Page 1

3 de febrero de 2011

Núm. 3.892 (151) ESCUELA 7

España

ANDREAS SCHLEICHER, JEFE DE LA DIVISIÓN DE INDICADORES Y ANÁLISIS DE LA OCDE

“La repetición estigmatiza, es ineficaz y una auténtica pérdida de tiempo” Lo dijo en 2001, en 2004, en 2007, y volvió a repetirlo el pasado mes de diciembre en Madrid, en la presentación del los resultados del Informe PISA 2009. Andreas Schleicher (1964, Hamburgo, Alemania), jefe de la División de Indicadores y Análisis del Directorio para la Educación de la OCDE y coordinador del Programa PISA, lleva más de una década alertando sobre los peligros de la repetición escolar. Motivos no le faltan. El hoy responsable de una de las principales evaluaciones educativas internacionales pudo ser un fracaso escolar ayer. Lo evitó su padre, catedrático de Pedagogía. En 1974, el maestro de Schleicher lo calificó como “no apto para Bachillerato” y solo gracias al empeño de la familia, el niño continuó los estudios en otro Instituto en HamburgoWandsbek. Allí, Schleicher obtuvo el título escolar con la mejor nota posible. Después, estudió Física, continuó con formación en Matemáticas en la Universidad de Deakin en Australia y obtuvo una Maestría en Ciencias en 1992. Hoy, desde la OCDE, intenta que en cualquier rincón del mundo no haya un profesor que determine que un niño no es capaz. Nos ha explicado algunas claves. Finlandia ha perdido la hegemonía en PISA. ¿Cómo explicaría el éxito de los sistemas educativos asiáticos? Finlandia continúa en la cima de los sistemas educativos mundiales aunque comparte muchas características con los mejores sistemas asiáticos. De hecho, PISA demuestra que hay sistemas educativos en contextos culturales y económicos muy diferentes que puntúan fuerte y con resultados equitativos de aprendizaje. Por ejemplo, en Asia, podemos fijarnos en Japón, Corea, Singapur o Shanghái; en Europa, en Finlandia; y en Norteamérica, en Canadá. Ninguno de los sistemas líderes de hoy estaban cerca de la cima hace solo una generación. ¿Cómo se explica ese ascenso de Asia? Parte tiene que ver con el compromiso de estos países con la educación. No vale solo con declararlo, eso lo hacen todos los ministros, sino a la hora de comparar la apuesta por la enseñanza con otros valores, en Asia prima la educación. Por ejemplo, ¿cuánto pagan a sus profesores comparados con otros trabajadores cualificados? ¿Qué peso tiene la formación docente comparada a otras titulaciones, para un puesto de trabajo? ¿Qué importa más: el lugar que ocupa en la clasificación deportiva o en

la clasificación educativa? Pero el reconocimiento del valor y peso de la enseñanza es solo una parte de la ecuación. Otra parte es la creencia en las posibilidades de todos los niños para lograr el éxito. PISA 2009 revela que las niñas leen mejor que los niños en todos los países en una media de 39 puntos. ¿Cómo puede reducirse la brecha de género? La brecha de género se refleja en el compromiso y en el interés por la lectura. Utilizar materiales que atraigan a los chicos y capten su imaginación es esencial para cerrar esta brecha. ¿Cree que la separación por itinerarios contribuye al éxito general? Esta medida, vigente en algunos países, lo que refleja es la idea de profesores, padres y ciudadanos de que solo un conjunto de los niños del país, pueden o necesitan conseguir los niveles mundiales de escolarización. Nuestros análisis muestran que los sistemas que separan a los estudiantes de esta forma tienden a estar repletos de grandes desigualdades sociales. Por el contrario, los mejores sistemas educativos son equitativos en resultados. En Finlandia, Japón, Singapur o Shanghái (China), los padres, profesores y la ciudadanía en general comparten la creencia de que todos los estudiantes están capacitados para lograr buenos resultados y tienen que hacerlo, y eso muestra grandes ejemplos de cómo las políticas públicas pueden apoyar el logro educativo. ¿Y la repetición de curso? No, la repetición estigmatiza, es ineficaz y una auténtica pérdida de tiempo. PISA demuestra que los estudiantes que repiten un curso escolar no obtienen ningún logro relevante en su rendimiento, pero pierden un año en su vida laboral, por lo que las sociedades pagan al menos 20.000 euros extra por estudiante que repite. Por otro lado, si inviertes recursos en diagnosticar dificultades de aprendizaje, en personalizar las experiencias formativas y en proporcionar a los profesores las herramientas efectivas y los medios para conducir las flaquezas de cada niño, entonces, tendrás la oportunidad de conseguir altos niveles de resultados para todos. ¿Considera, entonces, que las altas cifras de abandono escolar de España estarían ligadas a los elevados porcentajes de repetición de curso del país? Si las dificultades de aprendizaje no se resuelven pero solo repercuten sobre el profesor del

siguiente año, los resultados de los estudiantes no mejoran y al final acaban por no graduarse. Es más, si los estudiantes experimentan fracasos cada día, son mucho más propensos a distanciarse de la escuela y desconectar de los estudios. ¿Es posible el éxito educativo en un contexto socioeconómico pobre? Sabemos, por un lado, que los mejores resultados educativos son un fuerte predictor para el crecimiento económico. Por otro lado, PISA demuestra que la riqueza exclusivamente no es garantía en aboluto de mejores resultados educativos. El PIB per cápita solo explica el 6% de las diferencias de éxito entre naciones en PISA. El otro 94% de diferencias refleja el hecho de que países de prosperidad similar pueden producir resultados educativos muy diferentes. Este hallazgo representa tanto una advertencia como una oportunidad. Es una advertencia a países como Estados Unidos, que no pueden dar por sentado que siempre tendrán ‘capital humano’ superior a otras partes del mundo. En una época en la que la competición global se intensificada, ellos deberán trabajar duro para mantener un conocimiento y habilidades, que exige un cambio continuo. Al mismo tiempo, PISA muestra que una imagen de un mundo dividido cuidadosamente entre los ricos y bien educados y los pobres y pobres y mal educados está ya caduco. Si Reino Unido, con una gran inversión en educación, ha puntuado peor que en otras ediciones, ¿cómo puede considerarse que la inversión influye en los resultados. Del mismo modo que ocurre con la comparativa entre países, el volumen de la inversión nacional solo explica un 10% de las diferencias de éxito entre unos y otros. Lo que importa más es cómo los países invierten sus recursos. Una vez, el ex presidente de Brasil, Lula Da Silva, dijo que PISA no era apropiado para la evaluación de todos los sistemas educativos porque los países ricos no eran comparables con los países subdesarrollados. ¿En qué aspectos PISA hace justicia? Creo que Lula tenía algo de razón. La comparación entre países con más y menos recursos es problemática. Sin embargo, la realidad es que los estudiantes de las familias tanto pobres como ricas deben competir en el mercado de trabajo al abandonar la escuela, en una economía global. Lo peor que puede hacer el niño de una familia pobre es igualar a

la baja el horizonte para su logro educativo, porque esto significa que será pobre más tarde. Esto implica a las naciones también. Otra sorpresa ha sido la de Portugal, ¿cómo se explica su mejoría? Primero, Portugal implantó varias políticas educativas que identificaron exitosamente a los alumnos desaventajados. Esto, unido al apoyo material y financiero que se concedió a los estudiantes de familias más pobres, con la inversión en infraestructuras TIC con ordenadores gratis y acceso a Internet. Portugal también implantó evaluaciones nacionales estandarizadas en diferentes cursos y adoptó un sistema efectivo de evaluación del profesorado; rebajó sustancialmente el número de estudiantes que repetían curso; y, recientemente, extendió la edad obligatoria a 18 años, lo que ha motivado a muchos estudiantes desaventajados a continuar en la educación.

¿Qué lecciones podemos aprender de PISA 2009? Países como Finlandia, Singapur o Canadá hacen cuatro cosas que está comprobado que ayudan a mejor un sistema educativo: atraer a los mejores licenciados a la profesión docente, puesto que se han dado cuenta de que la calidad de un sistema educativo no puede superar a la calidad de sus profesores; insistir en las prácticas proftesionales y llevar la formación al aula; hacer uso de incentivos y sistemas de apoyo diferenciado; y construir redes de escuelas que estimulen la innovación. Aunque tampoco debemos olvidar, que el camino de las reformas educativas puede estar cargado de polémicas políticas, que hay que sortear; y que si contratas a profesores de calidad pero estos están frustrados por su escasa consideración o están asqueados por el exceso de burocracia, el cambio no funcionará. Se trata de reconsiderar un todo.

"La repeticion estigmatiza, es ineficaz y una autentica perdida de tiempo"  

Entrevista a Andreas Schleicher, jefe de division de indicadores y análisis de la OCDE

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you