Issuu on Google+

16

Neurosis “El bebedor de Absenta” de Viktor Oliva. El arte está plagado de referencias a la neurosis. El máximo exponente moderno tal vez sea Edvard Munch, aunque desde Carl Jung se viene estableciendo una intensa relación entre el genio creativo y el simbolismo que acecha tras el desequilibrio neurótico. El término neurosis [6] fue propuesto por el médico escocés William Cullen en 1769 en referencia a los trastornos sensoriales y motores causados por enfermedades del sistema nervioso. En psicología clínica, el término se usa para referirse a trastornos mentales que distorsionan el pensamiento racional y el funcionamiento a nivel social, familiar y laboral adecuado de las personas. Existe una confusión generalizada sobre el término “neurosis”. Por un lado se aplica, como síntoma, a un conjunto heterogéneo de trastornos mentales que participan de mecanismos inadaptativos ligados a la ansiedad. Por otra parte su uso popular (como sinónimo de “obsesión”, “excentricidad” o “nerviosismo”) ha provocado su extensión a terrenos no estrictamente ligados a la enfermedad mental. El término clásico hace referencia a un trastorno mental sin evidencia de lesión orgánica que se caracteriza por la presencia de un nivel elevado de angustia y una hipertrofia disruptiva de los mecanismos compensadores de la misma. El sujeto mantiene un adecuado nivel de introspección y conexión con la realidad, pero presenta la necesidad de desarrollar conductas repetitivas y en muchos casos inadaptativas con objeto de disminuir el nivel de estrés. Se trata, en realidad, de un rasgo caracterial que acompaña al sujeto durante toda su vida, de gravedad muy variable, desde grados leves y controlables hasta situaciones gravemente incapacitantes que pueden llegar a precisar hospitalización.

1


2

15 Una correcta apreciación del término implica circunscribir la psicosis como una situación de enfermedad mental que presenta un desvío en el juicio de realidad. Este desvío es propio de la psicosis, a diferencia de la insuficiencia de juicio propia de la oligofrenia, del debilitamiento propio de las demencias, y de la suspensión del juicio propio de los estados confusionales (o delirium).

2. Tsuang, Ming T., William S. Stone, Stephen V. Faraone (July de 2000). «Toward Reformulating the Diagnosis of Schizophrenia». American Journal of Psychiatry 157 (7): 1041–1050. DOI:10.1176/appi.ajp.157.7.1041. PMID 10873908. 3. DeLage, J. (February de 1955). «[Moderate psychosis caused by mumps in a child of nine years.]». Laval Médical 20 (2): 175–183. PMID 14382616. 4. Johns, Louise C., Jim van Os (2001). «The continuity of psychotic experiences in the general population.». Clinical Psychology Review 21 (8): 1125–41. PubMed. DOI:10.1016/S0272-7358(01)00103-9. PMID 11702510. 5. The American Heritage Stedman's Medical Dictionary. «Diccionario Medico KMLE Definición de psicosis».


14

3

Cuerpo Discontinuo

Psicosis La psicosis es un término genérico utilizado en la psicología para referirse a un estado mental descrito como una pérdida de contacto con la realidad. A las personas que lo padecen se les llama psicóticas. En la actualidad, el término «psicótico» es a menudo usado incorrectamente como sinónimo de psicopático. Las personas que experimentan psicosis pueden presentar alucinaciones o delirios y pueden exhibir cambios en su personalidad y pensamiento desorganizado. Estos síntomas pueden ser acompañados por un comportamiento inusual o extraño, así como por dificultad para interactuar socialmente e incapacidad para llevar a cabo actividades de la vida diaria. Una amplia variedad de elementos del sistema nervioso, tanto orgánicos como funcionales, pueden causar una reacción psicótica. Esto ha llevado a la creencia que la psicosis es como la «fiebre» de las enfermedades mentales, un indicador serio pero no específico. [2][3] Sin embargo, muchas personas tienen experiencias inusuales y de distorsión de la realidad en algún momento de sus vidas, sin volverse discapacitadas o ni siquiera angustiadas por estas experiencias. Como resultado, se argumenta que la psicosis no está fundamentalmente separada de una consciencia normal, sino más bien es un continuum con consciencia normal. [4] Desde esta perspectiva, las personas que son diagnosticadas clínicamente como psicóticas pueden estar teniendo simplemente experiencias particularmente intensas o angustiantes. El Diccionario médico de Stedman define la psicosis como “un desorden mental severo, con o sin un daño orgánico, caracterizado por un trastorno de la personalidad, la pérdida del contacto con la realidad y causando el empeoramiento del funcionamiento social normal.”[5]


4

13

“El desequilibrio conduce a la creación.” Wassily Kandinsky

Autorretrato, 2009


12

5

Ciertamente estoy vivo, vivo entre un plano de tres ejes, soy un proxeneta, sin el más mínimo respeto por lo que percibo de todas partes, dormido, o caminando, o sentado en el sanitario, o llegando a la ventana de un bus, o haciendo escala en el ceño de un transeúnte , o tomando una siesta en lomo de un gato vagabundo (porque esos son los que más se maravillan con lo que ven), o escuchando música en una bola de pelo, o empinándome sobre una eterna exhalación,… donde mis sentimientos y sensaciones son la puta, ¿cuál es la diferencia?, si “cuando se trata de cosas no hay diferencia de clases.”[1] Me decidí a ser un elegante voyerista, con traje de sanguijuela, y robarme cuanta cosa sea, solo para la conveniencia de mi trabajo, sin poder escoger mi trabajo, eso ya me viene dado. Ahora bien, con todo esto estructurado en mi ser, de una forma amable no como la anterior que fue a la fuerza y sin permiso alguno, voy al lenguaje, y desmantelo esta estructura en piezas, las nombro, a todas y cada una, no importa lo absurdo que sea, o lo complejo, todo lo merece, y es que es aquí donde surge mi poesía, de la palabra, con la ausencia de la medida y cadencia del verso. Finalmente llego a la transición mente concepto objeto a través de mis manos, bocetos, una infinidad de putos que no hablan más que de todo este proceso y que ahora se enfrentan a una alarmante cantidad de problemas y soluciones, paciencia, esto es lo divertido, pasar de una suave ira a una brusca calma. Y así sabiendo exactamente lo que se quiere hacer, ¿cómo no hacerlo entonces?, aquí es donde se liberan las pasiones.

Fabián Orozco, 2010.

1. PICASSO: Taschen, 1995 Succession Picasso/VG Bild-Kunst, Bonn, 18.

Fabián Orozco


6

11

Boris, 2009 Fotografía Análoga,

Cantico a las Alabanzas

#157,

testigos de Jehová

35cm x 50 cm.


10

7

“A mis ocho años mi abuela me vio dibujando un carro y me preguntó que quería ser de grande, sin vacilar respondí que pintor, a lo que ella me dijo “eso no te va a dar dinero”, yo solía ver el mundo a colores, incluso más vividos, mi forma de vestir en ese entonces lo expresaba, la ropa me la compraba mi padre. Desde ese entonces mi experiencia y mi gusto por los colores colapsó, de repente empecé a ver el mundo más básico, más denso, y me adentré en el oficio de mi padre por lo que era mi modelo de ganar dinero, la mecánica automotriz, con esto la densidad y los colores grises, el metal, lo tridimensional, el taller, las maquinas, mi madre. A los doce años vi por primera vez dibujo técnico y fue donde entendí una frase que solía decir todo el tiempo mi padre, “las cosas bien hechas o no se hace nada”, de ahí supongo surge mi perfeccionismo. Siempre fui un buen alumno, sobre todo con las matemáticas, mi madre fue mi maestra, con esto y la presión de mi familia de ser alguien productivo a la sociedad estudié ingeniería aeronáutica, por esto de que mi padre trabajaba en una aerolínea, definitivamente mi padre fue mi más grande influencia. Intentando no perder siempre mi ojo surrealista mis compañeros daban testimonio de mi desenfoque profesional, que a pesar de ser un alumno promedio, no tenía ese perfil de ingeniero, ya que siempre me la pasaba ingeniando maquinas y objetos que aunque no siempre cumplían su funcionamiento, esté era opacado por su estética. Y ahora ya con un tercio de carrera y dos años de volverme la cabeza una cuadricula, me decidí a seguir mis pensamientos, los de mi infancia, con la influencia de una madurez obligada y sus duelos.”

Contenido

9 De cosas e influencias 14 Cuerpo discontinuo 23 Del sentir en objetos 27 Luz 29 Calma: Facultad de saberse contener 33 De Cabales y Atmosferas 39 Peces=Custodia 43 Dispositivos de viaje

Fabián Orozco, 2008.


8

9

“Para sentir la lluvia hace falta estar en ella, y es que estos cielos nublados y grises son testigos del ánimo que habito, los simples recorridos de mi vida, con su constante monotonía y su inestable velocidad, siempre creando mundos surrealistas en un mundo ya bastante difícil y real, con sus ríos sucios y el aire cada vez más denso, buses colapsando, mas psicosis, autopistas más anchas y los puntos de vista más estrechos, más gris, más gris. Gran parte de la vida se me ha ido buscando perfeccionar el espacio interior, conquistarlo por así decirlo, y es que ahí estoy, pequeño en cada cromosoma, no sé si lo he logrado, solo pienso que para un adentro hace falta un afuera, hace falta salir, conquistar, habitar. Algo que no tiene estabilidad esta en movimiento, a mi forma de ver hace falta el movimiento, desplazarse, para encontrar la estabilidad, un tanto irónico, pero acá nada se desecha, todo absolutamente todo sirve, y es que morar en algo implica todo lo que existe, algo es cualquier cosa, por eso cualquier cosa trae su propia nada. Las cosas no tienen clase o selección, las anécdotas son eso anécdotas, y no pretendo menospreciarlas, pero hacia donde voy no las necesito, solo necesito una atmosfera propia, hacia donde voy ya existe, estúpido y quizá insignificante para los demás, me da igual, es real para mí.

Génesis 2:20 Serigrafía sobre papel, 27,92 cm

Hay tanto que reciclar y es que la cantidad es inversamente proporcional a la calidad, o por lo menos así lo percibo a mis humildes veinticuatro años, mejor para mi, más donde jugar.”

x 43,18 cm.

Fabián Orozco, 2010.


32

17

"Escojo fragmentos, esos que todos podemos reconocer. Espacios comunes como un baño, un colchón, una alcantarilla. Son objetos que siempre he trabajado y que para mí hacen parte de una realidad compleja." Óscar Muñoz.

Los especialistas afirman que, para protegerse de la angustia, las personas recurren a mecanismos de defensa como la represión, la proyección, la negación, la intelectualización y el desplazamiento, entre otros. Cuando se observan patrones crónicos de mala adaptación que simulen una neurosis, es posible que se trate de un trastorno de personalidad. Para identificar la neurosis, existen distintas pruebas psicológicas. Historia de la neurosis Fuga. Wassily Kandinsky. El arte procede de una necesidad interna del alma. Kandinsky opinaba que el desequilibrio conducía a la creación. El origen del término “neurosis” se encuentra a finales del siglo XVIII aunque su máximo uso se circunscribe al XIX, en plena eclosión de la especialidad psiquiátrica, siendo empleado originalmente para describir cualquier trastorno del sistema nervioso. El médico escocés William Cullen publica en 1769 su obra Synopsis nosologiae methodicae, refiriéndose con el término “neurosis” a un trastorno general del sistema nervioso, sin fiebre ni otras lesiones orgánicas demostrables, y capaz de alterar las capacidades sensitivas y motoras del individuo, mezclándose en este concepto patologías tan dispares como mareos y desmayos, el tétanos, la rabia, las crisis histéricas, la “melancolía” (posteriormente denominada depresión) o la manía. Sigmund Freud [7] desarrolló diversos trabajos en relación con la histeria y los trastornos obsesivos, publicados entre 1892 y 1899, sentando las bases psicogénicas de lo que él denominó psiconeurosis. A partir de sus trabajos se elaboró una clasificación, ya en desuso, que distinguía varios tipos de neurosis (en función de la expresión final de los síntomas provocados por el síntoma nuclear de la angustia): Neurosis de angustia, neurosis fóbicas, neurosis obsesivo-compulsivas, neurosis depresivas, neurosis neurasténicas, neurosis de despersonalización, neurosis hipocondríacas y neurosis histéricas. El principal interés de Freud se centró en lo que denominó “neurosis de angustia”, descrita en torno a un estado de elevada excitabilidad del paciente expresada como “espera angustiosa” sobre la que el sujeto elabora expectativas funestas de futuro basadas en simbolismos. Para Freud el paciente posee un caudal de angustia que permanentemente se va depositando en forma de miedos, fobias, ataques de angustia (taquicardia, taquipnea, sudoración…), etc.


18

31

En 1909 Pierre Janet publica “Las neurosis”, [8] obra en la que establece el concepto de “enfermedad funcional” frente al modelo anatómico-fisiológico. Desarrolla así el paradigma médico que basa el daño no en la alteración física del órgano, sino en su función. Las funciones superiores, adaptativas, provocan cuando se ven alteradas o disminuidas, un estado “neurasténico” (o de “nerviosismo”) en el que se sobre expresan otros estados inferiores como la agitación o la histeria.

Las cortinas del baño, Óscar Muñoz, 1984.

6. Vidal G, Bleichmar H, Usandivaras R. Enciclopedia de Psiquiatría. Buenos Aires: El Ateneo, 1977. 7. Freud S. Obras Completas. Madrid: Biblioteca Nueva, 1967. 8. Janet P. Les Neuroses. Paris: Flammarion, 1909.


30

19

Catarsis Una catarsis o experiencia catártica, es una experiencia interior purificadora, de gran significado interior, provocada por un estímulo externo, también se le conoce como "La liberación de las pasiones". Proviene del término griego Κάθαρσις, katarsis o katharsis [9] que significa purga o purificación, y es un término aceptado por la Real Academia Española. Origen antropológico de la catarsis En ciertos lugares se practica el chamanismo, que es un conjunto de creencias y prácticas referentes a los chamanes. Los chamanes son considerados personas dotadas de poderes espirituales para sanar a los enfermos, etc. Uno de los papeles que interpreta el chamán, es el de recolector y preparador de las fuerzas benéficas que derrotarán a las fuerzas maléficas. La expulsión final de lo maléfico, frecuentemente viene acompañada de un simbolismo material. Es así como el curandero exhibe un pedazo de algodón o un residuo cualquiera, que pretende extraer del cuerpo del enfermo. El chamanismo tiene analogía con aquellas operaciones rituales griegas en donde el objeto maléfico era extraído. Este objeto extraído los griegos lo denominaban katharma, palabra que significa además víctima sacrificial humana. Al katharma chamanista lo podemos interpretar como un provocador de la enfermedad que puede llevar a la muerte; en este sentido, es el provocador de la crisis. Mientras la curación viene a ser la expulsión de “impurezas”, unas veces espirituales (como los malos espíritus) y otras materiales (como el objeto chamánico). Y así como en las sociedades primitivas se pretendía restablecer el orden sacrificando a la víctima propiciatoria expulsándola, de la misma manera la curación viene dada por la expulsión del katharma. Con estos antecedentes, podemos ubicar ahora la palabra katharsis. Según el filósofo René Girard, [10] esta palabra significa en primer lugar el beneficio que la ciudad obtenía de la eliminación del katharma. Antes de ser ejecutado, el katharma era paseado por las calles de la ciudad, para que atraiga sobre sí todos los malos gérmenes, y evacuarlos haciéndose eliminar él mismo.


20 Se puede afirmar que Girard concibe al término catarsis como categoría o concepto que se refiere a expulsión. La categoría de expulsión [11] se sustenta en la hipótesis antropológica de que, cuando las comunidades arcaicas entraban en crisis interna se volvían violentas, expulsando así al supuesto causante del desorden. Sin embargo, dicho culpable frecuentemente era acusado injustamente, es decir venía a ser un chivo expiatorio. [12] Por otra parte, dicha expulsión que ejercieron las comunidades primitivas, se seguiría efectuando a lo largo de la historia, incluso en nuestra Edad Contemporánea, pero con matices y formas de presentarse distintas.

29

Calma: Facultad de saberse contener

“La atmosfera, envoltura gaseosa que rodea la tierra, y por extensión la que rodea cualquier otro planeta.” Diccionario Océano,

5ª edición, 1998.

9. Diccionario Griego – Español, Editorial Bibliográfica Española, Madrid, 1945. 10. GIRARD, René, La violencia y lo sagrado, Ediciones de la Biblioteca de la Universidad Central de Venezuela, Caracas, 1975.

Cabales, 2009. 11. GIRARD, René, Literatura, mímesis y antropología, Gedisa, Barcelona, 1984. 12. GIRARD, René, Shakespeare. Los fuegos de la envidia, Barcelona, 1995.

Ensamble.


28

21

“y así como un átomo de un ion pierde electrones, se pierde la estética principal, entre tanto vivo mi continuum con conciencia normal, en un perfecto aislamiento.” Fabián Orozco, 2009.

Densidad: masa x volumen Hojalata, remaches, bisagras 15cm x 15 cm x 15 cm.

Autorretrato, 2009.


22

27

“se trata de un dolor intenso, como en la cabeza, algo corto punzante, desde adentro, y una herida, pero sin sangre.” Fabián Orozco, 2009.

Luz

“La herida que da un rayo de luz sobre algo, los rayos hieren las aguas.” Diccionario Océano,

5ª edición, 1998.

Sin título,

2009.


26

23

Del sentir en objetos

Bodies, Gunther Von Hagens, 2009.

Sin tĂ­tulo, 2009.


24

25

La cicatriz trasciende la herida, señal que queda de esta, o simplemente en lo intangible impresión que deja en el ánimo algún sentimiento.

Evidencia de un recorrido por algo usualmente corto púnzate o de impacto, aunque también de combustión y fricción.

Un poco de atención e importancia.

Delicado y en

reposo.


48

33

De Cabales y Atmosferas “Son objetos que se implican mutuamente y no podrían existir como algo aparte, ni proponerse como algo radical.” Fabián Orozco, 2009.

Equilibrio vs balance, 2009.


34

47

Cabales 27/7 + 1 + 1/7, 2009. Ensamble.


46

35

Cabal 27/7.

“Las cosas no tienen clase o selección, las anécdotas son eso anécdotas, y no pretendo menospreciarlas, pero hacia donde voy no las necesito, solo necesito una atmosfera propia, hacia donde voy ya existe, estúpido y quizá insignificante para los demás, me da igual, es real para mí.” Fabián Orozco, 2010.

Cabal 1/7.


36

45

“Frágil, armonía, frenar el movimiento,… el dominio de las pasiones.” Fabián Orozco, 2009.

El éxodo, 2010. Escena instalación.

Cabal 1.


44

37

“Algo que no tiene estabilidad esta en movimiento, a mi forma de ver hace falta el movimiento, desplazarse, para encontrar la estabilidad, un tanto irónico, pero acá nada se desecha, todo absolutamente todo sirve, y es que morar en algo implica todo lo que existe, algo es cualquier cosa, por eso cualquier cosa trae su propia nada.” Fabián Orozco, 2010. “It´s not a pet, Susan”, Slinkachu, 2005.

Cabal, 2010. Video Stop-motion, 5:17min.


38

43 Dispositivos de viaje

“no se trata de hacer un avión sino exactamente de producir un ideal. (...) Su éxito radica en la realización de un sueño, y está ligado al fracaso. (...) Es un milagro si el objeto funciona, pero sería aún más perfecto si no lo hace.” Panamarenko.

Polo a Tierra, 2010. Acrílico sobre lienzo, 50 cm x 110 cm.

El avión, Panamarenko, 1967.


42

39

Peces=Custodia

“Ahora se trata de instrumentos, mecanismos, que permitan acoplar uno o más elementos para realizar funciones que no son específicamente las propias,… del afuera.” Fabián Orozco, 2010.

Proyecto Cardumen, 2010. Ensamble en Hojalata.

Exo, 2010. Ensamble en Hojalata.


40

41


Proyectos Fabian Orozco