a product message image
{' '} {' '}
Limited time offer
SAVE % on your upgrade
1 minute read

SIMULACRO Mag | ISSUE 06

La ventana del cuerpo

MAIA OTERO | El amor y la intimidad tomanmuchas formas, que a veces ni nosotros mismospodemos comprender. Amistades que son amores,hermandades, vínculos inexplicables, yhermandades que trascienden lo que entendemospor hermandad y amistad. Sentimientos que sondifíciles de materializar en palabras, porque nuestroléxico se centra en lo racional, en lo que podemosentender y reconocer. Lo intangible se hacepresente en el cuerpo. En su relación con los otroscuerpos, cómo se acomodan y desacomodan entreellos, cómo se amontonan y cómo encajan,superando su condición de cuerpo, para transmitirsensaciones.

En su cercanía se dicen lo que sienten el uno por elotro. Sin saber sobre qué se quieren hablar, perosabiendo que lo comunican.

En las películas, los cuerpos de los personajes nos refuerzan su relación. El cuerpo se vuelve un diálogo más con el que comunicar. En The Virgin Suicides, sentimos la relación cercana de las hermanas Lisbon al ver la comodidad con la que sus cuerpos se desenvuelven y se desparraman entre ellos.

El cuerpo es el vehículo que nos acerca a las vivencias de los personajes. Cuando vemos abrazos, manos, caricias entre los personajes, nos ponemos en su piel, porque son sensaciones que todos hemos experimentado, o anhelamos. Los personajes se tocan, y lo sentimos nosotros también. El cuerpo no miente y suele ser el que nos revela, y nos anticipa, aquello que deseamos o rechazamos. La primera imagen que vemos en Carrie son cuerpos que vuelan y saltan. Esos mismos cuerpos son los que luego no temen exponerse entre ellos, que se sienten cómodos en sí mismos. Al ver como Carrie sostiene su cuerpo nadie nos tiene que decir que se siente incómoda con su cuerpo, y con los cuerpos que la rodean.

El cuerpo nos permite ir más allá de nosotros mismos, aunque nunca nos conozcamos por completo.

--