22 minute read

Crónica de un primer año

Los meses y los días

MESA DE REDACCIÓN

Humo Latino Magazine nació en octubre de 2021, producto de la fusión del equipo de trabajo y colaboradores de su antecedente, Latino Aficionado, con un grupo de periodistas y especialistas en el diseño y trabajo editorial –establecidos en Veracruz, México–, quienes se sumaron para fortalecer un proyecto que al cabo de un año es ya el Grupo Humo Latino, S.A. de C.V.

Aunque existía, por decirlo así, una inercia que permitió a la publicación avanzar con rapidez, literalmente se comenzó desde cero y de manera orgánica en las redes sociales Facebook, Instagram y Twitter, con la creación de una página web, un sitio en la plataforma de lectura issuu y la apertura de un canal en Youtube.

A lo largo de doce ediciones mensuales, de manera ininterrumpida, hemos presentado noticias; reseñas de puros, destilados y sus maridajes; artículos de opinión, especializados y didácticos; una novela por entregas, y decenas de historias de productores y productoras de tabaco, sus derivados y accesorios. En su mayoría, se trata de dueños, dueñas y CEO de marcas boutique o empresas mediadas y pequeñas.

Sirvan estas líneas para recordar a quienes han aparecido EN PORTADA, como un agradecimiento a ellos y otros hombres y mujeres de empresa que participan en la publicación. Con la mayoría establecimos y hemos mantenido relaciones de amistad que dan sentido a nuestro propósito de apoyar a esta nueva generación, que más temprano que tarde –estamos seguros– liderará el Mundo del Tabaco.

HERENCIA TABAQUERA

Inauguró el artículo principal Luis Felipe Vargas, productor español que desde La Palma, isla de las Canarias, relanzó la marca creada por su familia en 1925 y que por circunstancias diversas había desaparecido años atrás. Su propósito es recuperar los estándares de los productos que a mediados del siglo XX llegaron a los rincones más lejanos del mundo y obtuvieron distintos galardones.

La Casa Real Española eligió los Puros Vargas de entre 18 muestras de las mejores marcas del mundo y entre los clientes más distinguidos de la empresa estuvo Winston Churchill, quien dio nombre a uno de sus cigarros durante la visita que realizó a La Palma, en 1959, acompañado de Aristóteles Onassis.

Luis Felipe, sobrino del fundador de la marca, don Enrique Vargas de Paz, atesora todo el peso y sabiduría de la tradición familiar: lleva el tabaco en sus venas. La apuesta tiene como producto insignia el Vargas Connecticut, un cigarro premium con tripas largas de variedades de Palmero, Cubano y Brasileño, encapado con hojas Connecticut y añejado en cámaras de cedro. También se cultiva en plantaciones propias.

Elaborados totalmente a mano, quienes intervienen en los distintos procesos fueron reconocidos como Artesanos de Honor por el Gobierno Autónomo de Canarias. “Todo ello me hace sentir muy orgulloso de poder ofrecer los tabacos Vargas con lo mejor de su tradición y muchas novedades –afirma Luis Enrique–. Espero haber acertado y que la marca sea nuevamente una referencia de la producción palmera y mundial del tabaco”.

DAVID VS GOLIAT

En noviembre, Arturo García Chevreuil –conocido también como Art García–, estaba de regreso con sus marcas Segovias de Estelí en Estados Unidos y Antigua Estelí para el resto del mundo, tras un litigio comercial prolongado, desgastante y costoso frente a una empresa gigante. Pero no sólo eso… también, con una fábrica propia que echó a andar en Estelí, Nicaragua.

Nacido en San Diego, California, EE.UU., pero de ascendencia latina y europea –sobre todo mexicana–, su primera pasión fue la música y la segunda el tabaco, los puros, llevado de la mano de su abuelo cuando cumplió 15 años. Para 2005 ya tenía la ilusión de crear una tabacalera y recorrió varios países, hasta que llegó a Nicaragua, donde comenzó a trabajar en fincas, casas de curado y fábricas, en las que conoció todos los procesos.

Cuando le permitieron hacer una liga, con la intención de lanzar su marca, promocionó Antigua Estelí en el International Premium Cigar & Pipe Retailers (IPCPR) –ahora PCA– de 2015. “No tenía tabacos, pero tenía ligas", ríe. Antes de terminar el año lo afinó todo, aunque los puros, con tabaco nicaragüense y capa Negro San Andrés, salieron al mercado hasta 2019.

Durante el último IPCPR, celebrado en Las Vegas, Nevada, obtuvo el Premio al Pequeño Expositor y extendió su distribución, pero luego vinieron los problemas y en 2020 debió parar. No obstante, tras el litigio, con su socio Mac Donald Salcido Jr. y otras personas estableció la fábrica, de la que depende el sustento de muchas familias nicaragüenses y de quienes ayudan o participan en las ventas alrededor del mundo. Para todos ellos, esta tabacalera también significa esperanza.

MUJER EMPODERADA

Penúltima de seis hermanos y única mujer, Dolores María Campos Parra, Lola, es la cabeza de Puros Artesanales de Sihuapan, una empresa familiar fundada hace dos décadas y productora de las marcas Monyaz, Larios y Sihuapan en el municipio de San Andrés Tuxtla, en Veracruz, México. Hablamos de la cuna del afamado tabaco NSA, que hoy se encuentra en muchas ligas de los puros y habanos más reconocidos del mundo.

Tiempo después comenzó a sembrar su propio tabaco, pues obtener su materia prima le garantiza mantener una misma calidad. Pero el cultivo es laborioso y se depende de elementos de la naturaleza incontrolables: “Ahora –cuenta–, en Los Tuxtlas puedes tener lluvia, calor y norte en un mismo día”, independientemente de las plagas, que ella trata con productos naturales, como el ajo.

Cabe destacar que la mayoría de quienes participan en la empresa son mujeres, a las que apoya para salir adelante. En las labores del campo trabajan más de cien personas encargadas del mantenimiento de las plantas y el corte de las hojas, para su posterior trenzado y secado. Luego, el tabaco se fermentará y seleccionará de acuerdo con su calidad: el que se utilizará para capa, capote y tripa.

Lola comenzó sembrando una hectárea, pero logró aumentar esta superficie para obtener diez toneladas por ciclo agrícola. Con la idea de exportar, agrupó a pequeños y medianos productores que no tienen dónde vender u ofrecer su tabaco. "No digo que seremos competencia de los grandes, porque ellos tienen muchos años en esto y nosotros estamos en pañales. Pero no te compares con otros. Haz bien el trabajo y te recomendarás tú solo".

CIGAR BLONDIE

Iniciamos el año con Leonor Abzaradel, uruguaya radicada en Estados Unidos y personaje del Mundo del Tabaco, quien tras más de dos décadas de una carrera ascendente lidera hoy su propia empresa: la línea de accesorios “CB” (Cigar Blondie). Se trata de una mujer auténtica, que al dejar atrás su país debió superar muchos retos y abrirse paso en una industria competitiva y territorial.

Al no provenir de un país productor, como la República Dominicana, ni ser heredera de un negocio del ramo, Leo aceptó escribir su propia historia: "Si vas a hacer algo, sé el mejor. Pero no por competencia, sino por estar bien contigo mismo, para sentirte tranquilo. No importa si te equivocas, no seas mediocre". Esta actitud, así como su gusto por la atención al cliente, le ayudaron a alcanzar posiciones mayores en cada empresa donde trabajó antes.

Llegó entonces la oportunidad de Nova Cigars, en la que se desempeña como Directora Ejecutiva. Pero al mismo tiempo Leo es una figura en las redes sociales y origen de la marca "CB" de accesorios para el fumador, que este año lanzó un combo de encendedor y cortador. Es un emprendimiento con causa, pues un porcentaje de las utilidades se entrega a Southeastern Guid Dog, una asociación que entrena perros guía para apoyar a personas invidentes, veteranos que viven con alguna discapacidad y niños con desafíos importantes.

Aunque en Nova todavía hay mucho camino por delante, ambas tareas se complementan "como una sola actividad que me permite seguir mostrando a las mujeres que si yo puedo, todas podemos –afirma–. El tema es no te quedes, no te estanques, sigue... No es cuestión de edad, sino de tener una idea. Si tienes un proyecto, hazlo”. ¿Ampliará Cigar Blondie sus productos? Seguramente... Pero deberán ser artículos innovadores, fuera de lo común, porque Leo gusta de imprimirles un estilo propio.

PROYECTO REDONDO

Para el empresario dominicano Jonathan Almánzar, incursionar en el Mundo del Tabaco se convirtió en uno de los desafíos más importantes de su vida. Y es que este Abogado, con Maestría en Negocios, ha sorteado todo obstáculo no sólo para crecer su marca, Linga Cigars, sino para sumar al proyecto una tienda física, un restaurante-bar, un Cigar Lounge y una fábrica con procesos estandarizados, como base de su expansión hacia Estados Unidos.

Fumador de puros desde muy joven, se involucró cada vez más por la práctica del golf. Aunque el tema le venía de familia, pues su bisabuelo sembraba tabaco para andullo en Yamasá, al sureste del país. “Hablamos de una tradición con más de 200 años, referente a la hoja larga de tabaco arrollada, de fortaleza muy alta, fumado en pipa o cachimba, pero que también sirve para mascar”, explica.

Decidido a fundar su empresa, en 2019 produjo un primer lote con dos mezclas o blends en una fábrica de Tamboril. Pero hoy todo ha cambiado: tras casi cuatro años en el mercado la marca abarca siete ligas con tres o cuatro vitolas cada una, tanto de elaboración propia como en colaboración con otras empresas: “Hay un Linga para toda ocasión y para cada persona que gusta de los puros".

Jonathan entiende que el reto mayor para las marcas de cigarros boutique o emergentes es el marketing. Darse a conocer es tan difícil como costoso, pero se trata de que el fumador sepa de la existencia de opciones de calidad y que las identifique cuando vaya a una tienda. Sabe que los cambios dependerán de las exigencias de un público que busca disfrutar cada día de puros con buena presentación, construcción, combustión y sabor.

NUEVA GENERACIÓN

Bajo el lema "Somos la resistencia", José Gabriel Cruz y Liz Janice López encabezan con su empresa, La Hoja del Chan, un movimiento que busca el resurgimiento de la industria del tabaco en Puerto Rico. Se trata de la producción de puros premium, pero también abarca la siembra y el mercadeo, así como la preservación de un trabajo artesanal que nunca murió y buscan extender con el establecimiento próximo de una escuela de torcedores.

Mientras que José Gabriel se crió en el pueblo de Caguas, donde su familia tuvo una finca de tabaco, Liz Janice creció en un suburbio capitalino y se desarrolló en el mercadeo. Sus vidas coincidieron y en 2014 emprendieron el viaje juntos, formando una familia compuesta por dos hijas y un hijo en común. Tres años después abrazaron el proyecto de producir cigarros y crear una marca. Así nació El Chan Cigars, que en 2020 se convirtió en empresa: La Hoja del Chan, que ahora tiene una fábrica.

Sus productos conservan la calidad artesanal y ella, como CEO de la compañía, es parte de la nueva generación de mujeres que lidera muchas empresas exitosas en el Mundo del Tabaco. Ambos se reconocen: uno aportó al otro la pasión por hacer un cigarro, así como la posibilidad de desarrollo y crecimiento más allá de la manufactura, el procesamiento de las hojas, las mezclas y los maridajes.

José Gabriel se enfoca en la producción de las numerosas vitolas de su marca y la de su esposa, llamada Galiz, así como de seis líneas privadas. Siguiendo su vocación de profesor, formó a una primera generación de torcedores autonombrados "Hijos de La Hoja del Chan". Liz Janice piensa que eso es bueno: “entre más hayamos, mayor será nuestro ímpetu para darnos a conocer y alzar la voz; decir que en Puerto Rico se hace tabaco y tenemos una historia por contar".

HOMBRE OPORTUNO

Fumador aficionado, mientras conducía un camión en la ciudad de Chicago, Illinois, Rafael Jaca se dio cuenta de que era difícil conseguir un cigarro en las estaciones de servicio y se le ocurrió poner exhibidores para vender puros en esos lugares. Así inició su empresa, que revitalizó el mercado de los tabacos saborizados e infusionados en Estados Unidos y abrió brecha en otros continentes, donde ahora promueve también una línea premium natural elaborada en su propia fábrica, Tabacalera La Familia, en Nicaragua.

Debido a su éxito en gasolinerías y Truck Stop, registró la empresa en 2014, se extendió a los Seven Eleven y licorerías y creó su marca, Don Rafa Cigars, para atacar el mercado de las tabaquerías. Comenzó con puros saborizados "porque cuando entras a una tienda hay 400 ó 500 marcas. ¿Qué posibilidad tienes de que alguien compre la tuya, si nadie la conoce? Pero en Illinois sólo había dos empresas de tabacos de sabores y decidí que era mejor competir con pocos y no contra todos".

Su aceptación fue inmediata. Las ventas aumentaron y los seis sabores de inicio se convirtieron en 17 que abrieron camino a otros seis infusionados con licores y destilados que popularizaron la marca en tabaquerías, Cigar Lounge y entre los distribuidores. En 2019 Rafael lanzó una línea premium con tabaco natural de Estados Unidos, México y Nicaragua; las mezclas van de fortaleza media, a alta, y según el caso abarcan de seis a ocho vitolas.

Luego se asoció para instalar una fábrica en Estelí, donde hoy trabajan más de 40 personas que elaboran de 8 mil a 12 mil puros diarios, en promedio. La marca está en 23 estados de EE.UU., se exporta a países del Medio Oriente, como Dubai y Líbano, y llegará a distintas naciones árabes y del Sudeste Asiático. “En esta industria del tabaco para todos hay –afirma Rafael–, siempre y cuando tus productos sean de calidad. Cuando no cumples con estos requisitos, te vas quedando atrás".HLM

ABOGADO DEL TABACO

Nacido y criado en Santiago de los Caballeros, en la República Dominicana, muy cerca de los polos tabacaleros de Tamboril y Villa González, Asiaraf Serulle Joa no es el único Abogado del sector en la República Dominicana, pero sí el más apasionado cuando se trata de conjugar trabajo y afición. Tanto, que desde hace cinco años ha mantenido en las redes sociales su página Compartiendo un Cigarro; fuente de aprendizaje y crecimiento personal, pues la idea es sacarle el máximo tanto al producto como al amigo.

Su afición por los puros se acentuó a partir de 2015, cuando regresó de la capital, Santo Domingo, a Santiago, lo que le permitió relacionarse con dueños de marcas nuevas o boutique, así como de empresas grandes. El plano profesional apareció de manera natural. Alguien le planteó una duda sobre un registro de marca, otra persona buscaba constituir una compañía... "y comencé a brindar servicios profesionales, sobre todo a los jóvenes que van creciendo dentro del sector".

La firma paterna, Serulle & Asociados, cumple medio siglo y su atención se extiende del área laboral y de la Seguridad Social hacia el asesoramiento de empresas en distintos órdenes. Estas bases permitien a Asiaraf escribir una historia propia en el Mundo del Tabaco. Cuando alguien le pide asesoría para registrar una marca, la primera advertencia es que "si no tiene capacidad para que su liga actual sea la misma el año próximo, que mejor que no entre a este negocio, porque va a perder dinero".

Orgulloso del lugar que su país ocupa en el sector, lanzarse a las redes sociales le trajo aprendizajes múltiples, pues además de fumar ha compartido con grandes personajes que nunca pensó conocer: “He ido creciendo como apasionado, como una persona que valora el tabaco y desea que el producto dominicano se proyecte en el nivel internacional. Para mí eso es lo más importante".

LENGUAJE COMÚN

De raíces puertorriqueñas, él nació en Estados Unidos y se mudó a la Isla; ella recorrió el mismo camino, pero al revés… hasta que se encontraron. Años más tarde, también por azar, descubrieron el mundo en el que deseaban estar y en 2018 realizaron los trámites para formalizar su empresa. Son Jellitza y Carlos De León, quienes en su Traveling Cigar Lounge ahora llevan –además de puros–, un lenguaje común: Tabaco-Ron-Cultura.

Como ingresar al negocio no era fácil, comenzaron haciendo reviews en Youtube y luego en Instagram, con cierto éxito. Pero nadie sabía de la existencia de Monte De León. Hasta que un buen día, caminando por un mall, Carlos se fijó en un kiosko y se le ocurrió adaptar un remolque para vender cigarros en bodas y otros eventos. Compraron cajas de puros de marca, pero adquirirlos y degustar cada uno, para ofrecerlos, resultaba muy costoso. Además, la gente les preguntaba por los cigarros de la casa.

Entonces buscaron en Puerto Rico algunos productos con los que resurtieron su Cigar Lounge... y a los clientes les gustaron. Pero vendría más: les hicieron sus primeras dos vitolas y en marzo de 2020 se convirtieron en Monte De León Cigars. Ahora tienen más de diez puros nombrados específicamente con referencias familiares y otras personas con quienes han compartido vida.

Sortearon la pandemia y la consecuente suspensión de los eventos sociales gracias a sus promociones en redes sociales y la creación de su website, al que agregaron artículos para mantenerse vigentes. No tienen una meta financiera para la empresa. Su idea es continuar en la industria, seguir aprendiendo del tabaco y de diferentes culturas; viajar por el mundo. Tabaco-Ron-Cultura es para ellos un lenguaje común que les permite compartir sin importar dónde estén.

DE MAR Y TIERRA

Capitán de Navío y oficial activo de la Armada de República Dominicana, Benny Batista Castillo vino persiguiendo un sueño de las olas del mar, a las hojas del tabaco. Porque ¿quién iba a pensar que podría incursionar en este negocio tan difícil, pero extraordinariamente bonito..?, dice en CEO de Valdespina Cigars, una marca diferente que con calidad e innovación busca contribuir al establecimiento de la marca-país: un largamente acariciado por los productores de la isla.

Su relación con el tabaco viene desde niño, cuando veía fumar a sus abuelos, Francisco Batista y Carmela Valdespina, aunque la recuerda más a ella; de su padre, el Almirante César Augusto Batista Valdespina, heredó su gusto por el mar; se apasionó por los puros a mediados de los noventa, y la idea de tener una marca surgió en 2020, luego de hacerse cargo de establecer, en unos cuantos días, el Cigar Lounge del Club Naval para Oficiales llamado La Recalada, en referencia a la llegada de un barco a puerto.

A un año y siete meses de su lanzamiento al mercado, Valdespina Cigars ofrece ya seis vitolas manufacturadas en La Romana con materia prima de las mejores tabaqueras nacionales por Cornelio Cigar Factory, cuyo dueño es un aliado estratégico con quien existen planes de crecimiento. La idea es extenderse de lo local hacia Estados Unidos y otros mercados del mundo, como África, con enorme potencial en relación con el consumo.

Como dueño de una marca boutique, Benny Batista sabe que el éxito no llega así nada más. "Porque en vez suerte, lo que se necesita es dedicación, pasión y supervisarlo todo. Uno debe luchar por sus sueños". Por lo pronto, el reto es seguir creciendo “y llevar cigarros de buena calidad a la gente, para que disfrute. Es una visión, como la de cumplir con un compromiso de nación para que el tabaco dominicano sea marca-país”.

CAMINO A EL DORADO

A pesar de su juventud, Giovanni Tomasello es el protagonista de una historia increíble de la que cualquiera dudaría, si no estuviera documentada. Nacido entre Milán y la región alpina de Italia, fue piloto y estuvo a nada de llegar a controlador aéreo. Luego trabajó en complejos turísticos, como DJ, hizo animación y fue parte de una productora de películas en la que colaboró para réplicar los autos DeLorean de Volver al Futuro y dos KITT, El Auto Fantástico.

Gracias al comprador de uno de esos vehículos, en 2016 llegó a la República Dominicana, dejando atrás todo y a todos… incluso, no hablaba español. Le apoyaron los dueños del complejo turístico Isla El Dorado, en La Romana, donde rentó el restaurante, la piscina, y pronto le ofrecieron hacerse cargo del hotel. Desde niño tuvo contacto con los cigarros, pero los italianos no le gustaban porque los llamados Toscanos llevan tabaco sin curtir, del tipo Kentucky Fire Cured.

Pero los puros dominicanos son otra cosa, independientemente de la cultura local del tabaco y la perspectiva de negocio en un país que exporta –en ese ramo– mil 300 millones de dólares anuales… Con esa visión desarrolló el proyecto de una corporación futura que incluye su marca: El Dorado Cigar Factory, que de la mano de Martín Cornelio lanzó en 2021 la línea Constellation, con cuatro cigarros que toman nombre de las constelaciones Andrómeda, Orión, Fénix y Pegaso.

Con algunos socios italianos, la empresa LOG-6T Italian Solution & Investments compró una parte del complejo El Dorado, donde construirá un edificio de ocho niveles llamado El Dorado Palace, un restaurante-bar y un Cigar Club. En el largo plazo proyectan cinco edificios más. “Para entonces, El Dorado Cigar Factory será una realidad presente”, dice Giovanni, quien piensa que sin importar los tropiezos, un aparente fracaso no es el contrario del éxito, sino una parte de él.HLM

TOQUE PERSONAL

De origen israelí, Yaniv Erez sirvió en el Ejército de su país –como todos y todas allá–, y luego se dedicó tanto a la contabilidad como a las finanzas, pero antes de cumplir 30 años emigró a la ciudad de Nueva York, en busca de un sitio en el ámbito de los negocios. Es simplemente original... y aunque para algunos pueda resultar polémico, se trata de un empresario fiel a sus ideas y a sus gustos, cristalizados en una fábrica, tres marcas y un horizonte sin límites en la conquista del Mundo del Tabaco.

Al llegar a Estados Unidos trabajó para una empresa judía, pero luego incursionó en el mercado inmobiliario, que por fortuna dejó en 2008, poco antes de la Burbuja o crisis inmobiliaria. Ahí inició su relación con el cigarro como negocio, pues se mudó a Miami Beach, Florida y decidió fumar lo que le viniera en gana. En República Dominicana compró 3 mil cigarros para él y sus amigos, pero como a la gente les gustaban llevó cada vez más y se convirtieron en una actividad comercial, económica.

Se dio cuenta de que debía producir, y así lo hizo a partir de 2006 con De Los Reyes Cigars. Inició con una vitola Lonsdale de capa Bahía, Brasil. Gustó, y cuando le pidieron otros tamaños los añadió, hasta llegar a diez vitolas por capa: “Al envolverlo con otros tabacos es un puro diferente, y por ello la marca Erez tiene el eslogan Una Mezcla, Tres Capas. Puedes fumar un Habana, Connecticut o Maduro y cada uno tiene sus cualidades, su sabor”.

En 2011 instaló Tabacalera Erez, su fábrica en Tamboril, República Dominicana, donde además manufactura las marcas The Landlord y Gran Tamboril. Yaniv dice que el secreto está en la consistencia –que cada puro sepa siempre igual– y el añejamiento. Por eso otorga una garantía de satisfacción total: Si alguien prueba uno de sus cigarros y no le gusta, puede devolverlo y se le reintegrará su dinero…

BUENOS RECUERDOS

Mencionamos también a otros personajes que no llegaron a portada, pero nos acompañaron durante este año con sus historias: Allen Sanabria, socio de Family x Loyalty; Fred Espinal, fundador de Espinal Puro; Pedro Moreno, dueño de la Fábrica Pedro Moreno; Monique Peralta, CEO de La Madama; Antonio Sánchez Ochoa, CEO de Tabacos Alférez, y Octavio Sánchez Oropeza, artista plástico veracruzano.

Además, Alberto Gil, socio de Gillock Woodworks; Tony Barrios, de Stallone Cigars; Juan Lugo, socio fundador de Don Doroteo Cigars; Andrea Alcántara Valdez, CEO de Tutti Cigars; Marvin Ulyssees Cáceres, de Destino, by Ferrera Cigars; Osvaldo Morales, CEO de OM Cigars, y Felipe Castañeda, CEO de Puros El Brujo y Gorel.

Celebramos entrevistas con Leandro Compres, socio de Tabacalera L&V; Cándido Rosario, Master Blender; Chistian Gómez, dueño del Cigar Lounge “Maestro Sommelier”; Yenesia Morales, fundadora de Morales Cigar Company; Riste Ristevski, fundador de Jaz Sum Kral; Luis Monsanto, creador de El Biyuyo Cigars, y Daniel Guerrero, CEO de El Viejo Continente.

También con Luis Fernández, presidente de Yomoto Imports, propietaria de Ron Inmortal de Colombia; Juan Ernesto Jiménez, fundador de Dos Jotas Cigars; Pablo Velasco Carreras, CEO de la Importadora y Exportadora de Puros y Tabacos (IEPT), y Richard Seale, dueño de Fouraquare Distillery, de Barbados.

Finalmente, editamos los especiales del Dominican Cigar Fest 2022, con entrevistas a 16 expositores, y el de Humo Mexicano Unido, que incluyó semblanzas de once productores nacionales.