Page 1

70

8 ESCUELA Núm. 3.907 (872)

España

26 de mayo de 2011

Más bilingüismo y TIC, entre los objetivos para la enseñanza después del 22-M • Las elecciones autonómicas y municipales concluyen con una victoria sin precedentes del PP. UPyD, clave para formar gobierno en algunos municipios, reclama que se devuelva la competencia de Educación al Estado LOLA GARCÍA-AJOFRÍN La mayor victoria territorial del Partido Popular en unas autonómicas también podría tener sus efectos en el campo de la enseñanza. El pasado 22 de mayo, el PP obtuvo un poder prácticamente hegemónico y desplazó al PSOE, además del gobierno de Cantabria, de cuatro de las nueve comunidades en su mano: Aragón, Asturias, Baleares y Castilla-La Mancha. Esta última, la más observada de la noche electoral, por ser, por un lado, su candidata, María Dolores de Cospedal, la gran apuesta política de Mariano Rajoy; y, por otro, porque su rival socialis-

ta, José María Barreda, había jugado solo las cartas. Los resultados se traducen en una victoria popular sin precedentes que podría arribar con mayoría absoluta en Baleares, Cantabria y Castilla-La Mancha y posiblemente con negociaciones en Aragón. Lo que se suma a las autonomías que ya pertenecían al PP los cuatro años anteriores, como es el caso de La Rioja, Murcia, Madrid, Valencia y Castilla y León. La Educación, donde las competencias están transferidas a las comunidades, sentirá sus efectos. Uno de los partidos que ya se ha manifestado en este campo ha

sido UPyD en la Comunidad de Madrid, donde se convirtió en la cuarta fuerza política de la región al superar el 6% de los votos y lograr ocho escaños en la Asamblea de Madrid. Este partido mantiene como principal condición para formar gobierno en ayuntamientos como Coslada, Getafe, Alcalá y Guadarrama, que el PP o PSOE asuman el compromiso nacional de cambiar la ley electoral y devolver la competencia de educación al Estado, una de sus principales propuestas durante la campaña. Otras cuestiones que podrán verse afectadas por el cambio electoral serán en Madrid la lla-

mada ‘zonificación’ que Esperanza Aguirre, que renueva mandato, prometió eliminar si ganaba: “Es necesario que los padres tengan libertad para elegir el tipo de centro en el que quieren escolarizar a sus hijos”, expuso en campaña; en Castilla-La Mancha, donde la secretaria general del Partido Popular y desde el pasado domingo presidenta electa de la región, María Dolores de Cospedal, prometió “conseguir un sistema educativo bilingüe de todos los niveles”; o en Valencia, donde el PP planteó sustituir los libros de texto tradicionales por digitales en sus centros educati-

vos. Aunque estos días, todas las miradas estarán puestas en una sola comunidad: Extremadura, el único resquicio que el PSOE podría salvar junto a IU y donde se desconoce el desenlace. Allí, el candidato a la Presidencia extremeña por Izquierda Unida-Verdes-SIEX, Pedro Escobar, se refirió durante la campaña a los “dos grandes problemas educativos” que tiene la región que son el fracaso y el abandono escolar, para los que propuso “mantener o aumentar la inversión”, reducir la ratio y “devolver el poder adquisitivo al profesorado, perdido en los últimos años”.

La ciudadanía ‘indignada’ exige soluciones La ‘spanish revolution’ podría relatarse a golpe de ‘tweet’ (esos fragmentos de 140 caracteres que revolotean en Twitter con la energía suficiente para poder apagar una campaña o despertar a una ciudadanía). El pasado 15 de mayo, miles de ciudadanos indignados, como ya habían hecho anteriormente sus vecinos portugueses y en el Norte de África, de forma distinta pero con la precariedad como motor de la protesta, salieron a la calle para reivindicar un futuro. La denominada ‘generación dormida’, la misma que se percibe como la mejor preparada de la historia –según el último estudio de la OCDE El Panorama de la Educación 2010, el porcentaje de españoles con educación superior (29%) es más elevado que el que corresponde a la media de la OCDE (28%) o de la UE (25%)–, despertó con la llamada de un hashtag (etiqueta) de Twitter: ‘#democracialrealya’ y tomó la plaza, la de Sol, el epicentro madrileño. La indignación se extendió con la velocidad de una epidemia hasta arribar a un centenar de ciudades del país y otras tantas embajadas en el exterior. La inmediatez de las elecciones autonómicas y municipales, que se celebraron el 22 de mayo, inquietó a las instituciones políticas que temían por su posible efecto. Pero para entender el movimiento 15M hay que mirar más allá de los comicios. Solo hace falta echar un vistazo a la acampada de la Puerta del Sol y del resto de ciudades, para entender las demandas de los manifestantes. El sábado 21 de mayo, miles de ciudadanos continuaban en la plaza. La desobediencia de la prohibición de la Junta Electoral Central que declaró que la acampada incumplía la jornada de reflexión, da muestras

ahora también, voluntario de tarde y noche en la acampada. Todos ellos han saltado a las portadas internacionales que asisten con expectación al desarrollo de la ciudad improvisada que aguanta en Sol. Fuera, llama la atención la organización de la acampada que se organiza en comisiones según sus necesidades, desde enfermería, donde se proporcionan cremas solares y se atienden lipotimias o desmayos; la comisión de limpieza, que impide que los residuos acumulados puedan servir de excusa para un desalojo; la de comunicación, que atiende a la prensa; la legal, con asesoría jurídica; o la de alimentación, a la que los vecinos acercan fruta, chocolate, galletas, zumos y batidos. Pero en el vientre de la protesta, las prioridades son otras. En la plaza de Las demandas de los Sol se han colocado buindignados van desde la zones para recoger las propuestas ciudadanas, reforma electoral hasta el que se discuten cada día salario mínimo en asambleas temáticas. La principal es la reforma de la ley electoral, cortes sociales, es parte del deto- aunque estos días también se renante. Muchos son jóvenes; otros, flexiona sobre el salario mínimo, jubilados; unos, parados; otros, la reforma fiscal, etc. Aseguran privilegiados fuera del grupo de que sus peticiones nada tienen los 5.000.000 de desempleados que ver con los comicios, por eso que registra el país; españoles y el siguiente paso será extender las extranjeros, mujeres y hombres, asambleas a los barrios. El periodista Ignacio Escolar, pero todos indignados. Como Jaclyn Schunemann, en su blog, ‘Escolar.net’, el pasado una joven estadounidense de 23 22 de mayo, también proponía años, una de las voluntarias de la sus reivindicaciones: reforma de Comisión de Alimentación, que la ley electoral, “que cada voto cuando sale de la academia en la de cada ciudadano cuente igual”; que imparte clases de inglés, se ley de Transparencia y Acceso a la dirige a la carpa; o Manuel Cal- Información Pública, “España es vado, enfermero de 50 años, que uno de los cinco países de la UE compagina horas en el centro de que aún no garantiza este deresalud mental en el que trabaja, cho”, según subraya; referéndum con su labor en la enfermería ins- sobre el rescate a la banca; y retalada en Sol; o David Valenciano, forma de la ley de financiación de de 24 años, voluntario de día en partidos y de la ley de la función la ONG Médicos sin Fronteras y pública. del descontento general –“que no, que no, que no nos representan”, coreaban miles de ciudadanos en toda España– y del motivo de la acampada. En el foco de la concentración, el KM 0, varios miles de jóvenes sacaban las llaves del bolsillo y las zarandeaban en el aire. El canto era explícito: “Estas son las llaves de la casa de mis padres”. Los que continúan acampados en Sol, los que se dejan caer por allí cada tarde, los voluntarios y los que les apoyan desde las redes sociales, son muchos más que la ‘Juventud sin Futuro’ que el 8 de abril ya salió a la calle. Pero sus atributos son similares: “sin casa ni ‘curro’ ni pensión ni miedo”, como rezaba su proclama entonces. Su precariedad unida a la reciente amputación de re-

FOTO: LOLA GARCÍA-AJOFRÍN

L.G-A.

Los indignados, afines y curiosos han ocupado la plaza de Sol desde el 15M

Sus propósitos también pueden seguirse a través de Twitter: “Muchas personas y medios se van a llevar una sorpresa cuando vean que lo de #democraciareal y #nolesvotes no termina hoy, empieza”, manifestaba el 22 mayo, en un ‘tweet’ Jonan

Basterra. Mientras tanto, la parada de Metro de la zona, estos días cambió su nombre. Un papel en blanco, marcado con un rotulador lo subtitula. Desde el 15 de mayo “Sol” se denomina “Solución”. En la red, la acampada también continua.

La ciudadanía 'indignada' exige soluciones  

La 'spanish revolution' podría relatarse a golpe de 'tweet'

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you