Issuu on Google+

Parroquia San Ignacio de Loyola - Padre Hurtado Del 5 al 11 de Septiembre de 2011

Boletín Informativo semanal [Volumen 2, N° 112]

Mucho que agradecer Día del Inmigrante. Hola Max, espero estés muy bien. Te cuento que la celebración de hoy (28 de Agosto) fue muy 1 emotiva, nuestro Párroco destacó en su Homilía entre otras cosas, en no orar por los inmigrantes y pueblos originarios, sino con ellos. Somos Comunidad de Comunidades y también todos ellos son parte de la nuestra. Entre los participantes estuvo el excelente trabajo realizado por la Sra. Germania Hidalgo, quien guío nuestra celebración. A la salida, los inmigrantes nos presentaron sus bailes típicos del Perú, y el Ecuador, con bailarines invitados, nos dieron a degustar algunas cositas ricas de su cultura.

Ayer Domingo 4 de los corrientes, se realizó como siempre, la tradicional Misa de Niños en nuestro Templo parroquial. En esta oportunidad fue repartida entre los 110 niños asistentes del primer año de catequesis, la Palabra de Dios. Además, 3 adultos, hicieron su Primera Comunión en esta hermosa celebración.

Felicidades para todos ellos!!


2


Cursillistas. Queridos amigos, nuestra comunidad está “manos a la obra” porque el Señor nos necesita muy alertas y activos para servirle. Esta será una semana llena de bonitas actividades a la cual tú y yo estamos llamados a estar muy activos. Te contamos que el: Martes 30 de Agosto * Misa de Envío de Equipos – los 5 Equipos (Primario y de casa -hombres y Mujeres- y retaguardia orante) serán enviados a la Gran Misión de ser instrumentos para que un grupo de hombres y mujeres tenga su encuentro con el Señor. Jueves 1° de Septiembre * Recepción y Enrolamiento de Cursillo Hombres, se hará en la Capilla Santa Teresita * Primera Palanca. La retaguardia orante comunitariamente pedirá al Señor que toque el corazón de cada uno de los que van a vivir el retiro y de los que van servir. 3 Viernes 2 de Septiembre * Vigilia Aniversario del MCC de San José de Melipilla, una maravillosa oportunidad para alabar y agradecer al Señor por todas las bendiciones que nos ha dado como movimiento desde que partimos en nuestra Diócesis. A las 22:00 Hrs. nos encontramos en la Capilla Santa Teresita. Sábado 3 de Septiembre * Palanca Comunitaria 16:00 Hrs. En el mismo momento en que en cursillo estén en la reunión de Presidentes y Secretario, nosotros estaremos orando en comunidad por ellos. Domingo 4 de Septiembre * Partimos a Los Lirios de Rancagua a Recibir a nuestros amigos, que tendrán su encuentro con el 4° día (les informaremos la hr. y lugar de partida). Es una semana maravillosa de servicio al Señor donde todos somos importantes y necesarios para que la cosecha sea abundante. SALUDOS DE COLORES!. Atte. Vocalía de Comunicaciones. MCC Diócesis de San José de Melipilla. email: comunicaciones.mccmelipilla@gmail.com. sitio : www.mccmelipilla.cl

Próximos Retiros Populares del año 2011. Se realizarán en el Centro de Espiritualidad Loyola – CEL o Casa de Retiros de Padre Hurtado. Inscripciones con la Secretaria de la Parroquia.

La Creación : 7 al 9 Octubre Personalizado: 11 al 13 Noviembre. Dictados por el P. José Arteaga y Equipo.


Lecciones de monjes orientales del siglo IV para el siglo XXI P. Juan Antonio Ruiz J., L.C.

El Evangelio del Día… Lunes : Lucas 6,6-11. Martes : Lucas 6,12-19. Miércoles: Lucas 6,20-26. Jueves : Mateo 1,1-16.18-23. Viernes : Lucas 6,39-42. Sábado : Lucas 6,43-49. Domingo: Mateo 18,21-35.

4

El monacato oriental ha sido siempre tema de numerosos estudios entre los historiadores y de búsqueda entre los curiosos en la vida espiritual. Podemos decir, en cierta manera, que representan los inicios de los estudios en la vida espiritual y en la búsqueda de la santidad dentro del cristianismo. En este espacio hemos repasado anteriormente dos figuras preeminentes de este período, portavoces cada uno de los estilos de vida existentes: 1. San Antonio Abad y el anacoretismo (o vida eremítica): se caracterizaban por la búsqueda de la soledad y la oración, especialmente en los desiertos. Daban una prioridad a la ascética personal, manifestada en una vida de sacrificio, para unirse así a Dios. Junto a San Antonio, destacan figuras como San Macario el Grande, Evagrio Póntico y San Efrén el Sirio (éste último particularmente influyente por sus escritos sobre María). 2. San Basilio Magno y el cenobitismo (o vida monástica): aunque siguen el mismo estilo de vida que los eremitas, su principal diferencia es la vida de comunidad y la dependencia de un superior. Además de San Basilio, podemos subrayar a San Pacomio (el primero que escribió una regla para los monjes). APORTACIÓN PARA LA ORACIÓN Para todos los monjes orientales, e influidos por la doctrina de San Pablo, la vida constituye un combate espiritual entre el hombre viejo (con las pasiones y debilidades y la acción del demonio y el mundo) y el hombre nuevo (que cada uno debe buscar forjar en su vida, a imagen de Cristo). Para poder vencer esta batalla que se presenta, cuentan con tres armas fundamentales que también podemos vivir nosotros: 1. La oración: era su principal obligación. San Pacomio llega a describirla con casi exagerado detalle, para subrayar la importancia que reviste. Pero, fuera de los tiempos establecidos, la unión con Dios debe acompañarnos a lo largo del día. Y eso es, sin duda, la mejor arma para combatir las tentaciones: saberse en presencia de un Dios que me mira y me ama con pasión. 2. El trabajo: que nunca se separaba de la oración y que consistía en una de las principales obligaciones del monje, pues debía vivir del fruto de sus manos. Pero siempre buscaban que fuera, sobre todo, una obra de acción de gracias a Dios. ¡Cuántas veces podemos, también nosotros, ofrecer nuestro trabajo y elevarlo a un plano sobrenatural! 3. El ayuno: muchas veces nos preguntamos cómo alguien puede estar a pan y agua durante mucho tiempo. Los monjes lo veían como un medio para vencerse a sí mismos y poder unirse mejor a Dios. Por lo mismo, no era un fin en sí mismo, sino un medio para llegar a Dios, libre ya de las ataduras de este mundo. Y aunque es verdad que hoy tal vez Dios no nos pida esto, también es cierto que podemos “ayunar” de otras cosas: el uso de internet, la búsqueda de pequeños caprichos, etc. Y, como los monjes de Oriente, podremos ser capaces de alcanzar más fácilmente la meta de todo combate espiritual: la santidad. Una santidad que consiste, no tanto en no tener defectos, sino en amar más y mejor al Amor.


Temas actuales Misas cantadas y cantos en misa El texto del Ordinario de la Misa no se puede alterar Autor: Mons. Ángel Rubio Castro - Obispo de Segovia | Fuente: revistaecclesia.com A veces nos enteramos de que en alguna parroquia o fiesta del lugar donde vivimos, se celebra lo que llaman "misa regional". Mons. Ángel Rubio C., obispo de Segovia, nos da su guía pastoral en cuanto a las manifestaciones musicales del folklore de cada región, durante la Santa Misa. 5

Probablemente lo que nos quieren decir con las denominaciones de misas regionales es que se cantan con sus canciones folklóricas y esto puede ser un buen reclamo para llamar la atención, pero nada más. Porque hay que empezar por afirmar que tales misas en muchos casos no son sino una completa falsificación en su sentido más pleno: falsificación de la letra y plagio de la música. No se pueden llamar misas porque, en primer lugar, falta su texto litúrgico oficial. La Misa Solemne de Beethoven, la Misa en si menor de Bach, o la Misa de Requiem de Mozart, son tales y las conocemos como tales porque cantan los textos litúrgicos: Kyrie, Gloria, Sanctus... y no otra cosa distinta inventada por ellos, como hacen estas misas regionales que tienen el texto de un autor privado y no pueden suplir al texto oficial de la Iglesia, idéntico para todas las naciones aunque sea en francés, alemán o japonés. El texto del Ordinario de la Misa no se puede alterar. Cuando los turistas acuden a nuestras misas, vemos que algunos tienen en sus manos pequeños misales y van siguiendo en su propia lengua paso a paso lo mismo que nosotros estamos recitando en español. Mal podrían seguir una misa con textos absolutamente extraños y estrafalarios. En conclusión, que si el texto no es el oficial de la Iglesia, no se puede llamar en modo alguno Misa. Y es increíble hasta el extremo que se pueda traicionar nada menos que el texto del Padrenuestro, que nos lo enseñó Cristo, como si nosotros pudiéramos mejorarlo. Es cierto que, aparte de lo que es fijo e invariable, caben otros cantos como el de entrada, ofrendas, comunión y final, en los que hay más posibilidad de creación en las letras, si bien deben estar fundamentadas en inspiración bíblica y debe ser autorizadas por la autoridad eclesiástica para evitar escuchar lo que en muchas ocasiones se nos ofrece con verdaderas noñerías, tonterías, inexactitudes e incluso errores teológicos. Seamos serios. Cualquiera puede hacer la divertida y grotesca prueba de tomar las misas castellanas que pululan por ahí, que son todo un plagio de canción tras canción, y pueden ir grabando en una cinta magnetofónica una frase de la misa y la misma de la canción original, que incluso están


grabadas en el mismo tono. Los resultados son sorprendentes. Cuando hoy todo el mundo conocemos nuestras canciones, porque tenemos discos y cintas y espectáculos al aire libre, no es válido poner esta misma música para la liturgia. Un cristiano medianamente culto no puede cantar a Dios atentamente si la melodía que está cantado le recuerda a su chica en la playa, o los mozos de un desfile de modas, o me gustan las unas o los otros. Hemos de admitir ciertamente la buena voluntad de quienes han querido hacer y cantar misas cercanas al pueblo, pero han errado en el método a seguir. Les animamos a tomar los textos litúrgicos y buscar inspiración, y no simple plagio, en la multitud de música religiosa escondida en nuestros pueblos y con peligro de desaparecer, porque en muchos casos sólo se acuerdan de ella los más viejos del lugar. Hay tonadas bellísimas de rogativas a los Cristos o Vírgenes patronas, gozos, salutaciones, loas, himnos patronales, responsorios, misereres, rosarios de la aurora, salves... Recopilar todo esto es costoso y reorganizarlo aún más, pero esto sí es religioso y fuente de inspiración. El canto en la liturgia expresa y realiza las actitudes interiores de los orantes es un lenguaje universal, uno de los signos que los hombres utilizan con mayor naturalidad para manifestar su dolor o su alegría, su protesta o triunfo. El canto contribuye a crear comunidad, y a fortalecer los vínculos de unidad “El que canta (bien) reza dos veces” (S. Agustín).

6


Boletín N° 112