un informe presentado en 2011 por onu-mujeres al indicar que en república dominicana apenas el 51% de las mujeres participó en la fuerza laboral durante el 2009, mientras que el hombre lo hizo en un 80%. el documento también muestra que las dominicanas representaron el 63% de las personas desempleadas durante el período 2000-2008. en esta menor cuantía de contratación femenina entran en juego diversos prejuicios. por ejemplo, la sub-encargada de recursos humanos de una empresa de ingeniería y construcción (quien pidió el anonimato) cuenta que tuvo que despedir a una docena de mujeres, porque “mi jefe me pidió que comenzase a reclutar hombres, porque no les da la menstruación, no salen embarazados, no les llega la menopausia y no tienen que quedarse en casa cuidando a los niños”. a esto se suma la prohibición existente en esa organización de contratar personal femenino para ciertos puestos como seguridad, construcción, carpintería y manejo de equipos pesados, entre otros, alegando que “las mujeres no tienen las condiciones físicas necesarias”.

tal vez esto explica por qué el Índice de Disparidad de Género del foro económico mundial (fem), de 2010, ubica a república dominicana en el puesto 73 del “ranking” de 109 países de américa Latina y el caribe, en donde priman las desigualdades de género en áreas como la participación económica y los salarios, los niveles de participación y el acceso a posiciones elevadas. y aunque el ministerio de estado de la mujer en un informe de 2009 dice tener como obstáculo “la baja generación de estadísticas desagregadas por sexo, en especial

en materia económica y laboral” aclara que “en términos cualitativos, los datos indican que las mujeres están en las áreas de los servicios, mayormente vinculadas con los roles de género; en posiciones subalternas y en los puestos de menor salario”. a pesar de esta realidad, las mujeres admiten no querer que una igual sea su jefa, como lo indica el 53% de las encuestadas por mujer única en marzo de 2011; un caso interesante que, dentro de la violencia subterránea, banchs describe como “la auto-discriminación de la mujer”.

El doble discurso mientras veía el programa televisivo de una reconocida comediante y actriz dominicana, soraya Lara sintió una estocada en el corazón y quedó sin palabras cuando la famosa apareció “disfrazada” de una psicóloga enyesada, con un ojo amoratado, diciendo que su esposo la golpeaba. La broma no le pareció divertida a la presidenta del pacam, quien asegura que “tal vez si se disfrazaba un hombre era un poquito más comprensible, ¿pero una mujer? ¿qué nos está comunicando? tal vez a ella no la golpean, pero ¿y a su hija, a su hermana, o a su mamá…?”. según tahira vargas, “la misma mujer tiene una actitud violenta hacia la otra: legitima el abuso que está sufriendo su igual. entonces, no hay una conciencia de género, no hay una consideración de que somos todas las que estamos siendo ofendidas y agredidas”. para banchs, la forma en cómo la sociedad enseña a las mujeres, de manera sutil, a competir con su propio género, obstaculiza el cambio. según la experta, por eso no es de extrañar que las principales opositoras a las medidas para mejorar su condición en la sociedad sean ellas mismas, pues son reproductoras de la ideología patriarcal. tahira vargas explica que se necesita un cambio cultural, así como educar a la población, en especial a las mujeres, jóvenes y niñas sobre sus derechos, ya que se ha trabajado y abordado el tema solo desde la perspectiva legal. en palabras de banchs, hay que empezar a hacer ‘visible’ esta cultura para que la sociedad comience a tomarla en cuenta.

62 | Especial Día de la NO VIOLENCIA contra las mujeres

LOS FACTORES DE RIESGO Los estudios coinciden en señalar múltiples variables que inciden en crear situaciones de violencia doméstica: desde las características de los involucrados –agresor y víctima-, hasta las particularidades de la sociedad en que están insertos.

ENTORNO •Cultura y normas

El maltrato es más habitual en las sociedades patriarcales donde los hombres tienen el poder económico y del hogar.

Impunidad

EL AGRESOR

•Falta de sanciones

En las comunidades donde no existen fuertes sanciones -legales o sociales- hacia el abuso, el problema se agrava.

•Pobreza

A pesar de que el problema es propio a todas las clases sociales, las mujeres que viven en la pobreza son mayores víctimas.

Nivel educativo Un hombre con menor nivel educativo tiene entre 1.2 y 4.1 veces más de posibilidades de cometer violencia hacia su pareja. Abuso durante la niñez Las víctimas de abuso físico o sexual durante su infancia tienen mayores posibilidades de cometer violencia hacia sus parejas.

Desprotección

LA VÍCTIMA Edad Las mujeres jóvenes parecen ser objeto de mayor violencia de parte de sus parejas. Esto puede estar vinculado con la violencia durante el noviazgo adolescente.

Abuso durante la niñez Múltiples estudios vinculan los malos tratos durante la infancia con una mayor victimización de la mujer.

Aceptación de la violencia Un hombre que cree que el maltrato a la mujer es aceptable bajo ciertas condiciones tiene dos veces más de posibilidades de cometer actos de violencia. Historial de violencia Un historial abusivo o comportamiento violento es predictor de violencia en sus relaciones futuras.

Personalidad antisocial Los desórdenes de personalidad antisocial han sido vinculados a ciertas características asociadas a la violencia.

Uso de alcohol Según la OMS, los hombres que abusan del alcohol tienen entre 1.6 y 4.8 veces más posibilidades de violentar a su pareja.

Aceptación de la violencia La aceptación de la violencia por parte de la mujer la expone a mayores posibilidades de ser víctima de abuso. Esto está ligado a factores socioculturales.

Historial de violencia Las mujeres que han sufrido abuso previo –en relaciones de pareja o fuera de ellas- tienen más posibilidades de experimentar violencia doméstica. Fuente: Organización Mundial de la Salud (OMS)

Por: Mariana Ramírez Mac-Lean Infografía: Ramón L. Sandoval Especial Día de la NO VIOLENCIA contra las mujeres | 63


VIOLENCIA CONtrA LAs mujErEs

cuidando a los niños, preparando la cena, la lonchera; doblando la ropa o chequeando que no falte un botón… y el hombre pasándose aire acostado. ¡así no se puede!”, asevera espaillat. esta ‘adjudicación’ de la responsabilidad principal de las mujeres en el trabajo al interior del hogar y en el cuidado y la reproducción social es atribuida “a la persistente subordinación económica de las mujeres”, según un estudio de 2009 a cargo de corina rodríguez enríquez, consultora de la unidad mujer y desarrollo de la comisión económica para américa Latina y el caribe (cepaL). así lo demuestra un informe presentado en 2011 por onu-mujeres al indicar que en república dominicana apenas el 51% de las mujeres participó en la fuerza laboral durante el 2009, mientras que el hombre lo hizo en un 80%. el documento también muestra que las dominicanas representaron el 63% de las personas desempleadas durante el período 2000-2008. en esta menor cuantía de contratación femenina entran en juego diversos prejuicios. por ejemplo, la sub-encargada de recursos humanos de una empresa de ingeniería y construcción (quien pidió el anonimato) cuenta que tuvo que despedir a una docena de mujeres, porque “mi jefe me pidió que comenzase a reclutar hombres, porque no les da la menstruación, no salen embarazados, no les llega la menopausia y no tienen que quedarse en casa cuidando a los niños”. a esto se suma la prohibición existente en esa organización de contratar personal femenino para ciertos puestos como seguridad, construcción, carpintería y manejo de equipos pesados, entre otros, alegando que “las mujeres no tienen las condiciones físicas necesarias”.

tal vez esto explica por qué el Índice de Disparidad de Género del foro económico mundial (fem), de 2010, ubica a república dominicana en el puesto 73 del “ranking” de 109 países de américa Latina y el caribe, en donde priman las desigualdades de género en áreas como la participación económica y los salarios, los niveles de participación y el acceso a posiciones elevadas. y aunque el ministerio de estado de la mujer en un informe de 2009 dice tener como obstáculo “la baja generación de estadísticas desagregadas por sexo, en especial

en materia económica y laboral” aclara que “en términos cualitativos, los datos indican que las mujeres están en las áreas de los servicios, mayormente vinculadas con los roles de género; en posiciones subalternas y en los puestos de menor salario”. a pesar de esta realidad, las mujeres admiten no querer que una igual sea su jefa, como lo indica el 53% de las encuestadas por mujer única en marzo de 2011; un caso interesante que, dentro de la violencia subterránea, banchs describe como “la auto-discriminación de la mujer”.

El doble discurso mientras veía el programa televisivo de una reconocida comediante y actriz dominicana, soraya Lara sintió una estocada en el corazón y quedó sin palabras cuando la famosa apareció “disfrazada” de una psicóloga enyesada, con un ojo amoratado, diciendo que su esposo la golpeaba. La broma no le pareció divertida a la presidenta del pacam, quien asegura que “tal vez si se disfrazaba un hombre era un poquito más comprensible, ¿pero una mujer? ¿qué nos está comunicando? tal vez a ella no la golpean, pero ¿y a su hija, a su hermana, o a su mamá…?”. según tahira vargas, “la misma mujer tiene una actitud violenta hacia la otra: legitima el abuso que está sufriendo su igual. entonces, no hay una conciencia de género, no hay una consideración de que somos todas las que estamos siendo ofendidas y agredidas”. para banchs, la forma en cómo la sociedad enseña a las mujeres, de manera sutil, a competir con su propio género, obstaculiza el cambio. según la experta, por eso no es de extrañar que las principales opositoras a las medidas para mejorar su condición en la sociedad sean ellas mismas, pues son reproductoras de la ideología patriarcal. tahira vargas explica que se necesita un cambio cultural, así como educar a la población, en especial a las mujeres, jóvenes y niñas sobre sus derechos, ya que se ha trabajado y abordado el tema solo desde la perspectiva legal. en palabras de banchs, hay que empezar a hacer ‘visible’ esta cultura para que la sociedad comience a tomarla en cuenta.

62 | Especial Día de la NO VIOLENCIA contra las mujeres

LOS FACTORES DE RIESGO Los estudios coinciden en señalar múltiples variables que inciden en crear situaciones de violencia doméstica: desde las características de los involucrados –agresor y víctima-, hasta las particularidades de la sociedad en que están insertos.

ENTORNO •Cultura y normas

El maltrato es más habitual en las sociedades patriarcales donde los hombres tienen el poder económico y del hogar.

Impunidad

EL AGRESOR

•Falta de sanciones

En las comunidades donde no existen fuertes sanciones -legales o sociales- hacia el abuso, el problema se agrava.

•Pobreza

A pesar de que el problema es propio a todas las clases sociales, las mujeres que viven en la pobreza son mayores víctimas.

Nivel educativo Un hombre con menor nivel educativo tiene entre 1.2 y 4.1 veces más de posibilidades de cometer violencia hacia su pareja. Abuso durante la niñez Las víctimas de abuso físico o sexual durante su infancia tienen mayores posibilidades de cometer violencia hacia sus parejas.

Desprotección

LA VÍCTIMA Edad Las mujeres jóvenes parecen ser objeto de mayor violencia de parte de sus parejas. Esto puede estar vinculado con la violencia durante el noviazgo adolescente.

Abuso durante la niñez Múltiples estudios vinculan los malos tratos durante la infancia con una mayor victimización de la mujer.

Aceptación de la violencia Un hombre que cree que el maltrato a la mujer es aceptable bajo ciertas condiciones tiene dos veces más de posibilidades de cometer actos de violencia. Historial de violencia Un historial abusivo o comportamiento violento es predictor de violencia en sus relaciones futuras.

Personalidad antisocial Los desórdenes de personalidad antisocial han sido vinculados a ciertas características asociadas a la violencia.

Uso de alcohol Según la OMS, los hombres que abusan del alcohol tienen entre 1.6 y 4.8 veces más posibilidades de violentar a su pareja.

Aceptación de la violencia La aceptación de la violencia por parte de la mujer la expone a mayores posibilidades de ser víctima de abuso. Esto está ligado a factores socioculturales.

Historial de violencia Las mujeres que han sufrido abuso previo –en relaciones de pareja o fuera de ellas- tienen más posibilidades de experimentar violencia doméstica. Fuente: Organización Mundial de la Salud (OMS)

Por: Mariana Ramírez Mac-Lean Infografía: Ramón L. Sandoval Especial Día de la NO VIOLENCIA contra las mujeres | 63


VIOLENCIA CONtrA LAs mujErEs

Roxanna Reyes, PRocuRadoRa adjunta de asuntos de la MujeR:

“PArECEríA QuE NuEstrO CÓDIGO PrOCEsAL PENAL EstÁ ArtICuLADO PArA PrOtEGEr A LOs DELINCuENtEs” es La responsabLe de articuLar desde eL ministerio púbLico La poLítica de persecución penaL y protección a Las víctimas de vioLencia de género. desde ese sitio, cuenta su experiencia. Por: Mariana Ramírez Mac-Lean ¿Qué evolución ha visto en el tema de la violencia contra la mujer? desde que fui designada, empezamos a implementar en el país el modelo de atención integral, para que las víctimas no tuvieran que andar buscando asistencia e información en varios lugares, lo que provocaba la re victimización y el desistimiento. actualmente tenemos 14 unidades operando en todo el territorio. La idea es extender esto, aunque ha sido un proceso gradual, no a la velocidad que quisiéramos, por la limitación de recursos.

Foto: Bolívar Sánchez

Desde el año 2005 a la fecha, la tasa de feminicidios se ha mantenido bastante pareja, en torno a los 200 anuales… ¿qué ha fallado? el año 2006 cerró con 200 mujeres muertas. un escándalo, porque somos 10 millones de habitantes. en españa, que son unos 45 millones, cuando terminan un año con cerca de 70 mujeres muertas, están sumamente alarmados. hay muchos elementos que inciden en este tema. una víctima no se forma de la noche a la mañana y un agresor, tampoco. es un proceso gradual del cual una sociedad patriarcal, machista, se hace cómplice. es una tarea importantísima para el estado lograr que a todas las mujeres se les facilite el acceso a la justicia y la información, que le permita salirse del ciclo de la

ella te dice “para qué voy a seguir, si fue más largo el proceso para que él saliera tan rápido”. otra te dice “yo no voy a perder mi tiempo, no voy a denunciar”. tenemos que lograr mayores cantidades de tribunales especializados en el conocimiento de los temas de violencia intrafamiliar. porque eso te garantiza que los casos puedan avanzar.

violencia. hay que lograr que estas mujeres se reconozcan como víctimas, y entiendan que esta violencia les puede costar la vida. Durante 2010, en el Distrito Nacional hubo 7,114 denuncias, pero solo 23 condenas. ¿De qué sirve denunciar? de las 62 mil denuncias del año pasado, solo un 4% llegó a los tribunales. hay una tarea pendiente con la justicia. cuando un juez toma una decisión desafortunada -porque no entiende el tema de género o su responsabilidad cuando libera a un agresor-, contribuye a victimizar de nuevo a la mujer. porque cuando ella ve con la facilidad que sale este tipo,

64 | Especial Día de la NO VIOLENCIA contra las mujeres

De esas denuncias que pasan a proceso judicial, ¿cuántas reciben condena? Lo que hemos visto es que de ese 4%, tal vez un 1.5%. no creo que lleguen al 2% de condenas. como es un proceso largo, desafortunadamente parecería que nuestro código procesal penal está articulado para proteger a los delincuentes. Las víctimas desisten, primero por la dinámica del delito, y porque es un proceso agotador. un ejemplo: hondo valle es un municipio que queda a 150 km de elías piña. cuando una mujer es víctima de violencia en hondo valle y va donde el fiscalizador, él toma las medidas de urgencia, pero la continuación de ese proceso tiene que hacerse a 150 km de ahí, en elías piña. y esa víctima le dice al fiscalizador: “pero cómo usted me dice eso, el transporte cuesta 600 pesos, y yo tengo 2 días que no como”. esta mujer se está quedando atrapada, y es una muerta ambulante.

¿No refleja esto cierta violencia desde los organismos públicos? debemos lograr la equidad de género en el estamento estatal. que en aquellas decisiones que son importantes y trascendentes para las mujeres, ellas sean tomadas en cuenta. aquí tenemos que los hombres, que son los que están en mayor jerarquía y número en el estado, toman decisiones de estado que van a impactar a las mujeres sin tomar en cuenta lo que ellas piensan, demandan o quieren. si tienes un estado articulado sobre una cultura patriarcal machista, se hace difícil que otros se comprometan a enfrentar el problema. ¿Cuál sería, dentro del organismo estatal, el área donde habría que poner mayor esfuerzo? tiene que comprometerse más salud pública, educación, cultura. porque también hay modos de agresión a las mujeres a través de la publicidad y la música que escuchamos, y eso lo regula cultura. todos tienen que involucrarse. esto es un problema multicausal: son múltiples los factores pero también los actores que intervienen. es una cuestión sistémica: la escuela sola no puede. La escuela forma, la familia es la que educa realmente. eso no podemos perderlo de vista. ¿Qué objetivos tiene el Ministerio para los próximos años? cosas puntuales como el sistema telemático de atención a las víctimas. es un proyecto que abarcaría todo el territorio donde están los centros comunitarios tecnológicos que tiene el indotel, para que su personal sea entrenado para convertirse en una vía rápida para referir al ministerio público los temas de violencia. es ir abriendo caminos para que las mujeres puedan denunciar el maltrato.

El ciclo de la violencia En 1979, la psicóloga norteamericana Leonore Walker desarrolló la teoría del ciclo de violencia conyugal, que todavía se utiliza hoy en día para entender el proceso. Ella sostiene que existe un patrón de abuso que se repite en las mujeres abusadas, y que se puede explicar en tres fases.

1

Aumento de tensión El agresor se vuelve crítico y temperamental, amenaza y aísla a la víctima. Duración: Puede durar días o años.

4

Aumento de tensión Las fases se repiten, pero disminuye el tiempo entre una y otra.

6

Luna de miel Eventualmente, la fase de conciliación deja de existir.

5 Explosión violenta Si no hay intervención, la violencia se torna cada vez más seria. 3

Luna de miel El agresor se disculpa, promete enmendarse y corteja a la víctima. Duración: Suele durar más que la explosión, pero menos que la escalada de tensión.

2

Explosión violenta El agresor ataca física o verbalmente a la mujer. Duración: De 2 a 24 horas.

infografía: ramón L. sandoval

La violencia en cifras • Entre los años 2005 y 2010, 1,200 mujeres perdieron la vida víctimas de la violencia. el 80% de ellas nunca había puesto una denuncia. • Durante 2010, República Dominicana registró 62,359 denuncias. Se calcula que esas representan apenas el 30% de las víctimas reales. • Una víctima de violencia tarda en promedio 5 años en tomar la decisión de denunciar.

Especial Día de la NO VIOLENCIA contra las mujeres | 65


VIOLENCIA CONtrA LAs mujErEs

Roxanna Reyes, PRocuRadoRa adjunta de asuntos de la MujeR:

“PArECEríA QuE NuEstrO CÓDIGO PrOCEsAL PENAL EstÁ ArtICuLADO PArA PrOtEGEr A LOs DELINCuENtEs” es La responsabLe de articuLar desde eL ministerio púbLico La poLítica de persecución penaL y protección a Las víctimas de vioLencia de género. desde ese sitio, cuenta su experiencia. Por: Mariana Ramírez Mac-Lean ¿Qué evolución ha visto en el tema de la violencia contra la mujer? desde que fui designada, empezamos a implementar en el país el modelo de atención integral, para que las víctimas no tuvieran que andar buscando asistencia e información en varios lugares, lo que provocaba la re victimización y el desistimiento. actualmente tenemos 14 unidades operando en todo el territorio. La idea es extender esto, aunque ha sido un proceso gradual, no a la velocidad que quisiéramos, por la limitación de recursos.

Foto: Bolívar Sánchez

Desde el año 2005 a la fecha, la tasa de feminicidios se ha mantenido bastante pareja, en torno a los 200 anuales… ¿qué ha fallado? el año 2006 cerró con 200 mujeres muertas. un escándalo, porque somos 10 millones de habitantes. en españa, que son unos 45 millones, cuando terminan un año con cerca de 70 mujeres muertas, están sumamente alarmados. hay muchos elementos que inciden en este tema. una víctima no se forma de la noche a la mañana y un agresor, tampoco. es un proceso gradual del cual una sociedad patriarcal, machista, se hace cómplice. es una tarea importantísima para el estado lograr que a todas las mujeres se les facilite el acceso a la justicia y la información, que le permita salirse del ciclo de la

ella te dice “para qué voy a seguir, si fue más largo el proceso para que él saliera tan rápido”. otra te dice “yo no voy a perder mi tiempo, no voy a denunciar”. tenemos que lograr mayores cantidades de tribunales especializados en el conocimiento de los temas de violencia intrafamiliar. porque eso te garantiza que los casos puedan avanzar.

violencia. hay que lograr que estas mujeres se reconozcan como víctimas, y entiendan que esta violencia les puede costar la vida. Durante 2010, en el Distrito Nacional hubo 7,114 denuncias, pero solo 23 condenas. ¿De qué sirve denunciar? de las 62 mil denuncias del año pasado, solo un 4% llegó a los tribunales. hay una tarea pendiente con la justicia. cuando un juez toma una decisión desafortunada -porque no entiende el tema de género o su responsabilidad cuando libera a un agresor-, contribuye a victimizar de nuevo a la mujer. porque cuando ella ve con la facilidad que sale este tipo,

64 | Especial Día de la NO VIOLENCIA contra las mujeres

De esas denuncias que pasan a proceso judicial, ¿cuántas reciben condena? Lo que hemos visto es que de ese 4%, tal vez un 1.5%. no creo que lleguen al 2% de condenas. como es un proceso largo, desafortunadamente parecería que nuestro código procesal penal está articulado para proteger a los delincuentes. Las víctimas desisten, primero por la dinámica del delito, y porque es un proceso agotador. un ejemplo: hondo valle es un municipio que queda a 150 km de elías piña. cuando una mujer es víctima de violencia en hondo valle y va donde el fiscalizador, él toma las medidas de urgencia, pero la continuación de ese proceso tiene que hacerse a 150 km de ahí, en elías piña. y esa víctima le dice al fiscalizador: “pero cómo usted me dice eso, el transporte cuesta 600 pesos, y yo tengo 2 días que no como”. esta mujer se está quedando atrapada, y es una muerta ambulante.

¿No refleja esto cierta violencia desde los organismos públicos? debemos lograr la equidad de género en el estamento estatal. que en aquellas decisiones que son importantes y trascendentes para las mujeres, ellas sean tomadas en cuenta. aquí tenemos que los hombres, que son los que están en mayor jerarquía y número en el estado, toman decisiones de estado que van a impactar a las mujeres sin tomar en cuenta lo que ellas piensan, demandan o quieren. si tienes un estado articulado sobre una cultura patriarcal machista, se hace difícil que otros se comprometan a enfrentar el problema. ¿Cuál sería, dentro del organismo estatal, el área donde habría que poner mayor esfuerzo? tiene que comprometerse más salud pública, educación, cultura. porque también hay modos de agresión a las mujeres a través de la publicidad y la música que escuchamos, y eso lo regula cultura. todos tienen que involucrarse. esto es un problema multicausal: son múltiples los factores pero también los actores que intervienen. es una cuestión sistémica: la escuela sola no puede. La escuela forma, la familia es la que educa realmente. eso no podemos perderlo de vista. ¿Qué objetivos tiene el Ministerio para los próximos años? cosas puntuales como el sistema telemático de atención a las víctimas. es un proyecto que abarcaría todo el territorio donde están los centros comunitarios tecnológicos que tiene el indotel, para que su personal sea entrenado para convertirse en una vía rápida para referir al ministerio público los temas de violencia. es ir abriendo caminos para que las mujeres puedan denunciar el maltrato.

El ciclo de la violencia En 1979, la psicóloga norteamericana Leonore Walker desarrolló la teoría del ciclo de violencia conyugal, que todavía se utiliza hoy en día para entender el proceso. Ella sostiene que existe un patrón de abuso que se repite en las mujeres abusadas, y que se puede explicar en tres fases.

1

Aumento de tensión El agresor se vuelve crítico y temperamental, amenaza y aísla a la víctima. Duración: Puede durar días o años.

4

Aumento de tensión Las fases se repiten, pero disminuye el tiempo entre una y otra.

6

Luna de miel Eventualmente, la fase de conciliación deja de existir.

5 Explosión violenta Si no hay intervención, la violencia se torna cada vez más seria. 3

Luna de miel El agresor se disculpa, promete enmendarse y corteja a la víctima. Duración: Suele durar más que la explosión, pero menos que la escalada de tensión.

2

Explosión violenta El agresor ataca física o verbalmente a la mujer. Duración: De 2 a 24 horas.

infografía: ramón L. sandoval

La violencia en cifras • Entre los años 2005 y 2010, 1,200 mujeres perdieron la vida víctimas de la violencia. el 80% de ellas nunca había puesto una denuncia. • Durante 2010, República Dominicana registró 62,359 denuncias. Se calcula que esas representan apenas el 30% de las víctimas reales. • Una víctima de violencia tarda en promedio 5 años en tomar la decisión de denunciar.

Especial Día de la NO VIOLENCIA contra las mujeres | 65

Victimas de la cultura  

Las expresiones comunes y cotidianas, que asumidas como normaLes y cuLturaLes forman parte de una sociedad patriarcaL y machista, fomentan L...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you