Issuu on Google+

Mensaje Dominical

Septiembre 16 / 2012

Define el Enfoque La visión comunitaria de la iglesia es fundamental recuperarla, para contrarrestar esa perspectiva caudillista que empuja a la comunidad de fe, a depender de uno o varios líderes, donde el papel o rol de cada creyente, sea relegado a escuchar y obedecer. Esta forma de entender la iglesia, sigue fortaleciendo la idea de dos grupos, los profesionales y los laicos, donde se rompe el trabajo asociativo que reconoce la influencia e impacto que cada uno produce con sus acciones, edificando o destruyendo. Fortalecer el principio bíblico del sacerdocio del creyente permitirá que en la congregación cada miembro se responsabilice por la edificación de la iglesia, reconociendo que tomar atajos, evadir compromisos, traerán consecuencias que podemos evitar, involucrándonos con alegría en nuestro rol en el cuerpo de Cristo, es decir su iglesia.

Ten cuidado

edifica sabiamente Pst. Parrish Jácome Hernández

Tu Rol en el Cuadro Considere las siguientes preguntas y responda con honestidad: Si la iglesia es un cuerpo, ¿Cuál es en tu criterio el principal desafío que enfrenta al tener muchos miembros ? Es posible que el accionar de un miembro afecte el desarrollo de la iglesia; ¿De qué forma? Si los miembros son llamados a edificar la iglesia; ¿Qué estás haciendo para cumplir con esta responsabilidad? En la edificación es vital saber escoger los materiales que usamos; ¿Cómo hacer para elegir los que aportan de los que no contribuyen al crecimiento? En tus años de vida cristiana; ¿Qué evidencia existe sobre una adecuada elección o no, en tu participación de la edificación de la iglesia? ¿Puedes mencionar algunas? Si es posible engañarse al edificar con malos materiales, ¿Te sientes recompensado o avergonzado en tu caminar cristiano?

Acción a Realizar

Distingue los materiales, selecciona con sabiduría.

www.iglesiabautistaisrael.com contacto@iglesiabautistaisrael.com

Texto: 1 Corintios 3: 10

El Gran Panorama

En las últimas semanas, dos personas que comparten un mismo apellido fueron noticia en el mundo. La partida de uno de ellos, luego de una hazaña imborrable y el despojo de todos los títulos ganados en el ciclismo por el otro, puso en la boca de muchos a los Armstrong. Niel, el piloto que piso la luna, se convierte en una leyenda con su muerte, dejando un legado lleno de coraje, perseverancia, capaz de enfrentar este reto, conociendo que sólo existía el 50% de probabilidades de éxito en la misión del Apolo 11, realidad que apenas se conoció muchos años después. Lance, ciclista ganador de los tours más importantes, incluyendo los de Francia, que los ganó en 7 ocasiones, fue despojado de todos los títulos alcanzados, y de los premios económicos obtenidos, luego que la Agencia Estadounidense Antidopaje lo sancionara de por vida, al abandonar su defensa contra las acusaciones de doping. La Agencia Estadounidense Antidopaje, reunió testimonios, algunos de ex compañeros del ciclista que aseguran haber visto a Armstrong drogarse con transfusiones sanguíneas. Lo cierto es que la entidad antidoping solo tiene evidencias juradas, frente a las 600 pruebas que el ciclista se realizó, sin que ninguna de ellas diera positiva. Fuente, Revista Vistazo No. 1081, Septiembre 6/ 2012. Las repercusiones de las decisiones cotidianas son incuestionables, sacando a la luz lo que por mucho tiempo se guardó celosamente, sin pensar que en algún momento la honra sería cambiada por vergüenza, la influencia por decepción, oscureciendo una vida que sirvió a muchos de referente e inspiración. Las elecciones que se realizan están dejando secuelas, aquellas que el tiempo se encargará de mostrar, evidenciando el carácter de quienes supieron vivir conforme a sus principios, o buscaron el atajo, la mentira, que terminó por atraparlos y deshonrarlos.


Estas imágenes se oponen a una compresión caudillista, propiciada por un liderazgo fuerte, hegemónico, donde la vida de la comunidad de fe, gira entorno a sus apreciaciones, posturas o definiciones.

Una dinámica donde los creyentes se incorporan de inmediato, siendo educados en su papel en un proceso de edificación, donde al ser parte de una comunidad, lo que se realiza afecta o bendice a todos sus integrantes. Esta enseñanza se consolida en la imagen de la “Las elecciones que se iglesia como edificio, donde la participación de realizan están dejando muchos contribuye para que la construcción no descuide los aspectos trascendentales, como los de secuelas, aquellas que ornato, responsabilidades asignadas a personas el tiempo se encargará diferentes que al cumplir su tarea, se apoyan el uno al de mostrar, otro. evidenciando el Pablo responde por su labor, arquitecto, cuidando que carácter de quienes el modelo, los planos, respondan a ese diseño que no puede cambiar, donde Jesucristo es la piedra angular, supieron vivir el cimiento sobre el cual la iglesia se levanta sin temor conforme a sus alguno. principios, o buscaron Apolos, compañero de ministerio, realiza la tarea de el atajo, la mentira, un edificador, quien va poniendo las estructuras sobre que terminó por la cual se irán colocando los otros materiales que irán dando firmeza o debilidad a un edificio que teniendo atraparlos y buenas bases, está diseñado para soportar gran deshonrarlos.” peso, es decir un sólido crecimiento. Los creyentes sobreedifican, cumplen tareas de colocar los bloques, las planchas de plywood, el zinc, las tuberías, instalaciones eléctricas, sistema de gas, donde la selección de los materiales se deja a su buen criterio, recordando que una buena construcción soportará altas temperaturas y movimientos de la tierra. Este trabajo pasará la inspección o será reprobado, beneficiando o afectando a quienes siendo parte de ese equipo, recibieron el encargo de levantar un edificio, donde las tareas iniciales fueron bien realizadas y cuidadosamente llevadas a cabo. Es posible que no se esté mirando el tipo de material que cada uno utilice, siendo necesario recordar que no todos otorgan el mismo resultado, resistir con firmeza, entendiendo que la decisión del tipo de material es gravitante para superar una posible adversidad. La tentación de utilizar materiales de bajo precio, cosméticos, donde la consistencia no esté probada, tendrá consecuencias fatales, producto de un engaño visual, donde primó el facilísimo, antes que la disposición a esforzarse, haciendo bien la tarea. Esta visión no puede perderse de vista, somos llamados a edificar, participar en el desarrollo y crecimiento de la iglesia, contribuyendo con lo recibido por gracia, en una entrega que disfruta el interactuar con otros, aprendiendo y enseñando, disfrutando de una fraternidad que tiene un sólido fundamento. Descartar las actitudes incongruentes con este espíritu de unidad, vital para que el edificio, siga albergando a más creyentes, mostrará nuestro compromiso con el Señor Jesús y su obra, donde cada uno con alegría cumple un rol, que al ejercerlo produce impacto e influencia.

Pablo utiliza su propio nombre, para mostrar que él y Apolos, participan como instrumentos, colaboradores de Dios, dando de gracia, lo que recibieron para ser compartido sin egoismo alguno.

"Así que ninguno se gloríe en los hombres, porque todo es vuestro: sea Pablo, sea Apolos, sea Cefas, sea el mundo, sea la vida, sea la muerte, sea lo presente, sea lo por venir, todo es vuestro, y vosotros de Cristo, y Cristo de Dios"1 Corintios 3:21-23

El Texto No es un Pretexto La necesidad de instrucción y guía en las congregaciones locales es evidente, cuando al acercarnos al texto bíblico, encontramos a los diversos autores del Nuevo Testamento, dedicando gran parte de sus escritos a esa finalidad. Reorientar, termina siendo una tarea constante en la pastoral, dejada de lado, cuando las tareas propias de una institución, privan de ese ejercicio enriquecedor del dialogo reflexivo, de aquellas temáticas que comúnmente se ocultan o se perciben como inofensivas. Pablo está dispuesto a presentarlas, no evade la responsabilidad de confrontar a la congregación de Corinto, con ciertas actitudes poco edificantes y enfermizas, donde las ansias de poder y autoridad se evidencian claramente, olvidando que el llamado recibido por Jesús implica un servicio militante. Esta realidad es desconocida en una sociedad influída por el individualismo y el espíritu competitivo, donde el deseo de alcanzar el protagonismo, lleva a descalificar y considerar impropio el aporte de otros, por considerarlo atentatorio contra los intereses personales, claramente visibles. Evidente resulta la lucha frontal del apóstol contra las posturas que están provocando división en la iglesia, fragmentando a la congregación en pequeños grupos, seguidores de líderes, que por su talento o algún tipo de habilidad, captan la atención de quienes olvidan el fundamento único, que es Jesucristo. Esta actitud evidencia inmadurez, al punto que no se teme en llamarla carnal, una apelación que vincula esta forma de proceder con los postulados de un sistema donde los valores del evangelio son desconocidos, al permitir que las emociones como celos, contiendas, disensiones, cobren fuerza. Manifestarlas en un ambiente de fe no hace que su resultado sea diferente, requiriéndose combatir estas acciones que muchas veces se buscan justificar, sin aceptar que minan la unidad fundamental en la iglesia, al preservar patrones que no compaginan con los postulados del evangelio. Corregir esa percepción anima a Pablo en su tarea docente, buscando las mejores imágenes que permitan visualizar la iglesia como una comunidad, donde todos participan, contribuyen, aportan a la construcción de una congregación sólida y madura. Los modelos de servicio son claramente expuestos en tres figuras manifiestas en este discurso, donde jornaleros, albañiles, guardianes, ejercen un trabajo en asociación con otros, siendo determinante la labor que cada uno realiza para el resultado final que se busca alcanzar.

@iglesiaisrael

Iglesia Israel


"Ten cuidado, edifica sabiamente"