Page 1

Paris

多 Ya las has encontrado ?

Dulce

Cuatro pastelerias por descubrir...


Ladurée E

n 1862 el molinero Louis Ernest Ladurée decidió abrir una panadería en la rue Royale de París, justo enfrente de la iglesia de La Madeleine. En esta época, la Madeleine era un barrio de negocios en pleno desarrollo, donde los artesanos del gran lujo francés comenzaban a asentarse. El interiorismo del espacio fue llevado a cabo por un célebre pintor de carteles, que se inspiró en las técnicas pictóricas de la Capilla Sixtina y la Ópera Garnier de París para realizar los frescos de esta elegante panadería. A principios del siglo XX los cafés empiezan a ponerse de moda en París, se perfilan como un perfecto centro de reuniones sociales. Pero hay un problema, las mujeres no pueden reunirse libremente sin la presencia de un hombre. Jeanne Souchard, la mujer de Louis Ernest Ladurée tiene una idea: mezclar en un sólo espacio los cafés y las pastelerías, para que las mujeres puedan reunirse socialmente sin problemas. Así, a la panadería de la rue Royale, se le añade en la planta superior un precioso salón que hoy en día guarda el encanto, la elegancia y la distinción de la época de los primeros salones de té. Desde entonces ofrecen a los parisinos y turistas una amplia oferta de bollería tradicional y otra más sofisticada. Entre croissants y pains au chocolat deslumbran los famosos macarons, el producto estrella de la casa. El dulce parisino por excelencia adquiere tintes de lujo en Ladurée, que cada temporada crea un nuevo sabor. Lo curioso es que, a la hora de crear un nuevo macaron, no sólo se tiene en cuenta el sabor, sino también el color. Poco a poco han ido abarcando toda la gama de la paleta colores, pero casi siempre se inclinan por los tonos pasteles, en consonancia con el color de la casa: el verde palo.

2

Fauchon C

omo todos las grandes casas gastronómicas de París, la historia de Fauchon se remonta a finales del siglo XIX. En 1886, Auguste Fauchon abre una bodega con más de 800 vinos en la Plaza de la Madeleine, una tienda muy poco habitual en esa época, dirigida a los aristócratas parisinos. Fauchon se impone como la primera tienda ultramarinos de lujo. Durante esa época comienzan a florecer por esta zona de París los salones de té. Fauchon adapta su espacio a este nuevo concepto y se convierte en un centro de reunión social en el que es posible degustar dulces elaborados en la propia casa. La pretensión de Fauchon ha sido siempre la de crear y comercializar productos de lujo a clientes exclusivos. Entre ellos, los duques de Windsor, que se convirtieron en clientes habituales cuando se instalaron en la ciudad. Sin embargo, la filosofía elitista de Fauchon también fue criticada durante las protestas de mayo del 68, cuando algunos radicales arrasaron la tienda en señal de protesta y, al más puro estilo Robin Hood, robaron el mejor Foie Gras para distribuirlo entre los pobres. A finales del siglo XX, con una imagen bastante deteriorada debido a la pésima gestión de la casa, un nuevo director se hace cargo de Fauchon y decide renovar la imagen y política de Fauchon. Fauchon vuelve a florecer y se impone, de nuevo, como el espacio gastronómico de lujo que era.

3


Le Grenier à Pain S

ituada en Montmarte, a tan sólo unos pasos de la cafetería en la que trabajaba Amèlie. Esta panadería podrá hacer gala con orgullo, durante todo un año, de que su baguette es la mejor de París. En algunas panaderías se pueden ver carteles de años anteriores “La mejor Baguette de 2005”, que los dueños se niegan a retirar porque saben que les da cierto caché. Y es que en París no vas a la panadería que tienes al lado de casa, vas a la panadería que tiene el mejor pan. Así, en cada barrio hay numerosas panaderías que ofrecen diferentes tipos de panes y bollos elaborados in sit u. La necesidad de los parisinos de tomar pan a diario ha llegado incluso a crear las panaderías de guardia, un concepto parecido al de las farmacias de guardia... no vaya a ser que esta noche me quede sin comer baguette!

4

Pierre Hermé Paris C

omo si de una firma de moda se tratase, cada temporada, la pastelería Pierre Hermé edita su catálogo de productos. Una guía de 60 páginas que recorre el universo de esta pastelería que ofrece unos productos refinados y sofisticados, para paladares que saben distinguir lo bueno de lo exquisito. Por sus páginas desfilan a sus anchas bombones crujientes, tartas finas de chocolate, mermeladas artesanales, helados y sorbetes y pequeñas delicias como tartaletas o tabletas de chocolate puro. Los dos protagonistas de la repostería Pierre Hermé son el chocolate y los macarons. El primero está presente en el 80% de su catálogo y el pastelero domina todos los tipos de cacaos, que utiliza para confeccionar cada día. Por otro lado ofrece el macaron en todas sus versiones. No sólo realizan cada temporada nuevos sabores de este dulce típico, sino que además innovan constantemente y le sacan todo el partido posible. Así realizan tartas con forma de pirámide recubiertas de macarons, bombones rellenos de macarons, tartaletas individuales al macaron y su famosos macaron bicolor, que confecciona utilizando diferentes sabores. No te pierdas sus cajas de regalo, redondas y con un agujero en medio (tipo donut), y sus cajas ilustradas realizadas en series limitadas. Competencia directa de Ladurée, la Pastelería Pierre Hermé París es sin embargo un negocio joven y moderno. Lo creó en 1996 el pastelero Pierre Hermé junto con Charles Znat, y abrieron la primera tienda en Tokyo.

5

Ejercicio Indesing  

Ejercicio Indesing

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you