Page 1

28

Enfoque Americano 19

PRIMERA EDICIÓN

DOMINGO 22 DE ABRIL DE 2012

ENFOQUE AMERICANO LO QUE DEJÓ LA ÚLTIMA CUMBRE DE LAS AMÉRICAS

Devaluada y en dos idiomas Sucede cada cuatro años. En esta ocasión organizarla costó al menos 25 millones de dólares. Sin embargo no hubo consenso en torno a la participación de Cuba y al caso Malvinas porque Estados Unidos y Canadá vetaron cualquier declaración final.

N

inguna sorpresa ni mucho menos desazón. La falta de acuerdo sobre la participación de Cuba y el apoyo a Argentina por su reclamo sobre el archipiélago de las Malvinas impidió consensuar una declaración final de los líderes de las Américas, algo que se sabía desde principios de año, algo que, sin lugar a dudas, termina de devaluar a una cumbre cada vez más desgastante y estética. Eso si, la VI Cumbre de las Américas celebrada en Cartagena (Colombia) deja un dato trascendental y es el del descalabro en la política hemisférica de Estados Unidos para Latinoamérica. Se acabó el consenso de Washington. El cónclave evidenció las discrepancias que persisten entre los latinoamericanos y Washington, pese a la búsqueda por parte del presidente Barack Obama de una nueva forma de dialogar con la región, según analistas. Obama, quien acudía a su segunda cumbre con los latinoamericanos, después de la de Puerto España de 2009, pasó dos días en Colombia, gesto que su anfitrión, el presidente Juan Manuel Santos, agradeció y destacó como una buena señal no solo para su propio país sino para el conjunto de América Latina. “El presidente Obama estuvo aquí dos noches dedicado a discutir con franqueza, con respeto y cordialidad, todos los problemas. No hubo ningún tema vedado, y eso lo apreció América Latina y el Cari-

be de una forma muy especial”, comentó Santos. Sin embargo, temas como la participación de Cuba en estas cumbres o la defensa de la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas, ambos apoyados por el conjunto de los latinoamericanos, mostraron las profundas discrepancias con Estados Unidos e impidieron la firma de una declaración final. “Estados Unidos está intentando encontrar una nueva manera de dialogar con América Latina. Pero no salimos (de la Cumbre) con ninguna evidencia futura de una gran transformación. Hay una búsqueda de un nuevo tipo de relaciones, pero sin resultados concretos aún”, dijo a la AFP Mauricio Santoro, experto en relaciones internacionales de la Fundación Getulio Vargas, de Río de Janeiro. Que Obama escuchase pacientemente a todos los presidentes reunidos en Cartagena “es importante simbólicamente, señala una nueva disposición. Pero tiene el desafío de mostrar que va a haber un cambio, que los pedidos no sólo van a ser oídos, sino tenidos en cuenta”, añadió Santoro.

Para Fernando Giraldo, politólogo en la Universidad Javeriana de Bogotá, la Cumbre de Cartagena mostró “una América Latina mucho más distante frente a Washington, más autónoma y más independiente” que en el pasado. “Estados Unidos no tiene frente a los latinoamericanos la misma posición de fuerza de antes y le toca colocarse en un plano más horizontal. Pero sobre los asuntos de fondo sigue actuando igual, con el veto a Cuba y el silencio que guarda sobre Malvinas”, opinó Giraldo. Sobre Cuba, Obama, quien se encuentra a siete meses de las elecciones presidenciales, se limitó a expresar nuevamente su deseo de un cambio democrático en la isla, sin ceder a los reiterados pedidos de sus homólogos latinoamericanos para permitir su participación en la siguiente Cumbre de Panamá en 2015. “Cuba, a diferencia de otros países que participan (en las cumbres de las Américas), no ha avanzado hacia la democracia” y “no respeta aún derechos humanos básicos”, dijo Obama, consultado sobre el veto estadi-nense a la participación de

La Habana en futuras cumbres. La inclusión de Cuba en estas cumbres, a las que nunca ha sido invitada, es reclamada por los latinoamericanos desde la anterior de Puerto España en 2009, a partir de la cual la Organización de Estados Americanos (OEA) acordó levantar la suspensión que le había impuesto en 1962, en plena Guerra Fría. La ausencia de invitación a Cuba llevó al presidente de Ecuador, Rafael Correa, a cancelar su participación en la Cumbre de Cartagena y a los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América a anunciar que no asistirán a la próxima cita si no acude Cuba. “Si Estados Unidos sigue sin permitir la asistencia de Cuba a las cumbres de las Américas ésta habrá sido la última cita hemisférica”, dijo el canciller venezolano, Nicolás Maduro. Y es que la falta de consenso sobre Cuba y el anuncio de la Asociación Bolivariana para las Américas (ALBA, integrada por Venezuela, Ecuador, Bolivia, Nicaragua, Cuba, Antigua y Barbuda y San Vicente y Granadinas) de que no participarán en una próxima cumbre sin la isla, amenaza la continuidad

de estas citas, la única hemisférica. En tanto Argentina buscaba en la cumbre apoyo a su reclamo de soberanía sobre las islas Malvinas, en manos de Gran Bretaña desde 1833, y quería incluir el tema en la declaración final, pero Estados Unidos y Canadá se opusieron. El presidente Santos relató que cuando terminó su discurso inaugural, el único que fue transmitido durante toda la cumbre, la presidenta Cristina Fernández se le acercó y le dijo: “Te olvidaste de Malvinas”. “Al vetar Estados Unidos el artículo sobre Cuba se cayó toda la declaración”, dijo el canciller Héctor Timerman, porque “si un país veta no hay nada que hacer”. Timerman dijo que Kirchner, en su discurso que se realizó a puertas cerradas, sostuvo que “debía ser la última cumbre que se realice sin la presencia de Cuba”. Fernández partió anticipadamente hacia Buenos Aires en la mañana del domingo, antes del fin de la cumbre. El boliviano Evo Morales también abandonó la cita el domingo de mañana, antes del cierre oficial.


30

Enfoque Americano 19

PRIMERA EDICIÓN

DOMINGO 22 DE ABRIL DE 2012

ENFOQUE AMERICANO María Emilia Cardozo Licenciada en Relaciones internacionales

L

a hoja de ruta de Brasil y Argentina tuvo aspectos comunes y divergentes que llevaron a las asimetrías estructurales y políticas entre estos dos países. Desde el punto de vista histórico Argentina tuvo hasta finales de los años 60 ventajas claras con respecto a Brasil en todos los terrenos: económico, social, educativo y cultural. Era una sociedad entonces de amplia movilidad social, adecuada distribución del ingreso, escolaridad pública dominante y de buen nivel de calidad, con excelencia en las universidades y donde fenómenos comunes en la mayor parte de los países latinoamericanos como desocupación estructural y marginación eran desconocidos. Sin embargo, aun así, habían problemas bajo la superficie, latentes desde la ruptura del orden institucional en 1930, mucho más acentuados a partir de 1955, que serían los que llevarían a partir de la denominada “Revolución Argentina” de 1966 a una etapa de violencia y decadencia institucional, social y económica profunda de la cual más allá de ocasionales momentos de aparente prosperidad coincidentes con nuevos planes económicos-, no hemos emergido En ese período, fundamentalmente entre 1950-1980, Brasil avanzó sobre todo en el campo económico, desarrollando una industria que por escala de mercado interno, por la incorporación de tecnología y basada a su vez en un fuerte apoyo de la tecno- burocracia estatal, comenzó a competir internacionalmente. Dicho en otras palabras, al impulso del Varguismo primero y luego al de Kubitschek hubo otro de similar expresión en los gobiernos militares, en lo relativo a la necesidad de un crecimiento económico acelerado con un papel central del Estado a través de sus empresas y la planificación del desarrollo. La década del 80 marca el final de los gobiernos militares, pero es también la de la crisis de la deuda y de la mega-inflaciones-hiperinflación en el caso argentino.

Comparando sus historias La historia de cómo surge lo que hoy conocemos como la “República Federativa del Brasil”, tuvo un condimento que la distingue de lo que hoy es la República Argentina y de otros países latinoamericanos: el simple hecho de que Brasil logra su independencia del reino de Portugal de forma pacífica, no fue necesario una revuelta interna ni una guerra civil, como aconteció en el Río de la Plata. Argentina, fue protagonista de varias revueltas y de una guerra civil de características

LAS VARIABLES LLEVARON A LOS DOS PAÍSES A TENER UNA RELACIÓN ASIMÉTRICA

Brasil y Argentina, una historia comparada

considerables. En nivel de violencia entre distintos grupos, bandos o facciones fue altísimo. El hecho de que la monarquía se haya trasladado a Brasil desde un primer momento y se haya mantenido allí hasta pasada la revolución e independencia, la hace diferente a Argentina, la cual siempre estuvo alejada de su metrópolis y buscando constantemente la forma de separarse de ella de cualquier manera. Tanto Argentina como Brasil tuvieron, desde el principio distintas facciones políticas, sin embargo en la Argentina estas fueron de carácter Federal y Unitario, ambos con una idea revolucionaria fuerte. En Brasil, se encontraban por un lado los que querían mantener la independencia y por otro los que abogaban por volver a ser colonia portuguesa. Argentina logra su independencia en el año 1816 y toma la forma de una “República”, Brasil se independiza en el año 1822 y adopta

la forma de “Monarquía constitucional” de economía basada en el trabajo esclavo, ya que allí la monarquía siguió instalada y sancionó su constitución, la cual era más favorable para la corona que para los revolucionarios y el pueblo en general. En la Argentina, la formación de la República y la sanción de una constitución republicana y Federal, no se da de forma directa y automática luego de la independencia, sino que fue un proceso que se dio de forma lenta y pausada, ya que una vez culminada la dictadura, y a través del “Pacto Federal de 1831”, recién se sedimentan las bases para la instauración de la República. En Brasil, el régimen monárquico constitucional, se dio una vez que el emperador dictó la constitución (de forma unilateral), poco tiempo después de 1824.

Asimetrías estructurales y competitivas Desde la década de los 90 las asi-

metrías competitivas se ampliaron: escalas de mercado, estructura patrimonial, grados de desarrollo tecnológico, densidad de las cadenas productivas. A las asimetrías estructurales existentes: tamaño de las economías, población, recursos naturales, desarrollo industrial, educación y capacitación, capacidad de innovación, etc; se le adicionaron las asimetrías de políticas con derrame transfronterizo, ya que a pesar de diversas iniciativas las políticas macro como las sectoriales fueron nacionales y no regionales. Muchas de las asimetrías tienen que ver con políticas de incentivo brasileñas, pero en el caso argentino por la inacción, desmantelamiento o ausencias de debates sobre las visiones de mediano y largo plazo que llevaron a dejar de lado políticas públicas y debilitar el papel del estado en su capacidad de gestión y control (los cambios permanentes impidieron fortalecer la burocracia estatal).

Aspectos Políticas económicas y financieras para afrontar las consecuencias de la crisis del 30: Argentina se inclina por un fuerte intervencionismo estatal para lograr equilibrar una economía dependiente del comercio exterior. Se establece el control de cambios para evitar la pérdida de divisas, se crea el BCRA para supervisar el sistema financiero, se establecen Juntas Nacionales de carnes, granos, algodón y vinos para establecer precios sostén ante las fluctuaciones internacionales y se crean impuestos nuevos a los réditos y al consumo de combustibles para contrarrestar la caída de los ingresos aduaneros. Se inician importantes planes de obras públicas (rutas y carreteras). En Brasil, a diferencia de Argentina, el objetivo es claro: modernizar el país a través de un estado federal fuerte con una burocracia eficiente iniciando un proceso de industrialización mediante una articulación entre grupos empresarios nacionales y las Fuerzas Armadas. Se profesionaliza al estado federal que pasa a tener una tecno-burocracia propia y se pone en vigencia una legislación del trabajo avanzada para la época: convenciones colectivas, regímenes, laborales especiales, agremiación obligatoria con aportes para los sindicatos. Las dificultades económicas de la época, crisis del 30, crean oportunidades para nuevas industrias que provienen de los excedentes de la industria del café. Ya para 1944 se diversifican las exportaciones brasileñas, dependiendo cada vez menos del café, incorporando algodón, azúcar, cacao, textiles y otras materias primas. También aumenta el PBI básicamente por el salto de la producción industrial. Posición internacional durante la Segunda Guerra Mundial: Brasil, con el gobierno de Vargas, toma la decisión de alinearse con Estados Unidos y los Aliados en 1942, rompiendo relaciones con el eje y enviando tropas a combatir en el frente italiano en 1944. En otras palabras, a pesar de que todo indicaba un estado autoritario con ciertas semejanzas al italiano o portugués su postura internacional era pro-aliada. En Argentina, el Ejército se debatía entre oficiales favorables al Eje, neutralistas y pro-aliados. Coroneles y tenientes coroneles Forman el GOU de tendencia nacionalista, pro Eje la


Enfoque Americano 19

DOMINGO 22 DE ABRIL DE 2012

PRIMERA EDICIÓN

31

ENFOQUE AMERICANO

divergentes mayoría, mientras crecía la presión norteamericana para el alineamiento con los aliados. Inclusive durante toda la presidencia de Perón se mantuvo una simpatía por las potencias del Eje, ya que el mandatario simpatizaba con esa ideología. Argentina siempre conservo su posición de neutralidad en los conflictos internacionales. Etapas de mayor crecimiento y desarrollo sostenible e inclusivo: Argentina fue uno de los países de mayor desarrollo en el periodo previo a la segunda guerra mundial que luego se detuvo y retrocede en términos relativos. Para 1948, ya había problemas de balance de pagos por menores exportaciones y necesidades crecientes de importaciones que había que cuotificar. Al mismo tiempo para mantener el salario real elevado estaban congelados los alquileres y las tarifas de los servicios públicos que aumentaban su déficit a medida que la inflación iba creciendo. Hacia 1951 la política debió ser ratificada porque a la escasez de divisas se agregaron malas cosechas. Brasil es uno de los casos exitosos de posguerra, ya en el primer gobierno de Vargas se marca la impronta de lo que sería hasta fines de los años 70, la etapa de desarrollo acelerado del Brasil. Ya en esa época el PBI brasileño supera al argentino 163 MM a 115 MM (1960) aunque todos los indicadores sociales siguen siendo ampliamente favorables a la Argentina. Hacia el final de su mandato Kubitsckek dado los problemas de balance de pagos e inflación solicita apoyo al FMI, pero dada las condicionalidades rompe con el organismo y sigue adelante con los planes de expansión aunque la inflación promueve malestar social en los sectores trabajadores. El desarrollismo brasileño será una constante hacia futuro, pero tendrá un costado social preocupante dado las inmensas inmigraciones del interior a las ciudades -favelas-, los problemas del agro familiar -las ligas campesinas- y la explosión demográfica de 53 a 73 millones entre 1950-60 versus 17 a 20 en la Argentina La etapa del “milagro brasileño” toca a su fin con la segunda crisis del petróleo -1979- ya no hay petrodólares para financiar la expansión del PND, que había permitido encarar enormes proyectos a través de Petrobrás, Electrobrás, Embratel y el programa Proalcohol e Itaipú. Sin embargo, se buscó mayor diversificación de las exportaciones y más

Aspectos comunes control sobre las importaciones, pero la deuda era ya 90 mil millones de dólares. Desempeño de los gobiernos militares y la actitud de las Fuerzas Armadas: Brasil, en 1964, sufre un golpe militar que llevará a las Fuerzas Armadas brasileñas a ejercer el poder hasta 1985 Las características de los sucesivos gobiernos militares de Brasil serán mantener una visión desarrollista y de atracción de inversiones, con fuerte apoyo a la diversificación de las exportaciones y a las obras de infraestructura claves como Itaipú. En ese período se crea Embraer para la fabricación de aviones, se da impulso al desarrollo de los autos a alcohol, se impulsa fuertemente a Petrobrás y Electrobrás. Si bien se disolvieron los partidos políticos preexistentes, se forma el ARENA oficialista y el MDB opositor, ya que en gran parte de ese extenso período funcionaron las cámaras legislativas y se llevaron a cabo elecciones para legisladores e indirectas para gobernadores y presidentes – solo militares. Si bien hubo represión y desaparecidos, el impacto de los mismos fue muy bajo, como consecuencia que la economía y el ingreso de la población mejoraba. En marzo de 1976, asumen las Fuerzas Armadas el poder político en la Argentina al mando del general Videla y se inicia el exterminio de las fuerzas guerrilleras que para el año 1979 prácticamente han perdido toda capacidad operativa salvo casos de atentados aislados. El plan económico instrumentado es la contracara del brasileño, ya que se plantea volver hacia una economía basada en la explotación agroindustrial, liberaliza el mercado financiero y para disminuir las tasas de inflación que no bajaban de los dos dígitos mensuales implanta una tabla de convergencia al tipo de cambio que produce una enorme sobrevaluación de la moneda local. A pesar de aparentes coincidencias ideológicas, el gobierno militar argentino confrontó con su par chileno y la guerra se evitó por la mediación papal, dos días antes del inicio de las hostilidades (1978) Tampoco fueron fáciles sus relaciones con el régimen militar brasileño en especial frente al tema de la utilización del Alto Paraná para represas hidroeléctricas. El gobierno militar lleva a una crisis financiera muy grave con caída de bancos y fuerte salida de capitales.

Ideología populista y gobiernos personalistas: Luego de la primera guerra mundial, los estados se vuelven proteccionistas e intervencionistas. Para 1930 se hace necesario un Estado Regulador y así surge un Estado fuerte política y económicamente a la vez que interviene en todos los niveles de la estructura estatal. El Estado reorienta sus funciones a favor de la industria nacional e interviene para desbloquear el sistema político y abre las puertas a la participación de los sectores populares. La clase predominante era la Burguesía, la cual estaba subordinada al papel del Estado, pero no era suficientemente fuerte como para ser la “clase hegemónica”, por ello recurre a una “alianza de clases”: la burguesía con el Proletariado (clase marginal) A esta alianza de clases se la llamo “alianza policlasista” y de este pacto nace el Populismo. La coexistencia armónica de las clases demuestra que el régimen populista es un régimen de compromisos. Era necesario reorientar el funcionamiento del estado a favor de los intereses de los industriales. Por lo tanto había que convertir los intereses en políticas, había que terminar con la dominación oligárquica y la subordinación al sistema exportador. El populismo combina, respecto de las masas, movilización y manipulación, organización y represión, esta última cada vez que la manipulación es insuficiente para mantener la movilización dentro de los márgenes legitimados por el Estado. Hay una necesidad permanente que tienen los regímenes populistas de contener la movilización social que tiende a cuestionar la propiedad y la empresa capitalista. La aparición de caudillos o líderes populistas se vincula a la necesidad de legitimar el esquema de dominación vigente, las masas son canalizadas institucionalmente y disciplinadas. Creación y aparición de los sindicatos, asociaciones, etc. Si bien en periodos distintos, Argentina y Brasil tuvieron gobiernos populistas muy fuertes que marcaron la historia política, social y económica de estos países y se perpetuaron hasta la realidad de nuestros días. Cada uno de estos gobiernos tuvieron su líder carismático que alimento la ideología populista e hizo de su poder un poder personalista. En el caso de Argentina fue Juan Domingo Perón y en el caso de Brasil, Getulio Vargas. Política de industrialización por sustitución de importaciones: Con la crisis del año

1929 el modelo exportador colapsa y los países tienen que decidir que hacer: - O vuelven a ser economías de subsistencia - O eligen el modelo de sustitución de importaciones: industrialización. Por lo tanto, el modelo de sustitución de importaciones se impone desde 1930. La industria en ambos países y en América latina en general apareció ligada al consumo interno, que antes de la crisis del año 1930 era satisfecho por la importación. La expansión del capital industrial estaba atada al mercado interno. Producir para el consumo era, para la gran fracción del capital industrial, producir para la acumulación. A través de los acuerdos cobijados por el Estado, la burguesía industrial busco la expansión de su capital. Tanto Brasil como Argentina optaron por esta política de industrializarse ante la crisis internacional del 30, ya para mediados de la década del 20 comienzan aplicarse medidas proteccionistas en Europa y los Estados Unidos especialmente a productos primarios que comienzan a afectar los precios de la canasta exportadora. En argentina, particularmente, hay serias sospechas sobre prácticas monopólicas en el comercio de granos y carnes dominados por grandes firmas exportadoras y en Brasil, las dificultades económicas de la época, crisis del 30, crean oportunidades para nuevas industrias que provienen de los excedentes de la industria del café. El endeudamiento heredado de los gobiernos militares: Lo que debía afrontar el nuevo gobierno democrático de Alfonsín era un desafío mayúsculo: una deuda externa enorme, tasas de inflación altísimas, empresas públicas descapitalizadas, una situación social compleja con un sector industrial debilitado y poco competitivo. En 1988 Argentina deja de pagar la deuda, y la inflación se transforma en hiperinflación. La situación de Brasil no era tan diferente, a pesar de los esfuerzos ya en 1983 el gobierno de Figuereido debe solicitar la moratoria siguiendo el ejemplo mejicano (al que luego debieron recurrir otros gobiernos latinoamericanos ante la imposibilidad de pagar los elevadísimos intereses), sin embargo a pesar de los intentos de estabilizar la economía y el lanzamiento del Plan Cruzado la inflación sigue siendo muy elevada y la situación social se deteriora cada vez mas.

A modo de conclusión Todas estas variables llevaron a los dos países a tener una relación con asimetrías estructurales y políticas. Su situación actual de asimetrías tiene que ver con las decisiones que los gobiernos de los dos países adoptaron en situaciones particulares como ser las políticas económicas luego de la crisis mundial del 30, las relaciones y apoyos de cada uno a los dos bandos durante la guerra y su actitud frente a esta, su nivel de desarrollo y crecimiento en momentos distintos, la forma de gobierno militar que cada país tuvo y como estos influyeron en su economía y desarrollo industrial y financiero, como también sus el rol de sus gobiernos populistas, sus políticas comunes de industrialización por sustitución de importaciones y la deuda heredada por cada uno luego de sus gobiernos de facto al iniciar el periodo democrático. Brasil y Argentina se caracterizaron por tener una política de sustitución de importaciones basada en sus materias primas, Argentina lo hace a través de un fuerte intervencionismo estatal y Brasil lo hace con un estado federal fuerte, pero también, con una burocracia eficiente iniciando un proceso de industrialización mediante una articulación entre grupos empresarios nacionales y las Fuerzas Armadas. La política internacional de cada uno durante la Segunda Guerra fue muy distinta en cada caso, Brasil simpatizaba con los aliados y decidió participar activamente de esta contienda cuando manifiesta su apoyo a este bando y luego manda tropas al frente de batalla. Sin embargo, Argentina mantuvo una posición de neutralidad durante los años que duro la contienda. Esto hizo que las firmas norteamericanas invistieran capitales en Brasil como una forma de apoyo y agradecimiento a la ayuda que le brindo este en la guerra, y como argentina decidió mantenerse al margen no obtuvo muchas ventajas en este sentido, por lo que el proyecto de desarrollo e industrialización brasilero tuvo ciertas ventajas. Con respecto a los gobiernos militares de cada país, estos han dejado en ambos países un gran endeudamiento externo, sin embargo, los procesos militares dentro de cada uno fue diferente. En Brasil, los golpes de estado eran realizados por las Fuerzas Armadas pero los que asumían el cargo de gobierno eran civiles, si bien hubo represión y desapariciones el impacto de estos fue muy bajo debido a la buena situación económica y el ingreso de la población que iba mejorando en el país.


DOMINGO 22 DE ABRIL DE 2012

Enfoque Americano 19

PRIMERA EDICIÓN

29

ENFOQUE AMERICANO ESPAÑA PIERDE POR PRIMERA VEZ INMIGRANTES, PRINCIPALMENTE LATINOAMERICANOS

L

Volver La cifra de habitantes sólo aumentó en 22.497 personas el año pasado, según el avance de padrón del instituto español dedicado a las estadísticas. La crisis acelera la emigración de españoles a Europa y América.

a población de España, que desde finales de los años noventa del pasado siglo crecía a fortísimo ritmo por la inmigración, se estanca. En 2011 solo ganó 22.497 habitantes, hasta situarse en 47.212.990 personas. La cifra de extranjeros desciende por primera vez: 40.447 menos. Suponen el 12,1% de la población, una décima menos que en 2010, y ascienden a 5.771.040. Así lo revela el avance del padrón que difundió el Instituto Nacional de Estadística (INE). Es la primera caída del número de extranjeros al menos desde 1998. Este organismo carece de datos disponibles más antiguos sobre población extranjera en España, según un portavoz. La crisis económica pasa factura a la demografía española, tal como advierten los expertos.El total de población se queda prácticamente estancado tras años de crecimientos récord. El frenazo quedó claro ya en 2010, cuando la cifra de habitantes solo creció un 0,4%. Pero en 2011 el aumento es prácticamente nulo en términos porcentuales. La ligerísima subida de 22.497 habitantes a lo largo del año pasado se debe al aumento de los españoles empadronados (62.944 personas más, 0,2% de incremento). Los residentes nacionales sumaron 41.501.950, pese al auge de las salidas. En cambio, la cifra de extranjeros descendió en un 0,7% en total. Crecieron los ciudadanos comunitarios en 45.494 personas, hasta alcanzar los 2.440.852. En cambio, se registró una fuerte bajada de residentes de países ajenos a la UE: 85.941 menos (ahora son 3.270.188). La caída se registra en todas las nacionalidades latinoamericanas que recoge la información del INE excepto la dominicana (aumenta el 1,2%). Los extranjeros aumentaron el año pasado en Andalucía (1,8%), Canarias (0,9%), Melilla (12,2%) Castilla-La Mancha (1,1%), País Vasco (4,1%), Ceuta (14,8%), Cantabria (0,6%), Asturias (0,7%), Galicia (0,8%) y Extremadura (1,4%). En las demás comunidades descendieron, especialmente en Madrid (-5,4%) y Navarra (-3,4%). Las colonias extranjeras más abundantes son las formadas por rumanos (895.970, aumenta un 3,5%), marroquíes (783.137, crece el 1,2%), británicos (397.535, sube el 1,6%), ecuatorianos (306.380, cae el 15,1%) y colombianos (244.670, baja el 10,4%). Entre las nacionalidades cuyos ciudadanos abandonan España también figuran argentinos (-10,2%), bolivianos (7,2%), peruanos (-8,1%), polacos o italianos (caen el 2% en ambos casos). Las mayores alzas de inmigración corresponden a pa-

quistaníes (79.626, el 13,5% más) y chinos (175.813, aumentan el 5,2%). Cinco comunidades autónomas perdieron población el año pasado, según el avance del INE: Asturias (4.397 habitantes menos), Canarias (11.720), Castilla y León (15.050), Extremadura (16.509) y Galicia (16.509). Los datos del INE reflejan que las mujeres forman la mayoría de la población total (50,7%). Suponen el 51,1% de los españoles y el 48,1% de los extranjeros. Las cifras del avance del padrón difundidas días atrás, y que se refieren a la situación a 1 de enero de 2012, deberán revisarse antes de su aprobación definitiva, a finales de este año. Entonces serán las de la población oficial de España si no se aplica alguna corrección con los resultados del censo, iniciado el año pasado (los resultados censales suelen rebajar el total de habitantes).

A la inversa La crisis económica, con su estela del 22,8% de paro, sigue empujando a los españoles a emigrar. Y cada vez, con mayor fuerza. Entre enero y marzo de este año, 27.004 han hecho la maleta. Son más del doble de los que tomaron la misma decisión en el primer trimestre del pasado 12.850-. Así figura en las estimaciones de población difundidas ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Unos datos que siguen pintando de oscuro un panorama demográfico tras un rápido giro copernicano: de ser un país que batía récords de recepción de inmigrantes, desde el año pasado son más los que salen de España que los que llegan a ella. Del goteo, al aumento. Una de cada cinco personas que emigra es española -27.004 de un total de 132.535 partidas-; una proporción que ha ido en aumento -el año pasado eran españoles el 12,3% de los emigrantes-. Y es que la salida de nacionales entre enero y marzo de este año bate récords. Si se compara con las llegadas 8.751 españoles- se observa un saldo negativo de 18.253, casi igual al registrado durante todo el año pasado, cuando las partidas superaron en 20.484 a las llegadas. “No me extraña. Es la factura de una crisis que ha derivado en ajuste estructural”, señala Andreu Domingo, del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad Autónoma de Barcelona. “Desde finales de 2007 hasta 2010 la mala situación afectó sobre todo a los extranjeros y a partir de esa fecha, también a los españoles. Ahora ven que no hay un cambio de ciclo y sienten gran incertidumbre”, detalla este demógrafo.

Enfoque Americano 19  

Lo que dejó la última cumbre de las américas. Las variables llevaron a los dos países a tener una relación asimétrica. España pierde por pri...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you