Page 1

ESTUDIO COMPARATIVO DE lA ABSORCiÓN ORAL DE FÁRMACOS EN lAS

PRiNCIPALES ESPECIES DE ANIMALES

En ocasiones, el médico veterinario observará que los medicamentos que administró produjeron resultados distintos a los esperados o no provocaron una respuesta orgánica. Para el médico veterinario este es un factor determinante en su profesión, por lo que debe conocer a fondo la farmacología de los medicamentos para cada especie. Un ejemplo de esto lo constituye la estreptomicina, que no se debe administrar por vía oral en los herbívoros ya que produce un deSequilibrio bacteriano severo; y en carnívoros y omnívoros produce deficiencia de vitamina K cuando se administra por un tiempo prolongado (Ruiz, 2001). Así, los estudios de biodisponibílidad realizados en seres humanos y en perros, no pueden utilizarse para predecir la velocidad y el grado de absorción de los medicamentos en las vías gastrointestinales de los rumiantes; las considerables diferencias por la disposición anatómica y fisiología digestiva entre los carnívoros y herbívoros, y, de estos últimos, entre los equinos y los rumiantes, hace inadecuado extrapolar la información sobre la absorción de los medicamentos administrados por vía oral de una especie a otra. Con el propósito de entender mejor los factores que influencian en la biodisponibilidad de los fármacos administrados por vía oral entre las diferentes especies de animales (entre ellas el hombre), a continuación se tratarán algunas generalidades: 1. ABSORCiÓN DE FÁRMACOS

La absorción por gradientes de concentración (absorción pasiva o no iónica) es fa más importante y común en farmacología porque la mayor parte de los fármacos actuales Sé absorben mediante este proceso (Fig.1). Los medicamentos o compuestos orgánicos son casi sin excepción bases o ácidos débiles (electrolitos), esto significa que cuando están en solución, sólo se disocian en pequena proporción (Sumano y Ocampo, 1991). A.D: Poca ionización en me-cllo ácido

B.D: Poca ionización en medio básico

Figura 1. Disociación de fánnacos (Booth y Mc Dona1d, 1988).


ASí, desde el punto de vista farmacológico resulta interesante observar cómo el pH mOdifica el pKa de un fármaco: un ácido se disocia poco en medio ácido yse disocia más en medio alcalino; y una base se disocia poco en medio alcalino y se disocia más en medio ácido. El conocimiento integral del grado de disociación de los medicamentos resulta útil si se toma en cuenta que sólo el fármaco no disociado (no ionizado) podrá atravesar las barreras lípoides del organismo. De ésta manera, si se administra un fármaco de reacción ácida por vía oral a un paciente, el pH del estómago determinará el grado de disociación y por lo tanto su velocidad y grado de absorción, ya que existe una diferencia marcada entre el pH del estómago y el de la sangre. Aunque en el organismo no se alcanza el equilibrio, se considera un equilibrio hipotético, en el cual se puede calcular la cantidad de fármaco presente en ambos compartimentos (estómago vs plasma) (Sumano y Ocampo, 1991). Ejemplificando: Paciente: Caballo 5' fármaco: ,A,spirina (,A.• D), Pka:3.0. dosis:2.5g/total Via administración: Oral: pH estómago:4.3 y pH sangre:7.3 Concentración hipotética en el equilibrio: Fótll1uia de Hendet$on-Ha$selbach para acidos: 111

pKa

=pHt 109

Farmaco nodlsociado(M) FármacD disociado (1)

Entonces se tiene: 24,87 mg en estómago al equilibrio y2475,13 mg en sangre al equilibriO"

1.2. FORMAS FARMACEÚTICAS y FASES PARA LOGRAR LA ABSORCiÓN La vía oral es la forma de administración más utilizada tanto para lograr un efecto local como para obtener un efecto sistémico. Aunque estén disponibles algunas soluciones orales, acuosas o elixires, y suspensiones, la mayoría de las formas de administración oral son sólidas e incluyen las tabletas, los bolos para grandes animales, las grageas, las cápSUlas y una gran variedad de sustancias especiales de liberación lenta para rumiantes (Fig.2) (Riegelman y Rowland, 1975). Preparados Tabletas

forma SÓ1icJ;;;¡

Figura 2. Preparaciones para administración bucal (Isowman y Rand, 1984)


Antes de entrar en la circulación general, un fármaco administrado como forma de administración sólida debe pasar por tres fases: liberación a partir de la forma de administración, transporte a través de la balTera mucosa gastrointestinal y paso a través del hígado (Riegelman y Rowland, 1975). La disolución es el estadio limitante e la velocidad que determina la liberación del fármaco a partir de una forma de administración sólida y, frecuentemente, controla la velocidad de absorción del fármaco. Los procesos de disolución pueden aumentarse administrando el fármaco en forma de sales (fenitoina sódica, clorhidrato de propranolol), o disminuyendo el tamaño de la partícula con una técnica llamada· micronización (griseofulvina, espironolactona). Después de su liberación, el fármaco en solución debe ser estable en el ambiente que lo rodea en el estómago (retículo-rumen) e intestino delgado y debe ser suficientemente soluble en Hpidos para distribuirse a través de la barrera mucosa para entrar en la sangre venosa portal hepática. Un fármaco que es estable (que no se inactiva química ni enzimáticamente), y soluble en los lípidos, se absorberá bien. La penicilina V potásica, que es una sal del análogo fenoximetil de la penicilina G, es más estable en un medio ácido que esta última; por lo tanto, una gran fracción de la dosis se absorbe. En pequeños animales, la amoxicilina tiene una disponibilidad general mucho mayor (60~ 70%) que la ampicilina (20-40%). Para aumentar la disponibilidad de la ampicilina Sé desarrolló el pre-fármaco hetacilina (que se hidroliza rápidamente a ampicilina en la corriente sanguínea). La cefalexina es una cefalosporina estable en medio ácido que en contraste. con la cefalotina, se absorbe bien por el tracto GI. Este antibiótico está disponible en forma de monohidrato en algunos preparados para administración oral. La eritromicina, administrada como un estolato éster acido-resistente se absorbe bien por el intestino delgado. Existen preparaciones de todas las tetraciclinas para vía oral, la mayoría de ellas como clorhidrato (Riegelman y Rowland, 1975). Estos antibióticos se absorben adecuadamente aunque de forma incompleta y, por su tendencia a causar trastornos GI, no deben darse a los animales en ayunas. La leche o los productos lácteos y los antiácidos, sin embargo, disminuyen la absorción de las tetraciclinas. Esta interacción puede atribuirse a la quelación o a un aumento en el pH gástrico. Las sulfamidas para uso general (sulfametacina, sulfadiacina y suIfadoxina , que se combinan con el trimetoprin) se absorben bien, mientras que la sulfamida de uso intestinal succinilsulfatiazol se absorbe escasamente. Los antibióticos aminoglicósidos (neomicina, estreptomicina, kanamicina, gentamicina), a causa de su baja solubilidad en los lípidos son escasamente absorbidos por el tracto GI. Como consecuencia, la administración de estos antibióticos polares por vía oral no debe tomarse en consideración en el tratamiento de infecciones generales y del trato urinario. Están disponibles en preparaciones para inyectar parenteralmente por vía 1M (Riegelman y Rowland, 1975). 2. CLASIFICACiÓN DE LOS ANIMALES 'DOMÉSTICOS

Los animales domésticos pueden clasificarse en base a su dieta habitual en especies herbívoras, carnívoras y omnívoras. Los carnívoros (caninos y felinos), son monogástricos y, poseen un colon relativamente simple pero tienen un intestino delgado bien


desarrollado, lo cual es consistente con una dieta baja en fibra, pero rica en grasas y proteínas. Los omnívoros, entre ellos los porcinos son especies monogástricas y, poseen un intestino delgado bien desarrollado, pero es más complejo en su parte baja para compensar su dieta más diversa, está suficientemente diferenciado para permitir la fermentación de la fibra de la dieta. Los equinos, ovinos y bovinos, son especies herbívoras estrictas, pero sus similitudes en la dieta no explican las diferencias anatómicas estructurales en el sistema gastrointestinat El caballo es un fermentador con su intestino grueso, y su intestino delgado tiene una capacidad relativamente pequeña a la del grueso. La fermentación que produce proteínas, vitaminas y ácidos grasos volátiles, ocurre primariamente en el intestino grueso, donde únicamente los ácidos grasos volátiles ricos en energía son eficientemente absorbidos. Debido a la pobre absorción de otros nutrientes producidos en el intestino grueso, los equinos necesitan consumir alimento cerca de 18 horas al día para suplir sus requerimientos nutriciona!es. los rumiantes, como los bovinos, las ovejas y las cabras, son poligástricos y son fermentadores con el tercer compartimiento preestomacal (rumen), y la eficiencia de la absorción de nutrientes es marcadamente mejor que la del caballo, por lo que los rumiantes únicamente se alimentan durante 6-8 horas por día. El intestino grueso del ovino es aproximadamente unas 27 veces la longitud del cuerpo y tiene un buen desarrollo con relación al intestino grueso. Estos arreglos son consistentes con la gran cantidad de digestión bacteriana y el volumen del material líquido y sólido asociado con el estómago de los rumiantes (Martínez et al, 2002). 2.1 EPITELIO GÁSTRICO

El epitelio gástrico de las especies mamíferas está compuesto típicamente de cuatro regiones diferentes: estratificado escamoso, cardial, glandular (ó fúndica) y la región pilórica. Una diferencia fundamental en la anatomía gástrica entre las especies, es la proporción relativa de cada una de estas regiones con respecto a las otras. Cada región tiene una función fisiológica específica: la escamosa estratificada es físicamente fuerte y resistente a la abrasión de los alimentos; la función de la región cardial está asociada con la producción de moco y bicarbonato; las secreciones de la región propiamente gástrica, junto con otras sustancias como pepsinógeno y ácido clorhídrico. Finalmente, la región pilórica secreta gastrina y pepsinógeno. Para ilustrar las similitudes y diferencias en la distribución de las diferentes regiones del estómago, se considera que las cantidades relativas de las regiones escamosa estratificada y cardial, es similar en humanos y perros, pero tiende a ser mucho más grande en los omnívoros. En los animales con dietas groseras, incluso puede llegar a cornificarse el epitelio escamoso estratificado. En las demás especies, es una franja muy estrecha. La región fúndica es muy importante en el perro (más de la mitad). En el caballo es un tercio y es amplia en rumiantes y pequeña en el cerdo.


La región pilórica está bastante desarrollada en camívoros; es pequeña en equinos, rumiantes y porcinos. Tiene glándulas donde predominan células mucosas (Martínez et al,

2002). Considerando las anteriores generalidades, entonces es posible describir los factores que influencian la biodisponibilidad de los fármacos administrados oralmente a las diferentes especies: 3. FACTORES QUE DETERMINAN LA ABSORCiÓN DE FÁRMACOS ADMINISTRADOS VíA

ORAL 3.1 TIEMPO DE TRÁNSITO GAS'rROINTESTINAL: La velocidad del vaciamiento gástrico es

el factor fisiológico más importante que controla la velocidad de la absorción del fármaco, puesto que el intestino delgado es el principal lugar de absorción. Esta velocidad depende del volumen, la viscosidad y los constituyentes del contenido (por ejemplo, la presencia de grasa en el contenido gástrico, disminuye la velocidad del vaCiamiento), así como de la actividad física, la posición del cuerpo y el fármaco de que se trate. El tiempo de tránsito gastrointestinal tiene influencia en la aparición sistémica de fármaco si éste es rápidamente disuelto. Las diferencias de los tiempos de tránsito gastrointestinal entre las especies (Tabla 1), son aún más complicadas por la diferencia adicional en la residencia gástrica de los fluidos vs la materia sólida; las diferencias son más pronunciadas en algunas especies, por ejemplo en los rumiantes (Stevens et al, 1995). Tabl.a 1. Promedio en horas de retención GI de fluido y mate!ia sólida (Martínez et al, 2002) I

:lfhl 1"!

klul \

~I r,,:,~ \,,_klh>..' HH~~·::t

....·1

11. 'l'. R,¡hh¡¡

p

"'J

Un tránsito lento de partículas grandes y pequeñas está asociado con las condiciones en el estado prandial (animal ayunado y alimentado) (Chandler et al, 1997; Sparkes et af, 1997). La Fig.3 ilustra la diferencia en la velocidad del vaciado gástriCO en grupos de gatos sometidos a estado de ayuno y alimentación, a los que se les administra oralmente partículas de 1,5 mm y 5 mm. Es posible observar la relación directamente proporcional entre la velocidad de vaciado gástrico, las partículas de menor tamaño, y el estado de ayuno.


1 ..

~~

~

t

-1

~"'I;

(";

Figura 3. Relación entre el tamaño de partícula, el estado prandial y el tiempo de vaciado gástrico en gatos (Chandler et al, 1997; Sparkes et al, 1997). Cuando se compara el vaciamiento gástrico (en estado de ayuno) entre varias especies (Tabla 2), se ve que el orden de vaciamiento gástrico es Perros>Humanos>Minicerdos (Aoyagi et al, 1992). Estas diferencias fueron observadas con tabletas (diámetro 6 mm) y gránulos (0,1 mm); las tabletas fueron vaciadas más rápidamente que los gránulos en perros, pero a una velocidad similar en humanos. En contraste, los gránulos tienden a vaciarse a una velocidad ligeramente mayor que las tabletas en cerdos, se sugiere qúe esto es por la insuficiencia ínter-digestiva de la fuerza contráctil de los cerdos (Davis et al, 2001). Tabla 2. Velocidad de vaciamiento de acuerdo a la forma de dosificación (Aoyagi et al, 1992).

R.,·Llíl·,n·.hl!' b,·,\1, ~'~'Il ,L~<l::'" 1"111) "1/\' h'l '1.1..;"11,, ,,:bw·.,,'lIn¡<,; f h.

j,.¡ I'_I"

a,lml+;

r;~t\,:llI L'llUiHm;.! 111 lhe' •. ¡nflu.:lh .. ¡

.¡,

I~':;!

l ::, "

'IIl'.' L,·,,'·:¡ '.k . , Illh· .,) ,-,"'hui,:, '.•. 1',1.... 1.!Í'kh n/","ll

lh ..• lIU1','

In 1"'1';' 1-.1··.1·,·..·.1

1"1 - " " kl!LlíIlHí:.!

La presencia de alimento en el tracto gastrointestínal especialmente de las especies monogástricas constituye un factor determinante (Tabla 3); no sólo puede reducir la velocidad de la absorción, sino que además puede disminuir la cantidad de fármaco absorbido, secundario a la formación de quelatos o complejos con los compuestos de los alimentos, como sucede con ciertos antibióticos como las tetraciclinas y la lincomicina. En contraste, algunos medicamentos como griseofulvina, eritromicina y nitrofurantoina, pueden aumentar notablemente la biodisponibilidad en presencia de alimentos (Ruiz, 2001).


Tabla 3. Influencia de los alimentos sobre la absorción oral de los fármacos (Florez. 1998).

"t

1;

I I

.., ¡"!

1,' I

ti: ! k

: ~. ,

,.",'

i .;¡

t.:

" ,'" , ... ' l':, ":,

T;:,

'';,

{ I ( ".

f ;,'

1,' ,

l!

\!

11;, ¡', I

1 "

l'

1','"

f :"

1" i 1:

"1'.:.

¡

': ••

11, ,',:'

!';

j

" l-:

,,:,,:,

/,

!;

'" ¡ "!

1

­

,

l' ',"

1'" 1', .~

',71

l'

'\ ::,

i'

3.2 VOLUMEN DEL FLUIDO: la secreción y absorción diaria de fluidos como la secreción gástrica, pancreática, biliar, ileocecal; son marcadamente diferentes entre las especies domésticas (Tabla 4), debido a las diferencias en los volúmenes gástrico e intestinal (Tablas 5 y 6) (Swenson, 1984; Dellman, 1976). Tabla 4. Diferencias entre especies de la secreción y absorción diaria de fluidos (Stevens. C.

1995), 1f¡mun 1 ! ~ ~L~ 1;\\

~

-{ LJ

l. fl(

>:'J.-'~:J \.~lli

P.ínl~í',_:-_Il

i\'

'h.~,,:p ~'". o::

i\·n:-. , i ¡'I! i

L';ó I Ii,

"11

'"<l..: f\.. -frI

Ion

t[

t

't-)

1{d L.I " " , ' , '1'''' l' d, I j,,,:, "":"'" tI. ,v, I '"",'.t1 ,:~'I .;11- '11

I

,

i I -1 ..

l.

1'[

l

I

~-

J

"

Tabla 5, Comparación por especie de capacidad estomacal y pH (Sisson et al, 1982; Swenson, 1984). fSPJXlf

ESTOlHAGO

'~'~~",,~,-~,,~,

Hmn,mo

C"P,1{i.j,).1 (L;' 1) H j,U LO . 3,!) (¿.5)

P...no

3,~

4

!

'(

:

5. 115· ) 50 ---~'''''---,-"._-


Tabla 6. Diferencias del tracto gastrointestinal interespecies (Kararli, 1995; Swenson. 1984;

DeJlman 1976).

~:

.:"

~:, ::­

RIr.\ 1, • •'

*Longitud total intestinos.

3.3 ÁREA DE LA SUPERFICIE DE LA MUCOSA (SUPERFICIE DE ABSORCIÓN): La mucosa del intestino delgado está adaptada para la absorción, y es la principal región del tubo digestivo para la absorción de fármacos administrados por vía bucal. El área de absorción, considerando las microvellosidades es de unos 200 m2 y el riego sanguíneo en los vasos de la submucosa corresponde al 10% del gasto cardíaco. El área de absorción del estómago sólo es una pequeña fracción de la del intestino delgado; en consecuencia, incluso cuando las propiedades de un fármaco favorecieran la absorción gástrica sobre la intestinal por unidad de área, una gran proporción de la dosis ingerida puede ser absorbida en el intestino delgado (Isowman y Rand, 1984), 3.4 pH GASTROINTESTINAL: La absorción se favorece cuando los fármacos que se

ingieren son liposolubles; casi todos los fármacos ácidos serán absorbidos eficientemente de la mucosa gástrica y los fármacos alcalinos se ionizarán menos en el intestino, donde se absorberán mejor (Tabla 7) (Schanker et al, 1957). Tabla 7. Efecto del pH del contenido gástrico sobre la absorción de fármacos en estómago de rata con píloro ligado


el

m CJ

O

.c;c~;_on

Figura 4. Diferencias entre las especies del pH gastrointestinal

El pH del contenido gástrico es generalmente más alto en el caballo (pH 5,5) que en el perro y en el cerdo (normalmente rango de pH de 3,4) (Fig.4). Debido a la alta variabilidad del pH del contenido gástrico del equino (pH 1,3 a 6,8), y a una dieta altamente fibrosa, la absorción de los fármacos puede ser pobre en la mayoría del intestino delgado; consecuentemente una gran fracción de la absorción de fármacos en caballos puede ocurrir en el intestino grueso. Además, dos características únicas del tracto gastrointestinal del equino son la falta de vesícula biliar y la incapacidad para vornitar (Baggot y Brown, 1998). La característica principal de la fisiología digestiva en los rumiantes es que la fermentación tiene lugar continuamente en el retículo-rumen; el contenido del rumen varía de consistencia fluida a semisólida y la reacción se mantiene normalmente dentro de un rango relativamente estrecho (pH 5,5 a 6,5) a pesar de las altas concentraciones de ácidos grasos volátiles producidos, esto se acompaña de sustancias tampones de saliva alcalina (pH 8,0 a 8,4). A pesar de la naturaleza escamosa estratificada del epitelio, se ha demostrado que el rumen tiene una considerable capacidad de absorción; sin embargo, debido al gran volumen del líquidO ruminal, un fármaco sólo puede alcanzar en éste órgano una baja concentración tanto en solución como en forma sólida; esto puede disminuir la velocidad pero no necesariamente el grado de absorción. Las formas liposolubles no ionizadas de ácidos orgánicos débiles, se absorberán bien en el rumen. La adrninistración por vía oral de antibióticos, puede suprimir la actividad de la microflora ruminal, alterándose la digestión de carbohidratos (Sumano y Ocampo, 1991).

3.5 COMPOSICiÓN DE LAS SALES BILIARES: La solubilización de fármacos lipofílicos es una etapa crítica en el aseguramiento de su biodisponibilidad. Este proceso de solubilidad es altamente dependiente de la presencia y naturaleza de las sales biliares contenidas en los fluidos intestinales. Sin embargo, las marcadas diferencias entre las especies en el flujO promedio de bilis y su composición (Tabla 8), puede afectar significativamente la naturaleza de su proceso de solubilización (Ríviere, 1999; Erhlinger, 1987). Las ratas y los caballos no tienen vesícula biliar, pero los dos sintetizan sales biliares y la bilis entra al intestino más o menos continuamente (Berselmeider, 1999).


Tabla 8. Promedio de flujo biliar de varias especies animales Riviere, 1999; Erhlinger. 1987). 11i

(

~

fJ¡II.

f'·.·. f.

1'.:

II

tI

.\1 U 1<,.',1

I·t •

1 l.IHI f

IfIHldr:¡

\ 1..•

,I~

¡.,

.

f"{,_

.1·1. :t!

I

""j.

4. DESTINO DE LOS FÁRMACOS DESPUÉS DE SU ABSORCIÓN EN EL TUBO DIGESTIVO

4.1 Metabolismo hepático: El efecto de primer paso está dado por la pérdida de fármaco del torrente sanguíneo a su paso por el hígado; ya que los fármacos absorbidos en el tubo digestivo que pasan al torrente sanguíneo son transportados primero por los hepatocitos o las células de Kupffer (Tabla 9). 4.2 Derivación entero-hepática: Consiste en un ciclo en el que el fármaco que se secreta con la bilis pasa nuevamente al intestino delgado y puede reabsorberse y ser secuestrado otra vez por los hepatocitos a su paso por la circulación porta, para eliminarse una vez más por la bilis; ejemplos de éste proceso lo constituyen la fenolftaleína, el cloranfenicol y el estilbestrol (Fig.5) (Isowman y Rand, 1984).

Figura 5. Paso de fármacos del tubo digestivo al torrente sanguíneo (Isowman y Rand, 1984).


de las cápsulas en el tracto gastrointestinal y las peculiaridades anatómicas de las especies (Fig.7) (Lloyd y Westfall, 1972).

.

.

.

,!••",•• ,--~<-

Figura 7. Diferencias entre especies en la absorción de salicilato sódico administrado oralmente (Davis y Westfall, 1972).

La concentración plasmática máxima de salicilato ocurrió en perros y cerdos aproximadamente una hora después de la administración; estos datos se comparan favorablemente con los reportados en sujetos humanos. (Levy et aL, 1965). Los caballos son animales monogástricos, pero bajo las condiciones normales de alimentación, el estómago nunca está vacío, y la reacción ha sido observada a pH desde 1,13 hasta 6,8 (Dukes, 1955). La reacción normal de rumen, está cerca a la neutralidad; con el uso de técnicas in Vitro e in vivo, se reportó que a pH 6 a 7 el salicilato se mueve muy lentamente dentro del epiteliO ruminal (Jenkins, 1969). Este factor, junto con la rápida depuración el fármaco del plasma de estas especies, pOdría explicar la bajísima concentración plasmática observada en cabras después de la administración oral de salicilato. Los presentes datos indican el error de la extrapolación de regímenes e dosis de una especie otra, como se hacía en el pasado, en el tratamiento de animales domésticos. Se observó en conclusión, que el metabolismo realizado por el cerdo, es similar al observado en el hombre. Esto sugiere que estudios de otros fármacos en cerdos pueden predecir valores de fármacos en humanos.


Tabla 9. Algunos fármacos que sufren eliminación presistémica en el perro cuando se administran por via oral -_ .. ---

"._~

,-

~-

-

1,

---- - ... -

-..

11 q -..,i ...

-

-

.-----

.....',111" di- \ tt.-Lilt~~lr .. IIItr

11i.. . ".,í(lIhdid.Hf

-~

­

"'1"Ú-fl:'t;:fi'{~a f""

t

1'· .

JI 11 .,,' t

II

,¡l

. ,­

l ..

l' . ..... :

ji ·c" .

5. VARIACIONES ENTRE ESPECIES DE LA BIODISPONIBILlDAD: CASOS DE ESTUDIO

Es lógico que existan grandes variaciones en la biodisponibilidad de los fármacos para administración oral, particularmente entre las especies monogástricas y los rumiantes. Cuando se administra oralmente cápsulas de cloranfenicol a la misma dosis (22 mg/kg) a caballos, cabras, cerdos, perros y gatos, las áreas bajo la curva de la concentración plasmática contra el tiempo varían ampliamente (Fig.6). Basándose en las áreas relativas, la absorción de cloranfenicol es mayor en los gatos y disminuye por este orden: gatos, perros y cerdos (áreas aproximadamente iguales) caballos y cabras. En las cabras, debido a la microflora del rumen, el antibiótico se inactiva rápidamente por reducción del grupo nitro aromático a una arilamina (Theodorides et aL, 1968; De Corte-Saeten y Debackere, 1978); consecuentemente el cloranfenicol ni siquiera se encuentra disponible para la absorción.

--­ Figura 6. Curso temporal de las concentraciones de cloranfenicol en el plasma de los animales domésticos después de la administración oral de cloranfenicol (22 mg/kg) en cápsulas. No se puede detectar el fármaco en el plasma de las cabras. Cada punto representa la concentración media del fármaco determinada en 4 gatos o perros y 8 cerdos, caballos o cabras (Davis et al,

1972).

Las variaciones entre especies se hacen evidentes en un estudio comparativo de la absorción del salicilato (pKa 3,0) en el que el salicilato sódico contenido en cápsulas de gelatina se administró oralmente a tres niveles de dosis (185; 50 Y 133 mg/kg) a perros, cerdos, caballos y cabras (Davis y Westfall, 1972). Este estudio reveló importantes diferencias entre las especies; el salicilato sódico fue prontamente absorbido desde el tracto digestivo de los cerdos y los perros; probablemente dos factores fueron determinantes en las diferencias observadas en la absorción: la velocidad de disolución

- - - _......_ _. _...

_-~

.....

_~~_

....

_--­


BIBLIOGRAFíA

Adams, R. Veterinary Pharmacology and Therapeutics, séptima edición. Jowa State University Press, Ames, lowa: 1995. Aoyagi N et al. Gastric emptying of tablets and granules in humans, dogs, pigs and stomach-emptying -controlled rabbits. J. Pharm. Sci, pp. 1170-1774, 1992. Baggot, J; Brown, S. Basis for selection of the dosage form, in: Development and Formulation of Veterinary Dosage Forms, segunda edición, Marcel Dekker, New York, pp. 7-143, 1998. Berschmeider, H et al. Role of duodenal reflux in nongladular gastric ulcer disease of the mature horse, Equine Vet. Suppl, volumen 29, pp, 24-29, 1999. Booth,N; Mc Donald, L. Farmacología y Terapéutica Veterinaria, volumen 1. Acribia S.A; Zaragoza: 1988. Chandler, M et al. Radiopaque markers to evaluate gastric emptying and small intestinal transit time in healthy cats. J. Vet. Intern. Med, volumen 11, pp- 361-364, 1997. Davis, L et al. Artículo de revisión. Journal of Veterinary Research, volumen 33. pp.2259, 1972. Davis, S et al. Transit of pharmaceutical dosage forms across the small intestine, pp. 886-892, 1986. Davis, S et al. Gastrointestinal transit of dosage forms in the pig. J. Pharm. Pharmacol, volumen 53, pp. 33-39,2001. De Corte-Baeten, K; Debackere, M. Artículo de revisión. Jornal of Veterinary Pharmacology Therapheuticts, volumen 1. pp. 130, 1978. Dellman, H; Brown, Philadelphia, 1976.

E. Textbook of Veterinary Histology. Lea and Febiger,

Dukes, H. The Physiology Distribution Across Ruminal Epithelium. University of Missouri, Columbia: 1969. Erhlinger, S. Physiology of bile secretion and enteroheptaic circulation en Physiology of the Gastrointestinal Tract, segunda edición, Raven Press, New York, pp. 1557, 1998. Florez, J. Farmacología Humana, tercera edición. Masson S.A; Barcelona: 1998.


Isowman, W; Rand, M. Farmacología Bases Bioquímicas y Patológicas Aplicaciones Clínicas, segunda edición. Editoriallnteramericana; México: 1984. Kararli, T. Comparison of the gastrointestinal anatomy, physiology, and biochesmistry of humans and cornmonly used laboratory animals, Biopharm. Drug Disp., volumen S, pp. 351-380, 1995. Levy, G et al. Development of in Vitro Dissolution Test Which Correlate Quantitatively with Dissolution Rate-Limited Drug Absorption in Man. Journal Pharmaceuticals Science, volumen 54. pp.1719-1722, 1965. Lloyd, D; Wesrfa11 , B. Species Differences in Biotransformation and Excretion of Salicylate. Artículo de revisión. American Journal of Veterinary Research, volumen 33, número 6. pp. 1253-1262, 1972. Martínez, M et al. Applying the biopharmaceutics classification systemto veterinary pharmaceutical products: Parte 11. Physiological considerations. Artículo de revisión: Advanced Drug Delivery Reviews, Volumen 54, número 6. pp. 825-850, 2002. Riegelman, S et al. Pharmacologyand Pharmacokinetics. Plenum, New York: 1975, pp.87. Rivieri, J. Comparative Pharmacokinetics: Principies, Techiniques and Applications. lowa State Universtiy Press, Ames, pp. 101, 1999. Ruiz, J. Factores fisiológicos que modifican la acción de los fármacos en medicina veterinaria. Revista Colombiana de Ciencias Pecuarias, volumen 14, edición 1, 2001. Sparkes, A et al. Reference ranges for gastrointestinal transit of barium-impregnated pOlyethylene spheres in healthy cats. J. Sma.!! Anim. Pract, volumen 38, pp. 340-343, 1997. Sisson, S; Grossman J; Getty, R. Anatomía de los animales domésticos, quinta edición, tomo 1. Masson S.A; Barcelona: 1982. Sisson, S; Grossman J; Getty, R. Anatomía de los animales domésticos, quinta edición, tomo 11. Salvat Editores S.A; Barcelona: 1982. Stevens, C. Comparative Physiology of the Vertebrate Digestive System. Cambridge University Press, Cambridge, 1995. Sumano, H; Ocampo, L. Farmacología Veterinaria. Mc Graw-HiII; capítulos 3 y 5; México: 1991. Swenson, M. Physiology of Domestic Animals, decimal edición. Cornell University Press, New York, 1984. Theodorides, V et al. American Journal of Veterinary Research, volumen 299. pp. 643­ 1968.

Absorcion oral  

Farmacologia de la abosrcion oral

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you