7 minute read

Punto Universitario 348 puntouniversitariouabcs@gmail.com

Las montañas son importantes para los jóvenes

Las montañas albergan el 15% de la población mundial, dan cobijo a un cuarto de los animales y plantas terrestres y suministran agua dulce para más de la mitad de la humanidad. Su conservación resulta clave, tal cual especifica el Objetivo 15 de los ODS.

Sin embargo, se encuentran fuertemente amenazadas por el cambio climático y la sobreexplotación. Este problema es cosa de todos. De ahí que debamos reducir la huella de carbono y cuidar este tesoro natural.

Este Día Internacional de las Montañas recalca las dificultades que afrontan los jóvenes que viven en la montaña y su único final posible: la emigración, la cual acarrea a su vez el abandono de la agricultura, la degradación del suelo y la pérdida de valores y tradiciones culturales.

Sobre la montaña y la oportunidad de los jóvenes teniendo la Sierra la Laguna

Por Fermín Reygadas Dahl, profesor investigador adscrito a la carrera de Turismo Alternativo

La montaña ha sido para el ser humano un reto y a la vez una fuente de salud. Por muchos siglos, cuando una persona enfermaba se le mandaba a la montaña. ¿A qué se debe esto? Resulta que cuando uno sube una montaña, cada mil metros hacia arriba hay alrededor de 7°C menos que la parte donde empezó a subir. Esto quiere decir que todas las montañas son más frescas y más frías que los valles o las costas donde empezamos a subir la montaña. También, son altamente productoras de oxígeno, aire fresco y le dan una gran vitalidad al ser humano porque al subir se activa, se oxigena, y la vista también enriquece el espíritu.

Sierra la Laguna vista desde Santiago. Foto cortesía de Fermín Reygadas.

En BCS tenemos la gran ventaja de tener una montaña de 2 mil metros de altitud, que significan 14°C menos que Todos Santos y Santiago, o sea mucho más fresco incluyendo en el verano. Es una gran oportunidad para los jóvenes, como ya es un reto para muchos de ellos, subir a la Sierra la Laguna, especialmente en noviembre. Hay varios accesos, el más común es subir por Todos Santos. Pero también por Santiago, digamos que por el Cañón de san Dionisio es otra de las grandes oportunidades.

La montaña nos trae un reto personal, siempre hay que prepararse físicamente y mentalmente para subirla. La estadía en la montaña, la sierra como le llamamos, nos va a traer grandes recuerdos pornos va a traer grandes recuerdos por el reto que hemos vencido o que no pudimos vencer y en el futuro será una meta a realizar. 

En la Sierra la Laguna y encontraran paisajes completamente diferentes a los que estamos acostumbrados. Foto tomada de internet.

Los invito a subir a la Sierra la Laguna y encontraran paisajes completamente diferentes a los que estamos acostumbrados en la zona baja que tenemos el tipo de vegetación de cactáceas y matorrales. En la parte alta de la montaña tenemos el bosque de pino-encino, uno de los bosques más silvestres del mundo, donde no se ha establecido la agricultura nunca. Los últimos habitantes de la sierra fueron los pericues y en algunos lugares guaycuras.

Las montañas dan una gran vitalidad al humano y la vista enriquece el espíritu. foto cortesía de Saúl Aguilar

Quedas invitado a disfrutar la salud que está a tu mano, ahí muy cerca de donde vives en la Sierra la Laguna. Acuérdate que, en invierno, en esta época hay que ir preparados con un buen sleeping, porque la temperatura en la noche puede bajar hasta 2-3°C bajo cero. Pero los días pueden ser soleados. Checa también el estado del tiempo para ver si no amenaza lluvia. ¡Qué disfrutes tu estadía!

Foto cortesía de Saúl Aguilar.

Gabriela de la Fuente Betancourt Responsable de información, diseño y maquetación Colaboración especial Fermín Reygadas Dahl Diana Castro Lozano F. Yazmín Rodríguez Orantes Revisión editorial #Mountainsmatter (las montañas importan) Una navidad en colores de la tierra El libro en mi vida 2019

Una navidad en colores de la tierra

por Gabriela de la Fuente

Ya se acercan los días de festejos y, desafortunadamente, de alta generación de desechos. ¿Y si hacemos una temporada sustentable? Lo clásico es el árbol de pino. Sin salirte de las tendencias puedes encontrar árboles artificiales impresionantes. También puedes elaborarlo a partir de material reciclado o ramas secas, por ejemplo. También lo puedes adquirir en maceta y que podrás plantar al terminar la temporada. ¡ah! Y no tiene que ser un pino, los cactus se ven geniales. Luego viene la decoración y las maravillosas luces. Si aún conservas las series de antes está bien usarlas, pero con las modernas de led economizarás electricidad, no se calientan y son más seguras. Lo ideal es evitar los adornos de plástico y unicel, especialmente si no los usaremos el próximo año. ¿Qué tal adornos hechos con materiales ecológicos? Y si no hay nieve… ¡no la inventes!

Dentro de toda la locura decembrina, están las compras… si todo fuera en un solo lugar y en una sola ida sería genial, pero sabemos que es complicado. Lo que sí es que preferible comprar en comercios locales, son más ecológicas porque los productos gastan menos energía para llegar a tus manos al tiempo que favoreces la economía local. Para los regalos la cosa se complica, por más que tratemos de evitar empaques excesivos, los fabricantes siguen usando demasiado material de empaque. Aunque tampoco es imposible hacerlo. Además, podemos elegir juguetes y aparatos que usen pilas recargables, por ejemplo. Y ya en esas, qué detallazo son algunas envolturas de regalos, a veces son hasta más costosas que el mismo regalo. Si sobreviven los moños y envolturas del año pasado ¡úsalos! Pero si no, prueba a buscar envoltorios caseros-ecológicos. Puede ser papel reciclado, pequeños trozos de leña o ramas (verdes o secas) con un listón le darán un toque amable. La idea es que aún en las fiestas y a la vista de todos, tengamos un consumo responsable con el ambiente y nosotros mismos. ¿te animas?

En el marco del día nacional del libro (12 de noviembre) y en conmemo- ración del natalicio de Sor Juana Inés de la Cruz en días pasados se llevó a cabo el concurso “El libro en mi vida 2019”, evento en el que los estudiantes presentaron una visión especial de lo que es la lectura. Compartimos con nuestros lectores la reflexión –con anotaciones al calce– que la ganadora Diana Castro Lozano, vivió con el libro “Cuna de gato” de Kurt Vonnegut.

Foto tomada de internet.

Más que libros: El libro en mi vida, concurso 2019

¿Qué estaban haciendo los norteamericanos más destacados el día que se arrojó la bomba atómica en Hiroshima Japón? Quién sabe, porque una de las premisas de “Cuna de gato” es que todo lo que está escrito en él es una mentira, pero eso no quita que en lo que a mi concierne sea una gran obra. Este libro es una visión del autor Kurt Vonnegut sobre el final de nuestros tiempos. En su primera edición de 1963 la editorial que lo publicó lo describió como una historia irritante e hilarante, y yo concluyó que este es un libro molesto que debes de leer. En la obra, Vonnegut deja al descubierto dos aspectos importantes de su vida. Cuando era joven inició sus estudios en ciencias, que posteriormente abandono para enlistarse en el ejército de su país donde presenció muertes, bombas y un sinfín de miserias humanas. Pero no se confundan, esta no es una cronología de sus experiencias, por el contrario, relata la vida de Felix Hoenikker, ganador del premio nobel de ciencias y considerado como uno de los padres de la bomba atómica. A lo largo de la historia, el protagonista Jonás hace una investigación sobre el doctor Félix y descubre que la bomba atómica no fue el único gran invento del doctor capaz de exterminar a la humanidad: el Hielo-IX.

Este libro llego a mí cuando tenía trece años. Una adolecente protagonista de su propio melodrama. No eran mis mejores tiempos, para nadie lo es a esa edad, mucho menos si estás en cama recuperándote de una operación y la única que está contigo es tu madre. En cuanto lo leí supe que todo lo malo que veía en mi vida estaba aquí (en mi cabeza) y que todo lo malo que veía en mí estaba acá (en mi corazón). Y con ello me hice la misma pregunta que la gran mayoría, ¿Qué me hace humana? ¿Qué hace al doctor doctor? ¿Qué los hace a ustedes maestros? ¿Qué me hace a mí ser yo? La persona con la que estoy ¿me hace valer más o menos? “Me pregunto si esos hijos de perra supieron a quién mataron” – dice uno de los personajes del libro Nos estamos matando, somos fratricidas. El hombre es el único ser humano que ha creado algo capaz de destruirlo y aun así nos proclamamos el ser más inteligente sobre la tierra. Cuna de gatos es tan buen libro que me tuvo parada frente a ustedes esta mañana.