Issuu on Google+

cucharᒠy paso atrá’

Número veinticinco Mayo de 2010


Se crea UNILCO ESPACIO NÓMADA, un lugar para la reflexión, la investigación y la formacción de grupos, colectivos y experiencias. www.unilco.org.es unilco@unilco.org.es


cuchará’ y paso atrá’ Número veinticinco

Mayo de 2010


COORDINAN Y EDITAN: Universidad Libre para la Construcción Colectiva (UNILCO) Espacio Nómada y Colectivo de Ilusionistas Sociales (CIS). UNILCO PARA ESTE NÚMERO ES: Rosa Alcón, Emmanuel Arredondo, Mª Ángeles Ávila, Miguel A. Balbuena, Marta Domínguez, Juanlu Estévez, Daniel Fernández, Alegría Jiménez, Begoña Lourenço, Eva Mariño, Javier Moreno, Mª Carmen Pérez, Juan M. Zaragoza. CIS PARA ESTE NÚMERO ES: Javier Encina. PARA LO QUE SE PRESENTE: www.unilco.org.es - unilco@unilco.org.es - ilusionistasocial@gmail.com DEPOSITO LEGAL: MA-428-2004 IMPRIME: Gráficas Santa María - Tfno. 954 77 10 91 Hecha en Andalucía. Fecha de Aparición: Febrero-Mayo-Noviembre Esta revista es una herramienta de trabajo, por lo que se puede reproducir en todas las formas imaginables y no imaginables. Esta revista es un trabajo colectivo, desarrollado desde 1996 por centenares de personas; sin ánimo de lucro y con ganas de intercambiar y compartir.


ÍNDICE ESPACIO COLECTIVO • Del trabajo de la ODS y la asamblea del “top-manta” Carlos Serrano.................................................................... 7

MÍNIMA EXPRESIÓN • Crítica social del principio de Agencia Helio Gallardo....................................................................

23

FONDO EN EXPRESIÓN • Individualismo posesivo y antropología de las necesidades Antonio Elizalde...................................................................

33


CARPETA: Trabajando la dispersión de los poderes • Sentidos, imaginarios, técnicas, herramientas y herramientastécnicas en los procesos de ilusionismo social Mª Ángeles Ávila y Javier Encina............................................... 51 • Los aprendizajes del ilusionismo social Reyna Cruz, Emmanuel Arredondo, Neal Baker, Rodrigo Morales y Juan Manuel Zaragoza.......................................................... 69 • El poder de la gente Alejandro Balbuena.............................................................. 85

RESUMEN LITERARIO • Poesía. Luis Melgarejo...................................................................

ILUSTRACIONES José Orozco (México).

105


espacio colectivo


Número 25

cuchará’ y paso atrá’

Del trabajo de la ODS y la asamblea de “top-manta” Carlos Serrano. Miembro de la Oficina de Derechos Sociales de Sevilla. asocbarrios_ods@yahoo.es

www.ods-sevilla.org

¿QUÉ ES LA ODS ? La Oficina de Derechos Sociales de Sevilla es un colectivo formado por personas que provienen de diferentes movimientos sociales y vecinales de la ciudad: asociaciones de barrio, sindicatos, centros sociales, organizaciones de inmigrantes... La idea surge a raíz de haber creado años atrás experiencias similares, como la Oficina de Información y Asesoramiento al Inmigrante de Sevilla y la del Centro Social Casa de Iniciativas de Málaga. Militantes de ambas se encontraron y, fruto de un año de reflexión, nace en el año 2003 la O.D.S. Formamos este colectivo para crear nuevas formas de lucha contra la precariedad, por la defensa de los derechos sociales y la conquista de nuevos derechos. Contamos con herramientas como: Asesoría Nuestra principal herramienta es la asesoría como espacio de atención, asesoramiento y organización para las personas que sufren un recorte de derechos. Esta herramienta la hemos considerado un eje transversal a todo nuestro trabajo. Se trata de dotarnos de un instrumento práctico para convertir los problemas legales de las personas aisladas en procesos de autoorganización social, de creación de redes de apoyo mutuo y en estrategias concretas frente a los abusos legislativos y las carencias de los sistemas de protección social. 7


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

La asesoría está a cargo de personas con saberes técnicos en el ámbito jurídico y social, necesarios para la resolución de los casos que atendemos. Espacios para la formación y autoformación La ODS además cuenta con un espacio para la formación y la autoformación. Este espacio está dedicado por un lado a la autoformación permanente de las personas que formamos el colectivo en materias jurídicas, sociales y sindicales. Y, por otro lado, a la formación dirigida a colectivos afectados por la precariedad, basada en el conocimiento de los derechos sociales y laborales (vivienda, trabajo, precariedad, renta, autoorganización), orientado a propiciar las fórmulas de organización que sirvan para la conquista de estos derechos. Grupo de estudios/acción de las nuevas formas de precariedad Hemos visto necesario investigar las nuevas formas de precariado social y cotidiano (exclusión, vivienda, afectos, análisis de nuestra vida cotidiana, nuevos derechos sociales, inmigración...) dentro de un cuadro global que nos haga compartir, construir y analizar de manera colectiva la nueva situación en la que nos encontramos. Ámbito de actuación. Una de las formas de intervención se basa en el trabajo social comunitario. El objetivo de esta intervención es desarrollar trabajos allí donde los colectivos con los que trabajamos tienen su centro de interés, denominando así a los lugares en donde se desarrolla la vida comunitaria (colectivos y asociaciones de inmigrantes, centros educativos, etc.). Actualmente estamos trabajando en cuatro barrios principalmente: Casco Antiguo, Macarena- San Jerónimo y Cerro del Águila-Su Eminencia. En estos lugares hemos establecido asesorías, trabajando con las diferentes comunidades y redes que tienen su ámbito de actuación en el barrio. La primera ODS surge en el barrio de San Luis, donde se encuentra la plaza el Pumarejo y el centro vecinal el Pumarejo, donde está nuestra oficina, es un barrio central en Sevilla. Central, no sólo desde un punto de vista geográfico (situado en la zona norte del casco antiguo de la ciudad) sino también contracultural, de luchas y de vidas alternativas, movida nocturna… un Lavapiés sevillano... Además el barrio, que tiene una enorme vida social y asociativa, está colindante con el barrio de la Macarena, donde se asienta la otra gran 8


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

parte de inmigrantes que viven en Sevilla... Allí están las comunidades de Sudamérica (ecuatorianos, bolivianos, africanos, etc..) con las que estamos trabajando de manera diaria. Ahora recién también abrimos la oficina en la barriada de Las Águilas en Su Eminencia, en la escuela de adultos Manolo Reyes, donde se imparten clases de castellano para personas extranjeras, y que está muy implicada con la lucha de los migrantes. Este barrio es uno de los centros neurálgicos de la comunidad migrante, sobre todo africana…En este sentido territorial las oficinas son como protosindicatos territoriales… más que sindicatos sectoriales… Esto le da un sentido distinto... La ODS como espacio de construcción colectiva. La lucha contra la precariedad y la defensa de los derechos sociales pasa a ser el eje central de nuestro discurso a la hora de intervenir en política social y laboral. Su sentido gira en la intención de crear estructuras que sean útiles a la nueva composición migrante, precaria, tal como lo definimos nosotros, hacia la construcción de un nuevo sindicalismo social. Eso es crear una nueva institucionalidad del movimiento, ser sujetos sociales reconocibles, capaces de plantear batallas desde lo micro y hacia lo macro. Instituciones de desprecarización sería como decir que necesitamos que el contrapoder desde abajo, que vamos creando, vaya dando una fuerza que te libera, te desprecariza... 9


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Trabajo e inmigración Actualmente, y dada la crisis económica por la que atraviesa nuestro país, el perfil de casos atendidos desde la ODS viene siendo en el 75% de los casos el de personas migrantes sin papeles que se encuentran sin trabajo y sin derecho a percibir ningún tipo de prestación social ni formación profesional. La situación se está volviendo cada vez más desesperada, sobre todo si añadimos los migrantes con papeles y los autóctonos que empiezan a quedarse también sin empleo. Por ello uno de los colectivos con los que centramos nuestro mayor trabajo es el colectivo inmigrante, por ser uno de los colectivos más vulnerables, dado que la precariedad les afecta en todo los sentidos, (derecho a la ciudadanía, derechos sociales básicos y civiles y políticos ). El no reconocimiento de derechos básicos, como los de reunión o asociación, la promoción de la “irregularidad” alentada por políticas de corte represivo que hacen posible la existencia de centenares de miles de extranjeros que trabajan en la economía sumergida, o la negación de los derechos de participación política, son solo algunas de las expresiones de ese deseo de mantener a la población autóctona en una situación de privilegio y dominio con respecto a la población inmigrante Nuestra cointervención con este colectivo de inmigrantes se basa en la participación colectiva y en el principio del apoyo mutuo es decir su causa es nuestra causa, o como siempre decimos “precarios e inmigrantes caminamos palante”. El trabajo es precario y las respuestas son individuales. Se acentúa la brecha social y laboral. Para nosotros es muy importante no dirigir estos procesos de lucha y dejar el protagonismo y la voz a los propios colectivos para articular sus reivindicaciones a través de sus líderes naturales. Por eso nuestro apoyo consiste básicamente en la cesión de espacios de reunión, en dar asesoramiento legal sobre cómo constituirse como asociación o dar nuestro soporte en movilizaciones, entre otras. Actualmente los colectivos que se están autoorganizando y a los que estamos dando apoyo son dos. 1. La “Asociación de inmigrantes de Sinpapeles de Sevilla” Constituida en su mayoría por inmigrantes senegales, que están reivindicando ya no sólo su derecho a poder vender en la calle como único medio de subsistencia que tienen por ahora, sino el derecho como ciudadanos a ser reconocidos como tal y, por tanto, poder acceder a cosas tan básicas como: el padrón, ser atendidos por un médico de cabecera, acceder a formación profesional y una alternativa laboral que los 10


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

dignifique y no los criminalice (ya que, como ellos expresan siempre que pueden, a ellos no les gusta vender en la calle!!). Esta reivindicación actualmente fluctúa en el necesario equilibrio entre la negociación política con las instituciones y las movilizaciones en la calle. Esta Asociación de sin papeles trata a través de la lucha de hacer valer sus derechos visibilizarse y está consiguiendo cohesionar a un colectivo antes muy disperso en nuestra ciudad. Este colectivo tiene entre sus objetivos: · Luchar por la derogación de cualquier ley que vulnere los derechos de los inmigrantes o los discrimine. · Apoyar las luchas de los inmigrantes a nivel estatal. · Promover la afiliación a esta organización de inmigrantes de cualquier nacionalidad, con o sin papeles, así como la de nativos comprometidos con estos objetivos. · Promover la participación del conjunto de los afiliados en las actividades de la Asociación (propuestas, toma de decisiones y participación en las actividades.) La Lucha por la Despenalización del Top manta. A raíz de detectar desde nuestra asesoría un incremento de casos penales por delitos por la venta ambulante y más concretamente de inmigrantes que se dedican a lo que popularmente se conoce como el top manta; nos ponemos en contacto con otras asesorías de las ODS (Tarrasa y Madrid), para conocer si a sus dispositivos estaban llegando casos similares. Nuestra sorpresa fue que no sólo nos daban la confirmación, sino que habían decidido comenzar una campaña por la despenalización del top manta con el objetivo de denunciar la situación de vulneración de derechos fundamentales que estaba sufriendo esta comunidad de inmigrantes y con el objetivo final de presionar al gobierno a través de esta campaña para que el código penal cambie. La mayoría de estos vendedores del top manta son senegaleses con una residencia de tres o cuatro años en España, y sin estar regularizados, con lo que no tienen permiso de residencia y trabajo. En Noviembre de 2008 decidimos realizar un taller sobre los derechos de los vendedores ambulantes y las consecuencias penales que acarrea este trabajo. La sorpresa vino por el número de asistentes fueron casi 100 personas casi todos senegalés, algunos de Mali y Gambia. De este taller surgió la idea de crear una asociación de inmigrantes sin papeles y de que los propios inmigrantes protagonizarán la lucha por la despenalización, al 11


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

igual que había surgido en otros lugares del país como en Madrid y Tarrasa. Tras meses de asambleas para poder organizarnos, la asamblea de inmigrantes sin papeles decide presentarse a los medios de comunicación para darse a conocer ante la sociedad. Esta presentación tiene lugar el pasado 6 de mayo del 2009 con gran afluencia de medios de comunicación, que harán una buena cobertura mediática y seguimiento del propio proceso de autoorganización, denominándolo como hecho inédito en la propia ciudad, ya que nunca una organización de sin papeles había dado el paso de visibilizase y luchar por sus derechos. Ya el 10 de junio se organiza la primera actividad organizada por la asociación de sin papeles junto con la ODS. El evento constó de una demostración de la Lucha Senegalesa por diferentes deportistas senegaleses. Lectura de los diferentes Speaker del manifiesto de la asociación de inmigrantes sin papeles de Sevilla, del manifiesto de apoyo por la Despenalización del Top Manta y Manifiesto contra la reforma de la ley de extranjería. Se congregaron alrededor de 400 personas. Esta campaña conjunta, entre la Asociación de inmigrantes sin papeles y la ODS por la despenalización del top manta, ha estado centrada en la denuncia pública y el apoyo a los inmigrantes que van a ser juzgados por este hecho. En el último juicio celebrado contra un miembro de la asociación se consiguió la absolución total y libre de cargos, con lo que se garantizaba su libertad y la posibilidad de regularizar a partir de ese momento su situación ya que no iba a tener antecedentes penales. En Febrero del 2010 la ODS se unió a la idea de crear la Plataforma por la despenalizacion del top manta, junto con APDHA y la Asociación de sin papeles. Como primer acto conjuntamente hemos realizado una primera acción denominada Acción manta blanca los días 12 y 19 de Marzo. Como acción colectiva, y siguiendo el llamamiento a la movilización que hicieron otras organizaciones a nivel estatal por la despenalización: dicha acción consistió en tomar la calle y exponer las mantas blancas denunciando la persecución policial y pidiendo la despenalización del top manta. Actualmente hemos presentado propuestas de enmiendas a través de organizaciones políticas para que en la reforma del nuevo código penal se tenga en cuenta nuestra propuesta por la despenalización.

12


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

2. Trabajo con empleadas domésticas. Formadas en su mayoría por mujeres inmigrantes latinoamericanas. A través de la Asesoría tomamos conciencia del gran número de mujeres inmigrantes que padecían estos problemas y de lo alarmante de muchas de las situaciones. Realmente la oficina ha recibido un elevadísimo número de casos de abusos laborales, destacando especialmente la situación de las trabajadoras domésticas internas. ¿Qué hacemos?. Reflexionando sobre esta situación, el poco amparo jurídico que se le puede dar a estas situaciones de indefensión, decidimos adelantarnos a estos abusos informando a las trabajadoras sobre cuáles son sus derechos, cómo pueden reclamarlos, qué pruebas necesitan, cuánto deben cobrar, a qué descansos tienen derecho..etc, y así fue como surgió el Taller de Conoce tus Derechos para Trabajadoras del Servicio Doméstico. Estos Talleres nos facilitaban dos objetivos:-Dotar a las mujeres de herramientas necesarias para ejercer sus derechos como trabajadoras-Propiciar el espacio de encuentros y reflexión colectiva sobre las respuestas a estos problemas. En la Asesoría los problemas son de una persona que se lo cuenta a una técnica; en los Talleres son muchas personas con el mismo problema compartiéndolos. La primera experiencia de este taller se realizó hace dos años en el Centro Vecinal del Pumarejo donde se ubica la oficina de la ODS, un domingo por la mañana. Las mujeres manifestaron la dificultad de acudir a este espacio, y a partir de entonces fue la ODS la que se desplaza a los lugares de encuentro y reunión de estas mujeres, principalmente a las asociaciones de Inmigrantes. Al margen de las reivindicaciones específicas de cada colectivo potenciamos actividades transversales, en las que animamos a participar a todos estos colectivos, como movilizaciones y acciones de denuncia en la calle como por ejemplo: · Movilizaciones por el primero de mayo y contra la crisis. · Jornadas sobre los derechos de los migrantes como la del 23F Nos parece que todo esto fomenta sinergias y transversalidades interesantes que potencian el sentimiento compartido de precariedad, y que permiten dar continuidad a los procesos de lucha. Experiencias como el trabajo en barrios nos están nutriendo del trabajo que estamos haciendo desde las ODS. Así por ejemplo se está trabajando la relación entre el Centro vecinal y entorno asociativo del barrio del 13


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Pumarejo; asociaciones de inmigrantes y centro de adultos de su Eminencia; junto a los colectivos organizados integrados en diferentes luchas que hace que se fomente la socialización a través de espacios de ocio y cultura, espacios de reunión y convivencia, Cuando una persona acude a las ODS nos parece muy importante y quizás sea lo que mejor define nuestro trabajo en la ODS: Evitar cualquier tipo de relación jerárquica o de poder (porque los que estamos en la ODS nos consideramos igual de precarios que la persona que viene a vernos). Evitar el asistencialismo (porque precisamente nos interesa fomentar la capacidad de autoorganización y autogestión de estos colectivos y/o personas).Transformar sus demandas individuales en problemas colectivos y poder dar una respuesta juntos. Pensamos que, tal y como demuestra la historia de los movimientos sociales, sólo desde la organización colectiva organizada y movilizada desde la base, es posible reivindicar nuestros derechos y luchar por conquistar otros nuevos, e ir avanzando hacia la tranformación social de manera radical. Toda esta lucha debe estar unida a la movilización en la calle; una movilización como forma de ejercer una presión social efectiva capaz de alcanzar conquistas reales, a través de la lucha social y autooganizada.

14


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

TOP-MANTA. ¿DELITO O SUPERVIVENCIA? www.SevillaActualidad.com Luis de Bethencourt. Sábado, 13 de Marzo de 2010 11:34 Sevilla - Sociedad. La mayoría de las personas que se dedican al ‘top manta’ son inmigrantes africanos sin recursos. Diversos colectivos piden la despenalización del ‘top-manta’ por considerar a sus vendedores como el último eslabón de la cadena ilegal. ¿Es el top-manta un delito o una forma de supervivencia? La Ley de Propiedad Intelectual califica esta práctica como un delito que puede ser castigado con penas de prisión de hasta dos años. Sin embargo, la situación que tienen las personas que se dedican al top-manta (inmigrantes en su mayoría) lleva a que muchas organizaciones y asociaciones pidan su despenalización, ya que esta venta se produce por razones de supervivencia.

Miriam Rico/ Sevilla Actualidad. ¿Es el top-manta un delito o una forma de sobrevivir? La línea que separa ambas situaciones es tan delgada que incluso los jueces dudan sobre qué actuación tomar para estos casos. Un ejemplo de ello es que la Audiencia de Barcelona absolvió a un vendedor callejero que vendía discos piratas, que había sido condenado a siete meses de prisión. Consideraba que esta actividad no merece un castigo penal, puesto que las personas que ejercen esta práctica –en su mayoría inmigrantes- no constituyen bandas criminales, sino que son el último eslabón del comercio ilegal “y no tiene entidad suficiente para justificar la aplicación del dere15


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

cho penal”.La protección contra las obras literarias, artísticas o científicas está recogida a través de dos vías: en la ley de Propiedad Intelectual, norma de carácter civil y el Código Penal. De esta forma, la venta de discos y películas piratas, denominada como ‘top manta’, está recogida como distribución en la Ley de Propiedad Intelectual. En su artículo 19 expone que “se entiende por distribución la puesta a disposición del público de original o copia de la obra mediante su venta, alquiler o préstamo o de cualquier otra forma”. Por su parte, el artículo 270 del Código Penal establece que “será castigado con la pena de prisión de seis meses a dos años o de multa de seis a 24 meses, quien con ánimo de lucro y en perjuicio de terceros, reproduzca, plagie, distribuya o comunique públicamente en todo o en parte una obra sin la autorización de los titulares”. Por ello, el juzgado penal número 13 de Barcelona condenó a un guineano por un delito contra la propiedad intelectual por realizar esta práctica. Sin embargo, la Audiencia Provincial estimaba que las personas que realizan esta venta callejera “sólo buscan una manera de ganarse la vida, ante la imposibilidad de otros medios más adecuado;, la lucha no pasa por la aplicación del derecho penal”. Lucha por la despenalización del ‘top-manta’ Bajo el lema de ‘ni un mantero en prisión’, se llevó ayer a cabo la llamada Acción Manta Blanca, amparada por diferentes colectivos sociales que consideran que es desproporcionado que “se penalice con cárcel la supervivencia”. Para mostrar su apoyo a las personas que se dedican a esta venta, la Plataforma Andaluza en Sevilla por la despenalización del ‘topmanta’, se reunía en la tarde de ayer en Nervión para solidarizarse con 16


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

este colectivo y denunciar su situación. El acto consistió en una escenificación del ‘top-manta’. Los organizadores denuncian que en la actualidad hay 96 personas en prisión por venta ambulante de productos piratas y cientos de personas tienen causas penales abiertas por esta actividad. La Plataforma reconoce que lo que está ocurriendo es un atentado contra los derechos humanos, ya que las personas que están en esta situación venden copias piratas porque no tienen otros medios para mantenerse en vida. “Saben el riesgo que corren y que la policía puede llegar en cualquier momento y que pueden terminar en la cárcel, pero tienen que vivir”, exponen en una nota enviada a los medios. La presión que ejercen las sociedades de gestión de derechos musicales y audiovisuales como la SGAE, EGEDA o ACAM, llevaron a que la vulneración del derecho de propiedad intelectual e industrial se convirtiera en un delito público del Código Penal con penas de prisión de seis meses a dos años, y con multa de 12 a 24 meses. La Plataforma reconoce que la propiedad intelectual e industrial supone derechos dignos de protección, pero rechazan que se haga a costa de la criminalización y el ingreso en prisión de los últimos eslabones de la cadena que atenta contra esa propiedad, es decir, contra inmigrantes privados del derecho al trabajo, ya que detrás se esconden mafias con intereses económicos. En el marco de la modificación del Código Penal que se está llevando a cabo en la actualidad, el Consejo de Ministros ha aprobado una propuesta de reforma del artículo que regula la venta callejera de cds, dvs y productos ajenos a las marcas que representan. Esta actuación es valorada de forma positiva por la Plataforma, pero insiste en que es insuficiente porque deja abierta la posibilidad de ingreso en prisión a la decisión arbitraria de un juez. Por eso, diferentes colectivos sociales han presentado enmiendas en las que establecen que ninguna persona que venda pequeñas cantidades de estos productos piratas en las calles y carezcan de recursos económicos vayan a prisión, es decir, “que bajo ningún concepto se penalice la supervivencia”. Los colectivos quieren hacer un llamamiento a políticos, legisladores, jueces, músicos, artistas y a los ciudadanos en general para que miren detrás de la manta, donde se esconde una persona sin recursos. 17


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

200 personas se manifiestan en Málaga para que los ´manteros´ no pisen cárcel La marcha, que ha concluido en la plaza de la Merced, ha coincidido con el tercer aniversario de la Casa Invisible

Marcha de la manifestación por calle Granada. Javier Lerena

EFE Más de doscientas personas se han reunido hoy en la plaza de La Merced de Málaga para apoyar la acción simbólica “Manta Blanca” y denunciar el castigo “desproporcionado” que afrontan los vendedores del “top-manta”: de seis meses a dos años de prisión. El portavoz de la coordinadora de inmigrantes de Málaga, Gerardo Márquez, ha señalado que con esta iniciativa pretenden reivindicar “el derecho a una vida digna” y ha recalcado que la pena de prisión para los vendedores del “top-manta” es “un castigo desmedido”.“Hoy todos somos ‘manteros’“, ha señalado Márquez, que ha añadido que los manifestantes han puesto mantas blancas en el suelo como símbolo de protesta. En las ciudades de A Coruña, Barcelona, Madrid, Pamplona y Terrassa, también se ha desarrollado la acción “Manta Blanca”, que impulsa la Plataforma de artistas “Ni un mantero en prisión” y la Plataforma de Juristas por la Despenalización de la Manta, entre otras organizaciones. Actualmente 96 personas se encuentran en la cárcel por intentar sobrevivir de esta manera, según informó a Efe un portavoz de la ONG Ferrocarril Clandestino. Hace un año y medio, distintos colectivos sociales comenzaron a llamar la atención sobre el uso “desproporcionado” del actual Código Penal para sancionar la venta callejera de CD, DVD y productos de marcas falsas en las calles. 18


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

La tenencia o exposición de este material se castiga con penas de seis meses a dos años de prisión (sustituible por penas de expulsión y prohibición de entrada al territorio Schengen), multa -que si no se abona se convierte en más días de privación de libertad- y el pago de indemnizaciones a las gestoras de autor. La mayoría de estos vendedores son personas “sin papeles” que no pueden regularizar su situación y que encuentran en la venta ambulante la única salida para conseguir un ingreso mínimo. Aunque las asociaciones que apoyan la iniciativa defienden el derecho de los artistas a vivir de sus obras, también opinan que no debe hacerse mediante “la desproporcionalidad que derrocha el Código Penal sobre los manteros”. Según la propuesta enviada por el Gobierno al Parlamento, la pena se reducirá a una multa o a trabajos en beneficio de la comunidad, atendiendo a las circunstancias personales del “mantero” y cuando la distribución sea al por menor y la ganancia económica baja. Esta “apertura al debate es muy positiva, pero la propuesta es insuficiente: deja abierta la posibilidad de ingreso en prisión a la decisión arbitraria de un juez y no elimina la sustitución de la multa por más días de cárcel cuando las personas no pueden afrontar el pago”, según las asociaciones convocantes. Por ello, la campaña para despenalizar el “top-manta” quiere que ninguna persona que venda pequeñas cantidades de CD, DVD y productos de marcas falsas en las calles sin recursos económicos vaya a prisión.

19


m铆nima expresi贸n


Número 25

cuchará’ y paso atrá’

Crítica Social del principio de Agencia

1

Presentación en la Universidad de Costa Rica Helio Gallardo Filósofo, Universidad de Costa Rica

CUESTIONES BÁSICAS. El criterio o principio de agencia es central para que los sectores populares, movimientos, individuos, se piensen a sí mismos, cuiden de sí y se ofrezcan como testimonio (comunicación, emprendimientos comunes). Esto quiere decir que el principio de agencia tiene un valor político para la lucha popular. En el habla, el término ‘agente’ se opone a ‘paciente’. Agente es quien (o lo que) actúa. Paciente el que (o lo que) sufre o soporta la acción del agente. El término ‘agente’ proviene del latín ‘agere’ (hacer) y la tradición filosófica lo relaciona, desde la Antigüedad con “causa”, o sea con la persona, cosa o principio que produce un efecto. El principio de agencia, en cambio, es una categoría mediante la cual sectores de las sociedades modernas intentan imaginarse o pensarse a sí mismos. Aparece por la necesidad que tienen los grupos y fuerzas emergentes (comerciantes, banqueros, etc.), que disputan el poder político-cultural a los sectores tradicionales (señores, sacerdotes), de señalar que los seres humanos y no Dios hacen la historia. No se trata de una cuestión teológica, aunque por su forma lo parezca, sino política. Dejar a Dios en manos y liturgias de sus representantes ‘autorizados’ o consagrados, los clérigos, significaba concederles poderes públicos (incluyendo el carácter divino de los reyes) lo que bloqueaba el auge de la economía dineraria ligada al comercio de bienes y de dinero (banca). Se trataba de trans23


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

ferir todo el poder, y su legitimidad y prestigio, al dinero. Y por lo tanto Dios debía ser desplazado de la esfera pública a la privada (opción personal). De aquí la tesis moderna: el ser humano hace la historia. El principio agente de la historia es el ser humano. Este criterio enfrenta al de Dios hace la historia, que era el vigente. Aunque contiene alcances de muy diverso tipo, su sentido central es político. Se trata de transferir (se) poderes que se valoran secuestrados por señores y sacerdotes. El principio de agencia se inscribe por tanto en un imaginario (y en filosofías e ideologías) liberal que, en su momento, fue revolucionario porque buscaba patentizar lo emergente y nuevo (valorado como bueno o mejor) en el seno de las sociedades tradicionales a las que enfrentaba y criticaba. Lo básico del principio de agencia es considerar al individuo humano como actor responsable por sus acciones. Para resultar responsable la acción de este actor, o sujeto debe ser libre. Su discernimiento libre supone tanto voluntad como racionalidad. En síntesis de Amy Gutman, de la Universidad de Princeton: “Hay agencia si existe un sujeto que actúa deliberadamente, un sujeto responsable por sus acciones”. El planteamiento puede sintetizarse como el sujeto humano hace la historia. Sin embargo, esta propuesta puede leerse de diversas maneras: a) el individuo (Humano) hace la historia; b) el sujeto humano social, hace la historia, o c) la Humanidad hace la historia. Si consideramos (c), “la Humanidad hace la historia”, encontramos que el motor de ésta es un concepto/valor. Esto quiere decir, que las personas, las gentes, los diversos sectores sociales, deben acomodarse a lo que ese concepto (Humanidad) contenga y les proponga. Desde este ángulo, y sin perjuicio de otros comentarios, la historia resulta el producto de un ideal y contiene una finalidad o “telos” (de aquí la palabra “teleología” = orientada a fines últimos). La existencia histórica de la gente resulta apropiada, en el sentido de propia, si se apega a ciertos valores, que son administrados (cautelados, sancionados) por autoridades. En breve, el antiguo Dios (administrado por sacerdotes) ha sido reemplazado por la 24


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Humanidad (un concepto metafísico, en realidad) administrado también por regentes que se autoconfieren un estatuto inapelable. La tesis (a), “el individuo hace la Historia”, admite al menos dos lecturas. Resulta posible imaginar al ‘individuo’ como pre-social. Esto quiere decir que los individuos de la especie nacen humanos y, por serlo entran en relaciones sociales (o si lo prefieren, no lo hacen). Se trata de una forma ideológica (en el sentido de falseada) de entender la existencia humana. Los seres humanos son sociales y carecen de toda posibilidad de hacer de alguno de sus rasgos, incluyendo su base biológica o carácter, un factor pre-social. El liberalismo (concepción de mundo y doctrina política) inicial imaginó y propuso que los individuos eran pre-sociales porque si los entendían como lo que eran, sociales, los entregaban a las tramas de autoridad y vasallaje existentes en ese momento (señores y curas). Por tanto, ‘tenían’ que ser pre-sociales para nacer iguales y libres y producir sus derechos (o, después, reclamarlos). Cuando se asocia al liberalismo con el individualismo se suele estar haciendo referencia a este no factible, aunque imaginable, individuo presocial. Este ‘individuo’ imaginado, por ejemplo, es quien sostiene la propuesta de que derechos humanos son innatos, o sea, nacen con uno y no resultan de tramas sociales (iusnaturalismo). Existe, por tanto, una lectura individualista, pre-social, del principio de agencia. El lema “el individuo hace la Historia” puede ser visto también desde otro ángulo. El énfasis se pone aquí en ‘Individuo’, con mayúscula. Quiere decir que la historia humana se mueve y se da sentido por la acción de las Grandes Personalidades o Grandes Hombres que tienen la capacidad de leer el sentido de esta historia y comunicárselo a sus pueblos (masas, naciones, etc.) para guiarlos en lo que es su destino histórico, no el puramente personal. Estos ‘grandes hombres’ pueden o no pertenecer a estratos privilegiados (nobleza, burguesía), y su acción es la que ‘hace’ la historia la que puede adquirir de esta manera facetas irracionales de inspiración pre-capitalista y también capitalistas-románticas. Pero aunque el liberalismo moderno no comparte esta propuesta como tal (por su irracionalismo incompatible con el cálculo de negocios) puede asumirla en algunos de sus rasgos haciendo de las Personalidades Excepcionales (por su energía, perseverancia y racionalidad) el motor de la historia. En América Latina, cuya modernidad a secas es polemizable, el irracionalismo ligado a esta interpretación del lema “el individuo hace la historia” se pone de manifiesto tanto en los caudillismos, mesianismos y personalismos como en el desprecio por la gente de a pie (“vulgar” o chusma) y 25


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

la valoración relativa de las masas que siguen al líder, todos ellos elementos propios de una cultura política señorial no-aristocrática. Una versión cualitativamente diversa, aunque enteramente moderna, de la propuesta (a), “el individuo hace la historia”, fue realizada por C. Marx en “El dieciocho Brumario de Luis Bonaparte” (1852). Escribe: “Los seres humanos hacen su propia historia, pero no la hacen a su libre arbitrio, en circunstancias elegidas por ellos mismos, sino en aquellas circunstancias con las que se encuentran directamente, que existen y que les han sido legadas por el pasado”. La fórmula de Marx sirve para criticar tanto la interpretación (c), “La Humanidad hace la Historia”, por abstracta o indeterminada, como la interpretación (a), “El individuo hace la Historia” en cualquiera de sus versiones, por ideológicas, o sea por políticamente antipopulares. La propuesta “los seres humanos hacen la historia, pero en condiciones que no determinan enteramente”, nos introduce a la lectura de (b) “El sujeto humano social hace la historia”. Como cualquier otra propuesta aislada de su contexto conceptual, puede ser leída de distintas maneras. “Sujeto humano social’ puede significar “los costarricenses…” o “los colombianos…” en el sentido de ‘todos ellos’ como si fuesen un único emprendimiento colectivo o social, un sujeto integrado, no-conflictivo. Pero también puede remitir a un conflicto entre diversas maneras de sentirse y ser costarricense o colombiano, conflicto que es material y que no puede resolverse exclusivamente mediante consensos. En este segundo caso, “sujeto humano social” remite a fuerzas sociales conflictivas. La historia resulta de una o varias luchas entre sectores sociales enfrentados objetiva y subjetivamente. Las razones básicas (y estructurales) de los conflictos que dividen y enfrentan a este ‘sujeto social’ están dadas por relaciones de dominación/sujeción (y sus instituciones) a las que unos querrían prolongar o reproducir y que otros estiman insoportables y, por ello, se proponen cambiar. Estas dominaciones pueden ser étnicas, generacionales, económicas o de sexo-género (o todas ellas articuladas), locales e internacionales, por ejemplo. Una manera de lograr que las dominaciones se reproduzcan es buscar impedir institucionalmente que quienes son sujecionados (dominados) alcancen su estatura de agentes o sujetos sociales. Esto último es un proceso. Se trata de ahogar ese proceso o de cortarlo. Así, los dominados llevarán la reproducción de sus condiciones de dominación/sujeción en su corazón (subjetividad) y no querrán 26


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

cambiar su dependencia. Tal vez internalicen la dominación que sufren como ‘natural’ y satisfactoria. Esto quiere decir que en sociedades con principios de dominación o imperio, como los mencionados, no resulta factible el principio universal de agencia porque a algunos sectores debe negárseles la condición de sujetos sociales para que la dominación se reproduzca sin necesidad de represión extrema. Dicho directamente: en sociedades con principios de dominación no resultan factibles ni derechos humanos ni regímenes democráticos de gobierno (mucho menos una cultura democrática) porque en estas formaciones sociales no puede darse la extensión universal del principio de agencia. Estas apreciaciones elementales deberían bastar para asumir la significación del principio de agencia para las luchas sociales populares. Pero, por supuesto, este principio de agencia no debe ser leído desde su posicionamiento liberal individual, antipopular y metafísico. Se hace necesario reposicionarlo desde una crítica social. 27


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

INTRODUCCIÓN A LA CRÍTICA SOCIAL DEL PRINCIPIO DE AGENCIA. En su versión liberal clásica el principio de agencia parte de un individuo imaginado como pre-social. En la especie humana este ‘individuo’ no es factible en tanto es punto de partida para imaginar las relaciones sociales o sociedades. El ‘individuo’ humano, o sea la personalidad singular, existe en la especie humana, pero como punto de llegada de tramas sociales e instituciones. A los discursos que hacen del no-factible individuo pre-social punto de partida de la existencia humana se las considera aquí ideologías individualistas. Los caracteres de la especie humana, y las tramas institucionales sociohistóricas por medio de las cuales ellos se materializan, potencian las diferenciaciones que hacen a los seres humanos ‘individuos’ o personalidades diferenciadas. Los seres humanos no son iguales, sino diversos. El criterio de ‘igualdad’ humana es negativo: nadie debe ser

28


cuchará’ y paso atrá’

Número 24

discriminado por su diferencia, esta última inevitable. La especie humana, vista abstractamente, se materializan en múltiples individuaciones, tanto en lo que corresponde a personas como a culturas, o sectores. Estas individuaciones son irreductibles, o sea no equiparables, pero no hacen perder su carácter social a la experiencia humana. Luego, los individuos humanos son socialmente producidos como tales. Algunos de ellos nacen hembras y otros machos, por ejemplo. Las formaciones sociales con principio de dominación patriarcal generan lógicas institucionales de modo que los segundos imperen sobre las primeras, es decir las discriminen y opriman, objetiva y subjetivamente. El ejemplo muestra que lo que hace el criterio liberal individualista es invisibilizar las relaciones de dominación o tramas sociales constitutivas de la experiencia humana. Según el imaginario liberal, el individuomujer y el individuo varón nacen libres e iguales. Si existen relaciones de dominación, ellas surgen por necesidad natural. Por ejemplo, debido a que los varones son más fuertes o más inteligentes o mejores guerreros. O porque Dios es macho, como grita la letra de una canción. Lo que enfatiza la crítica social del principio de agencia es que tanto hembras como varones humanos nacen en el seno de tramas sociales de dominación, en este caso patriarcal, y que de ellas, una producción humana, resulta la dominación ‘natural’ de las mujeres por los varones. La crítica social del principio de agencia repara por tanto no en las diferencias entre individuos, sino en las determinaciones sociales de producción de esas diferencias, en particular en las que se traducen en relaciones asimétricas de poder y en sus mecanismos de reproducción y potenciación. Así, no rechaza lo obvio: que los individuos son diversos, sino que se pregunta por las condiciones sociales básicas y específicas que hacen de la diversidad una base para la discriminación social. O, si se lo prefiere, cómo los mecanismos de discriminación social se constituyen como factores de diversidad. Esta discriminación puede traducirse en rebajamiento, explotación, reificación (tratamiento de los seres humanos como cosas u objetos) y, en el límite, otredad negativa metafísica. En este último caso, los seres humanos se transforman en no-personas, en “desechables”, tal como las mujeres y varones presos en Guantánamo o los torturados en Abu Ghraib (Irak). Pero todas y cada una de estas situaciones tienen como común denominador que a quienes se les niega el carácter de agentes o sujetos convocan una violencia que tiende a quedar impune. 29


cuchará’ y paso atrá’

Número 24

Los sectores sociales populares, y los individuos populares, pueden ser descritos como aquellos que sistémicamente han sido puestos en situación de “no ser dueños de su vida, y lo saben”. Porque ‘lo saben’ (sienten, analizan, imaginan o sueñan algo distinto) se organizan y luchan para personificar y testimoniar su principio de agencia particular (mujeres, indígenas, jóvenes, obreros, etc.) y testimoniar asimismo su necesidad universal (que todos los seres humanos sean institucionalmente producidos por las instituciones y sus lógicas como autónomos, discernidores, productores de opciones y también de la capacidad para optar entre ellas… con el fin de hacerse efectivamente responsables por lo que eligen y por cómo lo eligen). La crítica social del principio de agencia no se limita a señalar la falsedad de su gestación (y uso actual) liberal, sino que busca constituirse en factor de la lucha social (y política) de quienes sufren discriminaciones sistémicas que les impiden comportarse como agentes, o sea como sujetos individuales y sociales capaces de producir experiencias de existencia humanas (o antihumanas) y de responsabilizarse por ellas. En breve, el eje de la crítica social del principio de agencia es su interés por las luchas que potencian para avanzar en la creación de condiciones sociohistóricas que posibilitan la libertad para todos los seres humanos (principio de agencia). Esta libertad resultará de diversas y prolongadas luchas de liberación BIBLIOGRAFÍA: Gallardo, Helio: Teoría Crítica: Matriz y posibilidad de derechos humanos, David Sánchez Rubio editor, Murcia, España, 2008. Ignatieff, Michael: Los derechos humanos como política e idolatría, Paidós, Barcelona, España, 2003. Marx, Carlos: El dieciocho Brumario de Luis Bonaparte, en Marx-Engels, Obras Escogidas, Ciencias del Hombre, 8 vols., Buenos Aires Argentina, 1973.

NOTAS: 1. Helio Gallardo: Pensar America Latina (C) Derechos Reservados Difunda y utilice los textos, pero cite la fuente.

30


fondo en expresi贸n


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Individualismo posesivo y antropología de las necesidades

1

Antonio Elizalde Sociólogo y Antopólogo. Chile

Los seres humanos a lo largo de nuestra historia evolutiva hemos ensayado diversas formas de dar cuenta de nuestras necesidades, todas ellas sin embargo han requerido de una forma de relación con la naturaleza y con los otros, que haga posible la apropiación de los recursos. En las sociedades sin clases del pasado y en algunas que todavía sobreviven, la forma de apropiación fue predominantemente social o colectiva. Es la sociedad capitalista la que para su desarrollo requirió, como condición necesaria, la eliminación de toda forma de apropiación que no fuese individual. De modo tal que el capitalismo globalizado en el cual hoy vivimos ha terminado por reducir a su mínima expresión todos aquellos que fueron bienes comunes en el pasado. El capitalismo ha configurado un imaginario anclado en la creencia en la escasez como la condición dominante en el ámbito de la economía y desde allí ha contaminado todos los ámbitos de la existencia humana. Al considerar la escasez como un principio casi equivalente al principio de realidad, los seres humanos nos vemos obligados, casi compulsivamente, a acumular todo aquello que teñimos con el atributo de la escasez, y a defender lo acumulado haciendo uso de todos los recursos de los cuales disponemos. En la sociedad capitalista llega a ser considerado casi anormal o patológico el compartir, cuando la emoción del compartir fue una condición constitutiva de la evolución de nuestra condición de primates a humanos. (Maturana, 1995) Asimismo, esta visión condujo a una invisibilización de amplios segmentos de la realidad que tornó invisibles todos aquellos recursos que por su naturaleza son abundantes y por los cuales los seres humanos no necesi33


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

tan competir, sesgando por ende nuestra percepción de la realidad y destacando en ella únicamente aquellos recursos que por su naturaleza son escasos. De tal manera, incluso, se contagió con el atributo de la escasez a los recursos que abundan, y aún más, también a los que para crecer requieren de manera imprescindible ser compartidos. Operó de tal modo un verdadero enmascaramiento de la realidad, un proceso de ideologización y de creación de una falsa conciencia. De este modo la economía capitalista ha colonizado lo abundante transformándolo en escaso y haciéndolo económico lo torna visible, por medio de la mercantilización y la privatización. Ya no es más posible el acceso gratuito y libre a lo abundante, como lo era antes de ser colonizado. Ello era necesario para permitir que se llevasen a cabo aquellos cambios fundamentales en la vida social, tales como el inicio y desarrollo de los procesos de acumulación en gran escala, y el surgimiento del capital que se constituyó así en la más enorme fuerza transformadora de la existencia del hombre que ha operado en la historia. Ello implicaba la necesidad de producir una ruptura total de las formas de organización de la convivencia humana reguladas por la búsqueda de la simetría y la cooperación, y la violación de la escala humana en las relaciones entre los seres humanos. Esta ideología de la escasez tiñó la realidad de tal modo que empujó a los hombres hacia la competencia en vez de la cooperación, al logro del lucro y del beneficio por la minimización del riesgo, a la búsqueda de certezas en el tener por encima del ser. Los seres humanos nos vemos así empujados a expresar nuestra identidad mediante el consumo. Son los bienes a los cuales podemos acceder los que nos hacen presentes en un mundo en el cual la apariencia, esto es la forma como nos hacemos manifiestos ante otros se ha ido transformando en la expresión privilegiada de la condición humana. DE LA INDIVIDUACIÓN AL INDIVIDUALISMO EXTREMO El gran logro de Occidente, ha sido la construcción del individuo, es decir el hacer posible el surgimiento de una identidad individual, anclada en la persona de cada ser humano y distinta de la identidad colectiva que compartía con otros seres humanos, en razón de su pertenencia a un espacio común determinado por condiciones de parentesco, étnicas, de lengua o de creencias. La multiplicidad de pertenencias que se va generando en la medida en que la sociedad se complejiza, dificulta e incluso imposibilita la identidad exclusivamente colectiva como lo fue antes, y hace posible el surgimiento de un individuo, con múltiples lealtades y referentes, reconocido como un sujeto autónomo gracias al reconocimiento progresivo de 34


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

los derechos humanos y al ocurrir esto se produce una ampliación del campo de libertades posibles para los seres humanos. Este proceso a la vez constituye dos campos de existencia diferenciados entre sí en los cuales operan los seres humanos, uno el campo de la vida privada, en el cual se produce una enorme ampliación de lo posible, en relación hacia las anteriores formas de existencia humana, donde el control social era muy elevado; y el otro es el ámbito de la vida pública, que continua siendo un espacio donde el control social sigue teniendo una enorme relevancia y por tanto los grados reales de libertad son más reducidos. Es posible interpretar la evolución cultural descrita que, constituye estos dos ámbitos diferenciados, como un proceso de maduración humana colectiva, tal como sucede en los procesos de maduración individual (Rogers, 1989) ya que el centro de decisión se traslada desde un control social externo: la comunidad cualquiera que ésta sea (podríamos hablar de ella como alteridad u otredad), a un control interno (los valores o la moralidad propia de cada individuo). Es decir un desplazamiento desde el hacer o no algo porque alguien me lo dice o recomienda (el temor al que dirán), a hacerlo como resultado de mis propias convicciones. Es así como en la reflexión moral se habla actualmente del paso desde una tradicional ética del mandato y de la obediencia a una ética del deber, que es donde hoy estaríamos, y que requerimos transitar hacia una ética del compromiso y de la responsabilidad, esto es, una ética de la alianza.. El capitalismo trata de empujarnos a consumir reconociendo esta dualidad anclada en nuestra naturaleza. Por un lado nos trata de convencer apelando al juicio experto, a la domesticación publicitaria, al que dirán, a la aceptación por parte de terceros. Pero también busca instalarse e infiltrarse en el plano de nuestros deseos, de nuestros impulsos profundos, de nuestros temores y ansiedades, y también de nuestra permanente búsqueda de felicidad. Sin embargo, este proceso de individuación ha sido empujado hasta un individualismo extremo, en el cual cada sujeto tiene sólo como únicos referentes sus propios deseos, anhelos, ambiciones y apetencias, sin ninguna consideración por la necesidad de el o los otros. Un ejemplo de lo anterior es el surgimiento de la familia monoparental, esto es aquella constituida por una madre o un padre solamente, ya no una pareja sino una sola figura parental. Lo cual muestra una incapacidad de convivir, de ceder algo para lograr construir un nosotros. Se gene35


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

ra así una búsqueda de una autonomía ilusoria que no reconoce la necesaria interdependencia de todo ser humano. A lo anterior, se puede agregar un fenómeno que ha emergido en los años recientes y que podría llamarse el “hijo mascota”. Muchas figuras públicas del mundo del espectáculo o del arte que deciden tener un hijo sin madre o sin padre, con el cual se busca reemplazar, en muchos casos, la compañía provista por algún animal doméstico o exótico (un pez, perro, tortuga o salamandra, entre muchos otros tipos de mascotas). DEL SER O TENER AL TENER PARA APARENTAR Al parecer hace ya mucho tiempo que la búsqueda del ser ha quedado botada en el camino. Como muy bien lo señaló hace ya varios años, Erich Fromm (1978), estamos en una sociedad donde la búsqueda del tener se ha transformado en el móvil fundamental de nuestra cultura. Sin embargo, en las últimas décadas hemos avanzando más aún en este proceso de trivialización o banalización: hemos transitado desde una sociedad del tener a una sociedad del aparentar. Ya no importa tanto tener como si aparentar que se tiene. Un par de anécdotas de sucesos relativamente recientes nos muestran esta enfermiza búsqueda de apariencia. La prensa de Chile dio cuenta hace unos años atrás del hecho que al realizarse un control vehicular a los conductores que iban hablando por teléfono celular al conducir sus vehículos por una avenida que conduce hacia sectores residenciales de altos ingresos, los policías quedaron sorprendidos al constatar que la mayor parte (alrededor de un 70 por ciento) de esos celulares, eran ¡imitaciones!. Algo parecido me habían contado que ocurrió en Venezuela para una reunión de empresarios con el Presidente de la época. Obviamente hoy cuando los celulares han bajado notablemente de precio y han dejado de ser un bien que permite aparentar, esto ya no ocurre. Pero lo descrito es un buen señalador de una tendencia cultural. Del mismo modo en una fecha cercana a los sucesos antes señalados, los administradores de supermercados ubicados en barrios de altos ingresos, señalaron que era frecuente encontrar en los pasillos laterales, carros llenos de mercaderías con los productos más caros y suntuarios (quesos finos, vinos caros, licores importados, etc.). En declara36


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

ciones a la prensa indicaban que era una práctica frecuente en algunas personas ir al supermercado a encontrarse con personas conocidas aparentando comprar estos productos, los que finalmente no compraban y dejaban abandonados. LA COMPRAVENTA DE ILUSIONES Gran parte de la publicidad ofrece asociados a los productos que se están publicitando, situaciones y vivencias que las personas desearían vivir. Es así como una marca de cigarrillo, de cerveza o de automóvil aparece en lugares donde todo el mundo quisiera ir: una playa del Caribe o de la Polinesia, algún lugar en la selva amazónica o en alguna montaña de los Andes o las Rocallosas. Asimismo aparecen personas jóvenes, esbeltas y hermosas, al igual que paisajes acordes con los patrones estéticos que se construyen desde los medios de comunicación. De modo tal que lo que gente consume al comprar esos productos es “exclusivamente” su puro deseo, se llega así a consumir la virtualidad construida mediante la publicidad. De manera análoga a los temores del ser humano, que en rigor, no se encuentran en el presente sino que en la anticipación imaginaria de lo por venir, gran parte del consumo en las sociedades actuales se encuentra operacionalizado en esta anticipación imaginaria de esperanzas. De tanto fumar Marlboro capaz de que logre transformarse en el personaje del spot publicitario. ¿Cuánto de realidad y cuánto de ilusión es lo que nos empuja a consumir el producto tal o cual? ¿LA CREACIÓN DE NECESIDAD O DE DESEOS? LA CONSTRUCCIÓN CULTURAL DE LA CODICIA André Gorz (1989) transcribe en uno de sus trabajos, declaraciones hechas hace ya más de treinta años por uno de los principales estrategas publicitarios del mundo, Stanley Resor, presidente de la J. Walter Thompson, una de las mayores agencias de publicidad de Estados Unidos. Resor afirma que: “...cuando aumentan los ingresos, la creación de nuevas necesidades es lo más importante. Cuando se pregunta a la gente: ¿Sabe usted que su nivel de vida aumentará en un 50 por ciento en los próximos 10 años?, no tienen la menor idea de lo que eso quiere decir. No reconocen la necesidad de un segundo coche a menos que se les recuerde con insistencia. Esta necesidad tiene que ser creada en su ánimo y es preciso hacerles ver las ventajas que les procurará el segundo coche. Yo considero la publicidad como la fuerza de educación y de activación capaz de provocar los cambios de la demanda que nos son precisos. Mostrando a mucha gente un nivel de vida más elevado, aumentamos el consumo al nivel que nuestra producción y nuestros recursos justifican.” 37


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Es posible afirmar, por lo tanto, que es el consumidor el que está al servicio de la producción, para así asegurar a ésta las salidas que reclama; que es el consumidor quien tiene que irse adaptando a los requerimientos de las producciones que los cambios tecnológicos indican como las más rentables en determinadas circunstancias. Ya que ello es indispensable para que la sociedad pueda perpetuarse, y así reproducir sus desigualdades jerárquicas y mantener incólumes sus mecanismos de dominación. Todos alguna vez habremos apreciado una escena como la siguiente: un niño pequeño tirado en el piso en el pasillo de un gran establecimiento comercial y verraqueando como condenado porque sus padres no le compran lo que él desea. Los pobres padres miran hacia todos lados, no saben que hacer frente a las miradas desaprobadoras que las personas que circulan por el pasillo, incómodos porque se sienten recriminados por “torturar psicológicamente” al niño al no acceder a sus deseos. Gran parte de la publicidad en la actualidad se orienta hacia los niños y especialmente hacia los más pequeños. Es impresionante la velocidad a la cual se introducen todo tipo de juguetes vinculados a las series de televisión infantil y todo ello asociado a las respectivas campañas publicitarias. Si bien la permanente innovación y creación es necesaria en toda sociedad humana, ella no puede ser al costo de una tan profunda destrucción ambiental, cultural y moral como acontece actualmente. Nuestra cultura en su desarrollo profundamente materialista va acelerando cada vez más los procesos mediante los cuales se introducen nuevos productos, ello al precio de generar permanente obsolescencia y desechabilidad. Por ejemplo, en el ámbito de la informática es posible apreciar como en el curso de un par de años e incluso antes, los equipos de última generación en el ámbito de usuarios quedan rápidamente “anticuados” y obsoletos (psicotécnicamente). Asimismo, en el campo de los equipos de sonido, ya no es posible encontrar reproductores de discos de vinilo (de 33 o 45 revoluciones por minuto), que decir de los discos de 78 revoluciones. Lo mismo está comenzando a ocurrir con los cassettes, y también con los discos compactos que están siendo sustituidos por los DVD. DEL HEDONISMO AL CONSUMISMO COMPULSIVO E INSTANTÁNEO La observación etológica (de la conducta animal) nos muestra que todo animal en cuanto se instala en un deseo no puede ya salir de esta emoción mientras no haya satisfecho su deseo. Por el contrario la naturaleza 38


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

humana se construye en el proceso de distanciamiento entre el surgimiento del deseo y su satisfacción. El bebé recién nacido reclama y exige mediante su lloro que le sean satisfechas sus demandas de alimentación o de limpieza. Su madre durante los días recientes a su nacimiento en cuanto escucha ese reclamo busca dar respuesta inmediata a sus reclamos ya sea amamantándolo o cambiándole de pañales, sea durante el día o la noche. Pero al cabo de un tiempo sus propias necesidades de dormir y descansar le van haciendo descubrir la necesidad de ir estableciéndole al recién nacido un horario para dar cuenta de sus necesidades fisiológicas. Aunque el niño recién nacido siente hambre y llora pidiendo de ese modo la teta materna, el proceso de humanizar a ese animal humano, “desanimalizándolo” consiste en socializarlo, en educarlo, de modo que este ser aprenda a distinguir su deseo de su satisfacción, la cual no puede ser inmediata. La articulación de la identidad de ese ser es un proceso en el cual aquel va reconociendo la necesidad de diseñar estrategias adaptativas que le permitan dar cuenta de su deseo: será el lloro inicialmente para expresar su malestar ya sea porque tiene hambre o porque se siente mojado; serán sonrisas o serán los primeros balbuceos que constituirán las gracias que le permitan obtener la aprobación del adulto. En todo ese proceso se ha ido progresivamente infiltrando la dimensión temporal. La estrategia de satisfacción del deseo demanda un primer y previo aprendizaje: “no es posible obtener nada inmediatamente, todo requiere de un tiempo”. Nuestra humanización requiere imprescindiblemente para su constitución de la postergación en la satisfacción del deseo. Todo el proceso de socialización posterior es un permanente aprendizaje de la existencia de límites temporales para la satisfacción del deseo, dado que no somos seres aislados y que nuestra existencia social, esto es la existencia del otro pone un límite a nuestro narcisismo primario. Aprendemos de ese modo que también ese otro tiene deseos y derechos a satisfacer sus deseos tan legítimos como los propios. Se introduce así la necesidad de la discriminación temporal, esto es el reconocimiento consciente de la existencia de un lapso entre el surgimiento del deseo y su satisfacción. De allí que gran parte de lo que llamamos cultura consiste fundamentalmente en un conjunto de estrategias de seducción que apuntan a resolver esta distancia fáctica entre deseo y satisfacción. Asimismo la incapacidad por parte de algunos individuos para aceptar este fenómeno propio de la condición humana, es interpretada como una patología o como una violación de las normas culturales (falta o delito) que es habitualmente castigada por la sociedad. 39


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Sin embargo, en la cultura actual se ha ido introduciendo una suerte de norma moral referida al consumo que exige dar cuenta lo antes posible del deseo. Parte importante del mensaje-masaje publicitario se orienta a generar deseos en forma casi compulsiva, de modo tal que si éste se hace presente ante la conciencia genera una sensación de vacío e incluso casi de dolor mientras no sea satisfecho. Hay una tendencia cultural que nos empuja a “infantilizarnos” o “animalizarnos” con relación a nuestros deseos. Nuestra cultura nos empuja a consumir más y más compulsivamente, y a dar cuenta en forma inmediata e instantánea de cualquier deseo surgido. Ya no existen como en el pasado horas adecuadas para alimentarse. Hoy es cosa de abrir el refrigerador o la despensa. La alimentación está progresivamente perdiendo su carácter de acto eminentemente social para irse transformando en un acto individual, solitario.

De allí entonces que las formas que está asumiendo el consumo, gracias a la publicidad y el marketing, así como los diversos artefactos y dispositivos del proceso de consumo, buscan impulsar a las personas hacia un consumo inmediato de todo aquello que surge o se busca hacer surgir 40


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

como un deseo mediante el mensaje-masaje publicitario. Dispensadores de café, bebidas, cigarrillos, golosinas, preservativos, etc., entre otros tantos artefactos se han constituido en una manifestación de esta tendencia cultural que nos retorna a nuestra condición animal, ya que hace desaparecer la discriminación temporal entre deseo y satisfacción. LA SISTEMÁTICA CONSTRUCCIÓN SOCIAL DE OBSOLESCENCIA Pero por otra parte, lo anterior implica que la sociedad actual está generando una permanente obsolescencia del presente, ya que el consumo inmediato en cuanto surge el deseo, implica que en cuanto éste es saciado, se refiere inmediatamente la atención hacia un nuevo deseo, hacia una nueva preferencia expresada en el consumo y hacia un nuevo producto que a muy corto plazo se transforma en obsoleto y esto nos lleva nuevamente a consumir la versión actualizada. De tal modo que la velocidad del cambio en la materialidad de la existencia es de tal magnitud que las experiencias adquiridas se desvalorizan rápidamente. Por poner un ejemplo, en cuestión de años (dos o tres generaciones) se ha transitado desde la radio a galena y los intentos por captar frecuencias internacionales en lenguajes incomprensibles a la comunicación instantánea de imagen, sonido y texto con traducción inmediata e incluso es posible dictarle un texto a una computadora. Es así como el presente se diluye ante un futuro que se torna avasallador, pero que tan pronto se torna en realidad y en experiencia, éstas ya están obsoletas. El presente se hace crecientemente obsoleto y por lo tanto pierde valor, queda aprisionado entre un futuro y un pasado sobredimensionados. De un modo similar, en el transcurso de no más de tres generaciones hemos transitado hacia formas de adquisición de bienes de todo tipo a través del financiamiento en compromisos futuros, vía endeudamiento a plazos cada vez mayores. En un pasado no tan lejano tal vez, para las generaciones nacidas a comienzos de siglo pasado, la práctica social dominante era la adquisición de bienes de consumo durable con los ahorros, que habían sido producto de largos períodos de privaciones pasadas. Y sólo en el caso de una tragedia o de una inversión significativa para el bienestar del grupo familiar se recurría a algún tipo de endeudamiento, siempre y cuando éste no comprometiese significativamente las decisiones futuras. Pero en la actualidad se observa además, gracias a la creciente creditización y plastificación del dinero, una tendencia hacia algo que podríamos denominar como una obsolescencia del futuro. Las personas consumen cada vez más con cargo a sus ingresos ya no presentes sino que futuros, configurándose así una psicología de deudor y reduciéndose así los gra41


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

dos reales de libertad humana. La gente que había tenido previamente una ética de ahorrar hasta lo que podían dar, ahora aprendió a comprar a crédito - comprar ahora y pagar después (o mejor aún: compre ahora y pida prestado después). Nos encontramos entonces con la paradoja de que para desplegar la mentada libertad de elección en el consumo presente, reducimos nuestros grados de libertad futura, y paralelamente adquirimos bienes que nos confieren en el presente mayor calidad de vida comprometiendo nuestro bienestar futuro. ¿No estaremos por medio de estos mecanismos sociales avanzando hacia una obsolescencia del futuro? ¿Cuántas personas no se sienten amarradas a sus estilos de vida actuales debido al endeudamiento de por vida que han adquirido? ¿Cuántas personas no se han hipotecado a sí mismos de por vida en función de un ilusorio mejoramiento de su calidad de vida? Por otra parte, diversos autores dan cuenta de la profunda mutación cultural desde una “sociedad frugal” a una “sociedad consumidora”. En las últimas décadas hemos aprendido a malgastar, a usar y botar las cosas, a sentirnos insatisfechos incluso con el último modelo de automóvil y a anhelar el nuevo modelo. El antropólogo norteamericano Marvin Harris (1984), ha realizado un brillante análisis de la sociedad norteamericana contemporánea, en el cual demuestra como la calidad de vida de esa nación se ha ido deteriorando debido a los procesos de producción de obsolescencia planificada. Él señala que los bienes adquiridos tienen una vida útil determinada desde los procesos productivos que raramente coincide con las expectativas respecto al tiempo de uso que los consumidores tienen respecto a dichos bienes. Los necesarios procesos de creación de servicios técnicos y los costos para el consumidor de las reparaciones que debe realizar a los artefactos de diversa índole que conforman su equipamiento hogareño o laboral, reflejan según Harris un proceso de inflación encubierta. Asimismo esta obsolescencia incrementa los niveles de derroche, desperdicio y refuerza la carga sobre el ambiente, mediante la producción de basura y de nuevas demandas de materias primas extraídas del medio natural. De modo tal que muchos bienes durables e incluso bienes de capital, por la lógica interna del capitalismo, son transformados de bienes -que proveen calidad de vida o riqueza mediante la creación de nuevos bienes-, en males, ya que son transformados en chatarra o basura (valor social negativo), constituyéndose en una carga para el ambiente. Pero además en sociedades que operan con esta lógica se van transformado en obsoletos y/o desechables también, todos aquellos seres huma42


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

nos que por diversas razones no pueden constituirse en sujetos de crédito: personas con bajos o escasos niveles de ingreso (pobres), personas con esperanzas de vida limitada (ancianos y enfermos terminales), personas con capacidad de pago decreciente (enfermos crónicos y minusválidos), y así muchos otros grupos sociales. De forma tal que la exclusión se torna necesaria para mantener los niveles de competitividad alcanzada. La construcción de obsolescencia con relación a los bienes, con relación a las personas y con relación al tiempo: presente y también futuro, implica una imposibilidad para la solidaridad y para el desarrollo de proyectos colectivos. La solidaridad porque ésta implica presencia del otro, vale decir presente. Y por otra parte todo proyecto colectivo está referido a compromisos situados en un futuro posible, en un futuro a construir con otros. De allí entonces, que el consumismo compulsivo e inmediatista conduce inevitablemente a imposibilitar la solidaridad y el futuro, al imposibilitar los proyectos humanos que son los que al constituirse en promesas, en hipótesis y en utopías, esto es, en sueños compartidos, hacen que éste se constituya en referente fundamental para los seres humanos. Por otra parte sin futuro no hay proyectos y sin proyectos surge el desencanto. De modo tal que como lo hemos demostrado la sociedad capitalista de consumo masivo ha ido transformando de una manera radical los valores propios de las sociedades tradicionales. Ha destruido los valores de la cooperación y de la convivialidad, ha destruido los valores de la solidaridad y de la fraternidad, ha destruido también los valores de la sobriedad y la frugalidad. Ha fomentado el individualismo extremo y una suerte de consumismo patológico, lo cual ha comenzado a comprometer incluso el futuro de la especie humana. SOBRE LAS BÚSQUEDAS DEL SER HUMANO La naturaleza humana es producto de una doble condición: nuestra condición de mamíferos, esto es de animales que se desarrollan desde el momento de su gestación en el útero de la hembra y nacen mediante una expulsión del útero materno; y la existencia de una conciencia, esto es una capacidad reflexiva sobre nuestra propia existencia o condición, incluida el nacimiento mediante una expulsión. De allí que el relato bíblico de la expulsión del paraíso, sea no sólo una metáfora sino que incluso sea vivenciado por el ser humano como una realidad. ¿Cuánto dolor inconsciente es producto del sentimiento de rechazo y de pérdida propia de un mamífero consciente de su forma de nacer? ¿Qué cicatrices llevamos en nuestra memoria genética? ¿Cuánto hay aún por cicatrizar en nuestro interior producto de esta “herida” primigenia? Tengo la convicción que es 43


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

en este sentimiento de pérdida y rechazo donde radica la explicación para gran parte de todas las búsquedas humanas. Hay en cada ser humano una necesidad inmensa de ser aceptado, de ser acogido, de religarse, de reconectarse con algo que lo trascienda. Sin embargo esta necesidad se ve imposibilitada por la creencia instalada en nosotros respecto a la existencia de una concepción de un mundo regido por la escasez. Esta es una construcción ideológica que es fundamental erradicar. La ideología dominante nos reduce el ámbito de lo posible, acota y limita nuestros sueños, invisibiliza amplios segmentos de la realidad, nos impide confiar y amar sin cálculo, dificulta nuestra solidaridad y compasión. Requerimos por lo tanto transitar hacia una nueva creencia, la de una utopía de la abundancia, la cual es más acorde con los descubrimientos que tanto la física como la biología nos aportaron durante el siglo recién pasado, así como con los aportes provenientes de las grandes tradiciones espirituales de la humanidad. DESDE LA LÓGICA DE LA ESCASEZ A LA UTOPÍA DE LA ABUNDANCIA La lógica de la escasez, surge del hecho de que como algunos recursos los económicos- son escasos y limitados, hemos tendido a ver todos los recursos como limitados y hemos hecho invisibles todos aquellos recursos que son abundantes. Nuestra cosmovisión anclada en la escasez los hace invisibles. Es necesario develar el profundo error que subyace tras esta visión de la realidad gobernada por el paradigma economicista. Por una parte existen recursos escasos, es decir recursos que están sometidos a la Segunda Ley de la Termodinámica, los cuales al ser compartidos se pierden para aquel que los comparte. Con aquellos ocurre lo mismo que a un cuerpo que irradia su calor a otro pero al hacer esto pierde su propio calor. Si alguien tiene dinero y se lo da a otra persona, ésta última lo gana pero aquel lo pierde. Es lo que ocurre en aquellos juegos a los cuales se denomina “suma cero”, si alguien gana es porque otro pierde. Este tipo de recursos opera dentro de una lógica en la cual los fenómenos o acontecimientos se encuentran vinculados unos a otros en relaciones de causalidad y/o de secuencialidad. Unos se ubican antes y otros después, unos se encuentran en el origen y otros en el resultado, a los primeros se les denomina causas y a los otros se les llama efectos. Pero también para otros efectos, cuando ya no se busca el explicar sino el operar sobre la realidad con un propósito determinado, se denomina a los primeros medios y a los segundos fines. Estos recursos actúan en consecuencia inmersos en relaciones lineales y monocausales. En ese razonamiento se 44


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

ha buscado incrementar en el máximo grado posible la relación de adecuación o coherencia existente entre los primeros y los segundos y a eso se le llama eficiencia. El abuso en esta forma de razonar sobre el universo y de buscar imponer nuestra voluntad a toda costa sobre la realidad nos ha conducido a un creciente divorcio entre medios y fines, entre procesos y metas. Vivimos actualmente inmersos en una disociación casi absoluta entre la racionalidad sustantiva, la que dice relación con los fines o metas de nuestro existir y operar en el mundo, y la racionalidad instrumental que tiene que ver con los medios de los cuales hacemos uso para alcanzarlas. Esta rotunda y honda división ha ido reforzando y a la vez retroalimentando a y de una noción de separatividad que profundiza en nosotros mismos un quiebre o disociación interna que nos produce infelicidad, dolor, angustia, insatisfacción y sufrimiento.

Sin embargo, todos tenemos evidencias y profundas intuiciones que nos indican que existen otros caminos, otras formas de realidad donde no sólo existe el juego suma cero, donde alguien gana y necesariamente alguien pierde, sino que también existen otros juegos; juegos donde todos ganan. Juegos colectivos donde lo que importa es el jugar y no el ganarle a otros. 45


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Juegos donde el goce y la felicidad se obtiene no en la meta sino que en el disfrute mismo del juego. Desde una perspectiva similar es posible descubrir que hay recursos que se caracterizan por requerir ser compartidos para crecer. Sólo en el darse crecen. Estos son recursos que violan la ley universal de la entropía creciente del universo; aquella ley que señala que el universo camina hacia su homogeneización, hacia la igualación de las temperaturas de todos los cuerpos llegándose así a un cese del intercambio energético y por lo tanto a la desaparición de todo cambio, movimiento y transformación; en fin a la muerte del universo. Hay recursos que por su naturaleza son creadores de vida, instauradores de potencialidad y de virtualidad transformadora, generadores de diversidad y de enriquecimiento colectivo. Recursos sinérgicos tales como el amor, el saber, la información, la creatividad, el poder sobre uno mismo, la memoria colectiva, la identidad grupal. Gran parte del dolor y de la infelicidad humana son producto de la percepción incorrecta del carácter de estos recursos producida por la ideología de la escasez. ¿Cuántos de nosotros, si no todos, no hemos vivido sintiéndonos poco queridos e intentando acumular afectos a cualquier precio, incluso al de nuestra propia dignidad? ¿Cuántos no hemos sentido envidia y celos porque hemos visto que otro ser humano recibía el cariño y amor que creíamos nos pertenecía; aunque quien lo recibía era alguien a quien queríamos muy profundamente (padre, madre, hijo/a, hermano/a, pareja)? Sin embargo, estos recursos son los descritos en la parábola de los talentos: pueden quedarse ocultos y escondidos por temor a perderlos o crecer por arriesgarse a compartirlos. ¿Existe algo que implique más un darse que el amar? ¿No es de la naturaleza misma del amor la donación de sí mismo a otro? ¿No son el amor, el cariño y el afecto en sí mismos un compartir? ¿Por qué razón, entonces los vemos como la negación de lo anterior? ¿Es posible amar sin compartir lo más íntimo y propio con otro ser humano con absoluta generosidad, sin medida alguna y sin ningún tipo de cálculo? ¿Qué nos lleva a calcular y a medir lo incalculable y inconmensurable? ¿Por qué no vemos la profundidad de nuestro error perceptivo? El saber y el conocimiento son recursos sinérgicos. Solamente llegan a ser tales en la medida en que al darse de unos a otros fructifican en la producción de nuevos sentidos, de nuevas significaciones, de nuevas verdades. Si no fuesen compartidos no lograrían llegar a ser lo que son, les estaría negado alcanzar su vocación o naturaleza peculiar y específica. El conocimiento se hace tal en un proceso de diálogo del sí mismo con el 46


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

otro y de confrontación crítica del pensamiento y verdades propias con las de los demás. Es un construirse del yo, en su dimensión cognitiva, con la alteridad. Los saberes son conocimientos que se han ido acumulando durante largo tiempo mediante procesos en que han participado muchos seres humanos, interactuando de diversos modos y transmitiéndose unos a otros los logros individuales e incrementando de esa manera el saber individual y colectivo. Otro recurso sinérgico es la información, por su propia naturaleza es antes que nada un flujo de comunicación entre varias personas. De no existir ese flujo de comunicación no existiría información. Asumiendo la aproximación propia de la Teoría General de Sistemas se afirma que la neguentropía es la cantidad de información requerida para la creación de orden; con este término se conjugan tanto la termodinámica como la teoría de la información. La neguentropía es el dato, el conocimien-to que hace posible que disminuya la incertidumbre, la confusión y el desorden y se genere un estado temporal de certidumbre, claridad y orden en el sistema. Así pues, es deseable que todo sistema tenga los canales de comunicación que le permitan adquirir la información pertinente para bajar su estado entrópico. Desde la perspectiva asumida en esta reflexión, la información tiene un carácter eminentemente relacional. Sólo hay información cuando existe un emisor y un receptor de ella. La información no compartida no cumple su vocación, muere en cuanto tal. De allí entonces su carácter fundamentalmente sinérgico. Sinergia que es positiva si contribuye a disminuir la incertidumbre y confusión, el temor a lo desconocido y la angustia respecto a lo ignorado. Sinergia negativa si desinforma, oculta o niega el antecedente, la precisión del detalle requerido, el dato iluminador que provee sentido y significado. Si la emoción fundamental en la cual ha estado instalada nuestra cultura ha sido la codicia y el egoísmo, el mundo que de allí emergerá será de codicia y de egoísmo, y naturalmente fluirán de éste la exclusión, la miseria y el hambre, la violencia y la guerra. Si por el contrario nuestra emoción fundamental llega a ser el afecto y la generosidad, fluirán de ésta la cooperación, la solidaridad, la paz y la aceptación del otro como un legítimo otro, la alegría del compartir y del comer juntos, conducta esta última propia del linaje de primates del cual provienen los homínidos, los que al hacer así fueron los únicos que pudieron desarrollar lenguaje y de ese modo construir cultura. Concluyo compartiendo las palabras de Pablo Neruda, quien al recibir el Premio Nobel señaló: “pienso con no menor fe que todo está sostenido -el 47


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

hombre y su sombra, el hombre y su actitud, el hombre y su poesía- en una comunidad cada vez más extensa, en un ejercicio que integrará para siempre en nosotros la realidad y los sueños, porque de tal manera los une y los confunde.” BIBLIOGRAFÍA: Fromm, Erich (1978) ¿Tener o ser? Fondo de Cultura Económica, México D.F. Gorz, André (1989) Adiós al proletariado, Imago Mundi, Buenos Aires. Harris, Marvin (1984) La cultura norteamericana contemporánea: Una visión antropológica, Alianza Editorial, Madrid. Maturana, Humberto (1995) “El origen de lo humano” en Humberto Maturana y Sima Nisis, Formación Humana y Capacitación. Dolmen Ediciones, Santiago Rogers, Carl (1989) El proceso de convertirse en persona. Ediciones Paidós, México D.F.

NOTAS: 1. Publicado en Iglesia Viva. Revista de Pensamiento Cristiano, Nº 211, Julio – Septiembre 2002, Valencia.

48


carpeta: trabajando la dispersi贸n de los poderes


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Sentidos, imaginarios, técnicas, herramientas y herramientas-técnicas en los procesos de ilusionismo social Mª Ángeles Ávila. UNILCO-espacio nómada. Sevilla Javier Encina. Colectivo de Ilusionistas Sociales Siguiendo con el desarrollo del ilusionismo social, y por lo tanto situándonos en la dimensión dialéctica, es necesario definir una serie de conceptos para complejizar la reflexión en torno a nuestras investigaciones. Los principios de ilusionismo; que son los que nos preguntan sobre cómo tenemos que trabajar las formas de hacer para saber si nos movemos dentro de un proceso de ilusionismo social (lo llamamos principio porque solamente sabemos cómo empezar a enfrentarnos con un proceso, pero no sabemos ni cómo iniciarlo ni cómo se desarrollará...)1. Para la sociedad del espectáculo hay básicamente dos sentidos, la vista y el oído. Para la biología existen tres más, el gusto, el tacto y el olfato. Hay una perversión en todo esto, lo biológico individualiza los sentidos, manteniendo la seguridad de lo posible. Pero los sentidos no pueden ir por separado, por ello aparecen también ocho más: el sentido de la afectividad, con la que percibimos los sentimientos y emociones que provoca el proceso; el sentido de la sensibilidad, lo que se percibe es el momento en el que se encuentra el proceso y cada uno de los grupos que están inmersos en los mismos; el sentido de la oportunidad, con el que percibimos cuándo y cómo realizar las cosas; el sentido común, con el que percibimos la seguridad de lo posible; el sentido de la creatividad, con la que percibimos los imaginarios; el sentido del humor, con el que percibiríamos, mediante un simulacro la esperanza de lo imposible; el sentido de la proximidad, con el que percibiríamos la vivencia en los espacios y tiempos cotidianos; el sentido del distanciamiento e identificación, con el que percibiríamos la adhesión crítica al proceso. 51


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

A continuación, realizamos un pequeño esbozo sobre la evolución de lo que hemos venido a denominar como la Jerarquía de los sentidos: basándose en el marxismo, Donald M. Lowe, propone la historia de la percepción como una metodología nueva. Nosot@s la completamos de la siguiente forma, a la vez que exponemos la línea dominante, incorporamos los ocho sentidos arriba mencionados, ya que a lo largo de la historia con mayor o menor intensidad se han utilizado los trece sentidos: • El Paleolítico Superior, Neolítico y Surgimiento de las Ciudades: los cinco biológicos, la proximidad y la creatividad. • La Edad Media: el oído y el tacto sobre la vista, la proximidad y la oportunidad. • El Renacimiento: del oído y el tacto se pasa a la supremacía de la vista y la creatividad. • Sociedad Burguesa: extensión de la vista, el gusto, la oportunidad y el distaciamiento-identificación. • Siglo XX y XXI: la vista y el oído (sociedad del espectáculo), la creatividad y el distaciamiento-identificación. Nuestra propuesta es: Los trece sentidos: que la forma de trabajar con y desde los sentidos es mediante las aptitudes (capacitar a una herramienta para ejercer una técnica), son los que posibilitan el poder cambiar las técnicas de orden y su pertinencia en el proceso, adaptan y conectan las técnicas con las herramientas y con las herramientas-técnicas y multiplican las posibilidades de las herramientas-técnicas, abriendo así puertas hacia los imaginarios y la complejidad. Para vivir la complejidad y con ella los imaginarios hay que aprender a afrontar la incertidumbre, que podemos acercarnos a comprender -en palabras de Edgard MORIN (2001:101-102)- a partir de cuatro principios: “Un principio de incertidumbre cerebro-mental que se deriva del proceso de traducción/reconstrucción propio de todo conocimiento. Un principio de incertidumbre lógica. Como decía Pascal muy claramente: Ni la contradicción es señal de falsedad ni la no contradicción es señal de verdad. Un principio de incertidumbre racional, pues la racionalidad, si no mantiene un estado de alerta autocrítica, cae en la racionalización. 52


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Un principio de incertidumbre psicológica. No hay posibilidad de ser totalmente consciente de lo que ocurre en la maquinaria de nuestra mente, que siempre mantiene algo fundamentalmente inconsciente. Existe, pues, la dificultad de realizar un autoexamen crítico de modo que nuestra sinceridad no garantiza la certidumbre; existen límites para cualquier autoconocimiento (…). Un principio de incertidumbre de lo real. Del mismo modo, importa no ser realista en un sentido trivial (adaptarse a lo inmediato), ni irrealista en el mismo sentido (sustraerse de las coacciones de la realidad); lo que conviene es ser realista en el sentido complejo del término: comprender la incertidumbre de lo real, saber que existe una porción de lo posible aún invisible en lo real. Esto nos muestra que hay que saber interpretar la realidad antes de reconocer donde está el realismo. Una vez más, llegamos a incertidumbres sobre la realidad que impregnan de incertidumbre la concepción de los realismos y revelan a veces que aparentes irrealismos eran realistas”. En estas espirales nos movemos cuando trabajamos los imaginarios -los imposibles-. La autoestima, la trascendencia de lo cotidiano (saberes, haceres, sentires, el repensar la memoria y el enredar cultivos sociales) y la puesta en valor de otr@ (reconocimiento de los liderazgos situacionales2), son los que facilitan la complejización de las formas de hacer (ayudándonos a darle profundidad y trascendencia a las preguntas que nos realizamos con los principios de ilusionismo), lo que nos posibilita romper los límites de la realidad establecida y poder vivir los imaginarios. En palabras de J. IBÁÑEZ (1997:395) “cuando algo es necesario e imposible (con las reglas actuales de juego), hay que cambiar las reglas de juego así lo imposible puede llegar hacerse posible. Sin utopía, lo real se cierra en lo positivo”. Por ello, la forma de trabajar con y desde los imaginarios es mediante las actitudes (disposición de ánimo manifestada desde las necesidades para satisfacerlas)3 Cuando los sentidos de la creatividad, la oportunidad y la sensibilidad coinciden, se puede hacer un gesto de ilusionismo social4. Vale reconocer que en sí mismo el acto de ilusionismo social puede ser un hecho sin importancia, pero por estas condiciones puede romper la barrera entre lo posible y lo imposible. Colocándonos en una posición insospechada que posibilita la alegría de sorprendernos haciendo aquello que siempre quisimos... los imaginarios. 53


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Llegado este punto, nos queda por desarrollar: las técnicas y las herramientas. Estos procesos de ilusionismo social, al estar basados en el trabajo en los espacios y tiempos cotidianos, nos obligan a utilizar técnicas y herramientas que sean adaptativas, o sea, que no conformen (dimensión estructural), ni atrapen (dimensión distributiva) a la gente; sino que potencien la creatividad y la riqueza generadas en las formas de relación (dimensión dialéctica). Para movernos en esta dimensión debemos aguzar los sentidos con los que saber cómo no separar el pensar, el sentir y el hacer, y así poder adecuar y acompasar nuestros bagajes aprendiendo de otr@s; para hacer trascender, dinamizar y generar mediaciones sociales deseadas. Las técnicas, no son otra cosa que la manera de ir construyendo las formas de hacer para llevar a cabo el proceso de ilusionismo social, facilitándonos el cómo vamos construyendo los caminos que estén en sintonía con las preguntas de los principios de ilusionismo. La opinión generalizada de l@s investigadores 54


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

sociales, incluso en ciertos momentos de nosotr@s mism@s, es que las herramientas (llamadas técnicas por l@s investigador@s en general) son aprovechables e intercambiables para todas las dimensiones; mientras más herramientas sepas, mejor vas a saber responder a los problemas de la investigación. Pero esto está muy alejado de lo real, en el mejor de los casos utilizar herramientas no adecuadas es una perdida de tiempo, pero lo más corriente es que sea una reducción que provoca unir lo que es diverso, de una manera arbitraria que anula esa diversidad. Es una forma de eliminar lo individual y singular, identificando leyes generales e identidades simples y cerradas; para construir la lógica del orden sobre el basurero del caos. Las herramientas no pueden ser intercambiables igual que no lo son los papeles de las personas investigadas, ni los para qué, ni el proyecto social. En nuestra forma de hacer que supone el ilusionismo social, hemos trabajado cinco técnicas hasta el momento. Las técnicas responden a la pregunta ¿qué vamos hacer?, nosotr@s hemos ido encontrando estas respuestas posibles: una provocación, dinamizar y generar mediaciones deseadas, una devolución-evaluación y transferencia de pensamientos, sentimientos y haceres, una puesta en valor de trabajo colectivo y flexibilización de estructuras. Al mismo tiempo, al ir haciendo la técnica, nos va devolviendo si estamos sintonizando con los principios de ilusionismo o si estamos siguiendo caminos incompatibles. Técnica de provocación: Provocar no es más que llamar para que salga alguien. Habría dos tipos de provocación: • La inicial. Cuando empezamos un proceso de ilusionismo social. En el proceso del Palomo5 decidimos diseñar una herramienta de comunicación en forma de campaña, que no ‘informara’ a l@s vecin@s sobre nuestras intenciones sino que les lanzara una reflexión abierta. A la hora de diseñar esta herramienta nos basamos en la reformulación de algunas de las ideas de la guerrilla de la comunicación6. Utilizamos así el sentido de la identificación-distanciamiento para buscar un punto de conexión con las personas que viven en el pueblo. Este sentido aplicado a la técnica de provocación nos permite provocar dos elementos aparentemente contradictorios, pero que deben de darse al mismo tiempo en todos los procesos de ilusionismo social: la identificación con el proceso y por ello la motivación a participar y el distanciamiento del proceso y por ello el fomento del espíritu crítico; o sea la participación crítica. • La desbloqueante. Cuando en un proceso en marcha se llega a una situación paralizante o de esclerotización inicial. 55


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

En el proceso del Reparto7, al elegir las primeras obras de los presupuestos participativos, nos dimos cuenta que había representantes vecinales que habían hecho asambleas, otr@s que habían escuchado a la gente y otr@s que traían las propuestas que mejor les parecían... Entonces decidimos aplicar la técnica de provocación diseñando una herramienta que fue aprobar estas obras, publicitar, de todas las maneras posibles, que l@s representantes vecinales habían decidido estas obras y que el Ayuntamiento las iba a llevar a cabo; ...y nos sentamos a esperar, en muy poco tiempo había asambleas vecinales en todos los barrios y poblados (diecisiete), primero para protestar: ¿cómo se ha hecho esto sin contar con nadie?, y segundo para incorporarse al proceso y decidir conjuntamente. Técnica de dinamización y generación de mediaciones sociales deseadas. Desde el trabajo con esta técnica se abren lógicas relacionales que permiten potenciar: La dinamicidad, que ha de ser entendida como comunicación constante y fluida entre toda la gente de ese espacio y las sociedades y culturas que en ellas viven y se generan. El movimiento, que se refiere a la capacidad de cambio en las concepciones culturales, tanto materiales como simbólicas, como fruto lógico de un proceso continuo de desarrollo y contacto. La diversidad, en cuanto al reconocimiento del otr@ y de l@s otros, oponiéndose a la homogeneización. Es este un espacio privilegiado, desde donde los habitantes pueden definir sus necesidades, y las formas de satisfacerlas, frente al Estado como ciudadano (no como usuario), y frente al Mercado como sujeto colectivo constructor de un desarrollo socioeconómico a “escala humana” (no como consumidor). “Son precisamente estos espacios (grupales, comunitarios, locales) los que poseen una dimensión más nítida de escala humana, una escala donde lo social no anula lo individual sino que, por el contrario, lo individual puede potenciar lo social”. (M. MAX-NEEF, 1994:88). Incidimos en que la reflexión sobre el sentido de lo humano está muy relacionado con la compresión de la sociedad, de la comunidad, de la ciudad, del barrio, de la familia...; desde la participación que vivimos en cada espacio, desde la vivencia de su configuración. La gestión/acción sinérgica en cada uno de estos ámbitos debe ir apoyada en un modelo de comunicación que re-cree encuentros culturales/vivenciales; es decir, de procesos de socialización donde se re-construyan y expliciten los saberes de los distintos grupos. Estos modelos de comunicación, siguiendo las reflexiones de Javier MALAGÓN (2003:123-124), deben valorizar “los intercambios 56


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

de información, el diálogo y la retroalimentación (feed-back), con el objetivo básico de empatizar, potenciar la autonomía de los interlocutores y sentar de colaboración solidaria (...). Para actuar desde este modelo es necesario desarrollar la capacidad de escucha activa (empatizar y comprender al otro, teniendo en cuenta su trayectoria y sus circunstancias), ajustar el discurso a las características del interlocutor (trabajar con diferentes registros comunicativos) y tener capacidad de intercambiar alternativamente los papeles como emisores y receptores (emirec). Éste es un modelo que busca transformar estructuras de relación entre personas y grupos humanos, pero no tanto transformar a las personas, ni a los grupos en sí mismos”. Técnica devolución-evaluación y transferencia de conocimientos, haceres y sentires. Los sentidos que hay que agudizar especialmente para diseñar herramientas que nos faciliten poder llevar a cabo estas técnicas son: la creatividad, la afectividad y la proximidad. En primer lugar, esta técnica puede frenar los aspectos negativos de las consecuencias insospechadas de la acción, debido al bucle acción-contexto. Como plantea Edgar MORIN (2001:107-108) “toda acción escapa a la voluntad de su autor cuando entra en el juego de las inter-retro-acciones del medio donde interviene (...). La acción no sólo supone el riesgo de fracasar sino también la desviación o la perversión de su sentido inicial, pudiendo incluso volverse contra sus iniciadores. La acción puede tener tres tipos de consecuencias insospechadas (...): El efecto perverso (el efecto nefasto inesperado es más importante que el efecto benéfico esperado). La inanidad de la innovación (cuanto más cambia más es lo mismo). La amenaza de los logros conseguidos” (lo conseguido se fosiliza e impide continuar la transformación). En segundo lugar, con esta técnica podemos provocar una reflexión sobre el proceso, pudiendo redimensionar las cosas decididas y así, no asumir de forma acrítica lo ya decidido, igualmente nos prepara para abrir las mentes a nuevas propuestas, así como para la reflexión sobre los futuros y los imaginarios. “Cuando miramos hacia el futuro, se nos presenta lleno de incertidumbre cómo será el futuro de nuestros hijos, de nuestros nietos y de los hijos de nuestros nietos. Pero, al menos, de algo podemos estar seguros: si queremos que la Tierra pueda satisfacer las necesidades de los seres humanos que la habitan, entonces la sociedad humana debe de transformarse. Así, el mundo de mañana debe ser esencialmente diferente del que conocemos hoy (...). Debemos por consiguiente, trabajar para 57


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

construir un futuro viable. La democracia, la equidad y la justicia social. La paz y la armonía con nuestro entorno natural deben de ser palabras claves de este mundo en devenir. Debemos asegurarnos de que la noción de durabilidad sea la base de nuestra manera de vivir, de dirigir nuestras naciones y nuestras comunidades y de interactuar a escala global”, Edgard MORIN (2001:13). En la devolución continua de saberes, haceres y sentires se provoca la única evaluación posible: la de la gente que está inmersa en un proceso de participación y que en el repensar/rehacer/resentir va transformando el propio proceso. La devolución debe ser continua y descentrada: mientras más personas y/o grupos devuelvan y con mayor autonomía lo hagan, más riqueza para el proceso. Mientras más centralizada, estandarizada y programada sea la devolución, menos riqueza y menos participación va a haber en el proceso. La transferencia8, como parte de una técnica de ilusionismo social. La transferencia puede ser un apropiación individual o grupal; pero que no atiende a intereses particulares (incorpora “cosas” a otro trabajo colectivo, haciendo trascender lo cotidiano), ni tiene afán ejemplarizante (se transfiere con los sentidos de la sensibilidad, la oportunidad y la creatividad; para desarrollar algún trabajo concreto o desbloquear la seguridad de lo posible), ni entra en el juego del empoderamiento (la sistematización final empodera porque expone algo cerrado y ejemplarizante, y la transferencia desempodera porque expone algo abierto que ha servido en otro 58


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

lado; pero que hay que reelaborar para que sirva en éste, repensándolo / resintiéndolo / rehaciéndolo...). Técnica de la puesta en valor del trabajo colectivo Que abre puertas hacia los imaginarios y las motivaciones: al sentir la realidad como una construcción colectiva, te pone en disposición de comprender que el futuro depende en buena manera de lo que puedas vivir con los demás; te mueve hacia el querer participar. Para esto, tenemos que aguzar siete sentidos: la afectividad, la sensibilidad, la oportunidad, la proximidad, el distaciamiento-identificación, la creatividad y el sentido del humor; que nos facilitarán la tarea de dar forma a las herramientas: utilidad y reconocimiento externo. Hablamos de dos tipos de utilidad: la práctica que nos posibilita conseguir aquellas pequeñas cosas que nos dan la seguridad y la tranquilidad de lo posible y la trascendente, que sólo podríamos utilizar cuando hubiera un grado de apertura en los imaginarios; esta forma de la herramienta, permite poder trabajar con esta técnica: los imposibles y las nuevas mediaciones que propicien transformaciones en las formas de relación. Las nuevas mediaciones vienen del reconocimiento del otr@, ampliando y deconstruyendo el nosotr@s: en palabras de Soledad BORDEGARAY (2006:57) “un conjunto restringido de personas, ligadas entre sí por constantes de tiempo y espacio y artículadas por su mutua representación interna (...). Pertenecer a este nosotros es un proceso que cada uno va transitando según sus tiempos. Participando de actividades, de las reuniones, de los quehaceres cotidianos. (...) La búsqueda del conocimiento y del trabajo autogestionado devienen nuevos nosotros” En el encuentro con l@s otr@s “encontramos una nueva forma de nosotros. Uno que no está cimentado en el vínculo cotidiano, que excede el pequeño nosotros del territorio y hunde sus raíces en (...) esa argamasa de sueños, pensamientos y acciones, capaz de tejer una trama más sólida y flexible que abarca más allá de las fronteras, más allá de los límites del lenguaje o de los cuerpos” Técnica de la flexibilización de estructuras Cuando en los procesos se quiere trabajar con las estructuras, ya sean éstas administrativas, organizativas, asociativas… extraemos de nuestras experiencias que las técnicas de provocación y dinamización y generación de mediaciones sociales deseadas; nos llevarán siempre a una situación de bloqueo. Y esto es debido a que las estructuras no se pueden transformar, a lo máximo que podemos optar en la sociedad actual es a deformarlas. 59


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Cuando a la pregunta ¿qué vamos hacer?, respondemos: el cambio desde las estructuras para trabajar CON LA GENTE; utilizaríamos la técnica de flexibilización de estructuras. El planteamiento de trabajo desde algunas metodologías participativas es la sustitución de contenidos dentro de las estructuras (a lo que llaman transformación) y de la homologación de los espacios y tiempos cotidianos a la lógica horario/territorio, áreas parceladas de acción, etc..; lo que nos llevaría por caminos incompatibles, en lugar de la flexibilización en las formas de relación de las estructuras con l@s ciudadadan@s. Planteamos la distensión de las estructuras frente a la sustitución. Sustitución:

Flexibilización desde la distensión:

No es que nos quedemos suspendidos en la nada, sino que al aflojar lo que está tirante, aparecen oquedades en las que nacen cosas inesperadas, como en el recoveco de un edificio donde se retiene un charquito de agua y brota una higuera, sigue siendo un edificio pero el olor de la higuera inunda la ropa tendida y te arranca una sonrisa cuando te asomas a la ventana y tu vecina te ve de otra manera, porque te mira justo en ese instante. Por eso pensamos que es necesario ante la pregunta ¿qué vamos a hacer? Respondernos: pues flexibilizar las estructuras, convirtiéndose ésta en la quinta técnica del ilusionismo social. Aunque hemos trabajado con intui60


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

ciones, nos ha costado años dar esta respuesta. Porque es muy fácil caer en: nadie cuestiona la importancia de estar en relación, pero: “hay que ver que mal nos coordinamos ...” por culpa, siempre de la falta de voluntad de l@s otr@s, y de la rigidez de las estructuras. La consecuencias de esto las padecemos tod@s: provoca problemas organizativos, emocionales, y de desconexión de la realidad: tensiones, aislamiento, fragmentación, indefensión técnica, conflictos, particularismos, jerarquías absurdas, ineficacia, desconexión de la realidad social... Pero, la flexibilización la hacen las personas y no los protocolos, ni las instituciones. Existe una tendencia actual en la administración pública, en el movimiento social profesionalizado y en otros grupos formales, de defender un discurso de integralidad y necesidad de flexibilizar estructuras, pero cuando se intenta llevar a la práctica:

61


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Se crean nuevas estructuras homogéneas e igual de inflexibles que las anteriores. En ocasiones subrayamos lo que podríamos llamar productos de la coordinación (protocolos, comisiones,...); y a veces a la forma de construir esos productos, para que estén conectados a la realidad de la gente, sean eficaces y se sientan como propios (incorporando voces, etc...), le llamamos flexibilización, de forma errónea. Tod@s tenemos que hacer de todo, lo que nos lleva a la delegación vertical en el plano de los roles frente a la posibilidad de construcción un intercambio de los mismos; o sea dicho de otra manera, hay que aprender y trabajar hacia el desempoderamiento, la dejación de poderes, y por lo tanto la potenciación de los liderazgos situacionales9. Algunos vértices que impiden la flexibilización: La creación vertical de estructuras, en forma de comisiones o de directrices impuestas; sin estrategias de acompañamiento, ni una comunicación que favorezca y alimente espacios de encuentro; por lo que éstas terminan siendo espacios muertos, y no vivos. Experiencias negativas en anteriores intentos de flexibilización, lo que resta credibilidad a lo que se pone en marcha en la actualidad. Pérdida en la confianza de poder crear espacios con otras formas de hacer. Intereses institucionales y personales, por encima de intereses colectivos que respondan a los contextos. Las visiones fragmentarias y compartimentadas, propias de la realidad administrativa; son a la vez causa (cada un@ centrad@ en su tarea) y consecuencia de la reproducción de inflexibilidad. La necesidad de autodefensa y resistencia (de la buena) de procesos con alógicas y formas de hacer, sentir, pensar diferentes, que continuamente son agredidos por las estructuras dominantes. La confusión entre intercambio de información y construcción colectiva de procesos.

62


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Algunas oquedades que provoca la distensión: El uso de prácticas de trabajo que favorezcan la comunicación, la receptividad y la construcción entre todas las partes que intervienen en un proceso y que se van adaptando a lo que va sucediendo. El aprovechamiento de todos los espacios y momentos de encuentro y comunicación para avanzar en una vinculación real, en el re-conocimiento mutuo alrededor de las prácticas. Puesta en valor del trabajo de los otr@s. La flexibilización debe ser tan abierta que a veces pasa por la no comunicación, y la inflexibilidad en determinadas acciones y decisiones. Éticamente esta inflexibilidad flexibilizadora se conecta con la autodefensa y la necesidad de resistir de procesos amenazados. Trabajar uniendo pensar, sentir y hacer para continuar con la transferencia de pensares, sentires y haceres desde las relaciones esto provoca y potencia la flexibilidad, pero cuando nos esforzamos por encontrar objetivos comunes y por tanto trabajar desde el consenso somos atrapados; rompiendo con la creatividad de estos lugares de encuentro. Para flexibilizar se han de tener en cuenta el impulso de los tres aspectos: Querer, es decir, las motivaciones, la voluntad de una actitud abierta y receptiva Saber, el conocimiento, la transferencia, la construcción y manejo se prácticas flexibles. Poder, el cuidado de los cauces y espacios de encuentro y las oportunidades que en ellos se generan. Y ante todo y desde nuestros pensares, sentires y haceres; queremos romper allí donde nos encontremos con la soberbia de la perfección, que impide las formas de relacionarse horizontalmente y por tanto la aventura del ilusionismo social. La imperfección nos da la vida. Herramientas, o sea un instrumento para poder llevar a cabo una técnica; las herramientas han de estar continuamente siendo adaptadas, recreadas, inventadas para que la población no quede conformada por ellas, para esto utilizamos los sentidos. Las herramientas responden a la pre63


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

gunta ¿cómo vamos a hacerlo?, y su número es infinito, son tantas como creatividad tengamos para inventar y adaptar en los retos que nos plantean nuevas situaciones. Es “diferente la habilidad del artesano del instrumento con el que realiza el trabajo. El artesano vamos a llamar así a la persona con habilidades para desempeñar un oficio tradicional, con un conocimiento aprendido de sus maestros, manejando técnicas y herramientas que se han ido perfeccionando con el uso y la especialización y todo ello transformado y mejorado con su propia experiencia), guía la herramienta con destreza, casi inconsciente de los movimientos que ha hecho infinidad de veces, pensando más en el resultado final de su trabajo que en el movimiento que hace en ese preciso momento, tratando de que el resultado de su esfuerzo sirva de la mejor manera al propósito con el que se lo encargaron. La herramienta es la prolongación de la mano, suele ser el último extremo de una cadena de pensamientos, saberes, cosas... Pero a veces le damos tanta importancia que se convierte en el centro de todo el proceso 64


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

de trabajo y nos olvidamos de que la herramienta es guiada por la mano del artesano, que a su vez es guiada (con esfuerzo) por su mente, que a su vez responde al conocimiento adquirido, que a su vez se produjo en un proceso de aprendizaje, que a su vez ha sido transformado por la propia experiencia y la de quienes le acompañaron, que a su vez ... y entonces las herramientas no son apenas nada, meros instrumentos al servicio de nuestros propósitos y no al contrario. Es cierto que las herramientas son como son por su uso, porque el propósito para el que han sido construidas las han dado esta forma y, por lo tanto, han de ser utilizadas de una manera concreta para obtener el mejor rendimiento en nuestro trabajo; eso lo sabe muy bien el artesano, que antes fue aprendiz y debió pasar un tiempo conociendo su manejo y comprobando que cuanto mejor las manejaba mejor era el resultado. Pero cuando aprendió a manejarlas se olvidó de ellas, es como si desaparecieran de su vista”. P. MARTÍN (2005:116-117). Habría dos tipos de herramientas las que se aplican directamente a una técnica, por ejemplo los carteles del Reparto (Las Cabezas de San Juan) o el video del Palomo (Palomares del Río) sobre la Técnica de Provocación y las que son transversales; las que desarrollen varias técnicas. Herramientas Transversales Herramientas-técnicas: que son aquellas herramientas que además de responder al ¿cómo vamos a hacerlo?, pueden abrir hacia otras posibilidades. Se caracterizan por sus posible transversalidad, con ellas se puede hacer un recorrido a lo largo de todo el proceso (hasta hora sólo hemos trabajado con cuatro: mapeos, análisis desde los discursos, asambleas e historias orales). Proyecto-excusa: en la reelaboración de la demanda después de la negociación inicial: Desarrollo Local en Pedrera, Presupuestos Participativos en Las Cabezas de San Juan (El Reparto), PGOU y Plan Estratégico en Palomares del Río (El Palomo), Municipios Sostenibles en Orgiva, Limpieza de barracas y biofiltros en San Antón (México), Ciudadanía Activa en Olivares. Es el pretexto para poder trabajar con y desde la gente; y no solamente marca la forma de llevar a cabo una de las técnicas, sino que influye en la forma del resto de las herramientas. Cualquier herramienta a la que apliquemos los sentidos de oportunidad, sensibilidad y creatividad simultáneamente se puede convertir en un gesto de ilusionismo social. 65


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

BIBLIOGRAFIA Colectivo A.F.R.I.K.A. (2002) Manual de la guerrilla de la comunicación. Virus Editorial. Barcelona. Marc AUGÉ (1998), Los no lugares. Ed. Gedisa. Barcelona. Peter BERGER, y Thomas LUCKMANN,(1983) La construcción social de la realidad. Ed. Amorrortu-Murguía. Buenos Aires Soledad BORDEGARAY (2006) La conspiración de los nosotros, en Toti FLORES (comp.) Cuando otros somos nosotros. MTD editora. Buenos Aires. Ángel CALLE (2008) (Nuevos) Cultivos sociales. Cuchará’ y paso atrá’ nº 18. Sevilla. COLECTIVO SITUACIONES (2005) Por una política más allá de la política. Cuchará’ y paso atrá’ nº 11. Sevilla. COLECTIVO SITUACIONES Y UNIVERSIDAD TRASHUMANTE (2004) Universidad trashumante (territorios, redes, lenguajes). Ed. Tinta Limón. Buenos Aires. Javier ENCINA (2006) Análisis desde los discursos: la investigación como praxis social. Cuchará’ y paso atrá’ nº 13. Sevilla. Javier ENCINA, Marta DOMINGUEZ, Mª Ángeles ÁVILA y Rosa ALCÓN (2007) Investigación acción participativa e ilusionismo social. Entre la seguridad de lo posible y la esperanza de lo imposible, en Javier ENCINA y otr@s (coor) La ciudad a escala humana. Ed. Atrapasueños. Sevilla Javier ENCINA, Marta DOMINGUEZ, Mª Ángeles ÁVILA, Rosa ALCÓN y Mariana SAIFE (2007) El Palomo. Cuchará’ y paso atrá’ nº 16. Sevilla. Javier ENCINA, Víctor FERNÁNDEZ SALINAS y Montserrat ROSA (2004). Espacio público y medioambiente urbano. Cuchará’ y paso atrá’ nº 8. Sevilla. Javier ENCINA, Begoña LOURENÇO y Rosa ALCÓN (2007). La técnica de los mapeos relacionales. Cuchará’ y paso atrá’ nº 16. Sevilla. Javier ENCINA y Juan Carlos MEJÍAS (1997). Nacionalismo y culturas populares: una lucha por el tiempo y el espacio, en Colectivo de Estudios Marxistas (Coord), Nacionalismo-internacionalismo. Una visión dialéctica. Ed. Muñoz Moya. Sevilla. Javier ENCINA y Montserrat ROSA (1999). La ideología del poder y el poder de las ideologías populares. Cuchará’ y Paso Atrá’, nº7. Sevilla. (2004) Oralidad y participación. De cómo trabajar las historias orales desde la investigación participativa. Introducción a las historias orales de Pedrera. En Javier Encina y otr@s (coord.) Participación, comunicación y desarrollo comunitario. Ed. Atrapasueños. Sevilla Javier ENCINA y Juan Manuel ZARAGOZA (2008) A vueltas con el ilusionismo social. Cuchará’ y paso atrá’ nº 18. Sevilla. Mayra Paula ESPINA PRIETO (2007) Apuntes sobre Complejidad, transdisciplina y metodología de la investigación. Presentado en el 3er Taller Bienal Cubano Transdisciplinar en el Pensamiento y las Ciencias de la Complejidad, organizado por la Cátedra de Complejidad del Instituto de Filosofía de La Habana. Orlando FALS BORDA (2005) Enseñanzas de la investigación-acción-participativa. Cuchará’ y paso atrá’ nº 11. Sevilla. Manuela FERNÁNDEZ, Montse ROSA y Javier ENCINA (2004) (coord.) Reparto. Presupuestos participativos y autogestión de la vida cotidiana en Las Cabezas de 66


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

San Juan. Ed. Atrapasueños. Sevilla Ignacio FERNÁNDEZ DE CASTRO (2008) El laberinto de las metodologías. Cuchará’ y paso atrá’ nº 18 Sevilla. M. GARCÍA, J. IBÁÑEZ y F. ALVIRA (Compiladores) El análisis de la realidad social. Métodos y técnicas de investigación. Ed. Alianza Universidad Textos. Madrid. Jesús IBÁÑEZ (1994) Por una Sociología de la vida cotidiana. Ed. Siglo XXI. Madrid. (1997) A contracorriente. Ed. Fundamentos. Madrid Beatriz LUQUE y Javier ENCINA (2007) De las mediaciones consentidas a las mediaciones deseadas. Lo masivo y lo colectivo en los procesos de comunicación. Cuchará’ y paso atrá’ nº 15 Sevilla. J. MALAGÓN (2003) Comunicación y ciudadanía, en Tusta Aguilar y Araceli Caballero (Coord), Campos de juegos de la ciudadanía. Editorial Viejo Topo. Barcelona. A. MANDLY (1996): “Echar un revezo”. Cultura: Razón común en Andalucía. Diputación Provincial de Málaga Pedro MARTÍN (2005) La mano y la herramienta, en Javier ENCINA y otr@s (coord.) Cuando nos parece que la gente no participa. Ed. Atrapasueños. Sevilla. Jesús MARTIN BARBERO (1987) De los medios a las mediaciones, Barcelona, Gustavo Gili. (1997) Globalización comunicacional y descentramiento cultural. Diálogos de la comunicación, nº 50, Lima. (2001) Transformaciones comunicativas y tecnológicas de lo público. Revista Metapolítica volumen 5, nº 17. CEPCOM (2004) Oficio de Cartógrafo: travesías latinoamericanas de la comunicación en la cultura. Ed. Fondo de Cultura Económica. Santiago de Chile. (2007) Desafíos de lo popular a la razón dualista. Cuchará’ y paso atrá’ nº 17. Sevilla. M. MARTÍNEZ y J. ENCINA, (1998) De los avatares de la iap acontecidos en un volcán colombiano. Cuchará’ y paso atrá’ Nº 3. Sevilla. M. MAX- NEEF (1994) Desarrollo a escala humana. Ed. Icaría. Barcelona M. MONTAÑÉS (1993) Aportaciones básicas de la Investigación, Acción Participada (IAP) en su relación con los movimientos sociales Documentación Social. nº. 9, julio-septiembre 1993. (1996) La investigación praxeológica: dos pasos adelante y uno atrás. Cuchará’ y paso atrá’ nº 0. Sevilla. (1997) Por una sociología práxica. Política y Sociedad nº 26. Universidad Complutense de Madrid págs 157-175. (1999) De la dimensión tecnológica y metodológica a la dimensión epistemológica de la realidad social. Cuchará’ y paso atrá’ nº 7. Sevilla. (2000) Fundamentos que sustentan la necesidad de la participación conversacional en la transformación espacial. Documentación Social, nº 19. Madrid. (2003) Poder y ciudadanía, en Tusta AGUILAR y Araceli CABALLERO (Coords), Campos de juego de la ciudadanía. Ed Viejo Topo. Barcelona. (2007) Ciudad, cultura, redes y participación, en Javier ENCINA y otr@s (coor) La ciudad a escala humana. Ed. Atrapasueños. Sevilla 67


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Edgar MORIN (1995) Introducción al pensamiento complejo. Ed Gedisa. Barcelona. (2001) Los siete saberes necesarios para la educación del futuro. Ed. Paidós. Barcelona Tomás RODRÍGUEZ VILLASANTE (1995) Los nuevos movimientos sociales. Una reflexión metodológica y praxeológica, en COLECTIVO DE ESTUDIOS MARXISTA (coord.) Marxismo y sociedad. Propuestas para un debate. Ed. Muñoz Moya y Montraveta. Sevilla Raúl ZIBECHI (2007) Dispersar el poder. Virus editorial. Barcelona (2008) Espacios, territorios y regiones: La creatividad social de los nuevos movimientos sociales en América Latina. Cuchará’ y paso atrá’ nº 18. Sevilla.

NOTAS: 1 Ver artículo en este libro: Los principios de ilusionismo social. 2 Tod@s somos líderes en ciertos espacios y tiempos cotidianos, nunca en todos porque no existiría la cotidianidad. 3 Ver Manfred MAX-NEEF (1994). 4 Para profundizar ver artículo en este mismo libro: Gestos de Ilusionismo Social. 5 Palomares del Río (Sevilla), 2005-2007. La gente del pueblo decidió cómo va a ser un pueblo en los próximos 20 años, mediante el PGOU y Plan Estratégico participativos. Ver J. Encina, M. Domínguez, Mª A. Ávila, R. Alcón y M. Saife (2007), Recibimos un premio de Casas de las Américas-Cuba, como idea original. 6 Conjunto de prácticas que buscan alterar el modelo unidireccional y jerárquico institucionalmente establecido en la comunicación y propiciar situaciones en que este pueda subvertirse. Ver Colectivo A.F.R.I.K.A. (2002). 7 Reparto. Presupuestos participativos y autogestión de la vida cotidiana en Las Cabezas de San Juan (Sevilla). Fueron los primeros presupuestos participativos que se iniciaron en Europa (1999-2003). Recibimos un premio de Naciones Unidas como Buena Práctica Social a nivel mundial. Ver M. Fernández, M. Rosa y J. Encina (coords.) (2004). 8 TRANSFERIR: Pasar o llevar una cosa de un lugar a otro, incorporando no de cualquier manera, sino repensando / resintiendo / rehaciendo. 9 Para el ilusionismo social es básico la potenciación de los liderazgos situacionales (frente a la esclerotización que significa el reconocer a ciertos líderes como Los Líderes para todo). Reconocer y animar los liderazgos situacionales es reconocer la importancia que tiene cada una de las tareas; no hay tareas “secundarias o de apoyo”. Los procesos sociales los conforman personas que necesitan vida y satisfacción en el proceso. Queremos distinguir la idea de ilusionismo social, que estamos proponiendo, de la magia gubernamental, la cual queda fuera de nuestra capacidad de intervención.

68


Número 25

cuchará’ y paso atrá’

Los aprendizajes del ilusionismo social Reyna Cruz, Emmanuel Arredondo, Neal Baker, Rodrigo Morales y Juan Manuel Zaragoza UNILCO-Cuernavaca. México “Lo que ontológicamente es más cercano y familiar es lo que ontológicamente es más lejano, desconocido y constantemente pasado por alto en su significado ontológico” - Martin Heidegger

Aquí en México, no hay nada en la tele los sábados por la tarde Chismes de las ‘estrellas’ y ‘noticias’ de los espectáculos, quizás un partido de fútbol sin importancia (los partidos importantes siempre están reservados por los domingos), y….Lucha Libre Mexicana, a veces en varios canales. En el espectáculo de la lucha libre, los papeles de Los Rudos y los Técnicos son eternos, recreados semana tras semana en batallas climáticas entre lo bueno y lo malo, lo masculino y lo femenino, los ricos y los pobres. Los papeles de los actores están identificados no solo por su contenido, sino también por su forma de relacionarse con el otro y lo cotidiano, las maneras en que transcienden lo posible y esperado; es decir la situación económica y política del país y la lucha diaria por la sobrevivencia. En el mundo de la lucha libre como en los mundos de las culturas populares, lo importante en las relaciones entre Rudos y Técnicos no es quien gana a quien, sino la autogestión de su propio baile de fuerzas y su habilidad para suspender las lógicas del mundo burocrático y administrativo. Seamos Rudos o Técnicos, lo que hemos ido aprendiendo en la formación de nuestra UNILCO, México, es el valor de nuestras relaciones cotidianas en la construcción de ilusiones colectivas que transcienden los horizontes de lo posible. 69


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

LA EXPERIENCIA DE SAN ANTÓN Cuando nos referimos a los rudos en el presente artículo estamos hablando de la gente de las comunidades que son reconocidos como líderes, y que trabajan por la comunidad. Cuando hablamos de los técnicos, hablamos de personas externas a la comunidad que realizan trabajos de investigación, “capacitación”, dinamización social o actividades parecidas. Los Rudos hablan: En San Antón, Cuernavaca, México la Ilusión que tenemos es limpiar las barrancas que atraviesan nuestro pueblo. En las barrancas nacimos, nos criamos, vivimos, nos divertimos. Son importantes porque ahí nadamos, ahí íbamos a tomar aguas, a comer las frutas, la guayaba poma, los arrayanes, las ciruelas, los mangos, y los capulines. Desde hace 4 años nos juntamos académicos, comunidad e iglesia, teníamos ese sueño. Ahora eso se ha realizado en el programa de reciclaje que tenemos. Cómo hemos ido montando nuestra Ilusión Una forma que se nos ocurrió para que más gente conociera la problemática y los impactos que generaría el relleno sanitario en Loma de Mejía sobre las barrancas, fue la de instalar una ofrenda representativa del día de los muertos con imágenes en la plaza principal de la ciudad. Las imágenes en la ofrenda mostraban el buen estado en que se encuentran las barrancas: sus ríos limpios, su vegetación abundante, la fauna que ya no existe en otras barrancas y el clima húmedo y placentero. Aquí recabamos cerca de 5,000 firmas en contra de la instalación de este relleno sanitario. Después de dos años de lucha intensa y de varios intentos por corrompernos por parte del ayuntamiento de Cuernavaca, se inician gestiones con el mismo para un proyecto de trabajo para expandir los cen70


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

tros de reciclaje en otros puntos de la ciudad y crecer al doble. En cabildo son aprobados 729 mil pesos para el proyecto de reciclaje. Centro de Acopio “Sacatierra” En marzo de 2006 se abrió al público un espacio creado con el objetivo de concientizar a las personas en torno a la problemática ambiental y ayudar a mejorar los hábitos en torno a este rubro; esto se ha logrado a través de pláticas y asesorías personales. Como resultado, actualmente se recibe una tonelada mensual de residuos sólidos reciclables, con la participación de los vecinos, en el centro de acopio. Sacatierra fue la primera colonia de Cuernavaca que inició junto con el Patronato para el Rescate las Barrancas de San Antón y Cuernavaca un proyecto comunitario de separación de residuos y de centros de acopio. Gesa: Con fecha 21 de marzo del 2007 en la comunidad de San Antón se integró un grupo de habitantes denominado Grupo Ecológico de San Antón (GESA) con el objetivo de trabajar a favor del medio ambiente a través de la instalación de un centro de acopio de residuos sólidos reciclables, ubicado en la calle J. H. Preciado N.112 en el pueblo de San Antón, que tiene como objetivo disminuir el impacto de la contaminación provocada por la basura dentro de la comunidad. El centro de acopio en el último año de trabajo ha captado 120 toneladas de residuos sólidos. Se realizaron acciones de capacitación para la separación de residuos sólidos y se llevaron a cabo acciones de difusión a través de campañas de visiteo en la comunidad. Centro de Acopio “Don Abraham Morales” Don Abraham Morales participa de manera voluntaria con la ayudantía Municipal del pueblo de San Antón ( 2004-2006), en proyectos 71


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

ecológicos del cuidado y limpieza de barrancas. Fue miembro fundador del Grupo Ecológico San Antón (GESA) constituido en el 2007, y es a partir de esa fecha que colabora, igualmente de manera voluntaria, en el Centro de acopio de San Antón . El cariño que dedicó en vida al centro de acopio, lo llevó a trasladar este proyecto a su domicilio, y es allí donde acondiciona un pequeño centro de acopio conocido como “La Provinciana”, que él mismo atendió, entregando los residuos sólidos a San Antón. A fin de continuar con su labor, hijos y nietos han decidido participar en el “Proyecto de Centros Comunitarios San Antón” y en reconocimiento al trabajo que realizó en vida, le rinden homenaje, asignándole como nuevo nombre: Centro de Acopio “DON ABRAHAM MORALES”. La muerte en la vida cotidiana de San Antón y de muchos espacios comunitarios se relaciona como una forma de motivación para continuar lo que otros iniciaron. El ilusionismo social en el caso de los pueblos de Morelos viene alimentado por historias que en el tiempo surgieron en otros momentos, como son muchos de los festejos socio-religiosos en pueblos como Ocotepec, donde en el caso de la familia de Gilberto Dávila, la celebración a la imagen de Santa Cecilia, en donde se reciben a invitados de otros pueblos, es un compromiso que sus bisabuelos establecieron. La gente que les visita ese día y a la que hay que ofrecerle algo de comer y beber son bisnietos de los que iniciaron esa visita. Entonces el concepto de tiempo se torna relativo a lo que vemos imposible en este momento pues el sentido comunitario de convivencia lo puede ir tejiendo poco a poco o en ocasiones con una rapidez increíble. Octavio Paz, poeta y escritor mexicano dice que en el mundo moderno todo funciona como si la muerte no existiera, una civilización que niega la muerte acaba por negar la vida. Nuestras relaciones con la muerte son íntimas como mexicanos. 72


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Centro de Acopio “La Unión” Al Igual que muchos otros líderes comunitarios, Doña Adela Delgado Martínez, participa de manera voluntaria con la Ayudantía Municipal del pueblo de San Antón durante el periodo 2004-2006 en proyectos ecológicos del cuidado y limpieza de barrancas. Es una de las fundadoras del Grupo Ecológico San Antón (GESA) constituido en el 2007, y es a partir de esa fecha que colabora de manera voluntaria en el Centro de acopio de San Antón. La experiencia de la labor realizada en dicho centro, la lleva a recibir residuos sólidos en su domicilio para posteriormente entregarlos al centro de San Antón. Es en enero del año en curso, que Doña Adela decide construir en la azotea de su casa un centro de acopio , por lo que el Patronato la integra al “Proyecto Centros de Acopio Comunitarios San Antón” para apoyar la construcción del mismo. Centro de Acopio “Ahuatlan” Es a partir del año 2007, cuando una vecina de Lomas de Coyuca decide de manera personal, separar los residuos sólidos en su hogar e irlos a dejar al centro de acopio de San Antón. De dicho encuentro, surge la coordinación para que se difunda entre los vecinos de Lomas de Coyuca y Lomas de Ahuatlán, la importancia de separar los residuos sólidos. En un inicio, los residuos fueron recolectados en Lomas de Coyuca y entregados periódicamente al centro de acopio de San Antón. Como resultado del compromiso y participación de los vecinos en estas acciones, se planteó la posibilidad de establecer un centro de acopio en Ahuatlán, sin embargo, es en mayo del año en curso y tras varias actividades de organización, que se concreta la instalación del nuevo centro de acopio. Centro de Acopio “Nuevos Chalmeros”: A partir de marzo del 2008, dado que los directamente afectados por la construcción del relleno sanitario de Loma de Mejía (los habitantes de Pueblo Viejo, Temixco) deciden cerrarle el paso en La Tranca a los camiones de la empresa Pasa, encargada de la construcción de dicho relleno, el gobierno municipal de Cuernavaca resuelve que la vía hacia el relleno sanitario de cientos de camiones con basura sea entonces la Avenida Subida a Chalma. Por esta razón, un grupo de ciudadanos de esta zona, decide formar el “Frente Ciudadano Subida a Chalma” a fin de evitar la construcción del relleno y con ello el paso de camiones. En este mismo año, se establece una coordinación y colaboración en acciones contra el relleno sanitario con los demás grupos de afectados, 73


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

especialmente con el grupo ecológico de San Antón, quien opera varios centros de acopio en la ciudad de Cuernavaca. Después de varias acciones en contra de la construcción del relleno y del paso de los camiones, a lo largo del 2008, y dada la negación de las autoridades municipales a reubicarlo, el “Frente Ciudadano Subida a Chalma” inicia una campaña contra el ayuntamiento de Cuernavaca y la empresa PASA, promotores del proyecto ecocida del relleno sanitario de Loma de Mejía. Entre las acciones, se promueve que los vecinos de la zona dejen de entregar a PASA sus residuos sólidos y con ello disminuir la cantidad de basura que llega al relleno. Se acuerda entonces entregar dichos residuos al centro de acopio de San Antón. A fin de incrementar aún más la participación de los vecinos en las tareas de reciclaje, el F.C.S.CH decide habilitar con el apoyo del Patronato para el rescate de San Antón y las Barrancas de Cuernavaca, A. C. un centro de acopio en Subida a Chalma. Después de varias actividades de organización, la Sra. Leticia Meneses Pedrozo, presta un terreno de su propiedad para instalar el centro de acopio” NUEVOS CHALMEROS” Centro de Acopio “Nuestra Tierra”: En marzo de 2006 se abrió al público un espacio creado con el objetivo de concientizar a las personas en torno a la problemática ambiental y ayudar a mejorar los hábitos en torno a este rubro; esto se ha logrado a través de pláticas y asesorías personales. Como resultado, actualmente se recibe una tonelada mensual de residuos sólidos reciclables, con la participación de los vecinos, en el centro de acopio “Nuestra Tierra”. Centro de Acopio de “Tlaltizapán”: La experiencia de cinco años de trabajo en proyectos ecológicos sobre el manejo de residuos sólidos y compostaje, los resultados de pláticas realizadas entre algunos miembros del Patronato y habitantes de Tlaltizapán sobre la problemática del relleno sanitario de Loma de Mejía, y el recorrido a los centros de acopio instalados por San Antón, dieron como resultado que Verónica Berenice Aguilar Torres y Geomara Bastida Malpica, se incorporaran al “Proyecto de Centros de Acopio Comunitarios”, por lo que, tras año y medio de trabajo y con apoyo del Patronato, deciden instalar un centro de acopio en Tlaltizapán, cuyo fin es continuar con tareas de concientización y brindar a su localidad una alternativa real para el cuidado del medio ambiente. COTIDIANIDAD Y CONVIVENCIA “En la realidad esa ilusión, ese sueño se ha enfrentado en la cotidianidad al gobierno, a los chismes, a la apatía de mucha gente, a la inexistencia 74


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

de recursos financieros. Esa cotidianidad nos lleva a decir: “Vas a echarle los kilos como puedas”. Al hacer esto se ha ido formando un grupo a partir de esa convivencia, Jovita, San Antón, Raúl, Doña Adela, el colectivo Calpulli. Cuatro años echando desmadre, comiendo juntos pierna de cerdo ibérico, viviendo crisis, eso nos permite trabajar. La convivencia es fundamental. No estamos logrando nuestra ilusión si nos mantenemos cada quien en lo nuestro, en lo que sabemos hacer, en nuestros intereses! Rodrigo continua: “Pocos somos los que hemos convivido. No hay convivencia .Algunos técnicos del gobierno y de la UNAM.. Después de que llegaron hace muchos años varios académicos de la UNAM y de otros lados, cuando se acabaron sus investigaciones se fueron, no hubo convivencia. Tal vez fue la pura chamba (trabajo) o curro.” Se ve la intervención en una comunidad como algo separado de la comunidad, como un “trabajo”. Para que estos académicos pudieran intervenir o participar en San Antón se dio una lucha muy fuerte con las personas de más edad que formaron el Consejo de Vigilancia de San Antón. Al final decíamos bienvenidos los fuereños si van a ayudar a cambiar cosas que se necesitan cambiar! Una pregunta que surge aquí es : ¿Cómo cambiar la forma de relacionarnos con los académicos?, reconociendo como señalábamos arriba que son las relaciones las que se pueden cambiar más que las personas (Villasante y Hernández Curso IAP Desbordes Creativos, Pátzcuaro, 2008, México) Una primera propuesta ha sido conocer las diferencias entre unos y otros. Cuadro de Rudos (gente de la comunidad) y Técnicos (académicos) 75


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Un aprendizaje de la experiencia en San Antón es que la relación entre técnicos y rudos se construye. Otro es que si el Ilusionismo Social se plantea transformar el mundo en que vivimos, Técnicos y Rudos no siempre vamos estar separados. La construcción de esa relación implica tiempo, convivencia, y reciprocidad. La combinación entre los tipos de poder y conocimientos específicos de rudos y técnicos va generando el paso de lo posible a lo imposible, del poder sobre el poder se pasa al poder para controlar al poder; para transformar juntos. También reconocemos que la línea entre unos y otros es muy sutil, que somos o podemos ser en determinados momentos y relaciones técnicos-rudos y rudos- técnicos. Hay que animar a que los rudos aprendan algunas de nuestras llaves preferidas o secretas y viceversa. En San Antón, tuvo que darse un conflicto con los técnicos para elaborar un proyecto como rudos, eso no tiene que pasar en todas las historias necesariamente. Algo que hay que recordar siempre es que Los técnicos se van, los rudos se quedan. 76


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Hay que entender que el interés por la comunidad es más de los rudos. Es difícil hacer muchas cosas juntos cuando no nos conocemos, es importante crear lazos de confianza. La congruencia, el hacer lo que se dice, si no te la crees tú, no te van a creer los demás. En la promoción de los baños secos en Sacatierra pasaba eso: ¿cómo vas a pedirle a la gente que construya un baño, un sanitario que usa tierra si tú en tu casa usas un baño convencional?. Así como ahora hay un biofiltro en la secundaria 2, que parecía imposible que pudiera existir, pues atiende a 1200 niños y alrededor de 300 profesores, es importante establecer mediaciones para la relación con académicos investigadores interesados en el hacer conjuntamente con la comunidad de San Antón. Cuando lleguen técnicos se debe acordar lo más claramente ¿Qué van a aportar, qué se acuerda, hasta dónde?. Si se hace a través de una sola persona está mediación, no se está dando implicación de más personas y por lo tanto se puede convertir en una relación de clientelismo entre el líder y el académico, por muy buenas que sean las intenciones de los dos. La convivencia ha ayudado: “A partir de esa convivencia se decide ahora invertir en nuevos centros de acopio con las personas con las que se ha convivido como es el caso de Doña Adela, del centro de acopio de la Provinciana “Don Abraham”, que se va a llamar así en memoria de este hombre que siempre tuvo su sueño y trabajó para eso, de tener ahí un centro de reciclaje. ¿Por qué se van a destinar recursos para Calpulli?, pues porque han estado aquí en San Antón con fondos y sin fondos”. A partir de no existir una mínima convivencia, de que no hubo un buen acuerdo entre técnicos y la gente que está coordinando el centro de reciclaje de la colonia Altavista es que vinieron los problemas que hubo después. Una historia muy bonita es la de Tlatizapán quienes ya crearon su centro de acopio, Verónica y Geomara. Ellas hablan que están haciendo Investigación–Acción. Su centro de acopio se construyó como de la nada. Lucha y Convivencia entre rudos y técnicos Reflexionando un poco con los rudos de San Antón y de la experiencia que ellos han tenido en su comunidad con los diferentes técnicos que por ahí han pasado, pudimos ver que es la convivencia cotidiana lo que va propiciando a que tanto rudos como técnicos estén en la misma sintonía y que el propósito no es que no haya diferencias, ni el de cambiar a las perso77


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

nas sino cambiar la forma de relaciones entre ellas. Además que esto no se aprende de algún manual que un buen técnico lleve bajo el brazo cuando llega en la comunidad, sino en la convivencia cotidiana con la gente. Historia de la Calabaza Durante la experiencia de Investigación Acción Participativa en San Antón para los técnicos sociales muy importante adaptarse a lo que los rudos o líderes locales nos iban sugiriendo como fue la realización de unos “ecotours” para que las personas de San Antón se interesaran por la propuesta de Ordenamiento Ecológico Territorial que estábamos elaborando, está propuesta se convirtió en una pregunta ¿ Adonde va tu calabaza?. Refiriéndose al excremento que es arrojado directamente a las barrancas desde domicilios, negocio, oficinas de gobierno, iglesias, planteles educativos y demás. La metáfora de la Calabaza se fue dando a través de los tiempos y los espacios de la cotidianidad y fue en una dialéctica de convivencia en la que nos encontramos con esta reflexión tan interesante. Compartiendo el espacio apretado del interior de una camioneta durante lo que fue quizá el primer eco-recorrido. Salió una conversación entre miembros de las planillas para la ayudantía sobre la situación ecológica en San Antón. Utilizando la metáfora de Tu Calabaza, los miembros de las planillas que competirían por la ayudantía municipal de San Antón señalaron su relación coloquial e íntima con su ambiente de una forma poco entendible a un técnico visitante. De su explicación de la metáfora de Tu Calabaza, salió el uso de la palabra para invitar a más miembros de la comunidad a participar en los eco-recorridos y el proyecto del Ordenamiento Ecológico y Territorial. En fin, la metáfora de Tu Calabaza, sirvió como un punto de partida para una reflexión del proceso que se había iniciado con el eco-recorrido y luego fue integrada en el proceso de ilusionismo social para hacer posible la organización de una mega-asamblea con la intención de reflejar la situación ecológica de la comunidad. Que salió de ahí…. Salió un diagnóstico, un plan de ordenamiento ecológico y territorial y la ilusión de tener un impacto real de la situación ecológica de la comunidad. Surgió también el colectivo Calpulli como una respuesta cuando los recursos económicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) dejaron de ser la base de apoyo para varios grupos en la zona, Capulli nació como un proyecto de ilusión colectiva y de convivencia, donde se pudo organizar durante un año todos los martes un tianguis de productos 78


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

orgánicos y donde se dieron cita varios colectivos y personas interesadas por una alimentación agroecológica y de productos locales. Como resultado de los eco-recorridos, que un pequeño grupo de voluntarios seguíamos realizando aunque ya no hubiera recursos económicos, nació también una relación de intercambio con un grupo de jóvenes de Wisconsin Diana, Jeanna, Sabrina, Marie, Dennise) USA y con la UNILCOEspacio Nómada de España. Emmanuel de San Antón asistió en enero de este año 2009 a las Jornadas de Ilusionismo Social en España y en junio nos visitará en México Javier Encina de Sevilla. CÓMO SE ESTÁ TRABAJANDO LO DE LOS LIDERAZGOS SITUACIONALES EN SAN ANTÓN La pregunta que en cuanto como se ha asumido el liderazgo en San Antón. Si en x tiempo Emmanuel y Rodrigo se tuvieran que ir. Ellos son ahora líderes importantes, ¿quien sigue con el proyecto?. Rodrigo responde: “Para esta fase del programa de centros de acopio, se están estableciendo algunas medidas como la firma de convenios, donde hay responsables por cada colectivo que se están haciendo cargo del centro de acopio. Se está trabajando como conformar una empresa, antes se participaba más por “buena onda, ahora es un compromiso” “Si no lo haces se retira el apoyo económico” “Nos estamos poniendo las pilas todos. Los conflictos anteriores ayudaron a que no sucediera otra vez, tuvimos que pagar deudas. Si no tienes ordenando el lugar, si no llegas a más gente ya no se te apoya”. Visita a la barranca de la Tilapeña en el ejido de San Antón con estudiantes estadounidenses para el curso de Globalización, Luchas Sociales y Medio Ambiente del Centro de Educación Mundial para América Latina (CEMAL). DE LOS APRENDIZAJES SOBRE ILUSIONISMO SOCIAL Reyna Cruz, orgullosa zapoteca del grupo dice: En este grupo una de las cosas que estamos des-aprendiendo es a sentirnos mal por reunirnos por ejemplo en medio de la semana, y en medio del día, sin sentir remordimiento por compartir con los compás lo que sea, los que se nos ocurre, lo que en ese momento vamos sintiendo y descubriendo, vaya cosa, decir lo que se te venga en gana, no en cualquier lado lo puedes hacer y sentirte emocionada al decirlo porque sabes que los demás te están escuchando, es algo maravilloso. También se dice por ahí, la semana es para chingar79


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

le, no te puedes dar el lujo de sentarte a platicar con los cuates, no puedes perder el tiempo de esa forma, el tiempo es oro, sino como quieres lograr los sueños que te propongas en la vida, eso lo he escuchado muchas veces e incluso llegue a pensar que es cierto y vives el día a día con temor y angustia porque no sabes como hacer las cosas, porque se torna difícil realizar tu sueño, ¿pero es realmente tu sueño eso que deseas o es el sueño que la lógica de la cultura de masas te va diciendo? y finalmente te das cuenta que algo no anda bien en la vida, todos lo sentimos, pero pocos nos atrevemos, o quizá no sabemos que hay otras formas de vivir. Pero sí, nosotros hemos aprendido a darnos ese lujo y no sentirnos mal por eso, porque en el fondo sentimos que es algo que necesitamos. En estas reuniones nos damos, nos disfrutamos, nos sentimos y somos privilegiados en tener un espacio donde uno se siente bien, donde entiende que hay otras formas de relacionarse, donde después de cada reunión sientes esperanza de que las cosas pueden cambiar y que en las cosas pequeñas se van construyendo y entretejiendo nuestras ilusiones, que cada reunión es importante que cada palabra es escuchada y que las cosas poco a poco se van dando. Ahora que voy entendiendo un poco que es esto del ilusionismo social, más que entendiéndolo, sintiéndolo pues, me vino a la cabeza esas formas de relacionarse y de vivir que por siglos han mantenido nuestros pueblos milenarios, o más bien creo que la forma de relacionarse los han mantenido a ellos y ellas, unidos, fuertes, con esperanza ante la vida y la muerte. Allá en los pueblos de Oaxaca y seguramente en otros pueblos más, los hombres y mujeres originarios hacen de lo imposible algo increíblemente posible. Un ejemplo claro son las bodas, o los entierros, hacen un festejo comunitario, todos ayudan, con cooperaciones de dinero, llevando sus animalitos y sus flores que tienen en casa, dando la ayuda desde una semana antes a la familia que casa a los novios o que se despide de su muerto, ahí se festeja el amor, se festeja la vida y se festeja la muerte, se festeja el trabajo, todo está relacionado, todo es lo mismo, esa es la vida. Llevan a cabo una gran fiesta, con la mejor comida y música. La fuerza está en esas formas de relacionarse, en el tequio, (ayuda mutua) que no tiene ningún precio, más que ofrecerse cada uno, porque con lo único que cuentan son con sus manos y el corazón de hacer posible el festín de ese compás que ahora le toca y así, queda una deuda y un compromiso con cada hermano que dio la mano, y esa deuda está basada en el aprecio que se le tiene a ese compás, porque es su hermano, su vecino, su familia, porque simplemente es de su mismo pueblo, porque en ese mismo lugar se viven. 80


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Y ahí desde sus espacios y tiempos, con sus problemas y lo complejo de la vida van organizándose desde su propia lógica y van resolviendo sus dificultades con las únicas herramientas con las que cuentan, las ganas de hacer la cosas, la sensibilidad y sus manos. Desde el discurso y la lógica del gobierno se dice que las mujeres no participan, o que necesitan tener más empoderamiento, pero me doy cuenta que las mujeres de mi pueblo tienen sus formas y su propia lógica para organizarse y participar. Un ejemplo claro es que desde su quehacer cotidiano platican, se organizan y hacen cosas. En la iglesia del pueblo se empezó a reunir un grupo de mujeres para rezar, con la intención de pedir por sus familias, pero después viendo las necesidades de la iglesia se les ocurrió organizar una fiesta en el pueblo en el mes de diciembre, ya que es cuando llegan muchas visitas o vacacionistas a estar con sus familias. Con esta fiesta recaudaron dinero y con ello lograron construir una nueva capilla. Ahora cada año realizan una fiesta por esas fechas para resolver otras necesidades y para lo que se vaya ofreciendo. Una de sus tareas que se han propuesto también es apoyar a la gente más necesitada de la comunidad por eso cada mes van a platicar con alguna “gente grande” y de paso le llevan su despensita, también como labor importante bañan y ayudan a limpiar la casa de Yeya, la “loca” del pueblo que vive sola y es indigente. Estas mujeres de la iglesia dicen que es importante cuidar a esta mujer porque es parte de su comunidad y porque como mujer está mal que ande descuidada. Si estas mujeres hacen muchas cosas desde su vida cotidiana, sin necesidad de pedirle apoyo al gobierno, o alguna instancia para ayudar a “su loca del pueblo”, ¿cómo es que se dice que no participan o que no se empoderan? Para poder contestar un poco a mi pregunta quisiera citar lo que han escrito algunos ilusionistas sociales: “Frente a esta sociedad del espectáculo, podemos decir que las culturas populares son el último paraguas 81


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

que resiste con coherencia a la globalización. Gran parte del movimiento alternativo antiglobalización se ha globalizado y se ha convertido en una alternativa que juega en este mismo plano, utilizando muchas de sus lógicas y principios; corriendo el peligro de olvidar -parafraseando a Boaventura de Sousa SANTOS (Leer)- que la resistencia a la opresión es una tarea cotidiana, protagonizada por gente anónima, fuera de la atención mediática... Bueno, pues esta vivencia que traigo ahora es porque me acabo de dar cuenta que nuestros pueblos desde siempre han sido ilusionistas sociales, porque nos le queda de otra más que juntarse para resistir, más que sentarse a platicar en el corredor sobre una hamaca para descansar, porque esa es la vida, porque se vive platicado, porque desde la plática se va construyendo la vida, porque la vida se hace desde su quehacer cotidiano, porque lo cotidiano es lo que va tejiendo esas relaciones y va transformando la vida, porque como dice otro dicho popular, “hoy estamos, mañana quien sabe”. Así nosotros, este grupo de UNILCO México se ha atrevido primero que nada a saber disfrutar esas reuniones, y ponemos primero que nada sobre la mesa la comida, quizá porque como diría mi madre, “la comida es lo que nos da la vida”, por eso ahí se come mientras se platica, o se platica mientras se come, seguramente por aquello que dice el dicho popular, ”barriga llena, corazón contento” y sí, al finalizar cada reunión nuestros corazones terminan alegres, reconfortados, porque nos sentimos apreciados, escuchados, incluidos, acompañados, y porque nos damos cuenta que sin darnos cuenta las cosas van saliendo, pero no es por arte de magia, sino por esa forma de empezar a relacionarse y de darle importancia a cada cosa que se hace, que se siente y que se dice” Otra historia que nos invita a reflexionar como la convivencia además de disfrute permite sobrevivencia es la de La Historia de Coajomulco: Esa tarde de septiembre se encontraron varias condiciones para que supiera de esta historia que les platico. Me había invitado Gilberto Dávila de aquí de Ocotepec a la fiesta de Coajomulco, un pueblo hacia el norte de donde vivimos, rumbo a la ciudad de México. Visitamos a varias familias, comimos mole, fuimos al centro del pueblo a ver los juegos, a pasear, a escuchar a los dos grupos musicales que amenizaban la fiesta. Al llegar a la casa de Catalina la comadre de doña Maximina, la mamá de Gilberto, quien con algunos sobrinos había pasado la tarde ahí, comimos el tercer o cuarto plato de mole y en eso empezó una tormenta. Nos juntamos a esperar a que pasara la lluvia, en 82


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

la cocina de madera, alrededor de un fogón. Ahí nos platicó la comadre que en una ocasión andando en el monte con sus hijas buscando hongos, que es en esta época cuando nacen, empezó un aguacero parecido al de esta tarde de fiesta. Llegaron a un lugar donde ya no se podía cruzar el río, esperaron a que bajara la lluvia, esto no sucedía, al contrario la creciente aumentaba. En un momento pasó un hombre joven en un caballo junto a ellas y se animaron. Pero para su sorpresa y pánico él cruzó el río sin decirles nada. Empezaban a entumirse y a desesperarse cuando al comadre les dijo a las jóvenes: Vamos a cruzar agarradas de la mano. Nadie se vaya a soltar, porque si una se suelta nos vamos todas al río. Así lograron cruzar la fuerte corriente y regresar felices a sus casas. A MANERA DE CIERRE Lo que nos da fuerza es juntarnos, platicar, comer, reflexionar convivir, bromear platicar sin una agenda rígida de por medio y llegando a acuerdos para seguir, como sucede con este grupo de UNILCO, México. La confianza es muy importante para poder juntarnos y pensar y sentir el Ilusionismo de otros. Vivimos el Ilusionismo como un proceso de autoconstrucción, de auto-tejido, como una alternativa a los papeles asignados por la cultura dominante. Nos estamos moviendo del me al we o del yo al nosotros, Ese movimiento es el que nos da esperanza. (Mohamed Ali). Al Ilusionismo lo vemos como misma esperanza, creer que hay formas de cambiar. Y que no está todo dado… que tenemos oportunidad. BIBLIOGRAFÍA. Juan Manuel Zaragoza, Rodrigo Morales, Emmanuel Arredondo (2009), La experiencia de San Antón. México, en Cuchará’ y paso atrá’ nº 21. Ed Atrapasueños. Sevilla.

83


cuchará’ y paso atrá’

84

Número 25


Número 25

cuchará’ y paso atrá’

El poder de la gente Alejandro Balbuena Comunicólogo. Sevilla

Las personas pueden cambiar lo que se propongan. Con esta filosofía, un grupo de voluntarios pretende fomentar la potenciación del individuo y de los colectivos sociales trabajando con y desde la gente para cambiar las etiquetas de zonas vulnerables en Olivares. El objetivo es, que no existen objetivos, salvo el que la gente se relacione y decida sobre lo que deseen hacer1.

***** “Las Colonias antes era un barrio marginal, pero lo cierto es que ahora todos quieren venir aquí”. Este es el sentir de Trinidad Rodríguez, propietaria del ‘Arco Iris’, una popular tienda donde se venden desde tiestos de macetas hasta disfraces de carnaval, ubicada en el corazón de Las Colonias. Las Colonias es un barrio de Olivares muy conocido en la ciudad pero no como sus vecinos querrían. La zona está estigmatizada desde hace años debido al gran contraste que sufría con el centro del municipio que ha estado ligado al desarrollo municipal. Pese a la evolución de la localidad, la región sigue marcada como una zona marginal, huella que aún no ha podido borrarse. Sin embargo, una profundización en el asunto desvela que la realidad es mucho más compleja, rica y distante de las representaciones que se encuentran sobre el papel. “Las Colonias surge como un barrio de trabajadores donde había gente muy humilde”, comenta Joaquina Navarro, vecina de Casablanca. Casablanca es otra barriada de Olivares que junto con Las Colonias y la 85


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

avenida Conde Duque se encuentran en el catálogo de zonas vulnerables establecido por la Diputación de Sevilla. Por ello, desde que se aprobó el Plan de Desarrollo Local en Zonas Vulnerables en 1999, estos barrios reciben subvenciones y actividades de promoción con el objetivo de descatalogar el área como vulnerable. “La mala fama del barrio se debe a la pobreza; antes todos los vecinos de Las Colonias eran muy pobres y había grandes diferencias con el resto del pueblo, donde la gente era más rica”, dice Francisco Díaz, más conocido como Patxi, trabajador del ‘Bar Tres puertas’, uno de los más frecuentados de la zona de Casablanca. Según los vecinos, el estigma de la zona se origina consustancialmente con la generación del barrio. Las Colonias fue el nombre que recibió el barrio donde se aglutinaron las personas más modestas del municipio que no podían costearse una vivienda en el centro del pueblo, donde residía una población más acomodada. En su mayoría, eran trabajadores (de ahí la denominación del barrio) los que comenzaron a agruparse y a construir sus propias casas en una zona alejada del centro que fue calificada como una zona marginal ya que las características socio-económicas de estos nuevos habitantes eran diferentes a las de los residentes del casco histórico. Con el paso de los años, Las Colonias fue extendiéndose y comenzó a vislumbrarse un nuevo barrio: Casablanca. De este modo se amplió la región clasificada como zona vulnerable, denominación que aún conservan pese al incremento de calidad de vida del municipio y de los barrios. No obstante, en la década de los 90, el Ayuntamiento de Olivares construyó una serie de viviendas de protección oficial que tuvo como destinatarios a algunas de las familias que originariamente habitaban Las Colonias y Casablanca. Esto sirvió para que la etiqueta social se ampliara también a la avenida Conde Duque. “Nosotros no nos explicamos por qué se cataloga esta zona como vulnerable”, explica Manuel García, hijo de Joaquina que comparte esta cuestión. “En principio, Casablanca no tiene por qué tener ninguna etiqueta ya que el barrio más antiguo era Las Colonias, que arrastraba mala fama debido a la pobreza que existía. Pero Casablanca nace después, es un barrio más joven”. La Diputación de Sevilla aporta una respuesta a esto. Para la administración supramunicipal, son barrios que concentran población con dificultades de incorporación al mercado laboral, incluyendo parados de larga duración, problemáticas específicas relacionadas con drogodependencias, ex reclusos, etc. Además desde Diputación se considera que estas zonas son barrios sobre los que pesa una estigmatización por parte del resto del 86


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

municipio y de los medios de comunicación. Asimismo, el absentismo escolar en los menores y el abandono de la formación reglada en secundaria, la falta de cohesión social (poco tejido asociativo y baja participación vecinal) o identificación con el barrio, son otros de los factores que dificultan la incorporación a recursos normalizados para la formación, o la búsqueda de empleo. Por tanto, criterios como el empleo, la educación, el urbanismo, la cohesión social o la problemática de las propias familias, sirven para establecer una tipología de zonas dentro de un municipio donde se establecen comparaciones entre unas zonas y el resto del municipio. En función de los datos obtenidos, se incluye a esas áreas en la catalogación de zonas vulnerables a partir de lo cual se inicia un proceso de fomento y promoción en la región. “El objetivo es evitar que caigan en la exclusión social”, comentan desde Diputación. Esta es la razón por la que Las Colonias y Casablanca reciben desde entonces distintos tipos de actuaciones encaminadas a conseguir su descatalogación como zonas vulnerables. Sin embargo, la forma de intervención tradicional se rompió el pasado año con la entrada en escena de Unilco. Definir qué es Unilco es tan complejo como las propias relaciones sociales sobre las que se basa. Sobre la denominación de Universidad, Libre y Colectiva, Unilco es, legalmente, una asociación, aunque en la práctica trasciende sus características formales. Unilco es, ante todo, un grupo de personas, voluntarias en su mayoría, unidas con una única premisa: trabajar con y desde la gente para poder construir una forma de hacer participativa porque “desde el momento que se trabaja así, se hace participar a los demás”, afirman. Por tanto, lo único que saben desde Unilco, cuando empiezan a trabajar en un luga,r es que no se sabe qué se va a hacer ni cómo se va a hacer, lo que supone una forma de actuación radicalmente distinta a las que tradicionalmente se realizan desde las administraciones. La llegada de Unilco a Olivares no fue del todo casual. Una de las características que definen esta organización es que se trata de un espacio nómada, que no se asienta en ningún lugar y que puede trabajar en cualquier sitio. De este modo, Unilco comienza a desarrollar su forma de hacer en municipios como Las Cabezas de San Juan, Pedrera, Palomares y, ahora, Olivares. Fue Alejandro García quien, conociendo las experiencias anteriores que habían realizado desde este colectivo, contactó con Unilco para trabajar en zonas vulnerables de Olivares. Alejandro es el mediador de zona que nombra la Diputación de Sevilla para dinamizar y 87


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

gestionar los recursos de las zonas catalogadas como vulnerables en los municipios. “El pueblo era lo suficientemente grande para que la provocación surtiera efectos y la participación fuera adecuada”, comenta Alejandro, cuya labor ha permitido compaginar la intervención institucional con la forma de hacer de Unilco. Pero, ¿qué hace Unilco? Marta Domínguez es una de las voluntarias del colectivo que ha participado desde el principio en Olivares. “Nosotros tenemos una cosa clara: no podemos ni establecer objetivos, ni prometer fines, ni nada por el estilo. Cuando nos llaman, sólo podemos decir que hablaremos con la gente y ya se verá qué se va a hacer”. Javier Encina es uno de los impulsores del sello Unilco y ratifica a su compañera: “en cuanto haya objetivos a priori, el investigador ya ha pensado qué tiene que hacer la gente y, por tanto, no necesita a la gente en el proceso”. Unilco, en su forma de hacer, rompe con los programas destinados desde la administración a mejorar el desarrollo de las zonas vulnerables porque, en éstos, los técnicos se limitan a cumplir las directrices elaboradas por un estudio previo. Desde este colectivo, se huye de los resultados y todos los esfuerzos se centran en las personas y en las relaciones sociales. Lo que hace distinta esta forma de hacer respecto a las otras es precisamente el proceso. Y se habla de forma de hacer porque se huye de la metodología de las ciencias tradicionales donde es el investigador el que posee todas las variables y aplica una u otra en función de lo que quiera descubrir. En este proceso, Unilco no pretende aplicar ningún método sino hacer lo que la gente quiere hacer. Por eso, cuando en marzo del pasado año los integrantes del grupo llegaron a Olivares lo primero que realizaron fue lo que denominan un mapeo de relaciones: si se quiere trabajar con y desde la gente, hay que saber dónde está la gente y buscarla. Esta lógica rompe con la tradicional convocatoria formal en la que se espera que la gente acuda a los lugares institucionalizados de participación ciudadana. Y es que cada persona es distinta, cada colectivo tiene sus intereses y no todos confluyen en un mismo sitio al mismo tiempo. “Cuando llegamos al pueblo, empezamos a andar y a conocer el municipio. Así, comenzamos a ver los lugares donde va la gente y las horas a las que van, lo que nos permitió poder ir, hablar y relacionarnos”, afirman. Es en la relación con la gente cuando se empieza a trazar las primeras líneas de qué se va a hacer: “cuando empezamos a hablar con la gente vimos que existe un pasado en el barrio muy rico y creímos que, en función de nuestra experiencia, las historias orales podían contribuir muy bien a la puesta en valor de la zona”, comenta Marta. 88


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Surgió así una experiencia inédita en el municipio: las historias orales. Vecinos de Las Colonias, Casablanca y la avenida Conde Duque se convirtieron en protagonistas de un relato colectivo donde se abrió un abanico de relaciones entre vecinos. En las historias, se echa la vista atrás y se cuentan los orígenes del barrio, sus primeros habitantes, la forma de vida antigua, los problemas con las instituciones, las carencias de servicios, las relaciones vecinales y una amplia gama de historias que descubren la riqueza extraordinaria de una zona. “Antes eran tiempos muy difíciles, pero éramos muy felices”, coinciden algunas de las protagonistas de las historias. A partir de los testimonios, comienza una ardua tarea de recopilación, relación y devolución a los protagonistas. La devolución es un paso fundamental en esta forma de hacer porque supone que los vecinos van a ser de nuevo los protagonistas eligiendo qué se va a publicar y qué no y cómo se va hacer. Se trata de que, durante todo el proceso, sean las propias personas las que decidan el rumbo que van a tomar las acciones. Todo ello se realiza en los mismos lugares donde se han obtenido los testimonios: espacios informales invisibilizados por las administraciones pero con una gran riqueza social. En total, han sido unos seis meses de reuniones, entrevistas, talleres, debates y, en definitiva, de reflexión de los propios vecinos hasta obtener el formato final: un libro y un DVD que se entregará a todos los vecinos y que se está terminando de proyectar en todos esos espacios informales: bares, tiendas, casas particulares, asociaciones de vecinos, centros de día, colegios o institutos. Un trabajo realizado con medios modestos y de forma casi artesanal que ha tenido un resultado satisfactorio para la población. “Cuando lo vi, se me saltaron hasta las lágrimas”, comenta Patxi en una de las mesas del ‘Bar Tres Puertas’, que se convirtió en sala de proyección durante unos días. Medio pueblo habla de las historias orales de Olivares que incluso ha saltado a los medios de comunicación como una forma de promoción de “barriadas empobrecidas”, lo que no sentó especialmente bien en la zona. Sin embargo, aunque tanto el equipo de Unilco como los vecinos se encuentran muy contentos del resultado, esto se trata sólo del principio. “Las historias orales sólo son una herramienta pero nunca un fin”, explica Mª Ángeles Ávila, una de las coordinadoras del proyecto. Sus compañeras, Marta Domínguez y Eva Mariño insisten en que “se trata de una puesta en valor del rico pasado de estas zonas con vistas a fortalecer a los propios vecinos; que sientan que pueden hacer cosas y cambiar el presente y el futuro”. 89


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

“A día de hoy no podemos decir qué vamos a hacer”, dice Miguel Oliva, otro de los voluntarios del proyecto. “Después de las proyecciones, se han realizado lo que denominamos “tendederos de los deseos” mediante los que recogemos propuestas de los vecinos sobre aspectos que quieren cambiar. Pero ahora hay que debatir de nuevo lo que salga y decidir entre todos lo que se quiere hacer”, explica Miguel. Por tanto, pese a que, para muchos vecinos se trata de una actividad más, los integrantes del colectivo quieren hacer ver que estas historias que son de los vecinos pueden ser utilizadas por los vecinos en función de lo que deseen hacer. De hecho, uno de los deseos que tienen muchos de los protagonistas de las historias es que los jóvenes las reciban y sean conscientes de las formas de vida y de la capacidad de supervivencia del pasado para que se contagien de los valores y del espíritu de sus mayores en sus relaciones diarias. Con este sentido, se va a proyectar el DVD en el único instituto de la localidad, el IES Heliche, donde se abrirá otro espacio de debate en el que se intentará reflexionar y recoger las propuestas de los sectores más jóvenes del municipio. Durante los próximos meses, los distintos integrantes del colectivo trabajarán de forma directa con los distintos sectores vecinales con vistas a que, 90


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

entre todos, salgan las nuevas líneas de actuación. “Pero nosotros no somos un enlace que recoge peticiones y las envía a las administraciones”, aclara Mª Ángeles. “Pretendemos trabajar con y desde la gente, no para la gente, lo que se transformaría en un asistencialismo”. A partir de ahora, se trabaja de nuevo sin objetivos previos y todo va a depender de lo que resulte en los distintos encuentros, aunque sí se intentará remarcar un matiz: todos son capaces de hacer lo que se propongan. “Si pudiéramos hablar de algún objetivo sería el de lograr una participación plural para disminuir la dependencia de las administraciones, es decir, buscar una autogestión de los vecinos”, explica Mª Ángeles. Detrás de esta filosofía se esconde una nueva ciencia: el ilusionismo social. Y es nueva precisamente porque renueva la concepción de ciencia clásica; deja de lado la metodología, los objetivos previos y el sentido finalista que engloban a las ciencias actuales. En el ilusionismo social, no hay parámetros previos ni fines a alcanzar, sólo existe un proceso que se hace con y desde la gente para que sea la propia gente la que decida sobre lo que quiere hacer y no se limite a participar de manera automática. En el ilusionismo, existe un principio básico que entiende que desde lo cotidiano se pueden transformar las cosas a través de acciones participativas. El término participación es una de las claves en el proceso de Olivares, al igual que lo ha sido en las experiencias anteriores. “Se pretende alcanzar a la totalidad de la gente y no a la gente, mayoritariamente asociada, que ya está acostumbrada a participar”, comenta Javier Encina. Es decir, la práctica del ilusionismo intenta hacer partícipe a la gente rompiendo con la idea de representatividad. No es lo mismo la democracia directa que la democracia indirecta; la representatividad es la base de la sociedad actual pero es uno de los factores que alejan la sociedad de la clase dirigente. Lo que se quiere es restaurar el espíritu de la persona y del colectivo informal y no institucionalizado como colectivo con un potencial transformador. En esta tarea no se excluye a ningún sector. De hecho, colectivos organizados e institucionalizados como las asociaciones de vecinos pueden ser los impulsores de una forma de hacer colectiva. Casablanca es el único de los barrios catalogados como vulnerables que posee una asociación de vecinos, ‘Ermita de Casablanca’. Los vecinos se muestran contentos de la evolución que se ha producido en el barrio pero aún queda mucho por hacer. En palabras de su vicepresidenta, Dolores Rodríguez, “la asociación se fundó hace catorce años para reclamar y mejorar las deficiencias que poseía la zona”. Sin embargo, a día de hoy, los componentes de la asociación aún denuncian carencias en estos barrios: “la mayoría de servicios 91


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

se encuentran al otro lado del pueblo porque, según nos dicen, la localidad está creciendo mucho más por aquel extremo”, comenta María Nieves Domínguez, vocal de la asociación. Los miembros de la asociación reconocen que existen diferencias en cuanto a la dotación de infraestructuras de ambos barrios en comparación con el resto del municipio pero se muestran con ganas de que, “entre todos, se puedan hacer cosas por mejorar”. Son vecinos de Las Colonias y Casablanca que conocen la zona y que tienen claro un aspecto: “en calidad de vida y en hermandad, la zona no es vulnerable en absoluto”, comenta Dolores. Una de las conclusiones que se ha extraído de las historias orales es el sentir generalizado de dos barrios cuyos vecinos alaban el gran entendimiento y la complicidad que existe entre todos ellos: “Los vecinos somos casi como una familia y ese cariño no lo hemos perdido”, relata Joaquina. De la misma opinión es Patxi que en su trabajo recibe a una buena parte del vecindario de forma constante: “Lo de barrio marginal es una habladuría, aquí antes había mucha necesidad, pero como en todos los lugares, y ahora no existen problemas de delitos, ni nada parecido, toda la gente es bastante buena”. El mismo parecer tienen los vecinos de las viviendas sociales de la avenida Conde Duque, bautizadas como las tres mil: “a una saboría le dio ganas de decir que aquello eran las tres mil y así se quedó, pero para nada, allí vive gente muy buena”, explica Trinidad. Sin embargo, lo cierto es que las etiquetas sociales tienen un fuerte arraigo en el municipio pese a que los propios vecinos se cuestionan el porqué de esas concepciones sociales. Un estigma que viene reforzado por su catalogación como zona vulnerable y que origina una cierta reticencia a pasear por estos barrios por los posibles peligros que, en el imaginario colectivo, se entiende que puedan comportar. Nada más alejado de la realidad: pasear por Las Colonias, Casablanca y la avenida Conde Duque es hacer un recorrido por la historia y adentrarse en la idiosincrasia de un pueblo. Pero ante todo es romper con esquemas y etiquetas porque son lugares de gran riqueza social y paisajística que chocan con las concepciones estereotípicas de zona vulnerable. “Durante las proyecciones, había una mujer que estaba muy indignada por considerarse a la zona como vulnerable”, comenta Mª Ángeles. La misma impresión ofreció Joaquina: “hay mucha gente que no le gusta que se diga que estas zonas son vulnerables”. Pero, pese al sentir de los vecinos, según los parámetros que manejan las administraciones la zona debe ser catalogada como tal. Sin embargo, algunos vecinos adoptan una visión optimista en cuanto a esta consideración: “si ser zona vulnerable 92


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

significa recibir ayudas para mejorar los servicios, adelante”, dicen desde la asociación de vecinos. Dolores se expresa en este sentido: “Ojalá, dentro de unos años nuestros hijos vean cómo hemos luchado para que estas zonas dejen de ser vulnerables. Porque cuando queramos cambiar algo, consultaremos a los vecinos y, si es necesario, estaremos todos manifestándonos para mejorar las cosas”. Zonas vulnerables, marginación, estereotipos, etiquetas sociales… Son construcciones sociales que la propia sociedad hace como forma de simplificar la realidad para entender mejor qué ocurre. Sin embargo, en esa reducción, en muchas ocasiones, se dejan por el camino relaciones, procesos de interacción, personas y colectivos que se obvian y que, de visibilizarse, mostrarían una versión mucho más compleja de la realidad. En Olivares, el descubrimiento de las historias orales ha puesto de manifiesto que detrás de catalogaciones, existen colectivos y personas, cada una con sus características y particularidades que pueden y deben participar activamente en su futuro. “¿Cómo quieres que sea el Olivares del futuro?” Es una de las preguntas que se hacen a los vecinos para provocar la asunción de que, pese a las regulaciones e instituciones, los individuos son el eje central de la sociedad y tienen capacidad para decidir sobre lo que les afecta y cómo cambiarlo. Se trata de poner en valor al individuo y al colectivo y ensalzar su palabra, que será tan válida como la del experto.

93


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Lo que se está realizando en Olivares no es ninguna acción heroica ni extravagante. “Si se quisiera, podría exportarse a todos los lugares”, comentan desde Unilco. No se trata de una fórmula mágica sino de trabajar con la gente para que, entre todos, se decida qué se puede hacer para mejorar, siendo la propia gente los protagonistas. Es un pequeño empuje con el que se intenta que la sociedad se mueva desde la seguridad de lo posible hacia la esperanza de lo imposible. Todo un reto. ANEXO EN CONSTRUCCIÓN: Cosas que pasan durante el visionado de los videos de la memoria de Las Colonias, Casablanca y Viviendas Sociales de la Avda. Conde Duque de Olivares (UNILCO-espacio nómada) Intentamos con este trabajo sistematizar y analizar las conversaciones, debates, reflexiones, percepciones que han surgido durante las exposiciones de los videos de la Historia Oral. Lo dicho/escuchado se puede agrupar en siete temas: identificaciones, necesidades y satisfactores, convivencia, empleo y trabajo, jóvenes, diálogo intergeneracional, y la nostalgia. Empezamos por una introducción donde narramos el ambiente y los momentos iniciales antes de visionar los videos en los distintos espacios y seguimos con una exposición de los temas que han ido apareciendo. Decir, que en los visionados han participado los/as propios/as vecinos/as llamando a sus familiares, conocidos/as y amigos/as para compartir ese momento. Los lugares donde ha sido expuesto el video han sido espacios naturales de encuentros de los/as vecinos/as, es decir, lugares a los que normalmente acuden en su vida diaria y que forman parte de su propia cotidianidad. A modo preámbulo decir que… La emoción de ver el vídeo ha sido siempre muy grande. La gente se ha entusiasmado al ver las antiguas fotos que les hace recordar su pasado dormido envuelto en un sinfín de viejas historias acerca de sus pasados estilos de vida y tradiciones. Hay gritos cada vez que sale alguien conocido, tristeza por los que ya no están y añoranza por las cosas antiguas. Hay tanta algarabía que cuesta centrarse en un tema concreto. Los “viejos” se han visto, como dicen ellos, cuando eran “nuevos”, los/as jóvenes de pequeños, y los niños y niñas miran a sus padres y abuelos de otra manera. Además, reconocen a los que ya no están entre sus familiares y vecinos más cercanos. Con muchísimas risas también y buen ambiente van reconociendo antiguas casas, costumbres, comidas, fiestas, estilos de vida, calles, dificultades, hambre, guerra, las cosas “buenas” y “malas”… Recordando el pasa94


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

do que les tocó vivir a los adultos, mientras que los/as jóvenes se iban mostrando sorprendidos e interesados sobre cómo vivieron sus padres y sus abuelos, tratando de imaginar el vivir de lo que no les tocó vivir. Tratan de encontrar el nombre, apellido y/o el mote a las personas que aparecen en las fotografías, siempre buscando reconocer un rostro, una calle, una fruta, un animal. A los vecinos/as les gusta compartir con sus familiares y con el resto de vecinos/as estos trocitos de recuerdos y vivencias y la mayoría, si surge la ocasión, suelen repetir. Dicen que a algunos/as les motiva porque lo han vivido, a otros/as porque se lo han contado y piensan que no se debe olvidar de donde venimos; por ello se insiste en que lo vean los/as más jóvenes: para que valoren el trabajo y los sinsabores que tuvieron que pasar sus padres, abuelos/as y sus bisabuelos/as. Pero también se insiste en lo bueno de aquellos tiempos; la gente tenía sus puertas abiertas, todos/as se relacionaban mucho, etc. Se llegaba a veces a conclusiones relacionadas con las ventajas que tenía aquella época donde la búsqueda de la supervivencia, las maneras de relacionarse con los demás, el tener lo “justo” o menos para vivir, hacía “forjar”, “curtir” un tipo de persona muy valiosa que saben apreciar lo que actualmente tienen; y añorar lo que han perdido. Paralelamente se debate en torno a quién decide qué es y cúales son las zonas catalogadas como vulnerables. Hay vecinos que no entienden que estos barrios sean considerados de este modo, afirman que los malos tiempos quedaron atrás y rechazan la etiqueta de la pobreza. Identificaciones Se percibe una fuerte identificación con el campo y el cuidado de los animales, a pesar, del boom de las inmobiliarias que ha desplazado a mucha gente a la construcción. En muchos de los encuentros se habla del campo como de un mundo perdido o como un medio de vida al que es muy difícil volver. Un mundo donde se encuentran ancladas sus raíces, sus recuerdos, su forma de ver la vida, marco desde el que piensan su barrio en la actualidad. Respecto a cómo eran vistos antes por el resto del pueblo se comenta que “antes éramos los peores y ahora somos los mejores”. Los viejos dicen que antes se conocía al barrio de Las Colonias como barrios pobres y eran señalados por “los de abajo” como gente delincuente sólo porque eran pobres y llevaban un estilo de vida distinto al de “los ricos”. Pero cuando se arregla el barrio dotándolo de servicios, varios vecinos del resto del pueblo ubican en él sus negocios. 95


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Necesidades y satisfactores De forma repetida aparece siempre el tema de cómo antes se satisfacían las necesidades, las necesidades que había, las que se pasaban, y se hace una comparación con lo que ocurre ahora, apareciendo también el factor tiempo en las formas de satifacer las necesidades y el cambio en los ritmos de vida y en la percepción del paso del tiempo. Han surgido grandes debates en relación a este tema, y la gente ha señalado causas, consecuencias y hasta soluciones pero, también, las contradicciones a las que se/nos encuentran/encontramos sujetos/as. A continuación desgranamos las distintas caras desde las que los/as vecinos/as han abordado este tema. Cooperación hacia la comunidad por parte de productores y/o comerciantes Al ver la precariedad en la que vivía la gente, se hacían estrategias para devolverle a la comunidad (en forma de gratitud) parte de lo que ella daba a los productores/comerciantes. Un ejemplo de esto, es lo que hacia un zapatero que le llamaba “Clubs”; que no era otra cosa que hacer y dar los zapatos a crédito, pero sin cobrar intereses, dándoles una especie de vales que tenían un folio el cual entraba a una “rifa” que él hacía. Así a quien le tocará el número premiado no tenía que pagar los zapatos que había obtenido a crédito. Ayuda vecinal frente al individualismo e independencia Igualmente “la necesidad” hacía que la ayuda vecinal estuviera presente de sol a sol. Nos han contado multitud de ejemplos de estas formas de vida que vinculadas a las necesidades de subsistencia estaban sujetas a un visión de la vida más relacional y comunitaria. Un ejemplo de esto recordado con gran cariño por los vecinos es el gesto de ayuda vecinal del panadero del pueblo, al que pagaban el pan de todo el año cuando hacian matanza o recogian los melones. 96


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Antes se tenía menos pero más tiempo para disfrutar de las cosas; ahora muchas más oportunidades pero apenas tienen tiempo. Entre los/as vecinos/as se compartía la comida, la vida, había más unión en el barrio, ahora hay menos vecindad, se vive en mejores condiciones pero no hay unidad como antes. Parece casi imposible pensar en tener lo que antes se tenía: la unidad, la buena vecindad, las puertas de las casas abiertas... Las contradicciones: comodidades de ahora - felicidad e ilusión La precariedad de antes contrasta con las comodidades de ahora. No obstante existe una sensación de que antes había más ilusión por las cosas y la certeza unánime de que el dinero no da la felicidad. Aparece la contradicción de que a pesar de saber que el dinero no da la felicidad, invertimos gran cantidad de nuestro tiempo en conseguir ese dinero y, por tanto, más comodidades. ¿y entonces qué hacemos? ¿podemos hacer algo? Este debate deriva a afirmaciones en relación a que siempre queda algo, y mientras queden mayores que vivieron todo eso, habrá que enseñar y como mejor se aprende es viviendo las cosas, y que es más querer que poder. Algunas mujeres de entre 30-35 años dicen haber vivido esas cosas a través de sus mayores (por la relación que han tenido y tienen con ellos). Dicen que reconocen todo lo que sale en el video porque lo han vivido (algunas han visto que sus madres lavaban a mano hasta hace muy poco porque les gustaba cómo quedaba la ropa) y sobre todo lo han escuchado. Hay parte de esos tiempos, que les gusta pero dicen que a la hora de discutir con sus padres sobre las comodidades del antes y del ahora que ellas piensan que porque sus padres pasaron “necesidad” ellas no la tienen que pasar también. Instituciones públicas en lugar de ayuda vecinal: más contradicciones Relacionado con lo anterior, surge una fuerte contradicción. Por una parte la gente valora en gran medida las relaciones de vecinales de antes, relaciones en que daban respuesta a traves de la ayuda vecinal a cualquier familia del barrio que estuviese viviendo algún tipo de problema. Actualmente se espera y se desea la intervención de las instituciones públicas para dar respuesta a asuntos de las famlias del barrio que anteriormente se resolvian a traves de la ayuda vecinal, como el cuidado de los mayores, la educación, la discapacidad, el alcoholismo...... Las necesidades en relación a la comida La comida ántes y ahora es un tema central en las casas, se comenta como se comía antes y como han ido cambiando los hábitos alimenticios. 97


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Cuentan qué, por ejemplo, antes las familias comían bacalao porque no tenían dinero para comer jamón, y que ahora se come jamón. Incluso se tiraba el bacalao, y ahora vale más que el jamón y pocas veces lo pueden comer. Realmente se empieza a discutir sobre lo que antes se comía, ya que antes se racionaba la poca comida en toda una familia de 5-7 personas, mientras que ahora lo que antes comía toda una familia ahora se lo come una sola persona. Y al recordar sus épocas de necesidad lo vinculan con el presente. Expresan algunos que “ahora tenemos para comer lo que no tenemos es para pagar” y que antes si no tenían para la comida, la robaban para dar de comer a sus familias y que se podía comer de la calle, y beber el agua en la calle con tranquilidad ahora todo está contaminado, expresa uno de ellos, diciendo que lamentablemente ahora no se puede ingerir los alimentos que hay en la calle y en el campo con confianza. Otro comentario común es que actualmente se tira demasiada comida cosa impensable en el pasado. Seguridad/Convivencia vecinal y familiar Se percibe, dicen, mucha inseguridad y desconfianza, gente que ha tenido las puertas abiertas durante 30 años en estos barrios, desde hace dos o tres años han aumento el número de cerraduras en las casa y esto es impensable. Las personas mayores dicen que antes había más unión, y las más jóvenes dicen que eso lo dan las personas y no los tiempos, que ahora hay menos control y la gente hace más lo que le apetece. Muchos jóvenes no reconocen los lugares que aparecen en los videos. Ellos no habían vivido en esa época y el Olivares de hoy en poco se parece al de antaño. Un elemento común fue que antes la convivencia era mejor, aunque no existieran tantas comodidades como ahora (el pan se hacía en las casas, la leche directamente de las vacas, los animales de granja convivían con las personas, etc.) Achacaban muchos de los cambios a como la televisión han cambiado a las personas y todo ese poder que tiene. De la misma forma analizan cómo la vida de los/as niños/as ha cambiado, antes la pasaban en la calle, hablaban con sus mayores y los respetaban profundamente, ahora están escondidos tras los ordenadores y no van a la calle a jugar. Sobre cómo se hacían antes las fiestas tenía mucho que ver con cómo la gente se relacionaba. Antes había más fiestas, la principal era la feria que se ponía a la entrada de Olivares (ahora hay bodegas) y era una feria donde se vendía ganado, iban personas de diferentes pueblos a vender ganado y se organizaban los barrios para hacer bandas de música y se tocaba y se cantaba. Ahora ya no es así, ya el barrio no se organiza para 98


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

hacer las bandas, la gente que lo hacía se ha muerto y se ha llevado la tradición con ellos. Sin embargo, ahora la fiesta principal es la religiosa, la del Rocío, y esa es la única fiesta que les queda, mientras que antes tenían “muchas fiestas”, como la del Perpetuo Socorro, las Cruces de Mayo ..... y las que siguen existiendo, se organizan y se viven de forma distinta.. Sobre la familia comentan que antes estaba más unida: “Todos iban a una”. Ahora, señalan algunos/as que “el dinero” ha hecho que las familias cambien; ahora no importa tanto la unión familiar como la cantidad de dinero que se tenga. En esa familia, hay papeles que no han cambiado mucho, y aunque la mujer ha adquirido más derechos, hay cosas que siguen igual. Es cierto que la mujer ha evolucionado, pero no del todo. Emigración/Inmigración Ellos/as lo fueron no hace mucho. Se dice que le pedimos a ellos lo que ellos no han hecho cuando lo fueron y que los/as inmigrantes no se les considera parte del pueblo. Empleo/Trabajo Antes la gente trabajaba en oficios y en el campo, pero de unos años hasta la fecha, al crecer la industria de la construcción la gente se empleó dentro de ésta. Dejando atrás los oficios y pasando las labores del campo a los migrantes (sobre todo a marroquís y sudamericanos)- ya que en el campo y en los oficios la paga es menor que en la construcción- a partir de ahí (al parecer) empiezan a venir a vivir a “Olivares” gente migrante que trabaja, en especial, en los campos de uvas y aceitunas. Sin embargo, de año y medio a la fecha, periodo en el que se ha venido a pique la industria de la construcción, la gente se ha quedado sin empleo. Ocasionando que vuelvan al campo y peleando los puestos con los migrantes. Ello a su vez provoca que se abarate aun más la mano de obra de los migrantes y/o que éstos tiendan a migrar hacia otros lugares en busca de trabajo. Sobre lo que pasaba antes en relación a este tema se ha comentado: antes había trabajo y no se cobraba nada al hacer las cosas; se repartía entre todos/as las cosas, era parte de la vecindad que había en el barrio (más solidaridad). Ahora no hay trabajo y tampoco cobras. No hay dinero, es cierto, pero se vive más cómodamente que antes, aunque la diferencia de antes con ahora es que si ahora no pagas la luz, el teléfono, los servicios te echan a la calle mientras que antes no necesitabas de eso para vivir, cada quien tenía su luz vela y no pasaba nada, no necesitabas de 99


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

más servicios. Y ahora si no trabajas no tienes dinero y si no tienes dinero te echan a la calle. Por lo mismo de que no hay trabajo, se dice que se ha incrementado la delincuencia en el barrio. Jóvenes En algunos grupos se ha percibido un sentimiento negativo hacia los/as jóvenes en el sentido de cómo son actualmente las relaciones con las personas mayores, vinculándolas con las de antes, que estaban basadas según ellos/as en el respeto. Ahora los/as jóvenes son identificados por algunos/as con una falta de valores,” apesar de que van a la escuela o tienen más estudios” y con una sobreestimación de la fiesta y la “juerga”. También se comenta que a los jóvenes les falta relación, tanto con su familia como fuera de ella. Ahora están todos más dispersos y en grupos o bandas. La falta de relación ha provocado mucha desunión en las familias que antes no existía. Vinculánda a la juventud aparece el tema de las drogas. Algunos comentan que “antes no había tanta maldad ni tantas cosas”, no había odios, ni peleas entre los chavales, ahora “la mafia” y las drogas han acabado con todo. Se afirma que antes se robaba “pero para comer”, y que se ha incrementado la delincuencia a causa de las drogas. Y según, los viejos, ven difíciles que los jóvenes cambien su camino. Cuando se piensa en el futuro, lo primero que sale es el trabajo de los jóvenes para sostener a los mayores. No hay una visión tranquila del futuro, más bien incierta. Relaciones Intergeneracionales Percibimos en muchos de los encuentros una visión de ruptura de la juventud con el barrio (espacio), con las formas de relación. Así, se ha debatido sobre las relaciones de los hijos/as con sus mayores, el papel que éstos/as han ejercido y ejercen como cuidadores/as, la inversión de energía durante toda una vida y el no cuidado de muchos de los hij@s de ahora (justificado en algunos casos por la necesidad de trabajar fuera de casa), enviando a sus mayores a las residencias y, por tanto, lo apartan de sus relaciones del barrio. Las personas mayores y también la mayoría de los jóvenes quieren seguir en el barrio. Se da mucha importancia a que la juventud valoren las cosas y la comunicación, el hablar en las casas como una propuesta para que se camine por ahí. Mucha de la gente que se ha independizado, hijos de los hijos que poblaron Las Colonias, se han ido fuera del barrio, dicen que por el precio de la vivienda (estamos hablando de la generación siguiente de los que acce100


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

dieron a un terreno y construyeron Casablanca). Los que se han quedado, piensan que al haber vivido esa forma de relación a través de sus padres, abuelos y vecinos, pues todavía les queda algo, y eso hace que el ambiente en Las Colonias continúe siendo muy bueno y que todavía se den muchos lazos de ayuda mutua. Pero los que quedan son pocos (también hay muchas casas vacías), y se piensa-siente que todo esto se puede perder. Con las fiestas y en la vida en las calles se ve ésto claramente. Se vive esta falta de relevo generacional, como uno de los motivos principales de que se hayan perdido fiestas como el Perpetuo Socorro, y formas de vivir la calle y el resto de fiestas del ciclo anual. Hay dos temas muy interesantes que transversalmente fueron saliendo, uno fue la crítica desde un sector joven con hijos sobre la modernidad. Se comenta que ha habido un retroceso en muchos aspectos a pesar de los adelantos tecnológicos; se vive mejor por la tecnología pero se ha perdido humanidad. Se plantea la comparativa de cuando ellos eran niños y sus hijos en la actualidad. Antes se jugaba más en la calle, se tenía más autoridad; ahora se es más permisivo y es imposible jugar en las calles por la falta de seguridad, por las drogas, por la falta de respeto...Critican la modernidad porque a algunos/as no les ha permitido continuar con prácticas tradicionales, por ejemplo, cuidar a los animales en las casas como se hacía antaño. 101


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Otro factor de crítica es que no por existir mayor tecnología hay más conocimiento. Antes había analfabetismo pero la gente sabía de campo, de usos de plantas medicinales, de partos, y crianza ... de construcción de viviendas y de espacios públicos. Ahora sólo saben de una u otra cosa, no de la vida. Nostalgia del pasado De las formas de estar y relacionarse; de las formas de reproducción…es un tema que percibimos de fondo en la mayor parte de las conversaciones que hemos escuchado. Lo consideramos positivo por la potencialidad que puede tener a la hora de rescatar modos y formas de relación, pero también algo a neutralizar cuando se muestra como elemento que obstaculiza una visión compleja del presente (sus pros y sus contras, la incertidumbre…) y que paraliza la acción. De cómo era la vida antes y cómo es ahora, en cuanto a los animales libres por la calle, lo que comían, en como dormían, en como se vivía, ya que al parecer a la gran mayoría por no decir todos les toco vivir esa época de verdadera pobreza, sintiéndose muy identificados con los capítulos de la casa y la calle. Ha sido dificultoso saltar de la nostalgia que provocan los videos. Es como si hubiera habido una ruptura, y la gente se encontrara viviendo lo que vive ahora como por arte de magia, sin que ellos mismo hayan vivido, ni construido ese cambio.

NOTAS: 1. Este artículo relata la experiencia de mediación comunitaria, que se ha desarrollado en el marco del proyecto ciudadanía activa, englobado en las actuaciones de zonas bulnerables, cogestionado por la Diputación de Sevilla y el Ayuntamiento de Olivares.

102


resumen literario


Número 25

cuchará’ y paso atrá’

POESÍA Luis Melgarejo (La Zubia, 1977)

Marsella No sé ya recordar el nombre exacto que tuvo esta ciudad sobre la lengua de aquella que paró conmigo entonces la prisa de las calles. Era menos mortal la vida entonces, suficiente llegar a fin de mes sin las historias felices del amor y más violenta la furia de las pieles contra el lucro sagrado de la usura y de las diestras políticas sociales de esta V República Francesa. Sin papeles, a golpes ya devueltos la sacaron legales de la casa. Solamente me acuerdo de sus pechos africanos.

105


Número 25

cuchará’ y paso atrá’

Poema hostil Exacto: Se vuelve a combatir tras recoger los restos del naufragio, la derrota que queda entre las algas milenarias varada en las arenas del tacto y la memoria. Sin miedo ni esperanza de las playas al bosque de la vida se regresa. Pero algo —un algo de por dentro del estómago que sube hasta las sienes como el odio, un algo como el orden que a todas mina y pudre personas convincente hasta el derrumbe— se cruza y se alza en medio a veces, sí. Y entonces, ¿cómo emboscarse entonces? Palabras como golpes, compañeras.

106


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Tengo tu olor a pies rondando por la casa Son las 7 perfectas para el odio. Son las 7 perfectas para el frío. x Son siete veces siete dicen siempre. x x Ya se oyen los gargajos y los coches, las vísceras tan nuestras. Amanece. x Hoy vuelvo a madrugar sin proponérmelo, copón. Haré café. Iré a cagar. x Haré café, defecaré. O así: La lana macilenta de los desmadejados después de las cocinas olorosas. x x Que no haga música, me dicen. Que la busque. Pero que no me quede machacón. x Ni prosaico tampoco. x x A ver: La blanca lápida del alba, el frío alicatado. No hay manera. x x Pasillos y ventanas. Ya sé del inquilino que vuelve a estar a solas con su nadie.

107


cuchará’ y paso atrá’

no se fue y no por esto

no te vayas regresa que después del combate del amor y los panes en aquella cocina de la casa primera nos daremos sin prisas lo que quede del odio no las sobras del miedo

108

Número 25


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

un poema de encargo

la vez primera vez que algunos mozos contamos con orgullo y gran detalle pagado por supuesto y por la calle la vez que da bigote a los del bozo la vez primera vez y enamorada que a muchas nos dijeron era clave acaba convirtiéndose en ya sabes la vez que vino a ser como si nada la vez primera vez contigo quiero se dice el dependiente de la tienda mirando a la lotera de la esquina y risueña la lotera lo adivina y le dice cuando pasa al de la tienda la vez primera vez contigo quiero

109


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

no olvides recordármelo mañana

de aquella tarde juntos en granada me viene esta otra tarde aquí de pronto mirando igual chubasco porculero y dándole el enjuague a los cacharros que me he puesto a fregar de ayer con calma clavando en el cristal de la cocina los ojos sin salario y de repente parado sí de pie como con hambre de hamsun en la mesa junto a un vaso con agua sí tratando de acordarme yo estaba inútilmente aquí sin fósforos del año en el que brecht satisfacciones se puso y lo escribió cuando a la mente me vino este recuerdo de la lluvia los charcos los salpiques tus leotardos tan húmedos al tacto de mis manos

110


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

Loqués remansarse Aparqué. La luz, el odio, el agua, las almendras, todo bien. Le tiré poco a poco y para arriba por justo el espaldar de la cantera. El sol pegaba limpio y norte el aire. Cernícalos y ortigas. Y alpechín. Eché toda la tarde allí, bailando. A la vuelta dos búhos por los balates últimos al ras se me cruzaron y un sapo justo en medio del carril ya bajandillo vi. Y eran ya muchos cruces, demasiados. Después supe que sólo eran los justos, que la vida en fin, que ya está. Le eché el freno de mano lento al coche, abrí, bajé, la luz no sé si estaba de brecha o si eran sólo las cortas de los faros ni por dónde supe yo que algo venía pasándome en el cuerpo desde por la mañana, pero la cosa es que de pronto allí de pie mientras yo le cantaba para que se cruzase a la cuneta del lado de la acequia ya era el sapo que yo supe al ralentí y supe en otra forma de los pájaros, del sol y de la luna, de tanto brote aún verde, tan sin flor, de lluvias cuándo y cómo y de las balsas de alpechín tan negras que 111


cuchará’ y paso atrá’

Número 25

de noche ya y camino de la casa serenándome al volante los pulsos tan livianos de la vida pude ver una vez más pero llegándole distinto a las otras cosas esas de la ciencia y la razón que no sé yo si son tan importantes ya. Logré dormir tras cuatro noches huecas. Me lavé.

112


NUEVO LIBRO DE LA COLECCIÓN DEMOCRACIAS PARTICIPATIVAS: Ilusionismo Social...

Y detrás de la expectación viene la incertidumbre, el interés, la curiosidad, la esperanza, el deseo..., quizás el gesto, quizás la parada o la espera, a lo peor la impaciencia, el espectáculo o la exhibición... Queremos compartir estas páginas: pensando, sintiendo, haciendo y reconociendo. El Ilusionismo no es una doctrina, ni un sistema, por supuesto no es una Escuela de la Ciencia Objetiva, ni una metodología, ni siquiera un Movimiento Comprometido. No es el Arte de producir fenómenos que parecen contradecir los hechos naturales, ni la técnica de producir efectos ilusorios y aparentemente mágicos, mediante juegos de manos y otros trucos, porque nunca podremos asistir a un espectáculo de ilusionismo social. Más cerca de la Artesanía que del Arte, más cerca de los saberes que de los trucos; indica un actitud o disposición colectiva. Es una forma de hacer que se basa en la dimensión dialéctica, tiene como punto de partida las metodologías participativas (especialmente la IAP) y se desarrolla en el trabajo con las culturas populares. Como eje central tiene la dinamización y generación de mediaciones sociales deseadas en los espacios y tiempos cotidianos; para ello hay que trabajar con y desde la gente, moviéndonos desde la seguridad de lo posible hacia la esperanza de lo imposible, mediante la autogestión de la vida cotidiana. Sin poder diferenciar el pensar y el sentir, la acción y el conocimiento, el reconocimiento y el aprendizaje de todos los saberes. PREÁMBULO, refiere a aquello que se dice antes de dar principio a lo que se trata de narrar. También podemos decir que es un rodeo o digresión antes de entrar en materia o de empezar a decir claramente algo. Desde las culturas populares y entre los cultivos sociales diríamos -¡Déjate de preámbulos y ve al grano!-. Lo bueno es que cada cual deambule por dónde quiera y esta nueva forma de hacer libros-DVD, también nos facilita e invita a ello. Antes del desarrollo podemos darnos un paseo por los espacios públicos, despojándonos de muchos lastres, sintiéndonos más ligeros en cada viaje, al huir de los laberintos metodológicos, pero sin pasar a la ingravidez absoluta de la postmodernidad porque tenemos unos Principios de Ilusionismo que nos sustentan, que nos indican por dónde empezar y nos acompañan y vinculan en los procesos, hacia las mediaciones consentidas y las deseadas. AMBULANDO, acción de pasear, de andar, ir de un lugar a otro dando pasos. Y efectivamente, es este segundo bloque, nos movemos en el desarrollo de estas formas de hacer, cuya historia en singular ha sido relatada. Queremos seguir ambulando, pero no por las ramas sino introduciéndonos en el engranaje, en cómo es por dentro, urgando en el trabazón de ideas, sentires y haceres, que una serie de circunstancias han hecho que afloren en este momento y en forma de Tendedero de los Deseos, Sentidos, Gestos, Imaginarios, Técnicas, Herramientas; además de poner en valor las Historias Orales, el Análisis desde los discursos, los Mapeos Relacionales y las Asambleas, a las que denominamos Herramientas-técnicas. NOMADEANDO, ir de un lugar a otro sin establecer una residencia fija, no como una tribu o agrupación de pueblos antiguos, sino de una experiencia viva y vivida a otra también vivida o vinculada con algunos de los espacios nómadas de la Universidad Libre para la Construcción Colectiva (UNILCO-espacio nómada) y son estas experiencias las que construyen la Ciencia Cotidiana, el Ilusionismo Social, y sentimos mucha emoción de estar vinculados y hacer intercambios vivos con: la Cooperativa de Pueblos Blancos y la Verde de Villamartín (Cádiz), la Casa Verde en Santa Cruz de Tenerife (Canarias), San Antón en Cuernava (México), Las Adelfas (Madrid) y Resistencia (Argentina), y otras experiencias interesantes como la de El Alto (Bolivia). PEDIDOS A CONTRAREEMBOLSO: unilco@unilco.org.es, ENVIANDO DIRECCIÓN POSTAL COMPLETA Y NÚMERO DE TELÉFONO. PVP: 10 EUROS


Que no hay catรกstrofe mayor que renunciar a ilusionarse. Daniel Mata


Cuchara' y paso atra'