Issuu on Google+

SUPLEMENTO CULTURAL

No. 78 - 26 DE NOVIEMBRE DE 2012 - AÑO 2

DIR. JÁNEA ESTRADA LAZARÍN

El Taller de Pintura y Grabado Julio Ruelas celebra este 28 de noviembre un aniversario más; aunque sus inicios se remontan al año 1985 -la idea de fundar el taller empezó a gestarse al finalizar la administración de José Guadalupe Cervantes Corona-, es en 1986 cuando bajo la dirección de Alejando Nava, el taller empezó a funcionar formalmente como un centro de capacitación enfocado a la enseñanza teórico-práctica de diversas técnicas de gráfica tradicional. Pág. 6 y 7


26 DE NOVIEMBRE DE 2012 / AÑO 2

78

I. Jesús Reyes Cordero, nació en Trancoso, Zacatecas, un 29 de noviembre de 1956. Estudia pintura (Artes Visuales) en la Escuela Nacional de Artes Plásticas (ENAP) San Carlos de 1974-1978, cursa los diferentes talleres de pintura, grabado y dibujo, técnica de materiales con los maestros Gilberto Aceves Navarro, Tomás Parra, Ricardo Rocha, Francisco Moreno Capilla, Luis Nishizawa y el taller de fotografía con la Mtra. Cati Horna. De 1976 a 1977 forma parte del Grupo SUMA. Como parte de las actividades de esta organización, expone en el Centro Cultural Linkskurbe, México, D.F., en 1976, año en el que también participa en “Introducción a la calle”, Galería de la Escuela Nacional de Artes Plásticas, México, D.F. En el año de 1977, expone “Pintura”, en la Galería Pecanins, México, D.F.; “México, Sociedad Anónima”, en el Centro de Arte Moderno de Guadalajara, Jalisco. Y en la “X Bienal de Jóvenes” en París, Francia. Jesús Reyes Cordero ha realizado 25 exposiciones individuales desde 1984 a la fecha en importantes lugares del país y ha participado en por lo menos cincuenta exposiciones colectivas en México y Europa. Es coordinador del proyecto Doble Fantasía. Actualmente y desde hace 25 años es docente de pintura y dibujo del Centro Cultural Universitario de la UAZ. Además de ser pintor y grabador, ha incursionado también en cerámica y recientemente en la escultura. El pasado jueves, en la antigua harinera de Guadalupe –mejor conocida como El Molino- debutó como actor en una magnífica puesta en escena bajo la dirección de Rossalina López; su actuación fue todo un éxito, motivo por el cual lo felicitamos doblemente. II. Luis García nació el 30 de noviembre de 1973 en Villa González Ortega, Zac. Tiene la especialización en gráfica colaborativa realizada en el Centro de las Artes de Guanajuato, dirigida por el Maestro Rafael Zepeda, en el año 2007. Realiza sus estudios de dibujo, pintura y gráfica en el Taller de Pintura y Grabado Julio Ruelas de Zacatecas, recibiendo diversos cursos, seminarios y

talleres impartidos por los maestros: Alejandro Nava, Nikola Hasman, Benjamín Domínguez, Nunik Sauret, Ismael Guardado, Eloy Tarsicio, Plinio Ávila e Ignacio Vera Ponce, entre otros. Cuenta con 7 exposiciones individuales y 40 colectivas, en espacios como: Centro Cultural Ex Convento Jesuita, Pátzcuaro, Michoacán; Museo Macay, Mérida, Yucatán; Galería Teresa Cabello, San Luis Potosí; Villada Taller de Grabado y Salón Lucy Tejada, en Pereira, Colombia; el 35 Festival Internacional Cervantino; Centro de las Artes, Salamanca, Gto.; Museo de la Independencia, Dolores Hidalgo, Gto.; Centro Cultural el Nigromante, Gto.; Centro Cultural Ciudadela del Arte, Zac.; Museo Francisco Goitia, Zac.; Galería Irma Valerio, Zac.; Galería El Principio, Zac.; Casa Municipal de Cultura de Zacatecas; 2º Festival Contracultural Zacatecas, 2008; Festival de Arte Público, Zacatecas, 2005; Museo de las Artes Populares, Guadalajara, Jalisco; Museo del Periodismo y las Artes Gráficas, Guadalajara, Jalisco; Museo José Guadalupe Posada, en Aguascalientes Ags., entre otros. Reconocimientos: Becario del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes 2009; Seleccionado en el Concurso Nacional de Grabado José Guadalupe Pasada 2008. Seleccionado en el Primer Concurso Estatal de Grabado del Museo de Guadalupe, 2007. El próximo 7 de diciembre, inaugurará su más reciente colección en la Galería del Estudio, posteriormente le daremos a usted más datos. III. Este 28 de noviembre, el Taller de Pintura y Grabado Julio Ruelas celebra un aniversario más de vida, motivo por el cual les presentamos en esta edición la primera de dos partes de un reportaje alusivo a la historia de este taller. Agradecemos la colaboración de Alejandro Nava, Luis García, Ignacio Vera Ponce, Juan Carlos Villegas, Plinio Ávila y Armando Haro Márquez; quienes proporcionaron información y las imágenes que puede usted ver en páginas centrales. Felicidades a todos quienes han sido y son parte de este taller. Jánea Estrada Lazarín lagualdra@hotmail.com

Límites en la boca (II) por Gabriel Luévano Gurrola

Escenografìas del Arte Contemporáneo (7/9) Deleuze: La exasperación del arte por Armando Haro

Los Cien personajes de Laviada Una mirada a ese género periodístico llamado entrevista por Mauricio Flores

El Taller de Pintura y Grabado Julio Ruelas Un largo recorrido desde 1986… [Parte I] por Jánea Estrada Lazarín

3 4 5 6 7

Diario de Mateo por Mateo Estrada Gaviria La biblioteca pública: sus desafíos ante las demandas sociales por Eduardo Campech Miranda

Gráficas revelaciones para los últimos tiempos restantes (Exposición de Odín Barrios) por Alberto F. Márquez El Picaporte por Simitrio Quezada

8 9

No me esperes, no sé si vuelva por Cristian Ramírez Festival Internacional de Poesía “Ramón López Velarde” (30 Aniversario) Castillo de sal si puedes Por Ester Cárdenas

11

Final Feliz por Pilar Alba De amores imposibles por Roberto Galaviz Desayuno en Tiffany’s, mon ku por Lluna Llecha y Carlos Belmonte

Carmen Lira Saade / Dir. General Raymundo Cárdenas Vargas / Dir. La Jornada de Zacatecas direccion.zac@infodem.com.mx

Jánea Estrada Lazarín / Dir. La Gualdra lagualdra@hotmail.com Sandra Andrade Trinidad / Diseño

La Gualdra es una coproducción de Ediciones Culturales y La Jornada Zacatecas. Publicación semanal, distribuída e impresa por Información para la Democracia S.A. de C.V. Prohibida la reproducción total o parcial del contenido de esta publicación, por cualquier medio sin permiso de los editores.

12 Juan Carlos Villegas / Ilustraciones jvampiro71@hotmail.com


26 de NOVIEMBRE DE 2012

Límites en la boca (II) Por Gabriel Luévano Gurrola Anteriormente, y en torno a la distancia que hemos ido guardando con ciertos aspectos, ajenos a la dialéctica del progreso, se habló de tres orígenes esenciales: 1. Educación laica, origen de la civilización humanitaria; 2. La escritura, origen de la protesta, de la voz; y 3. El verbo, origen de lo social, defensa contra el miedo. Como ya comentamos, buen número de escuelas privadas se caracterizan por su carácter excluyente, y participan de ese discurso segregador que considera a la educación pública indigna. Sería necesario aclararle a quien sea partidario de esto último, que regularmente los mecenas de estas instituciones, a la larga no más que un negocio, forman parte de esos grupos debilitadores del estado laico que con sus corruptelas y excesos son los causantes en parte de la situación delicada de la educación pública. Nadie elige la vida que tiene, nos queda claro, pero en un estado que garantizase oportunidades equitativas de desarrollo, educación, economía, no deberían existir las parcelaciones sociales o la desesperación imperante hoy en día. La educación laica, origen no de lo monolítico, sino de la justicia y el respeto a todas las voces, se encuentra en peligro mediante el avance de escuelas tendenciosas. Ahora bien, el verbo que tiene consciencia de sí y que se identifica en el dolor del otro es el tercero de los orígenes planteados. Ilustro este caso con la mayor sorpresa que se me deparó en el transcurso de las dos semanas. Había leído a los muchachos El fantasma de Canterville de Oscar Wilde, y después de hacer una exposición sobre lo que probablemente el autor quiso decir, dejé salir a los educandos. En ese momento se me acercó una joven, la de mayor edad y me preguntó si podía darme su opinión del cuento. Contesté afirmativamente y comenzó una relación de su vida, procelosa, difícil en cierta medida, y finalizó haciendo una analogía entre ella y el fantasma. Según ella, el espíritu era un aspecto del hombre que siempre busca la aprobación del otro, estar en la mira, justificar su existencia. Resultó que le gustaba la lectura y escribía cuentos, los cuales tuve la oportunidad de leer. Así, mientras transcurrieron las clases, los alumnos comenzaron a dar muestras de interés en torno a los textos. A un muchacho, que era fanático de la caza, le traté de leer textos sobre la naturaleza como fragmentos de Pan, la novela de Knut Hamsun, a

Paul Gauguin, Visión después del sermón, 1888

un chico que amaba las películas de terror le recomendé ciertos relatos de Poe narrados por el argentino Alberto Laiseca y al final del curso, al pedir las apreciaciones individuales del método didáctico, recibí un profuso número de hojas, donde me encontré con críticas estimulantes, afortunadamente. El grupo que consideraba violento e irritante me demostró que siempre hay tiempo para aprender de los demás, antes de juzgar. Al terminar los cursos, muchos de los alumnos me pidieron libros prestados. Siempre se rema a contracorriente, lo sabemos. Lo que conocemos de manera burda como civilización no es otra cosa que el alejamiento de una naturaleza humana que se fragmenta ahora, a base de disgregación y abandono. El sentimiento de soledad y asfixia nos ha sido legado como fruto de la técnica desmedida, de la opresión que desde el seno familiar crece y se reproduce. La defensa que

el individuo hace para salvar aunque sea un poco de dignidad se traduce en una mera rebeldía, que encauzada, y he ahí la ardua tarea de los profesores, a procesos de reflexión y estética como el arte, podría significar una esperanza para los años venideros. La interpretación en base a las experiencias del individuo haría pegar el grito en el cielo a algunas personas. Mi análisis ha sido, humildemente, enfocado a la cuestión pedagógica, en la que decirle a un joven iniciado en la lectura que no es posible que explique un texto a raíz de sí mismo, haciéndolo suyo, porque eso es sobre interpretación, sería vacunarlo contra cualquier manifestación literaria. La importancia de los cánones reside en que se les debe respetar, sí, pero no tanto; la libertad tiene sus límites, como también los ejercicios institucionales. Al final del curso, ya comenté, pedí a los alumnos que en una hoja

de papel escribieran sus impresiones del método implementado. Después de haber charlado en clase sobre el alcoholismo, la violencia, la injusticia y el dolor, por mencionar algunos temas, las verdaderas opiniones aparecieron en esos papelitos donde una muchacha, por ejemplo, me confesaba que había leído en la secundaria El Quijote, y que le había encantado, como Sor Juana y Octavio Paz, pero que en clase se había abstenido de participar, por temor a ser considerada aburrida. La escritura en este caso se volvió un escudo, y a la vez un espejo, en el que la voz se vio protegida, y donde le fue permitido mostrarse en su capacidad de opinar, y de criticar, sobre todo, pues una de las principales sugerencias que se repitieron después de comentar que les habían gustado “los cuentitos” fue: No hable tanto, y así está muy bien. La verborrea también es alejarse de lo sencillo, lo que realmente vale.


LA GUALDRA NO. 78

Escenografías del Arte Contemporáneo (7/9)

Deleuze: La exasperación del arte

Arte y filosofía

Por Armando Haro

Marcel Duchamp, Desnudo bajando una escalera,1912

Para Deleuze como para MerleauPonty, ya no es necesario buscar al ser de lo ente, su esenciación en la verdad que es la no-verdad, dando sentido al lenguaje y hacer del sí-mismo el interior del ser del ser ahí que no es sino el ahí; no, para ellos sólo hay sensaciones, potencialidades, mundos posibles y mundos composibles, fuerzas y cuerpos, afectos y perceptos. Porque lo primero que se hace con una obra de arte es percibirla, todavía más acá, arrancando “el percepto de las percepciones, el afecto de las afecciones, la sensación de la opinión, con vista, eso esperamos, a ese pueblo que todavía falta”.1 Percibir como “el paisaje de antes del hombre, en la ausencia del hombre”2 y tener el afecto sin afecciones como el beckettiano, “afectos tanto más grandiosos cuanto que son pobres de afecciones”,3 y sentir la sensación como ese

devenir la otredad que se percibe y de la cual no tengo afección, porque “el devenir sensible es el acto a través del cual algo o alguien incesantemente se vuelve otro (sin dejar de ser lo que es), girasol o Acab, mientras que el devenir conceptual es el acto a través del cual el propio acontecimiento común burla lo que es”.4 Como continuará Merleau-Ponty: “Esto quiere decir que no puedo asimilar la percepción a las síntesis que pertenecen al orden del juicio, de los actos o de la predicación. En cada momento mi campo perceptivo está lleno de reflejos, de fisuras, de impresiones táctiles fugaces que no estoy en condiciones de vincular precisamente en el contexto percibido y que, no obstante, sitúo desde el principio en el mundo, sin confundirlos nunca con mis ensue-

1 G. Deleuze y F. Guatarri: ¿Qué es la filosofía?, Anagrama, Madrid, p. 178. 2 Ibíd., p. 170. 3 Ibíd., p. 176. 4 Ibíd., p. 179.

ños”. De la misma manera, la imaginaería del artesano cósmico no está tan llena de ensueños como de realidad contextual, pues de esta manera reconoce ‘lo creado en la creación’ y ‘lo naturalizante de lo naturalizado’, molecularizando la materia para hacer resonar su interior con el sonido exterior molar y múltiple. Por ello el ‘ser de sensación’ del arte ya no parte de un presupuesto conceptual como el instaurado por Hegel, que lo vincule con un materialismo histórico, sino que precisamente parte del percepto que está en la base de ese nuevo ‘sujeto puro de conocimiento’ que es el artesano cósmico; ni tampoco del sentimiento artístico y la percepción estética, de hecho no se ejerce el juicio de gusto, sino que surge de los actos más inmeditados e inmediatos; y, finalmente, tampoco de la propia sensación entendida como mera contemplación pasiva, sino de una acción creadora en el mismo ejercicio de la percepción, devenir el azul Ives, devenir el objeto encontrado de Duchamp, devenir el arte como concepto de Kosuth. Pero además nos pinta el cuadro neobarroco del arte, en el que, como “en el arte informal moderno quizá volvemos a encontrar ese gusto por instalarse ‘entre’ dos artes, entre la pintura y la escultura, entre la escultura y la arquitectura, para llegar a una unidad de las artes como performance, y atrapar al espectador en esa misma performance (el arte minimal, se denomina así según una ley de extremo)”.5 Ese cuadro que en realidad es un territorio ya fundado por el teatro barroco de Benjamin, pero que viene a ser una exasperación del mismo. De esta manera el arte es para Deleuze como un oscuro precursor que ya está en curso en el haber del arte, de su distanciamiento del mundo del arte al plantearse una interdisciplinar interpenetrabilidad de expresiones, como la de la Bauhaus, pero que además está en un cosmos. Es una ‘totalidad del arte’ como ‘representación de la totalidad del mundo’, como mónada, que es, además, nómada, y cuyo: Problema siempre es habitar el mundo[…] La música sigue siendo la casa, pero lo que ha cambiado es la organización de la casa y su naturaleza. Seguimos siendo leibnizianos, aunque ya no sean los acordes los que expresan nuestro mundo o nuestro texto. Descubrimos nuevas maneras de plegar como también nuevas envolturas,

5 G. Deleuze: El pliegue, Pre-textos, Valencia, p. 159. 3 Ibíd., p. 176. 6 Ibíd., p. 177. 7 M. Heidegger: Aportes…, op. cit., p. 150.

pero seguimos siendo leibnizianos porque siempre se trata de plegar, desplegar y replegar.6

Tal como el ser se pliega en el ahí, se despliega en el acontecimiento y se repliega en la retención para el otro comienzo del no-ser, porque finalmente, también para Heidegger, se trata de pensar la multiformidad leibniziana de la problemática fundamental de la historia de la metafísica.7 ¿Pero qué problemática más profunda que la del mismo principio leibniziano de la indiscernabilidad entre contrarios, del logos heraclitéano, del clinamen epicureano, de la esencia entendida como potencia en Spinoza o el devenir jovial del arte como ‘más verdadero que la verdad’ en Nietzsche? Pero los dos caminos estaban bien claros desde el principio, y el proyecto de desmontaje que se planteaba Heidegger de la historia de la metafísica era precisamente, de los pensamientos más metafísicos; al contrario, Deleuze hace otro montaje, otro teatro, al descubrir lo no pensado en la historia física de la metafísica, lo puro óntico el haber y trato con las cosas, mucho más ciencia y arte que pura filosofía, como ese horizonte de experiencia en donde ha de esenciarse el ser en realidad verdad. Para Deleuze ya no se trata de eso, aunque indudablemente estaba consciente del problema hermenéutico abierto por Heidegger en el corazón del pensamiento occidental, ¿Qué es la metafísica?, pero tampoco, como el propio Heidegger, era ajeno a las nuevas interpretaciones que del espacio y el tiempo, la energía y la materia, dentro de la ciencia se estaban dando. Por ello nuestra época es neobarroca, según Deleuze, y el arte debe ser comprendido desde el pensar creador de las caos-ideas, que son la filosofía, la ciencia y el arte, es un pensar el haber de las cosas; ya sean problemas filosóficos, teorías científicas u obras de arte, porque en realidad, unos y otros, entre más intenso es el acontecimiento del arte, confluyen a una unidad de múltiples, lo que sólo hace posible la cosmización del arte, del resonar del cosmos en el arte. Ello es la mónada nómada, que representa ‘la totalidad del mundo’, pero que se desplaza caóticamente en un cosmos, deviniendo otros mundos posibles, otras múltiples representaciones de dicha totalidad.


26 de NOVIEMBRE DE 2012

Los Cien personajes de Laviada Una mirada a ese género periodístico llamado entrevista Por Mauricio Flores *

Libros

Nadie en su tiempo, mucho menos después, pudo soslayar la importancia que las palabras expresadas por Porfirio Díaz a James Creelman (publicadas en Pearson´s Magazine hacia marzo de 1908) tuvieron en el hundimiento de la dictadura mexicana de entre siglos. Esa conversación, reproducida de inmediato en los medios nacionales, sirvió como la mejor de las llamadas al despertar de todos los sectores sociales e inauguró la lucha revolucionaria. Una simple entrevista periodística.

Denostado por unos, alabado por otros, el género de la entrevista permanece vigente. Muchas de ellas han marcado rumbo en los aconteceres planetarios; muchísimas han quedado en la página efímera. Doble desafío, tanto para el entrevistador como para el entrevistado, el formato parece no agotarse. Su práctica se reproduce y, apenas hace unos días, en Zacatecas comenzó a circular el libro Cien personajes, autoría de Enrique Laviada, y en el que se recuperan casi un centenar de conversaciones antes proyectadas en la pantalla televisiva. Su objetivo, “registrar el testimonio de cien personajes relacionados con Zacatecas, porque de aquí eran y aquí vivían, porque nacieron en el Estado y desarrollaban un papel notable en otras latitudes, o porque sin ser oriundos de esta tierra la engrandecían, o bien porque eran visitantes distinguidos y nos aportaban algo importante de registrar en nuestra memoria colectiva”, afirma la presentación del autor. Decir cien entrevistas no es poco. Supone más que eso. Puesto que tras la conversación, siempre que buena, deberán existir elementos que la estructuren y proyecten. En mi experiencia de reportero, duro oficio desconsiderado en distintos ámbitos, tuve ocasión de entrevistar al menos tres ocasiones al gran cronista Carlos Monsiváis. Un hueso duro de roer, me advertiría alguien, y que sin embargo al momento de las charlas se tornó amable, considerado y burlón, este último rasgo uno de los más cultivados por el autor de Amor perdido. La primera de las entrevistas, a publicarse en las páginas culturales del extinto El Nacional, había sido pactada por su director, José Carreño Carlón. Tendría lugar en el domicilio del gran Monsi, en la Portales. Allá fuimos reportero y fotógrafo. No habían corrido más de quince minutos del casete, cuando el entrevistado comenzó a acicatearnos: “pregúnteme de política,

de mi posición política, de lo que pienso del Presidente y de esas cosas…”. La conversación, lo tenía claro Monsiváis, habría de tener su sello, el correspondiente con la apertura de la dirección del diario, si bien éste fuera un medio de Estado, mejor dicho de gobierno. Preguntas certeras Para otro medio, me tocó en turno entrevistar (nuevamente) al escritor Juan Villoro. Acababa de publicar nuevo libro; regresaba de su estancia en Barcelona y, consiguientemente, ignoraba la muerte del periodista Agustín Granados (c. 2006). “Sí, murió”, le dije al cuentista mexicano. Su respuesta fue de sorpresa y pesar, y de inmediato me comentó sin titubeos: “Agustín me hizo la mejor entrevista que me hayan hecho en toda mi vida para televisión, y tal vez para cualquier medio. Desde que comenzó a preguntarme descubrí que conocía toda mi obra, que apenas había leído el libro que nos ocupaba, que recordaba sus tramas y personajes, sus situaciones. Sus preguntas eran certeras y la verdad es que me hizo sentir muy bien, y reflexionar en voz alta acerca de mi propia obra”. La entrevista referida había tenido oportunidad en las emisiones que cotidianamente realizaba para Canal 9 Granados, en su programa “Noche a noche”. (Granados fue, además de conductor televisivo, reportero, cronista parlamentario, comunicador social y un hombre comprometido y generoso). La de ocho Años antes, en Cuba, cubría también para El Nacional un encuentro de escritores policiacos gringos, mexicanos y cubanos, organizado por el siempre vehemente Paco Ignacio Taibo II. Ahí me encontré con otra enviada del diario, Azucena Valderrábano. Estaba en La Habana hacía ya dos semanas en espera de que el gobierno caribeño le diera luz verde para entrevistar a Fidel Castro. Armada de paciencia, esperaba; en cualquier momento la podrían buscar, y cuando escribo en cualquier

momento pienso y recuerdo en cualquier momento: de mañana, noche o madrugada (sabidos eran los horarios practicados por el Caballo). Regresé a México y Azucena permaneció en Cuba. Días después me la encontré en el diario. Acababa de regresar de la Isla tras muchos días fuera, eso sí, con la entrevista de Fidel que se publicaría en primera plana y a ocho columnas. “Fueron muchos días”, le dije. “Pero la querían, ¿no?”, me sonrió.

Laviada. Los personajes vuelven a escena, algo que supone al tiempo nuevas actuaciones, otros perfiles. Mediante las conversaciones transitamos nuestro tiempo y ejercemos memoria, esa bella dama que si no se cultiva enflaca. El periodismo tiene ventajas, advierte en una de los apartados el propio Villoro; se hace periodismo, “fuerza ética que no se tiene desde la ficción” y nos obliga a claridad y entrega. Fundamentos presentes en la labor de Laviada.

Las cien de Laviada Devolverle al lector un centenar de entrevistas es mérito múltiple de Enrique

Enrique Laviada, Cien personajes, Plaza y Valdés, México, 2012, 730 pp. * mauflos@gmail.com


Artes visuales

LA GUALDRA NO. 78

Armando Haro Márquez

Ignacio Vera Ponce

Alejandro Nava

El Taller de Pintura y Grabado

Un largo recorrido desde 1986…Parte I Francisco Almaraz

El Taller de Pintura y Grabado Julio Ruelas celebra este 28 de noviembre un aniversario más; aunque sus inicios se remontan al año 1985 -la idea de fundar el taller empezó a gestarse al finalizar la administración de José Guadalupe Cervantes Corona-, es en 1986 cuando bajo la dirección de Alejando Nava, el taller empezó a funcionar formalmente como un centro de capacitación enfocado a la enseñanza teórico-práctica de diversas técnicas de gráfica tradicional. En aquellos años, no existía ningún taller similar al Julio Ruelas, que toma este nombre en honor al artista nacido en Zacatecas a finales del siglo XIX y cuya carrera se distingue por una vasta producción de grabados –sobre todo al aguafuerte- y dibujos publicados en su mayoría en la Revista Moderna a principios del siglo XX. La crítica, fue uno de los grabados más emblemáticos

Por Jánea Estrada Lazarín de Ruelas, y coincidentemente el taller tuvo como intención primordial formar críticamente a sus talleristas. Desde entonces a la fecha, un gran número de artistas han desfilado por este taller que inicia sus operaciones una vez que Ismael Guardado otorga en préstamo dos prensas de grabado con las que empiezan a trabajar. Cuauhtémoc del Real y Héctor Duarte –quien actualmente vive en Estados Unidos-, fueron los dos primeros integrantes de este taller -luego se incorporarían Ignacio Vera Ponce y Francisco Almaraz, después– que en un inicio, de acuerdo a lo que Alejandro Nava dice, estuvo ubicado en la parte alta del Museo Goitia: “Duramos ahí unos ocho meses y después nos fuimos a la calle Rayón, en la que estuvimos sólo 3 meses porque la renta estaba muy cara y nos la aumentaba cada mes la dueña, de ahí nos cambiamos al edificio del Dr. Aceve-

do, el que está a un costado de la Fuente de los Faroles, en la planta alta; en ese mismo piso Rosa Luz Marroquín tenía al lado el Centro de Arte Textil”. A la inauguración formal del taller, asistieron la crítica de arte Teresa del Conde -en aquel entonces Directora de Artes Plásticas del INBA-, Blas Galindo e Ismael Guardado. La nota del Sol de Zacatecas, del 1 de diciembre de 1986, a propósito de lo anterior consigna lo siguiente: “El taller y Galería de Julio Ruelas fue abierto a las 19:00 horas del pasado viernes en el número 101 del romántico Callejón del Tenorio de Zacatecas”. Alejandro Nava tenía definida la intención del taller y decía en la edición señalada que éste: “podrá aglutinar a los artistas de la región del centro del país [y] tener una presencia a nivel nacional]”. En 1986, el taller además tenía un espacio de galería; participaron en la exposición inaugural Rocío

Flores, Ma. de Jesús Huerta, Ma. de los Ángeles Ovalle, Leonardo Reséndiz, Ignacio Vera Ponce, Jesús Reyes Cordero y Alejandro Nava. Fue durante la administración de Genaro Borrego Estrada, cuando el Julio Ruelas empezó a consolidarse y se llega al acuerdo de que Gobierno del Estado pagaría lo correspondiente a la renta del espacio que el taller ocupara –situación que prevalece hasta la fecha-. En 1987, se habían incorporado al taller Mónica Romo y Rolando Ortiz; ahí se aprendían diferentes técnicas como punta seca, grabado en papel aluminio e intaglios; y trabajaban sobre placas de cobre, zinc y mica. Ese año sus integrantes participaron en su segunda muestra colectiva en la Casa de la Cultura y Rolando Ortiz –con 27 años apenas- mostraba su primera colección individual el 25 de junio en las instalaciones del taller. Los integrantes del


26 de NOVIEMBRE DE 2012

Juan Pablo de la Colina

mismo, además de aprender diferentes técnicas de grabado, eran los principales críticos de su trabajo –se realizaban constantemente reuniones de retroalimentación y eran ellos mismos quienes realizaban la curaduría de sus exposiciones-; Cuauhtémoc del Real dijo en un texto alusivo a la exposición de Ortiz: “Quizá su intención principal sea como casi siempre, el desmitificar la obra de arte como pieza única, o bien puede ser una franca proposición de mirar al mundo”. El primero de diciembre, Ignacio Vera Ponce tiene su primera exposición individual en las instalaciones del taller ubicado en el Callejón del Tenorio. Una intensa actividad creativa iba de la mano de una fuerte actividad de promoción y difusión del trabajo de los integrantes del Ruelas, a finales de los años ochenta, cuando los espacios de exhibición en Zacatecas eran prácticamente nulos –a diferencia de ahora-.

Mónica Romo

Armando Haro Rodríguez

Además, el taller Julio Ruelas convocaba a otros artistas para que expusieran en el espacio, de esa manera se daba la apertura a otro tipo de expresiones, de discursos iconográficos distintos; Janitzio Alatriste, René H. Arceo, Ana Lilia Maciel, Jesús Ramos, el holandés Jan Kuyt, y el artista chicano Carlos Cortez, fueron algunos artistas que expusieron en la galería, sólo por mencionar algunos. La intención era abrir otros espacios de exhibición, así, de su galería pasaron al Ex Templo de San Agustín a exponer, con el apoyo del gobernador Genaro Borrego y del Arq. Álvaro Ortiz Pesquera [q.e.p.d.] -en aquel entonces director del Instituto Zacatecano de Cultura-. Desde aquellos lejanos años se soñaba con que en Zacatecas hubiera una escuela formal de capacitación en artes plásticas, hoy a más de 25 años, seguimos a la espera de que eso suceda.

A tres años de su fundación, los integrantes del taller habían sido ya merecedores de premios nacionales e internacionales: Ignacio Vera Ponce en el Encuentro Nacional de Arte Joven; Armando Haro Rodríguez, el primer premio de la VII Bienal de Puerto Rico; y Francisco Almaraz y Vera Ponce habían sido seleccionados en la misma bienal. En 1989, se habían integrado al taller Luis Enrique Gutiérrez y Javier Barrientos. Hablar de estos primero años del taller resulta fundamental porque se había conformado un sólido grupo de artistas que aprendían técnicas de grabado, que constantemente hacían crítica de su trabajo, que organizaban exposiciones, que gestionaban recursos y espacios para exponer, y lo más importante: no cesaban de aprender. Aunada a la labor práctica, muchos maestros han impartido cursos y conferencias en el taller: Raquel Tibol, Teresa del Conde Carla Rippey, Leo

Artes visuales

Juan Carlos Villegas

Acosta, Teódulo Rómulo, Alberto y Francisco Castro Leñero, Francisco de Santiago, Rosa Luz Marroquín, José Luis Cuevas, Ismael Guardado, Manuel Felguérez, el mismo Alejandro Nava, etc. Para 1991, la actividad seguía creciendo y los premios y reconocimientos también: Ignacio Vera Ponce –quizá el que más tiempo permaneció en el taller hasta ahora: 10 años- había sido premiado en la IV Bienal Diego Rivera y la obra de sus integrantes, a decir de su director, había sido seleccionada en “Espacios alternativos. Salón de miniestampa”, “Salón de la Estampa”, “Encuentro Nacional de Arte Joven”, “Exposición Colectiva en Detroit” y “Exposición de Artistas Consagrados en Chicago”. Durante ese año el taller estuvo ubicado en el Callejón de García Rojas S/N y fue cuando adquirieron la prensa de litografía y recibieron en donación por parte de Francisco de Santiago varias piedras litográficas para que iniciaran a trabajar con esta técnica. Armando Haro Márquez, Pedro Blas, Juan Pablo de la Colina Flores y Miguel Vargas se habían integrado ya al taller. De 1992 hasta el 2002 estuvieron en la calle Rayón (a espaldas del Quinta Real). Es en este periodo cuando el taller amplía sus actividades y Alejandro Nava decide que ya no sería sólo de grabado, sino que se impartirían también clases de pintura: en la calle Rayón se encontraba el taller de gráfica y en el Museo Goitia el de pintura. En esta misma época se integra al taller Juan Carlos Villegas Cosío. Este periodo estuvo marcado por la inclusión al Julio Ruelas de un gran número de artistas que actualmente se dedican profesionalmente al arte: Plinio Ávila, Alberto, Ricardo y Enrique Barajas Pro, Eduardo Arvizu, Odín Barrios, Leticia Zubillaga, Fernando Jiménez, Jesús Cardona, Teresa Chávez, Georgina Gómez, Inés de León y Sara Terrazas; y otros integrantes que han ido alternando actividades artísticas con otro tipo de trabajos, como Arturo Villa, José Luis Anguiano, Teresa Casas, Martha Arriaga y Otilia Sánchez –Greta-, entre otros artistas más. “En esos primeros 10 años había mucho romanticismo por parte de los alumnos: se dedicaban nada más a esto, compraban sus materiales, eran puntuales, muy comprometidos con su trabajo”, dice Alejandro Nava, “esa generación marcó, definitivamente, el rumbo de la gráfica actual en Zacatecas”. En 2002, el Julio Ruelas se cambia al espacio que ocupa actualmente ¿Qué ha sucedido con los primeros integrantes del taller? ¿Qué ha pasado desde ese año a la fecha? ¿Qué nuevos planes tienen? [Continuará]


LA GUALDRA NO. 78

Por Mateo Estrada Gaviria Zacatecas, noviembre 26 de 2012 Señor Antonio Castrillón: Le informo acerca de la investigación sobre los libros de José I. Armida. No encontré libros; pero, sí localicé datos y poemas. Éstos fueron publicados en las revistas México al día y Ábside. Le detallo: Armida colaboró en El Heraldo de Zacatecas, editado por la familia Guadiana, a través de la Compañía Periodística Zacatecana. El impreso circuló en los años de 1927 y 1928. Se supone que la distribución abarcó los estados de Aguascalientes y Zacatecas. La revista contenía fotografías y artículos literarios. Asenté: “colaboró”, porque es posible que hiciera sólo eso; y no que trabajara formalmente en la empresa. La información indica que Armida era el responsable de la selección de los textos literarios. En mayo de 1927, la revista México al día, encartada en el diario capitalino El Universal, inauguró la sección “poetas nacionales”. La columna fue incluida “a solicitud de algunos lectores”. Armida fue el primer escritor publicado allí. Fueron cuatro poemas: “La hoja”, “Sin decirlo a nadie…”, “Parábola de la inútil riqueza”, y “Majestad”. Una década después, en Ábside le publicaron varios poemas. Esto fue en los números 6 (1937); 8 y 12 (1938). De esta publicación señalo: es una revista católica. Su director fue Gabriel Méndez Plancarte. Le trascribo un poema (muy velardeano): “Campanas de la tarde”: En la cordial tibieza de la diáfana tarde en el ocaso, mansamente dormita mi tristeza como una flor marchita en el cristal de un vaso… A poco, en la serena beatitud del instante rosa y lila, remotamente suena el místico repique de una esquila. ¡Y mi alma se moja en la limpieza jocunda del metal, y se lava de toda su tristeza como en una fuente lustral!

La biblioteca pública:

sus desafíos ante las demandas sociales Por Eduardo Campech Miranda En los últimos tiempos se ha venido difundiendo por distintos medios la problemática (queja, justificación) del abandono y muerte de las bibliotecas públicas, tal y como las conocemos hasta hoy, debido a la proliferación de dispositivos y equipos con conectividad a internet. Hace apenas una década, las bibliotecas eran los lugares por excelencia para resolver dudas, realizar tareas e investigaciones. Hoy, la gran mayoría de los chicos acude a Yahoo Answers, Google, Rincón del Vago, entre otros sitios para solventar sus inquietudes. Esta práctica es común entre alumnos y algunos docentes. Sin dejar de lado a los padres de familia. Las bibliotecas públicas deberán aprovechar un vacío que existe en la búsqueda de información. Vacío que viene dado en la medida de la poca o nula utilización de las bibliotecas virtuales. Y es ahí donde, en términos de mercadotecnia, encontramos uno de los mercados objetivos. Se puede ofertar a la sociedad capacitaciones en el manejo, no sólo, de motores de búsqueda en la carretera de la información, sino en los acervos de instituciones que los colocan en línea para su consulta.

Las políticas de extensión y difusión de las bibliotecas, deben vislumbrar las necesidades de la comunidad, y con ello propiciar que ésta acuda a sus instalaciones. Las bibliotecas públicas tienen en su normatividad distintas actividades de promoción de los servicios. La visita guiada es una de ellas. Desafortunadamente, la mayoría de los casos va dirigida a grupos estudiantiles que en pocas ocasiones volverán a ella por iniciativa e interés propios en los próximos doce meses. Es por ello, que al margen de estas posibilidades propuestas por el centro, cada biblioteca deberá explorar sus desafíos ante las demandas sociales. De nada o poco sirve, ya no sólo invitar, sino rogar a las escuelas que envíen a sus grupos, si la estancia en la biblioteca no fue significativa (significativa, como la lectura que tiene eco en el lector). Las bibliotecas deben diseñar programas de impacto en su entorno. Actualmente es urgencia abatir los indicadores negativos en términos de la lectura y comprensión lectora. Si el bibliotecario no

Con estos resultados, ¿sigo investigando? Espero su respuesta. Mateo Estrada Gaviria

Rene Magritte, El cuarto de escuchar, 1952

es coherente entre lo que dice y lo que predica, tendrá la batalla perdida, aún antes de iniciar. Esto es porque sucederá que se tendrán cifras alegres de cientos y quizá miles de asistentes a la biblioteca… que siguen sin leer un solo libro o que se quedan en el primer nivel de la comprensión lectora. El programa debe ser: i) Sistemático (contar con planeación, ejecución, evaluación y registro), de tal manera que permita desarrollar nuevas experiencias y, por qué no, aprendizajes; ii) Regular, constante, de tal manera que genere arraigo entre la población; iii) De impacto: ante el problema educativo y cultural planteado en el párrafo anterior, será de mayor alcance un taller de comprensión lectora (que se valga de algunas estrategias de animación a la lectura), que sólo de animación a la lectura, y peor aún si la selección de textos está conformada por libros y escritos de pobre calidad literaria. Un programa diseñado desde estos parámetros atraerá por sí mismo a la ciudadanía a la biblioteca, sin necesidad de acarreos, o visitas como peregrinaciones.


26 de NOVIEMBRE DE 2012

Gráficas revelaciones para los últimos tiempos restantes (Exposición de Odín Barrios) Por Alberto F. Márquez ha dado el nombre de Ooparts (Out of place artefacts). Gracias al vínculo que los Videntes han abierto hacia nuestro tiempo sabemos que han averiguado cómo usar estos antiguos artefactos, sólo que para ello necesitan activarlos desde el pasado. Esta exposición es un intento por colaborar en esa misión y permitir que la Resistencia use esos artefactos en la pelea. Para ello basta con proyectar la noción de su poder en la conciencia del mayor número de espectadores, quienes harán el resto del trabajo con su imaginación. Para apoyar ese esfuerzo hay dos realidades que deberíamos empezar a considerar. Uno: nuestras creencias sobre el origen y pasado de la humanidad están totalmente equivocadas, y dos: la energía que se desprende de procesos mentales como el de la ima-

“Decirles”, “agradecerles”, “invitarlos”

Por Simitrio Quezada

Reiteradamente dice Paco Ignacio Taibo II que los políticos tienen el toque del rey Midas, aunque invertido: todo lo que tocan lo convierten en mierda. Desde hace más de 15 años comenzó a difundirse -primero entre los mismos “polacos” y después entre Juan Pueblo y sus familiares- la odiosa supresión del verbo “quiero” o “deseo” en expresiones como “quiero decirles”, “deseo agradecerles”. Así que ahora abundan hasta el hartazgo los políticos, funcionarios o demás connotados que inician sus discursos con “Agradecerles”, “Pedirles”, “Recordarles”, “Aclararte”… ¿Por qué suprimen el verbo principal de la oración? O, mejor, ¿por qué no dicen “Agradezco esta invitación”, en lugar de “Quiero agradecer esta invitación? Pero ni siquiera eso: terminan diciendo: “Agradecer esta invitación”. ¿Somos apaches o qué diantres? Qué callada forma de mutilar nuestra sintaxis. * Envíe comentarios y demás inquietudes a: siquezada@hotmail.com

ginación impacta al mundo con mucha mayor fuerza de la que creemos. Poco después de la gran convulsión del 2012, la humanidad obtendrá pruebas muy claras de que los reptilianos ya habían intentado apoderarse de la Tierra en dos ocasiones, pero en ambas fueron detenidos por civilizaciones anteriores a la humana. Una de esas civilizaciones, la de los atlantes, confió a los primeros humanos los conocimientos necesarios para detener una nueva agresión reptiliana. Buena parte de esos conocimientos tenían que ver con el manejo de una de las mayores fuentes de energía en el universo: eso que llamamos Espíritu. Como será revelado en su momento, los reptilianos lograron infiltrarse en las altas esferas de poder humano desde varios siglos atrás, y así completaron su plan con gran éxito.

La parte fundamental de dicho plan consistió en la destrucción de todos los vestigios que recordaran su nefasta intervención en el pasado de la Tierra, así como el ocultamiento de la antigua sabiduría capaz de detenerlos. Los Ooparts que conocemos pudieron escapar milagrosamente a esa destrucción. Esto puede parecer algo increíble, pero el principal aprendizaje de la humanidad futura es que lo increíble es perfectamente posible desde cualquier perspectiva, basta con así imaginarlo. De hecho esta creencia es lo único que ha permitido a la Resistencia involucrar a la humanidad de todos los tiempos en la muy increíble tarea de su liberación. * Inauguración: viernes 30 de noviembre, 19:00 Hrs. Dulcería La Esperanza.

Artes visuales

Ésta no es una simple exposición de gráfica sino un acto de solidaridad con los hombres y mujeres que luchan en el futuro para revertir el dominio reptiliano sobre la Tierra. Se trata de apenas un pequeño grupo que sobrevivió al exterminio de los Videntes y ha logrado organizar la resistencia humana contra la raza de tiranos interdimensionales, que casi logran convertir a nuestro planeta en un gigantesco campo de trabajos forzados. La última esperanza de la Resistencia consiste en utilizar la sabiduría de las civilizaciones perdidas para liberar a la humanidad del control reptiliano. Las claves de esa sabiduría se hallan en los objetos que esas mismas civilizaciones produjeron y están dispersos por todo el mundo; puesto que hoy en día el origen y función de estos objetos parece inexplicable se les

No me esperes, no sé si vuelva Por Cristian Ramírez*

Heraclio Castillo Velázquez (Villahermosa, Tabasco, 1985) escribió la novela Las horas fortuitas [Zacatecas: Texere editores, 2011]. En ella nos narra, de manera lineal, en la brevedad de un día, el retorno al recuerdo de toda una vida. Relata el pasar del tiempo en la espera de Andrés, su protagonista. Es un domingo de octubre, pensando al igual que cada día en el amor que va y viene, entre recuerdos, entre insomnio, entre paredes color lila y la clave “No me esperes, no sé si vuelva”. El transcurrir de un día, es para Andrés la vida entera por las calles de una ciudad, por sus portales y la cafetería a la que solía ir (puede uno imaginarse que es Zacatecas). Está la anorexia que padece Andrés y es re-

sultado del abandono durante una década; por la falta de amor de Iván, que fue su pareja durante siete años. La ausencia resuena en las noches de Andrés, como el segundo que marca la manecilla del reloj. No queda, después de tanto tiempo, más que enfrentar el pasado, volver a aquellos lugares donde todo pasó. Sucede, entonces, la posibilidad nunca pensada: el reencuentro con Iván, la nostalgia, las preguntas sin responder, y encarar de una vez la mentira que durante años fue verdad para ellos, para su amor, para su separación; y, una carta de Andrés para Iván, que significaba la superación de su abandono. Sin embargo, vive en la espera por él y ahora que está de vuelta, es posible temer otra vez por la importancia dada a algo sin sentido. Prefiere vivir en la cotidianidad del dolor de su separación, a ser presa de la incertidumbre de los días junto a él. La novela es de amor gay. Bien nos recuerda a Las Horas de Michael Cunningham, y su nexo con Virginia Woolf y La señora Dallowey. * Estudiante de la licenciatura en historia, UAZ.


LA GUALDRA NO. 78

AGENDA CULTURAL

NOVIEMBRE

JUEVES 22 y 29 Tradicional Concierto Banda Sinfónica del Estado Dir. Salvador García y Ortega Plazuela Goitia / 19:00 horas VIERNES 23 y 30 Todos al Centro Histórico Tardes de Salón Kiosco del Parque Sierra de Álica 18:00 horas

VIERNES y SÁBADOS Leyendas de Zacatecas Frente a Catedral / 20:00 horas MIÉRCOLES 28 Todos al Centro Histórico Miércoles de Danzón Plazuela Miguel Auza 18:00 horas. Coordina: Casa Municipal de Cultura de Zacatecas INAUGURACIÓN DE EXPOSICIONES MARTES 27 “Taller Julio Ruelas, 25 años” Acompañando al viajero lúgubre Vestíbulo de la Cineteca del Estado Ciudadela del Arte 19:30 Hrs. MIÉRCOLES 28 Bio Artesanía Colección del Museo de Arte Popular Antiguo Templo de San Agustín 19:00 Hrs.

VIERNES 30 “Gráficas revelaciones para los últimos tiempos restantes” Exposición de Odín Barrios Dulcería La Esperanza Calle de Abajo, Centro Histórico 19:00 Hrs. MUSEOS Y GALERIAS

MUSEO DE ARTE ABSTRACTO MANUEL FELGUEREZ ISMAEL GUARDADO Artista visual 50 años de producción Permanencia: 4 de diciembre Visitas guiadas Grupos escolares Lunes, miércoles, jueves y viernes de 10:00 a 12:00 horas, previa cita 924 37 05 Visitas guiadas para familias. Domingos de 10:00 a 13:00 horas, previa cita 924 37 05, según disponibilidad, entrada gratuita para los zacatecanos. FOTOTECA DE ZACATECAS PEDRO VALTIERRA Paso del Norte Autor: Ramiro Durán Rentería Permanencia: 25 de noviembre Agua: riqueza natural Colectiva Concurso nacional de fotografía Cuartoscuro 2012 Permanencia: 2 de diciembre MUSEOGRABADO Exposición y venta de obra gráfica: Francisco Toledo, Vicente Rojo, Manuel Felguérez, Alberto Castro Leñero.

Museo de Arte Abstracto “Manuel Felguérez” De lunes a sábado de 10h00 a 17h00 Tel: 492.103.04.07 www.museograbado.com

PROGRAMA CINETECA ZACATECAS NOVIEMBRE 2012 La Cineteca Zacatecas está ubicada en calle Dr. Hierro #303, centro histórico de Zacatecas. La proyección de las películas se realiza de MANERA GRATUITA, con fines culturales y educativos.

MUNO Exhibición y venta de obra gráfica: Bem Dierckx, Marcelo Balzaretti, Plinio Ávila, Ernesto Morales, Adam Leech. Objetos de diseñadores mexicanos Tacuba 128, centro histórico De lunes a sábado de 12h00 a 21h00 horas Tel. 492.126.56.32 www.muno. com.mx TALLERES Y CURSOS INSTITUTO ZACATECANO DE CULTURA “RAMÓN LÓPEZ VELARDE” Talleres de Danza Cuota de recuperación $250.00 mensuales De septiembre 2012 a Junio 2013 De 16:00 a 21:00 horas Salón del Danza del IZC Clásica / Mtra. Blanca Alatorre Contemporánea / Mtro. Mauro Cháirez Flamenco / Mtra. Ángeles Valle Jazz / Mtra. Susana Alemán Cota (Teatro “Ramón López Velarde”) MUNICIPIOS LORETO Taller de retrato al oleo Mtro. Jaime Antonio Barranco Martínez Del 13 de agosto al 30 de noviembre Centro Cultural

CICLO: HOMENAJE LARS VON TRIER Miércoles 28, 20:00 Hrs. MANDERLAY Dir. Lars Von Trier Dinamarca/ 2005/ 139 min. Tras abandonar Dogville, Grace, en compañía de su padre, se dirige a Manderlay, una plantación de Alabama, donde ambos son testigos de los horrores de la esclavitud y la segregación. Segunda parte de la trilogía “Visiones de América”, donde el danés ofrece su punto de vista sobre un país que nunca ha visitado. Jueves 29 a las 20:00 Hrs. y viernes 30 a las 20:00 Hrs. MELANCOLÍA Dir. Lars Von Trier Dinamarca/ 2011/ 136 min. Justine (Kirsten Dunst) y Michael (Alexander Skarsgård) celebran su boda con una suntuosa fiesta en casa de su hermana (Charlotte Gainsbourg) y su cuñado (Kiefer Sutherland). Mientras tanto, el planeta Melancolía se dirige hacia la Tierra... CICLO: HOMENAJE WOODY ALLEN Miércoles 28, 18:00 Hrs. EL DORMILÓN Dir. Woody Allen EUA/ 1973/ 88 min. Tras permanecer 200 años en estado de hibernación, Miles Monroe, clarinetista y propietario de una tienda de comida sana, despierta en el año 2.174 en una América regida por un estado policial que vigila día y noche a todos los habitantes del país, es decir, a aquéllos que habiendo sido ciudadanos han dejado de serlo para convertirse en súbditos, en autómatas.

Jueves 29, 18:00 Hrs. ANNIE HALL Dir. Woody Allen Alvy Singer, un tipo algo neurótico, trabaja como humorista en clubs nocturnos. A sus 40 años, tras romper con Annie, su última novia, reflexiona sobre su vida, rememorando sus amores, sus matrimonios, pero muy en especial su relación con Annie, a la que conoció en una cancha de tenis. Al final, llega a la conclusión de que son sus manías y obsesiones las que siempre acaban arruinando su relación con las mujeres. TALLER TALLER DE PRODUCCIÓN/DIRECCIÓN II (Comerciales/Documentales/Videos institucionales/Video clips) Coordina Cineteca Zacatecas Lugar: Sala Antonio Aguilar, Cineteca Zacatecas Inscripciones: Oficina de la Cineteca, calle Dr. Hierro #303, centro histórico, 92 5 51 85 Cuota de recuperación: $500.00 Del 16 de noviembre al 2 de diciembre Viernes 30 de noviembre, de 16:00 a 21:00 Hrs. Sábado 1º de diciembre, 10:00 Hrs. a 15:00 Hrs. Domingo 2 de diciembre, 10:00 Hrs. a 15:00 Hrs. Imparte Mario Rava, cineasta. Tiempo de duración del taller: 30 horas. EXPOSICIONES Martes 27, 19:30 Hrs. EXPOSICIÓN COLECTIVA DE PINTURA 25 ANIVERSARIO TALLER JULIO RUELAS Brindis Permanencia al 27 de enero 2013


26 DE NOVIEMBRE DE 2012

Festival Internacional de Poesía “Ramón López Velarde” (30 Aniversario) Del 5 al 8 de diciembre, la Universidad Autónoma de Zacatecas, a través del Área de Arte y Cultura, celebrará el Festival Internacional de Poesía “Ramón López Velarde” correspondiente a 2012. De acuerdo con la sugerencia de un Consejo Consultivo honorario, integrado a iniciativa de José de Jesús Sampedro, Coordinador Ejecutivo del Festival, y compuesto por los poetas y críticos literarios Raúl Bañuelos, Laura Elena González, Margarito Cuéllar, Leticia Luna y Jorge Orendáin, el Premio del Festival Internacional de Poesía “Ramón López Velarde” le fue otorgado al significativo poeta argentino Jorge Boccanera. El Festival se llevará a cabo en diversos foros académicos y culturales de la ciudad de Zacatecas y de los municipios de Fresnillo, de Jerez y de Tepetongo. Se congregará alrededor de él un amplio grupo de poetas mexicanos y extranjeros, entre quienes se encuentran Víctor Coral (Perú), Miguel Ángel Chávez Díaz de León, Jorge Ortega, Víctor Hugo Díaz Ri-

quelme (Chile), José Luis Sierra, Óscar Tagle, Joan Manresa (España), Gabriela Balderas, Susana Reyes (El Salvador), Mario Calderón, Máximo Cerdio, Argel Corpus, Manuel Cuautle, Chungtar Chong López (Panamá), Alain Derbez, Karla Coreas (El Salvador), Marcela Campos, Olivia González, Moisés Elías Fuentes (Nicaragua), Kyra Galván, Jorge García Ledesma, Modesto López (España), Raciel Quirino, María Elena Leal Lucas (Brasil), Jeremías Marquines, Perla Schwartz, Vanessa Droz (Puerto Rico), Víctor Toledo, Felipe Vázquez y Roberto Fernández Iglesias (Panamá), además de los artistas gráficos Manuel Ahumada, Luis Fernando Enríquez y Gabriel Macotela. A ellos habrá de sumarse un representativo grupo de poetas y de artistas gráficos zacatecanos, conformado por Javier Acosta, Emilio Carrasco, Rita Vega Baeza, Leticia Zubillaga, Gustavo de la Rosa Muruato, Eduardo Román Quezada, Gerardo del Río, Rito Sampedro, José Ángel Higuera Solano y Jesús Reyes Cordero, entre otros.

Conquistadores

Celebrado en su primera edición hacia diciembre de 1982, el Festival estará conmemorando así su 30 aniversario y se reafirmará como el Festival cultural más antiguo que se celebra en nuestro medio. Complementariamente, durante el Festival se hará entrega también del Premio Nacional de Poesía “Ramón López Velarde” para obra inédita, cuyo ganador se dará a conocer el próximo 28 de noviembre, una vez que el Jurado Calificador concluya la lectura y la evaluación de un conjunto de ciento sesenta y seis originales enviados al concurso, provenientes de casi todos los estados de la República mexicana. El Festival Internacional de Poesía “Ramón López Velarde” constará de siete mesas de lectura, de una mesa redonda, de dos exposiciones plásticas (individuales y colectivas), de la inauguración de la XXIV Feria Municipal del Libro, de una Ofrenda Floral a Ramón López Velarde en la ciudad de Jerez y del ya tradicional Paseo Literario Jerez-Tepetongo. Jorge Boccanera Nació en 1952, en Buenos Aires, Argentina. Vivió en México, exiliado, de 1976 a 1984. Su obra poética fue editada en once países. Entre otros títulos, publicó: Contraseña, Los ojos del pájaro quemado, Polvo para morder, Sordomuda, Bestias en un hotel de paso y Palma real. Entre sus antologías personales figuran: Marimba, Antología poética, Zona de tolerancia, Servicios de insomnio, Tambor de jadeo y Libro del errante. Obtuvo los premios Casa de las Américas (Cuba, 1976); Nacional de Poesía Joven (México, 1977); TEA de Periodismo (Argentina, 2007); Internacional de Poesía Camaiore (Italia, 2008); Casa de América (España, 2008); y Gran Premio de Honor de la Fundación Argentina de la Poesía (2012). Es autor, además, de los ensayos Confiar en el misterio/ Viaje por la poesía de Juan Gelman y Sólo venimos a soñar: la poesía de Cardoza y Aragón, además de libros de historias de vida, relatos y crónicas Ángeles trotamundos, Malas compañías, Entrelíneas, Tierra que anda/ El exilio de los escritores, Redes de la memoria/ Escritoras ex detenidas de la dictadura y La pasión de los poetas. Escribió las piezas de teatro Arrabal amargo y Perro sobre perro. Dirigió la colección de poesía “Musarisca”, de la editorial Colihue. Impartió clases, cursos y conferencias en la Universidad Nacional de Lomas de Zamora y en la Universidad Nacional de San Martín (Argentina), en la Universidad de Salamanca y en las universidades nacionales de El Salvador, Colombia y Costa Rica. Como periodista fue jefe de redacción de las revistas Plural (México), Aportes (Costa Rica) y Crisis (Argentina), y director de la revista cultural Nómada, de la Universidad Nacional de San Martín. Trabaja actualmente para la sección cultura de la Agencia Noticiosa TELAM. Textos suyos han sido musicalizados y grabados por cantantes diversos, como Mercedes Sosa, Lilia Vera, Silvio Rodríguez, Raúl Carnota, Litto Nebbia, Alejandro del Prado y Carlos Porcel (Nahuel).

Por Ester Cárdenas Vivimos de sumar y de restar: lo que te da el amor, lo que te quita el miedo. Jorge Boccanera

El próximo cinco de diciembre iniciará el Festival Internacional de Poesía Ramón López Velarde. El festival, cuya primera edición fue en 1982, este año cumple su 30 aniversario; se dice y se escribe fácil, pero no lo es, ni lo ha sido. La Universidad Autónoma de Zacatecas es la anfitriona y organizadora. En esta ocasión recibirá a más de treinta y seis poetas de diferentes partes de la república, diez de ellos de otros países que al igual que el poeta homenajeado Jorge Boccanera, han gestionado en su país de residencia su traslado a la Ciudad de México. El festival recibe apoyo de la Secretaría de Educación y Cultura, de los ayuntamientos de Zacatecas, Jerez y Tepetongo, del SPAUAZ y el STUAZ. Parte del festival es el Premio de Poesía Ramón López Velarde y la Feria Municipal del Libro en la que participan todas las librerías de la ciudad. Jorge Boccanera, poeta, periodista y ensayista argentino ha publicado más de una docena de libros y su poesía ha sido traducida a diversos idiomas. Algunos de los poetas homenajeados fueron: Dolores Castro, Elsa Cross, Gloria Gervitz, Homero Aridjis, Juan Gelman, Tomas Segovia, José Emilio Pacheco, Ernesto Cardenal y un largo etcétera. Es indudable que sin la generosidad de la UAZ y la persistencia y gestión del poeta José de Jesús Sampedro este festival no existiría. Preparémonos pues a participar y gozar de esta fiesta de la palabra, acompañemos a los poetas a sus recitales, conferencias, exposiciones pictóricas, conciertos y a la tradicional callejoneada. La poesía estará ahí para todos, vamos, no la hagamos esperar.


LA GUALDRA 78 / 26 DE NOVIEMBRE DE 2012

Final Feliz Por Pilar Alba

Por eso me gustan las telenovelas, porque todas tienen finales felices y en el último capítulo nadie llora, todos se miran contentos: hay música, baile, buenos deseos… bodas. Aunque se parezcan a la vida real no son lo mismo… Son más bonitas. Siempre hay un galán guapo, fuerte, musculoso pero con buenos sentimientos. Y una muchacha tierna, dulce, con un corazón bondadoso y una inocencia que a veces me desespera. Por eso me la paso todo el día viéndolas. Hay muchas, en todos los canales, desde la mañana hasta cerca de la medianoche, y yo las sigo todas, toditas aunque no haga el quehacer, aunque se me quemen los frijoles. No importa que los ojos enrojecidos me lagrimeen por el cansancio, no impor-

ta que en la noche casi no pueda dormir repasando sus imágenes, angustiada por lo que va a pasar al día siguiente. Sé que en ellas también hay gente perversa, que se la pasa pensando cómo hacerle mal a los otros, y entonces los buenos sufren y yo sufro con ellos. Tanto que a veces se me sale el llanto, lloro a moco tendido, me duele su dolor, me angustia su angustia, me pesan sus pesares… y luego a veces pienso, acaso, ¿no será mi vida una telenovela? Tal vez en alguno de mis momentos de soledad y llanto, alguien me acompañe y llore conmigo. Y es entonces cuando sueño que ya no falta mucho para que llegue ese “alguien”, que venga a rescatarme, que me saque de mis desgracias, me haga soñar, sentir bonito… que me dé mi final feliz.

De amores imposibles Por Roberto Galaviz* Todos los amores son imposibles me dice mi perro mientras observa con tristeza cómo me despido del pasado con una mueca vencida , tú qué vas a saber del amor perro mío qué vas a saber tú de las despedidas a destiempo de las canciones tristes de los poemas de Girondo de la piel blanca de una mujer en la playa a la hora en que el atardecer -es solamente un pretexto, un momento después estoy pidiéndole perdón a mi perro que se llama Burro , él sabe de lo que habla -sabe todo eso y más, ya lo había dicho Bukowski: a veces un perro caminando por la calle parece tener el poder de diez mil dioses juntos , sí, burro, perro, amigo todos los amores son imposibles. * rockstar_mex@hotmail.com

Desayuno en Tiffany’s, mon ku Por Lluna Llecha y Carlos Belmonte

“Un largo adiós que no se acaba”

Anne (Emmanuelle Riva) y Georges (Jean-Louis Trintignant) son un matrimonio octogenario, culto, unido y con una gran complicidad. Profesores de piano jubilados, viven en un apartamento de tipo “hausmaniano”, rodeados de cuadros, de libros, de música y recibiendo las visitas, contadas, de su hija Eva (Isabelle Huppert). Víctima de un ataque cerebral, Anne es ingresada y operada sin éxito. Completamente paralizada del lado derecho, se vuelve dependiente de su marido que la cuida con abnegación. Es Amour, título original de la última película del director austríaco Michael Haneke, que ha suscitado, desde su estreno el 24 de octubre pasado, multitud de comentarios en diversos medios de comunicación. No en vano, Haneke consiguió, con este film, su segunda Palma de Oro en el Festival de Cannes 2012. Con un guión sencillo, un reparto de actores brillante y un repertorio de partituras clásicas, el espectador queda totalmente atrapado por la historia, esperando con angustia el desenlace que conoce de entrada ya que la película empieza por el final: irrupción de los bomberos en el apartamento y hallazgo del cadáver de una mujer mayor que yace sobre la cama, ataviada con un elegante vestido largo y una corona de flores que contrasta con su cuerpo desvaído. Un flash-back nos transporta a una sala de conciertos en la que percibimos, entre el público, a Anne y Georges que escuchan con emoción un recital de piano, interpretado por uno de sus antiguos alumnos. Son las únicas imágenes que transcurren fuera de la vivienda de la pareja. Aunque asociamos a Anne con el cuerpo yacente de la primera escena, difícilmente en este momento podemos establecer una comparación entre las dos imágenes de la misma mujer. Su deterioro es progresivo, lento, extremadamente

real y va transformando al personaje hasta desposeerlo de su esencia misma. ¡Qué difíciles se van tornando los actos cotidianos que realizamos sin esfuerzo y de forma casi irreflexiva a lo largo de la vida cuando nos encontramos en el abismo de la muerte! Moverse, hablar, deglutir, respirar... Como la enfermedad, como el ocaso, la cinta está depurada de cualquier superfluidad. Los gestos son lentos, la noción del tiempo se disipa, la música, con partituras de Schubert, Beethoven y Bach, es mínima y siempre usada con una función diegética, el silencio puntúa la trama, haciendo más intolerable y asfixiante el paso de la compartición al aislamiento, de la vida a la muerte. Haneke sabe cómo conseguir ese efecto de lentitud: ubicando su cámara de frente al cuadro, casi estática, sin travellings ni largas secuencias y con el micrófono a ras de piso para escuchar los pasos retumbantes de una paloma que deambula en las solitarias habitaciones de la aristocrática casa parisina. Amour. Amor. ¡Cuántas imágenes y conceptos evoca esta palabra y qué contradictorios pueden parecer a veces! Altruismo, abnegación, atención, solidaridad, consuelo... Poder, egoísmo, recelo, preocupación, miedo... O quizás, simplemente, vana ilusión de no estar solo, de poder confundir a la muerte, de “prolongar el hecho mágico de que uno y uno sean dos, en contra de la primera condena de la vida”. La película, proyectada dentro del programa de la 54 Muestra Internacional, tuvo llenos en las nuevas salas de la Cineteca Nacional y dentro de poco podrá verse en diferentes salas de cine del país. ¡No se la pierdan!


La Gualdra No. 78