Page 1

año 1 - nº 0 - Junio 2009


2


sumario

(no Benedetti)

estamos forrados en guita - staff

p. 4

editorial

p. 5

poesía I Hank aquí | Jorge Alfonso

p. 6

poesía II Hank allá | Charles Bukowski

p. 16

esto no lo dije yo Paranoia y conspiraciones | Thomas Pynchon

p. 24

totally wired Hablan por la espalda | Los nuevos atletas

p. 28

panorama Otra mirada a la gripe porcina

p. 33

blogósfera

p. 35

3


staff

estamos forrados en guita: Redactores:

Editores:

Agustín Acevedo Kanopa

Stephanie Amaro

Nicolás Grandiroli

Juan Manuel Sánchez

Gastón Paolini (Argentina) Diseño:

Juan Manuel Sánchez

Stephanie Amaro Colabora en este número: Verónica Miranda (México)

Contacto:

Juan Pez (Argentina)

revistaguita@gmail.com

en ilustraciones art. sobre Jorge Alfonso

Corrección: Stephanie Amaro

4


editorial

editorial Al igual que el rayo en la noche de tormenta, la cultura, el arte, encuentra su camino y ocurre. De nada sirve intentar detenerlo (aunque algunas políticas se hayan creído muy eficientes en ese sentido). Si los museos y las galerías de arte dan la espalda a los nuevos creadores, la ciudad se llena de graffities y esténciles. Si las discográficas y las grandes salas ningunean a los jóvenes músicos, estos suben sus canciones a myspace y organizan toques alternativos. Los poetas, los grandes postergados del universo editorial, han copado la blogósfera con sus versos y se la han ingeniado para distribuir sus trípticos o libros artesanales. Pero para que el círculo artístico se complete, es necesario crear un público, un sector de la sociedad lo más amplio posible, que tenga conciencia y consuma las propuestas creativas que se generan. Romper, por un lado, con la indiferencia del ciudadano de a pie respecto al arte contemporáneo y, por otro lado, con los mundillos cerrados del arte, de cortometrajes que sólo son vistos por cineastas y pintores sólo son conocidos por otros pintores. Creamos esta revista con la finalidad de hacer públicas nuestras inquietudes artísticas y dar a conocer, dentro de nuestras humildes posibilidades, a aquellos creadores que entendemos que, por la calidad de su obra, merecen ser conocidos por un público más amplio. Muchos de nosotros estamos vinculados a alguna actividad artística y nos preocupa la nula repercusión que tienen varios de los creadores más valiosos de nuestro momento. Creemos, también, en el mandato de T.S.Eliot respecto a que cada generación debe rever el pasado y construir su propio canon. Tal vez nuestras ambiciones sean demasiadas para tan humilde medio, pero es mejor hacer un poco, antes que no hacer nada. Cansados de quejarnos y oír lamentos, que no hay posibilidades, que faltan dinero, instrumentos, decidimos abrir un camino que, por pequeño e insignificante que resulte, es un camino a fin de cuentas. Porque como dije al principio, la cultura en general y el arte, ocurren a pesar de todo. Muchas veces se nutren de las adversidades y la guita, después de todo, siempre fue secundaria. Juan Manuel Sánchez

5


hank aquĂ­ Jorge Alfonso

6


poesía I

"Cuando agarraban sus poemitas y sus libros de 'aprenda a escribir correctamente' y se iban corriendo a los intercambios culturales, vos te escapabas a los tambores y aprendías de la poesía chupando vino y fumando marihuana. Nunca pensaste en el triunfo porque para el poeta no hay triunfo posible.” Jorge Alfonso, Texto para cuando no haya nadie que te oiga leer poesía.

“Poca cosa será lo nuestro, Charly, pero siempre será la otra cosa.” Jorge Alfonso, Carta para Bukowski. En este país, donde la poesía vive en perpetuo riesgo de extinción, de volverse el patrimonio exclusivo de vetustas profesoras de literatura que toman el té con masitas y le rinden culto a Juana -no a la Juana del porno, sino a la Juana de América de los textos escolares-, del mismo Uruguay de la Juana de América y de la poesía burócrata de Benedetti, es Jorge Alfonso. Viene a recordarnos la poesía de la bohemia, pero no esa bohemia Intendencia de Montevideo, bohemia light, de tomarse dos grapamieles para entonar la murga y perpetuar la auto-felatio cultural uruguaya que tanto nos complace, sino la bohemia de verdad, la que jode, la que coquetea con la marginación, la que pone el dedo en la llaga, que tiene olor a cerveza recalentada por el sol, a vino lija y se prende un fasito para ir achicando; la bohemia a la que miran mal, “este seguro está en algo raro, mejor cruzo antes de que me robe”. Baudelaire dijo que el poeta debe encontrar la belleza en lo feo. Jorge Alfonso es en este sentido un discípulo del decadente francés, ha sabido encontrar belleza en aquellas cosas que muchas veces concebimos como desagradables. La muchachada tomando vino en la plaza, la incomprensión de la juventud por parte de los adultos, el peculiar ambiente de las bailantas. La primera vez que leí “Poema de amor plancha” me quedé sorprendido, es poesía y de la buena, escrita tal como habla un plancha. Hasta entonces le había negado a esta subcultura todo derecho estético, toda posibilidad de belleza.

7


poesía I Sin embargo sería injusto con la obra poética de Jorge Alfonso calificarla de una mera crónica de la realidad (desconfío de la poesía meramente realista). Se trata de una poesía con vuelo, anclada en la realidad, pero que la toma de base para ir más allá, es una poesía que como toda buena poesía, da lugar a múltiples lecturas y problematiza su propia interpretación. ¿Por qué en “Poema del poema” en vez de desechar directamente la idea de hacer el digno poema lo deja en la barra de tareas? Agregando, además, que está llena de imágenes bellas e ingeniosas como “los mundos palpándose emputecidos” que dan cuenta de su habilidad poética. Como reflexión final, quiero aventurarme a hacer un poco de futurología, quizás Jorge Alfonso sea el iniciador o al menos un precedente de la poesía planchesca, que al igual que la gauchesca no era escrita por gauchos sino por letrados de la ciudad que imitaban su forma de hablar y construyeron, de esta manera, al gaucho como parte del imaginario colectivo nacional. De la misma forma que en los fogones rurales no es raro ver a algún peón recitando el “Martín Fierro”, tal vez dentro de cincuenta, cien años, podamos encontrar en las calles montevideanas a planchas recitando las poesías de Jorge Alfonso y creyendo que fue uno de ellos. Juan Manuel Sánchez

8


poesía I EL POEMA DEL POEMA Hacer un poema sin ganas que no hable de mujeres ni de alcohol ni de drogas ni de ilustres descomposiciones Apto a todo público mi poema sonriente saturado de florecitas y pajaritos sin muertes ni orgasmos sin culos ni tetas Hacer un digno poema brillante como berenjena nueva piadoso pero mansito libertario pero cuidadosamente inofensivo Hacer un poema enorme

poemas

como el sueño de los dioses como la postal de sus tumbas Defenderlo predicando con el ejemplo acostándome a las nueve mintiendo hadas y duendes omitiendo embarazos precoces, inhumanas [miserias Hacer ese poema (escudo de los débiles,

9


poesía I volcán de dieciséis grados centí[grados escalera mecánica al cielo) Hacer ese poema queda colgado en la barra de tareas queda de deberes queda para la próxima

YÉSICA YENY RODRÍGUEZ Yésica Yeny Rodríguez Al boliche a comer la muzzarella Al bailongo a bailar la muzzarella Yésica Yeny Rodríguez agitando al viento tu dulce bandera/bom[bachita rosa acumulando pulseras fosforescentes eligiendo al gil que te pague la cerveza Yésica Yeny Rodríguez Aviso recuadrado en el diario:

Mujer se ofrece. Reconstruida a nuevo y con mejoras. En liquidación. Amplias facilidades. Yésica Yeny Rodríguez: ENTREGA INMEDIATA Gloriosa, majestuosa, exuberante ninfa de

10


poesía I [jeans apretados

[plantes mamarios

es mi Yésica Yeny Rodríguez

a no mover el culo cuando los proxenetas

es el brillo de los dientes que le van que-

de la música te lo ordenen

[dando

a soltar el yugo de los amanerados canto-

es su graznido lapidario:

[res melódicos

No, que no, que no me conmueven los poe[mas, que no

Yésica Yeny Rodríguez que mi asco no te alcance

Yésica Yeny Rodríguez

que la fuerza de los artistas empantanados

Con tal de bajarte la pollera y la bandera

[en tus ojos siempre te acompañe

te juro todo

que te saque las ganas de sacarte todo de

todo es posible

[la zapatería

encontrarle sentido a la vida

que logre que leas los libros locos

descifrar el misterio de la cumbia tanga

que te prive de engendrar mil millones de [infelices

Yésica Yeny Rodríguez ¡Me traiciono!

Yésica Yeny Rodríguez ¡basta!

¿Soy como los otros,

Yésica Yeny Rodríguez, yo te reclamo

codiciando tu racimo de embutidos

A la mierda la revista Caras,

bajo la minifalda verde y fucsia?

las dietas de la luna, el perfume cazamachos número 5

Adoradísima Yésica Yeny Rodríguez

A la mierda los autos modificados, tu boca

¿Ves?

abierta, tu bermuda abierta, tus chicles de

Entre tus senos se nos confunde lo política-

melón, tus besuqueos con pavotes de pelos

[mente correcto

permanentemente en permanente

Yésica Yeny Rodríguez

Por vos y por todas las Yésicas Yenys Rodrí-

Yo te convoco

[guez

al reino de la felicidad sin celulares ni im-

yo te digo HAY ESPERANZA HAY

11


poesía I esta noche mi poema viaja por los bailes de [cumbias pegado al bolsillo trasero bien pegado a tu [trasero Y eso, eso no tiene precio Es el roce de nuestras banderas en los in[tersticios de la tela Es el goce de dos mundos que se palpan [emputecidos Es la RE-VO-LU-CIÓN

POEMA DE AMOR PLANCHA hola, ¿qué hacés? ¿todo bien? mirá, te vi y me dije “tengo que encarar” pero en una buena, ¿sacás? porque yo te amo salado yo te amo abundante yo te amo a full, flaca ¿UN BRILLO PA’L VINO, DOTOR? dale, no seas amarga aunque digas zafá, ya bastó aunque arranques que no te gusta el bardo que estoy hecho un bicho de vivir en las [bocas de tomarme todas las bolas de tanta cameruza de tanto palo de tanto botón

12


poesía I de tanto curtir

encará

¿SALE UN PRÓCER AHÍ, JEFE?

no digas ya fue

perdoná si agito cabezas al pedo

no digas ningún-ningún

capaz que te estoy atomizando, pero...

aunque esto no funque porque soy un

¿te acordás cuando trillábamos juntos?

plan-

¿te acordás de la feria, de tirar el paño?

[cha

¿te acordás de los toques de La Vela,

este plancha está de la cabeza/de la mente/

encanutando el fasito y armando el achi-

[de la nuca

[que?

este plancha está detonado por vos

¿te acordás de los meta bomba, meta bom-

¿UNA SEDA PA’ LA BARRA, CAMPEÓN?

[ba, toda la noche chocando los perros?

y no es que quiera darle color

¡qué viaje, eh!

vos hacé lo que te pinte

¿UNA FUERZA QUE TE SOBRE, VALOR?

manejate

el otro día te vi franeleando con ese rastri-

conducite

[llo

rescatate

se la pasa haciendo carteras y esos chucus

si querés cortarte cortate

¡amargo!

vos ves si da o no da

¡maluco!

y si no da, ¿cuál es?

me tiene quemado con su aire de pirucho

ya me colgué contigo

dandoselás de zarpado

¿me desbundé mucho?

yo estaba re-duro, que si no...

capaz que estoy marcando

le largaría:

capaz que te estoy dando una masa de

valor, dejate de locas pasiones

[aquellas...

lo picaría como avispa nueva

perdoná si te hago la cabeza

lo picaría como un queso

pero sabelo

lo picaría para copetín

estoy harto de transas

¿UNAS CHAPAS AHÍ, MISTER?

posta que me tenés loco, re-loco, tri-loco,

flaca, no encajés cualquiera

[multi-loco

13


poesía I CONSPIRACIÓN

me fisurás me dejás flashando

Los sapos conspiran para adueñarse de la capaz que algún día te venís conmigo

[noche

¡chau, estaría de más!

Yo colaboro con tres puntas de cigarrillo

¡estaría de fiesta!

dos tapitas oxidadas

juntaríamos alguna moneda

cuatro o cinco páginas de europeos muer-

nos iríamos a escaviar un tinto por áhi

[tos

a fumamos ese finito en la rambla, en una Los sapos piden más, más, más

[mansa de última... ¡más bien que te quiero!

Adjunto una navaja rota

¿más firme?

una caja de fósforos sin fósforos

toy re-metido

tres botones

toy mutando

(uno negro, uno verde, uno dorado)

toy al palo Los sapos fornican y saltan y revuelven la

me tenés hecho paté

[cacerola flaca, el sábado hay tambores

me cuentan que hace falta literatura que

yo qué sé...

[hable de elefantes

si pinta...

del montón de niñas azules que se enamo-

si estás afín... ¿sacás?

[ran del otoño y escriben poesía con dedos

te invito a fumar una seca por el barrio

temblorosos

si te cabe, estoy en el lugar de siempre

y si esto es poesía, ¿dónde entonces los

dale, prendete

[cantos de los pájaros?

decime que sale ¿sale?

Yo digo

¿sale?

mi vecino come cascarudos y pasto y polen-

¡arriba!

[ta y azucaradas ciruelas verdes

14


mi vecina saca la cabeza entre una reja y [llora Jorge Alfonso, datos que importan:

Yo digo nada de entrar a la vida suavemente no somos el canto de los pájaros

Nace en: 1976, Montevideo.

somos el canto de los pájeros

Vive en: Montevideo. Publicaciones:

Y el complot avanza

Cacareos poéticos y poemas de amor

Faltarían dos corazones de cigarra y la caí-

misóginos. 2007 (Edición artesanal)

[da de todos los imperios

Porrovideo (cuentos) 2008

Faltarían mil líneas para las caras de felici-

Cuentos llenos de abrojos. 2009 (pre-

[dad del Tato y de Javier

mio fondos concursables del Ministe-

de cuando afanaron esa cubierta y la ven-

rio de Cultura).

[dieron para ver a Darnauchans Poesía entonces los elefantes y la cara de felicidad del Tato y la cara de felicidad de Javier y Darnauchans poesía los sapos y el complot y poesía el canto de los pájeros Poesía nuestro bendito canto de nosotros [los pájeros

15 15


poesía II

hank allá

Charles Bukowski: el tuerto en el país de los ciegos “Norman, a pocos escritores les gustan las obras de otros escritores. Sólo les gustan cuando están muertos, o si llevan mucho tiempo muertos. A los escritores sólo les gusta olisquear sus propios zurullos. Yo soy uno de ésos. A mí ni siquiera me gusta hablar con escritores, mirarles, o —peor todavía— escucharles. Y lo peor es beber con ellos; se babean de arriba abajo, son realmente patéticos, parece que anden buscando el ala protectora de su madre. Prefiero pensar en la muerte que en escritores. Mucho más agradable.” Charles Bukowski, El capitán salio a comer y los marineros tomaron el barco.

16


poesía II Podría aburrir a los lectores de esta ¿revista? con datos biográficos concernientes al escritor que nos compete del tipo “nació en Alemania, Andernach en 1920 y…”, pero dicha caracterización se puede conseguir en cualquier Wikipedia del cybercafé más cercano, así que mejor dejo escrita en sus pupilas esta evocación, de delirio automático, acerca de un hombre lo suficientemente loco para vivir con las bestias. En estilo posmoderno como es gusto de nuestro jefe de redacción. Se secó la cara, la porosa cara, la cara como papel de lija agrietado, como el cemento partido de las calles de Los Ángeles en días de sol conduciendo al hipódromo, escuchando música clásica en la radio, tal vez Malher o Brahms. Se sentó contra el respaldo de la silla, era un buen respaldo, sí señor, estaba desnudo y divertido de ver como sus huevos se balanceaban como un columpio. Los huevos no deberían balancearse así, tal vez debería ir a un médico pero en realidad no importaba, lo que importaba era escribir, escribir como un condenado, aporrear la maquina de escribir como si fuera un piano tocado como un instrumento de percusión, escribir aunque los dedos sangren un poco. Abrió una cerveza, se la bebió de un solo sorbo, ahora la maquina tenía combustible y, lo más importante, estaba sola, funcionando en una esquina de esa habitación. La máquina destellaba luces amarillas y rojas y traía un vendaval furioso, todos los recuerdos juntos como agua sucia cayendo desde una canilla abierta y estrellándose contra el suelo. Un remolino de camas de pensión, de prostitutas de medias rotas, de años vagando de trabajo en trabajo alimentando esa otra máquina que es el yo, mientras hay un espacio que se cierra y el tiempo nos arrastra. Hank reía y sus palabras se materializaban en el ambiente y la máquina aturdía con sonidos de otras décadas, con poesía inconformista y que formalmente haría arrancarse los pelos a más de un preciosista de la lengua. Después de ver 1000 conchas, todas se parecen, una trinchera rosada llena de agua barrosa y así se ve el sexo sin ningún miedo, como una función más, como cagar y coger, como las tres funciones esenciales de las que los dadaístas hablaban. Y de todas estas cosas Bukowski se explayaba con placer, en los vericuetos de la tinta en el papel él narraba la pequeña vida del obrero que vuelve a casa y golpea a su mujer, de los boxeadores que nunca llegaron a la gran pelea, de conversaciones en bares y quilombos, temas que pare-

17 17


poesía II cían triviales y sin ningún interés en una época de guerra fría y espionaje internacional. Temas que eran políticamente peligrosos y atacaban una cierta idea de “American Dream” que unos señores en las sombras intentaban vender. Temas cotidianos pero cuya cotidianeidad cimentaba la ciudad en que Charles vivía. Para escribir hay que escribir acerca de lo que se vio y vivió a través de cada poro ¿Qué obra no es autobiográfica? ¿Que obra es escrita desde el vacío? No existe tal cosa y todos nos movemos por vidas miserables, cumpliendo las pequeñas tareas de los días y las horas, que nos hagan infelices o felices poco da, esas son solo etiquetas para catalogar lo inevitable, el pasaje del tiempo y la acumulación de experiencia y recuerdos en los huesos del cerebro los cuales raramente se mueven y cambian. En esos recuerdos retrató a Estados Unidos, Estados Unidos como un Moloch perverso, un salón de baile repleto de trampas para osos y hay que saber bailar para salir airoso. El baile de Charles era no dar concesiones, es ser uno mismo en todo momento, es bailar frente a la doña muerte, es brindar por todos los perros viejos que pelearon antes que él: Hamsun, Dostoyevski, Hemingway, Céline, Ezra Pound, Villon y otros escritores, sus verdaderos padres, las únicas almas compañeras alejadas en muchos casos por siglos y miles de kilómetros y fronteras. Verdaderos sabuesos de carnes y hueso, incorruptibles al oficio de la letra y la palabra. Bukowski fue uno de ellos, alguien que se decía llamar conformista y no conformista al mismo tiempo, alguien al que le interesaba más la carrera de caballos del martes que el posible estallido de una bomba atómica y esa era su forma de que la máquina, su máquina, su única maquina importante, siguiera funcionando, siempre peleando a la contra. Nicolás Grandiroli

18


poesía II

poemas You

you're a beast, she said

eres una bestia, me dijo ella

your big white belly

con tu blanca panza

and those hairy feet.

y esos pies peludos.

you never cut your nails

nunca te cortas las uñas

and you have fat hands

y tienes manos regordetas

paws like a cat

zarpas como de gato

your bright red nose

tu nariz colorada y brillante

and the biggest balls

y los huevos más grandes

I've ever seen.

que he visto.

you shoot sperm like a

arrojas esperma como una

whale shoots water out of the

ballena arroja agua por

hole in its back.

el agujero de su espalda.

beast beast beast,

bestia bestia bestia,

she kissed me,

ella me besa,

what do you want for

Qué quieres para el

breakfast?

desayuno? Traducción de Lucía Manríquez Montoya.

19


poesía II face of a political candidate on a

el rostro de un candidato político

street billboard

en una valla publicitaria

there he is:

ahí está:

not too many hangovers

no demasiadas resacas

not too many fights with women

no demasiadas peleas con mujeres

not too many flat tires

no demasiados neumáticos desinflados

never a thought of suicide

nunca pensó en el suicidio

not more than three toothaches

no más de tres dolores de muelas

never missed a meal

nunca se salteó una comida

never in jail

nunca estuvo encarcelado

never in love

nunca estuvo enamorado

7 pairs of shoes

7 pares de zapatos

a son in college

un hijo en la universidad

a car one year old

un coche que no tiene más que un año

insurance policies

pólizas de seguros

a very green lawn

un césped muy verde

garbage cans with tight lids

cubos de basura con tapas herméticas

he'll be elected.

seguro que le eligen. Traducción de Lucía Manríquez Montoya.

20


poesía II The souls of dead animals

Las almas de los animales muertos

after the slaughterhouse

después del matadero

there was a bar around the corner

había un bar a la vuelta de la esquina

and I sat in there

y yo me sentaba ahí

and watched the sun go down

y miraba cómo se ponía el sol

through the window,

a través de la ventana,

a window that overlooked a lot

una ventana que daba a un baldío

full of tall dry weeds.

lleno de pasto seco.

I never showered with the boys at the

yo nunca me bañaba con los muchachos de la

plant

planta

after work

después del trabajo

so I smelled of sweat and

así que olía siempre a sudor y

blood.

sangre.

the smell of sweat lessens after a

el olor del sudor disminuye

while

al rato

but the blood-smell begins to fulminate

pero el olor de la sangre empieza a fulminar

and gain power.

y gana poder.

I smoked cigarettes and drank beer

fumaba y tomaba cerveza

until I felt good enough to

hasta que me sentía bien como para

board the bus

subir al colectivo

with the souls of all those dead

con las almas de todos eso animales

animals riding with

muertos viajando

me;

conmigo.

heads would turn slightly

las cabezas se daban vuelta lentamente

women would rise and move away from

las mujeres se cambiaban de asiento lejos de

me.

mí.

21


poesía II when I got off the bus

cuando me bajaba del colectivo

I only had a block to walk

tenía que caminar nada más que una cuadra

and one stairway up to my

y subir una escalera hasta mí

room

habitación

where I'd turn on my radio and

y nadie se preocupaba por mí

light a cigarette

en absoluto.

and nobody minded me at all. Del libro "Charles Bukowski 1", antología poética bilingüe argentina, editora AC, selección y traducción de Federico Ludueña.

For Jane

Para jane

225 days under grass

225 días bajo la hierba

and you know more than I.

y ya me conoces mejor que yo mismo.

they have long taken your blood,

ellos se han llevado tu sangre,

you are a dry stick in a basket.

eres un palo seco en una canasta.

is this how it works?

¿es así como funciona?

in this room

en este cuarto

the hours of love

las horas de amor

still make shadows.

aún hacen sombras

when you left

cuando te fuiste

you took almost

te llevaste casi

everything.

todo

I kneel in the nights

me arrodillo en las noches

before tigers

ante tigres

that will not let me be.

que no me dejarán ser.

22


poesía II what you were

lo que fuiste

will not happen again.

no volverá a suceder.

the tigers have found me

los tigres me han encontrado

and I do not care.

y no me importa, version de Lucía Manríquez Montoya

Todas las traducciones fueron corregidas por Nicolás Grandiroli

23


esto no lo dije yo

paranoia y conspiraciones

Thomas Pynchon

En la literatura del norteamericano Thomas Pynchon podemos encontrar las más variadas conspiraciones de todo tipo. En La Subasta del Lote 49 podemos encontrar un histórico correo privado (Thurn and Taxis y Trystero) que lucha, en la Norteamérica del sesenta, contra el monopolio del correo público, con todo un pasado en la historia de la oligarquía europea, con revoluciones, escisiones y demás vicisitudes. La empresa Thurn and Taxis realmente existió, y esta es una de las características de la literatura de Pynchon: mezclar hechos reales con hechos ficticios. También podemos encontrar un protagonista que no tiene muchas ganas de hacer su trabajo de inteligencia en la Segunda Guerra Mundial (El Arco Iris de la Gravedad) y se encuentra con bombas V2 que caen sobre Londres, donde él trabaja. De pequeño, ese mismo muchacho había caído en un experimento con un científico pavloviano (sí, perros y todo eso) que trabajaba en ciertos estudios relativos a las bombas para los nazis o aliados, y a un plástico experimental. El protagonista de esta novela, entonces, atraviesa los últimos días de la Segunda Guerra dando vueltas por la Europa devastada, buscando respuestas que no tiene muchas ganas de encontrar, tampoco. En Vineland, por otro lado, encontramos una ex-hippie que trabajaba para el gobierno de los EEUU. En los reajustes de la administración de Ronald Reagan, un agente del FBI que era su ex amante, pierde su trabajo y, desde ese momento, va en contra de ella y

24


esto no lo dije yo la busca, aunque no se sabe para qué. Esta trama está tamizada con hechos históricos comprobables, con muchas dosis de sexo y, estructuralmente, con muchas partes donde se abandona la prosa y se pasa al verso (en canciones, sea de Rock o del género de la época). Normalmente, hay un personaje que es el que carga con el peso de la búsqueda propiamente dicha y se va encontrando con otros personajes, casi siempre muy estrafalarios, que le dan claves o despistan la trama, para llegar, de esa manera, al final de libro (no así al final de la conspiración paranoide). Estos personajes muchas veces tienen un gran peso propio y podemos leer largos párrafos, o capítulos enteros, de sus soliloquios acerca de lo que los ha llevado hasta ese lugar de la trama. Van y vienen como entes independientes de la historia, aparecen de repente en el primer capítulo y pueden desaparecer hasta el final de la novela, donde reaparecen, sin mucha explicación. En este momento recuerdo que en El Arco Iris de la Gravedad hay un grupo de argentinos anarquistas en Suiza, que estaban en Europa intentando robar un submarino, y que citaban, como inspiración, ciertos pasajes del Martín Fierro en los cuales, según ellos, se demostraba el anarquismo en Hernández, mucho más que en Bakunin. Este grupo de argentinos aparece en una parte del segundo capítulo y vuelven a aparecer casi al final, sin mucha parsimonia ni explicación. Porque así van las cosas en las novelas de Pynchon. Los personajes aparecen y desaparecen, casi como en una emulación de la conspiración que siguen. Las cosas no son siempre lo que parecen y los datos desdoblan y aparecen de golpe. Hay tanta información como personajes y muchas veces es muy difícil seguir el ritmo. Thomas Pynchon es uno de los dos autores norteamericanos actuales de los que se sabe poco y nada. El otro caso es J.D. Salinger, el otro gran huraño; pero de éste se conocen fotografías e inclusive en una época no era un recluso. Por otra parte, su estética y narrativa nada tienen que ver con el autor que nos atañe. De Pynchon-persona, se sabe poco y nada. Se dice que hizo el servicio militar en la Armada de los EEUU, que estudió en la Universidad de Cornell (mencionada varias veces en su libro La Subasta del Lote 49), que en esa Universidad asistió a cursos con el escritor Nabokov, quien a su vez dice no recordarlo en sus clases. También se dice que trabajó para

25


esto no lo dije yo la Boeing. Es casi como si Pynchon pudiera ser un personaje escondido de su propia novela. Cuando este autor decide ser un ente anónimo, está participando de su propia novela conspirativa. Sus fanáticos tienen foros donde discuten sus argumentos y sus próximas novelas y comparten datos sobre el autor. Pynchon decidió el anonimato y, de esta manera, el ente Pynchon-persona ha dejado paso al ente Pynchon-personaje. Es como si asistiéramos a la búsqueda de este autor en una de sus novelas. Encontramos pistas, sus libros, con sus dislates paranoicos y, por otro lado, los medios, nos van informando cada tanto sobre alguna actividad profesional suya. Todo lo que sabemos de este Pynchon-persona puede realmente que sea sólo una creación del Pynchon-autor; todo lo que nos dice sobre su persona realmente es el Pynchon- personaje. Así tenemos que todo puede ser ficción, todo lo que sabemos sobre este autor (personapersonaje) puede que sea falso. No conocemos más que unas fotos de cuando estaba en la marina de los EEUU y sólo escuchamos su voz en un par de capítulos de The Simpsons. Es casi como una fabricación de su Pynchon-personaje. ¿Por parte de quién? Tal vez por el mismo Pynchon-persona, o quizá (así me gusta pensarlo a mí) por el Pynchon-personaje. Aunque siempre en términos de Pynchon-autor. ¿Qué nos queda? Sus novelas. Son las pistas que nos va dejando, donde no debe haber nada sobre su persona. Tenemos los libros donde sus principales protagonistas van detrás de algún misterio-conspiración, siempre con toques de humor y sexo bizarro. ¿Y qué tal si éste es su último misterio conspirativo, el verdadero yo de Pynchon? Él es otra novela,

26


esto no lo dije yo la no-escrita; pero, desde su reclusión, en su escape de la vida pública, ha creado un mito mucho más grande que el de cualquier otro autor actual. Él mismo es parte de su ficción y una tan interesante como sus novelas. Es otra parte de la conspiración o la paranoia, porque, acaso, no tiene sentido que un autor que escribe novelas basadas mayormente en conspiraciones, situaciones paranoicas, fantasía; no dé la cara. El Pynchon-persona no existe, el Pynchon-personaje se mezcla con el Pynchon-autor; pero no nos consta que realmente un Pynchon exista. Por más que tengamos en nuestras manos sus pesadas novelas (El Arco iris de la Gravedad y Mason & Dixon tienen más de mil páginas cada una) no podemos llegar a decir que esta persona realmente exista. Y de ser así, ¿cuáles son nuestras confirmaciones? Sólo sabemos que existe un Pynchon-Personaje (que incluye al Pynchon-autor) pero más allá de eso, no sabemos realmente nada. Y ya que estamos en esta onda, y como Esto no lo dije yo, vamos a seguir siendo paranoicos:

Proverbio para paranoicos 3: Si ellos logran que hagas las preguntas equivocadas, no tienen que preocuparse por las respuestas. Thomas Pynchon – El arco iris de la Gravedad. Gastón Paolini (Argentina)

Obra de Thomas Pynchon publicada: · V. (V.) 1963. Novela. · La Subasta del Lote 49. (The Crying of lot 49; Leído) 1966. Novela. · El Arco Iris de la Gravedad. (Gravity´s Rainbow; Leído) 1973. Novela. · Lento Aprendizaje. (Slow Learner). 1984. Cuentos Cortos. · Vineland. (Vineland; Leído). 1990. Novela. · Mason & Dixon. (Mason & Dixon). 1997. Novela. · Contra el día. (Against the day). 2006. Novela.

27


totally wired

rla laespalda espalda

28


totally wired

hablanpor hablan por

Los nuevos atletas

La primera vez que vi a Hablan por la Espalda fue en un toque realizado en DOS, un día gélido similar a los que están por venir, cuando aún pesaba sobre la banda un abyecto boicot que los había prácticamente obligado a exiliarse en otros circuitos de difusión. Como es costumbre en una ciudad como la nuestra, la leyenda negra que caía sobre la banda terminó –al menos en materia de difusión- haciendo de sus defectos una virtud, convirtiendo a Hablan por la Espalda en un pequeño organismo que se iba alimentando e hipertrofiando en el boca a boca. “Estan re locos esos pibes, el tipo se desbola en escenario”/ “A Fermín en una gira en Alemania casi lo meten en cana por un supuesto abuso sexual” / “Te recomiendo que te mantengas lejos del escenario, me dijeron que suelen escupir y mear hacia fuera”. En fin, un ladrillo más en el inabarcable fresco de la mitología roquera, como podía ser los Stooges, GG Allin –con más fiereza y muchísimo menos contenido que los primeros-, o, remitiéndonos a lo local, Motosierra. Aquella primera vez, había acudido a tal show, por así decirlo, movido por un interés más antropológico que musical. Prácticamente no había escuchado nada, tan sólo el videoclip de la sucia e imponente “El pecado”, y unos pocos temas escuchados en el destartalado MP4 de un amigo de facultad. Recuerdo haber llegado en el mismo momento que salía la banda, escabulléndome entre las pocas personas que había en el sitio para hacerme una imagen más clara de lo que todos presenciaban. Un pelado barbudo con una parca que era como una confección híbrida entre una túnica del Ku Klux Klan y el pijama de un cafiolo milonguero presentaba a los integrantes como si fueran luchadores entrando al ring. Un hombre gallo a la guitarra, un tipo de melena curiosamente apodado “el pelado” apostado tras un paquidérmico órgano Hammond y Fermín, con la campera de cuero como un destartalado chaleco antibalas, recorriendo el escenario con saltitos de gorrión, tal como

29


totally wired lo ritualizan los boxeadores antes de la pelea. El hombre gallo lanzó su zarpazo sobre las seis cuerdas. Fermín gritó “It’s just the beast and the way I am”. Y ahí comenzó todo. Posiblemente aquel toque prácticamente olvidado en DOS se convirtió en una de las experiencias estéticas más importantes que viví como espectador. Con bandas como Buenos Muchachos, había llegado a sentir auténtica fascinación, un sentimiento oceánico, como si en ciertos climax de canciones como Plasticol o Coral # 5 uno se sumergiera en el fondo del mar, viendo desde las profundidades a la tormenta agitándose en la superficie. Con Hablan por la Espalda la experiencia era radicalmente distinta, la banda se lanzaba anfetamínicamente sobre Thunder Vendetta y aquello no se sentía como aquel trance intrauterino, todo era demasiado real, era estar rascando en la inflamada epidermis de la tormenta, en la superficie del agua, con los rayos arriba, las olas a los costados y los tiburones debajo, luchando contra una corriente que te chupaba hacia

foto: Pedro Luque, en Santiago, Marzo del 2005.

el borde del escenario, sin llegar a darte las brazadas para lograr escapar.

30


totally wired Ya para entonces, Hablan por la Espalda había cambiado bastante de lo que era a sus inicios. Fundada por Valentín Guerreros y los hermanos Solana, la banda de resentido nombre dio sus primeros pasos en el circuito hardcore, con canciones inmediatas, de letras expresionistas y de fuerte influencia nietzscheana, pero aún bastante circunscritas a la exigencia del género. No tardó mucho tiempo para confirmar algo que ha caracterizado a HPLE: esa inquietud casi ontológica, una construcción y barrido sobre los cimientos perpetuos e incansables, no sólo en su plantilla (tras varias formaciones, los únicos integrantes originales son sus fundadores), sino también en lo musical. Tras tres discos editados en el exterior (Le petit detail qui change tout, Hablan por la Espalda y el 7 pulgadas, A fistful of Rock), la banda publica Macumba, su primer disco editado en Uruguay, cuyo lanzamiento es prácticamente inminente. En diez años la formación fue incorporando elementos y distintas influencias a sus raíces hardcore, creando un híbrido potente entre la urgencia de dicho género y ciertos momentos crimsonianos (recordar las intrincadas guitarras de La república, tema perteneciente al disco homónimo). Sin embargo, posiblemente el pequeño detalle que cambió todo se dio en la relectura e incorporación de elementos blueseros a sus composiciones. Hablan por la Espalda forman parte de esa generación de pibes que redescubrieron en las bateas apolilladas de Tristán Narvaja los discos de Días de blues, fagocitándolos a su manera y desde sus propias influencias –como el caso de Cadáver Exquisito, en donde se cruza el estilo guitarrístico nervioso y violento de Greg Ginn con poderosas bases y riffs zeppelineros. Pero Hablan por la Espalda siguen cabalgando las propias líneas de fuga que ellos abren. En el último año, incluyeron a su formación a El faraón, interesante personaje que tras las tumbadoras, dota a los temas de la banda de un aire latino y, por momentos, tribal. Pero posiblemente el sonido más rastreable en la nueva producción de Hablan sea la música de Fela Kuti, aquel irrepetible personaje de la música nigeriana, que logró convertirse en el embajador, no sólo de la lucha por derechos civiles, sino del afrobeat, término autodenominado por él que recogía tanto elementos del jazz, como de los sonidos propiamente africanos. Con estos beats repetidos al grado de un mantra, y con un swing que se retroa-

31


totally wired limenta entre la percusión y los arreglos de órgano del Pelado Varela, curiosamente la música de HPLE ha comenzado a hacer bailar, más que a poguear, aún así sin perder sus momentos de desenfreno extático que tanto los caracterizan. Ante tanto cambio, ciertos rasgos distintivos de la banda se siguen manteniendo, con una aproximación –quizás una ética- casi deportiva hacia la música (no confundir con futbolizada, mal de muchas bandas locales), con canciones para sudar y someterse a los límites de la resistencia física. Precisamente, lo deportivo no es una mera alegoría de quien escribe, sino que es una suerte de leit motif, o gran metáfora, no sólo en las letras de HPLE, sino en la misma imaginería y presentación de la banda, con Fermín constantemente boxeando contra sus múltiples sombras expandidas caleidoscópicamente por las luces del escenario. Después de todo, los grandes atletas de la actualidad no son más que los meros sucedáneos de los antiguos gladiadores, esos seres que siempre estaban desafiando los límites impuestos por los dioses. Hablan por la Espalda posiblemente seguirá acercándose y rompiendo, con mayor o menor precisión dichos límites, pero con toda seguridad seguirá siendo algo digno de escuchar y presenciar. Agustín Acevedo Kanopa

32


panorama

panorama:

Otra mirada a la gripe porcina

El mundo de los niños es de colores, definitivamente. Verán, soy madre de dos pequeñas niñas de cinco años; cuando ellas dibujan lo hacen sin pensar en los detalles engorrosos que solemos ver los adultos. Cuando México se quedó en alerta máxima por cuestiones de la fiebre porcina, y ningún niño podía salir de casa ni siquiera a jugar al parque hubo necesidad de idear formas de distracción. Debo confesar que, por cuestiones de trabajo, les dedico poco tiempo; así que cuando me corresponde estar con ellas mi tiempo es oro. La Ciudad de México que es de regular bulliciosa y acelerada, de pronto se vio callada por el cerco sanitario. ¿Cómo explicar a las bambinas, entonces, que los juegos en la jardinera estaban suspendidos, que el colegio no daba clases? y que al menos en dos semanas no verían a sus amiguitos… Debo confesar que los dos primeros días me cayeron tal y como el efecto debía serlo: sorpresa y alarma. No quería que ni un "atchu" de catarro se colara por las ventanas. Paranoica como debe ser una madre, revisaba la temperatura de las niñas a todas horas, cuidaba que se asearan las manos cada veinte minutos y que no dejaran de usar el cubrebocas. "No se asomen a la ventana", les decía, una primavera muy calurosa, en la que el paro de mi esposo por primera vez me caía de maravilla para atender a las niñas. Así llegó el sábado y las pequeñas como siempre estaban felices de que yo estuviera a cargo. Hay que dibujar, les dije después del almuerzo. "Pero ¿qué dibujamos?", decían aburridas y acaloradas. “No lo sé, dibujen un cordero”, les dije emulando la sugerencia de "El principito", al aviador en la novela de Saint Exupery.

33


panorama De pronto mis labores caseras me hicieron olvidar la pequeña sugerencia. Mientras tanto, yo limpiaba como una de esas personas con trastornos obsesivos compulsivos. Cuando un niño está en silencio, decía mi abuela, es que seguramente está haciendo una travesura. Me llamó la atención que de pronto ya no se oían las niñas platicando en la sala. Me asomé para buscarlas y las pude ver. Tan altas como su pequeña estatura da, ahí las dos paraditas dibujando una granja completa en la ¡pared! "Mamá, mira, ven a ver..." No sólo dibujamos un cordero, sino también vacas, y chanchitos (cerdos). No soy de las que reprimen un acto así, total al día siguiente se lava esa pared y ya. Lo que me llamó la atención, es que tuvieron la gracia de poner cubrebocas a toda aquella fauna, y colorear indistintamente sin ton ni son. “¿Por qué no podemos salir?”, decían refunfuñando. “Entonces vamos a pintar toda la casa”, protestaron. ¡¡¡Claro!!!, cómo no se me ocurrió antes... y me puse a pintar con ellas. Llenamos aquella pared de dibujos y colores, más colores. Por un momento olvidé que afuera era todo gris. Verónica Miranda

34


blogósfera http://soloveonucas.blogspot.com J. Pablo Díaz, 22 años, poeta argentino, autor de Despojos, libro que editó de forma independiente, tiene un blog en el que de forma limpia, sencilla, pero nunca inadvertida, deja su poesía como si dejara caer algo imprescindible que esperara ser recogido y atesorado. Con una estética cuidada, Díaz le da importancia a las imágenes (fotográficas en su mayoría) que ilustran sus textos y crean un ambiente especial, pero no opacan los poemas

blogósfera

que acompañan.

35

Estos poemas, que nos pasean casi de manera infantil por las estaciones, la naturaleza y de forma explícita por el cuerpo (el propio, el ajeno, lo interno y lo externo) aparecen con una periodicidad espaciada pero se hacen esperar.

Encontrándole lo bello a lo bizarro http://www.fotolog.com/sisima Imagen y texto entrelazados de forma poética. La autora mexicana los combina haciéndole honor al título de este espacio, poniendo palabras que ilustran cuestiones bizarras de la cotidianeidad o que, en esa mezcla de imagen y poesía, generan un ambiente dicotómico y bizarro.


blogósfera Zaidenwerg http://zaidenwerg.blogspot.com/ Ezequiel Zaidenwerg dedica su blog a las traducciones de poesía. Con una vasta lista de poetas llevados al castellano, le imprime un toque personal y regional a las traducciones e incluye, cada tanto, traducciones hechas por otros. Es un blog sencillo de leer, con listas ordenadas de las traducciones, que principalmente son de poesía, pero que incluyen también canciones. La cantidad de links que clasifican los trabajos

blogósfera

anteriores contribuyen a un fácil acceso a la información y a su vez, los links externos nos abren muchas puertas para descubrir otros sitios relacionados. Blog muy recomendable para aquellos que gustan del mundo de la traducción o bien para quienes simplemente quieran leer a conocidos poetas en versiones no solo correctas sino especialísimas.

36 36


37


tenés GUITA, tenés razón

38

¿te suena? mandanos tu slogan GUITA a revistaguita@gmail.com

Guita nº0  

revista guita, nº 0

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you