Issuu on Google+

EL SUPERHEROE.VS. LOS ALIENIGENAS Éraseuna vez un niño llamado Leo que vivía en una ciudad española vivía un niño de 11 años que le gustaba sentirse importante, pero pensabaque eso no le iba a ocurrir porque era muy bajito y delgado. Una noche cuándo iba a echarse a dormir oyó un ruido muy fuerte, tembló todo y se apagaron todas las luces. Al principio pensó que era mejor mantener la calma, luego fue a buscar a sus padres pero no les encontró. Después fue ha buscar ayuda pero tampoco encontró ha nadie solo había una gran nave espacial llena de luces y mucho humo. Leo temblando de miedo pensó que sería buena idea ponerse el traje de Superhéroe que le regalaron sus abuelos, con el disfraz se sintió mas fuerte y gritando

¡¡¡¡¡¡¡AL ATAQUE!!!!!!! Entró en la nave espacial, donde estaban todos los ciudadanos secuestrados por unos seres de otro planeta. Eran verdes, grandes, cabezonesy tenían unos pies enanos cuándo vieron a Leo chillando hacia ellos intentaron correr pero con esospies tan pequeños no pudieron. Tropezaron, chocaron entre ellos y en el jaleo y confusión Leo pudo sacar a todos los ciudadanos de la nave. La nave empezó ha temblar y partió hacia Venus y todos dijeron:

¡¡¡¡ VIVA SUPERLEO!!!! Al día siguiente entrevistaron a Leo y salió en la tele y en la radio y dijo que los Venusianos iban a volver, todos los ciudadanos se asustaron mucho. Dos mesesmás tarde volvieron y eran mucho más fuertes porque practicaron a correr, a saltar y a dar puñetazos…Entonces Leo dijo que sus dos amigos se pusieran su traje de superhéroe y ellos tres que eran Leo, Jonatan y Mariano y lucharon contra los tres Venusianos jefes. Leo corría más que


un Venusiano y el Venusiano se tropezaron y se cayó a unos clavos y se murió. Jonatan saltaba más que un Venusiano jefe y Jonatan le piso en la cabeza y se cayó a un abismo. Y Mariano hizo un combate contra un Venusiano jefe y le dio un puñetazo y se cayó a una piscina y se ahogó. Y así pudieron ganar, todos lo celebraron y los Venusianos nunca más volvieron. Y fueron felices y no comieron perdices porque no le gustaban.


el superheroe