Page 1

SUPLEMENTO CULTURAL

ESPECIAL DE LA GUALDRA EN CANNES NO. 7 /// 17 DE MAYO DE 2018

DIR. JÁNEA ESTRADA LAZARÍN

Fotograma de BlacKKKlansman, película del dir.Spike Lee. Foto Cortesía del Festival de Cannes.

BlacKKKlansman se presentó con éxito ante la crítica en competición oficial por la Palma de Oro en Cannes; se trata de la más reciente película de Spike Lee, director de culto desde finales de los años 1990 y (casi único) representante afroamericano entre los realizadores hollywoodienses, desde hace ya 30 años. Tras una serie de baches artísticos y comerciales, podemos afirmar que la nueva joint de Spike Lee vuelve a conectar con la energía de sus mejores películas, apoyado por un nuevo equipo de creadores afroamericanos de éxito, formado por Jordan Peel (director de Getout) junto con su equipo de producción.


2

ESPECIAL DE LA GUALDRA EN CANNES NO. 7 / 17 DE MAYO DE 2018

El Festival de Morelia sigue en la Semana de la Crítica en Cannes

La Gualdra en Cannes

t CARLOS BELMONTE GREY

R

mención honorífica. Decían, “pues esta señora que va a dirigir el festival”. Aunque, también ha tenido el apoyo de muchos hombres directores de festivales. A pesar de las reivindicaciones, es “evidente que aún hay muchas discriminación en el medio, no solo en el glamour, sino en el día a día con las mujeres. Y en México pienso es más terrible”.

Daniela Michel, presidenta del FICM En la entrevista con Daniela Michel, directora del FICM, al final de la proyección en la Sala Miramar

Cuatro cortos de jóvenes realizadores Los cuatro cortos seleccionados por la Semana de la Crítica y apoyados por el FICM para la exhibición fueron: Vuelve a mí, de Daniel Alberto Nájera Betancourt: Ganadora del Ojo a cortometraje, FICM 2017, 20’47”. Tierra de brujas, mar de sirenas, de Delia Luna Couturier: documental, FICM 2017, 10’. Lo que no se dice bajo el sol, de Eduardo Esquivel: Ficción, FICM 2017, 15’. Aguas tranquilas, aguas profunda, de Miguel Labastida González: Ficción, FICM 2017 ,19’27”. El documental de Delia Luna Couturier Tierra de brujas, mar de sirenas toca dos asuntos sensibles en México: la contaminación de los ríos, en específico el riesgo ecológico en Xochimilco y los riesgos de la pérdida de identidades locales, el borrar de la memoria oral las leyendas. Luna Couturier (29 años) estudiante por titularse de la licenciatura del Centro Universitario de

egresa, como lo ha hecho ya con ésta en los últimos 16 años, la función especial del Festival Internacional de Cine de Morelia dentro de la programación de la Semana de la Crítica en el Festival de Cannes. En esta ocasión fueron presentados cuatro cortometrajes en presencia de sus directores y de Daniela Michel, directora del FICM. Este programa es creado directamente por la Semana de la Crítica, dirigida por Charles Tesson. Ellos, que van cada año al Festival de Morelia eligen de todo el material exhibido en el último año del FICM, por eso no se ve lo que fue premiado sino lo que ellos consideran encaja más para Cannes. Antes de la proyección se recordó y rindió un breve homenaje al cinéfilo, historiador y crítico de cine Pierre Rissient, quien murió el 6 de mayo. Rissient había de cierta manera descubierto e impulsado a Martin Scorsese, Jane Campion, y sido amigo de Clint Eastwood, además de fuerte apoyo de la consolidación de la Semana de la Crítica y amigo de Daniela Michel.

t

/// Miriam Balderas, Miguel Labastida, Charles Tesso, Daniela Michel, Eduardo Esquivel, Delia Luna Couturier y Daniel Alberto Nájera Betancourt FOTOS: CORTESÍA DEL FESTIVAL DE CANNES

fue obligado hacerle la pregunta si había algo especial en torno al tema de las mujeres para la edición 2018 del FICM: “Siempre lo hemos hecho, siempre hemos incluido películas de mujeres, no es algo que estemos tocando de manera especial como tal. En realidad lo implementamos todos los años”. “Sobre todo al principio cuando empecé a hacer el festival era complicado. Como mujer no te veían como “la directora del festival”, yo estudié un año en el CC y tengo una licenciatura en lengua inglesa en la UNAM. Pero sí la gente me decía “la señora” y yo tenía que responder “no, espera tengo una licenciatura. Como usted es licenciado yo tengo una licenciatura y con

S

El FICM El FICM fue creado en 2003 para promover nuevos talentos mexicanos y acercarlos al público nacional e internacional. Desde entonces cada año se seleccionan cerca de 200 películas entre las cuatro secciones en competencia dedicadas a la producción mexicana: cortometrajes, documentales, largometrajes de ficción y una sección específica “Michoacán”. De las nuevas estrategias del FICM se creó el Morelia Pro, convertido en un punto de encuentro para los profesionales del sector, especialmente gracias a Impulso Morelia, que presenta películas en postproducción y proyectos, y el Locarno Industry Academy -taller de formación dirigido a jóvenes programadores-. Y de entre los logros del FICM es que desde 2008, la Academia de Estados Unidos concede oficialmente a los cortometrajes ganadores del FICM la posibilidad de competir en los premios Oscar en las categorías de ficción y animación.

Carmen y Lola, de Arantxa Echevarría, en Cannes

SERGI RAMOS

e presentó en la sección paralela de la Quinzaine des réalisateurs la película Carmen y Lola, dirigida por la española Carmen Echevarría. El filme es el resultado de un largo proyecto, que la realizadora emprendió para dar visibilidad a un colectivo, el de las gitanas lesbianas, que es prácticamente invisible en España. En un primer momento, su intención de entrevistarse con ellas un fructífera, ya que tenían miedo a manifestarse y que se las reconociese. Tuvo que hacerse pasar por gitana en las redes sociales utilizadas por lesbianas, bajo el seudónimo de “gitana guapa” (el mismo que

Estudios Cinematográficos (CUEC) de la UNAM, filmó las historias de Xochimilco, las leyendas de las sirenas y brujas, alejándose de la terrible masificación de los canales. Para ello, fue inevitable mostrar la contaminación y la desecación de los canales. A la vez, trató de “hacer una bonita postal de ese espacio verde que queda en la Ciudad de México. Mostrar la lucha por la conservación histórica y cultural de Xochimilco”.

utiliza un personaje en la película), para que tras muchos intentos consiguiera contactar con gitanas que quisieran testimoniar sobre su situación dentro de una comunidad que se caracteriza por la condena y el rechazo de la homosexualidad. La película narra la historia de dos jóvenes gitanas cuyas vidas se acaban cruzando. Carmen se prepara para seguir el destino trazado para cualquier mujer gitana: después de dejar la escuela, se dedica a ayudar a sus padres

Directorio

en el mercado y en casa, y quizás trabajar de peluquera, esperando a que su familia dé el visto bueno al casamiento con un joven gitano al que apenas conoce. Lola, al contrario, es una buena estudiante cuyo proyecto es ser maestra, y se esconde en un rincón de un cyber-café para entrar en chats donde puede conversar con lesbianas, para ir descubriendo su propia sexualidad. Y claro, Carmen y Lola se acaban encontrando, y surge inmediatamente una atracción mutua. Pero esa atracción

Carmen Lira Saade Dir. General Raymundo Cárdenas Vargas Dir. La Jornada de Zacatecas direccion.zac@infodem.com.mx

/// Cartel de Carmen y Lola, de Arantxa Echevarría FOTO: CORTESÍA DEL FESTIVAL DE CANNES

acaba generando conflictos con su comunidad y modelando la relación que surge entre ellas, pero sobre todo termina transformándolas.

Jánea Estrada Lazarín Dir. La Gualdra lagualdra@hotmail.com Roberto Castruita y Enrique Martínez Diseño Editorial

La Gualdra es una coproducción de Ediciones Culturales y La Jornada Zacatecas. Publicación semanal, distribuída e impresa por Información para la Democracia S.A. de C.V. Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta publicación, por cualquier medio sin permiso de los editores.

Juan Carlos Villegas Ilustraciones jvampiro71@hotmail.com


3

17 DE MAYO DE 2018

BlacKKKlansman, de Spike Lee. Malas noticias desde el presente

t

SERGI RAMOS

H

oy se presentó en competición oficial por la Palma de Oro en Cannes la más reciente película de Spike Lee, director de culto desde finales de los años 1990 y (casi único) representante afroamericano entre los realizadores hollywoodienses, desde hace ya 30 años. Tras una serie de baches artísticos y comerciales, podemos afirmar que la nueva joint de Spike Lee vuelve a conectar con la energía de sus mejores películas, apoyado por un nuevo equipo de creadores afroamericanos de éxito, formado por Jordan Peel (director de Get out) junto con su equipo de producción. Estados Unidos. Principios de los años 1970. JFK, Martin Luther King y Malcom X han muerto. El supremacismo blanco del Ku Kux Klan sigue muy vivo,al igual que la lucha por los derechos civiles de los afroamericanos, marcada por el estallido de revueltas raciales en algunas ciudades de los Estados Unidos. El Klan sigue practicando sus acciones violentas e intimidadoras, pero empieza a adoptar una nueva estrategia, encarnada por el dirigente David Duke: conseguir que los principios de “la organización” infiltren el discurso y el pensamiento del americano medio, en particular sobre la presunta invasión africana y el monopolio del poder político y mediático por los judíos. Spike Lee retoma ese contexto histórico para su película, adaptando para ello el libro autobiográfico de Ron Stallworth ( John David Washington), Black Klansman, y cuenta la historia real del primer oficial afroamericano del departamento de policía de Colorado Springs. La trama da un giro literalmente delirante cuando Ron es enviado al servicio de información y acaba, de manera más o menos involuntaria, infiltrando el Klan, con la ayuda de Flip Zimmermann (Adam Driver) uno de sus compañeros, que es judío. Esta imposible

/// Spike Lee, director de BlacKKKlansman, y el actor Adam Driver

misión, que introduce en el seno de “la organización” a dos representantes de sus más odiados enemigos, se convierte en el mayor recurso cómico de la película, junto con el tratamiento de los personajes miembros del Klan, auténticas caricaturas de los Estados Unidos más reaccionarios y degenerados. En una de las secuencias finales, Spike Lee ilustra la distinta catadura moral de los dos movimientos radicales. Mientras que los jóvenes universitarios partidarios del Black power se reúnen para escuchar el testimonio del linchamiento, cometido a principios del siglo XX, de un joven negro deficiente injustamente acusado de violación, los miembros del Klan jalean la represión contra los afroamericanos durante una proyección de la película El nacimiento de una nación (1915) de D.W. Griffith. Más allá de establecer un evidente juicio moral sobre el valor de ambas posiciones, Lee apunta hacia la relación del cine estadounidense con la cultura nacional. No sólo la película de Griffith buscaba utilizar el cine para convertir la segregación racial en uno de los pilares fundadores de la nación, además de legitimar e incluso incitar a la violencia contra los negros, sino que además convertía a la industria del cine americano en el transmisor de los valores y modelos de la América WASP. En una de las secuencias, un orador afroamericano recuerda que cuando era niño y veía las películas de Tarzán, se identificaba con este último cuando atacaba a los “africanos salvajes”. También resulta significativo que el personaje que cuenta la historia del linchamiento del joven negro esté interpretado por Harry Belafonte, uno de los primeros actores de color en triunfar en Hollywood y conseguir una visibilidad de la cual carecían los afroamericanos. Pero la película plantea otro conflicto ideológico, más sutil. Las divergencias e incompatibilidades dentro del propio movimiento de defensa de los derechos civiles de los negros,

encarnado en la relación amorosa entre Ron y Patrice, la cabecilla del movimiento estudiante que defiende las ideas del Black power. Los dos representan dos proyectos distintos de la integración en la nación americana. Entre la radicalidad de considerarse negro antes que americano y el más conciliador ser negro, americano (y policía). La película, al ofrecer este último punto de vista al protagonista principal, parece aparentemente elegir esta vía. De todos modos, “los negros son demasiado cool para hacer una revolución” dice uno de los personajes. Sin embargo, Lee da una última vuelta de tuerca en las ultimas secuencias a esta cuestión, en las que deja de lado la ficción e introduce filmaciones reales de los disturbios de Charlottesville de 2017, durante los cuales se produjeron actos de extrema violencia contra manifestantes antisupremacistas, con imágenes que se difundieron rápidamente por las redes sociales. Spike Lee saca al espectador del confort de su butaca, de la ficción de un pasado que podría parecer pretérito, y le recuerda que poco ha cambiado desde entonces. También supone un ataque contra Donald Trump, contra el cual había lanzado un par de anacrónicas referencias durante la película (“Make America great again”). La tibia crítica de Trump durante los hechos de Charlotte había sido incluso celebrada por el propio David Duke, mostrando el triunfo de su estrategia de infiltración de los principios supremacistas en las esferas más altas del poder. Pero también suponga, quizás, el doloroso reconocimiento del fracaso de la política de integración racial encarnada por Ron en la película. Malas noticias desde el presente. Tras una semana de festival, Spike Lee nos trajo un soplo de aire fresco con un cocktail que es una muestra de lo mejor del cine de Hollywood: ritmo trepidante, eficacia narrativa, agudeza humorística y crítica política. No se lo pierdan.

La Gualdra en Cannes

/// Fotograma de BlacKKKlansman, película del director Spike Lee FOTOS: CORTESÍA DEL FESTIVAL DE CANNES

La gualdra cannes 07  
La gualdra cannes 07  
Advertisement