4 minute read

Beso de Mujer. Los sabores del sur español

HACIENDO AMIGOS INTERNACIONAL

Fernando Sanfiel

Ya metido, y contento como un colegial con zapatos nuevos, me identifico y me apodero de lo espléndido de este rol de buscador de tabacos para un sabor: lograr el maridaje a la inversa.

Tener la mente empapada (nun ca mejor dicho) de unos sabores y aromas de la bebida que pruebas por primera vez y buscar en tu catálogo mental de miles de sabores y aromas tabaqueros, el más adecuado para disfrutarla en compañía. Humilde o pom poso, pero un tabaco. El perfec to para la boda. Donde sólo las sensaciones que ha dejado en mi memoria van a marcar la elección del compañero del trago.

LOS SABORES DEL SUR

El sur de España y más concre etamente Jerez de la Frontera, es un lugar que trae a mi mente millones de recuerdos e imágenes. Cádiz, ciudad de encuentro de las más diversas civilizaciones, cuna de nuestra Constitución, La Pepa y hogar de mi maestro y examinador como buceador profesional, Pepe Alba (buzo instructor, arqueólogo submarino, contador incansable de chistes y amigo) quien hizo de anfitrión en mi primera visita a su tierra, la que hoy me trae a la memoria olfativa y del gusto al Sherry, al vino fino, al rebujito y pescaíto frito.

De todos, no quiero dejar ningu no para después, le encargo a Valentina, mi ídola, mi maestra y mi amiga, que me dé una progpuesta para tenerlo todo en uno. Me propone una bomba: coñac y un fino, un oloroso, caracterís tico de esa tierra que tantas alegrías me dio y me seguirá dando.

He elegido para el reto un brandy de Jerez, Hidalgo 200 Solera Gran Reserva elaborado en Cádiz por Vinícola Hidalgo y Cía, S. A. Y el aporte dulce de Néctar Jerez-Xérès-Sherry de Pedro Ximé nez Dulce.

Aún así me arriesgué por llevar le la contraria a Valentina con su “receta” original, por tomar dos copazos con texturas diferentes de los que asumiré mi errata y les contaré cómo fue cuando decidí, para la segunda opción, sustituir el Néctar por un fino Tío Pepe de la misma bodega. Otra deliciosa rareza.

Opción original: Metidos en la preparación del original el resul tado fue mucho mejor de lo que esperaba, similar al amor apasionado, a un beso de mujer.

La propuesta no puede ser más sugerente… para nosotros los fumadores.

Tabaco en formato robusto 120 x 50 y 16.9 gramos de tabaco, en su liga predominantemente nicaragüense maduro y con una toque de habano 2000 marca mi decisión aromática, que está claramente influida por su triple fermentación y añejamiento en barrica de bourbon. Esta pequeña complejidad y potencia de la propuesta me hacen decidir por este marido para recibir un buen beso de mujer.

La experiencia no puede ser más envolvente. La melosidad achocolatada y con fino toque especiado del tabaco enriquecida por la aspereza del coñac ricamente dulcificado por el Néctar Pedro Ximénez que le añade ese toque ácido y apimentado de la naranja y el Xanté de pera especiada.

Una experiencia fuerte, intensa y muy acompasada en los tiempos, deseando no termine y ojeando la copa para maridar acompañando al tabaco con pequeños y dulces sorbos que reavivan sus cualidades en cada intento. Acompasando los tercios con ese dulce/amargo beso de mujer fumadora, deseando no termine. Ni el puro, ni la copa ni el beso.

Un beso de mujer que te acom pañará en toda la fumada. Dis frútalo como a hurtadillas, solo, merecerá la pena esconderte para la experiencia por, al menos, una hora.

Quizá en una próxima ocasión que nos encontremos veremos el Arte Puro. O mejor aún el Puro Arte. Que el orden de los factores sí alterará el resultado.

Buenos humos y per fumos.