Issuu on Google+

CASO FLORENCE CASSEZ: DEL MONTAJE MEDIÁTICO A LA CRISIS DIPLOMÁTICA POSIBLE: A JUICIO POR LOS INOCENTES MUERTOS LA PERSEGUIDORA


2 / EN PORTADA

EL INDEPENDIENTE NACIONAL

De la contraportada del nuevo libro de Julio Scherer García: Estas historias de muerte y corrupción tienen como protagonistas, además de los narcos, a los gobernantes, los policías, los políticos, los jueces, los soldados, los niños sicarios y los civiles caídos en la guerra –que no lucha-- contra la delincuencia organizada. Estos últimos forman parte de las descarnadas estadísticas, enlistados como “daños colaterales” y, según registra fehacientemente el autor, de ellos se responsabiliza el comandante supremo de nuestras Fuerzas Armadas. Así, como primera conclusión, la respuesta a la pregunta que aquí se plantea resulta clave: ¿podría juzgarse al presidente por los inocentes muertos? “Detrás de cada víctima –apunta Scherer— hay un nombre, un apellido, una historia, pero llegará el día del rendimiento de cuentas por parte de quienes se vieron envueltos en esta tragedia que no cesa.” Aquí reproducimos fragmentos del capítulo 2 de Historias de muerte y corrupción, titulado “La guerra de Calderón”. JULIO SCHERER GARCÍA /

MÉXICO, D.F..- Fox, en su desventurada frivolidad, ofreció que lleva¬ría a la cárcel a peces grandes que habían engordado a costa de todos. Nombró contralor a un norteño fuer¬te, alto, el ceño severo, estampa de la autoridad impla¬cable. El último dato de su biografía –la de Francisco Barrio– lo describe: embajador en Canadá, sin compromiso, sin riesgo el buen sueldo, la posibilidad de ahorrar para lo que fuera. Su paseo por la cancillería negaría un episodio memorable a su favor. Calderón, en su turno, desalentó desde el principio las expectativas que muchos tuvieron acerca de que él, él sí, emprendería un camino distinto al de Fox y combatiría a fondo la corrupción y su punto de apoyo, la impunidad, el cáncer más doloroso en el organismo de la nación. En un lenguaje sin explicaciones advirtió que su régimen no actuaría contra el ex presidente ni con¬tra su esposa, ni contra los hijos de la señora Sahagún, insistentemente señalados como corruptos; tampoco actuaría contra el saqueo a Pemex. No se ocuparía de los dispendios en el aeropuerto internacional, ni de la megabiblioteca, ni de los derroches nacidos de la irra¬cionalidad, en suma, de ninguno de los escándalos ma¬yores o menores en los que el sexenio foxista se había visto comprometido. Uno al lado de otro en la historia azul, Fox y Calderón han mantenido posiciones opuestas frente al crimen organizado. Uno dejó en paz a los capos y el otro ha fundado con ellos una galería de notables que, sin duda alguna, seguirá creciendo. Uno, Fox, cubrió al país con el delgado manto de una paz que no se ve por lado alguno y el otro, Calderón, lleva al país a una guerra desdichada. Sólo por fuera, pintados del mismo color, los mandatarios guardan un parecido. Pero de su relación política, inmensa su responsabilidad, poco a poco se va sabiendo más y más acerca de sus desacuerdos. Se habla ya, unidos los tiempos de ambos en Los Pinos, de la “decena perdida” y de un país que no encuentra su rumbo. Sin medir la magnitud del problema que enfrentaba, Calderón se metió

entero en el agua helada de un océano sin orillas. Ignoró o no fue consciente de que el narco se había infiltrado en las capas altas, medias y bajas de la sociedad a lo largo de cincuenta años de priísmo complaciente y durante el periodo del foxismo cómplice. Si Calderón había tramado una alianza emergente con las Fuerzas Armadas, los narcos habían tejido sus redes, lenta, pacientemente, que el tiempo estaba de su parte. Los narcos habían adquirido cartas de ciudadanía, visibles en la geografía de la Repú¬blica pueblos enteros cuya respiración la debían a la droga. Además, cerrado a una creciente inconformidad, Calderón decidió que la guerra al narco sería su guerra y él sabría de qué manera conducirla, apoyado en las Fuerzas Armadas. En su desmedido protagonismo, vistió a sus hijos, Luis Felipe y Juan Pablo, de cuatro y ocho años de edad, con el uniforme de campaña, el verde olivo del Ejército que formó el general Joaquín Amaro allá por la década de 1920. En una foto se ve a los niños en la misma línea horizontal que su papá, flanqueado el presidente de la República por los secretarios de la Defensa y la Marina, presente también el jefe de la Fuerza Aérea.

Al dejar abiertos los cuarteles para que las Fuerzas Armadas se lanzaran contra el crimen organizado, Fe¬lipe Calderón declaró que asumiría en su integridad las consecuencias de la batalla que iniciaba. Resuelto, general de cinco estrellas, habló a la nación sobre su compromiso total en la magna batida. Inequívoco el lenguaje, afirmó que asumiría como propios los daños colaterales de la batalla que libraba en el territorio de la nación. Los daños colaterales no podrían ser otros que las muertes de inocentes, las desapariciones, los secuestros, las mutilaciones y las mil calamidades sin remedio que trae consigo el vendaval de la violencia. Avanzado su gobierno, en abril de 2010, afirmó que “más de noventa por ciento de las ejecuciones asocia¬das a la guerra contra la delincuencia obedecía al

choque entre grupos del crimen”. A continuación y al referirse a los inocentes caídos en la estrategia militar para abatir el narco, acudió a palabras difíciles de aceptar: “Son los menos”, expresó en una frase desdeñosa. “Los menos” pueden ser miles, cientos y aunque fueran unos cuantos, o sólo uno, “alguien” tendría que decirle a la nación qué fue de ellos. Los muertos sin culpa alguna, los inocentes, no dejaron la vida por un incendio propagado por el viento, un terremoto, el desgajamiento de un cerro o una tormenta tropical. Caye¬ron como resultado de una estra-

tegia militar diseñada por el comandante supremo de las Fuerzas Armadas. Tocará a él, por tanto, rendir cuentas “hasta sus últimas consecuencias” de lo acaecido en los frentes abiertos en la lucha contra el narco. Porque los muertos están ahí y ahí siguen angustiosa y paradójicamente vivos. No existe el daño abstracto en el Estado de derecho. Simplemente, no hay daño sin su correspondiente autor, así como no hay causa sin efecto ni homicidio sin homicida. En el tiempo bélico de Calderón, de “los menos” se sabe apenas que un día desdichado y sin sa¬ber por qué, la maldad los apartó del mundo.


EN PORTADA / 3 Coordinador de los diputados panistas en la LVIII Legislatura, Felipe Calderón iba y venía por los pasillos de la Cámara, subía y bajaba de la tribuna, rebatía con encono a sus adversarios y se hacía seguir con manifiesto interés por sus correligionarios. Se le notaba desenvuelto, seguro, estampa de un joven líder. Por esa época nos reunimos en la parte alta del restaurante La Casserole, sobre la avenida Insurgentes. No recuerdo el motivo de la cita, pero sí que yo mantenía una relación cordial con buen número de militantes de Acción Nacional. Había conocido a su fundador, que me atraía sobremanera por sus maneras exquisitas y sus ojos incendiarios. El restaurante se encontraba semivacío y bajo una penumbra que propiciaba la conversación que atañe a los asuntos personales, Calderón y yo nos confiábamos uno al otro. Me dijo que la parábola de Jesús bajo la tormenta, aterrorizados los apóstoles en una barca que zozobraba, la llevaba en el alma como una oración. Pensaba en los apóstoles, hombres comunes y corrientes, tanto o más que en el hijo de Dios, y a los doce los relacionaba con amigos muy queridos, complicados en problemas serios. Palabras más, palabras menos,

culminó su relato entre un fino humor y el esbozo de un drama que hiere. Recuerdo el final de su relato, visión de una imagen del pasado que en mí perdura: “Yo también —me dijo—, resuelto a salvar a los míos, a ‘mis apóstoles’, me dispuse a dejar el lanchón y caminar sobre el agua. Sin embargo, al primer paso sobre el mar, me hundí y desperté”. A mi vez, esbocé a Calderón mi propia crisis de fe. Educado en el Colegio Alemán Alexander von Humboldt, en el Instituto Bachilleratos, dirigido por jesuitas, y en facultades de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), inconstante y al fin autodidacta tardío, mantenía revuelto el mundo de adentro. Ciertamente no se llevaban la dureza germana con la seducción jesuítica y la liberalidad de estudios elementales de filosofía y letras, en la UNAM. No podía creer ni dejar de creer en Dios. No me atraía el cielo ni temía al infierno, me gustaba vivir y la vida llegaba a sentirla como un inmenso vacío. Años después, reunidos por Josefina Vázquez Mota, desayunamos en el Centro Libanés. Calderón estaba en plena campaña por la Presidencia de la República. Hablé sin parar y conté mis agravios con Acción Nacional. El partido había olvidado a los hombres que lo formaron

y a los mejores de sus seguidores. Para Manuel Gómez Morín no había una frase reciente que valiera la pena, como tampoco la había para Efraín González Luna y Miguel Estrada Iturbide, sus contemporáneos en la naciente organización política. Tampoco había una línea para los primeros diputados federales, cinco estoicos en su resistencia frente al ejército priísta que no logró aplastarlos, y al primer senador azul, histórico en su curul solitaria, habría que rastrearlo con lupa. Los diputados de partido, una innovación en el escenario camaral, pasaban inadvertidos en los órganos doctrinarios y de circulación azul, y al propio Adolfo Christlieb, en buena medida autor de la iniciativa y muchos méritos más, se le mantenía en algún escondrijo. Rafael Preciado Hernández, ideólogo, filósofo y maestro de generaciones, pasaba como figura secundaria en los hechos cotidianos del tiempo incesante. De Carlos Castillo Peraza, menospreciado por tantos, hablé largamente y con dolor. Llegó la hora de la despedida. El monólogo me había dejado sentimientos de frustración. Quizá lo advirtió Calderón y me anunció una carta inminente. La recibí el 17 de enero de 2006. Me llamó la aten¬ción el color del pliego, negro y anaranjado, apenas diferente del negro

y amarillo del PRD. En el margen superior izquierdo de la carta se leía “Felipe Calderón”, y al lado, su figura en color naranja. En la parte superior derecha destacaba el lema de campaña: “Mano firme, pasión por México”. El documento acusaba una falta de ortografía, mi apellido paterno sin la “c”; y mi apellido materno, que siempre me acompaña, había sido suprimido.

El trámite se ventila con helada naturalidad: abatido un inocente por militares, la Secretaría de la Defensa Nacional cubre la indemnización a los deudos y se hace cargo de los gastos inherentes a la tragedia, esto es, la atención a las víctimas colaterales, los recursos para el funeral y la restitución de los bienes dañados en la trifulca. El alcance de la indemnización lo determina la Defensa en una decisión sin réplica posible. Pero no sólo eso: del drama se apodera de manera íntegra, sin intervención alguna del Ministerio Público, inexistente la ley civil frente al fuero militar. Por lo que hace a los militares homicidas, sometidos al cuartel, resulta claro que carecen de voz al exterior. Conversaba sobre el tema con el general de división Luis Garfias Magaña. Nos obligaban a la franqueza las imponderables razones de la vida. Estuvimos juntos en el Instituto Bachilleratos, dirigido por jesuitas, y ha¬bíamos compartido las vivencias de una juventud temprana. No me sorprendió su crítica al presidente de la República, tampoco oírle decir que podría juzgársele por su desempeño en la campaña contra el narcotráfico. Sus palabras respondían al peso de los inocentes caídos sin cargo ni cuentas con persona alguna. Atenido al tiempo, el general, en el tono lento de una reflexión muy trabajada, dijo: –Alguien tendrá que hablar por ellos. –Ellos, dices. ¿Hablas de los inocentes muertos? –Sí, de ellos hablo. En su casa, apenas en noviembre, recordábamos Luis y yo el día aquel en que el prefecto del instituto, el padre Meza, lo había llamado a su oficina casi en secreto. Era importante el asunto que debía tra-

tar con su discípulo. En la voz susurrante de la confidencia, el sacerdote le dijo que advertía en él los signos claros del llamado de Dios y lo invitaba a que ingresara en la Compañía de Jesús. Había que cumplir, eso sí, con el triple y sagrado compromiso que imponía la orden fundada por Ignacio de Loyola: voto de pobreza, voto de obediencia y voto de castidad. Posesionado de su historia, platicaba Garfias: “Me vio fijo, Julio, ya sabes cómo era Meza. No me quitaba los ojos, igual que si me hurgara. Yo tuve un momento de turbación sin saber qué hacer ni qué decir. Sin embargo, me sobrepuse y pude responder¬le: ‘No tengo inconveniente, padre, en cumplir con el voto de obediencia, tampoco con el voto de pobreza, pero el voto de castidad es otra cosa’”. Conversábamos en la estancia de su casa, en la sección militar de la Segunda Colonia del Periodista, rodeado el divisionario de diplomas, condecoraciones y señaladamente dos fotografías de su padre, oficial de veras, al lado de Francisco I. Madero. Sensible, me condujo por sus memorias del Colegio Militar, libros y más libros, códigos y más códigos. Señaló a Napoleón y a los grandes generales de la historia, también a Miramón. “No se le ha hecho justicia”, comentó. En los pasos lentos del recorrido, sentí en Garfias la añoranza de una vida que se aproxima a los ochenta años. De vuelta a la comodidad de dos sillones, volví al tema que me había llevado con el amigo de una época difícil de olvidar. Se trataba de las víctimas inocentes de la guerra que perturba al país. “No es guerra, es campaña –me corrigió–, dolorosa, amarga”.

Sr. Julio Sherer. Presente. Muy querido don Julio: Gratamente impresionado por sus convicciones y por el valor de su franqueza, le escribo estas líneas para decirle cuánto valoro su presencia en la vida pública de México a través de su trabajo diario. Discrepo desde luego en diversos temas y percepciones, sin embargo la hondura de sus reflexiones enriquece mi visión de México y seguramente contribuirá en beneficio de la meta que me he propuesto: una vida mejor y más digna para todos. Lo saludo con admiración y con gratitud por com¬partir tan generosamente su pasión sobre el destino de México. Atentamente, Felipe Calderón Hinojosa Leí la carta. Lamenté su oquedad.


4 / EN PORTADA

EL INDEPENDIENTE NACIONAL Pasé por alto su momentánea contrariedad e inquirí directamente por el trato que debería dársele a los deudos de crímenes infames y, en particular, las indemnizaciones otorgadas al arbitrio de la Defensa. Grave su rostro, dijo sin ambages: “El tema es delicado y no hay una línea en el lenguaje militar que se ocupe de asunto tan sensible. Los muertos de que hablamos, casi siempre debidos a accidentes, ocurren sobre todo entre personas humildes. A ellas habría que ofrecerles un alivio y la garantía de un derecho que no podría ser discutido”. ¿Cómo valorar una vida? No hay manera, nos decíamos, la vida es el cielo y la tierra unidos en un instante que será para siempre. Pero el problema podría aliviarse con una pensión vitalicia y digna, ajena a cualquier traba burocrática. “Expedito”, debería anotarse en el legajo que correspondiera a una muerte inicua. Sin soltar el tema, el general Garfias siguió con el recuento de los más de treinta mil muertos que ya ha dejado la campaña en nuestro país y los relacionó con otros escenarios. La comparación resulta sencillamente brutal. Dijo Garfias: “En España, todas las muertes provocadas por grupos terroristas en los últimos cincuenta años, sumadas, son menos de las que ha habido en México durante los cuatro años pasados. Increíble. Si contamos todos los muertos de la ETA en España, el ERI en Irlanda, el Baader-Meinhof en Alemania, las Brigadas Rojas que mataron a Aldo Moro, Sendero Luminoso, los tupamaros, los montoneros, suman menos que los treinta mil en México”. Visto el panorama que describía, le pregunté si se asumía como partidario de la suspensión de las garantías individuales en el territorio nacional. “Absolutamente”, respondió, el adverbio emitido con la fuerza de una exclamación. Sigue el general: “No tendría sentido pensar en una suspensión de garantías que afectara a la República entera. La suspensión de garantías podría decretarse en un municipio o loca-

En el artículo veintinueve de la carta magna se lee: “En los casos de invasión, perturbación grave de la paz pública, o de cualquier otro que ponga a la sociedad en grave peligro o conflicto, solamente el presidente de los Estados Unidos Mexicanos, de acuerdo con los titulares de las secretarías de Estado y la Procuraduría General de la República y con la aprobación del Congreso de la Unión y, en los recesos de éste, de la Comisión Permanente, podrá suspender en todo el país o en lugar determinado las garantías que fuesen obstáculo para hacer frente, rápida y fácilmente a la situación; pero deberá hacerlo por un tiempo limitado, por medio de prevenciones generales y sin que la suspensión se contraiga a determinado individuo. Si la suspensión tuviese lugar hallándose el Congreso reunido, éste concederá las autorizaciones que estime necesarias para que el Ejecutivo haga frente a la situación; pero si se verificase en tiempo de receso, se convocará sin demora al Congreso para que las acuerde”.

lidad pequeña que perdió hasta el hábito de vivir. Si el crimen se impone en la vida cotidiana o imprime hasta modos de ser y de conducta, algo hay que hacer para enfrentar semejante terror. Correspondería al presidente de la República asumir decisiones drásticas”. –O sea, la suspensión de garantías. –Cubiertos la letra y el espíritu de la Constitución, movilizados los poderes en un solo propósito, aprobada la iniciativa por el Congreso o, en su defecto, la Comisión Permanente, el Ejecutivo cumpliría con su deber en la época difícil que vivimos. –En tu lógica, ¿por qué no se aplica la medida? –Debilidad o miedo. –Sería lo mismo. Pero ¿miedo o debilidad a qué? –A la exhibición de una imagen negativa del país en el mundo. –La mala imagen ya existe. –Eso creo y no entiendo por qué estando la Constitución ahí, explícito el veintinueve constitucional*, éste no se aplica. –Al iniciar la campaña contra el narcotráfico, el presidente declaró que sería responsable de los daños colaterales que su decisión pudiera desencadenar. ¿Qué opinión te merece el compromiso presidencial? –le pregunté. –De haber aplicado el artículo veintinueve constitucional, que contempla la suspensión de garantías individuales, habría aliviado su responsabilidad. –Volvamos, Luis, a los inocentes muertos. A causa de ellos, ¿podría juzgarse al presidente de la República? –Debería juzgársele reflexivo en el futuro el general agrega: el asunto es muy grave, muy serio. –Y al secretario de la Defensa, ¿debería juzgársele? –Él recibe órdenes. Sin embargo, en el código te dicen que el militar no debe cumplir órdenes que configuren un delito. –Luego, el secretario es cómplice. –De alguna manera, sí. –O sea, también debería juzgársele, como al presidente. –Ya te dije. Sí.


ECONOMÍA / 5 MULTARÁN A INDUSTRIALES DE LA TORTILLA QUE AVIVEN EL PÁNICO POR LA CRISIS DEL MAÍZ JUAN CARLOS CRUZ VARGAS /

México, D.F..--El secretario de Economía, Bruno Ferrari, advirtió que se multará con 80 millones de pesos a los industriales de la tortilla que cometan actos de colusión y fomenten el pánico entre la población por la pérdida de las cosechas de maíz, a consecuencias de las heladas. Ferrari, quien presidió la entrega de apoyos a empresarios sinaloenses dijo que “los daños que resiente la agricultura por las heladas no justifica que se emitan anuncios de pánico, ni que se especule con los precios de los alimentos, por lo que se tiene previsto aplicar sanciones por abusos”. En los primeros días de febrero, las heladas en el norte del país afectaron 750 mil hectáreas, de las cuales, se perdieron 500 mil hectáreas de maíz blanco --utilizado para la tortilla de nixtamal--. Posteriormente, el gobierno federal anunció la resiembra de 300 mil hectáreas --de las cuales, Sagarpa informó que hasta el día de hoy se han sembrado 132 mil--, además de apoyos fiscales para los productores. Sin embargo, organizaciones como la Alianza Campesina del Noroeste (Alcano) han señalado que la ayuda del gobierno federal será insuficiente. Raúl Pérez Bedolla, secretario de Alcano advirtió: “La apreciación gubernamental es equivocada ya que el boquete de 5 millones de toneladas en la producción de maíz, solo en Sinaloa, no se cubre con la

resiembra de 300 mil hectáreas, es menos área y se debe esperar una baja en la productividad por no estar en las condiciones óptimas”. Por su parte, Bruno Ferrari destacó que el gobierno mantiene el programa “Mi tortilla”, en el que se contempla una serie de estímulos y apoyos a los industriales, entre ellos, otorgar créditos de hasta 150 mil pesos, para la adquisición de máquinas “modernas” de tortillas. No obstante, “Mi tortilla”, no apoya a los productores que fueron los principales afectados En cuanto a las multas a los industriales por actos de colusión, el secretario de Economía señaló que se tiene abierta una investigación ante el anuncio realizado por la Unión Nacional de Industriales de Molinos y Tortillerías AC en diciembre pasado, respecto al alza de 4 pesos al kilogramo de tortilla. El pasado 8 de febrero, el exdirector de ProMéxico precisó: “La Comisión Federal de Competencia (CFC) ha iniciado una investigación, nosotros no intervenimos en eso. Ellos están investigando y reuniendo los datos en ese sentido, si se llega a probar una colusión, las multas pueden ser hasta por esa cifra (80 millones de pesos)”. La CFC inició el 20 de diciembre la indagatoria de oficio, y consiste en determinar si existen contratos, convenios y arreglos entre agentes económicos competidores entre sí, para manipular el precio o venta de la tortilla.

IMEF: DEDUCIBILIDAD NO DEBE SER PRETEXTO PARA SUBIR COLEGIATURAS JUAN CARLOS CRUZ VARGAS /

MÉXICO, DF..- La deducibilidad de colegiaturas no debe ser pretexto para que las escuelas particulares incrementen aquéllas, advirtió el Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF). En conferencia de prensa, Carlos Cárdenas, integrante del comité fiscal del IMEF, consideró que la decisión presidencial anunciada el lunes 14 “no debe ser motivo para subir las colegiaturas; ahora, cuál va a ser la conducta de algunos o de todos, ahí será difícil saberlo. Normalmente los precios de venta de un producto o servicio dependen de los costos”. Insistió en que “no hay absolutamente ninguna razón para subir las colegiaturas como consecuencia de esto. No veo razones para necesariamente concluir que porque se está dando un estímulo, ahora hay que gravar al receptor de las colegiaturas”, recalcó Cárdenas. Enseguida explicó que el beneficio anual máximo de la deducibilidad, considerando una tasa de 30%, oscilará entre 3 mil 870 y hasta 7 mil 350 pesos para aquellos contribuyentes que ganan entre 80 mil y 90 mil pesos mensuales. Sin embargo, precisó que sólo 10% de la población económicamente activa (PEA) gana más de cinco salarios míni-

mos mensuales, mientras 75% obtiene tres salarios mínimos y el 15% restante de la PEA gana hasta cinco salarios mínimos. No obstante, previó que “las familias que se benefician de este apoyo contarán con un ingreso adicional que les permitirá gastar e incentivar el consumo, hecho que favorecerá a la economía mexicana”. El lunes pasado, Calderón anunció el beneficio fiscal por el que podrá deducirse del ISR un monto equivalente al costo promedio por alumno del sistema educativo público a nivel nacional en cada uno de sus grados educativos, excepto universidades. La deducción podrá ser aprovechada por personas físicas que la aplicarán al pago de colegiaturas: en preescolar hasta por 14 mil 200 pesos; en primaria, hasta por 12 mil 900; en secundaria hasta por 19 mil 900; en nivel técnico superior hasta por 17 mil 100 y, en educación media superior, hasta por 24 mil 500 pesos. Este martes se publicó el decreto en el que se precisan los requisitos que deben cumplir las personas físicas para obtener este beneficio fiscal, entre los que destacan: Primero, que los pagos se realicen a instituciones educativas privadas que tengan autorización y validez oficial de estudios en los términos de la Ley General de Educación.

Asimismo, que los pagos sean únicamente los servicios relacionados con la enseñanza del alumno, de acuerdo con los programas y planes de estudio, es decir, los gastos como transporte y útiles escolares no son aplicables. Por su parte, las escuelas o colegios deberán separar en el comprobante fiscal el monto que corresponda por concepto de enseñanza del alumno de otros conceptos de pago. Mientras que los pagos de las colegiaturas deberán hacerse mediante cheque nominativo del contribuyente, traspasos de cuentas en instituciones de crédito o casas de bolsa o mediante tarjeta de crédito, débito o de servicios. Las instituciones educativas deberán comprobar los pagos mediante documentos que reúnan los requisitos fiscales. Por otra parte, el especialista del IMEF destacó que “la educación en México ha venido adoleciendo de la cantidad y calidad necesaria para que la población se sienta satisfecha. Eso es lo que un ciudadano mexicano esperaría al pagar impuestos, es decir, recibir servicios de calidad en educación, salud o seguridad. También espera que le brinden educación, pero educación competitiva. En la práctica esto no es así”.

De acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), México se encuentra en el último lugar en calidad educativa, entre los países miembros. Sin embargo, es uno de los países que más invierte en ese rubro. El secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría, advirtió que “para ser competitivos y no ceder paso en esta recuperación global, se requiere de educación de calidad y un marco laboral legible y moderno, ya que sin ello los jóvenes naufragarán y, con ellos, el futuro del país”.


6 / OPINIÓN

EL INDEPENDIENTE NACIONAL

PENOSO, PATÉTICO TRIBUNAL ELECTORAL JAVIER CORRAL JURADO Una de las consecuencias más nefastas de la integración de órganos reguladores con base en cuotas partidistas impuestas desde el Congreso —se presuman autónomos o no—, es que las decisiones de sus integrantes quedan supeditadas a las presiones de los partidos que los propusieron y los hicieron elegir. Y si esta lógica es grave en cualquier órgano regulador, en el caso de los órganos electorales los resultados, además de funestos para la certidumbre jurídica, son autodestructivos del principal valor que se reclama en la organización y justicia de las elecciones: la imparcialidad. El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación se ha adentrado en una dinámica autodestructiva para el sistema de justicia electoral, porque ya no responde a los criterios legales y constitucionales en sus decisiones, sino a un juego de presiones partidistas, en el que quien presiona más y en el momento más adecuado obtiene resultados a su favor.

Es el caso de la resolución emitida por el Tribunal la semana pasada, misma que confirma la elección de seis consejeros electorales del Instituto Electoral de Querétaro, la cual no cumplió con el requisito constitucional de las dos terceras partes de los integrantes de la legislatura para que se llevara a cabo la votación. Dicha legislatura, integrada por 25 diputados,

requería de 17 votos y sólo votaron 15, pues los diputados del PAN se salieron de la sesión, en efecto, como la medida extrema que ponen en práctica todos los parlamentarios del mundo, cuando tratan de evitar o no ser parte de atropellos legislativos por parte de las mayorías.

Eso se trataba de evitar: que el Congreso del estado consumara la impúdica imposición de siete consejeros electorales cercanos al PRI, con los que el gobernador José Calzada Rovirosa —otro ejemplo del bebesaurismo priísta— busca controlar al órgano electoral. En el descaro de esa imposición, se les fue un consejero que mantenía un asiento en el Comité Directivo Estatal del PRI, único hecho que fue corregido por el Tribunal, porque al final los sancionados fueron otros, los actores de la demanda de nulidad. Además de dar lecciones de ética parlamentaria, el Tribunal Electoral ha decidido, en una indebida intromisión en la vida del Poder Legislativo, dictar a través de sus sentencias reglas y normas para regular el desempeño de los legisladores en cada uno de los congresos locales. Ya lo advirtió el magistrado Salvador Nava Gomar: al resto de las entidades federativas “que tienen disposiciones similares, hacerles saber a sus minorías que si van a esa sesión, es decir, que si no la revientan con ausencia,

pueden obtener lo que quieren”. Grotesco.

Por eso he llamado a Acción Nacional a denunciar los términos de esta resolución. Por supuesto es firme e inatacable desde los medios de defensa jurídica, pero no es incuestionable, no debe serlo, porque hay que dejar acreditado este deterioro, esta acechanza al principio de certidumbre jurídica. Estamos ante un Tribunal que acepta la violación de una norma constitucional en aras de una pretendida funcionalidad del sistema electoral de Querétaro, basado en el agandalle priísta del Instituto Electoral, y no en el necesario consenso que estas decisiones deben buscar. La Cámara de Diputados, por el contrario, y aun incumpliendo el plazo constitucional señalado para renovar a tres consejeros del IFE, ha privilegiado el consenso más amplio posible para seleccionarlos, de una lista de 17 que fue acordada, por unanimidad, pues no se trata de construir la mayoría de las dos terceras partes de forma bilateral entre partidos, sino plural entre los mismos. Pero el Tribunal piensa en hacer funcional al sistema al revés, preferible que estén a tiempo los consejeros, no importa que no generen confianza, ni obtengan el mayor aval político. La sentencia del IEQ, que se puede consultar

en www.javiercorral.org, está basada en la ponencia del magistrado Estaban Penagos, que de entrada acepta: “el criterio que propongo, desde luego, entiendo que es completamente discutible”. Propone que se acepte que el texto: “las dos terceras partes de los integrantes de la legislatura”, se refiere a los presentes en una sesión. Obviamente, como éste lo dijo, los otros cuatro magistrados que votaron a favor de su ponencia discutieron esa interpretación y algunos la rechazaron, pero la apoyaron porque “los diputados tienen que cumplir su deber de asistir a las sesiones” y si no van pues hay que sancionarlos, postula el magistrado Flavio Galván. ¿A las cuántas inasistencias debe un magistrado del Tribunal Electoral perder su derecho al voto? Se lo pregunto directamente a él.

Caso aparte fueron los argumentos de los magistrados José Alejandro Luna Ramos y Manuel González Oropeza, pero ante la votación, cinco votos a favor del proyecto y sólo dos en contra, estoy convencido de que esta resolución trasciende sensiblemente el ámbito local, y ello nos obliga a realizar una jornada nacional de alerta democrática sobre los criterios en los que están decantando sus decisiones los magistrados de la Sala Superior del Tribunal Electoral.

PREGUNTAS PARA ENRIQUE PEÑA NIETO DENISE DRESSER 1¿Qué se siente ser un precandidato presidencial que le miente al Instituto Federal Electoral sobre sus espots publicitarios?

2 ¿No entraña una contradicción obvia aspirar a un puesto en el que se hace valer la Constitución cuando ya la ha violado? 3 ¿Sabía usted siquiera que el artículo 134 constitucional prohíbe realizar promoción personalizada fuera de la entidad que gobierna?

4 ¿Desconocía la legislación electoral o tomó la decisión deliberada de ignorarla cuando difundió su V Informe de Gobierno fuera de territorio mexiquense? 5 ¿Cómo es que el director de Comunicación Social del Estado de México argumenta que los espots fueron transmitidos por una “cuestión técnica” a nivel nacional, cuando hay documentos que prueban su contratación precisamente para ser transmitidos a nivel nacional? 6 ¿Cómo explica que su gobierno contrató y pagó tarifas nacionales a Televisa y a Televisión Azteca, tarifas mucho más caras que las contratadas para difusión sólo a nivel estatal? 7 ¿Cómo explica la discrepancia entre lo que muestran documentos oficiales del gobierno del Estado de México y lo que están diciendo usted y su director de Comunicación Social?

8 ¿Sabía usted que un espot contratado a nivel nacional de su V Informe de Gobierno, que fue transmitido durante el horario de la telenovela Soy tu dueña, tuvo un costo de 640 mil 611 pesos? ¿Y que un espot contratado con Televisa Estado de México y transmitido durante el horario de la misma telenovela tuvo un costo de sólo 9 mil 492 pesos? ¿Cómo explica la discrepancia, si según su versión no sabía que el primer espot iba a ser transmitido a nivel nacional? ¿Por qué estuvo dispuesto entonces a pagar mucho más?

9 ¿No es cierto que en el momento de la contratación de espots con Televisa o TV Azteca las televisoras presentan un menú de opciones, y que su gobierno evidentemente eligió la transmisión a nivel nacional aunque eso fuera en contra de la legislación electoral?

10 Usted ha argumentado, en su defensa, que lo que hace “es similar a las actividades que hacen todos los gobernadores”. Pero si ellos también están incurriendo en violaciones a la ley, ¿es justificable? ¿No equivale esa defensa a la lógica de consuelo de muchos, consuelo de tontos? 11 Si, como usted dice, fue una decisión de las televisoras mostrar sus espots a nivel nacional, ¿cómo explica que pagó más por los que fueron transmitidos fuera de su entidad?

12 También ha negado que la entrega de despensas del DIFEM fuera responsabilidad de su gobierno, a pesar de las fotografías que lo

constatan. Usted dice que hay algo “muy truqueado”. ¿Tan “truqueado” como el asunto de los espots? ¿No está demostrando este conjunto de irregularidades una actitud de indiferencia ante los imperativos de la ley?

sión para publicitar los Foros de Reflexión: Compromiso con México?

14 ¿No hay, en efecto, un acuerdo/contrato entre usted y Televisa mediante el cual, a cambio de dinero, la televisora le asegura el paseo permanente por la pantalla, con promoción política disfrazada de infomercial; con paquetes publicitarios que incluyen la compra de entrevistas en los principales noticieros; con la cobertura de un romance que recibe más atención que la guerra contra el narcotráfico; con el silencio televisivo que se guarda sobre el caso de Atenco o los feminicidios en el Estado de México o cualquier tema controvertido que podría empañar su imagen?

18 Ante el problema de los feminicidios en el Estado de México ha dicho que “habrá foros de especialistas para discutir el tema”. ¿Acaso los foros propuestos equivalen a una solución tangible o son tan sólo una pantalla de humo creada para distraer a la opinión pública?

13 ¿No sigue siendo el caso que usted constantemente recurre al uso de dinero público para la promoción personalizada?

15 ¿Cómo explica que cuando el IFE declara que usted ha violado la ley y que procede una sanción, el tema no es cubierto por las televisoras a pesar de su trascendencia, ya que usted es el precandidato puntero del PRI?

16 ¿Cómo explica usted a los habitantes del Estado de México –un sitio con tantas carencias– que el presupuesto de publicidad de su gobierno asciende a 990.6 millones de pesos, de los cuales destinó 30 millones a la televi-

17 ¿De qué manera esos foros contribuyeron a resolver los problemas prácticos de violencia e inseguridad que se viven en el Estado de México? ¿O simplemente fueron eventos –con cargo al erario– concebidos para promover su figura personal?

19 ¿Cómo justifica que su gasto en publicidad sea 42.1% mayor que el Programa de Atención a Personas con Capacidades Diferentes? ¿No hay algo mal en sus prioridades como gobernante? 20 En diversos artículos periodísticos usted habla de la imperiosa necesidad de que el Estado mexicano recupere su fuerza y su eficacia. Pero ello pasaría por la domesticación de los poderes fácticos, principalmente la televisión. Al pactar como lo ha hecho con Televisa, ¿no llegaría a la Presidencia con las manos atadas de antemano? Su actitud actual, ¿no equivale a un doblegamiento frente al poder que debería contener? ¿No viviríamos, bajo su presidencia, con un Estado aún más capturado y más débil vis a vis Televisa?


OPINIÓN / 7 POR UNA VERDADERA RENDICION DE CUENTAS SAÚL MONREAL ÁVILA Hace pocos meses, la prensa nacional dio cuenta de un escándalo que a pesar de ser minimizado por los medios, tiene una gran importancia por los cuestionamientos que se desprenden contra la Auditoria Superior de la Federación, por el oscuro trasfondo existente en la irregular asignación de casi 48 millones de pesos a esta instancia, completamente fuera de lo presupuestado, lo que ha motivado una investigación por parte de la Unidad de Evaluación y Control (UEC) de la Legislatura Federal.

Y no fue todo, dos personajes clave en auditorias, directores de diferentes áreas, llegados a esta institución en 2010, auditaron cuentas públicas de PEMEX con presuntas irregularidades del ejercicio fiscal 2009, de donde provenían, e incluso, fueron participes de las mismas, revisando y calificando acciones donde fueron personalmente responsables, en su paso por la Petrolera Estatal Mexicana, por una enorme cantidad de dinero.

Este caso, arroja una denigrante mancha sobre quién debe de tener una calidad moral y profesional intachable, en este caso la ASF, al ser quien califica el actuar de las instituciones bajo su escrutinio, y teniendo incluso facultades de sancionar, por lo que no es esto algo que puedan pasar por alto por los mexicanos, al ser esto un flagrante caso de corrupción, del juez que vigila los dineros del pueblo.

La Rendición de cuentas es un concepto relativamente nuevo en nuestro país, desde la época del Congreso Constituyente de 1917, se usa “rendir cuentas” para denotar la obligación de los gobernantes de informar sobre sus actos y decisiones; el término fue poco utilizado por políticos y académicos hasta hace algunos años, especialmente en el 2002, cuando fue aprobado por el Congreso la Ley de Transparencia y acceso a la información, que permite el acceso de la ciudadanía en general para conocer el manejo de las instituciones.

EMPRESA SOCIAL MARIO MURILLO En un principio, Muhammad Yunus se vio implicado en el problema de la pobreza desde un punto de vista académico, y luego, casi por accidente, de manera personal. Se implicó en ello porque en Bangladés la pobreza lo rodeaba por todas partes. En particular, la hambruna de 1974 lo sacó del campus universitario y lo obligó a convertirse en activista social, a demás de ser profesor. Fundó el Banco Grammen y con él fue galardonado con el premio Nobel de la Paz por sus esfuerzos en combatir la pobreza. Ahora promueve el concepto de “Empresa Social”

Según Yunus, una empresa social es una nueva clase de empresa. Es bastante distinta tanto de la tradicional que busca maximizar utilidades como de las organizaciones sin ánimo de lucro. También es bastante distinta de los que defienden otros términos usados como iniciativa social, emprendimiento social o empresa socialmente responsable, que generalmente describen variedades de empresas que buscan utilidades.

Una empresa social está por fuera del mundo buscador de ganancias. Su objetivo es resolver un problema social mediante la utilización de métodos empresariales, entre ellos la creación y venta de productos o servicios. Grameen – Danone, por ejemplo, está esforzándose en resolver el problema de la desnutrición, vendiendo yogur fortificado a un precio accesible. Grameen – Veolia Water aborda el problema del agua potable contaminada, vendiendo agua pura a un precio que pueden pagar los pobres. BASF – Grameen reducirá enfermedades trasmitidas por mosquitos, produciendo y comercializando toldillos tratados químicamente. Hay muchos ejemplos.

Existen dos clases de empresas sociales. Una es la compañía que no da perdidas pero tampoco dividendos, dedicada a resolver un problema social, de propiedad de inversionistas que reinvierten todas las utilidades en ampliar y mejorar el negocio. La segunda clase pertenece una compañía que hace utilidades, que es propiedad de personas pobres, ya sea directamente o a través de un fondo dedicado a una causa social predeterminada. Los siete principios de la empresa social:

1. El objetivo de la empresa es el de superar la pobreza o enfrentar uno o más problemas (educación, salud, acceso tecnológico y medioambiente) que amenace a la gente o a la sociedad – no el de maximizar utilidades.

2. La compañía alcanzará sostenibilidad financiera y económica.

3. Los inversionistas recuperarán su inversión inicial. No se da ningún dividendo a parte de la devolución de la inversión original. 4. Cuando se devuelve la inversión, la utilidad se queda en la compañía para ampliación y mejoramiento.

5. La compañía será ecológicamente responsable.

6. Los trabajadores de la compañía reciben el salario que fija el mercado, en condiciones laborales mejores que las estándar. 7. Se hace con alegría y amor.

Sin embargo, la corrupción en el país, no ha disminuido, al contrario, de acuerdo a Transparencia Internacional, desde el año 2001 el país ha venido cayendo sistemáticamente en los índices que califican esta condición, cuando se ubicaba en el lugar 51 de 178 países, en el 2002, ya se ubicaba junto con Colombia, en el lugar 57. En el 2004, México compartió el sitio 64, con Ghana y Tailandia. Al 2006, ya estaba en el lugar 70, con 3.3 puntos, en tanto para el 2008, caía al lugar 72, y al cierre del año pasado, ya llegaba al lugar 98, con una puntuación del 3.1, junto con Egipto, (cuya situación acaba de hacer crisis con la caída del Régimen de Hosni Mubarak), y Burkina Faso. Esto significa que las instancias de control y vigilancia del actuar de las instituciones públicas no están funcionando como se debiera, entre otros factores, al punto que el escenario global que enfrenta México ya enciende incluso los focos rojos en otros países

por las posibilidades de desestabilización, y casos como el de la Auditoria Superior de la Federación siguen surgiendo a la luz pública a pesar de los esfuerzos por ocultarlos, en tanto se siguen aprobando cuentas de diferentes niveles de gobierno e instituciones a pesar de que se tengan dudas por la sociedad y representantes populares en todo el País.

Y en Zacatecas las cosas no andan mucho mejor, con todo y la renovación de los aparatos de Gobierno en todo el Estado, no ha sucedido lo mismo en la instancia fiscalizadora, por lo que corremos el riesgo de que queden en la impunidad las corruptelas y desvíos por el pésimo manejo de la Administración Pública del régimen pasado, por lo que si se quieren dar señales correctas ante la ciudadanía, se debe de iniciar con una verdadera rendición de cuentas, lo que ya hemos venido señalando desde un inicio, y tomar las medidas necesarias para que así sea.


8 / REPORTAJES

EL INDEPENDIENTE NACIONAL

JENARO VILLAMIL /

MEXICO, DF..- Si un caso demuestra hasta dónde puede escalar un montaje mediático para servirle de propaganda al secretario de Seguridad Pública federal, Genaro García Luna, y encubrir relaciones poco claras entre este funcionario y las televisoras, en especial con Televisa, éste es el de la ciudadana francesa Florence Cassez, sentenciada a 60 años de prisión por el delito de secuestro y cuya petición de amparo fue rechazada el jueves 10 por un tribunal. Lo único claro y contundente en el caso de Cassez es que la difusión de su detención, la mañana del 9 de diciembre de 2005, se trató de un montaje televisivo, una “recreación” le dicen en Televisa, a costa de la integridad de las víctimas y de quienes fueron presentados en cadena nacional como presuntos responsables. Esa mañana, en la pantalla de Primero Noticias, el reportero de Televisa, Pablo Reinah, inició así su enlace: “De último minuto, un duro golpe contra la industria del secuestro se está dando en estos momentos, y es que la AFI trabajó durante semanas y esta ma-

drugada lo que está haciendo es liberar a personas secuestradas… Estamos viendo cómo están entrando en estos instantes los agentes”. La cámara enfocó la acción y siguió hasta el cuarto de la habitación de una cabaña, allanada por los agentes federales, bajo las órdenes de García Luna. En una mesa se observó una laptop, credenciales de elector, un pasamontañas, una máscara de hule de hombre lobo y, al lado, dos rifles AK-47, armas usadas presuntamente por los sujetos que están a cuadro. “Podemos mostrarles a los secuestradores –afirmó el reportero de Televisa--. Estas son las armas con que secuestraban a sus víctimas. Esta mujer que vemos aquí tapada es una mujer de origen francés, era también la esposa (de Israel Vallarta) quien ayudó a planear este secuestro”. Esa mujer “tapada” era Florence Cassez. Ella negó, desesperada, que estuviera involucrada en el caso del secuestro de Cristina Ríos Bayadares y de su hijo, a manos de una “peligrosa banda” conocida


REPORTAJES / 9 como Los Zodiaco. En la transmisión en vivo, el reportero se dirigió a Ezequiel, uno de los secuestrados, que afirmó frente a las cámaras: “Mucha gente piensa que no trabaja la policía, pero la verdad es que si ellos no estuvieran aquí, no sé qué hubiera sido de mí”. Días después de la transmisión en vivo del “innegable golpe” de la Agencia Federal de Investigación (AFI), Vallarta y Cassez denunciaron que todo fue un montaje para la televisión, un reality judicial para recrear lo que supuestamente había sucedido varias horas antes. Televisa acusó al periodista Reinah de haber sido el principal responsable de lo que sucedió y lo despidieron de la empresa. Argumentaron que ellos no sabían que se trataba de un montaje. García Luna, en ese momento director de la AFI, argumentó que fueron los reporteros televisivos quienes le pidieron “recrear” el operativo. Reinah se inconformó ante la decisión de la empresa. Presentó una queja el 15 de febrero de 2006 ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) para deslindarse de la versión de sus exjefes de la televisora, al tiempo que también demandó laboralmente a Televisa. En paralelo, el juicio contra Cassez generó una de las crisis diplomáticas más severas entre México y Francia. La cúspide de esta crisis ocurrió en julio de 2009, durante la visita del presidente francés Nicolás Sarkozy a nuestro país. El mandatario europeo afirmó que Cassez debía ser juzgada en Francia y no en México. Tomó el caso como un asunto de Estado y la mayoría de los medios franceses documentaron desde 2008 la suma de irregularidades, especialmente el montaje mediático. En su alegato ante la CNDH, Reinah afirmó que a las 4:30 de la mañana, vía teléfono celular, recibió una llamada del director de Operaciones de la AFI, Luis Cárdenas, para cubrir la liberación de unas personas secuestradas. Argumentó que consultó con el titular de Primero Noticias y “se tomó la decisión de que me trasladara al lugar para realizar la cobertura”. Reinah subrayó en la parte central de su queja: “Rechazo categóricamente haber tenido conocimiento o haber sido avisado de que ese operativo era una recreación…” “En ningún momento solapé, coordiné o gestioné ninguna acción que tuviera que ver con el desempeño de los elementos de la AFI”. El 30 de marzo de 2007, la CNDH emitió una resolución salomónica. No determinó quién fue el responsable del montaje televisivo, pero le ordenó a la AFI y a la PGR que dejaran libre de cualquier responsabilidad al exreportero de Televisa. La resolución fue emitida por el quinto visitador Mauricio Farah Gebara, quien aspiró a ser ombudsman nacional el año pasado. En otras palabras, la CNDH resolvió el caso mediante “el procedimiento de conciliación”. La misma palabra se utilizó a fines de enero de 2011, cuando Pablo Reinah dio a conocer que después de dos años concluyó su litigio laboral con la empresa Televisa.

No hubo un laudo laboral. Reinah y Televisa decidieron cerrar el expediente sin que se aclarara, hasta ahora, quién fue el responsable del montaje mediático. Este será el punto de la próxima disputa entre los abogados de Cassez, apoyados por el gobierno francés, y los tribunales mexicanos. El periódico Reforma, en su columna editorial Fray Bartolomé de este viernes 11 de febrero, afirmó lo siguiente: “De que Florence Cassez es culpable de secuestro, de eso ni los franceses tienen duda. Tan es así que el gobierno galo lo que pide es que purgue su pena en Francia, no en México. “Pero de lo que tampoco hay duda es que su aprehensión fue convertida por Genaro García Luna en una especie de reality show con la complicidad de una televisora. “Y éste es el punto central de toda la discusión: si el manoseo mediático de la captura afecta el proceso legal en contra de los criminales que integraban la banda de Los Zodiaco. “Inclusive, las propias autoridades,

en una larga ficha informativa –extraoficial, por supuesto-- distribuida ayer, reconocían que el montaje en torno a la aprehensión no fue ‘moralmente’ correcto”. Para otros observadores no se trata de un asunto “moral”, sino de justicia penal. El caso se puede revertir en tribunales internacionales porque tanto la AFI como Televisa han admitido el punto central de la defensa de Cassez: el engaño comenzó con un montaje televisivo. Cassez le declaró al periódico Le Monde que sus acusadores mexicanos “ganaron una batalla, no la guerra”. “Voy a seguir hasta el final, soy inocente”, subrayó. La canciller francesa Michèle Alliot-Marie afirmó a la televisión francesa que las relaciones bilaterales podrían afectarse ante un caso así. Tanto, que se pueden suspender los festejos de la amistad México-Francia en este año. La pista de este escándalo diplomático y jurídico se trasladará, con toda seguridad, a la Corte Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH).


10 / DEPORTES

EL INDEPENDIENTE NACIONAL

ALERTAN A TENISTAS EXTRANJEROS SOBRE INSEGURIDAD EN ACAPULCO

‘CANELO’ ÁLVAREZ, ASPIRANTE

LEGÍTIMO AL TÍTULO SÚPERWELTER: CMB

BEATRIZ PEREYRA /

MEXICO, DF..- La ATP y la WTP, que agrupan a la elite del tenis mundial, alertaron hoy a sus agremiados a extremar precauciones en su próximo viaje al puerto de Acapulco, donde se llevará a cabo el Abierto Mexicano de Tenis, debido a la ola de inseguridad que priva en dicha ciudad porteña. Ambas asociaciones hicieron una serie de recomendaciones a los deportistas, entre las que destacan no quedarse a pasear en Acapulco e irse del puerto inmediatamente después de que concluya su participación. “Estuve escuchando un poco acerca de la situación en Acapulco. La ATP nos informó enviándonos varios mails. Estuvo bastante correcto en eso. Nos dijo que había problemas, que no estaba nada fácil allá porque hubo varios secuestros, asesinatos. Nos comunicaron que una vez que quedemos eliminados, era mejor irnos lo antes posible, que no nos quedemos ahí de vacaciones porque estaba bastante peligroso. Así que ya tenemos una alerta y trataremos de ser conscientes de los problemas que se puedan generar”, declaró al diario El Mundo el argentino Juan Mónaco, el número 30 en el ranking mundial. Por su parte, el uruguayo Pablo Cuevas reveló que también recibió las recomendaciones que les envió la ATP, pero que éstas generaron temor entre los tenistas que asistirán al torneo. “Nos dijeron que no salgamos (del hotel). Igual el torneo se juega dentro del hotel, así que no va a haber tanto problema. Sé que el torneo va a tomar precau-

ciones y va a estar más atento con el tema de seguridad, pero cuando son esos grupos tan fuertes como los de México, a veces no sabes si no es hasta peor que haya tanta seguridad, porque así saben que si quieren llamar la atención, ahí lo van a poder hacer”, dijo Cuevas. Hace unos días, diez personas fueron asesinadas a balazos en diferentes lugares de Acapulco. A principios de enero, 15 hombres fueron decapitados y arrojados frente a un centro comercial, en una jornada en la que al menos 25 personas fueron asesinadas por bandas vinculadas con el crimen organizado. Este jueves, fueron descubiertos la cabeza y el cuerpo de una persona en unas bolsas abandonadas en un automóvil que fue dejado sobre la costera Miguel Alemán. También se dio a conocer que muchos jugadores declinaron participar en el torneo debido a los correos que la ATP envió sobre la peligrosa situación que se vive en el puerto. A pesar de la inseguridad, en el Abierto Mexicano de Tenis participarán los españoles David Ferrer, séptimo en el ranking mundial; Fernando Verdasco, noveno, y Nicolás Almagro, número trece, así como el francés Gael Monfils, el argentino David Nalbandian y el suizo Stanislas Wawrinka. Hace unas semanas, el torneo de golf en Morelia del circuito femenino LPGA fue cancelado debido a la “violencia asociada a las drogas”.

CARRILLO, CANDIDATO A DIRIGIR LA SELECCIÓN DEL SALVADOR México, D. F..- Mario Carrillo, ex auxiliar técnico de Javier Aguirre en la Selección de México se perfila para dirigir el representativo de El Salvador. De acuerdo al portal salvadoreño El Mundo, el nombre del llamado ‘filósofo del futbol’ se encuentra en la lista de candidatos, junto con el argentino Jorge Solari –ex entrenador del América- y el colombiano Jorge Luis Pinto.

La Federación Salvadoreña de Futbol busca desde hace meses el reemplazo del mexicano Carlos de los Cobos, quien desde el año pasado dejó al representativo centroamericano para dirigir al Chicago Fire, de la MLS. Carrillo, quien también fungió como auxiliar técnico de Aguirre en el Atlético de Madrid, ha dirigido a los equipos América, Cruz Azul, Tigres y Puebla.

México D.F..- El Consejo Mundial de Boxeo (CMB) rechazó hoy las criticas que se le han hecho al organismo luego del anunciar que la pelea entre Saúl Canelo Álvarez y Matthew Hatton será por el título mundial súper welter. En los últimos días distintas voces del boxeo -entre ellos el pugilista Juan Manuel Márquez y el promotor estadounidense Bob Arum- lamentaron la decisión del CMB porque, a su juicio, antes que Álvarez hay otros peleadores que tendrían más derecho a disputar dicho título. Por tal razón, el CMB emitió un comunicado en el que aclara que su Junta de Gobierno determinó por unanimidad que dicho organismo sancionará la pelea en virtud de que entre los cinco primeros rankeados en la categoría súper welter sólo el Canelo estaba disponible para buscar el campeonato mundial que quedó vacante cuando el filipino Manny Pacquiao determinó continuar su carrera en peso welter. “La regla del CMB es muy clara e indica que los dos boxeadores más altos disponibles deberán disputar el título vacante. En este caso Saúl Canelo Álvarez es el clasificado número uno y el campeón Plata superwelter y ha hecho sus últimas cuatro peleas en esta categoría. La misma regla da la facultad a que, por medio de una votación favorable de dos terceras partes, el organismo podrá tomar la decisión que más convenga bajo las circunstancias de cada caso en específico.

“La Junta de Gobierno del CMB consideró que siendo Álvarez el número uno peleando contra un boxeador con méritos incuestionables, como lo es Hatton, con una pelea ya firmada a realizarse en un futuro inmediato, así se evitaba tener congelada la división tan importante por un largo período”, dice un comunicado enviado por el presidente del CMB, José Sulaimán. El documento señala que detrás de Álvarez están clasificados Alfredo Angulo, quien no cuenta con visa de Estados Unidos, misma que apenas está tramitando; el número tres es Paul Williams, quien fue noqueado en su última pelea por Sergio Martínez; en tanto que el número cinco es el tijuanense Antonio Margarito, quien también fue noqueado en noviembre del año pasado por Manny Pacquiao. Refiere además, que ambos apenas “están siendo dados de alta médicamente”. “El CMB no pisó los derechos de ningún boxeador y ordenará al ganador hacer sus defensas obligatorias de acuerdo con lo que estipula el reglamento, donde podrán participar los demás boxeadores del peso superwelter”, indica el boletín. El CMB enfatizó que recibió una solicitud de parte de Golden Boy Promotions en la que pidieron que se aceptara la pelea entre Álvarez y Hatton, la cual ya estaba firmada y se realizaría en tan sólo tres semanas, lo cual “no afecta de ninguna manera a alguno de los otros clasificados en cuanto a los tiempos”.


REPORTAJES / 11

LA PERSEGUIDORA DE CÓMO LA SEÑORA WALLACE RASTREÓ Y DETUVO A LOS ASESINOS DE SU HIJO

JOSÉ LUIS MARTÍNEZ S. / REVISTA NEXOS 398

A las tres y media de la tarde del lunes 11 de julio de 2005, un día cálido y soleado, la señora Isabel Miranda de Wallace se despidió de su hijo Hugo Alberto. Estaba sentada en el escritorio de su estudio cuando él entró a pedirle la bendición. Fue la última vez que lo vio con vida. Hugo, quien pronto cumpliría 36 años, estaba divorciado, tenía una hija y vivía solo. Pero todos los días visitaba a su madre y solía telefonearle cada noche. Esa vez no lo hizo. Ella, extrañada, le habló a su casa, al radio, al celular. El silencio comenzó a angustiarla. A la una de la madrugada marcó el número de Locatel. “Me tacharon de loca” —recuerda la señora Wallace. Iban a llamarla de ese modo durante los años siguientes. De momento, le preguntaron la edad de su hijo y la fecha en que había desaparecido. Al ver que Hugo Alberto tenía 35 años, y que sólo habían transcurrido unas horas desde la última vez que fue visto, se negaron a tomar el reporte. La señora Wallace pasó la noche en vela. Indagó en hospitales y delegaciones. No hubo noticias. Por teléfono, localizó a uno de los choferes de Hugo y le preguntó si sabía algo de él. El empleado contestó que no. Desesperada ante la falta de noticias, la señora Wallace le pidió que fuera a la casa de su hijo, ubicada en un condominio horizontal en la calle Galeana número 18, en San Jerónimo. El chofer siguió la orden e informó que la cama estaba intacta. Hugo no había llegado a dormir. En el buró de la recámara había un celular. Cuando revisó las llamadas, la señora vio que Hugo Alberto tenía una reserva para el Cinépolis de Perisur. Acudió a ese lugar, pero no encontró nada. Para entonces, la familia entera participaba en la búsqueda. Uno de los sobrinos de la señora Wallace, Jorge, recordó que su primo había conocido hacía poco a una muchacha, “muy guapa”, con la que estaba saliendo. Luis Alberto, otro de los sobrinos, que en ese momento se hallaba en el extranjero, así como el chofer de Hugo, la conocían. La vieron una noche en que el joven empresario (dedicado a la venta de publicidad) pasó a recogerla a un restaurante de Insurgentes Sur. “¿Cómo se llama el restaurante?” —le preguntó Jorge al chofer. “No sé —respondió éste—. Pero si usted me lleva en su coche, cuando lo vea lo voy a reconocer”. Empezaron el recorrido a partir de Viaducto. Al llegar a Félix Cuevas, el chofer señaló el Konditori: “Aquí es”. Preguntaron al ge-

rente y a las meseras, pero nadie recordaba a la muchacha blanca, alta, guapa, de buen cuerpo y con el pelo teñido de rubio, que Jorge había descrito. La posibilidad de que la mujer viviera cerca de ahí los llevó a explorar la zona. En la calle de Carracci esquina con Cerrada de Empresa, en la colonia Extremadura Insurgentes, encontraron la camioneta del empresario. Jorge se comunicó con su tía para darle la noticia. La señora Wallace se trasladó a Carracci, vio la camioneta abandonada, mal estacionada —“toda chueca”, comenta—, y se puso a llorar: supo que algo había pasado con su hijo. Un hombre se acercó a ella: —¿La camioneta es suya? —le preguntó. —No —le respondió—. Es de mi hijo, ¿no lo ha visto? —No, señora —dijo—. Pero esta camioneta no estaba aquí anoche, sino a la vuelta; cuando llegué, vi que bajaban unas personas de ella, pero no puse atención. A la vuelta estaba la calle de Perugino. En unos consultorios le preguntó al vigilante por la muchacha que le habían descrito. —Vive en ese edificio —contestó, sin dudar, el vigilante—, en el número 6, departamento 4. En menos de 24 horas la señora Wallace había encontrado la casa de seguridad donde —no tenía manera de saberlo— habían asesinado a su hijo. A Hugo le gustaba comprar y customizar —es decir, modificar— motocicletas que inscribía en exhibiciones y concursos para después revenderlas. En ese ambiente encontró a Jacobo Tagle Dobín, hijo de un hombre al que Hugo le había comprado un terreno. Sostenían un trato amable, aunque Jacobo envidiaba el estilo de vida del joven empresario, su éxito en los negocios. Fue él quien planeó su secuestro con César Freyre Morales. Fue él quien le presentó a Juana Hilda González Lomelí, la novia de César: una belleza a la que usaron de carnada. La noche del 11 de julio, Hugo fue con ella al cine en Plaza Universidad. Al salir, Juana Hilda, quien se hacía llamar “Claudia”, lo llevó a su departamento. Ahí los esperaban Freyre, Jacobo, Brenda Quevedo Cruz (novia del segundo) y los hermanos Alberto y Tony Castillo Cruz. En ese sitio intentaron someterlo, pero terminaron matándolo. Una vez muerto, Brenda le tomó fotografías en la tina de baño; después lo descuartizaron. Al llegar a Perugino 6, la señora

Wallace llamó a la Policía Judicial del DF y a la Agencia Federal de Investigaciones (AFI). Pensaba que su hijo estaba secuestrado en el edificio. Su esposo, sus hermanos y sobrinos vigilaban las puertas. Ella solicitó que las autoridades inspeccionaran el inmueble, pero éstas se negaron. Las evidencias del asesinato se perdieron o fueron descubiertas cuatro días después —como la licencia de conducir de Hugo, por ejemplo— cuando un juez dictó la orden de cateo. La señora Wallace pidió a la policía que vigilara el lugar. Sus palabras cayeron en el vacío. —Los agentes se retiraron. Me dijeron que llevarían a cabo las investigaciones de acuerdo con el protocolo. Desconozco cuál es ese protocolo, nunca me lo explicaron. Juana Hilda González Lomelí fue la primera en caer. Era demasiado atractiva para pasar inadvertida. Ante la indiferencia de las autoridades, la señora Wallace había decidido trabajar por su cuenta. Con la ayuda de su familia no dejó de vigilar el edificio, ni de interrogar a los vecinos sobre la identidad de la muchacha que vivía en el departamento 4. Así supo que era bailarina, que procedía de Guadalajara y trabajaba en el Grupo Clímax, que en ese momento triunfaba con la canción “Mesa que más aplauda”. La señora Wallace buscó en in-

ternet. Descubrió que el representante del grupo se llamaba Óskar Lobo y radicaba en Veracruz. Viajó al puerto para buscarlo. Le dijo que trabajaba en un corporativo. y estaba interesada en contratarlo. Le pidió un CD con todas sus bailarinas, “porque a mi jefe le gusta una de ellas y quiere que participe en el evento que vamos a organizar”. Lobo le dio el disco, ella imprimió las fotos y comenzó de nuevo a recorrer Perugino, esperando que alguien pudiera identificarla. Lo hizo una señora que vendía quesadillas. Con esta información, y una lista con los nombres y teléfonos de los inquilinos, que había obtenido del dueño del edificio, supo que la muchacha se llamaba Juana Hilda González Lomelí. Viajó a Guadalajara y revisó con lupa el directorio telefónico. Halló con facilidad a la madre de Juana Hilda. En la AFI obtuvo el registro —“la sábana”— que contenía las llamadas que entraban y salían de la casa de la señora. Descubrió que la muchacha se ponía en contacto con su madre desde teléfonos públicos del sur de la ciudad de México. Un día, la madre dejó de marcar desde su casa y comenzó a llamar desde una tienda cercana. Juana Hilda marcó una vez a la tienda, y su número quedó registrado en el identificador. La señora Wallace convenció a la dueña del negocio de que se lo entregara. Acababa de obte-


12 / REPORTAJES ner la primera pista sólida: la dirección de Juana Hilda. Vivía en un condominio de Tenorios 91, en la colonia Ex Hacienda de Coapa, con un hombre con el que iba a todas partes en una camioneta negra Navigator. La señora Wallace decidió esperar, antes de detenerla. Durante tres largos días se volvió su sombra; la seguía a todas partes, con esperanza de que la llevara al sitio donde estaba secuestrado su hijo. En la persecución colaboraron sus hermanos, Roberto y Nina. —Teníamos que utilizar dos o tres autos diferentes, para que no vieran siempre el mismo atrás de ellos —recuerda. Estaba sola en su investigación. Desde agosto de 2005 desistió de las denuncias que había presentado ante la Subprocuraduría de Investigación Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO) de la PGR y la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal. —Cometí el gran error de creer en las autoridades —dice—. Al principio les entregaba de manera cándida todas mis pruebas, pero pronto me di cuenta que de no servía de nada. En la Agencia Federal de Investigaciones, que dirigía Genaro García Luna, nunca se interesaron en mi caso, y en la PGJDF son tan torpes que dan pena. No sólo eso: los propios policías informaban a los delincuentes de los avances que ella iba obteniendo. La complicidad resultaba evidente. El acompañante de Juana Hilda era César Freyre Morales. La señora Wallace no lo reconoció, a pesar de haber-

lo visto en una fotografía. Quizá porque era vieja y él aparecía más delgado. En esos tres días, Freyre visitó a su santero, estuvo en la casa de su madre, frecuentó algunos bares y centros nocturnos. Y supo que lo seguían, porque se volvió precavido. La mañana del 10 de enero de 2006 la señora Wallace y su hermano Roberto vigilaban desde un auto la casa de Juana Hilda. Llegaron de pronto unos policías pretendiendo detenerlos, la bailarina del Grupo Clímax los acusaba de quererla secuestrar. La señora Wallace se identificó. Llegaron más policías, agentes judiciales, y hablaron con Freyre y Juana Hilda. Los dejaron irse en la Navigator negra último modelo. En el estacionamiento, la pareja dejó un Mustang rojo convertible. Ese auto fue la perdición de Juana Hilda. Quiso recuperarlo, y al regresar por él al condominio fue detenida por un grupo de agentes enviados por José Luis Santiago Vasconcelos, director de la SIEDO, con quien la señora Wallace se puso en contacto al observar la sospechosa actitud de la policía del Distrito Federal. El acompañante de Juana Hilda era un hombre alto, corpulento, con los brazos tatuados, que tenía facha de judicial y poseía un Mustang. La señora Wallace comenzó a preguntar por él en la PGR y en la Procuraduría del Distrito Federal. Nadie sabía nada. Pero el dinero hace milagros. Un agente le proporcionó dos datos: se llamaba César Antonio y trabajaba en la Policía Ministerial de Morelos.

EL INDEPENDIENTE NACIONAL

El nombre era falso, pero sus características físicas no resultaban comunes. En Cuernavaca, el comandante de la Unidad Antisecuestros del estado la encaminó hacia quien podía ayudarla: un judicial que le reveló la verdadera identidad y le entregó una foto del sujeto que andaba buscando. Así conoció el nombre y el rostro de César Freyre Morales, dado de baja el 5 de abril de 2004 en la Procuraduría General de Justicia de Morelos por resultar positivo en un examen toxicológico. Fue el primero de la banda al que identificó. La captura de Freyre hubiera sido imposible sin establecer la relación sentimental que sostenía simultáneamente con Juana Hilda y con Keopsky Daniela Gisel Salazar Juárez. Habría sido imposible sin la paciencia de la señora Wallace. Por debajo del agua, ella compró las “sábanas” con las llamadas que su hijo hizo y recibió en las últimas semanas de vida. Puso a su hija Claudia, y a sus hermanos y sobrinos, a revisarlas. Eran muchas, debido a la actividad empresarial de Hugo. Parecían jeroglíficos imposibles de descifrar. El horizonte, sin embargo, comenzó a despejarse cuando, luego de varios días de trabajo, al marcar a uno de los números que aparecían en la lista, escucharon una voz en la contestadora que Luis Alberto, quien había regresado a México para colaborar en la búsqueda, identificó de inmediato. El teléfono se hallaba a nombre de Carmen Ortega Becerra, uno de los alias empleados por Juana Hilda. Isabel Miranda de Wallace adquirió la “sábana” que registraba las llamadas de “Carmen” y al investigarlas dio con el número de una mujer llamada Luisa Salazar. Llamó y le respondió una joven a la que ubicó en la colonia Xalpa, en Iztapalapa. Era amante del hombre con facha de judicial, quien algunas veces le pedía su celular para enviar misteriosos mensajes. La joven tuvo curiosidad y quiso saber de quién era ese número. Cuando marcó y escuchó la voz de una mujer, comprobó que su novio la engañaba. Una llamada, una sola, estableció la relación entre los tres. La señora Wallace fue a Iztapalapa con su hermano Roberto. Una vecina le dijo lo que necesitaba saber: la mujer llamada Luisa Salazar era abuela de una muchacha llamada Keopsky; tenía 18 años y andaba con un tipo que parecía judicial y conducía un Mustang. También se enteró de que una de las hermanas de Keops —como le dicen—

era pareja del hermano de César, Jonathan Freyre. Trabajaba como hostess en el restaurante Angus de la Zona Rosa, famoso por sus meseras esculturales. La señora Wallace se volvió clienta asidua. La captura de Juana Hilda puso en alerta a Freyre, quien por un tiempo se refugió en la casa de la mamá de Keops, de la que entraba y salía oculto en la cajuela de un auto. Sabía que lo podían detener en cualquier momento, y se dispuso a huir del país. En una de sus visitas al Angus, la señora Wallace escuchó que Keops hablaba de El Yanqui —como apodaban a Freyre— con una compañera. —Me voy a ir a El Salvador con El Yanqui — dijo—, porque él se tiene que enfriar. En ese momento, la señora Wallace tomó la decisión de detener a Freyre. No podía permitir que escapara. Llamó a su hermano Roberto, y cuando Keopsky salió del restaurante, ambos la siguieron en un taxi. Ella viajaba en otro y se bajó en la esquina de Mier y Pesado y Obrero Mundial. Caminaba hacia su departamento cuando vio a Freyre salir de una tienda. Estaban a punto de encontrarse, cuando entre ellos se interpuso la señora Wallace. —Cuando lo vi —comenta— no me pude contener y estúpidamente, porque nada más iba con mi hermano, me enfrenté con él. Me dijo, con malas palabras, que dejara de fastidiarlo, que me iba a cargar la chingada. A mi hermano le dijo que le iba a pasar lo mismo. No dejaba de amenazarnos. Freyre sacó su pistola y le apuntó. Al ver amenazada a su hermana, Roberto lo tacleó e intercambió golpes con él. Ella recuerda la escena: —Bendito sea el Señor, cuando comencé a pedir ayuda pasaron unas patrullas, porque él ya tenía sometido a mi hermano con su arma. Les dije a los policías que era el secuestrador de mi hijo. Él negó todo pero en ese tiempo yo cargaba siempre una maleta en la que llevaba pruebas y documentos. Saqué unas carpetas lefort en las que guardaba copias de mis denuncias, de mis declaraciones. Demostré que yo lo había acusado como secuestrador de mi hijo y que él tenía orden de localización. Los patrulleros lo entregaron a la SIEDO. Así fue como ocurrió la captura de César Freyre la noche del 26 de enero de 2006. En la PGR, el coordinador de la Unidad Antisecuestros de la SIEDO, Jorge Rosas, le explicó a la señora Wallace que


REPORTAJES / 13 no podían acusar de delincuencia organizada a Freyre y Juana Hilda, como ella quería. Para eso necesitaba comprobarles cuando menos un secuestro más. —¿Cómo lo voy a hacer, si a duras penas estoy investigando el de mi hijo? —preguntó. “Me preocupé mucho, me parecía una aberración que fuera yo quien tuviera que probar delincuencia organizada en este caso”. Pero la necesidad alienta la imaginación: —Viendo la publicidad en la calle, se me ocurrió que tal vez, poniendo un espectacular con la cara de Freyre, algunas de sus víctimas podrían reconocerlo y platicarme su experiencia. Así sucedió, varias personas se me acercaron para darme información y de esta manera pudimos probarles cuatro secuestros más, entre ellos el de la señora Bárbara Cyndi, a quien tuvieron en el departamento de Jacobo Tagle Dobín, en Viaducto 176. Ella estuvo 69 días encerrada en un clóset con su niño. Ahí la violó Freyre. Cuando la liberaron, regresó al día siguiente con la policía y les enseñó la casa. Nunca fueron por ellos. De haberlos capturado, no habrían cometido otros tres secuestros ni asesinado a mi hijo. El espectacular, ubicado en la esquina de Paseo de la Reforma y Niza, llamó no sólo la atención de la gente que pasaba por ahí sino también de los medios. —Seguramente —argumenta— porque hasta ese momento, por miedo, nadie se había atrevido a ponerle rostro y nombre a un secuestrador. Pero todo funcionó mejor de lo que esperaba y el anuncio fue muy comentado en los periódicos, en la radio y la televisión. El 12 julio de 2005, al llegar al edificio de Perugino 6, la señora Wallace descubrió a un hombre obeso y con barba de candado que la observaba desde el descanso de la escalera.

—En medio del caos emocional, me fijé en él por su mirada rara, como de maldad. Me impactó tanto que cuando fui a levantar mi denuncia lo describí y pedí que lo llamaran a declarar. Nadie lo hizo. Se trataba de Alberto Castillo Cruz, otro de los secuestradores y asesinos de su hijo. Sería el tercero en ser capturado por ella. Le decían El Doctor y, según la declaración ministerial de Juana Hilda, quien implicó también a Tony, conocido como El Panqué y hermano de Alberto, fue el principal descuartizador del cuerpo de Hugo. Experimentada ya en el análisis y cruce de datos, con información del IFE y el directorio telefónico, y la ayuda incondicional de su familia, la señora Wallace ubicó el domicilio de los Castillo Cruz en la calle El Bordo, en Acoxpa. Fue a buscarlos con su hermano Roberto, pero se habían mudado. Los vecinos le dijeron que vivían en la colonia Del Reloj, donde tampoco los halló. —Finalmente —comenta— otra gente nos remitió a la calle de Acueducto, por donde está la terminal Huipulco del Tren Ligero. Ahí encontramos a su mamá. Revisamos la “sábana” con sus llamadas y así pudimos localizarlos. Alberto estaba trabajando como técnico en computación y Tony como mensajero. Sólo hasta que estuvo segura que los hermanos Castillo Cruz no tenían escapatoria dio aviso a la AFI. —Alberto estaba saliendo de su trabajo, una tienda de computadoras en Reforma y Milán, cuando lo detuvimos. Al principio pretendió oponer resistencia, pero ya lo teníamos rodeado por agentes de la AFI. Eso fue el 8 de marzo de 2006. El 23 fuimos por Tony, que se había refugiado en la

casa de su mamá y prácticamente nos estaba esperando; se entregó sin problemas. Brenda, guapa y de buen cuerpo, conoció y se hizo novia de Jacobo Tagle Dobín en 2004. Él la introdujo en la organización de César Freyre Morales, donde pronto encontró una actividad a la medida de su vanidad: seducir hombres casados y llevarlos a hoteles de paso donde eran fotografiados. Con las fotos en la mano, Jacobo y César los extorsionaban. En algunos lugares distribuía cocaína y a veces viajaba a Acapulco con su novio, el jefe de la banda y la pareja de éste, Juana Hilda González Lomelí. Eran prósperos y felices como puede verse en las fotografías que se conservan de aquella época. El asesinato de Hugo Alberto les cambió la vida. La señora Wallace era una sombra que se acercaba, que los iba cercando. Al darse cuenta de que podía terminar en la cárcel, después de un tiempo de andar a salto de mata con Jacobo, Brenda huyó a Venezuela. Obtuvo documentos falsos y algunos familiares la ayudaron para que viajara a Estados Unidos, donde con el nombre de Nadia Vázquez obtuvo la residencia. La señora Wallace nunca dejó de buscarlos. —Entre tantas locuras que he hecho —explica—, se me ocurrió poner una página con sus fotografías en YouTube. En el buscador, a ella le puse Recompensa, mujer bonita y a él Recompensa, hombre guapo. La idea era que la gente los viera y me ayudara a encontrarlos. “En una ocasión recibí un mensaje que decía: ‘Por el amor de Dios comuníquese conmigo, creo saber dónde está Brenda. Trabaja cerca de donde vivo’ ”. La señora Wallace se entusiasmó, y comenzó a escribirle a quien resultó una

inmigrante hispana en la ciudad de Louisville, Kentucky. Le hacía preguntas. Le dijo cómo era Brenda e incluso le mandó una fotografía, decomisada, como tantas otras, de la casa de Juana Hilda en Tenorios 91. —Le pedí que por favor checara si era ella, que le tomara una foto y me la enviara. No quería hacerlo, porque tenía miedo; sabía de lo que era capaz. Brenda trabajaba en el bar Tapas Mojitos, donde en Halloween los empleados se disfrazan y toman fotografías con los clientes. Ésa fue la ocasión que aprovechó la informante de la señora Wallace para retratarla. —Me envió una foto en la que Brenda está vestida de negro, como “conejita”. En cuanto la vi, reservé un boleto y en menos de 24 horas estaba en Kentucky. Me acerqué al bar y la miré de lejos. No quería que supiera que la había localizado. La señora Wallace se comunicó con la licenciada Nicandra Castro, directora de la Unidad Especializada en Investigación de Secuestros de la PGR, para explicarle lo que estaba pasando. La licenciada le indicó que no hiciera nada, que permaneciera en su hotel y esperara la visita del FBI, con el que iba a ponerla en contacto. —Efectivamente, me buscan los agentes del FBI, les enseño toda la documentación que llevaba: actas, investigaciones, fotografías, y ellos la detienen en su trabajo el 28 de noviembre de 2007 —dice la señora Wallace. Brenda, con documentos falsos, estaba ilegalmente en Estados Unidos, por lo que procedía su deportación inmediata. Pero solicitó un abogado, argumentó que en México podía ser sujeta de tortura y pidió asilo político. La PGR, que en este caso fue muy eficiente, hizo entonces una petición


14 / REPORTAJES de extradición, y Brenda fue trasladada al Correctional Center de Chicago para que se le siguieran los dos procedimientos: uno por deportación y otro por extradición. Dos años después, el 27 de diciembre de 2009, fue extraditada y actualmente se encuentra sujeta a proceso en las Islas Marías, desde donde, por esas cosas que sólo pasan en este país, sostiene una relación sentimental con un hombre llamado Fernando, preso en Santiaguito, en el Estado de México, y miembro de los Zetas. A Jacobo Tagle Dobín se le acabó la suerte el viernes 3 de diciembre de 2010. Durante cinco años y cinco meses eludió la persecución de la señora Isabel Miranda de Wallace. La cacería terminó de manera fortuita la madrugada en que fue aprehendido en el Fraccionamiento Lomas de Cuautitlán Izcalli, en el Estado de México. Una vecina lo denunció por golpear a su mujer. Llegó una patrulla cuando él iba saliendo de su casa, los policías lo detuvieron y le pidieron identificarse, al sacar una credencial, sucedió algo que no esperaba: se le cayó otra con un nombre diferente. Ya no pudo escapar. —Tengo que agradecerle a esos patrulleros que no se hayan dejado corromper —comenta la señora Wallace—. Esa conducta, a pesar de que debería ser la normal, hay que resaltarla. Él les daba 60 mil pesos y su camioneta para que lo dejaran ir, pero ellos prefirieron entregarlo. La autoridades del Estado de México tienen el mérito de haber capturado, así sea por casualidad, al último de los asesinos de mi hijo. La señora Wallace estuvo cerca de Jacobo algunas veces. Una de ellas en marzo de 2006. Protegidos por la madre de Brenda, él y su amante rentaron un departamento en un conjunto habitacional por el Ajusco, a espaldas de Six Flags. Una mañana, al asomarse por la ventana, Jacobo se encontró con la mirada de una ex novia, quien vivía en el edificio de enfrente. La mujer, enterada de su situación, se comunicó con la señora Wallace para darle la noticia. —Cuando llegamos, había abandonado el departamento —comenta—. Ahí estaban sus cosas: algunas cajas, pants, sudaderas, tenis, algunos vasos… Estuvimos varios días vigilando el lugar, pero no regresó. Un mes después, en Acapulco, donde sus contactos le dijeron que estaba Jacobo, la señora Wallace colocó un espectacular en la carretera a Punta Diamante. Enfrente estaba un hotel desde el que Jacobo la observaba. Al ver su fotografía, se sintió en peligro y, de nueva cuenta, libró el cerco cada vez más estrecho que le tendía la madre de una de sus víctimas. La suerte de Jacobo comenzó a declinar en octubre, en un día sin luna. La muerte de su hermana Julieta afectó profundamente a César Freyre Morales, preso en la cárcel del Altiplano. —Él estaba en un momento vulnerable — dice la señora Wallace—. Ha tenido mucho tiempo para pensar y darse cuenta que al final nada es capaz de salvarlo de su conciencia. Freyre la mandó llamar inesperadamente. Cuando lo vio, ya no era el tipo fanfarrón y prepotente que había enfrentado en varios careos. —Toda la bravura se les acaba en la cárcel

EL INDEPENDIENTE NACIONAL

Jacobo Tagle, uno de los plagiarios del caso Wallace —reflexiona la mujer que lo puso tras las rejas. Estuvieron solos, en una celda, diez minutos. —Me dijo que me quería pedir perdón, que me admiraba mucho y que ojalá él hubiera tenido una madre como yo. Quizá porque la suya lo abandonó en la cárcel. “Me dijo que le daba mucha tristeza que yo no cejara de buscar a Hugo y que iba a decirme dónde se hallaba, que estaba dispuesto a confesar ante un juez todo lo que había sucedido con mi hijo. Quería estar en paz y me pedía perdón, aunque estaba consciente que a lo mejor yo no lo iba a perdonar”. Fuera de la celda había dos custodios. No escucharon la respuesta de la señora Wallace: —Mira Freyre, no sé si te pueda perdonar algún día, pero ojalá Dios lo pueda hacer. Él contestó con la voz alterada: —Yo no creo en Dios, no me interesa el perdón de Dios, me interesa el de usted. Freyre confesó cómo habían asesinado y descuartizado a Hugo Alberto y dónde habían arrojado una maleta negra con sus restos: en el Vaso Regulador de Cuemanco, en Xochimilco. La señora Wallace comenzó a buscar el cuerpo desmembrado de su hijo en el Vaso Regulador, nuevamente con la ayuda de su hermano Roberto y ahora con la colaboración del gobierno de la ciudad de México y la Comisión Nacional del Agua. Un incendio llevó al reportero Santos Mondragón, de Televisa, por el rumbo donde la señora Wallace estaba trabajando y aprovechó para hacerle un reportaje en el que, una vez más, se narró su historia y en la televisión apareció el rostro del único de los secuestradores y

asesinos de su hijo que permanecía libre: Jacobo Tagle Dobín. Uno de los hermanos de la pareja de Jacobo vio el programa y lo reconoció. —No te hagas tonta, tú sabes con quién estás viviendo —le dijo cuando fue a visitarlo. De vuelta a su casa, ella hurgó entre las cosas de Jacobo. En una maleta encontró credenciales en las que él aparecía con nombres distintos y cosas que utilizaba para disfrazarse: dientes, un bastón, pelucas. Por la noche, increpó a Jacobo. Le preguntó quién era realmente Alejandro Salas García, el nombre con el que ella lo conoció un año antes en un centro nocturno. Jacobo comenzó a golpearla, la arrastró frente a la computadora, le mostró una página y le dijo: “Este soy yo, y si dices algo te mato”. La tuvo encerrada tres días, no la dejaba ir a trabajar. Ella le pidió perdón. Pero cuando Jacobo por fin la dejó salir, lo primero que hizo fue una llamada telefónica denunciándolo a la policía. No le hicieron caso. Dos días después fue físicamente a una delegación, puso una denuncia en la que asentó que su pareja era Jacobo Tagle Dobín, y regresó a su casa. Quizá sospechaba algo porque Jacobo volvió a golpearla, a pesar de que tenía un embarazo de siete meses. Era de madrugada y los gritos de la mujer alteraron a una vecina, quien llamó a la patrulla que lo detuvo. Plenamente identificado, la subprocuradora de la SIEDO, Marisela Morales, llamó a la señora Wallace para informarle la captura de Jacobo. —Cuando a mí me llama la subprocuradora, dudé que realmente lo hubieran captu-

rado, pero me trasladé de inmediato al Estado de México. Lo tenían en un cubículo y lo estaban interrogando. Era la primera vez que yo lo veía. Nunca había visto su cara antes del secuestro de Hugo. “Al terminar el interrogatorio nos encontramos de frente. Él se me quedó viendo, sin decir nada. Yo le pregunté: ‘¿Por qué lo mataste?’. No le dije por qué lo secuestraste, sino directamente: ‘¿Por qué lo mataste?’. Me respondió: —Yo no lo quería hacer, era sólo un secuestro que fraguó Freyre. —Freyre no conocía a mi hijo —le repliqué. “Entonces —continúa la señora Wallace— comenzó a disculparse, hizo el teatro de querer llorar y a decirme que él quería a Hugo, que era un buen hombre, que él nunca se hubiera atrevido a quitarle la vida, que todo había sido un accidente”. La señora Wallace le dijo que mentía, le echó en cara la saña con que trataron el cuerpo de su hijo. Jacobo contestó: —Es que no podíamos sacar el cuerpo completo porque se hubieran dado cuenta los vecinos. Tan no queríamos matarlo que lo llevamos al departamento de Juana Hilda para después trasladarlo a mi casa, donde yo lo iba a cuidar. Como Freyre, Jacobo también le pidió perdón a la señora Wallace por lo sucedido con Hugo Alberto. Su respuesta fue tajante: —Le dije que no, que no lo voy a perdonar, a él es a quien más rencor le tengo. Él conocía a mi hijo, abusó de su confianza, de lo buena persona que era. Le dije que no lo iba a perdonar, aunque —la verdad de las cosas— algún día tendré que hacerlo, porque si no me hago daño a mí misma. Pero no tengo por qué decírselo.


CULTURA / 15 CONACULTA

PONE AL SERVICIO DEL PÚBLICO PLATAFORMA MULTICANAL

FRANCIA PIERDE CON LA CANCELACIÓN DEL ‘AÑO DE MÉXICO’ EN ESE PAÍS: SÁIZAR JUDITH AMADOR TELLO /

JUDITH AMADOR TELLO /

MÉXICO, D.F..- Los servicios y la oferta cultural del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) están disponibles ya en una “plataforma multicanal de comunicación”, mediante la cual los usuarios pueden consultar --a través del teléfono, una página en internet o las redes sociales-- desde las actividades por día, hasta la ubicación de los recintos y la forma de llegar a ellos. Diseñada por Martha Canseco, directora de Servicios Digitales del Consejo, la plataforma disponible en www.mexicoescultura.com y en el 01-800CULTURA (285-88-72), tiene dos objetivos: Acercar la cultura a la ciudadanía y dotar al Conaculta “de herramientas tecnológicas para responder mejor a las demandas de la población”, informó en rueda de prensa Consuelo Sáizar, titular del organismo. Ahí, agregó, se concentrará toda la actividad promovida y auspiciada por el Conaculta incluyendo la de sus direcciones generales, pero también de los institutos nacionales de Antropología e Historia (INAH), de Bellas Artes (INBA) y Mexicano de Cinematografía (Imcine). Destacó que el Conaculta se ha ocupado de la producción de bienes y servicios culturales y ahora se trata de “cerrar el círculo” aumentando la difusión y promoción de esa oferta y “elegimos hacerlo mediante una herramienta muy dinámica”, que es el ciberespacio. A decir suyo la difusión de la cultura en el siglo XXI debe ser digital e impresa. Y a modo de ejemplo comentó que el Consejo tiene cerca de un año y medio trabajando en las redes sociales, en las cuales interactúa con más de medio millón de personas. Entre todas las instancias que lo conforman suman 22 cuentas de twitter donde cuentan con 218 mil 994 seguidores. En Facebook han creado 17 perfiles y tienen 340 mil seguidores. En una breve demostración del funcio-

namiento del sitio en internet, Canseco explicó que éste no sólo integra todas las dependencias y páginas web del Consejo (que según Sáizar suman más de cien), es además el eje de todos los medios y versiones para acceder a la información: vía telefónica y en versiones de internet que pueden descargarse para iPhone, iPad, BlackBerry y próximamente habrá para otros teléfonos. El sitio, indicó, tiene unos baners al inicio, donde siempre se habrá recomendaciones. Debajo en el lado izquierdo se encontrarán también siempre disponibles las actividades del día bajo el título ¿Qué hacer hoy? Y del lado derecho la cartelera por mes, los mapas para ubicar los recintos y la posibilidad de armar una agenda personal. Cada recinto cuenta con información de cómo arribar dependiendo del tipo de transporte en el cual se llega, así como de su historia y características; se dispone de fotografías y un recorrido tridimensional para su mejor ubicación. Se tendrá información de la oferta de museos, bibliotecas, auditorios, galerías, centros culturales, televisión radio, de actividades de danza, literatura, exposiciones, para niños, teatro, cine, paseos culturales y turismo cultural, entre otras. Hay un buscador donde el usuario podrá localizar por palabras clave algunas actividades de su interés o conocer la oferta de un día determinado si aún no tiene claro a dónde desea ir. Vía telefónica, podrá llamar al centro de atención donde será atendido por un equipo de seis agentes telefónicos. Cabe señalar que la plataforma, realizada por el ingeniero Luis Jáuregui, tuvo un costo de un millón y medio de pesos y por el momento está disponible en español e inglés, pero también será traducida a otros idiomas.

MÉXICO, D.F..- Francia se privará de la posibilidad de contemplar “el enorme talento mexicano y muchas de las grandes exposiciones” que se habían organizado para el Año de México en Francia, dijo la presidenta del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Consuelo Sáizar, luego de que México canceló su participación en el evento. En conferencia de prensa, después de presentar el sitio web mexicoescultura, Sáizar reiteró lo expresado ayer por la Secretaría de Relaciones Exteriores, en el sentido de que no existen las condiciones para continuar con el programa, debido a que el presidente francés, Nicolás Sarkozy, advirtió que cada unas de las actividades sería un foro para hablar del caso de Florence Cassez, condenada a 60 años de prisión en México por el delito de secuestro. La presidenta de Conaculta, quien detalló que el programa del Año de México en Francia se armó conjuntamente con un comisario francés, afirmó que serán precisamente los franceses quienes pierdan la oportunidad de ver lo que se había preparado. Y recordó que en días recientes, en el museo de Quai Branly, la exposición de Teotihuacán fue una de las más visitadas en la historia de Francia. “Lamento que los franceses no puedan ver las exposiciones que teníamos programadas, entre ellas la de Rufino Tamayo, pero la verdad, la canciller fue

muy explícita en decir que no existen las condiciones ideales para poder llevar a cabo el evento”, puntualizó. Cuando se le preguntó si con la negativa de México a participar no perdían también los artistas mexicanos, Sáizar respondió que le harían la misma pregunta si al continuar con el programa, las actividades y exposiciones, éstas no pudieran realizarse como estaba previsto debido a alguna protesta, como lo anunció Sarkozy. Y cuando se le preguntó si Homero Aridjis, exrepresentante de México ante la UNESCO en París, podría haber evitado esta situación, la funcionaria dijo que no podía manejar “realidades alternas” ni “escenarios hipotéticos”, sino que trataba de ser serio en el trabajo y por ello no podía pronunciarse en ese sentido, pero consideraba “respetables todas las opiniones”. Luego agregó que fue Francia quien “en un momento dado cambió los términos de los acuerdos”. Sáizar señaló que hasta ahora no se sabe a ciencia cierta qué sucederá con el programa de actividades, pero se buscarán alternativas para dar salida a los eventos en México. Asimismo, informó que a algunos de los funcionarios que ya estaban en Francia, entre ellos Paula Astorga, directora de la Cineteca Nacional, se les ha pedido que regresen, pues no tiene ningún sentido su permanencia en aquel país.

Daniel Parfait / Embajador francés


EL INDEPENDIENTE NACIONAL

FESTEJOS POR EL DÍA INTERNACIONAL DE LA LENGUA MATERNA MÉXICO, DF..- Hoy 21 de febrero se celebra el Día Internacional de la Lengua Materna, pero es a partir de este domingo cuando inician los festejos, siendo el más destacado la entrega del Premio Nezahualcóyotl de Literatura en Lenguas Mexicanas para el escritor maya Isaac Esau Carrillo Can en una ceremonia en el Palacio de Bellas Artes al mediodía. El premio es uno de los actos programados del festejo que corre a cargo del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes mediante el Programa Nacional Salas de Lectura de la Dirección de Publicaciones. Carrillo Can participó con la obra U yóok’otilo’ob áak’ab (“Danzas de la noche”), cuya trama versa sobre la vida comunitaria maya. Las actividades arrancarán este domingo a las 11de la mañana en el patio central del Museo Nacional de Antropología, con el Encuentro de Niños Lectores en Lenguas Indígenas, y una exposición de libros de cartonería realizados por infantes oaxaqueños. Luego se realizarán lecturas en voz alta de niños de Salas de Lectura en las lenguas maya, zapoteco, rarámuri, triqui, náhuatl, purépecha y ñañú, quienes estarán acompañados por cantantes en lengua maya. El programa incluirá la participación de la poeta y escritora Natalia Toledo con la lectura en zapoteco del Cuento del conejo y el coyote, a la 1 y diez de la tarde. Además de la exposición Ciclos de México, organizada por el Museo Nacional de Antropología e Historia, del artista de la lente George O. Jackson de Llano (EU-México) en el balcón de la Sala Mexica, la cual permanecerá abierta hasta el 20 de marzo. El programa preparado en el Museo Nacional de Antropología cerrará a las 2 de la tarde con el Carnaval de la identidad. En las salas de lectura de todo el país se hará la lectura en diiddxazá, del cuento Lexu ne Gueu’, Conejo y Coyote, de Jeremías López Chiñas. Desde el 2000 se celebra, por iniciativa de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), el Día Internacional de la Lengua Materna para promover el multilingüismo y la diversidad cultural en el mundo; en el país, además del español, se hablan 364 variantes derivadas de 68 lenguas pertenecientes a 11 familias linguísticas mexicanas.

21 DE FEBRERO DE 2011


04 Nacional