Issuu on Google+

GEOGRAFÍA DE GRECIA

Los griegos se llamaban y se llaman a si mismos helenos y llamaban la Hélade a su país. Las palabras griego (<Graecus) y Grecia, proceden de la ampliación semántica de un término que designaba a una colonia griega de la Magna Grecia, sur de Italia, con la que los romanos entraron en contacto. La orografía de Grecia es muy montañosa con estrechos valles aislados, pequeñas llanuras costeras y litoral recortado, lo cual favoreció la formación de pequeñas ciudades-estado independientes y que el mar se convirtiera en la principal vía de comunicación y modo de vida. Geográficamente Grecia, entendida como las tierras donde vivían los griegos antiguos, se divide en 4 áreas principales -

Grecia continental (De N a S y O a E): Epiro, Tesalia, costa norte del golfo de Corinto: Acarnania, Etolia, Dóride, Lócride, Fócide (Delfos), Beocia (Tebas), Ática (Atenas), Peloponeso (Acaya, Élide (Olimpia), Mesenia, Laconia (Lacedemonia o Esparta), Argólide (Argos, Micenas), Arcadia),

1


-

Grecia insular: Creta, Eubea, Lesbos, Quios, archipiélago de las Cícladas (Naxos, Paros, Delos), archipiélago de las Esporadas septentrionales, archipiélago de las Esporadas meridionales (Rodas, Samos, Cós, Pátmos, Icaria)

-

Grecia minor-asiática: Eolia, Jonia (Focea, Mileto, Esmirna),

-

Grecia colonial: Costas de Tracia, Mar Negro, Magna Grecia, Libia tripolitana, Marsella y Levante español,

2


HISTORIA DE GRECIA I. NEOLÍTICO La Vieja Europa: A partir del 8000 van llegando a los Balcanes poblaciones neolíticas, agrícolas y ganaderas procedentes del creciente fértil y Anatolia y conocedoras de la cerámica, canastas realizadas con el entrelazado de juncos y paja. Dichas poblaciones en torno al año 5500 han desarrollado por la zona Balcánica, Danubiana y Adriática una cultura conocida como Vieja Europa, de carácter agrícola-ganadero (cerdos, cabras y ovejas), matriarcal, igualitaria y teocrática, conocedora del telar, del torno de alfarero y de la metalurgia del cobre, del oro y el comercio. Elementos característicos son cerámica decorada con líneas, espirales y bandas, las casas de planta cuadrada y los numerosos templos y santuarios que prueban que la religión ocupaba un lugar central en la vida de las gentes. Ningún hallazgo muestra división de clases. La rica cultura material hallada en los santuarios y consistente en sugiere una teocracia o una monarquía teocrática. Dichos hallazgos consisten en ornamentos sacerdotales en oro, instrumentos de cobre, ídolos de piedra, mármol o cerámica representando a la Diosa Madre o de la fecundidad caracterizada como diosa pájaro o diosa serpiente, vasos cerámicos ceremoniales con forma humana, de pájaro y de otros animales, y objetos cultuales con inscripciones en escritura pictográfica. Los enterramientos en posición fetal evocando el regreso al útero materno de la Gran Madre, sugieren que entendían la vida como un ciclo de eterno retorno a semejanza de la semilla que muere para dar a luz a la planta. En consonancia con la importancia de la Gran Madre, la mujer no está supeditada al varón por medio del matrimonio: es libre de unirse a quien quiera y es la que trasmite el nombre y la pertenencia a la familia. El comercio de sus refinados productos de cobre, oro y cerámica llegó a cientos de kilómetros y pudieron ser uno de los alicientes que desencadenó la irrupción de los pueblos indoeuropeos que acabaría con esta bella sociedad. La Creta minoica sería el último reducto, protegido por su insularidad

Del sustrato de la Vieja Europa procede léxico común referente a la flora y la fauna desconocidas por los indoeuropeos en su patria original (asno, mulo, liebre, menta, orégano, rosa, lirio, higo, violeta, laurel, vino) y raíces

3


presentes en la toponimia cretense tales como ur- ciudad (, cf. Urbs, lab-yrinthos), lab- piedra (cf.laberinto, lapis) o mal- roca (Mallia). II. LAS INVASIONES INDOEUROPEAS Los indoeuropeos son identificables como el pueblo neolítico seminómada de pastores de la cultura de los kurganes, que se desarrollo en el V milenio en las estepas rusas del bajo Volga y desde allí se expandió en oleadas sucesivas por toda Europa y parte de Asia. Desde el 4400 los indoeuropeos sometieron a la cultura de la Vieja Europa a interminables invasiones y razzias a lo largo de casi dos milenios con tres momentos de especial intensidad: I. La que tuvo lugar entre el 4400 y el 4200, que alcanzó la Europa Danubiana y los Balcanes. Estos paleoeuropeos no dieron lugar a ningún pueblo histórico conocido pero dejaron su huella en raices de la hidronimia de Europa como war- (agua,), arg- (blanco), pal- (agua estancada, cf. palus, paludis) mar- (laguna, mar, cf. mare, -is,), tar-/tur/tir- (penetrante, fuerte), albho- (blanco, cf. albus, -a, -um ), ais- (rápido) al- (fluir,) sar- (fluir). II. La oleada que entre 3500 y 3000 alcanza por un lado, a través del Caúcaso, Transcaucasia y Anatolia dando lugar a las lenguas anatolias (Hitita, Luvita, Lidio, Licio, y Cario) y por otro lado Europa Central. Europa central se convertirá en foco secundario de indoeuropeización desde donde, durante el III milenio, los indoeuropeos de la cultura de las hachas de combate alcanzan el norte de Europa, de substrato finougrio, dando lugar al Germano, al Eslavo y al Balto y en torno al 1500 el occidente dando lugar al celta y al itálico, del que procede el latín. Lenguas supervivientes son las fino-ugrias como el Finés, el Estonio y el Húngaro, el Picto (en Escocia, hoy muerto) y el Vasco. III. La oleada que entre 3000 y 2800 alcanza los Balcanes. A partir de este momento encontramos en la zona pequeñas ciudades amuralladas. De esta oleada proceden pueblos como el pelasgo, mencionados por los historiadores griegos, el Ilirio (albaneses), el Griego, el Dacio, el TracoFrigio, el Armenio, el Iranio y el Hindú. Fuente: Francisco Villar, Los indoeuropeos y los orígenes de Europa, ed. Gredos.

Broche Cimerio

4


III. EL EGEO EN EL BRONCE ANTIGUO (3000- 2000 a. C.) Llegan a Grecia poblaciones indoeuropeas anatolias que introducen la metalurgia del bronce, mejora en técnicas de cultivo y desarrollo del comercio marítimo. Los carios, cuya presencia en las islas es mencionada por los historiadores y cuya lengua está documentada por la estela de Lemnos, desarrollan la civilización cicládica, caracterizada por cerámica pulida de decoración incisa y geométrica y estatuillas de mármol, diosas madres y participantes en ritos funerarios.

Al sustrato anatolio se atribuye abundante léxico, tanto topónimos (Κνόσσος, Πάρνασσος, Ἰλισός, Λαρίσσα, Τίρυνθος, Λαβύρινθος, Κόρυνθος, Κάνηθος, Ἀθῆναι, Αἴγἰνα, Γορτύνα, Μιτυλήνη; Σαλαμίς, -ἰνος, Μύκονος, Πέργαμον, Λῆμνος, Ἐπίδαυρος; Κάμειρος,, Δρῆρος, Ἀστάλη) como léxico común referente a realidades desconocidas por los indoeuropeos en sus sedes ancestrales, (θάλασσα, κυπάρισσος, νάρκυσσος, ἐρέβινθος, μίνθος, ὑάκυνθος, δάφνη, θάλαμος, κάθαρος, φιαλή, ὀρίγανον, οἶνος, αἴξ, αἰγός, μόλυβδος, θώρηξ, μύρμηξ). En los Dardanelos, se funda Troya, en principio una pequeña aldea amurallada, cuyo rápido progreso se evidencia en una nueva muralla gruesa y protegida por torres y en una cultura material con fina orfebrería, cerámica e ídolos de piedra y mármol. En Creta, pervive la cultura de la Vieja Europa, caracterizada por una economía agrícola y ganadera, ídolos de marfil y cerámica representando a la diosa Madre y enterramientos colectivos (tholoi) con ricos ajuares. Parece que hubo penetraciones anatolias en Creta (eteocretenses) pero sin duda fueron absorvidas. Se detectan a mediados del 3er milenio penetraciones danubianas identificables con los pelasgos, o quizás mejor peltastas (termino relacionado con Filisteo y Palestina), que introducen en Grecia las fortalezas amuralladas (πύργος), el carro de combate, el mégaron o sala sustentada por cuatro columnas con hogar central, y la cerámica decorada con espirales y meandros.

5


IV. LA ÉPOCA MINOICA (2200-1450 a. C.) Desde los primeros palacios hasta la destrucción de Cnosos y de la flota minoica por la erupción de San Torini. Del 2200 al 1700 aparecen en Creta núcleos urbanos en torno a palacios (Cnossos, Festos, Malia) articulados alrededor de un patio central. Se evidencia un desarrollo social teocrático y ecónomico, con comercio de aceite, vino y trigo. Existe una escritura jeroglífica de inspiración egipcia. Del 1700 al 1450 los cretenses poseen una gran flota de barcos de vela y remos con la que establecen una talasocracia que controla las rutas marítimas del estaño, el cobre y el ámbar con Egipto y Oriente próximo. Gracias a su poderío marítimo alcanzan una gran prosperidad económica reflejada en nuevos palacios en torno a un patio central y de gran complejidad con tuberías, desagües, talleres, archivos, almacenes, zonas residenciales con pinturas murales. Para la administración de los palacios desarrollan un sistema de escritura silábica, el lineal A. Daban culto a una diosa madre, tanto de la fecundidad y la vida como de la muerte y de la destrucción, representada con serpientes y otros animales y que recibía culto en cuevas y cimas de montañas a través de sacerdotisas. Practicaban un deporte ritual consistente en saltar por encima de un toro. Sus intrincados palacios y el ritual del toro dieron lugar a la leyenda del Minotauro.

En torno a 1500 la devastación causada por la erupción de Santorini y los maremotos asociados llevan a esta civilización a la decadencia.

6


V. ÉPOCA MICÉNICA (1600-1100) Entre los años 1900 y 1600, llegan a Grecia Meridional procedentes del Epiro los primeros griegos que se imponen a la población preexistente y la asimilan. La separación entre los griegos que permanecen en sus sedes ancestrales del Epiro y los que emigran al sur dará lugar a una primera diferenciación dialectal: de un lado, los griegos septentrionales, los futuros dorios, y del otro los griegos meridionales, los futuros aqueos y jonios. Bajo influencia minoica, los griegos meridionales desarrollan la civilización Micénica, que se diferencia de la Minoica por su carácter guerrero. Sus centros de poder son fortalezas independientes como Micenas, el más destacado, Pilos, Tebas, Tirinto, Orcómenos o Atenas que se aliaban y rivalizaban entre sí. En Micenas, se han encontrado tumbas de fosa, agrupadas en dos grandes círculos rodeado de un muro de piedras, datadas en el siglo XVI, con ricos ajuares compuestos de vasos de bronce y de oro, pectorales, diademas, anillos, máscaras funerarias de oro y puñales decorados.

A partir del s. XIV, tras la destrucción de la civilización minoica, se produce el esplendor micénico: Se construyen palacios en torno al mégaron, o gran sala del trono con cuatro columnas de madera y hogar central, decorados al modo cretense, con suelo de estuco y los muros con frescos, en los que reina un rey o wanax rodeado de un consejo de basileis, o aristocracia tribal. Los palacios contaban con talleres y almacenes y para su administración, se sirven de una adaptación de la escritura silábica cretense adaptada al griego (lineal B). Aparecen los tholoi, sepulturas monumentales construidas con sillares bien tallados a las que se accedía por medio de un dromos o corredor y cuya cámara principal, de forma circular, estaba cubierta por una falsa bóveda construida por aproximación de hiladas; entre estas destacada la conocida como Tesoro de Atreo. Así mismo, Micenas amplía sus muros ciclópeos, destacando la Puerta de los Leones. Como los ecos legendarios y los restos monumentales sugieren, Micenas se impuso a Tebas en una guerra por la hegemonía.

7


MICENAS 1.- puerta de los leones 2.- Cículo A de las tumbas reales 3.- casas micénicas 4.- Templos 5.- gran rampa 6.- propileo monumental 7.- gran patio 8.- Edificio principal del Palacio 9.- la casa de las columnasbarrio de los artesanos 10.- las cisternas 11.- puerta de entrada norte

El panteón micénico es producto del sincretismo entre elementos mediterráneos, divinidades ctónicas, de la tierra y la vegetación, y elementos indoeuropeos y no coincide totalmente con el homérico: Incluye a Zeus, Posidón, Hermes, Demeter, Dioniso, Atenea, junto a Ilitia, una diosa madre, y Enialio, dios de la guerra, pero, sin embargo, Apolo, Ares y Afrodita no están documentados. En honor de los dioses se realizan sacrificios u ofrendas a los dioses para ganarse su Demeter, Iacco favor y prevenir su cólera.

8

Perséfone

y


En torno al 1400, aprovechando la decadencia de los minoicos, los micénicos invaden Creta y arrebatan a los cretenses el control de las rutas comerciales mediterráneas. En torno al 1250 conquistan la rica ciudad anatolia de Troya, que controlaba la ruta del mar Negro. Poco después, los pueblos del mar, un conglomerado de pueblos procedentes de Centroeuropa armados con armas de hierro, incendian y saquean los palacios de Micenas, Pilos y destruyen el imperio hitita antes de ser derrotados por Ramses III a las puertas de Egipto. A continuación, los micénicos entran en un periodo de decadencia, conocido como submicénico, hasta que c.1125, sus fortalezas, a excepción de Atenas, son definitivamente destruidas por la invasión de los griegos dorios, procedentes del Epiro. CICLOS ÉPICOS GRIEGOS Los aedos cantaban improvisando con acompañamiento de la phorminx poemas épicos orales de tema mítico. Los mitos son narraciones que cuentan las hazañas ricas en episodios de los dioses y de los héroes, antepasados de los señores micénicos, en un tiempo impreciso. Los héroes son hijos de dios y de mortal, cuentan a la vez con el favor de unos dioses y la enemistad de otros y suelen tener un destino trágico y una muerte prematura compensados con la gloria que obtienen de sus hazañas. Los distintos mitos se engloban en ciclos, que tienen como eje la historia de un héroe principal, tales como Hércules y Jasón, o uno o varios linajes reales, caso del ciclo tebano y del ciclo troyano; a este último pertenece un gran número de héroes, entre los que destacan Aquiles y Ulises. A menudo, los mitos se entremezclan (Hércules aparece en el mito de los Argonautas), de manera que se hace difícil una secuencia cronológica coherente. Los mitos combaten los miedos e incertidumbres del hombre y tienen un simbolismo concreto, en algunas ocasiones claramente relacionables con hechos históricos. Así hay mitos relacionados con la colonización y los primeros viajes comerciales , como os de Hércules (occidente), Jasón (Ponto) y Ulises (Mediterráneo central), que animan a ir en pos de las riquezas de allende el mar (simbolizados por el vellocino de oro o las manzanas de oro de las Hesperides) y a vencer el miedo a lo desconocido. Otro mito como el de la guerra de Troya enseña a luchar por la patria con la valentía desinteresada de Aquiles, aún a costa de morir. Otros mitos hablan de la acción de los dioses sobre la vida de los hombres, o de la impotencia del hombre ante el destino, como el mito de Edipo. Estos ciclos épicos constituirán la temática de la épica literaria y de la tragedia de épocas posteriores; de hecho la edad heroica no es otra que la época micénica mitificada.

9


VI. ÉPOCA OBSCURA U HOMÉRICA (1100-776 -1ª olimpíada-) Las invasiones dorias: Cuando el mundo micénico entra en decadencia, el vacío de poder es aprovechado por las tribus griegas septentrionales dorias, poseedoras de armas de hierro, para invadir la Grecia meridional y asentarse en el contorno del Peloponeso y en la costa norte del golfo de Corinto. Desplazados, los griegos meridionales o aqueos buscarán refugio en Arcadia, Ática, Beocia y Tesalia. Grecia se sume en una larga depresión económica, y cultural conocida como época obscura: La población, falta de organizaciones políticas amplias, se encierra en si misma, dedicada a una economía es de subsistencia, sin excedentes con los que comerciar. El control de las rutas comerciales del mediterráneo pasa a manos fenícias. La escritura se abandona al dejar de tener utilidad y se olvida. La época obscura también se conoce como homérica porque es la reflejada en los poemas homéricos. A partir del s. IX, Grecia empieza a resurgir Dialectalización del griego: El aislamiento acelerará la dialectalización del griego meridional en tres dialectos jonio, arcadio-chipriota y eolio. El dialecto dorio de los invasores septentrionales completa el cuadro dialectal griego. Migraciones griegas: A continuación, la superpoblación empuja a las estirpes griegas a emigrar: Los Eolios hacia Lesbos y las costas eolias de Anatolia, los Jonios hacia Eubea, las islas Cícladas, Samos, Quios y las costas jonias de Anatolia y los dorios hacia Creta y Rodas.

Sinecismo: La inseguridad lleva a las tribus a abandonar las aldeas y a agruparse en torno a las acrópolis de época micénica, controladas por aristocracias guerreras-ganaderas. Surgen así las polis, ciudades estado que controlan la campiña adyacente y con dos espacios característicos: el ágora o

10


plaza y el santuario de la divinidad protectora, situado en las acrópolis y que cuenta con templo para la imagen y altar para sacrificios. Algunos ejemplos importantes de santuario son el de Atenea en Atenas, Poseidón en Corinto, Zeus en Olimpia, Hera en Samos, Apolo en Delfos, Demeter en Eleusis, Asclepio en Epidauro, Artemisa en Éfeso… Las polis en origen estarán controladas por el consejo de ancianos o gerousía (en Atenas se reunía en la colina del Areópago) formado por los jefes de los clanes aristocraticos-ganaderos, entre los que en un primer momento la asamblea de ciudadanos elige un rey (jefe militar, religioso y judicial) que con el tiempo será sustituido por magistrados anuales. El caso de Lacedemonia era especial por haber tenido durante toda su historia una diarquía, dos reyes hereditarios pertenecientes a dos clanes, Agíadas, de estirpe doria, y Europóntidas, de estirpe aquea. El panteón, nacido del sincretismo de elementos autóctonos, indoeuropeos y asiáticos, como Afrodita (diosa siria de la fecundidad), que aparece en los poemas homéricos ya está establecido y organizado en un sistema mitológico en el que a cada dios se le atribuye una filiación, un campo de acción y un puesto en la jerarquía encabezada por Zeus. Existe un dios que explica cada fenómeno natural o proceso anímico (el día, el amor, el odio, el recuerdo). El culto a los dioses buscaba ganarse el favor de éstos y consistía en plegarias y ofrendas y sacrificios, como el holocausto o la hecatombe. En los festivales de los dioses se celebran en su honor competiciones literarias o deportivas a las que se creía que a los dioses les complacía asistir. El origen del deporte griego era el entrenamiento para el combate de los aristócratas y las competiciones deportivas consistían en rivalizar en excelencia guerrera con ocasión de fiestas de los dioses y funerales (cf. funeral de Patroclo). Como se trataba de competiciones de caballeros, se competía por el mero honor y los premios no eran valiosos, por ejemplo un trípode o un espetón de hierro. En un nivel inferior al de los dioses principales se hallan los dioses ctónicos, de la tierra, asociados a lugares tales como fuentes, bosques y montañas: Ninfas, Nayades y Oréades, Pan, los Sátiros. Junto al culto oficial, el pueblo llano celebra cultos mistéricos como los de Demeter y Dioniso, relacionados con la fertilidad y el éxtasis.

11


VII. ÉPOCA ARCAICA (776-500) Desde la 1ª olimpíada, que coincide con la introducción de la escritura alfabética, hasta las guerras médicas. El Alfabeto. A principio del s.VIII, comerciantes fenicios traen a Grecia la escritura alfabética con la que Grecia entra en la historia. Los géneros literarios son los modelos formales que permiten poner por escrito distintos temas; dicho de otro modo, para cada tema existe una manera prefijada de hacer literatura que se llama género. Cada género tiene una serie de rasgos distintivos que marcan la diferencia con los otros. Estos rasgos no son inmutables, sino que están expuestos a cambios, variaciones e influencias mutuas que dan lugar a subgéneros. Los principales géneros literarios surgen en la época arcaica, al fijarse por medio de la escritura formas folclóricas preexistentes. La épica literaria surge en el s.VIII, la lírica en el VII, la fábula en prosa en la primera parte del s. VI y el drama en la segunda parte de dicho siglo.

La Épica: Formalmente la épica se caracteriza por el hexámetro dactílico (verso formado por 6 metros dáctilos: -uu-uu-uu-uu-uu--//), la composición en anillo (un hilo argumental –la cólera de Aquiles o el regreso de Ulises- al que se engarzan unidades independientes), expresiones formulares (Aquiles el de los pies ligeros) y un lenguaje artificial y arcaizante, mezcla de elementos de épocas y origen dialectal distintos. Desde el punto de vista temático, existen dos tipos de épica: la heroica, ambientada en un pasado idealizado, y la sapiencial. La Iliada (c.750) y la Odisea (c.725) de Homero son poemas de temática heroica y pertenecientes al ciclo de Troya. Las características de estas obras monumentales muestran una composición que aunque eminentemente oral se apoya en la escritura. La lengua de los poemas homéricos, aunque tiene elementos de diverso origen dialectal y época, es básicamente Jonio. Homero supone un antes y un después en la épica. Con él culmina la fase en la que la poesía épica era cantada e improvisada por los aedos acompañados por una lira de cuatro cuerdas y comienza la fase en la que los poemas están fijados y son recitados de memoria por rapsodas. En torno al 700 a. C., Hesiodo escribe dos poemas de temática sapiencial: Teogonía (sobre la genealogía de los dioses) y Trabajos y días (consejos para la vida del campesino) de Hesiodo (c. 700). A diferencia de Homero, que en ningún momento nos habla de si mismo y se considera instrumento de la musa, Hesiodo nos habla de si mismo, de su arte y de sus circunstancias, lo que lo acercan a la poesía lírica.

12


rapsoda

Homero

Hesíodo

Religión: Homero y Hesíodo son los sistematizadores de la mitología griega: Homero establece la jerarquía y atribuciones de cada dios. Según la Teogonía de Hesiodo en el origen estaba el caos del que surgió Gea, la Tierra, engendradora de Océano y Urano, el cielo; de Gea y Urano nacen los Titanes, Gigantes y Hecatonquiros. El más joven de los Titanes, Cronos, castra a Urano que se retira permitiendo un espacio para que nazcan las distintas criaturas y en el que aquel mismo reinará. Cronos devorará a sus hijos para evitar que le disputen su reinado, salvo a Zeus que le hará regurgitar a sus hermanos y le destronará tras una guerra instaurando el cosmos. Los tres hermanos Zeus, Posidón y Hades, se dividen el poder del cosmos: Zeus reina en las alturas del Olimpo, Posidón en el Mar y Hades en el mundo subterráneo. En un puesto jerárquico inmediato se sitúan los demás olímpicos: Atenea, Apolo, Artemis, Hefesto, Ares, Afrodita, Hermes, Demeter, Hestia y Hera. A la lista se añadirán Dioniso y Heracles. Finalmente serán creados los distintos animales, entre ellos el más indefenso, el hombre, que sólo sobrevivirá con la ayuda del fuego, robado por Prometeo, las artes y la Justicia que le permite vivir en comunidad. En un nivel inferior al de los dioses principales se hallan los dioses ctónicos, de la tierra, asociados a lugares tales como fuentes, bosques y montañas: Ninfas, Nayades y Oréades, Pan, los Sátiros. La religión constituía, junto a la lengua, el vínculo mayor entre las distintas polis griegas. El año 776 se celebra en Olimpia la primera Olimpiada, con motivo del festival en honor a Zeus y que adquiere carácter panhelénico. La primera Olimpiada consiste en una carrera de velocidad, el estadio (192 m.), ganada por Koroibos de Élida; se irán añadiendo el diaulós (carrera doble), el dólicos (carrera de fondo), la lucha, el pentatlón (salto, jabalina, disco, carrera y lucha), el pugilismo, las carreras de carros, el pancracio, las carreras de caballos, las competiciones juveniles y el hoplitódromo o carrera 13


con casco y escudo. Se celebraban en el mes de las Hecatombes (Julio). Todos los atletas participaban desnudos. En el siglo VI se instituyen los Juegos, Píticos, Ístmicos y Nemeos. El premio consistía en una corona vegetal. En los juegos Panatenaicos de Atenas se hacía una carrera de relevo de antorchas y el premio era un ánfora de aceite de los olivos sagrados. Florecen santuarios oraculares panhelénicos como los de Delfos, Dodona en el Epiro, Dídima y Claros, ambos en Asia Menor, donde, previa ofrenda, se consultaba a los dioses acerca de lo que el destino deparaba a cierta empresa individual o colectiva. En el oráculo de Delfos, Apolo se manifestaba por mediación de una sibila, la pitonisa, que sentada en un trípode colocado sobre una grieta de la que emanaban vapores tóxicos y habiendo mascado hojas de laurel, pronunciaba unos gemidos y palabras incoherentes que un sacerdote interpretaba ambiguamente. En Dodona, el sonido interpretado por el sacerdote era el del ramaje de un roble. Los oráculos, cuyo prestigio fue en aumento, ofrecían una ratificación divina a las decisiones políticas de la clase dirigente tales como fundar una colonia, emprender guerras o introducir cambios constitucionales y actuaban como mediadores en los conflictos entre polis. Junto al culto oficial, el pueblo celebra cultos mistéricos en honor de dioses agrícolas Demeter y Dioniso, relacionados con la fertilidad y el éxtasis. Según el orfismo Dioniso fue devorado por los titanes por lo que estos fueron fulminados por Zeus y de las cenizas fueron creados los hombres que por eso tienen un componente divino, el alma, encerrado en el cuerpo terrenal; el hombre es culpable de la muerte de Dioniso y debe purificarse para evitar reencarnaciones sucesivas y poder marchar a la isla de los Bienaventurados. En el marco de las fiestas dionisiacas, surge el drama ateniense, la tragedia y la comedia, al agregarse recitaciones en ritmo yámbico y cantos líricos monódicos interpretados por actores a los cantos corales interpretados en honor a Dioniso y a las farsas carnavalescas respectivamente.

Los géneros líricos: Son aquellos en los que el poeta habla del yo, el aquí y el ahora dirigiéndose bien a la comunidad, al grupo, al amigo o al dios, tratando de influir sobre él. Cada género lírico tiene sus metros, su dialecto y su estilo característicos. -

El yambo, poesía recitada de contenido desenfadado, satírico e incluso obsceno y tiene el estilo más alejado al de la épica y más cercano a la lengua coloquial (Arquíloco, Semónides, Hiponacte).

-

La elegía es una adaptación de la épica a contenidos serios tales como la exhortación moral, bien a ciudadanos (Calino, Tirteo y Solón), bien

14


a compañeros de banquete y amantes (Mimnermo y Teognis). Se recitaba con acompañamiento del aulos o flauta doble. El epigrama es una elegía corta para inscripciones funerarias. -

La lírica propiamente dicha, esto es, poesía para cantar al son de la lira al adquirir las canciones populares (cantos de boda, de amor, de trabajo, himnos a dioses) dignidad literaria bajo influencia del estilo épico. Tiene dos variantes: -

la lírica coral cantada y bailada por un coro con ocasión de las fiestas de la comunidad, siendo los himnos en honor a los dioses, los epinicios en honor a los vencedores en competiciones deportivas, los trenos en honor de difuntos y los epitalamios en honor de novias El tono es elevado y se incluyen referencias míticas y moralizantes. Es común la estructura triádica: Estrofa / Antistrofa / Épodo. (Alcmán, Íbico, Simónides y ya en época clásica Píndaro y Baquílides)

-

la lírica monódica, de carácter más subjetivo y cantada por un solista en el banquete (Safo, Alceo, Anacreonte).

En oposición a la explicación mítica del origen del cosmos, a partir del s. VI, los filósofos jonios Tales, Anaximandro, Anaxímenes y Heráclito buscan en uno de los cuatro elementos el principio material, el principio del cambio y el principio de la inteligibilidad del cosmos y Pitágoras lo hará en el número. Heráclito afirmaba que todo fluye, que no podemos bañarnos dos veces en el mismo río, que todo es fuego apagado o encendido y que los contrarios forman parte de la misma cosa. Jenófanes critica la concepción tradicional de los dioses como creaciones a imagen y semejanza del hombre con virtudes y defectos morales a escala sobrehumana. A principios del s. VI, un esclavo tracio de Samos, Esopo, fija por escrito en prosa fábulas, cuentos con moraleja protagonizados por animales que representan tipos humanos. La stasis arcaica: La superpoblación y los abusos de la aristocracia que acapara las tierras comunales conducen a los pequeños campesinos al endeudamiento y a la pérdida de sus tierras y de su libertad. Al descontento del pueblo se añadieron las luchas civiles entre clanes aristocráticos rivales. La crisis económica tuvo como consecuencia el desarrollo de formas de ganarse la vida alternativas a la agricultura tales como la artesanía cerámica y metalúrgica y el comercio de estos productos y de los excedentes de aceite y vino. Las tensiones sociales también trataron de paliarse con la fundación de colonias, primero en la Magna Grecia y más tarde en el Mar Negro, Libia, Sur de Francia y el Levante español. Tanto el comercio como la

15


colonización se realizan a bordo del pentecóntoros (barco de 50 remos con espolón con apariencia de delfín).

En 466 Fidón de Argos derrota a los espartanos por medio de la falange de hoplitas, una táctica militar revolucionaria consistente en 3 bloques a la manera de un muro formados por filas apretadas de soldados de infantería pesada. Dicha revolución se produce por la aparición de una clase media de artesanos, comerciantes y campesinos con recursos suficientes para adquirir armadura completa.

El sector hoplita, consciente de su relevancia en la guerra, reclamará reformas que amplíen sus derechos políticos. Este descontento será

16


aprovechado por los tiranos, aristócratas que se apoyan en el sector hoplita para deshacerse de sus rivales a cambio de reformas constitucionales. En Atenas, a principios del s. VI, se encomienda a Solón realizar reformas constitucionales que acaben con las tensiones sociales. Solón divide la sociedad en clases sociales con derechos y deberes proporcionales a la riqueza y prohibe la esclavitud por deudas. Las reformas moderadas de Solón no bastaron para acabar con las luchas intestinas y Pisistrato toma el poder como tirano apoyándose en la clase hoplita. Pisístrato y sus hijos fomentan la industria, el comercio, las obras públicas, los concursos de tragedias en el marco de las fiestas populares de Dioniso y fueron grandes mecenas pero acabaron siendo derribados por la aspiración de los ciudadanos a la igualdad. Finalmente, en 508, Clístenes introduce en Atenas reformas constitucionales democráticas: Divide el Ática en tres zonas, montaña, llanura y costa, cada una con 10 distritos o tritias que engloban los cerca de 100 municipios o demos y asigna un distrito de cada zona a cada una de las 10 tribus, a fin de dejen de estar vinculadas por la sangre para tener vínculos de territorialidad. Trasladada la soberanía desde el Areópago a la Asamblea o Ekklesia, a la que corresponderá decidir la política exterior, aprobar las leyes y juzgar los crímenes contra el estado. Cada tribu elige un estratego, un arconte, 50 buleutas, o miembros del consejo de los 500 o bulé que organizaba las sesiones de la asamblea, así como los jurados del tribunal de la Heliea. Introduce el ostracismo, votación para desterrar durante 10 años a políticos con ambiciones tiránicas. Esparta: A lo largo del s. VIII, los lacedemonios o espartiatas incorporan a su estado la totalidad de las regiones de Laconia y Mesenia, reduciendo a la población dórica y aquea que no les ofrece resistencia a la condición de periecos (habitantes de la periferia), con autonomía limitada pero con obligaciones militares, y a la que se resiste a la condición de hilotas, siervos ligados a la tierra. Los lacedemonios se convierten así en una oligarquía Como consecuencia de este expansionismo Lacedemonia se convierte en la polis de territorio más extenso, aunque controlado por una ciudadanía que nunca alcanzó los 10000, un número amplio para una oligarquía pero desproporcionado respecto a los hilotas cuya superioridad numérica era de 10 a 1. Este desequilibrio provoca a mediados del s. VI una grave crisis debido a las derrotas frente a Fidón de Argos y la posterior sublevación de los hilotas mesenios que pone a prueba la supervivencia del estado. El peligro de una sublevación de hilotas, materializada por primera vez a mediados del s. VI, indujo las reformas constitucionales de Licurgo que convierten Lacedemonia en un estado militarizado, comunal e igualitario:

17


Para evitar la acumulación de riqueza, la moneda está prohibida y el comercio sólo se permite a los periecos. La tierra es comunal y está dividida en lotes que se asignan a los espartiatas u homoioi al nacer y que los hilotas trabajan permitiendo a los espartiatas dedicarse exclusivamente a la guerra. Cuando los niños nacen los ancianos comprobaban que carecieran de defectos que les incapacitasen para la guerra y en caso contrario se los arrojaba desde el monte Taigeto. La educación, desde los 7 a los 20 años era colectiva y alejada de sus familias y tenía como objetivo la excelencia en la guerra. Se incorporaban a la vida militar activa tras superar la prueba de la criptia consistente en vivir a la intemperie durante un año manteniéndose de lo que cazaran y robaran al cabo del cual debían dar muerte a un hilota. Al cumplir los 30 años, los espartiatas alcanzaban los plenos derechos y podían casarse. El servicio militar duraba hasta los 60 años. Las instituciones espartanas eran: la diarquía (dos reyes pertenecientes a dos familias, jefes del ejército y religiosos), la gerousía (compuesta por 28 gerontes de más de 60 años, jefes de clan, más los dos reyes), la Apella (asamblea de espartiatas que aprobaba o reprobaba por aclamación las propuestas de la gerousía) y los éforos (cinco magistrados anuales plenipotenciarios que controlaban a los reyes y dirigían la política exterior). El sistema político espartano, controlado por una oligarquía siempre menguante (1000 en el siglo IV), permaneció fosilizado durante el resto de su historia.

18


VIII. ÉPOCA CLÁSICA (500-323) Desde las guerras médicas (499-479), hasta la muerte de Alejandro (323). A finales del s. VI las ciudades griegas de Anatolia habían pasado a formar parte del imperio persa en expansión. Las ciudades griegas sometidas se rebelan con la ayuda de Atenas y Eretria. Sofocada la rebelión, el rey Darío realiza una expedición de castigo contra las dos ciudades que, a pesar de su superioridad numérica, es derrotada en la batalla de Maratón por los atenienses conducidos por Arístides. Por consejo de Temístocles Atenas construye una flota con la que poder enfrentarse a la fenicia del rey persa. Jerjes, el hijo de Darío organiza una segunda expedición por tierra y mar con la intención de anexionarse Grecia. Los griegos se unen ante la amenaza y aunque los espartanos son primeramente derrotados heroícamente en el paso de las Termópilas, los atenienses les derrotan en la batalla naval de Salamina. Siguen las victorias de Platea y Micale. Atenas, vencedora de los persas se convierte en potencia hegemónica de la liga de Delos, creada para contener eventuales ataques persas. Efialtes transfiere todo el poder a la Asamblea de ciudadanos, dando lugar a la democracia radical, y reduciendo el papel del Areópago a tribunal de delitos de sangre. Durante un periodo de 50 años, llamado Pentecontecia, Atenas arrebata a Corinto y Megara la preeminencia comercial y a Esparta el liderazgo de Grecia favoreciendo revoluciones democráticas en las otras polis. Pericles establece el pago de un salario por asistir a la asamblea y participar en los tribunales, lo que permite a los thetes dedicarse a la política, impone a los ricos prestaciones al estado llamadas liturgias (como la trierarquía y la coregía) y emprende grandes obras públicas en la Acrópolis, todo ello sufragado con el tesoro de la liga de Delos que será trasladado a la Acrópolis en el año 449.

19


El siglo de Pericles: Durante la época de Pericles, Atenas atraerá a artistas e intelectuales de toda Grecia, una concentración de genios que tendrá como consecuencia un progreso generalizado en el arte y el pensamiento conocido como clasicismo y representado por personalidades como el escultor Fidias, los poetas corales Píndaro y Baquilides (autores de epinicios, poemas a vencedores en los juegos deportivos), el historiador Heródoto, el médico Hipócrates (a quien se le atribuye el corpus hipocraticum, compilación de textos científicos desde el siglo V al II d.C.), los poetas trágicos Esquilo, Sófocles y Eurípides, con quienes la tragedia alcanza su madurez, los filósofos Parménides de Elea, Demócrito, Anaxágoras…

La tragedia Contiene temas y personajes heroicos propios de la épica y elementos formales de la lírica: partes recitadas en lengua, estilo y ritmo yámbico y cantos solistas y corales en lengua, estilo y ritmo lírico. El tono de la tragedia es elevado. El número de actores se irá incrementando hasta tres. El tema de la tragedia es siempre el conflicto del héroe, siempre en soledad, y su toma de decisión fatal. En Sófocles y Esquilo la decisión heroica consiste en escoger la postura hermosa aunque dolorosa frente a la fácil pero vergonzosa. Por el contrario, en Eurípides, reformador de la tragedia, el protagonista es un hombre real, no ideal, que toma decisiones antiheroicas movidas por las pasiones (amor, celos, odio...) que responden a la psicología del personaje y que el autor expone críticamente. En cualquier caso la elección conlleva soledad, dolor y, a menudo, el aniquilamiento del héroe. Según Aristóteles, la tragedia tiene una misión purificadora o catártica, sin duda reminiscencia de su origen ritual.

20


La tragedia aborda temas universales propios de la condición humana tales como la afirmación del yo, el dolor, el destino y la muerte. El trasfondo de la tragedia es político: la crisis de valores en la polis del siglo V consistente en el conflicto entre la visión del mundo religiosa tradicional y la nueva visión relativista de la ilustración. Los grandes autores trágicos del s. V: Esquilo (Prometeo encadenado, Los Siete contra Tebas, Los Persas, Las Suplicantes y La Orestíada , Agamenón, Las Coéforas, Las Euménides) Sófocles (Ayax, Electro, Edipo Rey, Edipo en Colono, Antígona, Las Traquinias y Filoctetes) Eurípides. (Alcestis, Medea, Los Heraclidas, Hipólito, Andrómaca, Hécuba, Suplicantes, Heracles, Ion, Las Troyanas, Electro, Ifigenia entre los tauros, Ifigenia en Áulide, Helena, Fenicias, Orestes, Bacantes y el drama satírico El Cíclope)

La Historia de Heródoto,. Herodoto se propone contar las guerras médicas, a las que dedica la 2ª mitad de la obra. Su obra conjuga tradición y modernidad: Tiene características en común con Homero: Su intención es que la obra de griegos y bárbaros no caiga en el olvido, Su forma de composición es abierta: toma un hilo conductor, la formación del imperio persa, al que va intercalando logoi o relatos relativos a los distintos pueblos sucesivamente sometidos y todo tipo de digresiones de carácter antropológico, etnográfico y arqueológico. Está muy influido por el cuento popular de intención moral, en el que los dioses castigan la soberbia humana y no es posible escapar del destino manifestado en los oráculos. Aristóteles lo tachó de mitólogo poco fiable. Por otra parte es moderna su amplitud de miras, que supera los relatos locales de los logógrafos y lo convierten en padre de la Historia, en palabras de Cicerón, y en precursor de la Historia Universal. Su curiosidad científica es ilimitada. Al no haber vivido las guerras médicas, su método de historiar se basa en lo oído y visto y lo que de ello se deduce, aunque secundariamente utiliza fuentes escritas. Para él los acontecimientos de la historia tienen su origen en las acciones de los grandes hombres y obedecen a causas y efectos naturales.

21


La política imperialista ateniense conducirá a la Guerra del Peloponeso contra Esparta y sus aliados. La guerra tuvo dos periodos (432-421 y separados por una tregua. El primero, fue favorable para Atenas por su estrategia de evacuar la población a la ciudad, evitar el enfrentamiento terrestre con Esparta y hostigar al enemigo por mar, en especial desde la base de; sin embargo el hacinamiento de la población evacuada provocó que se desatase la peste que acabó con un 25% de la población incluido Pericles, muerto el 429. Tras su muerte, Atenas dirigida por políticos demagogos toma una estrategia más agresiva que logrará algunos éxitos, como la toma de Pilos en el Peloponeso.

hoplita espartano Los sofistas y la retórica. Entendemos por retórica el arte de la oratoria. Aunque la oratoria está ya atestiguada en los poemas homéricos y la educación procuraba a los jóvenes aristócratas la elocuencia mediante el estudio de la poesía, la retórica como o técnica sometida a reglas fue inventada por los sicilianos, Córax y Tisias como ayuda para ganar pleitos. En el 427 fue traída a la Atenas democrática por el sofista Gorgias quien causó gran admiración con su estilo elaborado, con balanceos verbales, antítesis, simetrías y paralelismos, asonancias y consonancias. A este le siguieron otros sofistas como Protágoras de Abdera, Pródico, Hipias de Élide. Los sofistas, portadores de una nueva concepción de la paideia (educación) basado en el aprendizaje de la retórica, escribieron tratados o abrieron escuelas para quienes aspiraban a hacer carrera política en la asamblea. Los sofistas son maestros a sueldo de retórica, profesionales de la sabiduría que defienden el relativismo moral y el escepticismo a cerca de la verdad, desde el que justifican convencer mediante engaño y el defender un argumento o su contrario. El relativismo de los sofistas relativo a las leyes y creencias generará una crisis de valores y una corriente de pensamiento conocida como ilustración a la que pertenecen el historiador Tucídides y el poeta trágico Eurípides. En contra del relativismo de los sofistas, Sócrates dedica su vida a buscar mediante el diálogo la verdad, partiendo del reconocimiento de su

22


ignorancia, y a defender el cumplimiento de la ley, pues toda ley procura la idea de justicia y de bien que es común a todos los hombres. En oposición a la concepción de paideia de los sofistas, que derraman su conocimiento en los discípulos, el método socrático consiste en ayudar a que el discípulo de a luz el concepto que lleva en su interior, previo reconocimiento de su ignorancia. El segundo periodo de la guerra del Peloponeso (413-404), empezó con la desastrosa expedición a Sicilia de Atenas y fue cada vez más favorable a Esparta gracias a la flota espartana financiada con dinero persa y a la dirección de Lisandro. Atenas, aunque demostró una extraordinaria capacidad para reponerse, pierde su flota en Egospótamos, ante Lisandro y tras un largo asedio, acabará rindiéndose. El conflicto, de una duración y dimensión desconocida, supuso, en frase de la historiadora De Romilly, el “suicidio de las polis griegas”. La guerra del Peloponeso fue magistralmente narrado por Tucídides y constituye el motivo de fondo de las comedias de Aristófanes. La comedia Antigua de Aristófanes Formalmente, la comedia también tiene partes recitadas y partes cantadas por actores. Los personajes son reales o fictícios y a veces mitológicos. Como la tragedia, plantea también un conflicto o una situación de angustia, que el protagonista resuelve siempre mediante soluciones disparatadas y fantásticas, no sin la oposición de un antagonista que acaba siendo derrotado. El desenlace siempre es feliz. Contiene elementos obscenos, ridículos, burla y ataque personal. La intención es cómica y satírica. El trasfondo de las obras es político, y de crítica social. Sus temas de fondo son la guerra del Peloponeso, la ilustración, los tribunales, los demagogos etc. Obras: Acarnienses, Caballeros, Avispas, Tesmoforiantes, Ranas, Asambleístas, Pluto.

Paz,

Nubes,

Aves,

Lisístrata,

Historia de la Guerra del Peloponeso de Tucídides Tucídides participó como estratego en la guerra del Peloponeso y sufrió destierro por su fracaso en evitar la toma de Anfípolis por los espartanos. Desde la posición privilegiada que le daba el exilio narra, pues, acontecimientos conocidos directamente. Persigue la exactitud objetiva ateniéndose a lo que es absolutamente seguro y comprobable, excepción hecha de los discursos, que se atienen al sentido y que sirven para desvelar las actitudes de políticos. Es imparcial aunque revela admiración por Pericles y aversión al demagogo Cleón. Entiende que la historia es explicable en términos humanos, sin recurrir a lo sobrenatural, actitud racionalista, deudora de la Sofística. Su método científico es deudor de la medicina hipocrática: analiza las causas y efectos 23


de la confrontación distinguiendo entre "causas profundas" (el temor al expansionismo ateniense) y "pretextos" o causas aparentes (una alianza entre Atenas y Corcira, por ejemplo). Su objetivo es proporcionar una descripción rigurosa de lo sucedido que sea un logro para siempre, una posesión eterna de la que se puedan extraer lecciones para el futuro. Como los hipocráticos en relación al cuerpo, aspira al establecimiento de las leyes universales que explican el comportamiento político del hombre. Esparta, vencedora aunque debilitada, impondrá a Atenas y sus aliados regímenes oligárquicos efímeros que provocaran descontento. Restaurado el régimen democrático, se emprenderá en Atenas una reacción contra los ilustrados, a los que culpa de la derrota de Atenas, y que huyen de Atenas. Sócrates, por su vinculación con aristócratas implicados en el régimen oligárquico de los 30 tiranos, será procesado por impiedad y corrupción de la juventud y ejecutado con cicuta. El Diálogo filosófico: La coherencia y valor de Sócrates ante la muerte impresionó profundamente a sus contemporáneos y llevó a algunos de sus discípulos a escribir sus recuerdos e ideas filosóficas en forma de un nuevo género prosístico: el diálogo socrático. Platón (Apología, Critón, Laques, Lisis, Cármides, Eutifrón, Ión, Hipias, Felón, República, Banquete, Fedro, Parménides, Teeteto, Sofista, Político, Timeo, Critias, Filebo, Leyes, Crátilo, Menón, Gorgias, Protágoras, Menéxeno, Eutidemo) Jenofonte (Apología y Memorables) Aristóteles (Eutidemo, Protréptico, De Filosofía).

Las monografías de Jenofonte: Jenofonte: Aristócrata ateniense, discípulo de Sócrates. Participa como observador en la expedición de mercenarios griegos reclutados por Ciro el Joven para derrocar a su hermano y tras las muertes de Ciro en la batalla de Cunaxa y de los generales griegos asesinados, asume el mando y conduce al ejército griego exitosamente hasta el mar Negro a través de las montañas de Armenia. Desterrado de Atenas por espartanofilia, acompaña al al rey espartano Agesilao en su campaña de Asia y lucha contra Atenas, por lo que fue recompensado con una finca en Elide, donde compuso sus obras. Saqueada ésta por los eleos, acaba sus días en Corinto. Escritor polifacético, conocido como la "abeja ática", escribió sobre sus

24


numerosas experiencias y temas de interés. En su obra histórica domina la intención moralizante, acorde con su ideal aristocrático y espartano, antes que la objetividad. De tema socrático son Memorables, Apología de Sócrates, Simposio y Económico. De contenido histórico son Anábasis, sobre la expedición de Ciro el Joven contra el Gran Rey, Helénicas, que es una continuación de la historia de Tucídides. De carácter biográfico son Ciropedia, sobre la educación de Ciro el Grande, rey de Persia y Agesilao, y Hierón. En Los ingresos, propone medidas para la mejora de las finanzas de Atenas. Escribió también tratados Sobre la equitación y Sobre la caza.

La oratoria. Entendemos aquí por oratoria el conjunto de discursos literarios elaborados conforme a la técnica retórica o arte de elaborar discursos. La retórica establece para los distintos tipos de discurso el estilo, el vocabulario y las partes del discurso, que deben ser proporcionadas y de cierta extensión. La oratoria se divide según la ocasión para la que se compone en: o judicial o forense, la que se pronuncia ante los tribunales, a menudo obra de logógrafos, abogados que escribían discursos de encargo. Es la de estilo más llano y constaba de cuatro partes: Prefacio, narración, prueba y epílogo. Las causas judiciales se dividen en privadas y públicas, aquellas con consecuencias políticas. Dada la dificultad de obtener pruebas, se tendía a elaborar argumentaciones de probabilidad de carácter sofístico. Era frecuente buscar la emoción del auditorio presentando situaciones personales e imputaciones de bajos motivos. Destacan Lisias, con gracia y capacidad de captar la benevolencia insuperables, Antifonte, Isócrates, Demóstenes, Esquines… o deliberativa o política, la que se pronuncia ante la asamblea por políticos. Tenía un estilo más elevado que la forense y añadía a las partes del discurso la invectiva, en la que el orador no ahorraba en injurias contra su oponente. Está representada por Demóstenes y Esquines, que destacan respectivamente uno por su patriotismo, perfeccionismo, vehemencia y profundidad y otro por su macedonismo, sentido del humor y el manejo de la argumentación legalista. Isócrates escribió obras en forma de discursos con sus ideas sobre educación o política. En el Panegírico sostiene que los griegos deben unirse bajo el liderazgo macedonio contra el enemigo persa. o epidíctica o de exhibición ante las multitudes con ocasión de las fiestas políticas (oraciones fúnebres por ejemplo). Era el de más aparato. Isócrates, quizás el mejor profesor de retórica, tenía principios estilísticos precisos (evitar hiato entre palabras, repeticiones de sílabas, ciertas

25


combinaciones de consonantes y procurar un final de frase con cadencia). La hegemonía de Esparta será efímera. Tebas derrota a los lacedemonios en Leuctra gracias a los hallazgos en táctica militar de Epaminondas y se hace brevemente con el liderazgo de Grecia. Por su parte, Atenas, liderada por Demóstenes, se afanará en recomponer su imperio pero chocará en le norte con el expansionismo de Filipo de Macedonia que ha extendido su dominio por Peonia, Tracia, Golfo Termaico y Tesalia gracias al perfeccionamiento de la falange, a la que dota de una lanza de cinco metros, la sarissa, y el manejo de la diplomacia y del soborno, para el que cuenta con minas de oro inagotables. Bloqueado por los Atenienses el paso de las Termópilas, puerta hacia la Grecia central, Filipo provoca la guerra al atacar las colonias atenienses en la costa norte del Egeo. Exhausto el tesoro ateniense, Atenas debe ceder y permitir que Filipo se haga con la Focide, lo que le da derecho a pertenecer a la liga de Delfos. Pronto reinicia las hostilidades, esta vez contra las colonias atenienses en el Helesponto. Atenas se alia con Tebas para frenarlo pero Filipo se impone definitivamente en la batalla de Queronea el año 336. La conquista del imperio persa Filipo impone a Grecia la participación en la liga de Corinto con el objetivo de conquistar Persia que, tras ser asesinado, será llevada a cabo por su hijo Alejandro con un contingente de 30000 infantes y 5000 jinetes en 10 años. El genio militar de Alejandro quedó patente en las victorias de Gránico, Isos, Tiro y Gaugamela.

26


Alejandro combate contra el rey persa Darío III en la batalla de Issos. Detalle del mosaico de la Casa del Fauno de Pompeya (Museo Arqueológico Nacional de Nápoles).

27


De carácter visionario, Alejandro no pretendió el sometimiento de los vencidos sino la unión de griegos y persas en un único pueblo mediante matrimonios mixtos de sus oficiales y de él mismo. Para consolidar su imperio fundó numerosas Alejandrías con magistrados y los mismos edificios públicos que las polis griegas: gimnasios, teatros, templos, ágoras, pórticos... Alejandro muere de malaria y agotamiento en Babilonia a su regreso el año 323 con 32 años.

28


IX. ÉPOCA HELENÍSTICA (323-30 a.C.) Desde la muerte de Alejandro de hasta la conversión de Egipto en Provincia romana.

Los generales de Alejandro, los Diádocos, se dividen el imperio y surgen las monarquías helenísticas: Macedonia, Pérgamo en Asia Menor, el reino Seleucida en Persia y el ptolemaico en Egipto. El imperio de Alejandro supone la expansión de la civilización y la lengua griega hasta Egipto y la India y su mestizaje con elementos orientales dando lugar a la cultura Helenística. El griego común o koiné se convierte en la lengua internacional de la época. La vida cultural se desplaza desde la polis, que han perdido su independencia, a las cortes de los reyes. Las creencias en los dioses olímpicos se pierden entre los instruidos, no así entre las gentes sencillas los cultos mistéricos que prometen una vida después de la muerte. La desaparición de la polis como razón de ser y centro de la vida de los griegos provoca una enorme crisis de valores a la que las filosofías epicúrea, estoica, cínica y ecléctica tratarán de dar salida a través de la búsqueda de la felicidad individual. Según Epicuro, para ser feliz el hombre debe liberarse de los tres temores irracionales a la muerte, al destino y a los dioses. Según los estoicos la felicidad se alcanza no oponiendo resistencia a la fatalidad. La Academia platónica y el Liceo continúan. La cosmopolita Alejandría de Egipto se haría celebre por su faro, su museo dedicado al estudio de la literatura, su biblioteca y por que en ella coincidieron artistas como Apolonio, Calímaco y Teócrito e intelectuales y científicos de la talla de los filólogos Zenódoto, Aristarco de Samotracia y Aristófanes de Bizancio, el astrónomos y matemáticos como Aristarco de Samos, Arquímedes e Hiparco, el geómetra Euclides, el geógrafo Eratóstenes (que midió el diámetro de la tierra y dibujó un mapamundi), los mecánicos Arquímedes y Herón (inventor de la máquina de vapor), los médicos Herófilo y Erasístrato...

29


Literatura helenística: La comedia nueva es de enredo en torno a intrigas amorosas, de ambiente burgués, con personajes tipo como el soldado fanfarrón, el charlatán, el parásito, los esclavos, los jóvenes enamoradizos, la esposa, el esposo etc. Su intención es meramente evasiva. Aporta un vivo retrato de la sociedad griega de una época en que la polis ha dejado de ser el centro de la vida y los griegos buscan individualmente un nuevo sentido a la vida. Se caracteriza por la espontaneidad y tono coloquial. La comedia nueva de Menandro (La Samia, La trasquilada, El misántropo, El arbitraje) y Filemón, será imitada por Plauto y Terencio, y en época moderna por Molière. •

La poesía helenística es culta, compuesta para la corte de los reyes. Regresan géneros poéticos tradicionales como la épica (El viaje de los Argonautas de Apolonio de Rodas), himnos (Calímaco), Yambos (Calímaco Apoteosis de la reina Arsínoe), la elegía (Aitia, La Victoria de Sosibio de Calímaco) o el epigrama (Calímaco, Mosco Epigrama sobre Eros) y surgen nuevos subgéneros poéticos como el idilio, egloga pastoril, (Teócrito, Lamento por Bión de autor anónimo) y el epilio (Hécale de Calímaco, Mégara de Mosco, idilio sobre Heracles de Teócrito, Euforión). Nace también un subgénero prosístico, la novela, de carácter evasivo con peripecias e intrigas amorosas.

30


X. ÉPOCA ROMANA (146 aC - 395 pC) Desde la toma de Corinto hasta la muerte de Teodosio y la división del Imperio Romano. Roma irá conquistando uno a uno los reinos helenísticos hasta hacerse con el control del Mediterráneo. La ampliación del imperio romano hace que se propaguen ritos orientales como el tracio de Cibeles y el egipcio de Isis y Osiris. El cristianismo, nacido de una interpretación gnóstica del mesianismo judaíco, se propaga rápidamente por dar respuesta a las necesidades espirituales de una sociedad que había dejado de creer en los antiguos dioses. El año 393 se celebran las últimas Olimpiadas prohibidas por el emperador cristiano Teodosio. Médico y botánico Dioscórides (s.I) De materia medica XI. ÉPOCA BIZANTINA (395-1453) Desde la división del imperio Romano hasta la toma de Constantinopla por los turcos. El año 510 el emperador Justiniano prohíbe los deportes por su asociación a los cultos paganos.

31


EPÍLOGO: EL LEGADO DE GRECIA Dado el signo de los tiempos, es oportuno recordar porque se sigue enseñando la lengua de los griegos en los institutos. En lengua griega comenzó la gran tradición literaria occidental: La épica, la lírica, el teatro europeo, la oratoria, la novela nacieron en Grecia. Y también en griego se escribió por vez primera la medicina, la geometría, la astronomía, la historia, la filosofía y, aún en el seno de ésta, la política, la psicología y la economía. Fueron hablantes de lengua griega quienes crearon la arquitectura y la escultura que durante siglos han caracterizado a Occidente. En griego se escribió el nuevo testamento y difundió la Biblia. Toda esta gran cultura se extendió a través del Imperio Romano. Los romanos tomaron prestada la terminología científica y filosófica griega adaptándola levemente a sus hábitos fonéticos. Durante la edad obscura que sobrevino a su caída, los grandes autores durmieron un sueño de varios siglos en las bibliotecas de los monasterios cristianos hasta que poco a poco los humanistas del Renacimiento los redescubrieron. El origen griego de las ciencias y su transmisión romana han dejado su impronta en la terminología científica de todas las lenguas de Europa. El griego y el latín se han convertido en fuente inagotable de neologismos para todas ellas. Pero los helenismos, patrimonio común a todas las grandes lenguas de Europa, son sólo uno de los aspectos, no el único, en que nuestra cultura exhibe su dependencia y origen. Históricamente, desde el Renacimiento, el estudio de las lenguas y de la cultura clásica fue parte fundamental en la educación de las élites europeas. Después de la revolución francesa, los estudios clásicos siguieron formando el núcleo duro de los nuevos planes de estudio en la cada vez más democratizada educación secundaria. Sin embargo, ya en el siglo XIX, comenzaron a alzarse voces que pedían que se dejase espacio a otros contenidos científicos y técnicos, en nombre del pragmatismo y el progreso. Durante el s. XX, las sucesivas leyes educativas irán privando al latín de su condición de asignatura troncal hasta que con la LOGSE queda, junto con el latín, convertido en asignatura específica del Bachillerato de Humanidades, de dos años, y más tarde de la rama de Humanidades incluida en el Bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales. Las reformas, sin duda necesarias aunque no necesariamente acertadas, han tenido el efecto no deseable de que los bachilleres acceden a la universidad con un léxico empobrecido respecto al de generaciones pasadas. Este empobrecimiento estriba en el desconocimiento de la etimología del vocabulario académico, científico y técnico que van a utilizar y de los mecanismos para la creación de neologismos a partir de étimos greco-latinos. Privados del recurso de formar neologismos y desconocedores del significado preciso de unos términos para ellos obscuros, una opción es la de adoptar 32


anglicismos, una opción ciertamente snob. En efecto, el dominio del inglés, actual lengua común de occidente, es el nuevo indicativo de buena educación y posición social. Mientras, la propia lengua, el castellano se degrada y se va abandonando en ciertos ámbitos, incluido el académico. Y cuando los dos pilares de una lengua, la gramática y el léxico se degradan, se degrada y simplifica también el pensamiento, se pierde la capacidad de comprender un texto escrito por los que nos han precedido, incluso, al fragmentarse nuestra propia lengua, incurrimos más frecuentemente en el malentendido entre personas de diversa generación, nivel académico o ámbito profesional. Al final de su imperio, los romanos vivían con el temor a la llegada de los bárbaros; en realidad, la decadencia generalizada los estaba convirtiendo a ellos en bárbaros.

33


Geografía e historia de Grecia