Issuu on Google+

Lo que nos dicen las películas Memoria de Ofelia Por el Dr. Gerson Villa González

Cuando vemos una película nos preocupamos en la trama, actores si estos tienen ciertas características para agradarnos, gustarnos, tipo de género y sobre todo al principio – final que este termine feliz, con justicia o que continúe. Nunca ponemos atención en los diálogos en lo que nos quieren decir comunicar o enseñar, damos por sentado que son palabras que están en el libreto son de relleno y no es así. No vemos el total del contexto. Ellos nos enseñan muchas cosas increíbles que ni en nuestros sueños más fantásticos soñaríamos. Puedes encontrar información alentadora futurista pero al mismo desalentadora con respecto al ser humano. La mejor manera de esconder algo es haciendo pública, ¿Lo vamos a creer por lo menos darle crédito? Por supuesto que no. Conocen la forma de pensar y sentir. Debilidades y resistencia del hombre que aunque te lo pasen por las narices no das crédito. Esta información no es resiente, películas muy antiguas existen esos mensajes de cómo va a hacer el futuro de la humanidad, ¿Por quienes? Alguien que de alguna manera el tiempo no es problema y puede manipular eventos planeados de antemano, esperando pacientemente los resultados. Se habla de cambios no solo a nivel países sino planetario de un solo gobierno, un mismo ejército en si un mismo todo en donde cada uno que exista en ese modelo de gobierno va a tener una función específica. Digo el que exista porque lo que sí es


eminente una reducción drástica de la población total aproximadamente a 500 millones. 

Una posible conducta y comportamiento del ser humano es el robotizado sin mente propia cuya función es el de servir trabajando hasta morir como abejas. No teniendo derecho a reproducirse ni menos morir por deseo propio, un mundo gris en blanco y negro como la película. Uno de los trabajos de Tesla era la manipular los campos electromagnéticos. Al cambiar la frecuencia de estos en el cerebro, cambia la conducta del hombre.

La tradicional Frankestein donde utilizan partes de seres humanos para darles vida a otro reconstruido. Hasta ahora lo hacen con los famosos trasplantes. Sabemos que han adelantado mucho lo importante a saber hasta dónde han llegado con esta tecnología. ¡Increíble!

Las clonaciones donde desarrollan un ser idéntico al original, el único problema que adolece es en la conducta muy diferente al original. Sabemos de las clonaciones por el éxito obtenido en este rubro con la borrega Dolly en Inglaterra. Incluso pueden clonar sujetos mejorando características físicas y mentales, formando ejércitos tan obedientes y eficaces para sus fines. No son fantasías sino realidades.

Las de boga son las invasiones por otros seres donde prevalecen los humanos a pesar de tener una tecnología muy pobre en relación al invasor. El deseo de supervivencia del humano ni siquiera se cuestiona. Al humano no le cuesta esfuerzo en pelear porque una de sus facetas es la violencia que es parte integral de su existencia. Tal pareciera que siempre se está reforzando esta condición desde pequeños con juegos de videos o películas bélicas donde ellos pueden accionar al armamento de última generación enfrentarse a otros u otras ver quien es más hábil, teniendo torneos y escalafones. Me pregunto ¿nos asombramos que vivamos en un mundo de violencia guerra y destrucción?, si nosotros mismos pedimos y


exigimos este género de diversión pagando por ver y adquirirlo para satisfacer la violencia intrínseca en nosotros. 

Cuando las batallas necesitan finiquitarlas drásticamente el humano echa mano de la destructiva bomba atómica. Según tenemos entendido que se tarda 100 años en regenerar la destrucción provocada. Increíblemente utilizando una técnica de barrido y un tipo de luz, limpiaron una zona muy contaminada en nada más y nada menos Chernóbil. Si es una fantasía, que imaginación tiene el creador, escritor y técnicos.

Los viajes en el tiempo, ¿realidad o fantasía? pienso que ambos puesto que hay evidencia en el planeta de cuadros pintados donde hay elementos fuera de lugar y época. Como vuelvo a mencionar pasamos por la vida sin prestar atención a detalles, vemos el total no lo individual o particular.

Los seres diferentes a nosotros con otras características y habilidades, ¿Nos asombraríamos de verlos en algún momento?, ¿Nos están preparando para algo?, ¿Existen otros seres diferentes a nosotros aquí en la tierra? ¿Qué relación tenemos con ellos?

Podemos seguir mencionando muchas más cosas fantásticas y raras pero lo importante de algunas es que dicen que la raza humana solamente consume y destruye.

De esto hay evidencias desde que el humano era nómada se

asentaba en algún lugar rico en recursos y hasta que no lo consumía cambia a otro. Hasta la actualidad en esos lugares no crece gran cosa solo algo de pasto y hierbas. ¿A quién incomodamos? 

Con el habla hemos inventado palabras como Dios, amor y justicia, utilizándolas en contra nuestra para nuestro beneficio, exterminando todo aquel que se opone. ¿Cierto?

No valoramos nuestra existencia, rezamos para pedir justicia y favores, no obteniendo ni lo uno, ni lo otro y solamente la tenemos cuando llegamos al final de ella.


Creamos al diablo para echarle la culpa de nuestra propia maldad. Aunque quiero aclarar que hay evidencias en el tiempo de la existencia de un ser de esas características, lo importante es saber qué relación tiene con nuestra creación. No nos encajonemos en la religión la que nos ha a doctrinado por siglos, veamos más allá y descubrimos el por qué existe.

Todo evoluciona hasta las películas infantiles ya no son tan rosas como las creíamos, ni todo felicidad. Nos muestran una cruda realidad de que lo feo es feo y lo malo malo, habiendo seres que se llevan niños y se los comen. ¿Son eventos, fabulas, relatos, mentiras o verdades?. Que se esconde tras todos esos cuentos. Porque siempre nos amenazaban de que si nos portábamos mal vendría el coco y nos llevaría o el hombre del costal.

A la oscuridad le tememos, preferimos la luz. Si nos ponemos a observar la oscuridad avasalla a la luz, solamente una minúscula fracción es luz y es ahí donde residimos. Todo lo malo pasa en la oscuridad. Vampiros, hombres lobos, el diablo y sus huested, la propia maldad es engendrada ahí e incluso cuando morimos tememos ir a la oscuridad y sabemos que oscuridad es igual a la guarida del diablo.

Nos dicen secretos a voces de que en esta tierra no somos los únicos habitantes, inteligentes, ni mucho menos estamos arriba de la cadena alimenticia. No somos la imagen y semejanza del creador prepotentemente nos hemos colgado el título de amos y señores de este mundo abusando de los seres vivos que la pueblan. Lo triste es que solo somos utilizados como herramientas, comida y diversión. Somos instrumentos de nuestro propio fin. Pensemos, analicemos y racionalicemos y veremos que las cosas no son lo que aparentan. Vallamos en busca de la verdad. No nos hará más felices e inteligentes pero por lo menos sabremos a qué atenernos.


Lo que nos dicen las peliculas