Issuu on Google+

30 ESCUELA Núm. 3.908 (942)

2 de junio de 2011

Unión Europea

No tan ‘ni nis’, según el Eurobarómetro • La última encuesta describe a una juventud europea: deportista, solidaria, activa, participativa y cada vez más emprendedora. La mitad de los chavales entre 15 y 19 años montaría su propia empresa LOLA GARCÍA-AJOFRÍN En una conocida escena del film La Red Social (David Fincher, 2010), el personaje que caracteriza a Mark Zuckerberg, el cerebro de Facebook, enuncia una frase que esboza el pensamiento de cada vez más europeos emprendedores: “Algunas personas prefieren inventarse un trabajo a buscarse uno”. La afirmación podría servir de argumento al 43% de jóvenes del continente a los que, según sostiene la última encuesta del Eurobarómetro, les gustaría crear su propia empresa en el futuro. Este estudio, que acaba de presentarse en el marco de la estrategia de Juventud en Movimiento de la Comisión Europea, perfila a unos jóvenes europeos que poco tienen que ver con esa generación pasiva que se dice ni estudia ni trabaja: deportistas, solidarios, activos, participativos y cada vez más emprendedores. La encuesta se ha llevado a cabo entre europeos de entre 15 y 35 años de los 27 Estados miembros de la UE, así como de Croacia, Islandia, Noruega y Turquía y para ella han sido necesarias 27.000 encuestas telefónicas. Y cuanto más jóvenes, más emprendedores. Llama la atención que el porcentaje de los europeos dispuestos a montar su propia empresa es mucho más elevado entre aquellos de 15 a 19 años de edad (el 50%) que entre los de 30 a 35 años (el 34%). También es superior entre los jóvenes con cualificaciones de Formación Profesional y enseñanza superior que entre los demás. E incluso el 6% de los entrevistados, afirmó en esta encuesta haber creado ya su propia empresa. Esta tendencia es superior entre los jóvenes búlgaros (el 74%) y más escasa entre los italianos, que son lo que muestran menor predisposición a hacerlo (el 27%). Uno de cada siete de los que no se atreven, aducen a que es “demasiado arriesgado” o en un 13% de los casos, “demasiado complicado”. Los datos de este Eurobarómetro también tiran por tierra la imagen de una juventud poco participativa. La encuesta revela que casi

la mitad de jóvenes europeos (el 46%) participa en un club deportivo, un club de juventud o una organización juvenil o cultural; también una cuarta parte (24%) había formado parte de una actividad de voluntariado organizada en los doce meses previos a la encuesta; y ocho de cada diez jóvenes (79%) habían votado en unas elecciones políticas locales, regionales, nacionales o europeas, en los últimos tres años. Además, este estudio, que dedica un especial apartado a la Juventud en movimiento, subraya el desfase entre el deseo de salir fuera y la movilidad real de la mano de obra europea. En concreto afirma que la mitad de los jóvenes europeos está preparada para trabajar en el extranjero y los que no lo hacen es porque no pueden. La encuesta revela que el 53% de los jóvenes en Europa “puede o quiere trabajar en otro país, pero la falta de medios económicos disuade a muchos de dar un primer paso y adquirir parte de su educación en el extranjero”. Esto supone que, al final, la mayoría desestime esta alternativa (menos del 3% de la población activa europea reside fuera de su país de origen). María de la Paz Aguilar, cordobesa, de 29 años, es el vivo retrato del nuevo joven europeo que describe el Eurobarómetro. Se considera una “viajera nata”. Algo, que en parte le ha inculcado su familia. “Mis padres siempre dicen que el mejor recuerdo que nos pueden dejar son los viajes que hemos hecho juntos”. Por su cuenta también ha hecho la maleta desde muy joven. ¿El mejor destino? “Grecia, siempre repito”. Aunque como experiencia inolvidable destaca con firmeza el Mundial de fútbol de Sudáfrica, donde participó como voluntaria de prensa de FIFA. Durante la carrera también ha tenido sus idas y venidas. Comenzó marchándose a Granada a estudiar traducción e Interpretación (20002004), la segunda parada fue en la Surrey University (Guildford, Surrey. Reino Unido), con una Beca Erasmus en segundo curso de la licenciatura; para continuar otra

El 53% de los jóvenes europeos “puede o quiere trabajar en otro país”, según la última encuesta del Eurobarómetro

vez en Granada y después en la Universitat Palackeho Olomouci (Olomouc, República Checa). “Siempre he sentido la necesidad de salir y conocer culturas, gente y formas de vida diferentes”, asegura. En septiembre emprende de nuevo viaje a Leicester (Reino Unido), donde estudiará el primer trimestre de la XII edición del Master en Gestión, Derecho y Humanidades del Deporte de la FIFA (Master in Management, Law and Humanities of Sport), otros tres meses los cursará en Milán (Italia) y Neuchatel (Suiza). En las estadísticas Aguilar también rompe los estereotipos sexistas. Es una de las cinco mujeres que integra el grupo de 27 alumnos de esta edición del Máster. ¿Y después? “Está comprobado que más del 85% del grupo que cada año realiza esta formación pasa a formar parte de la FIFA o de algún organismo deportivo (UEFA, Clubes, Federaciones, etc.), así que será difícil que de momento me instale en Córdoba”. Las expectativas de esta joven sirven de ejemplo a las declaraciones que recientemente realizaba la Comisaria Europea de Educa-

Uno de cada siete (el 14%) jóvenes europeos afirma haber estado en el extranjero por motivos de estudios o de formación, o estaba en el extranjero en el momento de la encuesta. La proporción variaba desde el 3% en Turquía hasta el 39% en Chipre o el 41% en Luxemburgo.

FOTO: COMISION EUROPEA

Porcentaje de jóvenes que han pasado un periodo de estudios en el extranjero

ción, Cultura, Multilingüismo y Juventud, Androulla Vassiliou: “Los jóvenes pueden y quieren trabajar en el extranjero. Esto es una buena noticia para Europa”, que también tenían unas palabras para los obstáculos: “Debemos hacer que les resulte más fácil estudiar, hacer prácticas o trabajar en el extranjero y que aumente su sensibilización con respecto al apoyo financiero disponible a través de los programas Erasmus de la UE, mediante los cuales pueden experimentar lo que significa vivir fuera de su país de origen”. El objetivo lo tiene claro: “dos de los principales retos a los que nos enfrentamos actualmente son el desempleo juvenil y un bajo crecimiento económico, la movilidad será parte de la solución a estos problemas.”. La Comisión además sostiene que “la empleabilidad de los estudiantes que han cursado parte de sus estudios o han realizado parte de sus prácticas fuera de su país de origen es mayor, así como también lo es la probabilidad de que trabajen en el extranjero más adelante”, como subrayan en nota de prensa, en base a varios estudios. “Los empleadores valoran las capacidades que adquieren, como la habilidad de hablar un idioma extranjero, la adaptabilidad y las competencias interpersonales”. El estudio muestra que solo uno de cada siete jóvenes europeos (un 14%) ha recibido educación o ha realizado prácticas en el extranjero. La falta de subvenciones impide a muchos hacerlo. Un 33% de los que afirmaron querer ir al extranjero dijo que no se lo podía permitir; entre los que sí salieron, casi dos tercios (63%) dependía de subvenciones privadas o ahorros. “Estas constataciones subrayan la necesidad de

reforzar nuestros programas de movilidad, que tienen una buena relación coste-eficacia”, aseguró la Comisaria Vassiliou. El Flash Eurobarómetro ofrece una idea de hasta qué punto los jóvenes europeos son móviles para estudiar o trabajar, de lo que opinan sobre diferentes marcos educativos y de cuáles son sus inquietudes cuando buscan empleo. Los resultados se tendrán en cuenta en las futuras iniciativas políticas en materia de modernización de la enseñanza superior, educación y formación profesionales y juventud. Mientras tanto, miles de jóvenes, como Aguilar estos días, empiezan a buscar alojamiento para el nuevo destino del curso que arranca en septiembre. Su futuro está en el aire.

De ‘Erasmus’, prefieren España L. G-A. A los estudiantes europeos les encanta España. Tanto como que en el último año fue el principal destino elegido de 31 países, por los universitarios para pasar un periodo de Erasmus. Este tipo de becas, que en 2010 batieron un récord histórico al movilizar por el continente a 200.000 estudiantes, son especialmente elegidas por los estudiantes para pasar un periodo formativo en España, Francia y Alemania, en este orden. El pasado año hasta 27.440 alumnos de Erasmus pasaron una temporada en las aulas españolas. En sus dos décadas de existencia (la primera tuvo lugar en el curso 198687), las becas Erasmus movilizaron 1,7 millones de jóvenes europeos. Se espera que en 2012 la cifra ascienda hasta los tres millones.


No tan 'ni nis', según el Eurobarómetro