Issuu on Google+


ÍNDICE Las hijas del campesino. (Árabe) La gata caprichosa. (Búlgaro) La torre de los encantados (Catalán) La emperatriz Wu. (Chino) - La cueva de la Mora. (Castellano) La cabra del señor Seguin (Francés) La princesa da Barbanca. (Gallego) El ruiseñor y la ros~. (Inglés) El clavel y la rosa. (Portugués) El abuelo. (Rumano) Leyendas vascas

1 16 17 20 23 25 27 29 37 ~1

4~


Comunicar no es solamente intercambiar información sino compartir- "partir con" y sentir junto con los demás. Para los humanos es básicamente interacción social: los individuos comparten una cultura que permite la relación y comunicación entre ellos. El lenguaje impregna por entero nuestras vidas desde el nacimiento hasta la muerte. Es el vehículo mediante el cual establecemos y vivimos nuestras más importantes humanas, al tiempo

que sirve como instrumento

fundamental

relaciones

para efectuar las más

corrientes transacciones. En forma de poema o de ritual, o bien como canto, folklore, drama, narración o ceremonia, el lenguaje ha proporcionado

y proporciona a los humanos un punto de arranque para la

manifestación de sus más profundas experiencias religiosas o estéticas. Aprender

un idioma no es simplemente

adquirir vocabulario

y usar correctamente

las

estructura gramaticales. Aprender un idioma tampoco implica solamente haber aprendido reglas para comunicarse correctamente en esa lengua en cualquier sociedad donde se hable. Una concienciación de posibles diferencias culturales es necesaria para llevar a cabo una interacción intercultural: podemos darnos cuenta de que el mundo es más pequeño cada vez, ya no podemos separar un país de otro y donde quiera que haya conexión, existe la necesidad de comunicarse, y esa comunicación es una transferencia no solo de información, sino de ideas, formas de pensar y de la propia identidad de la persona. Para poder llevar a cabo un "intercambio exitoso"

es necesario conocer los aspectos que son importantes para la cultura

de la persona con la que nos estamos comunicando. Al experimentar una comunicación intercultural, se espera un choque cultural. Sin embargo, al tener algún conocimiento, sea mucho o poco, acerca de la otra cultura, la experiencia será menos difícil. Esindispensable que dentro del aprendizaje de una lengua extranjera se preste atención a este tema de las diferencias interculturales, teniendo muy en cuenta la cultura del idioma que se está enseñando y aprendiendo, desarrollando una sensibilidad en los estudiantes hacia las demás culturas al proporcionarles y exponerles a diferentes fuentes de información, material auténtico, pensamientos e ideas interculturales, y guiándolos por el camino de la investigación. Finalmente, motivándolos

en la creencia de que no hay bueno ni malo, sino diferentes

maneras de vivir la vida. Y... una buena manera de hacerlo es a través de los cuentos, reflejo de la mitología, la historia, la vida, las costumbres y la identidad de los pueblos.


c)W\ ~\y ~\

c)lj ~

~\..j1 ~J

LSfi\ ~\

ú~

ül.S ó~

~

~.}

:;~.JJ :Ü~I4..l Ül.SJ

ó~.JJ ül.S .ó~J ,~

~...e ó\ ..»a :~

l' c.?~

.c :;~ ..~

lA~t

~\y

~\

~l~'

Ü1

úl~ .J~\

~ ~\~

.u:w\ .' .

~\Y

~J

Ú.J..;9I~J ~I.,ill

~

~

~

~J

~i; ül$. u&J~J lA~i ~

~y'J.

'i} ~

¿ti ~

Ú'J. L\k.JyJ ."lA \...u.lj ~. '1I

O~

~Iy ~l$.LoJ

U"\.&ú ~

. 0.- tI' t.JA .U..f"'"'

t.JY

í9y ~ \..ji"_ -

A

J ~ t_

J~

J~I

~1

us

'-:l ¿] ft'J.\J ;;~.JJ'-:l

.Ó~

Wj.JJ \..j~\~í~)

úy

,viI

. U-O..J---A r~

J\jJ

Ü~ 'J.I ú1~J úLo c.sh úLJS.lI¿llJ~

rlJ'J.\ ~

L;J

~

lASJ úyJI ~

~~ U .~

U=!W Ü1 ~í

c.?~~J ~)I

~ ,l~ ül$. ~.J ..e - tlJ ül$. r~ JS J ~ J

~J

~

:~

~1 ~1

~

ü\....¡)\ ~~ ~

~

o

úlbJ

Ó~

r~

JSJ ~.J'J.' Ül$.lAS L;yJI

L\~1

4J

.ll..Jl ~

" 'J.\ t.JA 1~ U-O.J

J\j Lo.are)~ ,Ó~.JJ ' ~~j;ljk o

A

-

••

1. ~19

a úclJ o

~,

~ J~)\ ~l úl$. c.?~\ ~\ Lo~ r'-:l'J.\ o- r~ ~J .~yJl ,~Igíl!ú.ull ~o

tI t-?' y~ Ó ~ 1.o:.:.L

.1ot~\..§

.~

"\'I~ ~

ül$.

¡f,

J ~

o

~ .U\ ~.J=""

\~W .~\

~.).l\

..»al ~

~\

t9~

~\

~

~Jj~~~

o

~~)

~ -

~

ó~.JJ ~\j

~\j~~J

~~ ~

b ol"~ óly}..;'

-

¿:\Jjll c.?~~

~

\..jí"_ I~"í';'J'!I

yJ...l\

l¿

üfi~ \~J ..J----Aly:.Júi3~ ü1 !..5L~, 'iJ ~.).l\ ~6,j ~l

. ¿: J~ "

I:lt

~.J

4JGJIo~ ~

b)... \..Q

o

~

o'

W ~J

w~

ó~

Li.,,'u

:~'J.

"\'~~

..»a 'J.\

~

~\j.J

JA"-

1....


,t.

b .~~ [. \,. .

L

.~~ ~f

~.

t: ~ ~

l' e.t"

E' -. \' t " 5-rr:.. -

.~~ -

~. c¡, n, ~ 1::;". ~ e, .~ 11\

~,

,

!... 't)

l~ 1>

t

-

G.~'

\",

'tI

t~ ~\ 11\ ~'tC '. \ P

~tf GL -

I

p' .-

o',

_

[,~ ~

~ 'D\ .~.

~

_.

..'

e.;

G

t. ~

~1 .

\,.

J'

~

~ ~\ r'" t· ~, t,.. l,.~,r. r,· CL e v '!í, -

..., ..,

I

'"

~,

t·.

I

\,. r

'L

.'

\,.

~ -:~. \,. ['. y

~ I

'"

['t

-

[: ~"

·V

o

~

~.

'.# ..,'

I

.. 1

'.

n _. ~

1~"

I

.~.

l ~

e· . 'Ir

f,

- ~~~. ~. - J.'

f.~\\,.. \,.G, ~: ~','~

b

-

'

-

.

~

~ P -,,'

e, ~

,~ ,

r-

r:~

,. -2:

f" \,. \~ r--. ~ l " f:'.

I

í,

b

lb.

~~

~

f

'~

t'

l'

C' lb.

[

~

~

,

e~l.-

~L

~

r-,

G

(;i:~;' t

r-

~ ~

.

~

~~

5-

~.L

~.

-

~ '()

.~ ~ ~

'L .e,

r-

: ~

~:. C

.~ ., -._

~f:G'- L . ~ 1t,~~ ,~~.

C

~.

I~' o' Ir.:

..¿;

-

o~

.-:

1,-

-

[0'

I

c-

)¡.

E

'.

f.

~L.

'\,

'f;

r:" ~.

,r.

.~

[,~

~ e-

"it,

-....,.

\,..

\,.

1}':'

e,

~'

lA '~ L r

v

f•..

'() .~. ,r I

_ t..)¡' b'~, [ r, .~"', 5- f L o n e,

t' ["~ ,¡:::

'l \- f '1' ."?.? ~~~ : ~.~'~~.~ (:. r~~' l' .~,~ ~.r.i5- e·.-"LL. ,. " . ~~" tl t ¡:;:!:..:. \,. ct·. '¡;! ~ \,. E,: r. .-: r., ~ G- 'l \,.[~ ~~ . ~. ~ r ~ ,r _. ~ el -. .,

,

'"

~.

.'~-~'~- ~ "

','

~. ~

~

G.,.J,-v \,.

r,

.;:,.~. ~ ~ ~. I

r e, \,. ~.~, 5- .- :0

~ \,. e, &..

"J ',[;

I

-

~ c· ~

r-

.~

'()

l' [:~~ t' t~'

~

t. ~ - ~~ '¿-

t. _.

I

~'

y' ~ '1:. I

'e . l

L

[~ ~~;.- ef~ '. 'it,. ~ ~.

"",

~

,~

,\".

po

"~'~"

u.,

..., .., \,.

r ~

t".

.

~'.

t,-,

0 ,.

?: ~,r, ~Ih 16 ~r -[.. ~~. ~ ~~ _. L

\,.

,

- n'~ .

- L

~

~. -

~E' ~-

~

l,

rr ::: \"t~.~~~'_.~~f.~- c~- r- ~~ f' -

v,

r, .

~, r

'it,. e-

G.. lA

,\ , ['.~' e L

'.

1

r, ~ e1::-

,1..

í

\,.

~

r,

lb. ~. 'it,. ~'. 'CL

O'

t~'~ o'

~

r C.~. c. I ~' ._. f lb. f I r··f ~

r-~

.~

. [.

r. L 1::-L.

~.

-

[" ~

~ ,. e·. ~... , "

'í...

~.

I

.,

~

o'

[,.

~

~

o' ~

e

"'-=~

-

-,

~'

.

'

-p.

.

--

ti\,.

,',

~ "

~ ,t'

• 'Ií· .~

lD\

f.

1 ..,.., r-

L., 1::- l:..... rl . _. ..• 1:, Ir.:

_...,..,. _

I

I

'"

~

I

o' ~

•.• )

I

.'

~l.-

~:

'It,.~,

.......,

I

I


LAS IDJAS DEL CAMPESINO Hace mucho tiempo, en una aldea lejana, vivía un campesino llamado Murád que tenía dos hijas: Warda y Samira, La hija mayor, Warda, era egoísta, avara y engreída. Samira, por el contrario, era generosa, buena y todos los días acompañaba a su padre al mercado para vender las frutas recogidas en sus campos. Cierto día Murád enfermó y reunió en su habitación a sus hijas a las que dijo: -"Estoy a punto de morir y como sabéis no tengo una gran herencia que dejaros a excepción de los campos de frutas. He decido, por ello, dividirlos en dos partes: una, Warda, para ti y la otra, Samira, para ti. Deseo que los conservéis y los cultivéis porque estos campos son la tierra de nuestros antepasados, nuestro único sustento y quisiera que no los vendierais". Nada más pronunciar estas palabras Murád murió y las dos hermanas empezaron a llorar de tristeza. Los días pasaron y Samira siguió cultivando su parte de la tierra e iba todos los días al mercado tal y como lo había hecho su padre. Muy al contrario, Warda, a pesar de lo que su padre le había dicho, vendió su parte de la tierra al señor alHalabi que era el hombre más rico de la aldea. Un buen día, cuando Samira volvía a casa, se encontró con su hermana y le dijo: -"He sabido que has vendido tu tierra al señor al-Halabi. ¿Por qué has hecho esto?" -"Es sencillo - dijo Warda - Dentro de poco el príncipe de la aldea elegirá una mujer para casarse y con el dinero que me ha pagado el señor al-Halabi me compraré vestidos y joyas y así seré la más bella mujer del pueblo y no hay duda que el príncipe me escogerá a mi en matrimonio". Estando las dos en esa situación, Samira oyó un grito y le dijo a su hermana: -"¿Has oído gritar?" -''No, no he oído nada" le contestó -"Creo que la voz venía de detrás de aquel árbol. Quizás alguien necesite nuestra ayuda" Las dos hermanas corrieron hacia el lugar y cuando llegaron vieron un duendecillo gritando dentro de un agujero -" j Socorro! j Socorro! j Sacadme de aquí!" -"Tranquilízate -le dijo Samira - te sacaremos 10 antes posible" Warda le dijo su hermana: -"¿Esta loca? No bajaré a ese agujero pues se ensuciará mi vestido. Baja tú si quieres" Samira bajó al agujero y apenas pasados unos instantes, salió de él con el duendecillo a sus espaldas. -"Gracias - dijo el duende - Sois en verdad buenas y por ello quiero daros un regalo a cada una pero tengo un problema y es que uno de los regalos es mejor que el otro - dijo el duende mientras señalaba dos cajas - En la caja grande hay cien monedas de oro y en la pequeña hay cien espigas". -"Tengo la solución - dijo Warda - Yo oí tu grito y por ello te sacamos del agujero y del peligro y por ello yo elegiré en primer lugar el regalo" -"Entonces, escoge una caja" le contestó el duendecillo. Warda cogió la caja grande y nada más abrirla lanzó un grito de alegría al encontrar en su interior cien piezas de oro. -"Con estas monedas compraré el vestido más caro del pueblo y cuando el príncipe me vea con él se casará conmigo".


Así, pues, el duende le dio la caja pequeña a Samí'ra en la cual encontró las espigas y dijo: - "Esta tarde las sembraré" Warda llegó a la aldea y entró en la tienda de ropa en donde escogió el vestido más bonito pero cuando abrió la caja para pagar su precio se sorprendió mucho pues las monedas de oro se habían convertido en botones de madera. Nada más salir de la tienda vió al duendecillo y le dijo: -"No eres un duende bueno ya que me has engañado" -"Yo no te he engañado - repuso el duende - te di sólo lo que merecías. Me mentiste porque tú no oíste mis gritos sino que fue tu hermana. Tu avaricia te ha dejado sin dinero". Al día siguiente, cuando Samira salió del campo, vio que las espigas se habían transformado en cien árboles de los que colgaban frutas de oro y dijo: -"¿Qué voy a hacer con estas frutas de oro? Se las daré a los pobres de la aldea porque las necesitan más que yo". Por la tarde Samí'ra dio los dorados frutos a los pobres. Llegó a oídos del príncipe lo acontecido, el cual maravillado de la generosidad de Samira, decidió conocerla y con ella casarse. Y desde aquel día la felicidad imperó en la vida Samí'ra.


IKOTKA

--_4i

/

".


u --~

o

),

~

i--- -,--

"-.

-

/,

¿~

u

L · I I \

E,rulO

MOMHqenu:e

I13Be)J;H'b)l(

cenano

Ha

ztouina urapeaara

MacaTa

KOTKa

H

H pHcyBaJIO

KapTHHKH.

sarroxaana zra rrrczra

npaaa MOMHlfeHl:~eTO. "4

UV)~

c."",,~CQ

sev..t¿

D< ~~v.. ~ f QQe~ cfo, (b. c.1..r)~co...

IJ.-V\o..~~Q. Qo.. ~:tQ ~ ~IJ.-\. ~t6 e.V\

I

c.oW\eYd:6 o,

0..

~bA1Q.('".

ve, ~ g,v-e.

\,-0..-

KaKBO


-

KaKBO

rrpasanr?'

TaJIa JIl060ITllTHaTa

-

Pacysaxr

-

rrorrll-

KOTKa.

K'bII.J:lIlfKa 3a

Ka3aJIO MOMlIQeHD:eTO. -

Te6, BlI)I(,

TOBa e IIOKpRB'bT, TOBa e KOMlIH'bT, a TOBa e BpaTaTa

-

A

-

lI(e

...

KaKBO II.J:e npana narram

TaM?

nesxara

1I II.J:e

napmn xama.

r

- l. Qué -

hO-ce$~ - V~<Q(..t.M. t:ó <h D~bu::p v.uo.. c..s:..'::.¡te:.. ~().

~Qto. c.u.ncSP.

+r -

~-t.e. ~_:~~Q-l~o..Co)e~CA.es

ec...

re'5.\'Oy\~ó Qc...C.l"lc..o. . - kix"().) cYl:"",QV\eo.. '-1 e~to.~ Q().. ~ue.r-

te.... ...

- ¿y -

~u..é vo~

E""QV)Cec-c0)

""-o. ho-ce.r

e.o....

~\,-¡í ~ - 0.:..)0 Qo..~Ol..to...

chi Wle\l'lec.. ~

t.e. ~~ po,

c-o...r0::6

l>-Y'o... Cl-ema..

r.


)

M

MOMHqeHIJ;eTO HapHcyBaJIO

KaK OT KOMHHa H3JIH3a rrymex.

KHTe

A

Kb.IJ:ee

cxasar

nposopem.r?

npes

KOT-

rrp030pUHTe!

'( ~

ó')\Lo.

_ i.~\(\C.Q

~~ó €ht~

~Q..fux" óe, ~

es{vy\() ~

~tQV\~

so..QCo..

e.Q. v,lA\MO

ve.J..,(~Qv"\o.A~ A Qsp~

&. ~

~CAi:.O~

c..\AlW\~IrIec....

0v.:. <óu.S~o...


¡ I

I '1

- ETO H rrp030pU;HTe. Ezraa, ztaa, TPH, qeTHpH... Ka3aJIO MOMHqeHu;eTO H HapHC)'BaJIO qeTHPH rrposopena. - A Kb,lJ;e.:ru;ece pa3xo)J(,lJ;aM?

- 1\~V-.C %tÓM )\;¡

~

Ó1lQ.o...

~

ve.u~00

C1..~~

• Uv-o, } ÓsD~, i:~

<:..t.Aa..-ko

I ~~

I ... -

c..:-

-veV\to..\r)~,

- (. y Q;V\Ce vo ~ o, ~sear?

lo.


') -¡o;:

.:6

(V

-:

(

( (

-ETO TyK. MOMHqeHIJ;eTO napacysano orparta xpañ K'bmaTa, - TOBa me e rpa,L(mIaTa, - Ka3aJIO TO, KOTKaTa rrOrJIe,L(HaJIa li aacscxana: H~Ma rmmo! . , ,

- ?v..e.'S. C'kqu..C •

J..o.. c.'-'ZCA ~'ov...\Ó

-ESto

EQ..

c;.e.,C>: ~ 9><::I-.'t:O vy\~

-iG.v.i

I..J..J-A..C)..

)()S~ ~

5o.ACÁ.V\~

c.L~o

ve,.\)o.. I.Q..U..

o..Qrt:&~' Ce. Qo.. co..SCA.•

c;.,)o co.... c..W<:.~. 3o:dD..~ :

e'.>~? i. f\Vl~ vvo

~

V\O-cc..l ..•.


...•,,' f

r

- Ilosaxañ, uero.

(~

Ka3aJIO MOMlIqeH-

ETO :U:BeTHa rrexa, eTO j16bJI-

-

KOBO zrspso e j16bJIKII, a TOBa e 3eJIeHxyxona

rpa.LJ:IIHa: TYK pacrar

MOpKOBII

II 3eJIe ... -

-,

'ra. -

3eJIe! -

A

HaMpbrn:IIJIa

ce KOTKa-

Kb,n:e nre JIOBjI paña?

-_J

b

_ ES~

, - CA.)o Qo..clnéc.c.. . - F\'?!.u.C v:>to:M

o...~u.~ e.Q..VV\().M."'CcLV'\O ce..V'\

<ku::.

'CO-<rO-\--)o t'0J)

_ \ ~e.(X)Q.Q.ol. -

-i~

~

Q<;j,vS¡ et ~€.A'to: ~ ~

~~~

~V"I~

~Qs¡.~

J

Cr"e-

~QQ.c.

vt\...IY'Icl.6 e.e. c.e..V')o

~<>-

w

Qo...<oo.-\o...

~e.c.es~

IL


I~

/

"

-ETOTyK

11

...

MOMH~eHII;eTO

HapHC)'BaJIO

esepo,

a

B e3epOTO pH6KH.

- Taxa -

o6l1QaM

- Pt~",\

c.\r¡~c.o..

_ P-<¡,\

~to:: Ioi.~···

~~\MAté

A IlTH~

mo6oIIHTHaTa

me lIMa na?

KOTKa.

-

A3

nrasxa.

V\"\l<;ynO ...

y ea... _

e .D:06pe ...

IlOIIHTaJIa

c;...~é v..M. ~'S.to-,.v....<av-€ ~\(') ~ ¿Y

Qc.. 9)o...to.. . A

~loJ""C<) WI: Wle

.

,-",o...bn{ ~ Ojv..$ ~~

Q.Q>S

~~CI...\OS.

1.


T

\

II:(e HMa. ETO KOKOIIIKa, eTO nerne,

eTO 'rñCKa, eTO H TPH rrHJIeH-

u:a ... saxn.pxana

KOTKaTa ce 06JIH3ana,

-

A ...

-

He,

-

A

MllIIIKH rn:e HMa JIH ...

.lo..

B Kñrn:Hq}(aTa?

MllIIIKH HSIMa zta HMa.

KOH:me MIl nasa

s~""Q'oro: ~<:,

H THXHq}(OrrOIIHTaJIa:

Kñrn:Hq}(aTa?

<h-.

~jCMof) J 'ne ~ v..t ~~Q.tlV\o... ) 12Q. 'jQ..QQo I t& <óQ.Y\so ~Q.Q1. Ú::>S... ~o..to.. Sl2. ~Qp..vYl\é, íCVl\oVles:) ~ ~Q¡\.MJo--tó co.\~~Q.0<¡;.c..:

_ i.'(

~o....'o\c{ "o..."\::oV\cl:h:)~

- ,vo} \O-..~<::> v-e.s - 1.y

~v-i~

vvo

-I2...\r\

Q9...

co..sü.?

'v-..co....b~.

va...o, c...u...l.~

e..o.-

~?

~


....-----, /

-,

/

'

-!

//

// í

- me

51 rra311...

qeH~eTO HapllcyBano xysemxa

-

MOMlI-

e~Ha MaflKa

xsmypxa. -

me

51rrasa

T0311Eo611K. KOTKaTa

npr.rnana

onaunca

11K0311HaTa:H: 1I3Be,UHb)l(HaCTpbX. Hana.

--

_ J.o.

~ro

.'. - J..~ '-~\~

0>'0.. ~s. ~o... ~~~

~s

-------

-

<:J.R.

~bJ..,)Ó l.MAD- ~9.u...e~Co- eo...~':.o.

J..o.. c;.u..A.eo..~/ ~b'6\.(.

Q~ vo ..,.-d.ó

&. -e{>~"\-e.

~ ~

ee

~v.s.le.roV\ Q..a¡s

&.~V\~.

l$'.


\

-

He MlI xapecBa

3aJIa KOTKaTa.

,.

-

H ClI OTlIIIIJIa

V(\tL\"

y

se.

iQu..~

Wlr¿

~us~

~to.

~CA.I

Ka-

06l1l1eHa.

BlI)KlIaTe JIlI KaKBa

- ~

Kbl.I(lIqKaTa TlI, -

He lICKaM na )KlIBe51TaM!

-

xanpasaa

~)O

KOTKa!

en.. <óQ"tc:...

• - t0e>

~u...L'€.nJ

~V)n ~\..Le

O~Q..I..A.dlCc...

~o..to..

t.<::u...t..

<:..o...~\\.c:..\noso..~

/(.


***

(Cataluña)

En una colina, cerca del pueblo de Caldes de Estrach, se levanta una torre que llaman de Los Encantados y de la que se cuentan diversas leyendas. Esta es una de ellas

Una muchacha, hija de una de las familias más pobres del pueblo, desapareció sin dejar rastro. Durante muchos días todos los vecinos buscaron a la Joven, sin obtener ni la mas pequeña pista de su paradero y cuando ya todos la daban por perdida, una mañana apareció ante la puerta de su casa, llevando con ella gran cantidad de joyas y monedas de oro, suficientes para alejar la pobreza de la familia

Contó la Joven que, estando una tarde paseando cerca de los Encantados, un águila enorme se abatió sobre ella y aprtstonándola fuertemente en sus garras pero sin causarle el menor daño, la llevo hasta el Interior de la Torre. Dejó a la joven en el suelo y en el acto, el águila se convirtió en un apuesto joven que le pidió disculpas por la forma en que la había arrebatado y le rogó que le ayudara a deshacer el encantamiento que sufrían él y su prometida, por las malas artes de un malvado mago, envidioso del amor que se profesaban. Sólo se podría deshacer el embrujo si una joven accedía a quedar encerrada en la Torre hasta que una paloma VIniera a posarse en sus mano

¡TJ I

1".


*** \

La muchacha decidió quedarse y ayudar en lo posible a deshacer el terrible hechizo y el joven le prometió que de nada habría de preocuparse mientras allí estuviera. Un ejército de duendecillos trabajaba afanosamente para mantenerlo todo perfectamente limpio y ordenado. Media docena de ellos le preparaban sabrosas comidas y otros tantos le confeccionaban suntuosos vestidos y elegantes zapatos. Además de todo eso, cada día, al despertar, encontraba sobre su almohada una espléndida joya o un puñado de monedas de oro. Pasó mucho tiempo hasta que una mañana la muchacha vio una paloma que volaba derecha a su ventana, seguida de cerca por el águila. La paloma se acercó a ella y suavemente se posó sobre sus manos En el mismo momento, el águila volvió a recuperar su forma humana y la paloma se transformó en una preciosa joven de dorados cabellos

Locos de alegría por haber logrado deshacer el encantamiento, añadieron Joyas y regalos a los muchos que ya tenía la joven campesina, le agradecieron mil veces su paciencia y desaparecieron, quedando la joven en libertad para volver con su familia.

1...


LATORREDELSENCANTATS

\

En un turó, prop del poble de Caldes dEstrach, saixeca una torre que diuen de EIs Encantants, i de la qual s-expliquen diverses llegendes. Aquesta és una. Una noia, filla d-una de les famílies més pobres del poble, va desapareixer sense deixar rastreo Durant molts diez tots els veíns van buscar la noia, sense obtenir ni la més petita pista del seu parador, i quan ja tots la donaven per perduda, un matí va aparéixer davant la porta de casa, portant amb ella gran quantitat de joies i monedes dor, suficients per allunyar la pobresa de la família. Va explicar la jove que, estant una tarda passejant prop dels Encatants, una águila enorme es va abatre sobre ella i aprisionándola fortament en les seves urpers, pero sense causar el menor dany, la porto fins a li ínterior de la Torre. Va deixar a lajove aterra, i en lacte, láguila es va convertir en un jove que li va demanar disculpes per la manera con lhabia arrabassat, i li va pregar que l ajudés a desfer r encantament que patien ell i la seva promesa, per les males arts dun malvat mag, envejós de l amor que es professaven, Només es podría desfer l embruixament si una jove accedia a quedar tancada a la Torre fins que un colom vingués a posar-se a les seves manso La noia va decidir quedar-se i ajudar en el posible a desfer el terrible encanteri i el jove li va prometre que de res hauria de preocupar mentte allá his foso Un exércit de follets treballava afanyosament per mantener-ho tot perfectament net i ordenat. Mitja dotzena de -ells li preparaven saboroses menjars i altres tants li confeccionaven sumptuosos vestits i elegants sabates. A més de tot aixó, cada dia, en despertar, trobava sobre el seu coixí una espléndida joia o un grapat de monedes dor. Va pasar molt temps fins que un matí la noia va veure un colom que volava dreta a la seva finestra, seguida de prop per r águila. El colom es va acostar i suaument es va posar sobre les seves manso En el mateix momento, Táguila va tornar a recuperar la seva forma humana i el colom es va transformar en una preciosa jove de daurats cabells. Bojos dalegria per haver aconseguit desfer lencanteri, van afegir joies i regals als molts que ja tenia la jove camperola, li van agrair mil vegades la seva paciencia i van desapareixer, quedant la jove en llibertat per tornar amb la seva familia.

1.4.


· )L~)LJ

b-=+olJt-

l~,,*~~ lt~J~

~~~,~~ff-f

I ~

>\~-~~OO\~+~~~#@I

.~JEffiJ~~~~

~l~~~~

lt ~\)\~~~yttt~~8S ~

~

~)gg~-:S 1:-7L~~,~ ~1t~KQfI>i -t~~~j~~ ffi~gj%1h/ )Uff6fT~mM~\l*--h~~~ ) r6rT t»\ ~ ~ kf{!k~fZ~ ~~.

t'iÍ1

*~37bt

~tt~l11

h O{~~ ~)\-I:J:

--~~.~--~~~--~


)~~

G+s!st-

t31tL--J~1D®*J1Rd3 ~~~

1 ~~~

~*-

~\43tt~J~J2J~~~-~_)4TGb~~

lli3-6Mt¡;-*~J ~

/~~:(~\\

1~~~V¿~4~\~%-1'&r{¡~ ~ )\,-r}J\

~~{~~)>Lsl~ ~~\t*~Mx~,th\~

~7t-

~~~'Étl:~~\3~k')~12f

1;f\;]~tG~~

-t+-bl-u::

~-mW~~-G{~ -+)~+~~~~'1itw~.?fiITfjjf~~ +15 -±-~~~:S~~i5 )~l~~~~~ \~*~-Jil~~~Wr~ ~i~\~~~-4bt;\ 1c{'L*--aW.~~~~fu~(s.~~,\-t~~ 3~~o


•. ·' ... •.~ ~

~ ~

Lo.. G;'yY\~?z en lo- hM-oyú ~üQ c...~ ~t;~) E\

'Y\-en-to

/.

Ú\.

Z0 'rnQrD¡ CDS5

'G5

\)Ju

V~

~?/f'

-~

ViV_Jr¡'Ó

etY\p~féAdcK'~

(~pen9cb\

'eYl

el

,~(j~~

-enR:.~o

pd(1Jc~

~~3

!JI

d-€

cxh-o 6-=F-t.. _ Y e'<\

?rtfov\

lVv

.:JeA --1teh€.. -fooo=~

+ocJ~

los

h~ehJb\m ~

los

Derechos e.,V\

8ob1e\-t'D

~Y)

Lx

2¿Ífh.Yi

-el ~esb lrcdrf¡co .. ~no 61--5 i; P~Y\cu-t~ TG.~ ~ 0CO~u cD'<> 10r\~'1 Uh \=-.\:3 pcrp<:o~) oJ~

IC\

,

8-,-ft,YlC~ íS\ '" eY'>6o."(J9

'St her-ecJD

L

IJU~

-e¡)...~~) -

i-lé\.~ un

Tuv-k~¿~h 'ÓlV?c5 S;:~vrlp:6~Q:S.

-=r Hfd~

yY\-eY\~

,/úe¿:;p

(y,:K-D

//CAlrrodO

--€Y¡

F~ lrh'\~ ~

'1 oS(

Zc60h \Uu peolexcD

f: ó 1choCJS

'

LOA...oVu el

CA.d .

Q~u-d

.......L

od

(f2j I

.i.

ICJeBO

dE'

ehV(~

CGv4.r--er\C'..~~

U(9LO

eSf'er-ro....v--

l~cllbY>lev-YYGh

~Cc

tQC(ludDd .

Só\ cJo.olo_'S de- ----¡G,--lG6'/"~ -ti1~bc:'\V,

Ó2-

GV\faA

L},¡d i -d-CA.~ 8~Veh---e~

subo ir-oclos.

Gl hb

'élS~<A

l

o

COd'-t'JD C~~F"-'0 tos.,

S2--e.

2efJQ'v\ VL . El 2h9!P YrtO\

lOA-

7e6.'o.\'\ \fJv

D

Ch \YlCA.

De

b-=t-o/

D~

ert-onm-s

WLJ

?deo.

U0C\

CO\0

h=.~

}¡pa ,00

o, cz¡)lDboJ,

d-e..I·-v<::~.tV'-

("'-

f-'Íe...\¡ cJ t eJ't)<\.

(~

IO~

~

\

8a

O

~.'l ~

OA...

1 0A,


IjrnvY\0.Y"Y\eJ>+~ ~r(~toc-",-

~

lc; cho~Y'"' .

--

(

'dCA.

-€YCA.VC

,~vtC~


(Madrid) En tiempos de las Cruzadas, vivía en las cercanías de Madrid, un rico moro, tan famoso por sus riquezas como por la belleza de su única hija quien, a pesar de los muchos jóvenes que la pretendían en matnmonio, no mostraba ningún deseo de casarse. Sucedió que una tarde, durante un paseo por las orillas del Manzanares, se encontró con un joven caballero cristiano que abrevaba a su caballo y de ese encuentro, nació un amor tan intenso, que enseguida desearon contraer matrtmonio. Los jóvenes fueron a pedir permiso al padre de ella, que se negó rotundamente a la boda y ordenó que el joven fuera expulsado de su casa y encerró bajo siete llaves a su hija. Desesperado el joven le hizo llegar un mensaje de despedida a su amada y embarco hacia Tierra Santa a luchar contra el Infiel.

La joven mora, esperó en vano meses y meses el regreso del caballero. Jamás volvió a tener noticias suyas Y tampoco Jamás quiso casarse con ninguno de los pretendientes que su familia le propuso. Su padre amenazaba,

su madre rogaba, pero nada podía convencerla de que tomara esposo

Por ver si consequra doblegar su voluntad, su padre ordenó que fuera encerrada en una cueva de pastores y que sólo se le diera para alimentarse pan yagua y unos pobres harapos con que cubrir su cuerpo.

2 ~.


Pero todo fue en vano. La joven no opuso resistencia alguna y se dejó encerrar y encerrada siguió llorando y anhelando el regreso de su amado. Al cabo de algunos meses¡ las sirvientas que le llevaban pan y el aguar la encontraron muerta.

a la cueva el

Cuentan que todos los años¡ en la fecha de la partida de su caballero¡ el espíritu de la joven mora aparece en lo alto de algún otero con la vista fija en el horizonte, esperando ver el regreso de su amado.

2.


La petite chevre de M.Seguin

Ah! qu'elle était jolie la petite chevre de M. Seguin! Qu'elle était jolie avec ses yeux doux, sa barbiche de sous-officier, ses sabots noirs et luisants, ses cornes zébrées et ses longs poils blancs qui lui faisaient une houppelande! M. Seguin avait derríere sa maison un dos entouré d'aubépines. 11avait attaché la petite chevre a un pieu, au plus bel endroit du pré, en ayant bien soin de lui laisser beaucoup de corde. Mais un jour, elle se dit en regardant la montagne: «Comme on doit étre bien lá-haut .Quel plaisir de gambader dans la bruyere !» M. Seguin s'apercevait bien que sa chevre avait quelque chose, mais il ne savait pas ce que c'était ... Un matin, elle se retourna et lui dit: - Écoutez, monsieur Seguin, laissez-moi aller dans la montagne. - Ah! mon Dieu! Blanquette, tu veux me quitter! - Oui, monsieur Seguin. - Alors, qu'est-ce qu'il te faut? Qu'est-ce que tu veux? - Je veux aller dans la montagne, monsieur Seguin. - Mais, malheureuse, tu ne sais pas qu'iI y a le loup dans la montagne ... Que feras-tu quand il viendra? - Je lui donnerai des coups de cornes, monsieur Seguin. - Le loup se moque bien de tes cornes. 11rn'a mangé de biques autrement encornées que toi. .. Elles se sont battues avec le loup toute la nuit ... puis, le matin, le loup les a mangées. - Ca ne fait rien, monsieur Seguin, laissez-moi aller dans la montagne. - Eh bien, non ... je te sauverai malgré toi, coquine! et de peur que tu ne rompes ta corde, je vais t'enfermer dans I'étable, et tu y resteras toujours.» M. Seguin emporta la chevre dans une étable toute noire dont il ferma la porte a double tour. Malheureusement, iI avait oublié la fenétre, et a peine eut-il le dos tourné que la petite s'en alla. Quand elle arriva dans la montagne, ce fut un ravissement général. Jamais les vieux sapins n'avaient rien vu d'aussi joli. On la recut comme une petite reine. Et quelle herbe! Savoureuse, fine, dentelée, faite de mille plantes. Et les fleurs! Tout a coup, le vent fraichit. La montagne devint violette; c'était le soir. En bas, le dos de M. Seguin disparaissait dans le brouillard, et de la maisonnette on ne voyait plus que le toit avec un peu de fumée. Elle tressaillit. Puis ce fut un hurlement dans la montagne: «Houl hou!» Elle pensa au loup. - Hou! hou! faisait le loup. La chevre entendit derriere elle un bruit de feuilles. Elle se retourna, et vit dans I'ombre deux oreilles courtes, toutes droites, avec deux yeux qui reluisaient. C'était le loup. Énorme, immobile, il était la, regardant la petite chevre blanche et la dégustant par avance. Comme il savait qu'il la mangerait, le loup ne se pressait paso Blanquette se sentit perdue... elle tomba en garde, la téte basse et la corne en avant, comme une brave chevre de M. Seguin qu'elle était. Le monstre s'avanca, et les petites cornes entrerent en danse. Ah! la brave chevrette! Plus de dix fois, elle forca le loup a reculer, Blanquette redoubla de coups de cornes, le loup de coups de dents ... - Enfin! dit la pauvre béte, qui n'attendait plus que le jour pour mourir; et elle s'allongea par terre dans sa belle fourrure blanche toute tachée de sango Alors le loup se jeta sur la petite chevre et la mangea.

2t


-~

la cab,. del Señor SeguiR El señor Seguin nunca había tenido suerte con sus cabras. Todas las perdía de la misma manera: un buen día rompían la cuerda y se iban al monte, y allá arriba se las comía el lobo. Ni lascaricias

de su amo, ni el miedo aliaba, nada las retenía. Sin embargo; no se desanimó, y después de haber

perdido seis cabras de la misma manera, compró la séptima, sólo que ~stavez tuvocuidado para que se acostumbrara

de buscarlamuy.joven,

mejor a vivir con él.

[Ah, qué linda era la cabrita del señor Seguin!

[Oué

linda era con sus ojos dulces, su perilla de suboficial, sus pezuñas

negras y lustrosas, sus cuernos rayados y sus largos pelos blancos que le hacían una hopalanda! El señor Seguin tenía detrás de su casa un cercado rodeado de espinos. Allí fué donde instaló la nueva pensionista.

La ató a una estaca en el

sitio más bonito del prado, cuidando de dejarle mucha cuerda,. Un dia, mirando al monte, la cabra se dijo: «iQué bien se debe estar allí arriba!

[Oué

gusto brincar en el brezo.

Bien notaba e.1señor Seguin que a su cabra le pasaba algo, pero no sabía lo que era ... Una mañana, hacia él

y Ie

la cabra se volvió

dijo en su lenguaje:

'-SeñorSeguin,escuche,

languidezco en su casa, déjeme ir al monte ..

:...-Cómo, Blanquette, ¿quieres dejarme? -Sí,

señor Seguin.

-Entonces, -Quiero -Pero

¿qué necesitas?, ¿qué quieres? irrne al monte, señor Seguin.

desgraciada,

¿no sabes que en el monte está el lobo? .. ¿Qué harás cuando aparezca? ..

-Lo

embestiré con mis cuernos, señor Seguin.

-El

lobo se ríe de tus cuernos. Me ha comido cabras con más cuernos que tú. Pelearon con el lobo toda la noche ...

después, por la mañana, el lobo se las comió. "'--iNóimporta, e-

señorSequin,

déjeme ir al monte.

.Pues no, vaya, te salvaré a pesar tuyo, picara! y para que no rompas la cuerda vaya encerrarte en el establo y allí

estarás siempre. El señor Seguin se llevó la cabra a un establo muy oscuro, cuya puerta cerró con dos vueltas. Desgraciadamente

se

había olvidado de la ventana, y apenas había vuelto la espalda, cuando la cabrita se marchó ... Cuando la cabra blanca llegó al monte hubo un deslumbramiento

general. Los viejos abetos no habían visto nunca nada

tan lindo. Se la recibió como a una pequeña reina.¡ Y qué hierba! Sabrosa, fina, festoneada, formada por mil plantas. [Y : flores! De repente, el viento .refrescó. El monte se volvía violeta; era el atardecer...

.

Abajo, los campos estaban ahogados en bruma. El cercado del señor Sequin desaparecia

... entre la niebla, y de la casita

no se veía más que el tejado con un poco de humo. Tembló ... después hubo un aullido en el monte: -iUuuh,

uuuh!

Pensó en el lobo; -iUuuh,

uuuh!-hacía

el lobo.

La cabra percibió tras ella un ruido de hojas. Se volvió y vio en la sombra dos orejas cortas,muy

derechas, con dos ojos

relucientes ... Era el lobo. Enorme, inmóvil, allí estaba mirando a la cabrita blanca y saboreándola

por adelantado. Como estaba seguro de que sé

la comería, el lobo no se apresuraba. Bíanquette se sintió perdida. Se dijo que tal vez lo mejor sería dejarse comer ensequida;

.

.

después,sintiéndose

arrebatada, se puso en guardia, la cabeza baja y los cuernos hacia adelante, como una valiente cabra del señor Seguin que era ... Entonces avanzó el monstruo y los pequeños cuernos entraron en juego.

[Ah, la valiente cabrita! [Oué animosa! Más de diez veces, obligó al lobo a retroceder para tomar aliento. Esto duró toda. la noche. De cuando en cuando, la cabra del señor Seguin miraba las estrellas bailar en el claro cielo y se decía: -iOh,

con tal que resista hasta el alba!. ... Blanquette redobló sus embestidas, el lobo sus dentelladas ... Un resplandor

pálido apareció en el horizonte -:-iPOr fin!~ijo.

el pobre animal, que sólo esperaba al día para morir; y se tendió en tierra, envuelta en su bella piel

blanca todamanchada

de sangre ...

Entonces el lobo se arrojó sobre la cabrita y se la comió.


LA PRJNCESA D!A BARBAN€;A

"

En tiempos de la conquista romana llegó a Barbanca una cohorte de tropas que pusieron en alerta a los celtas de Touta. La defensa de los celtas era impenetrable para los militares romanos.

Después de muchas luchas, los romanos pagaron a un traidor y lograron coger prisionera a la hija del rey de Touta. Pedían a cambio de su libertad que dejasen las armas y un rescate en oro.

Los celtas de A Barbanca dejaron las armas para poder recuperar a la hija del rey. Los romanos devolvieron viva a la princesa, pero le cortaron los dos pechos. Desde entonces, se cuenta que el río Barbanca antes de llegar al mar, grita fuerte, casi con más fuerza ahora, con el mismo ruido que semeja al que hacen las armas al caer al suelo unas sobre otras. Al borde del mar, los muchachos lanzan piedras para que al rebotar sobre las aguas hagan que sus deseos se conviertan en realidad. Las piedras son runas (cantos rodados de los ríos) que quieren decir "secretos" en lengua celta.


LA PRINCESAD' A BARBANC;A

Nos tempos da conquista romana Barbanca alcanzou un grupo de soldados colocados en alerta Touta Celtic. A defensa Celtic era impenetrable para o exército romano. Despois de moita loita, os romanos pagaron un traidor e lograron levar un prisioneiro para a filla do rei de Touta. Eles pediron a súa liberdade arde para deixar as súas armas e rescate en aura. A Barbanca Os celtas deu as súas armas, a fin de recuperar a filla do rei. Os romanos volveron vivos para a princesa, pero cortaron ambas as mamas. Desde entón, que o río Barbanca antes de chegar ao mar, berra ben alto, case milis dificil agora, ea mesmo ruído semellante a armas feitas caendo uns sobre outros. No litoral, os nenas tiran pedras a ir na auga para facer os seus desexos se fagan realidade. As pedras son as runas (pedras do río) para significar "segredo" na lingua celta.

21(.


~

T_H_E__N_I_G_H_T_I_N_G_A_l_E_A_N__D_T_H_E __ R_O_S_E

I

(by Oscar Wilde) "She said that she would dance with me if 1 brought her red roses," cried the young Student; "but in all my garden there is no red rose." From her nest in the holm-oak tree the Nightingale heard him, and she looked out through the leaves, and wondered. "No red rose in all my garden!" he cried, and his beautiful eyes filled with tears. "Ah, on what little things does happiness depend! 1 have read all that the wise men have written, and all the secrets of philosophy are mine, yet for want of a red rose is my life made wretched." "Here at last is a true lover," said the Nightingale. "Night after night have 1 sung of him, though 1 knew him not: night after night have 1 told his story to the stars, and now 1 see him. His hair is dark as the hyacinth-blossom, and his lips are red as the rose of his desire; but passion has made his face like pale ivory, and sorrow has set her seal upon his brow." "The Prince gives a ball to-morrow night," murmured the young Student, "and my love will be of the company. If 1 bring her a red rose she will dance with me till dawn. If 1 bring her a red rose, 1 shall hold her in my arms, and she will lean her head upon my shoulder, and her hand will be clasped in mine. But there is no red rose in my garden, so 1 shall sit lonely, and she will pass me by. She will have no heed of me, and my heart will break." "Here indeed is the true lover," said the Nightingale. "What 1 sing of, he suffers--what is joy to me, to him is pain. Surely Love is a wonderful thing. It is more precious than emeralds, and dearer than fine opals. Pearls and pomegranates cannot buy it, nor is it set forth in the marketplace. It may not be purchased of the merchants, nor can it be weighed out in the balance for gold." "The musicians will sit in their gallery," said the young Student, "and play upon their stringed instruments, and my love will dance to the sound of the harp and the violin. She will dance so lightly that her feet will not touch the floor, and the courtiers in their gay dresses will throng round her. But with me she will not dance, for 1 have no red rose to give her"; and he flung himself down on the grass, and buried, his face inhis hands, and wept. "Why is he weeping?" asked a little Green Lizard, as he ran past him with his tail in the air. "Why, indeed?" said a Butterfly, who was fluttering about after a sunbeam. "Why, indeed?" whispered a Daisy to his neighbour, in a soft, low voice. "He is weepinq for a red rose," said the Nightingale. "For a red rose?" they cried; "how very ridiculous!" and the little Lizard, who was something of a cynic, laughed outright. But the Nightingale understood the secret of the Student's sorrow, and she sat silent in the oak-tree, and thought about the mystery of Love.

21-


The young 5tudent was still Iying on the grass, where she had left him, and the tears were not yet dry in his beautiful eyes. "Be happy," cried the Nightingale, "be happy; you shall have your red rose. I will build it out of music by moonlight, and stain it with my own heart'sblood. AII that I ask of you in return is that you will be a true lover, for Love is wiser than Philosophy, though she is wise, and mightier than Power, though he is mighty. Flame- coloured are his wings, and coloured like flame is his body. His lips are sweet as honey, and his breath is like frankincense." The 5tudent looked up from the grass, and listened, but he could not understand what the Nightingale was saving to him, for he only knew the things that are written down in books. But the Oak-tree understood, and felt sad, for he was very fond of the little Nightingale who had built her nest in his branches. "5ing me one last song," he whispered; "1 shall feel very lonely when you are gone." So the Nightingale sang to the Oak-tree, and her voice was likewater bubbling from a silver jaro When she had finished her song the 5tudent got up, and pulled a note-book and a lead-pencil out of his pocket. "5he has form," he said to himself, as he walked away through the grove-"that cannot be denied to her; but has she got feeling? I am afraid noto In fact, she is like most artists; she is all style, without any sincerity. 5he would not sacrifice herself for others. 5he thinks merely of music, and everybody knows that the arts are selfish. 5till, it must be admitted that she has some beautiful notes in her voice. What a pity it is that they do not mean anything, or do any practical good." And he went into his room, and lay down on his little pallet-bed, and began to think of his love; and, after a time, he fell asleep. And when the Moon shone in the heavens the Nightingale flew to the Rosetree, and set her breast against the thorn. AII night long she sang with her breast against the thorn, and the cold crystal Moon leaned down and listened. AII night long she sang, and the thorn went deeper and deeper into her breast, and her life-blood ebbed away from her. 5he sang first of the birth of love in the heart of a boy and a girl. And on the top-rnost spray of the Rose-tree there blossomed a marvellous rose, petal following petal, as song followed songo Pale was it, at first, as the mist that hangs over the river--pale as the feet of the morning, and silver as the wings of the dawn. As the shadow of a rose in a mirror of silver, as the shadow of a rose in a water-pool, so was the rose that blossomed on the topmost spray of the Tree. But the Tree cried to the Nightingale to press closer against the thorn. "Press closer, little Nightingale," cried the Tree, "or the Day will come before the rose is finished." So the Nightingale pressed closer against the thorn, and louder and louder grew her song, for she sang of the birth of passion in the soul of aman and a maid.


5uddenly she spread her brown wings for flight, and soared into the air. 5he passed through the grove like a shadow, and like a shadow she sailed across the garden. In the centre of the grass-plot was standing a beautiful Rose-tree, and when she saw it she flew over to it, and lit upon a spray. "Give me a red rose," she cried, "and 1 will sing you my sweetest song." But the Tree shook its head. "My roses are white," it answered; "as white as the foam of the sea, and whiter than the snow upon the mountain. But go to my brother who grows round the old sun-dial, and perhaps he will give you what you want." 50 the Nightingale flew over to the Rose-tree that was growing round the old sun-dial, "Give me a red rose," she cried, "and 1 will sing you my sweetest song." But the Tree shook its head. "My roses are yellow," it answered; "as yellow as the hair of the mermaiden who sits upon an amber throne, and yellower than the daffodil that blooms in the meadow before the mower comes with his scythe. But go to my brother who grows beneath the 5tudent's window, and perhaps he will give you what you want." 50 the Nightingale flew over to the Rose-tree that was growing beneath the 5tudent's window. "Give me a red rose," she cried, "and 1 will sing you my sweetest song." But the Tree shook its head. "My roses are red," it answered, "as red as the feet of the dove, and redder than the great fans of coral that wave and wave in the ocean-cavern. But the winter has chilled my veins, and the frost has nipped my buds, and the storm has broken my branches, and 1 shall have no roses at all this year." "One red rose is all 1 want," cried the Nightingale, "only one red rose! Is there no way by which 1 can get it?" "There is away," answered the Tree; "but it is so terrible that 1 dare not tell it to you." "Tell it to me," said the Nightingale, "1 am not afraid." "If you want a red rose," said the Tree, "you must build it out of music by moonlight, and stain it with your own heart's-blood. You must sing to me with your breast against a thorn. AII night long you must sing to me, and the thorn must pierce your heart, and your life-blood must flow into my veins, and become mine." "Death is a great price to pay for a red rose," cried the Nightingale, "and Life is very dear to al\. It is pleasant to sit in the green wood, and to watch the 5un in his chariot of gold, and the Moon in her chariot of pearl, 5weet is the scent of the hawthorn, and sweet are the bluebells that hide in the valley, and the heather that blows on the hil\. Yet Love is better than Life, and what is the heart of a bird compared to the heart of aman?" 50 she spread her brown wings for flight, and soared into the air. 5he swept over the garden like a shadow, and like a shadow she sailed through the grove.

21.


And a delicate flush of pink came into the leaves of the rase, like the flush in the face of the bridegroom when he kisses the lips of the bride. But the thorn had not yet reached her heart, so the rase's heart remained white, for only a Nightingale's heart's-blood can crimson the heart of a rose. And the Tree cried to the Nightingale to press closer against the thorn. "Press closer, little Nightingale," cried the Tree, "or the Day will come before the rase is finished." So the Nightingale pressed closer against the thorn, and the thorn touched her heart, and a fierce pang of pain shot thraugh her. Bitter, bitter was the pain, and wilder and wilder grew her song, for she sang of the Love that is perfected by Death, of the Love that dies not in the tomb. And the marvellous rase became crimson, like the rase of the eastern sky. Crimson was the girdle of petals, and crimson as a ruby was the heart. But the Nightingale's voice grew fainter, and her little wings began to beat, and a film came over her eyes. Fainter and fainter grew her song, and she felt something choking her in her throat. Then she gave one last burst of music. The white Moon heard it, and she forgot the dawn, and lingered on in the sky. The red rase heard it, and it trembled all over with ecstasy, and opened its petals to the cold morning air. Echo bore it to her purple carven in the hills, and woke the sleeping shepherds frorn their dreams. It floated through the reeds of the river, and they carried its message to the sea. "Look, look!" cried the Tree, "the rose is finished now"; but the Nightingale made no answer, for she was Iying dead in the long grass, with the thorn in her heart. And at noon the Student opened his window and looked out. "Why, what a wonderful piece of luck!" he cried; "here is a red rose! 1 have never seen any rase like it in all my life. It is so beautiful that 1 am sure it has a long Latin name"; and he leaned down and plucked it. Then he put on his hat, and ran up to the Prafessor's house with the rose in his hand. The daughter of the Professor was sitting in the doorway winding blue silk on a reel, and her little dog was Iying at her feet. "You said that you would dance with me if 1 braught you a red rase," cried the Student. "Here is the reddest rase in all the world. You will wear it tonight next your heart, and as we dance together it will tell you how 1 love you." But the girl frawned. "1 am afraid it will not go with my dress," she answered; "and, besides, the Chamberlain's nephew has sent me some real jewels, and everybody knows that jewels cost far more than flowers." "Well, upon my word, you are very ungrateful," said the Student angrily; and he threw the rase into the street, where it fell into the gutter, and a cart-wheel went over it. "Ungrateful!" said the qirl. "1 tell you what, you are very rude; and, after all, who are you? Only 1 am a Student. Why, 1 don't believe you have even

. "._~."' . ""~.' " . !'~"

. .

.

.

:, .

.

.

.

~

.â&#x20AC;˘

'.

~"

. .

''-,

.

.

.. . ,


got silver buckles to your shoes as the Chamberlain's nephew has"; and she got up from her chair and went into the house. "What a silly thing Love is," said the 5tudent as he walked away. "It is not half as useful as Logic, for it does not prove anything, and it is always telling one of things that are not going to happen, and making one believe things that are not true. In fact, it is quite unpractical, and, as in this age to be practical is everything, I shall go back to Philosophy and study Metaphysics." 50 he returned to his room and pulled out a great dusty book, and began to read.

.~~'T-_... _

~",-'"

_ -_----

LO

1


EL RUISEÑOR Y LA ROSA (de Oscar Wilde)

"Ha dicho que bailaría conmigo si le llevo rosas roj~s", exclamó~ .des?la,?o, el joven estudiante, "pero no hay ni una sola rosa roja en todo mi jardín. En la encina, desde su nido, oyole el ruiseñor, y lo miró a través del follaje. "iNi una sola rosa roja en todo mi jardín!", seguía lamentándose, Y ~us bellos ojos se llenaron de lágrimas. "iAh! iDe qué cosas t~n pequenas depende la felicidad! Yo he leído todo lo escrito por los sabios, conozco todos los secretos de la filosofía. y ahora, por la posesión de una rosa roja, siento mi vida destrozada." "He aquí, al fin, un verdadero enamorado", dijo el ruiseñor. "Noche tras noche he cantado sobre él, a pesar de no conocerlo. Noche tras noche he relatado su historia a las estrellas, y ahora lo contemplo. Su cabello es oscuro como la flor del jacinto, y sus labios rojos como la rosa que desea encontrar; pero su ansiedad ha tornado su faz tan pálida como el marfil; y la tristeza le ha dejado su sello en la frente." "El Príncipe da un baile mañana en la noche", murmuró el joven estudiante. "Y mi amada formará parte del cortejo. Si le obsequio con una rosa roja, bailará conmigo hasta el amanecer. Si le llevo una rosa roja, la tendré entre mis brazos, y su cabeza descansará sobre mi hombro, y su mano será aprisionada por la mía. Pero no hay ninguna rosa roja en mi jardín; me sentaré solo y ella pasará ante mí, no me hará caso, y sentiré desgarrarse mi corazón." "Aquí, sin lugar a dudas, está el perfecto enamorado", dijo de nuevo el ruiseñor. "Lo que yo canto, para él es sufrimiento; lo que para mí es alegría, para él es dolor. Ciertamente el amor es algo maravilloso. Es más valioso que las esmeraldas, y más precioso que los finos ópalos. Ni las perlas ni las granadas pueden cornprarlo, porque no está a la venta en los mercados. No puede adquirirse de los mercaderes, ni pesarse en una balanza como el oro." "Los músicos estarán en su estrado", decía el estudiante, "tocando sus ins.truf!lentos de cuerda, y mi amada bailará al compás del arpa y del violín. Bailara en forma tan sublime, que sus pies no tocarán el suelo, y los cortesanos con sus vistosos trajes formarán un círculo alrededor de ella. Pero ~? bailará conmigo, porque no tengo una rosa roja para ofrecérsela"; y se dejó caer sobre la hierba, y ocultando su cara entre las manos, lloró. "¿Por qué llora?", Preguntó una pequeña lagartija cola levantada junto al ruiseñor. "De veras, sol. "Es cierto, vecina.

verde,

épor qué?", Dijo una mariposa que revoloteaba

pasando con su en un rayo de

épor qué?", Susurró en voz baja y melodiosa, una margarita a su

"Llora por una rosa roja", dijo el ruiseñor.


"¿Por una rosa roja?, Exclamaron todos. "iQué tontería!" Y la laga era algo cínica, se echó a reír. Pero el ruiseñor conocía el secreto de la pena del estudiante, y permanecía silencioso, posado sobre la encina, reflexionando sobre el misterio del amor. De pronto, extendiendo sus alas oscuras para volar, remontó el vuelo. Pasó a través de la arboleda como una sombra, y como una sombra cruzó el jardín. En el centro del parterre se erguía un rosal precioso, y al vislumbrarlo, voló hacia él enseguida. "Dame una rosa roja", dijo suplicante, "y te cantaré la más dulce de mis canciones". Pero el rosal sacudió su cabeza. "Mis rosas son blancas", contestó. "Tan blancas como la espuma del mar, y más blancas que la nieve en la cumbre de las montañas. Pero ve a mi hermano que crece alrededor del reloj de sol, y quizás pueda darte lo que quieres." Entonces el ruiseñor voló sobre el rosal que crecía alrededor del reloj de sol. "Dame una rosa roja", imploraba, canciones".

"y te cantaré la más dulce de mis

Pero el rosal sacudió su cabeza. "Mis rosas son amarillas", respondió. "Tan amarillas como el cabello de la sirena que reposa en un trono de ámbar, y más amarillas que el narciso que florea en los prados, antes de que el segador llegue con su hoz. Pero ve con mi hermano que crece bajo la ventana del estudiante, y quizás pueda darte lo que deseas." Entonces el ruiseñor voló sobre el rosal que crecía bajo la ventana del estudiante. "Dame una rosa roja", dijo, "y te cantaré la más dulce de mis canciones". Pero el rosal sacudió la cabeza. "Mis rosas son rojas, tan rojas como la pata de la paloma; y más rojas que los hermosos abanicos de coral que se mecen Y mecen, en las profundas cavernas del océano. Pero el invierno ha helado mis venas, y la escarcha ha quemado mis capullos, y la tormenta ha quebrado mis ramas, y no tendré rosas en todo el año." . y el ruiseñor insistía: "Una sola rosa roja es lo que necesito. iSólo una rosa roja! é.No existe algún medio por el cual pueda conseguirla?" "Hay una forma en que podrías conseguirla", contestó el rosal. "Pero es tan terrible, que no me atrevo a decírtelo." "Dímelo", dijo el ruiseñor. "No tengo miedo." "Si quieres una rosa roja, la tendrás que formar con musrca a la luz de la luna, y teñirla con la sangre de tu propio corazón. Tendrás que cantarme con tu pecho apoyado contra una espina. Toda la noche deberás cantarme,

3.


y la espina rasgará tu corazón, y la vida de tu sangre correrá por mis venas, y será mía." "La vida es un precio muy elevado por una rosa roja", dije el ruiseñor, "y la vida nos es a todos muy querida. Es agradable posarse en los árboles del bosque, contemplar el sol en su carroza de oro, y la luna en su carroza de nácar. Es dulce el aroma del espino blanco, y dulces son las campánulas azules que se ocultan en los valles, y el brezo que se esparce en las colinas. Sin embargo, el amor es mejor que la vida, y ... équé es el corazón de un pájaro, comparado con el corazón de un hombre?" Entonces extendió sus oscuras alas para volar, y se remontó en el aire. Se deslizó sobre el jardín, como una sombra, y como una sombra cruzó el bosque. El joven estudiante permanecía tendido sobre la hierba en el mismo lugar donde lo había dejado; y las lágrimas no desaparecían aún de sus hermosos ojos. "iAlégrate!", gritó el ruiseñor. "iAlégrate! iVas a conseguir tu rosa roja! La voy a crear con música, a la luz de la luna, y la teñiré con la sangre de mi propio corazón. Todo lo que pido de ti, en recompensa, es que seas un enamorado perfecto, porque el Amor es más sabio que la Filosofía, aunque ella sea sabia; y más fuerte que la fuerza, aunque ella sea fuerte. Sus alas tienen el color del fuego, y el fuego ilumina su cuerpo. Sus labios son dulces como la miel, y su aliento es como el incienso. El estudiante mirando hacia arriba escuchó. Pero no pudo entender la confidencia del ruiseñor, pues sólo le era posible comprender las cosas que estaban escritas en los libros. Pero la encina, dándose cuenta de todo, se sintió triste; porque quería mucho al ruiseñor que había hecho su nido entre sus ramas. "Cántame una última canción", murmuró, "me voy a sentir muy solo cuando te vayas". Entonces el ruiseñor cantó para la encina, y su canto era fluido como agua cristalina, vertida de un ánfora de plata. Al terminar su canción, pudo ver que el estudiante se levantaba, sacando al mismo tiempo de su bolsillo, un cuaderno y un lápiz. "El ruiseñor es hermoso", se decía mientras caminaba por el bosque, "no puede negársele; pero... ¿posee sentimientos? Creo que no. En realidad, es igual a la mayoría de los artistas; todo en él es estilo y forma, sin sinceridad. No se sacrificaría por otros. No piensa más que en la música, y todo mundo sabe que las artes se caracterizan por su egoísmo. No obstante, hay que reconocer que emite algunas notas preciosas en su canto. iQué lástima que no signifiquen nada, o se conviertan en algo bueno y práctico"!. y entró a su cuarto, y acostándose en un catre desvencijado, y pensando en su amada, después de unos momentos, se había dormido. y cuando la luna brilló en el cielo, el ruiseñor voló hacia el rosal apoyando fuertemente su pecho contra la espina. Cantó durante toda la noche con el pecho oprimido sobre la espina; y la luna gélida, como hecha de cristal, se inclinaba hacia la tierra para escucharle. Cantó toda la noche, y la espina


iba clavándose más y más honda en su pecho, y la sangre de escapaba. Primero cantó al amor naciente en el corazón de un joven y una doncella. Y en la parte más alta del rosal apareció, pétalo tras pétalo, al igual que canción tras canción, una rosa espléndida. Al principio era pálida, como la neblina suspendida sobre el río, imprecisa como los primeros pasos de la mañana, y argentada como las alas de la aurora. Como el reflejo de una rosa en un espejo de plata, como la sombra de una rosa sobre un estanque de agua clara. iAsí era la rosa que brotó en la rama más alta del rosal! Pero el rosal le dijo al ruiseñor que apretase con más fuerza su pecho contra la espina. "Oprime más tu pecho contra la espina, ruiseñor", decía el rosal, "o llegará el día antes de que la rosa esté terminada". Entonces el ruiseñor uniendo su pecho con más fuerza a la espina, entonó una melodía cada vez más vibrante; ahora cantaba a la pasión naciente en el seno de un joven y una doncella. y un delicado rubor iba cubriendo los pétalos de la rosa, igual al rubor que sube a la cara del novio cuando besa los labios de su desposada. Pero la espina aún no había llegado a su corazón, así que la corola de la rosa permanecía blanca, porque solamente la sangre del corazón de un ruiseñor puede encender el corazón de una rosa. y el rosal decía al ruiseñor: "Aprieta más, pequeño ruiseñor; o llegará el día antes de que la rosa esté terminada." Entonces el ruiseñor apretando con todas sus fuerzas su pequeño pecho contra la espina, hizo que ésta hiriese su corazón, y el cruel espasmo del dolor lo atravesó. Terrible, terrible era el dolor mientras el canto se hacía más y más salvaje porque ahora cantaba al amor perfeccionado por la muerte, al amor que no termina en la tumba. y la rosa magnífica se tornó roja, como las rosas de Oriente. Rojos eran los pétalos que la circundaban, y rojo como el rubí era su corazón. Pero la voz del ruiseñor iba apagándose, y sus alas comenzaron a vibrar, y un velo le cubrió los ojos. Su canto era cada vez más débil, algo estrangulaba su garganta. Entonces lanzó un último trino musical. La pálida luna al oirlo, olvidándose de la aurora, estuvo vagando por los cielos. La rosa roja al escucharlo se estremeció en éxtasis, desplegando sus pétalos al aire fresco del amanecer. El eco lo fue llevando hasta la caverna oscura de las colinas, y despertó de sus sueños a los pastores. Fue flotando entre los cañaverales del río, y ellos hicieron llegar su mensaje al mar. "iMira, mira!", gritó el rosal. "Ya está terminada la rosa." Pero el ruiseñor ya no podía contestar. Estaba muerto sobre la crecida hierba, con una espina clavada en el corazón. Y al mediodía el estudiante, abriendo su ventana, miró afuera. iCómo ... qué suerte maravillosa!", exclamó. "iHay una rosa roja! iNunca había visto rosa como ésta en toda mi vida! iEs tan hermosa que seguramente tiene un nombre latino muy largo!", e inclinándose la cortó.


)

Entonces se puso el sombrero y se fue corriendo a casa del profesor, con la rosa en la mano. La hija del profesor estaba sentada en el umbral de su casa devanando seda azul en la rueca y su perro descansaba a sus pies. "Me dijiste que bailarías conmigo, si te obsequiaba una rosa roja", dijo el estudiante. "Aquí tienes la rosa más roja de todo el mundo. La lucirás está noche junto a tu corazón, y mientras bailamos juntos, ella te dirá lo mucho que te amo." Pero la muchacha hizo un gesto desdeñoso. "Temo que no va a hacer juego con mi vestido, y además el sobrino del chambelán me ha obsequiado unas joyas finísimas, y todo el mundo sabe que las joyas valen más que las flores. "En verdad, eres una ingrata", dijo furioso el estudiante. Y tiró la rosa al arroyo, y un pesado carromato la deshizo. "dngrata ... ? Debo confesarte que me pareces un mal educado. Después de todo; cquién eres tú? Nada más que un estudiante. Creo que ni tienes hebillas de plata en tus zapatos, como las tiene el sobrino del chambelán." Y levantándose de la silla, entró en la casa. "iQué cosa más tonta es el amor!", dijo el estudiante alejándose. "No tiene la mitad de la utilidad que tiene la Lógica; porque no demuestra nada, siempre nos habla de lo irrealizable y nos hace creer en cosas que no existen. Verdaderamente es un sentimiento impráctico; y como en estos tiempos el ser práctico lo es todo, volveré a la Filosofía, y estudiaré Metafísica." Así pues, regresó a su cuarto, y tomando en sus manos un gran libro polvoriento, comenzó a leer.


LA ROSA Y EL CLA VEL EN UN JARDÍN EN EL MEDIO,

UN AROMA LLAMA LA ATENCIÓN,

LAS MÁS BELLA DE TODAS LAS ROSAS.

EN UN BELLO DÍA PLANTARON

JUNTO

A ELLA UN CLAVEL,

TAN BELLO Y ENCANTADOR.

PERO ÉL QUEDÓ ENCANTADO

POR UNA,

LA MÁS BELLA DE TODAS. ÉSTA, A SU

VEZ, NO LE HACÍA CASO,

iPOBRECITO DEL SE SINTIÓ

INFELIZ

CLAVO!

DE TANTAS

FLORES BELLAS

iFUE A ESCOGER JUSTO A ELLA!

CON EL PASAR DEL TIEMPO FUE ENVEJECIENDO CASI SIN

VEZ MÁS.

VIDA PASÓ UNA PERSONA Y LO COGIÓ

CON MUCHO CARIÑO Y AMOR LO ÉL OLVIDANDO

CADA

VOLVIÓ A PLANTAR.

VIVIÓ SUS DÍAS FELIZ,

QUE UN DÍA CONOCIÓ A LA MÁS BELLA, QUE EL AMOR A ÉL NEGÓ.

HOY QUIEN

VIVE SOLA ES ELLA. ..

PUES AMOR NEGÓ Y JAMÁS

ENCONTRÓ.


E O CRAVO

A ROSA

EM UN J ARDIN UM AMaRA CHAMA A ATEN(;:AO, BEM NO MEIO A MAS BELLA DE TODAS AS ROSAS. E EM UM BELLO DIA PLANT AROM BEM JUNTO

A ELA UN CRAVO,

T »o BELLO E CHARMOSO.

MAS ELE SE APAIXONOU A MAIS

POR UNA,

BELA DE TODAS,

E ELA NEM DEU MORAL PARA ELE, iCOIT ADO DO CRAVO! SENTIOSE

INFELIZ

NO MEIO DE TANTAS

FLORES BELAS,

iFOI LaGO ESCOLHER JUSTO ELA!

COMO PASSAR DOS TEMPOS FOI ENVELAENCIENDO

CADA

VEZ MÁS,

CUASE MORRENDO PASSAOU UNMA PESSOA E LEVOU COM MUlTO

CARINHO LA

ESQUECENDO

E AMOR PLANTOU E CRA

va OUTRA

VIVEU SEUS DIAS FELIZ QUE UN DIA CONHECEU A MAS BELA

QUE AMOR A ELE NEGOU. HOJE QUEM

VIVE SO E ELA. ..

POIS AMOR NEGOU E JAMAIS

ENCONTROU

VEZ.


Bunicul De Barbu Stefanescu DeLavrancea Se scutura din salcam o ploaie de miresme. Bunicul sta pe prispa. Se gandeste. La ce se gandeste? La nimie. Numara florile eare ead. Se uita-n fundul gradinii. Se scarpina-n cap. lar Numara florile seuturate de adiere. Pletele lui albe si erete parca sunt niste eiorehini de flori albe; sprancenele, mustatile, barba ... peste toate au nins anii multi si grei. Numai oehii bunicului au ramas ea odinioara: blanzi si mangaietori. Cine tranti poarta? - Credeam ea s-a umflat vantuI... o, bata-va noroeul, eoeoseii mosului! Un baietan si o fetita, rosii si buealati, sarutaramainile lui "tata-mosu". - "Tata-rnosule, zise fetita, de ee zboara pasarile? - Finca au aripi, raspunse batranul sorbind-o din ochi. - Poi, ratele n-au aripi? de ee nu zboara? - Zboara, zise baiatuL, dar pe jos. Batranul cuprinse intr-o mana pe fata si in cealalta pe baiat. - 0, voinieii mosuluil. .. Si zambi pe sub mustati, si-i privi eu atata dragoste, ea oehii lui era numai lumina si bineeuvantare. - Tata-rnosule, dar eocorii unde se due eand se duc? - In tara cocorilor. - In tara eoeorilor? - Da. - Dar randuneJele unde due cand se due? - In tara randunelelor. - In tara randunelelor? - Da. - Tata-mosule, as vrea sa-mi ereasca si mie aripi si sa zbor sus de tot, pana in slava eerului, zise baiatul netezindu-i barba. - Daca ti-o creste tie aripi, zise fata, mie sa-mi prinzi o presura si un sticlete. - Da ... ha ... ha ... poi ce fel... si mie? Fata se intrista. Batranul o mangaie si zise baiatului: - Bine, sa prinzi si pentru mine, sa prinzi si pentru ea. - Tie doua si mie doua ... nu e-asa, tata-mosule? - Fireste, tie doua, lui doua si mie una. - Vrei si tu, tata-mosule? intreba baiatul eu rnandrie. Cum de nu?! Mie un seatiu. Ce fericiti sunt! Baiatul ineaJeea pe un genuehi si fata pe altul. BunicuJ ii joaea. Copiii bat din palme. BunieuL le canta "Mai cazaee, cazace1e, ce cati noaptea prin argele" ... femeie useativa intra pe poarta el! doua doniti de apa. Copiii taeura din ras si bunicul dio eantee. E mama lor si fata lui. Curo il vazu, incepu: - ... tata, si d-ta ... iar ii razgai ... o sa ti sa suie in cap ... Bunicul ridica mana in sus, aducand destele ea un preot care binecuvinteaza, si zise prelung: - Lasati pe copii sa vie la mine! - Bine, tata, bin .., dar stii ... 0, bata-i focul de copii!. .. Femeia intra in casa. - Sa-i bata norocul si sanatatea, sopti mosul ea sl .um al' fl muetrat po. clneva, i saruta in crestetul capului si pe unul, si pe altul. Sí iar incepu rasuJ, si JO:Ul: si canl~CUl.e. ~~OSI b.LI,njc~J.Statu din joco Copiii ineep~ra sa-I mangaie. Din vorba in vorba, copiii se rflC~IIt1 stapan! pe ObtflJlI bunicului. ~ Partea asta este a mea. - SI partea asta, a mea! - Mustata asta este a mea. - SI asta, a mea! L~ barba se-ncllJ:eara. ~unicul ii impaca, zicandu-le: - Pe din doua. Si eopii o si daspicara, ~am repede, ea b~tlanul stranse dIO ochi. - Jumatate rnie. - Si jumatate mie. Si dupa ce o impartira frateste mcepu la~da. Baiatul: - Mustata mea e mai lunga. Fata: - Ba a mea e mai IUJ1<1a! Si baiatul intinse d-o' mustata SI fata de lta b Iui ba a ei 1:> . du-le: a, a a UI, a ~ el sa fie mal lunga. Pe bunie il trecura lacramile, dar tacu si-i impaca ~~an ~-~.: Amandou~ sunt dopotriva. - S-a mea, s-a ei! - S-a mea, s-a lui! La obraji cearta se aprinse mai le. - a ea m~a e mal frumoasa. - Ba a mea, ea e mai alba! Bunieul zambi. - Ba a mea, ea e rnai calda' _ Ba a mea, ea e mal dulce! - Ba a mea, ea nu e ea ata! - Ba a mea ea are un ochi mai verdet . un oeh~ si mai verde! Bunieul abia se tinea de ras. _ Ba a mea! _ Ba a mea' Si mba~vtuerld~'f¡~..a damea, ea are palma Jl1 parte ti t . F t·.·. . aratur, l1l urun u-se, trase o B' 1 I a e. el.. a a t~pa, san de pe genuchiul batranului, se repezi si tras e o palma in partea baiat 1 . aiatu ,eu acramile U1 ochi, saruta partea lui, si fata sus ina d ne a ei . . .. u UI. - Ce e asta, viermi neadormítí! Obrajii bunicului era~ ro~ .. n aS~J.Mama lor I~S~ pe use SI rntrebarastit: eopii sa vie la mine! Sil SI ea Z1. J sura~.~.~.fe[Jelt, raspunse: - Lasati pe

°

f~


El abuelo De Barbu Stefanescu Delavrancea

Se agita de la acacia una lluvia de olores ..EI abuelo se sienta en el porche. Piensa. ¿En qué piensa?En nada. Cuenta los flores que caen. Mira en el fondo del jardín. Se rasca la cabeza. Sacudido por la brisa y el número de flores. Sus trenzas blancas y rizadas parecen unos racimos de flores blancas;las cejas, el bigote, la barba ...encima de todas ha nevado años muchos y dificiles. Sólo sus ojos siguen siendo jóvenes: suaves y edredones.¿Quién cerró la puerta?- Creí que se había hinchado el viento ...ohhh, que os pegue la suerte, los gallitos del abuelo! Un muchacho y una muchacha, rojos y regordetes, besaron las manos del abuelo.- "Abuelo, dijo la muchacha-, ¿por qué los pájaros vuelan - Porque tienen alas, el anciano respondió, tomando sus ojos -. Pueesss, los patos no tienen alas ¿Por qué no vuelan-? Vuelan dijo el muchacho, pero por debajo. El anciano cogió a la niña en una mano y al chico en la otra. - Ahh, los robustos del abuelo ... !Y sonrió por debajo del bigote, y miró con tanto amor, que sus ojos eran sólo luz y bendición> Abuelo, pero las grúas adonde van cuando se van?-En el país de las grúas.-¿En el país de las grúas?Sí. - ¿Pero las golondrinas adonde van? -En el país de las golondrinas. -¿En el país de las golondrinas? -Sí. - Abuelo, quisiera que me crezcan alas para poder volar arriba del todo, hasta el alto del cielo, dijo el muchacho acariciándole la barba. -Si a él le crecen alas, dijo la chica, a mí que me cojas un escribano. Sí ...ja ...ja ...de qué manera ...y yo?La niña está triste. El anciano la acarició y le dijo al chico: - Bueno, que cojas tanto para ella como para mí. - A ti dos y a mí dos ...-no es así, abuelo? -Por supuesto, a ti dos, a él dos ya mi una. -¿Tú también quieres, abuelo? -preguntó el niño con orgullo. -¿Porqué no? Ami un chamariz.jQué felices son! El chico se sienta en una rodilla y la chica en otra. El abuelo juega con ellos. Los niños aplauden. El abuelo les canta "Mai cazace, cazacele ce cati noaptea prin argele" ...Una mujer delgada pasa por la puerta con dos cubos de agua. Los niños han parado de reír y el abuelo de cantar. Es la madre de ellos y su hija. Cuando los vio, comenzó: - ...padre, usted también ...no los mimes ...se te subirán a la cabeza ...EI abuelo levanta su mano hacia arriba,como un sacerdote que bendiga, y dijo en alto: - Permita que los niños vengan hacia mi! -Bueno, papá, bueno ...pero ya sabes ...ohhh. La mujer entra en la casa. Y de nuevo se echaron a reír y jugar y cantar. Se ha cansado el abuelo. Paró de jugar. Los niños comenzaron a acariciarle. De palabra a palabra, los niños se hicieron con las mejillas del abuelo. -Esta parte es mía. -y esta la mía! Esta parte del bigote es mía. -Y esta mía! En la barba se liaron. El abuelo los reconcilió diciéndoles: Mitad y mitad. Después de que la han repartido como entre hermano, empezaron: El chico: Mi barba es más larga! La chica: NO, la mía es más larga. El abuelo les digo que son iguales. Cuando llegaron a las mejillas del hombre, las cosas se han puesto peor. -Mi parte es más bonita. -No, la mía que es más blanca. -No, la mía que es más dulce! -No, la mía que no es como la tuya. -La mía que tiene un ojo más verde. -La mía que tiene el ojo aún más verde. El abuelo apenas podía contenerse sin reír. El chico enfadándose dio una bofetada en la palie de la chica. La chica hizo lo mismo. [El chico ,con lágrimas en los ojos besó su parte, y la chica la suya! Su madre sale por la puerta y pregunta enfadada: ¿Qué es esto, gusanos? Las mejillas del abuelo eran rojos y cálidos. Y sonriendo feliz, dijo: [Dejad los niños que vengan hacia mi!

¡

.,


EUSKAL KONDAlRAK LEYENDAS VAseAS CARBONERO Un carbonero, en época en que fabricaba carbón (de leña), iba todas las noches, hacia las doce, a mirar la pira. La noche, yendo a efectuar esta labor, halló tendido en el camino un animal corno una vaca. - "Levántate!", le dijo; pero no hacia ningún movimiento. - "Levántate!", le dijo de nuevo; pero igual, no se movía. Cuando le hubo dicho tercera vez: "levántate", se levantó, y tocando una campana "ttilinn, ttilinn", miró al carbonero y le dijo estas palabras: "La noche para el de noche y el día para el de día" GAUEKO-GAUEKO Oiartzungo baserri bateko neska batek Angelusa jo ta gero baietz iturritik ura ekartzen zuela apostu egin zuen.Esan bezelajoan zen;baiña asko berandutzen zen bere itzuleran.Bere ahaideak urduri jarri ziren oso berandi baitzelako. Geroaxego tximinitik erori ziren neska eraman zuen suda hutsa eta odol ttantta batzuk.Ez zuten bere berririkjaso inoiz. Una joven de un caserío de Oiartzun apostó a que,después del toque del Angelus,traía agua de la fuente. Tal y corno dijo se fue;pero tardaba en volver.Sus familiares se hallaban inquietos ante la tardanza. Mas tarde cayeron de la chimenea la herrada vacía que había llevado la joven y unas gotas de sangre.No hubo mas noticias de ella. BERASTEGIKO GERTAERA-EL SUCESO DE BERÁSTEGUI Esaten dutenez Akerkoi mendian leize bat dago eta hortan orain dela asko,jentillak bizi zirela. Gendea beldur asko zieten hauei.Elaundeko baserrian Kattalin izeneko neska gazte bat bizi zen eta ilargiaren argipean irauntzeko ohitura zeukan.Gau batean,neska irauntzen ari zela,jentillak etorri zitzaizkioten eta eraman zuten hau esaten zuten bitartean: "Gaue Gauekontzat eta eune eunezkontzat".Horrelaxe zigortu zuen Gauekok neskatxari bere jentilen bitartez. Dicen que en el monte Akerkoi existe una sima donde,en otro tiempo, vivían los gentiles.La gente temía mucho a estos.En el caserío Elaunde vivía una joven cuyo nombre era Kattalin.Esta tenía la costumbre de hilar a la luz de la luna.En una noche,cuándo la joven trabajaba junto a una ventana de su casa,le vinieron los gentiles y la secuestraron,mientras daban estas voces: "La noche para Gaueko y el día para el de día" .Así Gaueko castigó a la hilandera mediante sus fieles los gentiles.


Colección de Cuentos